Temas

Tablón de ATRIO

Anterior Siguiente
Último: 9-9-19, 17:49

Floren (2019-09-09 17:49:55) : Papa Francisco, ¿pastor o gobernante? http://cartujoconlicencia.blogspot.com/2019/09/el-papa-francisco-pastor-o-gobernante.html

José María Rosell (2019-09-01 21:51:18) : Pequeño video que explica de forma sencilla las inmatriculaciones de la iglesia: https://youtu.be/Dl8Jcu8zWe8

Equipo Atrio (2019-07-26 22:56:17) : Un excelente programa colombiano de TV: MARIA MAGDALENA, UNA LEYENDA HECHA MUJER... por Carmiña Navia.

Floren (2019-04-24 11:45:39) : LA VERDAD DE LA PASCUA. http://cartujoconlicencia.blogspot.com/2019/04/la-verdad-de-la-pascua.html

Equipo Atrio (2019-03-08 21:55:38) : Delcy Rodriguez, vicepresidenta de Venezuela, denuncia al criminal apagón en Venezuela criminal apagón en Venezuela [vídeo de 6 min.]

Equipo Atrio (2019-02-18 09:39:18) : Amplio y clarificador programa sobre Venezuela: La hojilla/a> ¡Magnífico analista argentino Marco Teruggi! ¡Larga charla pero imperdible!

Equipo Atrio (2019-01-09 12:31:08) : Entrevista a Tamayo en la Sexta: La Iglesia española sigue siendo franquista

Floren (2018-11-19 19:50:09) : Floren de Estepa escribe en su blog: CARTA A UN JOVEN QUE NO QUIERE VOTAR

Equipo Atrio (2018-11-16 10:06:45) : La verdadera despedida de Steve Jobbs Disgurfso de graduación https://www.youtube.com/watch?time_continue=12&v=vXJYrrLGNAo

» Pon una nota




Autores

Archivo de entradas

4988 Artículos. - 80081 Comentarios.

Mi mujer Cami murió

Con unos días de retraso, nos llegó la noticia. Desde su primera aparición con el nombre propio en Atrio Jorge ya se presentaba como un enamorado de su mujer ya enferma, a cuyo cuidado dedicaba todos los momentos de su vida. Jorge ha reaccionado con fe, pero estaremos a su lado en su costoso duelo. AD.

Hola Antonio

El domingo 14 de Enero mi mujer Cami murió de madrugada, con una muerte tranquila, serena, corta, en mis brazos, con todo mi cariño, ternura y amor.

Foto de Cami enviada por su hijo Gabriel, agradecido a todos los que han escrito aquí

Las dos últimas semanas Cami estaba muy débil y lo que nos temíamos era un inminente ingreso en el hospital, como tantas otras veces. Llevábamos así más de 20 años luchando por su vida. El sábado noche viendo la tele como de costumbre me dijo que se iba a morir ya y que tenía miedo. Le dije que eso lo teníamos todos, pero que no sabíamos el cuándo, cosa que ya lo habíamos hablado muchas veces. Me respondió que no era eso sino el sufrimiento que acompaña a la muerte pues morirse no debe de ser fácil. Le dije que en su caso no podía ser así con el corazón tan infartado que tenía. Pero lo que más le pesaba era el dolor que me iba a provocar a mí, a nuestro hijo Gabriel y su mujer, a nuestro nieto, a su hermana, y a todos los demás. Intenté quitarle peso pues en su caso era una muerte anunciada, porque todos éramos conscientes de su debilidad, y que reponerse sería más fácil que de una muerte por accidente de coche, como fue la de mi hermano Alejandro.

Cenamos con normalidad y sobre las 10 le ayudé como siempre a acostarse. Me fui a dormir y a las 4 me llamó, se asfixiaba. Le subí a tope el oxígeno pero continuaba el ahogo. Llamé a urgencias que por cierto llegó a casa más pronto que nunca, en unos 10 minutos. En ese tiempo le manifesté todo mi cariño y amor acurrucándola. De cuando en cuando deliraba por la hipoxia, hasta que perdió en mis brazos la consciencia, justo antes de que llegase la ambulancia. Me dijeron que podía tomarme 1 o 2 horas, pues tendrían que atenderla con los primeros auxilios y no me dejarían verla. A los tres cuartos de hora me llamaron del hospital. En ningún ingreso anterior me habían llamado, era evidente que la muerte se había producido.

