Otros temas

Autores

Archivo de entradas

Temas

Fechas

Calendario

7206 Artículos. - 109821 Comentarios.

La Jerarquía de la Iglesia da la espalda al pueblo

Ya sé que hoy existen muchas quejas entre ciudadanos y cristianos que sienten que los obispos están más preocupados por mantener su status como institución que en quienes sufren la pandemia en sus cuerpor, en sus familiares o en sus consecuencias económicas. Este no es sino un documento más. Pero está firmado por cuatro valencianos amigos míos, valencianos que sienten que obispos valencianos (Reig, Cañizares...) se hayan distinguido en criticar al actual gobierno que -junto con el PP y VOX-  consideran un mal por ser socialistas comunistas y por hacerles responsables de los muertos. Ellos son conscientes y testimonian con su voz, que no toda nuestra diócesis es así: hay muchos católicos también en Valencia, incluidos seglares, curas y religiosos, que están dando el pecho en atención a los afectados de diversas formas por la pandemia. Gracias Pascual, Gramaje, Bay y  Albert por redactar y enviarnos el documento. AD.

Estamos en una situación de emergencia a consecuencia de la pandemia, de tal calibre que ha alcanzado hasta el espacio de lo sagrado. Y en nuestra sociedad, donde la religión y lo sagrado han tenido un protagonismo tan categórico en todos los momentos decisivos de nuestra historia, cuando esta situación se la está calificando de catástrofe histórica,  la Institución de la Jerarquía Católica, como representantes de la religión católica, también ha sido puesta a prueba, pudiéndose constatar, en una gran parte de nuestra sociedad, un sentimiento de decepción, en atención a que se esperaba otra colaboración por parte de la Institución.

