Otros temas

Autores

Archivo de entradas

Temas

Fechas

Calendario

marzo 2018
L M X J V S D
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031  
7149 Artículos. - 109043 Comentarios.

Atrio sigue atrayendo y progresando

          Habiendo iniciado este blog hace diecisiete años, soy el primero en maravillarme al ver cómo sigue yendo todavía, gracias a los colaboradores (autores, comentaristas, sugeridores de temas y aportadores de otros recursos) más que a la acción de este moderador que, a veces, por diversos avatares y debilidades, tiene que mantenerse casi como mero espectador. La autogestión cooperativista que proponíamos en nuestro último editorial funciona perfectamente.

He aquí cómo está funcionando ATRIO últimamente en sus diversos aspectos:

  • 1. A parte de algunos autores clásicos que mantienen su espacio periódico abierto desde años (Boff, Arregi, Castillo…) cada vez son más las personas que escriben textos nacidos desde la mismas entrañas de Atrio y que intervienen en los hilos como comentaristas (Jorge, George, Lola, Eloy, Alberto, Honorio, Gonzalo, Ana, Carlos, Luis, Oscar, Olga, Salvador,Isidoro,  Antonio O. de Zúñiga, Iñaki, Fortin…) [Perdón por haber olvidado alguna personas. He reparado algún olvido, pero tal vez quede alguna omisión, NdA]. En temas y reflexiones abiertas al diálogo, ATRIO se autoalimenta cada vez más.
  • 2. La calidad –profundidad y estilo dialogal– de los comentarios va aumentando, como cualquiera puede observar a primera vista recorriendo los hilos. Últimamente se está incorporando algunas personas que aportan nueva espontaneidad y frescura. Quedan algunas preguntas pendientes sobre la extensión y orden de los comentarios que recogeré en las preguntas finales.
  • 3. Pero Atrio no se reduce al ámbito de quienes envían comentarios (menos de 50 personas diferentes, p.e, en el mes de febrero) sino de quienes visitan nuestro blog: En mes de febrero, el corto febrero, han sido más de 4.200 vitantes distintos cada día. Esta es la estadística de visitantes por meses en el último año:

¿Habéis visto cómo el gráfico de columnas, dejando aparte los números, señala el gran paso adelante que dio ATRIO a partir del verano de 2017, llegando a su récord de visitas diarias justo el mes de febrero de 2018?

  • 4. Pero, aunque es muy de agradecer, no tan exitoso es el plan de aportación de recursos que ha concluido 2017 por debajo del nivel alcanzado en 2016.Se pueden ver las cifras y gráficos en la ventana de APORTACIONES. Paradoja: Atrio recibe la visita diaria de  más de 4.000 ordenadores diferentes (se supone que la mayoría personas, algunos simples máquinas buscadoras). Y solo unas 50 personas que contribuyen con comentarios y/o aportaciones económicas. Estos son los que solemos llamarnos atrieros, que seguimos tirando del carro de este portal, sabiendo que se reduce a un círculo cerrado de opinión sino a un medio de amplia difusión en todo el mundo de habla española, con audiencia estimable. (Una advertencia: el propósito de enviar una carta personal, reconociendo en detalle las diversas aportaciones recibidas en los últimos años hasta febrero 2018, ha retrasado esta comunicación, que ya no podía esperar más. Pero os debo esa carta).
  • 5. Por todo ello me ha parecido oportuno hacer una CONVOCATORIA A UN ENCUENTRO DE AMIGOS Y VISITANTES DE ATRIO:
    • Encuentro presencial: Madrid, viernes, 9 de marzo, de 18 a 20 horas, en Redentoristas, Félix Boix, 13.  El que piense asistir (aunque hasta ahora se haya mantenido como anónimo visitante), que lo comunique o en comentario aquí abajo o por e-mail a atrio@atrio.org 
    • Temas a tratar en la reunión:
      • 1. Opinión sobre el presente de ATRIO: recorriendo los puntos enunciados arriba.
      • 2. Algunos puntos concretos sobre los comentarios:
        • ¿Debe exigirse que sean siempre pertinentes al tema o se debe permitir comunicación amistosa sobre la propia vida?
        • ¿Convendría limitar la extensión de cada comentario? Un tuit permite hasta 280 caracteres. ¿Podrían los comentarios de Atrio limitarse a 1.400 caracteres, 5 tuits; u otra extensión?
        • El reciente recurso que permite comentar comentarios ¿es bueno o más bien confunde?
        • Otras sugerencias sobre moderación de comentarios.
      • 3. Sugerencias que aseguren más recursos que permitan liberar al moderador para esta tarea en exclusiva y gratificar a otras personas que le ayuden y aseguren el futuro.
    • Respuestas por e-mail de quienes no puedan asistir, para tenerlas en cuenta en la reunión: en comentario aquí abajo o por e-mail a atrio@atrio.org 

