Otros temas

Autores

Archivo de entradas

Temas

Fechas

Calendario

diciembre 2019
L M X J V S D
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031  
7204 Artículos. - 109775 Comentarios.

Jesús de Nazaret: “Disculpen, pero no me esperen estas Navidades”

Virgen de Guadalupe esposada
Encontramos en Religión Digital este texto, acompañado de imágenes provocadoras, de un sacerdote asturiano que es profeta no de boquilla, sino desde su compromiso vital de cooperador voluntario en varios países africanos. Ya otras veces hemos publicado artículos Faustino Vilabrille en ATRIO. AD. 
  •  “Porque gastan mucho en comidas y cenas excesivas mientras yo me estoy muriendo de hambre en el Congo, en Guinea, en Colombia, en Somalia, en Nicaragua, en Guatemala, en Sudán, en Honduras, en Níger…”
  • “Porque gastan mucho en regalos innecesarios entre adultos y con niños, mientras que cada día que pasa yo me muero  por falta de médicos, de vacunas y medicinas en  millones de niños pobres”
  • “Porque ustedes, los países ricos del Norte gastan mucho en fabricar armas cada vez más destructoras para que maten en los países del Sur y tenernos dominados”
  • “Pero que sí me esperen: -Los que luchan por la justicia, el amor, la igualdad entre todo el género humano y toda la creación, la solidaridad, la fraternidad, el respeto, la dignidad, la esperanza, la vida, la alegría, la paz…”

Querid@s colaboradores en la lucha por un mundo mejor y la Madre Tierra: Soy Jesús de Nazaret y les quiero pedir disculpas porque estoy disgustado y no tengo ganas de celebrar la Navidad con ustedes. Por favor, no me esperen y:

Disculpen… porque gastan mucho en comidas y cenas excesivas mientras yo me estoy muriendo de hambre en el Congo, en Guinea, en Colombia, en Somalia, en Nicaragua, en Guatemala, en Sudán, en Honduras, en Níger, en Gabón, donde ando, día y noche, como un niño o una niña más, tirado en la calle abusado por todos y perseguido por la policía, o me venden como en Benín por 30 euros con menos de 10 años como esclavo o prostituta; y así en muchos más sitios. Y así seguirá sucediendo mientras las Multinacionales de sus países ricos vengan a mi país a explotar el coltán para sus móviles, ordenadores y toda clase de aparatos; mientras ustedes encienden la calefacción a distancia,  yo aquí no tengo ni leña para cocinar. Ustedes en estas “fiestas”, se emborrachan con vinos y licores, pero nosotros no tenemos ni agua para beber.

Disculpen… porque gastan mucho en regalos innecesarios entre adultos y con niños, mientras que cada día que pasa yo me muero  por falta de médicos, de vacunas y medicinas en  millones de niños pobres.

Disculpen… porque sigo siendo ahora, como lo fui en Egipto con mis padres, extranjero y emigrante, intentando salir de la miseria, de la persecución, o de la guerra como en Siria, Yemen…, arriesgando mucho mi vida en pateras o escondido en camiones de doble fondo en México, o vagando campo a través, incluso atravesando desiertos como el de California o el Sahara, para unirme a ustedes, pero no me dejan entrar en sus países ricos, me ponen vallas y muros de hormigón, discuten entre ustedes a ver quien acoge menos, o se desentienden totalmente como los ingleses o los EE.UU. o algunos políticos italianos, españoles, etc., para quienes somos unos apestados, y además hacen leyes para expulsarme.

Emigrantes en patera
Emigrantes en patera

Disculpen… porque en sus países desarrollados, por Navidad organizan músicas, cenas, colectas, para ayudar a los pobres. Así ustedes ya se quedan tranquilos, pero a mi no me sacan de la pobreza, de la tristeza, de la desilusión por la vidagastan más de 17 millones de €  en colocar luces muy bonitas por las calles pero yo duermo a oscuras: en Sudán solo 5 de cada 100 personas tenemos luz.