En suma el virus ha traído debajo del brazo el secularismo social y se observa en nuestra sociedad -representamos el mayor índice de secularización de Europa en los diez últimos años- ; y se confirma al  ver cómo ahora más que nunca, la gente ha confiado en sus médicos y personal sanitario y bastante menos en la magia de curanderos, curas y chamanes. Sin tener intención, las restricciones del confinamiento que han provocado el cierre de templos, procesiones prohibidas, Semana Santa imposible, los curas en sus casas, han estado al lado del secularismo y lo han visibilizado enteramente. Con todo, a cuenta y riesgo particular i contraviniendo las ordenanzas, algunos curas han salido paseando la Custodia como pavos, en unas manifestaciones medievales que han visibilizado, aún más si cabe,  una religión que no entra en contacto con la realidad de una sociedad solidaria.
En este mismo momento, los obispos han perdido la oportunidad de hacerse presente y estar a la altura de las circunstancias y no aislarse en un submundo en forma de gueto; no hace mucho, a renglón seguido los obispos salieron uno a uno en TV, amparados en las pantallas para solidarizarse con todos los españoles y proclamar que la tabla de salvación está en el Señor como espíritu puro, un ideal que nos viene de arriba, del cielo al que debemos dirigirnos. ¿Qué se puede hacer por los demás? ¿Consuelo, aceptación, más fe, más esperanza? Una confirmación de esta elección son las palabras del obispo Reig al exigir abrir las puertas de la iglesias para asistir a las eucaristías porque son el Cielo en la Tierra, antes que entender la Eucaristía que tiene como fundamento y significado el acto supremo de compartir el pan.
¿Causas de la pandemia según el Arzobispo? El laicismo, el paganismo, el deterioro moral, explicaciones animistas propias de quien desconoce la condición biológica y la del virus al que no cabe atribuirle intencionalidad alguna. Una explicación de un fenómeno natural explicado una vez más, en pleno siglo XXI, como un castigo de los dioses o sus conductas desviadas. Sorprende que ninguno de los tres prelados haya condenado al becerro de oro, el capitalismo desregulado que provoca que se acrecienten las desigualdades sociales de grupos, clases.
El obispo valenciano Reig dice:”la pandemia ha puesto en evidencia la precariedad humana y ha desenmascarado la mentira del individualismo humano”, estamos de acuerdo con el obispo, pero lo que no dice es cómo hay que superar este individualismo. Pues bien, ¿Donde se esconde especialmente el individualismo sino en ciertos estamentos , jerarquías o grupos que solo se creen en el derecho de proclamar desde la verdad y ser escuchados, pero no en escuchar y compartir? ¡Qué singular y revelador que el mismo obispo sea el protagonista del mayor funeral de la historia de la Democracia por los muertos del Covid-19, que se celebrará en la Catedral de Alcalá de Henares, respondiendo a iniciativas de Hazte oir y grupos afines. Esta claro que el obispo Reig se constituye, por méritos propios, como la auténtica “Vox eclesiae”.
Por su parte el arzobispo Cañizares ya  ha hecho el homenaje, de modo particular, con algunos de nuestros difuntos, si bien ha sorprendido que su memoria haya sido tan selectiva. De todos y cada uno guardaremos lo mejor de ellos sin necesidad de elevarlos a los altares, aprovechando el momento actual de incertidumbre y miedo para ocultar pasados que no deben olvidarse. En este sentido ha causado gran extrañeza y estupor que declare santo y mártir a alguien sin haber pasado por el proceso de beatificación pertinente y sí ha pasado por el juzgado con causas investigadas. De este modo declara inocente ante “la presunta condena por algo injusto” desautorizando a todo el sistema judicial que abrió diversas investigaciones de corrupción contra él, tras duras y largas instrucciones, con las garantías y derechos respetados.
Llegará el momento, pasado el confinamiento, en el que por necesidades del guión sanitario, no hemos podido despedir a tantos de los nuestros heridos de muerte por un maldito virus, que rindamos homenaje a todos por igual, hayan sido héroes o anónimos, jóvenes o ancianos. A todos y, de manera especial, a aquellos que por no morir del COVID 19, probablemente han recibido una atención médica menos intensiva o cariñosa.
Bien es verdad que en el cristianismo como movimiento existen organizaciones y creyentes a nivel individual que sí viven un compromiso, en algunos casos radical, de solidaridad y de humanismo. Es verdad que los obispos tienen ejemplos entre sus hermanos como Oscar Romero, Pedro Casaldáliga y aquí el obispo emérito Santiago Agrelo comprometidos con su pueblo, en alguno hasta el martirio, pero seria ejemplarizante que algún obispo español, entre tantos, que con palabras y hechos visibilizara el compromiso, y fuera una voz discordante con las declaraciones del presidente de la Conferencia Episcopal poniendo peros a la decisión de un gobierno progresista sobre una medida de justicia, la Renta mínima, que favorece a los que quedarán en la cuneta. Porque  el Cristianismo además de Institución es movimiento y desde este discernimiento comprobamos que en nuestra diócesis existen en animación  comunidades de base, redes cristianas, comunidades anónimas, cristianos del dissabte, Forum Cristianisme i Món, una larga historia de curas, religiosos y religiosas comprometidos con los más desfavorecidos, curas obreros, experiencias evangélicas a las que la Jerarquía difícilmente identifica como “pertenecientes” y ha procurado ignorar. Todos ellos sintiéndose fortalecidos por el edificante i heroico testimonio del Papa Francisco.
Quienes  están dando un testimonio y hacen realidad en estos tiempos el mensaje de Jesús son todos aquellos que están implicados en las tareas de ayudar a los necesitados en esta pandemia. Jesús tuvo como principal discurso las bienaventuranzas, porque de ellos es el reino: “bienaventurados los que sufren, los enfermos, los que tienen hambre, los pobres reales –no los que lo sean en sólo espíritu-“, Como ejemplo de anticipación se muestra la del alcalde de Cádiz que no sólo con palabras sino con hechos ha puesto también su patrimonio y hacienda.¡Qué inspirador del mensaje del Evangelio hubiera sido ver algunos Templos estratégicos que han estado cerrados al culto en estos días, convertidos en hospitales de apoyo para atender el cuidado  a los enfermos de la pandemia!. ¿De donde proviene el miedo a esta decisión profética? Se estaría venerando al Señor, más presente que nunca: “estuve enfermo y me curasteis, necesitado y me socorristeis”. Y no sólo templos, podrían ser algunas otras instalaciones de las muchas que posee la Iglesia.
Si lo que hoy se requiere es construir una sociedad menos desigual y más solidaria, quizás la Iglesia debería replantearse algunas cosas de sus prioridades, y un excelente signo de voluntad y compromiso evangélico, sería renunciar voluntariamente a su condición de privilegio en la que habita en este Estado nuestro, tan debilitado por estas tremendas circunstancias no pasajeras. Predicar la verdad que cree no requiere tantas propiedades, ni tantas exenciones, ni alianzas, pues el cesarismo no es buen camino en los tiempos que corren.
Firmado: Juan Pascual, Paco Gramage, Carles Bay, David Albert

