Temas

Tablón de ATRIO

Anterior Siguiente
Último: 24-4-19, 11:45

Floren (2019-04-24 11:45:39) : LA VERDAD DE LA PASCUA. http://cartujoconlicencia.blogspot.com/2019/04/la-verdad-de-la-pascua.html

Equipo Atrio (2019-03-08 21:55:38) : Delcy Rodriguez, vicepresidenta de Venezuela, denuncia al criminal apagón en Venezuela criminal apagón en Venezuela [vídeo de 6 min.]

Equipo Atrio (2019-02-18 09:39:18) : Amplio y clarificador programa sobre Venezuela: La hojilla/a> ¡Magnífico analista argentino Marco Teruggi! ¡Larga charla pero imperdible!

Equipo Atrio (2019-01-09 12:31:08) : Entrevista a Tamayo en la Sexta: La Iglesia española sigue siendo franquista

Floren (2018-11-19 19:50:09) : Floren de Estepa escribe en su blog: CARTA A UN JOVEN QUE NO QUIERE VOTAR

Equipo Atrio (2018-11-16 10:06:45) : La verdadera despedida de Steve Jobbs Disgurfso de graduación https://www.youtube.com/watch?time_continue=12&v=vXJYrrLGNAo

» Pon una nota




Autores

Archivo de entradas

4788 Artículos. - 76768 Comentarios.

Frente a VOX, ¿habrá izquierda para la clase obrera?

       Jon E. Illescas  es el autor de este interesante artículo, publicado hace unos días en la web de El viejo topo. Los amos del mundo preferirían que la gente que se considera de izquierda siguiera entretenida en luchar por objetivos de diferencias sectoriales, legítimos en sí pero que pueden hacernos olvidar el gran objetivo global de rebajar la creciente distancia entre trabajadores y los señores que dominan el capital y la política. ¿Acogerá ATRIO el reto a pensar y discutir sobre los grandes temas que presenta Illescas? AD.

      

Jon Illescas (Orihuela, 1982)

Por el Socialismo y la disolución del resto de -ismos

Es imposible leer este texto de Illescas y permanecer indiferente. A algunos/as va a indignarles; otros/as pensarán que ya era hora. Polémico a tope, en cualquier caso, es un texto que quiere hacer pensar. Y de eso se trata, ¿no?

       Los trabajadores no tienen partido político al que votar. Al menos, no tienen ninguno que represente sus intereses y ello tiene consecuencias graves. Una de ellas es el aumento de la derecha populista y filofascista por todo el orbe. También en España, como se certificó tras las elecciones andaluzas. Analicemos el fenómeno…

El aumento de votos de Vox es consecuencia directa de dos factores principales: 1) la última crisis económica iniciada en 2007/8 y 2) el pésimo trabajo de los líderes de las organizaciones de izquierda. Como las consecuencias de la crisis son por todos conocidas, centraré el análisis en el segundo fenómeno que lleva al escenario que enfrentamos hoy.

       Desde la disolución de la URSS y los países de su órbita entre 1989 y 1991, la izquierda no reformista perdió su referente mayoritario y entró en un periodo de indefinición ideológica. Sin ningún enemigo importante al que enfrentar, la clase capitalista avanzó sus posiciones en la lucha de clases global. Esto permitió la ofensiva neoliberal que llega hasta nuestros días y ha posibilitado que, en lo económico, todo el espectro se haya desplazado hacia la derecha: los socialdemócratas se hicieron social-liberales incluso antes de arribar a los gobiernos y los comunistas, socialdemócratas (en el mejor de los casos). Al mismo tiempo, gracias al control de la industria cultural (medios de comunicación, industria editorial, musical, cinematográfica, etc.), el feminismo, el movimiento LGTB, el ecologismo y el animalismo se fueron infiltrando y agrandando en el “mercado de izquierdas”. Ello debido a que eran ideologías que

  • no podían ser mayoritarias al basarse en su especificidad y representar a colectivos concretos, lo que resultaba funcional para las élites porque dividía y consumía los esfuerzos de los explotados por emanciparse y
  • porque generaban un nicho de mercado capitalista (e institucional) que no entraba en contradicciones con el modo de producción actual en su conjunto. Por esas razones, tanto cierto feminismo ahora transformado en mainstream, como el ecologismo menos combativo, el movimiento LGTB y el animalismo consumista fueron promovidos desde los medios y las instituciones controlados directa o pasivamente por la burguesía[1].

       Justo en un momento en que la izquierda era impotente para llevar a cabo políticas de izquierda en lo económico, desde la industria cultural se podían hacer series con gays o lesbianas para aumentar el nicho de espectadores o promocionar cantantes con mensajes “feministas” sin que el sistema sufriera ningún varapalo. Al contrario: era una forma de ampliar el mercado por acumulación de nichos y asimilar para su hegemonía política (capitalista) a estos sectores bajo un barniz cultural supuestamente “de izquierdas”. En definitiva, todos esos “-ismos” eran ideologías políticas alternativas, pero no contrahegemónicas. Mucho más benévolas para la clase dirigente y su oligarquía que el marxismo o cualquier otra tendencia socialista o libertaria que buscara superar el sistema actual de donde esta élite extraía sus privilegios. Es algo que explica con acierto Daniel Bernabé en su ensayo La trampa de la diversidad (Akal, 2018)[2].

        Todo ello supuso la sustitución en la izquierda de narrativas integrales y holísticas con potencial movilizador trasversal para la mayoría de la población (como el materialismo histórico) por el posmodernismo neoliberal y todas sus customizaciones identitarias de hipertrofia de la diferencia, mercantilizadas bajo un “activismo político” entendido como pasatiempo folclórico inofensivo para el dominio del capital. De hecho, todas estas organizaciones portadoras de “las ideologías de la diversidad” se multiplicarían como hongos con ayudas públicas de las diferentes administraciones locales, regionales, nacionales e internacionales. También encontrarían una generosa parcela de reproducción en las universidades tanto públicas como privadas.

       Otra cuestión a señalar es que estos problemas de sectores por definición minoritarios no son prioritarios ni nunca lo serán para el conjunto de la clase trabajadora que, recordémoslo, sigue siendo el mayor y mejor agente del que dispone la izquierda para la transformación social (por número y por posicionamiento en el sistema productivo). Es más, estas preocupaciones relativas a la identidad suelen ser problemas del sector de los trabajadores más aburguesado ideológicamente que, una vez alcanzado un mínimo material, puede preocuparse por cuestiones de representación simbólica. Un sector de profesionales liberales y/o funcionarios con estudios universitarios y a menudo con varios idiomas que suele ser visto como privilegiado por gran parte de la clase trabajadora (que a su vez es estigmatizada por estos aspirantes a la inexistente “clase media” bajo los nombres de “chonis”, “garrulos”, etc.).

