Temas

Tablón de ATRIO

Anterior Siguiente
Último: 24-4-19, 11:45

Floren (2019-04-24 11:45:39) : LA VERDAD DE LA PASCUA. http://cartujoconlicencia.blogspot.com/2019/04/la-verdad-de-la-pascua.html

Equipo Atrio (2019-03-08 21:55:38) : Delcy Rodriguez, vicepresidenta de Venezuela, denuncia al criminal apagón en Venezuela criminal apagón en Venezuela [vídeo de 6 min.]

Equipo Atrio (2019-02-18 09:39:18) : Amplio y clarificador programa sobre Venezuela: La hojilla/a> ¡Magnífico analista argentino Marco Teruggi! ¡Larga charla pero imperdible!

Equipo Atrio (2019-01-09 12:31:08) : Entrevista a Tamayo en la Sexta: La Iglesia española sigue siendo franquista

Floren (2018-11-19 19:50:09) : Floren de Estepa escribe en su blog: CARTA A UN JOVEN QUE NO QUIERE VOTAR

Equipo Atrio (2018-11-16 10:06:45) : La verdadera despedida de Steve Jobbs Disgurfso de graduación https://www.youtube.com/watch?time_continue=12&v=vXJYrrLGNAo

» Pon una nota




Autores

Archivo de entradas

4791 Artículos. - 76808 Comentarios.

Inclinar la balanza… ciencia y fe, 5

pensador

Curso-Taller de Atrio
A partir del libro inédito

INCLINAR LA BALANZA… UN CIENTÍFICO ANTE DIOS

de JORGE FELIP FERNÁNDEZ   (Ver Perfil)
Destilados de OSCAR VARELA  (Ver Perfil)

Capítulo Quinto: EL PROBLEMA DEL MAL

1. El mal como objeción a la fe

 

(01) Se puede vivir la fe en Dios bueno, sin resolver la cuestión del problema del mal. No es aconsejable empezar por lo del mal; conviene buscar a Dios por otros caminos.

Mucho tiempo mantuve este problema pendiente, ahora creo intuir respuesta.

(02) Discutir con algún no creyente sobre la eticidad de Dios es un contrasentido

* porque ¿qué puede importarle un Dios malvado o bondadoso, si sabe que no existe.

* porque ¿acaso debo culpar a Dios del mal por hacerme creyente? Es que si admito que el mal proviene de nuestra herencia génetica y cultural ¿por qué cambiarlo?

* porque argumenta no contra Dios, sino contra las ideas que supone que yo tengo sobre Él.

(03) Aun sin Dios ¿desaparece por ello el mal?

La Naturaleza y el hombre siguen imponiéndose, actuando con descaro y desenfreno.

2. Apuntando respuestas

2.1 Un Dios malvado.

(01) Proposición: Constatamos que hay tanto mal que parece una creación de un Dios malvado. Algunos creen en poderosas fuerzas del mal que dominan el mundo incluso les dan culto o extienden el mal tanto como pueden.

(02) Mis razones: No las tengo para negar o apoyar un Dios bueno, malo o ambos simultáneamente. Pero apuesto por escoger un Dios bueno en razón a mi esperanza.

2.2 Un Dios impotente.

(01) Proposición: Dios “bueno” no puede con el mal; es impotente, no todopoderoso.

(02) Mis razones:

* los humanos aniquilaríamos el mal y a los malvados. Pero Dios no actúa de ese modo. Entonces puede que no entendamos el proceder de Dios.

* Con un Dios impotente quedaría anulada mi esperanza.

 2.3 Un Dios indiferente.

(01) Proposición: La no intervención de Dios.

* Visión cientista y materialista (sin espíritus…) de la realidad, que he asumido:

* Un mundo sin planes ni diseños previos ejecutados por Dios,

* un mundo natural y humano sin magias ni milagros ni intervenciones divinas.

(02) Mis razones:

* Dios queda situado más allá de la vida presente;

* la religión quedaría centrada en un “cielo”,

* preocupada por el juicio final para entrar en él.

* El mundo y la vida humana del presente pasan a un segundo plano.

Nada de todo esto puedo asumir. Asumo la autonomía del mundo pero no la indiferencia de Dios. Esto también anula mi esperanza.

2.4 El mal y Dios, ámbitos distintos.

(01) Proposición: El mal pertenece al ámbito humano no al de Dios. El mal no le afecta.

(02) Mis razones: Tal separación ¿no lo hace un desinteresado de nuestros asuntos humanos?

2.5 El maniqueísmo.

(01) Proposición: fuerzas antagónicas el mal y el bien, que luchan entre sí desde toda la eternidad.

* Lo mismo usando otros dos principios antagónicos: el amor y el odio.

* La teología cristiana personifica el mal, con los demonios y Satán.

* Los seres humanos se colocarían a favor de uno u otro de los dos bandos.

* Al final de los tiempos los hijos de la luz vencerán y Babilonia será destruida.

(03) Mis razones:

* El peso bélico de esta cosmovisión resulta demasiado pesada.

* No puedo ni quiero admitir principios o poderes sobrenaturales, mágicos o divinos.

2.6 El pecado como origen del mal

 (01)Proposición:

* El pecado supone enfrentamiento desde Adán y Eva contra Dios. Pueden hacerlo porque  no es un ser insignificante sino rey de lo creado y además imagen y semejanza de Dios.

* Está capacitado para hacer la voluntad de Dios, pero no quiere, quiere tomar sus propias decisiones.

(02) Mis razones:

* Hay males (enfermedad, muerte) anteriores al pecado (desobediencia a ley de Dios).

* Sin ser expulsados del paraíso ¿cuál sería nuestra historia? ¿respondería el paraíso a la finalidad de la vida humana?

* Sin los caracteres “malvados” nuestra especie no hubiese conseguido el éxito biológico sin precedentes que tiene.

2.7 Premio o castigo.

(01) Proposición: Hay bien y mal. Dios, como un padre, premia y castiga a sus hijos.

¿los males provienen del castigo de Dios?¿Dios autor del mal? ¿No es una cruel venganza? Algunos agrandan el pecado hasta el infinito para explicarlo.

Y ¿los sufrimientos del justo o inocentes? Algunos dicen que Dios prueba su fidelidad.

 (02) Mis razones:

* Dios no se dedica a premiar o castigar y menos prueba la fidelidad de los justos.

* Un Dios como juez, que compensa el mal con sacrificios me parece mezquino y repugnante.

2.8 El mal es el precio de la libertad.

(01) Proposición:

Dios nos hizo libres sabiendo que el mal se extendería. No esperó para sus planes a otra especie mejor (y yo me alegro).
Puso su voluntad impresa en la conciencia humana. Pero por libertad se puede actuar en contra de la conciencia, origen del pecado y de todos los males.

(02) Mis razones:

No hay datos para afirmar que en la conciencia humana está impresa la idea de bien, los indicios apuntan a que heredamos estructura ética pero no su contenido.

