Temas

Tablón de ATRIO

Anterior Siguiente
Último: 24-4-19, 11:45

Floren (2019-04-24 11:45:39) : LA VERDAD DE LA PASCUA. http://cartujoconlicencia.blogspot.com/2019/04/la-verdad-de-la-pascua.html

Equipo Atrio (2019-03-08 21:55:38) : Delcy Rodriguez, vicepresidenta de Venezuela, denuncia al criminal apagón en Venezuela criminal apagón en Venezuela [vídeo de 6 min.]

Equipo Atrio (2019-02-18 09:39:18) : Amplio y clarificador programa sobre Venezuela: La hojilla/a> ¡Magnífico analista argentino Marco Teruggi! ¡Larga charla pero imperdible!

Equipo Atrio (2019-01-09 12:31:08) : Entrevista a Tamayo en la Sexta: La Iglesia española sigue siendo franquista

Floren (2018-11-19 19:50:09) : Floren de Estepa escribe en su blog: CARTA A UN JOVEN QUE NO QUIERE VOTAR

Equipo Atrio (2018-11-16 10:06:45) : La verdadera despedida de Steve Jobbs Disgurfso de graduación https://www.youtube.com/watch?time_continue=12&v=vXJYrrLGNAo

» Pon una nota




Autores

Archivo de entradas

4876 Artículos. - 78331 Comentarios.

Reivindicación de una cultura funeraria nada más

He aquí un texto del que se ha hecho mediáticamente responsable al papa Francisco. Su nombre consta como aprobante, no como promotor, de esta Instrucción. Pero discutamos sobre ella: ¿qué teología hay subyacente? ¿qué cultura funeraria quiere preservar? ¿qué intereses económicos quiere tal vez proteger?

CONGREGACIÓN PARA LA DOCTRINA DE LA FE

Instrucción Ad resurgendum cum Christo
acerca de la sepultura de los difuntos
y la conservación de las cenizas en caso de cremación

1. Para resucitar con Cristo, es necesario morir con Cristo, es necesario «dejar este cuerpo para ir a morar cerca del Señor»(2 Co 5, 8). Con la Instrucción Piam et constantem del 5 de julio de 1963, el entonces Santo Oficio, estableció que «la Iglesia aconseja vivamente la piadosa costumbre de sepultar el cadáver de los difuntos», pero agregó que la cremación no es «contraria a ninguna verdad natural o sobrenatural» y que no se les negaran los sacramentos y los funerales a los que habían solicitado ser cremados, siempre que esta opción no obedezca a la «negación de los dogmas cristianos o por odio contra la religión católica y la Iglesia»[1]. Este cambio de la disciplina eclesiástica ha sido incorporado en el Código de Derecho Canónico (1983) y en el Código de Cánones de las Iglesias Orientales (1990).

Mientras tanto, la práctica de la cremación se ha difundido notablemente en muchos países, pero al mismo tiempo también se han propagado nuevas ideas en desacuerdo con la fe de la Iglesia. Después de haber debidamente escuchado a la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, el Consejo Pontificio para los Textos Legislativos y muchas Conferencias Episcopales y Sínodos de los Obispos de las Iglesias Orientales, la Congregación para la Doctrina de la Fe ha considerado conveniente la publicación de una nueva Instrucción, con el fin de reafirmar las razones doctrinales y pastorales para la preferencia de la sepultura de los cuerpos y de emanar normas relativas a la conservación de las cenizas en el caso de la cremación.

2. La resurrección de Jesús es la verdad culminante de la fe cristiana, predicada como una parte esencial del Misterio pascual desde los orígenes del cristianismo: «Les he trasmitido en primer lugar, lo que yo mismo recibí: Cristo murió por nuestros pecados, conforme a la Escritura. Fue sepultado y resucitó al tercer día, de acuerdo con la Escritura. Se apareció a Pedro y después a los Doce» (1 Co 15,3-5).

Por su muerte y resurrección, Cristo nos libera del pecado y nos da acceso a una nueva vida: «a fin de que, al igual que Cristo fue resucitado de entre los muertos… también nosotros vivamos una nueva vida» (Rm 6,4). Además, el Cristo resucitado es principio y fuente de nuestra resurrección futura: «Cristo resucitó de entre los muertos, como primicia de los que durmieron… del mismo modo que en Adán mueren todos, así también todos revivirán en Cristo» (1 Co 15, 20-22).

Si es verdad que Cristo nos resucitará en el último día, también lo es, en cierto modo, que nosotros ya hemos resucitado con Cristo. En el Bautismo, de hecho, hemos sido sumergidos en la muerte y resurrección de Cristo y asimilados sacramentalmente a él: «Sepultados con él en el bautismo, con él habéis resucitado por la fe en la acción de Dios, que le resucitó de entre los muertos»(Col2, 12). Unidos a Cristo por el Bautismo, los creyentes participan ya realmente en la vida celestial de Cristo resucitado (cf. Ef 2, 6).

Gracias a Cristo, la muerte cristiana tiene un sentido positivo. La visión cristiana de la muerte se expresa de modo privilegiado en la liturgia de la Iglesia: «La vida de los que en ti creemos, Señor, no termina, se transforma: y, al deshacerse nuestra morada terrenal, adquirimos una mansión eterna en el cielo»[2]. Por la muerte, el alma se separa del cuerpo, pero en la resurrección Dios devolverá la vida incorruptible a nuestro cuerpo transformado, reuniéndolo con nuestra alma. También en nuestros días, la Iglesia está llamada a anunciar la fe en la resurrección: «La resurrección de los muertos es esperanza de los cristianos; somos cristianos por creer en ella»[3].

3. Siguiendo la antiquísima tradición cristiana, la Iglesia recomienda insistentemente que los cuerpos de los difuntos sean sepultados en los cementerios u otros lugares sagrados[4].

En la memoria de la muerte, sepultura y resurrección del Señor, misterio a la luz del cual se manifiesta el sentido cristiano de la muerte[5], la inhumación es en primer lugar la forma más adecuada para expresar la fe y la esperanza en la resurrección corporal[6].

La Iglesia, como madre acompaña al cristiano durante su peregrinación terrena, ofrece al Padre, en Cristo, el hijo de su gracia, y entregará sus restos mortales a la tierra con la esperanza de que resucitará en la gloria[7].

Enterrando los cuerpos de los fieles difuntos, la Iglesia confirma su fe en la resurrección de la carne[8], y pone de relieve la alta dignidad del cuerpo humano como parte integrante de la persona con la cual el cuerpo comparte la historia[9]. No puede permitir, por lo tanto, actitudes y rituales que impliquen conceptos erróneos de la muerte, considerada como anulación definitiva de la persona, o como momento de fusión con la Madre naturaleza o con el universo, o como una etapa en el proceso de re-encarnación, o como la liberación definitiva de la “prisión” del cuerpo.

Además, la sepultura en los cementerios u otros lugares sagrados responde adecuadamente a la compasión y el respeto debido a los cuerpos de los fieles difuntos, que mediante el Bautismo se han convertido en templo del Espíritu Santo y de los cuales, «como herramientas y vasos, se ha servido piadosamente el Espíritu para llevar a cabo muchas obras buenas»[10].

Tobías el justo es elogiado por los méritos adquiridos ante Dios por haber sepultado a los muertos[11], y la Iglesia considera la sepultura de los muertos como una obra de misericordia corporal[12].

Por último, la sepultura de los cuerpos de los fieles difuntos en los cementerios u otros lugares sagrados favorece el recuerdo y la oración por los difuntos por parte de los familiares y de toda la comunidad cristiana, y la veneración de los mártires y santos.

Mediante la sepultura de los cuerpos en los cementerios, en las iglesias o en las áreas a ellos dedicadas, la tradición cristiana ha custodiado la comunión entre los vivos y los muertos, y se ha opuesto a la tendencia a ocultar o privatizar el evento de la muerte y el significado que tiene para los cristianos.

4. Cuando razones de tipo higiénicas, económicas o sociales lleven a optar por la cremación, ésta no debe ser contraria a la voluntad expresa o razonablemente presunta del fiel difunto, la Iglesia no ve razones doctrinales para evitar esta práctica, ya que la cremación del cadáver no toca el alma y no impide a la omnipotencia divina resucitar el cuerpo y por lo tanto no contiene la negación objetiva de la doctrina cristiana sobre la inmortalidad del alma y la resurrección del cuerpo[13].

