Otros temas

Autores

Archivo de entradas

Temas

Fechas

Calendario

7150 Artículos. - 109054 Comentarios.

Inclinar la balanza… ciencia y fe, 5

pensador

Curso-Taller de Atrio
A partir del libro inédito

INCLINAR LA BALANZA… UN CIENTÍFICO ANTE DIOS

de JORGE FELIP FERNÁNDEZ   (Ver Perfil)
Destilados de OSCAR VARELA  (Ver Perfil)

Capítulo Quinto: EL PROBLEMA DEL MAL

1. El mal como objeción a la fe

 

(01) Se puede vivir la fe en Dios bueno, sin resolver la cuestión del problema del mal. No es aconsejable empezar por lo del mal; conviene buscar a Dios por otros caminos.

Mucho tiempo mantuve este problema pendiente, ahora creo intuir respuesta.

(02) Discutir con algún no creyente sobre la eticidad de Dios es un contrasentido

* porque ¿qué puede importarle un Dios malvado o bondadoso, si sabe que no existe.

* porque ¿acaso debo culpar a Dios del mal por hacerme creyente? Es que si admito que el mal proviene de nuestra herencia génetica y cultural ¿por qué cambiarlo?

* porque argumenta no contra Dios, sino contra las ideas que supone que yo tengo sobre Él.

(03) Aun sin Dios ¿desaparece por ello el mal?

La Naturaleza y el hombre siguen imponiéndose, actuando con descaro y desenfreno.

2. Apuntando respuestas

2.1 Un Dios malvado.

(01) Proposición: Constatamos que hay tanto mal que parece una creación de un Dios malvado. Algunos creen en poderosas fuerzas del mal que dominan el mundo incluso les dan culto o extienden el mal tanto como pueden.

(02) Mis razones: No las tengo para negar o apoyar un Dios bueno, malo o ambos simultáneamente. Pero apuesto por escoger un Dios bueno en razón a mi esperanza.

2.2 Un Dios impotente.

(01) Proposición: Dios “bueno” no puede con el mal; es impotente, no todopoderoso.

(02) Mis razones:

* los humanos aniquilaríamos el mal y a los malvados. Pero Dios no actúa de ese modo. Entonces puede que no entendamos el proceder de Dios.

* Con un Dios impotente quedaría anulada mi esperanza.

 2.3 Un Dios indiferente.

(01) Proposición: La no intervención de Dios.

* Visión cientista y materialista (sin espíritus…) de la realidad, que he asumido:

* Un mundo sin planes ni diseños previos ejecutados por Dios,

* un mundo natural y humano sin magias ni milagros ni intervenciones divinas.

(02) Mis razones:

* Dios queda situado más allá de la vida presente;

* la religión quedaría centrada en un “cielo”,

* preocupada por el juicio final para entrar en él.

* El mundo y la vida humana del presente pasan a un segundo plano.

Nada de todo esto puedo asumir. Asumo la autonomía del mundo pero no la indiferencia de Dios. Esto también anula mi esperanza.

2.4 El mal y Dios, ámbitos distintos.

(01) Proposición: El mal pertenece al ámbito humano no al de Dios. El mal no le afecta.

(02) Mis razones: Tal separación ¿no lo hace un desinteresado de nuestros asuntos humanos?

2.5 El maniqueísmo.

(01) Proposición: fuerzas antagónicas el mal y el bien, que luchan entre sí desde toda la eternidad.

* Lo mismo usando otros dos principios antagónicos: el amor y el odio.

* La teología cristiana personifica el mal, con los demonios y Satán.

* Los seres humanos se colocarían a favor de uno u otro de los dos bandos.

* Al final de los tiempos los hijos de la luz vencerán y Babilonia será destruida.

(03) Mis razones:

* El peso bélico de esta cosmovisión resulta demasiado pesada.

* No puedo ni quiero admitir principios o poderes sobrenaturales, mágicos o divinos.

2.6 El pecado como origen del mal

 (01)Proposición:

* El pecado supone enfrentamiento desde Adán y Eva contra Dios. Pueden hacerlo porque  no es un ser insignificante sino rey de lo creado y además imagen y semejanza de Dios.

* Está capacitado para hacer la voluntad de Dios, pero no quiere, quiere tomar sus propias decisiones.

(02) Mis razones:

* Hay males (enfermedad, muerte) anteriores al pecado (desobediencia a ley de Dios).

* Sin ser expulsados del paraíso ¿cuál sería nuestra historia? ¿respondería el paraíso a la finalidad de la vida humana?

* Sin los caracteres “malvados” nuestra especie no hubiese conseguido el éxito biológico sin precedentes que tiene.

2.7 Premio o castigo.

(01) Proposición: Hay bien y mal. Dios, como un padre, premia y castiga a sus hijos.

¿los males provienen del castigo de Dios?¿Dios autor del mal? ¿No es una cruel venganza? Algunos agrandan el pecado hasta el infinito para explicarlo.

Y ¿los sufrimientos del justo o inocentes? Algunos dicen que Dios prueba su fidelidad.

 (02) Mis razones:

* Dios no se dedica a premiar o castigar y menos prueba la fidelidad de los justos.

* Un Dios como juez, que compensa el mal con sacrificios me parece mezquino y repugnante.

2.8 El mal es el precio de la libertad.

(01) Proposición:

Dios nos hizo libres sabiendo que el mal se extendería. No esperó para sus planes a otra especie mejor (y yo me alegro).
Puso su voluntad impresa en la conciencia humana. Pero por libertad se puede actuar en contra de la conciencia, origen del pecado y de todos los males.

(02) Mis razones:

No hay datos para afirmar que en la conciencia humana está impresa la idea de bien, los indicios apuntan a que heredamos estructura ética pero no su contenido.

* No puedo ni quiero relacionar el mal con la libertad humana. Ni puede haber precio alguno a pagar por la libertad.

* Es el bien lo que progresa en correlación directa con el aumento de la libertad.

2.9 Dios, del mal originado obtiene un bien.

(01) Proposición: Dios permite el mal porque incluso de él puede obtener el bien.

 (02) Mis razones: ¿permitir el mal es un proceder justo?

2.10 A Dios no podemos juzgarlo con patrones de la ética humana.

(01) Proposición:

* Si el hombre fuera Dios no actuaría como Él lo hace, dejando vivir al malvado.

* No podemos hacer juicios de valor sobre Dios.

(02) Mis razones:

* Si no pudiéramos valorar lo de Dios ¿cómo confiar en su ayuda y sus respuestas?

2.11 El mal como carencia de bien. Creación imperfecta.

(01) Proposición:

* Dios crea el cosmos a partir del caos original, donde radicaría el mal.

* En un proceso de perfeccionamiento, todo sería recogido en el bien.

* La creación sería imperfecta: carecería del bien, siendo eso el mal, sin entidad propia.

(02) Mis razones: ¿por qué Dios planifica una creación imperfecta y no acabada en el bien? Necesariamente aquí cuenta con el mal como factor importante de ella.

El mal no es carencia, sino el conjunto de acciones malas, una realidad ineludible.

2.12 Dios ha creado el mejor de los mundos posibles.

(01) Proposición:

* No existe la posibilidad de crear un mundo bueno sin males.

* Si Dios crea, creará el mejor de entre todos.

(02) Mis razones: La experiencia nos muestra un mundo no el mejor.

* Mi propuesta es la opuesta: un mundo mejor es posible, y apunta al futuro.

 

3. Mi propuesta: el mal proviene de la autonomía del mundo.

 

(01) Crear el mejor mundo posible es crearlo imperfecto: en proceso de perfección,

(02) Esto implica que haya diseño, ejecución y finalidad, desde su origen hasta su final.

Ese plan tendría que contar con el mal. La responsabilidad del creador es inexcusable.

(03) Pero si se pone el acento en la autonomía completa del mundo, ni la planificación ni la finalidad tienen aquí papel alguno que jugar; ni Dios carga con el mal existente.

(04) Reconozco un único plan de Dios: la salvación del hombre en el mundo elegido por Dios.

(05) Basta que la línea evolutiva humana no se extinga en ningún momento de la historia natural y humana, para que su plan de salvación se realice.

 

—————–

NOTA:

* Las respuestas apuntadas miran desde arriba: como si pudiésemos ponernos en la piel de Dios.

* Seguidamente vamos a tratar de hacerlas desde abajo: desde la experiencia humana.

………………..

SEGUNDA PARTE: desde la experiencia humana.

 

4. El origen del mal en la historia humana

(01) El bien y el mal cobra sentido en relación con el hombre ¿cuál es su origen, entonces?

(02) Repasando los tiempos de las sociedades humanas tendríamos:

* La cazadora recolectora: poco sería el mal en esta estructura de jerarquía simple e igualitaria, ligada al entorno natural.

* La agrícola ganadera: crecen estructuras benéficas donde puede aumentar el mal.

* La industrial y actual: el enorme mejoramiento de la vida amplía la proliferación del mal.

(03) Cada época comporta un coeficiente de mal-bien que ella misma genera.

El coeficiente ha aumentado con el tiempo, sin variar, prácticamente, su proporción relativa.

5. El mal de procedencia natural

(01) Somos seres vivos y por tanto sometidos a las condiciones biológicas de la evolución.

Dolor y sufrimiento, y también la muerte son mecanismos necesarios para la conservación de la especie.

(02) Nuestra Ciencia y Tecnología intenta el control de nuestro entorno para vivir dignamente.

6. El mal de procedencia ética

(01) ¿Cuándo inicia el hombre un comportamiento con sentido ético?

Cuando tuvo tiempo y riqueza para otras actividades distintas de las puramente biológicas.

Los rituales, manejo de útiles… implican acciones consensuadas en un reglamento acordado.

(02) Próximos a nosotros, chimpancé y bonobo, muestran dos extremos de comportamiento moral:

* Los chimpancés están obsesionados por la jerarquía, egoístas y violentos.

* Los bonobos, en pacífico matriarcado, colaboran por el bien común de su grupo.

(03) La moral no surge, entonces, para controlar instintos agresivos y egoístas.

Lo heredado sería un sustrato básico de componentes altruistas y egoístas en grado diverso, ambos seleccionados por la evolución por su eficacia.

Disminuyendo los egoístas la selección natural dejará de favorecerlos.

7. El origen de los códigos morales

(01) Nos diferencia poder formar juicios de valor, e.d., distinguir lo que está bien de lo que está mal.

(02) Las sociedades se forman en torno a códigos y criterios endógenos, impuestos por los grupos dominantes de opinión.

La amplitud de ese consenso básico permite variaciones y sociedades plurales.

8. Fe religiosa y la ética

 (01) La fe religiosa implica juicios de valor sobre el bien y el mal. Una religión tiene un código ético común y vinculante.

Pero la interpretación y compromiso de sus fieles presenta tanta diversidad como individuos.

Para los que no la profesan no puede ser vinculante. La pretensión de imponerlo a todos como han hecho las sociedades teocráticas es un proceder intolerable.

(02) Pedir a Dios que destruya el mal es pedirle que destruya al hombre, bueno y malo a la vez.

Corresponde asumir lo humano con lo que porta: lo bueno y lo malo.

(03) Son las razones de la convivencia la que señalan los límites.

Tales límites son asunto de aprendizaje.

9. La culpa humana

 (01) La culpabilidad en exceso puede tornarse patológica. Si la reducimos en exceso bien paraliza nuestro avance, o bien nos creemos tan perfectos que no encontramos nada que arreglar. Estos narcisistas “perfectos” son peligrosos por el daño que causan.

 (02) Todos somos culpables de producir injusticia y miseria, y en mayor medida los ricos.

Sobre todo se elude señalar a los más responsables de la maldad.

(03) Ocuparse solo del propio interés confirma los tres “fantasmas”, los tres “IN”:

* Injusto, cuando se pisan los derechos de los vulnerables e indefensos.

* Insoportable, cuando se sufre dolor arbitrario, en especial si se pisotea la dignidad.

* Incomprensible, cuando se falta a la verdad y todo se vuelve falso, perdiéndose toda confianza.

(04) Por el contrario:

Con justicia, dignidad y verdad se podría reducir el mal del mundo; y si pasamos al límite tal vez consigamos arrinconarlo y vencerlo, hasta que desaparezca para siempre.

10. Inclinando la balanza. Mi decisión

(01) Mi fe en Dios parte de una esperanza:

* el mal y la muerte serán vencidos al final de la historia,

* en un tiempo dentro de la historia, no en el más allá.

(02) Si la humanidad se empeña en vencer el mal, espero que Dios:

* se implique en ese proceso

* y pueda ayudarnos personal y colectivamente en ese objetivo,

* sin milagros ni magias.

(03) Ese es el plan de salvación que reconozco en Dios.

(04) Cómo puede Dios ayudarnos, lo trataré en el capítulo siguiente.

………………………..

(Fin del Capítulo quinto)

78 comentarios

  • Santiago

    Para aclarar un poco mi posición filosófico-teológica no me considero totalmente escolástico, aunque a veces parece que hablo ese idioma…Aunque me gusta el diálogo de la razón con la fe…no por eso dejo de leer y apreciar a los filósofos del espíritu como Buber, Marcel y Scheler…porque parten de la persona, con el diálogo, y con la respuesta personal, y sobre todo con los valores moral inherentes a ella.

    Por otro lado, veo también en Edmund Husserl, con su método fenomenológico el intento de  la construcción  la filosofía del ser humano, y en su discípula Edith Stein la síntesis de la filosofía, poniendo el razonamiento fenomenológico al servicio de la fe, insertada en el fluir de la existencia misma y..partiendo del dinamismo consciente de la persona, en la vida del espíritu.

    De todas maneras, es a partir de Tomás de Aquino como se empezó a poner la filosofía al servicio de la teología. Su teología no está basada solamente en la mera razón sino que es además bíblica y escriturística…Sin duda, que ha habido una evolución con el neo-tomismo de Garrigou-Lagrange y Jacques Maritain, el tomismo histórico con Etienne Gilson y la Escuela Belga de  Le Saulchoir y con el tomismo trascendental de la escuela de Lovaina o “realismo crítico” ya que expresa que el conocimiento genuino es posible, ya que la intencionalidad de la psique, en esencia, presupone un mundo fuera del ser. Por otro lado, la  filosofía zubiriana no es una teoría ni del ente, ni de la verdad, ni de la conciencia, ni del ser, ya que el ente, la verdad y la conciencia penden constitutivamente del ser y el ser pende constitutivamente de la realidad. Zubiri desglosa mucho mas ampliamente la filosofía primera. Es mas explicativo y elaborado en que intenta presentar la totalidad de la realidad con erudicción filológica, científica y humanística. Su filosofía será innovadora para los conservadores y conservadora para los totalmente liberales. La realidad es la cosa “de suyo”, lo real a secas. Ser es la actualidad de lo real, acto ulterior de la realidad. Ente es lo real en cuanto es.

    Teológicamente me identifico con la teología del Vaticano II, que sin romper con la tradición apostólica y de la Escritura, abre la Iglesia al diálogo con el mundo e invita a todos entrar en Ella por medio de la luz deslumbrante de Cristo…donde se encuentra la verdad…Por eso, puede abarcar, todas las disciplinas del mundo, particularmente la ciencia moderna, que nos acerca cada vez mas a esa misma verdad…Por eso, el científico no tiene que ser particularmente ateo…No hay verdadera contradicción entre Dios y la ciencia..De hecho muchos científicos notables en el mundo, han sido y son creyentes…Ellos mismos lo proclaman abiertamente…

    Un saludo cordial de Santiago Hernández..

     

  • M.Luisa

    Hola Jorge, te leí días atrás en un comentario  que dirigías a un participante habitual  de Atrio  que al no responderte a las cuestiones  que le planteabas  dabas por hecho  su  acuerdo con ellas.

    También podría yo pensar lo mismo respecto a ti, dado que todavía no he obtenido  respuesta    a una interpelación que me dirigiste  días atrás. Dudo mucho que en este caso pueda pensar  que   tal  omisión,  por tu parte, responda  al hecho de que, casualmente,  en esta ocasión  estuvieras   de acuerdo  conmigo. No, no lo creo, yo más bien lo atribuyo  a que no das abasto a responder  a tantos  comentaristas,  lo comprendo  y  valoro tu esfuerzo.

    Ahora bien, si me permites, al ser inevitable para mí entrar como espectadora en  la larga dialéctica en el tiempo mantenida entre tú y Santiago, bien puedo asignarme  el derecho de opinar  sobre el porqué de  tan dilatado desencuentro.

    Lo diré de forma resumida, como expresando públicamente  un pensamiento mío. Por tanto nada de suponerlo a modo de  sentencia sino como una opinión que me he ido formando tras leeros a lo largo del tiempo.

    Lo primero que me llamó la atención  de ambos, es que siendo contrario vuestro posicionamiento,  sin embargo empleáis un lenguaje teológico muy parecido que dificulta mucho averiguar dónde se halla el punto de inicio de vuestra discrepancia.

    Vamos a ver, tú eres científico,  Jorge,  y en el  tramo de tu vida en el que te dedicaste a ella,  no te planteaste   la existencia de Dios.

    Santiago  por el contrario, cree en Dios desde siempre y que yo sepa (igual me equivoco) no es científico y lo que sí se entrevé de él es que se basa todavía en la escolástica.  Entonces, cuando tú en un determinado momento de tu vida te abres al  problematismo  de la fe, piensas que la ciencia no te hace ningún servicio para alcanzar lo sobrenatural, con lo cual  a tal desprecio  es cuando,  a mi modo de ver, os situáis   al mismo nivel de punto de partida hacia lo sobrenatural.

