Otros temas

Autores

Archivo de entradas

5237 Artículos. - 83788 Comentarios.

Enemigos

En este lunes, conmocionado como estoy con la evolución de la infección coronavirus en mi cercana Italia -no en la lejana China- con todas sus consecuencias y su difícil gestión política, llegan a este Atrio nuevas opiniones sobre Querida Amazonia y Eutanasia y también sobre palabras de Francisco contra la guerra y el ¡Venceremos! que ha resonada fuerte ayer en Viña del Mar. Pero —no sé por qué será- me decido por publicar esta reflexión hecha sobre un texto de San Mateo que debieron ayer escuchar millones de cristianos que fueron a mis en el mundo entero. Escribe Ricardo Díaz, un ingeniero y veterano militante de la HOAC, viejo amigo mío y de Juan García Caselles. AD. 

Enemigos, amar al enemigo y poner la otra mejilla al enemigo

(Una “boutade” para el VII domingo del tiempo ordinario, ciclo A (o como celebrar el final del sermón de montaña de forma laicista pero no necesariamente impía).

¿Qué es ser enemigo?

El enemigo (hostis)1 es básicamente una construcción ideológica. Nadie nace con enemigos, por el contrario al enemigo se le hace, se le fabrica, se le construye, y luego, si se puede, se le destruye.

La categoría “enemigo” constituye un concepto primario de la política. El enemigo pasa a ser sustancial cuando está ya dentro de casa. La presencia del enemigo exige un enfrentamiento permanente y permite el uso de la violencia hasta su derrota total. Es por tanto un concepto que hace referencia a la guerra y por ello parte de una cultura bélica en la que sólo cabe el exterminio desde la imposibilidad de reconciliación. Entre los insultos lanzados por “los dueños de la verdad”, quizá el de mayor peso es el de “traidor a la patria” que forma parte del desprestigio, la maledicencia y la calumnia, que a su vez forma parte de las “reglas del juego”. Aunque las idea subyacentes en lo que precede se deben a un jurista pro-nazi de nombre Carl Schmitt, ¿Les suena algo de eso en el contexto de la política actual?

En tales condiciones, ¿Cómo queda el derecho penal del enemigo? Porque claro, al enemigo se le sitúa extramuros del pacto jurídico. En claro, terrorismo contra los terroristas: el GAL.

(El párrafo que sigue es apto para la censura debido a su marcado carácter obsceno que escandalizaría a la grey)

Como decía una conocida expresión falangista: “Al amigo se le pone el c…, al enemigo se le da por el c…, y al indiferente se le aplica… la legislación vigente”.

Ahí se sitúa el derecho penal del enemigo. Es decir: Para el enemigo ni pan ni sal.

En tales condiciones, decir que hay que amar al enemigo es, evidentemente, un contrasentido, o peor, una broma de mal gusto, sobre todo si identificamos el amor con el afecto sensible, cosa muy frecuente.

El afecto sensible se reserva para muy pocos: El marido, la mujer (bien avenidos, por supuesto), los hijos, nietos y quizá alguien más de nuestro entorno.

Pero el amor al enemigo es otra cosa. Vamos a adentrarnos por ese terreno minado.

Una vez reducido el otro al estado de enemigo, queda convertido, además de un ser detestable al que hay que combatir, en un indigente, en un deudor, en un miserable, o cuando menos, en un pobre diablo.

En tales condiciones, sólo cuando te miras en el espejo del otro y te das cuenta que eres como él, indigente, miserable, pobre y digno de desprecio como enemigo que eres de tu enemigo, entonces de la unión de las dos indigencias puede salir algo parecido al amor, que ciertamente no es afecto sensible, pero puede ser compasión, tolerancia y misericordia, la misma que uno mismo necesita. Se trata del misterio de la alteridad según el cual sólo llegas a ser lo que eres bajo la mirada compasiva del otro. Se trata de la respuesta a la pregunta ¿Y vosotros quién decís que soy yo? ¿les suena de algo?.

Y eso de poner la otra mejilla ¿no es de tontos?

