Temas

Tablón de ATRIO

Anterior Siguiente
Último: 9-9-19, 17:49

Floren (2019-09-09 17:49:55) : Papa Francisco, ¿pastor o gobernante? http://cartujoconlicencia.blogspot.com/2019/09/el-papa-francisco-pastor-o-gobernante.html

José María Rosell (2019-09-01 21:51:18) : Pequeño video que explica de forma sencilla las inmatriculaciones de la iglesia: https://youtu.be/Dl8Jcu8zWe8

Equipo Atrio (2019-07-26 22:56:17) : Un excelente programa colombiano de TV: MARIA MAGDALENA, UNA LEYENDA HECHA MUJER... por Carmiña Navia.

Floren (2019-04-24 11:45:39) : LA VERDAD DE LA PASCUA. http://cartujoconlicencia.blogspot.com/2019/04/la-verdad-de-la-pascua.html

Equipo Atrio (2019-03-08 21:55:38) : Delcy Rodriguez, vicepresidenta de Venezuela, denuncia al criminal apagón en Venezuela criminal apagón en Venezuela [vídeo de 6 min.]

Equipo Atrio (2019-02-18 09:39:18) : Amplio y clarificador programa sobre Venezuela: La hojilla/a> ¡Magnífico analista argentino Marco Teruggi! ¡Larga charla pero imperdible!

Equipo Atrio (2019-01-09 12:31:08) : Entrevista a Tamayo en la Sexta: La Iglesia española sigue siendo franquista

Floren (2018-11-19 19:50:09) : Floren de Estepa escribe en su blog: CARTA A UN JOVEN QUE NO QUIERE VOTAR

Equipo Atrio (2018-11-16 10:06:45) : La verdadera despedida de Steve Jobbs Disgurfso de graduación https://www.youtube.com/watch?time_continue=12&v=vXJYrrLGNAo

» Pon una nota




Autores

Archivo de entradas

4951 Artículos. - 79498 Comentarios.

Boccati di cardinale

        Leo que la santidad del señor Papa, felizmente reinante a lo que parece, va a expulsar del sacerdocio al ya expulsado del colegio cardenalicio, al arzobispo emérito de Washington, Mac Carrik. Para que, nos explican, se aprecie, coram Deo et coram populo, que las conductas homosexuales no castas y las criminales contra menores, van a ser erradicadas.

        Somos adultos. Soy cristiano viejo. No soy cretino. La biografía de este anciano clérigo está marcada, según lo sabido y nunca desmentido, por actos criminales de abusos sexuales desde que ejercía como sacerdote a palo seco, hasta que ha ido ascendiendo en los escalones eclesiásticos al máximo nivel.

        Pregunta para no cretinos: ¿Cómo es posible que a lo largo de sesenta y tantos años, se le haya ido promocionando cómo gobernante eclesiástico y pastor espiritual, sin ningún reparo, poniendo en gravísimo riesgo las almas de seminaristas, curas y fieles a quienes ha corrompido? ¿Por qué no se explica a la comunidad de creyentes qué ha ocurrido ahora para proceder, se dice, a su expulsión?

        Del sacerdocio católico, no se puede expulsar a quien lo recibió lícita y válidamente. En alguna novela de don Pío Baroja se relata la vida de un tal don Basilio, cura expulsado del clero, que andaba por el Madrid de Alfonso XII, delicado a saborear amigos y a mal vivir comerciando y cuando los ateos confesos se metían con él medio borracho, les decía: “sí sí ustedes reírse pero si yo ahora encima de esta copa digo las palabras de la consagración, Dios se jode y baja”.

        Así que reparemos, señor Papa y adláteres vaticanos y aduladores varios, que del dicho al hecho, hay trecho. Una cosa es que no trabaje y dejé de vivir de la institución (si ello es posible con la legislación civil en mano) y otra, muy otra, que se le eche de sacerdote.

        Contra esto: dice San Agustín en II Contra Parmenianum : Los sacramentos cristianos no imprimen su carácter con menos fuerza que el carácter corporal de la milicia. Pero el carácter militar no se reimprime, sino que se reconoce el que tenía aquel que mereció el perdón del emperador, después de su culpa. Luego tampoco el carácter sacramental puede ser borrado.

        Ahora bien, el sacerdocio de Cristo es eterno, según las palabras del Sal 110, 4: “Tú eres sacerdote eterno según el orden de Melquisedec”. Y de aquí viene que toda consagración, realizada en virtud del sacerdocio de Cristo; mientras dura la cosa consagrada, es permanente.

        Si no yerro, así lo dice el Aquinate en la cuestión 63, artículo 5 de la III parte de la Suma Teológica.

        La santa Iglesia Romana tiene un problema ideológico, jurídico y de gobierno de mucho cuidado.

        No solo buenas homilías y buenos deseos nos van a permitir avanzar. “Los seres que han recibido el don de la libertad no se satisfacen con el disfrute del bienestar otorgado por otros”. Kant en “La disputa de las facultades” (1798).

       

       

56 comentarios

  • Carmen

    Gracias Román. También les quiero mucho a ustedes. Son muy buena gente.

    La persona propensa a entrar en brote, aprende pronto a pedir disculpas. Es que hay determinados temas que me hacen ver rojo   Sorry..

    Un abrazo

  • Carmen

    Santiago.

    Estará usted enfadado conmigo y con razón. Lo siento. Le dije cosas horribles. Cada uno entiende al Jesús de los evangelios como quiere o como puede. No soy quien para juzgar una postura u otra. Lo siento.

    Si no me gusta la iglesia, lo que tengo que hacer es no considerarme parte de ella y punto. El otro día me dijo una cosa Juan caselles que me hizo pensar. Dijo que la iglesia actual es la mejor que ha existido. Y la prueba está en que ni estoy en la hoguera ni excomulgada. Es cierto. Entre otras cosas porque casi nadie lee las cosas que escribo aquí. Y aunque lo leyesen, no soy ningún peligro. Pero tiene razón. Nadie me obliga a estar.

    Soy libre. Puedo elegir, pero no puedo faltar el respeto a nadie.

    Sorry de verdad, sorry.

    No tiene que contestar, alguna vez lo leera. Y si no lo lee, pues no puedo hacer nada más.

    Suerte.

    • Santiago

      Gracias por sus palabras. Creo que tiene mucha empatía y deferencia por los demás….Pero no estoy enfadado con nadie..¿Por qué he de estarlo? Jamás he pensado que todo lo que se escribe por aquí se hace para ofender a nadie…No puedo enfadarme por el solo hecho que alguien no piense como yo, aún creyendo que estoy en lo cierto…Y es que todos creemos que nuestra postura es la correcta ¿no? Pero, en realidad esto solo es un intercambio de opiniones y esto puede ser constructivo cuando viendo “otras maneras de pensar” y viendo “la otra parte” podemos rectificar, cambiar, ampliar o reafirmar y profundizar nuestra manera de pensar..De otra manera, se convierte en una guerra personal para ver quién gana. Pero eso es arduo e inútil y rara vez se consigue algo.

      Por otro lado, muchas veces, como en éstos últimos días, a pesar de lo interesante del tema y del diálogo, me ha sido imposible llegar al ordenador hasta ahora, literalmente..Nunca huyo del diálogo y si me retraso es por razones ajenas a mi voluntad.
      Respeto sus opiniones, la experiencia de su largo magisterio y su vida. Creo sinceramente que se expresa con sinceridad aunque no comparta algunas de sus posiciones. Eso no disminuye mi admiración y valoración de la persona. Una cosa es la persona, la otra sus ideas. Hay muchas amistades que sobreviven la discrepancia ideológica y a veces es un estímulo para el crecimiento de esa relación.

      Creo que es obvio que todos hemos nacido dentro d e
      la Iglesia, aunque muchas veces no nos sintamos de Ella. Pero en mayor o menor grado de alguna manera formamos parte del carisma de Jesús y de la comunión de los fieles de Su Iglesia,y que ha llegado a nosotros misteriosamente. Estamos en Ella en el deseo que tenemos de encontrar el bien. En menor o mayor grado nuestra vida es un conglomerado de circunstancias difíciles y en este enmarañado oscuro muchos tenemos que vivir. La fe nos dice que la misericordia de Jesús se encuentra presente activamente en medio de esa oscuridad y de nuestras rebeliones, conscientes o inconscientes. El Nazareno solo nos pide una chispa de confianza y nos dice que mientras vivimos no todo está perdido, ni estamos condenados..sino que confiemos, puesto que El es el que tiene el poder…El es el autor y el dador de l a paz y ésta vendrá en el momento más oportuno y cuando El lo disponga. Esa es l a luz que yo veo y por la que me sostengo en los avatares de la vida.

      Saludos cordiales

      Santiago Hernández

    • Román Díaz Ayala

      ¡Ay, Carmen, cada día te quiero más, olé y olé…
      Con qué prontitud has ido captando el espíritu que conforma el ADN de Atrio, lugar de encuentro, de diálogo entre discrepantes, que no es lo mismo que la discrepancia continua, descalificadora y tantas veces inoportuna. El diálogo nace del respeto y la oportunidad que nos damos para hablar (manifestarse, escribir)y sobre todo escuchar lo que tienen las demás personas que decir. En la sociedad civil tal es la base de la convivencia. En la comunidad cristiana también es básica para la expresión del amor, la comunión. la común-unión, que es nuestra forma de convivencia.

      Y hablando de Atrio, el presente es la fábrica del futuro aunque éste tendrá mucho de realidad sobrevenida y no es la palabra una herramienta inútil, sino el testimonio vital de cómo queremos cambiar las cosas del presente. Sin planos ni proyectos los edificios no alcanzan a ser levantados.

      En fin, otra vez gracias por tu lección magistral.

  • M.Luisa

    El sacerdocio ni es eterno ni tiene fundamento alguno. La pregunta para no cretinos que formula Alberto requiere otra previa la cual tiene que ver precisamente con el tema de la libertad  que se debatía estos días en otro hilo.
    Es cierto que el seminarista aspirante al sacerdocio  ejercita su libertad, o bien sólo  el  mero deseo  de tender a ese fin que ,tal como señala Ana, no tiene  fundamento alguno?