    Con todo,  como  tampoco ayuda el  lenguaje teológico  que empleáis sin depuración   científica alguna, entonces       parece como si vuestra dialéctica se hallase  siempre metida en un callejón sin salida. Claro  así se hacen interminables las cuestiones que tocáis.

    Bien, Jorge,  espero que no te lo tomes a mal. Te deseo un buen fin de semana!

  • Santiago

    Estimado Jorge,   no soy yo promotor del infierno como castigo del mal, sino que me siento mas confortable con la misericordia, como la mayoría de los seres…Estamos hablando de lo que dice la Escritura y la tradición. Por otro lado, no sabemos con certeza lo que pasa después de la muerte…Es de lógica pensar que el Dios misericordioso en Jesús, Hijo de Dios, tiene que agotar todas las posibilidades para la conversión del que hace el mal…Sin embargo, hay quien intenta seguir en el mal a sabiendas de que está mal…es decir el que está endurecido y adicto al mal por el mal… El que se ha cerrado totalmente a la posibilidad de amor y perdón…El que ha rechazado todos los medios, internos e internos, de salvación..Aún así, la Iglesia en su tradición ancestral ofrece a la hora de la muerte la facilidad del perdón para todos los susceptibles al arrepentimiento…eliminando todas las censuras e impedimentos y facultando a todos los sacerdotes que han sido ordenados “in sacris”, sin importar si son clérigos o si están laicizados,  para poder absolver toda clase de pecados…y toda clase de censuras, interdictos etc. y aun poder dar la absolución bajo condición a los que han perdido ya el conocimiento, por sin “son capaces” de ser perdonados…igualmente se habla del bautismo “in extremis”

    Por otro lado, hay teólogos, entre ellos Cayetano, H. Klee y mas recientemente Ladislao Boros, que sostienen que no después de la muerte, sino en el mismo instante de ella, donde digamos se cruzan dos líneas, si es posible hablar así, o sea que “ni estoy muerto, ni vivo” todavía es posible hacer una “decisión final”. Sería el primer acto plenamente personal del ser humano…tendríamos una “plenitud de conciencia” en el momento de la muerte por la que sabríamos con certeza,- claro está teniendo en cuenta nuestra vida pasada y de nuestra verdadera opción y adicción durante nuestra vida pasada-,….. que es lo que vamos a elegir y de que manera nos vamos a arrepentir…porque sin el arrepentimiento y la conversión hacia el bien, la salvación no sería posible.  Lo malo y lo bueno no pueden estar juntos en la eternidad, y convivir al mismo tiempo…Claro que todo esto es una “teoría” y quedamos que solo Dios sabe exactamente como va a ser este juicio sobre el amor..

    Por otro lado, es verdad que Jesus usa la hipérbole semita cuando en el Evangelio de Marcos dice que mejor que nos cortáramos una mano, un pie, nos sacáramos un ojo para evitar a toda costa el pecado..Sin embargo, este modo de hablar solo se refiere a la radicalidad a la que debe someterse nuestra voluntad a fin de evitar el pecado, que es tan malo que puede merecer una pena eterna…De otra manera, no se explica que Jesús diga que es mejor ser manco, cojo o tuerto que caer en “la gehena, AL FUEGO INEXTINGUIBLE”, o sea perpetuo y eterno y cite a continuación el mismo Jesús  a Isaías (63,24) del A.T., que dice “donde su gusano no muere y su fuego no se extingue” porque cuando habla de la eternidad del infierno ya no habla en sentido figurado, sino que se refiere a una realidad…

    Y también la eternidad de la pena esta escrita cuando en el juicio final, el Hijo del hombre diga: “Apartaos de Mí, vosotros los malditos, al fuego eterno, que preparó mi Padre para el diablo y para sus ángeles. Porque tuve hambre y no me disteis de comer etc. etc.” (Mateo 25,- 41y 42)..Y mas abajo dice: “Entonces les responderá diciendo: “En verdad os digo: cuanto dejasteis de hacer con uno de estos más pequeñuelos, también conmigo lo dejasteis de hacer. E irán éstos al tormento eterno; mas los justos, a la vida eterna” (Mateo 25, 45, y 46)..Son terribles estas palabras por los que rechazaron y se olvidaron de practicar la misericordia…

    LUMEN GENTIUM del Concilio Vaticano II cita a Mateo 25 para afirmar la eternidad de las penas del infierno y también cita al Evangelio de S. Juan en relación a la resurrección: “y saldrán, los que hubieren obrado el bien, para la resurrección de la vida; los que hubieren obrado el mal, para resurrección condenación” (Juan 5, 29) ya que esta cita se concibe como un complemento de la anterior del evangelista Mateo., Por otro lado, la Iglesia ha interpretado siempre la eternidad del infierno como aparece en la Escritura y lo ha definido en el Concilio IV de Letrán. Y en el Apocalipsis de S. Juan hablando de los réprobos: “Serán atormentados día y noche, por los siglos de los siglos” (Apocalipsis 14,10)

    Yo, como tú, creo en la misericordia de Dios…Sin embargo, los horrores de los crímenes e injusticas en este mundo, y el mal hecho por el mal, claman a Dios…y si no existe la justicia en este mundo, tiene que existir en el otro…porque NO es el mal el que va destinado al triunfo final, sino el BIEN….Tambien creo que la misericordia de Dios puede derrotar al mal por mas enorme que sea…Creo que el amor de Dios y el sacrificio de Jesús tuvieron un sentido y un propósito positivo al crearnos y redimirnos…y que esta redención esta presente en el mundo en todo momento y es actual…Creo con Ratzinger, en Spes Salvi, que la mayoría de los humanos experimentar una conversión , como tu mencionas, en esta vida o en la otra, a pesar de nuestras flaquezas humanas y nuestros compromisos ocasionales con el mal..Tambien pienso que los verdaderos santos son relativamente pocos…y los que rechazan decididamente el amor y persisten en este rechazo hasta la eternidad, son también son relativamente pocos…Pero esa es una opinión personal, porque yo también he de agarrarme de la misericordia divina…pues mis méritos, por supuesto, no son suficientes para entrar en la vida.

    Con mis mejores deseos    un abrazo   de Santiago Hernández

     

     

     

     

  • Jorge

    Santiago, me he leído detenidamente el capítulo 23 de Mateo en la Biblia de Jerusalén, incluso las notas a pie de página, por si se me había escapado eso que dices de la condena para siempre. No lo he encontrado. Es evidente el uso por Jesús de un lenguaje muy duro en todo el escenario de las maldiciones en el capítulo 23  de Mateo. La condena hacia el mal y sobre las personas que tienen esa actitud y actúan de ese modo son condenadas sin paliativos. ¿Pero esa condena no es al mismo tiempo una llamada a la conversión? ¿No les alcanza la misericordia de Dios que puede hacer que cambien para el bien si las circunstancias de sus vidas cambian, al menos a las puertas de la Plenitud?
     
     
    Busqué también la condena por el pecado contra el Espíritu Santo (Mt 12, 32) y la nota a pie de página que dice: al rechazar la invitación de Dios se sitúa quien lo hace fuera de la salvación. Tampoco aquí se habla de la condena eterna o para siempre, sólo que el pecado no podrá perdonarse si se  persiste en el rechazo a Dios. En las palabras de Jesús (Mt 18,8), de sacarse los ojos o cortarse las manos si te son ocasión de pecado, es evidente que no nos está diciendo que hagamos tal barbaridad, para entrar en la Vida y evitar entrar en el fuego eterno. Emplea un lenguaje figurado y por tanto también lo será ese fuego eterno, sin afirmar que realmente exista.  A pesar de ello me parece recordar que en alguna otra parte de los Evangelios se habla expresamente de la condena eterna. ¿Me podrías indicar en dónde? Es que si fuese así, dada la importancia que tiene en mis propuestas, me leería una y otra vez todo el escenario en meditación sintiendo la presencia de Jesús, pues es algo que no guarda sintonía con el conjunto de su mensaje ni tampoco con el amor pleno. Es que Jesús rebosa amor hasta con los más malvados y pecadores, con sus propios enemigos que lo maltratan, torturan y matan. ¿Puede haber pecado mayor? Sin embargo Jesús perdona. Los excusa porque no saben. Pero es que no lo sabremos todo hasta que estemos a las puertas de la Plenitud.

  • Santiago

    Jorge, mi demora es técnica como te dije…tengo dificultad en enviar mi comentario a ciertas horas…pero te sigo…Por eso, tus preguntas me parecen interesantes y apropiadas…y yo también me las he formulado en ocasiones..Pero, Jorge, hay que pensar que nosotros no podemos saber como Dios juzga las conciencias…Solo El puede determinar con certeza nuestro grado de malicia y hasta que punto ésta ha llegado a ser destructiva del amor….Solo El puede saber como su misericordia va a interaccionar con su justicia…puesto que Dios da a cada cual lo que le corresponde…pero su misericordia va mucho mas allá…y aligera nuestra culpa y nos da la esperanza de salvación en esa misma misericordia…Sin embargo, no somos robots…Somos personas que pueden decidir entre el bien y el mal..somos responsables…ya que somos esencialmente libres, creados en libertad y para la libertad…pero no estamos solos en nuestras decisiones…Dios nos da suficiente ayuda por medio de su gracia, sin importar si somos budistas, mahometanos, protestantes, católicos, judíos etc. puesto que si “en el principio existía el Verbo…”existía” también “la luz verdadera, la que ilumina a TODO ser humano que viene a este mundo” (Juan 1,1 y 9)..No solo tenemos ayuda externa, sino tambien poseemos nuestra iluminación e intuición interna, que aun en confuso nos lleva a querer hacer lo que está bien…. y evitar el mal…y sentirnos confortables con el bien…y también culpables ante lo que hicimos mal.

    No cabe duda que existen condicionamientos psíquicos y morales, como los “lavados de cerebro”, y estos “adoctrinamientos y entrenamientos” que estamos viendo en el momento actual del mundo, que pueden confundirnos  gravemente y tergiversar la moral..haciendo de lo malo, bueno, y viceversa…La confusión es un arma de las tinieblas que puede llevarnos a grandes zozobras espirituales…Sin embargo, ni siquiera en una guerra “formal” pueden pasar desapercibidos los actos barbáricos como el asesinato a mansalva de los inocentes, la tortura cruel y despiadada de ser quemado vivo, el suicido a base de auto-detonarse a si mismo con las consiguientes muertes de ciudadanos inocentes, el asesinato masivo de inocentes en centros culturales, comerciales o de recreo etc etc….Estos actos, en si mismos, denotan un grave desorden moral y social…y por lo tanto son actos voluntarios que implican una orientación y decisión de la conciencia hacia el mal…y a pesar de que intentemos racionalizarlos, para la mayoría de la humanidad, son actos en contra de esa misma humanidad…son reprobables…y deben ser juzgados y castigados…puesto que violan estos principios universales…a pesar de las excepciones cuando existe una demostrable ignorancia “inculpable”..Por eso, muchos de los generales del ejército de las pasadas guerras pudieron ser juzgados por tribunales de guerra…porque aun a pesar de estar involucrados sin culpa en esas contiendas, los crímenes eran de tal envergadura…que tenía que existir esta justicia humana…ya que ellos no podían ignorar la evidencia del mal que sus mismas acciones y permisiones implicaban..tal eran su gravedad.

    Los planes de Dios no consisten en aprobar el mal que hacen sus criaturas…Los planes de Dios se basan en la libertad de los seres racionales…porque los irracionales no son responsables…pero los racionales participan en su propia salvación porque son responsables de sus actos…La voluntad de Dios es salvífica…para los que honesta y sinceramente buscan la verdad..que se identifica con el bien…Toda mentira es un mal…que falsea la realidad…que se aparta de la única Realidad que es Dios…La voluntad de Dios trabaja con la nuestra en la consecución del bien…el amor…que es su fundamento…ya que Dios es el bien…es el amor…es el bien supremo..Por tanto, su voluntad es salvar a los que desean salvarse en el bien…pero no a los que accediendo a sabiendas al mal, perseveran en el mal y optan por el….Eso sería un contrasentido y un graven desorden de la voluntad divina cosa que es imposible…

    Por otra parte, la misericordia de Dios se hizo visible en Jesus…El es el modelo perfecto del amor…Su vida está plagada de esta misericordia infinita que abarca a todo y a todos, en sus dichos y en sus actos…y sin embargo vemos en el Evangelio que sus testigos mas íntimos, que transcribieron sus memorias y sus pensamientos, relatan que Jesus combatió denodadamente al mal y habló contra este desorden de manera explícita cuando los fariseos sin negar los milagros de Jesús los atribuían a Beelzebul, príncipe de los demonios…pero “conociendo Jesús sus pensamientos les dijo…”engendro de víboras” ¿cómo podéis hablar cosas buenas siendo vosotros malos?  Porque de lo que rebosa el corazón, habla la boca.  El hombre buieno, del buen tesoro saca cosas buenas, y el hombre malo, del mal tesoro saca cosas malas. Os certifico que de toda palabra ociosa que hablaran los hombres darán razón en el día del juicio. Pues por tus palabras serás daoa por justo y por tus palabras serás condenado. (Mt. 12, 25 y 34-37) (Nuevo Testamento, por Jose M. Bover s.j. y Félix Puzo s.j., BAC, Madrid, 1960)

    “Es imposible que los escándalos no vengan; mas ¡ay de aquél por quien vienen!. Más le valiera que le colgaran al cuello una rueda de molino y le precipitaran en el mar, ANTES de escandalizar a uno de estos pequeñuelos” (Lc. 17,1-2  Mt. 18,6-9  y  Mc. 9,42-48)

    Y a los fariseos que les llamaba,´”farsantes” y “sepulcros blanqueados”, les decía: “¡Serpientes, engendros de víboras! ¿Cómo esperáis escapar de la condenación de la gehena?” (Mt. 23, 33) Y en el juicio final los misericordiosos serán aceptados en el Reino del Padre…y los inmisericordes, serán rechazados para siempre” (Mt. 23, 31’46)

    Son duras las palabras de Jesús cuando se refieren al mal y sus consecuencias…A pesar de la hipérbole semita de la época, Jesus habla de la existencia del mal como gravemente reprobable…y que debemos rechazar….ya que existe la posibilidad de decir que NO en esta vida a la misericordia y al amor…y destruir el verdadero sentido de nuestra vida…aunque no sabemos como se relacionan nuestras acciones y nuestras vidas con la eternidad divina…Solo El tiene una respuesta adecuada a nuestras preguntas…Su cumplimiento real pertenece a la otra vida…Por ahora, nosotros estamos en el camino de la fe, de la esperanza y del amor…por eso caminamos junto a la Iglesia peregrina…que nos conduce en la verdad y hacia ella.

    Un abrazo de Santiago Hernández

     

     

  • Jorge

    ¡Ah! Una cosa más Santiago, ¿no hay salvación para los malvados y pecadores? No dice eso Jesús aunque sí lo dice la Iglesia. Dices que “los que rechazan el bien o el amor en conciencia están rechazando la última felicidad; no es Dios el que nos condena, somos nosotros los que no queremos,… la responsabilidad es nuestra“. No creo que la cosa funcione así. La Plenitud incluye a todos sin exclusiones por muy malvados que sean, pues por mucho que nos opongamos a la voluntad de Dios, no tenemos capacidad para torcer los planes de Dios con respecto a la humanidad en Plenitud. ¿Cómo es posible pensar que nosotros sí sabemos cómo cambiar la voluntad y la conciencia torcida de condenados por los tribunales de justicia en el respeto a su libertad, es verdad que no siempre con éxito, y que Dios no sepa hacerlo? Y si Dios sabe y puede y no quiere hacerlo es un malvado.
     
     
    Esta posición de condena sólo puede sostenerse considerando la muerte como el punto final de la vida, con un juicio ulterior implacable sobre ella. Pero si no es así, sino que la vida tiene continuidad más allá de ella, como todo cristiano cree por la resurrección de Cristo, entonces la cosa es completamente distinta. Creemos que hay un juicio, pero aunque el juicio signifique bendición o maldición, ¿la maldición de una vida implica la exclusión definitiva? ¿cuándo y dónde Jesús excluyó a alguien? ¿no significará más bien la sentencia sobre lo que debe ser cambiado para alcanzar la Plenitud? ¿tiene algún sentido la condena como separación de Dios? ¿es que acaso tiene algún sentido la existencia de algo eterno separado de Dios?

  • Jorge

    Santiago, hay cerrazón en ciertas personas con gran autoridad académica, porque no tienen ningún escrúpulo en modificar los datos de campo sociológicos o experimentales que obtienen, para sostener sus hipótesis a las que están aferrados. Si observamos las sociedades actuales, ¿cómo es posible decir que los promotores o las élites del terrorista Estado o Califato Islámico, tienen los mismos principios éticos que la Iglesia comprometida con los pobres y marginados? ¿Es que están ciegos? La justicia en unos consiste en torturar y cortar cabezas a sus presuntos enemigos, los otros los acogen y atienden con todo el cariño tratando de darles cuanto necesitan. Son concepciones, principios y prácticas del bien y del mal contrarias entre sí. Las élites del EI no se sienten culpables por el terror que extienden, al contrario sienten que están haciendo lo que deben hacer en justicia, pues los culpables son sus enemigos y no ellos. Y a sus enemigos hay que doblegarlos por la violencia a su autoridad por razones de justicia, y si no exterminarlos, pues no tienen por su maldad derecho a la vida.
     
