• A  A  A  

Otros temas

Autores

Archivo de entradas

5843 Artículos. - 93545 Comentarios.

Notas de Bitácora del 10/05/2020

1/ Comencé mi informe final en el juicio por el asesinato de la niña Mari Luz Cortés en la Audiencia de Huelva citando en latín a Virgilio: Sunt lacrimae rerum et mentem mortalia tangunt. Estas son las lágrimas de las cosas y nuestra finitud nos parte el corazón. Más o menos. Mari Luz tenía cinco años cuando fue asesinada. La recuerdo a menudo y mucho más estos días de continuos fallecimientos en soledad y de dolor silencioso de los que marchan y de los que se quedan sin poder gestionar la sorpresa de la muerte, como le ocurrió, y aun le ocurre, a Irene, la madre de la niña. Las personas fallecidas en residencias, en toda España, son al día de anteayer 17.576. Madrid registra 5.876 personas muertas. Cataluña 3.178. Castilla y León 2.449 y Castilla La Mancha 2.191. Las Cuevas de Ajanta comenzaron a ser excavadas y habitadas por monjes budistas en año 200 a.C. Y se abandonaron en el siglo V de nuestra era. 700 años. Las salas de oración de los monjes nunca estuvieron iluminadas pese a estar completamente cubiertas sus paredes con hermosas pinturas dadas a conocer al mundo por una dama inglesa. Dice Mary Beard que entrar en ellas con una luz tintineante de una pequeña vela es una metáfora perfecta de un tipo de experiencia de búsqueda de la verdad en medio de las tinieblas. Nuestra gente que ha muerto estas semanas en hospitales y en residencias geriátricas han hecho un doloroso camino. Seguimos con las lacrimae rerum de Virgilio.

2/ Uno de los centros de refugio para transeúntes y personas que viven en las calles, ha sido habilitado provisionalmente en las 3000 de Sevilla con 100 plazas desde que comenzó el confinamiento. Colaboramos los juristas de la abogacía en la asistencia a quien la necesita. Hay tres argentinos mochileros con quienes he departido con provecho mío, no se si también de ellos. El más viejo, y cascado por los andares de país en país, se ha recorrido Europa y, según cuenta, también América del Sur. Estaba aburrido de Buenos Aires y de las milongas de sus compatriotas de quienes no tiene muy buena opinión. Las venas azules y los capilares rojos de sus mejillas y de su nariz dan cuentan de sus devotas libaciones en honor de Baco. Oírlo ha sido encantador, no solo por el tono y la entreverada aparición de expresiones leídas en las novelas de autores argentinos de moda, sino de los tebeos de dibujos de la historia argentina que recordaba de niño cuando Evita trajo trigo y libros de dibujos de las hazañas del general San Martín, que el Ministerio de Educación distribuía en las escuelas y colegios. Fue la primera vez que vi un morrión en un soldado con fusil. Cuando se lo conté al amigo mayéutico se engolfó con la historia del general Rosas y la Pampa y …….. Los otros dos, hombres hechos, con años al hombro, pero aún en forma, se enzarzaron con nosotros en una discusión inacabable sobre la superioridad argentina sobre Latinoamericana debida a la heterogeneidad de sus migraciones y, cómo no, terminamos hablando, terminaron vaya, de Bergoglio. Para hacerles notar la capacidad imaginativa y política de su compatriota les informé de lo que había leído hacía unos días no más sobre el nombramiento como titular de la embajada argentina en el Vaticano. Una mujer, casada pero anulado el matrimonio por la Rota romana, diplomática de carrera. ¿Causa de la nulidad? Su marido había decidido ordenarse de presbítero. Y se ordenó. Quien guió sus pasos desde el lecho común al celibato ordenado no fue otro que el arzobispo Bergoglio allá en Buenos Aires. Según el derecho canónico la señora embajadora es soltera. Para celebrar el nombramiento, el adorador de Baco nos invitó a tinto peleón de Don Simón, en vasos de plástico en homenaje preventivo al coronavirus.