Aunque tengo la esperanza de seguir vivo y activo muchos años más, soy realista y, por tanto, he de ir dimensionando mis tareas. En el tiempo que me queda, prefiero ir dejando en otras manos Iglesia Viva y dedicarme con más empeño a ATRIO y su aseguramiento funcional e institucional, de modo que pueda sobrevivirnos a quienes hasta ahora lo vamos manteniendo.

          ¡Cuento con vuestra ayuda! ¡Hasta el viernes próximo en MADRID, presencial o virtualmente!  

11 comentarios

  • Antonio Duato

    Perdón por haber olvidado alguna personas al señalar los atrieros autores He reparado algún olvido, pero tal vez quede alguna omisión.

  • Miren Josune

    Qué buen criterio el suyo, Sr. Duato. Creo que el respeto mutuo y la sana armonía, son actitudes claves, para crear un espacio amable de buena relación. Por otra parte, la VERDAD no es posesión de nadie y sí, es cierto, cada persona tiene su propio criterio que va dilucidando y sacando sus propias conclusiones. A esto le llamo yo DISCERNIMIENTO.

    Quiero expresarle, no me es posible seguir aportando mis modestos comentarios por un tiempo, pues voy a estar muy ocupada. Agradezco haber compartido, el debate abierto que cada Autor ha expuesto sobre un tema determinado.

    Como acontece siempre, con algunos he estado plenamente de acuerdo y con otros no, difiero totalmente. Más hemos de mantener una actitud digna y no caer en descalificaciones que puedan herir a quienes no piensan como nosotros.

    Creo que la mirada hacia la pluralidad de ideas, nos hace ver la realidad y en nosotros está, el camino y opción que líbremente queramos escoger.

    Volveré a contactar, muchas gracias por este espacio y mucho acierto en el camino emprendido, es mi sincero deseo para Vd y para todos-todas. Y por favor, lo he expresado ya, no perder la alegría y el sentido del humor que tanto bien nos hace.

    Un saludo de paz, lleno de afecto fraterno.

    Miren Josune

  • ana rodrigo

     
    Nuestro atrio es un buen símil de lo que los diccionarios definen como tal. No es un lugar expresamente sagrado, pero sí tienen acceso aquellas personas, aunque no sean religiosas. Como se dice en el “Proyecto atrio”: es un lugar de encuentro ente lo profano y lo sagrado.
     
    Creo que en los 11 o 12 años que llevo en atrio, esto se ha cumplido perfectamente.
     
    Para mí, atrio ha sido y sigue siendo ese lugar de encuentro, no sólo con las ideas, las convicciones o las incertidumbres, sino con una gran familia, las amigas y amigos con los que has compartido todos esos sentimientos.
     
    Mi sentimiento siempre ha sido y será de agradecimiento, no sólo a Antonio, alma y vida del proyecto, sino a todas y a todos las/los colaboradores que tanto me han aportado y que han marcado una etapa diferente en mi vida.
     
    Conocer en vivo a algunas de las personas en nuestras reuniones de atrio (os recomiendo ir, si podéis) ha sido un placer, pues han superado con creces lo que intuía de ellas en sus escritos. Yo tampoco podré asistir a esta reunión y bien que lo siento.
     
     
     
    Nota. Querida Carmen, me encanta tu espontaneidad, pero me gustaría que te sintieses miembro de esta familia a todos los efectos, incluyendo el tuteo, cosa normal en el trato entre amigos y/amigos que marca proximidad y confianza.
    Un abrazo cordial a toda la familia atriera.

     

  • Mª Pilar

    Muy querido Antonio:

    Tú, sabes mejor que nadie como tiene que ser el caminar de Atrio.

    Solo hay que entrar en el, y bucear en cuanto nos ofrece o podamos necesitar, y encontramos como se va renovando siempre a mejor.

    Cierto, que a veces los comentarios… y me pongo la primera… son excesivamente largos, sobretodo, porque parecen que están pensados para “enmendar” la plana a las personas que piensan diferente; y resultan un poco cansinos.

    ¡Siento no poder asistir a la reunión!

