Temas

Tablón de ATRIO

Anterior Siguiente
Último: 24-4-19, 11:45

Floren (2019-04-24 11:45:39) : LA VERDAD DE LA PASCUA. http://cartujoconlicencia.blogspot.com/2019/04/la-verdad-de-la-pascua.html

Equipo Atrio (2019-03-08 21:55:38) : Delcy Rodriguez, vicepresidenta de Venezuela, denuncia al criminal apagón en Venezuela criminal apagón en Venezuela [vídeo de 6 min.]

Equipo Atrio (2019-02-18 09:39:18) : Amplio y clarificador programa sobre Venezuela: La hojilla/a> ¡Magnífico analista argentino Marco Teruggi! ¡Larga charla pero imperdible!

Equipo Atrio (2019-01-09 12:31:08) : Entrevista a Tamayo en la Sexta: La Iglesia española sigue siendo franquista

Floren (2018-11-19 19:50:09) : Floren de Estepa escribe en su blog: CARTA A UN JOVEN QUE NO QUIERE VOTAR

Equipo Atrio (2018-11-16 10:06:45) : La verdadera despedida de Steve Jobbs Disgurfso de graduación https://www.youtube.com/watch?time_continue=12&v=vXJYrrLGNAo

» Pon una nota




Autores

Archivo de entradas

4789 Artículos. - 76776 Comentarios.

Los nacionalistas

Los nacionalistas, como era de esperar, han votado unidos para defender los sagrados intereses de la patria (cada uno de la suya) frente a los intereses de las capas más débiles de la sociedad, con la loable y honrosa excepción del PNV. Es que, digan lo que digan, cuando llega la hora de la verdad, todo nacionalista es de derechas, es decir, primero los míos y luego todos los demás, puro estilo Trump o Bolsonaro. Y el triunfo de la patria lleva implícita, por lo visto, inevitablemente la derrota de los ciudadanos menos poderosos, porque la patria, la nación, es la excusa perfecta para cualquier clase de injusticias, especialmente las que se cometen contra los más débiles, contra los niños, las mujeres, los ancianos, los parados, etc. .

Dice el señor Rufián que formarán un dique contra el fascismo, lo que me parece bien, sobre todo si empiezan por hacerlo con el que contamina el nacionalismo catalán. El nacionalismo, cualquier nacionalismo, como el egoísmo, es un sentimiento del que nadie puede librarse, pero cada uno es responsable de su control, de someter el impulso a la racionalidad y a la justicia. El nacionalismo altamente incontrolado es el fascismo en sus innumerables vertientes, una de las cuales, no conviene olvidarlo, es el nacional-socialismo, que bajo la apariencia de un cierto izquierdismo esconde su firme designio de servir al capital, que es el dueño real de la nación y de sus órganos representativos, o, mejor dicho, la nación es uno de los inventos necesarios para que4 el capital imponga su racionalidad al conjunto de la sociedad. Antes del capitalismo las naciones no existían a los efectos políticos tal y como hoy las conocemos.

Cada uno podrá defender su postura como mejor le parezca, pero frente a las palabras, lo que queda son los hechos y como ya dijo Jesús, por sus hechos los conoceréis. El que elige la autonomía de su nación frente al hambre de los niños, podrá buscarse las excusas que quiera, allá él con su conciencia, pero los hechos y los dolores están ahí.

No se trata de condenar a nadie por aquello de que cada uno lleva su alma en su almario, pero es imprescindible que, entre demócratas, se haga la necesaria reflexión de ver el nacionalismo en el ojo propio antes de condenar el ajeno. En todo caso, no todos los nacionalismos tienen la misma gravedad. A mí, personalmente, me da más miedo Trump que un militante del BNGA y le tengo miedo sobre todo a VOX y la extrema derecha nacionalista española.

Yo sé que los militantes de ERC, por ejemplo, son gente honesta en general (aunque no parece preciso substituir a la Moreneta por el Sr. Junqueras), pero un tanto cegados por su amor a su tierra, por lo que creo que no caen en la cuenta de que su socio (el actual PdCat) ha sido uno de los partidos más corruptos y de los que más duramente han apretado las tuercas al pueblo llano y no sé si se dieron cuenta de que el independentismo repentino que le entró al Sr. Más no era más que la necesidad de huir lo más pronto posible de la Guardia Civil que les seguía el rastro.

42 comentarios

  • Javier Pelaez

    Yo estoy de acuerdo con los magistrados del Supremo que,según elpais de este domingo,mantienen que aqui no hay ebelión y que se debería modificar el tipo.Si estos hechos se enjuicirán con el Código Penal de 1932 serían típicos porque el art.243 de auqel Código decía “con las mismas penas(prisión mayor:de 6 años y un dia a 12 años,según el art.30) serán castigados los ataques a la integridad de España o la independencia de todo o parte de su territorio,bajo una sola ley fundamental y una sola representación de una personalidad como tal del Estado español”.El art.243 al principicio decía que se podía cometer “sin alzarse contra el Gobierno,cometiendo con astucia o cualquier otro medio…”.Una de las caracteríasticas del procesismo es la astucia como bien dice Coscubiela.Para mí más bien engaño a sus electores.En el actual Código Penal se exige alzamiento armado y violento para la rebelión,cosa que evidentemente yo no veo por ningún lado.Sea lo que fuere,va contra el sentido de la historia que se condene en 2019 con más pena que se condenaría en 1932.Y no se hable de Companys porque el fue juzgado en 1934 por el Código de Justicia Militar y porque allí hubo muertos.Y lo digo porque el Estado autonómico de la Constitución de 1978 es más descentralizador que el Estado integral de la Segunda República y el que afirme lo contrario que me lo pruebe.Por tanto,carece de sentido histórico aplicar unas penas mucho más graves que hace ochenta y tantos años.

  • M.Luisa

    No voy a volver sobre el asunto de los nacionalismos,  me interesa sólo, ahora que tengo un poco de tiempo  reflexionar en torno al comentario de Juan Antonio, advirtiendo, eso sí, que lo hago  sin ánimo alguno de polemizar, sino a modo como  lo hice también  cuando en su curso  valoramos desde distintos horizontes   la cognición humana. Él desde la limitación, igual como en este caso,  y por lo que a mí respecta desde una cognición estructurada y  capacitada.

    Que es un hecho lo que explica sobre la mente humana y su manipulación  no me cabe la menor  duda.  Es un hecho!! y  lo saben bien quienes lo  sufren de cerca, sin embargo, ¿es correcto afrontar este fenómeno  desde la negatividad? Creo que no, porque lo obtenido así sólo fomenta  suposiciones algo totalmente  insuficiente  para quienes, como digo, sufren este fenómeno.

    Lo que se extrae de su comentario   valdría, si acaso, para aquellos que  quieren una explicación teórica sobre el fenómeno del  fanatismo  visto desde fuera. Pero para quienes lo viven desde dentro  necesitan algo más que entenderlo, necesitan saber para comprenderlo, es decir, conocerlo intrínsecamente para así poder   hacerle frente.

    Por tanto, no sólo  dejándose instalar   en respuestas del mismo  nivel  contestatario y polémico   inútil para resolver  nada. En tal situación  se dan por supuestas algunas cuestiones, en efecto, pero sólo  en forma de suposiciones, mas    no nos engañemos,  suposiciones que  también reposan  sobre el  nivel  emocional al uso,  el mismo que  nos ha podido servir como modelo y objeto  de estudio.