* No puedo ni quiero relacionar el mal con la libertad humana. Ni puede haber precio alguno a pagar por la libertad.

* Es el bien lo que progresa en correlación directa con el aumento de la libertad.

2.9 Dios, del mal originado obtiene un bien.

(01) Proposición: Dios permite el mal porque incluso de él puede obtener el bien.

 (02) Mis razones: ¿permitir el mal es un proceder justo?

2.10 A Dios no podemos juzgarlo con patrones de la ética humana.

(01) Proposición:

* Si el hombre fuera Dios no actuaría como Él lo hace, dejando vivir al malvado.

* No podemos hacer juicios de valor sobre Dios.

(02) Mis razones:

* Si no pudiéramos valorar lo de Dios ¿cómo confiar en su ayuda y sus respuestas?

2.11 El mal como carencia de bien. Creación imperfecta.

(01) Proposición:

* Dios crea el cosmos a partir del caos original, donde radicaría el mal.

* En un proceso de perfeccionamiento, todo sería recogido en el bien.

* La creación sería imperfecta: carecería del bien, siendo eso el mal, sin entidad propia.

(02) Mis razones: ¿por qué Dios planifica una creación imperfecta y no acabada en el bien? Necesariamente aquí cuenta con el mal como factor importante de ella.

El mal no es carencia, sino el conjunto de acciones malas, una realidad ineludible.

2.12 Dios ha creado el mejor de los mundos posibles.

(01) Proposición:

* No existe la posibilidad de crear un mundo bueno sin males.

* Si Dios crea, creará el mejor de entre todos.

(02) Mis razones: La experiencia nos muestra un mundo no el mejor.

* Mi propuesta es la opuesta: un mundo mejor es posible, y apunta al futuro.

 

3. Mi propuesta: el mal proviene de la autonomía del mundo.

 

(01) Crear el mejor mundo posible es crearlo imperfecto: en proceso de perfección,

(02) Esto implica que haya diseño, ejecución y finalidad, desde su origen hasta su final.

Ese plan tendría que contar con el mal. La responsabilidad del creador es inexcusable.

(03) Pero si se pone el acento en la autonomía completa del mundo, ni la planificación ni la finalidad tienen aquí papel alguno que jugar; ni Dios carga con el mal existente.

(04) Reconozco un único plan de Dios: la salvación del hombre en el mundo elegido por Dios.

(05) Basta que la línea evolutiva humana no se extinga en ningún momento de la historia natural y humana, para que su plan de salvación se realice.

 

—————–

NOTA:

* Las respuestas apuntadas miran desde arriba: como si pudiésemos ponernos en la piel de Dios.

* Seguidamente vamos a tratar de hacerlas desde abajo: desde la experiencia humana.

………………..

SEGUNDA PARTE: desde la experiencia humana.

 

4. El origen del mal en la historia humana

(01) El bien y el mal cobra sentido en relación con el hombre ¿cuál es su origen, entonces?

(02) Repasando los tiempos de las sociedades humanas tendríamos:

* La cazadora recolectora: poco sería el mal en esta estructura de jerarquía simple e igualitaria, ligada al entorno natural.

* La agrícola ganadera: crecen estructuras benéficas donde puede aumentar el mal.

* La industrial y actual: el enorme mejoramiento de la vida amplía la proliferación del mal.

(03) Cada época comporta un coeficiente de mal-bien que ella misma genera.

El coeficiente ha aumentado con el tiempo, sin variar, prácticamente, su proporción relativa.

5. El mal de procedencia natural

(01) Somos seres vivos y por tanto sometidos a las condiciones biológicas de la evolución.

Dolor y sufrimiento, y también la muerte son mecanismos necesarios para la conservación de la especie.

(02) Nuestra Ciencia y Tecnología intenta el control de nuestro entorno para vivir dignamente.

6. El mal de procedencia ética

(01) ¿Cuándo inicia el hombre un comportamiento con sentido ético?

Cuando tuvo tiempo y riqueza para otras actividades distintas de las puramente biológicas.

Los rituales, manejo de útiles… implican acciones consensuadas en un reglamento acordado.

(02) Próximos a nosotros, chimpancé y bonobo, muestran dos extremos de comportamiento moral:

* Los chimpancés están obsesionados por la jerarquía, egoístas y violentos.

* Los bonobos, en pacífico matriarcado, colaboran por el bien común de su grupo.

(03) La moral no surge, entonces, para controlar instintos agresivos y egoístas.

Lo heredado sería un sustrato básico de componentes altruistas y egoístas en grado diverso, ambos seleccionados por la evolución por su eficacia.

Disminuyendo los egoístas la selección natural dejará de favorecerlos.

7. El origen de los códigos morales

(01) Nos diferencia poder formar juicios de valor, e.d., distinguir lo que está bien de lo que está mal.

(02) Las sociedades se forman en torno a códigos y criterios endógenos, impuestos por los grupos dominantes de opinión.

La amplitud de ese consenso básico permite variaciones y sociedades plurales.

8. Fe religiosa y la ética

 (01) La fe religiosa implica juicios de valor sobre el bien y el mal. Una religión tiene un código ético común y vinculante.

Pero la interpretación y compromiso de sus fieles presenta tanta diversidad como individuos.

Para los que no la profesan no puede ser vinculante. La pretensión de imponerlo a todos como han hecho las sociedades teocráticas es un proceder intolerable.

(02) Pedir a Dios que destruya el mal es pedirle que destruya al hombre, bueno y malo a la vez.

Corresponde asumir lo humano con lo que porta: lo bueno y lo malo.

(03) Son las razones de la convivencia la que señalan los límites.

Tales límites son asunto de aprendizaje.

9. La culpa humana

 (01) La culpabilidad en exceso puede tornarse patológica. Si la reducimos en exceso bien paraliza nuestro avance, o bien nos creemos tan perfectos que no encontramos nada que arreglar. Estos narcisistas “perfectos” son peligrosos por el daño que causan.

 (02) Todos somos culpables de producir injusticia y miseria, y en mayor medida los ricos.

Sobre todo se elude señalar a los más responsables de la maldad.

(03) Ocuparse solo del propio interés confirma los tres “fantasmas”, los tres “IN”:

* Injusto, cuando se pisan los derechos de los vulnerables e indefensos.

* Insoportable, cuando se sufre dolor arbitrario, en especial si se pisotea la dignidad.

* Incomprensible, cuando se falta a la verdad y todo se vuelve falso, perdiéndose toda confianza.

(04) Por el contrario:

Con justicia, dignidad y verdad se podría reducir el mal del mundo; y si pasamos al límite tal vez consigamos arrinconarlo y vencerlo, hasta que desaparezca para siempre.

10. Inclinando la balanza. Mi decisión

(01) Mi fe en Dios parte de una esperanza:

* el mal y la muerte serán vencidos al final de la historia,

* en un tiempo dentro de la historia, no en el más allá.

(02) Si la humanidad se empeña en vencer el mal, espero que Dios:

* se implique en ese proceso

* y pueda ayudarnos personal y colectivamente en ese objetivo,

* sin milagros ni magias.