    La  libertad   de acción propiamente humana no basta con la acción libre requiere deliberación, es decir, ponderar, considerar el libre albedrío que la ha precedido. Cosa que en el caso del sacerdocio, como en otros, no ocurre en la institución eclesial, es más,   obliga a colocar en la mochila el peso irreal del sacerdocio!

    No es el cerebro que nos engaña! Nos engañamos  nosotros! Cuyo intermedio  siempre hay alguien que lo aprovecha.

    • Carmen

      He seguido ese hilo que dices. La verdad, no es mi estilo y me pierdo un poco.
      Dentro de todos los dentros, a pesar de los genes, los epigenes , de la educación, del ambiente, de las falsas noticias y de las auténticas que muchas veces no las puedo distinguir, creo que podemos elegir.
      No sé si eso es o no el célebre libre albedrío. Pero tengo la suerte de que, a estas alturas de mi vida, me siento relativamente libre para pensar, hablar y actuar. Lo que haga o deje de hacer, por dónde decida dirigir mis pensamientos, es decisión mía. Repito. Dentro de todos los dentros.
      Hay algo interior que te dice lo que es o no es correcto, que dirían los americanos.
      Los sacerdotes, también.
      Ya lo que hagan o dejen de hacer, es asunto suyo.
      A lo mejor no es cierto lo que digo. Pero así lo siento. No sé si las cosas son como son o como las siente cada persona. Otra cosa es que discrepe. La verdad, suelo discrepar de muchas opiniones. Pero las respeto si creo que la persona está hablando con sinceridad, si creo que está diciendo lo que en realidad siente. Si no es así,no me interesa lo que dice. Para mí no se vale.
      En fin. La filosofía no es lo mío.
      Un abrazo.

  • ana rodrigo

     
    Mi querido y paciente Santiago, voy a expresarte lo que yo creo.
     
     Creo que Jesús cenó con su grupo de amigas y amigos, no sólo con “los doce” que es un número simbólico en relación a las doce tribus de Israel. ¿O, como dije el otro día, las mujeres estaban en calidad de sirvientas en aquella cena o de amigas de Jesús? En el primer caso, no tendría sentido que fuesen las primeras que creyeron en la resurrección, dicho de otra manera, a las que se lo comunicó el propio Jesús?
     
    No consagró el pan y el vino porque ya lo habían comido y bebido. Primero se lo repartió y lo comieron, y, al final de la cena, le pasó la copa y bebieron, y después, dijo las palabras que se atribuyen a que el sacerdote convierte en carne y sangre el pan y el vino, como si de canibalismo se tratase.
     
    No fue un es un sacrificio en el que Dios entrega a su hijo a la muerte por nuestros pecados….Eso es una aberración la de un Dios Padre exigiendo la muerte de su hijo. Aparte de un Dios vengativo e insaciable de sangre para perdonar ¿qué pecados?
     No creó ningún sacerdocio, ni siquiera él quiso ser sacerdote, fue un laico que andaba por los caminos y llevaba una vida muy distinta a la de sus correligionarios.

     
    “ Esto es mi cuerpo”, hay que entenderlo como lo entendían en aquella época, como la persona humana en su condición histórica desde que nace hasta que se muere, y habla más de la historia que del cuerpo físico. Por tanto, la hostia no es carne de Jesús, es su vida y su persona y nos invita a seguir su historia, su ejemplo de vida, en cuerpo y sangre que es lo que tenemos los humanos mientras vivimos.
     
    No deberíamos hablar de que la misa es un sacrificio, sino es una Eucaristía, es decir una acción de gracias por su vida y su ejemplo. Todavía en el griego moderno “gracias” dicen efcharistó.
     
    En fin, que hemos hecho un montaje ritual sin pies ni cabeza. Jesús fue un judío de su época, pero muy diferente, nosotros parecemos unos fieles judíos de aquella época, de sus creencias y de su religión. El sacrificio a los dioses ha existido desde siempre en todas las religiones, pienso que ya han pasado unos siglo para que le demos vida a la Eucaristía, y nos dejemos de tantos adhesivos que le han ido pegando a lo largo de la historia.
     

    • Santiago

      Con retraso, pero pude llegar…Gracias por tus palabras aunque creo que en realidad puedo mejorar en eso de la paciencia puesto que cada vez me es mas necesaria en el mundo que vivimos…

      Creo que la Eucaristía desde el principio fue misterio…puesto que los discípulos ya decían ante la promesa de Cristo ¿Como éste puede darnos a comer Su carne? Pero El dijo que el que comiera Su carne y bebiera Su sangre tendría vida eterna…Y si no comierais la carne del Hijo del Hombre y bebierais Su sangre, “no tendrías vida en vosotros”…Palabras transcritas por judíos cuya mentalidad consideraba esas palabras una verdadera blasfemia…Sin embargo, las fuentes del primer siglo son fidedignas y las sostienen hasta ahora..Por eso sigue siendo un misterio de la fe cristiana..

      Por supuesto, podemos interpretarlo de diferente manera, nosotros en el siglo XXI..Sin embargo, los discípulos mas cercanos unánimamente narran escuetamente la institución eucarística de las misma forma:

      MIENTRAS comían tomó el pan y dijo “Esto es mi Cuerpo que será entregado por vosotros” y tomando el cáliz o copa: “Esta es mi Sangre, de la Alianza, que será derramada por vosotros para la remisión de los pecados”

      La Misa pues es sacrificio y a la vez acción de gracias…Es sacrificio porque se expresa en las mismas palabras de Cristo…Su Cuerpo es ENTREGADO y Su Sangre es derramada…Este es el sacrificio de la Cruz representado poco antes de la propia muerte de Cristo…El es el sacerdote eterno…puesto que el sacerdote es el que ofrece el sacrificio a Dios…El es la víctima y el oferente a la vez…
      La Misa es Acción de Gracias puesto que Jesús pudo consumar su redención por nosotros y pudo llegar hasta el final para darnos la vida eterna…Lo dió gratis…su sacrificio fue gratuito..Se entregó como la oveja que llevan al matadero…El Padre no necesitaba de Su sangre para nada…Jesús, el Hijo, quiso voluntariamente amarnos HASTA EL EXTREMO…ofreciéndose voluntariamente por amor…no por venganza, ni para saciar al Padre..El rescate pudo ser de otra manera…Pero fuè de ésta..por un designio de amor..

      No existe ningún montaje…A nadie en su sano juicio se le ocurriría semejante montaje que merecía la pena de muerte…como les pasó a los 11 Apóstoles que confesaron su fe hasta el martirio…Nadie muere por defender una mentira crasa
      San Pablo nos dice: “El caliz de bendición que bendecimos ¿No es acaso la comunión con la Sangre de Cristo”
      El pan que partimos ¿No es acaso la comunión con el Cuerpo de Cristo? (1 Cor 10,16)..Cristo está presente sacramentalmente en la Eucaristía..a modo de las sustancias..como dice Tomás de Aquino, y no localmente..sino en una presencia real en el misterio de Su amor…La Iglesia primitiva unánimamente habla de la presencia real de Cristo en este mysterium como todavía en el siglo I habla Clemente Romano, Policarpo de Esmirna, Ignacio de Antiquía y todos los Padres de la Iglesia que siguieron durante los siglos venideros..

      Un saludo cordial
      Santiago Hernández

      Po

  • Carmen

    Señor Revuelta.

    Su artículo ha servido para que me dé cuenta de una vez por todas de que no soy una demonia y que sencillamente pienso. Y me ha gustado un montonazo saber que este jaleeeeeeo de los sacramentos necesitó todo un concilio para poner los puntos sobre las íes. Que a su vez era respuesta a la reforma de Luthero. Luego nada de extraño tiene que cinco siglos después mi cabeza piense: esto es de locos. Los sacramentos son un sinsentido. No digo que todo el mundo tenga que pensar como yo. Digo que no es extraño que mi cabecica de mujer y sin formación teológica, pueda pensar eso. Ergo de rara , nada, monada.

    Y entonces me he dado cuenta de que es cierto eso que dicen de que la pederastia es la bandera de un bando para machacar al otro. Menudo cinismo. Si la pederastia existe desde…vaya usted a saber. No importa la pederastia. Porque no importa nada que no sean ellos mismos. Desde luego nosotros, los laicos, tengamos la edad que tengamos somos carne de cañón. Solamente les interesa el número de fieles. Fieles. Esclavos mentales.

    Y los que todo lo urden, manejando hilos para convencer a los suyos de que, da igual lo que pienses, defiende tu posición. Es para un bien mayor. Obedece. O con nosotros o contra nosotros. Tus pensamientos guardatelos para ti. A nadie interesan .

    Alucinante. Bestial. Iglesia en estado puro

    Todo ello en nombre de Jesucristo, hijo de Dios vivo, único dios verdadero.

    Pero, querido amigo cartagenero, no creo una sola palabra.

    Pues sí, de eso ha servido este artículo.

    Es usted un gran provocador

    Un saludo cordial

     

     

     

  • Carmen

    Trento contra Vaticano II.

    No, no es mi guerra , no.

    Y no creo que sea cuestión de fe. Nada tiene que ver lo que creas o dejes de creer. Sencillamente se defienden posiciones.

    Fin de la cita.

  • Santiago

    Y por supuesto no podía pasar el sacramento del orden para el ministerio, creado por Cristo y que es fundamento de todos los otros pues Cristo llamó expresamente a los Doce con lo que iba a estar hasta el final de los tiempos y los envió “como el Padre” le envió a El mismo. Los Apóstoles entendieron el plan y lo llevaron a la práctica a cabalidad.

    En la participación del sacerdocio de Cristo que ofrece y se ofrece como sacrificio por nosotros es como encontramos este sacramento salvifico dado a nosotros en la historia para nuestro último bien.

    Un saludo cordial

    Santiago Hernândez

    • Mª Pilar

      Eso Sr. Es solo su manera de mirar.

      Jesús… ¡no instituyó nada de nada!

      Como dice Carmen, ya muy harta de tanta hipocresía; es un montaje de la “alta”=poder… jerarquía, para hacer con el texto lo que les ha dado la gana.

      Y como no podía ser de otra manera, ¡se cargó todo la novedad del Concilio Vaticano II!