    En fin, para profundizar, en este caso sobre  la mente humana habrá que tomarla en tanto realidad que es  y entonces resultará   obvio que  no hay que empezar limitándola  sino dándole con nuestra intelección toda su capacidad  real, lo cual a partir de aquí  será  cuando obtendremos la percepción de   su dar de sí que es lo que irá dando al mismo tiempo la forma, la formalidad propia de nuestra mente. Pero no como cosa que se explica sino como realidad que se siente mediante experiencia

    Bien, sirvan estos apuntes  como mera reflexión, nada más! Lo dejo aquí.———–

  • M.Luisa

    Tomada la cuestión ahora desde el punto de vista político,  sin duda  que todo movimiento social que aspire a cambios viene motivado primariamente  por el carácter emocional visibilizado y expresado en estos movimientos. Sin embargo cuando su repetición es continuada en el tiempo como ha quedado demostrado en el movimiento social catalán originado en 2011, esa visualización  ya no lleva sólo consigo  el fenómeno de la emotividad sino que el mismo ha quedado subsumido en forma de sentimiento.

    Este proceso que se inicia en lo fisiológico abarca  todo aquello que hacemos los humanos, también en lo político. Ahora bien, la tarea del político ahí no está en recoger las emociones a modo  como sucede en campaña electoral con intención de manipularlas,   sino que en los movimientos sociales del tipo descrito sucede como  cuando nosotros imprescindiblemente nos llega la hora de razonar nuestros propios sentimientos. Así también, pues, sucede en política.

    Lo que administra políticamente los gobiernos en una democracia madura no  son las emociones de los ciudadanos ( ésto sólo ocurre en las dictaduras ) sino cuando éstas se han estabilizado  y  trasformado en sentimientos.

    Lo que puede ser manipulado son siempre las emociones pero nunca los sentimientos, de ahí que ayer me detuviera un poco en reflexionar sobre la  estructura cerebral humana.  No perdemos de vista que los ciudadanos antes de ser ciudadanos  son personas.

    Por último, pensemos por ejemplo cuando en los inicios del proceso ya  se hablaba del “suflé” catalán. Me pregunto si a estas alturas lo podemos seguir llamando suflé?

    A todos ¡muy buenos días!

    • Iñaki SS

      Hola M.Luisa
      No quisiera que este post pasara al olvido, sin agradecerte la diferenciación que nos haces entre las emociones y los sentimientos. He leído tus comentarios varias veces y los guardo como oro en paño, para reflexionar sobre ellos.
      Eso de la subjetividad objetual, digamos que insana, referida a los egoismos propios de emociones más o menos controladas y la subjetivida sana de unos sentimientos profundamente enraizados en la realidad misma, tiene mucha miga.
      Sería de desear que el proceso catalán, que desde luego no tiene nada de “suflé”, ayudara a avanzar hacia puntos de encuentro satisfactorios para todos. Vivir para ver!.
      Un abrazo.

      • M.Luisa

        Tu detalle me remonta, querido Iñaki!
        Lo que lamentaría es haber sido yo la causante de que se desvaneciera el interés despertado en esta sección, aunque al fin y al cabo, pienso que con mis comentarios no he hecho otra cosa más que aquello que se pedía, profundizar en el tema.

        Creo que lo intenté con los nuevos elementos que aporté y que tú has sabido muy bien interpretar.
        Has captado muy bien la diferenciación que apunté entre emotividad y sensibilidad o lo que es lo mismo entre emociones y sentimientos. Pienso que destacar esta diferencia es muy importante para presentar la cuestión del conocimiento en positivo. Además, ahora, tras haber escuchado ayer, en el juicio, a Jordi Cuixart presidente de Omnium Cultural que lleva más de 500 días en prisión preventiva, me da la oportunidad de ilustrarla.

        De ilustrar , digo, aquel orden que diferencié entre las emociones y los sentimientos , la cual cosa se verá incluso que se trata de algo que podemos experimentar por nosotros mismos y por tanto no tiene nada de teórico.

        Veamos. A Jordi Cuixart el fiscal, ayer, le recordó las afirmaciones que tiempo atrás hizo ante el juez Llarena, mas Cuixart enseguida le cortó diciéndole que lo dicho entonces tenía como motivación salir cuanto antes de la prisión, pero que ahora, casi un año y medio después de ser encarcelado la libertad ya no es su prioridad y por eso no puede ratificar lo dicho entonces.

        Mi prioridad ahora, siguió diciendo, no está vinculada con “mi” libertad, entonces mis declaraciones estaban condicionadas a mi salida. Mi prioridad ahora está en la resolución del conflicto político en Cataluña y en la defensa de los derechos humanos y en las libertades a nivel de todo el Estado.

        Creo que puede distinguirse ahí con claridad esos dos momentos. Uno, el emocional producido por el impacto físico ante la pérdida de libertad que toda persona puede experimentar en estos momentos cruciales de su vida. Y otro cuando en perspectiva y desde su interior esta persona ha de sacar fuerzas y dar lo mejor de ella para poder hacer frente a la totalidad del problema que se le presenta. Es cuando entonces afloran los sentimientos que la razón recoge. Y eso ¿Por qué? pues porque éstos son ya portadores de cognición,es decir, de conciencia.

        La persona, entonces ya no sólo se siente motivada por su estado de mera volubilidad sino que superándolo habrá con posterioridad que razonarlo.

        Fue tan importante su declaración para comprender el punto éste que a los dos nos ha interesado que te pongo el enlace donde Cuixard lo expone.

        https://www.lavanguardia.com/politica/20190226/46696328902/jordi-cuixart-juicio-proces-omnium-cultural-tribunal-supremo.html

        Un fuerte abrazo Iñaki y muchas gracias

  • M.Luisa

    Hola Juan Antonio!, mucho gusto en saludarte de nuevo! En tu escrito observo que de la diversidad de nacionalismos que admites, describes aquel que todos aquí recriminaríamos, sobre todo por las consecuencias de los métodos empleados en ellos y que la historia irremediablemente  absorbe   al servicio de nuestra experiencia.

    Creo que es por ello y me sorprende  que en su análisis te haya  llevado en paralelo a describir la mente humana pero no en positivo, en su funcionalidad propia y real,   sino anteponiéndole desde fuera una patología que ensombrece la explicación que de ella se haga, de tal manera que ya  de antemano  se la incapacita.

    Por eso no me extraña en absoluto que en este análisis se entrevere en una misma identificación esquemática las emociones y los sentimientos cuando en realidad desde el punto de vista de nuestra capacidad cognitiva humana son sólo dos momentos estructurales de ella (perdóneseme pero esto es algo que por su importancia vengo repitiendo hasta la saciedad) dos momentos en los que  el término de las emociones, es decir,  de nuestros  estados anímicos, lo hacemos  recae sobre  la subjetividad objetual, o sea aquella subjetividad  consistente  en hacer  retrotraer  la realidad en objeto. Pero entonces, para abrirse camino,  es cuando esta inviabilidad pone en marcha el dinamismo estructural interno y   será  por la misma exigencia  del sentir propiamente humano que  se produzca una superación de esta mera  emotividad (momento  de experiencia) y dé paso en ella al sentimiento que es lo propio del sentir humano porque en él aunque la subjetividad no desaparece,  su término no lo pone ya  el objeto sino la realidad misma. Las emociones nos cierran (es el ámbito del egoísmo, hemos de salir de él) en cambio los sentimientos nos abren a la realidad de las cosas. En tanto y cuanto  las emociones lo son de objetos, de cosas objetivas, los sentimientos lo son de realidades, es decir de aquella realidad que concretiza las cosas.

    Valdría la pena tener esto en cuenta al tratar todo   tipo de fanatismos, tanto el producido por la religión  como los generados por los nacionalismos.  Mi ingente esfuerzo durante años  por   conocer el origen de los    fanatismos en la religión, uno de los más peligrosos donde los haya, me ha llevado con posterioridad y ya con menos esfuerzo,  a discernir la raíz fanática  donde la haya también,  dentro de  los nacionalismos.