(03) Ese es el plan de salvación que reconozco en Dios.

(04) Cómo puede Dios ayudarnos, lo trataré en el capítulo siguiente.

………………………..

(Fin del Capítulo quinto)

78 comentarios

  • Santiago

    No creas Isidoro que me he olvidado de tus comentarios…Pero ahora ya tengo mas tiempo y puedo escribirte…Es muy interesante lo que dices…y me parece que estamos de acuerdo en la base…

    Yo también pienso mas en la misericordia que en la justicia…Tambien yo viví, como tu, bajo la crisis de valores…y el desplome de ellos…ante un mundo que cada vez mas intenta volverse de espalda a la realidad existencial…

    No hay duda ninguna que el ejemplo del bien fue Jesús de Nazaret para todos los que hemos nacido bajo la fe cristiana que se identifica, en gran parte, con nuestras verdaderas raíces y cultura europea…Y claro la súplica de Jesus para los que le crucificaron eran de perdón para que el Padre tuviera piedad por sus verdugos….Estas palabras de Jesús son mas bien una apertura, una puerta que está siempre abierta hacia la misericordia y el perdón…mas que una absolución universal del mal….y no es una justificación del pecado…

    No cabe duda que puede existir la ignorancia inculpable …Esta puede anular la culpa…Sin embargo, existe otro tipo donde no puede ser una simple excusa al mal…que revela la muerte de un corazón que se resiste a la llamada de la verdad….Y asi fue que uno solo de los malhechores crucificados con Cristo en la cruz fue el que creyó en la misericordia de Jesus y le suplicó que lo tuviera en cuenta..Jesus se dio cuenta de su conversión y le ofreció la gloria en un instante..Sin embargo, el otro permaneció en el odio y en la maldad  Misterios de la gracia y del corazón humano…Jesus se refería en la primera palabra a sus verdugos materiales que eran ignorantes de lo que hacían…y aun para los que por malicia, los saduceos y fariseos, que lo condenaron, sin duda, Jesus les abría una puerta para su arrepentimiento y conversión…el camino hacia el bien…sin éste no se puede entrar en el Paraíso…

    Por otro lado, creo que podemos recuperar los valores perdidos…De acuerdo contigo que el estado de la humanidad es muy lastimero…Por eso, tenemos que volver a la esencia del cristianismo…al Evangelio mismo donde se encuentra el camino…pues si seguimos a Jesús no andamos en tinieblas…Yo aprendí eso desde muy joven….después de pasar muchas tribulaciones en mi juventud, me di cuenta de que sin esta luz de la Escritura, mi vida se volvería cada vez mas oscura…Es por eso, que ahora que ya me voy acercando a la eternidad, después de haber vivido innumerables experiencias y enfermedades, desilusiones junto a grandes alegrías tambien, sigo pensando que es los valores evangélicos los que me han mantenido sano mentalmente….y me ofrecen cada día un estímulo para afrontar el “terrible cada día”…No creo que mi vida sea importante…sino puede ser el camino…y la experiencia de muchos…que lo han recorrido ya totalmente…Y se que es un camino asequible y posible..y de paz….

    Un abrazo, con mis mejores deseos para ti y tu familia….Santiago Hernández

  • Santiago

    Jorge,   “las Escrituras y la larga tradición de la Iglesia” no son contrarias al “conjunto de la fe” sino que constituyen en si misma la FE de la IGLESIA…Esta fe fue revelada y dada a nosotros por el mismo Cristo y transmitida a nosotros por los 12 Apóstoles que Jesus eligió y llamó personalmente, y su sentido verdadero reside en el conjunto del Pueblo de Dios…que “recibe” la Buena Nueva de Cristo…no creando ni ejecutando una interpretación personal tipo gnóstico o simplemente existencial, que se ajuste a  las comodidades de nuestro sentido humano, temporal y efímero, de la vida de aquí abajo, sino que es enseñada por la Iglesia y recibida por nosotros…..Pero la vida de Jesus no es la de un profeta cualquiera…sino que se entronca directamente con la trascendencia de su naturaleza divina…Es por eso que es necesario algo más que nuestra mera razón que sirva de faro para guiarnos por el camino de la verdad trascendente…que se encuentra por encima de nosotros..

    No hay tampoco incoherencia, ni irracionalidad, ni desconocimiento, ni una fe ciega…ya que es posible para la razón aceptar lo que es trascendente, aunque sea con dificultad…debido a nuestra poca capacidad mediática para acceder a la verdad completa…Esto puede ser difícil..pero no es imposible…Es asequible a todos los seres humano mediante la realidad presente, que es la gracia de Dios…

    Pero la fe nunca puede ser visión completa como parece que tu pretendes…sino solo un camino hacia esa PLENITUD que se dará en la otra vida…No es tampoco irracional puesto que sabemos que Dios, por su esencia y naturaleza, nos trasciende totalmente y es imposible abarcarlo en su totalidad. Tu quieres entender perfectamente todas las verdades eternas que  están por encima de nuestra humana naturaleza y pretendes hacerlo, al parecer, con sólo la razón natural…que no puede llegar mas allá durante esta vida…Ya que esto es una imposibilidad…

    Desde el principio del cristianismo la idea de la Resurrección de Cristo junto con la eternidad del cielo y del infierno han sido simplemente el “escándalo” del mundo..Pero Pablo proclamó estas verdades por todo la tierra conocida entonces…como recibidas del mismo Jesus…Por eso los griegos en Atenas lo criticaron y persiguieron..Sin embargo, el sostuvo toda su FE como algo real, verdadero que pertenecía al mismo Credo apostólico, que el predicaba…El mundo de hoy no es muy diferente en cuanto a la enseñanza del cristianismo y quiere hacernos creer que es irrelevante y absurdo…Sin embargo, la Iglesia con su doctrina no va a desaparecer…Pasaremos nosotros, pero la verdad de Cristo-Dios permanecerá por siempre…a pesar de nuestra incredulidad..

    La FE, pues, no es ciega puesto que su LUZ ilumina la razón para que podamos aceptar estas difíciles verdades, que son trascendentes en si, como posibles, tanto la eternidad de los novísimos como los atributos divinos que están por encima de nuestra capacidad intelectual plena..Pero es precisamente la FE la que nos hace que aceptemos y descansemos en una verdad que no es producto de nuestra creación humana…sino que proviene de Dios…por la cual sentimos que estamos en el camino hacia la PLENITUD..

    Jesus mismo es un misterio y el Vaticano II tiene un capítulo que titula EL MISTERIO DE CRISTO..Por lo tanto, a tu acertada pregunta si la verdadera FE cristiana es RACIONAL, la respuesta ha de ser afirmativa, si partimos que Jesus es el Hijo verdadero de Dios, por filiación, no por adopción, y que El mismo es la Revelación total del Padre..que misericordiosamente RECIBIMOS por medio de su Iglesia..Pero si no creemos en estos atributos del Hijo…tampoco vamos a encontar al Padre.