      Casi nunca le leo con interés, pero ojeo… algunas veces por encima… y esta aseveración tan categórica, no he podido dejarla pasar, sin poner blanco sobre negro, su manera de expresar su fe en la iglesia; porque en el Proyecto de Jesús… no lo es.

      Atentamente.
      mª pilar

      • Mª Pilar

        Necesito aclarar, lo más importante:

        Jesús ¡¡¡Proclamó, vivió, enseñó… y por esas razones lo ajusticiaron… un hermoso PROYECTO DE VIDA!!!

        Que la alta jerarquía de la iglesia ¡¡¡Jamás respetó!!!

        A pesar de esas circunstancias, dentro de la comunidad cristiana, siempre ha habido, grandes exponentes de como hacer Vida el Proyecto de Jesús; y gracias a esos profetas menores de la Palabra entregada, ha llegado, y seguirá llegando lo que Jesús en verdad :

        ¡¡¡Proclamó!!!

        mª pilar

    • Román Díaz Ayala

      Santiago, me gustaría con tu permiso dar un nuevo giro al asunto, porque lo que aquí se está discutiendo, siendo el asunto tan rico en vertientes que son plurales las posturas y se observan distintos niveles de pensamiento. ¿Son los sacramentos un invento de la Iglesia de Roma? ¿Son más bien una reflexión teológica que no encaja bien con las Santas Escrituras? ¿Permanecían vivos en las primeras comunidades cristianas? ¿Qué se desprende de las enseñanzas del Señor Jesús recogidas en Los Evangelios?

      -El vocablo “sacramento” es un invento de La Vulgata de San Jerónimo, que fue el texto “canónico” de la Iglesia Latina (Roma) durante muchos años.
      Tradujo así Daniel 2,18 la palabra misterio, que no es ni aramea ni hebrea sino un préstamo del persa (Raz) y que aparece en los textos de Qumrán (misterio: “lo secreto”)
      En los textos del N. T. hizo lo mismo cuando se encontró con este vocablo (ya en el griego de los mismos) aunque con un significado distinto: el misterio revelado de la economía divina en cuanto a la salvación humana.

      -Sacramento parte de una reflexión teológica.
      Según esta teología sacramento es un signo externo que cofiere eficazmente la gracia que significa, un instrumento de santifiación instituido por Cristo para ser usado permanentemente. Exige un ministro.La doctrina se refuerza en que los sacramentos confieren la gracia sacramental en virtud del propio rito ( usan un tecnicismo que es un latinajo: “Ex opere operator”)

      – La primitiva comunidad cristiana no estaba carente de ritos y en el seno de estas comunidades se practicaban siguiendo “las instrucciones del Maestro” ( así el bautismo de Juan el Bautizador quien proclamó que el del Mesías sería con Espíritu Santo y Fuego). También ritos propios del judaísmo (sinagogal) la imposición de las manos, la oración por los enfermos, así como su sistema de organización ( ancianos – léase presbíteros)

      Luego sigo.

      • Carmen

        Superinteresante

      • Carmen

        Pues esto de la wiki es estupendo. Quién me iba a mí a decir que me interesaría algo de Jerónimo alguna vez en mi vida.
        Y hay un montón de cosas.
        Es todo superinteresante. Pues si. Estamos en manos de Agustín y de Jerónimo. Ambos del síglo IV. Reforzadisimos por el concilio de Trento de mil quinientos y poco.
        Genial.
        Esto es como un máster.
        Por favor, sigan hablando.

      • Román Díaz Ayala

        El sacramento más entrañable y que es el centro de la comunidad es la Acción de Gracia o Eucaristía y que desde el primer momento se instituyó conocida como “La Cena del Señor”, centro de la comunión (común-unión) y de la vida cristiana, acto comunitario por excelencia. Los cuatro evangelios la recogen todos. El Bautismo en agua y en “El Espíritu Santo” junto con la fracción del pan, aparecen en los textos ubicados en aquella primera comunidad de Jerusalén, a los cincuenta días de la Pascua ( Pasión y Resurrección ) y unos días después de su despedida definitiva, la del Señor Jesús a los cielos.

      • Román Díaz Ayala

        El evangelista San Juan dedica un muy extenso pasaje a la escena de la última cena, como solemos llamar a la pascua celebrada por Jesús con el grupo más íntimo de discípulos elegidos como “apóstoles” ( el colegio de los doce, con la traición de Judas) pero no menciona la institución de la Eucaristía. Sin embargo la exegesis católico romana contempla en el capítulo seis un largo discurso eucarístico. La muerte violenta de Jesús, conocida y anunciada de antemano al círculo de los más íntimos, fue paradójicamente muy buscada en obediencia a Dios su Padre en cumplimiento de la misión que le había sido encomendada, la cual alcanzaba así su sentido salvador. Era una señal. ” El respondió y les dijo: la generación mala y adúltera demanda señal: pero señal no le será dada , sino la señal del profeta Jonás. Porque como estuvo Jonás en el vientre de la ballena tres días y tres noches, así estará el Hijo del Hombre en el corazón de la tierra tres días y tres noches.” (Mateos 12,38 – Lucas 11,29)

      • Santiago

        Gracias Román no hay ninguna dificultad con la palabra “sacramento”…o sea “sacramentum” en latin y “mysterium” en griego que constituyen la misma palabra…ya que Pablo la usa hablando del matrimonio: “Este misterio, (mystserium) es grande, mas yo lo declaro de Cristo y de su Iglesia” (Efesios 5,32). Es porque Cristo “se dio a si mismo” por la Iglesia, que somos nosotros y esto cae “dentro” del “mysterium” de Su muerte y de Su Resurrección…Por eso Pablo lo compara a la unión del hombre con la mujer que es santificante de la misma manera que es santificante la unión de Cristo con su Iglesia…Luego el matrimonio es un “mysterium” santificador entre 2 bautizados…Y esto es precisamente la definición de sacramento…pues ES a través del signo santificador que se concede la gracia ya que entonces existe una unidad entre Cristo y nosotros..Todos los sacramentos nos UNEN de una manera especial a Cristo…Por tanto, sacramento o misterio no es solo una reflexión teológica, sino que ES una realidad evangélica por la que Cristo nos concede la gracia en grado sumo…

        ES claro que Cristo era judío y que usó los ritos comunes de la época para crear el misterio sacramental..y así estos elementos como el agua, el óleo, la oración por los enfermos, los presbíteros, la imposición de la mano forman parte de la liturgia de la Nueva Alianza que El mismo quiso enmarcar en la cultura judaica transformándola en signo y en forma para la comunicarle la verdadera sustancia del sacramento que va dirigido a nosotros, a darnos la gracia…No hay duda entre lo teólogos, y es de sentido común, de que también existieron algunos sacramentos en el período de la ley natural, antes de la ley mosaica y en el período de la ley escrita hasta Cristo hubo verdadero sacramentos en la Antigua Alianza por divina infusión “con ocasión” de los signos de fe en el futuro Mesías..

        Como dices Juan habla extensamente de la Eucaristía en el capítulo 6 de su Evangelio…Juan fue el discípulo amado y el que estuvo mas cerca afectivamente de Jesús…Lo que había presenciado estaba grabado en su memoria y muy probablemente en sus notas personales…Vivió largos años y no hay duda que conoció los Sinópticos…Los exégetas afirman que completó lo que les faltaba a los Sinópticos escribiendo en un marco teológico y junto con sus discípulos creó en Éfeso una escuela teológica que difundió el cristianismo en Asia Menor…

        ES una imposibilidad la hipótesis de la invención de los sacramentos…El testimonio interno en la crítica mas seria la invalidan..A ningún judío o judíos de aquella época se les ocurriría inventar un sacramento para “perdonar pecados”, ni para “darnos a comer Su carne” y menos “beber la sangre de Cristo” etc…Pura blasfemia en los oídos judíos de la misma manera que es imposible inventar a un Cristo judío que se proclame Dios..y afirme que El existía antes que Abraham…Si se hubiera inventado un cristianismo sacramental o teológico, hubiera sido un poco menos chocante contra el establishmente de la época…

        Pero yo creo a Juan el Apóstol que se proclama testigo calificado y veraz, en su Evangelio, y en su Primera Epístola..Creo tmabién a Marcos, discípulo de Pedro, cuando poco después de la muerte de Cristo escribe su Evangelio…Creo a Lucas que investigó con detalle y profundidad “los hechos” del cristianismo…Y creo a Mateo evangelista en griego que escribió sobre los datos verídicos del cristianismo del siglo I y sobre el testimonio del Apóstol Mateo en sus “notas” o “loggia” en arameo tal y como lo escribe Papías, Obispo de Hierápolis..

        Un abrazo, en la amistad
        Santiago Hernández

      • Carmen

        Leo todo lo que escribe y además pienso en lo que dice, y lo sabe. Y me ha hecho entender cuál es la postura inmovilista de la iglesia. Pero esta vez no he podido. He leído lo del matrimonio y no he podido seguir. Imposible.
        Por una razón muy sencilla. Lo mismo que no entiendo cómo a una persona enamorada le dice la iglesia: si quieres ser de nuestros sacerdotes, olvidala. No puedes estar con ella. Pues tampoco entiendo que cuando el amor se acaba,hay que seguir porque eso es lo que dijo Jesús. Lo que quiere dios.
        Hasta ahí he llegado. Y no hablo de violencia machista. No hablo de las mujeres muertas a manos de sus exparejas porque han pasado separarse. No hablo de la violencia psicológica sobre la esposa porque según la iglesia tiene que obedecer al marido. No estoy hablando de nada de eso, que podría, créame, podría.
        Hablo de que cuando hay amor auténtico entre dos personas , no hay dios que los separe y cuando hay desamor no hay dios que los una.
        Pero a ustedes , los ortodoxos, el amor no lo entienden. Luego no pueden entender nada de lo que dijo Jesús.
        Ese es el problema. No entienden de qué va eso del reino de Dios. Lo han confundido con un reino de los hombres. Lo han convertido en una monarquía totalitaria
        Ese es el problema.
        Buen día.