3/ Leo con muchísimo interés el debate producido en Atrio como consecuencia de la primera aportación del curso sobre TÉCNICA que presenta y dirige Oscar Varela. Vivimos en una sociedad que existe y avanza creando continuamente innovaciones científicas, de modo que los aspectos más comunes y los menos conocidos del vivir cotidiano, profesional, familiar, ideológico y sexual de la realidad en que estamos inmersos están afectados por las continuas transformaciones que las ciencias y sus derivas técnicas provocan. Las innovaciones tecnológicas suponen un continuo cambio en nuestra manera de trabajar, de viajar, de relacionarnos. Nosotros, mi esposa y servidor, que estamos enclaustrados y tenemos los hijos esturreados por el ancho mundo – Estados Unidos, Francia y Córdoba – nos vemos todos los días con cada uno y los nietos, y una vez a la semana con todos, chicos y grandes, para conversar. Igual nos ocurre con los despachos, los clientes, los procuradores y los ayudantes. Las continuas transformaciones y cambios en el trabajo y en la organización técnica del mismo crean un dinamismo funcional, eficiente a un tiempo, engañoso a otros niveles y siempre exigente para superar las barreras que tales inventos nos exigen. Al final el conocimiento científico y tecnológico se ha convertido en la clave del éxito económico y productivo que permite vivir a la mayoría de las personas. Todos los miembros activos de esta sociedad del conocimiento hemos de estar siempre dispuestos a cambiar en lo que se nos va exigiendo si queremos permanecer en ese bucle. Salvo decisiones de pequeños grupos o de individuos determinados por sus moral, su cultura, sus decepciones o sus motivaciones religiosas o ideológicas, el común de mártires que tenemos que comer, criar los hijos, compartir la vida con los compañeros o lo amigos, vivir en pareja, ahorrar para la vejez, conocer el mundo, estamos inmersos y sometidos a ese dinamismo que la ciencia, la técnica y la tecnología aplicada a la producción de bienes y servicios nos presenta, exige y obliga. Creo que allí donde esas sociedades del conocimiento, la innovación y el cambio están asentadas, se genera esa lógica que he tratado de narrar y de la cual ni todas las profecías de Jeremías en su aljibe son capaces de liberarnos. Por eso las reflexiones de estos días en el curso taller me han ayudado a cavilar sobre la situación general y a seguir intentando entrever lo que la pandemia va a suponer en este modo de vivir.

4/Un asesor de Guaidó ha admitido estos días que firmó un contrato y pagó por un ataque a Venezuela para secuestrar a altos funcionarios del régimen gobernante. Juan José Rendón, que así se llama, responsable del comité de estrategia de Juan Guaidó firmó el contrato con una empresa, SILVERCOP, que se dedica a esos menesteres, con mercenarios en distintos países so capa legal de garantizar seguridad de territorios no muy convencionales. El pago ascendió a 50.000 dólares USA. Esperemos a ver la reacción del PP et alia, incluido Felipe Gonzalez, que pusieron el grito en el cielo porque el gobierno de coalición no se avino a rendirle honores de jefe de gobierno al ciudadano Guaidó cuando anduvo por aquí. Una perla: En Italia acaba de ser excarcelados 376 capos de varias categorías de las diferentes mafias geográficas del país en cuarentena. Y otra: Aquí en Andalucía el tripartito que gobierna la autonomía, PP, C’s, Vox, ha adornado el escudo territorial con dos coronas, una de laurel y otra del Reino en lo alto del mismo, todo ello para celebrar que el rey emérito había llevado siendo jefe del Estado, maletines con dinero a Suiza. De mientras, como se dice en linense castizo, en Sevilla tenemos 344.868 parados o en situación de ERTE, que es justamente la mitad de toda la fuerza laboral de la provincia. De modo y manera que en la tierra de María Santísima, cuyo mes de mayo ha comenzado a porfía, el cuidado y el vestuario cotidiano de la Macarena, por ejemplo, nos ha de recordar que en la antigua Grecia se acicalaba a las imágenes divinas y se cambiaba su atuendo con regularidad. No demos por muertas a las religiones, señoras y caballeros.

 

7 comentarios

  • Asun Poudereux

    No sé, esto se borra y no me preguntéis el porqué.

    Muchas gracias, Alberto. Esta vez, creo, que he entendido mejor la Bitácora. Lo latino traducido, siempre bendecido.

    La verdad es que tampoco puedo decir con manera rotunda qué puede llegar a ser más complejo y complicado,  la técnica con todos sus “bártulos” o el lenguaje en sus diferentes estilos, metáforas, entredichos  y conceptos. Y si hay un uso excesivo de siglas…

    Pues algo debe de haber de actividad vital consciente, creadora y original. Lo de mártires me ha llegado al alma.

    Un abrazo.