  • Juan A. Vinagre Oviedo

    Parece que los nacionalismos están volviendo a renacer, y por tratarse de un tema que puede atascarnos, uno esta reflexión a las ya expresadas. El nacionalismo -de cualquier tendencia- no es un tema menor. Suele llevar consigo una carga de profundidad emocional, capaz de socavar los cimientos de una convivencia pacífica y abierta. Detrás de los nacionalismos frecuentemente hay manipulaciones, falsificaciones…, incluso mitos, que se utilizan para modelar mentes y comportamientos de grupo. Comportamientos que frecuentemente promueven, a la cara o en la sombra, intereses oligárquicos demasiado personales.

    En este sentido quizá sea bueno recordar un par de anécdotas reales, que ilustran el tema:

    **A principios de los años 30 del siglo pasado coincidieron en un encuentro diplomático el gran historiador -y teólogo- luterano Harnack y el nuncio del Vaticano en Alemania, Pacelli  (el futuro Pío XII)  Éste le preguntó: Señor Harnack, ¿cuánto cree que hay de objetivo en la historia?  -En torno a un 50%, respondió Harnack. Pacelli, que se movía entre documentos, muchas veces secretos, le repuso: Un 50%… ¿no le parece demasiado?

    **La segunda anécdota es la frase contundente de O. Wilde, referida al historiador Herodoto: Es el padre de las mentiras, dijo.

    Como los nacionalismos forman la parte quizá más emocional de esa historia, cabe imaginar la fragilidad objetiva de sus bases. Todos sabemos hoy que la historia ha sido y sigue siendo manipulada y falsificada con intención de justificar hechos y de modelar mentes, que asuman esas falsificaciones como verdades indiscutibles. (En el fondo se falsifica la historia para manejar mentes y conductas y engrandecer intereses) Bajo el amparo de medias verdades y de falsificaciones o mitos (heroicos o románticos) se crean o refuerzan conceptos de grupo, como raza, etnia, pueblo, nación…  Conceptos que van dirigidos a los sentimientos, con el fin de desencadenar emociones -muchas veces ya poco racionales-, que tratan de presentar la nación etc. como si  fuera un valor supremo. Valor que puede acabar convertido en un pequeño dios sacralizado, fanatizado y excluyente, y por el  que además se sacrifican principios, democráticos y morales, e incluso personas… En este caso, dicho claramente, se sacrifica la ética y la verdad en el altar de los sofismas, interesados e incuestionables, siempre con apariencias de verdad.

    El primero en la lista de esos sofismas interesados es: PRIMERO EL PUEBLO  o la democracia o el mandato del pueblo…  (Primero la américa de cada uno)   Así se encubre la verdad  -intereses-, y se refuerzan las emociones colectivas y el fanatismo acrítico, incluido el religioso. Es preciso exigir más RACIONALIDAD a las emociones -cosa nada fácil-, pues en este caso las emociones mandan sobre la razón, y la ponen a su servicio, a fin de que “justifique” lo que quieren las emociones. En esto consiste el mecanismo de racionalización, que tan frecuentemente y tan mal usamos en la vida… A esas justificaciones se les da el carnet de autenticidad. Carnet que luego sirve para imponer, discriminar a quien no se someta etc.

    Si a esa mezcla de falsificaciones, de medias verdades y de mitificaciones se asocia la religión, el cóctel es más poderoso, más fanático y peligroso…  La asociación nacionalismo -de cualquier tendencia- y religión ha sido y todavía es un recurso frecuente en la historia, porque se refuerzan mutuamente con un poderoso lazo emocional, aunque pierdan autenticidad.  Esto explica la tendencia de políticos -de ayer y de hoy, (además de  otros intereses de fondo)- a recurrir, por ejemplo, a un monasterio  -que puede ser Monserrat o Silos- para fundar o fortalecer un partido o incrementar votos… (¡Así se ha utilizado y utiliza muchas veces lo sagrado!)  Partido que si es de tendencia neoliberal se halla en frontal oposición al Evangelio. Pero esto no importa. La iglesia clerical, frecuentemente “tocada”, lastrada por servidumbres nacionalistas, transige  o  acaso ampara y “justifica”: Si acuden a la iglesia, si ayudan económicamente y se ponen en el primer banco -que les reservo-, se les permite incluso que toquen el himno nacional tras la consagración…

    Así se consagran también los nacionalismos, olvidados de que no son más que creaciones de la historia de la evolución humana, como fueron las tribus… Así caen en la involución, sin ser -parece- muy conscientes de ello. En este tema no admiten que vamos hacia formas de organización política y social más globales -no sólo económicas-, con organismos de gobierno cada vez más amplios… Los nacionalismos de hoy son incapaces de prever un futuro más “ecuménico”, menos tribal. Vamos hacia un gobierno global, democrático y solidario o nos perderemos en la involución como seres humanos… Por eso no me gustan los “brexit.

    Este lenguaje teóricamente lo entiende mejor la izquierda, pero cuando algunas llamadas izquierdas anteponen su soberanía a la unión y ayuda solidaria, uno se pregunta: ¿Qué coherencia es ésa? ¿Cuál es su verdadera escala real de valores? (Y más si invocan el nombre de Dios como creyentes) ¡Qué difícil descubrir esa verdad que hace libres (por dentro)!

    Termino  -y permitan que concrete más a nivel personal-: Amo mi tierra, y cuando estoy en ella “falo galego” con mucho gusto, y me veo con “galeguistas”, pero soy ciudadano del mundo, aunque también  me siento gallego, catalán, español, francés, por casualidad, como diría Montesquieu. Soy gallego y español por las circunstancias, y muy a gusto, pero no quiero que una circunstancia sea algo esencial en mi vida, y menos que sirva para excluir o alejarme.

    ¡Ojo, pues, a las emociones manipuladas, fanatizadas y excluyentes, que separan y no unen en grupos cada vez mayores, pues en el fondo fomentan reinos de taifas!

     

     

    • Mª Pilar

      ¡Gracias Juan A. Vinagre!

      Un abrazo entrañable.
      mª pilar

      • Juan A. Vinagre Oviedo

        Gracias a ti, Mª Pilar y también a Iñaqui. Quizá tu moderación, Iñaqui, -no tu tibieza- te hace hablar así de bien, a mi juicio. Por mi parte, te explico: Me mantengo intencionadamente a nivel de reflexión general, en la convicción de que si se respetan los principios generales, seremos más abiertos de mente y de corazón, y avanzaremos juntos hacia un futuro más abierto, sin excesos de particularismos. Creo que en el fondo los particularismos tienen menos valor. En realidad -vista esa realidad con perspectiva histórica amplia- todos somos MESTIZOS y estamos llamados a serlo cada vez más. En esta perspectiva, las etnias, los pueblos… son cosa menor, y aunque sean respetables -y emocionalmente entrañables-, históricamente son siempre provisionales. ¿Qué será de los territorios europeos, por ejemplo, dentro de 500 años? ¿Y de sus lenguas? Los pueblos tenderán a unirse y las lenguas a reducirse, no por “lingoclastia” (perdonen este invento), sino por necesidad de comunicarnos mejor, y ganar tiempo para otros aprendizajes más humanizadores e imprescindibles, que fomenten un correcto desarrollo humano; aprendizajes que hoy no entran en ningún curriculum de formación, y son cada vez más necesarios.
        No me extiendo más. Sólo aprovechar para enviar un saludo al “pueblo” atriero…

