INFORMACIÓN Y FORMULARIOS INGRESOS YA: -Trasferencia a ES26 2100 7344 7313 0021 2801 -Bizum a 34-609 51 08 62
  • A  A  A  

Otros temas

Autores

Archivo de entradas

6401 Artículos. - 100342 Comentarios.

Crítica participación de la mujer en la Iglesia

Costaodat

En el Día Internacional de la Mujer

por JORGE COSTADOATEl Mostrador

El Papa Francisco ha abierto un ciclo de sínodos para auscultar lo que ocurre en la Iglesia. Terminó el sínodo de la familia. Comienza dentro de poco el de los jóvenes… ¡Extraordinario! Me pregunto: ¿no podría convocar un sínodo de la mujer?

No un sínodo “sobre” o “para” la mujer, sino uno “de” la mujer: organizado y llevado a efecto por las mismas mujeres. Uno “sobre” o “para” la mujer no se necesita. Terminaría en esos florilegios a las mujeres que, en vez atender a sus necesidades, las ensalzan tal cual son para que sigan haciéndolo tan bien como hasta ahora. Sí se necesita, en cambio, un sínodo “de” la mujer: urge oír a las mujeres.

Para la Iglesia la escucha de la palabra de Dios en los acontecimientos históricos tiene una obligatoriedad parecida a la de dejarse orientar por la Sagrada Escritura. Si Dios tiene algo que comunicar en nuestra época, la Iglesia ha de discernir entre las muchas voces que oye aquella que, gracias a los criterios que le suministra su tradición histórica, es imperioso reconocer, oír y poner en práctica. Pues bien, sin duda la voz de los movimientos feministas de hace ya más de cien años constituye una palabra de Dios a la que la Iglesia debe poner atención. No toda propuesta feminista puede ser “palabra” de Dios, pero excluir que Dios quiera liberar a las mujeres ha llegado a ser, en teología, una especie de herejía; y, en la práctica, un tipo de pecado.

¿Qué habría la Iglesia de oír de la mujer como signo de los tiempos? El derecho de la mujer a ser mujer, entiendo, se expresa en dos tipos de movimientos (A. Touraine: 2016). El movimiento “feminista”, en términos generales, ha luchado para que la mujer tenga iguales derechos cívicos y políticos que los hombres. Este movimiento se replica en el campo eclesiástico en las demandas por participación de las mujeres en las instancias de gobierno, pastorales y sacramentales. La causa emblemática es la de la ordenación sacerdotal.

Pero hay otro movimiento que es más profundo y más crítico, y que constituye el fundamento de derechos jurídicamente exigibles. A saber, el movimiento “femenino” que tiene por objeto la liberación “de” la mujer “por” la mujer de las funciones, categorizaciones y servicios que se le han impuesto a lo largo de la historia. Me refiero a la liberación interior que algunas mujeres han logrado alcanzar, desprendiéndose del patriarcalismo y androcentrismo que les ha sido inoculado desde el día de su nacimiento.

La Iglesia institucional en el mundo de las democracias occidentales ha llegado tan tarde a luchar por los derechos de las mujeres, es más, ha sido tan sorda a sus clamores de comprensión y de dignidad, que tiene poca autoridad para hablar de ellas. La misma exclusión de las mujeres en las tomas de decisión eclesiales es prueba de un interés insincero o acomodaticio por ellas. Acaba de terminar un sínodo sobre la familia en el que no votó ninguna madre…

Es verdad que ha habido algún espacio en la Iglesia para una liberación femenina. Siempre ha sido posible el encuentro persona a persona entre Dios y la mujer –ocurrida, por ejemplo, en ejercicios espirituales y en la vida religiosa–. Este encuentro ha hecho a las mujeres más mujeres. En estas ocasiones el amor de Dios ha podido sostener la lucha de una “hija de Dios” contra la “sirvienta” del marido, de su hijos, de su padre y de su propia madre (“machista”).