  • Juan García Caselles

    Mientras exista el poder y necesite de justificación, habrá religión. Esto por un lado. Por el otro, mientras exista una remota posibilidad de pactar con las fuerzas del supermundo o del inframundo, de modo que a cambio de una vela me toque la lotería, o que con nueve comuniones tenga garantizado el cielo, o por salir en procesión se me cure el cáncer, existirá religión. Y no digamos si saltando la hoguera de San Juan se me perdonan todas mis fechorías; si corriendo todos los días tengo la salud asegurada, o comiendo rábanos fritos viviré más años que nadie, o creyendo a pires juntillas que todo lo natural es bueno…
    No sé de nada que sea tan humano como la religión, bueno, como las religiones.

  • mª pilar

    ¡Genial!

    Me impresiona su capacidad para comentar las noticias día a día, con ese gracejo natural con que lo hace, y poner cada cosa en su lugar.

    Acompaño el nº 1.

    Me encanta en nº 2-.

    ¡Cuántas experiencias vive cada día; no es de extrañar toda su capacidad, para no perder  por el camino, nada importante.

    Y el nº 4.- Me pone muy triste, eso es lo que nos rodea cada día hasta la saciedad.

    Gracias Alberto, siga poniéndonos al corriente de esta manera tan sustancial y alegre… dentro de lo que cabe.

    Gracias.

     

  • ana rodrigo

    Gracias, una vez más, Alberto, por traernos hasta tan cerquita la realidad al desnudo.

    La muerte  en sí misma y el rastro dramático que deja en l@s viv@s; la hipocresía vaticana y sus normas morales; Venezuela y sus intrigas cargadas de intereses particulares; y el tripartito andaluz haciendo de las suyas en silencio, sin ruidos, pero siguen y persiguen sus objetivos.

    Nota: yo conocí a uno que vivía en Vaticano y del Vaticano y que cobraba grandes cantidades por conceder una anulación matrimonial, que invertía en Madrid, consiguiendo hacer de su familia, la más rica del pueblo y del centro de Madrid. Eso sí, rezaba mucho, celebraba la misa él solo, y ya, siendo mayor, se trasladó a vivir en Madrid, se alquiló una mudanza con tantas pertenencias, como si las necesitase para el otro mundo al que se fue poco tiempo después. Por eso he hablado de hipocresía vaticana. No me extraña que se hable constantemente de cisma debido a que la curia no esté de acuerdo con Francisco.

     

  • Carmen

    Pues no me quedo sin contarle esto.

    Tengo una compañera amiga que es quica. Pero del todo. Una jefaza de esas gordas. Sus padres, sus seis hijos, sus hermanos… porque eso va por familias.

    En mi colegio también se va un poco por familias. Es  o ha sido un centro muy cerquita de la huerta, de gente más o menos humilde. Bueno, eso al principio, ahora, pues es uno más. Y claro, las familias guardan buen recuerdo y tal y allí van sus hijos.

    Bueno, pues he tenido en clase a los seis hijos de mi amiga  y a mil sobrinos. Muy, muy buena gente. Follonericos pero a ver quién no lo es a esa edad.

    Bueno pues de repente un día me entero de que su hermano, padre de cuatro hijos, alumnos míos los cuatro, se ha vuelto a casar. Imposible, dije. Pero si son quicos, si no es viudo, que se separó de su mujer pero no se murió ni nada. Imposible. Pues pregúntaselo, me dijeron. Y allá que fui. Pues no me han dicho que tú hermano se ha vuelto a casar, les he dicho que imposible. Y me dice: el matrimonio está anulado. Mira que no es fácil dejarme muda, pero se lo prometo. No reaccioné has que pasó un minuto largo. Anulado? Y los cuatro hijos.? Se encogió de hombros. Anulado.

    Y yo todavía alucino cuando lo pienso.

    Estoy por pedir la anulación del mío, ir a mi colegio y decirle a una monja que fue mi directora por lo menos mil años y que no me puede resistir, decirle que quiero entrar en la congregación.

    Se imagina?

    Pues si, si. Consejos vendo que para mí no tengo.

    Me lo ha recordado eso que ha contado del señor este y su mujer, la embajadora.

    Cosas verdes, Sancho.

  • Carmen

    El punto dos es encantador. Me hubiese encantado estar allí, pero yo hubiese tomado cerveza.

  • ELOY

    ¿Qué otra cosa te puedo decir, Alberto, que gracias por mantener el estilo y el contenido?.

    Pues eso. Gracias y mucho ánimo , que ya veo que no te falta.

Deja un comentario