       *    *    *

       Lo cierto es que incluso el trabajador gay o la trabajadora lesbiana de una cadena de montaje, de un supermercado o de un call center, no están preocupados todo el día cavilando sobre si en la cabalgata de los Reyes Magos el Ayuntamiento de Madrid sacará una carroza que visibilice la diversidad de género sino por cuándo podrán cogerse las vacaciones para disfrutar con su pareja o si les van a subir el salario y podrán llegar a fin de mes con su familia sin pedir un préstamo, por ejemplo. Pero aún más: de esas ideologías, la que aspira a apelar a un público mayor y ya se ha convertido en mainstream en gran parte de la izquierda no silenciosa (el feminismo), si se coloca en primer lugar como frecuentemente ocurre en los discursos de los políticos de la izquierda electoral (tanto Iglesias como Garzón apelaron al movimiento feminista antes que al obrero para luchar contra el avance de VOX)[3], tiene la funcionalidad (para los poderosos) de dividir a los aplastadxs por el sistema. Cuando no enfrentarlos justo por su mitad: entre hombres y mujeres. Algo muy interesante para los interesados en que nada cambie.

       Pese a lo que predica el feliz idealismo multiculturalista y posmodernista de la izquierda actual, que agota a la militancia con sus continuas ocurrencias y las dobles y triples militancias en sus “matrioskas de siglas”, hay que reconocer que no hay tiempo para todo. Por ejemplo, cuando un grupo de militantes de izquierda se está reuniendo semanalmente para discutir sobre feminismo y violencia de género, ocupando su tiempo y sus esfuerzos preparando la siguiente reunión y efectuando las tareas asignadas, es un tiempo que no se está dedicando a otros objetivos prioritarios como el brutal aumento de la desigualdad entre mujeres y hombres ricos y mujeres y hombres pobres a escala internacional. Recordemos que estamos en las cifras más altas de desigualdad jamás alcanzadas, con 8 personas que tienen la MISMA riqueza que la mitad de la población mundial[4].

       Es decir, 8 = 3.650.000.000. ¿Qué le parece? Si esas y esos militantes están dedicando su esfuerzo a combatir la violencia de algunos hombres contra algunas mujeres, que le ha costado la vida a 48 mujeres el año pasado en nuestro país[5], no están luchando contra la siniestralidad laboral capitalista que le costó la vida a 618 trabajadores y trabajadoras[6]. Todavía menos por los más de 3.600 españoles que, desesperados, se suicidan anualmente por la alienación de una sociedad de mercado que les enferma el alma y las mentes[7].

       Y desde luego, tampoco están centrando su tiempo en ayudar a las más de 800 millones de personas que pasan hambre en este maltratado mundo[8], lo que afecta a 1 de cada 9 seres humanos del globo y explica muchos de los movimientos migratorios de los que tanto rédito electoral saca la derecha. Es una cuestión materialsi dedicas la mayoría de tu tiempo a una cosa, no tienes tiempo para otra.

       Con lo apuntado, parece sensato estipular que sí hay niveles de importancia si partimos de la base que todas las vidas humanas valen igual. Si la mayoría de la militancia de izquierdas está centrada en cuestiones que afectan a muy pocas personas pero que están infladas emocionalmente en sus psiques por los grandes medios con intención de establecer la agenda (agenda-setting) para hacerla impotente contra sus privilegios y enfrentarla, la victoria ideológica está claro del lado de quien descansa. ¿Significa eso que hay que abandonar a su suerte a las mujeres que son víctimas de la violencia? No, significa que hay que establecer prioridades porque los recursos económicos y temporales de la izquierda son reducidos. No hay que dejar de hablar ni de analizar seriamente el tema, ni mucho menos, pero sí ponerlo en el lugar que racionalmente merece por su presencia en el mundo real fuera de la interesada manipulación mediática que de éste sufrimos día a día.

       En realidad, la mayoría de los trabajadores ignoran la martilleante prédica feminista o de la diversidad posmoderna de otros “-ismos”. Incluso muchos (y muchas) militantes la critican en privado por miedo a reprimendas. Otros se cansan y vuelven a casa aumentando las cifras de la abstención, agotados de escuchar a una izquierda dogmática que ante su impotencia material se ha convertido en una especie de Nueva Inquisición con todo el poder para expedir y quitar carnets de lo “políticamente correcto”. Aplastando, incluso, la libertad de expresión que asegura defender en las únicas fronteras feudales que conserva con derecho a administrar por el imperio del capital: las simbólicas[9]. Esta falta de seriedad y de un proyecto socialista coherente ha provocado, lógicamente, el hastío de la mayoría trabajadora y un ascenso importante de la extrema derecha en Europa y en el mundo.

       La clase asalariada se encuentra desamparada, huérfana de ningún sueño global de emancipación. Como mucho, los sectores más conscientes se hallan a la defensiva en un escenario de recortes y/o recuperación económica sin restablecimiento de derechos donde el objetivo final parece ser quedarse como estábamos antes. Algo totalmente quimérico y a la vez deprimente en un mundo donde la tecnología y las posibilidades objetivas de reducción de la jornada laboral para la población no dejan de aumentar con los avances de la Inteligencia Artificial. En un mundo donde podríamos ser más felices que nunca ansiamos serlo “tanto” como nuestros padres y/o abuelos. En honor a la verdad, la izquierda actual no solo asiste impotente ante este derroche de posibilidades históricas queriendo que seamos “tan felices” como en los tiempos dorados del Estado del Bienestar pudiendo tener un trabajo fijo, comprarnos una vivienda o aspirar a un proyecto familiar; sino que realmente se conforma con “feminizar” toda esta precariedad sin cuestionar de raíz sus fundamentos materiales. Todo ello acaba colocando al hombre en una tramposa situación de elección binaria y mutuamente excluyente de

  • apoyo dogmático, ortodoxo y entusiasta cuando no fanático al feminismo sectario imperante o
  • expulsión a las filas del Hades del machismo y el patriarcado.

       *    *    *

       Ante este escenario, en España VOX conecta con parte del buen sentido común de la gente corriente que Gramsci conceptualizaba como progresivo (había otro que caracterizaba como regresivo, irracional y supersticioso). Esta parte de “buen sentido común” gramsciano lleva a los votantes de VOX a atender a preocupaciones reales y materiales que cualquier trabajador entiende perfectamente. Así, desde lo que llamo “la izquierda seria”, alejada de las “alertas anfifascistas” proclamadas a modo rimbombante ante los medios que los parieron por personajes públicos de errática trayectoria que viven en residencias señoriales en la sierra madrileña[10],  hemos de entender que los votantes de VOX no son todos fascistas, al menos, de momento. Son gentes de distinta procedencia que observan y denuncian problemas reales pero se apoyan en soluciones regresivas y protofascistas predicadas por oportunistas personajes de derecha populista auspiciados por una parte del gran capital que siempre conserva la carta del fascismo como un as en la manga dispuesto a ordenar el desorden creado por sus bacanales neoliberales.

