Otros temas

Autores

Archivo de entradas

5396 Artículos. - 85911 Comentarios.

Pascua en pandemia

            Adoro el misterio inmortal de la Vida en todos los vivientes, también en ti, amiga, amigo. La primera luna de la primavera aún está llena, el bosque reverdece, los lirios florecen, el cuco y el mirlo cantan. Levanta la vista y mira, abre los oídos y escucha. Es la Pascua de la Vida, tan débil y fuerte, vulnerable y poderosa. El misterio de la energía vital de la que venimos. De la Tierra venimos y de más allá de la tierra y del cosmos, del origen eterno de todo. Al Infinito presente volvemos.

            Es la Pascua de la pandemia, pero dime: ¿no brota toda Pascua de alguna pandemia convertida en travesía fecunda, del arte de revertir el veneno en vacuna, la pasión en parto, la pérdida en libertad, el egoísmo en compasión, el yo en nosotros? Es la Pascua del confinamiento, pero observa: en el silencio de tu casa cerrada resuena y se revela el universo infinito, todo se abre. Es la Pascua de la alarma general, pero créeme: la Paz lo sostiene todo y lo fecunda, a pesar de todo.

            Es la Pascua o el “Paso” de Jesús, que es mi manera de decir todas las pascuas: todas las cruces, todos los cantos, el respiro profundo de todos los seres, de todas las mujeres y hombres, de toda la tierra, de todos los astros, desde el primer cuanto de energía hasta la última galaxia. Todo y más allá de todo. Pero advierte: cuando digo Jesús, no me refiero al hombre divino y humano, sino al hombre divino en lo humano, como tú y como yo en la medida, humilde medida, en que somos de verdad humanos, humildes, hermanos. Jesús lo fue, sin tener que ser perfecto.

            En su corta, intensa vida, conoció muchas pandemias: la miseria de los campesinos asfixiados por las deudas, enajenados de sus tierras por ricos latifundistas, la opresión romana, los impuestos abusivos de Herodes y del templo, el hambre y las enfermedades y la desesperación violenta del pueblo empobrecido. Y de esas pandemias hizo Jesús que brotara la vida, como brotan las yemas en las cepas dormidas. Se volverán sarmientos cargados de racimos y, cuando den su fruto, se dejarán podar. Pasó la vida haciendo el bien, denunciando el mal, curando heridas, comiendo con gente impura, arriesgando la vida ante el Pretorio y el Templo, dando su vida hasta exhalar su último aliento, uno con el Aliento primero, inmortal de la Vida.

            Fue crucificado por su vida, y en su vida y en la Cruz resucitó. Lo primero es un hecho histórico, lo segundo es mi confesión cristiana desnuda, sin tumbas vacías ni apariciones “milagrosas”. Resucitó en su libertad profética, en su palabra provocadora, en su esperanza subversiva, en su praxis sanadora, en su comensalía transgresora, en su bondad feliz, en su bienaventuranza solidaria con todos los crucificados. Y así, el Hermano Herido se hizo, en lenguaje cristiano, primicia o anticipo, icono y sacramento, profecía y revelación de la Pascua universal. Dilo tú en tu propio lenguaje. Dilo.

            Y déjame que insista: la resurrección que confieso no es una prerrogativa única y exclusiva de Jesús, sino mi manera de expresar –más allá de la ciencia y de toda filosofía y religión–, entre dudas y preguntas, como Santo Tomás o como el mismo Jesús, mi confianza última en esta pobre humanidad contradictoria, en la vida que era y será, en la Tierra que nos engendró, en el Cosmos infinito, en el Fondo del Ser, en el Aliento que todo lo anima eternamente: que todo se transforma en todo, como el grano de trigo que muere, que la llama de la vida es inextinguible, que solo el amor la mantiene encendida, que solo la bondad es invencible, que solo en la comunión universal de los vivientes hallaremos la dicha, y que podemos y merece la pena intentarlo cada día, aunque parezca que fracasamos, porque quien da la vida se hace uno con la Vida, y cada día es el primer día de la creación en que todo es bueno.

            Cada día es el primer día de la Pascua, en el que Jesús se une a los incontables mártires o testigos de la vida, en medio de tanto panorama desolador, desde el fondo luminoso de sus llagas, se te acerca y te dice: “No temas. Seas quien fueres, estés como estés, creas o dejes de creer, acoge la Paz que te recrea, que todo lo crea. La Paz que hace que las criaturas se desahoguen y fluyan en el amor y se vuelvan cada una un sostén para la otra: compasión, proximidad, compañía. Entra más adentro y ensancha tu presencia. Más adentro, hasta abrazar el secreto de la Vida en su centro universal.