La Iglesia sigue prefiriendo la sepultura de los cuerpos, porque con ella se demuestra un mayor aprecio por los difuntos; sin embargo, la cremación no está prohibida, «a no ser que haya sido elegida por razones contrarias a la doctrina cristiana»[14].

En ausencia de razones contrarias a la doctrina cristiana, la Iglesia, después de la celebración de las exequias, acompaña la cremación con especiales indicaciones litúrgicas y pastorales, teniendo un cuidado particular para evitar cualquier tipo de escándalo o indiferencia religiosa.

5. Si por razones legítimas se opta por la cremación del cadáver, las cenizas del difunto, por regla general, deben mantenerse en un lugar sagrado, es decir, en el cementerio o, si es el caso, en una iglesia o en un área especialmente dedicada a tal fin por la autoridad eclesiástica competente.

Desde el principio, los cristianos han deseado que sus difuntos fueran objeto de oraciones y recuerdo de parte de la comunidad cristiana. Sus tumbas se convirtieron en lugares de oración, recuerdo y reflexión. Los fieles difuntos son parte de la Iglesia, que cree en la comunión «de los que peregrinan en la tierra, de los que se purifican después de muertos y de los que gozan de la bienaventuranza celeste, y que todos se unen en una sola Iglesia»[15].

La conservación de las cenizas en un lugar sagrado puede ayudar a reducir el riesgo de sustraer a los difuntos de la oración y el recuerdo de los familiares y de la comunidad cristiana. Así, además, se evita la posibilidad de olvido, falta de respeto y malos tratos, que pueden sobrevenir sobre todo una vez pasada la primera generación, así como prácticas inconvenientes o supersticiosas.

6. Por las razones mencionadas anteriormente, no está permitida la conservación de las cenizas en el hogar. Sólo en casos de graves y excepcionales circunstancias, dependiendo de las condiciones culturales de carácter local, el Ordinario, de acuerdo con la Conferencia Episcopal o con el Sínodo de los Obispos de las Iglesias Orientales, puede conceder el permiso para conservar las cenizas en el hogar. Las cenizas, sin embargo, no pueden ser divididas entre los diferentes núcleos familiares y se les debe asegurar respeto y condiciones adecuadas de conservación.

7. Para evitar cualquier malentendido panteísta, naturalista o nihilista, no sea permitida la dispersión de las cenizas en el aire, en la tierra o en el agua o en cualquier otra forma, o la conversión de las cenizas en recuerdos conmemorativos, en piezas de joyería o en otros artículos, teniendo en cuenta que para estas formas de proceder no se pueden invocar razones higiénicas, sociales o económicas que pueden motivar la opción de la cremación.

8. En el caso de que el difunto hubiera dispuesto la cremación y la dispersión de sus cenizas en la naturaleza por razones contrarias a la fe cristiana, se le han de negar las exequias, de acuerdo con la norma del derecho[16].

El Sumo Pontífice Francisco, en audiencia concedida al infrascrito Cardenal Prefecto el 18 de marzo de 2016, ha aprobado la presente Instrucción, decidida en la Sesión Ordinaria de esta Congregación el 2 de marzo de 2016, y ha ordenado su publicación.

Roma, de la sede de la Congregación para la Doctrina de la Fe, 15 de agosto de 2016, Solemnidad de la Asunción de la Santísima Virgen María.

GerhardCard. Müller
Prefecto

+Luis F. Ladaria, S.I.
Arzobispo titular de Thibica
Secretario

 


[1] Suprema Sagrada Congregación del Santo Oficio, Instrucción Piam et constantem (5 de julio de 1963): AAS 56 (1964), 822-823.

[2] Misal Romano, Prefacio de difuntos, I.

[3] Tertuliano, De resurrectione carnis, 1,1: CCL 2, 921.

[4] Cf. CIC, can. 1176, § 3; can. 1205; CCEO, can. 876, § 3; can. 868.

[5] Cf. Catecismo de la Iglesia Católica, n. 1681.

[6] Cf. Catecismo de la Iglesia Católica, n. 2300.

[7] Cf. 1 Co 15,42-44; Catecismo de la Iglesia Católica, n. 1683.

[8] Cf. San Agustín, De cura pro mortuis gerenda, 3, 5: CSEL 41, 628.

[9] Cf. Conc. Ecum. Vat. II, Const. past. Gaudium et spes, n. 14.

[10] Cf. San Agustín, De cura pro mortuis gerenda, 3, 5: CSEL 41, 627.

[11] Cf. Tb 2, 9; 12, 12.

[12] Cf. Catecismo de la Iglesia Católica, n. 2300.

[13] Cf. Suprema Sagrada Congregación del Santo Oficio, Instrucción Piam et constantem (5 de julio de  1963): AAS 56 (1964), 822.

[14] CIC, can. 1176, § 3; cf. CCEO, can. 876, § 3.

[15] Catecismo de la Iglesia Católica, n. 962.

[16] CIC, can. 1184; CCEO, can. 876, § 3.

32 comentarios

  • Santiago

    AUNQUE CREO  que el documento sobre la disposición de las cenizas redactado por la Congregación vaticana pudo haber respondido mejor a las exigencias complejas que exige el momento religioso actual en el mundo, sin embargo la Iglesia, desde el siglo I, siempre tomó muy en serio los ritos funerarios de los fieles…No es extraño que, en este caso, surgieran normas para la cremación que estuvieran de acuerdo con el respeto que se le debe al cuerpo humano cuando ha sido (y es) “Templo del Espíritu Santo” y de esta manera frenar ciertos abusos seculares como ya se han visto con detalle en los medios de información…Estas normas, es cierto, pudieron ser menos restrictivas, menos “cerradas”, sin embargo no veo en ellas nada comercial o político, sino más bien desfasadas y sin una explicación moderna más adecuada y comprensible que explicara las razones que tuvo la Congregación para publicarlas con el consenso de Francisco..

    AUNQUE TAMPOCO CREO que el Papa y el Cardenal Müller quisieran, por este medio, “re-cristianizar” a Europa, “no es extraño” que el Obispo de Roma quiera “cristianizar” al mundo…porque no solo en el aspecto social Bergoglio es avanzado, sino que ha dado el ejemplo en la práctica y en la prédica de los sacramentos como “medios” fundamentales para comenzar y mantenerse en la vida espiritual y carismática de la Iglesia…En ese sentido, es natural que el Papa desee que la Iglesia sea cada vez mas relevante en todo el Universo  ¿Qué Pontífice Romano no ha deseado esto?…Por otro lado, coincido con Román que la figura de Bergoglio ha sido y todavía está siendo manipulada por muchos, a su favor, sobre todo por los medios de comunicación que han tratado de tergiversar sus palabras en muchas ocasiones…

    Por lo demás, los miembros de la Iglesia, han cometido errores históricos  muchas veces, como nos sucede a todos nosotros…Ya Juan Pablo II pidió perdón por ellos…Hay que considerar que Jesús no vino a invalidar la Ley Eterna, ni la Ley Natural,  ni la Ley Divina Positiva….El mismo dijo en su vida pública que no iba a quitar “una sola letra” de ella…Sino que vino primordialmente a darle y comunicarle como está Ley debía interpretarse concretamente y correctamente en el amor de Dios…ES POR ESO que la Iglesia, el Pueblo de Dios, no puede cambiar, a su antojo, esta Ley…La Iglesia preservó la esencia de la Revelación de Cristo que nos fué desvelada y predicada en orden a la salvación…NO existen tantas verdades para poder caminar según la mente y deseos divinos…Por eso fueron los Doce los encargados de “predicar a todas las gentes” por mandato de Cristo…ya que su vida y su enseñanza contenían los elementos necesarios para entrar en su Reino…Desde el primer siglo hasta ahora la predicación de la Iglesia esencialmente ha contenido los elementos necesarios para alcanzar la meta propuesta por Cristo que es la santidad…

    En cuanto a las verdades de la FE, el Credo de los Apóstoles contiene lo esencial que se debe creer…La Iglesia, en su magisterio continuo, pone al día todo lo necesario para esto…Como ha dicho el mismo Bergoglio hay verdades irreformables en si mismas…pero aún así tienen que revisarse periódicamente para preservar su verdadero sentido…La moral del Evangelio está escrita en el mismo Evangelio…No cambia su sentido y su esencia…pero si cambian los accidentes que son las partes NO esenciales…Los principios evangélicos permanecen en medio de un mundo que cambia…Lo que cambia es como nosotros juzgamos las cosas de acuerdo a la información que progresa cada vez mas cuando adquirimos mas y mas conocimientos …Por eso, en un tiempo pudo juzgarse claramente inmoral una moda atrevida…y en otro tiempo, fue lícita…Entonces la ocasión y la causa del mal era segura…Después, lo circunstancial la convirtió en indiferente….pero el principio de moralidad como ES el respeto al propio cuerpo y al de los demás NO varía…Siempre será malo el atentar contra el cuerpo y prostituírse mercantilísticamente..La Iglesia preservó siempre los principios morales evangélicos…para el bien común…ES por eso que Jesús le dijo escuetamente al jóven rico que deseaba entrar en la “vida eterna”: “Guarda los mandamientos” (Mateo 19, 16-30; Marcos 10, 17-22), ya que eso es lo primordial y lo fundamental…