Puede que no tanto. Veamos: ¿Cuándo poner la otra mejilla no es cosa de tontos?

En el caso de que poner la propia mejilla sea para evitar que le peguen en la misma mejilla a los de siempre, o sea, a los pobres. Más claro: cuando te dejas pegar en la mejilla para que no peguen al desgraciado que se lleva siempre todas las tortas. Mala suerte. Se trata de una consecuencia de la llamada opción política por los pobres, eso que todos dicen y nadie hace. Oscar Romero es un contraejemplo a la mencionada práctica habitual. La excepción confirma la regla. Menos mal.

¿Tiene que ver eso con el amor cristiano? Pues resulta que yo diría que sí. Parafraseando a Pablo: Por una buena persona aún podríamos encontrar alguien que estuviera dispuesto a recibir tortazos. Pero hubo quién recibió todos los tortazos (por cierto, en ambas mejillas) siendo todos malos. ¿Se acuerdan de quién era? Por eso mismo el amor cristiano consiste precisamente en amar no por ser buena, sino a pesar de ser mala, la persona amada.

Estamos ante una nueva versión de amar al enemigo como indigente, como pobre, que es correlativa al perdón. Amar al que padece de indigencia moral. O sea, a los pobres, a los que son moralmente malos precisamente por ser pobres. Porque es que los pobres no son buenos. Si lo fueran serían automáticamente bienaventurados. Pero resulta que los pobres son bienaventurados por ser pobres no por ser buenos, es decir no por su categoría o valía moral, sino por su condición social. Eso debe ser dicho y sobre todo explicado porque, como la gracia de Dios, no es un dato accesible a los sentidos, lo que convierte a las bienaventuranzas en terreno vedado para la “racional” y “científica” modernidad.

El ser capaz de perdonar y ser perdonado es consecuencia de una gracia especial, pero aún eso aparentemente tan esotérico, se puede racionalizar como estamos viendo.

Es como cuando al cabo de cincuenta años de casada, una mujer le dice a su marido: eres un desastre para las cosas de la casa por más que empeñas en cambiar, lo dejas todo por en medio y en desorden, y hasta me toca pasar el mocho por el suelo cada vez que vas a orinar, pero te quiero, te querré siempre y por eso no puedo vivir sin ti.

A ver si resulta que eso es lo que significa “ser perfecta como vuestro Padre es perfecto”.

Epílogo que puede llevar la desgracia a quién lo eche en saco roto: No predicar nada de esto desde el púlpito, no tanto para evitar el escándalo, sino para conculcar la posibilidad de una paternal reconvención del vicario de turno cuando quienes tú sabes le vayan con el cuento, creyendo que dan gloria a Dios.

(Lo escrito es el fruto de una pesadilla padecida la noche del 17 al 18 de febrero del presente, o ¿fue un soplo del ES?, la verdad es que no estoy seguro).

RDC. (18-2-2020).

 

  • Sobre la diferencia entre hostes e inimicus por medio de un ejemplo. Para los americanos ,al-Qaeda e Isis son hostes (plural de hostis).

Para mí, mi vecino de al lado, que me ha denunciado, sin previo aviso, porque le cae agua de mi casa es inimicus.

20 comentarios

  • oscar varela

    Tormenta (Tango)
    (Música Letra: Enrique Santos Discépolo)
    https://www.youtube.com/watch?v=NZkIlZ6Fkm4

    ¡Aullando entre relámpagos,
    perdido en la tormenta
    de mi noche interminable,
    ¡Dios! busco tu nombre…

    No quiero que tu rayo
    me enceguezca entre el horror,
    porque preciso luz
    para seguir…

    ¿LO QUE APRENDÍ DE TU MANO
    NO SIRVE PARA VIVIR?
    Yo siento que mi fe se tambalea,
    que la gente mala, vive
    ¡Dios! mejor que yo…

    Si la vida es el infierno
    y el honrao vive entre lágrimas,
    ¿CUÁL ES EL BIEN…
    DEL QUE LUCHA EN NOMBRE TUYO,
    LIMPIO, PURO?… ¿PARA QUÉ?…

    Si hoy la infamia da el sendero
    y el amor mata en tu nombre,
    ¡Dios!, lo que has besao…
    EL SEGUIRTE ES DAR VENTAJA
    Y EL AMARTE SUCUMBIR AL MAL.