13 comentarios

  • Román Diáz Ayala

    Con la venia de Jose Arregi los comentarios nos han introducido a través  de una sugerencia de Lola Cabezudo en una reflexión  de lo que es y de lo puede introducirse en este portal sin cambiar su ser,natural

    Ha notado un elemento importante; que el los comentarios muchas,veces sustanciosos somos introducidos en temas muy importantes que tienen continuación,  ya sea por varias causas; que pasan desapercibidos por el conjunto de los demás  intervinientes,  porque se apartan del asunto propuesto en el hilo. Pero  que  deberían  ser perseguidos para enriquecimiento del personal.

    La sugerencia  ha caido bien y se proponen incluso estudiar  incluir uno más  de los apartados o secciones. Claro que con la aceptacion del director.

    Sin ánimo  de traer desánimo  a la propuesta,  me parece que deberíamos analizar una vez más  lo que nos ofrece este medio.

    Se le llama foro, pero no es algo de manual, pero no por deficiencias, sino por superación, dado que se ha,conseguido, no sin dificultad  un clima de libertad expositiva y de espontaneidad que puede que haga la envidia de otros medios,  todo ello en un clima de respeto que pocas veces sufre transgresiones

    No hay director ni directores de orquesta y sin embargo se muestra una sintonía junto a una pluralidad manifiesta de pluralidades que en lugar de acotar temas hasta su agotamiento,  los deja en el aire para que otros comentaristas y posiblemente los lectores anónimos puedan referenciarse por su cuenta.

    No digo más, pero la Red es tan abundante en informacion, recogida de datos y manifestaciones de gentes que dicen tener algo que manifestar que siempre nos quedariamos cortos e insatisfechos.

     

     

  • ELOY

    Hola Lola. por lo que voy entendiendo se trata de tener la posibilidad de una conversación parecida a las que puede haber por WhatsApp , quizá no con tanta agilidad.

    ¿Quizá tendrá que ser un apartado como el de NOTAS o similar al que se accediese de forma lateral fuera de los artículos?.

    Bueno Lola, gracias por tu iniciativa , me apunto a lo que se ofrezca.

    Un abrazo.

     

  • Lola Cabezudo

    Queridos:

    Se me ocurre completar mi propuesta de Foro, con la mera pretensión de que este rellene un hueco. P. ej. En Atrio, se pueden enviar comentarios desde siempre, pero vinculados a algo que ha dicho algún autor. Hablo en general.  Aunque también es cierto que algunos comentarios se vinculaban a un autor y se iban por las ramas.

    Es cierto que en Atrio se toca casi todo, pero ¿qué hacer con aquellos temas que poca gente toca? Porque una iniciativa buena o mala se la puede neutralizar o disimular su catadura, no hablando de ella.

    Los temas de los artículos tienen el espacio que le da el autor, que suele ser suficiente. Pero en los comentarios  se suelen plantear temas complejos o muy profundos, difíciles de abordar en un comentario. O simplemente a mano de los lectores cotidianos de Atrio.

    En este momento se me ocurre: hacerme eco del fallecimiento de Juan Martín Velasco y aconsejar que se consulten las pags. de plataformas religiosas que estos días hablan de él, no solamente con opiniones de admiradores (entre los que me encuentro) sino reproduciendo en vivo algunas de sus clases, conferencias, etc…que me parece una buena  forma de hacerse uno idea de alguien.

    Una forma de llamar la atención de un tema incompletamente tratado, sería hablar a dos columnas:

    Si nos preocupan los niños confinados por motivo de la pandemia, preocupémonos a la vez de los niños que sufren la guerra, que malviven en los campos de concentración, etc..

    Oscar, ayer decías que te parecía bien el foro y empezaste a nutrir sus líneas. Espero no haberte defraudado, sino que sigas interesado. Y en ese caso que añadas tu punto de vista personal.

    Saludos a todos LOLA

     

     

     

    • Carmen

      Te he entendido perfectamente.
      Perfectamente
      Quieres abrirlo a otro tipo de cuestiones, de personas. De inquietudes.

      Por mí, adelante. Es más. De alguna manera ya hay quien lo hace, pero claro, saliendo por peteneras.

      Creo que sería un exitazo. Porque hay muchas personas que lo leen, con ideas diferentes, con sensibilidades distintas, pero no dicen ni mu.
      Porque no es sencillo hablar aquí. A no ser que te dé un poco igual lo que piensen y que a veces te sientas en un vacío que ni sabes qué pensar.

