Temas

Tablón de ATRIO

Anterior Siguiente
Último: 24-4-19, 11:45

Floren (2019-04-24 11:45:39) : LA VERDAD DE LA PASCUA. http://cartujoconlicencia.blogspot.com/2019/04/la-verdad-de-la-pascua.html

Equipo Atrio (2019-03-08 21:55:38) : Delcy Rodriguez, vicepresidenta de Venezuela, denuncia al criminal apagón en Venezuela criminal apagón en Venezuela [vídeo de 6 min.]

Equipo Atrio (2019-02-18 09:39:18) : Amplio y clarificador programa sobre Venezuela: La hojilla/a> ¡Magnífico analista argentino Marco Teruggi! ¡Larga charla pero imperdible!

Equipo Atrio (2019-01-09 12:31:08) : Entrevista a Tamayo en la Sexta: La Iglesia española sigue siendo franquista

Floren (2018-11-19 19:50:09) : Floren de Estepa escribe en su blog: CARTA A UN JOVEN QUE NO QUIERE VOTAR

Equipo Atrio (2018-11-16 10:06:45) : La verdadera despedida de Steve Jobbs Disgurfso de graduación https://www.youtube.com/watch?time_continue=12&v=vXJYrrLGNAo

» Pon una nota




Autores

Archivo de entradas

4788 Artículos. - 76766 Comentarios.

El mito del buen catalán

Hay un mito que recorre la historia moderna de Europa y es el del buen salvaje, formulado de diversas maneras. En el fondo late el convencimiento de la bondad del ser humano, corrompida por la sociedad, pero que puede aflorar si se le coloca en las condiciones adecuadas.

Cuando Marx, por buscar un ejemplo, auguraba una sociedad en la que se daría “a cada uno según sus necesidades” y se le exigiría “según sus posibilidades” no hacía sino expresar su creencia en esa supuesta bondad que aceptaría sin problemas un principio tan equitativo. La historia se encargó de demostrar justamente lo contrario.

Mientras las derechas han desconfiado tradicionalmente de esa supuesta bondad original y han tendido al autoritarismo o la dictadura, las izquierdas se han movido en una defensa de la libertad en la confianza de que iba a ser bien usada por los ciudadanos, fundamentalmente buenos.

Curiosamente los nacionalismos han apelado también, sin confesarlo siempre abiertamente, a la bondad humana pero esta vez restringida a los suyos. Son los otros los que nos amenazan, nos hostigan, no nos dejan vivir en paz unas virtudes de las que ellos carecen. Es la convicción que subyace a ese nosaltres sols tan ingenuo pero tantas veces repetido.

Recuérdese que una persona tan mesurada como Durán y Lleida llegó a decir que mientras los agricultores catalanes no podían recoger la fruta por los bajos precios “en otros sitios de España, con nuestra contribución, reciben un PER para que pasen el resto de la jornada en el bar de su pueblo”. En el fondo estaba cediendo al mito del buen catalán, laborioso, creativo, amenazado en sus virtudes cívicas por unos vecinos corrompidos.

A mi modo de ver, las repetidas declaraciones de Junqueras –“somos buenas personas, somos honrados”– tenían como fondo el mismo esquema del buen catalán.

Y del mismo modo, con una ingenuidad que raya en el cinismo, se da por hecho que la infracción de la ley, si se lleva a cabo por un buen catalán, no va a tener ninguna consecuencia.

¿Qué ha ocurrido entonces para que se haya producido esa fractura social, en la que familias, grupos, amigos se han dividido y enfrentado? ¿Cómo ha podido ocurrir que una alcaldesa, por hacer cumplir la ley, haya recibido amenazas de muerte? ¿Por qué el director de una empresa, confeso español y catalán, afirma que se marcha porque no tiene por qué soportar insultos por esa causa?

En mi opinión lo que ha ocurrido es que no existía el buen catalán. Existía el catalán, ni mejor ni peor que el individuo de otros grupos humanos. Y si a uno de ellos se le repite una y otra vez una mentira –ya lo descubrió Goebbels– se le acaba convenciendo de que es verdad. Si la guerra de sucesión se convierte en una de secesión, si España nos roba, si la investigación a un ladrón es un ataque a Cataluña… del catalán saldrá no lo mejor sino lo peor: la enemistad, el desprecio, el odio. Desgraciadamente son mecanismos que funcionan si se les activa y que después hay que mantener con nuevas mentiras y exageraciones.

Volver a encontrar lo mejor de las personas, la tolerancia, el respeto, la verdad, será verdaderamente difícil. Ojalá surjan los profetas que apelen no al buen catalán inexistente sino al ser humano en lo mejor que posee.

27 comentarios

  • ELOY

    Hola M. Luisa.

    Gracias por tu último comentario.