    No porque pudiera aportar nada nuevo y bueno; sino porque no podré darte un gran abrazo… entrañable y muy, muy agradecido.

    Ya cuantas personas allá estuvieran ¡por supuesto, me encanta abrazar!

    Cuanto me gustaría, dialogar contigo, mirándote a los esos ojos llenos de paz y comprensión.

    ¡Tengo tanto que agradecer a vuestra labor!

    Te lo envío en estas “letricas” un abrazo grande… por supuesto… entrañable y siempre agradecido.

    ¡Como me encantaría asistir!

    Antonio ¡Aquí está mi abrazo!…

    Y para cuantas personas asistentes que lo quieran recibir.

    Que lo disfrutéis de corazón.

    mª pilar

  • Román Díaz Ayala

    El diálogo es una forma de conocimiento. Este diálogo entendido así como conocimiento se hace más que necesario, imprescindible, en etos tiempos convulsos, insertos como estamos en grandes contradicciones.

    En Atrio subyace un debate tranquilo, el diálogo lo reorienta, muy enriquecedor para toda clase de participantes. Me satisface que el número de visitas no decaiga.

    Hay otras formas de conocimientos orientados a distintos fines, de los que no son ajenos los trabajos en equipo y multidisciplinares. En el diálogo prevalecen las personas en un clima de muy elevado respeto. Quizás tal sea la diferencia entre “cooperativa” y “comunidad”, o “colectivo”. Pero, en fin, cualquiera de esas etiquetas en vez de restar enriquecen.

  • Miren Josune

    Me agrada escuchar a las personas, estoy acostumbrada a estar cerca del sufrimiento y los problemas, tratando de ser alivio y consuelo que supla la carencia y necesidad, a través de las obras de Misericordia.

    Creo honestamente, que mi vida ha encontrado sentido y razón de ser, a través del AMOR. Soy por naturaleza, una mujer que se ha pasado la vida amando y ayudando a vivir.

    Como mujer creyente, he tenido magníficos Maestros: mi digno acompañante espiritual y amigo del alma (50 años), casí nada, de integridad insobornable e intachable honestidad, hasta el final de una vida, fecunda en el seguimiento a Jesús.
    Teniendo todo: poder, riqueza, bagaje intelectual (3 carreras brillantes), belleza, fue un sacerdote extraordinario, fiel y ejemplar.

    Los Jesuítas me han aportado conocimiento y buen hacer, han sido desde mi adolescencia mis hermanos y amigos; ya mi padre se educó con ellos y estuvo 11 años interno en el colegio de los Jesuítas de Orduña, así que la relación viene de años. He vivido hasta el presente la Espiritualidad Ignaziana, creo que me han aportado mucho, les estaré siempre agradecida.

    Bueno, ahí va mi sugerencia: Pienso sería bueno hablar de temas como: la renovación que pretende hacer el P. Francisco en la Iglesia, la familia, los ancianos, diaconado femenino, la migración, los excluídos y marginados, la asistencia en las carencias diversas, el acompañamiento espiritual, el abandono de los alejados…

    Como me gusta llamar a los hechos por su nombre, sin ambigüedades ni medias tintas, he observado en muchos de los comentarios una especie de “presunción” pseudoteológica y pseudofilosófica repetitiva en conceptos.

    Por ahora me quedo con el saber del Profesor Castillo, salvo algún matiz, con los comentarios del Sr. Santiago con quien estoy básicamente de acuerdo, también los temas del P. Barberá, muy interesantes, realistas y respetusos, luego los artículos de Arregui, muy buenos, con ciertas pinceladas “peligrosas”, los de González Faus sj., los del Sr. Iñaki S.S. creo que respetuosos y bien intencionados. Por último debo añadir, a la Sra. Carmen, creo es una “buscadora nata”, no sé muy bien que busca, pero busca; a veces la encuentro algo perdida e insegura, con cierta ironía en sus palabras. Repite mucho: no sé, no estoy segura, a lo mejor… para acabar con unos NO demasiado rotundos.

    No pretendo que nadie sienta molestas mis palabras, yo no albergo animosidad alguna, es más, trato de ahondar en las ideas y convicciones de los demás, y mi aguda sensibilidad me dice, las huellas que van dejando en muchas personas, las experiencias diversas de la vida. Y desde luego, estoy convencida del proverbio que dice: “DE LA ABUNDANCIA DEL CORAZÓN, HABLA LA BOCA”. Se nota, ¡vaya que sí se nota! Quienes rezuman la ternura del Amor compasivo, respetuoso y sensible, y quienes “vomitan” violencia y resentimientos, animosidad, deseo de venganza, complejos y frustraciones.