28 comentarios

  • GIORDANO BRUNO

    ¡¡Cuidado Carmen, cuidado, estoy muy de acuerdo de cuanto dices de Jesus de Nazaret. Pero también por lo que refieres a la Jerarquía eclesiástica de esta iglesia. Van y llevan en cabeza al cristo crucificado, pero no por su amor al Jesús sentenciado por ellos, y muerto por el Imperio.El significado no es el dolor como  memoria, sino,  como aviso para navegantes: “Ahí te subiremos si te rebelas contra nosotros” ¡¡¡ No ha habido otro motivo para que el papa Francisco se haya echado para atrás en el celibato y la ordenación de las mujeres.¡¡¡¡  Un cordial abrazo, y saludables paseos.

    • Carmen

      Seguramente tienes razón con lo del Papa.
      No lo sé.
      La verdad es que no sé qué puede y no puede hacer un Papa. Además, creo que el señor se ha ganado el respeto de muchisima gente. Por algo será.
      Mi hora de paseo ha llegado.
      Me toca.

    • Carmen

      Pero sabes qué pasa? A Juan Pablo II la gente lo adoraba. Lo he vivido en primera persona en una audiencia que concedió cuando a la monja fundadora de la congregación de mi colegio la canonizaron. En una especie de salón de actos enooooorme.
      Se subió al escenario y aquello fue espectacular. Menudo don escénico tenía. Alucinante. Y encima el público totalmente entregado. Fue toda una experiencia.

      Lo mismo sucede con este Papa actual. La gente lo adora.

      Son diametralmente opuestos. Me refiero a su pensamiento. El sector que alaba a uno, detesta al otro. Pero no de ahora. Esto viene de lejos. Hay dos sectores en la iglesia. Eso lo tengo clarísimo.

      Y cada vez entiendo menos y menos y menos… hasta el punto que creo que la solución no puede pasar por el Papa de turno. Porque si quiere y no puede, ya me explicarás.
      Leo decir que está nombrando a cardenales y a obispos más de su línea. Pero claro, entonces será de la contraria a,pues a nuestros obispos por ejemplo. Entonces, esto no va a terminar nunca? Pregunto.

      No entiendo como no da un golpe en la mesa, porque no lo ha dado. Y mira que tiene un grupo de poder fuerte detrás. Lo quiere dar o no? No lo sé.
      Muchos pensáis que quiere pero no puede. Y posiblemente ahí entre en juego mis prejuicios personales ,yo no lo creo. No voy a entrar en el porqué.

      Que estamos en manos de los medios de comunicación, de la propaganda , de eso no tengo ninguna duda. Pero a estas alturas ya , no sé cómo decirte. No sé.
      A lo mejor tenéis razón.

      O no.

      Pero nada gano diciendo nada sobre este señor. Es un intocable. Lo sé. Juan Pablo II también lo era.
      Además, a mí nadie me ha dado vela en este entierro. Estoy aquí de rondón. Demasiado me aguantáis.

      Y ahora sí que me voy. La calle me llama.

  • Martina

    La jerarquía española es lo que es y dejo para historiadores y sociólogos que nos definan con mayor precisión su perfil ideológico, el contexto histórico en que fueron elegidos, el Papa que los nombró o lka carrera eclesiástica a la que fueron promovidos.

    No se trata de combatir, mucho menos de destruir la Jerarquía, pero de ahí a guardar silencio sobre lo que hace o callar sobre lo que de ella esperamos hay un trecho. Ni van a venir ellos a vertebrar España, ni hay voluntad entre los ciudadanos de enfrentar la ciudad de Dios con la ciudad de los hombres.

    Sólo hay tres cosas que hacer, dialogar, dejar de pedir lo suyo y poner lo suyo sobre la mesa para compartir con los demás. Nada más y nada menos. Creo que el artículo es reflexivo y también crítico, pero en ningún caso ofensivo..

  • Jose Antonio Pastor M.

    Mi propuesta despues de leer este certero articulo, es la lectura de un poema genial y maravilloso del tristemente ya desaparecido Jesus Lizano…Caballitos.