       Los ejes de VOX son la unidad de España, efectivamente cuestionada por un nacional-independentismo regresivo y posfeudal como el catalán o el vasco; la locura del feminismo mainstream actual avivado por ciertos sectores de la clase capitalista para dividir a la clase trabajadora por sexos; o la duplicación de instituciones estatales como el Senado o las comunidades autónomas que, efectivamente, tienen una productividad muy baja y en muchos lugares producen más daño que beneficios a la población (por ejemplo, en el sistema nacional de salud o en ciertos sectores de la educación). Sin embargo, obsérvese como Vox no cuestiona una institución tan poco “productiva” para las gentes que moran y trabajan en España como la monarquía, es más: la celebran[11]. Tampoco en lo económico aportan nada nuevo, son básicamente neoliberales sin complejos, muy parecidos a la mayoría de políticos del PP o Ciudadanos que pretenden conseguir el apoyo obrero en base a venderles la clásica moto de que si los empresarios pagan menos impuestos, ganarán más y sus salarios serán más grandes con lo cual todos se irán felices y contentos a comer perdices.

       Así que, pese a sus serias limitaciones programáticas y discursivas[12], VOX conecta con parte de la población hastiada de muchas sandeces y omisiones de la izquierda posmoderna. ¿Ejemplos? El feminismo exaltado de algunas y algunos que como ya no se atreven a cuestionar el sistema económico porque no saben ni tienen formación (para tenerla no cuentan los tweets ni las horas de “activismo” en Facebook) ni planes alternativos (socialistas) que proponer a la población, deben entrar en el mercado (capitalista) de la diversidad para parecer diferentes a la derecha gobernante (diferentes en lo simbólico, no en lo material donde son del todo yermos). Así apoyan un feminismo productor de nuevas injusticias con su lamentable “discriminación positiva” que genera más resentimiento que afecto entre la clase obrera (políticas que hunden sus raíces en los gobiernos liberales estadounidenses de Kennedy y Nixon)[13]. Un feminismo hipertrofiado por la testosterona de hombres irrisoriamente acomplejados por algún pecado original que del mismo modo que no fue culpa ni autoría de ninguna Eva, tampoco lo fue de ningún Adán, sino de las limitaciones propias de un estadio concreto del desarrollo sociocultural del ser humano y la división sexual del trabajo.

       *    *    *

       Llegados a este punto, quiero dejar claro (aunque seguro muchos lo obviarán intencionadamente) que no es que opine que no queden cuestiones por cambiar para conseguir la igualdad de la mujer respecto al hombre, el problema es que los métodos para conseguirla pueden producir nuevas injusticias y por otra parte es honesto reconocer que ya la mujer se ha igualado en numerosos aspectos al hombre cuando no se ha puesto por encima suyo en algunas cuestiones en los países desarrollados[14]. En este sentido, las políticas discriminatorias no ayudarán a resolver los problemas donde efectivamente la mujer está por debajo del hombre en estas sociedades donde la lógica del capitalismo ha ayudado a que con la incorporación de la mujer al mercado laboral ésta haya ganado una autonomía económica y política inédita en cualquier época anterior. Las mejoras que la situación de las mujeres ha experimentado en los países capitalistas desarrollados las últimas décadas ha sido espectaculares y no reconocerlas es falsear la historia.

       El movimiento socialista debe luchar por la igualdad de los seres humanos, no por la desigualdad (y por eso hay que finiquitar las clases sociales que dividen y enfrentan a unos con otros). No se puede luchar izando la bandera de lo que nos hace diferentes sino con aquella que representa lo que nos iguala. No para obviar o marginar la diferencia, sino al contrario: para aceptarla como algo natural que no tiene ni aspira a tener más protagonismo del que posee. Además, hay que recordar a las y los comunistas que confunden churras con merinas que, tanto Marx como Engels afirmaron en un documento tan popular como el Manifiesto Comunista (que tantísimos autoproclamados “marxistas” ni han leído ni entendido) que el capitalismo era el máximo destructor de la sociedad patriarcal[15]. Por tanto, aquellas teorías del “feminismo marxista” donde se igualan el funcionamiento del capitalismo con el patriarcado son simplemente falsas, careciendo de todo rigor histórico y teórico suficiente excepto para las y los convencidos. En este sentido, es muy interesante leer las críticas que dos marxistas que no se consideraban feministas como Rosa Luxemburg o Aleksandra Kollontái dedicaban al movimiento sufragista[16].

       Muchos (y muchas) están cada vez más cansados de que se estigmatice a los hombres, que se implementen políticas de “discriminación positiva” como las “listas cremallera” y/u otras en base a diferencias de acceso o brechas salariales que en no pocos casos provienen de estudios tendenciosos con una metodología científica y heurística más que cuestionable[17].

       Hay que recordar que, en España, con la ley en la mano, a igual ocupación no puede existir diferente salario y, de hecho, no lo hay. Sumado a ello, cada vez más mujeres y hombres están hartos de que se privilegie a la mujer en el tratamiento de ciertas noticias por el mero hecho de ser “mujer” (como si eso fuera una debilidad) o se estigmatice a los hombres como protoacosadores, agresores, abusadores, violadores y proxenetas latentes en potencia (¿dónde dejó nuestra izquierda uno de sus mejores vástagos históricos como fue la presunción de inocencia?)[18].

       En contraposición, la “izquierda de la diversidad” que baila al ritmo de las modas del capital, cada vez trata mejor a los animales a tenor del aumento de activismo “animalista. O eso dicen, pese a que cada vez observo a más animales por la calle castrados y/o zarandeados por el cuello con las correas de sus amos. En un mundo gobernado por la lógica del capital y el beneficio, donde la alienación social y el individualismo narcisista y competitivo no cesa de aumentar quebrando las relaciones de confianza y solidaridad entre las personas, las “mascotas” (que ya no animales) vienen a sustituir ese hueco emocional dejado por el marido que se marchó, la novia que no se encuentra, el amigo que no se tiene, la hermanita que no llega o el hijo que se fue a otro país para encontrar trabajo. El aumento del número de personas con animales-mascotas ha crecido exponencialmente al ritmo de una industria que ya mueve, solo en la Unión Europea, 36.500 millones de euros anuales (la mitad de lo que gasta en salud pública el gobierno de España)[19]. En un momento en que en nuestro país crece el número de hambrientos hasta las 600.000 personas[20], ya tenemos a 20 millones de mascotas entre nosotros (repartidas en 4 de cada 10 hogares)[21]. La gente del “primer mundo” se gasta más en mantener a animales que tienen esclavizados disponiendo de ellos como objetos de consumo o como juguetes biológicos de divertimento para intentar llenar su vacío existencial (más de 800 euros anuales en caso de los perros)[22] que en alimentar a las más de 25.000 personas que se mueren de hambre al día (¿conoce usted a alguien que se gaste casi mil euros anuales para alimentar a los hambrientos?)[23].