Pero ¿han sido estos encuentros suficientemente significativos como para decir que la Iglesia se interese por la mujer? ¿Quiere realmente la Iglesia que sean ellas personas libres y dignas, capaces de recrearse y recrear la Iglesia con su diferencia? ¿Interesa al colegio episcopal acogerlas, es decir, está dispuesto a considerarlas realmente protagonistas y no actores secundarios de la evangelización? Hoy muchas mujeres piensan que el estamento eclesiástico las sacraliza para sacrificarlas.

La mujer hoy levanta la cabeza. Ya no aguanta que se aprovechen de su indulgencia. Me decía una señora de clase alta: “Dejé a mi ex marido cuando descubrí que me hacía sentir culpable por no tolerar sus violaciones”. Dos años después dejó la Iglesia.

La Iglesia necesita un sínodo de la mujer.

¿Cómo habría de hacerse? No dará lo mismo el cómo. En este sínodo tendrían que participar especialmente las mujeres que están haciendo la experiencia espiritual de haber sido liberadas por Dios del “hombre” que, personal, cultural o institucionalmente considerado, las ha precarizado. Ayudarían las muchas teólogas de calidad que existen. Las he leído. Poco tendrían que aportar, por el contrario, mujeres asustadas con su propia libertad. ¿Pudieran participar en él algunos hombres? Sería indispensable. El descubrimiento de la mujer por la mujer necesita de la mediación de su “opresor”.

Hablo de algo grave. La actual condición de la mujer en la Iglesia, a estas alturas, no es un descuido. Es un pecado. La apuesta cristiana es esta: el Evangelio ayuda a que las mujeres lleguen a su plenitud; el anuncio del Evangelio si no se encamina a desplegar integralmente a las mujeres, no es evangélico.

Pensé que la carta del Concilio Vaticano II a las mujeres tendría algo que aportar sobre este tema. Nada. Todo lo contrario. Confirma el problema: “La Iglesia está orgullosa, vosotras lo sabéis, de haber elevado y liberado a la mujer, de haber hecho resplandecer, en el curso de los siglos, dentro de la diversidad de los caracteres, su innata igualdad con el hombre”. Sigue: “Esposas, madres de familia, primeras educadores del género humano en el secreto de los hogares, transmitid a vuestros hijos y a vuestras hijas las tradiciones de vuestros padres, al mismo tiempo que los preparáis para el porvenir insondable. Acordaos siempre de que una madre pertenece, por sus hijos, a ese porvenir que ella no verá probablemente” (año 1965). La mujer es alabada y postergada.

El Concilio no abordó el tema de la mujer. Esta carta fue un saludo a la bandera.

Se necesita un sínodo que, al menos, devuelva a las mujeres la importancia que tuvieron en las comunidades cristianas del siglo I. Un sínodo, y mejor un concilio, que ponga en práctica al Cristo liberador de las más diversas esclavitudes y auspiciador de la dignidad de los seres humanos sin exclusión.

25 comentarios

  • ana rodrigo

    Muchas gracias a quienes seguís deseándome pronta sanación. Un abrazo.

  • oscar varela

    “Crítica participación de ana en Atrio”

  • mª pilar

    Ana:

    Disculpa mi tardanza en enterarme de tu dolor, que está haciendo mella en tu salud.

    Si conociera ahora por tus tierras algún Dr. en acupuntura ¡bueno! seguro  mejoraría mucho tu estado actual.

    Tristemente no lo conozco… el que conocía, respetaba quería y trabajé en su consulta… tristemente ya no está con nosotros.

    Tendría que ser, un verdadero estudioso de la medicina china en ese campo, quizá Marcelo Muñoz, sí conozca algún especialista en esta medicina.

    Lo siento de veras, sé cuan doloroso es, pero no tiene que ser un mal que se fije en tu organismo, seguro que existen métodos que lo pueden aliviar incluso curar.

    La medicina moderna, avanza a gran velocidad… lo triste es, que no llega a todos los lugares ni a todas las personas.

    Te acompaño, y deseo que mejores lo antes posible, o al menos puedan aliviar el dolor que siempre paraliza.

    Un abrazo entrañable.

    mª pilar

     

  • George R Porta

    Ana: Deseo que te mejores pronto y bien. Un saludo cordial.