     
    ¿Qué crees que son los violentos racistas, homófobos,…..? ¿Sólo unos malvados? Pues no, actúan violentamente por razones de su particular modo de entender la justicia, y creen por ello que actúan bien, que hacen lo correcto, lo que les dice su conciencia. No se sienten culpables sino todo lo contrario, los culpables son siempre los otros. Por ello resulta tan difícil reconducir psicológicamente a un terrorista a la convivencia pacífica, puesto que hay que cambiar paso a paso sus patrones de comportamiento, la estructura de su conciencia, sus valores morales y sus principios éticos.

  • Santiago

    Jorge,  la voluntad de Dios es que hagamos el bien…y evitemos el mal…porque El es esencialmente el bien supremo..No existe “maldición” ni “condena” alguna de toda la humanidad, como tu insinúas..ni existe tampoco la salvación exclusiva de un “puñado” de justos…Eso no es lo que enseña la Iglesia Católica…todo lo contrario…La salvación es asequible a todo el que intenta seguir el bien que se encuentra anclado en su corazón… Está claro en la Escritura y en la doctrina de la Iglesia la voluntad salvífica de Dios …para todos los que lo deseen…usando de los medios que Dios nos ha dado a cada uno de nosotros de manera  espiritual y sacramentalmente, ya que en el “principio existía el Verbo” y tambien “existía la LUZ verdadera, la que ilumina a TODO ser humano que viene a este mundo”….EL “vino a los suyos y los suyos NO le recibieron”….”mas a cuantos le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hijos de Dios” (Juan 1,-9,11y 12)…Somos, pues, nosotros los que actuamos nuestra salvación junto con la gracia que Dios nos da, con los medios, muchos o pocos, que nos pertenecen..Pero no somos robots…Poseemos conciencia moral y sabemos que debemos realizar el bien…y evitar el mal…Por tanto, si rechazamos el amor y tenemos conciencia de ello, somos nosotros los que estamos rechazando la última felicidad, no es Dios es el que nos condena, somos nosotros los que no queremos…La responsabilidad va a ser nuestra….Dios no es injusto, ni cruel..ya que podemos llegar a nuestra plena felicidad eterna…si queremos

    La deducción lógica del axioma que tu propones está lejos de ser probada….ni siquiera en este siglo de tanto rechazo a la moral…Ya Immanuel Kant fundamenta la moral en la actividad propia de nuestra razón práctica. Considera como principios las proposiciones humanas que contienen la idea de una determinación general de la voluntad que abraza las reglas prácticas…Los principios pueden ser subjetivos u objetivos, internos o externos…Y por eso el famoso y prolífico autor “best-seller”, politólogo y filósofo, contempóraneo Stephen R. Covey define los principios morales UNIVERSALES “como faros y como leyes naturales que no se pueden quebrantar porque LA REALIDAD OBJETIVA está compuesta por estos principios que controlan el desarrollo y la felicidad humana. Estas normas están enraizadas en la estructura de TODAS las sociedades que existen y han existido a lo largo de la historia como la rectitud, la integridad, la honestidad, la dignidad humana, el servicio o lo idea de contribuir, la lealtad, la solidaridad, la responsabilidad, la bondad”..O sea, que en definitiva, tendemos a realizar el bien…y evitar el mal…Y estosiempre ha existido en la especie humana, como una exclusiva…Solamente en ella…

    Y el piscobiólogo de la Universidad de Harvard sostiene el carácter innato de la moral, o sea, la existencia de unos PRINCIPIOS UNIVERSALES que permiten a todo ser humano a distinguir entre el bien y el mal. Hauser ha hablado  de esta cuestión recientemente con Eduardo Punset en una nueva edición del programa REDES. Y junto con el psicólogo Quim de Marimón quien tambien nos habla acerca de un interesante experimento realizado entre los escolares para medir los sentimientos como la empatía vs. narcisismo y su relación con la ética…junto con el neurocientífico Oscar Villarroya que también ha aportado su punto de vista al respecto.

    Pero no es necesario probar la existencia de estos principios GENERALES porque son y han sido evidentes en la historia de la humanidad…La confusión está en que “una cosa son los principios generales y otra su aplicación en cada época y en cada circunstancia”..Una cosa son los principios de la medicina..y otra cosa es como se deben aplicar….El principio fundamental de la MEDICINA ha sido formulado por la escuela de Hipócrates como que “lo primero es NO hacer daño”…pero en el siglo I la aplicación de la Medicina como Ciencia tuvo que ser distinta a la del siglo XXI que estamos viviendo…¿Cambió el principio? Pues no, siempre la medicina está encaminada a aliviar el sufrimiento de la enfermedad sin hacer daño al paciente,… lo que cambió ha sido la aplicación del principio…pues procedimientos que existían en siglos pasados ya no son válidos actualmente…pero el ideal de curar y aliviar, propia de la ciencia médica, sigue en pie…Y asi practicar el bien moral ha tomado una forma diferente en el devenir de los siglos…como el evitar el mal….Lo que era ocasión grave en la Edad Media de realizar el mal…en las circunstancias del siglo XXI  puede no serlo en este siglo..Por eso, los principios morales universales deben mantenidos sólidos e inmutables pues van a constituir la base para aplicar correctamente el orden moral necesario.

    Sin embargo, estoy de acuerdo contigo, Jorge, con tu último párrafo…con lo de “ajustar nuestro comportamiento a la ética manifestada de Jesús”, clarificando cada vez mas esta moral evangélica que se basa en la “guarda de los mandamientos” como el mismo Jesus recomendó con especificidad dirigiéndose a un joven que quería entrar en la “vida”,…. en el Sermón de la Montaña donde se proclama un camino mejor en el amor y en la mansedumbre de Jesús,…. en la recitación del Padre Nuestro donde Jesús nos enseña el perdón de las ofensas y la humildad por medio de la oración de petición…y por último, en el ejemplo de la vida de Jesus que obedeció la voluntad del Padre, aceptando el tormento de la Cruz, como rescate nuestro, y dándonos ejemplo de como debemos vivir y morir….Porque “si vivimos, debemos vivir en El…y si morimos debemos morir en El”

    Un abrazo…..de Santiago Hernández

  • M.Luisa

    Dices, Jorge:

    “Nada hay de metafísica, nada de sobrenatural en mis propuestas. Si insistes tendrás que explicarte en dónde lo ves”.

    Bueno,  esto de que no hay metafísica en tus propuestas  cuando de tantas expresiones de ella  están llenas,  no es creíble. De todas maneras la metafísica para estos temas siempre será necesaria, no vayamos pues  a darle un sentido peyorativo, lo contraproducente  es convertirla en ultra-física.

    Lo físico,  hay que considerarlo   desde una doble perspectiva:

    Por un lado como aquello que es real y en este sentido es término del saber positivo.

    Por el otro, como estructura formal  de la realidad.

    Lo físico así no se opone  a lo metafísico  sino que, precisamente,  si lo físico es término del saber positivo,  este sentido último es término del saber metafísico.

    Pero si te fijas ahí aparece la metafísica intramundana  de la cual me sirvo en mi línea de pensamiento,  todo lo contrario de la ultra-física  que apunta al más allá sin base mundanal alguna.

    Lo científico y lo metafísico tienen estrecha conexión. Se rompe así con  el  mero positivismo  que se satisface  con la sola respuesta a la faz externa de los fenómenos.

    Bien, me queda hablar de lo sobrenatural, pero para abreviar y dicho de manera rápida:  identifico lo sobrenatural con la ultra-física.

  • Jorge

    Amigo Santiago, en tu discurso sobre la ética, en mi opinión, le falta perspectiva cultural e histórica. Afirmas que los principios éticos son los mismos desde el origen de nuestra especie hasta hoy y seguirán iguales hasta el fin de los tiempos. Esta afirmación es una deducción lógica de un axioma: Dios es el autor y el responsable de la ética y de la verdad, por lo cual los principios éticos y la verdad son invariables siempre. Aunque la experiencia y los datos recogidos en las diversas culturas y en la historia lo contradigan ampliamente, para seguir afirmándolo no queda otra que explicar esas desviaciones de datos y experiencias como comportamientos culpables y principios éticos torcidos o erróneos contrarios a la conciencia, dado que ésta lleva impreso en cada ser humano la voluntad de Dios y por tanto hay sólo una ética única y verdadera.
     
    La consecuencia de admitir una proposición como esta lleva necesariamente a la maldición y condena de toda la humanidad, como afirmó Agustín de Hipona, a excepción de un puñado de justos, los únicos que pueden salvarse. Manifiesto con rotundidad mi fuerte oposición a Agustín que maldice y condena a la humanidad a un infierno terrible y eterno. La idea de Dios que se deduce de aquí es la de un Dios terrible, mezquino y abominable, pues queda satisfecho no sólo salvando a un puñado de justos que revela su mezquindad, sino que se complace con los sufrimientos atroces de los otros que son la inmensa mayoría.
     
    Si las consecuencias de admitir una proposición llevan a hechos nefastos e inadmisibles y que además los datos y experiencias la contradicen ampliamente, no queda otra que retirar la propuesta. Y la retirada significa que no hay en la conciencia humana una impresión de fábrica de principios éticos o de la voluntad de Dios, sino que van siendo construidos o forjados a lo largo de la historia, junto con todo lo demás para ir mejorando las condiciones humanas de vida. Y la retirada también significa que aunque exista Dios y por tanto haya una sola ética y verdad, sólo las podremos conocer cuando alcancemos la plenitud de la ética y la verdad. Lo que nos toca es contar con lo que tenemos y encaminarnos hacia la plenitud.
     
     
    Yo creo que Jesús es la manifestación de la Plenitud. Y por tanto los cristianos tenemos una meta y unos objetivos claros tanto para la ética como para la verdad. Pero aún nos queda mucho camino por recorrer, no sólo ajustando nuestros comportamientos a la ética manifestada por Jesús, sino también en la especificación concreta de principios éticos y valores evangélicos que tenemos que ajustar. No siempre está claro qué haría Jesús en todas las situaciones, y lo que es más difícil cómo ajustar la ética de Jesús en la vida social, en la estructura de nuestras sociedades y que la cosa funcione.

  • M.Luisa

    De nuevo aquí, Jorge.

    Tienes razón, la realidad no exige nada a la inteligencia, esto lo digo yo misma, creo,  en el penúltimo párrafo de mi anterior comentario, aunque no con seguridad  porque no estoy delante del ordenador, son las cinco de la mañana y a estas horas trabajo mejor en el escritorio que tengo en la habitación, pero recuerdo que  lo dije dentro del contexto de aquel “algo más” que tu mismo, anteriormente, habías aludido, y yo para aprovechar este ámbito inexplorado y peculiar, lo aproveché   en la conversación como elemento nuevo. Me atuve a él y fue cuando te dije:

    “ es que no algo más fuera de la realidad, lo que hay es su apertura al mundo y por  esa apertura transita la inteligencia”. Pero la real, no la ficticia.

    Por tanto, el papel que aquí hace el término  exigencia es porque el carácter abierto de la realidad no lo puede transitar más que la inteligencia. Ahora bien, hay que decirlo todo aunque me haga pesada: por una inteligencia sentiente, es decir que no haya sido   previamente racionalizada.(Inscribo este periodo al racionalismo) Porque lo que transita, lo que hace trascender a la inteligencia   es precisamente su carácter sensible.

    Así pues, no es la realidad la que exige sino su apertura al mundo que a modo de posibilidad deja el acceso expedito en tensión trascendental.  Para que entiendas mejor lo que quiero decir, es que si los humanos estuviéramos cerrados a un medio, a un solo campo de acción y reacción, no podría haber mundo y en consecuencia tu tampoco habrías podido hacer ciencia.

    La exigencia por parte nuestra es la que frente a la realidad de las cosas nos deja instalados en la razón a secas sin el aspecto físico de ellas. Como  así la razón al uso también puede funcionar, nos deja instalados  en ella a secas  sólo en su aspecto meramente conciencial.

    Claro, no me canso nunca de  enderezar,  según mi pensamiento, esto que tú dices “Se nos impone porque la realidad está ahí, fuera de nosotros, es como es, independiente de lo que pensemos o sintamos acerca de ella”  No, no está fuera de nosotros, lo que de suyo sea la realidad, su modo de presentación lo sentimos. Lo que sucede es que sus “propiedades” no las sentimos como tales, las sentimos como “cualidades” (este color, por ejemplo) pero la actuación, el efecto de esta percepción  en nosotros no significa que las cualidades no le pertenezcan realmente. La pertenencia se inscribe tan sólo en este momento fenoménico en la que la percibimos, ese momento es justo el ámbito  en el que trabaja la ciencia.

    Aludes también al nivel cuántico, diciendo que en él no se da la separación sujeto/objeto.  Justamente  ahí tengo puesta siempre la mirada  para argumentar  desde la unidad,  es por lo que  en el caso de la inteligencia no hablo  de ella  en abstracto sino de la  experiencia en la  intelección. En la intelección no se da la separación  porque el acto que hay en ella, es decir, la  acción implicada   no es de actuación sino de actualidad.  Kant  resolvió la separación a modo de síntesis, pero en la contemporaneidad y de fondo  la física cuántica, no se trata de síntesis sino  de actualidad.
    Bien, Jorge, me han pasado las horas volando  y ya no puedo continuar dedicarme  por el momento. Pudiera ser que si le das una buena interpretación a lo que llevo dicho, cosa que me alegraría  mucho por el esfuerzo que he puesto, tal vez,  también pudieras,  por extensión, abarcar alguna de las cuestiones que me quedan todavía  pendientes.

  • Santiago

    Jorge, sigo con atención lo que escribes, pero dificultades técnicas me impidieron escribir aquí antes…Pero se está tratando un tema importante…y bastante difícil…Por otro lado, el esquema del que yo trato no es mío como tu supones…ni siquiera es original de la Iglesia..Sino que lo transcribo del Evangelio puesto que Jesús no hablo solamente de la misericordia, sino que combatió denodadamente el mal mientras estuvo en este mundo, ya que el hablaba no solo para los seres de su tiempo sino para todos los siglos venideros porque  el infanticidio, el adulterio, la traición, el robo, el crimen etc.etc. eran tan comunes en el siglo I en Israel y en la Roma Imperial, como en el mundo del siglo XXI que estamos viviendo..

    El hecho de que los seres irracionales no sean responsables de sus actos nos dice que no tienen conciencia moral, ya que sus acciones no se basan en lo trascendente…Su destino es instintivo, temporal y efímero…no dependen de una voluntad libre..Pero nosotros no funcionamos por medio del instinto sino de la razón que es propia del intelecto y del acto que pertenece a la voluntad…Somos los únicos seres capaces de decidir…Y si podemos decidirnos por el bien también podemos discernir y ejecutar el mal…Si podemos escoger el bien…y somos responsables de nuestras buenas acciones…no tenemos que suponer que debido a la “evolución”´, los seres humanos “consintieron” en que NO se sentían responsables por los crímenes cometidos con plena conciencia y que por tanto, sin esta responsabilidad, sus malas acciones eran “relativas” y por tanto ni ellos merecían sentirse culpables, ni arrepentirse, ni reparar el daño y las lágrimas que causaron, ni mucho menos ser castigados…Pero no existe tal “dicotomía”..El mal moral está a la vista diariamente en la enormidad de los crímenes que se ven actualmente en los medios de información del mundo entero..Es una grave responsabilidad que tenemos todos cuando no hacemos algo para combatir el mal y corregirlo.

    Dios no es injusto al darnos el privilegio de la libertad de escoger…No es un ser malvado…como tampoco son malvados el padre y la madre que preparan a sus hijos para la vida con amor y con una buena educación para que escojan “lo mejor”….Si ellos actúan de “otra manera” convirtiéndose en seres que odian ¿dónde se encuentra la maldad de los padres? Hubiera sido injusto si Dios no nos hubiera dado los medios para vencer al mal, al pecado…. PERO Dios nos llenó de gracias…desde la primera hasta la última..Desde nuestro nacimiento hemos tenido ayuda, no solamente temporal sino espiritual, no solamente de padres, familiares, amigos, maestros, consejeros…sino inspiraciones interiores que nos dirigen hacia lo que está bien..y nos apartan del mal..Y al que le faltaron los padres…le sustituyeron los tutores…y al que le faltó la salud…hubo el el alivio de las medicinas…y al que le faltó altura…le sobró inteligencia…etc. y al que estaba para derrumbarse en el abismo de la desesperación, de la enfermedad, de la duda, Dios lo rescató por medio de múltiples  gracias actuales…No podemos quejarnos…la existencia en si es un don único y si contamos los beneficios que en realidad recibimos y hemos recibido…superan con mucho a los males de los que nos quejamos…Dios no pudo darnos la libertad…sin pensar que era posible que nos salváramos precisamente por ella, y en ella..Y ahí están los testigos de los millones de “santos” anónimos y los que han sido visiblemente proclamados por el Pueblo de Dios, que con su martirio y con su confesión y con su testimonio REALIZARON el bien…y luchando, evitaron el mal…mostrando un camino mejor para todos nosotros…MIENTRAS que otros se perdieron irremisiblemente en el abismo de las tinieblas de las adicciones a los placeres inordinados que producen como consecuencia muchos dolores en nosotros mismos y en nuestros hermanos..