Disculpen… porque ustedes ponen nacimientos muy adornados, cantan villancicos, se disfrazan de reyes, organizan conciertos, mientras yo en el Tercer Mundo no tengo ni un medico ni un hospital para nacer, sino tan solo una choza, una chabola o una covacha de palos y cartón en el basureo de Guatemala, o de Lima, o Colombia, y mi madre no tiene que comer y sus pechos no producen leche y me paso el día y la noche llorando de hambre. Y me acabo muriendo, antes de los cinco años, en la mayoría de esos niños, pues en 10 países africanos solo tenemos 1 solo médico por cada 10000 habitantes, mientras que en España tienen 3,9 por cada 1000,  en Alemania 4,2, en Italia 4,1…

Disculpen… porque ustedes tienen mucho dinero para construir o renovar iglesias, pintarlas, ponerles  calefacción, comprar imágenes, cálices, custodias, sagrarios, manteles, mientras que a mi me dejan morir injustamente, fuera del templo en toda el Africa Subsahariana, en gran parte de América del Sur, en la India, en Bangladésdevorado por  el hambre, la falta de agua, el frío, las  enfermedades, el abandono, el desamparo, la impotencia…

Disculpen… porque ustedes son ricos, algunos muy ricos, porque me quitaron antes y ahora, las materias primas de mi país para llevarlas a Europa, EE.UU. Canadá, China, Japón… Así ustedes son cada vez más ricos, y yo más pobre en los empobrecidos que ustedes producen. Ahora también me quitan la tierra en Africa, por millones de hectáreas, para producir alimentos para sus países y no me queda ni siquiera donde construir una chabola, y me convierten en emigrante sin rumbo, triste y desesperado, candidato a morir en el desierto o ahogado en el Mediterráneo.

Disculpen… porque ustedes, los países ricos del Norte gastan mucho en fabricar armas cada vez más destructoras para que maten en los países del Sur y tenernos dominados. Con tan solo 2 misiles me podrían construir un colegio, con 3 tanques un hospital, con un caza 25 colegios, y con un portaaviones como los de los EE.UU. 500 colegios o 50 hospitales. ¡No les de mucha pena gastar tanto para la muerte en vez de hacerlo para la vida, o incluso en festivales aéreos como el de Gijón o el de Logroño con un gasto en este de 733.796 €! Y Donald Trump se propone gastar más de 72000 millones de euros para crear una nueva fuerza espacial de los EE.UU. para que “Ningún adversario en toda la tierra pueda igualar el valor, la habilidad y la voluntad de las Fuerzas Armadas de EE.UU.”(Donald Trump el 30/08/19).

Disculpen… porque cuando agotaron las reservas de pesca en sus mares, se vinieron con sus potentes barcos y tecnología (más de 800) a pescar a nuestras aguas territoriales de Somalia, y así los que antes vivíamos de la pesca solo para nuestro consumo y conservábamos el equilibrio marino, ustedes lo están echado a perder. Y con sus armas modernas no vienen a cazar a nuestras reservas de Africa por necesidad, sino por lujo y diversión. Sus barcos y aviones vienen cargados de armas, y marchan de aquí con nuestras materias primas y nuestro pescado con destino a Europa, como los filetes de mero del lago Victoriaque con el cambio climático por ustedes causado, lo están secando cada día más, como hicieron con el lago Chad que obligó a emigrar a 11 millones de personas. En las factorías donde lo procesan me tratan como esclavo: sin techo, sin seguro, sin sanidad, sin nada. Aquí me dejan solo las cabezas y las espinas.

Disculpen… porque en lugar de darnos herramientas para cultivar la tierra, les venden armas a nuestros gobiernos y militares para tenernos dominados, que nos matemos unos a otros en guerras intestinas, y mientras tanto ustedes se hacen cada vez más dueños de nuestros bienes, e invierten cada año en gastos militares más de 1,6 billones de €. Con mucho menos que eso me quitaban para siempre el hambre, la sed, la incultura, el subdesarrollo…

Disculpen… porque esa que llaman iglesia no es mi iglesia, no es la iglesia de mi pueblo, porque muchos de los forman parte de ella o la dirigen y gobiernan no cuentan conmigo; anuncian su iglesia, pero no mi Reino, el Reino de Dios. Apenas me dejan participar algo, casi ni me escuchan, me discriminan en todo el género femenino, como si mi madre no hubiera sido una mujer. Incluso algunos a los que ustedes llaman purpurados (Cardenales), nombre que me ofende, se oponen al Hermano Francisco que quiere renovarla a ella y la fe de mi pueblo.

