Otros temas

Autores

Archivo de entradas

5225 Artículos. - 83529 Comentarios.

Apartheid cruel en la patria de Jesús

Hace tiempo que no recordamos en ATRIO la tremenda opresión que padece el pueblo palestino. Nos acostumbramos fácilmente a situaciones trágicas que parece que no tienen solución. Y el estado de Israel, apoyado por un Trump supremacista, aprovecha para apretar las argollas con que oprime al pueblo palestino. Hoy traemos el manifiesto que conmemora los 10 años que hace desde cuando un grupo de cristianos palestinos, Kairos Palestina, lanzaron un grito de ayuda a todas las Iglesias del mundo. ¡Oigamos su grito! AD. 

 “Correrán y no se cansarán”

 Conferencia del 10º Aniversario de Kairos Palestine

 Declaración de la Conferencia y Llamada a la Iglesia

29 de noviembre de 2019

Reunidos en Belén, el lugar de nacimiento de Jesús, somos más de 350 personas – mujeres y hombres, jóvenes y ancianos, laicos y clérigos, palestinos y amigos de todo el mundo – que se acercan a la Iglesia en el Décimo Aniversario de Kairos Palestina: Un momento de verdad.

Desde el lanzamiento de Un Momento de Verdad hace diez años, la vida en Palestina se ha deteriorado rápidamente bajo la ocupación ilegal del Estado de Israel.  La opresión es más agresiva y brutal.  Nuestros hermanos y hermanas encarcelados y asediados en Gaza, que se reunieron sin violencia en la Marcha del Regreso, fueron objeto de una respuesta sangrienta y mortal.  Los asentamientos siguen creciendo.  Las amenazas de anexión del Valle del Jordán y de los propios asentamientos crecen sin una sola palabra de condena por parte de las grandes potencias.  Estamos experimentando la continua desposesión de nuestra tierra, nuestra libertad y nuestros derechos humanos. 

A esto hay que añadir otros tres hechos espantosos:

  • El reconocimiento de Jerusalén como capital de Israel por parte de Estados Unidos;
  • el anuncio del Secretario de Estado de Estados Unidos de que el gobierno estadounidense ya no considera que los asentamientos de Cisjordania sean “incompatibles con el derecho internacional”;
  • y la reciente adopción por parte del Estado de Israel de la Ley del Estado Nacional, que revela claramente que el apartheid de facto se ha convertido en apartheid de jure. El fracaso del proceso de paz es una prueba más de que el statu quo actual es insostenible.

Aunque ha habido respuestas fuertes y proféticas de la Iglesia mundial en los últimos diez años y agradecemos a Dios por nuestras crecientes asociaciones con coaliciones religiosas y seculares aquí en la región y en todo el mundo, lamentamos que todavía haya muchos que usan la Biblia para justificar la ocupación y que sin duda apoyan al Estado de Israel.  En su mayor parte, la Iglesia global nos está fallando.

Estamos de pie como al borde de un acantilado, mirando hacia un abismo.

Frente a estos desafíos, nuestros compromisos, tal como se describen en Un Momento de Verdad, no han cambiado, haciéndose eco de la visión de los Jefes de Iglesia de Jerusalén reiterada en dos ocasiones durante los procesos de paz de 1994 y 2006: “Diferentes soluciones son posibles.  La ciudad de Jerusalén podría permanecer unida, pero la soberanía en este caso debe ser compartida, ejercida de acuerdo con un principio de igualdad tanto por israelíes como por palestinos”.  En respuesta a ideologías y teologías exclusivas, unimos nuestra voz a la de muchos otros -judíos y musulmanes- que piden un mundo en el que todos sean tratados como iguales, creyendo que esta es la única garantía de una paz justa y duradera.

Así que, al igual que los que vigilan la torre, repetimos nuestro llamado y pedimos de nuevo su solidaridad, sus oraciones sinceras y su compromiso de actuar.  Levántate y habla en tu propio entorno para insistir en una paz justa.