    El antiguo adagio sique siendo cierto hoy en día..¨”Dios escribe recto pero en renglones torcidos” pero  no experimenta ni se divierte con nosotros en la tentación…Dios “acoge y protege el desarrollo humano” que se dirige a lo que es bueno que es la senda del “amor agapé” que es desinteresado. Pero no protege a las tinieblas del mal…al crimen y al desorden..No se trata de niños o adolescentes. A estos hay que ponerle un límite a la libertad desordenada. Pero ahí no termina la cosa. Esta limitación impuesta por nosotros es para formar adultos para que ellos mismo controlen su desordenados impulsos para no caer en la esclavitud de la adicción al mal que es responsable de la mayoría de los problemas del mundo actual…ya que la niñez y la adolescencia es solamente una preparación para la madurez física y espiritual…Los límites al libertinaje son siempre necesarios, pero cuando somos adultos somos nostros los que sabemos cuales son nuestras limitaciones para que el imperio del mal no nos controle…

    Por otro lado, el mal físico…lo malo que nos sucede sin nosotros quererlo…solo puede entenderse si creemos que nuestra vida terrestre es solo un tránsito a la  eterna, que es la verdadera…Por eso la Cruz de Cristo se transforma en Resurrección..Nuestra cruz es solo una preparación breve para nuestra propia resurrección en Cristo…El mal físico no tendría ningún sentido si lo vemos como un castigo en si mismo y como una crueldad divina…. Sólo podemos entenderlo a los ojos de la eternidad. Entonces veremos que nuestros sufrimientos  fueron pasajeros y breves,  e incomparables a la gloria que nos está reservada..y que valió la pena sufrirlos con paciencia…como hicieron millares de hermanos nuestros a través de los siglos que nos precedieron en la FE.

    Por eso, sólo el cristianismo puede ofrecer un camino coherente, posible y asequible ante el problema existencial del mal en el mundo…porque es un camino hacia la trascendencia verdadera…una camino superior que se basa en la esperanza y en el amor… es el camino de la salvación

    Un abrazo   de Santiago Hernández

    Por eso, es el cristianismo

  • M.Luisa

    Hola Jorge,iba a salir a la calle cuando he visto tu comentario, sólo, como por impaciencia, he leído dos líneas del principio y dos del final, no puedo entretenerme más porque llegaría tarde en donde estoy  citada,  te  digo esto porque cuando regrese aún habre de didicar un tiempo  a un trabajo que me quedó pendiente  días atrás,pero no te preocupes que sabrás de mí. No puedo fallarte  pues has sido muy amable y paciente con todos.

  • Jorge

    MªLuisa, dices ” exigencia de la realidad misma al enfrentarnos los humanos a ella”. En mi opinión, la realidad no exige nada en sí misma, no tiene ninguna capacidad para ello. La exigencia surge en nosotros no en la realidad, pues somos nosotros los que nos exigimos algo, lo que sea. Es verdad que cuando lanzamos una hipótesis para explicar lo observado, a menudo resulta refutada por la experiencia, con los datos nuevos que se obtienen. Es que no podemos manipular la realidad para que diga lo que nosotros queramos y en este sentido se nos impone. Se nos impone porque la realidad está ahí, fuera de nosotros, es como es, independiente de lo que pensemos o sintamos acerca de ella. Si decimos algo que sea contrario a lo que la realidad es, pues tarde o temprano, con nuevos datos si se obtienen, la contradicción saldrá a la luz y tendremos que retirar lo dicho si queremos seguir avanzando en el conocimiento de la realidad.
     
    Sé que me puedes objetar que la realidad no está ahí fuera, sino que más bien nosotros estamos incluidos en ella. Que sólo tiene sentido el decir que está ahí fuera cuando se usa el artificio de separar sujeto/objeto. Es verdad, pero es que ese artificio nos ha permitido el conocimiento científico que no es poco. Prescindir de ese artificio, al menos por ahora resulta estéril, aunque no del todo. A nivel cuántico la separación sujeto/objeto no se da, de modo que para trabajar en él hay que tenerlo en cuenta. Por supuesto que esta situación tiene implicaciones filosóficas acerca de la realidad, pero no cualquiera que sea, sino ajustadas a lo que sabemos sobre el nivel cuántico si queremos decir algo con sentido, es que se lee cada cosa por ahí…..
     
    Insisto, la inteligencia es un artificio adaptativo. No es una partícula de la realidad metida en nosotros que nos exija cosas. En la realidad está incluida toda nuestra estructura funcional, todas las células, tejidos, órganos y nuestro organismo, su química su física su biología, sus relaciones ecológicas y humanas…., no solo la inteligencia.
     
     
    Yo no construyo de ningún modo una metafísica y menos sobrenatural con el fin de responder a las últimas preguntas humanas o existenciales. La realidad para mí es física nada hay sobrenatural en ella, y el ser humano sólo es un individuo de su especie biológica entre las demás sin ningún añadido que la diferencie. Por lo que dices veo que no he logrado explicarte mi propuesta de Plenitud Humana ni mi apuesta religiosa o no la has entendido. Nada hay metafísico ni sobrenatural en ella. Nada. Si mis respuestas últimas y existenciales apuntan a Dios y su Espíritu, no es para mezclarlo de algún modo con la realidad ni con nosotros, pues en mi propuesta no pertenece a nuestro sistema. Si existe cosa que no lo sé, es externo a nuestro sistema. Y si este sistema externo existe, no tengo ningún dato que pueda manejar, pensar o intuir, para construir algo o decir algo sobre él. Nada hay de metafísica, nada de sobrenatural en mis propuestas. Si insistes tendrás que explicarte en dónde lo ves.

  • M.Luisa

    Hola Jorge, recién llegada a casa y con lo que me espera te contesto pero consciente de que sólo lo podré hacer en parte.  Me dices:

    “Yo me he atrevido  a decir qué es la inteligencia en términos generales que veo plausible, como artificio cerebral de adaptación al medio. ¿Tú podrías hacer lo mismo, decir qué es?

    De entrada te digo lo que para mí no es la inteligencia: un artilugio. Al definirla así  me hace pensar todavía con más convicción que defendemos esquemas de pensamiento contrapuestos y más en concreto el de la cognición humana. Fijándonos en el mundo cómo está,   sí que te diría que la inteligencia ha obrado como un artilugio al capricho del hombre,  sin que por ello, al hacer esta interpretación, pienses que  te sitúo a ti en ella. Todo lo contrario porque, por  lo que creo  conocerte, pienso que    tu modelo  de inteligencia no es sino un medio a través del cual poder ir   en búsqueda de un bien superior.
    Lo que percibo es que al definir de ese modo a la inteligencia la consideras en abstracto y esto me predispone, no sin cierto pesar, a juzgar tu modelo  de idealista. Es algo que me enfada enormemente al ver que tú siendo científico abandonas la ciencia en la necesidad de plantearte los últimos interrogantes de la vida, ¡no lo entiendo! Y  entonces vas y sobre  suelo limpio sin substrato material alguno construyes una metafísica sobrenaturalista.

    Volviendo sobre lo que me preguntas, ahora contestándolo en positivo  ¿Tú podrías hacer lo mismo, decir qué es la inteligencia? 

    Como nota estructural humana, la inteligencia evolutivamente hablando es un elemento nuevo pero elemental exigido desde las estructuras materiales y modulado por ellas. Esto responde también a lo que siempre me he referido al decir que la inteligencia es de origen biológico. Esta modulación está producida por exigencia de la realidad  misma al enfrentarnos los humanos con ella. No sé si te fijarás pero para responderte me he visto obligada a cambiar el sentido erróneo de tu pregunta pues no es la inteligencia que exige sino la realidad. Probablemente me explicase mal el otro día. Es decir, no es la inteligencia que exige este “algo más” al que tú aludes, es que no hay algo más fuera de la realidad, lo que hay es su obertura al mundo y a ella, a esa obertura, en reciprocidad tiende la inteligencia, queda remitida a ella  pero en tanto real, no como artificio.

    Es precisamente la idea de estructura lo que evita todo enfoque metafísico. Como es sabido, estructura es la unidad de un constructo en la diversidad de sus notas. Algo análogo a la estructura lingüística. Pero en nuestro caso, el estado constructo evita, precisamente, toda  construcción que sea meramente mental y esto porque cada nota es nota-de, nota de las demás, de todo el conjunto que forma la estructura. Por ejemplo, la potencia del sentir, como nota de la sensibilidad humana, es nota de la potencia cognitiva humana y en el “de” de ambas se codeterminan formando la unidad de “inteligencia sentiente”.

     

    Bien, me extendería más pero no me es posible ahora, un saludo cordial!

  • Jorge

    Mª Luisa, lo primero es aclararte que las experiencias sobre las decisiones por medio de patrones conductuales, no hace ninguna referencia a los movimientos o conductas reflejas. Se trata de los músculos estriados que responden a movimientos voluntarios de forma consciente, del tipo voy a coger el vaso de agua para beberlo. No se trata del movimiento reflejo de apartarnos de una llama ardiente. Lo que ocurre es que la orden llega antes al músculo que a la conciencia, resultando paradójico. Se mueve antes que nosotros le digamos u ordenemos que se mueva.
     
    De ninguna manera hay algo interpuesto entre la captación y la información. En esto nuestro cerebro se comporta como un ordenador de gama más alta que los que hasta ahora hemos podido construir, pero no difiere cualitativamente en cuanto a captar información. Por ejemplo, ya tenemos descifrado el ADN humano, es decir, tenemos el libro escrito de más de un billón de letras ACGT realizado por ordenadores. Han captado el orden en la disposición de las letras en el ADN y por tanto el libro contiene mucha información. Pero no sabemos leerlo, no sabemos cómo funciona, por tanto ni lo comprendemos, ni lo entendemos ni nos sirve de mucho y menos para el ordenador que no “sabe” qué hacer con ella. Una cosa es la información que tiene en sí misma el orden de las letras en el ADN y otra cosa es la información que nos llega al cerebro por las vías sensoriales. Si la información que nos llega son pantallas y pantallas sucesivas de letras ACGT, sin sentido, no existe material sensible alguno que capte la realidad directamente y menos su significado. ¿Qué pinta aquí la aprehensión? ¿de qué sirve un concepto como este? Si existe la aprehensión, como la inteligencia o la comprensión,…., sólo puede tratarse de un procesado que realiza el cerebro posterior a la información que recibe. Y si tiene relación con lo sensible es porque con la información recibida se han activado las áreas límbicas, como la amígdala cerebral entre otros.
     
     
    Yo me he atrevido a decir qué es la inteligencia en términos generales que veo plausible, como artificio cerebral de adaptación al medio. ¿Tú podrías hacer lo mismo, decir qué es? ¿Acaso me vas a decir que es simplemente un concepto, un producto del pensamiento? No claro que no, piensas que es algo más ya que dices que exige por ella que la realidad se nos imponga. Entonces pregunto y ese algo más ¿qué es? ¿una estructura? Pero yo digo que es un artificio precisamente porque depende de la estructura cerebral, de las neuronas y sus conexiones. ¿Hay algo más? ¿el qué? ¿o es que extiendes el concepto de estructura a un sentido metafísico? Entiendo meter metafísica en la realidad para intentar absorber en ella las últimas preguntas existenciales humanas. Yo no lo hago. Mis respuestas a las últimas preguntas existenciales humanas no inciden de ningún modo en la realidad en la que vivimos y somos. Inciden en el mundo humano tal como lo vamos conformando y construyendo que es una cosa bien diferente.

  • Jorge

    El esquema que propones Santiago, sobre el proceder de Dios ante el mal lo conozco, pues es el común de la Iglesia desde hace muchos siglos. Pero este esquema no da respuesta convincente del proceder de un Dios poderoso y bueno frente a la persistencia del mal, todo lo contrario, hace el problema irresoluble. Si Dios crea al hombre poniéndole delante de sus ojos “en su corazón” el bien, pero le añade la “zancadilla” de que no debe hacer aquello otro que es el mal que lleva a la perdición, dándole la libertad para que escoja, es evidentemente un ser malvado que se divierte con nuestras tentaciones. Es como ponerle delante de los ojos la tableta de chocolate al diabético, o la experiencia científica de poner a niños juguetes delante y decirles que no los toquen dejándolos solos. ¿Acaso Dios experimenta con nosotros o se divierte viendo cuanto tiempo resistimos la tentación?
     
    Mi propuesta nada tiene que ver con ello, intenta evitar el problema. El mal proviene de nuestra evolución biológica por un lado y por otro el mal se va progresivamente acorralando cuando los grupos humanos primitivos desarrollan ciertos comportamientos consensuados de donde surge la libertad y la ética. El bien no es dado originalmente sino un logro humano que aumenta con el incremento de libertad a lo largo de la historia. Y Dios acoge y protege ese desarrollo humano.
     
     
    Pero la pregunta sigue: si Dios tiene el poder para evitar que caigamos en el mal ¿por qué no lo hace? Pienso que la clave está en la respuesta a la pregunta ¿cómo ejercer todo el poder en la plenitud del amor? El amor no funciona con prohibiciones, amenazas, violencias, imposiciones, castigos, sumisiones, obediencias,…., ni siquiera con milagros distorsionando la voluntad de las personas. El poder del amor se ejerce de otra manera. Funciona en libertad, cuanta más mejor. Es cierto que mientras se está educando, en etapa de aprendizaje, es necesario poner límites a la libertad, y enseñar qué se debe hacer y qué no. Pero esta etapa concluye en el punto en el que hijos y educandos maduran y hay que dejarlos libres para que tomen sus propias decisiones. No podemos considerar a los adultos como niños ante Dios, tienen que tener plena libertad para que  puedan crecer en el amor. ¿Que pueden hacerlo mal? ¿que quisiéramos evitarlo? Pues claro que sí, pero…..

  • Santiago

    Jorge, no es que yo, particularmente haya optado por resignarme a las limitaciones humanas, sino que éstas son evidentes…están presentes en la vida diaria….  son objetivas..son del conocimiento de todo ser humano…Una cosa es que optemos por negar esta realidad, en lo que cae mucha gente que se encuentra en total “negación” en “denial”    ..imaginando un mundo irreal y fantástico….y otra es que la aceptemos y trabajemos con ella…Y esa quizás ha sido mi opción…trabajar con lo que es positivo…con el poco o mucho acceso que tenemos a ver lo real de nosotros y de lo demás…a vernos como somos…pero al mismo tiempo abrirnos totalmente a la fe y a la esperanza…en el amor…Esta actitud no requiere someterse indignamente ante la aparente “crueldad” de un Dios desconocido e incoherente, sino, todo lo contrario, significa  realizarse para tratar de ser mejores personas como han sido las vidas modelos de muchas personas que optaron por seguir el Evangelio, de alguna manera….

    El hecho de que no entendamos completamente el proceder de Dios no quiere decir que El se encuentre ausente de su Creación..porque aún nuestra autonomía está sustentada por El….Esta ausencia y silencio es solo una apariencia para nosotros que no podemos “captar” la totalidad de la imagen divina…no se trata de  El…sino somos nosotros…El ya ha hecho bastante con traernos a una existencia en cuyo origen y principio no intervinimos para nada…sino que solo fue un inmenso y maravilloso regalo…junto con los demás dones que se nos dió entre ellos, y por sobre ellos, la gracia para atraernos a El….junto a su Revelación en la historia por medio de su Hijo verdadero que aceptó morir en la Cruz para nuestro “rescate” (Mc. 10,45) y ” fue entregado para remisión de los pecados” (Mt. 26, 28)…junto a las promesas hechas por el crucificado de que íbamos a seguirle a la otra vida…en la gloria eterna…¿Es que no nos basta todo esto?..Es que no podemos equipararnos a una naturaleza que es diferente a la nuestra…Es pertinente, por tanto, para el que recibe el don, el agradecimiento al donante…y no lo contrario..

    De acuerdo contigo en la imposibilidad de Dios de crear o ejecutar el mal….y que Dios nos hizo libres para que escogiéramos el bien libremente…No se trata del mal físico que escapa muchas veces de nuestras manos…pues aun éste esta ordenado a un bien superior…Sino del mal moral, el pecado..que se ve en el mundo desafortunadamente…por nuestra indiferencia social…o por nuestro grado de malicia interna aunque sea ésta imposible de juzgar adecuadamente por ninguno de nosotros…Sin embargo, en el mundo existe el dolor por este mal moral…que se pudo evitar..si nosotros hubiéramos seguidos el camino del bien..el camino trazado por Dios a nosotros..revelado por El para nuestra salvación…Excepto el minusválido mental profundo y el totalmente ignorante con grave trastorno psicopático de la personalidad, generalmente todos los humanos con uso de razón poseemos una noción interna del bien y el mal…El crimen de los inocentes mas vulnerables, el asesinato a sangre fría, la tortura despiadada de humanos, la defraudación del salario de los pobres, etc. etc. son acciones reprobadas y consideradas inaceptables en todos los códigos morales y penales inscritos en el corazón de los humanos de todas las civilizaciones, de todos los tiempos, muchos de ellos condenados severamente..Existe un consenso general del bien y del mal, en el mundo, aun con sus agravantes y atenuantes…y aun cuando exista confusión..