    • Iñaki SS

      Se agradece tu magnífica reflexión, amigo Juan A. V. con la que estoy en general de acuerdo, aunque considero que le falta un poco más de concreción. Algo así como que se mantiene en un plano teórico y no acaba de enfrentarse a la variopinta realidad que pisa tierra.
      Por ejemplo, yo soy un viejecillo que, con los 80 cumplidos, no dejo de ser un nacionalista vasco, aunque mas bien tibio y siempre con voluntad dialogante. Desde luego, no acabo de ver mis emociones ni manipuladas, ni fanatizadas, ni excluyentes, etc., aunque debo de confesar que un poquito privilegiado si que he sido y sigo siéndolo.
      Total que, en el cortito recorrido vital que debe de quedarme, iría encantado hacia formas de organización política y social más globales. Vamos que, mi condición de SER vasco, no me impide englobarla en mi SER ibero-europeo, identificándome y caminando encantado, solidariamente abrazado a catalanes, españoles, portugueses y gibraltareños. Y probablemente no soy el único al que le pasa esto.
      Total que, en mi modesta opinión, puede haber y hay mucho nacionalismo destructivo, pero también mucho nacionalismo constructivo que trata de desactivarlo.
      Un cordial saludo

    • Asun Poudereux

      Me ha encantado esta intervención, Juan A., muchas gracias. Habría que hacerlo más a menudo. Entre todos en conjunto se ve mucho más horizonte, al tiempo que muchas cosas en común que unen. Lo digo en general, también en particular por la intervención de Iñaki.

      No dé si me paso, creo que merece ser publicado en un post aparte, para seguir profundizando e intercambiando inquietudes y anhelos que merecen ser respetados y comprendidos en uno mismo y en lis demás.
      Un abrazo a los tres, Pilar, Iñaki y Juan Antonio.

      • Iñaki SS

        Hola querida Asun
        Creeme que te estaba echando de menos en este post. Tus palabras encierran siempre una mística profunda que siempre son de agradecer.
        En mi opinión, creo que no te pasas en absoluto sugiriendo un post aparte, para seguir intercambiando inquietudes y anhelos sobre este tema. El objetivo podría ser, por ejemplo, el tratar de encontrar un mínimo común denominador, capaz de sacarnos del túnel en el que se está metiendo la situación política catalana. Dentro de 500 años, como dice Juan A., seguro que esta todo solucionado…..pero convendría acortar el plazo!!.
        Un abrazo

      • Asun Poudereux

        ¡Ay Iñaki! Sabes por tu madurez y experiencia que no hay que forzar a una única opción, trae a la larga y a la corta consecuencias no esperadas ni deseadas por la personas de a pie.

        En su momento admiraba a los catalanes por sus deseos de mayor libertad y capacidad de reflexión en estos temas. Era muy joven. Pero ahora me decepciona que esa libertad tan anhelada no la hayan hecho extensiva y participativa a todo el Estado y Nación exigiendo una democracia plena con cambio de sistema electoral para una verdadera libertad colectiva.

        Es el sistema actual lo que ha permitido tantas injusticias y abusos, descontento que es de todos los españoles y algunos lo sufren más que otros.

        Me extraña por tanto que se vean como únicas victimas y amparados en las deficiencias del sistema lo quieran particularizar para sí. Y con esto no intento dar puerta abierta al nacionalismo más amplio. Otro error.

        El salto deseado lleva su tiempo, pero la iniciativa hacia un entendimiento ha de ser de todos por convencimiento profundo del dicho vale más perder que más perder, porque de lo que se trata es de dar solidez a las relaciones intrapersonales y humanas sin dejar nada ni a nadie fuera.

        Como ves, lo sencillo se hace complicado cuando las emociones de cada cual privan y nos ciegan.

        Gracias, Iñaki, ya quisiera verlo antes de morir. ¿Y por qué no?

        Un feliz domingo. Besos.

    • Mª Pilar

      Hoy he escuchado en Radio Clásica este hermoso “cuento” que comparto, con quien lo quiera escuchar.

      El Árbol e la música: a las 10.

      1551003001156.mp3
      [audio src="http://mvod.lvlt.rtve.es/resources/TE_RBL18MU/mp3/6/5/1551003001156.mp3" /]

      Un abrazo entrañable.
      mª pilar

      • Mª Pilar

        El árbol de la música – El día que nació la música – 24/02/19
        24 feb 2019
        El cuento de hoy no tiene bromas ni risas. Espero que sí esperanza, porque la música lo puede casi todo.

        No se, ponerlo de manera que no tengan que buscar … lo he probado y no se hacerlo. ¡Lo siento!
        mª pilar

  • Javier Pelaez

    Determinados catalanes han elegido la patria a la agenda social.No esperarán que los demás les comprendamos.Es absurdo.

  • M.Luisa

    Como en todos tus artículos, Juan,  éste  también me resulta  muy lúcido y entendible, aunque si me permites  te diría que los nacionalismos en su diversidad,  pueden, además, adoptar  formas distintas.

    Hay sobre todo,  a propósito del egoísmo como sentimiento  que tu mismo sacas a colación,  un modo que los distingue según el cual, con respecto al nacionalismo, ese “yo”   no es sujeto de egoísmo sino sujeto de “estima”. Estima  hacia sí mismo y desde ahí en reversión  hacia los demás. De tal manera que entonces es cuando se coloca por delante de los nacionalismos  la democracia que es la que  los rige. Si se hace este esfuerzo  los nacionalismos  se perciben cada uno en su idoneidad propia. Es decir se les hace justicia.

    Por ejemplo, en Cataluña el nacionalismo más que una idealización  se ha percibido siempre  como un sentimiento de pertenencia  a una Nación. Una nación   que pese a tener lengua propia, tradición, cultura,etc.,  ha carecido   de estructuras políticas propias, y por ello    ya desde el siglo XIX cataluña  ha sido lugar de origen y difusión de los llamados “movimientos sociales”.

    Esto ya lo intuyó  George Orwell en su ensayo sobre “Cataluña y la guerra civil española”que en su forma originaria de relato,   dejo trascrito ese parágrafo:

    Había viajado a España con el proyecto de escribir artículos periodísticos, pero ingresé en la milicia casi de inmediato, porque en esa época y en esa atmósfera parecía ser la única actitud concebible. Los anarquistas seguían manteniendo el control virtual de Cataluña, y la revolución estaba aún en pleno apogeo. A quien se encontrara allí desde el comienzo probablemente le parecería, incluso en diciembre o en enero, que el período revolucionario estaba tocando a su fin; pero viniendo directamente de Inglaterra, el aspecto de Barcelona resultaba sorprendente e irresistible. Por primera vez en mi vida, me encontraba en una ciudad donde la clase trabajadora llevaba las riendas. Casi todos los edificios, cualquiera que fuera su tamaño, estaban en manos de los trabajadores y cubiertos con banderas rojas o con la bandera roja y negra de los anarquistas; las paredes ostentaban la hoz y el martillo y las iniciales de los partidos revolucionarios; casi todos los templos habían sido destruidos y sus imágenes, quemadas. Por todas partes, cuadrillas de obreros se dedicaban sistemáticamente a demoler iglesias. En toda tienda y en todo café se veían letreros que proclamaban su nueva condición de servicios socializados; hasta los limpiabotas habían sido colectivizados y sus cajas estaban pintadas de rojo y negro. Camareros y dependientes miraban al cliente cara a cara y lo trataban como a un igual. Las formas serviles e incluso ceremoniosas del lenguaje habían desaparecido. Nadie decía señor, o don y tampoco usted; todos se trataban de «camarada» y «tú», y decían ¡salud! en lugar de buenos días”

    George Orwell, Homenaje a Cataluña

    • javier peláez

      Qué coño tendrá que ver la Cataluña republicana de la CNT y el POUM con el Puchi. Valtonyc ya dijo que Puchi era un anarquista y a mí me entró la risa. Sólo comparar el exilio dorado de Puchi con la muerte en la indigencia en el exilio de García Oliver y José Ascaso.Te lo dice un sobrino nieto de Benito Pabón,el primer abogado que tuvieron los procesados del POUM y que murió en el exilio y está enterrado en Panamá.