    No quiero abandonarte, yo,
    demuestra una vez sola
    que el traidor no vive impune,
    ¡Dios! para besarte…

    ENSÉÑAME UNA FLOR
    QUE HAYA NACIDO
    DEL ESFUERZO DE SEGUIRTE,
    ¡Dios! Para no odiar:
    al mundo que me desprecia,
    porque no aprendo a robar…
    Y entonces de rodillas,
    hecho sangre en los guijarros
    moriré con vos, ¡feliz, Señor!

    • mª pilar

      ¡¡¡Hermoso Tango!!!

      Cuanto dolor han sembrado, las interpretaciones de las iglesias a las Palabras que citó el Galileo; que mentes tan enfermas, podían desvirtuar, hasta los extremos más crueles, esas Palabras que fueron dichas para dar:

      ¡Vida…y esta, en abundancia!

      Para eso, necesitamos limar nuestras personales esclavitudes, y así, será posible cambiar nuestra mirada; aceptandonos, limitados, pero nunca…culpables…sino en camino de un mayor conocimiento, y de el, comprender que podemos cambiar.

      Gracias, abrazos.

  • oscar varela

    ¿Proponen los cristianos poner la otra mejilla?
    ¿Es eso ‘reverencia por la vida’?
    https://www.osho.com/es/newsletters/the-violence-of-non-violence
     
    “La reverencia por la vida aborda todo el problema desde un ángulo diferente. Diré que respetes la vida, la tuya incluida. De hecho, primero tienes que ser respetuoso contigo mismo, sólo entonces puedes ser respetuoso con los demás. Sé amoroso contigo mismo, entonces también podrás amar a los demás.
     
    La reverencia por la vida no permitirá ninguna provocación a la violencia. No iniciará la violencia, pero si alguien la inicia, la detendrá inmediatamente.
     
    Jesús dice: ‘Si alguien te golpea en una de tus mejillas, pon la otra mejilla’.
     
    YO DIGO: ‘¡BIEN, PON SU OTRA MEJILLA, Y GOLPÉALO MÁS FUERTE!
    – Dale una lección’. Déjale claro que no es tan fácil golpear a alguien en la mejilla; se devuelve, y se devuelve más duro. Y si eres capaz, dale en las dos mejillas al mismo tiempo.
     
    – ¿Por qué darle la oportunidad de poner la otra mejilla y convertirse en un santo? Golpéalo y dile simultáneamente: ‘No creo en la violencia, por lo tanto, tengo que detenerla cuanto antes. Y, recuerda que no puedes ser simplemente violento sin que te lo impidan’.
     
    Tienes que impedir la violencia si respetas la vida”.

  • Santiago

    No, en ningún momento Jesús nos manda a NO defendernos de nuestros enemigos. El mismo se defendió de los que atentaban convertir el Templo en un centro comercial, se defendió muchas veces de los ataques verbales de los fariseos, escribas y doctores de la Ley y les llamó “raza de víboras” por lo acendrado de su malicia, se defendió de Pilato cuando le dijo que no tendría “ningún” poder sobre El sino viniera de “arriba”, se defendió y defendió a la mujer adúltera, se defendió confesando Su divinidad ante Caifàs y diciéndole que “veríais al Hijo del hombre…sentado a la derecha del Padre..viniendo entre las nubes del cielo”, se defendió con su profundo silencio ante Herodes.

    PERO el mandamiento “de Novo” es amarnos “los unos a los otros”. Es lo que repetía el nonagenario Juan el Apóstol constantemente en sus últimos años de vida según los testigos como la esencia de ser cristiano.

    Por eso podemos defendernos pero no podemos odiar con venganza y malicia a nuestro enemigo. TENEMOS que amar con, en y por Cristo. Lo de la mejilla, lo de arrancarse el ojo, una mano etc es Jesús usando la figura de dicción hiperbólica como es común a los semitas para recalcar y promover el precepto del AMOR.