  • ana rodrigo

    Me da un poco de pudor convertirme en el centro de atención. Este virus es muy virulento y doloroso, pero tiene que seguir su tiempo de restauración del nervio dañado. Sin más problemas que la medicación, la aceptación y la paciencia. Pero no os preocupéis, lo dije porque el día de la mujer no estaba en condiciones de aportar nada al trágico problema que tenemos las mujeres.

    Gracias, Antonio.

  • Antonio Duato

    Perdona, Ana, que no había advertido ese comentario de anteayer sobre el Zóster. Solo decirte que estoy con vosotros en todo, también en la contrariedad y el dolor. Yo soy más partidario de la última ciencia que tanto progresa en antivirales y en una actitud interior de aceptación del acontecimiento, de vencer el dolor y las contrariedades desde dentro, sacando bien del mal y serenando el ser para que las misteriosas defensas del organismo funcionen desahogadamente. Si a alguien le produce ese efecto confiar en una curandera, pues bien. Pero creo que se puede llegar por profunda y relajada vida espiritual.

    Un abrazo muy grande a Blas y a ti.

  • ana rodrigo

    Muchas gracias a quienes me enviáis vuestro cariño, contad con el mío pues es mutuo.

    Abrazos.

  • Asun Poudereux

    Vaya! No sabía que eso fuera tan doloroso, Ana!

    Lo siento, de veras. De desánimo nada, Eh? Una zamorana que vive en Granada, ya está de vuelta de todo y más si se llama Ana Rodrigo, y además historiadora que expresa muy bien lo que siente. Y está rodeada de personas que quieren a Ana tal como es.

    Un caluroso abrazo. Devuélvenoslo siempre que puedas. Ya sabes dónde estamos.

  • pepe blanco

    Ánimo y paciencia, Ana. Un abrazo.

  • ana rodrigo

    Gracias, Oscar, aquí también dicen que funciona el curanderío, pero yo ni conozco ni creo en ello. Mientras, aguantando el dolor tan terrible del dichoso virus y que parece que se instala en tu cuerpo para siempre. Confío que se acabe pronto.

  • oscar varela

    Hola ana!

    “herpes zoster” ¿qué mierda será eso?

    Voy al Libro Gordo de Petete y me dice que es lafamosa “culebrilla”.

    Me parece que el curanderío argentino lo curaba “soto voce” en tugurios donde la magia ritual funciona.

    ¿No tenés alguna curandera (porque suelen ser “femeninas”) por España o Suiza?

    ¡Pucha que se les subió el intelecto más allá de lo conveniente al uso instrumental para el que fue creado!

    ¡Vamos ana todavía! – Óscar.

  • ana rodrigo

    Por causas ajenas a mi voluntad (ando algo pachucha con un herpes zoster) no quiero que mi silencio en este tema se interprete como si mi cansancio en la lucha me haya amordazado. Lejos de eso, cada día estoy más fuerte en mi convicciones y me alegra de que algo, muy poquito, se vaya consiguiendo en la sociedad; y. por otra parte, muy triste porque en la Iglesia no se avance nada, porque las pocas palabras que se dicen, como confirma el autor de este magnífico artículo, digo que son palabras huecas, pura hipocresía, prepotentes machos que se autoerigen portavoces de Dios….. Pobre Dios en manos de hombre tan deshumanizados…..

     

  • oscar varela

    Argentina
    “Bajó la orden de detener mujeres”
    https://www.pagina12.com.ar/24696-bajo-la-orden-de-detener-mujeres

    ………….

    Laura Arnés, colaboradora del Suplemento Soy de Página/12 dio detalles del maltrato al que las sometieron los efectivos de la Policía de la Ciudad.

  • oscar varela

    “Cuando las mujeres del mundo nos organizamos la tierra tiembla”

    https://www.pagina12.com.ar/24527-cuando-las-mujeres-del-mundo-nos-organizamos-la-tierra-tiemb

    ……………

    Una multitud marchó por el Día de la Mujer desde Congreso a Plaza de Mayo bajo las consignas “Ni una menos” y “Vivas nos queremos”.

    En la plaza se leyó un documento que denunció que en la Argentina hay un femicidio cada 18 horas.

