Temas

Tablón de ATRIO

Anterior Siguiente
Último: 24-4-19, 11:45

Floren (2019-04-24 11:45:39) : LA VERDAD DE LA PASCUA. http://cartujoconlicencia.blogspot.com/2019/04/la-verdad-de-la-pascua.html

Equipo Atrio (2019-03-08 21:55:38) : Delcy Rodriguez, vicepresidenta de Venezuela, denuncia al criminal apagón en Venezuela criminal apagón en Venezuela [vídeo de 6 min.]

Equipo Atrio (2019-02-18 09:39:18) : Amplio y clarificador programa sobre Venezuela: La hojilla/a> ¡Magnífico analista argentino Marco Teruggi! ¡Larga charla pero imperdible!

Equipo Atrio (2019-01-09 12:31:08) : Entrevista a Tamayo en la Sexta: La Iglesia española sigue siendo franquista

Floren (2018-11-19 19:50:09) : Floren de Estepa escribe en su blog: CARTA A UN JOVEN QUE NO QUIERE VOTAR

Equipo Atrio (2018-11-16 10:06:45) : La verdadera despedida de Steve Jobbs Disgurfso de graduación https://www.youtube.com/watch?time_continue=12&v=vXJYrrLGNAo

» Pon una nota




Autores

Archivo de entradas

4785 Artículos. - 76704 Comentarios.

Tomar el nombre de Dios en vano

JAVIERLeo en la prensa de hoy que el obispo de Mallorca, Javier Salinas, ha presentando su renuncia “después de haber orado al Señor”. No digo que no lo haya hecho pero hay ocasiones en las que la referencia al Señor es vana, y ésta es una de ellas ya que las desdichadas circunstancias que rodean el caso obligaban indudablemente a la renuncia sin que fuera necesaria una guía especial por parte del Señor. O, mejor dicho, el Señor ya nos la había dado al señalar la enorme gravedad del pecado de escándalo.

Bien está que él crea no tener de qué arrepentirse, y no hay por qué ponerlo en duda, pero precisamente en ese caso hay que recordar las palabras de San Pablo: “Bueno es abstenerse de carne, de vino o de cualquier otra cosa que provoque la caída del hermano. La fe que tú tienes guárdatela ante Dios.”salinas

Da la impresión de que estos nueve meses desde que saltó la noticia equivalen, mutatis mutandi, al paso por las diversas  instancias de los procedimientos judiciales hasta alcanzar una sentencia firme. ¿Es así como debemos comportarnos los cristianos (resisto la tentación de citar de nuevo a San Pablo)? ¿Está uno tan poseído de su derecho a regir una diócesis que tiene que dar la batalla hasta el final? ¿Para eso nos sirve el desprendimiento y la sola confianza en Dios que tanto proclamamos?

Para colmo nos encontramos el asunto de la recolocación del obispo dimisionario como auxiliar de otro. ¡Tanto quejarnos de las puertas giratorias de los políticos y resulta que la jerarquía de nuestra Iglesia aplica el mismo sistema!

Un obispo no es más que un cristiano. ¿Cuándo veremos a un obispo dimisionario a su pesar viviendo en un barrio y contribuyendo modestamente, como cualquier otro feligrés, a las actividades de su parroquia? ¿O es que porque uno haya sido director de una empresa importante ya no puede pasar la bandeja, colaborar en Cáritas parroquial o subir al estrado para hacer las lecturas y desaparecer después silenciosamente?

Sobre el hecho de que sea Valencia la diócesis receptora no me extenderé ya que la reiteración de una práctica que ignora ideas tan caras al papa Francisco como las de confiar en los fieles y luchar contra el clericalismo requiere un análisis mucho más profundo del que puede condensarse en una nota.

 

4 comentarios

  • Antonio Duato

    Creo que es interesante el punto de vista de quien, según dice, ha estudiado el caso: Angel Manuel Sánchez en El beneficio de la dudaPara mí no es de los peores obispos, aunque ha sido víctima de la enorme ignorancia sobre sexualidad, la candidez y la incoherencia personal que han sido condiciones para llegar a ser obispo en la Católica. Me da pena. Lo recuerdo de voluntarioso seminarista que se atrevía a ponerse en contacto con los curas rojos del Puerto de Sagunto.

  • mª pilar

    Ufff…:

    Un silencio lleno de tristeza y vergüenza.

    Y ¿hay que seguir los dictámenes de estos srs.?

    El pueblo llano que sigue a Jesús, con razón los abandona.

    mª pilar

  • h.cadarso

    Yo no sé si entiendo del todo este comentario de Almela. Conocemos todos cientos de casos de sacerdotes que al verse reducidos al estado laical han organizado su vida como cristianos soldados rasos, feligreses anónimos de cualquier comunidad eclesial. Y otros muchos de exsacerdotes que abandonando la función sacerdotal han abandonado toda práctica religiosa y se comportan como agnósticos o como hombresde negocios que utilizan los estudios que se les dieron casi gratis para empinarse y alzarse hasta el status de la clase media, la burguesía o la más alta intelectualidad. Personas cuya fe cristiana dejó tanto que desear cuando eran sacerdotes como ahora que se han secularizado.

    Seguro que ese obispo de Mallorca, al que expreso todos mis respetos, se ha propuesto seguir el ejemplo de los del primer grupo,  o por lo menosdebería proponérselo.

    Pero lo de escandalizar a los fieles es muy relativo. A lo mejor los fieles y el personal se escandalizan mucho más de la supervivenciadel celibato como condición sine qua non para accedeer al sacerdocio, que de rebote convierte a los mismos en funcionarios a sueldo de la iglesia, que les paga con el dinero que le saca al Estado, de cristianos “segregados de los pecadores” y puestos en una escala de jefes y maestros y guías del pueblo de Dios, responsabilidades que están muy por encima de las apetencias y de las capacidades de esos mismos funcionarios eclesiásticos.

    Amigo Almela, deberíamos escandalizarnos mucho más de esta situación de la cual es responsable en primerísimo lugar la Jerarquía eclesiástica, empezando por la misma Santa Sede y el mismísimo Vaticano.

    Por lo demás, le deseo al exobispo de Mallorca todo lo mejor. Quizá si se pasa a la iglesia anglicana podría compaginar su función episcopal y sacerdotal con su vida en pareja. Y llegaría a ser respetado como un Desmond Tutú o tantos Jerarcas cristianos casados que han derrochado buenas obras y caridades por todo el universo. Pongamos por ejemplo Martin Luther King, y tantos otros…

  • ana rodrigo

    Pobre obispo, pobre hombre, que sienta tan cerca el amor humano de una mujer (según la prensa) y se vea obligado a vivir una tormenta humana y eclesiástica de tanta envergadura. Y, si por su apariencia, no está en la edad de la tontura adolescente-inmadura, con esa responsabilidad de obispo, dar lugar a este escándalo y estar en todas las comidillas de la irrisión social, es que su destino no es el de ser obispo ni titular ni auxiliar.

    Tampoco necesitaba que para esta conclusión le tuviese que hablarle Dios a través de la oración, es de puro sentido común.

    El episcopado actual necesita un lavado-centrifugado potente, y el que no pase la prueba, que se busque la vida de otra manera. Ya está bien de tantos escándalos de toda índole, incluidos el “pisito” de Rouco o el cardenal Bertone en Roma, los que ocultaron a curas pederastas, los que participaron en esa aberración, los de los maletines de millones de euros o los constructores de sus palacios modernos y a la altura de príncipes y reyes, los que le ponen zancadilla al Papa… En fin, “otra Iglesia es posible y necesaria”

Deja un comentario