    Yo no soy capaz de dilucidar en que disentimos o estamos tamos de acuerdo o no (y no es fácil hacerlo por este medio), pero eso pienso no es lo importante,.

    Porque yo respeto que tu seas independentista o lo que desees. Y me parce bien. Y no tengo nada que decir.

    Lo que no puedo ver bien, es la transgresión sistemática y sectaria de la normativa legal – constitucional y autonómica realizada por el Gobierno de la Generalitat – que además ha sido acompañada de una verdadera campaña demagógica para mover a las gentes con slogans sencillos y engañosos y que ha derivado en una ruptura social enorme en Cataluña, y lo sé por muchos amigos catalanes; incluso dramáticamente dentro de muchas familias.

    En cuanto a mi comentario, en LA PRIMERA REPÚBLICA ESPAÑOLA , te hago notar que José María Orense no vivía en ningún sueño “ilusorio”.

    De hecho vivía ya en República que se había proclamado el 11 de Febrero de 1873

    Pero su impaciencia y el no seguir los tramites lógicos de la discusión parlamentaria (para proclamar la Repúblia Federal) y la precipitación de las decisiones (porque los republicanos eran mayoría en el Parlamento) dejando al margen a toda la oposición , ( y por lo tanto a mucha gente) derivó en pocos meses en la conversión de la República en autoritaria y finalmente en la restauración de la monarquía.

    Gracias de nuevo. Eloy

     

  • ELOY

     
    Hola M. Luisa.
     
    Gracias por tu comentario.
     
    En todo caso ya sabes que discrepo profundamente de ti en algunas cosas; desde luego no en que seas independentista, si no en no criticar abierta y noblemente la conducta del Gobierno de la Generalitat saltándose a la torera no solo las leyes generales del Estado, sino también las normas del Estatuto de Cataluña y el “sentido democrático” en cuanto a la utilización de las mayorías.
     
    Y me remito simplemente a lo dicho por Coscubiella.
     
    El principio de “hechos consumados” y el “yo ejerzo mi derecho” por mí mismo y frente a todos” , es, como ya dije en su día, “la ley de la selva”.
     
    Por otra parte en cuanto al “sentido histórico” de todo el comportamiento del llamado “proceso” urgido, entre otros factores,  por la necesidad de los votos de la CUP para mantenerse en el Gobierno de la Generalitat en el poder, me remito a lo que digo en al artículo XX de LA PRIMERA REPÚBLICA ESPAÑOLA, publicado en ATRIO.
     
    Allí comienzo diciendo lo siguiente:
     
    << Dicen que las prisas nunca fueron buenas. A José María Orense, presidente de la Cámara, le urgía ver hecho realidad su sueño de “República Federal“,  aunque fuese solo un nombre a registrar con urgencia en un acuerdo parlamentario. Pero, ¿cómo podía producirse el prodigio de que nombrando el objeto este apareciese ya en su pleno ser?. ¿No era este un sueño puramente “nominalista” de todo punto irrealizable?  ¿No se “cosificaba” excesivamente “la república democrática federal“, pensando que por ley podía surgir y consolidarse como por “ensalmo” ?.  ¿Cuántas veces se había producido y cuantas se habrá de producir en el futuro este error de valoración y perspectiva histórica ?
     
    El mero nombre no hace a la sociedad demócrata, sino sus vivencias, y sus sentimientos, su manera de actuar. Y el verdadero espíritu republicano no se deja encerrar de forma consolidada en la mera denominación de una ley. (…) >>
     
    Gracias de nuevo y un saludo. Eloy
     

    • M.Luisa

      No será tanto, amigo Eloy, no veo que nuestra discrepancia sea tan profunda como dices y me duele que hayas llegado a este convencimiento cuando por mi parte lo manifestado aquí ha sido más de sesgo filosófico que de normativas o comportamientos políticos, porque siendo para mí lo primero lo fundamental en lo segundo, que recuerde, fue precisamente tu pregunta por Coscubiella que me obligó a entrar.

      Si me hubiera decantado abiertamente por hacer crítica política seguro que de fallos no pocos habría encontrado, pero sumados a los que aquí unos tras otros iban saliendo, ajustados unos, inauténticos y falsos otros, te aseguro que lo esencial y lo fundamental del proceso hubiera quedado soterrado y oculto.

      Por otra parte, estimado Eloy, como en todo, existen matices que no podemos obviar y que al pareces no has tenido en cuenta. Por ejemplo, yo no soy independentista, no es un logro la independencia, porque si así fuera, en efecto, cabría interpretarlo como algo negativo. La independencia es sólo un instrumento para el soberanismo, es decir, es tan sólo un momento del proceso emancipador. ¿Es tan difícil comprender esto, siéndonos a nivel de persona tan próxima su experiencia?