    “Salimos a las calles en defensa de nuestras vidas y por nuestros derechos como mujeres y como trabajadoras”, expresaron y remarcaron: “El paro a Macri se lo hicimos las mujeres”.

    ………………………..

  • ELOY

    Interesante, e importante,  planteamiento .

     

  • Justiniano Liebl

    Considero la fecha 1827 (100 años antes de mi nacimiento) emblemática para la mujer.
     
    Hoy el 8 de marzo, “Día Internacional de la Mujer“ celebramos lo que las religiones y las iglesias no hicieron, pero que la CIENCIA y la política ¡¡¡ Sí !!! lograron hacer.
     
    En el año 1827 (justamente 100 años antes de mi nacimiento) el científico estonio Karl Ernst von Baer, “El Padre de la Embriología” trabajando con perros, pudo demostrar la existencia de un óvulo femenino como la contraparte 50/50 del esperma masculino en el proceso de reproducción sexual de nueva vida.  Esta verdad científica produjo realmente una “Revolución Copernicana” y reconocimiento de los derechos iguales entre la mujer y el hombre y el principio de los diferentes movimientos de liberación femenina. Anteriormente se aceptaba universalmente que la vida pasaba desde macho a macho a través del poderoso pene masculino,   mientras que la hembra sólo servía como indispensable “incubadora natural” durante los meses previos al nacimiento. [se recuerdan desde la Bíblia:  “Fulano engendró a fulano; y este fulano engendró a fulano; etc. etc. etc. ]
    Fue hasta 1875 que Oscar Hertwig demostró usando erizos de mar, que una “concepción” ocurre cuando la “cabeza de esperma” se funde con el material genético femenino dentro del huevo.
     
    Con todo este auge científico/social se logró un cambio paradigmático en la potencia social de la mujer.
     

  • oscar varela

    El saludo de Milagro Sala a las mujeres

    “Sigan militando porque la Argentina nos necesita”

    https://www.pagina12.com.ar/24495-sigan-militando-porque-la-argentina-nos-necesita

    …………….

    La dirigente social envió un mensaje por el paro internacional de mujeres.

    Denunció que en el penal de Alto Comedero no les dejaron hacer ninguna actividad al respecto y ni siquiera les permiten hablar del tema.

  • oscar varela

    Las razones para sumarse al 8M

    Por qué paroPor Mariana Carbajal

    https://www.pagina12.com.ar/24496-por-que-paro

    …………………….

    Cuando tenía 10 años, vi por primera vez un pene en la vía pública. Me lo mostró un tipo apoyado en una moto, en la esquina de la avenida Hipólito Yrigoyen y Loria, a media cuadra de mi casa, en pleno centro de Lomas de Zamora. Había cruzado la avenida para ir al estudio de un abogado amigo de la familia, a llevar unos papeles. Un mandado. Y ahí estaba el tipo, impune, mostrando su pene erecto con intención de asustar a una niña. Y me asusté. Todavía recuerdo esa sensación en mis piernas, flojas, el corazón latiendo a mil, las lágrimas que se escapaban, sin entender demasiado por qué tenía que mostrármelo. Y recuerdo mi corrida, hacia el lugar seguro. Entregué los papeles, contuve las lágrimas. No me animé a contarle a la persona que me recibió lo que me había pasado. Y volví a mi casa, apenas cien metros eran, pero tenía que volver por donde estaba aquel “exhibicionista”, como supe luego que se denominaban a esos acosadores callejeros. Me animé a volver por la otra vereda. Ya no estaba. Mi mamá me abrió la puerta, y me largué a llorar. Le conté. Me abrazó. Me contuvo. Como siempre.

    ………………………

    No fue más que una “exhibición obscena”, pero suficiente para conocer que había hombres que con solo eso, mostrar una parte de su cuerpo que yo no quería ver, podían hacerme temblar de miedo. Ese día supe que nunca más lo iba a permitir. La calle no puede ser territorio hostil, para ninguna niña, para ninguna mujer. Ese día, sin saberlo, dije basta.