       Así es nuestra izquierda: cada vez más ducha en el conocimiento del Manifiesto Animalista de Pellunchon y menos en el Manifiesto Comunista de Marx y Engels. Desconocemos el apoyo que recibirán de los animales que algunxs aspiran a transformar en sujetos con derechos políticos[24], pero que pensamos tendrá un pésimo efecto como reclamo para una clase trabajadora que verá, sobre todo si es blanca, heterosexual y masculina, cómo después de llamarla “eurocéntrica”, “machista” y “especista” se la trata peor que a todos los colectivos de la diversidad, incluidos los que aspiran a “liberar” al simpático gatito Michu y al perrito Bobby de las garras de sus (quizás veganos) propietarios. Ahí tenemos a una parte importante de nuestra izquierda: absolutamente desnortada.

       *    *    *

      

       Decía Terry Eagleton que debemos ser capaces de ver la parte de verdad que los rivales políticos tienen en sus argumentos. De nada sirve descalificar al oponente ni llamar a la calle a tus seguidores para conseguir lo que no has conseguido en las urnas, como imprudentemente animan ciertos políticos que cada vez se diferencian menos de la “casta” que otrora criticaron excepto, quizás, en su corte de pelo. Hay que separar lo bueno de la paja, lo auténtico de lo regresivo, para entenderlos y evitar el avance de sus posiciones dañinas (de nada sirve “condenarlos”). Es decir: pura dialéctica.

       La gente que vota a VOX no son enloquecidos electores que de repente apoyan con su voto a un partido de sanguinarios alienígenas dispuestos a conquistar el mundo, no; tampoco son ciudadanos que busquen respaldar electoralmente el inicio de la construcción del IV Reich en Europa. En realidad, los votantes de este nuevo partido son en su mayoría personas sencillas y frustradas (muchas de clase trabajadora), gentes que anhelan orden y sentido en un mundo desordenado por el imperio del capital, personas que podrían ser usted o yo mismo en distinto contexto económico y con diferente educación, que están desencantadas con las explicaciones y las promesas de una izquierda infantil, débil, incapaz, yerma y sectaria que ha sido educada en la universidad por autores que casi nunca tuvieron militancia en organizaciones de masas y jamás se han preocupado por conocer lo que en realidad piensan los obreros porque con una actitud elitista y paternalista desconfiaban de ellos por, simplemente, considerarlos “incapaces” cuando no directamente “gilipollas”[25].

       Tenemos que recuperar a la izquierda seria y a todas las personas válidas que la progresía posmoderna ha mandado a sus casas durante estos años. Décadas donde los marxistas hemos sido arrinconados como reliquias del Pleistoceno por sus discursos multicolor apoyados por ciertos medios. Debemos recuperar aquella izquierda que producía orgullo de clase, que ensanchaba el corazón a aquellos obreros y obreras valientes y solidarios de todas las profesiones que sentían eran parte de una fraternidad mayor pese a sus múltiples, legítimas y enriquecedoras diferencias. Aquella izquierda que militaba desde finales del siglo XIX en el Partido Socialdemócrata o desde principios del XX en el Partido Comunista, por políticas reales de superación del sistema capitalista y que, mientras tanto, dentro de este sistema, abogaban por mejoras tangibles en los derechos de los trabajadores ufanándose por autoeducarse con programas de formación que aumentaran su humanismo y capacidad de análisis. Pues sin cultura contrahegemónica no puede existir praxis política contrahegemónica. Curiosamente hoy, la lectura política de moda en la izquierda no son autores marxistas ni anarquistas sino feministas, promocionados por las editoriales propiedad del gran capital[26].

       En nuestros días, ni Pablo Iglesias ni Alberto Garzón están en disposición de liderar (veremos si de acompasar, si las bases les obligaran) esta necesaria revolución que debe darse desde abajo y (sinceramente) tiene pocas posibilidades de que acontezca antes de que el nuevo fascismo nos engulla a todxs en sus fauces (sin importar las siglas de la derecha que lo ejecuten). Tanto Iglesias como Garzón están totalmente insertos en organizaciones atravesadas por las dinámicas ideológicas del “mercado de la diversidad” y su propia posición de líderes depende de las prebendas y la representación que cedan a estos sectores. Pese al poder que se les presupone, en realidad están muy debilitados y sujetos a estas familias que les dominan ideológica y políticamente. Poco o nada debemos esperar de ellos.

       De hecho, como ya argumenté en diversos lugares, Podemos fue una creación de profesores de la izquierda posmoderna y posmarxista de la Universidad Complutense propulsada al calor de sus propios egos y la fuerza del capital de una parte de la élite mediática que, oportunamente, los apoyó para dividir al movimiento obrero y restarle votos a una Izquierda Unida por entonces emergente[27]Podemos dependió y depende desde su nacimiento de la oligarquía mediática igual o más que un cantante de Operación Triunfo para tener una carrera de éxito en la música. Del mismo modo que el segundo depende de la buena sintonía que tenga con los dueños de las empresas musicales y mediáticas que sustentan el programa televisivo, los primeros dependen de los dueños de los medios para llegar a la población, pues su nivel de militancia (aunque sea online y sin cuota) es patético en relación a su tamaño electoral (en torno al 1%)[28].

       Por eso ahora Podemos es un barco lleno de agujeros a la deriva, adelantado por otro velero mediático llamada Ciudadanos[29], con una prisionera casi por completo fagocitada llamada Izquierda Unida que a su vez alberga en sus entrañas un padre-hijo marxista (el PCE) del que los medios no dirán ni una palabra. De hecho, aunque no lo crean las preclaras mentes dirigentes de Unidos Podemos, atrapadas en la capital madrileña y en el “guetorizado” microsistema de las redes sociales de sus partidarios, actualmente, ya hay amplios sectores de la población joven que desconocen qué es IU y, por supuesto, no saben ni que en España siquiera existe un partido llamado Comunista ni que fue la principal organización política que luchó contra la Dictadura Franquista que ahora algunos ensalzan con su revisionismo histórico. No hay estudio ni suficiente formación: son los efectos secundarios de que tus pensamientos se nutran del establecimiento de agenda que los dueños de las corporaciones mediáticas propagan.

       Incluso si Iglesias y Garzón estuviesen de acuerdo con la crítica defendida en este artículo jamás lo declararían, porque se arriesgarían a perder el puesto de liderazgo de sus formaciones políticas. Como miembro de Izquierda Unida y el Partido Comunista de España, quien les escribe ha recibido frecuentemente correos de militantes que me expresaban su acuerdo con estos puntos de vista, pero a renglón seguido, me pedían “por favor” que no hiciese públicas sus opiniones porque se enfrentarían al ostracismo y la irrelevancia política en sus organizaciones. Desde luego, el panorama es desolador.

