Otros temas

Autores

Archivo de entradas

5499 Artículos. - 87269 Comentarios.

Es la hora de la laicidad

O la hora del Espíritu, pneuma en griego, ruah en hebreo, spiritus en latín. Es neutro en griego, masculino en latín, femenina en hebreo, pues transciende, acoge y bendice todas las identidades de género. Significa aire, soplo, viento. Es aliento vital profundo. Brisa suave en el sofoco, viento recio en la apatía.

“El viento sopla donde quiere”, dijo el profeta Jesús de Nazaret lleno de Espíritu, aunque poco importaría que, como es probable, no lo hubiera dicho él en persona, sino que otro lo haya puesto en sus labios. Nadie es la fuente primera ni el dueño exclusivo de la palabra. “Oyes su rumor –añade Jesús o quien fuere–, pero no sabes ni de dónde viene ni a dónde va”. Viene de todo y de siempre, nos lleva adonde no sabemos.

Así es el Espíritu –la mayúscula le conviene–, que vibra en la entraña de lo infinitamente grande y de lo infinitamente pequeño, en esta Tierra nuestra y en el universo sin medida. El Espíritu sopla donde quiere, que es como decir en todo, pues lo ama y anima todo. Es el alma de cuanto vive y respira. Es la esperanza invencible, la aspiración irresistible de todos los seres, sin excepción. Es la energía que toma forma en la materia y la hace matriz inagotable de nuevas formas sin fin, desde el fotón invisible hasta la galaxia EGS8pt, cuyo nombre queda fuera de nuestros catálogos y cuya luz, emitida hace 13.200 millones de años, a 300.000 km. por segundo, llega ahora a nuestros telescopios. Y sigue.

Espíritu es, así lo siento y pienso, el nombre por excelencia de Dios, el más allá y el más acá de todo, que ninguna inteligencia puede comprender, que no es un ser ni el conjunto de todos ellos, que todos los seres celebran con un himno de silencio, y por el/lo/la que el deseo universal suspira. “Ven, Espíritu”: es el clamor, el gemido, la oración universal. Mejor tal vez: es el Espíritu quien clama, gime y ora desde el fondo de cuanto es, hasta la liberación universal. El universo es oración.

Que me perdone el lector, la lectora, el haberme desviado tanto, aparentemente, del título de estas líneas: “La hora de laicidad”. En realidad, la reivindicación de la laicidad se funda en la confesión del Espíritu, y la confesión del Espíritu me lleva a la reclamación de la laicidad. Y a eso iba.

El Espíritu es anterior a toda religión, y seguirá soplando, animando la vida o infundiendo espiritualidad, después de que todas las religiones, formaciones culturales recientes –apenas 5000 años las más antiguas, apenas un soplo–, con sus creencias y doctrinas, ritos y normas, jerarquías e instituciones pertenecientes a una cosmovisión que ya no es la nuestra, hayan perecido. Eran formas pasajeras. Nacerán otras formas igualmente pasajeras, que deberán desaparecer para que el Espíritu siga alentando.

El Espíritu es, pues, laico. No es confesional, no está ligado a ninguna forma religiosa, y menos a ningún privilegio de alguna institución religiosa. El Espíritu reclama a las religiones que abandonen sus pretensiones de verdad y de bien. No hay más verdad ni más bondad dentro que fuera de las religiones, como demuestran de sobra el pasado y el presente. No hay más bienaventuranzas de Jesús dentro que fuera de las iglesias cristianas. Él mismo lo dijo.