    En las bienaventuranzas Jesús predica que son bienaventurados LOS PACÍFICOS, los NO violentos y los MANSOS que no quieren NI promueven la guerra, junto con los misericordiosos que se compadecen del prójimo sin enfadarse ni violentarse por la miserias humanas, los limpios de corazón NO lujuriosos, y los que quieren lo que “es justo” y que son, por tanto, perseguidos por causa de Cristo que es “el Justo” por excelencia.

    Lo “n u e v o” consiste en que es el amor lo que NOS renueva y nos salva, no la letra superficial de la Ley sino lo que está debajo de ella que afecta no sólo nuestras obras sino también nuestro PENSAMIENTO y nuestro DESEO y que trasciende todo lo demás pues no podemos NEGARNOS a amar y por otro lado considerarnos cristianos.

    Un saludo cordial

    Santiago Hernández

     

     

    • Carmen

      Hola.
      Menuda sorpresa. Me temo que está usted cayendo en eso de la exégesis. No acepta la literalidad de algunas expresiones. Tenga cuidado porque así se empieza.
      Lo del ojo, lo de la mano, lo de la mejilla …esas cosas me llevaron a construir a mi Jesús imaginario. Y ya sabe cómo he acabado, creo que de hijo de Dios, nada de nada, porque esa es otra expresión típica de esa cultura.
      Sabe qué me está pasando? Que la figura de Jesús se me está desdibujado. No lo sé explicar. Como si perdiera nitidez , ya no lo tengo tan claro, en realidad creo que lo estoy como perdiendo. Porque veo tal manipulación en todo que, no se. Detesto que intenten manipularme. Se que lo hacen, por eso trato de luchar contra ella.
      Aquí cada uno hace su interpretación, lo que me hace cuestionarme si la mía no es una más. Creo que efectivamente es una más. Y como resultado de este proceso la figura de Jesús se desdibuja dentro de mi cabeza. Porque, por qué voy a tener toda , absolutamente toda la razón? Sería absurdo.
      Así que leeré todo lo que encuentre porque lo encuentro un tema fascinante, pero dejaré de implicarme personalmente. Al final, solamente te tienes a ti mismo o a ti misma.
      Buen día

      • Santiago

        Claro que no podemos “interpretar” a nuestro arbitrio porque la Escritura hay que leerla “en el contexto” de los testigos y del sentido que el autor le dió en el siglo I. Por eso tiene razón cuando dice que podemos perder al Cristo histórico que debe ser del de la FE. No, no podemos imaginarnos lo que queremos que salga a toda costa, y así ha pasado con las “reconstrucciones” de Jesús a lo moderno puesto que en ellas se ha ido perdiendo Su auténtico perfil que es muy humano pero tampoco puede ser producto exclusivo nuestro. No
        nos vale, si prescindimos de lo que dicen los que fueron sus íntimos amigos y discípulos más cercanos a El.

        En el contexto que nos toca es claro que Jesús usa en su predicación, recogida repetidamente por sus oyentes, en la catequesis oral jesuánica, la figura de la hipérbole como se puede ver obviamente en las traducciones escritas del griego antiguo para resaltar un concepto o una enseñanza. Esto no lo digo yo sino exégetas modernos notables que saben que la predicación oral y después escrita del kerygma primitivo, accedía al lenguaje semitico ya que Mateo y Marcos eran escritores del griego con mentalidad semita y Lucas investigó la estructura judía del kerygma y su elegante griego estaba contagiado con los géneros literarios usados por los semitas porque de otra manera hubiera traducido erróneamente.

        Por eso la exégesis verdadera solamente puede ser válida cuando se remonta “al tiempo y al lugar” de los HECHOS, y NO es cuestión como quería Lutero del
        “libre examen” y “Sola Scriptura” sino que como el e exégeta actual Giorgio Paximadi con conocimiento arqueológico, lingüístico, sociológico, histórico, textual, cultural etc etc.. puede RECOBRAR el sentido verdadero que el autor sagrado quiso transmitirnos ESENCIAL y ATEMPORALMENTE ya que la enseñanza de Cristo es “para todos los tiempos”.

