Temas

Tablón de ATRIO

Anterior Siguiente
Último: 9-9-19, 17:49

Floren (2019-09-09 17:49:55) : Papa Francisco, ¿pastor o gobernante? http://cartujoconlicencia.blogspot.com/2019/09/el-papa-francisco-pastor-o-gobernante.html

José María Rosell (2019-09-01 21:51:18) : Pequeño video que explica de forma sencilla las inmatriculaciones de la iglesia: https://youtu.be/Dl8Jcu8zWe8

Equipo Atrio (2019-07-26 22:56:17) : Un excelente programa colombiano de TV: MARIA MAGDALENA, UNA LEYENDA HECHA MUJER... por Carmiña Navia.

Floren (2019-04-24 11:45:39) : LA VERDAD DE LA PASCUA. http://cartujoconlicencia.blogspot.com/2019/04/la-verdad-de-la-pascua.html

Equipo Atrio (2019-03-08 21:55:38) : Delcy Rodriguez, vicepresidenta de Venezuela, denuncia al criminal apagón en Venezuela criminal apagón en Venezuela [vídeo de 6 min.]

Equipo Atrio (2019-02-18 09:39:18) : Amplio y clarificador programa sobre Venezuela: La hojilla/a> ¡Magnífico analista argentino Marco Teruggi! ¡Larga charla pero imperdible!

Equipo Atrio (2019-01-09 12:31:08) : Entrevista a Tamayo en la Sexta: La Iglesia española sigue siendo franquista

Floren (2018-11-19 19:50:09) : Floren de Estepa escribe en su blog: CARTA A UN JOVEN QUE NO QUIERE VOTAR

Equipo Atrio (2018-11-16 10:06:45) : La verdadera despedida de Steve Jobbs Disgurfso de graduación https://www.youtube.com/watch?time_continue=12&v=vXJYrrLGNAo

» Pon una nota




Autores

Archivo de entradas

4986 Artículos. - 80000 Comentarios.

No temáis

        Tres mujeres que colaboran conmigo en el voluntariado de la abogacía pro bono y que, entre las tres, no suman setenta y cinco años, han viajado – aprovechando vacaciones de másteres y posgrados – solas y por su cuenta al norte de Thailandia, pasando antes unos días en Pekín y en Bangkok. Sin apenas dinero y sin demasiados planes. Confiando al azar, al destino y a la vida lo que vaya a ocurrirles.

Han recorrido aldeas perdidas sin atractivo turístico. En una de ellas, tras quedarse las motillos sin gasolina y ellas casi sin dinero del país, en una choza más perdida aún que las propias aldeas, una mujer les dio – sin aceptar nada a cambio – de comer y dos galones de gasolina, de los que usa para su mosquito, para poder seguir. Me cuentan su impresión de asombro ante los monjes budistas y su filosofía, pues habían hablado con una par de ellos de su misma edad respecto al desapego de las cosas, a la introspección, al descubrimiento del fondo personal. Y guapísimos, en opinión común con algún comentario irreproducible aquí, para conservar la virtud de los monjes.

        Contando estas impresiones y aventuras en estos primeros días de otoño, al reincorporarse a las tareas de la abogacía, mientras comemos en un tascon cercano al despacho, grabo en mi mente su notable ausencia del miedo, la escasa valoración del dinero y su decisión de no gastarlo en adquirir cosas innecesarias, su coincidente afán de no querer atarse a una pareja aún encontrarse bien con el compañero con quien ahora medio conviven.

Después de los casi dos años que llevan en el voluntariado del comité coinciden en que cuando llegaron pensaban que Dios no existía, era una pura invención de las religiones institucionalizadas y que hoy dudan de sus convicciones y piensan que Dios ni es una idea, ni es un invento, sino que está entrando lentamente en sus vidas al oír lo que les cuentan las personas que buscan nuestra asesoría y lo que descubren en los viajes mochileros por el mundo adelante.

Defienden con vigor el valor de la meditacion y del silencio, buscan modos de trabajar y viajar que cualquier adulto bienpensante o joven con aspiraciones consideraría no solo desastrosos para su futuro, sino imposibles de soportar.

Una de ellas ha pasado unos meses en centroeuropa trabajando de madrugada en un hotel, preparado los desayunos y sirviendo el bufé diario. Se ha quedado en el cuarto de un amigo que conoció en un viaje y que se lo ha cedido gratis mientras él iba a Ecuador a ayudar en un asilo para enfermos terminales, pues está en los últimos años de estudio de la carrera de medicina en una universidad holandesa. Desayunaba y comía en el hotel y con lo que ha ahorrado se permite vivir este invierno continuando las prácticas en el voluntariado. Ha conocido a un español recepcionista en el mismo hotel, durante todo el año pasado y cuenta que ahora se va doce meses al Himalaya a hacer meditación en el Tibet.

