Otros temas

Autores

Archivo de entradas

5396 Artículos. - 85911 Comentarios.

La otra Navidad 2/7

2

¿Nacimiento en Belén o en Nazaret?

Belén (= Bet-lehem: casa del pan o casa de “Lahmu”, divinidad acádica) era una aldea rodeada de estepas desérticas, a unos siete kilómetros de Jerusalén, la capital. Miqueas (5,1) lo había profetizado: «Pero tú, Belén de Éfrata, eres la más pequeña entre las aldeas de Judá; de ti sacaré al que ha de ser jefe de Israel…». El evangelista Mateo cita esta profecía con algunas correcciones: «Y tú Belén, tierra de Judá», no «eres» ni mucho menos «la última de las aldeas de Judá». Para él, la aldea se crece porque nacerá en ella el jefe de Israel.

En contra de lo que dicen los evangelios, creemos que Nazaret y no Belén pudo haber sido el lugar del nacimiento de Jesús, dato que puede  estar influenciado por el hecho de que a Jesús se le presenta como Mesías, sucesor de David, rey que nació en Belén (cfr. 1Sam 16)). Sin embargo, llama la atención que nunca más se cite a Belén en el resto del Nuevo Testamento y se diga que Jesús era de Nazaret  o se le aplique el adjetivo “nazareno”  o “nazoraios”, palabra esta que puede significar “retoño de Jesé, o descendiente legítimo de Jesé del que provendría el Mesías”.

La infancia de Jesús transcurrió en Nazaret, y  si a este se le cita como Jesús de Nazaret y no de Belén (Jn 1,46; 7,41; Mc 6,1-6) – en tiempos de Jesús se nombraba a la gente por el lugar de su nacimiento- tal vez, al hacerlo nacer en Belén, los evangelistas Mateo y Lucas (los únicos que afirman esto) están pensando en que Jesús sería como David, rey, haciéndolo nacer en Belén, lugar del nacimiento del David.

Nada dicen los evangelios del día y mes del año de su nacimiento, ni siquiera del lugar exacto: lo del portal, la cueva o la gruta no aparece en ellos; por supuesto que tampoco el buey y la mula -con función de calefacción natural de otras épocas- pertenecen al relato evangélico. No sabemos la fecha del nacimiento de Jesús, pero es muy probable  que naciese antes del fallecimiento del rey Herodes, el Grande  (año 4 a. C.) en torno  al año 5 ó 6 a. C.   Fue el monje bizantino Dionisio el exiguo el que estableció el calendario cristiano frente al calendario diocleciano imperante. Este monje se equivocó de 4 a 7 años en la datación del reinado de Herodes el Grande, haciendo que Jesús naciese el año 753 de la Fundación de Roma, cuando debió suceder hacia el 746.

Desde el siglo IV, los cristianos decidieron celebrar el nacimiento de Jesús el día en que los romanos celebraban la fiesta del solsticio de invierno (24-25 de diciembre), día de Mitra, dios solar de Persia, adoptado por los romanos. En este día, el sol alcanza, en su movimiento aparente, su distancia máxima de la tierra y comienza a acercarse a ella aumentando su intensidad. El dios ‘sol invicto’ recibía en aquella fecha toda clase de cultos y ofrendas. Los cristianos sustituyeron el ‘Astro Sol’ por el ‘Sol de Justicia-Jesús’, que se acerca a los hombres. Nació así nuestra fiesta de Nochebuena y Navidad, que coincide también con el presunto  nacimiento de Mitra, dios del sol.

Tampoco es auténtico el dato del evangelio de Lucas que dice que Jesús nació en los tiempos del censo de Quirino, pues este se celebró en el 6/7 d.C. (Lc 2,2).

11 comentarios

  • Asun Poudereux

    Llama la atención que si ciertamente a este respecto no hay nada seguro a afirmar, por qué entonces se ha afirmado y sigue defendiéndose con tanta contundencia a pesar de las contradicciones de los mismos pasajes evangélicos ¿? Y sin embargo, su Proyecto, Vida  y Mensaje no es tan contundente en su vigencia, tras dos mil años. Y sí se contradice en la vida de los que dicen perpetuarlo y ensalzar en los Palacios, Templos y Altares ¿?
    Mi intención es construir, ser al máximo transparentes, salvando lo que vale la pena.