  • Carmen

    Y sigo preguntåndome . Y el resto de españoles no podemos opinar? Me gustaría un referéndum en el que se preguntase, si los catalanes, vascos, gallegos, andaluces… quieren abandonar España, da usted su aprobación?

    Porque ya está bien.

    No tengo dentro de mí ningún tipo de nacionalismo. Me siento española, pero si todas las comunidades españolas quisieran independizarse de España, Adiós.

    Seguiría siendo española y murciana.

    A no ser que se disuelva España. Si eso es lo que quieren los españoles, adelante. Seguiré siendo murciana. Ya fuimos un reino. De gente de mal vivir, pero reino. Y si es mal vivir no respetar segun qué normas, se podría hablar sobre el tema una eternidad.

    Porque ya está bien de miedos. Miedo exactamente a qué?

    Pues si tenemos que ser la republica independiente de Murcia, seremos.

    Porque en este mundo globalizado, me muero de la risa de las repúblicas independientes.

    Ya está bien. Pero primero, antes de todo, que respeten la mayoría de cada autonomia . Eso lo primero. Porque dudo y mucho que todos se quieran lanzar a la aventura de ser independientes.  Pero si lo desean, adelante. No me da ningún miedo ni que se rompa España y mucho menos que un pueblo que dice que desde no sé qué de la guerra carlista, están deseando no pertenecer a España. Pues bueno.  Pues adiós.

    Esas cosas tienen que ser mutuas. Si reniegas de mi, por qué tengo que retenerte contra tu voluntad? Ahora bien, antes, aclårate bien. Pensad lo que queréis. Pero todos. Todos.

    Menuda se ha liado con el temica  del.señor.  Son unos irresponsables por no permitir  que los presupuestos siguiesen adelante. Y tengo que entenderlos?Pues miren ustedes, no lo entiendo.

    Por no hablar de la imagen que está dando España. Y lo tengo que respetar  porque pobrecicos, tienen derecho a irse de España? Pues eso digo, que adiós.

    Saldremos adelante. Fijo.

     

  • José Ignacio Calleja Sáenz de Navarrete

                “A mi modo de ver, lo único que quieren es SER CATALANES, pero al 100%. Es decir, con un grado de soberanía relativa similar al de los demás pueblos europeos, vg: el español”.

                En esta frase, amigo Iñaki, (te digo amigo por la calma y bonhomía que transmites) está el quid de la cuestión que falta considerar. De momento “ser catalanes al 100% del 50%. Es el primer problema de “los catalanes quieren”. De momento esto sucedió en el Parlamento de la declaración de independencia unilateral, el 100% del 50%. Nunca han reconocido, salvo al principio Esquerra Republicana, que no se podía seguir sin haber tenido la mayoría de los votos en las elecciones; sí de los diputados, no de los votos; esto fue grave para un demócrata; la ley lo permitía, pero la ley vale en unos casos y en otros no; me preocupa. Nunca podrán negarlo en el futuro que, adivino, es ir in crescendo hacia el nacionalismo. Aquello pasó y nadie lo dice. Es importante ver esto y no se reconoce.

                Segundo, solo quieren “un grado de soberanía relativa similar al de los demás pueblos europeos, vg: el español”, pero eso es así de claro porque tú ya has decidido que estás ante dos pueblos distintos, y otra vez, no lo sé, eso es lo que piensa el 50% del 100% de los catalanes. Este porcentaje hoy es mucho mayor en Cataluña; seguramente ha cambiado y mucho en el conflicto, creo; (y no es un dato para nada mayoritario en el País Vasco, creo y todavía). O sea que contraponer esos pueblos como sujetos diferentes y claros entre su población, es la idea del nacionalista, pero no es claro en los hechos. De momento, lo claro es que los soberanistas se reclaman el 100% pero son el 50% de su población. Al menos, lo eran. Es importante decirlo cuando se proclama los catalanes, los vascos, los… y está en discusión la identidad nacional de ese grupo-pueblo. Esta es la cuestión de nuestros pueblos, que está en juego, hoy por hoy, para muchos de sus ciudadanos la identidad nacional casi unívoca. No es que falten las características de una nación, sino que no participan de ellas muchos de sus ciudadanos o las quieren mezcladas hoy y mañana. Y claro, sólo diciendo “si usted vive en esta tierra, usted debe tener unas  convicciones nacionales que le obligan sin remedio, la cosa se resuelve, pero uffffff!!! Avancemos.

                Tercero, y fin, una cosa es derecho a votar y otra a ser soberanos, cuando se presentan esas diferencias de autoconciencia nacional y cuando tienes una Constitución pactada con otros pueblos. Hay que acordar con ellos qué y cómo ordenar la salida, si no hay otro modo de resolver con justicia la relación. (Sólo porque sí y con lo mío hago lo que quiero, ufff). Me explico. Aquí la responsabilidad impediente del Estado es máxima, pero eso no significa que  no se pueda cuestionar el modo de proceder del nacionalismo catalán, u otros en el futuro (poco a poco, tal para cual); creo que hay una hipertrofia de la libertad de decidir frente al valor de la solidaridad a la hora de plantear el caso. Por eso hablaba de justicia social, y no solo, libertad con lo mío. Porque siendo verdad que decidir no es independizarse, a nadie se le oculta que a la soberanía en el decidir subyace en casi todos la idea de “si me conviene, hago con lo mío lo que quiero”. Evidentemente, las razones de ética democrática sobre ser libres son muy hermosas y las creo de mucha gente, pero el propósito humano de valorar un derecho según unos intereses materiales que me benefician o no, no es pensar mal, sino pensar con experiencia. (Lo mismo hace España como Estado en el concierto internacional y mandamiento primero que reza “América, primero”. Se entiende).

                Luego en esos presupuestos que he dicho, ¡que he querido decir!, se traba en buena medida tu argumentación. Como se trabaría la mía si dijera lo contrario que tú contra la población nacionalista y soberanista de nuestros pueblos. Que no lo digo, sino que sólo digo que se considere el caso bajo esa complejidad interna y se arbitre políticamente una solución tan provisional en el tiempo como se requiera y pueda para pactar la diversidad interior a Cataluña, hoy por hoy, y la los pueblos del Estado Español, también hoy por hoy. Yo creo que esto mismo pasará en Euskadi; es lo que pedí cuando gobernó el honesto Ibarretxe. Si no se reconoce la legítima diversidad interna al pueblo, bajo el concepto “somos una nación”, algo falla en el análisis y lo desenfoca todo como proceso.
               
                Ahora bien, partir de la soberanía como derecho inocuo de un pueblo, el catalán o el vasco o el gallego o el que reivindique con buenas razones serlo, -dando por seguras para el 100% de su gente las características de ese pueblo y su reclamación de soberanía-, es poco preciso con el hoy real y complejo de los catalanes, de los vascos et alii. Es lo que presumo que no reconoce, o yo no lo veo, otra voz muy implicada en foro y tema, María Luisa. Esta es la cuestión previa del caso. Opino. Y si me dices, “pues que les pregunten y lo sabremos”. De acuerdo, pero reconoce que aceptar ese preguntar se presenta, una y otra vez, como afirmar aquello de lo que se discute: somos un pueblo con derecho de autodeterminación y decidimos; se puede discrepar en el decidir, pero no en el ser; en lo que somos, no hay margen. Desde luego, no facilita nada una salida política que venga precedida de una confesión general de nación, sin complejidad interna alguna. Y viene.