      • Román Díaz Ayala

        Santiago: la cuestión semántica es muy importante, corresponde a la Vulgata y a la erudición de San Jerónimo, cuyos méritos nunca serán valorados suficientemente, pero la doctrina sacramental posterior es otra. Perdona que vuelva a ser reiterativo aun con el riesgo de aburrir al personal.
        Puede parecer que San Jerónimo traduce misteria, el vocablo griego por misterium; así, sin más.Pero no lo es. Veamos que en Mateo 13,11 leemos: “Él (Jesús) les respondió: <>” (Biblia de Jerusalén) Aquí Jerónimo traslada al Latín: mysteria regni caelorum. La traducción de la Today´s English Version : “…the secrets of de Kingdom of heaven…”
        De lo anterior se deduce que San Jerónimo tiene una intencionalidad muy específica para traducir por “sacramentum” en las demás localizaciones del término. Pablo lo usa (mysteria) y alcanza con él un tecnicismo teológico. En Romanos 16,25 tenemos la clave. No va orientada hacia la introducción de “los signos sensibles que dan la gracia”, sino a la sabiduría divina que se nos ha dado a conocer, oculta en Dios y revelada ahora en la Persona de Jesús, el plan de salvación.
        La Iglesia Católica entiende la sacramentalidad del matrimonio, porque la Vulgata en Efesios 5,32 vierte el término mysteria por sacramentum. A nadie se le escapa que el matrimonio ya existía desde antes de Jesús, por lo que se dice “que fue elevado a sacramento” por el mismo Jesús. Aquí nuevamente nos situamos en dos planos distintos entre el texto sagrado y la teología posterior.
        Al igual que Yahvé es el esposo de Israel, Jesús es el esposo de su ecclesía (comunidad mesiánica) y la unión en matrimonio de un hombre y una mujer es símbolo. El autor de la epístola ve en el texto de Génesis (Por eso dejará el hombre a su padre y a su madre y se unirá a su mujer y los dos se harán una carne) una prefigura de la unión de Cristo y de la Iglesia.

      • Román Díaz Ayala

        Una vez que me he explicado que Efesios no hace del matrimonio un símbolo de la gracia (Sacramento: signo sensible que da la gracia) sino que el apóstol presenta el amor de Jesús por Su Iglesia como un modelo del amor del marido a la esposa. Tal es el único simbolismo.

        Los primeros siglos del cristianismo coincidieron con el apogeo del Imperio Romano y su decadencia posterior(siglos I al V) LA rurarización de Europa posterior a las invasiones bárbaras configuró una civilización distinta entrando en su Edad Media no quedando ninguna institución en pie en el occidente europeo salvo la que podía ofrecer la eclesiástica y los monasterios que florecieron convirtiéndose en oasis de la cultura. Configuró un nuevo pensamiento teológico y el Latín, como lengua franca mantuvo cierta identidad común. Nació la Cristiandad y ésta logró crear una nueva ecumene. Territorios fuera de los límites del imperio romano entraron ahora en la nueva latinidad, desde Irlanda, el Mar del Norte y la Península Báltica de la mano del cristianismo. Existió, por tanto, un antes y después. Floreció la Teología Escolástica con una nueva retórica que satisfacía la nueva configuración social y daba respuestas a las inquietudes e interrogantes de las nuevas sociedades.
        Lejos quedaban en el pasado las primeras comunidades cristianas que identificamos en los textos novotestamentarios, y que tienen que ser objeto de estudio necesariamente, pero también las épocas posteriores a esa primera generación de testigos ( el clima reflejado en la Didaché y que mayoritariamente está fechada todavía en el siglo I)
        Se sabe a ciencia cierta que “la Penitencia”, y así es comunmente admitido, que en los primeos siglosde la Cristiandad atendía sólo tres culpas: apostasía o idolatría, homicidio y adulterio cuando eran notorias y producían gran escándalo. Hablamo, entonces, no de sacramento, sino una medida disciplinar de la comunidad. Algo más en consonancia con las instrucciones del perdón dadas por Jesús a su comunidad y a lo que nos enseña Pablo en sus cartas (Corintios).

      • Santiago

        Por tanto lo que Cristo intentó fue comunicarnos Su gracia de una manera plena…no sólo Su Palabra..Si hubiera venido a comunicarnos SOLAMENTE Su Palabra no hubiera pasado de un predicador itinerante mas, un gran profeta..Pero en Jesús había “algo más” que trascendía y que el fue revelando poco a poco, sobre todo a los marginados, a los excluídos de la sociedad…como a la samaritana junto al pozo de Sicar y al ciego de nacimiento..A ella le promete un agua que “salta hasta la vida eterna” y a el le revela su identidad mesiánica verdadera…Por eso el ciego “cae” de rodillas para adorarle…según el Evangelio…
        No es raro, entonces, que a sus Apóstoles Jesús le revele todo el secreto de su Reino mesiánico en los 40 días que permaneció con ellos antes de la Ascensión…donde le habló de las cosas que “pertenecían” a Su reino..

        Por eso sea sacramento o misterio…de alguna manera tenemos que explicar el legado de Cristo para nosotros….en su verdadero sentido y en el sentido que le dio la Iglesia desde el principio…Por eso al decir que Jesucristo “elevó a sacramento” el matrimonio estamos diciendo que Jesús “ratificó” el carácter sagrado de la unión conyugal puesto que “en el principio no fue así” sino que la intencionalidad de Dios era santificar es decir dar la gracia especial a los esposos que podemos llamar “sacramento” o “misterio” o “rito sagrado” etc…Las palabras en sí no poseen ningún sentido sino el que nosotros le damos, ya que dos palabras iguales pueden tener diferente sentido usadas en diferente contexto…Jesús, pues, confirmó y autorizó la sacramentalidad del primitivo contrato natural del matrimonio cuando habló de el y dijo que “lo que Dios unió, no lo separe el hombre” (Marcos 10:9)

        La Penitencia, Confesión o Reconciliación existió como un medio para el perdón de los pecados en la Iglesia Universal desde el principio. ES obvio que las palabras de Cristo que la crítica textual acepta unánimamente en Juan 20:23 no solo hablan de la facultad de perdonar los pecados, sino también “de retenerlos” O sea existe una facultad de orden dada por Jesús en orden a la Reconciliación..”En el día del Señor, reuníos en común para la fracción del pan y para dar gracias, pero antes primero confiesa tus pecados para que tu sacrificio sea puro” (La Didajé Cap 14)…y San Pablo dice categóricamente que “Dios nos reconcilió consigo por medio de Cristo y a nosotros nos dio el ministerio de la reconciliaciópn…En nombre de Cristo somos embajadores…os rogamos en nombre de Cristo: reconciliaos con Dios” (2 Cor 18-20)

        Por tanto siempre existió el perdón de Cristo en la Iglesia por Su iniciativa…El combate del pecado y del mal fue Su misión para que abandonáramos el mal..El Evangelio empieza con la exhortación al arrepentimiento..para que podemos acceder a la gracia que es el efecto de la acción divina (o sacramento) ¿O es que Cristo nos dejó huérfanos? No es una gracia informa…sino una realidad espiritual actual..
        Por tanto, una cosa es la disciplina de la Iglesia durante los primeros siglos para ciertos pecados gravísimos y otra que no hubiera acceso al perdón dentro de Ella…

        Una cosa era la penitencia pública que era rigurosa y otra la confesión pública…Dos cosas diferentes…En la orden de los penitentes caían los pecadores mas graves…Sin embargo, dice el P. Adnés sj que “cuando el pecador hace al obispo espontáneamente confesión del pecado está confesión es normalmente secreta sobre todo cuando son pecados nos públicos”..San Leon Magno se opone a la exposición de los pecados en público de los pecadores que solicitaban la penitencia siendo así que “basta indicar el estado de sus almas solamente a los sacerdotes en una confesión secreta”..Proceder de otra manera es ir “contra la regla apostólica”..San Ireneo distingue entre penitencia pública o satisfacción y EXOMOLOGESIS o confesión privada”..La Reconciliación se hacia con Absolución Deprecatoria el Jueves o Viernes Santo. La Confesión, era pues secreta, con penitencia pública…Era el Obispo el que determinaba que tipo de penitencia se le imponía…

        DE la penitencia escribe Clemente Romano, Ignacio de Antioquía, Policarpo de Esmirna, Pastor de Hermas, Clemente de Alejandría que habla de una “segunda penitencia” además de la bautismal..Orígenes, Tertuliano, Hipólito Mártir etc…

        El arrepentimiento y el perdón son imprescindibles para acceder a la gracia…Por medio de la Iglesia donde existe el misterio del perdón podemos ordinariamente reconciliarnos..Este es el sentido del sacramento..

        Un saludo cordial

        Santiago Hernández

  • Santiago

    Nadie tiene que molestarse tampoco porque yo piense que los sacramentos son un hermoso regalo. Y como es un regalo podemos humanamente prescindir de ellos….puedo pensar miles de cosas y sencillamente no acercarme a ellos, o por el contrario creer y aceptarlos.

    Pero consta en el cristianismo, que data del siglo I, que los sacramentos tienen su origen en Jesús llamado el Nazareno puesto que allí, en Nazaret, Jesus vivió su infancia, adolescencia y juventud, y de allí partió para su vida pública, llamando el personalmente a sus discípulos.

    No solo Cristo mandó a bautizar “a todas las gentes” (Mt 28,19) sino que El mismo señaló la forma cómo hacerlo. Y sus discípulos, poco después de su muerte empezaron a hacerlo como consta en los Hechos de los Apóstoles 16:13-34.

