Temas

Tablón de ATRIO

Anterior Siguiente
Último: 25-11-19, 16:56

Jon Joseba Leonardo (2019-11-25 16:56:58) : Se adjunta un link relativo al Avance de la Encuesta Europea de Valores 2018. Da una idea precisa de la situación del Sistema de Creencias [...]

Floren (2019-09-09 17:49:55) : Papa Francisco, ¿pastor o gobernante? http://cartujoconlicencia.blogspot.com/2019/09/el-papa-francisco-pastor-o-gobernante.html

José María Rosell (2019-09-01 21:51:18) : Pequeño video que explica de forma sencilla las inmatriculaciones de la iglesia: https://youtu.be/Dl8Jcu8zWe8

Equipo Atrio (2019-07-26 22:56:17) : Un excelente programa colombiano de TV: MARIA MAGDALENA, UNA LEYENDA HECHA MUJER... por Carmiña Navia.

Floren (2019-04-24 11:45:39) : LA VERDAD DE LA PASCUA. http://cartujoconlicencia.blogspot.com/2019/04/la-verdad-de-la-pascua.html

Equipo Atrio (2019-03-08 21:55:38) : Delcy Rodriguez, vicepresidenta de Venezuela, denuncia al criminal apagón en Venezuela criminal apagón en Venezuela [vídeo de 6 min.]

Equipo Atrio (2019-02-18 09:39:18) : Amplio y clarificador programa sobre Venezuela: La hojilla/a> ¡Magnífico analista argentino Marco Teruggi! ¡Larga charla pero imperdible!

Equipo Atrio (2019-01-09 12:31:08) : Entrevista a Tamayo en la Sexta: La Iglesia española sigue siendo franquista

Floren (2018-11-19 19:50:09) : Floren de Estepa escribe en su blog: CARTA A UN JOVEN QUE NO QUIERE VOTAR

Equipo Atrio (2018-11-16 10:06:45) : La verdadera despedida de Steve Jobbs Disgurfso de graduación https://www.youtube.com/watch?time_continue=12&v=vXJYrrLGNAo

» Pon una nota




Autores

Archivo de entradas

5169 Artículos. - 82590 Comentarios.

Ciegos guías de ciegos

Artículo publicado en eldiario.es el 6 de enero de 2020, a las 21:00 h. ¡Gracias! AD.

Hoy somos muchos los cristianos, situados en las periferias de esa Iglesia jerárquica sacramental, llena de ritos y signos pseudosagrados, que deseamos y pedimos que nazca por fin para España un gobierno de coalición progresista

Estamos en un momento crucial para la historia del mundo. Se trata de un principio de los años veinte lleno de señales preocupantes: la tensión en el Medio Oriente está llegando, una vez más, al punto crítico de una desastrosa guerra por la utilización ya descarada de drones y misiles teledirigidos para asesinar a personas seleccionadas y romper con tuits todo esfuerzo diplomático por rebajar la tensión en la zona. Esa misma histérica e infantil gobernanza de la potencia estadounidense está llevando las relaciones económicas a una nueva crisis mundial que aumentaría la pobreza y el hambre en todo el mundo. Y la batalla mediática de la ignorancia y las mentiras repetidas está a punto de adormecer cualquier posible reacción crítica y democrática de los ciudadanos para dirigir el futuro de sus países.

Pero parece que nada de eso preocupa a los obispos católicos españoles. ¡Qué horrible es el jerarquismo (gobierno de personas “sagradas”) vigente en nuestra Iglesia católica! Sobre todo, cuando esas personas, que se creen y hacen creer a los demás que son “sagradas”, son ciegas a la realidad. Ya nos había hablado de ello Jesús de Nazaret, según el evangelio de Mateo: “Dejadlos; son ciegos y guías de ciegos. Y si un ciego guía a otro ciego, ambos caerán en el hoyo” (MT. 15,14).

Eso mismo me permito decir yo hoy, como un miembro seglar de la Iglesia Católica. La mayor parte de los obispos están desobedeciendo a las líneas pastorales del actual papa y tomando una opción política de hecho en favor del criminal sistema económico neoliberal que él denuncia. Siento que no me puedo callar cuando leo las declaraciones de algunos la sesión de envestidura que se está desarrollando en el Parlamento español. Y más en concreto la carta pastoral del cardenal arzobispo de Valencia, Antonio Cañizares, que invita todas las parroquia a “orar por España”. Porque esas campañas de oración, consagraciones al Sagrado Corazón o peregrinaciones de imágenes de Fátima para salvar a España del comunismo están ya totalmente fuera de lugar. Otros desafíos y otros medios son los que tienen que afrontar los cristianos hoy.

La última carta pastoral de Cañizares me ha hecho retroceder más de cuarenta años. Eran las primeras elecciones del año 1977. El arzobispado de Valencia había publicado una tajante nota recordando la prohibición canónica a votar por el comunismo. Un candidato por Valencia, Emérit Bono, me pidió mediar para tener una entrevista con el obispo auxiliar de Valencia, Jesús Pla: “el Jesús del gran poder”. Fue un espectáculo la discusión entre un obispo que se acogía solo a un decreto de Pío XII, en los años cuarenta, para los católicos italianos y un catedrático instruido y conocedor de la transición (Emèrit Bono) que le citaba otros textos de Juan XXIII, del Vaticano II y de teólogos como Metz y Gustavo Gutiérrez, sobre la libertad de los creyentes para elegir opciones políticas de izquierdas que persigan mayor justicia social. El obispo aquel desconocía en absoluto los problemas sociales de fondo y esa teología política de la que le hablaba el candidato economista. Desgraciadamente eso sigue pasando hoy.

También hoy muchos creyentes oramos, esperamos y nos comprometemos para que tengamos un futuro con más libertad, igualdad, justicia y paz. Y en esta víspera de la “gran votación” en el parlamento español, sintonizamos con los sentimientos de los primeros cristianos, aquellos que precedieron al matrimonio (o concubinato) entre Iglesia e Imperio romano, cuando eran llamados ateos y tenían que escribir en clave simbólica para comunicarse en la clandestinidad. Eso es, según una fundada interpretación, el sentido del libro del Apocalipsis. Allí se dice: “El dragón se quedó delante de la mujer que iba a dar a luz, para devorar a su hijo cuando naciera”.

Hoy somos muchos los cristianos, situados en las periferias de esa Iglesia jerárquica sacramental, llena de ritos y signos pseudosagrados (vestimenta principesca, anillos, mitra imperial…) que deseamos y pedimos que nazca por fin para España un gobierno de coalición progresista y que resista al dragón de las derechas ultramontanas que intentan devorarlo, si es que ya no pueden impedir que nazca.

60 comentarios

  • Antonio Duato

    No esperaba que este articulito mío en eldiario.es suscitara tantos comentarios en ATRIO. Lo escribí no pensando en los atrieros sino en el gran público que cada vez entiende menos estas actuaciones de las jerarquías. Este término, como explico, hace referencia a poderes recibidos por Dios. Sobre este término en ATRIO se había publicado el 1 de Enero:
    Vulnerabilidad contra el ponzoñoso jerarquismo. Ese editorial de NRC era teológico pero fue poco comentado. En este ha dominado la preocupación de que si la Iglesia prescinde de esa autoridad sagrada para decidir en nombre de Dios todos los problemas de teología (entendimiento de la fe en cada momento y cultura, siempre relativa) desparecería la Iglesia y, con ella, la fe cristiana en el mundo.

    Para mí cada vez es más clara la distinción que hace Légaut entre fe y creencias. La fe siempre será personal (y comunitaria, pero a partir de personas con vivencia de fe personal). Las creencias son las expresiones conceptuales o simbólicas de la fe que intentan definir la fe y fijarla para siempre en dogmas (el depósito de la fe) y ritos (la sagrada liturgia). Yo creo que en el futuro se mantendrá la fe en el misterio de Dios que se manifiesta en cada persona y, de manera única e irrepetible (para mí) en Jesús de Nazaret. Pero estoy seguro de que la forma como surge y se purifica esa fe (Objetivo 1. Renacimiento personal) no será por la fuerza con que se defiendan unas creencias o dogmas y unos ritos.

    No puedo responder uno a uno a todos los comentaristas. Ya sé que mi contestación es discutible e interpretable. Pero que conste que me he leído todo y he arreglado algún comentario y enlace que no funcionaban. Gracias a todas y todos.

    • Carmen

      Ufffffff.
      Miedo me daba leerte. Pensaba que esta vez me la cargaba y con razón.
      Sorry
      Es Juan el Bautista, mi otra personalidad, como la de Jeckil y Hyde. En el libro, al final gana Hyde. Veremos.
      Sorry

  • ana rodrigo

    Vuelvo a justificar nuevamente el porqué contesto aquí a Santiago que, al igual que con Carmen, hemos alargado tanto el diálogo, que contestar directamente a alguno de sus comentarios, queda lejos y hace incómodo buscar la respuesta.

    Solamente decirle a Santiago que es evidente que cada cual hemos tenido fuentes de información y de interpretación  diferentes, por eso seguimos dando versiones interpretativas diferentes. Pero la coherencia personal de cada cual, sigue ahí, respetándonos y siguiendo lo que nos dice nuestra conciencia.

    Mañana y hoy leemos en la liturgia: “Jesús pasó haciendo el bien”, y nosot@s que vemos su proyecto vital y su invitación como el mejor de los caminos de vida, ahí nos encontramos.

    Un abrazo.

  • Carmen

    Y como a ustedes les gustan los títulos, les diré que en el 90 o por ahí, mi profesor de historia de la educación y decano de la facultad, me dio, además de sobresaliente, la enhorabuena por un trabajo que hice sobre la relación educación- iglesia desde los monasterios hasta el 1990.

    Sé de lo que hablo.

    Y ya me da igual que piensen que lo mío es pura intuición. Por favor. Anda que no he leído y pensado. Pero hablo de misssssssss conclusiones. Mías.

    Pero claro, eso no importa. Eso quien lo dice!! Me preguntó a grito limpio otro profesor de política de educación y de educación comparada. Dos años nos aguantamos mutuamente. Eso lo digo yo, le dije en el mismo tono. En el mismo. Y como no podía matarme, dió la conversación por terminada. Le faltó preguntarme y… Quién … Eres  tú… como en la película de Alicia le pregunta la oruga a Alicia.

    Pues señores, señoras, soy una persona y como tal tengo derecho a opinar, aunque no cite a nadie.

    Esto es que es increíble, de verdad.