       Si dentro de la izquierda no hay espacios para la disensión y el debate sobre los diversos “-ismos”, nos enfrentamos a un futuro francamente oscuro donde las fuerzas de la reacción nos aplastarán como a cucarachas en un momento histórico donde, sin acabar de salir de la crisis económica anterior, ya se avizoran nuevas que revolucionarán los escenarios políticos[30]. El dilema es serio y requiere altura de miras históricas, algo que organizaciones tan personalistas y electoralistas como Podemos y tan crecientemente dogmáticas como Izquierda Unida no pueden ofrecer. El problema es que ese dilema tampoco es posible de resolver sin muchos de sus militantes de base ni de sus cuadros medios y algunos dirigentes que son, en realidad, gran parte de las “fuerzas vivas” de la otra España que no se emociona con las banderas heredadas del dictador ni con la “reconquista” prometida por los nuevos rostros de la derecha.

       *    *    *

       Entonces, ¿qué hacer? En opinión de quien les escribe, debemos disolver (que no eliminar) todos los elementos progresivos del resto de “-ismos” para fortalecer el socialismo. Como si fuesen unos azucarillos colocados en una bebida que deben desaparecer en pequeñas partículas que lo impregnen todo para mejorar el sabor del resto sin restarle protagonismo a la bebida en sí. El socialismo debe ser ese brebaje revolucionario a producir por el movimiento obrero para lograr la emancipación de todo el ser humano sin importar bajo qué banderas nació ni bajo qué alambradas ha crecido.

       Y para ello, como izquierda debemos hablar de temas serios que no tratamos y adquirir posiciones fácilmente defendibles ante las preguntas de cualquier trabajador: ¿Cuál es nuestra posición respecto al independentismo? ¿Cuál nuestro modelo de Estado? ¿Cuál nuestra posición respecto a la Unión Europea? ¿Cuál respecto a la migración? ¿Cómo solucionar la desigualdad y la terrible pobreza en el mundo? ¿En qué consistiría ese socialismo por el que luchamos? Y así un largo etcétera con respuestas claras y concisas, no mareando la perdiz como acostumbra a hacer la izquierda posmoderna.

       La izquierda seria debe incluir elementos del feminismo, la defensa de los colectivos LGTBI, el medio ambiente o la razonable protección de los animales, entre otros “-ismos”, como partes de un programa mayor de emancipación social, con realismo y sin sectarismos; pero no puede poner sus reivindicaciones encima del tapete ni obcecarse con ellas. El movimiento socialista debe luchar, como afirmaba Rosa Luxemburg, por la igualdad real de la mujer. Algo que ya está dentro del programa socialista de igualdad entre hombres y mujeres de todos los pueblos del mundo. La izquierda para los trabajadores debe dejar de hablar de feminismo garantizando la igualdad de hombres y mujeres, educando a sus militantes en el fin de los restos del machismo, ha de dejar de hablar del movimiento LGTBI garantizando la máxima integración de la gente de su colectivo en igualdad con la mayoría heterosexual y, desde luego, debe incorporar los elementos más objetivos y realistas del ecologismo para garantizar un mundo con futuro y calidad de vida donde el medio ambiente no sea una fuente constante de problemas de salud, migraciones y muertes.

       Hay que crear un discurso claro basado en un proyecto político coherente que llegue de un modo sencillo a todos sin importar el nivel de estudios y sin contradicciones alarmantes (como ocurre ahora). Debe alcanzar a todos los trabajadores: hombres y mujeres, lesbianas y heteros, blancos y negros, jugadores del parchís y aficionados al ajedrez, seguidores de la salsa, el rock o la música clásica, etc. Un discurso claro, fácilmente reproducible y defendible por todos los seres humanos que a partir de una inteligencia normal y al margen de sus especificidades comparten algo que los ubica en el mismo espacio social frente al capital: la necesidad de vender su fuerza de trabajo (su capacidad de emplearse en un determinado puesto laboral) por un salario (por horas o por pieza) inferior a lo que hacen ganar (ganancia) a los dueños de las empresas (es decir, los capitalistas).

       *    *    *

        ¿Qué hacer para convertirnos en una izquierda “seria” para nuestra clase?