    Un abrazo  de Santiago Hernández

  • Jorge

    Santiago, me parece que ya están suficientemente aclaradas nuestras posiciones sobre el infierno eterno. Para mí es una idea imaginativa humana que no es real ni existe, pues lo coherente con mi fe en el supuesto de que existiese estaría vacío sin nadie en él. Tú te basas en las Escrituras y en una interpretación de las mismas en la larga Tradición de la Iglesia, aunque sea contraria al conjunto de la fe. Y para asumir la contradicción pues apelas al misterio, a nuestro desconocimiento con respecto a los planes de Dios. Cierto que ese desconocimiento es real, pues la distancia entre nosotros y Dios es insuperable. Pero apelar al desconocimiento para asumir lo irracional, lo incoherente con el conjunto de la fe, apela a una fe ciega. Si aportases argumentos razonables para sostener esa interpretación de las Escrituras seguiríamos dialogando, pero ante un fe ciega irracional, nada hay que aclarar. El diálogo sería sobre otro tema. ¿Es la fe cristiana irracional o por el contrario puede ser sostenida por argumentos razonables? 

  • Santiago

    Jorge,   nosotros, ni tu, ni yo podemos entender cabalmente el misterio del pecado y por tanto del mal moral que ha asolado al mundo desde la Creación del ser humano. Solo podemos juzgar desde nuestro punto de vista humano…con una perspectiva nuestra…y desde nuestra lógica..solamente juzgando las causas próximas en una breve mirada a la historia de la salvación..Pero Dios juzga las causas últimas con todas sus consecuencias y pormenores…..El misterio de la vida eterna nos trasciende…y solo podemos atenernos a lo que nos dice la Revelación durante la vida de Cristo y a lo que ha sostenido el magisterio durante 21 siglos…Por otro lado, la idea de esta vida perpetua y verdadera fue solo esbozada e incoada como fe en el Antiguo Testamento…Fue Jesucristo en su Evangelio el que nos desveló un poco el misterio…Por eso, la Comisión Teológica del Vaticano II refiriéndose a la cuestión de los textos sobre el infierno declaró que no era necesario aclarar si existen personas en ese estado, porque los TEXTOS evangélicos que se citan en el mismo Concilio tienen una forma gramatical futura y no se trata de hipótesis o condiciones…es decir, de hecho “irán”, o sea que de hecho alguien “irá” o estará allí…(Teol. del mas allá, C. Pozo s.j. BAC, pag. 454-455)

    Aun sin entenderlo todo, podemos deducir que no es lo mismo nuestra perspectiva cuando entramos en la vida eterna que la nuestra cuando vivimos aquí en la tierra…ya que por una ley psicológica totalmente natural quedará fijada nuestra posición a favor o en contra de Dios que teníamos al momento de morir…de la misma manera que los ángeles, a pesar de estar delante de la bondad de Dios, prefirieron estar separados de El para siempre…El endurecimiento, pues es un fenómeno natural para la persona que muere sin arrepentimiento, rechazando la gracia y la misericordia..¿Que es difícil resistir la gracia de Dios -como tu bien dices-? No hay duda ninguna…Por eso, Tomás de Aquino afirmaba que no es improbable hacer un acto de perfecto amor…o contrición aún en el momento de la muerte…puesto si el bautismo es perfectamente asequible a todos, incluyendo el bautismo de deseo en sentido amplio, con mas razón podemos arrepentirnos del mal que hemos hecho y acceder al bien y a Dios en el momento mas crucial de nuestra vida…Dios ha dar oportunidad suficiente aun en el instante, donde la vida y la muerte se cruzan, de una “opción final”…Nosotros no podemos entender, por nuestra experiencia que alguien pueda escoger estar separado de Dios por toda la eternidad…sin embargo, ignoramos la relación de otros seres con respecto a Dios..ignoramos los grados de malicia en otros…..ya que asi como optamos por el bien para siempre…también nuestra pérdida de amor…puede ser perpetua  ya que podemos destruir en nosotros toda chispa de amor y de esperanza…… nosotros podemos conocer las conciencias, pero solo las nuestras y algo de los que están cerca de nosotros…..y no podemos entender  hasta donde puede llegar el grado del mal…y de que manera vamos a ser juzgados..y como vamos a contemplar nuestra vida en ese instante crucial…y que luz tendremos…y de que forma escogeremos lo que contemplemos en ese “nueva dimensión” de la conciencia…Dejemos pues a Dios, en su misericordia, el juicio en el que nosotros junto con El  intervendremos…y sigamos practicando la que nos dice Jesus y lo que El nos ordenó a través de la Iglesia de los Apóstoles…

    Un abrazo   de Santiago Hernández

  • Jorge

    Santiago, con respecto a tu último comentario prácticamente estoy de acuerdo en todo, aunque yo escribiría las mismas ideas de otro modo. Hay una sola excepción. Tú crees que habrá alguno tan endurecido que se resista a la gracia divina, no sólo en esta vida sino también en la otra. En mi opinión, yo no puedo creer que exista alguien que tenga tanta fortaleza como para resistir a la gracia divina o al poder de Dios. Es que en este caso sería alguien como Dios, con un poder equiparable con el de Dios, capaz de enfrentarse a él y vencerle. Sinceramente creo que esto no es posible.
     
    Un abrazo amigo

  • Santiago

    Jorge,   no creo que necesites bajar el “tono” de tu crítica para evitar el escándalo…Yo creo que tu diálogo y tu tono, en el, han sido totalomente apropiados…A veces podemos enfatizar un poco lo que pensamos y lo escribimos, pero es natural…Por otro lado, a pesar de que siempre hay que respetar a los que nos leen y pedir las debidas disculpas cuando es necesario, creo que hemos madurado bastante…y el diálogo suele ser respetuoso y también su lectura…a pesar de las “sendas” arengas de muchos de nosotros,…. que toman, a veces, forma de sermones. Pero existe buena voluntad…

    Por otro lado, Jorge, cuando hablé de la gracia y el pecado, lo que dije fue que “mis pecados hacen funcionalmente inválida la gracia” y no que la gracia deja de existir…Al hablar de función quise decir que la gracia, a pesar de que es don y me es dada y que existe , YO puedo efectivamente hacerla inútil en mi en ese momento y en esa circunstancia..por mi rechazo…Pero la gracia permanece junto al que realiza el mal o persiste en el, precisamente porque le es necesario al pecador para salir de su estado de mal..Por eso, estamos de acuerdo…gracia y pecado pueden subsistir…aunque para que la gracia sea efectiva la disposición de mi voluntad tiene que ser positiva…y yo tengo que aceptarla…para poder estar en el camino de la salvación…y estoy, por supuesto, consciente de ello.