    En fin.

    Adelante. Este es su lugar, el de ustedes. Lo tengo clarísimo.

     

     

  • José Ignacio Calleja

    No quería meterme, Carmen, en este enredo. Me muevo más cómodo en filosofía moral (ética) que en teología, y en teología fundamental, en el comienzo de ella, (el método y los fundamentos como saber propio) que en teología dogmática o teológica del Credo, cómo, qué y por qué en la historia de la fe, y del Espíritu. Si me permites, comentaré una impresión menor sobre lo que dices. Creo que la Iglesia tiene menos poder del que tú dices; al menos en mi tierra, mucho menos; felizmente, menos. Y creo que sí tienen algún poder, bastante poder, en sectores católicos conservadores de la judicatura, la enseñanza privada y la política conservadora. Mucho menos en la economía. Creo. No me alargo.

     

    Y sobre el Papa, sueles decir que se le protege demasiado, y es verdad, con dos salvedades que si quieres consideras. Un Papa no interviene en la Iglesia de un país concreto de manera directa, sino a través de los Nuncios y algún cardenal amigo; así viene de siglos, y necesita varios años, mínimo diez, para ir cambiando al nuncio del lugar, obispos, cardenales… y a su lado, superiores generales de congregaciones religiosas… y así desciende como la miel en un plato y llega a las manos casi al terminar la merienda. Algo así. Y lógicamente, con mucha gente defendiendo su posición en la pirámide, con mucha humildad de la de “a mí no me toques”. Y por qué no es de otro modo. Pues así venimos funcionando, para bien y para mal, (para mal casi siempre, o ¿no?) y los cambios son lentísimos; una intervención directa de Francisco en la Iglesia en España, sonaría a intromisión indebida e impropia de su cargo. Yo lo podría explicar mejor en derecho, eclesiología y práctica histórica, pero no es necesario. La Iglesia cambia como el funcionariado de un Estado; es muy difícil y lento un cambio de “encargos intermedios”, muy lento; y si a esto le añades que el episcopado es de por vida, hasta los 75 años, y se impulsan los nombramientos entre personas valiosas (según en qué) del propio grupo y tendencia, imagina lo que le cuesta a un Papa dejar su impronta. Si además la Iglesia española está esperando por si escampa y vemos si Francisco es una anécdota, pues eso… y si no ha aparecido ningún obispo-cardenal con fuerza para imponer su liderazgo… todo es muy plano, y así, Cañizares, Blázquez et alii duran y duran y duran.

     

    Y la otra cuestión que sueles comentar es por qué no criticamos más a Francisco en la Iglesia, y su lentitud en decisiones varias, y en su propio “rol” de Papa… esto daría para muchas razones, pero una es muy práctica. Si una parte de la Iglesia piensa que cualquier sustituto sería más frágil y condescendiente con el conservadurismos, ¡más aún!, y la crítica a fondo de sus decisiones menos claras, y del proceso lento y hasta opaco en colaboraciones con personalidades bajo sospecha, digo que una razón del relativo silencio es que en el recuento de pros y contras pesa esto: el resultado sería su sustitución por alguien que haga de Papa sin contemplaciones, doctrina y disciplina para salvar a occidente y su cultura “natural” cristiana contra viento y marea, y catecismo como teología general. Seguramente, ya no existe este peligro, pero la aparición de tanto conservadurismo político por doquier y la noción de que nos va mal en la Iglesia por condescender con “el tiempo y el mundo social moderno”, hace a muchos temer lo peor.

    Y por fin, ¡qué diantre!, porque nos gusta correr pocos riesgos, y a los más jóvenes entre nosotros menos aún; los mayores decimos estas cosas y los jóvenes, generalizando, nos dicen que vale, pero que felizmente nos quedan unos telediarios, y que esta condescendencia y los pobres sociales (¡política!, horror) con el mundo se va a terminar. Dándole amor, pero con doctrina segura y fija, y pobreza espiritual. No quiero caricaturizar algo serio. Vale.

    Podría profundizar más, pero te cansaré y debo marchar. Saludos.

    • Carmen

      Y ahora quién es el ingenuo? Dihaselo a Vox y al PP. A lo mejor no se han enterado. Dígalo usted en todas las universidades privadas de la iglesia. Dígalo usted a los quicos, que crecen como setas. Dígalo usted al Opus Dei, que algo queda.
      Dígalo usted todos los sitios guay de enseñanza. A lo mejor tampoco se han enterado.
      La derecha acecha en Europa y en España. No le puedo citar a nadie en concreto, sencillamente leo periódicos y veo la oposición brutal a este gobierno que va a hacer. Tómelo como una profecía.
      Es usted un ingenuo, dicho esto con todos mis respetos. Tb yo lo soy. Por eso reconozco a un igual. Espero que sea un ingenuo. Ya no me fío de nadie.

      • José Ignacio Calleja

        No sé si pillo bien la respuesta; pero es igual, la respeto a fondo pero no la comparto. Sal de Murcia, sal de ese submundo tardocatólico que conoces mejor que yo, Carmen, pero que no pesa ni la mitad de lo que dices; de verdad, hay más mundo en España y Europa, América y Asía. (Menos en África, todavía). No creo en lo que dices Carmen, sobrevaloras el poder católico por “católico” en España y los países del Norte. No lo creo, un espantajo casi siempre para tapar la vergüenzas de los poderosos; poderosos por otros motivos más tangibles y medibles; el catolicismo conservador no pasa de ser un producto poco consistente del poder. De todos modos, me sigue pareciendo digno de denuncia y desvelamiento lo que dices del catolicismo abusivo e invasivo. Si es lo que dices, valga por tres la denuncia. No seré yo quién te lo reproche. Saludos cordiales.

      • Carmen

        Dios le oiga.
        Pero es así. Así lo pienso. Así lo veo.
        Por lo menos lo he dicho
        Me quedo tranquila. No puedo hacer más.
        Tampoco puedo decir nada más respecto de mi idea de la iglesia. Ni tampoco acerca de lo que pienso acerca de dios.
        Me he colado por las buenas en los artículos de Arregi y del Señor Revuelta. Arregi nunca contesta y el señor Revuelta , pues casi nunca en los suyos. Espero que sean pacientes conmigo. Y si les ha molestado, sorry.
        No tengo sitio. Voy de por libre , entre otras cosas porque no me va el autoengaño. Hace años que me dije: nunca más.
        No pienso así porque sea de Murcia, me da risa que lo piense. No me molesta, los murcianos tenemos correa y estamos acostumbrados, pues eso,a ser de Murcia.
        Sabe qué nos pasa a los murcianos? Que tenemos mucha sangre árabe, nos gusta el ruido del agua, las zonas con sombra y al mirar las estrellas ,pensar.
        El cielo es igual para todo aquel que lo sabe mirar y está en el mismo hemisferio, claro.

        La iglesia católica es lo más retrógrado del mundo mundial. Pero le hace un papelón a la derecha que no vea. Y no crea que solamente en Murcia ha sacado escaños Vox. No damos para 52 diputados.

        Usted piensa que estoy en un error. Y ojalá fuese cierto. Pero no. Toda Europa está sufriendo una especie de retroceso en derechos ya conquistados. Eso trae mucho malestar, las cosas se complican y surge , pues lo que está surgiendo. Y ese es el signo político de la iglesia católica romana. Lo lleva en sus genes. Las cosas hay que hacerlas como dios manda. Y, en fin, en España ya no veas, ni oigas a los obispos, que creo que son jefes católicos.
        En fin.
        Esto es lo que hay. Ya no sé hacer más. Pero que aquí en Atrio se considere que soy una especie de indocumentada anticlerical, no lo convierte en algo cierto.
        Sencillamente, pienso. No vea la de problemas que trae eso.
        Gracias por contestar y mucha suerte.

  • mª pilar

    Querida Carmen:

     

    Pides que se hable sin miedos; pues aqui estoy:

     

    ¡No tengo miedo! Soy responsable de lo que creo, digo, y hago; y cada día estoy más segura, de que no hay otra cosa que:

     

    ¡Decidir lo que es importante para cada persona, y para mí es:

     

    Haber abandonado todos los ritos, todos, y sobre todo: “La magia que esconden ellos; las medias verdades, las afirmaciones sobre lo divino ¿Que es lo divino, que es Dios?

     

    Yo siento una fuerza interior que no se explicar, y siento que me va despejando el panorama ante lo que voy descubriendo paso a paso; y voy asumiendo.

    No renuncio a mi vida anterior, porque ella es parte importante de mi ser todo.

    Me retiro de lo que para mí, no tiene fundamento alguno; que lo diga la iglesia… ya no me asusta ni me impresiona ¿sabes por qué?

    Descubrir las medias verdades, las trampas para seguir con el “negocio”, la superioridad de los clérigos (no todos) porque he conocido a muy buenos, que nada tienen que ver con la iglesia poder. Y además, han pagado un alto precio por intentar vivir como Jesús vivió y proclamó.

    Lo que más me duele es: el lenguaje que se utiliza, para tener a las personas atadas y bien atadas…¿te suena?

    La iglesia poder, se quedará solamente con los poderosos de este mundo, porque ellos tampoco creen, pero necesitan tapar todos sus “tejemanejes” que se llevan entre manos para salir airosos, y eso lo reciben a manos llenas de la iglesia poder.

    Deben sentir mucho miedo al final de sus vidas para vivir así ¿qué creen que sucederá?

    Sencillamente, lo que hayas hecho en esta vida de aquí abajo, será lo que de verdad tengas al final, no hay más.

    Y por mucho que las iglesias proclamen, no hay nada que de verdad sepamos ¡¡¡nadie!!!

    ¿Qué es lo divino?

    ¡Nadie lo sabe!

    Pero parece ser, que algunas personas necesitan de esas tretas ¿por miedo? no lo sé, no puedo explicarlo.

    Estoy tranquila, opté por el Proyecto de Vida que Jesús proclamó desde muy niña, y he ido cambiado mi manera de mirar y ver, precisamente mirando con mucha atención lo que va sucediendo a mi alrededor, y voy tomando el camino que para ¡mí! es el más correcto.

    Estoy ya preparada para mí llegada a la meta, en paz y sin ataduras ni falsas promesas, soy lo que soy…por cierto no gran cosa…pero he caminado de manera entregada:

    ¿Que he cometido errores? ¡pues claro! pero puedo decir con sencillez, que no supe en cada momento ¡hacerlo mejor! Lo que he podido arreglar lo he arreglado, lo que ya no tiene remedio, asumo mi error y adelante.