  • Defiende enérgicamente los derechos de los palestinos y de aquellos que se solidarizan con nosotros para resistir la ocupación, incluyendo su apoyo a todas las formas de resistencia creativa y no violenta, incluyendo la BDS que presiona a Israel para que ponga fin a la ocupación y su rechazo activo a los intentos de etiquetar esta resistencia como antisemita;
  • Condenar claramente las posiciones teológicas que justifican el privilegio de un pueblo sobre otro;
  • Reconocer a Israel como un Estado de apartheid en términos de derecho internacional, especialmente con la aprobación de la Ley del Estado Nacional, insistiendo en que nadie tiene derechos exclusivos sobre ninguna tierra por motivos de religión, raza y/o etnia y que todos los seres humanos han sido creados a imagen y semejanza de Dios y tienen derecho a la igualdad de derechos y de trato;
  • Hablar en contra del extremismo religioso en cualquier forma, incluyendo los intentos de crear cualquier estado religioso en nuestra región;
  • Desafiar audazmente a los socios religiosos para que incluyan la ocupación y las injusticias en Palestina e Israel como parte de cualquier diálogo interreligioso;
  • Invertir recursos y dirigir campañas para que los líderes de las iglesias y los peregrinos visiten Belén y otras comunidades palestinas en colaboración con el sector turístico palestino a fin de aumentar el número de personas que presenciarán los resultados de la ocupación; cuestionar las narrativas e itinerarios exclusivos de Israel promovidos mediante el turismo monopolizado como instrumento de la ocupación;
  • Dedicar recursos para incluir y abrir espacios para que jóvenes y adultos jóvenes puedan empoderar a una nueva generación de líderes cristianos palestinos que son defensores comprometidos y que proféticamente hablan un mensaje de verdad tal como se articula en el mensaje de Kairos Palestina.

Que su resistencia a la injusticia en todas partes -especialmente ahora en Palestina e Israel- sea valiente e inspirada por la lógica del amor.

Sepa que diez años después de la primera llamada de Kairos Palestina, nosotros seguimos resistiéndose al desmayo, al cansancio y a caer exhaustos.  Fortalecidos por el amor igualitario de Dios y unidos con otros en la comunidad de gracia de Dios -que viene en la tierra como en el cielo- levantamos alas como águilas (Isaías 40:31).  Corremos y no nos cansamos.  Caminamos y no nos desmayamos.

El designio de Dios por la justicia, la paz y la cooperación universales se puede retrasar, pero no será derrotado. 

 

3 comentarios

  • GIORDANO BRUNO

    En este caso no les vale hablar de antisemitismo cuando se tilda a Israel de genocida. Los palestinos,(su Patria es Palestina) son tan semitas como los israelitas. ¿O no?. Por tanto, yo cada día sospecho que ese conjunto de de judíos del mundo entero, tomó buena nota de lo que a ellos les hizo la Alemania nazi, y yo que he leído mucho, nuchísimo de todo ello están y he visto fotografías, reportajes, et,etc del llamado justamente Holocausto, me pregunto: ¿ están comprobando lo que sentían sus verdugos, ahora con los palestinos, ellos dueños y señores para hacerles todo el mal imaginable, sin freno, sin medida y que no haya ningún otro poder que lo impida?. ¿Es suficiente denominarse SIONISTAS para justificar esa bárbara conducta?. ¿Ha llegado el día en que ellos, tambien ellos, están llevando a cabo lo mismo que les hicieron, y que otra Hanna Arendt nos recuerde LA BANALIDAD DEL MAL?. Qué pena¡¡¡¡

    • Carmen

      Es tremendo lo que usted dice. Esos dos países están en guerra por un territorio. Y el estado de Israel es brutal. Pero no sé si es comparable al exterminio nazi de la raza judía. Al menos para mí no lo es. Y también he leído cosas, porque es un tema que me atrapó en su momento.
      No sé.

  • ana rodrigo

    Ha hecho muy bien atrio en mantener viva la memoria de este pueblo mártir que nunca entra en las conversaciones ni en los intereses de los organismos internacionales, máxime en estos momentos cuando Trump permite a Israel hacer lo que le venga en gana y el resto de los países callan.

    Nunca he entendido el porqué de esta injusta situación, condenada a acabar con el pueblo palestino y sus derechos.

    Mi condena a esta situación y mi solidaridad con este pueblo maltratado y pisoteado impunemente. Es vergonzoso lo que se está haciendo contra el mismo.

Deja un comentario