Otros temas

Autores

Archivo de entradas

5539 Artículos. - 88180 Comentarios.

La bomba atómica y los Juegos Olímpicos

BoffEn el momento exacto en que se inauguren en Río de Janeiro los Juegos Olímpicos a las 20:00 horas del día 5 de agosto de 2016,  a los 71 años de ese mismo  día de 1945 y a la misma hora, que corresponde a las 8:15 de la mañana del día 6 en Japón, se recordará en Hiroshima (Japón) la fecha nefasta del lanzamiento de la bomba atómica sobre la ciudad. Causó 242.437 víctimas entre las que murieron en aquel momento y las que fallecieron posteriormente como consecuencia de la radiación nuclear.

El emperador Hirohito reconoció en el texto de la rendición del día 14 de agosto, que se «trataba de un arma que llevaría a la total extinción de la civilización humana». Días después, al presentar en una declaración al pueblo las razones de la rendición, la principal era que la bomba atómica «provocaría la muerte de todo el pueblo japonés». En su sabiduría ancestral tenía razón.

La humanidad se estremeció. De repente se dio cuenta de que, según el cosmólogo Carl Sagan, habíamos creado para nosotros mismos el principio de autodestrucción. No dijo otra cosa Jean-Paul Sartre: «los seres humanos se apropiarán de los instrumentos de su propia exterminación». El gran historiador inglés, Arnold Toynbee, el último en escribir 12 tomos sobre la historia de las civilizaciones, aterrado, dejó escrito en sus memorias (Experiencias 1969): «Viví para ver el fin de la historia humana volverse una posibilidad intra-histórica, capaz de ser traducida en hecho, no por un acto de Dios sino del hombre». El gran naturalista francés Théodore Monod dijo enfáticamente: «somos capaces de una conducta insensata y demente; a partir de ahora se puede temer todo, realmente todo, inclusive la aniquilación de la raza humana» (¿Y si la aventura huma fallase?, 2000).

En efecto, de poco sirvió el horror, pues siguieron desarrollándose armas nucleares más potentes todavía, capaces de erradicar toda la vida del planeta y de poner fin a la especie humana.

Actualmente hay 9 países con armas nucleares que, conjuntamente, suman más o menos 17.000. Y sabemos que la seguridad total no existe.  Los desastres de Tree Islands en USA, de  Chernobyl en Ucrania y de Fukushima en Japón nos dan una prueb convincente.

Hace unos días, un presidente norteamericano, Obama, visitó por primera vez Hiroshima. Solo lamentó el hecho y dijo:  «la muerte cayó del cielo y el mundo cambió… comenzó nuestro despertar moral». Pero no tuvo el valor de pedir perdón al pueblo japonés por las escenas apocalípticas que  ocurrieron allí.

Existe una vasta discusión mundial sobre cómo evaluar tal gesto bélico. Muchos pragmáticamente afirman que fue la forma que se encontró para obligar a Japón a rendirse y evitar miles de víctimas en ambos lados. Otros consideran el uso de esta arma letal, en la versión oficial japonesa, como «un acto ilegal de hostilidad de acuerdo a las reglas del derecho internacional». Otros van más lejos y afirman que se trata de un «crimen de guerra»  y hasta de «un terrorismo de Estado».

Hoy nos inclinamos a decir que fue un acto criminal anti-vida, en modo alguno justificable, pues pensando en términos ecológicos, la bomba  mató mucho más que personas, todas las formas de vida vegetal, animal y orgánica, además de la destrucción total de los bienes culturales. Las guerras generalmente se hacen de ejércitos contra ejércitos, de aviones contra aviones, de navíos contra navíos. Aqui no. Se trató de una “totaler Krieg” (guerra total) en el estilo nazi de matar todo lo que se mueve, envenenar aguas, contaminar los aires y diezmar las bases físico-químicas que sustentan la vida. Por tener conciencia de esta barbaridad Albert Einstein se negó a participar en el proyecto de la bomba atómica y la condenó, vehementemente, junto con Bertrand Russel.

Al lado de otras amenazas letales que pesan sobre el sistema-vida y el sistema-Tierra, esta nuclear continúa siendo una de las que más aterra, verdadera espada de Damocles colocada sobre la cabeza de la humanidad. ¿Quien podrá contener la irracionalidad de Corea del Norte de desencadenar un ataque nuclear avasallador?