    Un saludo cordial   Santiago Hernández

  • Román Díaz Ayala

    El que esta Instrucción haya sido redactada en la Congregación para la Doctrina de la Fe, puede dar pie a que se interprete que le estamos dando especial relevancia a aspectos doctrinales sobre el dogma católico sobre otros elementos muy relevantes que la  conforman. Me gustaría matizar que el común de los fieles entiende el dogma como aquella verdad definida por la Iglesia  e instruida por su Magisterio, como verdad revelada. Pero no siempre es así, y aquí existe una notable diferencia, incluso dentro del mundo católico, no hablemos de los otros cristianos a-católicos,que consideramos una verdad como revelada si es conforme a Las Escrituras, con o sin el Magisterio.

    Quienes nos vemos libres de tal condicionamiento aceptamos que el Papado y el Magisterio ha errado históricamente muchas veces, lo mismo que en sus acciones de gobierno y en su temporalidad. Traer todas estas cuestiones al presente pontificado resulta como tautológico. Si Francisco hubiese sido un “outsider”, no estaría hoy en la Silla de Pedro. A Francisco hay que buscarle otros valores.

    La secularización de Europa va de la mano de su paganización. ¿Quién hay que se rasgue sus vestiduras? Son dos procesos distintos pero unidos. Uno ocurre en toda la sociedad civil y el otro en el seno del Pueblo de Dios. Si identificamos sociedad religiosa y sociedad civil como una misma cosa, entonces, lo que estoy escribiendo carece de sentido.

    Juan Pablo II, venido del este, jugó un papel político (algunos dicen que decisivo, yo no lo creo) para la caída del Muro de Berlín, cuando los ideales de la Europa democrática, unida y federal estaban en plena vigencia. Ahora viene uno de la Europa ultraperiférica (en términos civilizatorios, no políticos)  y se le reconoce su autoridad moral, en un momento carente  de líderes, para inyectar fuerza, proyectar nuevos ideales, que cohesionen, sin renunciar a nuestras raíces históricas.Europa ha entrado en un nuevo proceso de desmembración y el ideal de unidad política y económica rompió sus motores. Queda el ideal cristiano

    Así la figura de Francisco está siendo utlizada y, o, interpretada en términos políticos (seculares) y mediatizada en lo religioso.

  • Rodrigo Olvera

    Hola Antonio

    1.- “¿Crees de verdad que es una estrategia para resistir el secularismo cultural en Europa? “

    Claro que lo creo, por éso lo escribo. ¿Insinúas que mis comentarios no son “sinceros” y que escribo algo que no creo de verdad?

    1.1 La motivación fundamental de la prohibición que instituye el texto no es la cremación, pues expresamente dice “la Iglesia no ve razones doctrinales para evitar esta práctica“.  La motivación fundamental de la prohibición se encuentra en lo numerales 5 y 7: “La conservación de las cenizas en un lugar sagrado puede ayudar a reducir el riesgo de sustraer a los difuntos de la oración y el recuerdo de los familiares y de la comunidad cristiana (impedir la descristianización, nota mía y no en el texto). Así, además, se evita la posibilidad de olvido, falta de respeto y malos tratos, que pueden sobrevenir sobre todo una vez pasada la primera generación, así como prácticas inconvenientes o supersticiosas (impedir la paganización, nota mía). […] Para evitar cualquier malentendido panteísta, naturalista o nihilista (impedir la paganización, nota mia), no sea permitida la dispersión de las cenizas en el aire, en la tierra o en el agua o en cualquier otra forma, o la conversión de las cenizas en recuerdos conmemorativos, en piezas de joyería o en otros artículos…

    1.2 Hace años daba yo citas abundantes de mis opiniones. Se me descalificó por ello, diciendo que era “dialéctico” y “abogado”. Dejé de hacerlo. Pero puedo citar abundantemente los discursos de Bergoglio para sustentar mi afirmación de que comparte el diagnóstico de la descristianización de Europa y comparte el proyecto de recristianización.  Sólo dos ejemplos:

    Encuentro con los obispos polacos, 27 de julio 2016. “Es verdad, la descristianización, la secularización del mundo moderno es fuerte. Muy fuerte. […] El problema más grave, para mí, de esta secularización es la descristianización: quitar a Cristo, quitar al Hijo […] Los abuelos tienen la memoria de un pueblo, tienen la memoria de la fe, la memoria de la Iglesia. No descartéis a los abuelos. En esta cultura del descarte, que precisamente está descristianizada, se descarta lo que no sirve, lo que no funciona. No, los abuelos son la memoria del pueblo, son la memoria de la fe“.

    Declaración conjunta con el Patriarca Kirill, 12 de febrero de 2016: “El proceso de integración europea, que comenzó después de siglos de conflictos sangrientos, fue acogido por muchos con esperanza, como una garantía de paz y seguridad. Sin embargo, invitamos a permanecer vigilantes ante una integración que no sea respetuosa de las identidades religiosas. Aun cuando permanecemos abiertos a la contribución de otras religiones a nuestra civilización, estamos convencidos de que Europa debe permanecer fiel a sus raíces cristianas. Pedimos a los cristianos de Europa Occidental y Europa Oriental que se unan para dar juntos testimonio de Cristo y del Evangelio, de manera que Europa mantenga su alma forjada por dos mil años de tradición cristiana“.

     

    2.- Yo estoy por cualquiera de las otras dos hipótesis

    Muy bien. ¿En qué hechos o argumentos te apoyas para inclinarte a esas dos hipótesis?. Más bien, sólo descartas la hipótesis de que comparta el contenido y forma del documento. No me parece que Bergoglio sea una persona fácil de engañar, sorprender, o chanteajar. Pero si se afirma que éso es lo que ocurrió, debe basarse en algo tal afirmación ¿no?

     

    3.- ¿Y es verdad que los papas nunca dicen que se equivocaron sus predecesores? Tal vez demasiado tarde, poco y en voz baja. Pero lo dicen a veces y con solemnidad. Como JPII en el principio de siglo

    Me conoces, trato de ser muy cuidadoso al seleccionar mis expresiones. La afirmación de que “jamás dicen: nos equivocamos” está referida y limitada a cambios en definiciones sobre temas de fe y moral. Estoy seguro que reconocerás esa expresión “fe y moral” como el ámbito en que se reclama competencia magisterial de los obispos en general y particularmente del magisterio papal.

    Supongo que cuando hablas de Juan Pablo II en el principio de siglo te refieres a la Oración de Perdón del Santo Padre en el Año Jubilar. Me costó trabajo localizar el texto completo, pero aquí está.  Dos observaciones:

    3.1  Nunca se refiere a sus predecesores en el papado. Sólo en laa confesión de pecados general y en la oración final habla en plural, incluyéndose. En el resto, siempre se refiere a un genérico “lo cristianos”.

    3.2 Ninguna de esas confesiones, ni siquera la relativa a “culpas en el servicio de la verdad” afirma que la iglesia como conjunto o alguno de los papas se haya equivocado en el magisterio en temas de fe y moral. En este apartado de culpas en el servicio de la verdad no confiesa error o equivocación doctrinal, sino meramente “métodos no evangélicos” y “métodos de intolerancia”.

    3.3 Nada en este texto, ni en otros textos (un investigador afirma que Wojtila hizo poco más de 100 peticiones de perdón en su papado) apunta a que haya reconocido en el magisterio papal se ha equivocado al prohibir una cosa primero y aceptarla o promoverla después.

    3.4 Por supuesto, no pretendo conocer todo lo que han dicho los papas. Si conoces alguna cita en que un papa afirme que algún predecesor suyo se equivocó en su magisterio en temas de fe y moral, te agradeceré me la compartas.