    Por otro lado, la Iglesia no ha condenado a nadie al infierno, ni tampoco  el purgatorio puede haber sido invención de la Iglesia…sino que Ella ha propuesto la doctrina evangélica que los testigos íntimos de Cristo recogieron oralmente y pusieron por escrito, lo esencial, y ya en el siglo I, cuando la Iglesia primitiva estaba empapada de Cristo..recién crucificado y resucitado……Esta doctrina no está sujeta a nuestras interpretaciones personales..sino que es parte de la fe inmemorial de la Iglesia…Por eso el Concilio de Trento, contra los que hablan de predestinación e imposibilidad de salvarse ENSEÑA que “si alguno dijere que aquél que ha caído después del bautismo no puede por la gracia de Dios levantarse….sea anatema” (D 839)  ..Pertenece a la fe de la Iglesia y consta claramente en la Escritura (1Tim 2,4; Rom 10, 11-13; 1 Juan 2, 2 t sig.)que es una consecuencia inevitable de la voluntad salvífica de Dios, que Dios da las gracias suficientes para la salvación a TODOS los seres humanos, ya sean creyentes o no..Dios no niega la gracia habitual o santificante al que hace todo lo que puede para alcanzarla con la gracia habitual.

    Como dices, “el pecado y el mal no vencerán”…Prevelacerá la justicia de Dios unida a la misericordia…pues ambas pertenecen a la misma voluntad divina..pero claro que la muerte NO es “el final definitivo”…PERO la mayoría de los humanos NO mueren en pecado grave…ya que esta voluntad salvífica de Dios dará las gracias suficientes para la conversión, al menos en deseo hacia el bien y arrepentimiento del mal..Pero esta gracia tambien es libre… y se otorga a un ser libre…Existe pues la posibilidad de que algunos puedan rechazar el amor de Dios hasta el final y perseverar en el con un total endurecimiento…Por tanto, hay que ver esta interacción de la gracia en relación con el bien y el mal no solamente desde ese punto escatológico sino en relación con nuestra libertad esencial por la cual nosotros somos responsables de todas nuestras acciones conscientes durante nuestra vida terrestre…puesto que nuestra íntima realidad es trascendente y nosotros tenemos consciencia de ella…y por eso es que podemos escoger…Contamos con la gracia, si, pero al mismo depende de nosotros el aceptarla..porque Dios no nos quita nuestra libertad…sino que somos libres de hacer el bien o el mal…de amar u odiar….de aceptar o rechazar..De otra manera, Dios no nos hubiera creado libres…pero fue El el que escogió darnos esta pre-rogativa…y nos proporcionó la ayuda de la gracia..sin ella no podemos salvarnos..pero sin la decidida cooperación a ella, tampoco lo vamos a hacer..porque las dos deben interaccionar armónicamente…

    Un saludo cordial   de
    Santiago Hernández

  • Jorge

    Intentaré amigo Santiago bajar el tono de mi crítica a tus ideas y además para la tranquilidad de MªPilar ambos sabemos que ninguno de los dos cambiaremos nuestras posiciones contrapuestas. Dialogamos sobre los argumentos que las sostienen.
     
    Dices Santiago que el pecado invalida la gracia, en consecuencia lógica, el pecado es más fuerte que la gracia pues la invalida. Si afirmases lo contrario que la gracia invalida o borra el pecado, entonces estaría de acuerdo contigo, pues entonces la gracia que es divina sería más fuerte que el pecado que es humano, que es lo que yo creo. Si la gracia se retirase ante el pecado nadie podría salvarse. La gracia está junto al pecador siempre. No le teme al pecado sino al contrario, cuanto mayor sea el pecado más gracia se necesita y la gracia sobreabunda. En los cortos periodos de tiempo en los que no pecamos, la gracia no la necesitamos, estamos con Jesús y su proyecto de vida. Cuando esto ocurre no recibimos exactamente la gracia, sino los dones del Espíritu.
     
    La pregunta si esto fuese así sería, ¿cómo es posible que, si cuanto más pequemos más gracia tenemos junto a nosotros, podamos permanecer en el pecado? ¿acaso la gracia no es más fuerte que el pecado? Lo es. Lo es porque creo en el triunfo del bien al final de la historia. El pecado y el mal no vencerán, no tienen la última palabra, no son eternos en competencia contra Dios. Por tanto, para analizar el problema pecado/gracia tenemos que adoptar una perspectiva escatológica. Al final la gracia se impondrá venciendo cualquier resistencia. Y si abunda el pecado sobreabundará la gracia que es mucho más fuerte.
     
    Si la perspectiva es restringida a una vida humana truncada con la muerte, pensada como final definitivo, entonces ciertamente el pecado y el mal salen triunfadores, porque la inmensa mayoría de la humanidad muere en pecado y nadie en plenitud, (excepto Jesús). La Iglesia así lo ha visto durante siglos, condenando a casi toda la humanidad al infierno eterno. Ante esta perspectiva propuso un infierno disminuido el Purgatorio, para aquellos que la Iglesia absolviera justo a la hora de la muerte. Con lo cual se adueña de un poder divino, las llaves del Cielo. Ya es hora que termine.
     
    Pero la consecuencia no es que dé igual una vida que otra, no da lo mismo hacer el bien que el mal. Los que se convierten al proyecto de Jesús, o lo que es lo mismo los que reciben la gracia que borra el pecado, pertenecen a la familia íntima de Jesús, los constructores del Reino, del cual todo depende. Y si fueses uno de los escogidos para esta función, como Pablo de Tarso, la gracia te derrumbaría del caballo, no cabe la resistencia.
     
    Y además tampoco da igual en perspectiva escatológica. Habrá Juicio final, recompensas y condenas, con el castigo que corresponda para rehabilitar en el bien. Para algunos les será fácil pues en general han actuado bien, para otros les será difícil, pero cuentan con la gracia. Es que la Plenitud requiere la reconciliación entre todos, también entre los verdugos y sus víctimas.

  • Isidoro García

    Amigo Santiago:
        De Dios no sabemos casi nada. Si yo no sé casi nada de tí, ni tú de mí, ¿cómo vamos a saber lo que piensa Dios?.
     
      Pero, teniendo una idea abstracta y general del objeto de nuestra fe, (idea que es personal y varía en cada uno), es mucho más fácil saber lo que seguro que no piensa.
       Y hay ideas que si ya no son de recibo en un buen padre de familia actual, es impensable que Dios las piense. (Y con esto no necesito saber  más). Por eso yo pienso más en el Dios-Justicia, (que está más a mi nivel), que el Dios-Misericordia, (que es mas inalcanzable).

       Mi idea fundacional personal y mi caballo de batalla intelectual está en que no existe el mal, sino que es el efecto de nuestra ignorancia y de nuestros errores cognitivos, sumado a nuestras disfunciones y enfermedades psicológicas, (lo que hoy los psiquiatras llaman “trastornos de la personalidad”).

          Y por ello el conocimiento y la maduración psicológica (lo que Maslow llamaba la auto-realización personal), salvan. El hombre sabio y maduro psicológicamente, siguiendo su naturaleza, actúa correctamente y por ello con bondad.