        Por eso es cierto que debemos de huir de las reconstrucciones usando exégesis falsas y manipuladas de antemano. Solo las que estân basadas en fuentes históricas a l a luz del primitivo kerygma real de la Iglesia son auténticas. No es fácil pero posible si buscamos la verdad.

        Muy inteligente su observación y su comentario. Lamento la extensión del mío.

        Un saludo cordial

        Santiago Hernández

      • mª pilar

        Querida Carmen:

        Esto es, como el chascarrillo aragonés.

        Iba un baturrico por la vía del tren, y este le pitaba para avisarle…el baturrico se decía a sí mismo..:

        “Pita, pita, que como no “tapartes” tu…”

        Y así, como muy bien dices…empieza lo que claramente has explicado.
        Abrazo entrañable.

      • Carmen

        Madre mía. Me encanta. Solamente se vale la interpretación oficial.
        Gracias por dedicarme un ratito de su tiempo. Me encanta hablar de estos temas.
        Da igual lo que usted y yo pensemos. Lo que no da igual es la repercusión que la interpretación oficial tenga en la sociedad. Pero ese es otro tema en el que es imposible que lleguemos a un acercamiento. Y también da igual. Me he convencido de que solamente puedo mover mi granito de arena. De mover montañas nada de nada. Tampoco me importa. Como dice un señor llamado Rodrigo en ‘otro hilo’ lo único que me importa es ser capaz de haber aportado algo constructivo a las personas que me han rodeado. Echar una mano, que dicen.
        Que duerma bien.

      • Carmen

        Ay Pilar. Es que nos hemos juntado dos buenos. No te puedes ni imaginar cómo hemos sido en nuestra familia de jóvenes. Hemos pasado hooooooras discutiendo sobre las cosas más inesperadas. Tenía unas vecinas de mi edad en mi casa de la alberca que se asomaban a la venta para vernos discutir. Era superdivertido. Ya estamos todos mayores, nosotros, los de antes , ya no somos los mismos. Pero algo conservo.
        Santiago me aguanta lo indecible, otros ni me contestan.
        Un abrazo. Que duermas bien

  • Carmen

    Pues eso de la otra mejilla lo he oído millones de veces. Millones. La verdad. Nunca lo he entendido. Suena muy raro. Pero se dice continuamente.

    Como no se de exégesis ni de esas cosas, salvo lo que de vez en cuando leo, saqué hace tiempo la conclusión de que poner la otra mejilla, pues ni hablar, pero que el odio no conduce a nada, pues si. Estoy convencida de que con no odiar es suficiente. Es como un  logro personal enorme. Ahora lo llaman reisilencia o algo así.

    Pero claro, nos han llenado la cabeza de historias de mártires y demás… De gente superbuenisima que no se defiende que oigo esa frase y ni me llama la atención. Es como un signo de identidad del cristiano.

    Me ha gustado lo que ha contado Rodrigo. No podía ni imaginårmelo. Tanto es así que voy a releer ese texto. De todas maneras tampoco sería extraño que el pobre Jesús preguntase por qué me pegas. Pobrecico. Es que no lo puedo resistir esto de la pasión. Y buena se acerca.

  • Rodrigo Olvera

    Regresando a la distinción entre Historiografía, Teoría Histórica y Hermenéutica, este texto es uno que requiere un buen procesamiento historiográfico para colocarse adecuadamente al hacer su Hermenéutica.

     

    Asumiendo que Jesús Nazareno haya dicho ésto de poner la otra mejilla (e incluso si fue más bien una extrapolación de las comunidades cristianas después del año 70), no parece que se trate de una discusión de moral individual válida para todo el mundo en todas las épocas, sino una discusión de táctica para enfrentar la invasión romana en Judea del siglo I.