      En cuanto al párrafo que me seleccionas de tu artículo estoy muy de acuerdo porque lo primero, por supuesto, es la importancia de las cosas más que la urgencia de nuestro deseo por ellas, no obstante en nuestro problema se trata de dos circunstancias distintas porque si bien a J.M. Orense le urgía ver hecho realidad su sueño en nuestra circunstancia no se trata de ningún sueño sino de una realidad vivida y sentida socialmente con todos los componentes que de suyo y desde hace algunos siglos la convierten en Nación.

      Y por último, volviendo un poco atrás cuando he reconocido los fallos que desde Cataluña se hayan podido cometer veremos si en estos momentos cruciales a punto de aplicar el inédito artículo 155 de la Constitución si por su inexperiencia no se aplica abusando del marco de sus límites. Ya se verá.

      Un cordial saludo

  • ELOY

     
    La propuesta de Masiá para el diálogo: meditación de Zen para Rajoy y Puigdemont.  (Al final se adjunta enlace)  
     
     
     
    “Sí al referéndum, con diálogo. Pero antes, silencio del Zen
     
    ¿Qué recomendaría a Rajoy y Puigdemont? Que hablen sin tapujos. Pero, primero un presupuesto: antes de cruzar las piernas en el sillón del diálogo para hallar la solución del pacto, siéntense en postura de Loto sobre el cojín del Zen, para hallar la solución del silencio.
     
    Unos y otros, unas y otras, todos y todas necesitamos una cura de silencio meditativo para salir de la ilusión del yo, salir del espejismo de la identidad, desengañarse del mito soberanista, del autoengaño independentista y de la pesadilla nacionalista.
     
    Son todas esas ficciones del “yo”. Un yo que no se ha curado de la ignorancia original que le hace creer que “piensa, luego existe”. (Unamuno habría dicho que hace falta “desconcientizarse”, Oliver Sachs aconsejaría “vivir sin cabeza”.
     
    Ese “yo” es incapaz de salir de sí y romper la muralla que él mismo construyó alrededor de su cabeza; más aún, ni siquiera es capaz de descubrirse ante la realidad y quitarse el sombrero o la gorra nacionalistas: ya sea el sombrero del nacionalismo de estado –autoritario y centralista-, ya sea la gorra del nacionalismo de campanario aldeano –estrecho de miras y con alergia testaruda contra cualquier injerto federalista-. (Ojalá Pedro Sánchez fuera capaz de persuadir a ambos para que canten al unísono con Schiller la sinfonía de lo uno y lo múltiple… Pero, por desgracia, los excesos del “yo” son como las células de las metástasis del cáncer peleando contra las infiltradas para terapia. Operaciones drásticas no frenan la guerra y con la derrota final unas y otras pierden y perecen).
     
    Me preguntan amistades japonesas por mi nacimiento y apellido, porque el Masiá les parece catalán. “No, respondo; nací en Murcia, de madre nacida en la región (que no nación, ni reino) de Murcia y de padre nacido en la de Alicante; mi ciudadanía es española y tengo estatuto de residente japonés. Tengo también familia en Barcelona y buenas amistades catalanas (en los momentos del atentado terrorista me sentía especialmente cercano a ellas).
     
    Si me siento español fuera de España, es por ser murciano. Pero, precisamente por sentirme español, es por lo que puedo, estando fuera de España, sentirme gallego con los gallegos/as, vasco con los vascos/as, andaluz/con los andaluces/as o catalán con los catalanes/as, o balear o canario, etc. ” Lo cierto es que me siento hasta muy portugués con los portugueses, aunque por avatares históricos sean otro estado nacional.
     
    A pesar de esta explicación no se satisfacen mis amistades japonesas, que siguen haciendo preguntas, porque están viendo y oyendo las noticias internacionales sobre el pseudo-referéndum (que, según el medio de comunicación que informe, parece a unos trágico, a otros cómico y a la mayoría tragicómico por su mezcla de ridiculez e ilegalidad).
     
    Respondo que no se puede elegir entre Cataluña y España, porque eso sería como optar por el mar sin olas o por las olas sin mar. Me dicen que la comparación es un tanto oriental. Naturalmente, que lo es. Por eso he recomendado a Puigdemont y Rajoy que, antes de dialogar se sienten en postura de Loto a meditar en silencio para salir de su ego. Y todos nosotros y nosotras también, para que se nos otorgue la gracia -¡amazing grace!- de reconocer que no existe el yo absolutamente independiente, sin relación y sin evolución y transformación.
     
    Quien fuera capaz de vivir en silencio esa espiritualidad integral e integradora, no propiamente “oriental” sino de “otro Oriente y otro Occidente” en la dimensión de profundidad de la vida, no tendría miedo a despojarse de toda intransigencia y entrar, después de ese silencio, en el mundo del diálogo cívico, el pacto democrático y la negociación política.
     