Hay una propuesta profundamente humanitaria que nos llega de São Paulo, de la Asociación de los Supervivientes de Hiroshima y Nagasaki (llamados hibakusha, se presume que hay unos 118 en Brasil), animada por el militante contra la energía nuclear Chico Whitaker: que el día 6 de agosto, en el momento de la apertura de los Juegos Olímpicos, se haga un minuto de silencio pensando en las víctimas de Hiroshima. Pero no solo eso, sino que volvamos también nuestras mentes contra la violencia en contra de las mujeres, los refugiados, los negros y pobres que son sistemáticamente diezmados (solamente en Brasil en 2015 60 mil jóvenes negros), los indígenas, los quilombolas y los sin-tierra y sin-techo, en fin, todas  las víctimas de la voracidad de nuestro sistema de acumulación.

En este sentido el alcalde de Hiroshima ya dirigó una carta al Comité Organizador de los Juegos Olímpicos. Esperamos que él se sensibilice y promueva ese grito silencioso contra las guerras de todo tipo y por la paz entre todos los pueblos.

Leonardo Boff es articulista del JB online y escritor.

Traducción de MJ Gavito Milano

2 comentarios

  • oscar varela

    CITA CON ÁNGELES – Silvio Rodríguez

    Desde los tiempos más remotos
    vuelan los ángeles guardianes,
    siempre celosos de sus votos
    contra atropellos y desmanes.
    Junto a las cunas infantiles,
    junto los tristes moribundos,
    cuentan que velan los gentiles
    seres con alas de otro mundo.

    Cuando este ángel surca el cielo,
    no hay nada que se le asemeje.
    El fin de su apurado vuelo
    es la sentencia de un hereje.
    No se distraiga ni demore,
    todo es ahora inoportuno.
    Va rumbo al campo de las flores
    donde la hoguera espera a Bruno.

    Se lanza un ángel de la altura,
    caída libre que da frío.
    La orden de su jefatura
    es descender hasta Dos Ríos.
    Es 19 y también mayo,
    monte de espuma y madre sierra,
    cuando otro ángel a caballo
    cae “con los pobres de la tierra”.

    Dicen que al filo de la una
    un angelote compasivo
    pasó delante de la luna,
    sobrevolando los olivos.
    Y cuentan que con mala maña
    fue tiroteado su abanico,
    justo a la hora que en España
    se nos mataba a Federico.

    Un bello arcángel aletea
    junto a un gran pájaro de hierro.
    Procura que un hombre lo vea
    para ahuyentar cien mil destierros.
    Pero el arcángel se sofoca
    y un ala azul se le lastima
    y el ave negra abre la boca
    cuando atraviesan Hiroshima.

    Dejando un surco luminoso
    por sobre Memphis, Tennessee,
    pasó volando presuroso
    un ser alado en frenesí.
    Iba vistiéndose de luto,
    iba llorando el querubín
    e iba contando los minutos
    de Dios y Martin Luther King.

    El ángel pasa bajo un puente,
    después rodea un rascacielos.
    Parque Central, lleno de gente,
    no se da cuenta de su vuelo.
    Cuánta utopía será rota
    y cuánta imaginación
    cuando a la puerta del Dakota
    las balas derriben a John.

    Septiembre aúlla todavía
    su doble saldo escalofriante.
    Todo sucede un mismo día
    gracias a un odio semejante.
    Y el mismo ángel que allá en Chile
    vio bombardear al presidente,
    ve las dos torres con sus miles
    cayendo inolvidablemente.

    Desesperados, los querubes
    toman los cielos de la tierra
    y con sus lápices de nubes
    pintan adioses a las guerras.
    El mundo llena los balcones
    y exclama al fin: esta es mi lucha,
    pero el señor de los cañones
    no mira al cielo ni lo escucha.

    Pobres los ángeles urgentes
    que nunca llegan a salvarnos.
    ¿Será que son incompetentes
    o que no hay forma de ayudarnos?
    Para evitarles más dolores
    y cuentas del sicoanalista,
    seamos un tilín mejores
    y mucho menos egoístas.

  • oscar varela

    Hola!

    Sin prisa, pero sin pusa!

    Digamos! Gritemos! Cantemos!

    Con oportunidad o sin ella!

    ¡Vamos todavía! – Óscar.

Deja un comentario