    Por eso Jesús, misericordioso y compasivo, no permaneció callado ante el mal del mundo en que vivió, muy parecido en su estructura humano-psíquica a la nuestra de hoy en día y fustigó seriamente a los que violaban descaradamente la Ley del Amor que el venía a defender…Y asi expulsó a los “mercaderes” del Templo del Señor, condenó el pecado contra el Espíritu Santo, amenazó a las ciudades impenitentes, combatió denodadamente la hipocresía y las malas obras de los fariseos, repudió la avaricia, la impenitencia, la riquezas inordinadas que llevan a la crueldad, el escándalo de los mas vulnerables, perdonó a la adúltera pero le recomendó que “no volviera a pecar”, habló de guardarnos de los falsos profetas, rechazó en el juicio final a los malvados, y en la Ultima Cena dijo que “No todos estáis limpios”…

    Es por eso, que el camino que traza Jesús para nosotros, NO es un camino relativo y confuso que nos llevaría a la salvación en su Amor…Sino un camino que se identifica con EL BIEN total…puesto que podemos avanzar en la consecución del amor…y cuanto mas avanzamos, mas perfectos seremos..puesto que El mismo nos dice “sed perfectos, como vuestro Padre celestial es perfecto”…Aun con nuestras limitaciones humanas, podemos vencernos y realizar el bien….Y como dice el mismo Jesus, “en el mundo tendréis tribulaciones, pero confiad, YO HE VENCIDO AL MUNDO” (Juan 16, 28-33)

    Un saludo cordial   de Santiago Hernández

  • M.Luisa

     

    (…)Dices, Jorge; “Nuestras decisiones son tomadas por patrones conductuales sin que nuestra conciencia se entere.”

    Bien, para empezar aquí habría que distinguir, conceptualmente, entre “nuestras decisiones” y “decisiones nuestras”. En el primer caso te daría la razón pero entonces parece no ser  riguroso hablar de decisiones,  sino más bien  de comportamiento reflejo.

    En el segundo caso, en cambio, sí que procede hablar de decisiones  pues  éstas al ser nuestras son tomadas por apropiación personal, son decisiones nuestras, en las cuales, por tanto,  cabe ya en ellas  el momento  conciencial.

    Lo que quiero decir, se ve con tan sólo seguir tu exposición, pues dices a continuación: “Sólo nos  cabe analizarlas a posteriori usando la inteligencia racional mucho más lenta”. Entonces yo me pregunto ¿este análisis a posteriori lo ha de hacer el mismo sujeto que ha sido  movido en primera instancia por patrones conductuales? ¿el uso de la inteligencia surge a partir de un acto voluntario?

    Y si con lo que los  patrones conductuales  le ofrecen ya le bastase?

  • M.Luisa

    (…)Claro que lo que tenemos no es la realidad en sí misma, jamás he dicho tal cosa, pero tampoco es verdad que lo que captamos de ella sea primariamente    información a modo como se ha venido entendiendo tradicionalmente. Es decir, información  que luego el logos   interpretará  en forma de juicio. Y es que la captación es anterior a la información de aquello que queremos conocer.

    Entre los conceptos captación e información, a nivel estructural dentro del acto mismo del  conocer humano, se interpone lo material sensible como si de una “captura” se tratara. De ahí  el concepto de  aprehensión cuyo componente sensible del término  compartimos con los animales.

    Sin embargo, la presa, lo aprehendido,  para nosotros los humanos, si bien para ellos, la  forma de estímulo que adopta esta aprehensión de realidad  es suficiente para vivir en su  medio, no lo es así para nosotros los humanos que nos movemos en un mundo de cosas reales y que necesitamos de información de lo que en realidad constituyan estas distintas notas   de este todo aprehendido como real en la inmediatez de la captación.

    La filosofía ha resbalado sobre este momento aprehensor del conocimiento y ha comenzado por el de la percepción,  precisamente por identificar el mismo tipo de sentir tanto  en el del animal como el del hombre y de ahí comenzase el clásico dualismo.

    Desde esta perspectiva no veo cómo se puede decir que la inteligencia  es un artificio de adaptación eficaz al  medio. Claro que si la concibes así, es por lo que luego con ella, llegada la hora de preguntarse uno  por las cuestiones últimas, construyas toda una metafísica al modo clásico aunque tú lo niegues. Eso es lo falso para mí, pues  no se trata de ventajas como si éstas nos las proporcionara el hecho de tener inteligencia  sino que es precisamente  por la  exigencia de la inteligencia  misma que a los humanos la realidad se nos imponga (…)

     

  • Jorge

    Está bien Santiago, que tú hayas optado por asumir las limitaciones humanas, es tu camino tu forma de entender las cosas, yo no puedo ni quiero hacerlo. Yo no puedo conformarme con la ignorancia. Cuando hay un problema, como es el problema del mal respecto a un Dios poderoso y bueno, yo no me conformo con decir que es un misterio que no está a nuestro alcance. Y no me conformo porque creo que todo cuanto pertenezca a nuestra Realidad finita es accesible a nuestro conocimiento. Puede que no sea ya, que hay cosas aún que no podemos descifrar, pero al menos podemos abrir ciertas expectativas de conocimiento para un futuro más o menos próximo. No es mi modo de ver las cosas cerrar el conocimiento en barreras infranqueables.
     
    Y es que en mi opinión el problema del mal con respecto a un Dios poderoso y bueno, no es cosa del ámbito divino, de Dios-Absoluto, sino de Dios-con-nosotros y esto nos pertenece, está y sucede en nuestro ámbito humano. De Dios-Absoluto y del ámbito divino, ni una palabra, no hay acceso, aún no. Pero este no es el caso. El mal no pertenece al ámbito divino sino al nuestro y este está en nuestras manos. Es el proceder de Dios, de Dios-con-nosotros lo que aún no hemos logrado entender. Si al presuponer modos de actuar de Dios en nuestro mundo lleva a consecuencias nefastas como es que Dios crea el mal o lo permite o pretende jugar con él para obtener bienes mayores, o …., la conclusión no puede ser otra que dicho modo de actuar de Dios en nuestro mundo no es el correcto. Y hay que decir alto y claro que Dios no hace eso. Y para nosotros los cristianos la respuesta es clara, Dios con nosotros, Jesús de Nazaret responde al mal con la cruz. El poder de Dios no actúa eliminando a los malvados, ni suprime el sufrimiento ni el mal, ni lo permite ni lo consiente ni lo hace, sino que acoge y sufre la realidad humana tal cual es con todas sus consecuencias. Es así de extraña la manifestación del poder de Dios en nuestro mundo.
     
    Y yo quiero entenderlo porque quiero entender y comprender a Jesús a quien amo. Por tanto mis pensamientos van por esa acogida y protección que realiza el poder de Dios en nuestro mundo, en el respeto total a su autonomía y a la libertad humana.
     
     
    Y la libertad humana no es el origen del mal, sino del bien pues este se origina y desarrolla a partir de ella. Es el bien lo que crece con el aumento de la libertad. El mal tiene su origen en la historia de nuestra evolución natural, está presente en el comportamiento animal de especies próximas a nosotros. El bien por el contrario se origina por la libertad humana al ir adquiriendo progresivamente sus compromisos éticos.

  • Jorge

    Gracias Mª Pilar. ¿Cómo sabes que sufro? Es que es verdad sufro y disfruto a la vez. Cuando veo que alguna de las ideas que expongo no son bien acogidas, es verdad que me altero e inquieto pierdo la paz. Jamás la tomo con aquél que discrepa, sino conmigo mismo porque no he sabido expresarme o cómo llegar a él o ella, siempre desde el respeto a las diversas opciones o modos de vida. Nunca pretendo cambiar a nadie cada uno tiene su propio camino y forma de entender las cosas. Eso no me preocupa, lo que me importa es que me entiendan a mí, es decir, que no presupongan en mí ideas o planteamientos que no son míos. Todo se me revuelve cuando hay algo que me chirría en lo que he dicho o cuando no logro expresar una idea correctamente, ya que me entienden mal, es decir, que no es lo que he querido decir. Entonces no paro y voy todo el día dándole vueltas y vueltas, a veces consigo una nueva expresión aclaratoria otras no. Y esto es agotador, tengo escaso aguante pero es lo que hay y cuento con ello. Por ello de tiempo en tiempo necesito desconectar, y me obligo a no abrir Atrio. Hasta mi mujer cuando me ocurre  lo ve y me dice que me tome un descanso. Por ahora voy más o menos bien, me dura en parte la recarga de pilas en las vacaciones de navidad.
     
     
    Siento que sabes leer mi “corazón” entrelíneas de mis ideas. Tu sexto sentido percibe pequeños cambios en mí y me animas a seguir adelante. Gracias, Gracias mi entrañable Mª Pilar.

  • Santiago

    Estimado Jorge,   también yo comparto tus inquietudes y tu búsqueda…Sin embargo, mientras vivamos en este imperfecto mundo, por mucho mas que progresemos en el desvelamiento de nuestro conocimiento siempre nos vamos a quedar atrás…La vida en realidad es para ser vivida…no para ser comprendida en su totalidad..Siempre existirán las preguntas existenciales pues nosotros nunca podremos explicarnos ä nosotros mismos totalmente, …pues no poseemos la vida en si…sino que nos ha sido otorgada como un regalo, como un don magnífico hasta llevarla felizmente a su término terrestre……..l      Nuestra vida está en usufructo…hablando un poco mas “técnicamente” ….Nuestra verdadera realidad e identidad permanece oculta  Permanecemos como una incógnita…….Es a través de los años y de mucha madurez cuando empezamos a tener algunos destellos de claridad, y entonces podemos empezar a saborear un poco la vida….pues entonces hemos aprendido a vivir… y a sortear las dificultades, y a aceptar las dificultades…y a pasar por encimas de los problemas…y a sostenernos en el dolor….Y recuerdo, por cierto, un profesor mío de psicoanálisis en la Facultad de Medicina que nos decía a los alumnos que el ya llevaba 20 largos años practicando y enseñando psicoanálisis….tratando de entender la estructura del ser humano en su profundidad psíquica y humana…y sin embargo creía que entonces, después de tanto tiempo…es que comenzaba a entender “un poco” el mundo del inconsciente…y el era famoso por su total dedicación a esta rama de la psiquiatría… Y yo estoy seguro que tu tienes experiencias similares durante tus años activos en el estudio y la práctica de tu carrera y de tu docencia…

    Y es que nuestra naturaleza no puede, ni tiene capacidad, para abarcarlo todo…No solamente en la ciencia teológica sino en todas las ramas de la ciencia y por ende del saber humano…Tenemos que reconocer que nuestro conocimiento es solo mediático…no infuso…aunque podemos deducir, intuir y experimentar….pero nunca podemos llegar, en esta vida, al conocimiento total….La verdad total y completa como la esencia primordial de todo que es, como la explicación de todo lo que existe, no es asequible a nosotros durante esta vida completamente….Vemos aquí, como Pablo nos decía, solamente la imagen del espejo…la huella…un destello…ya que nuestro destino final esta reservado para la otra vida..para el otro “momento” de nuestra existencia que no se acabará con la muerte corporal..sino que se transformará en algo mejor que es permanente y duradero…No lo podemos imaginar con nuestros sentidos…pero lo sabemos por otra clase de conocimiento superior…Es por eso, que para los cristianos, la única ¨”coherencia” verdadera es la del Evangelio, donde se revela el objeto de nuestro destino final que es el amor que está anclado en nosotros en Cristo y por Cristo…EL pues ES el que ES….la PALABRA que se nos ofrece en fe y esperanza..Es por eso que toda teología ha de ser forzosamente evangélica y de ahí su única coherencia y unidad de cohesión…pues depende de esta PALABRA VIVA…que solo se encuentra en Jesus de Nazaret…que se abre cada vez mas a nosotros cada vez que volvemos sobre esta misma palabra…Es por eso que esa teología tiene que depender de esa fuente primitiva…y cuanto mas nos acerquemos a ella….mas nos iremos aproximando a la misma verdad…Y este es el camino que nos vino a mostrar Cristo…que es en optimismo y en esperanza….por un mundo mejor…el mismo que nos muestra la Iglesia….unida a Cristo en un solo cuerpo místico pero verdadero..una realidad que ha vivido y vive a traves de los siglos..y que será por los siglos de los siglos…

    Un saludo cordial   de Santiago Hernández

  • mª pilar

    ¡Gracias Jorge por tu paciencia!

    Estás trabajando fuerte y fiel a tu compromiso de hacer el taller junto a las personas que lo estamos siguiendo con interés.

    Sé, que jamás podré estar a la altura de tus conocimientos… también sé, que me aceptas así tal cual.

    Me interesa lo que nos compartes… es que… a veces… creo que “sufres” por cuanto buscas… y quiero decirte dentro de mi sencillez… que muchos de tus deseos e ideas que nos expones, están en sinfonía con mi experiencia personal…  Solo es eso… personal… pero… es como enviarte un abrazo virtual, verdadero, entrañable, para que nunca te falte la paz y la armonía en tu vivir.

    mª pilar

  • Jorge

    Supongo que Gonzalo ha quedado conforme con mis explicaciones y las de Olga o simplemente no le apetece replicar, cosa que respeto. Yo si estoy conforme con el comentario último de Olga.
     
    Santiago, sólo un par de cosas para no repetirnos en el prolongado diálogo que nos traemos entre los dos. No estoy de acuerdo en que no podamos entender el problema del mal. Nuestra perspectiva no es la de sólo unos cuantos años de nuestra vida, como dices, sino que llevamos con nosotros acumulado el conocimiento y experiencias de algunos miles de años de historia hablada, pero sobre todo escrita. Muchos tratados se han escrito sobre el mal que podemos leer o estudiar y hacer comentarios y anotaciones que queramos con respecto a las ideas expuestas en ellos. Y como en todo tratado hay numerosas referencias a otros autores. El conocimiento se acumula y progresa.
     
     
    Vuelvo a insistir en que el problema del origen mal no es tal a nivel humano o social, lo es con respecto a un Dios poderoso y bueno. Es un problema de la Teología pero no lo es del conocimiento. La Teología en mi opinión tiene que dar una respuesta satisfactoria a ese problema y no quedarse en que es un problema cargado de misterio, lo cual sólo hace reconocer que no sabe cómo dar una respuesta convincente. Lo malo es que si no tiene respuestas al problema del mal con respecto a Dios, el sistema teológico que construya tiene los pies de barro, fácilmente desmontable.

  • M.Luisa

    Gracias, Jorge, por tu respuesta pues me hago cargo de lo que supone ir respondiendo a unos y a otros.

    Seré breve porque  tengo alguna dificultad  con el ordenador portátil de mi hija pues estoy pasando unos días con ella cerca de los Pirineos, pero sí que quisiera al menos atender   a un equívoco que me parece importante y urgente en deshacer y es que cuando hablo de    construcciones conceptuales  o de meras teorías no me estoy refiriendo en absoluto  a los hallazgos científicos sean del ámbito que sean ¡Todos ellos bien venidos! sino a lo que resulta del hecho de  concebir escindida la intelección humana. Es por esto que incido tanto en   el error que para mí supone hablar  de inteligencia emocional  primero y después de inteligencia racional.  Se habla de la inteligencia sin antes primero tener experiencia de lo que sea la intelección humana como hecho constatable.  Se piensa  la inteligencia en abstracto  y se le adscriben  diferentes modos de ser, sensible, emocional y  racional. La inteligencia  así concebida  no  logra  alcanzar nunca  lo propio que le compete  en  cuanto a  su  capacidad real.

    Cuando me sea posible seguiré, gracias Jorge.

  • Jorge

    MªLuisa, lo que hasta ahora se lleva dicho en Neurociencia sobre la conciencia y la toma de decisiones, aunque sólo conozca una pequeña parte dada la cantidad ingente de publicaciones al respecto, no son construcciones conceptuales o meras teorías, como si de filosofía o de sistemas conceptuales de pensamiento se tratase. Es Ciencia y Ciencia experimental, las opiniones quedan al margen.
     
    Lo que dices es que no es cierto. Nuestras decisiones se toman principalmente por la inteligencia emocional, son anteriores a la implicación consiente y por tanto a la inteligencia racional. La experiencia nos engaña. Por experiencia creemos que somos nosotros quienes damos la orden de mover el brazo conscientemente. Esto no funciona así. La orden llega a los músculos del brazo implicados en el movimiento un tiempo antes de que demos la orden consciente. La diferencia de tiempo se ha medido y comprobado repetidamente. Las consecuencias de este hallazgo no se hicieron esperar, poniendo en duda nuestra libertad consciente al tomar decisiones. Nuestras decisiones son tomadas por patrones conductuales sin que nuestra conciencia se entere. Sólo nos cabe analizarlas a posteriori usando la inteligencia racional mucho más lenta. Nunca la inteligencia emocional puede ser eliminada de nuestras decisiones por muy frías y abstractas que nos puedan parecer. La inteligencia racional no desplaza la emocional sino que trabaja junto con ella, incluso en cálculos matemáticos. Se ha visualizado la actividad del sistema límbico (emocional) de manera constante en estas frías operaciones. Los sentimientos no quedan al margen. No existe separación alguna en cuanto a su actividad al decidir de ambas inteligencias.
     