    Procuro no leer, aquello que nada me dice, porque me parece un sin sentido; y comparto aquello que sí me dice y me comunica vida.

    Mejor nos iría a este dolorido mundo, dejar a las divinidades en paz; porque por mucho que oremos, no pueden tomar partido, porque entonces:

    ¡¡¡Sería injustos!!!

    Una parte de este mundo lo posee todo…mientras la mayoría carece de lo más indispensable..;

    ¿Dónde están las divinidades?

    Porque no son ellas las que tienen que remediarlo, sino:

    ¡¡¡Las personas que habitamos este mundo!!!

    Ya podemos rezar y rezar… que si no somos personas justas ¡en todo cuanto hacemos! o lo procuramos; este mundo no se arreglará; y si la mayoría lo quisiéramos, quizá no todo el mundo estaría mejor, pero sí, allá donde se tomen esas decisiones de paz y justicia.

    ¡Difícil tarea… cuando es el capital y las personas apegadas a él, las que llevan el timón de este fastuoso barco!

    Un abrazo entrañable.

  • ana rodrigo

    Como el diálogo entre Carmen y yo queda muy abajo, voy a escribir aquí.

    Comienzo con un fragmento que escribe Antonio D. en este post: “También hoy muchos creyentes oramos, esperamos y nos comprometemos para que tengamos un futuro con más libertad, igualdad, justicia y paz. Y en esta víspera de la “gran votación” en el parlamento español, sintonizamos con los sentimientos de los primeros cristianos, aquellos que precedieron al matrimonio (o concubinato) entre Iglesia e Imperio romano, cuando eran llamados ateos y tenían que escribir en clave simbólica para comunicarse en la clandestinidad. Eso es, según una fundada interpretación, el sentido del libro del Apocalipsis. Allí se dice: “El dragón se quedó delante de la mujer que iba a dar a luz, para devorar a su hijo cuando naciera”.

    Y así es, existe la Iglesia Institución, la oficial jerárquica que sigue sus cánones, junto a la iglesia, como diría el Concilio V.II, la del el Pueblo de Dios. Y, como se dice en el evangelio, el Espíritu sopla a donde quiere y como quiere, y en mi ya larga vida, aunque minúscula en relación con los veinte siglos de la Iglesia, he visto unos cambios inmensos, aunque la jerarquía no los acepte, pero todo llegará, algo se mueve. Desde la condena de la teología de la Liberación de Juan Pablo II a que ya, desde muchos jerarcas, empezando por Francisco, hablen en clave de teología de liberación, indica que no todo está perdido.

    Como he dicho en varias ocasiones, yo llevo asistiendo al Congreso de teología de Juan XXIII 35 años, al principio lo hacíamos en locales de una congregación religiosa, y desde hace muchísimos años. se celebra en el salón de Comisiones Obreras, y, salvo en una ocasión que asistió, creo, que el obispo Suquía, nunca más se ha visto un obispo por allí, y te aseguro que la libertad de los no pocos teólogos y teólogas, es total.

    Por otra parte, en Andalucía, una vez al año, desde hace 40 años, celebramos un fin de semana de teología y otro año de encuentro de Comunidades de Andalucía a donde acuden de los más diversos sitios de España (Valladolid, Valencia, Barcelona, etc.), y la libertad es total.

    Y, finalmente, a J.M. Castillo que, entre el obispo de entonces (creo que era Cañizares) y el Vaticano, lo echaron de la facultad de teología, lo vigilaban, le hicieron la vida imposible, hasta que se secularizó para poder escribir y hablar con libertad. Hoy el Papa Francisco lee sus libros, lo ha llamado por teléfono en varias ocasiones, le ha escrito de su puño y letra en una ocasión y lo ha recibido en el Vaticano. Quiero decir con esto, que si el Papa no hace más es porque no puede, pero poquito a poquito, con paciencia y sacrificios de toda índole de los teólogos, se va avanzando.

    Así que vamos pa lante, sin desanimarnos. Son granitos de mostaza mínimos, pero que ya darán sus frutos. Esperanza activa.

    • Carmen

      Ana. Sé quién es Castillo. Tenemos conocidos comunes. Quizás no sepas que mis monjas y los jesuitas están muy unidos. Bueno, todo lo unidos que las dejan. Sé quién es, lo que escribía y lo que escribe. El tiene unos vídeos superinteresantes. Habla de él mismo. Me encanta ese señor.
      También se de otros y hasta ahí voy a llegar.
      Pero estoy convencida de que, al igual que todas las sociedades en este siglo, la iglesia sufre un retroceso brutal. Brutal. El papa actual ha acabado con toda voz discrepante, porque automáticamente esa voz se le hace pertenecer al grupo super ortodoxo. Una jugada maestra.
      Pero no es cierto.
      Pero bueno, da igual.
      Tú piensas lo que piensas y yo que son unos cobardes. Y no precisamente hablo de castillo. Ese señor es un convencido papista. Quien lo iba a decir.
      He hecho todo lo que he sabido y podido, que ha sido muy poco, pero me sucede lo que a Pilar. Estoy en paz.
      No te olvides que he sido profesora en un colegio de monjas. Se de la influencia de la iglesia en la educación. Se muchas cosas. He hablado con todo aquel y aquella que ha tenido a bien abrir mis correos. No te voy a contar mi vida. No te interesa ni quiero.
      Pero la iglesia sufre un retroceso brutal. Pero brutal. Nadie osa decir nada del Papa actual. Nada. Unos por unas Cosas y otros por otra.
      Y sabes qué? Qué hasta aquí.
      Pero nadie me va a quitar de la cabeza que nuestros teólogo Españoles son unos cobardes.

      Y eso es lo que pienso.
      Mucha suerte. Eres una buena persona, quizás no lo sea tanto, pero te aseguro que estoy en paz.

  • Que los dirigentes eclesiásticos concoquen actos de culto u oración orientados ideológicamente hacia la derecha militante es bastante cuestionable, pero creo que los cristianos progresistas tenemos cierta culpa en el protagonismo del cristianismo conservador porque, si bien denunciamos, cuestionamos y manifestamos nuestra repulsa, esos no dejan de ser comportamientos reactivos que asumen el protagonismo eclesial de los conservadores. Desde los movimientos cristianos progresistas tendemos a asumir dinnamicas especulativas absteniéndonos en materia de culto y adoración.

    Considero que los cristianos progresistas debemos ir más allá de la crítica y asumir responsabilidades como cristianos activos organizando, como hacen los cristianos conservadores, actos de culto y oración colectiva en línea con nuestra forma progresista de vivir la fe, pasando de la actitud especulativa a la activa. Nada nos impide organizar:

    – Oraciones colectivas por el planeta.
    – Oficios de acción de gracias por la formación de un gobierno de coalición progresista.
    – Oraciones colectivas pidiendo a nuestro Señor que proteja e inspire a nuestros gobernantes.
    – Oraciones por los inmigrantes ahogados en el Mediterraneo.
    – Etc.

    Y todo esto con cura o sin cura, que una oración colectiva o cierto tipo de oficios los puede celebrar un laico sin ningún problema. Es ese sentido vease:

    https://www.liturgiadelashoras.info/hoy/rezar-laudes.html

    https://episcopalchurch.org/files/ellibrodeoracioncomun_0

  • Román Díaz Ayala

    Esta es mi acotación al comentario de José Ignacio Calleja que ha quedado mucho más abajo y por arriba del mismo se han abierto muy diversas líneas de diálogo con temas muy interesantes  y muy plurales, así como son muchas las personas que vienen interviniendo.

    José Ignacio: yo me limité a referir lo que, aunque sólo parcialmente, es elemento y base de la doctrina del sacerdocio católico, aunque en ello no se agotan las referencias escriturísticas. Vaya por delante que me expresé así con Santiago porque ambos estamos en la complicidad de lo mismo. ¿Qué es la oficialidad? Bien, vale, lo acepto y lo comparto.

    Entonces, ¿cómo hemos llegado hasta aquí, cuando aquí se habla y se discute de cosas bien distinta? Por ejemplo, y para no referirme a lo expresado por otros comentarios que complicaría más la cosa, me trataré de ceñir a las distintas valoraciones que encierran la concatenación de tus preguntas que todas apuntan a lo mismo.

    Estamos inmersos en un pluralismo teológico y cada isla teológica ( leáse si se quiere escuela teológica) tiene sus endemismos propios. Hay una tendencia cada ve más creciente de hacer una clara distinción entre el Jesús histórico y el Jesús de la fe. Ya lo decía David Flusse (creo que es así su nombre, escribo de memoria) en su cátedra de la Universidad de Tel Aviv a propósito de las teologías cristianas.

    Lo anterior, que parece tan sólo  un mero posicionamiento de escuela, esconde la tragedia, yo lo veo así como creyente, que se le ha despojado a la Sagrada Escritura de todo su valor pneumático, como obra del Espíritu (“Yo os enviaré otro consolador que estará con vosotros siempre”) No se está despojando a Saulo de Saulo, el rabí fariseo converso, de toda autoridad legitimadora de predicarnos la Doctrina de la Salvación, con el argumento o la acusación, según se vea, de haber construido la Religión Cristiana, sino que se está despojando al mensaje ( el Kerigma dirá Santiago)  de su virtualidad sobrenatural, el poder o la fuerza sobrenatural que viene de arriba, que nos transforma, y que es iniciativa del Espíritu Santo.

    Provengo de un diálogo intenso con el protestantismo evangélico, no por razones académicas, sino a nivel de comunidades en mi trayectoria de vida. Entiendo pefectamente, eso creo, que si se discute sobre el sacerdocio ministerial o el sacerdocio común de los fieles, y sobre las doctrinas sacramentales en general, sobre la Tradición o sobre la evolución dogmática y la apelación a las fuentes, lo que se pone en común es la fe y Las Escrituras como base y fundamento.

    Pues entonces, lo que se está exigiendo aquí y ahora dentro de Atrio y fuera de Atrio (este foro sólo es un exponente) es poner en contraste las creencias cristianas con las a su vez creencias del Mundo Moderno.

    Cuando se prescinde de la naturaleza de “la gracia” (don de Dios) la materia queda reducida a una simple cuestión de creencias. Las  creencias tambien forman teologías, o disciplinas científicas.

    El tema da para largo, pero ésto sólo es comentario, no debemos excedernos, pero estamos en punto cercano a convertirnos en una escuela teológica más cuando ya se nos sugiere quién podría ser nuestro gurú.