    Con esa actitud básica, no se tendría reparo en asumir futuros desarrollos del esquema de convivencia, incluso aquellos que parecieran, a primera vista, incompatibles entre sí u opuestos como, por ejemplo, las hipótesis siguientes:
     
    SEGUIR EN EL ENLACE:
     
     http://blogs.periodistadigital.com/convivencia-de-religiones.php/2017/09/27/meditacion-zen-para-rajoy-y-puigdemont
     
     
     
     
     
     
     

    • M.Luisa

      Bien, Eloy, veo que comprendiste lo que quise decir, porque al leer a Masiá no discrepo de él ni un sólo ápice, tan es así que sin oportunidad alguna de ningún cojín concluimos de igual manera.

      Siempre consideré este proceso desde este punto de vista trascendental, una ganancia política para TODO/AS (ganar en humanidad) una negociación política no desde el marco restrictivo de la letra sino desde el dar de sí de la realidad democrática

    • Mª Pilar

      Me entusiasma esta propuesta de Masiá… pero si comprobamos por donde caminan las dos partes… me temo que todo este desatino nos explotará en la cara.

      Por no llorar de impotencia, les presento un diálogo entre un baturro acompañado de su burro y el tren..:

      “Iba un baturro (vestido como tal)por la vía del tren (formula ilegal por el riesgo… y un tren de aquellos de antaño, lentos, cansinos)acompañado de su burro, el maquinista que lo estaba viendo, tocaba desesperadamente el pito mientras blandía una banderola roja de aviso; el baturro, erre que erre seguía por la vía del tren sin inmutarse, y cansado de escuchar el insistente pitido de aviso, dice (como si el maquinista le pudiera escuchar):

      ¡¡¡Pita, pita, que como no tapartes tú…!!!

      Triste es la realidad que nos acompaña con estos políticos de tres al cuarto… y con poder.
      mª pilar

  • M.Luisa

    Es que Isidoro  ha valorado mi comentario desde el punto de vista psicológico  mientras que mi enfoque ha de considerarse desde el psiquismo humano.

    Y es  desde esta perspectiva  unitaria del psiquismo humano que  sobraba añadir el requerimiento que él me pide pues como estructura esta unidad psíquica la poseemos todos.

    Es admirable Isidoro cuando se pone a hablar de ciencia  pero ahí me va bien decirle que  si sólo pensásemos (término nuclear en su comentario) no podría haber ciencia.

    Para que nuestra  razón piense antes hemos de inteligir algo, es decir,  aquello   en lo que nos ha de hacer pensar. Son dos momentos de un mismo acto  el cual no consiste  en ponerse a pensar cosas  sino en inteligir la realidad de ellas.  Voy a poner un ejemplo echando mano  de un párrafo suyo:

    Y el que no es de nuestra misma cuerda, es un fascista, o un Rogelio, o un pobre engañado o  cualquier otro insulto, y le mandamos a tomar por donde amargan los pepinos…, y aquí no pasa nada. (¡Viva la democracia!).”

    Pues bien, esto es lo que no ha de ser, lo intolerable,  lo que me ha hecho indignar durante todo el proceso cuando he oído y leído aquí y allá  estas reacciones puramente estomacales  que se ubican  precisamente en la esfera de nuestro ego. Ese ego es el ámbito de nuestro  pequeño yo al cual  en ocasiones aludo  en mis comentarios.

    Ese es el yo subconsciente, el mismo  que toma conciencia cuando en él, en ese yo  hace entrar  el carácter de “mi”  yo soy mi propia realidad.  En lo que tengo me poseo. Ahí radica la persona en su plenitud.

    Entonces,  desde esta perspectiva, desde mi realidad he de considerar, he de tratar a los otros como realidad también, de persona a  persona  y entonces se hace del todo imposible ser tan simplistas y reaccionarios, sino que estamos verdaderamente obligados,  por nuestra inteligencia,  a  ir al fondo mismo de las cosas.

  • Isidoro García

    Estoy totalmente de acuerdo con las palabras de M.Luisa. Pero echo de menos que las haga extensibles a todo el humano, incluido ella.

    Dice muy bien que el autor del artículo lo “afronta desde la cerrazón del mito  y por tanto desde lo manipulable”.

    Pero es lo que eso lo hacemos todos de todos los bandos, queramos o no queramos, seamos conscientes de ello, o no, (incluido yo por supuesto).

    Ya es hora de reconocer que no pensamos racionalmente las cosas. Nos las piensa la mente subconsciente, (sede de todos los mitos y arquetipos), y posteriormente cuando las recibe vía intuición o proyección psicológica, la mente consciente, las justifica como puede o sabe, pero apropiándose de la idea: pensamos que pensamos.