    Cuidense.

  • Carlos

    Vuelvo a insisitir en lo que dije en un cimentario anterior. Me parece que quien se interesa por este tema tendrñia que abrir la página web de la Conferencia Episcopal y ver todo lo que ha organizado cada diócesis en la lucha contra la pandemia, que es mucho (aparte de l0 que han hehco órdenes religiosas, asociaciones, Cáritas) Otra cosa es que los medios no lo refejen y apenas haya noticias sobreesas actuaciones.

     

  • Eugenio

    Mi más sincera ENHORABUENA a los autores del escrito.

    Al episcopado y a toda la jerarquía eclesiástica desaparecida,l transmito lo que dicen en mi pueblo, ” donde has pasado el verano pasarás el invierno”

    Atrio gracias por publicarlo.

  • Juan de Catalina

    Más que “decepcionante” resulta escandaloso, por perverso o sacrílego, pues aferrándose a viejos paradigmas como el teísta, se sienten en posesión de la suprema verdad, dando la espalda a la nueva época que ha surgido con la postmodernidad y también a los nuevos paradigmas emergentes del siglo XXI.
    Es por eso, por lo que se manifiestan con gran descaro, con los sectores más recalcitrantes. Así lo demuestra, con gran brillantez y objetividad, J. Luís Villacañas en su última obra: “Imperiofilia y el populismo nacional-catolicismo”, en respuesta a la muy extensa obra de Nuria Elvira Roca Barea: “Imperiofobia y leyenda negra: Roma, Rusia, EEUU y el Imperio español”, publicada en el 2016.

    También por eso, ante la grave crisis actual, global y múltiple, se declaran manifiestamente en contra de las directrices del papa Francisco y de su pastoral POPULAR, que no populista, como muchos desearían.

    El papa Francisco, hoy, se ha convertido, no solo para los cristianos, sino para la humanidad entera, en un testigo imprescindible, fiel siempre al proyecto ético radical de Jesús de Nazaret, basado, sin duda alguna, en la justicia social.

     

  • Pepe València

    Gràcies a ATRIO per publicar una reflexió tan aclaridora i que tant ajuda a centrar el paper del cristianisme en el món de huí.

    Realment, és vergonyós que els bisbes que pasturen al País Valencià, no sols fassen anàlisis estrambòtics (la causa -ens diuen- és el matrimoni homosexual, l’avort, el divorci, el qüestionament de la sacrosanta unitat d’Espanya) sobre la pesta, sinó el que és pitjor: no han mamprés un programa ample i fondo d’ajuda als desvalguts (Diferent és la tasca de molts cristians, consagrats o no, i de moltes parròquies, atenent per damunt de les seues possibilitats les persones afectades o empobrides).

    Ben al contrari, el cardenal Cañizares ha aprofitat l’avinentesa per a canonitzar el seu amiguíssim Sr. Cotino, que va privatitzar tantes residències de vells, principals focus d’expansió del “covit-19”. Per més de l’Opus que fora ha estat imputat i jutjat per les gens cristians negocis i apropiacions, aprofitant ell i els nebots la visita del papa Benet XVI a València. Per si fora poc, en les últimes declaracions culpabilitza dels robatoris a l’aleshores arquebisbe de València i al cardenal López Trujillo, ja morts i, per tant, muts. Una forma gens santa de enviscar la Santa Seu. Ai, el sisè, el setè, el huitè, el novè i el dècim manaments! I, per si fora poc, en l’eleva a la categoria de màrtir. Màrtirs, sí, les víctimes de les seus actes gens evangèlics amb joves, amb víctimes del metro, amb vídues i ancians.

    Amb tant de desficaci, sembla que el cardenal Cañizares no estiga bé. Crec que ja necessita el descans d’una jubilació.

    Mentre ens ha oferit un dolorós i gens evangèlic antitestimoni

    Gràcies als autors de l’article i a la redacció d’ATRIO

  • Asun Poudereux

    El empleo de  las generalizaciones hacen llegar antes al objetivo que se intenta remarcar, con menos cabo de pasar por alto las excepciones.  Nadie se libra de generalizar, en cierto modo es una inercia que no para de actuar y nos sigue induciendo  a ello.  
                                                                                                 Por lo demás y no menos importante,  quiero decir cuánto me hubiese gustado que la jerarquía eclesiástica, toda ella y en la medida de sus capacidades físicas se hubiese remangado y actuado en diferentes campos de demanda de apoyo, cuidado, limpieza y ayuda.  Tanto, tanto, que todo el mundo hubiese estado  al corriente y hubiesen colaborado  muchísimas personas; creyentes o no, sería lo de menos.                                 