        El hombre es bueno. Porque lo de bueno y malo, no tienen sentido. Somos un integrante del Universo, y todo organismo del Universo que sigue su naturaleza, es bueno. El tigre es bueno, la bacteria es buena, etc. Hacer lo correcto en cada uno es la Bondad.

        Lo que pasa es que eso del bueno-malo, son palabras equívocas, propias de nuestra antigua Cultura.2, cuando tenemos que entrar ya en la definitiva Cultura.3, que es la de la Plenitud de que habla Jorge.

       Leía hace poco que Aristóteles señalaba a la ética como la Ciencia de la felicidad individual. Por ello, la ética es una Ciencia, un saber, un conocimiento, no una regla de mandamientos. Y la felicidad de todo ser, estriba en cumplir su naturaleza, su esencia, o eso que le hace ser lo que es, (M.Luisa, lo sabría expresar mejor).

          Por eso la clave de todo, es definir, qué es el hombre, y en función de eso, sabremos como tenemos que educar a nuestros hijos. Por eso el hombre no necesitaría de sacerdotes, moralistas, policías y carceleros, sino de buenos maestros y psicólogos. Claro está que hasta que no hagamos bien las cosas, necesitaremos a los citados, pero eso es por un fallo en nuestro sistema de organización.

        Con ese fundamento, todo cambia. Dices: “el relativismo, y la relajación de los valores, nos lleva a un caos moral y social muy grave….”

       Yo creo que ese el relativismo y esa relajación de valores, son a su vez el fruto de la falta de ideas claras sobre el hombre. Y cuando no tenemos las ideas claras, no hacemos nada.
     
        Aquí en España, el desplome ideológico y cultural de lo que supuso un franquismo-catolicismo clásico y anticuado, dejó a toda unas generaciones, (las mías),  sin referentes, y por ello hemos malcriado a nuestros hijos, (quizás no todos), en un vacío de normas, fruto de nuestro desconcierto y nuestra perplejidad personales.
     
      Estamos en una crisis de ideas, que luego se traduce en cascada, en una crisis de valores, de relativismo, y hasta en una crisis vital. (No son casualidad los aterradores datos de los psiquiatras y del consumo de fármacos y drogas).
     
      Y eso se traduce bajando el nivel, en crisis económica. Si no sabemos para qué debemos vivir, tampoco sabemos cómo, y el trabajo y la disciplina personal, el compromiso con el trabajo realizado y con la sociedad, se consideran por muchos valores caducos, de viejos, o de carcas.
     
      Todo  consiste en vivir mejor, gastar más, consumir más, y todo es poco para el que no sabe cuánto es suficiente. Leía recientemente un twiter de “Cricri”, que decía: “¡Qué vida más triste tienes que tener para que te haga feliz un coche!.
     
      Para que seguir. Dan ganas de llorar. Y por eso es bueno seguir e consejo del poeta persa Omar Khayyam: “No entristezcas a nadie”: escóndete cuando sientas ganas de llorar”.
     
    (Perdona, que me he ido por los cerros de Úbeda, y me ha salido de nuevo el “moralista” que todos llevamos dentro, y que pugna una y otra vez, por salir).
     
     

  • Santiago

    Isidoro,  no creas que me he olvidado de tu interesante y oportuno comentario, que te agradezco…Mi dificultad para encontrar tiempo suficiente para venir al ordenador, hace que llegue, muchas veces, retrasado y que parezca falta de interés, sin embargo, es todo lo contario…Sigo, siempre que puedo, lo que escribes y lo que escriben los otros compañeros de aquí…porque siempre hay algo que aprender, que reflexionar y construir…

    Por eso, coincido contigo que debemos huir del rigorismo…y yo, particularmente, no me considero parte de ese grupo desfasado y anacrónico…Sin embargo, pienso que el relativismo, y la relajación de los valores, nos lleva a un caos moral y social muy grave….y  parte de eso lo constituyen todos los horrores que estamos viendo a diario en el mundo de hoy, donde hay tanto crimen, corrupción y mentira..Se empezó tratando de justificar nuestras maldades con la excusa de asentir solamente a  lo “político  y socialmente correcto” y…donde muchos tratan de racionalizarlo todo…y negar toda culpa, en ellos y en los demás…Pero si nuestros actos voluntarios buenos se consideran que nos pertenecen y se atribuyen, con razón a nuestro íntimo YO, con mas razón no se puede excluir nuestra responsabilidad cuando se trata de acciones desordenadas, que nos perjudican a nosotros mismos y a nuestros hermanos…puesto que sus consecuencias son dolorosas..y producen muchas lágrimas…y hasta tragedias y desastres sin límite..

    Comentando tu cita, cuando Jesus dice la primera palabra en la Cruz, que tu transcribes literalmente “Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen”…entonces Cristo está poniendo en práctica el Sermón de la Montaña..No puede existir venganza en el Hijo de Dios..ni odio a sus verdugos…También Pedro después de la Resurrección, amonesta a los judíos en el Pórtico de Salomón, diciéndoles:  ” Vosotros matasteis al Autor de la Vida”…sin embargo, “hermanos, vosotros actuasteis en ignorancia, igualmente que vuestros jefes” (Hechos 3; 15-17)..Y Pablo dice que el mismo “blasfemó y persiguió e insultó” a Jesús “pero recibí misericordia porque yo actué en ignorancia en mi infidelidad” (1 Timoteo 1: 13)

    Esta mezcla de ignorancia y conocimiento aparece en todos los siglos de la historia. Pero ¿no estamos  nosotros los seres humanos llenos de conocimiento y sabiduría? ¿pero no estamos ciegos precisamente por nuestra ignorancia? ¿No es precisamente debido a nuestra inmensa sabiduría y conocimiento por lo que la pura Verdad no es reconocida por nosotros, a pesar de que ella trata denodadamente de alcanzarnos de alguna manera, a través de lo que sabemos?

    Cuando Jesus decía esta primera palabra, al principio de su dolorosa Pasión, enfatizaba mucho más en la excusa, que en la condonación de la culpa…como nosotros hacemos muchas veces con nuestros amigos a quienes les “permitimos” y les “disculpamos” hasta sus traiciones hacia nosotros..En Jesús, esta primera palabra era un ruego al Padre para que tuviera piedad por el daño hecho ya…porque la ignorancia disminuye la culpa, y hasta puede anularla totalmente, y abre el camino hacia una verdadera conversión del corazón…De hecho, esta conversión se produce enseguida y de hecho, después de esta súplica de Cristo…pues, sin duda, aquel malhechor, en la hora postrera, ya en medio de los sufrimiento de la cruz que compartía con el Cristo, se atrevió a suplicar que Jesús NO se olvidara de su misericordia…ya que el se convertía en aquel momento en el último discípulo de Cristo ya que creyó en El…Sin embargo, su compañero en la cruz, el otro malhechor permaneció en su ignorancia, en el silencio y en el horror del suplicia, a pesar de estar el mismo junto a la MISERICORDIA misma…Nunca sabemos como funciona la gracia…Sólo sabemos que Dios no deja de dárnosla incesantemente…a cada uno de nosotros, pues El está en nuestra espera, pacientemente….ya que nosotros tenemos que dar el paso hacia El.