    Por eso todos somos tan buenos sofistas, que no filósofos, porque somos razones mercenarias, que defendemos lo que nos ponga por delante nuestra mente emocional. Sea lo que sea. Para todo encontramos una razón “razonable”, (para nosotros y los nuestros, naturalmente).

    Y eso ya es un avance, un triste y pobre avance. Porque la mayoría ni siquiera las repiensa y justifica, sino que simplemente las vomita, soñando que están pensando.

    Y el que no es de nuestra misma cuerda, es un fascista, o un Rogelio, o un pobre engañado o  cualquier otro insulto, y le mandamos a tomar por donde amargan los pepinos…, y aquí no pasa nada. (¡Viva la democracia!).

    Y todo esto lo hacemos porque como señalaba Freud, nuestro “yo”, o ego, no puede soportar que realmente no pinta casi nada en nuestra personalidad, y que realmente es un mero “escribiente” de nuestra mente profunda, cargada de programas comportamentales genéticos, de errores cognitivos que nos han “colado” y nos siguen colando, de heridas emocionales recibidas, de inseguridades, de carencias emocionales, etc. etc.

    Somos una laña, y con esos maderos tan torcidos no se puede construir nada recto, (Kant). Por eso todo debate intelectual es una parada de los monstruos, un catálogo de casos psiquiátricos sacando pecho, un desfile de locos de manicomio, que se creen mas listos y sanos que sus médicos, y que pretenden organizar el internado.

    La tendencia en todos los sucesivos DSM psiquiátricos, es a ampliarse, y a comprender que el estado normal del humano es la inestabilidad y la falta de racionalidad real.

    No lo podemos remediar, somos así, y con esos bueyes hay que arar. Podemos soñar que la gente es buena, y en verdad lo es. Pero es buena como muy bien lo diagnosticaba ese gran psicólogo que fue Jesús, cuando diagnosticó: “¡Discúlpales, porque nos saben lo que hacen!”.

    Esto se solucionará cuando cada uno de nosotros, tengamos un ordenador personal, (un alter ego), que piense por nosotros, y al que acudamos para evitar todos los sesgos y prejuicios psicológicos, que todos albergamos.

    Aunque aún entonces habrá locos que bajo el pretexto de una pseudo libertad, prefieran su locura personal: el sueño del loco de que puede volar.

    Solo cabe desear que esos locos, se tiren ellos por el precipicio, y no engañen e impulsen a otros a que se tiren también con ellos, y caigan encima de inocentes.

  • M.Luisa

    ¡A Dios rogando y con el mazo dando!

    Ya se puede ir invocando a profetas, como hace el autor, que si no hay cambio de mirada interna hacia las cosas por más que de aquellos vinieran pasarían  totalmente desapercibidos.

    Y el caso es que yo creía que el autor ya tenía uno pero ya se ve que para la cuestión catalana  no le sirve o mejor, le conviene prescindir de Él. Le estorba para su enfoque intencionadamente despectivo pues se enfrenta con el problema   no desde la realidad de la bondad del ser humano  y ver desde ella   las posibilidades todas que ofrece , personales, sociales, políticas, etc., sino que se afronta desde la cerrazón del mito  y por tanto desde lo manipulable.

    Así las cosas,  lo que se echa en falta en todo ello  también aquí en la concreción del asunto  que tratamos,  es un movimiento de superación  aquel  que eleva  cualquier hecho reaccionario   a una actitud  de responsabilidad y  de respeto, lo cual significa un replanteamiento  del mismo punto de partida no ya desde la simplicidad  mítica  del “buen salvaje” en lo que lo bueno  no deja de ser tan sólo más que  un mero estado,  sino de la complejidad   que  implica la bondad  concebida como realidad en el ser de la persona.

  • Javier Pelaez

    Evidentemente considero innecesario decir que para mi Rajoy no tiene ningún crédito moral,ni Franco;lo digo porque para los indepes “el que no está con ellos es el PP o Franco”.Aquí tenemos el ejemplo de Luis Troyano que hace un ataque absurdo a Madrid y una defensa de la superioridad de algunos catalanes.En Madrid no tenemos envidia a Barcelona salvo por lo mucho que nos gusta Barcelona.Pero no vivimos pensando en Barcelona,entre otras cosas porque al paso que vamos el Barça sitúa su sede social en el Santiago Bernabeú.Envidiamos por ejemplo San Sebastián,Salamanca,Barcelona,Santiago de Compostela,Córdoba,Granada,Sevilla….todas esas hermosísimas ciudades que tanto amamos.Amamos esa soberbia película vasca Handia.Amamos la diversidad de España….Por supuesto.