  • Alberto Revuelta

    ¿Alguien de los estamos vivos y tenemos partidas de bautismo o del registro civil podemos afirmar con seguridad cuándo y dónde exactamente nacieron nuestros tatarabuelos, bisabuelos, abuelos, padres y nosotros mismos?. Porque, sin ir más lejos, quien firma este comentario está apuntado en fecha distinta de la que mi madre llevaba cuenta. Y el mismo individuo ha arreglado estando de arcipreste en La Línea más de ochenta expedientes de bautismo de otras tantas ancianas y ancianos no bautizados por mil razones de cortijadas  lejanas, de carencia de pago de estipendios para el bautismo, de incendios provocados por la guerra civil. En ellos la necesidad de quienes no tenían DNI ni paga del SOVI y la imaginación de un servidor – escríbame  una carta señor cura – han obrado milagrosas existencias de  belenes por  nazaretes ignotos, posadas llenas y quirinos vestidos de cabos de los civiles pidiendo papeles. Así que menos historias y descubrimientos académicos. Para esa merienda no hacían falta tanta alforja. Basta mirarse uno a sí mismo y a su familia.

    • ana rodrigo

      Alberto, tú tan realista como siempre. Pero los evangelios no se reducen a dónde y cuándo nace Jesús, y Jesús no es uno más en el barrio.

      • Alberto Revuelta

        No, claro. Mi comentario no es un asunto ingenioso para dar una larga cambiada. Esperaba ayudar a aceptar los textos como lo que son: buceos de búsquedas en la oscuridad de las cinco o seis hechosque conocemos con mayor o menor seguridad de la vida real de Jesús de Nazaret
        , que, desde mis luces, son el contacto y discipulado con el Bautista, los recorridos por las aldeas y ciudades de Galilea con sanaciones y parábolas que iluminan vidas y caminos, el fracaso allí, la subida a Jerusalen, la cruz y los grupos de seguidores que comenzaron a hablar de él como un viviente. Con esos mimbres, la conciencia de su presencia, la penosa y no siempre acertada por mi parte practica de sus parábolas, y la experiencia de la luz que ha iluminado e ilumina el horizonte de mi ya larga vida, no necesito mucho más. Claro que me encanta la poesía maravillosa de los evangelios y me gusta recitar el oficio con sus himnos y cánticos. Pero se distinguir entre la oscura sombra que rodea al Señor, como la que rodea al Eterno, y los inventos como Thomas Alba Edison que la santa iglesia ha ido haciendo a lo largo del tiempo. Lo humano es humano por mucho incienso que se le arroje en ictus de dos ductus. Y el buscar cada uno su camino lo han planteado muy bien Isidoro Oscar, tu misma y Maria Luisa desde la visión zubiriana de lo constitutivo de lo humano y su relegación. Procuro no engañarme,, ni engañar. Per procuro no alarmarme con descubrimientos que hace siglos que están circulando por el mundo. Cosa bien distinta es que gentes varias se aprovecha echen de mantener a ciegas a los ciegos, a los que no quieren ver y a los que teniendo ojos no ven. Siento haber dado la impresión de trivializar asuntos importantes.

      • ana rodrigo

        Gracias, Alberto, por tu respuesta, tampoco lo interpreté como una trivialización, y aún menos en ti.
        Como habrás podido comprobar estoy muy empeñada en despejar al Jesús histórico de tantas adherencias histórico-sociales con las que lo hemos cargado.
        Un abrazo

  • ana rodrigo

    Se pregunta Oscar “¿Y entonces?”. Pues muy sencillo, con los evangelios han hecho un revuelto, sobre base histórica, de mitos, leyendas, tradiciones, inventos, cuentos, etc., de tal forma, que, o se desbrozan todos los añadidos, o esta sociedad culta y madura irá abandonando el mensaje evangélico a más velocidad de lo que lo está haciendo. Y aunque la religiosidad popular o la sociedad laica celebre fiestas con ausencia total de lo que se esconde debajo de los evangelios, el Cristianismo más “auténtico” pasará a ser una religión muy residual, mientras otras modalidades cristianas fundamentalistas saciarán a las masas su ansia de seguridades (que eso es lo que hasta ahora han dado las religiones), como está ocurriendo, por ejemplo, en Brasil actualmente, o la extrema derecha en España, u otras religiones del mismo corte fundamentalista como el islamismo, todo ello mezclado con la política y calando hondo en las masas sociales.

    Con el añadido de que los mejores teólogos y exegetas de las últimas décadas, debido a su edad, van desapareciendo poco a poco. Mientras, a las mujeres se las sigue marginando y su teología se ningunea oficialmente, solamente porque viene de mujeres.