    ………………………

    Hoy miles, millones de mujeres en el mundo, nos vamos a unir para gritar un basta que hará temblar la tierra, contra las violencias machistas y los femicidios, que son el último eslabón de una cadena de desigualdades que nos afectan en nuestras vidas cotidianas, en nuestros trabajos, en nuestras casas, ahí por donde pretendemos transitar libremente.

    ……………………..

    Hoy me sumo al paro internacional de mujeres, porque a mi hija no la dejan jugar al fútbol en el recreo en su escuela y a los varones sí, porque somos nosotras, las mujeres, las que asumimos mayoritariamente el trabajo doméstico y de cuidados, y esas tareas, que hacemos con amor pero obligadas, no son reconocidas y nos quitan tiempo para nosotras.

    ………………………

    También paro para reclamar la despenalización y legalización del aborto, y porque su criminalización afecta a las mujeres más vulnerables y empobrecidas; paro contra la trata de mujeres para explotación sexual, contra las políticas que criminalizan a las migrantes, contra las violencias que se desatan frente a las disidencias sexuales, y porque en un contexto de ajuste y aumento de tarifas, las más golpeadas somos las mujeres: sin autonomía económica es más difícil para una mujer víctima de violencia salir de esa relación.

    ……………………….

    Paro porque falta presupuesto para políticas integrales para prevenir los femicidios y porque la herramienta más potente para impulsar el cambio cultural que desarme la matriz del machismo, que es la educación sexual integral, está siendo acicateada por la gestión macrista.

    …………………………

    Pero también paro porque imagino que es posible una sociedad con igualdad de oportunidades para mujeres, varones y personas trans, y porque estoy convencida de que en el encuentro entre mujeres se expresa una fuerza revolucionaria, que quiere sacudir al patriarcado y se opone a las políticas neoliberales y a la explotación capitalista.

    …………………………

    Razones nos sobran. Por eso hoy paro.  

     

  • pepe blanco

    Se necesitan muchos artículos como éste para desenmascarar ante los ojos de todos y de todas la discriminación de las mujeres en la iglesia católica.

    No solo la reflexión teórica, sino también las acciones prácticas me parecen necesarias, como el llamamiento a la huelga de mujeres católicas que aparece hoy en un artículo en Religión Digital. Creo que ya lo he comentado alguna vez: si todas las mujeres católicas se declararon en huelga indefinida de culto y de financiación de sus parroquias, a la casta sacerdotal de machos solterones le quedarían dos telediarios.

  • mª pilar

    ¡Gracias Oscar!

    Por estar tan cercano, por tu trabajo incansable respecto a la mujer… hoy es un día especial… pero en todos los procesos humanitarios.

    ¡Gracias!

    pili-mª pilar

  • oscar varela

    PASIONAL (“El tanguito imprescindible”)

    https://www.youtube.com/watch?v=YXjERphc7fA

  • oscar varela

    TE QUIERO

  • oscar varela

    La ONU (Secretario general, Antonio Guterres) en el Día de la Mujer

    Los derechos de las mujeres “se están erosionando aun más”

    ………………………

    * Las estadísticas muestran a las mujeres en una posición inferior en materia de derechos.

    * están expuestas a una mayor discriminación como consecuencia de “los desequilibrios históricos en las relaciones de poder entre el hombre y la mujer, agravados por el aumento de las desigualdades dentro de las sociedades y los países y entre ellos”.

    * “El empoderamiento de las mujeres y las niñas es la única forma de proteger sus derechos y garantizar que puedan alcanzar todo su potencial”.

    * los factores que más inciden en forma indebida para sojuzgar a las mujeres son “la tradición, los valores culturales y la religión”, los que se utilizan para “afianzar el sexismo y defender las prácticas misóginas”.

    * “el derecho de la mujer sobre su propio cuerpo está siendo cuestionado y socavado. Las mujeres son sistemáticamente objeto de intimidación y acoso tanto en el ciberespacio como en la vida real. En los peores casos, los extremistas y los terroristas construyen sus ideologías en torno a la subyugación de las mujeres y las niñas, las usan como blanco de la violencia sexual y por razón de género, las someten a matrimonios forzados y las hacen vivir prácticamente en condiciones de esclavitud”.