  • Carlos

    Siempre he entendido que en ATRIO se cualga un artículo y se deja un especio para comentarios. Para comentarios del artículo, se entiende. Un grupo afirma en el título de su artículo que la Jerarquía de la Iglesia da la espalda al púeblo. Creo que los comentarios deben ser sobre ese tema. Pero llega alguien y cuenta su experiencia en el entierro de su madre. Es muy respetable pero no es un comentario y, a mi modo de ver, este no es su espacio.

     

    Y sí: para opinar de cualquier asunto no hay que tener ningún pedigri. Simplemente hay que etender algo de él. Si no, se desbarra.-

    • Carmen

      Toda la razón.
      Hablen ustedes de cosas serias. Los entierros de las madres y las tonterías hay que dejarlas a un lado. Qué tendrá que ver eso con la iglesia…
      Toda la razón.
      Vuelvan a lo suyo. A ver si vamos a mezclar a los obispos con los sentimientos humanos. Por favor. Ellos solamente piensan en cosas serias como el señor importante que habitaba en un planeta del libro del principito.
      Ve? Ya estoy desbarrando…
      Cuídese mucho.

  • Isma

    Hace mucho tiempo que estoy entre los que ya no se sienten decepcionados por la manera de actuar de la Jerarquía católica española: en mi opinión, son políticos que utilizan la religión católica para hacer la política más conservadora con el propósito de apuntalar sus privilegios a los que sirven como su guía, y a mi modo de entender, traicionando el mensaje de Jesús, que solo intentan justificar apropiándose del compromiso de los cristianos de buena voluntad. No aportan más que principios y mandatos anacrónicos que más bien ocultan justificaciones insolidarias en nombre de la defensa de la fe que no tiene nada que ver con el testimonio de vida de Jesús de Nazaret. Por eso, paso, no espero nada aunque me entristece que todavía haya personas -cada vez menos- de buena voluntad que les siguen.
     “Quienes  están dando un testimonio y hacen realidad en estos tiempos el mensaje de Jesús son todos aquellos que están implicados en las tareas de ayudar a los necesitados en esta pandemia” y ponen de manifiesto que “el virus ha traído debajo del brazo el secularismo social que se observa en nuestra sociedad”.
    Un artículo oportuno y rico en reflexiones de denuncia y de invitación para el debate que muestra su gran estima por el mensaje de Jesús que les lleva a sentirse decepcionados por que la Institución jerárquica católica no esté a la altura en este momento tan difícil y crucial de las personas en situaciones límite. Y diría que aún mas-que-decepcionados de algunos de los representantes valencianos.
    Ojalá todo lo que está pasando con el Covit19 sepa “leerlo” la Jerarquía y sea un revulsivo de cambio, aunque no lo espero y me temo que no soy el único.

  • Carlos

    Hablar de lo que no se sabe siempre es peligroso. Ya decía san Agustín que las celebracions fúnebres no son para os difuntos sino para los vivos. Para los creyentes un funeral es la celebración de una vida y la confianza en que Dios la recibe y la hace brillar definitivamente. Eso es todo.

    Pero sobre todo ¿qué tiene eso que ver con el tema del artículo que comentamos? ¿Libertad de expresión justifica que cada uno diga lo que quiere, venga o no a cuento?

    • Carmen

      Y qué es venir a cuento? Porque leo cosas que a veces me asustan y están muy relacionadas con el tema. Y a veces leo otras que tienen que ver tangencialmente con el tema que me hacen pensar y me abren la cabeza.

      A lo mejor usted piensa que este blog o lo que sea esto ha cambiado mucho y se nos deja hablar a personas que no tenemos pedigrí cultural pero sí sabemos pensar.
      A lo mejor tiene usted razón.
      A lo mejor más de una sobramos.
      En cuanto Antonio nos lo diga, dejaremos de escribir.
      Buen día.