                Yo sería más político y práctico para abordar la realidad. Y ¿entonces? Como fuera que de momento son pueblos muy diversos en sí mismos, en su conciencia nacional y reclamación de soberanía, esto es lo más real, y como fuera que no hay salidas sin pacto, pactemos, hacia dentro y hacia fuera, ese modelo provisional y equilibrado, por el tiempo que esta generación lo requiera, y los que vengan después, ya darán con sus propias soluciones más ajustadas a la evolución nacional de su sociedad. Pienso. Además, añado, entre la solidaridad y la libertad, no hay margen; estoy tan obligado éticamente por una como por la otra, y debo conjugarlas a fondo. Ya sé que no hay contradicción, pero haberla, hayla. Ya sé que no necesariamente con estos pueblos que me tocan desde hace unos siglos, pero es el lugar más real y próximo para que mi solidaridad amplia no pase a una modesta ayuda oficial al desarrollo. Se me entiende lo de la solidaridad y lo de las obligaciones contraídas cerca y en la historia, además de los afectos (que pueden muy primar sobre los enfados); pero esta es otra cuestión; ya lo dice Junqueras sobre su amor y afectos a los demás pueblos. (Me he extendido en exceso. No sé dónde lei el texto de Iñaki en Atrio, no lo encuetro. Espero que lo recuerde. Paz y bien).

    • M.Luisa

      Hola José Ignacio! Gusto en saludarte! Vamos a ver, lo que le expresó Iñaki a Carmen hace unos días para entender más o menos el conflicto que tratamos, era la necesidad de establecer la diferencia entre Tener y Ser y ¿esto por qué? pues porque lo que le quería decir, entendí, era que no todo el mundo hace con lo que tiene, su ser, es decir, su estar, su estar actual no lo proyecta, es como que uno se sienta bien en él. No sé si me explico…

      Por ejemplo, el vicepresidente Junqueras que en la cárcel daba a los demás presos alguna que otra charla filosófica, el otro día frente al Supremo también estableció esta diferencia entre “ser” independentista y “estar” en ello. Cosa por la cual él dijo no renunciaría NUNCA.

      Para ser Nación lo último que se necesita es estar a la espera de que te lo sirvan en bandeja. Aquí no vale ninguna interferencia en el sentido de esperar que nadie te regale nada para tener autosuficiencia, basta con apreciar todo aquello que se posee y darle proyección, crecimiento formal y abarcador. Es fácil en uno mismo hacer esta experiencia y extrapolarla, dimensionarla en otros haberes y ámbitos de la vida.

      Tenemos en la memoria reciente expresiones como esta ”a por ellos” luego la violencia que se ejerció contra l@s votantes catalanes, ahora el juicio contra políticos que lo que hicieron fue intentar cumplir el mandato de las urnas y el programa electoral que lo corroboraba. Ustedes creen que con estos precedentes el independentismo se plegará sumiso ? ¿Dónde queda la dignidad? Porque en vez de atacar no se eligió el camino de los ofrecimientos, de la acogida, de las propuestas, de los acercamientos etc.,

      Ayer mismo en la conferencia de Bruselas el presidente Torra declaró: ¡En defensa de las libertades catalanas estoy dispuesto a pagar con mi persona lo que haga falta! ¡Este es el carácter que ha marcado la historia de Cataluña!

      Un cordial saludo! me alegra que vuelvas a salir a la palestra

    • Iñaki SS

      Hola José Ignacio C. S.de N.
      Un placer cambiar impresiones contigo, con tranquilidad y espíritu constructivo, siempre intentando vislumbrar soluciones, sin empeñarse en tener razón.
      Vamos a ver. Estoy de acuerdo en muchas cosas , pero me vas a permitir algunas… llamémosles matizaciones y dudas.
      Yo no soy capaz de manejar los porcentajes con tanta exactitud. ¿Cuantos son realmente los catalanes a los que les falta algo en su SER?. ¿Solo el 50%?. ¿Donde situamos al más o menos 30% de abstención habitual?. ¿Hasta qué punto son válidos los datos obtenidos en momentos de crispación como los actuales, en los que entre pitos y flautas la buena gente se está jugando las alubias?.
      Los pueblos de Euskadi y Cataluña tienen una identidad y una situación geopolítica muy singular, al estar situados a ambos lados de los Pirineos. Yo mismo, habiendo nacido a unos pocos kilómetros de mi pueblo, ahora sería francés. Otro dato. A lo largo de 40 años de votaciones, en las comunidades autónomas vasca y catalana, los partidos politicos estatales siempre han sido y siguen siendo minoritarios. No somos ni mejores ni peores que los españoles, como personas todos iguales y con los mismos derechos, pero distintos, con idiomas materno y sentimiento de identidad propio.
      ¿Cuantos vascos y catalanes aprobarían hoy la Constitución española del 78?.
      Europa ha sido solidaria con España. Pensar que los Catalenes, dentro de Europa, iban a dejar de serlo, parece un juicio de valor. ¿Por qué no podría ocurrir que, a más libertad , más armonía y más solidaridad?.
      Al honesto Ibarretxe, entre unos y otros le echaron. Eran tiempos diferentes, con ETA en pié de guerra. El tiempo le está dando la razón.
      En Cataluña tendría que ser más fácil arbitrar soluciones para un conflicto político que dura ya demasiado tiempo. En mi modesta opininión, la pelota esta en el tejado del Estado español. Cataluña es mucha Cataluña y algunos politicos españoles de la nueva generación olvidan la vieja canción….”ni contigo, ni sin ti tienen mis males remedio…” Tendrían que ser más conscientes de la necesidad de pactos y acuerdos que satisfagan a todas las partes implicadas.
      ¿Por qué no reecernos todos como ibero-europeos y, a partir de ahi, solidaridad y libertad?
      Un abrazo y ten en cuenta la opinión de M. Luisa, que puntualiza las cosas mucho mejor que yo.

      • Mª Pilar

        Querido y respetado Iñaki:

        Lo que me cuesta comprender es… que se sientan diferentes al resto de este país.

        Tanto los vascos como los catalanes, tienen unas tierras y un lugar privilegiado ¿cierto?

        Con eso, ya tienen algo, que ¡jamás! tendrán otras comunidades, que componen este país.
        Y en otras comunidades, también tienen otras lenguas antiguas, que mamaron de sus ancestros; y al abrirse hacia fuera… aprendieron a convivir y crecer con la mayoría.

        Mejor cultura, mejor economía… abre las puertas de la mente, y nos hace cada vez más iguales dentro de nuestras diferencias.

        Me gustaría ver, como se moverían ante una tierra de gran secano… quizá, ya no se sentirían más importantes que el resto.

        Quererse en sus diferencias, es bueno, sentirse mejor… es, desolador para el país del que forman parte.

        mª pilar

      • Mª Pilar

        Y quiero decirle, que mi madre es vasca, mi padre no se, si es nacido en Aragón, pero allí vivía cuando conoció a mi madre, y allí nacimos los cuatro hermanos.
        Mi familia vasca, es larguísima, mi madre 16 hermanos, 75 primos hermanos fuimos.

        Solo por aclarar, que mi amor a la tierra vasca, es infinito; mi tercer hijo, allá se casó y allá vive con la familia que han formado, en Bilbao.
        mª pilar

      • M.Luisa

        Querida Mª Pilar! Con todos mis respetos a mi sí que me cuesta comprender viniendo de ti, mujer de paz, te hayas dejado influenciar por esa toxicidad de quienes expanden la idea según la cual los catalanes “se sienten diferentes” eso es lo grave .