Yo me encuentro bien, sereno y agradecido, por la buena muerte que ha tenido Cami. Llevo muchos años rumiando esta situación en soledad, en meditación y también con ella. Solo en ciertos momentos me han brotado las lágrimas. Ver el cadáver de mi Cami, de mi vida, de mi todo, (47 años de amor intenso siempre juntitos),  … es impactante, pero es que quedó con un semblante tan feliz, como la carita de un ángel, …, que yo estaba a la vez contento y llorando.

Bueno se abre ante mí una nueva etapa de mi vida, que espero afrontarla con serenidad y buen tino, que acierte a vivir una vida buena, …, tal como le prometí a Cami.

Un abrazo.

19 comentarios

  • Miren Josune

    Tu esposa Cami no ha muerto, está viviendo en tí, en una presencia distinta, tan certera como la que te acompañó durante todos estos años.

    Presencia de su amor y aliento de su vida. Mientras la sigas amando, sentirás que su espíritu sigue aleteando muy dentro de tí, que hombre y mujer sois ya, uno para siempre.

    Pronto volverá la sonrisa dulce de Cami, a reír contigo… Ánimo!

    Miren Josué.

  • ignacio sicilia santos

    Querido Jorge: No te conozco personalmente, sí leí tu libro, y acabo de leer tu carta, entro en Atrio alguna vez, y solo quiero unirme a la familia de Atrio,para que te sientas arropado por uno más, con la confianza de que afrontarás el día a día. No sé decirte nada más.Te abrazo,Ignacio

  • Jorge

    Querido amigo Santiago, no por comunicarte el último como dices, disminuye en algo su valor, y sí pensé que no habías entrado en Atrio, pues contaba con tu apoyo. Gracias.

    Yo aprendí de Cami, de nuestro amor compartido, hacia dónde se dirige la plenitud de la vida en el amor. Yo le di a ella toda mi vida tanto como ella me dio su vida a mí. Mi vida interior estaba abierta a su mirada, y ella entraba como por su casa como yo en la suya, sin secretos. Por su amor intenso y profundo entendí el amor de Dios hacia mí, y si Cami me perdonaba mis fallos y pecados ¿cómo Dios no iba a saber o querer hacerlo? Por ella entendí la misericordia de Dios. La Plenitud del Reino que tanto anhelo, la puede saborear muy cerca en el amor que compartimos, en la alegría, paz, serenidad, comprensión, acogida, diversión, placeres, …, y también en las dificultades y adversidades, pues en Cristo también hay cruz. Y la Plenitud Humana la entiendo de forma semejante, en la que ese amor de calidez, intensidad y profundidad, que he vivido con Cami, se extienda a los demás a todos los que se relacionen entre sí y que alcance a toda la humanidad sin exclusiones.

    Gracias Rodrigo por tus sentidas palabras.

     
    Un abrazo grande.

  • Santiago

    Querido Jorge,

    Es la primera vez que vengo al ordenador desde mi último comentario del viernes pasado y me encuentro con la triste noticia del fallecimiento de tu esposa Cami.

    Sabes que no por ser el último estoy menos conmovido y sabes que me uno a tu dolor, que sé cuán grande es por tu gran amor por ella durante toda la vida. No solamente me uno,sino que lo  comparto en lo que humanamente puedo.

    Estaré contigo en espiritu, con el alma, en todo este momento de tristeza en la oración intima, en la misa, en los sufragios por su eterno descanso. Nuestra vida es solamente un tránsito y una transformación que tenemos que vivir en la plenitud de la fe y la Misericordia del Señor. Ella ya llegó y está en esa plenitud a la que todos estamos destinados y que constituye nuestra verdadera fe. Ella te ayudará durante todo este tiempo y te dará fuerzas para seguir adelante.

    En nombre de mi esposa, y de toda mi familia

    nuestras oraciones y un fuerte abrazo

    Santiago Hernández

  • Rodrigo Olvera

    Jorge; te mando un fuerte abrazo, con mi cercanía en este momento. Que la memoria de Cami sea eterna.

  • Jorge

    GRACIAS, GRACIAS a todos y a todas.
    Este Atrio nuestro es un lugar de encuentro maravilloso.  Me siento aquí arropado y acogido, Gonzalo, Román, Isidoro, Eloy, Asun, Carmen, Mº Pilar, MªLuisa, Ana, Oscar, Nacho, Salvador, …, y los demás, gracias por vuestras palabras.

    Mi extensa familia se ha volcado en atenciones hacia mí y muchos han venido a Tenerife para acompañarme en estos días desde Madrid y Barcelona. Hoy se van los últimos, pero tengo cuñada y sobrinos que viven todo el año muy cerca y se han ofrecido para todo cuanto necesite. Desde luego, la familia es algo grande, que responde y acompaña siempre en las situaciones difíciles.