Disculpen…porque muchos de los llamados a servir a los más inocentes y necesitados, mis preferidos, como son los niños, en los cuales yo estoy presente, han abusado de mi en ellos; han gastado millones en pagar compensaciones de abusos, imposibles de resarcir con dinero, mientras miles de ellos se mueren cada día de hambre y de frío en Africa, América o la India. Ustedes tienen religión, pero no tienen fe. Gastan mucho en cosas no necesarias. Mi templo no son las iglesias, ni las catedrales, ni las cátedras, ni los santuarios, ni los Vaticanos, ni los monasterios. Mi templo, en el que yo estoy, son los pobres, los niños, los hambrientos, los desnudos, los emigrantes, los explotados, los oprimidos, los encarcelados, los desnudos, los enfermos

Disculpen… porque aprovechan cualquier pretexto, como celebración de centenarios, años de la misericordia, años santos o jubileos para hacer excursiones (que ustedes llaman peregrinaciones), visitar santuarios que muy poco tienen de santos, en vez de venir a verme al Congo, a Benarés o Bangladés, a Sudán o Nigeria, para echarme una mano, acompañarme un poco, darme algo de agua o comida, defenderme de quienes me torturan hasta romperme las manos, los brazos o los pies para ponerme a pedir y así dé más pena y ustedes que van de turistas me den, de su riqueza, algo más de “limosna”; pero se marchan y no quieren recibirme en sus países ricos huyendo de la guerra de Siria, que ustedes alimentan con la venta de sus armas, y yo, inocente, soy la víctima menos culpable.

Disculpen… porque ustedes, los ricos y poderosos y quienes les siguen, están destruyendo la Madre Tierra, contaminándola, deforestándola, enfermándola, subiéndole la fiebre, esquilmándola con el consumismo y el despilfarro, pues tiran todos los días toneladas de comida y ropa a la basura. Es su Madre, y lo saben, pero ustedes son sus malos hijos porque no la cuidan, no la quieren como ella los quiere a ustedes, pues, aun así, enferma como está, produce de sobra para todos, pero algunos de ustedes lo acaparan casi todo, comen la tarta sobre la mesa, y así son cada vez más ricos, mientras que todos los demás están debajo de la mesa, y solo les quedan migajas . Antes en París y ahora en Madrid acaban de reunirse, como lo hicieron ya más veces, y dicen que la Tierra está muy mal, que hay que cuidarla, que está enferma, que es urgente; firman compromisos pero los países más ricos y poderosos como EE.UU. China, Rusia, Japón… no quieren comprometerse y ceden ante los intereses del dinero de los más ricos de los ricos, como las multinacionales y sus dueños, y todos se marchan a sus casas y la dejan sola y desamparada…

Pero que sí me esperen:

-Los que luchan por la justicia, el amor, la igualdad entre todo el género humano y toda la creación, la solidaridad, la fraternidad, el respeto, la dignidad, la esperanza, la vida, la alegría, la paz…

Pero que sí me esperen:

-Los que desean con toda su fuerza el advenimiento de un mundo mejor, y luchan sin descanso por la plenitud integral del hombre y la naturaleza.

Pero que sí me esperen:

-Los que están conmigo en los hambrientos; sedientos; enfermos; desnudos; emigrantes de Africa, de América o de Siria; encarcelados, sobre todo en el Tercer Mundo, como los más de 5000 en Kigali, que solo comen un poco de maíz cocido al día.

Pero que sí me esperen:

-Los que entienden que me hice ser humano, esclavo entre esclavos, y luchan conmigo para que todos ustedes alcancen su libertad y su plenitud en este mundo y para siempre.

Pero que sí me esperen:

-Los que viven comprometidos con todo esto, porque todo esto es el Reino de Dios.

Pero que sí me esperen:

-Los que con el Hermano Francisco quieren y luchan por una Iglesia nueva, fiel a mi Evangelio, fiel al hombre y a la Madre Tierra, comprometida con la igual dignidad de todos los hombres y mujeres, y con la Madre de todas las madres, la Madre-Tierra.

Pero que sí me esperen:

-Los que hacen de mi mandamiento del amor la ley de su vida, para amar a todos y a todo.

Todos estos no necesitan esperarme porque estoy siempre con ellos.

Para el año que viene espero estar con muchos/as más. Un cordial abrazo  a todas/os. de Jesús de Nazaret.

Portal y patera

8 comentarios

  • Carmen

    Es que me ha molestado que se diga a qué casa iría Jesús y a cual no. Porque estoy harta de buenos y malos. Harta de los benditos de mi padre y los de al infierno de cabeza. Totalmente harta. Sobre todo de algunos .