  • Javier Pelaez

    Creo Rodrigo que el artículo no habla de todo lo que está pasando que evidentemente tiene dos culpables-Mariano Rajoy y el independentismo catalán-,sino habla de porqué al resto de los que “no somos culpables” -nunca hemos votado a Rajoy- no nos parece que la “desobediencia a la ley” de los independentistas sea moral en el sentido que nos parecía las acciones de Gandhi.La no violencia requiere respetar unos principios morales:1.Los dirigentes de la desobediencia deben sufrir los mismos porrazos que las masas.2.No vale la “astucia” muy típica de Artur Mas y los “masistas”.3.Uno no debe divulgar falsedades sobre aquellos a los que desobedece-las mentiras de los independentistas han sido constantes-.4.Uno debe poner de su parte a la opinión pública sin manipulaciones.5.Se debe respetar la realidad- los indepes ignoran deliberadamente su fuerza real-.Dijeron que si perdían las elecciones plebiscitarias no seguirían este proceso y reconoció Baños de la CUP que habían perdido y aún así siguieron.

    • Román Díaz Ayala

      El cúmulo de maldades y errores políticos del Partido Popular y de su presidente, hoy presidente del Gobierno desde enero de 2012, no hacen buenas las acciones de los independentistas, ni redimen su causa, ni legalizan al Procés Pero el artículo analiza el porqué los catalanes piensan lo que piensan y cuál es la naturaleza de sus comportamientos y hábitos entendiendo en ello no a la totalidad de la población, sino al perfil que reflejan “sus medios” y de lo que de ello percibimos en el resto de España.

  • Román Díaz Ayala

    En medio de una guerra (y ésta es de los espíritu) en ambos lados están los combatientes, y las víctimas netas son siempre quienes sufren de manera gratuita. Es falso que yo sólo vea responsabilidades en una parte. Sólo que entiendo que los catalanes también son españoles.

    Y para  tal última afirmación, hay quienes no lo admiten.Entonces, ya no se me entiende.

    Y por  último. He sido uno de los mayores críticos con las actuaciones del partido que representa al Ejecutivo, y particularmente con el Presidente Rajoy.

    Pero las cosas tocan cuando tocan.

    • Roman. tu entiendes que Cataluña también es España.Pero hay quien no, los independentistas. Y que son muchos muchos….
      No necesito recordarte el a.b.c. de la democracia. Entonces. O jugamos limpio. O rompemos la baraja.
      Cataluña tiene derecho a averiguar cuantos de nosotros catalanes. Estamos por la independencia o no. Punto primero. Después. Nadando y guardando la ropa. Buscar lo que salga de la consulta. lo que ocurre es que está todo muy revuelto.
      Las lumbreras de Puigdemot y Junqueras. No nos traerán la independencia, con solo quererla ellos. El enemigo no es manco. Y eso parece que los muy burros no lo “contemplen”.

  • Rodrigo Olvera

    Uno más de los literalmente cientos de artículos en los últimos doce meses que en vez de hacer un análisis complejo de una situación compleja, pretenden simplificarla en encontrar un culpable (y sólo uno). Y claro, como no, la responsabilidad es 100% del lado catalán, como expresamente afirmó aquí en ATRIO Román. Así es dificil hablar congruentemente de respeto y verdad.

  • Javier Pelaez

    El artículo es bastante acertado.Todo el mundo sabe que en Madrid somos de todos los sitios:yo soy de Madrid.Mi padre gallego,no pirómano como Rajoy.Mi madre de Córdoba,de Cabra,egabrense-como decía Solís,ministro de Franco y también de Cabra:”para eso sirve el latín para que los de Cabra se llamen egabrenses y no cabrones”.Aunque en los gobiernos de Franco había muchos cabrones.El artículo refleja muy bien la prepotencia de algunos independentistas catalanes.

  • Tu articulo, Carlos F. Barberá, es un ataque a lo catalán. ¿O no?. Algo escrito despectivamente, por un madrileño. Si sacamos ropa sucia, todos tenemos. y nos enzarzamos en el “y tu mas”. Algo no propio de gente inteligente y sabia. O sea propio de gente estúpida….

    Cataluña tiene un prestigio ganado día a día con su hacer. Punto.

    Hay buen catalán, como hay buen madrileño. Y hay mala gente en todas partes. En que grupo estas tu….

    ¿En el de buen madrileño, no?. Si ahora yo digo que lo del buen madrileño es un mito. Pues te cabreara, supongo.

    Pues aplícate el cuento, hermano.

    Si fueras realmente instruido. Sabrías que no hay ni madrileños ni catalanes. En todas las sociedades hay gente que va desde lo bárbaro e incluso salvaje, hasta quien vive en éxtasis continuo. Y que medir a la gente por su enclave cultural solamente es una estupidez absurda, Propia de gente poco evolucionada.
    O sea propio de gente primitiva. ¿Eres tu primitivo?.