    Me siento a la vez contento y triste. Por un lado, la muerte de Cami fue una muerte muy dulce, muerte esperada y también deseada porque por fin ha dejado de luchar y sufrir; y por otro la razón de mi vivir, mi todo, ya no está presente a mi lado a quien podía abrazar y colmar de besos. Es una ausencia física pero siempre presente y mi amor por ella sigue vivo, sin que note diferencia, y aunque ahora nuestra casa esté vacía no siento soledad, al menos por ahora.

     
    Mi gran amor ausente fue desde siempre Jesús de Nazaret, ahora tengo dos y sé que desde ahora me acompañarán dondequiera que vaya.

    • m. pilar

      Querido Jorge:
      ¡Que guapa Cami, que ojos, y su mirada!
      Ánimo y adelante, ella te acompaña…y todas las personas que te quieren…
      Abrazos entrañables.
      m* pilar

  • Salvador Santos

    Hola Jorge
    He leído tu carta.
    Sin conocerte, tu dolor me llega a lo más hondo.
     
    Un fuerte abrazo

  • Nacho dueñas

    Vaya testimonio.

    Me quedo sin palabras, cuánto amor, cuanta serenidad, cuanto dolor afrontado y trascendido. Amigo, aun sin conocerte no puedo mas que darte las gracias y un inmenso abrazo.

    Nacho.

  • oscar varela

    Hola Juanel!

    Te lei entero, sin “destilaciones”.

    Abrazo! – Óscar.

  • ana rodrigo

    Querido Jorge, ante una situación como la que tú estás viviendo me resulta difícil encontrar palabras que puedan expresarte lo que lo siento. Recibe un abrazo sincero y de corazón.

  • M.Luisa

    Mi más profundo sentimiento, querido Jorge!

    un fuerte abrazo!

  • Mª Pilar

    Querido Jorge..:

    ¡Que decir en momentos tan fuertes!

    Sé, que todo lo harás bien… solo quiero acompañarte en silencio… como si eso, pudiera aliviar un poquito siquiera la ausencia… y el dolor que causa.

    Necesitarás un tiempo… luego, comenzarás una nueva andadura, donde Cami estará ahí… la ternura, el amor, lo vivido con tanta intensidad, será tu nueva fuerza para seguir.

    Un abrazo entrañable y profundo.

    mª pilar

  • Carmen

    Lo siento.

    Perdón porque no le conozco, pero me voy a atrever a decirle una cosa. Siempre sentirá a su mujer cerca, usted y todos los que necesiten sentirla. Porque ella no se irá a donde tenga que ir mientras alguna persona necesite de su protección. Lo sé. Me sucedió con mi madre. Es difícil de explicar. A veces pienso que ese es el principio de la vida eterna.

    Un abrazo.

    carmen

  • Asun Poudereux

    Gracias, Jorge, por compartirnos tu intimidad y dolor con aceptación auténtica.

    Estoy segura que a tu querida Cami, la sientes y sentirás más y más a tu lado como si fuerais una sola persona. Lo que te hará fuerte y con ganas de vivir.

    Un abrazo.

  • ELOY

    Jorge todo mi afecto en este trance.

    Es de agradecer tu hermosa comunicación.

    Un abrazo. Eloy

  • Isidoro García

    Amigo Jorge/Juanel: ¡Qué te puedo decir!. Yo que soy de pluma y verbo fácil, estas situaciones trágicas, me abruman y me descomponen.

    Ten esperanza. Si alguna ventaja tiene el hacer la opción absurda de la fe, es la esperanza de que nuestros ausentes, están en algún sitio y de alguna forma desconocida, y ya verás como notarás su aliento, cuando dialogues con ellos, y especialmente en el caso de tu mujer.

    Y sobre todo, no te hundas, aunque ahora te hundirás. Tienes 10-20 años por delante, y la humanidad necesita que tu pequeña velita de tu pensamiento y pasión, siga encendida, para dar luz entre todos en estos tiempos de obscuridad. Te necesitamos.

     

  • Román Díaz Ayala

    Jorge, Juanel, querido hermano, estoy contigo en el llanto por la separación y en la esperanza esperanzada de que pronto nos reuniremos con Cami en la casa del Padre.

    +

    Un fuerte abrazo.

  • Gonzalo Haya

    Jorge, un abrazo de muda compañía en estos momentos, con la tranquilidad de sabes afrontarlos con paz y esperanza.

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

    Jorge, un abrazo de muda compañía, con la tranquilidad de que sabes afrontarlo con paz y esperanza.

     

     

     

     

     

Deja un comentario