    Pero a pesar de que esto sea así nuestra libertad no está amenazada. Podemos activamente modificar nuestros patrones de conducta, si nos obligamos a hacer una cosa repetidamente a lo largo de unos cuantos días, más de 20, y con esfuerzo como hacen los atletas, el patrón se modificará cambiando nuestra toma de decisión al nuevo patrón fijado.
     
     
    Dices que “si la inteligencia como facultad ya es racional habrá de ser porque con ella estamos ya previamente moviéndonos en la realidad“. Esto no es verdad. La inteligencia sea del tipo que sea es un artificio de adaptación eficaz al medio, dado que nos da ventajas en cuanto a nuestra supervivencia. Sea todo lo eficaz que se quiera no deja de ser un artificio. Para nada se mueve en la realidad y menos previamente. La distancia o la diferencia de lo que recibe el cerebro desde el exterior, (junto al procesado que realiza el cerebro con esa información, la elaboración de patrones, de imágenes, de palabras y conceptos,….) con respecto a la realidad es imposible de saberlo, pues lo que tenemos no es la realidad en sí misma sino sólo la información que captamos de ella. Y esto se aplica a todos los tipos de inteligencia.

  • Jorge

    Como mi intención desde el principio del taller es dar respuesta a todos los comentarios que vayan surgiendo, pues en este quiero hacerlo a los que he dejado colgados.
     
    Mi entrañable Mª Pilar. Siempre he comentado que todos y cada uno de los seres humanos sean de la condición o las circunstancias que sean, de sus creencias o ideologías,…., pertenecerán de pleno derecho a la Plenitud Humana futura, no hay ninguna exclusión conozcan o no a Jesús, quieran o no seguirle. Es más, muchos de los que no quieren seguirle ni han optado por él, incluso con expreso rechazo, forman parte del grupo fuerte de impulsores de la Plenitud, por su formidable personalidad y sus actividades que la acercan para todos.
     
     
    Una cosa más. Por supuesto que Dios no se deja maniatar por una idea, o una religión,…., si nos fijamos una idea con o sin religión,…, siempre resultará no sólo insuficiente sino “casi” con toda probabilidad falsa. Toda imagen de Dios es idolatría y por tanto falsa. Que yo diga que un Dios que no tenga poder no me sirve, no dice nada acerca de Dios sino de mí. Mi esperanza es que el mal y la muerte no tengan la última palabra. Quizás no sea Dios el vencedor del mal y la muerte, directamente por su poder y menos milagroso, sino que seamos nosotros los humanos los que lo hagamos. Pero para aumentar mi confianza por la fe y asentar mi esperanza en el triunfo del bien, necesito yo y no Dios, que Dios esté implicado en ello y con Dios todo su poder para que no sea una mera utopía irrealizable. Yo no puedo “saber” si esto es así o no, sólo he optado porque sea así, pues lo contrario no me sirve.

  • Santiago

    En realidad, es en libertad por la que Dios se decidió a crear el Universo…ES libertad creativa…EL SER que sostiene y fundamenta todo lo que existe, ES también conciencia, libertad y amor en si mismo..Por tanto, el factor supremo del Cosmos NO es una necesidad cósmica, sino libertad..Por eso libertad es la ESTRUCTURA necesaria del Universo….y junto a esta  libertad también existe y co-existe la impredictabilidad que está también implícita como una parte esencial del mundo…y es por eso que el mundo jamás podrá reducirse a la lógica matemática…

    Pero esta libertad básica y fundamental nos fué otorgada junto con la existencia…Nosotros no pagamos ningún precio por ella…ya que no teníamos ningún derecho, ni a existir, ni a ser libres,ni a la felicidad…Le corresponde al Autor de la libertad el límite y la definición  de esa facultad…Y es esto lo que escapa a nuestro humano pensamiento…puesto que nosotros solamente juzgamos la existencia desde la perspectiva de unos cuantos años y en sus causas próximas, sin embargo Dios tiene el panorama “completo” de la eternidad y sabe conoce son las últimas causas con sus efectos…Es por eso, que la idea nuestra de la realidad siempre es incompleta…y se encuentra fragmentada…El problema del mal no puede entenderse desde la simple perspectiva humana…pues siempre nos trasciende..y no encontramos respuestas adecuadas…ya que ignoramos muchas veces su verdadera situación en la TOTALIDAD de nuestra existencia…Por eso, para el cristiano este misterio de la lógica humana se encuentra revelado en la Cruz…pues allí fué derrotado el mal terrenal que es la muerte…y transformado en Resurrección..y es en esta esplendorosa  iluminación  donde la Iglesia se apoya en fe y esperanza,  y existe visiblemente en este mundo..

    Por otro lado, no hay que salir de nuestra propia  conciencia y nuestro porpio YO para saber que somos responsables de nuestras acciones…Si nuestra racionalidad fuera intrascendente y simplemente biológica nuestra inteligibilidad se reduciría al reconocimiento de objetos concretos y vitales…simplemente sensoriales…No podría formular nociones como el que, y el por que, y el como de las cosas y los acontecimientos que es lo que nos hace penetrar la naturaleza de la realidad…Esta no podría ser reconocida por nosotros..No tendría siquiera el puro deseo de entender, mucho menos desear “lo infinito”…Solo me limitaría a lo concreto. Pero podemos abstraer, amar, sufrir, sacrificarnos por los demás, dar sin recibir y decidir entre lo que podemos hacer como permitido…y por tanto bueno….y abstenernos de lo que sabemos que no debemos realizar porque es un mal…Aun con sus atenuantes y agravantes, en última instancia, estamos decidiendo moralmente todo los días de nuestra vida…ante el reto que se nos presenta en nuestras circunstancias presentes…Solo mediante la infusión del Espíritu divino podemos tener la capacidad de penetrar nuestra propia realidad que se encuentra por encima de nuestra misma naturaleza humana…DE otro manera, permaneceríamos en la ignorancia total de lo trascendente…

    Yo también pues soy, junto con muchos de los que escriben por aquí, optimista con respecto al futuro del mundo…porque creo que el mal no será la última palabra…La armonía de nuestro propio ser, la belleza y el amor, la superioridad de los bienes que poseemos en comparación a los males, la inmanencia de la gracia de Dios y las promesas escatológicas hechas por Jesus durante su vida terrestre, superan con mucho la cultura del odio, del mal, de la venganza,  de la destrucción y de la muerte que existe actualmente en el mundo……La FE cristiana es vida.y en nuestra oscuridad..es LUZ y camino…ES LA VERDAD

    Un saludo cordial de Santiago Hernández

     

    LUZ….es camino.y…ES LA VERDAD…

     

  • Isidoro García

    Amigo Jorge: Lo del viaje de los gemelos, no es un viaje en el tiempo, es que el tiempo corre a distinta velocidad uno del otro, pero siempre en el mimo sentido. El viaje en el tiempo es cuando inviertes el sentido.
    Y lo de la posibilidad de matar al abuelo, es una contradicción lógica insoluble, y por ello invalida todo el tema, (por lo menos a medio plazo. A muy largo plazo, ¿quién sabe?, pero me extrañaría mucho que si dentro de un millón de años se descubriera, para entonces se fueran a acordar de nosotros.  (Todas las hipótesis son válidas, pero esta me parece “excesivamente” complicada. Aunque el Universo es tan extraño que cualquier cosa puede ser).

          Respecto a mi concepto hipotético del espíritu, no sería “como una capacidad, por ahora desconocida, entre las demás de la mente, entendida como el conjunto natural de las funciones “superiores” cerebrales”. Sería un suplemento, de naturaleza natural, pero no constitutivo de serie en el hombre actual. Este “extra” del coche, habría sido facilitado por inteligencias mas desarrolladas, (el Padre), para facilitar la guía y dirección indirecta del proceso evolutivo de la especie.

          Este “extra”, estaría construído, sobre unas potencialidades naturales, (estas sí), de la especie, de transmisión de ideas a distancia, que existirían actualmente, pero de muy débil intensidad. “Casualmente”, hoy se produce un artículo, http://bitnavegante.blogspot.com.es/2016/01/las-ondas-cerebrales-propagan-electricas.html#, en el que se habla del descubrimiento de que la comunicación neuronal en el cerebro, no se realiza solo mediante sinapsis físicas neuronales, sino a través de un campo eléctrico. ¡Fíjate las posibilidades que tiene eso para poder demostrar primero, y potenciar después, la telepatía inter-mental, amplificando la señal con un buen amplificador las ondas cerebrales!.

         Toda mi tesis consiste en señalar la tentación de negar la existencia de algo, porque se apoya en conceptos antiguos y obsoletos. Pienso que antes de negar, habría que pensar, si no hay otras explicaciones posibles, estas mas actuales y no contradictorias de la ciencia. Mi tesis, es que la causa del agnosticismo, en general, además de que es una hipótesis tan válida como cualquiera, en algunos casos esconde, pereza de pensar, o imaginación para imaginar otras posibles salidas.
         Y esto vale también para el mundo de los creyentes, y el tan de moda deconstruccionismo salvaje de los textos religiosos míticos: todo es mentira. Ni tanto ni tan calvo. Para eso se necesita introducir, un concepto, que por aquí veo muy poco reflejado, pero que habrá que entrar algún día, que es el del simbolismo, y su significado, como ayuda interpretativa de todos los textos religiosos.
     

        (Perdona que me haya adelantado. Ya seguiremos en próximos capítulos).

  • Jorge

    José Ignacio Calleja, ¿me permites traer a esta línea sobre el problema del mal, algo que comentas en la de Carlos Blanco? Dices:  (sobre el mal) “aunque Torres Queiruga en la teología católica la haya llevado muy lejos; todas las teologías la han respondido en su fundamento filosófico, creo, de manera insuficiente; a mí no me han convencido, así que camino con un vacío de sentido último en el tema, en su razonamiento filosófico; o de otro modo dicho, todavía un silencio de fondo por un no entender, que sobrellevo por “la confianza” en la Vida (Dios); una opción que hago porque sus consecuencias me sostienen internamente mejor que otras; pero es una opción muy personal”.  
     
    ¿Has leído mi propuesta? ¿Tampoco te convence? ¿Me puedes apuntar tus inconvenientes, motivos o razones para ello? Es que quisiera saber si mi propuesta apunta a una solución o por el contrario nada resuelve o sólo a medias. Y si esto fuese así tendría que repensarme las cosas.
     
    Desde el respeto, me he permitido hacer algo que tú no has hecho, comentar en esta línea el problema del mal. Te pido perdón por mi atrevimiento, pero te invito a un diálogo abierto sobre  el tema. Quizás descubra fallos en mis planteamientos que no he visto y me ayude a mejorarlos. Es que no sé si he encontrado algo que valga la pena o por el contrario es una pura especulación sin valor ninguno. A mí me sirve pero me pregunto ¿habrá alguien más que también le sirva?
     
     
     Por otro lado, ¿podrías explicarme en pocas palabras cuál es la posición de Torres Queiruga y por qué no te convence?

  • Jorge

    Aclaremos las cosas Isidoro. ¿El espíritu es tan natural como las ondas electromagnéticas? Si esto fuese así no tendría ninguna dificultad para admitir ese contenido del espíritu. El espíritu aquí sería como una capacidad, por ahora desconocida, entre las demás de la mente, entendida como el conjunto natural de las funciones “superiores” cerebrales. Sobre esto ya las Neurociencias se están ocupando en investigaciones diversas y numerosas, interdisciplinares. Lo que ocurre es que el concepto de espíritu se usa comúnmente en sentido opuesto a lo material o físico, es decir, de naturaleza sobrenatural, y precisamente a este uso común del espíritu me opongo, pues la hipótesis de lo sobrenatural pertenece a una cosmovisión del pasado que hay que abandonar, para seguir avanzando en el conocimiento. El uso del concepto de espíritu en sentido físico como propones, a mí me parece que sólo lleva a confusión como me ha ocurrido a mí con tu propuesta.
     
    Los viajes en el tiempo te parece que entrañan contradicciones lógicas muy fuertes, que son contranaturales, y que el uso que les doy es el de “deus ex machina”. Tengo que decirte que me parece que tienes una visión de la realidad física anterior a Einstein, a la relatividad del espacio-tiempo, en la que el tiempo y el espacio eran el marco invariable de referencia en el cual ocurrían los fenómenos. A partir de Einstein el espacio-tiempo funciona como una variable física y que en la mecánica cuántica la flecha unidireccional del tiempo del pasado al futuro no tiene consistencia de modo que no va del pasado al futuro sino que funciona aleatoriamente, como tampoco las partículas cuánticas ocupan un lugar determinado sino que pueden estar en muchos lugares a la vez. Tanto en la relatividad como en la cuántica se ha abandonado el sentido común, y por ello afirmas que son contradicciones lógicas, es que en realidad lo son. Se habla del limbo cuántico, porque el sentido común y la lógica hay que dejarlas fuera. Y no son en absoluto contranaturales, sino todo lo contrario. Constituyen el modo mejor y más ajustado de describir la realidad física.
     
    Los viajes en el tiempo no es un recurso “deus ex machina” sino que son descritos por la Ciencia. Lo que ocurre es que producen paradojas temporales tales como el caso de los gemelos, con edades distintas si uno viaja en el tiempo, o matar en el pasado al progenitor de alguien, etc. No es algo que yo haya tomado de la ciencia ficción como dato, sino que lo he tomado de las propias conclusiones de la Ciencia. Lo que sí es de mi propia cosecha es decir que los humanos del futuro, con la capacidad tecnológica suficiente para hacer viajes temporales, estarán muy interesados en no producir paradojas temporales para que la historia siga su curso hasta ellos, y por ello la historia se nos presenta coherente en el tiempo y no paradójica.
     
    Como comprenderás lo que dices en el primer párrafo, de intervenciones de seres inteligentes interesados en nuestra evolución, no lo descarto ni lo tomo como sobrenatural, sino que lo que digo es todo lo contrario. Somos nosotros mismos tal cual, actuando en el presente desde el futuro, una vez se haya alcanzado el tiempo de Plenitud, en el cual nosotros también estaremos.
     
    Pensaba que este tema lo trataríamos en el capítulo 8 del taller “fantasía escatológica”, pero como comentas una y otra vez estos temas pues he querido contestarte. De todas formas en el c.8 podremos profundizarlo si te apetece.

  • oscar varela

    Todo Cambia (Mercedes Sosa)
     
    Cambia lo superficial
    Cambia también lo profundo
    Cambia el modo de pensar
    Cambia todo en este mundo
     
    Cambia el clima con los años
    Cambia el pastor su rebaño
    Y así como todo cambia
    Que yo cambie no es extraño
     
    Cambia el más fino brillante
    De mano en mano su brillo
    Cambia el nido el pajarillo
    Cambia el sentir un amante
     
    Cambia el rumbo el caminante
    Aúnque esto le cause daño
    Y así como todo cambia
    Que yo cambie no es extraño
    Cambia el sol en su carrera
    Cuando la noche subsiste
    Cambia la planta y se viste
    De verde en la primavera
     
    Cambia el pelaje la fiera
    Cambia el cabello el anciano
    Y así como todo cambia
    Que yo cambie no es extraño
     
    Pero no cambia mi amor
    Por más lejos que me encuentre
    Ni el recuerdo ni el dolor
    De mi pueblo y de mi gente
     
    Lo que cambió ayer
    Tendrá que cambiar mañana
    Así como cambio yo
    En esta tierra lejana
     
    Pero no cambia mi amor

  • Isidoro García

    Amigo Jorge: Me sorprendes. A ti, el que el puedan existir otros seres inteligentes en el Universo, nos visiten interesados en nuestra evolución y tengan algún plan, para estimular, (que no forzar), nuestro proceso evolutivo natural, te parece algo “sobrenatural”, y especulaciones exageradas.

            Cuando una y otra vez insisto en que siempre estoy hablando dentro del marco del Universo natural, con sus correspondientes Leyes naturales. Y sin embargo te parece muy admisible, hablar de viajes en el tiempo, que es algo que entraña unas contradicciones lógicas tan fuertes, e insolubles, que lo hacen algo lógicamente imposible, al igual que nunca 2 + 2 serán 3.
         (Fíjate que yo creo en el futuro tecnológico, y que tengo la mente abierta a casi todas las cosas, y que reconozco que de casi nada se puede decir que es imposible en el futuro. Pues una de las pocas cosas que creo imposible, son los viajes en el tiempo).

         Cuelas el mosquito y te tragas el elefante. Para no aceptar la posibilidad hipotética, cada día mas razonable), de la existencia e intervención contenida de vecinos inteligentes de barrio espacial, te ves obligado a sacar el “deus ex machina” de los viajes temporales, que no es algo sobrenatural, sino contranatural.

          Respecto a tu rechazo a la intervención “espiritual” de la “trascendencia”, (sea lo que sea eso),  pasa algo similar. Sigues entrando en la distinción muy clásica y muy anticuada, entre espiritual y material.

         Hoy día cada vez más, se ve lo “espiritual”, como algo referente a lo mental. Y lo mental es algo tan natural como una piedra o un queso, pero de otra “naturaleza”. La influencia espiritual, tendría mucho que ver con lo “telepático”, o algo de naturaleza desconocida pero similar.

         Y eso es algo que ya se está investigando en la actualidad. (Ya existen servomecanismos para trasladar una idea cerebral a un ordenador o una máquina. Todavía es con cables, pero de ahí a hacerlo a distancia, hay un paso, que a lo mejor vemos hasta nosotros mismos).
     