     

     

  • oscar varela

    Hola!
    Alguito sobre el SACERDOCIO (e.d.: y el TEMPLO)
    ——————–
     
    1- Los textos de Hechos, Cartas y Apocalipsis confirman de manera inequívoca
    – que los seguidores optaron por despegarse de la telaraña litúrgica, de la maraña de leyes religiosas y del polo de atracción del templo. Un ejemplo claro lo encontramos en el uso de la terminología relacionada con el culto.  
     
    – En griego clásico el término leitourgía (liturgia), derivado de léitos (‘del pueblo’, ‘público’) y érgon (‘acto’, ‘acción’, ‘hecho’), significa: ‘obra pública’, ‘función pública’. El término aparece aplicado a cuestiones de culto en la versión de los LXX.
     
    – Cuando en el NT encontramos términos propios de la liturgia relacionados con judíos o gentiles aluden siempre a actividades específicas del culto (Lc 1,23; Hech 14,13; Rom 9,4; Heb 11,4). Aplicados a los cristianos, esos términos litúrgicos pierden su sentido ritual y designan acciones directamente relacionadas con la propia existencia. Se da culto a Dios proclamando la Buena Noticia:
    “Bien sabe Dios, a quien doy culto con toda mi alma proclamando la Buena Noticia de su Hijo” (Rom 1,9).
     
    2- El culto comporta la vida entera, no, momentos de acciones rituales
    “Por ese cariño de Dios os exhorto, hermanos, a que ofrezcáis vuestra propia existencia como sacrificio vivo, consagrado, agradable a Dios, como vuestro culto auténtico” (Rom 12,1).
     
    3- El culto a Dios se manifiesta en la ayuda y solidaridad
    “Este es mi recibo por todo: tengo de sobra he quedado bien provisto al recibir lo que me mandáis con Epafrodito: es un incienso perfumado, un sacrificio aceptable que agrada a Dios”  (Filp 4,18).
     
    4- Evangelios, Hechos, Cartas y Apocalipsis revelan que
    – durante decenios se realizó un esfuerzo educativo colosal para fijar con claridad las claves del proyecto. Los evangelios son clara prueba del intento por dar prioridad al mensaje de Jesús y dejar a un lado detalles históricos poco relevantes para su comprensión. No trataron de documentar a los integrantes de las primeras comunidades sobre detalles históricos relacionados con aquel a quien tenían por único Maestro, sino de hacerles ver la exclusiva grandeza, validez y eficacia para la vida de su enseñanza.
     
    – El grueso del trabajo escrito en el NT deja entrever que en las primeras comunidades no iba todo miel sobre hojuelas. El uso en ocasiones de términos de carácter litúrgico aplicados a la vida ordinaria son marcados indicios de huecos necesitados de relleno y engranajes reclamando lubricación. Nada de extraño. Los recuerdos de la Ley, del Templo, de los ritos y fiestas debieron sacar a flote la nostalgia de los seguidores de procedencia judía. El ceremonial del Templo resultaba difícil de olvidar. Su riqueza ornamental y la ostentación de los utensilios de oro deslumbraban. Cómo hundir en el olvido el olor a incienso mezclado con el de los holocaustos, la solemnidad del culto, las procesiones, las oraciones del pueblo, los cantos, la música, las bendiciones, el estridente sonar de las trompetas, las aclamaciones y, de forma especial, la parafernalia, y el relumbrón de las acciones sacerdotales en las grandes festividades en las que todo el pueblo se movilizaba.
     
    – Todos esos recuerdos hibernaban aletargados en galerías recónditas de la memoria y despertaban en ocasiones evocando el abrigadero de la religión. Tales alardes de suntuosidad  brillaban por su ausencia en las primeras comunidades. No había templo, ni sacrificios y holocaustos, ni culto, ni sacerdotes. ¿Un valor o una laguna?
    (Autor “re-conocido” en atrio-org)

    • ana rodrigo

      Hoy estoy un poco torpe, o me falla la memoria, en las identificaciones de quienes escriben; pido perdón.
      Oscar, ¿Quién es el “autor re-conocido en atrio.org”. No me arriesgo, por no meter la pata, pero ha gustado mucho. Un abrazo.

      • oscar varela

        Salvador Santos Pacheco,
        ante un pedido que le hube hecho hace tiempo
        acerca del SACERDOCIO.
        Esto es solo un 10% de lo enviado

      • ana rodrigo

        Gracias, Oscar, lo intuía, pero no estaba segura. Quizá no lo leí en su momento.

    • mª pilar

      Gracias Oscar:

      Solo hay que leer con sentido común lo dicho por Jesús el Galileo.

      No quería saber nada del templo, porque era algo contrario a lo deseado por su Abba… esa fuerza interior … que Él, sentía como a un Padre.

      Y no digamos los enfrentamientos con los sacerdotes, y con sus leyes, que acogotaban al pueblo, mientras ellos vivían como reyes… de este mundo … cuantas veces se enfrentó a ellos y los puso en ridículo, acusándolos por su comportamiento.

      ¡Vamos lo mismito que ahora!

      Pero el negocio de los templos … antiguos y modernos … se caería por sí solo.

      ¿Cómo va a gustar un Hombre, que se preocupa de las personas que sufren los desatinos de los poderosos?

      “Que difícil es, que un rico…entre en el reinado de los cielos… pero estas “cosas” las olvidan los “divinizadores” de la:

      ¡Buena Noticia!

      Así cada cual, se hace un “dios” a su imagen y semejanza; y será tarde, cuando quieran caer en la cuenta, de la profundidad y valor, para hacerla ¡Vida! cada cual en la suya propia.

      Es más fácil seguir a los ritualistas, a las “divinidades”, que nadie sabe de dónde vienen y a dónde van; y se han creado un cirlo, también a su imagen y semejanza; que hacer posible el Mensaje que dejó en nuestras manos; porque seguirlo, requiere valentía y renuncia al poder y a las riquezas… solo para mí …sin querer ver, el dolor que eso causa en las otras personas de nuestro entorno.

      ¡Ciegos…que guían a otro ciegos!

      Más claro… ¡Imposible!

      Y ya sabemos como terminó:

      ¡Lo mataron! porque les ponía su autoridad por los suelos.

    • Carmen

      Pues para Pablo seguramente una laguna. Era judío convencido y se le apareció el Mesías en persona y claro, pues dedicó su vida a construir una religión a partir de su conocimiento del auténtico Mesías. A su modo y manera. Sabía cómo llegar a la gente. De hecho aún hoy me emociona el ver a mi virgen de la Fuensanta. Es algo atávico que se decía antes y ahora arquetipos. Lo llevamos en el alma. Y el alma es la que nos manipulan.
      Pero a Jesús que lo registren. Nada tiene que ver con eso.
      De hecho, hablando con este autor de reconocido prestigio que dices, creo que está convencido de que eso del sacerdocio, en fin. El sabrá.

      Pablo, por lo visto, al final entendió. No se de cuando es esta carta, la de a los romanos, pero ya se le nota como un ligero cambio.
      Este señor no entendió de qué iba Jesús de Galilea. Se lo imaginó a su modo y manera y construyó toda una religión. Venció a Pedro de todas, todas.
      Es una cabeza impresionante. A mí me asusta. Es un estratega brillante. Me asusta.
      Pero lo que no entiendo es cómo todos los que decís que el clericalismo es tremendo , no digáis lo mismo de la figura del Papa. Mucho cuidado, digo de la figura, no del señor Berglolio o como se escriba. Allá él. La persona no importa.
      No os entiendo.
      Manejáis un doble lenguaje descorazonador. Porque no hay esperanza. Habéis acabado con ella. Porque si la esperanza depende del señor que gane el papado en la votación, no hay esperanza.
      En fin.

      • mª pilar

        Querida Carmen:

        ¡No venció a Pedro!
        Pedro cuando cayó en la cuenta, se retiró al lado de los que ¡comprendieron! y guardó un silencio … sonoro … habló cuando debía hablar, y nunca estuvo al lado de los que se inventaron… ¡Otra manera de dar la Noticia!

        A Pedro, le costó caer en la cuenta, pero Jesús, nunca lo abandonó, y Pedro, según descubría la profundidad de su lenguaje, lo fue haciendo ¡Vida!

        Personalmente, nunca me ha gustado Pablo, precisamente, porque se tomo las cosas a la tremenda… como hizo cuando perseguía La Buena Noticia…
        Un abrazo entrañable Carmen, no pienses tanto…deja que te embargue su Palabra… ama y haz lo que creas bueno contigo y con las demás personas.

    • Carmen

      Pilar.
      Te prometo que la iglesia me da exactamente igual. Mi país no, entre otras cosas porque están mis hijos y mis nietos. Y la iglesia tiene una influencia enorrrrrme aquí. La derecha, ya casi ultraderecha toda ella, se alía con la iglesia, salvo algún rifirrafe por lo de Franco. Y eso sí me importa.
      Me asusto cuando leo las cosas que dicen los obispos, pero me aterroriza el silencio del Vaticano. Del Papa. No puede decir nada? Por favor.
      Porque Jesús me gusta. El mío. La iglesia para mí es hablar por hablar. Bastante me importa a mí lo que diga. Me encanta discutir.
      Pero la iglesia tiene una influencia en la política española importante.
      Así lo veo. Sorry.
      Un abrazo.

      • Asun Poudereux

        Nada nuevo, Carmen, y como disponen conjuntamente de muchísimos más medios y recursos para influir, van a dar el do de pecho en usarlos y desgastar al máximo la convivencia, el respeto, la formación y educación en el discernimiento y no en la confrontación y enfrentamiento. La libertad en el pensamiento y actuación temo que se vea mermada, al rechazar sin más las cosmovisiones que no se atengan a sus “verdades universales”.

        Déjate llevar, querida Carmen. No eres la excepción. Besos.