    No solo instituyó Cristo el bautismo sino que quiso “confirmarnos” en el Espíritu Santo (Hechos 1:4-5) y por eso los discípulos  d e  la Iglesia “hicieron oración…a fin de que recibiesen el Espíritu Santo porque aún no había descendido sobre ninguno de ellos, sino que solamente estaban bautizados en el nombre del Señor Jesús. Entonces les imponían las manos y recibían el Espíritu Santo. (Hechos 8,14)

    No solo Jesús nos inicia y confirma en la FE sino que si nos apartamos de El nos ofrece el perdón (Juan 20,19-23) “a quienes perdonaréis los pecados, quedarán perdonados”. Es el sacramento de la penitencia que Pablo cita diciendo que a ellos Cristo les dio “el ministerio de la reconciliación” (2 Cor 5, 18-21)y que podemos encontrar en Clemente Romano (96) y en Ireneo (180) como “exomologesis” o confesión de los pecados. ((Karpp, La peniténce, Adv Haer. Ireneo-Harvey)

    Nos ofrece Jesus la Eucaristía en sus propias palabras pronunciadas en la Última Cena y sus discípulos después “perseveraban..en la doctrina de los Apóstoles y en la comunión, en la FRACCIÓN DEL PAN, y en las oraciones”(Hechos 2, 42)

    Y nos da la gracia sacramental en el matrimonio reafirmando la unión bendecida por Dios en el paraíso (Marcos 10,2-12)

    Y por último nos acompaña Cristo con Su gracia en la enfermedad y la muerte para proporcionarnos una última tabla de salvación ya que Cristo ordenó a sus discípulos al ministerio de la curación y sus discípulos “ungían a muchos enfermos y los sanaban” (Marcos 6, 13) Y mi tocayo Santiago Apóstol establece la existencia de este sacramento cuando dice que “llamemos a los presbíteros  d e  la Iglesia, que hagan oración (por el enfermo) ungiéndole con óleo en nombre del Señor y la fe sanara al enfermo y si tiene pecados, se le perdonarán (Santiago,14)

    La Didajé que es un catecismo litúrgico del siglo I habla del bautismo, la penitencia y la Eucaristía como la práctica  de  la Iglesia junto con otras ceremonias de las celebraciones cristianas que no difieren esencialmente de las nuestras.

    Nada pudo inventar la Iglesia pues todo fue proclamado por la Palabra oral que fue puesta por escrito. Todo se encuentra ahí, y que nos fue transmitido a nosotros fielmente a través de los siglos como un don de la fe en Jesucristo.

    Un saludo cordial

    Santiago Hernández

     

     

  • carmen

    1547 . Trento

    Ahí se inventaron los sacramentos.

    Increíble. Cuando digo que algo me protege nadie se lo cree, pero es cierto.

    Luego la lucha interna en la iglesia nada tiene que ver con la pederastia, nada, La pederastia es la excusa para arrinconar a este papa.  Pobre señor. Trento versus Vaticano II

    Si hablasen claro, si nos pidieran ayuda a los laicos, si nos contaran lo que sucede… pero no. Medias palabras siempre. Porque en realidad están convencidos de que no servimos para nada. Convencidos.

    No voy a decir lo que pienso, ya se lo he escrito a un amigo. Solamente quiero decirles que caer en la soberbia es el mayor error que se puede cometer.El mayor. Con la iglesia pasará lo que con VOX en Andalucía, porque los zurditos nos hemos rendido. Los fascistas religiosos cada día son más y más numerosos. Casualmente como en la política mundial, si es que ustedes creen en las casualidades.

    Huyan del Poder, si les ofrecen un cargo que conlleve Poder, no lo acepten, acabará corrompiéndoles  de una manera u otra. Da igual el tipo de Poder que sea, igual. Eso mi Jesús lo entendió y fíjate como acabó. Déjate de hijo de Dios ni de hijo de los hombres. Cuestionó el Poder. Muerto.

    En fin.  Solamente puedo dar gracias a eso que me protege y que gracias a él, estoy libre de engaño de algunas cosas que para mí son importantes.

    A veces siento que no haya infierno, pero otras me digo a mí misma: no lo sientas, tienes un bono. No irás por ninguna de las causas que dices, pero quizás sí por otras.

    Así que buenas noches. Y a otra cosa, mariposa. Las mariposas , uf, me encantan.

     

  • Carmen

    Pero la iglesia habrá logrado controlar muchas almas, pero a Jesús no lo han podido controlar. Es demasiado grande para ella. Su leyenda o su mensaje o como le quieran llamar, ha salido fuera de los muros de la iglesia. Y en él se apoyan multitud de avances en la sociedad. La base derechos humanos, la idea de que todos somos iguales, la abolición de la esclavitud, la igualdad de derechos entre hombres y mujeres…ese sentimiento de ansia de libertad que todos tenemos… Pues a ver de dónde arranca.

    Por la iglesia? No señora, no señoras, no.A pesar de ella.

    Porque a Jesús se le puede matar , se le puede manipular, pero fue tan, tan grande que su mensaje perdurará para siempre. Porque es a lo que tiende el ser humano. Él lo vio, el primero de todos. Y su mensaje perdurará para siempre. No morirá. Por eso sigue vivo, porque no llegó a morir. Ya se encargó una mujer de que así fuera.

    Esa es la resurrección.

    Y hala, al infierno que me voy. Menos mal que ya tengo el bono.

  • Carmen

    Por favor. Entiéndanme.

    Me está bien empleado por meterme donde no me llaman. De verdad, como no voy a entender a personas que abandonan el sacerdocio? Pero si después de 35 años casada le dije a mi marido: no llames a la policía, no vuelvo a casa.  Es lo mismo. Lo miiiisssmo. Sencillamente hasta ahí llegué. Pues cuando un sacerdote se va, será por algo, digo yo. Pero ya no estoy casada con mi marido y el sacerdote, ya no es sacerdote, no de esa iglesia, se ha roto el contrato, por decirlo de alguna manera. Que puede vivir su vida exactamente igual que antes? Seguramente que mejor.  Pero eso que dice el personaje de Baroja , eso no tiene un pase. Entonces, mi cabeza me dice que algo habría que reformar en ese sacramento. Porque tal y como está definido, es cierto. Dios se jode y baja. Por favor, de verdad, por favor.

    No es una locura?

    Miren ustedes. Si se me permite decir, los sacramentos son un invento. Y si se reflexiona un poquito, están todos pensados para controlar  las almas de las personas que se consideran cristianas. Para tenerlo todo atado y bien atado desde el nacimiento hasta la muerte. Hay que hacer lo que dice la iglesia o al infierno. Pues porque ellos lo digan . Además, están llenos de incongruencias.

    Y no sé por qué escribo, soy un Yankee en la corte del rey Arturo.

    Siento si alguien se ha molestado. En mi defensa digo que creía que el juego consistía en decir cosas a reformar en la iglesia. Pero sorry. Hay cosas que no se pueden tocar. Y lo entiendo. La iglesia es como es. Punto. No se puede opinar desde fuera. Hay cosas que tienen que resolver entre ustedes.

    Pero, y ya me callo, un sacerdote no tiene ‘ poderes’ . Eso lo tienen los superhéroes de los comics.

    Pobre Jesús. Pobrecico. Si resucitase y viese en qué ha quedado todo, se moriría de la tristeza. Rodeado de oro, en palacios fastuosos, sus apóstoles entrometiendose en alta política para beneficiar a los recaudadores de dólares y euros.

    Y cuando se enterase de lo de la Inquisición, ēl, que con una frase logró que a una mujer no se le apedreara. Al que las mujeres seguían porque veían en él igualdad y libertad….

    Pobrecico mi Jesús. Yo lo adoro

    En fin.

    Ssssssssshhhhhhhhh

    Silencio.

     

  • Román Díaz Ayala

    El autor casi termina este trabajo con la siguiente frase: ” La santa Iglesia Romana tiene un problema teológico, jurídico y de gobierno de mucho cuidado”.

    Es muy posible que la cuestión jurídica y la de gobierno sean ambas del negociado de sus jefes o representantes en sus cargos. ¿Qué hay de la cuestión teológica?

    ¿De qué cuestión teologica está escribiendo? – Cita a Agustín de Hipona y a Tomás de Aquino. Yo creo que de lo que está escribiendo es de Trento, porque desde entonces fué cuando se consolidó la doctrina frente a la amenaza protestante convirtiéndose la Iglesia Romana en un “Sistema sacramental”. Desde entonces Roma sufrió un sentimiento de asedio frente al nacimiento de la Modernidad volviendo sus ojos al ideal de Cristiandad de una sociedad medieval que ya no volvería jamás.

    No se toma en consideración suficientemente el Concilio Vaticano II que fue una enmienda en toda regla de la Iglesia y su recorrido desde Trento al Vaticano I. Máxime porque la ofensiva restauradora que siguió  muy poco después se oficializó con Juan Pablo II. Así que no me extraña que la boutade de Pío Baroja se esté tomando aquí como un elemento a considerar y tenga incluso su valoración. Quizás, porque los textos conciliares fueron algo tímidos con el sacerdocio general de todos los fieles cristianos a pesar de las evidencias textuales de la Biblia., y la tradición de las primeras generaciones cristianas.

    Como la teología romana (La Iglesia Latina de occidente) establece sus premisas y construye su pensamiento valíendose de la filosofía abandonó progresivamente la predicación, “el anuncio” valiéndose de los textos para reafirmar su posición. Un ejemplo: aquí se ha escrito que el sacramento  (del bautismo y del orden sagrado) imprime carácter y se cita a Efesios 1,13. Sin embargo; leemos: “También en él ( Cristo) vosotros, después de haber oído la palabra de la verdad, el evangelio de vuestra salvación, y de haber creído habéis sido sellados en él con el Espíritu Santo de la Promesa…” Y también  podríamos leer  Efesios 4,30 y 2ª Corintios 1,22. En todos estos textos se trata de una frase figurada, para explicar la obra del Espíritu Santo en “todo” cristiano.

     

     

    • Carmen

      Ay , Román. Menudo brote he tenido. Pobre Santiago, pero es que vuelo con algunas cosas. Y podrían decir muchas personas muchas cosas. Es que no nos damos cuenta? Porque a mí me da por lo teológico, pero, por favor.
      Y tienes razón. Lo estoy diciendo a grito limpio desde hace añosssss. Está teología es de locos. Quiero decir de otras cabezas, de cabezas del pasado. Por favor. Por favor. Es que no se entiende que la base de la iglesia es teológica?

      Ves como estoy mejor calladica?

      Me indigna que un personaje como Jesús haya quedado reducido a un mononazo de normas. Lo encuentro un insulto a su memoria. Pero si luchó contra ellas. Entonces qué pasa?.Se han sustituido unas normas por otras y unos sacerdotes por otros? Es alucinante todo. Pero todo.
      A lo mejor es que no he entendido nada, pero si el auténtico cristianismo es no utilizar la cabeza y creer una serie de cosas absurdas, lo siento, me despunto, que decían mis críos.
      Dios no puede ser un incongruente. O sea, no puede. Al menos el mío no lo es .
      Y al infierno otra vez.
      Ya me han ofrecido un bono para que no pague tantas entradas. Me ha dicho un demonio muy simpático que con un bono me sale más barato.