  1.        Colocar la construcción del Socialismo como espacio libre de explotación en el imaginario colectivo como objetivo prioritario de la izquierda a nivel nacional, europeo e internacional, tanto en la prédica en los centros de trabajo o en mítines como respecto a los discursos dirigidos a los medios.[31] Además de fomentar debates, charlas y reuniones con los expertos de diferentes áreas para concretar un programa de cómo funcionaría ese nuevo socialismo a la luz de lo bueno y lo malo de las experiencias fracasadas junto a las posibilidades que ofrece la nueva tecnología.
  2.        Colocar la defensa de la clase trabajadora como la base de nuestro programa. Una clase que entenderemos internacionalmente debido a las conexiones del mercado global que asocia las bondades y desgracias de unos trabajadores con otros (algo que es progresivo, pues permite la unión internacional de los obreros y la futura conquista internacional del Socialismo). Eso quiere decir que frente a la inmigración se aceptarán acuerdos de integración geográficamente distribuida entre ciudadanos y regiones españolas de los recién llegados en relación a programas de empleo y repoblación planificados por el Estado. Pero también quiere decir que no se aceptarán más inmigrantes (aunque sí se garantizarán los primeros auxilios) que los que puedan integrarse en estos planes estatales. Al mismo tiempo, se trabajará a nivel europeo e internacional por la construcción de una ciudadanía universal con su documento de identidad internacional que otorgue a todas estas personas de unos derechos mínimos a respetar con respaldo jurídico y económico (presupuestario) en cualquier parte del globo. Para ello habrá que trabajar con Naciones Unidas o la organización mundial que venga a substituirla para compartir esfuerzos en la distribución de una inmigración que, por otra parte, también necesitamos como sociedades envejecidas.
  3.        Disolver (integrar por disolución) los elementos progresivos del resto de -ismos que actualmente se encuentran en la izquierda (feminismo, defensa de la diversidad sexual LGTBI, ecologismo, animalismo, etc.) en el movimiento obrero y eliminar todos los elementos regresivos, irracionales, pequeñoburgueses y/o directamente capitalistas de los mismos[32].
  4.        Defender la unidad de España y una recentralización de las competencias que actualmente tienen las Comunidades Autónomas frente a los nacionalismos regresivos que buscan volver al pasado. Defender la unidad de este estado (actualmente) burgués para su conquista obrera dentro del marco de la Unión Europea y todas las organizaciones internacionales que podamos estar (hasta que nos echen si nuestra política y la suya difieren hasta el punto de “tener que expulsarnos”, pero nunca nos iremos por iniciativa propia lo que tendría efectos desastrosos porque siempre es más progresivo para el buen sentido común de la gente –hasta que se demuestre lo contrario– “unir” que “dividir”, del mismo modo que lo es más “centralizar” que “descentralizar”)[33]. Deberemos también suprimir el Senado como vestigio del pasado a la vez que abogamos por la construcción y democratización de la Unión Europea como un agente interestatal diferenciado del poder de Estados Unidos, Rusia o China. Buscaremos alianzas y avanzaremos en la integración política de las sociedades europeas ahora que pronto estarán disponibles las tecnologías que nos harán parlantes de cualquier idioma[34]. Todo ello facilitará la política internacionalista de la clase obrera. Si cometiéramos el error de replegarnos a las fronteras estatales y acuñáramos nuestra propia moneda, seríamos destruidos por los países competidores. Además, no hay esperanza para construir ningún socialismo ni intento de este que merezca la pena en una España autárquica asediada por diversos poderes mucho más grandes. La clase trabajadora necesita a la Unión Europea como también necesita defender la unidad de España frente a las aventuras pequeñoburguesas de los nacionalistas/independentistas del País Vasco o Cataluña, entre otros todavía más peregrinos.
  5.        Construcción de una República con asamblea unicameral con acuerdo de los sectores republicanos de izquierda, centro y derecha, como mínimo común múltiplo para conquistas posteriores y para acabar con el nepotismo y la corrupción tradicionalmente adosadas a las formas monárquicas de gobierno.
  6.        Construir una industria cultural prosocialista (a nivel regional, nacional, europeo e internacional) en base a la unión de todos los proyectos que actualmente están esparcidos por la red y las ondas. Esto incluye crear una red colaborativa de medios de comunicación, industria musical, televisión online, ateneos, centros de deporte, etc. que popularicen nuestros valores y objetivos de una forma pedagógica y estética entre las masas. No habrá proyecto socialista mientras el mayor sueño de los jóvenes y no pocos adultos sea hacerse ricos o mientras triunfe entre ellos la desidia cultural, el individualismo narcisista o la falta de solidaridad, esfuerzo, compromiso y seriedad.
  7.        Crear una nueva Internacional Socialista apoyada por todas las agrupaciones políticas, sindicales y culturales socialistas, comunistas y/o anarquistas que busquen la superación del capitalismo y la conquista del socialismo bajo unos mínimos compartidos. Ha sido patético comprobar que existe más “internacionalismo” entre la derecha populista e hipernacionalista europea de Le Pen y VOX que entre la que (debería) representar el movimiento obrero. Los obreros deben ser tanto o más cosmopolitas que los empresarios, si quieren tener posibilidades de vencerles como apuntaba Marx… ¡hace más de 150 años![35]
  8.        Instaurar la democracia de base en nuestras organizaciones a todos los niveles de decisión (incluyendo las decisiones económicas de calado) eliminando las “listas cremalleras” y todo atisbo de “discriminación positiva” de ningún colectivo, que lo único que consigue es hundir las prédicas a favor de la “democracia participativa”. Aumentar las cuotas de los militantes y afiliados según sus ingresos (pagará mayor porcentaje quien más tenga) y acabar con las votaciones de los simpatizantes. Quien quiera tener derecho a voto deberá tener el deber de sustentar con sus esfuerzos económicos y vitales la organización. Ningún derecho sin deber.
  9.        Aumentar la formación de nuestros militantes y promover el debate como sana y dialéctica forma de mejorar la conceptualización y el entendimiento de las posibilidades que ofrece la realidad (material). Habrá que fomentar los cursos de marxismo, economía, historia, cultura general, artes, comunicación y deportes para tener un movimiento lleno de militantes cultos y en forma (mens sana in corpore sano). No habrá socialismo sin un movimiento socialista formado, serio y sano liberado de las diversas drogas que lo debilitan haciéndolo dependiente de las dinámicas del capital. Precisamos de robustez, coherencia y seriedad para seducir y dar ejemplo a las masas. Se requiere la formación de un Renacimiento obrero que sea capaz de crear una contrahegemonía socialista lo suficientemente atractiva para ser hegemónica entre la población tras la conquista del poder político.
  10.        Acabar con el culto a la personalidad de los líderes que es una forma cómoda de reproducir las dinámicas de dominación que requiere la oligarquía capitalista a través de su control de la industria del espectáculo. Esto no significará que no haya líderes o caras conocidas que sirvan de portavoces de nuestro proyecto frente al pueblo, sino que su desempeño en los cargos estará temporalmente limitado y ello permitirá que haya un sano reemplazo también desde las bases y el necesario debate ideológico se produzca de un modo natural sin estar proscrito (como ocurre en la actualidad con las opiniones heterodoxas). Algo que inevitablemente esclerotiza estas formaciones políticas transformándolas en organizaciones electoralistas con dinámicas de vasallaje y traición propias de la aristocracia medieval.

      

       En síntesis, los trabajadores que viven en España y en el mundo necesitan de esta izquierda seria que actualmente apenas existe más que como voces disidentes fragmentadas y asustadas dentro de una izquierda hegemónica de sesgo posmoderno, modales y simbología irreverentes, pero praxis económica obedientemente social-liberal (como demuestran tantos gobiernos locales).

       Los trabajadores necesitan una izquierda con la que sentirse representados, defendidos e identificados, a la que votar y amar y, por ahora, no la tienen. Así que: ¿Ayudamos a construirla antes que todos seamos engullidos por las fauces del nuevo fascismo financiado por una parte del capital mundializado o seguimos echándole la culpa a los demás?

       Notas

      