      • José Ignacio Calleja

        No quería meterme, Carmen, en este enredo. Me muevo más cómodo en filosofía moral (ética) que en teología, y en teología fundamental, en el comienzo de ella, (el método y los fundamentos como saber propio) que en teología dogmática o teológica del credo, cómo, qué y por qué. Si me permites, comentaré una impresión menor sobre lo que dices. Creo que la Iglesia tiene menos poder del que tú dices; al menos en mi tierra, mucho menos; felizmente, menos. Y creo que sí tienen algún poder, bastante poder, sectores católicos conservadores de la judicatura, la enseñanza privada y la política conservadora. Mucho menos en la economía. Y sobre el Papa, sueles decir que se le protege demasiado, y es verdad, con dos salvedades que si quieres consideras. Un Papa no interviene en la Iglesia de un país concreto de manera directa, sino a través de los Nuncios; así viene de siglos, y necesita varios años, mínimo diez, para ir cambiando al nuncio del lugar, obispos, cardenales… y a su lado, superiores generales de congregaciones religiosas… y así desciende como la miel en un bocadillo y llega a las manos casi al terminar la merienda. Algo así. Y por qué no es de otro modo. Pues así venimos funcionando, para bien y para mal, y los cambios son lentísimos; una intervención directa de Francisco en la Iglesia en España, sonaría a intromisión indebida e impropia de su cargo. Yo lo podría explicar mejor en derecho, eclesiología y práctica histórica, pero no es necesario. La Iglesia funciona como el funcionariado de un Estado, es muy difícil y lento un cambio de “mandos intermedios”, muy lento.

    • Asun Poudereux

      Esto que nos compartes, Oscar, merece tratarse en Atrio en diferentes entradas y al ser un diez por ciento del trabajo y estudio de Salvador Santos, bien podrían ser hasta diez entregas, con el fin de no ser demasiado largas y profundizar con detalle y reflexión. Gracias por todo. Un abrazo.

  • Santiago

    Traté de corregir el error de “padaría” por “pasaría” en el último párrafo pero el ordenador me ganó la partida al fin. Vale. SH

  • Santiago

    Gracias amigos en la fe. Os agradezco muy de veras vuestros comentarios dado que necesitamos, hoy más que nunca testimonios e interés para poner de relieve a la Iglesia Catolica, como pueblo  de  Dios, relevante aún hoy en una sociedad que trata de anularla. Agonizante en Europa pero renovada y renaciente en muchas partes del continente americano y africano. Una Iglesia que debe ser y ES luz puesto que Cristo ES  luz del mundo. La que vino a iluminarnos en este tortuoso camino de la FE.

    NO le hacía falta a Jesús el sacerdocio “levítico”. El ES en si el sacerdote de la Nueva Alianza. El transformó el antiguo sacerdocio en el “novus ordo”…Cristo inauguró esta forma formal y directa de adoración y sacrificio. Ya no iba a ser necesario la matanza de animales en el Templo como ofrenda por el mal del pecado. El iba a ser el sacerdote “que ofrece” y “se ofrece”. Se ofrece como rescate puesto que Su cuerpo “es entregado” y Su  s a n g r e  “es derramada” cabalmente para que nuestra salvación NO fuera una posibilidad remota sino una realidad próxima para TODOS. Jesus murió por todos. Su sacerdocio es intrínseco al sacrificio  de  la Cruz. No es un sacerdocio heredado sino definido por Su pasión y muerte sacratísima.

    Como dice Ana debemos mantener “el pensamiento original de Jesús” y este es Su legado, lo que quiso dejarnos: El mismo,que está vivo en la Eucaristía centro de todos los  s a c r a m e n t o s. Como el amor es la esencia  de  Dios, la Eucaristía es la esencia de Su mensaje que es amor a Dios y a los demás. Por eso la Iglesia es visible y fuente de gracia a través del ministerio que nos fue transmitido por los Apóstoles. Y con Juan XXIII debemos “desempolvar” lo que quedó empolvado en la Iglesia a través de los siglos que deformó el contenido esencial De la Iglesia. Pero desempolvar NO es destruir sino “hacer brillar” otra vez “a la Iglesia de Cristo en su contexto original que es evangélico y sacramental.

    De acuerdo contigo Román que tenemos que restaurar la verdadera fe en el Cristo del Evangelio, no en las reconstrucciones de un Cristo sin Su naturaleza divina. Entonces Jesús sería irrelevante a la fe católica. No padaría de ser un filántropo “santo”  al estilo Gandhi, pero entonces la figura de Jesús se esfumaría. Solo el Cristo del Evangelio puede aparecer como la Verdad Eterna. Solo El nos habla con “palabras de vida eterna” aún en nuestro siglo XXI. Todavía El puedes preguntarnos “¿Crees en el Hijo del Hombre que es a su vez el Hijo  de  Dios”?

    Os deseo un feliz 2020 con paz y alegría.

    Saludos cordiales

    Santiago Hernández

    • ana rodrigo

      Querido Santiago, en tu último comentario estamos de acuerdo en cosas fundamentales, si bien discrepo contigo en alguna cosa, entre otras el que Jesús nos salvara con su muerte y nos librase del pecado para calmar la ira de Dios.

      Yo pienso, al igual que much@as teólog@s que con la interpretación que se hizo a posteriori de los hechos históricos de la muerte de Jesús, se hizo teología conforme al contexto religioso en el que vivían quienes la hicieron. En primer lugar, Dios no es un hombre eternamente irritado y ofendido y vengativo, nada más y nada menos que sacrificando a un hijo. En segundo lugar, los seres humanos no nacemos con pecado alguno, y a esta conclusión ya llegaron hace siglos los que inventaron el limbo. En tercer lugar, no quitó el pecado del mundo, como se reza en la Eucaristía, porque el pecado depende de nosotr@s y ahí sigue, si es que lo queremos llamar pecado. Y finalmente, a Jesús lo mataron, primero porque afeaba al poder, su hipocresía y su ambición, que tenían los sumos sacerdotes, y a estos sí que los irritó, y fueron los que consiguieron que los romanos lo mataran, por eso lo mataron, por hacer el bien y ponerse de parte de los más vulnerables. Creo que hay más razones, pero lo dejo aquí.

      Volviendo al contexto, la teología que se hizo entonces, imitó lo que desde siempre, no sólo en el judaísmo, se hacía, que era el sacrificar animales e incluso niños, para calmar la ira de los dioses. Lo que ocurría en Jerusalén, es que esta costumbre o creencia, los sacerdotes lo convirtieron en un gran negocio, aprovechándose de la buena fe de la gente sencilla y hasta pobre, mientras no se ocupaban de estos últimos. La teología posterior le ha dado más importancia a la muerte de Jesús que a su vida, por eso, la teología ha ido por un camino retórico y especulativo, y l@s cristian@s, han ido por otro alejado de la sustancia del proyecto humano de Jesús. Especialmente cuando el centro litúrgico del cristianismo, la Eucaristía la llaman sacrificio.

      En la Eucaristía celebramos el memorial de su vida, y cuando Jesús dice “este es mi cuerpo y esta es mi sangre”, quiere decir éste soy yo a través de mi vida partida y compartida y de mi muerte, entregando lo que soy como persona (el cuerpo es lo que nos da el estatus de persona) y la sangre, en alusión a la nueva alianza, cambiada por la Buena Nueva que él trajo a través de sus actos y de su mensaje. Pero no hay nada que nos indique que haya transustanciación, ni que su muerte sea el centro de nuestra teología y nuestra atención, por muchas lágrimas que se derramen en semana santa.

      • Santiago

        Muchas gracias por tu comentario, tu interés y el aprecio que demuestras en el diálogo…La interpretación que se hizo “a posteriori” de la vida de Cristo no impide la veracidad y la concordancia esencial de las fuentes neotestamentarias…La teología del siglo I es la que mas se acerca a la verdad de Cristo puesto que nació de los hechos recientes…La primera teología fue viva…fue la predicación oral apostólica…Los documentos de la época recogen el eco de esta predicación oral…La vida de Jesús fué pública…y los testigos de los “hechos” de Jesús vivían cuando la catequesis se puso “por escrito”…Tanto los Apóstoles como los Evangelistas fueron confesores-mártires de la FE vivida por ellos totalmente…Lázaro, resucitado por Jesús de Nazaret, predicó en Chipre y consta que fue obispo de Marsella, Francia y murió allí en 44 AD..Mientras Pedro fue crucificado, y Pablo fue decapitado en Roma donde se encuentran sus reliquias, Tomás el Apóstol fue apuñalado por sacerdotes brahmanes hinduístas el 3 de Julio del 72 AD..

        Los Evangelios no son literatura barata para convencer a ilusos…Nadie crea un falso héroe y una religión contra-cultural y después muere por su falso héroe y por la “locura” que proclamaba de viva voz…Los que predicaron y escribieron estaban diciendo la verdad. En la “diversidad” de la visión accidental evangélica está la clave de que no existió un complot o una conspiración perfecta para fabricar la verdad…La doctrina del Maestro se predicaba primero en las sinagogas y después en las casas de las primeras comunidades cristianas…Las Memorias de los Apóstoles se consideraban “sagradas” y se leían en las reuniones litúrgicas como relatan las primeras fuentes cristianas y los testimonios de loas mártires…Todos estos mártires predicadores coinciden en que Jesús de Nazaret predicó una doctrina de salvación…Obviamente, Jesús fue rechazado por muchos. Sin embargo, muchos también creyeron que El era el verdadero Mesías…el que “quita el pecado del mundo”…

        La interpretación errónea es creer que el Hijo de Dios clamaba alguna venganza al encarnarse en el seno de María, Su madre…En el amor sumo, que Dios nos muestra al crearnos, sólo existe una Voluntad libre…Por tanto, al venir a nosotros, Jesús lo hizo VOLUNTARIAMENTE para salvarnos del mal, para que no nos precipitáramos mas en el abismo del pecado, que actualmente nos está llevando a una auto-destrucción mundial del planeta tierra…¿Que nacemos sin tendencia al mal?…Que hablen los que están encadenados por espíritu del pecado, que hablen los narco-traficantes, los adictos que pululan por las calles de ciudades como S. Francisco y Los Ángeles, los suicidas, los traficantes de mujeres indefensas, los que venden los órganos de los niños, los que se matan para matar a los demás alrededor de ellos, los corruptores de menores dentro y fuera de la Iglesia de Jesucristo, los que asesinan a sus propios padres?…No quiero seguir porque yo mismo me espanto ante el mal en el mundo…¿De dónde viene todo eso en una naturaleza libre y en un espíritu racional que debe perfeccionarse en el bien, ya que tanto el bien como el mal existen, los estamos viendo diariamente?..Si, no hace falta teología para deducir que tenemos nacesidad de redención…

        Jesús es el único que puede quitar el pecado del mundo…Le quita el pecado y su pena a quien lo desea, no a quien NO quiere, y no quiere arrepentirse…También esto se encuentra en la doctrina de Cristo…que nos llama continuamente al arrepentimiento…”Se ha cumplido el tiempo y está cerca el Reino de Dios; arrepentíos y creed en el Evangelio” dice Jesús en Marcos 1:15…Marcos escribe en la década de los 40 y recoge la primera predicación apostólica…Los apóstoles predicaban la penitencia para el arrepentimiento pues no es posible el perdón del mal al que persiste en el…Es imposible en una criatura hecha libre, con entendimiento y voluntad como somos nosotros los humanos que somos responsables de nuestros actos buenos y de los malos…Tenemos pues que volver al Evangelio de Cristo..