    No hay duda de que existe la ignorancia inculpable…Sin embargo, existen grados de ignorancia…y grados de malicia…que solamente pueden ser medidos y calibrados por nosotros mismos, y por Dios solamente a la luz de la divinidad…Pero tampoco excusa aquélla ignorancia que mata los deseos de nuestro corazón que resiste la llamada de la VERDAD.     En el caso JESUS sus palabras fueron motivo de fe y esperanza para los que, por ignorancia invencible  lo crucificaron y para los que no por ignorancia, sino por malicia, los que no ignoraban sino sabían, de su vida, de sus milagros, de su carisma, aquéllos que  que se cerraron aún a toda posibilidad de que aquel HOMBRE podía ser, en efecto, el Hijo de Dios, el Mesías, el Ungido, el Hijo del Bendito, aquellos que lo condenaron sabiendo lo que hacían y previendo sus consecuencias, en una maldad calculada y perversa,…pues, también el Señor aprovecha para abrir la puerta hacia el arrepentimiento y de la conversión al BIEN…la única y última verdadera vocación de nosotros los humanos…

    Un abrazo   de Santiago Hernández

     

  • Santiago

    Jorge, estimado amigo, no creo que hay alguna falta de respeto al exponer tu verdadera ideologia…como tampoco en estar en desacuerdo con mi comentario…precisamente se trata  del privilegio de ser libres..pues si yo tengo el derecho a decir lo que  pienso, tambien tu posees ese privilegio  unico.

    PERO tampoco creo que limito la misericordia divina ni mucho menos su omnipotencia al decir que mis pecados hacen funcionalmente invalida la gracia de Dios…ya que no es Dios el culpable…sino que soy yo el que desprecio y derrocho el don que Dios en su infinito amor  me proporciona porque la gracia de la misericordia es un DON gratuito e inmerecido y como don es un regalo que puedo rechazar….La gracia pues se DA pero NO es FORZADA….en mi ser por Dios no qie YO puedo desafortunadamente rechazarla a conciencia de que lo hago y porque es  lmi voluntad .

    Claro que no nos merecemos la salvacion…pero tampoco merecemos nuestra existencia….y siin embargo no podemos despreciar y malgastar nuestra vida actuando contra su  propio fin que es la felicidad eterna…de la misma manera no podemos despreciar los meritos de la Redencion de Cristo persistiendo en el mal que es lo opuesto a Su voluntad ya que la Redencion es  un medio para salvarnos, NO en  el mal, sino realizando el BIEN….Dios no mira SOLAMENTE la obra, sino la intencion del corazon….pero detesta la malicia y la hippcresia.   Por eso dice el Apostol Juan que el que dice amar a Jesus y no guarda sus mandamientos que son  tambien los de la ley de Dios es un mentiroso….porque el que ama a Dios guarda sus mandamientos que son  un camino hacia el bien y  la santidad.  Por eso el otro Juan, San Juan de la cruz nos dice que  “que a la tarde vamos a ser juzgados en el amor”  ya que si amamos vamos a hacer el bien en la misericordia y a evitar el mal. Solo asi nos vamos a salvar  y no endureciendonos y persistiendo en el mal.

    abrazos Santiago Hernandez

     

     

     

     

  • mª pilar

    Este “dialogo interminable… quedando cada cual en el mismo lugar donde comenzó”

    Tristemente … trae estas salidas de tono.

    Es el problema de la creencia a “ciegas” … en aquello que cada persona decide sea, su método de fe.

    Todo lo escrito en la faz de la tierra, está escrito por seres humanos… ninguno ha tenido un contacto directo con lo que llamamos “Dios”.

    Por eso Dios… lo hemos hecho a nuestra medida.

    El mejor y más claro ejemplo lo tenemos en los “seguidores” … en su infinidad de tonalidades y exigencias, del Proyecto de vida de Jesús de Nazaret.

    Solo hay que pararse un momento, leer (Sabiendo) las palabras que salieron de su boca … (y no es complicado) … desde ellas… contemplar lo que hacía… y zas… tenemos un filtro extraordinario.

    Pero lo gracioso (por no llorar de tristeza) que quienes siguen a la iglesia “católica, apostólica, romana” son:

    Es a… los cientos de normas, penas, castigos, persecuciones, denuncias, condenaciones… que han implantado quienes se han otorgado el poder, de proclamarlo en su nombre… siguen en teoría, el cumplimiento se ¡¡¡otra cosa!!! o sino… se pasa por el confesionario y solucionado el problema.

    Jesús dijo algo mus distinto… Para pensarlo.

    La iglesia jerárquica-poder, puede decir lo que quiera según el estilo y la mente de quien ordena.

    Si la persona que se siente “llamada-atraída-deseosa” de vivir desde esa experiencia primera … osea desde Jesús” … no solo tengo el derecho … sino el deber de ser consecuente y actuar de la misma manera.

    Por eso la iglesia “poder” … se está quedando sola; porque su ejemplo es vergonzante ante lo que está sucediendo en el mundo.

    Toda religión, tiene o debería tener por misión … acompañar al pueblo en cada momento y situación.

    El Mensaje de Jesús (en nuestro caso) tiene la misma validez hoy que ayer… y seguro en el futuro por lejano que sea… todo el montaje de las iglesias poder… ¡No!

    Examinando sus mensajes… nos encontramos con tantos “dioses” como personas que aparecen en la vida, rectificando la página de los anteriores mandatarios.

    En nuestro caso, Jesús de Nazaret, solo salvó a los Profetas … o voceros de la ¡Esencia de la Vida! que en todos los lugares del mundo, tienen las mismas afinidades..:

    ¡El bien del ser humano y de cuanto le rodea!

    ¿De que nos sirve esperar en la otra vida, que nadie sabe que será… mientras aquí y ahora … antes … y mañana … si no vamos cambiando nuestro proceder… seguimos matándonos unas personas a las otras?

    Sé que soy pesada… pero siguiendo el criterio de Jesús… recordemos un poquito:

    …Los amigos e Jesús le dicen: “Maestro, hemos vistos a uno… que  expulsaba demonios en tu nombre, y no es de los nuestros, hemos intentado impedírselo porque no nos seguía…

    Jesús les responde:

    “No se lo impidáis, pes nadie que actúa con fuerza como si fura yo mismo puede al momento renegar de mí … O sea, quien no está contra nosotros está a favor nuestro. Además, quien os dé a beber una vaso de agua por razón de que sois del Mesías, no quedará sin recompensa, os lo aseguro. Mc.-9, 32/41

    mª pilar

     

  • M.Luisa

    Hace unos días, en una discusión  entre Jorge y Santiago, en este mismo hilo, expresé mi opinión creyendo conocer la causa de que no lleguen nunca a acercar sus posiciones. Quizá esto propició que  luego Santiago  para evitar falsas interpretaciones  nos diera a conocer  de primera mano su posición filosófica.