      Pero la gente que lo lee, no está dispuesta a decir ni mu. Una pena. Enriquecería esto un montón. Lo he dicho alguna vez, pero claro, las ideas importan no en sí mismas, sino por quienes las digan . Eso va a misa.
      A ver si te hacen caso.
      Sería estupendo.
      La forma? Ni idea.
      Quizás abriendo un Atrio-2.
      Me gusta lo que propones.

    • oscar varela

      1- ATRIO es un ejemplo eminente de lo que sea un FORO.

      2- No es tan solo ARTÍCULOS y COMENTARIOS.

      3- Probar “RECORRER/VISITAR” los Menues, Listas Izquierda y Derecha.

      4- No dudo que tu “PROPUESTA” se podrá “INSERTAR” en algún SITIO del actual ATRIO
      (p.e.: así sucedió con la BIRÁCORA del Cumpa Alberto (el que nos ofrece sus REVUELTAS)
      Consultalo directamente con A.D.

      5- https://www.youtube.com/watch?v=kb6tSD9n8Xg

      • Carmen

        Foro para unos cuantos. Los pesos pesados.
        Si es cierto que os queréis abrir, habrá que pensar cómo se hace.
        Pobre Antonio. Le pedís demasiado. No puede más.
        A lo mejor no queréis abriros a otros. Lo entiendo perfectamente. Esto se ha convertido en una familia de bien avenidos. Y la verdad, creo que os lo habéis ganado a pulso.
        Lo que propone Lola Cabezudo, que no la conozco pero me da la impresión de que vosotros sí, es otra cosa, algo más vivencial que de pensamiento abstracto. Más abierto a personas con otro tipo de inquietudes. Al menos eso he entendido.
        Creo
        Me parece
        A lo mejor no es así.

        Pero vamos, es sencillamente una propuesta que tenéis que sopesar. Pero no dejéis a Antonio solo en esto. Echadle una mano. Por supuesto no públicamente. O lo dejáis tal cual. Vosotros veréis.

        No sé.
        Así pienso.

  • oscar varela

    Hola!
     
    Empiezo el “FORO” propuesto por Lola:
     
    1- QUEDARSE EN CASA
     
    Puedo salir a la calle como en cuenta-gotas. Reconozco que a mí me cuesta poco “quedarme en casa”. De todas maneras, no me quiero contagiar. Contagiar no solo del Covid-19 sino del malhumor.
     
    Escuché que hay que “darle un sentido a la vida”. Bueno, se lo doy. Veremos si me lo devuelve.
     
    Me interesa saber “cómo y cuándo” me lo va devolviendo. Aunque, pensándolo un poco, creo que lo que más me importa es saber “cuál es el sentido” que la vida me va devolviendo, si el de ella o el mío. Porque al fin de cuentas y en definitiva se trata de mi vida ¿no?
     
    No me cabe duda que son estos laberintos imaginarios los que me tienen en vilo. ¡Claro que los tengo! y que ellos me tienen; es decir, me entre-tienen. Por eso no me resulta extraño “quedarme en casa”.
    ………………………
     
    2- PASCUAS
     
    En la semana pasada se habló de un hombre, que hace los años del tiempo que contamos menos treinta, vino a salvarnos.
     
    Claro que era consabido por casi todos; y “por sabido se calla”. Como que uno no se da cuenta. Pero a mí me ocurre preguntarme todo; hasta por qué tomo la sopa con cuchara y no con tenedor. ¡Una locura! –es cierto.
     
    Y entonces me ocurrió hallarme preguntando: -“¿salvarnos de qué?”-; por ejemplo ¿del coronavirus, acaso?
     
    Cuando llegó el domingo se repitió, una vez más, que había resucitado ¡Qué bueno! Pero ¿y cómo y por qué? Aseguran que porque era Dios.
     
    Me quedé pensando que, entonces, le va a costar hacernos creer que era hombre; uno como nosotros.
    ………………………

    • Carmen

      Óscar.
      No hablas claro.
      Se que te gusta Salvador Santos. Y se lo que piensa . También se lo que piensa el señor Arregi. Para mí son dos grandes. Pero los grandes nada pueden si los pequeños, un montonazo de pequeños, infinidad de pequeños como nosotros, bueno, al menos yo soy pequeña, a lo mejor tú eres grande, pues si los pequeñicos no nos adherimos a los pocos grandes que hay, nada pueden hacer. Seguro que te suena la palabra adherir.
      Pero aquí somos todos mayores. Allá cada cual.
      Cuídate.