    Por eso, puede ser muy bueno y saludable, de vez en cuando, apartarse al SILENCIO.

    Os deseo a todos y todas lo mejor, y como cristiana, que sigáis a Jesús, su mensaje y vida de Amor, merecen la pena.

    Miren Josune.

  • Saludos Antonio

    Lamento no poder asistir al próximo encuentro en Madrid. Ya no salgo de un radio de 200 Km. de Bilbao.

    A mi me gusta ATRIO tal cual. La verdad es que me ha enganchado y lo único que lamento es el andar un poco justito, para mejorar mi modesta aportación. Lo intentaremos.  Vamos a ver si se cumple lo de año de nieves, año de bienes.

    En cuanto a los puntos concretos:

    -Yo diría que la comunicación amistosasobre la propia vida humaniza ATRIo

    -Lo de limitar la extensión de los comentarios habria que hacerlo, quizá, con mucha flexiblidad.

    – Lo de comentar comentarios me parece positivo. Te situa junto al texto al que quieres responder.

    Felicitaciones por tu entusiasmo y un fuerte abrazo.

     

     

  • Carmen

    Hace poco tiempo que entro a este blog.

    La verdad es que todavía no entiendo bien de qué va esto. Me gustaría saber un par de cosas muy sencillas de contestar.

    Si se guardan las normas de cortesía. Se puede decir lo que piensas o eso te conviene en una persona soberbia? Mi usted. Estoy acostumbrada a medir mis palabras para no traspasar el último límite permitido. De hecho logré jubilarme de un colegio católico sin una sola queja de los padres en ese sentido. No ha sido nada fácil andar por el filo de la navaja y además, a mi aire.

    Si este blog tiene sus limites, me gustaría saberlos. Por no traspasarlos y porque, mire usted, estoy cansada.

    Me encanta entrar. Me encanta leerles. Me encanta decir lo que pienso. La gente con la que me relaciono pasa de muchos de estos temas. Encuentro fascinante todo el mundo de la Teología.

    Y ahí va la segunda pregunta. No tengo estudios teológicos, salvo alguna cosa. Puedo opinar de lo que veo escrito o se va a tomar como una osadía, un despropósito, un gesto de orgullo o soberbia?

    He aprendido un montonazo aquí. También puedo entrar , leerles y estar calladica como una buena cristiana, pero ya no sería tan divertido. Además, a eso ya he jugado bastante. Me gusta discutir, me encanta. Porque pese a muy encontradas que parezcan las posturas, lo que dicen los demás siempre, siempre te hace pensar. Pero a lo mejor éste no es el lugar. Es que no lo sé.

    Se trata de dialogar o de decir lo que piensas en plan texto de declaración de principios? Es que a mí eso no me va. Además, tampoco sé ni quiero aprender. Los principios son eso. Principios.

    Cuando tenga un ratito, me gustaría que me contestara.

    Un saludo cordial.

    • Antonio Duato

      Carmen, ya sabes que desde el principio he acogido tus intervenciones como una corriente de aire fresco para este sitio, necesitado de impulso más juvenil, que nos abra más a la sorpresa y a nuevos aires. Se te nota que has estado con jóvenes, cordialmente, hasta hace poco. Y eso nos aporta aunque no te des cuenta.

      Y ahora contesto a tus dos preguntas de arriba. No hay aquí norma de comportamiento alguna o ideario que hayas que respetar. Solo no ofender directamente con insultos o ataques a otra persona. Y eso nunca te saldrá, aunque te relajes aceptando el tú que espontáneamente todos utilizamos y que seguramente tú utilizabas con tus compañero/as y con tus alumna/os. Pero eso cuando te salga. Nadie te va imponer que utilices el tuteo. Y serás aceptada plenamente aunque conserves el usted.

      Y a la segunda cuestión. Expresar con sinceridad tus ideas sobre cualquier cosa, aunque no seas una experta en filosofía y/o teología, es lo que esperamos de todas las personas de ATRIO. Eso nunca es un sentar cátedra o intrusismo profesional. Toso lo contrario. Cualquier doctrina o tesis de maestro o magisterio eclesiástico tiene que ser contrastada por alguien que tenga los pies en la tierra y una pizca de sentido común. Sigue haciéndolo así sin miedo, sin actitud de sentar cátedra por tu parte y no permitir que otras personas discrepen.

      ¿Está claro? ¡Pues a seguir adelante!

Deja un comentario