    3.5 No conocía la afirmación de reconocimiento de equivocación sobre el movimiento de renovación carismática. Es un buen signo, sin duda. Claro que reconoce un error cometido antes de ser papa. Para una mentalidad conservadora, es una gran diferencia, pues la infabilidad se atribuye no a la persona sino al cargo. (Si, ya sé que el Vaticano I limita mucho en qué casos realmente se puede atribuir la infabilidad).

    En todo caso, apuesto doble contra sencillo a que Bergoglio jamás dirá expresamente que una definición de magisterio pontificio en cuestión de fe y moral (ni siquiera una que no cumpla los requisitos de infanillidad) fue equivocada. Dudo que afirme una sóla definición que contradiga definiciones anteriores; pero aún si lo hiciera, lo presentaría no como “el papa X se equivocó” sino como una “profundizacion”, “desarrollo progresivvo”. etc.  El tiempo dirá si me equivoco.

     

    4.- ¿Qué opinas sobre los encuentros ecuménicos en Malmöe?

    No los seguí. Sólo vi superficialmente unas notas. De lo poco que ví,

    4.1 Me parece un enorme acierto reconocer como positivo el esfuerzo de Lutero. Fue muy notable que provocó mucha indignación en el sector más conservador. Leí algún comentario que abiertamente lo acusó de hereje y apóstata por dar el mínimo valor a la reforma.

    4.2 Me parece un enorme acierto apostar por un ecumenismo de praxis caritativa en vez de un ecumenismo doctrinal. Me da un poco de temor que en ese ecumenismo de praxis incluya una praxis contra los derechos humanos, bajo un objetivo común de defender los valores cristianos en las sociedades secularizadas. Este temor es más fuerte respecto a las iglesias ortodoxas y su combate a la legalización de matrimonios entre personas del mismo sexo, etc. Pero en general, veo positivo que las iglesias se unan en la praxis en temas de justicia social, atención humanitaria, etc.

    4.3 Como en casi todos los temas, valoro mucho más positiva su actitud y tono. Nada que ver con la actitud y tono en la Dominus Iesus!!!

    4.4 Cuando se afirma que seguirán trabajando para la unión completa, de inmediato pensé que un obstáculo para tal aspiración es la pretensión de jurisdicción universal y directa del Obispo de Roma; y que Bergoglio no removerá ese obstáculo.

     

    5.- “[…] proponiendo directamente temas y no solo comentando

    Durante años -literalmente- Gabriel me escribía casi dos o tres veces por semana “vamos a escribir juntos sobre ….”. Casi nunca tuve posibilidad de hacerlo.  Tú mismo te has dado cuenta generalmente a qué hora es cuando tengo 3 o 4 minutos de tiempo para entrar en ATRIO a comentar.

    Hace una semana escribí en mi muro de facebook

    Hay una anécdota entre Vera Grabe y Jaime Bateman que, pasando por geografías y calendarios, hasta a mi me ha beneficiado y me ha marcado en mi faceta de facilitador de procesos organizativos. Vera dudaba incorporarse al M19 porque no se sentía capaz de comprometerse a realizar ciertas acciones ‘esperables’ de una persona militante. El flaco le dijo: “tranquila hermana, qué si puedes aportar?” Así es, si lo que se puede aportar a la mesa común solo es un granito de maíz, pues a poner nuestro granito de maíz a la mesa común.

    Ésto he aprendido, a costa de un alto precio personal: Se hace lo que se puede, no más; pero lo que se puede, se hace. Entrar ocasionalmente a comentar es el insuficente grano de maíz que puedo aportar. Cuando he creído tener algo que decir y tiempo para redactarlo, lo he puesto a disposición. Dados los procesos en que me inserto, cada vez hay menos tiempo para escribir. En mi propio blog personal, pasé de tener 43 entradas en un año, a 3 en 2014, 4 en 2015 y sólo una en lo que va de este año.

    Lo anterior no es disculpa, sólo compartir elementos que permitan comprender. Y evitar interpretaciones que adjudiquen a otro tipo de motivaciones el sólo entrar a comentar.

     

    Vale, lo dejo que hay que tomar carretera una vez más (acá son las 6.05)

     

  • Antonio Duato

    Veo que por aquí ha entrado Rodrigo para insistir en su hipótesis de que este documento sobre las cenizas ha sido querido e impulsado directamente por Francisco. ¿Crees de verdad que es una estrategia para resistir el secularismo cultural en Europa? Yo estoy por cualquiera de las otras dos hipótesis

    ¿Y es verdad que los papas nunca dicen que se equivocaron sus predecesores? Tal vez demasiado tarde, poco y en voz baja. Pero lo dicen a veces y con solemnidad. Como JPII en el principio de siglo. Lo que pasa es que un trasatlántico como la Iglesia no puede girar bruscamente como una canoa. Y Francisco está haciendo que vaya girando aunque sobre el tema de las mujeres ahora sigue diciendo que no tiene nada que añadir a lo que dijo JPII. Pero prepara el camino para decir “me equivoqué”, cuando dice en la misma rueda en el avión, con sencillez, cómo se equivocó respecto al movimiento carismático:

    Cuando nació la renovación carismática, uno de los más fuertes opositores fue quien les está hablando, que era provincial de los jesuitas: le prohibí a los jesuitas entrar a esto y dije que, cuando había una celebración litúrgica, tenía que ser una celebración y no una escuela de samba. Ahora pienso lo contrario.

    ¿Qué opinas sobre los encuentros ecuménicos en Malmöe? Estoy intentando resumir en un texto. Sin que sea tachado de iluso franciscanista. Pero, para mí, fueron muy importantes las dos declaraciones: la institucional firmada en la catedral y la de acción social en el pabellón deportivo. Entretanto invito a leer este enlace: http://www.periodistadigital.com/religion/otras-confesiones/2016/11/01/monsenor-carlos-lopez-milagro-lund-iglesia-religion-papa-suecia.shtml

    ¿Por qué no escribes, Rodrigo, un artículo sincero y objetivo sobre este viaje de Francisco? Me gustaría mucho, lo sabes, que pusieses tu inteligencia penetrante al servicio de todos los atrieros, proponiendo directamente temas y no solo comentando.

  • Rodrigo Olvera

    De acuerdo, querida María Luisa

     

    La historia lo muestra. Contrario al discurso de ciertos sectores, el cristianismo como cultura y las diversas iglesias cristianas como su institucionalización ha demostrado una muy eficaz capacidad de adaptación en el transcurso de los siglos. Lo que ayer se condenaba, hoy se promueve.

     

    Realmente es notoria y digna de estudio esta capacidad. Implica el balance entre dos necesidades: el cambiar conforme cambia la socideda humana, para no perder relevancia por un lado, y el mantener un núcleo estable para no perder identidad. En la tensión entre ambas necesidades se pueden “situar” los distintos movimientos eclesiales y los conflictos entre ellos.  En particular, la Iglesia Católica tiene un amplio historial de transformaciones para adaptarse a las transformaciones sociales, siempre defendiendo que no se transforma de manera esencial. No importa que se dijera que prestar con interés es pecado y después de dijera que prestar con interés no es pecado, sólo es pecado si el interés es usurario. No importa si se dijera que la soberanía popular es pecado y ahora se promueva la democracia. No importa que se dijera que traducir la Biblia a lenguas vernáculas es un pecado grave que merece la excomunión y ahora se diga que es un derecho de los fieles leer la Biblia en su propio idioma. No importa, en cada uno de esos procesos se da un cambio, pero jamás dicen: nos equivocamos.

     

    El hecho es que cuando se enlista la cantidad de temas de fe y de moral en que la iglesia se ha equivocado y ha tenido que cambiar su postura (casi todo tema de cambio social a partir de la Ilustración, desde la soberanía popular, la ilicitud moral de las vacunas, el voto femenino, la cuestión obrera, la ilicitud moral de la democracia, la licitud moral de la conquista, la licitud moral de la esclavitud, los derechos de las personas homosexuales, la ilicitud de la píldora anticonceptiva, la prohibición de la cremación,  etc. etc. ) resulta inconcebible que todavía se autopresente como “Maestra” de (la) Humanidad. A cualquier profesional de la educación que cometiera tantos errores en su enseñanza se le habría despedido sin dudar.

     

    te mando un abrazo

  • M.Luisa

    Me encanta volver a leerte Rodrigo, te echaba de menos!

    Estoy de acuerdo con lo que dices, pero pienso  que dada esta  tensión entre la apertura en lo social y el conservadurismo en lo doctrinal  que también defiende Francisco, lo realmente viable en esta polaridad  tensional puede tardar más o menos tiempo, y esto por la sencilla razón, pienso,  de que la viabilidad  no podrá  venir nunca  del lado de lo doctrinal si lo doctrinal no es dinámico en su contenido.