  • GIORDANO BRUNO

    Hace bastantes años, murió mi madre y antes de llevarla al cementerio, vino la misa preceptiva, a la que asistió el cortejo que luego la llevó al cementerio. Yo me que quedé fuera sentado en un poyete a que acabara. Un hermano mio salió y se sentó a mi lado, no sé porqué, en silencio. No nos dijimos ni una palabra. Yo me preguntaba: ¿Que se cree la iglesia que le puede dar a mi madre, que no tenga ya?    Pues eso, “Hacer que hace” NADA.

    • Carmen

      En julio hará cuarenta años que murió mi madre. Estábamos en una casa que tenían mis padres en un pueblo cercano. En ese pueblo hay una zona de chalets, que se decía. Se llama El Verdolay.
      El cura del pueblo tenía una entrega grande por los pobres, que se decia antes. Un hombre muy activo. Muy entregado. Convirtió la ermita de la virgen del carmen, símbolo de la zona, donde íbamos a misa los domingos, en una guardería.
      Un hombre muy entregado. Cuasi santo.

      Mi madre se moría. Lo avisaron. No subió claro. El de dedicaba a los pobres , como dice el evangelio.

      Mi padre decidió no ir a la iglesia al entierro de su mujer,mi madre. Cuando me di cuenta de que no iba a ir, me senté en la terra con él y con algún amigo que se quedó. Hacía cinco días que me había enterado de que estaba embarazada de mi primer hijo. Tenía la excusa perfecta.

      Nunca sabré por qué lo hizo. O mejor dicho, por qué no lo hizo. Pero yo sí sé porqué lo hice.

      No sabes hasta qué punto te entiendo.

  • Carlos

    Siento no estar de acuerdo con el t´tulo del artículo. La Jerarquía no ha dado la espalda al pueblo. En la página Web de la Conferencia Episcoal hay una página dedicada a la situación y ahí se desgrana lo que ha hecho cada diócesis, cediendo templos, edificios, seminarios, montando hospitales, organizando comedores… Acudir a lo que dicen o dejan de decir Reig o Cañizares creo que es poco honesto. Son la excepción y no la regla. Y hablamos de la Jerarquía, que luego están las parroquias, los movimientos, Cáritas.

     

    Los medios de comunicación han dado poca cobertura a todas esas iniciativas que, como existir, existen

  • José Ignacio Calleja

    Carmen, algunas veces te he leído y, como no soy de ciencias, no sé si interpretaba bien alguna de tus preguntas sobre la Covid-19. Había leído textos muy interesantes, pero he conocido esto y me ha ayudado mucho, mucho. Saludos.

    https://www.elconfidencial.com/tecnologia/2020-04-28/entrevista-fernando-valladares-coronavirus-vacuna_2569143/?fbclid=IwAR3xU0Gh0In9k7AeyZY7ME8S-xM_i72_fjrzk4s3D0TjcvqUozsZyJ1S5X0

    • Carmen

      Gracias
      Gracias
      Gracias.
      Un abrazo.
      Cuando deje de llorar al acordarme de cosas cuando le he contestado a Giordano, lo leeré. Es una mezcla de rabia, impotencia, nostalgia y agradecimiento profundo a mis padres. Estoy muy sensible
      Cosas del confinamiento.

  • Alvaro

    Que lujo el encontrar artículos de estas características que llaman de una forma clara a las cosas por su nombre, y son capaces de abrir un diálogo clarividente sobre cuestiones que en muchos casos algunos-as quieren dejar que pasen desapercibidas, apoyándose en una falsa concepción eclesiástica y evangélica.

    La crítica es sana y en este caso es constructiva, porque lo institucional no podemos dejar que caiga en la desidia del templo, sino que nos tiene que hacer salir al barro de las calles y de la realidad de nuestros barrios en la que mucha gente está viviendo situaciones muy complicadas.

    Al final, con todo esto, a uno le vienen a la memoria las palabras de un conocido teólogo cuando hace referencia a “las turbulencias que mueven el suelo y disuelven lo que parecía sólido”.

    Felicitaciones a los autores.