        Todo el relato que sobre el Procés ha transitado por el resto de España se ha construido a base de esto, con mentiras y falsedades y mi sorpresa ha sido que cuando pensaba que por fin los interesados podrían conocer de primera mano los acusados resulta que las televisiones estatales transmiten por partes el Juicio. Es decir, aquello que les interesa.

        Precisamente ayer declaró el Concejal Raül Romeba y mientras lo hacía pensaba contigo. Te facilito su historial: Trabajó como analista sobre conflictos armados y rehabilitación postbélica en el Centro UNESCO de Cataluña. Ha trabajado en la ONG Interpón Oxfam y en la Escuela de Cultura de la Paz de la UAB. Ha sido consultor de las Naciones Unidas . Entre 1995 y 1996 fue responsable del programa educativo y de Cultura de la Paz de la UNESCO en Bosnia y Herzegovina. Su labor dentro del mundo del ecologismo ha estado vinculada a organizaciones comoGreenpeace, etc,

        Por otro lado y para ir teminando pues está a punto de reemprenderse el juicio, decirte que cambiar la conceptuación de las cosas no es algo que se haya hecho de forma inofensiva dentro de toda la trayectoria del Procés. Por ejemplo el carácter peyorativo y excluyente que encierra el término “diferente”cuando tu misma dices se “ sienten diferentes” no lo tiene el concepto “diversidad”. Todo lo contrario, es la máxima expresión que incluye a todos los seres humanos sin excepción “ sentirse uno mismo en la diversidad” “Ser una Nación en la diversidad de Naciones” no se le llama a esto Hermandad?

        Un abrazo!

      • Carmen

        Mujer de paz? Por supuesto que lo es
        Y yo también lo soy . Sin duda alguna que lo soy.
        Toxicidad?
        Es alucinante todo.
        Alucinante.
        Y prometo no hablar más de este sinsentido.
        Para qué?
        O es que las personas de paz tienen que callar siempre.
        Qué es la paz? Asentir como dontancredos?

        Mira, aunque no me hagan caso determinadas personas, mira,mira y mira…

        Esto es lo más grande de mundo. Decir que cuestiónarse determinadas cosas no es acordé con ser una persona de paz.
        Hasta luego

      • Iñaki SS

        Querida y admirada Mª Pilar
        Vaya por delante que soy un fan de tus comentarios , con los que suelo estar de acuerdo al 100%. Dicho esto, me apena percibir una cierta sensación de tristeza, en tus observaciones, al comprobar lo difícil que resulta entendernos, en este endiablado tema de los nacionalismos. Sería un verdadero drama que tu y yo no fueramos capaces de ponernos mínimamente de acuerdo, para encauzar al menos la solución del problema.
        Eres buena conocedora de nuestra “privilegiada” tierra vasca en cuanto al TENER. Buen clima, mar, montaña, agua abundante, verdes paisajes, industria,… Pero sabes, tambien, que el TENER es importante, aunque no es todo en esta vida porque, en definitiva, siempre te falta algo. ¿Y que le falta a Euskal Herria, la privilegiada tierra vasca? Pues algo así como el llegar a SER, dentro de Europa, una pequeña nación más, relativamente soberana, pero sin fronteras ni rupturas desgarradoras para nadie.
        No se trata de querer TENER más y aumentar las desigualdades sociales dentro del actual Estado español, sino de SER un poquito más libres, para defender la diversidad de nuestra identidad nacional, sin menoscabo de nuestros niveles actuales de solidaridad. Todos tendríamos que ganar y nadie tendría que perder. ¡Cuanto sufrimiento se podría haber evitado a lo largo de los últimos 80 años!.
        Hace más de 15 años Ibarretxe lo intentó, con un Plan que se pudo haber encajado en la Constitución/78. Lamentablemente no se le quiso hacer caso.
        Un abrazo y a seguir tratando de entendernos. Ah!…y un saludo, también, para los bilbaínos de tu familia.

      • Mª Pilar

        ¡Por supuesto que nos vamos a entender!

        Ya ha comprendido, que mi comentario estaba lleno de tristeza… nada más.
        Y no podría ser de otra manera, porque amo a esa tierra con todo mi corazón, y también probamos el intenso dolor…

        De momento… no puedo comprender que quieran irse… y me duele mucho.

        ¿De verdad creen que todo sería mejor y serían más libres fuera?

        Ante eso… solo digo, que a mí personalmente… algo muy querido se rompería por dentro; pero quien soy yo para combatir ese deseo.

        Deseo de todo corazón, que podamos seguir comprendiéndonos, y sigamos sintiendo esa cercanía y afecto.

        Un abrazo muy entrañable Iñaki.
        mª pilar

      • M.Luisa

        Querida Mª Pilar! Te vengo leyendo hace muchos años y no sólo eso sino saboreando todo cuanto dices y expresas, escuchándote y haciéndolo mío muchas veces.

        Por eso ayer me extrañó tu modo de entender la situación política del momento dándole un sentido que del todo me parece equivocado y me temo que por el poco interés que aquí se percibe en compartir opiniones, ese modo está generalizado. Pero en manera alguna existe esa voluntad de romper nada, ni de irse, ni de sentirse diferentes! Todo lo contrario, hay el anhelo ferviente de romper fronteras, abrir caminos, recobrar libertades, deseos de solidaridad en todos los aspectos…

        Reorganicemos un poco el tema y dejemos de lado todos estas expresiones tan negativas y tóxicas que los medios de comunicación se han encargado en difundir.

        No se trata de querer irse, de separarse, de ser más libres a costa de… nada de eso! Démosle la vuelta y veámoslo desde el punto de vista que tu misma tantas veces desde “tu mirar” embelleces y das sentido a las cosas. Te he comprendido siempre cuando hablas de ello, siempre le he dado sentido a tus palabras, a ese mirar tuyo tan contagioso, pues no es cosa para dejarla flotando en el vacío, yo la recojo porque le doy un gran valor. Con ello expresas un no conformarte con “ver” lo que tienes en frente sino que te lanzas a “mirar” hacia delante. ¡Muy bien!

        Estamos diciendo lo mismo cuando tantas veces yo he intentado hacer comprender aquí esos dos momentos integradores del sentir humano. El primero el “ver” ese ver emocional que por serlo se cierra a cualquier tipo de objeto (el propagandístico también, el que nos interesa ahora) en cambio el segundo está abierto dimensionalmente a lo real de él, de ese mismo objeto, incluso.

        La apropiación de un pensamiento, como el que yo defiendo ha de ponerse en práctica en un todo. Yo ya comprendo que el panorama político es desolador en esos momentos y da la sensación de haber emprendido una vía falsa, pero todos los cambios llevan implícito muchos contratiempos. Llegó un momento que el proceso se nos iba de las manos, ciertamente, sin embargo preguntémonos si seremos suficientemente imparciales para efectuar un análisis riguroso de los hechos.

        Un fuerte abrazo

      • Iñaki SS

        No quiero ser pelma , ni repetirme en exceso, querida Mª Pilar. De momento al menos, me quedo en el comentario de M. Luisa que, una vez más , me paece muy sabio, sensato y siempre constuctivo.
        No se rompe nada y nadie se va a ir a ninguna parte. Solo se trata de construir, entre todos y de una vez…. que ya va siendo hora, el eternamente inacabado Estado español.
        Animo y adelante.

    • Iñaki SS

      Disculpas. Quise decir …¿Por qué no reconocernos…..