    Nuestros dirigentes católicos no se enteran de nada, no quieren apearse de sus dogmas, no son capaces de ver que la sociedad está cambiando a gran velocidad y que no se la puede tratar de idiota. En cambio, esta sociedad, sí comprende a la infinidad de organizaciones humanitarias, comprometidas y luchadoras por la justicia, por la igualdad, por la ecología, por l@s migrantes, contra la monumental corrupción derivada de del neoliberalismo. No les hace falta ni el cielo, ni el infierno, ni la vida eterna, ni los ritos vacuos de contenido e insustanciales.

    Eso sí las semanasantas, las romerías, las idolatrías, la creencia de que Dios, o alguna virgen o cristo les va a resolver sus problemas desde arriba, desde afuera, desde lejos; todo esto seguirá y se acrecentará, aunque nada más sea por el turismo y sus pingües beneficios económicos, más la fiesta que se deriva, como es el caso de las navidades que estamos viviendo. Esto es lo que hay, sólo es cuestión abrir los ojos y mirar.

    Mientras, grupos de cristianos y cristianas, subversivos, como el propio Jesús, vivirán en las catacumbas de la Iglesia Oficial, con otra actitud diferente, ni mejor ni peor (ésta es otra cuestión), pero buscando aquello que Jesús quiso dejarnos como testamento vital y que les parece válido.

    Pido perdón si he molestado a alguien con lo que he escrito. Mis respetos a quienes no piensan lo mismo que yo.

  • Antonio Duato

    ¿Entonces?

    Entonces algunos lo tendrán claro: todo el cristianismo está basado en una gran mentira y hay que rechazarlo en bloque.

    Otros, igual de radicales dirán: el ateísmo reinante está destruyendo la fe y su fundamento que es la biblia y la tradición. ¡Vuelva la censura para acallar a esos teólogos ateos que relativizan hasta la verdad revelada de los Evangelios!

    Muchos de nosotros seguiremos creyendo en el Dios de Jesús y de nuestro interior, agradecidos a quienes nos ayudan a quitar elementos caducos de creencias que a otros ayudaron o ayudan para creer que toda la grandeza divina se manifiesta en la humildad y ternura de un niño.

    Que el hombre llegue ser Dios no es un logro de la sabiduría o poder del hombre, sino un don que debe ser acogido y cultivado. Un nacimiento de algo improbable pero real.

  • Carmen

    Entonces nada.

    Nació. Punto.

    Todo esto tiene la intencionalidad de que se cumplan las escrituras. Ya está.. y luego los errores involuntarios como el del monje que se confundió de fecha. Entonces no había Wiki.

    Y después tomaron la fecha del solsticio de invierno, efectivamente, ese día en el hemisferio norte el sol está en el punto más cercano a la tierra. Ellos lo sabían. Me parece muy buena idea. Porque si lo van a convertir en dios, es bonito.

    Pero nacer, nació. Espero. Y si no nació me se da lo mismo. En mi cabeza está. También tengo al quijote y ese no nació, fijo.

    Y tengo puesto dos belenes. El de siempre que me regaló mi madre o mi padre cuando me casé y otro que he encontrado en el trastero de lladró, una casa de porcelana valenciana. Estaba destrozadico el pobre y con toda mi paciencia lo he dejado precioso. San José , María, una especie de burrico precioso, un pastor  una  joven  con una oca,  otra con un conejico pequeño ,dos golondrinas y un perrico durmiendo. El niño Jesús estaba desaparecido y mi yerno me lo encargó y me dio una sorpresa, porque claro, sin el bebé no es lo mismo.

    Está superbonito. Mis hijos me han puesto en el árbol un erizo de esos de cristal , parece un globico. Se lo he puesto al ladico del nene para que juegue con él.

    Me encanta.

    Fue así? Pues no.

    Y…?

    • Carmen

      Perdón. Y en el hemisferio sur también. Quería decir que en nuestro hemisferio es invierno y el el sur , verano. Pero al leerlo un ratito después me he dado cuenta de que, para variar, no me he expresado bien.
      Se llama perihelio. Siempre me he hecho un lío con el afelio y el perihelio. Nunca he sabido bien cuál es uno y cuál otro. Siempre lo he echado a suertes.

  • oscar varela

    Holoa!

    1- En contra de lo que dicen los evangelios

    2- La infancia de Jesús en Nazaret y no en Belén 

    3- Nada dicen los evangelios

    *del día y mes del año de su nacimiento,

    *ni siquiera del lugar exacto

    4- Tampoco es auténtico el dato del evangelio de Lucas que dice que Jesús …

    ………………….

    ¿Entonces?

Deja un comentario