Me dirijo en particular a los obispos católicos del Estado español, tan aferrados aún a status, prejuicios y poderes del pasado como, por ejemplo, a sus cuantiosas exenciones fiscales. A propósito: me parece bien que queden exentos de impuestos los templos y lugares de servicio público en uso, pero solo eso, nada más que eso, de ningún modo, por ejemplo, los palacios episcopales y las casas y garajes curales, y que se aplique a la Iglesia católica la misma ley que se aplica a las otras iglesias y religiones, la misma que rige para las ONGs, sindicatos y partidos políticos. ¿O es que conocen los obispos algún político o sindicalista o miembro de alguna ONG que no pague el IBI por el domicilio particular y su garaje? Sería un delito. Tan aferrados también a la suculenta casilla de la Declaración de la Renta, por la que la Iglesia católica se queda todavía con el 0,7 del impuesto que pagan religiosamente todos los ciudadanos que no dispongan lo contrario. Tan aferrados a sus vergonzosas inmatriculaciones de bienes que fueron y han de seguir siendo de todos. Y a su insistente exigencia de que se imparta la asignatura de la religión católica en el sistema público de la Enseñanza, y la impartan profesores nombrados por los obispos y sean pagados, eso sí, con fondos públicos, con el dinero de todos. Y por si fuera poco, ahora, de la mano de la derecha más extrema, defienden el veto parental para impedir que los hijos asistan a charlas de educación sexual o de respeto a los LGTBIQ en la escuela de todos. ¡Qué bochorno para los que aún nos sentimos y vamos a la iglesia!

Es la hora de la laicidad. Dejad al Espíritu que sople, para que podamos respirar.

(Publicado en DEIA y en los Diarios del Grupo Noticias el 2 de febrero de 2020)

 

23 comentarios

  • M. Luisa

    Es la hora de la laicidad porque no hay ni nunca la habido  oposición entre materia y espíritu. Esta toma de conciencia es la que independiza al ser humano de toda instancia religiosa.

  • carmen

    Lo tengo, lo tengo , lo teeeeeeeennnnngoooo

    Una iglesia laica para los laicos.

    Ese es el lema.

    Y además, inclusivo: femenino y masculino.

     

    Me parto yo sola.

    Buenas noches.

    • Román Diáz Ayala

      Esa formula ya esta inventada de la mano de las muchas nuevas sectas evangelicas y donde los cargos son solo ministerios unas veces carismaticos ( se auto denominan pastores o pastoras, les basta reunir un grupito de conversos) y otras veces a nivel organizativo. Solo entienden el sacerdocio comun de los fieles.
      No hay nada nuevo bajo el sol.

  • Roman Díaz Ayala

    Todo laico, o todo laicidad.

    Vale.

    En otro hilo se señalaba como una  locución inconclusa que “todas” las religiones  son constructos  completamente humanos, ninguna verdadera, pero que pueden llevar en su interior  cosas buenas. Diría yo que aquellos  elementos de humanización, o sea, que nos ayudan a ser más  humanos.

    Lo anterior es una reflexión válida para una postura  agnóstica. No sé si  existe un dios, pero en caso de que existiese,conmigo no se ha comunicado. La laicidad es entonces la ausencia de todo “lo religioso” (lo que religa, en la admisión de ese otro Ser) Jesús no fundó una religión, pero vivía dentro de una, la heredada. Era una  persona religada, y por lo mismo equivocada. No cabe pensar que haya  sido un embaucador, acusación que le hacían muchos de sus compatriotas en vida y después de muerto.

    Pero para Aregui la laicidad es distinta. Todo es Dios, todos somos Dios, porque Dios  es Espíritu. No cabe la diferenciación entre  lo clerical y lo laico. Las religiones pueden que sean constructos humanos, pero la espiritualidad es lo que es propio, constitutivo,  del ser humano.

  • GIORDANO BRUNO

    Es cierto Ana,querida Ana, ese Espítiru, que no tiene principio ni fin, que Es eterno,que nos invade, que nos da la vida cuando nacemos y se la lleva, ya sin límites, cuando morimos al espacio-tiempo, que han pretendido encerrar entre muros los soberbios. ¡¡¡Sólo por eso serán los últimos en percatarse de la fluidez de las cosas y del tiempo. No en vano aquella famosa frase de “así pasa la gloria de este mundo”. del que es maestro José Arregi balanceando sus palabras entre lo místico y lo poético. Un regalo.