    Más bien creo que, por mucho que se empeñen los distintos papas, será en lo que tiene de apertura lo social, pero por ella misma, no por concesión alguna sino  por el propio dinamismo de lo social que será  lo que irá dando  novedosas formas  en lo doctrinal.

    Un abrazo!

  • Rodrigo Olvera

    Nota en México, a partir de la publicación del documento aprobado por Bergoglio, el costo de los nichos en los templos católicos en México se ha incrementado en 20% y se espera que llegue a duplicarse en 2016

     

    http://www.reporteindigo.com/reporte/df/costo-conservar-cenizas-costo

     

    Y no nos engañemos, este documento Muller-Bergoglio no se trata de la resurrección, ni de la teología del cuerpo resucitado. El mismo documento aclara que cremar el cuerpo no es problema. Este documento se trata de la percepción  de “descristianización” de las sociedades tradicionalmente católicas, de la “paganización”, y es parte del proyecto de ‘recristianización’ de Europa iniciado por Wojtila, seguido por Ratzinger y que se refuerza con el reposicionaiento del catolicismo que está consiguiendo Bergoglio.  Y tratándose de este Proyecto, Bergoglio sí que va de la mano de Muller, en sintonía con Ratzinger y Wotila: comparte el diagnóstico, comparte el objetovo, y es más hábil en la forma de venderlo.  Se puede reatrear dicho proyecto en diversos discursos y actos de gobierno de Bergoglio.

     

    Así que frente a las hipótesis de que Muller chantajeó a Bergoglio pata aprobar este documento; o que lo forzó a hacerlo; o que lo sorprendió para hacerlo; a mi me parece más realista ver que en este tema en concreto Bergoglio comparte el contenido y la forma del documento presentado por Muller. Claro, esta hipótesis “afea” la imagen idealizada en ciertos sectores de Bergoglio. Pero no es de sorprender que un papa de avanzada en lo social sea fuertemente conservador en lo doctrinal; así ocurrió con Wojtila (algunos postulados de sus encíclicas económicas y sociales son más “progresistas” que las de Bergoglio, por ejemplo en el papel de los sindicatos en la sociedad), con Luciani (contra la especulación ndemostrada de que iba a autorizar el sacerdocio femenino), con Montini y con Roncalli.

     

  • Santiago

    Te agradezco Román la coherencia de tu comentario…con el que coincido en muchos puntos…Creo que básicamente creemos la misma fe…como dices…. en Alguien que es Cristo Jesús…pues el decía de si mismo que “el Padre y Yo somos una misma cosa” (Juan 10, 30) y “Yo estoy en el Padre y el Padre en Mí” (Juan 14,11). La identidad que Jesús proclamó claramente la entendieron los judíos certeramente cuando Jesús les pregunta ¿por cuál de estas obras me apedreáis? Y ellos le contestan; “No te apedreamos por obra alguna, sino por la blasfemia y porque tú, siendo hombre, te haces Dios” (Juan 10,32-33)….Por eso si por dogma se entiende lo que es verdad…no lo inventado por los seres humanos…entonces Jesús  es esta primerísima verdad…ese Alguien en quien creemos como Hijo de Dios…El mismo dice: “Yo soy la verdad y la vida” y ante Pilato afirma que El vino a “dar testimonio de la Verdad”…y a los discípulos les dice “y Yo rogaré al Padre y El os dará otro Paráclito, que esté con vosotros perpetuamente: el Espíritu de la Verdad”…Por eso, si el dogma se concibe como la VERDAD entonces Jesús es el primer dogma…donde se encuentran encerrados todos los demás…ya que Cristo es “el principio y el fin, el alfa y el omega” de todo…Todo dogma, toda verdad proclamada por los discípulos de Cristo en su Iglesia tienen que partir de Cristo y acabar en El…pues todo se hace en El, con El y por El….Es en esa confianza como se puede creer en la verdad proclamada por la Iglesia..ya que como dices “el sol sigue alimentando nuestra existencia” y la existencia de nuestra FE en el resucitado…

    Jesús, sin duda, en su naturaleza humana, que “crecía en edad y sabiduría”, recibió influencia de las culturas de la época, incluyendo la helénica, la latina, la aramea-hebrea…No pudo condicionar totalmente su enseñanza a ellas puesto que su mensaje iba a ser de naturaleza universal y en su esencia atemporal…y por eso “la esperanza de una felicidad para el alma” no ha sido exclusivamente de influencia griega…sino también de la judía…El deseo de la felicidad perpetua está arraigado en lo profundo del ser humano, …cuya última meta es el encuentro con este estado del alma…donde no se sufre…Es la aspiración mas profunda del espíritu que no es exclusivo de  cultura alguna…Al fin y al cabo, Jesús dice que vino para que tengamos vida y vida en abundancia…Tanto la Revelación gradual de Dios fué para los hebreos como para los griegos, estos últimos fueron filosófos que pudieron percibir a un Creador con solo la razón… ya que ella tiene la capacidad para ello…Sin embargo, solo fué en Jesús de Nazaret en el que la Revelación fue máxima y completa…

    Por otro lado, SI hubo una evolución del significado de Seol en el AT…pues no siempre significa “el lugar  de reunión”  obligada de los antepasados y asi vemos que en el Salmo 16 dirigiéndose a Dios el salmista relata que “no abandonará mi alma al seol, ni permitirás que tu fiel vea la fosa”….y el en Salmo 49: “Pero Dios recatará mi alma de las manos del Seol, pues me tomará”   Este rescate es para la felicidad…pues siempre nos rescata de una situación penosa o desagradable para llevarnos a un lugar placentero…El sentido no siempre fue físico…sino espiritual…

    No podemos saber con certeza como se medirá el tiempo terrestre en la eternidad…Entraremos en otra relación con el Creador…Sabemos que nuestra identidad fenomenológica pervivirá inmediatamente después de la muerte…y seremos capaces de captar nuestra realidad escatológica inteligiblemente…Por eso el Concilio Vaticano II en su puesta al día de la Iglesia dice que “antes de reinar con Cristo glorioso, todos debemos comparecer ante el tribunal de Cristo para dar cuenta cada cual según las obras buenas o malas que hizo en su vida mortal junto con S. Pablo en 2 Cor 5,10…… Y al fin del mundo saldrán los que obraron el bien para la resurrección de vida, los que obraron el mal, para la resurrección de condenación (Juan 5,29; Mt. 25,46)..Todos seremos juzgados en el amor de Dios..

    Un abrazo    Santiago Hernández

  • Román Díaz Ayala

    Santiago, no  es difícil  ver la influencia de la cultura griega en todo esto ( pero antes y ahora, porque somos herederos de los griegos, siendo nuestra base civilizatoria occidental, incluso en las formulaciones de las críticas a que hemos sometido este documento comentaristas y articulistas- ahí J.M. Castillo)

    Te anticipo que yo no lo considero ni mal ni bien, sino que forma parte de la pedagogía divina, como lo ha demostrado en Jesús, cuando Dios puso su tienda entre nosotros, y que abrazó toda nuestra humanidad, naciendo de padres judíos, aunque fruto del Espíritu Santo en el viente de la joven María. Que Dios haya utilizado intermediarios humanos, incluso a su Hijo  Unigénito (Juan 1,18) dificulta a muchos a entender Las Sagradas Escrituras como Palabra de Dios, y a no reconocer la gloria de Jesús tras el velo de su carne, tan humana como la nuestra.

    Para el catolicismo inconformista actual ( yo no lo llamaría “progresista”, porque estaría tomando partido y sería inconsecuente) existen varias formas de mostrar sus deseos de reformas. Los más ven en la Iglesia de Roma, una institución anacrónica que después del Vaticano II se reinstaló en la más rancia tradición de costumbres, y llena de escándalos de actitudes personales en muchos de sus pastores, principalamente de la cúpula (alto clero y cúpula vaticana).

    Tales personas estarían conformes con el catolicismo cultura que han recibido en herencia. Adecúan tal herencia a los nuevos planteamientos de la sociedad actual que aceptan como valores sociales, no necesitan más para seguir viviendo en este mundo.Piden “otra Iglesia”, no porque quieran un cambio de gobierno de signo distinto, sino porque desean otra forma de “Estado”. El Jefe de Gobierno de la Iglesia que desean será aquel que traiga “tal democratización” hasta sus bases.