      • Alberto Revuelta Lucerga

        A lo mejor Miqueas (6,8 creo) nos ayuda a que no nos patine el seso: “Se te ha revelado hombre lo que es bueno, lo que YHVH reclama de ti:
        Tan solo practicar la justicia
        Amar la misericordia
        Y ser humilde ante tu Dios”

      • Carmen

        Procuro practicar la justicia, aunque sea sesgada por lo que creo y siento
        No sé lo que es la misericordia, tan solo sé que hay cosas que no me gustan y trato de combatiirlas. La misericordia me da la sensación de que te pone en un plano superior. Detesto la superioridad. Si

        No sé qué quiere decir ser humilde ante tu dios. Solamente sé que me sobrecoge, a veces , su grandeza. Porque no sé lo que es, pero creo que tiene relación con el universo que desconocemos y con el mundo microscópico que me parece alucinante. Lo intuyo como algo enorme. Pero no me siento humilde ante él. Me siento como parte de lo que , no lo sé explicar, como parte del universo que a su vez es parte de el. Y me siento bien al pensarlo.
        Pero no entiendo de escrituras. No las entiendo. Sé que quieren decir algo, pero mi cabeza nada tiene que ver con quiénes las escribieron. Son totalmente crípticas para mí.
        Pero no me importa.
        A estas alturas de mi vida, le prometo que solamente intento entenderme a mí misma y no juzgar a nadie.
        Las discusiones son otra historia. No puedo no decir lo que pienso. Aunque sé que la Verdad, con mayúsculas, no existe. Pero me encanta compartir los que pienso. Aunque a veces…los brotes me pierden.
        Pero así soy. Por los genes o por los epigenes. Y ya he decidido aceptarme como soy.
        Sorry.
        Pero hay que sobrevivir
        Al menos eso dicen.
        Buenas noches.

      • Román Díaz Ayala

        Ya quisiera yo tener la “pobreza” de Santiago. (¿No encierra la expresión “pobre” un acto de misericordia, forma de empatía, hacia determinada persona?) porque aunque nos pueda separar en el discurso “el lenguaje religioso”, nos une algo superior, que nos trasciende a ambos, y es la fe en Jesús, que es algo más que el afecto hacia un personaje histórico, sino el “creer a” ese persona que se nos revela “trascendido” de la historia, vivo porque ha Resucitado y presente porque por su Espíritu nos ha infundido vida (sellados por su Espíritu)
        La institución es la institución ( algo elaborado por el ser humano, unido a sus constructos mentales -sus culturas y sus maneras de entender el Misterio-) pero las personas de fe sin “piedras vivas”. Aquí mismo el autor Alberto Revuelta ha hablado a veces con infinita ternura de la fe de su madre, allí en La Unión (Murcia), fe que no resistiría los parámetros racionalistas que se usan aquí. Y en otro aspecto muy distinto, yo, siendo niño de once años fui introducido en las verdades cristianas por un cura párroco que vivía amancebado y con hijo, y que no pudiendo soportar más la situación se marchó “solo” al Extranjero meses antes de que triunfase la Revolución de Fidel Castro en Cuba. ¿Agradecimiento a la “institución”, o al Señor que ara con sus bueyes?
        Es difícil juzgar a quienes no pueden distinguir, son muchos siglos de machaque doctrinal.

        P.D. Perdón por el abuso del entrecomillado, pero no me salen las negritas.

      • Carmen

        Perdón, Me estoy tomando un café y he leído una frase suya. Ya quisiera tener la pobreza de Santiago. Un momento. Digo pobrecico por la que le he liado en mi brote. Porque he embestido. Por eso. No por otra cosa. Es una expresión que digo con frecuencia. Porque de pobre, nada.
        Y ahora sigo leyendo.
        Es que no aprenderé a estar calladica nunca, pero nunca.
        De verdad que…

    • Mª Pilar

      ¡¡¡Gracias Alberto!!!
      mª pilar

    • Santiago

      Muchas gracias amigos por todos vuestros comentarios..En verdad siento pena de que muchos clérigos carezcan de una elemental educación, delicadeza y devoción, y algunos den tan mal ejemplo en el sagrado ministerio de los sacramentos de Cristo. Es muy triste encontrar este tipo de situación y afortunadamente no siempre ha sucedido o sucede así, por lo menos, en mi experiencia personal.

      De todas maneras, tanto el sacerdote como el medico, no son más que “instrumentos” dirigidos por la gracia y como dice Román es el Espíritu Santo lo que es importante. No es la vida personal del ministro sino lo que a través del sacramento Dios nos da gratis, si queremos y estamos bien dispuestos.

      Es el mismo Concilio Vaticano II,
      que no solo no anuló a los otros Concilios, sino que reafirmó, conservó, amplió y puso al día espectacularmente toda la doctrina evangélica que ellos sostuvieron y definieron, y que se remonta al mismo Cristo. Nada inventó puesto que cita el Concilio constantemente el AT,NT, los Padres Apostólicos y de ahí todos los autores cristianos que se centran en reafirmar el kerygma verdadero que distingue a la Iglesia de Cristo.

      Por eso Lumen Gentium empieza diciendo “..Y como la Iglesia es en Cristo como un sacramento, o señal e instrumento de la íntima unión con Dios y de la unidad de todo el género humano, insistiendo en el ejemplo de los concilios anteriores, se propone declarar…su naturaleza y su misión universal” (LG, cap 1, No 1) Es por eso que el ministro es solo el medio por el cual Dios nos regala el DON que “nos une íntimamente a la vida de Dios”

      Según del Vaticano II “Los sacramentos están ordenados a la santificación nuestra, a la edificación del Cuerpo de Cristo..y a dar culto a Dios;…en cuanto a signos..no sólo suponen la fe sino que, a la vez la alimentan, la robustecen y la expresan por medio de palabras y cosas; por esto se llaman sacramentos de la fe”. Confieren ciertamente la gracia…su celebración prepara..a los fieles para recibir fructuosamente la gracia, rendir culto a Dios y practicar la caridad” (Vaticano II,
      Constitución sobre la Liturgia, CAP 3)

      Por eso la fuente instrumental de la gracia en la Iglesia son los sacramentos, que nos preparan y nos impulsan para la praxis de la caridad que es la esencia del cristianismo. Tenemos los cristianos este tesoro invisible pero real que nos sumerge más y más en el amor de Cristo y que se desborda..

      Un saludo cordial

      Santiago Hernández

      • Román Díaz Ayala

        El cardenal Ottaviani durante el Concilio Vaticano II (1963-1965) mostró enseguida ser el fiel custodio de las esencias de la Tradición,con voz autorizada desde su cargo en el Santo Oficio siendo considerado un líder indiscutible del ala conservadora. Veían en las sesiones conciliares un camino lleno de peligros y en los textos presentados graves atentados contra la fe encerrada en la Tradición. El cisma de Lefevre.

        Desde su puesto, ya en la Congregación de la Fe (El Santo Oficio había cambiado de nombre) luchó por conjurar los dos males que, según el conservadurismo, habian entrado en la Iglesia; el modernismo de los progres y el protestantismo de los liberales.Su caballo de batalla fue el Nuevo Ordo, porque la celebración eucarística no podía ser despojada de su naturaleza sacrificial, y el sacerdote alguien más que quien preside la Asamblea de los Fieles. Había que defender una Tradición que venía de Trento. La sesiones conciliares dieron paso al posconcilio, pero el movimiento restaurador con tan altos auspiciadores pronto llenaron de un sentido de mera retórica lo que había sido grandes logros para el pueblo de Dios, llenando de desconcierto no solamente a los agentes de la pastoral, colectivo que se había enriquecido con el laicado,catequistas y militantes comprometidos, sino a todo el catolicismo.

      • Carmen

        Román, por fa.
        Los sacramentos desde cuándo existen? Me ha parecido entender que no es desde todos los siempres.
        Porque si no son desde el principio, quizás no sea una locura de esas mías lo que opino de ellos.
        Son ustedes fascinantes. Saben un montón de cosas. Y me tranquilizaría un montón el saber que no soy una doña Contreras , como me dicen muchas personas, sino que , sencillamente, pienso. Y cosas que hace muchísimo tiempo y muchísimas personas que saben de esto han pensado antes.
        A veces me siento mal. Y si lo que pienso no es extraño porque hay personas que también piensan así, uf. Genial.
        Cuando descubrí que algunos teólogos decían que eso de que Jesús murió para salvarnos del infierno porque no había otra manera y que su padre aceptó el trato, eso era algo que muchos rechazaban porque era un disparate. No vea. Pero ya decía a grito limpio: eso no puede ser así. Usted sabe lo que me costó llegar a pensar y verbalizar eso yo solica?. Llegó un momento en que dije: vale, hasta aquí. Ese no es mi dios. Se puede imaginar? Fue una ruptura bestial que me llevó muchísimos años.
        Y ahora leo esto de los sacramentos.
        Por fa.
        Ayúdeme. No quiero su opinión,su opinión es suya. Quiero que me diga desde cuándo la iglesia los definió como tales .
        Cuando tenga un ratito.

      • Román Díaz Ayala

        Gracias, Carmen, por tu amabilidad, y pasaré a cumplimentar tu solicitud, aunque me gustaría puntualizar que siendo muy de apreciar tu curiosidad y tu ansia de informarte,
        sin embargo creo sinceramente, que ya que resulta tan fácil obtener todo tipo de información, tan accesible y tan inmediata, tendríamos que hacer un esfuerzo adicional para saber. El saber exige una reflexión casi siempre introspectiva. Por muchos tramos de vías que descubramos en el horizonte, lo importante será conducir una potente locomotora que recorra el camino. No hay mayor riqueza ni fuerza, que la que llevamos en nosotros mismos.
        Las grandes definiciones de fe sobre los sacramentos parten del Concilio de Trento, pero lo cual no implica que todo su cuerpo doctrinal como tema teologico no se haya estado desarrollando con la filosofía-teología escolástica. El Concilio de Trento definió que los sacramentos de la Nueva Ley son siete. (D.1601)
        La vida del creyente desde su más tierna infancia cuando fue bautizado es una vida sacramental. Ya decía Santo Tomás de Aquino que los sacramentos son siete para cubrir con su influencia sobrenatural todas las etapas de la vida espiritual del cristiano. Si el matrimonio servía para la propagación de futuros miembros de la Iglesia, el sacramento del Orden para la propagación a su vez de nuevos ministros de los sacramentos.
        Confío haberte sido útil.