    No todos los madrileños. Afortunadamente. Pero hay una clase de madrileños, que suelen ser de derechas o de extrema derecha. Bárbaros.Que no pueden soportar que Barcelona, les haga sombra en nada. Y así vamos. El problema de España, es de falta de evolución civilizatoria. En el país de los ciegos el tuerto es rey. Cataluña es relativamente culta. Le pese a quien le pese. Y los bárbaros de España, vinieron hace poco a Cataluña, porra en ristre. Para impedir. Botar….

    Hay otra España. En todo país como digo hay gente de toda condición. Afortunadamente existe un partido nacido en Madrid, y yo catalán, simpatizo con este partido. PODEMOS.

    Lo ves, como hay de todo en todas partes….

     

     

    • Román Díaz Ayala

      Querido amigo Luis:

      Estás desatado. Modérate un poco, por favor.

      • Gracias Román por tu amabilidad. Pero de verdad que no veo que esté desatado. Es mi estilo bronco, eso si.
        Lo que estoy y estamos muchos, en Cataluña mas. Es conmocionado. Están jugando con nuestra vida,estos políticos de pacotilla. Que en lugar de resolvernos los problemas de la convivencia, nos los agravan y acentúan. Para negociar se ha de ser flexible. Pero si una parte es la estatua en piedra de Franco. Pues no hay tu tía.
        Si,también, por la parte catalana hay un garrafal error de calculo. Por muy fanatizado con las banderas y la independencia que estés. Aunque te asista la razón. el -que- se decanta al lado catalán. Otra cosa es el -como- Y ahí todo es muy discutible. Creo que el sufrido pueblo trabajador. Les importa poco a los independentistas puros. Digan lo que digan. Están los hechos. Caemos en barrena. La mierda de políticos que tenemos también en Cataluña. Una vez mas, han despertado la ilusión en el pueblo. Para llevarlo a otro despeñadero. Para este viaje no hacia falta alforjas.
        Cataluña tiene derecho a decidir por su independencia o no. Pero considerándolo todo, sin fanatismo.

    • Carmen

      Señor Troyano, le recuerdo que España es algo más que Madrid.

      Personalmente me da tanto miedo la intransigencia de la Generalitat como la respuesta del gobierno de España. Porque esta sinrazón nos afecta a todos, no solo a los catalanes y ‘ al gobierno central’.
      A todos.

      • Carmen.Por supuesto que nos afecta a todos. No se de donde. De lo que escribo. Has sacado que diga lo contrario. cuando digo que hundir Cataluña. Es hundir España.

    • Carmen

      A lo mejor no he entendido bien, le pido disculpas, pero me ha parecido que con su estilo que usted mismo define como un poco bronco, ha hablado de Madrid de tal manera que parecía que el problema se centraba en la rivalidad entre Madrid y Barcelona.
      De todas formas aprovecho para decirle que en este momento quizás no interese demasiado un estilo bronco a la hora de expresarse.
      Es la opinión de una española que no se considera bárbara.
      Un saludo cordial

  • Alberto Revuelta

    Propongo, en serio, publicitar, alentar y lograr ampliar – mucho infinitivo me está saliendo – el número de los NO BORDERS, activistas sin nacionalidad, sin estructura, sin jerarquía muy presentes para aprovechar cualquier oportunidad para derribar fronteras y límites y construir puentes, túneles de paso y carreteras. 155 mil de NO BORDERS. Es lo que necesitamos los europeos, catalanes, españoles y murcianos con denominación de origen.

  • Román Díaz Ayala

    Los catalanes se expresan y se comportan igualmente que en el resto de España. No somos diferentes en nuestra común “españolidad”, pues el “hecho diferencial” como se decía antes, o la propia identidad catalana, como se dice ahora, tenemos que buscarlos en otro orden de cosas.

    El aldeanismo, los localismos, los particularismos etc son anillos concéntricos de nuestra propia personalidad en la medida que ampliamos el “nosotros”. Y si ampliamos estos tales anillos a lo máximo nos encontramos con “nuestra común civilización”.  Temprano en la historia nos constituímos en civilizaciones que separadas por la geografía nos ignorábamos unas a otras, y puestas en contactos por la misma geografía (Eurasia-Africa) los imperios constituidos luchaban entre sí hasta llegar la época de las civilizaciones divergentes. Las civilizaciones coexistían porque ninguna tenía un poder tan abrumador que permitiera cambiar a las demas (John M. Roberts)

    Pertenecer a una civilización en particular hacía de los seres humanos ser diferentes de los otros, con el sentimiento de orgullo de serlo, su cultura  se hacía el elemento fundante de su propia identidad. La consciencia de la propia identidad condiciona tambien la medida de ser independiente.