    Otras personas se motivan por la parte intelectual, lo teológico, son las católicas concienciadas y que han comprendido que algunos planteamientos de la doctrina católica y gestos del Magisterio ya no dan respuestas a algunas de nuestras interrogantes para la expresión de  fe en el mundo actual. Lo quieren resolver en el plano científico e intelectual, dogma de fe de nuestra cultura epocal, pues Las Escrituras han pasado a ser un libro de texto multidisciplinar, objeto de estudios de varias ciencias históricas y sociales.

    Su lema es: si vamos a ceñirnos a un cuerpo de doctrina y adherirnos a él, pues, que sea el genuino y original. Aquí estamos actuando, lo mismo que antes con toda la capacidad de racionalización de los griegos.

    El dogma es una invención cultural, un producto nuestro, el dogma no existe para Él, Dios simplemente es, y así nos da la existencia allí donde estamos, con toda nuestra carga de humanidad, se le antoja mostrarnos su rostro, como ese sol que sale cada mañana y que parece indiferente al transcurrir del día, pero que sostiene la vida. La fe no es un dogma, sino evidencia. Si fuera una creencia, tendría el marchamo de una creación humana.

    La fe cristiana, la tuya y la mía y espero que de muchas personas más que nosotros, aunque no sea de todas, no es creer en algo, sino en Alguien, y creer es “confiar”. La palabra “confianza” se ha desvalorizado mucho ya no es moneda cultural, huyendo como hemos estado de la adhesión reverencial a la autoridad, y como la confianza sólo puede ser aplicada a la persona del otro y no a nosotros mismos vivimos como bordeando un precipicio, confiando tan sólo en esa precisa pisada que nos sostenga en firme.Nos hemos automutilado, los pies ya no nos pertenecen.Pero el sol sigue alimentando nuestra existencia.

    Así que tenemos como verdad firme, porque lo ha dicho Dios en su Palabra y los dijo Jesús: que los muertos resucitarán.

    Ahora podemos abordar la otra cuestión, dado que damos por hecho lo de la resurrección universal y quienes aceptan los anteriores planteamientos se pueden plantear qué pasará después de la muerte, si como dice la fe cristiana nos reuniremos con él inmediatamente, ¿dormir es un eufemismo bíblico, para expresar la muerte?¿No tendrá un sentido teológico más profundo?

    La esperanza de una felicidad para el alma ha sido de influencia griega, y tal cosa podía ocurrir en tiempos de Jesús con algunos siglos de helenismo desde los tiempos de alejandro, se pudo hacer notar en el judaísmo del tiempo de Jesús pero no en la Biblia Hebrea. Una hermosa expresión usada por Jesús en la parábola del rico Epulón, “el seno de Abraham” correspondía a lo que antiguamente se decía “se reunió con sus padres”. Abraham era el padre en la fe del pueblo judío.

    Infierno (latín), Hades (griego). Seol (escrituristico). La Biblia griega de los Setenta tradujo Seol, por Hades, pero para un hebreo era la profundidad de la tierra a donde bajan los muertos, buenos y malos, sin alabar a Dios, como dice el salmista, pero hasta allí Dios puede ejercer su influencia. De manera que la inmortalidad sólo aparece al final del Antiguo Testamento.

    Dios es Dios de vivos, los amigos de Dios no perecerán jamás. El seno de Abraham prefigura el banquete celestial. Ya Isaías lo adelantaba prefigurando la era mesiánica como un banquete y Jesús usó la imagen del Banquete Nupcial (Lucas 22,2-14) y Juan en el banquete pascual, preludio del celestial, estuvo en “el seno de Jesús”

    ¿Crees, Santiago, que puede persistir el tiempo en la Eternidad? La soledad es nuestra cuando se nos va un ser querido, no hay necesidad de un alma perviviendo fuera del cuerpo, para explicar el misterio. Tampo estamos negando el espiritu humano. Yahvé nos creó a imagen suya, espíritus vivientes. Por otro lado nuestro cuerpo no será el mismo, sino transformado: un cuerpo espiritual. El mismo que Jesús mostró después de resucitar.

  • Santiago

    Gracias amigo Román por tu oportuno y agudo comentario….hubiera querido acceder al ordenador antes pero me ha sido imposible….PERO aludiendo a lo que amablemente expones no creo que exista tal contaminación con la cultura helénica tal y como se ha querido inculcar y representar en los últimos tiempos…Los conceptos platónicos y aristotélicos sobre esta supuesta dualidad no equivalen al concepto veterotestamentario ni mucho menos neotestamentario de la estructura del ser humano como creación divina…Esta unidad entre espíritu y cuerpo esta bien definida dentro de la Estructura…como co-principios que interaccionan mutuamente conservando también su independencia y su sincronía…ya que el espíritu no es una emanación simple del cuerpo…ni se extingue con la muerte…sino una creación directa de Dios.

    Por eso, tanto la filosofía y teología cristiana son dependientes de la Escritura…Allí aparece con claridad esta doctrina escatológica intermedia que la Iglesia siempre ha sostenido..PERO para Dios la muerte es un como un sueño…”porque mil años ante tus ojos son como un ayer que pasó, como una vela nocturna…son como un sueño” (Salmo 90) “respóndeme, oh Señor, no sea que duerma (el sueño de la muerte”…Sin embargo, este sueño, en el contexto exégetico de la Biblia, no equivale a nuestro sueño de la vida corporal..No  quiere decir que después de la muerte permaneceremos inconscientes hasta “la resurrección” final, en el último día…Jesús mismo habla de la muerte como un sueño antes de resucitar a una niña: “Retiraos, porque la niña no ha muerto, sino que esta dormida” (Mateo 9,24) y cuando habla de la muerte de Lázaro, el hermano de Marta y María, les dice a sus discípulos que “duerme” cuando sabía que ya había muerto, pero sus discípulos lo interpretaron literalmente, por eso le dicen “si duerme, sanará”. Pero Jesús se refería a la muerte….

    Este mismo Jesús, que utiliza el sueño en el sentido figurado de la muerte, es el que enseña vida inmediata después de ella y así le dice al ladrón a su lado en la cruz: “En verdad te digo que hoy estarás conmigo en el Paraíso” y en la parábola del rico epulón y el pobre Lázaro “murió el pobre y fué llevado por los ángeles al seno de Abrahán. Murió el rico y fue sepultado. Y estando en el infierno, en medio de los tormentos, levanta sus ojos y ve a Abrahán a lo lejos y a Lázaro en su seno” (Lucas 16, 19-31)….Este estado, enseñado por Jesús en esta parábola, indica que su comienzo es inmediatamente después de la muerte. No existe un período de pérdida de conciencia aquí, y aún si se indicara un verdadero sueño corporal, éste tampoco es un estado de coma…sino que existe vida intelectual aún en el sueño ordinario…Pero el contexto bíblico expresa un estado verdaderamente claro y consciente donde nos daremos cuenta de nuestro destino final de manera inmediata…

    San Pablo habla de esta retribución próxima varias veces “pues para mí el vivir es Cristo, y el morir, ganancia….teniendo el deseo de ser desatado (en la muerte) y estar con Cristo, (cosa en verdad mucho más preferible) (Flp. 1, 20-24) (El primer paréntesis explicativo es mío)….Y “confiados y sabiendo que mientras estamos en el cuerpo andamos ausentes lejos del Señor…confiamos, pues y vemos con agrado más bien ausentarnos lejos del cuerpo e ir a residir junto al Señor” (2 Cor. 5,6-8) porque vivir es habitar en el cuerpo y morir es ausentarse en el cuerpo para habitar junto al Señor, que es la descripción de los elementos de la vida que comienza para los que siguen a Cristo como justos, en seguida después de la muerte.

    Benedicto XII definió, en 1342, esta doctrina bíblica.

    Un saludo cordial   Santiago Hernández

  • Rodrigo Olvera

    La muy misericordiosa voz del vocero de la arquidiócesis primada de México, que se resume en “obedeces o te largas”

     

    http://www.reporteindigo.com/reporte/df/cenizas-celebrar-funerales-conserve-iglesia-catolica

     

     

  • oscar varela

    Hola!

    No está nada mal la “explicación” propuesta por el Cumpa Román:

    – “¿No es más sencilla la explicación de que los muertos “duermen”?-

     

    pero “roncan”

    y eso es lo que se trata de averiguar.

     

    Los “ronquidos” de los muertos son los que no nos dejan “dormir” a nosotros.

    No son los muertos quienes, regresando nosotros de su entierro, se quedan “solos”; sino “nosotros”, que nos quedamos sin ellos.

    No sé cuán sencillo sea esto, pero es plenamente constatable.