      • carmen

        He leído tu comentario después de escribir el mío.
        Gracias, pero se me ha ocurrido mirar en internet. Soy muy, muy lenta para todo.
        Con esto dejo de molestar. Pero no vea lo que he aprendido. Y sí, tiene razón, la introspección es absolutamente necesaria. Ya lo decía Carl Rogers, si es que se escribe así. No me apetece buscarlo. La solución a nuestros problemas están dentro de nosotros mismos, solamente nosotros la podemos encontrar. Pero a veces hacen falta datos objetivos, porque sin datos no se puede pensar.
        Un abrazo.

  • ana rodrigo

     
    La Iglesia Institución aún anda por los tiempos de Melquisedec por no decir de Matusalén; todavía afirma (no sé si como dogma) que Jesús instituyó el sacerdocio en la última cena y que allí sólo había hombres, no había mujeres (se les debe adjudicar la función de camareras ad hoc) porque el sacerdocio es cosa de hombres y que en ese acto al sacerdocio se le otorga poderes omnímodos como el caso que cuenta Pío Baroja. Un amigo mío, de turismo por Toledo, entró en una iglesia donde estaban celebrando la misa; a la hora de la consagración dijo el cura: “ y ahora baja Jesús porque yo lo ordeno”. De ahí a la pederastia, corruptelas y demás fechorías queda el campo libre.
     
    Leía el otro día que este Papa se está tragando todo el marrón que acarrea la Iglesia, y que está perdiendo popularidad, así que ya se puede despedir de la santificación, porque si a Juan Pablo II lo santificaron por sus prédicas  (lo llaman evangelizar) en sus numerosísimos y multitudinarios viajes, mientras tapaba a Maciel, Francisco que está destapando la caja de Pandora, lo mandarán directamente al infierno. Qué vergüenza y que difícil lo tiene la Institución como tal.
     

    • oscar varela

      Hola Ana!
      Al destapar la olla
      se desparrama mal olor ¿no?
      La Gente va:
      1- pidiendo otra Carta de comidas, y/o
      2- cambia de Restaurante.
      Ambas son más saludables
      ¿no te parece?

      • Carmen

        No la ha destapado él. La han destapado los que han sufrido abusos . Y la sociedad no es la que era. Y los medios de comunicación, tampoco. Nos enteramos de cosas y no estamos dispuestos a callar.
        Los tiempos cambian.
        Intentó echar la culpa a los zurdotos.
        Por favor. No insulten a la inteligencia, así no van a conseguir nada.
        Esto no es cuestión de que un Papa sea bueno y otro malo. Por favor. El problema es estructural.
        Personalmente, o sea, no sé cómo decir, pero si quieren cambiar algo, aunque sea poquito el funcionamiento de la iglesia, olvídense de nombres propios.
        Es mi opinión, quizás la de una zurdita, pero una zurdita que pese a ser mujer y roja, piensa.
        Un saludo cordial

  • Santiago

    Coincido con Alberto que el sacramento del orden( junto con el bautismo y la confirmación) confiere un carácter indeleble una vez recibido válidamente. Es por eso que es una imposibilidad y un error histórico-teológico querer despojar a alguien del carácter permanente del sacramento del orden. Tampoco yo puedo “borrar” mi bautismo, aunque lo intente y desee, ni deshacer el sacramento de la confirmación. Ya S Pablo afirmaba poco después de la Resurrección de Cristo: “fuisteis sellados con el sello del Espíritu Santo prometido (Efesios 1,13) Esta ha sido siempre una verdad  de  la Iglesia Universal definida por el Concilio de Trento (D 852)

    No es la comunidad cristiana la que confiere el sacramento ni lo puede producir ni lo podría inventar ni crear nunca pues consta por los testigos que fue Jesus, sacramento vivo, el que quiso darnos las gracia extraordinaria sacramental por medios ordinarios a través de los humanos.

    El FUE el que llamó a los Doce al ministerio de los sacramento para beneficio nuestro exclusivamente. El carácter permanente de la gracia sacramental es necesario para el bautismo puesto que sin la primera gracia es imposible la recepción de las demás, sin la confirmación nuestro cristianismo tendría menos fuerza espiritual y el sin el orden perderíamos el ministerio que está ordenado a la salvación de todos. Poco importa que después del bautismo dejáramos de creer, y que después de la confirmación dejáramos la práctica de la fe cristiana y que después de ser ordenados dejáramos la práctica del ministerio. Nosotros podemos erróneamente desviarnos del camino pero Dios no renuncia al deseo de nuestra salvación eterna y por el contrario siempre está dispuesto a rehabilitarnos y no puede volverse atrás y quitarnos el signo indeleble sacramental que son el fundamento de la gracia. Es por eso que la Iglesia concede el privilegio de bautizar a cualquier laico en caso de extrema necesidad y el poder absolver de cualquier pecado o censura a eclesiástica a cualquier ministro ordenado aunque se encuentre fuera del estado clerical, y aunque se encuentre fuera de la comunión  de  la Iglesia si el penitente se encuentra en “artículo mortis”.

    En su Misericordia  Dios no se encuentra limitado  por los sacramentos, aunque ellos que son el medio ordinario de la gracia como regalo nuestro, pues  Sus caminos para salvarnos son muchos más amplios y la gracia siempre nos mueve hacia El si seguimos con sinceridad en busca de la verdad. Pero, al menos, debemos de dar gracias los que de alguna manera hemos estado en contacto con la gracia sacramental evangélica predicada por la Palabra oral y escrita Apostólica y que hemos conocido en el siglo XXI.

    Saludos cordiales

    Santiago Hernández

     

    • Carmen

      Santiago, por favor. No me diga que el mismísimo dios está en manos de cualquier desaprensivo que se ordene sacerdote.
      Olvídese de Trento.
      Por favor, Santiago, por favor.
      Usted sabe igual que yo que eso no es cierto.
      Aunque su facción sea la que gane la guerra santa del siglo XXI, luego hay que dormir por la noche.
      Por favor.
      No me creo que usted crea lo que ha dicho. Y si lo cree, lo siento por usted. Porque creerá que el personaje impresentable que construye Pío Baroja , tiene razón. Dios se jode y baja.
      El mío, mi dios, mi IT, ese no baja ni por una apuesta. Porque está.aquí, Ahí, allí, allá y acullá.
      Es increíble.
      Realmente, no sé qué pretenden posturas como la suya.
      Y le tengo un gran afecto. Pero esto es intolerable cuando el tema que se trata es una renovación de la iglesia. Porque si lo que queremos es volver a Trento, ese es otro tema: el de la guerra sin cuartel.
      Y francamente. No me van las guerras, por muy santas que sean. Ya asolaron Europa una vez.
      De verdad.
      Es que no debo de intervenir.
      Siento que nos tratan como a profundos ignorantes a los laicos. Y me da una rabia enorme.
      Echo de menos a Juan el Bautista, para que luego pueda venir Jesús.
      Hala, ooooooootra vez al infierno.
      Y a mucha honra.
      Le mando un abrazo, aunque no lo entienda.

      • Carmen

        Y cuando me bautizaron no era consciente. Ese es un argumento estupendisimo para anular el santo matrimonio, una vez pagado lo estipulado al santo tribunal eclesiástico.
        No quiero renunciar a mi bautismo, no me hizo ningûn daño. Es más. Ahora van a bautizar a mi nieto, si consigue mi amigo Pago el cura meterle la cabeza en la pila bautismal, porque verás la que arma a los quince meses. Y me gusta. Todo el mundo le desea lo mejor en ese momento. El cura le da bendiciones. Eso no puede hacer daño a nadie.
        Pero hay otros sacramentos que destrozan.
        Cuando le dieron la extrema unción a mi hermana, ya sedada, un par de horas antes de morir, el cura tuvo a bien el decirnos a mí otra hermana y a mí que estábamos a los pies de su cama, que no entendíamos nada, que ya no valía para nada porque no estaba consciente. No le puedo expresar la ira que me poseyó en ese momento. Pues si quiere le da la extrema unción y si no, pues no. Y abandoné la habitación.
        Ese es un sacerdote puesto al día, según él. Porque las últimas normas son que tiene el enfermo que estar consciente.
        No me hables de sacramentos, por favor. Háblame de humanidad.
        A mí hermana le daba la comunión todos los días otro capellán del hospital, hasta que dijo : mira, tu madre lo pasa falta, no puede tragar. No hace falta que comulgue más, es una gran mujer.
        Pero era Cristiana, de ésas que decían , mira, no sé, solamente sé que dios es amor.
        Y pensé que era de justicia el que un sacerdote le diera la extrema unción.
        Pero querido amigo, la norma, tenía que estar consciente.
        La que estaba consciente era yo. Porque no me estaba muriendo.
        Es indignante.
        No me hable de curas y de sacramentos. Hábleme de determinados curas. No son todos iguales. Ni a los ojos de Dios ni a los ojos de nadie con un mínimo de humanidad

        Ustedes ganarán la guerra santa. Enhorabuena. Pero Jesús, mi Jesús va por otro lado y yo con él. Los dos sabemos perder.

      • Carmen

        Y espérate y no corras. Cuando murió mi madre, el señor cura, muy entregado a los pobres, no consintió en ir a mi casa, estábamos en la zona de los ricos.
        Y claro, mi padre no asistió a la misma del entierro de su mujer. Estaba roto. Yo tampoco fui. Me quedé con mi padre. Fueron mis cinco hermanos y un montón de gente. Si mi padre no iba, yo, tampoco.
        No me hables de sacramentos, ni de pobres, ni de ricos. Todooooooooooosssss somos hijos de Dios, aunque hayas trabajado en un banco.
        Es indignante.
        Anda que no hay que reformar cosas y acabar con prejuicios de uno y otro signo.
        A montooooooooones. Pero a montones.