[1] Por todo ello se potenció la creación y publicitó la existencia de ONG y asociaciones con estas temáticas entre los jóvenes, mientras que en las universidades de todo el mundo se creaban departamentos que producían un hábitat donde los antiguos intelectuales de la izquierda comunista se encontraban a salvo de la reacción neoliberal (aunque en realidad, ayudaban a sustentarla, como veremos más adelante).
[2] El cual ha sido contestado por dirigentes de izquierda como: Garzón Espinosa, Alberto (2018), “Crítica de la crítica a la diversidad”. En eldiario.es, 24 de junio.
[3] Pablo Iglesias con su “alerta antifascista” llamó primero a las feministas que a lxs trabajadores y Alberto Garzón (teóricamente comunista) rizó el rizo llamando primero a los y las ecologistas y luego a las feministas antes que a los sindicatos. Se puede ver en: https://www.youtube.com/watch?v=WQXyoRkCApE
[4] BBC (2017), “Los 8 millonarios que tienen más dinero que la mitad de la población del mundo”. En BBC, 16 de enero.
[5] Agencia Efe (2017), 48 mujeres son asesinadas por violencia de género en España”. En El Nuevo Día, 31 de diciembre.
[6] Europa Press (2018), Mueren 618 personas en accidente laboral en 2017, un 1,8% más”. En Europa Press, 15 de febrero.
[7] RTVE/EFE (2018), “El suicidio en España en cifras”. En RTVE, 10 de septiembre.
[8] Melguizo, Soraya (2017), La FAO denuncia que 815 millones de personas pasan hambre en el mundo. En El Mundo, 15 de septiembre.
[9] Marcos, Ana (2018), “Condenado el autor de un poema machista a pagar 50.000 euros a Irene Montero”. En El País, 8 de noviembre.
[10] No me refiero a Alberto Garzón, que vive con su mujer en un piso de clase trabajadora en Rivas-Vaciamadrid.
[11] “Viva España y viva el Rey” clamaba su líder, Santiago Abascal, en Vistalegre. Ver en: Europa Press (2018), “Vox llena Vistalegre con la ‘España viva’ de la ‘resistencia’: ‘Desbordaremos las urnas’.” En Europa Press, 7 de octubre.
[12] Santiago Abascal, líder de Vox, en su discurso en Vistalegre en octubre pasado fue capaz de emplear a “España” como sujeto 12 veces en tres minutos de discurso mientras que no utilizó el sujeto “españoles” ni “ciudadanos” o “trabajadores”. Sí que mencionó dos veces a “Dios”. Además, en diversas ocasiones clamó por “la España viva” recordando de un modo explícito tiempos pasados. Ver en: VOX (2018), “Discurso de Santiago Abascal en Vistalegre”. En YouTube, 7 de octubre.
[13] Illescas, Jon E. (2018), “¿Feminismo con o sin clase?”. En Topo Express, 27 de marzo.
[14] En cuestiones electorales, divorcios, malos tratos, legalmente, tienen las de ganar en sus disputas con los hombres (otra cosa es la mentalidad machista de algunos jueces, la cual hay que solventar con educación y con paciencia a medida que las nuevas generaciones sustituyan a las viejas).
[15] Marx y Engels (1999), El Manifiesto Comunista. Libros de la Frontera, Madrid, p.39 [1848].
[16] http://www.elviejotopo.com/topoexpress/feminismo-con-o-sin-clase/ Illescas, Jon E. (2018), “¿Feminismo con o sin clase?”. En Topo Express, 27 de marzo.
[17] Las estadísticas difieren mucho en relación a la metodología empleada y es difícil de probar debido a que se basa, según las propias feministas, en discriminaciones “indirectas” que tienen un componente muy alto de subjetividad y son difícilmente medibles y por ende, solucionables: Requena Aguilar, Ana (2017), “La brecha salarial no es lo que pensabas”. En eldiario.es, 26 de febrero. También en: Barceló Larrán, Diego (2017), “El mito de la brecha salarial”. En Libre Mercado, [en línea], 16 de diciembre.
[18] En la actualidad, en las redes sociales, pareciera suficiente que alguien dijera que un hombre ha abusado de una mujer para obtener una avalancha de apoyo femenino diciendo “yo te creo”, y cuestiones que nada tienen que ver con el esclarecimiento racional de responsabilidades y sí mucho con los dogmas de fe y el “hooliganismo político”.
[19] Durán Castelló, Verónica (2018), “Mascotas, un negocio que mueve 36.500 millones de euros al año en la Unión Europea”. En Expansión, 9 de octubre. Respecto al gasto público en España en: Ruiz-Tagle, J., “El gasto público en Sanidad aún no alcanza los datos de 2009”. En Gaceta Médica, 7 de septiembre.
[20] Medina Rey, José María (2018), “El hambre vuelve a aumentar… ¡también en España!”. En El País, 24 de septiembre.
[21] EFE (2017), “Hay 20 millones de mascotas en España, según datos registrados por los veterinarios”. En 20 Minutos, 16 de marzo.
[22] Ibidem.
[23] Amayuelas, Andrés R. (2016), “En pie frente a un sistema que agrede a la humanidad”. En eldiario.es, 15 de octubre.
[24] Faria, Catia (2018), “Entrevista a Will Kymlicka. ‘Necesitamos vincular los derechos de los animales con debates más amplios, como el significado de la democracia, de la representación y de la autoridad legítima’.” En eldiario.es, 9 de noviembre.
[25] Algo que, dicho sea de paso, también les ocurre a las feministas abolicionistas con respecto a la opinión de las prostitutas, que las lleva a actitudes vergonzantes, sectarias, agresivas y al insulto: La Sexta (2018), “Duro cara a cara entre Elisa Beni y la líder del sindicato de prostitutas OTRAS: “Que te penetren 10 tíos por todos los agujeros a diario no es un trabajo””. En La Sexta, 18 de noviembre.
[26] El 22 de noviembre de 2018, 7 de los 10 libros más vendidos en Amazon del apartado de “Sociedad y cultura” eran libros feministas publicados en su totalidad por grandes editoriales controladas por la oligarquía mediática que gobierna la industria cultural hegemónica del capital.
[27] http://www.elviejotopo.com/topoexpress/feminismo-con-o-sin-clase/  Illescas, Jon E. (2018), “¿Feminismo con o sin clase?”. En Topo Express, 27 de marzo.
[28] Solo son 40.000 sus miembros activos: El País (2018), “El Partido de Podemos en 10 cifras”. En El País, 17 de enero.
[29] Aunque Ciudadanos existía previamente como un artefacto para el escenario catalán, no fue hasta la irrupción electoral de Podemos que los medios masivos (controlados por la oligarquía mediática) se dignaron a auparlo al imaginario colectivo español. Precisamente para recoger ese voto de descontento bipartidista que Podemos había recogido en las europeas de 2014 y lo había transformado en un partido tan “peligroso”. Su propio Frankenstein se hizo más grande de lo deseado y crearon otro orientado hacia el centro para reducirlo hasta el tamaño que solía tener la izquierda que la propia Podemos había ayudado a reducir y sustituir (Izquierda Unida).
[30] Roberts, Michael (2018), “¿Se avecina una crisis global de la deuda?”. En Sin Permiso, 15 de mayo.
[31] Aunque luego estos medios burgueses harán lo que deseen reconfigurando el mensaje a su gusto gracias al montaje y a su condición de herramienta de la clase explotadora, pero esto se contrarrestará con el punto 6.
[32] Lo que quiere decir que se defenderá la igualdad entre hombres y mujeres allí donde no se dé o se vea cuestionada, entre heteros, gays y lesbianas y la defensa del medio ambiente como una necesidad biológica para nuestra especie y el futuro en el planeta, pero nunca se defenderán con sectarismos, programas extremistas que alejen a los obreros y su buen sentido común ni citando sus marcas o a sus “activistas” (feministas, ecologistas, etc.) sino integrándolas en el movimiento socialista bajo el sencillo adjetivo de militantes “socialistas” (esto facilitará la unión política y la comprensión por economía del lenguaje y por ordenamiento de lo que es común en todas las personas).
[33] Las economías de escala hacen que centralizando los recursos se puedan ofrecer mejores servicios con menor costo o lo que es lo mismo: la unión hace la fuerza. Además, todos los problemas que enfrentamos son de naturaleza global y los Estados-nación son unidades improductivas e inferiores al cosmopolitismo del capital para enfrentarlos como seres humanos y clase trabajadora.
[34] Tejerina, Laura (2019), “Travis Touch, probamos este traductor portátil de 105 idiomas”. En tuexperto.com, 8 de noviembre.
[35] En palabras de Karl Marx: “Los socialistas han demostrado que la lucha general entre el capital y el trabajo se da en todas partes; han demostrado, en suma, su carácter cosmopolita. Por lo tanto han tratado de poner de acuerdo a los trabajadores de distintos países. Algo muy necesario, porque los mismos capitalistas cada vez se volvían más cosmopolitas […] Hoy está claro que el socialismo no es solo un problema local, sino internacional, que debe resolverse mediante una acción internacional de los trabajadores.” En: Tridon, G. (2018), Espiando a Marx. Barcelona, El Viejo Topo.