     

    Cómo muestra muy bien Carlos Bravo en “Jesús, hombre en conflicto” las distintas corrientes del judaísmo se distinguían en su respuesta a dos preguntas: ¿Qué hacer frente a la ocupación romana? y ¿cómo asegurar el favor de Yavhé, para que nos libere?

     

    La pregunta por el favor de Dios se respondía “asegurar la pureza ritual” (escribas y saduceos), “restaurar la pureza ritual” (fariseos y esenios), “combatir o prepararse a combatir al invasor” (zelotas, movimientos mesiánicos, y hacia el final los esenios), “restaurar el pacto de justicia” (el bautista y Jesús).

     

    En cuanto a qué hacer frente al invasor, estaba más polarizado: colaborar hasta que Dios nos libere (escribas, fariseos y saduceos) o combatir al invasor (zelotas, movimientos mesiánicos y hacia el final los esenios). El bbautistay Jesús se niegan a colocarse en alguna de esas posturas y lo qué proponen es que lo fundamental es resolver la injusticia interna dentro del pueblo judío.

     

    Es en este contexto, que Jesús descalifica la idea de combatir al enemigo, lo que resultaría en la destrucción de Jerusalén (como de hecho ocurrió).

    Tan no esu consejo de moral individual para todo tiempo y lugar, sino táctica específica frente a la invasión romana de ese momento, que cuando al propio Jesús el sirviente del Sumó Sacerdote le golpea la mejilla, en vez de ofrecerle la otra mejilla le reprocha ¿por qué me golpeas?. Si fuera un consejo de moral individual, tendríamos que reprochar a Jesús ser un hombre incongruente que predica lo que no practica.

     

    Abrazos y esperanzas

    • ana rodrigo

      Gracias, Rodrigo, muy bueno y necesario tu comentario. Por eso yo me quejo de la falta de preparación de sacerdotes que han estudiado la teología clásica pasando el rodillo de lo que siempre se ha dicho, sin ser conscientes que la sociedad actual ya no admite afirmaciones descontextualizadas del momento en que se escribieron como si fuera palabra de Dios.
      Como no espabile el clero, vacían las iglesias más de lo que ya están.

    • mª pilar

      Gracias Rodrigo por esta explicación tan clara, y como nos muestra, que luchar por la justicia, no quiere decir ser tonto de capirote.

      Todo depende del momento, de la materia en cuestión y así, decidir cual es la decisión a tomar, ante cada acción.

      Abrazo entrañable y llenos de esperanzas.

    • Carmen

      Cuando tengas un ratito, si te apetece , me podrías contestar a la pregunta, exactamente qué fue Jesús? Iba totalmente de por libre, junto con su maestro Juan Bautista? No se si la palabra maestro es la adecuada.
      Me ha descolocado bastante esto que he leído. No entiendo. Fue algo más que un líder religioso o no?
      Porque parece muy pensada la respuesta de poner la otra mejilla. He entendido que pensaba que los romanos ganaban de todas todas en una confrontación directa . Está relacionado entonces esto con la frase al césar lo que es del césar y a Dios lo que es de Dios?
      Gracias

  • ana rodrigo

    El que la liturgia católica ponga para leer un domingo en los templos con bastantes asistentes, como el que se ha leído este domingo pasado, creo que es un disparate, en este caso, por varias razones:

    -Porque el mensaje de perdonar al enemigo no se enfoca desde un punto de vista bélico o político, como dice el autor de este hilo, sino se dirige a las conciencias individuales que lo escuchan.

    -Teniendo en cuenta que las relaciones interpersonales son muy complejas, no ha lugar explicar con prédicas simples y/o simplistas, un tema tan complejo.

    -Asimismo, a veces las dos partes en conflicto, se conciben como enemigos mutuos y, cuando alguien perdona a quien considera su enemigo, la otra parte piensa que el enemigo es el que perdona, y eso no tiene soluciones religiosas, sino sicológicas, siquiátricas o judiciales.

    – La mayor parte de las veces, en las relaciones interpersonales, es cuestión de diálogo, no siempre ni fácil ni posible. Es cuestión de casuística más que de doctrina general, porque podríamos hacer listado de casos heroicos en los que el perdón al “enemigo” es posible, y otra lista donde si el perdón es capaz de resolver el conflicto, y, en ocasiones, un tercer listado donde el perdón suponga fomentar injusticias.