     

  • carmen

    Hola, señor Arregi.
    A ver si logro explicarme.

    Si usted quiere decir que ha llegado el momento de los laicos en el sentido de que en fin, no hay que hacer demasiado caso a muchiiiiiiiiiiiiisimas cosas que nos han dicho, de acuerdo. Lo llevo pensando años. Haciéndolo  Años. No vea el trabajo que me costó llegar a determinadas conclusiones. Y estoy muy orgullosa. Cuando pienso hacia atrás creo que fue divertido.

    Pero si usted se refiere a que ha llegado el momento de los laicos dentro de la iglesia, discrepo absolutamente. Ha llegado el momento de los teólogos .  Como en los seminarios se siga estudiando a los mismos que hace quinientos años, en las iglesias se sigan citando las mismas frases con idéntica interpretación, pues dígame usted qué hacen los laicos. ¿ llorar? ¿levantarse e irse? Eso ya lo han hecho un montonazo de laicos y laicas. Si es que ese es el problema de la iglesia.

    No tenemos fuerza, querido teólogo. Imposible. Ni formación. Además de que un inmenso tanto por ciento, tendiendo a cien, desconoce otra teología distinta. Así que seguiremos diciendo: el papa dixi, porque el papa es , pues el papa. Punto . Mi gran incógnita es como  nadie puede pensar que un emperador o un rey puede querer desarticular su imperio o su reino. Eso sí que me rompe la cabeza. Y de misterio,nada. Incongruencia , quizás.

    La lucha le corresponde a ustedes.  A los catedráticos, doctores y profesores  de teología, a las facultades de teología. Y si me apura, a los curas en las homilías, pero claro, primero tendrán ustedes que aclararles algunas cosas. Suponiendo que quieran tan siquiera escuchar, porque el demonio acecha por todas partes.

    No, no es tiempo de los laicos  Que va. Los laicos nos defendemos como podemos, pero cambiar algo?

    Usted conoce algún tipo de movimiento revolucionario que no haya estado previamente armado teóricamente? Luego vienen los líderes y luego los laicos.

    Pues eso.

    A ver quién levantó la iglesia si no fue Pablo de Tarso. Pero si construyó una religión. La de Jesús de Nazaret o de Galilea?. Pobrecico, pero si lo mataron. En fin, no soy quien para decirle a usted cosas de este tipo. Y seguramente de ningún otro.

    Me gusta un montonazo lo que escribe y lo sabe, pero aquí, discrepo. Ha sido al leer los comentarios, me han hecho pensar. Miedo me da ese pensamiento de hay que ver qué listos somos y qué bien entendemos las cosas de muchos teólogos guay, contagie a unos cuantos laicos y laicas.  Eso no valdría para un cambio, eso valdría para un tema de conversación. Perdone la expresión teólogo guay. Pero es lo que pienso de muchos que miran a los laicos y laicas entre los que me encuentro por encima del hombro por preguntarnos determinadas cosas, ellos saben. Pues si es así, tienen obligación, obligación de darla a conocer. Obligación moral, claro.

    Más de una vez he visto vídeos de grandes teólogos, ya mayores, claro, que hablan con una superioridad que me indigna. ¿Cómo que si creemos esas cosas? pues las que ustedes nos han dicho.

    Pues si , señor Arregi, creo que ha llegado el momento de poner al servicio de todos los que quieren ser católicos y católicas, una teología nueva. Por mí no se preocupe, voy de por libre.

    Un abrazo.