6 comentarios

  • Honorio Cadarso

    Un alegato ese de Illescas demasiado largo para digerirlo, demasiado atento al pasado y poco atento al presente y a las situaciones nuevas que se nos presentan, no apto para estómagos hechos para digestiones tranquilas y pausadas, demasiado duro con los que hoy intentan recuperar el pulso y remar contra viento y marea contra la fuerza y poder de seducción de la derecha.

    Illescas escatima los elogios y los valores positivos de los que lideran a los partidos no de tan de izquierda como desearíamos. Es decir, no anima al personal, quizá lo deprime, como dice muy acertadamente Carmen, y también Pilar, y sugiere también Ayala. Me parece especialmente cruel su valoración del frente feminista. Vamos, que no deja títere con cabeza…

    Amigo Illescas, un poco de paciencia y de comprensión; tú también tienes quizá una poca responsabilidad y culpa en las enfermedades de la izquierda…

    !Sonría, por favor! Es una buena receta…La letra no entra con el palo; algunos hablan del palo y la zanahoria; otros preferiríamos la sonrisa. La táctica del elefante que consiguió las cosas con paciencia y saliva…

  • Alberto Revuelta

    Sin ningún ánimo de humor negro pero sí con la experiencia de casi sesenta años de lucha nunca abandonada digo: quién es el guapo que tiene:
    a) análisis de la realidad económica y social para mostrar una radiografía que permita a la gente oprimida hoy entender quién y que y por qué les oprime;
    b) estructura de organización para hacerse presente en las urbanizaciones populares y en los lugares de trabajo para presentar la radiografía y atraer gente que oiga y luego se agrupe y organice;
    c) cuadros interesados en estructurarse y dedicarse calladamente a organizar y ofrecer espacios y lugares de organización.

    Hubo un tiempo en este país en que eso lo teníamos el PC y los movimientos obreros católicos, guste o no. Pero Carrillo, Felipe y Guerra y monseñor Guerra Campos y adlateres (cito nombres que representan posturas e ideas políticas y de grupos no deseo ofender personas) le hicieron el trabajo de destruir las organizaciones populares  a quienes controlaban bancos, industrias y presupuestos estatales. Ahora contar y encontrar militantes es tan difícil como lograr que Trump dedique una tarde a la semana a pasar hondureños por las filtraciones fronterizas de Laredo.

    Ahora a los 25 años de la muerte del cardenal Enique y Tarancon se escribe de lo que hizo y dejó de hacer la Iglesia Católica frente a los terroristas de la ultraderecha franquista. Convendría contar como esa misma jerarquía hizo lo posible por transformar los movimientos sociales De la Iglesia en legiones de Maria, miríadas de laicos hueros a propio intento de obispos y curas de columna ideológica social, kikos y focolaris, grupos de caritas, dentro de un orden que permitiera a Francisco González, a Pujol, a la banca catalana y vasca y a sus burguesías respectivas sostener a los partidos de izquierda y derecha y , dejando en paz el cadaver de don Francisco, detentar el dinero y aherrojar a los que hemos producido beneficios para otros que han dejado de ir a misa y sostener al clero, aparentemente. Duro?. Es probable. Es lo que pienso, siento, se y he vivido.

    Y para que no haya dudas sigo  cantando, en el anochecer todos los días , en latín, la Salve a Nuestra Señora. Lo cortes, no quita lo valiente. Servidor, como el cardenal Tarancon, fumábamos picadura negra de cuarterón, liado a mano.

  • Mª Pilar

    Mi esperanza se tambalea, ante la perspectiva de la izquierda en este país.

    ¿A donde iremos, los que estamos más cerca de ese movimiento, cuando están solo preocupados por el poder... como todos los demás partidos?

    No veo un futuro claro y con argumentos.

    mª pilar

  • Carmen

    He leído solo un trocito y me ha entrado angustia.

    El arranque del artículo es como para no seguir leyendo, que es lo que he hecho. Seguramente me he perdido lo mejor y este señor tiene toda la razón del mundo mundial. O no.

    Como ya no entiendo nada, como mi visión de casi todo pertenece al siglo pasado, pues ya ni opino.

    Pero

    Como no salgan cabezas nuevas, estamos perdidos. No estamos al principio del siglo XX, estamos al principio del XXI. Y con un cambio en la historia semejante al que supuso la  invencion de la imprenta. Aun mayor. Pero seguimos empeñados en meter vino nuevo en odres viejos.

    En fin.

    Antonio, pides comentarios, pues aquí tienes uno. Como verás, no estoy de humor. Cada día entiendo menos y menos y menos… Asi que mejor estoy calladica.

    • Román Díaz Ayala

      Carmen.
      Casi todo lo que aquí se dice introduce criterios del siglo pasado (por el XX) exceptuando el enfoque personalísimo que le da a las libertades individuales que fue la bandera de las izquierdas y la progresía en las décadas que nos han precedido y que hoy se reivindican por sí solas en los colectivos afectados con especial énfasis en el feminismo.

  • Román Díaz Ayala

    Jon E. Illescas es uno de los irreductibles del PCE (Partido Comunista de España integrado en IU- Izquierda Unida) que no se dejaron seducir por el “garzonismo”, cuando Alberto Garzón, la voz del 15 M en el Parlamento Español se permitió, como secretario general de IU, integrar la organización a los dictámenes de Pablo Manuel Iglesias integrándola en Podemos.

    El tema de VOX no lo aborda desde sus tripas, cosa que podría haber hecho dada su condición de sociólogo, sino desde su tesis enfrentada con el estado actual de cosas en su parcela de las izquierdas, su visión y su ideología.

    En todo caso, es una persona joven ( la nueva generación que ya no es la nuestra, la de muchos de los que participamos aquí) y de las más brillantes, a quien se le adivina una carrera fulgurante. No vendría mal que sepamos descubrir sus aciertos.

Deja un comentario