        El principal argumento de Caifás fue que Jesucristo se hacía pasar por el “Hijo del Bendito”, el Hijo verdadero de Dios, no como nosotros que somos “hijos adoptados” de Dios…A Jesús la teocracia sanedrítica, deformada por las pasiones inordinadas de poder lo rechazó precisamente porque se proclamaba “igual al Padre”…Es esta la razón que presentaron a Pilato, el gobernador romano, ya que siendo colonia romana, los judíos no podían condenarle y ejecutarle a Jesús…Esto está muy claro en las fuentes originales…puesto que Israel era una “teocracia”..Su Ley era la ley de Moisés y según su ley, “Jesús debía morir”…No hay duda que Pilato cedió, sin poder comprender a aquellos fanáticos pervertidos que quería suprimir a Jesús que contradecía su corrupción de la Ley de Dios…

        La Iglesia siempre consideró la Eucaristía el centro de su espiritualidad…Jesús no solamente promete dar a comer Su cuerpo y a beber Su sangre porque “Mi Cuerpo es verdadera comida y mi Sangre es verdadera bebida” sino que antes de morir cumple la promesa e instituye este Sacramento…SE basa en la FE en Cristo y esta base es fidedigna y verdadera…El Evangelio habla de la fracción del pan, y también en el Nuevo Testamento…El testimonio de los Padres Apostólicos es unánime y va de acuerdo con toda la historia de la Iglesia Católica…

        Un saludo cordial..
        Santiago Hernández

      • ana rodrigo

        Querido Santiago, gracias por tu carácter dialógico y gracias por comentario. Como tocas casi todos los aspectos fundamentales de la teología, solamente voy a contestarte a alguna cosita.

        Las conclusiones a las que yo he llegado en estos temas, es el resultado de haber leído y comentado en mi comunidad a teólogos especializados (que he citado en varias ocasiones) entregados al estudio profundo desde una exégesis actual y que me han enseñado a discernir y, sobre todo, a abandonar la cantidad de creencias que ahora las veo absurdas y hasta nocivas.

        Dices que nadie da la vida o que nadie crea héroes falsos. Es una cuestión secundaria, pero sólo hay que mirar la historia para ver que ha sido todo lo contrario, y lo sigue siendo en los fanatismos religiosos actuales, que mueren y matan, igual que lo ha hecho el cristianismo con sus ejércitos, y sus cruzadas y sus guerras de religión, etc..

        Tú dices: “La doctrina del Maestro se predicaba primero en las sinagogas y después en las casas las primeras comunidades cristianas…” Yo he leído siempre, esto no es nuevo, que fue al revés; después de la muerte y la resurrección, los judeo-cristianos, al principio por miedo y después por ser minorías con todo el judaísmo enfrente, se reunían en casas, en las que las mujeres desarrollaban la coordinación y/o presidencia de la eucaristía.

        Preguntas “¿Qué nacemos con tendencia al mal?” y te contesto afirmativamente, y también con capacidad para el bien; lo que yo dije es que no nacemos con pecado, esto lo dijo San Agustín porque creía que el mismo acto sexual que nos engendra era malo de per se, y por eso nuestros padres y nuestras madres nos lo transmitía.

        Y, finalmente, San Pablo hizo sus escritos mucho antes que se redactaran los evangelios, en los años 40. Por tanto Pablo pudo hacer una teología más especulativa en relación a sus conocimientos del AT y de hecho, tuvo sus más y sus menos con Santiago en su viaje a Jerusalén. Los evangelios, según he leído, como te digo, en teólogos muy preparados, se escribieron a partir de los años 70; sí parece que el más antiguo fue el de Marcos, después de del Mateo y Lucas, sin olvidarnos de la fuente Q. El evangelio de Juan, es otra cosa. Los evangelios son relatos, envueltos en simbología, metáforas, parábolas, etc., pero menos especulativos que Pablo. Aparte que después de 70 años, no viviría ningún testigo ocular de los hechos que se relatan….., en aquel tiempo la esperanza de vida era muy corta.

        Mis conocimientos no provienen de un estudio oficial de Teología, sino de estudios personales continuados de información teológica. Pero no soy teóloga. Así que cualquiera puede corregirme, si me he equivocado. Lo que sí es cierto es que no tengo memoria de quien dice tal o cual cosa, y para documentarlo, tendría que volver a consultar toda la bibliografía que he leído, que es mucha.

      • Santiago

        Gracias a ti por tu paciencia e interés..Es claro que cada cual ha de seguir lo que le parece mejor, lo que parece más verídico..
        Yo creo que es mejor ir a las fuentes originales. La enseńanza oral De la Iglesia Primitiva, empezando por la de Jerusalén que quedó fijada en el kerygma o mensaje primario. Los Apóstoles fueron los depositarios de la doctrina, del pensamiento y de la vida de Cristo. Todos murieron en el siglo I, el último S juan a finales del I con la particularidad de que Juan fue el testigo ocular más importante como el mismo lo expresa en Su Evangelio y en su primera carta Apostólica Todos tuvieron discípulos entre ellos los evangelistas Lucas discipulo de Pedro y Pablo y Marcos amanuense y colaborador de Pedro. Y el historiador Quadratus nos dice que los testigos oculares que eran jóvenes a la muerte de Cristo vivieron hasta comienzos del siglo II

        Pablo fue considerado Apóstol porque participó del grupo de los Once. Doctor de la Ley judía, bautizado por Ananías. Hablaba y compartía con Cefas (Pedro) y con Santiago el menor, y participó en el Concilio de Jerusalén. No hay duda que su preparación teológica le ayudó a descifrar el Antiguo Testamento y como se reslizó totalmente en la Nueva Alianza que hizo Jesucristo “en su sangre”..Habla que “recibió” del Señor la doctrina de la Eucaristía por medio de los Apóstoles y nos transmite las palabras exactas de la institución de la Eucaristía (1 Cor 11, 23-26) y nos aconseja no recibir indignamente a Jesús eucarístico.

        No sólo tenemos todos estos testimonios “directos” esenciales de la vida de Cristo que son los Evangelios, sino los Hechos de los Apóstoles, muy interesante…y no sólo las Cartas de Pablo sino la Epístola a los Hebreos hecha por un discípulo o amanuense de Pablo..las cartas De Santiago el Menor, de Pedro, de Judas Tadeo, de Juan y el libro de la Revelación. Todos estos autores murieron como confesores-mártires por la misma FE en la vida Muerte y Resurrección de Cristo. Es un dato importante como que la prueba testifical tiene gran peso cuando se trata de probar un hecho. La unanimidad de los testigos muchas veces decide la suerte del acusado. Todo el mundo aprecia al testigo veraz.

        Por otra parte a los discípulos de Cristo les costó salir de la “sinagoga” puesto que “día por día”..post-Resurrección…los discípulos eran “asiduos en asistir unánimemente al Templo..y partiendo el pan en sus casas, tomaban el sustento con regocijo y sencillez de corazón. Y el Seńor iba diariamente agregando y reuniendo a los que se salvaban” (Hechos 3: 46-47). Después poco a poco se independizaron en pequeñas comunidades o iglesias.

        Cuando leo el Nuevo Testamento tengo la impresión intuitiva que estoy en presencia de algo auténtico y verdadero. Que dicen la verdad.

        Se que me he extendido demasiado. Espero mejorar la próxima vez.

        Un saludo cordial
        Santiago Hernández

    • Carmen

      Santiago. No se amilane. O todo es cierto o no lo es nada. Negar la transubstanciación y el que dios mandará a su hijo a redimirnos del pecado, ataca directamente a la aceptación de Jesús hijo de Dios. O lo es , o no lo es. Si lo es, lo es, y si no lo es,no lo es.
      Porque el si, pero no de un montonazo de mentes superclaras me enreda las neuronas. Fíjese, me da la sensación de que algunos de los grandes hablan, dicen cosas y a continuación callan. Pero no dicen todo lo que piensan. Por qué? Pues no todo el mundo es valiente. Y algunos sencillamente tratan de meter una semilla en tu cabeza para que seas tú mismo o misma la que llegue a una determinada conclusión. Pero a ellos que los registren. Nunca han dicho eso que tú dices ahora.
      Estilo que reconozco a la legua. Ja.

      O si
      O no.
      Usted es de sí.
      Yo de no.
      Pero si, pero no…no se vale.

      • ana rodrigo

        Me gustaría saber si, como se insinuó el otro día (desconozco si era una broma), en atrio hay dos Cármenes o una. Yo conozco a la murciana, ¿Hay otra?

      • Carmen

        No lo se.
        Si te refieres a mí otro yo, era yo.
        Estoy muy cansada de todo. Vivimos en un mundo de mentiras y de verdad solamente existen las verdades a medias, que son aún peores que las mentiras.
        Nos manejan a su antojo. Todos los guay nos manejan. Esa es mi percepción. Y de vez en cuando estallo y me río del mundo mundial. Porque es que ya no puedo más.
        Pero al igual que estoy luchando contra el tabaco, lucho contra escribir aquí. Conseguiré las dos cosas. Pero no sé cuándo.
        Pero lo consigo. Fijo.
        Sorry si te ha molestado algo. No va por ti. Va por todos los manipuladores del mundo mundial. Los hay a mantas.
        Por eso me gustan las posiciones definidas y las rectificaciones a esas posiciones a las claras. No soporto ni los dobles lenguajes ni el si pero no. Por no hablar de los ninguneadores profesionales. Todo es consecuencia de entender la realidad de una determinada manera. El creer que decir lo que piensas es un derecho fundamental humano. Sea quién sea tu interlocutor. Y eso se paga carísimo. Al menos eso te parece hasta que acabas riéndote de todo, de todos y en especial de ti misma.
        No creo que entiendas lo que digo, pero aguanta un poquito. Desapareceremos las dos. Mi otra yo y yo misma. Como aquella película de yo, yo mismo e Irene.
        Besos.