       Por alguna razón no puedes concebir un mundo de realidad muy natural, y por ello no sobrenatural, pero aún no conocido, del que algunos vemos indicios, (aún no hay pruebas), pero que es tan razonable como el espectro radioeléctrico que nos rodea, que no lo vemos pero está ahí. Por supuesto que es algo intuitivo, objeto de fe, en el sentido de que no existen pruebas, pero no por ello es algo no razonable, y desde luego no es contradictorio con ninguna ley del Universo.

       De todas maneras, trascendiendo los detalles, yo creo que tanto tú como yo, como todos, personificamos e individualizamos un problema general. Y es el problema de la fe. Hay un dicho malvado: “Hay algunos que quieren tener la corona de espinas y las treinta monedas al mismo tiempo”.

      Es verdad que hay que procurar ser siempre lo mas razonable posible, pero en asuntos de fe, no mas razonable de lo posible.

        Tener fe, es seguir una intuición, que una persona cuerda sabe que puede no ser verdad. Por eso no deja de ser un salto en el vacío, una apuesta existencial, una “locura”.  Por eso los atenienses del Areópago se reían de Pablo. No deja de ser una sinrazón, aunque eso no significa que no debamos ser un poco escrupulosos. Pero sin pasarse.

       Una cosa es tener asepsia, y otra abrir la puertas con los codos, y llevar mascarilla y guantes contínuamente. Eso ya es neurosis. (Todos somos neuróticos: la cuestión está en no pasarse).
      Y hablando de neurosis, y aprovechando el relajo dominguero, aprovecho para colocaros a todos unos versillos jocosos sobre el tema, que hice hace bastantes años, en mis tiempos de vate florido:
     

    ODA A LA NEUROSIS
    En boca estas, de todo el ancho m undo
    tu fama adquiere, rango de psicosis
    y muchos corren por ti, negra neurosis
    de psiquiatra en psiquiatra dando tumbos.
     
    Tu nombre por igual, a todos les espanta
    del alma eres, la moderna silicosis
    cuando eres tan corriente cual fimosis,
    o como el que un buen día, no se te levanta.
                  
    Para algunos cada vez, su caso es tan agudo
    que al final seguro, acabarán cazando moscas,
    que por comerse alguna vez, alguna rosca,
    perpetran numeritos como Harpo el mudo.
     
    Los hay que beben más whisqui que agua fría
    otros que corren detrás del braguetazo
    están los que al volante van tras el tortazo
    y los que en vez de Pepsi, toman coca cada día.
     
    Los hay que dicen más chorradas, sobrios que ebrios,
    hay quien ansioso ataca, el tarro mayonesa
    algunas cincuentonas, se visten cual princesa
     
    y es que vamos todos atacados de los nervios.

  • Jorge

    No me parece Isidoro que estemos tan alejados en nuestros planteamientos. Cuando dices que crees que existen unos Dioses del Universo , que tienen inteligencia, bondad, gusto por la belleza, conocimiento,…., y digo yo también poder, que además asocias al Reino de Dios, hay sólo una pequeña diferencia. Tú parece que apuntas a una realidad digamos sobrenatural de dioses, y a mí me sobra esta realidad. Mi planteamiento es que si la humanidad futura alcanza la Plenitud del Reino, los humanos de ella tendrán todo el conocimiento y el poder, gusto por la belleza, máxima inteligencia y bondad,…., tal como tú afirmas de los Dioses del Universo. El problema que quizás te lleva a suponer una sobrerrealidad es una cuestión del dominio del tiempo.
     
    Si los humanos del tiempo de Plenitud tienen el dominio del tiempo, entonces pueden “intervenir” en cualquier tiempo y lugar con el fin de llevar la historia humana hacia su culminación, y saben cómo hacerlo porque la tienen delante desarrollada y accesible. En ello les va su propia existencia. Si alguna vez comprueban que han intervenido tendrán necesariamente que hacerlo, para que la historia siga el curso que les lleva a ellos. Desde la Plenitud “rigen” la vida y la historia humana. Pero con respecto al Universo les basta que la línea evolutiva de nuestra especie no se extinga, y también guiarse por una especie de principio antrópico, favoreciendo con su poder el origen de nuestra especie y su evolución. Es por esto por lo que el mal no puede ser eliminado pues forma parte importante de nuestra historia. Si lo suprimen, en el supuesto caso que pudieran hacerlo, cambiarían el curso de la historia poniendo en peligro su culminación en ellos.
     
    Tú calificas la intervención de los humanos de la Plenitud futura (o Dioses del Universo) como espiritual, y a mí esto también me sobra. Más que espiritual la pienso tecnológica, como a veces tú mismo apuntas. Llamarla espiritual trae en mi opinión confusiones con un mundo sobrenatural innecesario.
     
     
    Todo esto no es más que capricho especulativo en el cual me gusta entretenerme, pero para nada entra en mi fe. Y menos como postulados principales, como parece ser que tú tomas los que propones con semejanzas papables con mis fantasías escatológicas.

  • Isidoro García

    Mi opinión personal sobre el mal en el mundo, es la siguiente.

         Lo primero es que creo que la pregunta está mal planteada: no existe el mal en el mundo. Es una ontologización de todo lo que nos desagrada: una rabieta infantil, vamos. El ser humano, “sufre” y “disfruta” de todas los fenómenos ligados a la vida, como un animal mas, y no tenemos ningún derecho a pedir privilegios, por un “ser vos quien sois”, (que yo no sé que se creen algunos, que somos).

         Cuando la especie actual “homo sapiens”, consiga transformarse, metamorfosearse en una especie superior, con otra naturaleza mejorada, (la plenitud de que habla Jorge), entonces tendremos otro destino. En el Universo, cada cosa es lo que es, y sigue sus leyes correspondientes. (Y nosotros no somos los que mas nos podríamos quejar: al contrario, somos unos privilegiados).
     
         La auténtica pregunta a plantear es sobre la “ausencia” de Dios. Pero claro, este planteamiento se basa en mis postulados iniciales, personales sobre el tema. Que difieren mucho con los de Jorge.

          Jorge cree que el Dios creador-Absoluto, interviene en nuestras vidas. Yo, no sé si existe tal Dios Absoluto. Pero si existe, no sabemos absolutamente nada de su naturaleza. Y en el caso de existir, no interviene en absoluto en el Universo, a excepción del momento cero, cuando habría hipotéticamente emanado el Universo, con unas Leyes generales que lo rigen desde entonces.

          Yo creo, que existen un/unos Dioses del Universo, (el “Dios-Padre”),  seres inteligentes, que se rigen por las Leyes del Universo, (al que pertenecen), y que tienen todas las características y valores propios de la Inteligencia: Conocimiento de la Verdad, gusto por la Belleza, y Bondad constitucional.

          Yo creo, que como una aplicación del respeto general entre todos los seres inteligentes, que rige el Universo, (el Reino de Dios), existe un plan con respecto a nuestra especie, por el que somos nosotros mismos, los que tenemos que proseguir el proceso evolutivo hacia una especie plenamente inteligente y por ello homologable con el resto de Inteligencias del Universo.

          Y por eso creo que esos Dioses del Universo, han concedido plena autonomía, autoridad y soberanía a la Humanidad, encabezada por una Jerarquía de humanos, (elegida y designada por “Dios-Padre), encabezada por una Presidencia-Jefatura-Rey o como queramos llamarlo: el “Cristo”, (que no es un nombre, sino un cargo).

          Y esta dirección del proceso, se hace mediante una guía, e intervención discreta, (en los dos sentidos de la palabra: en los momentos oportunos, y de una forma no aparente e invisible), mediante una influencia espiritual telepática, (o “gracia”), y desde un lugar oculto y cercano: el Mundo espiritual, origen de toda la fenomenología espiritual.

       Por eso, no es incompatible la laicidad con el cristianismo. Y por ello Bonhoeffer, decía que la laicidad, el vivir como si Dios no existiese, (sin ayuda directa de Él), no se hace contra el cristianismo, sino que se debe hacer desde el cristianismo. 
     

       Comprendo que este planteamiento, con otros postulados iniciales, no es asumible. Cada uno es dueño de partir de unos postulados previos personales, pero luego debe asumir los resultados. A mí, todo me cuadra. Y si a ti, Jorge, también te cuadran los tuyos, pues todos contentos. 

  • mª pilar

    ¿Que hacemos, o ponemos, a tantas personas... ¡¡¡Increíbles!!! en cualquier lugar del mundo donde nunca llegó el Mensaje de Jesús (en nuestro caso) o de otras religiones, y se comportan como si lo conocieran de primera mano?

    Y puedo corroborar que las hay, y sus convicciones son un hermoso reflejo de lo que Jesús proclamo , vivió, y por ello fue asesinado.

    ¿No tienen lugar en el corazón de quien llamamos Dios?

    Siempre que hablamos de nuestra manera de mirar a Dios…

    ¡Lo empequeñecemos haciéndolo a nuestra imagen y semejanza!

    Dado… que pueda no responde a nuestras expectativas… entonces, ya no nos sirve y hay que buscar otra “cosa” idea.

    Si Dios es Dios… jamás se dejará maniatar por una idea, una forma de vida humana, religión… o lo que quiera que nos mueva a los seres humanos.

    Él, siempre será… y quien viva desde su Proyecto… estará tomando parte activa de su devenir; cada cual, en la época que le haya tocado vivir, y cuanta mayor plenitud pueda atesorar… más se enriquecerá su Esencia implantada de alguna manera que nosotros que… (al menos de momento) no podemos comprende.

    mª pilar

  • Jorge

    Es verdad en mi opinión también Gonzalo, que el Dios que Jesús manifiesta no parece ser un Dios omnipotente sino que es como si se autolimitase a las decisiones humanas. Pero esto no nos puede llevar, ni a ti ni a mí, a decir simplemente que Dios es impotente ante la injusticia y el sufrimiento humano. Si Dios fuese impotente ante el mal no me serviría, pues anularía mi esperanza y tendría que seguir buscando. Mi fe está puesta en un Dios con todo el poder, omnipotente, capaz de vencer el mal y la muerte, la injusticia y el dolor,…., pero Dios no actúa del modo en el que lo haría un hombre con todo el poder, sino justo en la forma en la que actuó Jesús, asumiendo la condición humana hasta su muerte en cruz. ¿Por qué?
     
    Para tratar de ver la lógica del proceder de Jesús, que es la manifestación del poder de Dios en el mundo humano, habría que descartar por un lado el pensamiento mágico, los milagros, y por otro la planificación creadora de Dios de cuanto sucede en nuestro mundo. Cuando preguntas ¿no podríamos ser autónomos y fraternalmente generosos? Mi respuesta es rotunda, no. Esta pregunta sólo tiene sentido cuando se supone en Dios un diseño del hombre o bien el poder mágico de cambiar las características humanas en un golpe milagroso.
     
    Dios no se autolimita, no disminuye en nada su poder, no crea ni planifica un mundo imperfecto, ni crea un ser humano cargado de defectos y limitaciones. Dios dice “hágase” ejecutando una de las alternativas que el mundo y el hombre le ofrecen autónomamente, y acoge la realidad que va emergiendo, paso a paso en su desarrollo y evolución. Esto nada tiene que ver con su autolimitación, ni con la renuncia a su poder sino todo lo contrario. Refleja el poder de Dios que lo sostiene y lo hace posible.
     
     
    Nuestra especie es la que es hoy por su historia humana y su evolución biológica, y en mi opinión el resultado hoy del “hágase” de Dios en esto es formidable y maravilloso, reflejo del poder total de Dios. Sería un error, para comprendernos en dónde estamos y cómo somos, quitar de nuestra historia el mal, la muerte, el sufrimiento,…, pues esto ha colaborado y mucho junto a nuestras buenas cualidades al éxito extraordinario de nuestra especie. Y yo creo que por fin hemos llegado al punto en el que el mal, el sufrimiento, la injusticia,…., nos estorban más que colaboran en nuestra evolución hacia un futuro de plenitud. Estas cosas negativas no nos dejarán por un golpe milagroso, sino cuando dejemos de utilizarlas para el ascenso personal o colectivo, y no sigan siendo seleccionadas por la evolución al dejar de ser eficaces, como lo han sido hasta ahora. El bien y el desarrollo de nuestras buenas cualidades no están en el pasado sino en el futuro de plenitud, emergiendo lentamente con el paso de los siglos.

  • M.Luisa

    Mi interés en esta entrada que será breve,  no es otra que la de aprovechar el punto de vista de Jorge con respecto al complejo  mecanismo de la conciencia que él  defiende, para extraer del mismo algunas objeciones que me salen al encuentro al contrastar su modelo con el que días atrás dejé apuntado en otro hilo y  que fue tan amablemente  interpretado  por nuestra Asun.

     

    Ciertamente es complejo el mecanismo de la conciencia, pero a mi modo de ver no por el carácter  grisáceo de nuestras decisiones (Jorge) sino por la ambigüedad que se le atribuye a la inteligencia cuando se la sitúa unas veces con la sensibilidad y otras con la racionalidad según nos dé  y por tanto no dejan de ser estas construcciones conceptuales  meras teorías.

     

    Mis reflexiones, esta vez,  parten precisamente  de la frase que seleccionaré a continuación del comentario de Jorge, 14 enero 10:30,  del cual coincido  en parte con lo que dice, sobre todo, en lo concerniente a la libertad humana, pero también me ha servido, como digo,  para extraer un breve análisis  sobre la complejidad  de los mecanismos de la conciencia. La frase en cuestión:

     

    “Nuestras decisiones son mucho más grises pues son tomadas principalmente por nuestra inteligencia emocional, y a posteriori reflexionamos sobre ellas en un proceso mucho más lento con la inteligencia racional (…)
    Primero. El acto de decidir que envuelve nuestras decisiones sobre determinada realidad, en cuanto decisivo  no tiene ya ese carácter emocional primario. En la estructura del conocimiento, la opción, es decir, cuando optamos,  ya ha entrado en juego la inteligencia y por tanto el aspecto emocional ha quedado superado sin que por ello, por supuesto,  haya desaparecido, siempre la emotividad estará ahí haciendo de palanca.

     

    Nuestra intelección,  tomándola  como un todo desde el primer momento aprehensivo de aquel algo objeto de nuestro conocimiento, va en efecto progresando pero, precisamente progresa  por lo que tienen de real las emociones humanas que por serlo son más que meros movimientos naturales. Su condición es  estar no cerradas  sino  abiertas  a su dimensión ser emociones  sentidas, es decir, adquirir  su dimensión  propia de sentimiento. Una vez se produce esta superación de niveles,  el sentir humano ya es por sí mismo intelectivo.  No hay ruptura y por tanto no existe un estadio racional cogido al vuelo con posterioridad independientemente del ámbito cósmico material-sensible del que surge.

     

    Lo grisáceo de nuestras decisiones es la  base sobre  la cual  se generan los respectivos errores cuya causa,  precisamente,  a mi modo de ver, viene originada    por la  sensibilización    de la inteligencia y por la  contradicción que entraña  este hecho. No me parece  correcto  que se diga que  a posteriori de nuestras decisiones reflexionamos sobre ellas en un proceso mucho más lento con la inteligencia racional, pues ahí ya se está recurriendo a la separación.  Si nuestras decisiones fueran tomadas por una inteligencia que fuera emocional se nos cerrarían todas las posibilidades de progresar en el conocimiento.  Se parte, pues,  de una consideración falsa cuando se piensa que a posteriori se reflexiona dando este contenido  emocional  a la inteligencia  para que ella lo racionalice. Racionalismo puro. Es la típica definición de la inteligencia como facultad,  sin embargo, contrariamente  pienso que si la inteligencia como facultad ya  es  racional habrá de ser   porque con ella  estamos ya  previamente  moviéndonos  en la realidad.

  • Gonzalo Haya

    El diálogo se pone interesante y obliga a reflexionar. Ciertamente la conciencia se va desarrollando con la evolución, tenemos una conciencia ética mucho más afinada que un neanderthal o que un romano (ya mencioné lo de sitiar por hambre una ciudad); pero creo que esta evolución sólo es “la toma de conciencia” de una realidad ética superior. La explotación laboral o sexual de un menor, de un incapacitado, de un ser más débil física, psicológica o socialmente… es algo éticamente malo independientemente de que yo lo considere así o no. Cada día leemos en el periódico abominables abusos que nos sublevan. Si este sentimiento fuera solamente resultado de la evolución o de la educación familiar, yo tendría derecho a reaccionar contra esa etiqueta de “abuso” o de “injusticia”  si perjudica a mis interés personales; y  consideraría la designación de injusticia como una  estrategia de autodefensa de los débiles frente a los fuertes. Estoy pensando en los grandes terratenientes que aniquilan poblaciones de las selvas amazónicas para deforestarlas y dedicarlas a productos bioenergéticos. Ese terrateniente quizás pueda manipular su conciencia, pero ¿creemos nosotros que no comete ninguna injusticia? ¿Pensar de una manera o de otra es solamente cuestión de educación o de evolución? ¿Por qué estaría obligado a renunciar a sus intereses personales si el poder del Estado no llega, o tampoco le interesa llegar, a esos territorios?.