    * Las mujeres son mayoría en empleo informal:

                – En América Latina y el Caribe representan el 59 por ciento de los trabajadores precarizados.

                – sube al 89 por ciento en el África Subsahariana y al 95 por ciento en el África Meridional.

    * acoso sexual:

                – el 55 por ciento en la Unión Europea desde los 15 años.

                – el 32 por ciento de los casos se produjeron en ámbitos laborales.

    * licencia remunerada por maternidad:

                – sólo lo tiene el 28 por ciento de las mujeres trabajadoras a nivel mundial.

                – Son 63 los países que tienen legislación al respecto, garantizando la licencia por maternidad.

    * salario:

                – las mujeres ganan en el mundo 77 centavos por cada dólar que percibe un hombre haciendo la misma labor.

                – La brecha se agranda cuando se trata de mujeres con hijos.

                – Las probabilidades de perder trabajo son mayores en las mujeres.

    * desempleo juvenil:

                – en los países árabes y en África del Norte, las mujeres duplican a los varones jóvenes desocupados.

    ………………….

  • oscar varela

    Uno de los ritmos de la sustancia histórica es el ritmo de los sexos.

    Tiempo ¿masculino o femenino?

    * El problema es muy delicado—casi indiscreto.

    * Se trata de filiar el sexo de una época.

    ………………..

    1- Para acertar en ésta, como en todas las empresas de la psicología histórica, es preciso tomar un punto de vista elevado, libertarse de ideas angostas sobre lo que es masculino y lo que es femenino.

    * Ante todo, es urgente desasirse del trivial error que entiende la masculinidad principalmente en su relación con la mujer.

    * Para quien piense así es muy masculino el caballero bravucón que se ocupa ante todo en cortejar a las damas y hablar de las buenas hembras.

    * El hecho de que al pensar en el hombre se destaque primera­mente su afán hacia la mujer revela, sin más, que en esa época predominaban los valores de feminidad.

    * Sólo cuando la mujer es lo que más se estima y encanta tiene sentido apreciar al varón por el servicio y culto que a ésta rinda.

    * No hay síntoma más evidente de que lo masculino, como tal, es preterido y desestimado.

    ………………..

    2- Todas las épocas mascu­linas de la historia se caracterizan por la falta de interés hacia la mujer.

    * Ésta queda relegada al fondo de la vida, hasta el punto de que el historiador, forzado a una óptica de lejanía, apenas si la ve.

    * En el haz histórico aparecen sólo hombres, y, en efecto, los hombres viven a la sazón sólo con hombres.

    * Su trato normal con la mujer queda excluido de la zona diurna y luminosa en que acontece lo más valioso de la vida, y se recoge en la tiniebla, en el subterrá­neo de las horas inferiores, entregadas a los puros instintos—sen­sualidad, paternidad, familiaridad.

    ………………

    3- Egregia ocasión de masculinidad fue el siglo de Pericles, siglo sólo para hombres.

    * Se vive en público: ágora, gimnasio, campamento, trirreme.

    * El hombre maduro asiste a los juegos de los efebos desnudos y se habitúa a discernir las más finas calidades de la belleza varonil, que el escultor va a co­mentar en el mármol.

    * Por su parte, el adolescente bebe en el aire ático la fluencia de palabras agudas que brota de los viejos dialéc­ticos, sentados en los pórticos con la cayada en la axila. ¿La mujer?…, Sí; a última hora, en el banquete varonil, hace su entrada bajo la especie de flautistas y danzarinas que ejecutan sus humildes destrezas, al fondo, muy al fondo de la escena, como sostén y pausa a la conversación que languidece.

    * Alguna vez, la mujer se adelanta un poco: Aspasia. ¿Por qué? Porque ha aprendido el saber de los hom­bres, porque se ha masculinizado.

    * Aunque el griego ha sabido esculpir famosos cuerpos de mujer, su interpretación de la belleza femenina no logró desprenderse de la preferencia que sentía por la belleza del varón.

    * La Venus de Milo es una figura másculo-femínea, una especie de atleta con senos.

    * Y es un ejemplo de cómica insinceridad que haya sido propuesta imagen tal al entusiasmo de los europeos durante el siglo XIX, cuando más ebrios vivían de romanticismo y de fervor hacia la pura, extremada feminidad.