    ¿Que hay del nacionalismo de nuevo cuño? Consiste en una reducción al absurdo por ser independiente para afirmar su identidad.La aldea autárquica en una comunidad de trueque.

    Otras de las alucinaciones muy españolas.

    El Romanticismo del siglo XIX que parió los nacionalismos tuvo entre una de sus raíces el pensamiento humanista del siglo anterior, y su más significativo referente en Rousseau. En el nosotros cabe todo lo bueno, lo excelso, y lo malo nos viene de afuera, de los otros, de quienes no forman parte de nuestro “nosotros”, porque, ¿cómo iba a ser de otra manera, si en nosotros sólo tiene ocupación lo bueno?

    En resumen, que este nacionalismo se ha quedado varado en uno de los meandros del río de la historia que conforma nuestra propia civilización.

  • Mª Pilar

    ¡¡¡Que cansancio con las identidades…!!! y otras paparruchas.

    Ayer, cuando salí a caminar…  (porque hay que cuidarse, y la apatía no trae nada bueno… según nos dicen) me sentí verdaderamente triste.

    La razón:

    Muchas… pero muchas banderas de este siempre dividido país, en ventanas y balcones y alguna que otra con su ¿mástil? para que hondeara con más “autoridad”.

    Me sentí fuera de lugar, con ganas de gritar a todo pulmón, que nadie es más… porque se envuelva en la bandera de donde nació.

    Y pensaba… Aragón, ha sido ¿tomada, asediada? por tantos poderes y razas que aquí implantaron su poder, que me pregunto:

    ¿Cual de ellos en nuestro ADN tiene primacía?

    Nadie es de pura “raza”, y mucho menos los centros habitados cerca de alguna frontera.

    O somos persona buenas, íntegras, capaces de convivir con otras de cualquier lugar que necesiten donde habitar… por infinidad de motivos; y en este país, tenemos ya mucho sufrido, tras una dictadura insaciable e injusta, y nos guste o no… seguimos todavía recibiendo unos tremendos coletazos.

    Una persona íntegra, que sufría con el dolor… de los que de verdad, desde el principio de esta nuestra historia humana sufren, ante una decisión totalmente arbitraria dijo:

    ¡El que esté libre de culpa… que tire la primera piedra…!

    Puede acoplarse a todas las circunstancias que nos hagan sentirnos por encima de las demás personas.

    Esta… “tozudez-cebezonería” solo nos volverá mas “enemigos” y las situaciones que de ello se derivarán, pueden traer malos presagios..:

    ¡Para todos los lados! 

     Si los gobernantes no son capaces:

    ¡Quitemos-los!

    Ellos están para servir al pueblo, se les paga muy bien por ello, no para que se apoderen de nuestra mente y corazón.

    mª pilar

     

  • Antonio Toston De la Calle

    A  mi me parece muy bien que nos quiera convencer que “el buen catalán” es un mito. Perfecto. A mi lo que de verdad me da miedo, no es ese mito, sino el de Franco y su raza, pues no en vano propuso un dia l2 de octubre como dia de la Raza.La película RAZA tenía un autor conocido. Tanto fue así, que, la media España que sobraba en la Península era la que perdió la guerra, que luchó contra él y los suyos los auténticos españoles, rechazando, (fusilando a los que habían dejado de ser españoles. o sea, comunistas, republicanos, ateos,librepensadores…..). Y más claro lo dijo a un periodista norteamericano Jay Allen : “Si es preciso fusilar a media España, lo haré”. Eso es lo que a mi me preocupa, porque aquí, en España el fascismo no fue derrotado como en Europa.Y en Europa la extrema derecha está asomando las orejas con 88 diputados en el Parlamento alemán, y el comunismo ya no existe ni en Rusia. Por cierto que el capitalismo que hoy conocemos, neoliberalismo o algo así está demostrando su auténtico rostro depredador,salvaje, inmisericorde, cuando despareció el miedo al comunismo. Era malo, muy malo, pero su miedo, guardaba la viña.

  • josela

    Parece que existen “identidades asesinas” que tanto subrayan lo suyo  que les hace perseguir y matar a otras identidades en sus diferencias….invocando naturalmente la “democracia”, la suya… Los catalanes  consiguieron con la Feria exposición de Barcelona con cantidades inmensas ..renovar completamente Barcelona..consiguieron que  el eje mediterráneo a nivel de autopistas y del tren pase por su ciudad..consiguieron que el eje atlántico tanto a nivel carretera y de ferrocarril pasen por su ombligo..( no creo que todo ese dineral fuera suyo sólo)..y ahora, con permiso de la “madre superiora” me separo..además declarándose “mártir”…”perseguida”.. Bigotes fritos y vuelta a la legalidad que lo vuestro no es sólo vuestro…

Deja un comentario