  • Asun Poudereux

    Se puede también optar por no  poner nombre  a lo que en coherencia mueve a vivir  con  lo que  se siente, se vivencia en interrelación y que sin poner palabras se ve.  Anterior a  la creación de cualquier religión tal como nos han llegado, es una experiencia que  hace asombrarse y enmudecer.
     No es comprensible que  la religión católica se aleje y hasta vaya en contra de lo que  Jesús vivió,  y sin embargo acorde a lo que denunció.
     Tampoco lo es  que haya durado y esté durando esa aptitud de poder tanto tiempo.
     Y que  además,  muy por encima del resto de la comunidad, a la que tanto se dirigen y hablan, entre otras cosas de las que hago silencio,  ellos, dado que son varones,  son los “buenos”, los que “saben”,  los que “entienden”, ¿ porque  “han visto  y han comprendido”?
    Sí, todos somos humanos, frágiles y efímeros, pero también necesarios,  aunque no imprescindibles.  Digo esto último, para no confundirnos y auto-engañarnos, porque aquí el ego nos lo juega de maravilla.

  • oscar varela

    De nuevo.
    En cuanto a que el ESPÍRITU:
     
    – “sopla donde quiere”,
    – “no sabes ni de dónde viene ni a dónde va”.
    – nos lleva adonde no sabemos.
     
    1- ¿no nos configura como estúpidos?
    2- ¿no le da razón y poder a los que se critica?

  • oscar varela

    Hola!

    Ya se hablaba de que Jesús (el HIJO) era “laico”.

    Ahora que también el ESPÍRITU es “laico”

    ¿Qué será el PADRE?

    • ana rodrigo

      Oscar, dice Arregui y yo hace tiempo que tengo esta convicción tan cual la expresa Arregui: “Espíritu es, así lo siento y pienso, el nombre por excelencia de Dios, el más allá y el más acá de todo, que ninguna inteligencia puede comprender, que no es un ser ni el conjunto de todos ellos, que todos los seres celebran con un himno de silencio, y por el/lo/la que el deseo universal suspira. “Ven, Espíritu””
      Habrá quien les convenza más la Santísima Trinidad, mis respetos, pero ¿es más creíble ésta que lo que yo llamo la mocroenergía potente que sigue siendo un misterio siempre y cuando no la experimentemos en nosotros y nosotras mismas? Porque yo nunca he visto el amor, pero lo experimento.

    • carmen

      Anda , Oscar, que no te gusta discutir.
      No pienso traducir lo que dice el señor Arregi, porque no necesita traducción.
      Me has recordado a la película El Cartero de Neruda, o algo así, cuando Neruda le explica a su amigo cartero qué es una metáfora. Tendrás que encontrar a un Neruda. O a un cartero, lo entendió perfectamente.

  • Francisca Balaguer Nadal

    A Dios nadie lo ha visto, cierto. Ya hace muchos años que lo busco y finalmente me funcionó buscarlo mirando y viendo que todo tiene su Espiritu. Lo he encontrado en la naturaleza que es una cosa viva y hoy me he reconocido en el magnifico escrito de mi querido Jose Arregui y estoy completamente de acuerdo con el. Gracias

     

     

     

     

  • ana rodrigo

    Granada tendrá el único centro de espiritualidad del mundo gestionado por distintas religiones

    Una fundación ha comprado un terreno de 8,5 hectáreas en Jérez del Marquesado. El objetivo es que los credos dialoguen para encontrar acciones de cambio social, desde ecología a migraciones y violencia de género, que acerquen la paz al mundo

    Muy interesante que la religiones conjuntamente se encarnen en los problemas de la gente y de la sociedad y del Planeta. Da gusto ver a una pastora evangélica, católic@s, musulmanes, budistas dejándose llevar por el la ruah que está con nosotros y con nosotras y dejarnos invadir de vida y expandir vida.

    Aunque ponga en el titular que la fundación ha comparado una finca (con donaciones) en la España vaciada, tiene su razón de ser por las actividades sociales que allí se hace con parados, discapacitados, etc.

    Hay tanta gente buena en el mundo…..