      • ana rodrigo

        Perdona, Carmen por mi confusión entre tu otro yo y tú, porque para mí, la Carmen que conozco, no es lo que dices en este comentario, pero no te lo voy a rebatir; si así piensas, mis respetos.

        Yo no me molesto, pero sí me di por aludida dada mi última conversación con Santiago anterior a tu comentario y al que pensé te referías. Con Santiago compartimos atrio, espeto y diálogo hace muchísimos años, y no creo que necesite consejos para que me haga caso o no.

        Ah, yo no soy manipuladora, argumento y comento lo que pienso y lo que sé, lo que no quiere decir que todo el mundo esté de acuerdo con lo que digo, por supuesto, para eso está el diálogo, por eso mi apreciado amigo Santiago y yo llevamos tantos años haciéndolo, porque pensamos muy diferente en muchas cosas.

      • Carmen

        Que vas a ser manipuladora Ana. Que no, que no, que no es eso.
        Pero sí que estás sujeta a manipulación, como todos, yo la primera. Y me da mucha rabia, pero no hay otra .
        Mira, te voy a decir lo que pienso. Hay muchísimas personas que se cuestionan la divinidad de Jesús. Más de los que te imaginas. Me refiero a teológos. Y digo se cuestionan , no digo que la nieguen. Digo se cuestionan. Pero no lo pueden decir abiertamente. Los fulminan. Entonces trasmiten ideas, para mí totalmente acertadas , para que cada cual llegue a su conclusión personal, la de cada uno o una, pero ellos abiertamente no lo dicen. No pueden. Son parte de la iglesia. Una iglesia que saben que tiene que cambiar, pero claro, es muy fuerte ese cuestionamiento porque ataca a la piedra angular de la iglesia. Porque si Jesús no es dios, entonces todo se derrumba. Todo. Y eso de los cascabeles no les va.
        Están llenos de contradicciones y de verdades a medias. Y los entiendo. Pero me descompone la utilización que hacen del cristiano de buena voluntad.
        Por eso le digo a Santiago, no sé amilane. O todo es cierto como usted dice , o nada lo es y hay que reinterpretarlo todo.
        Lo que tú dices es el primer paso. Te saldrán muchas preguntas y si lees a más teólogos te darás cuenta de lo que digo. Y sin leerlos, sencillamente pensando.Porque el problema es la divinidad. Muchos dicen que ser hijo de dios en aquellos momentos y en aquella cultura, tiene otras acepciones y, en fin. Da igual. Es inútil. Es una guerra pérdida. Pero de vez en cuando se me revuelve el alma.
        Me gusta Santiago porque él defiende sin complejos una postura hasta el final. Pero lo que no se puede es encender una vela a dios y otra al diablo.
        Como no se puede ser críticos con el clericalismo y defender al máximo jerarca.
        Bueno, poder se puede porque vivimos en un mundo de medias verdades. Pero eso no me va.
        Es miiiiiiiiiii opinión, que también tengo derecho a tenerla.

        Querida Ana. No va por ti. En absoluto. No eres de ese perfil, en absoluto.
        En fin. Da igual.
        Un abrazo

      • ana rodrigo

        Hola, Carmen, tienes razón que en muchos aspectos de la vida, pero especialmente en teología, al no tratarse de hechos históricos, sino de tener como fuente hechos históricos, las interpretaciones han sido siempre, y lo son, muy diversas y hasta variopintas e in-creíbles. Es por eso por lo que yo, como he dicho más arriba, me he dedicado durante muchos años a informarme en las fuentes que pienso son más creíbles y razonables, para tener mis propias ideas. Pero nada de esto es malo, cada cual puede optar por el camino que le parezca mejor o por ningún camino y seguir su vida según sus criterios religiosos o no. Ni me escandaliza ni me da miedo, libertad y respeto por delante.

      • Carmen

        Pues si. No eres la única. Y eso te digo. Que he llegado a la conclusión de que muchos se quedan , a ver cómo te lo explico, como sin terminar el razonamiento. Esa es mi conclusión. La mía. Muchos se quedan entre dos aguas. Y no se puede asegurar el sentido positivo y negativo a la vez

        Dices que no tienes miedo. Te aseguro que tampoco lo tengo. Pero creo que muchos teológos sí lo tienen . Esa es mi percepción. Y te vuelvo a asegurar que lo entiendo. No es para menos. La iglesia es dura y tiene mucho poder como para enfrentarte a ella. Claro,ejerce poder sobre quien puede, y sobre mi persona ni quiere ni puede, por eso digo lo que pienso con toda tranquilidad.
        Por eso digo tranquilamente que muchos teológos católicos dicen unas cosas de puerta a dentro, otras de puertas a fuera y otras entre ellos mismos. No sé en qué zona estás tú. La mía es la de fuera, pero al leer lo que escriben y oír su silencio pues pienso que , en fin, una vez más nos dejan solos
        Y es una pena. Es un momento genial para hablar claro, pero no lo harán. Entre amigos, si. Pero nada más.
        Y mientras los obispos diciendo las cosas que dicen. Y silencio del Papa. Y la gente apoyando al máximo jerarca y a la vez diciendo que la iglesia no debe de ser jerárquica.
        Demasiado para mi. Ha sido mi último cartucho.
        Y que sepas que eso que dices de que no murió por nosotros ataca directamente a la piedra angular de la iglesia. Porque todo está montado alrededor de eso. Y si cuestionas eso, cuestionas su divinidad . Y pasas a decir lo que ahora dicen muchos teológos, pero sin decirlo. Fue un hombre grande, tan grande que es seguro que fue un elegido de Dios. Pero de hijo de Dios, nada. No en el sentido del cristianismo. Si en el sentido judío de la época.

        Pero eso no se dice. Se insinúa. Y en las iglesias seguimos oyendo lo mismo. Y seguimos con los obispos y el Papa y todo lo que nos han puesto alrededor.
        Y antes, hasta principios del siglo pasado, de esto nada se sabía, me refiero a los teólogos católicos. Pero apareció la exégesis. Ahora sí se saben cosas. Pero siguen callando.
        Y no me digas que cada cual crea lo que quiera. La iglesia católica es algo más que una creencia personal, al menos en España. A veces resulta demoledora. Piensa en determinadas leyes. A ver el trabajo que costó sacarlas y como nos descuidemos las derogan.
        No me digas que la gente puede hablar libremente y sin miedos. A mí no hace falta que me lo digas. No soy teóloga. Díselo a tus conocidos. Diles que no tengan miedo. Ha llegado el momento. Los cristianos estamos preparados.
        Llevo años diciéndolo y ni caso. A lo mejor, como estás dentro de comunidades a ti te escuchan. Porque eso sí que traería una renovación en la iglesia. No tendrían otra. Y por supuesto en la sociedad de mi país, España.

        En fin.

        Es mi opinión.

      • Carmen

        Y como tengo esa fama que tengo, te diré que he leído a lo más granao de teológos del siglo XX. Lo más granao. De ahí mi indignación. Porque han caído en mis manos libros que , vamos, no esperaba leer jamás de los jamases. Algunos autores son increíbles. No sólo católicos.
        Y esa es mi indignación. Si mi persona ha leído a esos autores qué no habrán leído nuestros teólogo españoles? Pues como mínimo los mismos, muchísimos más y encima en su idioma original.
        Y qué se sigue manteniendo oficialmente.
        De verdad. Es una tomadura de pelo en toda regla.
        Pero supongo que tenemos lo que nos merecemos. A los obispos rezando por los cuatro años de mal absoluto que nos espera porque unidas podemos está en el poder

        Pues si. Tenemos lo que nos merecemos. Amén

  • Marisa

    Bueno Santiago; si seguimos tomando la Biblia como “palabra de Dios” y nos agarramos a ella literalmente,  no hemos entendido el mensaje de Jesús. Feliz año

  • Santiago

    Si por clericalismo se entiende servilismo de los clérigos para condescender con lo que el mundo pretende ofrecernos: placer inordinado, riquezas ilícitas, arrogancia orgullosa del ser humano que pretenda sustutuir la gloria debida solo a Dios, y tergiversación intencionada de la Palabra evangélica, entonces, por supuesto, este clericalismo debe ser rechazado.

    Sin embargo, la necesidad de clérigos en la Iglesia de Cristo fue notada desde el principio ya que Cristo no inicio solo su predicación sino que llamó a los Doce para que fueran “pescadores de hombres” y “ministros de La Palabra y de los Sacramentos de la Nueva Alianza puesto que consta que Jesus existió junto con Pilato, Herodes, Arquelao, Tiberio, etc. Todo esto no sólo valida la historia, sino el propio Evangelio.

    Por eso, esos ministros o “clérigos” son parte esencial de la gracia que Jesús quiso comunicarnos y los mismos Apóstoles quisieron mantener el número de los 12 por el suicidio de Judas Iscariote. Y así Pedro dijo que “urge…que uno de éstos (hermanos) se asocie a nosotros como testigo de la Resurrección”…”y recayó la suerte sobre Matías y fue declarado Apóstol y asociado a los Once” (Hechos 1:21-26)

    Y los Doce clérigos eligieron y ordenaron 7 diáconos para servir a la comunidad (Hechos 6:1-7) y fueron los mismos clérigos ministros, que son los Apóstoles y presbíteros, los que se decidieron a convocar el Concilio de Jerusalén (Hechos 15:1-35)

    En esta época de confusión no podemos cambiar la historia, ni la doctrina que nos vino por la predicación Apostólica clerical o ministerial. Esta es la Iglesia de Cristo que se encuentra en la Palabra y en los sacramentos que nos ES dada por medio del clero. De otra manera, no será cristianismo en el Cristo Jesús histórico. Sino que será “otra cosa”

    Un saludo cordial

    Santiago Hernández

    • ana rodrigo

      Apreciado Santiago, es obvio que tú y yo pensamos muy diferente en muchísimas cuestiones, pero en éste comentario último, yo lo estoy en la totalidad de lo que dices.

      Los clérigos siempre existieron en todas las religiones y la organización constantiniana de la Iglesia, tomó por modelo aquellos clérigos siempre al lado del poder, con el agravante de que SACRALIZARON el poder, y el poder absoluto, cosa que no fue así ni en vida de Jesús, ni en las primeras comunidades. El número 12 en el contexto judío, era un número simbólico de las doce tribus de Israel, pero las primeras comunidades eran mixtas de hombres y mujeres con carisma, no con poder, y fieles al mensaje de Jesús.