    – Por ejemplo, poner la otra mejilla lo han hecho muchísimas mujeres maltratadas que perdonan una y otra vez hasta acostumbrarse a que los malos tratos del marido son normales, y lo disculpan y lo perdonan, y así, Ana Orantes, la mujer granadina que cambió el rumbo de la lucha contra la violencia de género, aguantó 40 años hasta que lo comentó en la televisión y eso le costó una muerte terrible, quemada en vivo en una silla a la que su marido la ató. La sicología tiene explicaciones para poder entender hasta qué punto la voluntad y la consciencia de una mujer maltratada puede llegar a esos extremos. Pero el imaginario colectivo de perdonar al enemigo, está ahí y, el poner la otra mejilla, ¡cuidado!

    Mientras los curas siguen haciendo interpretaciones literales de lo que dice un evangelista, sin exégesis, sin hermenéutica adecuada a la realidad del ser humano de cada época o sociedad, es mejor que no se los exponga a homilías que producen efectos no deseados en quienes las escuchan.

    Creo que, en muchas ocasiones, las homilías sobran, pues da la impresión de que el que está en el “púlpito” lo sabe todo ante un rebaño pasivo e ignorante que es la feligresía, con lo que el rito de la Eucaristía suelen échalo a perder. Los evangelios son relatos de una época, de una sociedad y de una religiosidad concreta, no es palabra dictada por Dios a nadie, son seres humanos que dejan constancia de unos hechos y experiencias desde su época y su contexto social, teniendo como centro de referencia a Jesús el Galileo, que sí fue un ejemplo heroico, pero no generalizable como filosofía de vida, sino en su situación concreta.

  • Carmen

    A ver si estáa crisis nos hace conscientes aunque sea un poquito de que ya no hay fronteras. La comunicación global existe. No es como antes. Ya no se vale ni tan siquiera la idea de país que hemos tenido. Ni siquiera la de continente. Estamos todos interconectados .

    Y tenemos suerte . No es mortal.

    Si te acuerdas del final de la novela de la guerra de los mundos de Weels, a los marcianos los vencieron los microbios.  Pero nuestro sistema inmunológico es muy fuerte. Podremos con este virus. Fijo.

  • Carmen

    Hola Antonio.

    Te veo muy preocupado por el virus de China. Voy a darte mi opinión.

    Nunca vamos a saber qué hay detrás de todo esto. La epidemia va a ser mundial. Eso estaba claro, porque si no hubiera ese temor, los chinos no hubiesen reaccionaron como lo hicieron. Fue una respuesta brutal.

    No nos dicen los temores que pueden tener los expertos en sanidad creo que por dos motivos, el pánico no es bueno y seguramente no saben qué comportamiento va a tener el virus en cuanto a sus posibles mutaciones que sin duda puede afectar a su forma de contagio y a su malignidad en el huésped, es decir, nosotros.

    Pero a día de hoy, si te fijas el el número de víctimas mortales creo que calculé que no llegaba al cinco por ciento. Y en los de siempre. Sobre todo en personas mayores con enfermedades crónicas. Si son respiratorias mal asunto, porque su complicación es la neumonía. Soy fumadora, estoy en un grupo de riesgo. Pero no estoy preocupada. No es un virus mortal de necesidad. Por otra parte contra los virus ya se sabe que poca cosa se puede hacer, sino esperar que se vaya. Las complicaciones como la neumonía si sabemos combatirlas

    No te preocupes. No podemos estar pensando en que si muta o no muta. Así no podemos vivir.

    Habra que tomar las precauciones que nos digan. Y ya está. No te asustes más de lo necesario. Cuando den datos de números de infectados y de fallecimientos, analizalos un poco.

    Esto está afectando a la economía mundial. Hay algo oscuro en todo esto.

    No te asustes. Si nos toca, saldremos. Te lo prometo.

    Un abrazo fuerte.

Deja un comentario