  • Javier Pelaez

    El frente Nacional  naranja(como lo llama Rufián,representante del frente Nacional Amarillo),y el frente Nacional Amarillo,le han hecho  la pinza a Sánchez.En realidad,el frente Nacional Amarillo la única excusa que tiene es que está sufriendo una persecución penal desproporcionada.En menudo lío nos metiò el  difunto Fiscal General del Estado,la dejadez de Rajoy y la falta de sentido de la realidad de los independentistas.En fin,el nacionalismo de diverso signo es un mal para la izda evidente.El tiempo dirá en que queda todo esto.De todas maneras el gobierno trifálico,si se da,no iba a poder arreglar todo esto de Cataluña y obviamente iba contar con una oposición tan dura que le va a resultar difícil vender a los independentistas la motor de que los españoles nos odian.Les odiará el trifacho,pero los españoles?

    • Carmen

      Insisto.
      El resto de españoles podemos opinar o es un asunto de catalanes y vascos?
      Porque los de Cádiz no están en África de puro milagro. Por no hablar de Ceuta y Melilla. Y los canarios?

      Creo , opino, pienso, estoy convencida de que es un asunto de todos los que a día de hoy formamos el estado o país o lo que sea esto de España, que ya no sé ni qué es. Un reino, supongo que es, pero hablando de este tema cualquiera se atreve a escribir esta palabra.
      Por favor. Todos, todos sus esfuerzos que vayan encaminados a cambiar la constitución que a día de hoy está en vigencia. Pidan un cambio y no tengan miedo a un referéndum en el que participemos todos los españoles, seguramente sería el camino más corto para obtener la independencia por una vía legal.

      Porque Teruel existe. Recuerdan ese slogan? Saben lo que sucede con las redes de comunicación en Extremadura y en Murcia? Saben del problema de la desertización de Almería y Murcia? De la despoblación de las castillas? Por ejemplo…
      De verdad. Son los niños mimados del país. Por favor.
      Y si no quieren pertenecer a un país, pónganse de acuerdo y soliciten un referéndum a nivel nacional. Es mucho más fácil de conseguir que uno a nivel de comunidad autónoma o lo que sean ustedes, porque a lo mejor son otra cosa distinta a las otras quince. No sé. Pero les aseguro que es el camino más corto.
      Pero desde prisa. Ahí está Vox, el PP y ciudadanos. Gracias a la no aprobación de presupuestos quizás lleguen ya mismo a la Moncloa. A ver qué hacemos entonces. Ustedes y nosotros. Porque todos sufrimos la crispación de la sociedad en España por este tema. Todos.
      Dicho esto con todos mis respetos.

      Y no se preocupen en contestarme. Solamente soy una española que no entiende de sentimientos nacionalistas, solamente le parece este asunto ha llegado a niveles demenciales.
      Y creo que persona que no quieren pertenecer a un determinado país, no deben de pertenecer. No es que tengan derecho a salir de ese país, es que los deben de hacer, por el bien de todos.
      Pero utilicen la cabeza y la legalidad vigente. No se la salten. Eso únicamente nos trae problemas a todos, seamos catalanes , vascos, andaluces, gallegos santa murcianos, que como todo el mundo sabe, estos últimos somos gente de mal vivir.
      De verdad que…

      • Carmen

        Está claro que me he equivocado de sitio.
        Es que este tema me saca de quicio. No sé si se nota mucho. Sorry

      • Iñaki SS

        Querida Carmen, tranquilízate. La realidad es la que es y no dejes que te saque de quicio. Siempre me has dado la impresión de ser una persona con los pies en el suelo. Es decir que pisas tierra firme sin irte por los cerros de Ubeda. En este sentido, tu opinión es tanto o más importante que la de cualquiera. Así que…leña al mono y a seguir despertando conciencias para que, entre todos, demos con la solución. Por si te sirve de conbsuelo, como las tasas de natalidad sigan bajando a esta velocidad, en Euskadi al menos, me parece que el problema va a desaparecer. Los vascos “rebeldes” acabaremos siendo una minoría muy menor.
        Un saludo y ánimo

      • Carmen

        Es que para mí modo de ver, el jaleo este que no acabo de entender que se ha montado en Cataluña y que parece una jugada de póker en vez de política, es algo que se está utilizando políticamente para hacer daño al país entero. Cuando lo que tenían que hacer es resolverlo políticamente. Resolverlo, no utilizarlo.
        Cuando veo que uno de los temas que son líneas rojas para que los que manejan los partidos políticos es este sinsentido de Cataluña. Por dios, siento que me toman por idiota. Es un insulto a la inteligencia del Español medio. Pues no hay problema importantes que solucionar. Anda que no hay intereses escondidicos detrás de las banderas.
        Y si, es cierto, me pongo a escribir y parece que me enfado muchísimo. Pero al ratito se me olvida. Pero es que ahora dios santo, no te dejan olvidar el temica de los catalanes. Parece que no hay otro.
        Menuda corrrrrtiiina se humo.

        Besos.

  • Alberto Revuelta

    Para sonreír Juan. Hay una sentencia del Tribunal Supremo de mediados de 1868 en la se decide excluir a partir de su f echa de publicación de tal resolucion judicial, el libro del LEVÍTICO como supletorio del derecho civil propio de Cataluña. Saludos cordiales. Muy lucido el escrito.

  • Mª Pilar

    ¡¡¡Gracias por este comentario tan lúcido y veraz!!!

    Si todas las personas, tuviésemos la capacidad, de controlar … todos esos… “deseos-impulsos” des sentirnos superiores a..:

    ¡Toda clase de batallas, estarían en su justo lugar! 

    Y todo ello, sin avasallar,  perseguir, culpar a las demás personas, de que no funcionen bien las “cosas” cualesquiera que sean, nacidas de las ideas que persigamos.

    Gracias Juan, por esta serenidad que nos comparte… y de la cual… tanto carecemos, de una parte… y de la contraria.

    Gracias de corazón.

    mª pilar

  • Yo también Juan Caselles. Me da más miedo, mucho más miedo,  Trump y la extrema derecha española que el BNGA. Pero aquí se dio, el otro día, esa “coyuntura de ERC con el partido de Pujol, y de Mas, que estaban a la cabeza de las medidas opresoras-austericidas de los menos favorecidos de la sociedad. Y es que esa derechona catalanista tiene el mismo ADN que la españolista. Item más, con la iglesia, , de la que copiaron misales, por millones, según la versión canónica de la señora del otrora mol honorable Jordi Pujol, padre prior del Banco, digo del convento.

    Con ello nos han hecho la pascua a muchos geográficamente mesetarios que veíamos alguna posibilidad de razonable actitud “de clase”, de la que,Joan Tardá no creo que pueda darnos a los que así pensábamos una respuesta razonable. El yo, yo, yo, no va a ninguna parte. Más allá del Ebro, y más acá.Pero ellos han entendido, no sé en base a qué han deducido que CUANTO PEOR MEJOR, como decía, Rosa María Artal, ayer mismo. Como siempre, el tiempo nos lo dirá. Un cordial abrazo Juan G.Caselles.

     

  • Carmen

    Juan.

    Acabo de leer tu artículo, después de escribir mi comentario al enlace que ha puesto Ana en otro hilo y que ayer tampoco leí.

    Me encanta lo que dices. A lo mejor porque pienso parecido, salvando todas las distancias. Tú sabes mucho más de estas cosas de pensar, porque le has dedicado muchisimo más tiempo y esfuerzo que mi persona. Esto del trabajo, los niños, los estudios para mantenerte al día, la familia y que me ha gustado siempre pasármelo lo mejor posible, uf. No tenía tiempo para pensar. Así despacio.

    Ahora sí.

    Me alegro de coincidir con alguien como tú.

    Un abrazo

     

Deja un comentario