    Quienes asististeis al Congreso de Teología, veríais al primer ponente, al que yo presenté, Esteban Velázquez, que es el alma de esta fundación, junto a mucha gente voluntaria.

     

  • GIORDANO BRUNO

    Es imposible ser laicos sin el poder clerical, que se está escondiendo muy ladinamente. ¿Donde está la autocrítica en esa iglesia que dicen que hay que renovar?. ¿Donde?. Tiene nombres y apellidos.¡¡¡Vaya si los tiene!!!. ¿O es que no sabemos que el papa polaco se hizo uña y carne con el emperador yanky Donald Reagan, en el acuerdo de Whashington?.¡¡¡Estaba muy enfermo, nos dicen!!!Pero al final, no cuando se paseaba por América y se exhibía en el balcon de la Casa de la Moneda en Santiago de Chile con PINOCHET, sonriente y feliz, y abroncaba al jesuíta unido a la Nicaragua vencedora de la “contra” de Reagan a la que armaba, para acabar con la Teologia de la  liberación?. ¿Se murió sólo Ignacio Ellacuría, y sus compañeros en El Salvador?. ¡¡Y el broche de oro, le hace esa iglesia santo¡¡¡¡ No, no no, tanta desmemoria es culpable, es indecente. Así no se puede reconstruir nada. Esas heridas tienen nombres y apellidos, y no se pueden cerrar tan facilmente.Vete en paz, hijo mio….. ¡¡¡Tanta memoria contra el comunismo,socialismo, y tanta desmomoria con el nazismo, fascismo y capitalismo!!!! Cojea,cojea,cojea ,0 ¿es que no se ve?.

    • ana rodrigo

      Giordano, querido Antonio, cuánta razón tienes de que siempre nos persigue la sombra de un clérigo en cualquier religión, pero de lo que se trata es emprender el camino del laicado en tanto en cuanto personas, religiosas o no, compartimos el mismo Espíritu.

    • mª pilar

      Cuanta verdad hay en tus palabras Giordano, y cuanto dolor.

      Pero el Espíritu siempre está vivo en aquellas personas que lo quieran recibir, digan las iglesias o religiones lo que digan, y contra ello. no hay nada que hacer.

      Por eso, sigue en pié, porque hay quienes lo hacen:

      ¡¡¡Vida!!!

      Y nadie puede contra Él.
      Un abrazo entrañable.

  • Santiago

    Claro que es la hora de los laicos que con los clérigos formamos el Pueblo  de  Dios.

    Por nuestro bautismo estamos llamados TODOS al sacerdocio de los laicos que según el Vaticano II está ordenado al sacerdocio clerical de manera que los DOS son complementarios. Jesús llamó en orden de cercanía y jerarquía  primero a los Doce, después a 72 discípulos a los que El enviaba a predicar, a curar enfermedades y a “expulsar demonios (Lc 10:1-20)y después existían los que oían y seguían a Jesus y practicaban lo que El enseñaba como Lázaro, Marta y Marīa etc. que hoy constituye el resto del Pueblo  de  Dios.

    La Iglesia primitiva entendió perfectamente el pensamiento y deseo de Jesus y empezó predicar, a bautizar, a confirmar, a perdonar pecados, celebrar la Eucaristía, santificar el matrimonio, ungir a los enfermos y a ordenar ministros por “la imposición de las manos” como consta expresamente en el Nuevo Testamento de acuerdo al “mandato de Jesús”

    Como dice Arregi el Espíritu “sopla” como quiere. Claro que es anterior a toda religión pero esto no quiere decir que toda religión sea inútil porque la religión es una consecuencia de la acción del Espíritu en la “regla de de fe” dada a los humanos desde la Creación. Sopla tanto sobre los clérigos que fueron los llamados al ministerio ordenado y también sobre nosotros los laicos que estamos llamados al ministerio del testimonio de la FE que recibimos gratuitamente