    Porque no hay buenos ni malos, ni cristianos ni herejes. Aquí somos todos y todas pertenecientes a la misma especie, la humana y dentro de nuestra libertad nos puede gustar o no la opción de vida que plantea Jesús de Nazaret. Una forma de entender la sociedad. Y me gusta. Y en la medida de lo que soy capaz intento llevarlo al terreno de la vida real. Y veo tantísimo cinismo a mí alrededor que ya, que me digan a qué casa va y a cual no, o sea.

    Aquí, en la tierra hay un montonazo de personas que hace lo que puede para mejorar la sociedad en la medida de sus posibilidades. O quizás debo de decir su microsociedad. Y estoy muy cansada de que se toque la fibra de la pobreza. Porque es una sociedad absolutamente injusta pero no hace falta ser cristiano para verlo. Eso lo cantan los ciegos por las esquinas.

    Porque de lo que se trata es mostrar amor y comprensión al que tienes al lado. Y eso hay montones de gente que lo hace. Y muchísima gente que lo necesita, todos, tengamos o no las necesidades económicas cubiertas.

    Miedo me da que la gente haga una segunda escapada de esto del cristianismo porque vamos, estoy por pasarme a papá Noel y no poner el Belén más en mi vida.

    Pero se me pasa, ya me conocen. A ver si ahora una de las empresas con más poder económico nos va a poner otra vez el cuerpo de culpables con la pobreza. Es indignante. A mí en el infierno no me vuelven a meter.

    El lema de una iglesia de los pobres para los pobres me indigna. Para eso no hace falta Jesús de Nazaret. Y ya viniendo de arriba es que , de verdad, me parece de un cinismo brutal.

    No me va a entender nadie, me da lo mismo. Pero Jesús luchó contra la injusticia, y también contra la injusticia que genera la pobreza. La injusticia.

    Sencillamente era una carta y yo he escrito otra. Pero claro, lo que digo no es que no sea religiosamente correcto, es que suena a barbaridad pura y dura.

    Pues bueno.

    Una iglesia para todos. Para las mujeres y hombres, para homosexuales ,heterosexuales y transexuales, para los casados y divorciados, para pobres y para ricos, hasta para los que no puedan creer que Jesús era el mismo Dios.

    Así pienso.

    Sorry

    Sorry .

    Sorry.

    Y Feliz año. Tómense las uvas, trae suerte, aunque sea un rito pagano.

    Señor del artículo. No va nada con usted, me parece muy bien que usted diga lo que piensa. Sencillamente también lo digo yo. Un abrazo y perdone si soy un poco rara.

  • José Ignacio Calleja

                Mira que no me siento incómodo con las respuestas ofrecidas, ¡al contrario!, pero me pregunto ¿por qué pensáis que Jesús y el Evangelio tiene respuesta para toda cuestión personal y social, dos mil años después?  Supongo que estáis diciendo, “en el espíritu de Jesús, por lo que sabemos, la respuesta más coherente parece esta o la otra”. Lo comparto.

                Pero hemos de tener la misma libertad que él y una cautela o cuidado; la libertad que nos concede su manera de ser y obrar y el cuidado de que nosotros conocemos la realidad de dependencia de personas y pueblo, HOY, con saberes y humanos y sociales de un modo que Jesús no tuvo a su alcance. Por tanto, en la respuesta personal y asociada, no podemos soslayar lo que sabemos a ciencia cierta sobre las condiciones y causas de la dependencia, es decir, sobre la injusticia y el olvido entre los pueblos y las personas en una organización social tan injusta como entrevista; luego no podemos apelar aisladamente a lo que hizo Jesús y cómo lo hizo Jesús; sobre todo, en la dimensión estructural o política de los problemas de la gente, en el reto que esto significa. A la medida humana y según la conciencia de cada uno, por supuesto. Pero con conciencia en escucha compasiva y política de las víctimas, no poseída de la verdad porque es mía.

                En fin, hay aspectos del amor de pareja, de la sexualidad y de mil enredos de la vida sicológica propia, y los hay más aún en cuestiones sociales, económicas y políticas, que Jesús ni de lejos pudo percibir en explicaciones “científicas” que nosotros conocemos con nuevos datos. Por eso es tan difícil traducir el amor de familia, pueblo, sociedad y humanidad, y hacerlo con significado personal y político justos. No estoy obsesionado con lo estructural o político, sino lo fácil que es echarlo a un lado para entender mejor la vida justa. Y es en falso, creo. Por eso este Vilabrille nos descoloca en esta relación. No es que tenga razón en todo, pero nos interpela mucho.