  • Lola Cabezudo

    Amiga Carmen,

    He leido tu mensaje en el que hablas de muchas cosas y bien, y añades que estas harta. Mi primera impresión ha sido decirte algo útil, pero inmediatamente he pensado, pero  si solo se me ocurre decirte que yo también,  si tu eres una persona extrovertida y yo tiro a sosa…

    Pero se me ha ocurrido lo siguiente: sugerirle a Antonio Duato que cree un espacio que se podría llamar algo así como “Foro: Lo que apenas se dice por ahí, contado brevemente” Bastaría que quien quisiera lo pudiera hacer en las condiciones que a Antonio se le ocurran y dijera lo que le apeteciera dentro de las normas de Atrio y de este hipotético foro.

    Si te gusta la idea, Carmen, y si Antonio lee este mensaje y le gusta le invito a que lo inaugure.

    Y para empezar, tendríamos que empezar tu y yo al menos, contando algo. Pienso que pronto se adheriría alguien más.

     

    • Carmen

      Hola.
      Es que pensaba que esto era un foro y he contado mi vida a trozos. A veces me río sola cuando lo pienso. Pero esto es otra cosa. Es como un grupo de personas que son amigas y que se apoyan mutuamente en todo lo que dicen. Además tienen una especie de currículo que les acerca mucho. Y claro, no lo entendí bien. Creo que ya lo entiendo.
      Pero bueno, si están dispuestos…
      Sabes qué pasa? Que mi idea sobre todo esto de la iglesia, la religión y demás, es totalmente diferente. Y, claro. Chirrío un poco.

      En fin.
      Gracias.
      Vosotros diréis.
      Buen confinamiento.

    • ELOY

      Lola no tengo claro si hay que contestar aquí, o el post general de José Arregi en el que has puesto el comentario.

      Supongo que habrá que dejar pasar unos días para que la idea vaya tomando cuerpo.

  • Carmen

    Hola.

    Es tremendo esto de estar ni se los días que llevo encerrada. Como todos, como todas. Ya he dejado de contarlos. Para qué? Seré de las últimas personas en hacer el tipo de vida que hemos llevado hasta ahora. Cosas de la edad. Así que estoy tratando de aceptar lo que está sucediendo como una realidad nueva. Lo conseguiré.

    Lo peor que llevo es no poder hablar. Hay una especie de consenso generalizado de que solamente se puede contar las cosas divertidas que haces o reír con los que hacen los demás. Hay quien está aprovechando para hacer todo tipo de publicidad encubierta, pero bueno, es la nueva realidad.

    Y como hemos estado en semana Santa y como me gusta hablar y como me gusta el tema de todo esto de la iglesia y como adoro al personaje de Jesús, pues me apetece hablar de esto. Imposible. O sea. Imposible. Y no voy a decir nada más. Eso les toca a ustedes.

    Si le vale, aunque sea un poquito, pienso como usted. Y además muchos otros también. Pero por escrito desde luego mi persona no lo lee. Usted tendrá amigos con quiénes hablar de esto de la resurrección y … pero las personas de a pie como yo, o estás de acuerdo con todo lo que dice la iglesia o a tu alrededor se forma un silencio atronador. Y ya me he cansado.

    Habrá muchas personas que piensen así, tal y como usted lo dice, tirando de poesía, como siempre, pero lo deja muy claro. Pero a los gatos nunca les ha gustado los cascabeles, así que todos calladicos. Bueno, pues en nombre de las personas que no hablan pero así piensan, gracias. Es una especie de bálsamo para las neuronas. A veces duelen.

    También creo en la humanidad. De alguna manera es mi fe, la que me sostiene. Creo en el ser humano. Sorry. Y sabe lo que le digo? Todo lo que tiene un principio, tiene un final , y si el final de la humanidad viniese alguna vez de la mano de un microorganismo, lleve o no corona, de alguna manera sería, y voy a decir una herejía de las gordas, sería una especie de justicia poética. El ser que se considera el centro de la creación, el elegido por el mismo Dios , hecho a su imag y semejanza…derrotado por un bichico.

    Deberíamosde aprovechar esta encerrona para pensar muchas cosas.

    Pues si, pese a todo creo en la capacidad de respuesta del ser humano, en el fondo creo que eso es lo que decía Jesús: dejaos de templos y de historias y poneos manos a la obra, a construir una sociedad nueva basada en…

    Pero es mi opinión . Creo que la de muchos, aunque no escriban aquí, eso da igual. Y sería la de muchísimos más si leyeran a personas que piensan como usted.

    En fin. Gracias.

    Vuelvo a mis cuatro paredes.

    Genial.

Deja un comentario