        “….si en vuestra conciencia reina la justicia,….si queréis, deseáis y anheláis para todos la misma cosa que para vosotros, sabed que el reino de los cielos, es decir Cristo el Señor, está en vosotros”. Del sermón 166 de san Cesáreo de Arlés.

 

 

8 comentarios

  • ana rodrigo

    Como ya os he dicho, durante esta semana, en Granada se han encerrado el defensor de la ciudadanía y el párroco de uno de los barrios maltratados por las administraciones y la economía y avaricia de ENDESA, con un impresionante apoyo ciudadano y de algunos políticos, el juez Calatayud, etc. A ver si se consigue el objetivo final, que es que no les corten la electricidad constantemente.

    Todo esto lo relato para resaltar una idea que el párroco nos decía ayer. Dice e refrán, “ojos que no ve, corazón que no siente”, pero yo lo he cambiado por “corazón que no siente, ojos que no ven”. Pues eso, cultivemos el corazón.

  • Asun Poudereux

    Muchas gracias, Alberto,  por este compartir y por tantos otros. Cada vez te veo más en el eje de la balanza que observa atento e interviene en el balanceo y re-equilibrio constantes con respeto, sorpresa y amor compasivo, aunque no se muestre más que en los hechos que no buscan aplauso.  
     
    La gente joven que se aleja del mundo consumista y “facilón” le gusta descubrir el sentido de toda  vida por sí misma.  Flagelarse inútilmente en cuerpo, mente y alma es de ”locos”. Lo tiene claro esta juventud que nos asombra: No hagas ni te identifiques con lo que otros dicen, si antes no lo ves y experimentas por ti mismo. Tan antiguo como la sabiduría universal,  que quedó semienterrada en nuestra “consciencia-conciencia”.   
                         
     Lo que advierte de no juzgar a los demás según  ideas y prejuicios  por inoculados y heredados tan distraídamente por nuestra parte.  En todo hay un sentido, un porqué. Las cosas no suceden por casualidad. Las entendamos o no. 
    Un abrazo atriero. Bendito seas.

  • mª pilar

    Gracias Alberto, por compartir esas hermosas y valiosas experiencias.

    Me encanta la de estas mujeres que le acompañan en su trabajo; es que la “idea” de Dios, que transmiten las religiones, es un dios, hecho a nuestra imagen y semejanza… y de la “idea” más pobre…

    Ese “Algo” tan profundo y fuerte que nos anima y fortalece, haciéndonos capaces de todo cuanto podamos vislumbrar y asumir; es, como la buena semilla, que bien tratada y sembrada en buena tierra, da unos frutos que dan:

    ¡Vida!

    A las personas que los hagamos nuestros, y a cuantas pasen por nuestra vida.

    ¿Ha eso le llamamos Dios?

    Cada cual le pondrá y lo experimentará a su manera, porque cada cual…somos… cada cual.

    Un abrazo entrañable y agradecido por tanto bueno como siempre nos muestra.

     

  • Carmen

    En qué tipo de dios creen?

    Es que no es cierto que a las personas ahora no les interesa el tema de Dios. No es cierto. Lo que no pueden aceptar son determinadas ideas sobre dios.

    Es que no es lo mismo.

    • Alberto Revuelta

      Arda Turan, turco, cuando hace unos meses jugaba el Atletico de Madrid, musulman piadoso, le dio 100€ de propina a un gorrilla que le ayudó a aparcar su coche en un restaurante. Mirando al cielo Turan le dijo al aparcacoches: “Dios es bueno”. El gorrilla le contestó:”Sí…..pero no da propinasde100€”. Buen domingo.

    • Carmen

      Usted y yo somos diametralmente opuestos, como buenos barrigasverdes y aladroques.

      O quizás no.

      Como buenos barrigasverdes y aladroques. Cosas que pasan.

      Ha sido un buen domingo

      • Carmen

        Y los catalanes y españoles podrían aprender mucho de las relaciones entre murcianos y cartageneros. Enemigos ancestrales , y aquí estamos, solicos en una autonomía uniprovincial. Usted y yo hablando…

      • Carmen

        Se me podría decir que usted, a estas alturas ya ni se siente cartagenero. Y lo entiendo. Y le felicito por ello. Pero cuántas personas viven…?
        Mejor me callo.

Deja un comentario