                Dicho esto, seguro que con el corazón en la mano y las parábolas, acertamos de lejos. Saludos.

  • Carmen

    Querido Jesús

    He nacido en una familia que no ha sufrido problemas económicos de esos que te impiden comer, abrigarte y tener acceso a la sanidad.

    He trabajado toda mi vida . Toda. He intentado que las personas que me rodean entiendan , en fin.

    Te quiero hacer una pregunta. Viniste también para personas como yo? Porque no he vendido todo y he seguido a una cosa que se llama iglesia, con su voto de pobreza y de castidad. Lo de obediencia ni lo menciono , porque tú de obediente nada.

    Me tengo que sentir culpable, excluido de lo que tú llamaste reino de Dios? Por favor, contéstame. Porque de ser así seguiré haciendo lo mismo que he hecho hasta ahora, pero no me consideraré discípula tuya, dicho esto en el mejor sentido de la palabra, no en el sentido de los doce elegidos, todos hombres por cierto.

    Dime. Tu mensaje va dirigido a mí o no?

    Estoy cansadísima de la sacralización de la pobreza y del sufrimiento. Creo , pienso que hay muchisimos tipos de pobreza. Pero estoy cansada de repetirlo. Creo que querías combatir el sufrimiento. Pero a lo mejor no he entendido nada.

    Ya no puedo más. No me siento culpable, me siento humana , pero humana de las que luchan desde su lugar en la sociedad. Dime por favor, es suficiente? Porque si no lo es me olvidaré de ti. Me he olvidado o he intentado olvidar a personas que creía inolvidables. Serías uno más. Pero no pienso seguir defendiendo tu idea de sociedad alternativa que dice un amigo mío si no puedo pertenecer a ella.

    Sorry.

    • Gonzalo Haya

      Carmen, no sé qué te contestaría Jesús, pero yo te recuerdo que Jesús era amigo de Lázaro el hermano de Marta y María, y lo quería mucho; pues bien, Lázaro tenía en su casa hasta su sepulcro privado, y su despensa podía permitirse el recibir a numerosos invitados. Jesús, según el evangelio de Juan, conversó amigablemente con Nicodemo, del Parlamento judío. También nuestra admirada María Magdalena tenía un perfume muy caro, que derramó con gran amor en los pies de Jesús, acto que criticaron los discípulos elegidos para difundir el Reino de Dios. El evangelio, el mensaje de Jesús, tiene aspectos contradictorios, porque la vida es contradictoria, porque no podemos abarcar la realidad última, no podemos lograr una única visión sintética y tenemos que expresarla de manera contradictoria. La mejor síntesis es el amor, y el amor se expresa despojándose de todo para seguir a Jesús (como le dijo al joven rico) o derramando un perfume caro a sus.

  • ana rodrigo

    Es difícil no reconocer y empatizar contigo, Jesús de Nazaret, es decir empatizar con quienes sufren injustamente, así como indignarse con esta estructura mundial causante de este apocalipsis que tanto sufrimiento produce. Estamos en el bando de los ricos, causantes de tantas injusticias.

    Yo sí te espero, con toda la vergüenza que siento ante este mundo tan desnortado y, a pesar, de mis limitaciones e impotencia, la aguja de tu brújula, siempre me está marcando el norte, el camino que tú nos mostraste.

    Vivimos en un cambio de época, para lo malo y para lo bueno, pero hay mucha gente que empieza a darse cuenta de que lo que no es vida para tod@s, no se puede llamar vida. Pero estamos llegando tarde a todo, porque las anclas de este sistema neoliberal, están muy firmes para que nada cambie en beneficio de quienes tienen el timón del barco.

    Leyendo realidades tan abrumadoras, tenemos la tentación de tirar la toalla, de que el miedo nos paralice, pero siempre hay personas con la conciencia muy despierta y que echan una mano allí donde les es posible. Conozco muchas. Así que vamos pa lante sin desanimarnos en exceso y aunque tengamos la sensación de asfixia y de no poder más.

  • Carmen

    Y, quieras o no, estarás presente ese día en muchas cabezas. Cosas de la historia.

    A mí no me esperes cuando celebren tu muerte. Otra vez sorry.

  • Carmen

    Disculpado. Pero seguiré celebrando tu nacimiento junto con mi familia. Y trataré de explicar a mis nieto y a mí nieta lo grande que fuiste.

    Sorry.

Deja un comentario