    * El canon del arte griego quedó inscrito en las formas del muchacho deportista y cuando esto no le bastó prefirió soñar con el hermafrodita.

    (Es curioso advertir que la sensualidad primeriza del niño le hace normalmente soñar con el hermafrodita; cuando más tarde separa la forma masculina de la femenina sufre —por un instante— amarga desilusión. La forma femenina le parece como una mutilación de la masculina; por tanto, como algo incompleto y vulnerado).

    …………………..

    4- Sería un error atribuir este masculinismo, que culmina en el siglo de Pericles, a una nativa ceguera del hombre griego para los valores de feminidad, y oponerle el presunto rendimiento del ger­mano ante la mujer.

    * La verdad es que en otras épocas de Grecia anteriores a la clásica triunfó lo femenino, como en ciertas etapas del germanismo domina lo varonil.

    * Precisamente aclara mejor que otro ejemplo la diferencia entre épocas de uno y otro sexo lo acontecido en la Edad Media, que por sí misma se divide en dos porciones:

                – la primera, masculina;

                – la segunda, desde el siglo XII, femenina.

    En la primera Edad Media la vida tiene más rudo cariz.

    * Es pre­ciso guerrear cotidianamente, y a la noche, compensar el esfuerzo con el abandono y el frenesí de la orgía.

    * El hombre vive casi siem­pre en campamentos, sólo con otros hombres, en perpetua emula­ción con ellos sobre temas viriles: esgrima, caballería, caza, bebida. El hombre, como dice un texto de la época, no «debe separarse hasta la muerte de la crin de su caballo y pasará su vida a la sombra de la lanza».

    * Todavía en tiempo de Dante algunos nobles, los Lamberti, los Soldadieri, conservaban, en efecto, el privilegio de ser enterrados a caballo.

    * En tal paisaje moral, la mujer carece de papel y no interviene en lo que podemos llamar vida de primera clase.

    (Entendámonos: en todas las épocas se ha deseado a la mujer, pero no en todas se la ha estimado).

    * Así en esta bronca edad. La mujer es botín de gue­rra.

    * Cuando el germano de estos siglos se ocupa en idealizar la mujer, imagina la walkiria, la hembra beligerante, virago musculosa que posee actitudes y destrezas de varón.

    * Esta existencia de áspero régimen crea las bases primeras, el subsuelo del porvenir europeo. Merced a ella se ha conseguido ya en el siglo XII acumular alguna riqueza, contar con un poco de orden, de paz, de bienestar.

    ………………….

    5- Y he aquí que rápidamente, como en ciertas jornadas de primavera, cambia la faz de la historia.

    * Los hom­bres empiezan a pulirse en la palabra y en el modal.

    * Ya no se apre­cia el ademán bronco, sino el gesto mesurado, grácil.

    * A la continua prudencia sustituye el solatz e deport —que quiere decir conversación y juego.

    * La mutación se debe al ingreso de la mujer en el escenario de la vida pública.

    * La Corte de los Carolingios era exclusivamente masculina. Pero en el siglo XII las altas damas de Provenza y Borgoña tienen la audacia sorprendente de afirmar, fren­te al Estado de los guerreros y frente a la Iglesia de los clérigos, el valor específico de la pura feminidad.

    * Esta nueva forma de vida pública, donde la mujer es el centro, contiene el germen de lo que, frente a Estado e Iglesia, se va a llamar siglos más tarde «sociedad».

    * Entonces se llamó «corte»; pero no como la antigua corte de guerra y de justicia, sino «corte de amor».

    * Se trata, nada menos, de todo un nuevo estilo de cultura y de vida…

    ……………………………

    El Sol, 26 de junio de 1927.

  • oscar varela

    – “Crítica participación de la mujer en la Iglesia“-

    ¿Mujer en la Igelsia?

    Tiene un “tope”: el “fiat” de María.

    Cualquier otra pretensión es mero “camuflaje” gatopardista ¿no?

    ¡Voy todavía! – Óscar.

Responder a oscar varela Cancelar comentario