    Otro tema es el referente a la teodicea. Juan Antonio Estrada, un jesuita profesor de Filosofía en la universidad estatal de Granada, ha desarrollado este tema en tres volúmenes bajo el título de “La imposible teodicea”. Por supuesto que el mal es un problema que se le plantea a la teodicea por su relación con Dios; el mal se explica fácilmente por el egoísmo y el instinto de supervivencia. La solución de Jorge es la mejor que se me ocurre, Dios respeta la autonomía (que me parece lo mismo que decir que respeta la libertad humana). Sin embargo no acaba de convencer (quizás a ti tampoco) cuando uno “siente el dolor de las personas que sufren”, y ve cada día terribles casos de desastres naturales, grandes injusticias de un capitalismo salvaje o de unos fanáticos defensores de una idea (o de su propio poder), o caseras injusticias familiares con un deficiente mental. ¿No podríamos ser autónomos y fraternalmente generosos? Admito que esto sucede porque Dios no ha hecho un mundo perfecto (en el sentido de ya terminado) sino un mundo en evolución , pero continúa la inquietud, si es ominipotente ¿no tenía otra manera mejor de hacerlo?

    Desde la teología cristiana actual, no desde la teodicea (teología natural),  existe un enfoque complementario, más convincente emocionalmente, aunque quizás no tanto en lo teórico. El Dios que nos presenta Jesús no es un Dios omnipotente (a pesar de que la teología tradicional repite insistentemente esta cualidad, tomada en gran medida del helenismo) sino un Dios que se autolimita a las decisiones humanas, y que de alguna manera se identifica (se encarna) en el hombre, y especialmente en el hombre que sufre las injusticias  hasta la condena de una denigrante crucifixión.

    Sé que este tema es muy complicado, tiene muchos vericuetos lógicos y emocionales, pero esto es lo más coherente que se me ocurre.

  • mª pilar

    Jorge, acepto tu punto de vista, tu estudiado enfoque sobre los temas que nos presentas.

    No he querido decir “pagar” por ser libre; sí… he querido decir… que cada personas decide como actuar, dependiendo de su decisión de como vivir.

    Y ahí entra, el vivir de una manera u otra.

    Si tu camino en la vida es:

    Enriquecerse, porque así lo desea  de manera perentoria y fundamental… hará lo que sea necesario para conseguirlo, y sabemos… que hacerse rico por el camino de la justicia, no es posible.

    Cuando las personas, no valoran los derechos del conjunto… es, sencillamente porque están convencidos de que son superiores… por haber sido capaces de conseguir que sus deseos se hagan realidad a cualquier precio, y en ello siempre está… el esclavizar sin rubor alguno, robar, engañar, mal pagar salarios, maltratar, humillar, a cuantas personas se le pongan delante… incluso matar.

    Esto por desagracia, en esta historia de la humanidad ha sucedido y sucede constantemente.

    Pero también sucede lo contrario; personas que aun poseyendo poder, no pierden el sentido de la justicia, el respeto, el orden, el buen trato, porque “sienten” saben… es parte de su ser… poner en valor los derechos de las personas que de alguna manera pasan por su manos.

    Ej.: Reyes honestos, buenos, justos… y el anverso de la misma moneda… crueles, déspotas, explotadores, asesinos.

    Presidentes de gobierno… Empresarios… Gerentes… Encargados…

    Y así, pasando por todos los puestos que llevan consigo un mínimo de responsabilidad.

    También entra en ello las amistades, familias, relaciones humanas a todos los niveles.

    Desde mi punto de vista… muy pequeño… comparado con el tuyo y tu mundo… El ser humano:

    ¡¡¡Sí decide el camino a seguir!!!

    Y cada camino nos llevará a un comportamiento bien definido.

    La capacidad de hacer el bien o el mal, cada ser humano “consciente” lo llevamos grabado en nuestra entraña; luego… quizá tenga mucho que ver…

    La educación recibida… no solo la intelectual, sino en primer término la familiar, donde entran en juego los afectos, el orden de las cosas y sus valores, la justicia social, la ética, la religiosa…

    Todos conocemos familias extraordinarias, con hijos estupendos y algún “balarrasa” y todo lo contrario, el familias desestructuradas,  hijos buenos, y otros siguiendo los pasos vividos en el entorno donde han crecido.

    Y tenemos también, las “conversiones”  no hablo de religión. Hablo de alguna experiencia fuerte que se presentó en la vida de alguna de estas personas “perversas de verdad”… y la acción de alguna vida que conocieron, o algún caso doloroso en su entorno, que les iluminó su manera de vivir, cayeron o caen en la cuenta y… ¡Cambian!

    Siento no poder poner todas nuestras acciones en un papel pautado… creo que cada persona puede elegir el como vivir su vida, donde poner las metas que quiere alcanzar y que medios pondrán en cada una de sus decisiones.

    Nunca he soñado con tener, poseer, estar en los primeros lugares, cargos, clases sociales… de hecho, me siento fuera de mi lugar en el mundo cerca de ellas.

    También sé… que puedo ser muy buena, como ayuda en la sombra.

    Me preocupa el dolor de las personas que sufren… especialmente cuando compruebo que son explotadas, maltratadas… y a gran parte de la sociedad, le importa un carajo aliviar las causas que las llevan a ese sufrimiento, porque esta sociedad… está pensando en conseguir lo mejor cada uno para si… sin importarle el precio que otras tienen que pagar.

    Hacemos el “paripé” con algunas limosnas… caridad barata… pero a las personas más cercanas… por ej. las trabajadoras del hogar, se les paga una miseria y se les trata como si fueran basura.

    Y así podemos ir subiendo escalones de injusticia en los comportamientos humanos.

    Nunca he podido soportar la embriaguez… ¡puede conmigo! me asusta, me hace pequeña.

    Un día, al salir de un supermercado de hacer la compra, en la acera de enfrente, había un grupo de hombres tocando la guitarra, uno de ellos animando a las personas que pasaban por su lado a que les dieran algo; sus cartones de vino junto a ellos, sus dos perrillos que les acompañaban. Tenía que pasar si o si por en medio de ellos, y de momento sentí como me encogía… pero ya me estaba mirando el animador… me pareció mal darle un desplante.. y pasé entre ellos, el animador con gracia me pidió “ayuda” (nunca suelo dar en la calle) levanté los ojos, lo miré con inmensa ternura llena de mi incapacidad… le sonreí y encogiendo los hombros con un mohin  negativo… seguí mi camino… entonces él, tocando su pandereta me dijo:

    “No  importa que no me des nada… me has regalado la sonrisa más hermosa, es el mejor premio recibido” 

    Me dejó hecha un guiñapo… allí aprendí una lección ¿quien soy yo para juzgar a nadie?

    Me siguen atemorizando las personas con embriaguez, no comprendo el porque.

    Esto que me sucede… debe ser la vejez, me convierto en la abuela “cebolleta” siempre contando historias que no vienen al caso.

    ¡Disculpad!

    Así soy ahora… ya no me siento salvadora de nada ni de nadie… pero sé, que ser amable, entrañable, cercana, cariñosa, con una sonrisa en el rostro… hace la vida más grata a cuantas personas pasan por mi lado.

    También sé enfadarme… intento hacerlo cada día menos.

    Un abrazo entrañable.

    mª pilar

  • Jorge

    Estoy contigo Mª Pilar en lo que dices, es inspirador. Pero hay un punto que quisiera aclarar que ya he tratado en el texto en el punto 2.8: “el mal es el precio de la libertad”. Mi respuesta es: “no quiero ni puedo relacionar el mal con la libertad humana, ni puede haber precio alguno a pagar por la libertad. Es el bien lo que progresa en correlación directa con el aumento de libertad“.
     
    Decir que las acciones malvadas tienen consecuencias que implican un castigo, como pago de la maldad hecha, es un error de enfoque y además no es verdad, y menos en todos los casos. Decir que el mal tiene su origen en nuestra capacidad de decisión, pues por ella en lugar de elegir el bien podemos elegir el mal, en mi opinión es también un error de enfoque.
     
    Y este error parte de suponer que el bien está impreso en nuestras conciencias, y por tanto si seguimos el dictado de nuestra conciencia siempre decidiríamos y actuaríamos bien. Es que esto simplemente no es verdad. Los mecanismos de la conciencia son mucho más complejos que las respuestas binarias si/no, bien/mal, cierto/falso. Nuestras decisiones son mucho más grises pues son tomadas principalmente por nuestra inteligencia emocional, y a posteriori reflexionamos sobre ellas en un proceso mucho más lento con la inteligencia racional. Es ésta la que emite el juicio de valor que justifica o no éticamente nuestras acciones. Y es cierto que podemos influir activamente en nuestro complejo sistema de tomar decisiones, habituándolo a seguir unos patrones determinados, y de aquí nuestra responsabilidad.
     
     
    Pagar por la libertad un precio, me parece propio de la mentalidad esclavista del pasado, en la que el esclavo podía comprar su libertad. No somos esclavos sino libres y nada tenemos que pagar por serlo.

  • olga larrazabal

    ¿Por que hemos internalizado reacciones y conductas que van más allá de nuestra conveniencia y a este conjunto lo llamamos moral y al substantivo abstracto lo llamamos Ética?

    Aquí podemos acudir al viejo Sigmund  (o Schlomo según prefieras) Freud y su concepto del Super Yo internalizado por las necesidades de la evolución en comunidad.  Porque el Ser Humano no evoluciona solo, es un ser social, que cuida a su familia, a sus criaturas, a su clan, mucho más tiempo que la mayoría de los mamíferos.  De modo que esa tendencia a tener el ojo vigilante de Jehová, que te exige cierto comportamiento, aún más allá de tus conveniencias, es un perfecto atributo humano.

    Menos humano es el Neo Liberalismo que se parece más a una selva que a una sociedad humana.

    ¿Si Dios no existe todo está permitido?  No, porque existe una sociedad secular con leyes de convivencia, que si no las respeto, me meten presa y da lo mismo que venga un confesor a absolverme, porque los pecados fácilmente se perdonan, pero los delitos y las equivocaciones en la vida, tienen consecuencias.

    Se ha visto en el caso de los sacerdotes acusados de pedofilia, que ha sido la ley civil la que los ha condenado, no el temor a Dios y su justicia en su propia institución.

    Pero todo esto que planteo, no niega ni confirma la existencia de Dios, creencias a las cuales llegará cada uno según sus propias deducciones o inducciones o sus necesidades afectivas.

    Teilhard de Chardin, siendo científico, concibió el Cristo Cósmico a partir de sus deducciones y sus creencias.  Otros no necesitan la hipótesis de Dios, y son sumamente rígidos en su moral.  El Partido Comunista Chileno, no toleraba amoríos fuera del matrimonio y llamaba a los afectados a su Comisión de Cuadros o algo por el estilo, y eran peores  que la Inquisición..

    Y hay otros que son beatos y le andan haciendo el ojo a la mujer del prójimo que da un gusto, especialmente después de comulgar.

     

  • mª pilar

    Repito la idea de Olga… a mi manera:

    “¡Pobrecito Dios… tratado por los hombres!”

    No hay como imaginar, lo que somos capaces de “hacer” con Él cuando planteamos los temas, adaptándolo a nuestra mirada y sentido.

    Si Dios Es… Por mucho que lo intentemos, nada coherente podemos decir de Él… puesto que nada sabemos directamente dicho y salido de Él.

    Todo son “deseos, pareceres, interpretaciones” tomadas de las ideas de quienes se han proclamado “sus voceros”… porque los Profetas… lo que nos dicen es:

    ¡Lo que los seres humanos deberíamos hacer… no con Él… sino unos con otros!

    Estoy con Jorge, que el mal tiene una explicación humana, en todo aquello que a la humanidad se refiere… pero no nos gusta reconocerlo, porque ahí… casi todas las personas nos cogemos las manos.

    ¡Quien esté libre respecto al mal causado… tire la primera piedra! 

    Cierto, que no todas las personas hacen o consienten el mal en la misma medida… pero casi todas… tenemos comportamientos no del todo buenos; empezando por el trato hacia nosotros mismos… y no digamos nada… 

    ¡Hacia las demás personas!

    Ahí… hay tanta tela que cortar.

    Respecto a Dios … Nada tengo que decir.

    Asumo y contemplo el Misterio…

    ¡Escucho como se manifiesta en cuanto me rodea… y en el mundo!

    Desde Jesús, amo cuanto se nos ha regalado y todas las posibilidades que tenemos al alcance de nuestras manos… y si de verdad lo tomáramos en serio…

    ¡Seríamos capaces de cambiar este oscurecido mundo!

    De momento queda muy claro… ya lo dijo Jesús..:

    “Los hijos de las Tinieblas… (aquí y ahora-antes- y tristemente quizá por mucho tiempo después …)

    ¡Son más sagaces que los hijos de la luz!

    Es el precio de poder ejercer..:

    ¡¡¡Nuestra libertad!!!

    Porque lo queramos asumir o no…

    ¡Somos libres!

    Decidimos, caminamos por donde elegimos, luchamos, trabajamos para ello; y en esa labor… entra nuestra capacidad de ser…

    Cada cual decide el precio que pone a su libre albedrío.

    mª pilar

     

  • Jorge

    En cuatro frases Olga, has sintetizado mi posición con respecto a la Ética. Coincidimos. Sin embargo, ¿cómo explicar, desde nuestra posición común, la objeción que propone Gonzalo? ¿por qué razón la ética tiene primacía sobre nuestros intereses particulares?
     
    Gonzalo, dices que no crees que podamos explicar el problema del mal. ¿Qué mal no podemos explicar? ¿con respecto al mundo? ¿con respecto al hombre? ¿con respecto a Dios? No veo impedimentos para explicar el mal, su origen y su persistencia, con respecto al mundo ni al hombre. Para un ateo el problema del mal tiene una presencia conflictiva, pero no como una fuerza sobrenatural que se impone sobre las decisiones humanas, sino como resultado de decisiones y acciones malvadas de muchos. Aquí hablamos de Biología humana, de genética humana, de psicología, de psiquiatría, de sociología, de politica-economía,….. ¿No tiene explicación? Pues claro que la tiene.
     
     
    Otra cosa bien distinta es la explicación del mal con respecto a Dios, ¿por qué hay mal en el mundo si es creado y sostenido por un Dios bueno? Es el problema de la Teodicea. En este capítulo me he ocupado de ella en la primera parte. Según parece la solución que he dado sobre la autonomía del mundo en su evolución junto al “sea” de Dios, no te convence. ¿Podrías, si te apetece, decirme tus razones o motivaciones para ello? Es que si la Teología no da soluciones al problema de la Teodicea, resultará siempre un sistema de pensamiento con cimientos débiles. Apelar al misterio no es la mejor forma de darle apoyo, sino todo lo contrario, es manifestar nuestro desconocimiento y por tanto construir un sistema endeble, fácilmente desmontable.

  • Gonzalo Haya

    Olga, la concreción de la ética es manipulable, pero el sentido ético, el sentido de un deber que supera mis intereses, no creo que sea arbitrario. Si no lo interpreto mal, Kant lo consideró un imperativo categórico. Por mi parte considero que la ética, o la conciencia, son el equivalente laico de la idea de Dios. Quizás el problema esté en el lenguaje, y en la connotaciones teóricas y emocionales que arrastran las palabras.

  • olga larrazabal

    Hablando de Ética, hay un viejo chiste judío (los judíos tradicionalmente se han reído mucho de si mismos) que dice así: Un chico judío le pregunta a su padre ¿Qué es la Ética? Y el padre le pone un ejemplo: ” Mira, Ética es, por ejemplo, cuando entra un comprador a mi tienda, me compra algo que cuesta 20 y me paga con un billete de 50 y se olvida del cambio.  Aquí entra  la pregunta ética:  ¿Se lo diré o no a mi socio?

    Está claro que hay muchos puntos de vista éticos, dependiendo de los supuesto de los que uno parta, y estos dependen de las circunstancias de cada uno con respecto a la sociedad donde vive y el peso que le de en esta sociedad a sus grupos de pertenencia. La Ética es histórica, no es atemporal.

    Y esto no es un problema de Dios.  Actualmente al mundo lo rige la ética  masculina mercantil, que la manejan los grupos de poder, y si les conviene invocan a Dios por testigo y sacan normas del Antiguo Testamento o de la ciencia para justificar sus acciones.

    Pobre Dios, cuantas estupideces se dicen en su nombre.

  • Gonzalo Haya

    Ya he comentado otras veces que la razón lógica no logra cuadrar todas las respuestas. No me considero pesimista; soy optimista porque creo en la esperanza, sea que se explique como proceso evolutivo o como inteligencia espiritual (o emocional). No creo que podamos explicar el problema del mal. Sólo tenemos soluciones prácticas: el ejemplo de Jesús, somos las manos de Dios para reducir el mal, el progreso ético de la humanidad (hoy nos horrorizamos de que Siria haya sitiado por hambre una ciudad, mientras que en la antigüedad era una táctica normal)… Por otra parte esto no excluye la existencia de Dios, él es la base de la ética por la que condenamos el mal. Como dijo Iván Karamazov, “si Dios no existe, todo está permitido”, y su hermano bastardo sacó las consecuencias asesinando al padre. Ya sé que aunque uno diga que no cree en Dios, su conciencia le asegura los valores éticos; pero si esos principios éticos valen (si no son meros efectos de una educación interesada) es porque reconocemos que la ética tiene primacía sobre nuestros intereses particulares, y eso es otra manera de designar a Dios.

Deja un comentario