        Sorry. Pero lo veo todo desde fuera de la iglesia, no he tenido más remedio que salir
        Y como yo, millones de personas.
        Si se lo quieren plantear, se lo plantean, y si solamente quieren cambiar a un Papa, pobrecico, ya es mayor, ya se encargará la vida.
        Pobre señor, no es mala persona. Me da mucha lástima. No sé puede echar sobre.sus hombros la responsabilidad de veinte siglos
        Lo veo ya tan mayor que solamente le deseo que alcance la paz interior. A lo mejor la tiene ya. Me alegraría por él.
        Le mando otro abrazo. No se enfade conmigo.
        Acuérdese, Vivo en la otra orilla, igual que hizo Jesús en su época.

  • Carmen

    Me alegro, señor Revuelta, es usted un primer espada.

    Les voy a decir lo que pienso. Aunque ya lo sepan.

    En teología, coincido con el señor Arregi.

    En visión del personaje de Jesús, el señor Santos, parece que escribe para tranquilizarme y decir: no eres tan rara, y eso que no sabes de la misa, la media.

    En cuanto a la iglesia como organización, siempre he desconfiado de ella. Nunca me ha cuadrado nada . Algo había que me hacía ponerme en guardia. Honestamente creo que habría que …en fin. No me gusta esa organización. Lo siento.

    Pero, pero, pero, no voy a negar su influencia en las sociedades. Porque tontica del todo, pues no. Creo que puede salvar a la sociedad? . No, no lo creo. Creo que puede ayudar a mejorar las cosas? Indiscutiblemente, si. Su influencia es bestial, su apoyo es básico para, pues para muchas cosas. Me hace gracia leer lo que sucede en algunos países de América del sur. Su apoyo a determinados grupos políticos y tal. Señores, señoras, soy española y he leído la historia de mi país. En este momento tenemos un buen jaleo con los restos de un dictador. Les aseguro que nada de lo que cuenten me extraña. En absoluto. Pertenezco a la vieja Europa, pero a la   vieja de verdad.

    Nos interesa a todos que la iglesia se haga mas razonable? Por supuestísimo, a todos. Seamos o no conscientes, a todos. Insisto, a todos. Soy muy pesada , lo sé.

    Muchos de ustedes, tengo la impresión, que han mantenido en un momento determinado de su vida, una relación estrecha con la iglesia. Y una relación siempre marca y nunca igual a dos personas, ni a tres, ni a doce, ni a 144. Cada uno tiene Su historia. Como todos.

    Pero diría que todos coinciden en una cosa: la iglesia necesita una reforma. Pues hablen entre ustedes. No puedo aportar nada, solamente mi visión personal desde la otra orilla. Nada más. Pero quizás ustedes si tengan que aportar. Inténtelo.

    Y olvídense de nombres propios. Del nombre de un Papa u otro. No es cuestión de personas, es cuestión de estructuras. Porque si lo que sucede es que queremos quitar a un Papa porque representa el poder de un sector de la iglesia, para poner a otro que representa el poder del sector contrario, el problema se perpetuará. Por los siglos de los siglos. Pero no voy a decir amén, porque ojalá no sea así.

    Hablen, dialoguen, busquen soluciona para que aquellas personas que se quieren seguir llamando cristianas, se sientan acogidas dentro de su iglesia . Todas. Sin distinción de edad, orientación sexual, o sexo, que no es exactamente lo mismo.

    Y olvídense la idea que cada uno tiene de dios, esa es otra historia. Dios es Dios, Jesús es Jesus y la iglesia es la iglesia.

    Y al infierno que me voy de cabeza. Pues bueno. Los murcianos estamos acostumbrados al calor. Por otra parte, en según qué cielo , haría demasiado frío.

    Pues eso.

     

  • Mª Pilar

    Pues mira que bien..:

    ¿Así, que se es sacerdote… y por ende… todos los demás en la historia de la iglesia o iglesias… por que así lo nombró “dios” según reza el A.T.?

    ¡Lo siento, yo creo que eso, se cae por su propio peso!

    Ni los sacramentos nos “salvan” si quien los recibe, no pone su vida en ello.

    Son ritos, que nos hacen miembros de una institución; que hagamos con ellos… esa es la cuestión.

    Porque la pertenencia nos llama a un compromiso…que solo será efectivo… si llevamos hasta el final, aquello en que seamos capaces de darnos, y eso, es cuestión totalmente personal.

    La comunidad, si está bien constituida ¡por supuesto nos ayuda en la lucha, y al mismo tiempo en la entrega!

    De ahí, ha que las personas, que así mismas se llaman “consagradas”:

     …son por ello escogidas y diferentes… hay en gran trecho.

    Lo siento así, con esa fuerza que me da, el haber pasado por ambos estamentos; y ni fui especial en el primero, ni lo fui en el segundo; como esposa y madre de seis hermosos hijos/as.

    Si algo hay en mí especial, es, que me sentí llamada a seguir… estuviese en el camino que fuese… ha hacer vida, el Proyecto de Jesús el Galileo.

    Y sigue siendo mi meta, y mi camino; antes dentro de la iglesia… ahora… de otra manera.

    Como siempre digo: Esta es mi manera de ver cuanto me rodea.

    Y quizá, solo quizá… si no sintiéramos “especiales” a las personas que se sienten “consagradas” las cosas nos irían mucho mejor.

    Todas las entregas, se puede hacer de diversas maneras, y todas ellas, pueden ser igualmente buenas y provechosas.

    mª pilar

     

  • Román Díaz Ayala

    Podemos quedarnos en la crónica de los hechos noticiables excelentemente narrada y enjuiciada una y otra vez por A.Revuelta, reveladora de los crímenes y sus responsabilidades también criminales de quienes los encubren que envuelve a personalidades relevantes del clero católico.

    Prefiero incidir en el parapeto argumental de lo sagrado del orden sacerdotal elevado a nivel de sacramento con el añadido de un sentimiento de clase que tiene por privilegio no estar sometido ni las leyes ordinarias ni al enjuiciamiento de la colectividad seglar en el seno de la Iglesia. Un estamento explicado como clase mediadora.

    Grahan Greene nos presentó en una de sus novelas a un sacerdote católico crápula quien en medio de una velada consagró el vino que bebían. Lo truculento de la escena fue llevada al cine.  Aquello dió para largas discusiones en mis años jóvenes, pero con el ambiente conciliar de fondo. El sacramento explicado como un poder en manos de un individuo con su fórmula y sus efectos mágicos, o como un momento de gracia que se realiza desde y para la comunidad ( ecclesía).

    El integrismo católico se defendía apelando a la Iglesia de Cristiandad como ideal que debía ser mantenido con su pastoral sacramental y que en los años 50, 60 y 70 aquí en España había ayudado a crear un catolicismo sociolológico e identitario de la nacionalidad en lo político. Mantenía la vigencia del siglo XIX.

    Estamos ya inmerso en lo doctrinal, lo ideológico, como diría Carmen, cuyo lenguaje religioso había sido elaborado en otros contextos culturales del pasado. La expresión cultural no es la fórmula de la fe, sino que los elementos de fe encuentra en dicha cultura su asiento. No tiene existencia alguna un pastor sin la realidad de un rebaño, ni su oficio le garantiza su propiedad. Se dice del sacramento que es un símbolo que da la gracia,que en católico se califica de santificadora o santificante, pero no un poder, el que viene dado por la comunidad con la presencia de Jesús el Cristo. Gracia es un regalo, un don (divino). Un creyente es alguien que está habitado por la gracia con sus efectos transformadores de conducta, de carácter y de vida. La fe no es de la persona creyente, ni siquiera una opción, sino que habita en ella, sucede en ella, orientada a la salvación.

  • Alberto Revuelta

    Le hago caso, Carmen. Intervengo y, de paso, me explico: 1) El cardenal Barbarin, arzobispo de Lyon, compareció hace unos días ante un tribunal de lo criminal en dicha ciudad acusado de no haber denunciado a uno de sus curas por abuso de menores. En su declaración dejó claro que había seguido instrucciones del Vaticano quien le había obligado a callar para no provocar un escándalo a cuenta de la conducta del clérigo abusador. Los delitos en una sociedad civilizada, laica y democrática deben ser perseguidos de oficio por los policías y fiscales y juzgados por tribunales previamente designados por las leyes. Esas son las reglas de juego. 2) a pesar de estar citado como testigo el cardenal Ladaira, prefecto del Santo Oficio, jesuita nombrado por este señor Papa, se ha negado a presentarse ante el tribunal . Esa es la milonga que hay detrás del cuentecito del boccati . 3) los hechos criminales atribuidos al arzobispo Mac Carrik se deben sustanciar ante un tribunal norteamericano, no contando milongas imposibles de cumplir con la ley canónica y teológica De la Iglesia Romana. Por eso he pedido no ser cretinos. Buen día, y me alegro que sonría al leer alguna cosica de las que firmo

  • Carmen

    Perdón, se me ha olvidado decir que me sé la salve en latín y que la he cantado miles de veces y que aún cuando de casualidad la oigo y la canto, me resulta emocionante. Por supuesto, mi latín no es el de los sacerdotes, es mucho más de pueblo. Pero a mí virgen de la Fuensanta le da igual.

  • oscar varela

    Hola!

    Beatas macanas eso del:

    1) “carácter

    y del

    2) “para siempre

    Ergo

    (algún “latinazgo” hay que poner donde Alberto se pone)

    toda la cómica perorata

    se va al tacho!

  • Carmen

    Siempre logra sorprenderme. Es usted todo un personaje, le aseguro que lo digo con el mayor de los respetos.  Me encanta leer y un buen personaje es impagable.

    No sé qué pretende con estos artículos. Supongo que polemizar. Y lo consigue. Para muestra el anterior. Eso sí. Usted no interviene y los demás…pues si se quieren matar entre ellos, ya son mayorcitos.

    Pero lo más curioso de todo es que no sé cuál es su postura en este jaleeeeeeo monumental con el que nos está deleitando la alta jerarquía eclesiástica. No logro entender.

    Me he divertido leyendo su artículo, aunque no creo que su intención sea divertir. O sí. No sé.

    Lo que cita de   Baroja, don Pío, es demoledor. Menos mal que no creo en eso de la transubstanciación, uf, es un alivio. Se imagina que fuese cierto? Pobre dios…

    Un respetuoso y cordial saludo

Deja un comentario