  • José Ignacio Calleja

    La verdad que al episcopado español, colectivamente y en medio de esta crisis social, se lo ha tragado la tierra. Cada uno por su lado, sin relieve en las palabras, con una falta de coordinación e implicación desconcertantes… Hemos estado perdidos casi hasta el final. No me gusta hacer leña del árbol caído, pero gracias al voluntariado social cristiano hemos sacado un poco la cabeza y medio salvar la cara. Y como, por desgracia, va a dar tiempo para volver sobre los pasos no dados, quiero creer que la reacción irá a más y mejor. El episcopado español, en general, está siendo un tapón para el Evangelio en tiempos que reclaman valor. (Dejo al lector y lectora que ponga contenido al juego Valor-Valores). Paz y bien.

  • Carmen

    Por supuesto que habrá millones de católicos que estén haciendo todo lo que saben, todo lo que pueden. Por supuesto. Faltaría más.

    Pero es que el problema no son ellos. El problema no somos los normales, el problema es la jerarquización, los jerarcas. Ellos hablan en nombre de la iglesia

    No sé cómo no se dan cuenta ya. El problema no es la buena gente. Por favor. Cómo va a ser ese el problema? Tengan las creencias en el dios que tengan hay un montonazo de buena gente. Por supuesto. Porque el legado de Jesús ha sido tan fuerte que ha sobrevivido incluso a semejante organización. Él lo vio. Creyó en el mismo, en nosotros. Porque es que ya saben que es la regla de oro. Más antigua que el sol. Es nuestro Gurú. Nos fiamos . Nos gusta.

    Qué tiene eso que ver con los sacerdotes del templo? Que hay buena gente entre los sacerdotes, por supuesto, por supuestisimo. Acaso no son seres humanos?

    El problema no está en las personas, está en la institución. Eso es lo que hay que cambiar.

    Creo. Me parece.

    No sé

     

    • Carmen

      Pero empiezo a creer que hay un movimiento fuerte dentro de la iglesia que lo que quiere es prescindir de la jerarquía eclesiástica. Es decir
      Construir una iglesia paralela.
      Es interesante el tema. Porque a la vez utilizana la figura de este papa como si dijera y pensara lo mismo que ellos. Pero no es cierto. Es imposible por definición.
      Es muy interesante.

      Buen día

      Buen paseo.

      .

      • Rebeca

        No tengo muchas certezas sobre si soy creyente, pero al leer este artículo me identifico con esta corriente
        de pensamiento, que siendo críticos con la jerarquía, me descubren que también se puede ser creyente de otra manera. Efectivamente
        hay muchos movimientos de gran valor.
        Igual me pasa cuando oigo al Papa Francisco que me identifico con muchas de las cosas que dice.
        Por cierto, el mismo dirigente Iglesias, que sí se define como no creyente, públicamente ha manifestado esta misma estimación.
        Estos comportamientos pueden hacer que el cristianismo tenga incidencia en una sociedad laica.

      • Carmen

        Pues es que pienso que el movimiento de Jesús era un movimiento totalmente laico.
        La que luego se liø no creo que se le pueda hacer responsable a Jesús.
        Y claro que a Pablo Iglesias le gusta lo que dice el Papa Francisco cuando roza el evangelio. Y a quién no? Más si es fundador o cofundador o lo que haya sido de un partido que intenta defender los intereses de las personas más vulnerables. Al menos esa es su posición política.

        Llevo mucho tiempo diciendo que el problema a día de hoy, en este momento histórico es la parte divina que todo lo lía.
        Fíjate lo que dices:estos comportamientos pueden hacer que el cristianismo tenga incidencia en una sociedad laica.

        Pueden hacer que tenga incidencia.

        Ese es el problema.

        Que si no crees todo eso de la virgen, los milagros, la resurrección tal cual nos la han contado y la vida eterna, entonces ni te planteas ser cristiano porque eso es cosa de creyentes en Dios. Y tienen que venir personas como Pablo Iglesias para que la gente se plantee la posibilidad de que el evangelio no sea algo trasnochado de personas creyentes .

        Para mí ese es el problema. Pero también te digo que soy una persona con un pensamiento poco ortodoxo acerca del movimiento de Jesús de Nazaret.

        Un abrazo .

      • Carmen

        Perdona.
        Con esto no quiero decir ni que Jesús no creyese en su Dios, el suyo, que lo construyó él, ni que mi persona no intente tener un sentido de transcendencia o como se quiera llamar.
        Lo que digo es que el movimiento de Jesús de Nazaret fue un movimiento laico. Al menos así lo entiendo.
        Y ya me toca paseo.
        Es estupendo.

Deja un comentario