      Tienes razón, la historia no la podemos cambiar, pero es que la historia no es un punto fijo, la historia y las sociedades siguen, y la Iglesia debería también seguir manteniendo el mensaje original de Jesús, no la historia posterior fruto de las costumbres y mentalidades sociales de cada época, incluida, por supuesto, la mentalidad y el contexto judío.
      Un abrazo cordial

    • Román Díaz Ayala

      Me gustaría abundar en tu observación, Santiago, especialmente por lo que Ana apunta seguidamente a tu comentario. Radican en saber diferenciar entre el clericalismo que se presenta como una enfermedad del clero o con respecto al clero ( hay laicos más clericales que los propios curas) y por otro lado el planteamiento de la necesidad de un clero novotestamentario. Un protestante o evangélico pondría en tela de juicio el sacramento del orden y acusaría al sacerdocio católico de “copia” del levítico (Antiguo Testamento hasta el tiempo de Jesús, o más bien, hasta la destrucción del Templo)
      Desde el campo católico se está construyendo una nueva teoría del Cristianismo que es algo más que el acomodo doctrinal a los nuevos tiempos. Es un pensamiento católico que se autodefine como “progresista” pero que ha llegado a un estadio progresivo de desmitificación que elimina todo rasgo de “sobrenaturalismo”. Un Jesús humano, la construcción de una religión humana tras su muerte. En tal contexto el clero tal como lo conocemos debe ser sustituido por “cargos electos” desde las bases y “no vitalicios”. Seran las nuevas comunidades confesionales.
      Pero existe tambien, aunque esto en el mundo académico europeo, la formación de una teoría general del cristianismo. Movimiento laico e independiente que se mueve en las coordenadas de los Derechos Humanos y que entiende este cristianismo desde un punto de vista totalmente cultural. El Humanismo del siglo XXI como nuevo aporte europeo a la cultura universal en estos tiempos de globalización.
      Por nuestra parte el sacramento del orden y el sacerdocio funcional diferente y específico al sacerdocio general de todos los fieles, para el culto litúrgico y la eucaristía nos une al catolicismo al mismo tiempo que nos separa de las otras formas de concebir el cristianismo.

      • ana rodrigo

        Sin olvidar que Jesús fue un judío laico, pudiendo haber elegido ser sacerdote de los de aquel tiempo, y ni lo eligió, ni habló de sacerdocio para el futuro, y mucho menos imaginó al sacerdocio actual.

        Unos clérigos que se han adjudicado ser los únicos mediadores y los únicos intérpretes de la voluntad de Dios, hasta llegar a construir una institución, durante siglos la más poderosa incluso por encima del emperador, hoy la única monarquía absoluta que queda en Occidente, y, para más inri, la institución y la religión más rica del mundo. ¿De verdad alguien cree que Dios quiere, o Jesús imaginó una cosa así, además de una jerarquía feudal? Con sus mitras imperiales, sus anillos, sus báculos, sus anacrónicas vestimentas romanas, sus templos deslumbrantes de oro y plata, etc. etc. ¡¡¡Vivimos en otra época histórica…!!!

        Al menos, en estos temas clericales nos han excluido a las mujeres, aunque sea negándonos la igualdad, y, aunque no me guste este tipo de clero, sigo reivindicando la igualdad entre hombres y mujeres.

    • Román Díaz Ayala

      Afirmar que Jesús era laico no significa que hagamos una apreciación sobre Jesús desde un punto de vista moderno, pues teológicamente sería insostenible. ^El Pueblo de Israel era un pueblo sacerdotal, pues por medio de él, le llegaría la salvación al mundo ( universalismo judío). Jesús era laico “en el sentido moderno” y casi como una licencia poética, para señalar que pertenecía a la tribu de la realeza – hijo de David – y no era de la tribu de leví, ni de la casa de Aaron, a quienes estaban destinadas las funciones del sacerdocio.
      Si lo tomamos al pie de la letra lo de la laicidad de Jesús nos estamos cargando una parte substancial del Nuevo Testamento en general, pero más en particular el libro de Hebreos. Jesús es el Sumo Sacerdote del Dios Altísimo, del cual había sido imagen Melquisedec Rey-Sacerdote de Salem.
      Cierto que el sacerdocio levítico desapareció con el Templo, pero un nuevo sacerdocio fue instituido por Jesús.

      • ana rodrigo

        Román, veo que tienes bastante información sobre el sacerdocio en Israel. Yo no tengo documentación para demostrar lo que creía saber, pero la clase sacerdotal era uno de los pilares del judaísmo, y Jesús no fue sacerdote ni en sentido de entonces ni en de ahora; en cualquier caso, no sería sacerdote unido al poder y otros intereses económicos. Tendría que estudiar el tema, antes de hablar por mí misma. Pero me apoyo en teólogos muy cualificados a los que escucho y leo con frecuencia; el último artículo de J.A. Estrada (Religión Digital) lo titula así: “Jesús fue un laico judío sin ninguna formación rabínica”, y a Castillo siempre le escucho la misma afirmación en directo (insiste mucho) y en todos sus libros.

        Hasta aquí llego.

      • José Ignacio Calleja

        Pero, Román, ¿de verdad nos estás diciendo que Jesús instauró un nuevo sacerdocio y que la Epístola a los Hebreos lo muestra? ¿Jesús? ¿De Jesús? ¿De su boca, vida y espíritu? O ¿es la teología del mesianismo sacerdotal que Hebreos elabora después de él y habría que probar por qué evoluciona la fe así, en referencia a Jesús? Habrá que darle una vuelta. No lo veo claro. Saludos.

  • Asun Poudereux

    Ante cualquier despliegue emergente de conciencia-consciencia el fenómeno de la ignorancia se activa y se instala, después  reacciona ridiculizándolo y hasta atacándolo por activa y pasiva tal es el gran temor escondido de la persona o grupo que cree poseer la verdad y no para en esta batalla animando a otros a apoyarles en sus discursos un tanto “apocalípticos”, es decir, interpretados A SU MANERA.
     
    Soy a veces cansina, lo sé, pero si lo que llamamos Dios es la Fuente y Fondo de lo que todos somos, las  múltiples manifestaciones y formas de lo Real no quedan fuera de la relación a un Tú, a todo Lo que Es y está,  e incluso a un Yo que nos sorprende y asombra.
     
    Me gustaría que el despliegue emergente  que ahora está surgiendo a modo de coalición se hiciera realidad en la vida práctica en un abrazo inclusivo que tiene en cuenta especialmente a las personas por el hecho de serlo,  ser personas ante todo y sin excepción. No quedarse cautivados  por los personajes y símbolos de toda clase y signo que muchos  intentan reflejar y abanderar, aquí y allá,  representar papeles y hasta poder por encima de los seres humanos a los que no quieren ver, y  por tanto, incapaces de verse en lo mejor de  ellos y actuar en consecuencia con coherencia, respeto, paz y justicia democráticas.
     
    Muchas gracias a nuestro querido Antonio A., siempre en la brecha, con esperanza plena en los que ven y quieren seguir viendo un mundo transformado.
     
    P.d.-Dicho todo esto,  desearía que en esta legislatura se cuestionase firmemente la “democracia” que tenemos con el fin de mejorarla e implementarla en todos los aspectos. La democracia genuina quiere decir elección directa,  poder y control emanando del pueblo con todas sus consecuencias,  ya que, me duele decirlo, nuestro sistema político sea quien sea el grupo que tenga la mayoría, desgraciadamente,  por lo que se ve y se ha visto,  es una oligarquía de sistema de  partidos, fácil e imprevisible de corromper.  
    No por repetir y repetir la palabra democracia se convierte en lo que no es. Y ahí está  el engaño para quien está ciego y no quiere ver.

  • ana rodrigo

     
    No es ninguna novedad el que esta iglesia jerarquizada hace siglos, desde Constantino, perdió su norte, que no es otro que el Evangelio, para convertirse en una asociación ambiciosa de poder y de riquezas materiales. Por tanto todo lo que abra puertas hacia la renovación de valores, a los que en muchas ocasiones, la sociedad va muy por delante, le produce pánico porque durante siglos se dogmatizó sobre muchas cuestiones que la hacían poseedora única de la verdad y, si no las dogmatizó, se sentía poseedora igualmente de la verdad. Y, a pesar de que Francisco hace unos días dijo algo así como que no somos los únicos que poseemos la verdad, hay jerarcas enraizados en su rigidez mental y religiosa, y, sobre todo en sus intereses materiales que siguen en sus trece. Como escribió hace un par de días Castillo “hay obispos que nos piden que recemos para mantener sus privilegios y sus beneficios económicos, mientras nunca nos pidieron que rezásemos por las víctimas de la pederastia clerical, los derechos de las mujeres, l@inmigrantes y tantas otras calamidades que están ocurriendo en el mundo.
    Y después se quejan de que se les vacíen los templos y le echan la culpa a la sociedad laica y a la política, de sus males. Yo no sé si el Papa no tiene recambio para muchos obispos y cardenales o no se atreve, pero algunos tenían que irse a su casa y que hablen, si quieren, a título personal, no como obispos.
    Como decía el otro día J.A. Estrada, Jesús fue laico, que presentó un proyecto de salvación centrado en las aspiraciones humanas, la sacó del entorno religión, y desplazó el centro de gravedad del templo,  el culto y el sacerdocio, a la vida entregada a los demás, especialmente a los más vulnerables.
    Muy buen escrito Antonio, deduzco que te lo publicaron en el Diario.es. Creo necesario que el cristianismo de las catacumbas, se haga visible a la sociedad y se vaya conociendo que no tod@s los cristianos y cristianas estamos en la honda de este tipo de obispos y otras voces oficiales de la Iglesia

    Nota.Tengo algún problema en mi ordenador que me impide el copia y pega de estas referencias que hago de Castillo y Estrada, pero sus escritos están en Religión Digital, por si alguien quiere leerlos.

    Buenas días a todos y a todas, y que haya suerte en el Parlamento. Nos jugamos cosas muy importantes para este país.

     

  • Gonzalo Haya

    El clericalismo, denunciado por el Papa, es una de las fauces de ese gran dragón dispuesto a devorar la esperanza naciente de un sistema más justo y fraterno. Los obispos responsables de las primeras comunidades cristianas asumían ese servicio siendo conscientes de que serían perseguidos por las autoridades del Imperio; los actuales asumen privilegios y poder sobre las comunidades de fieles. Desde las periferias de la Iglesia tenemos que devolver al pueblo de Dios su propia responsabilidad.

Deja un comentario