     

    En cuanto a la “contaminación” pareciera ser que históricamente las inhumaciones se han hecho en los “humus” extra muros, precisamente por esa razón.

    Las variedad de las “culturas” son el mayor exponente de “contaminación” (fecunda o excluyente). Le pasó al Galileo cuando cruzó las fronteras y se “contaminó” con la Siro-fenicia.

    Le pasa al Card. Müller cuando se encuentra con n/cultura; pero no se deja “contaminar” (como Jesús).

    ¡Voy todavía! – Óscar.

  • Román Díaz Ayala

    ¡ Hola, Santiago!

    en tu comentario estamos echando mano de la filosofía y de la teología, que es razonar la fe con conceptos filosóficos, que es la tradición escolástica, para explicar la doctrina sobre la resurrección de la carne: el hecho anunciado de que todos los muertos resucitarán.

    Esta verdad se fue abriendo camino en el pueblo de Israel, pero poco a poco y envuelta en oscuridades, hasta el punto en que Jesús se encontraba con quienes creían en la resurrección   (por ejemplo, los fariseos) y quienes se burlaban de ella ( así los saduceos). No es de extrañar que se hicieran preguntas de cuál era el destino provisional de quienes habían muerto o morirían con anterioridad a ese momento escatológico. Pero hablar de este tema aquí alargaría innecesariamente el presente comentario.

    Prsentar el alma humana como un “ente de  razón”, dándole valor de lo real, es contaminación cultural propia de los griegos y que se explique la muerte como “la separación” del alma y del cuerpo dándoles destinos diferentes, aunque de forma provisional, sigue siendo un producto de tal contaminación. ¿No es más sencilla la explicación paulina y escriturística de que los muertos “duermen”?

     

  • Santiago

    Es cierto, Román que  que existe la UNIÓN del alma y el cuerpo hipostáticamente…Sin embargo, aún separada, el ser con el que funda la persona o hipóstasis le pertenece en propiedad y  por eso conserva su identidad y todos aquéllos rasgos que se asientan en las facultades sensitivas y las especies inteligibles a partir de los sentidos y por acción del entendimiento..Por eso el alma puede comprender y ser juzgada después de la muerte, pero  aún no en un proceso final.

    Por otro lado, los primitivos hebreos creían en la supervivencia después de la muerte…Distinguían entre cadáveres que permanecían en el sepulcro y los refaim que pervivían en una existencia umbrátil en el :sheol. Y asi los hermanos de José mintieron a su padre Jacob diciéndole: “Una bestia feroz lo ha devorado (a José)” Pero, a pesar de ésto, aunque no hay posibilidad de enterrarlo en un sepulcro, dice Jacob: “En duelo bajaré al sheol donde está mi hijo”. (Gén. 37.33-35) Aquí sheol no equivale a sepulcro terrenal….sino al lugar extra-terreno adonde fueron todos sus antepasados…Y “expiró Abraham..anciano y colmado de días, reuniéndose con su pueblo” (Gen. 25, 8 y sig.) y en el Salmo 16 se dice que Dios nos salve del sheol……. “pues no has de abandonar en el sheol mi alma, ni harás que tu santo contemple la corrupción…me mostrarás la senda de la vida, saciedad de gozos en Tu presencia, delicias a tu diestra eternamente. (Salmo 16) y en el Nuevo Testamento Jesús nos dice: “Y no temáis a los que matan al cuerpo, pero no pueden matar el alma: antes temed al que puede arruinar alma y cuerpo en la gehena” (Mateo 10,28)  Jesús, pues, hace suyas determinadas doctrinas conocidas ya en el judaísmo de su tiempo o sea, la pervivencia del “alma” integrada en la FE en la resurrección del cuerpo y del alma, en cuanto que esa pervivencia era previa a la resurrección…

    Es por eso que la UNIDAD personal hipostática entre el alma (o espíritu), y el cuerpo no impide la supervivencia después de la muerte..De hecho  la escatolología vetero y neo testamentaria es de doble fase….basada en la misma Escritura…y reafirmada después por la Iglesia…

    Por eso ES que nuestra FE no depende tanto del el uso que le demos a nuestros restos y cenizas, sino de la creencia en la proclamación de Jesús de Nazaret sobre la vida eterna, a pesar de que siempre estoy por el respeto a lo que en sí significan…

    Un saludo cordial   Santiago Hernández

  • Javier Pelaez

    Óscar efectivamente la ceniza de Papa…jijijjj

  • Román Díaz Ayala

    No cabe duda de que esta exhortación ha sido redactada de manera que el texto no de cabida a cualquiera otra consideración fuera de la teología tradicional, por lo que es del todo válida la afirmación de que se hace por razones doctrinales y pastorales.

    Si hubiera sido sólo por razones puramente pastorales tendrían mayor sentido los considerandos y la apelación a la mentalidad de los receptores. La comunidad cristiana no tiene por qué albergar los mismos sentimientos ante la muerte igual que el resto de la sociedad civil.

    Pero establecer doctrina sobre postulados culturales que pertenecen legítimamente a las personas y las sociedades en que están integradas resulta un uso expúreos de las verdades reveladas. Es cuando la teología se aparta de la doctrina, o sea, de la enseñanza del Señor Jesús y trasmitida por los apóstoles, contenida en los escritos novotestamentarios, y que dan fe al mismo tiempo, de la tradición del pueblo judío contenida para nosotros en lo que llamamos Viejo Testamento ( la Bíblia judía)

    Así la doctrina bíblica sobre la resurrección se ve ensombrecida por las dificultades puestas por la teología que obedece a momentos culturales que se quieren imponer a “los nuestros”.

  • Antonio Gómez González

    ¿A qué viene ahora esta Instrucción ?. Pienso que, entre otros motivos, a quitarle protagonismo al papa Francisco y atribuirle doctrinas que sólo ineresan al lobby ultra (que siguen en el medioevo o, mejor, en la prehistoria). Efectivamente, como no viven en este mundo, no tienen otra cosa mejor que hacer. El espiche de Müller (es correcta tu nota, Antonio: “…se ha hecho mediáticamente responsable al papa Francisco. Su nombre consta como aprobante, no como promotor, de esta Instrucción. …), tiene un objeto oculto, pero evidente. No le importa el ‘misterio’ de la muerte y el respeto a los muertos, desamparados y explotados en vida, sino la discusión sobre como entender la RESURRECCIÓN y, de paso e principalmente, darle un tortazo a los teólogos que abordan este tema desde la ciencia actual, entiéndase teología entendible y asimilable para mentes de hoy.  Cada quien ponga los teólogos y teologías que todos sabemos y, de paso, la teplogía del papa Francisco, que, para ellos no es teólogo, claro.

  • oscar varela

    En efecto, Javier!
     
    El origen de la papa empieza hace unos 8000 años al lado del lago Titicaca, que está a 3800 metros sobre el nivel del mar, en la cordillera de los Andes, América del Sur, a la frontera de Bolivia y Perú.

    En el continente Americano hay unas 200 especies de papas silvestres.
    Los Incas adoptaron y mejoraron los primeros productos agrícolas y le dieron mucha importancia al maíz. Pero la papa fue la elegida para la seguridad alimentaria de su imperio.
    Ellos utilizaban terrazas agrícolas echas con cimientos de roca y arcilla donde cultivaban hortalizas y verduras.
    Los indios hicieron experimentos botánicos en su época, y aprendieron a producir enormes cosechas de papas en pequeñas terrazas de tierra.
    El producto elaborado con la papa desecada y congelada se llamado Chuño, que nos daban cuando niños.
     
    La Papa que se cultiva cerca del lago Titicaca, se denomina “mamá Jatha” o madre del crecimiento.

  • Javier Peláez

    Gonzalo las cenizas de Papa son superecológicas.Las del resto de los mortales tengo mis dudas.