    Ahora el Espíritu está soplando sobre los laicos para con nuestro testimonio y vida dar testimonio del Evangelio de Jesucristo que hemos conocido por la Iglesia como Pueblo  De Dios, particularmente los mártires actuales y los que confiesan su fe diariamente oponiéndose a la corrupción de la verdad del Evangelio. Es la Palabra de Jesús la que es eterna, la transmitida oral y en la Escritura la que prevalecerá “hasta el fin de los tiempos”

    Un saludo cordial

    Santiago Hernández

  • ana rodrigo

    A Dios nadie lo ha visto, aunque haya clérigos y no clérigos, Papas y dogmas, obispos y gente llena de creencias aprendidas,  es decir una muchedumbre inmensa mundialmente, sea de la religión que sea, que tengan perfectamente delimitada su imagen, como una foto encerrada en cuadro.

    El gran misterio para la mente humana es cómo de la nada salió esta maravilla de Cosmos. Millones y millones de miles de siglos después (por decirlo de alguna manera) es decir, antes de ayer, aparecimos unos seres en el Planeta Tierra (no sabemos si en otros lugares o estrellas del cosmos también) que tenemos capacidad para pensar, y, además con conciencia de lo que hacemos,  capacidad para hacernos preguntas, que, al no encontrar respuestas que nos convenzan, algunos líderes, (siempre hombres equivalente a poder) crearon las religiones que, mira por dónde, encontraron respuestas a todo, se acabaron as dudas, porque ante una duda, ponen la fe por delante, y, asunto arreglado. Así que ya sabemos que Dios es Padre, que está en el cielo, que omnisciente omnipotente, todopoderoso, misericordioso, saben cuál es su voluntad, etc. etc. etc.

    Pues, pienso que algunas personas nos encontramos en este momento, en el que indica Arregui en este artículo tan fantástico como siempre. Conscientes de que la Ruah está en nuestro interior, en nosotr@s mism@s,, no fuera, no somos marionetas en sus hilos, somos dueños y dueñas de nuestro propio destino espiritual, llevamos dentro la semilla, la potente microenergía cósmica.

  • mª pilar

    Ciertamente:

    ¡Ya es hora de… ser laicos… con todas sus consecuencias!

    Y dejemos en paz al Espíritu, que es de toda persona.. y de todo cuanto nos rodea… que quiera sentirlo y seguir sus impulsos.

    Gracias, hermoso articulo.

     

  • Recien, termino de leer un excelente articulo de Benjamin Forcano que cuadra bien con el tema de la presenta reflexión sobre la laicidad. Un articulo escrito en el dia de los 7  años del pontificado del papa Francisco.

    http://www.redescristianas.net/el-papa-francisco-7-anos-marcando-el-nuevo-rumbo-de-la-iglesiabenjamin-forcano/

     

  • carmen

    Pues para mi cabeza, eso de la paloma, es que no le veía sentido. Entendía lo del padre, que decían que tenía un hijo. Entonces pensaba ¿ y eso del espíritu? pero vamos a ver ¿ es que ni el padre ni el hijo tienen espíritu? No entendía nada. Y claro cualquiera decía algo. Hasta que hace unos años pensé: si es que lo que es es el espíritu de dios, ni padre, ni hijo. Lo que pasa es que usted lo dice muy bien.

    Sí. Eso es lo que hay. Algo relacionado mucho más con la palabra espíritu que con las palabras padre o hijo. Porque un padre y un hijo sabemos lo que es, pero un espíritu vaya usted a saber qué es.

    Me ha gustado un montonazo. Ahora a convencer a los trinitarios.

    Buen día.

  • Antonio Rejas

    Las bienaventuranzas de Jesús, su práctica en cualquier momento y lugar con unos y con otros es lo esencial, lo que identifica como auténtico seguidor de Jesús.

    El camino marcado y practicado por la jerarquía católica española, acaparadora insaciable de bienes materiales, impide el soplo del Espíritu.

Deja un comentario