  • oscar varela

    ¿Dónde quedan los cuerpos desnutridos?Y el uso de las cenizas- juan josé tamayo1- EL HECHOLo firma el cardenal Gerhard Müller, actualmente líder del movimiento de oposición de la Curia Vaticana y de los obispos conservadores de todo el mundo a las reformas de Francisco.* Dice que el Papa no es teólogo.* Müller consiguió que lo firmara.……………….2- Crítica teológicaLa Iglesia mantiene una concepción antropológica dualista de cuerpo mortal y alma inmortal, y eso es contrario a la antropología unitaria de la Biblia* Eso es fundamentalismo duro y puro. * Adán es “el terroso”. “Recuerda que eres polvo y en polvo te convertirás”.……………….3- Pregunta “del millón”!¿A qué viene ahora tanta preocupación por el destino de las cenizas de los muertos y tan poca por los cuerpos desnutridos de millones de personas vivas y por los cuerpos colonizados de las mujeres?(agréguese, en Atrio, lo que nos dice Justiniano Liebl)……………….4- Un poco de jovialidadJuanjo también hace referencia al “cagadero de risa” (él usa “chanzas”) suscitado por el Documento “mülleriano”.Pero la “chanza” que voy a contar no la tenía ni yo, que fui su “cándido” autor:Hacía un Programa radial, con otros y otras Cumpas, un miércoles de ceniza; pensando yo en los tiempos que usamos para realizar nuestra vida humana, y queriendo “elevar” el polvo de la Tierra hasta los polvos Siderales, pregunté a la Audiencia:– “¿Qué hacemos entre polvo y polvo?-Mis Cumpas de Programa contuvieron las risas. Yo estaba desconcertado. No entendía lo qué pasaba.Luego, “en Off” me recordaron que en el lunfardo del Barrio: “un polvo” es lo que hacen mujer y varón cuando se “encaman” (“hacen el amor”).Todavía no sé si mis Cumpas eran “bien” o “mal” pensados. Pero que tenían Humor nunca se me ocurrió dudarlo.¡Voy todavía! – Óscar.

  • Román Díaz Ayala

    La doctrina o verdad revelada ( es un escrito para cristianos adscriptos a una determinada confesión religiosa: la católico romana), pues tal exposición ha merecido  una serie de comentarios que están completamente impregnados de contaminación ” cultural”,  las mismas u otras distintas de la que reflejan los autores del texto. ¿Qué pasa tras la muerte del individuo¿ ¿cuál es el tránsito, o en qué se transforman sus restos?

     

    No en balde se empieza por la cita de 2 Corintios 5,8. “dejar este cuerpo para ir a morar cerca del Señor”

    A mi entender subyace de forma generalizada la  concepción griega., y tal influencia griega que se ha trasladado al cristianismo europeo occidental del alma separada, algo distinto, al cuerpo.

  • Gonzalo Haya

    Me ha gustado eso de esparcir las cenizas en el mediterráneo en un gesto de solidaridad, aunque no sé si es poco ecológico.

  • Javier Peláez

    Este Papa que ha demostrado con algunos viajes su afecto por los refugiados e inmigrantes a Europa,podría  tener un bonito detalle y cremarse y ordenar que sus cenizas se esparzan por ese Cementerium Nostrum,el Mediterráneo.Lo que pasa que los Papas son más de tumbas de Julio II.En general,la inhumación “como Dios manda”-es decir la que te identican en la sepultura- no sólo responde a un deseo de que los familiares tengan un recuerdo,sino a un deseo de posteridad.Es uno de los componentes del deseo de inmortalidad; es legítimo.¿Quién no ha deseado pasar a la historia sobre todo entre las personas religiosas que nos montamos unas películas?.Yo mismo quiero pasar siendo premio Nobel de Literatura sin escribir ni un libro.¿No tengo derecho?¿No está ahí el ejemplo de Bob Dylan?.Pero los cristianos sabemos que Jesús pasó a la historia y a la memoria por “hacer el bien” y todos sabemos que los premios Nobel de Literatura son todos malísimos,incluido,por supuesto, Saramago que era rojo y ateo.

  • Santiago

    YO tampoco creo que importa mucho donde se depositan las cenizas de los difuntos sino de que manera se dispone de ellas. La dignidad de cada ser humano implica que siempre, aún después de la muerte, se respete la memoria de nuestro familiar, de nuestro amigo, de nuestro conocido, de nuestro hermano…que vivió y compartió con nosotros durante su existencia terrestre….de acuerdo con un consenso fraternal…

    Creo que la intención pudo ser originalmente la guarda del decoro que cada persona merece..particularmente cuando abandonamos el cuerpo mortal que albergó la identidad del ser…Por eso si con respeto procedemos a la inhumación apropiada de acuerdo a las disposiciones razonables, expresas o tácitas del difunto, el afecto y el recuerdo…y la oraciones de la fe…no quedarán en el vacío y servirán al que ha pasado de ésta a la otra vida…y para los que quedamos aquí, ya que tarde o temprano, vamos a seguirle en ese mismo camino…ya que “la partida” de los seres queridos es siempre un momento de profunda reflexión espiritual y emocional para todos…Hagamos, pues, lo mejor posible porque este momento proporcione a todos, paz y serenidad, de acuerdo al dolor que causa esa separación…

    Un saludo cordial    Santiago Hernández

  • ELOY

    Hola Ana Rodrigo Un saludo. Eloy

  • ana rodrigo

    Además de perder el tiempo, hacen el ridículo ante una sociedad realista, pragmática, ecologista y madura. Si en una costumbre tan arraigada y generalizada tienen esta posición estúpida, qué se puede esperar de esta gente en cuestiones de teología adaptada a nuestra época. Decididamente esta gente con el Papa Francisco a la cabeza han metido la pata hasta arriba o es que habitualmente viven en otro mundo.

  • ELOY

    Verdadera tristeza me causa esta manifestación de ignorancia de lo que pasa en la vida real .

    Parece que se confirma que hay personas que viven “en un mundo paralelo”.

    ¿Porque pereder el tiempo esa congregación en esos temas parar obtener tales conclusiones?.

    Sin pretender dar lecciones parece que lo lógico sería decir:

    Hay esta práctica que cada vez se extiende más, démosle un sentido positivo , carguémosla de sentido humano y cristiano recordando que “el polvo al polvo”. Veamos que por encima del acto subsiste la trascendencia. Ayudemos a ver el sentido de las cosas y no nos perdamos en las formas

     
     

     

  • mª pilar

    ¡¡¡Por favor, ya no saben que “inventar” para tener todo atado y bien atado!!!

    Mis hijos ya saben que al viento o al agua, donde les quede más cerca y cómodo y luego, una reunión familiar.

    No quiero una “celdita” en el cementerio, ¡cuando cambiaran la mirada e irán a lo importante:

    ¡¡¡La persona!!!

    Ufff. Este es otro gesto  que nos muestra… en no avance; ni se percibe un cambio de verdad en lo importante; les encanta preocuparse de bagatelas que cada cual concluirá de la manera más acorde con su manera de ser y actuar.

    Dan penica estas tontunas de lo sagrado y lo profano..:

    ¡No hay nada más sagrado que las personas!

    Lo demás son todo ritos al viento… que llenan las mentes y los corazones de cumplimientos estériles en lugar de sembrar fecundidad en nuestro quehacer diario, pensando en el bien de cuantas personas pasan por nuestras vidas.

    ¡No avanzamos!

    mª pilar

  • Eduardo Manzanas

    Hay personas, por muy cardenales que sean, que hacen más ateos que Rajoy independentistas.  Menos mal que ya pocas personas darán crédito a estas “enseñanzas”.

  • Justiniano Liebl

    Me pregunto sobre los millones de cadáveres al fondo del mar y otros tantos hechos chicharrones en grandes incendios por explosiones, la tal “Santa Inquisición“ etc. etc.
    Justiniano desde Managua

  • Javier Pelaez

    La cremación es más barata que la inhumación luego se entiende que los del Vaticano,gente rica,opyten por la inhumación.En cuanto a que las cenizas permanezcan en lugar sagrado permite que los “muertos permanezcan en el recuerdo de los familiares” yo podría poner un ejemplo de las cenizas de un mendigo de Madrid que están encima de la tumba de sus padres y que sus familiares no quisieron nunca saber nada de él ni saben que las cenizas están encima de esa tumba.Estas disquisiciones del Vaticano son propias de ricos como todo el mundo sabe.En este sentido el refranero es muy ilustrativo con aquello de “no tiene ni donde caerse muerto”.

  • oscar varela

    Hola!

    A mí, cuando el ¡patapúfete!, ya saben que no quiero joder a nadie.

    Cada vez que voy a Argentina (desde Chile, donde estoy va para casi 5 años) ya sé y saben mis familiares que “del patapúfete al viento, pasando por el fueguito purificador”

    Así que nada de gastar guita al pedo!

    ¡Vivo mirando a la cara a cada uno y poniéndole el hombro en lo que puedo; y también mandando al carajo al que jode la vida de la Gente (no empezando, sino terminando por la mía).

    Pero cada cual con sus amores; a mí me gustan estos barrios cotidianos!

    Y así: ¡Voy todavía! – Óscar.

Deja un comentario