    Desde entonces he esperado encontrar un poco de tiempo para poder atender a lo que a mí me parecieron algo desajustadas las referencias filosóficas que hace del pensamiento zubiriano.
    Por supuesto que la filosofía de X. Zubiri no se basa en ninguna teoría y más si se dice de ella que su pensamiento se centra en el desarrollo de la “filosofía primera”. Ahora bien, si  esto es así, Santiago se equivoca al decir que el método  que emplea Zubiri sea el explicativo, porque si la filosofía primera se ocupa de los conocimientos sobreentendidos o consabidos de todo saber, no podemos dejar de lado la cuestión de en qué forma sus principios se presentan a nosotros y se acreditan como tales en el saber humano. Por tanto, ahí está la diferencia esencial del método descriptivo de su filosofía en contraposición del método explicativo de la vieja metafísica, a la cual pienso se refiere Santiago al dar por supuesto que si hay una filosofía primera habrá una segunda pero no existe para Zubiri tal división.  Por eso él no hace una teoría sobre la inteligencia sino una descripción del acto mismo de inteligir. La teoría de la inteligencia convirtió a ésta en racionalista en cambio describir el acto humano por excelencia la faculta en inteligencia sentiente como órgano del contacto humano con lo real que a la vez es sensible e intelectivo. De ahí que la terminología zubiriana, con su singularidad propia, se aparta un poco de la  habitual pero filosóficamente resulta necesaria sobre todo para comprender los parámetros en los que se mueve su filosofía primera.

    La palabra misma “inteligir”, por ejemplo, en vez de usar la de “pensar”, resitúa mucho las cosas porque el pensar mal que le pese a Descartes no es lo primero. Lo primero es “yo intelijo” al igual como diríamos “yo como, yo corro” etc., He aquí, pues, la raíz de la cual parte su descripción.

    Ahora bien, hay que decirlo todo. Para Zubiri no hay dos filosofías, una primera y otra segunda. Esto ha  sido una falsa división metafísica. Sólo hay una filosofía en la que cualquier distinción en ella debe sostenerse en la realidad misma de forma análogo a como la sintaxis no es nada fuera de las palabras del lenguaje y éstas nada son fuera de la sintaxis. Por tanto, sólo hay una filosofía que es precisamente el conocimiento de las cosas por lo que tienen de realidad en cuanto tal. Es decir, si ahora vuelvo a la diferenciación antes aludida entre inteligir y pensar, sería fácil ver en estos dos vocablos esta diferencia entre la filosofía primera y la filosofía segunda. En la primera se situaría el intelegir como acto primero y en la segunda el pensar como acto segundo. Pero no es así porque este pensar no significa ponerse a pensar algo distinto (metafísica) más allá fuera del primer dato  ya  inteligido, sino que es precisamente este dato primario mismo el que fuerza a la razón a pensar. Por esto entre lo que yo intelijo y lo que lo inteligido me da que pensar no hay sino una sola filosofía: la filosofía del saber.

  • Isidoro García

    Amigo Santiago: Todo este tema de la culpa-responsabilidad humana, es un tema muy pantanoso, pues fácilmente entramos en contradicciones entre la Misericordia y la Justicia divina, y entre la libertad – libre albedrío y la condicionalidad del humano.

       Mi opinión personal, ya sabes que es que no hay pecado, sino error en nuestra actividad, por ignorancia de muchas cosas, y porque sabemos muchas cosas equivocadamente. (Sam Harrys: “El mayor enemigo del conocimiento no es la ignorancia; es la ilusión de conocimiento”).

         Rezaba Pitágoras: “¡Oh padre Zeus! ¡De cuántos males no librarías a los hombres si tan sólo les hicieras ver, a qué demonio obedecen!”.

         Y las últimas palabras del Jesús vivo, fueron: “¡Perdónales, porque no saben lo que hacen!”.

         Por eso ante esta dicotomía, los humanos, como no sabemos lo suficiente, como para ser objetivos,  por solidaridad fraterna deberíamos “pecar” más de pro-humanos que de rigoristas.

         Entre otras cosas por la esperanza, de que se cumpla lo que dijo Jesús: “Con la vara que midas serás medido”.

    (Las amenazas evangélicas de Jesús, hay que interpretarlas como retórica paterno-filial. ¿Quién no ha amenazado coloquialmente, a un hijo con “matarlo”, si hace esto o lo otro?).
     

  • Jorge

    Gracias Oscar por calificar mi comentario como antología del respeto. Es que hay ideas que me sublevan y ciertamente no me puedo contener.

  • oscar varela

    Hola!

    UNA PÁGINA DE ANTOLOGÍA

    PARA LA ENCICLOPEDIA DEL RESPETO:

    -“Lo que decimos no va contra las personas,

    (pero contra las ideas que se expresan)

    no me pienso contener¿Quién te crees que eres?

    * decir que tu libertad puede ¡¡ANULAR!! la omnipotencia de Dios en su divina Misericordia.

    ¿Cómo te atreves a decir que nuestra libertad es una farsa si no tiene un poder más fuerte que el de Dios?

    * ¿Qué Dios tienes en mente que podemos doblegarlo a nuestro antojo?

    …………………..

  • Jorge

    Recordemos una vez más Santiago que lo que decimos no va contra las personas, va por delante nuestro respeto, pero contra las ideas que expresas no me pienso contener. ¿Quién te crees que eres para decir que tu libertad puede ¡¡ANULAR!! la omnipotencia de Dios en su divina Misericordia? ¿Cómo te atreves a decir que nuestra libertad es una farsa si no tiene un poder más fuerte que el de Dios? ¿Pero qué Dios tienes en mente que podemos doblegarlo a nuestro antojo? El mal no tiene ningún poder contra Dios, ninguno. El mal no pertenece al ámbito divino sino al humano.
     
    Tú dices que Dios nos da la libertad de elegir para la condenación o la salvación eterna. Pero esta elección que propones ¡SÍ ES UNA FARSA!, una farsa porque es una elección a ciegas. No nos muestra ni el Cielo ni el Infierno, no nos muestra qué es lo que estamos eligiendo. Si Dios se reserva información apelando sólo a la fe y confianza de lo que otros dicen como ciertos profetas ¿cómo es posible un juicio justo? ¿qué es lo que se juzga el grado de fe? ¿es justo que la ausencia de fe le corresponda un infierno eterno? Si además la fe como dices es un don, un regalo que lleva una bomba dentro pues si no lo coges explota, ¿a qué demonios está jugando Dios?….. Todo este escenario es absurdo e intolerable.
     
     
    Dices algo tremendo para mí: si todos seremos al final salvados ¿qué mérito tendríamos en hacer el bien? Pregunto: ¿la salvación es una cuestión de méritos? o lo que es lo mismo: si me porto bien seré salvado y a los demás ¡que les den!, que les den el infierno eterno que es lo que se merecen por malvados. Curiosamente afirmas algo así como que si todos seremos al final salvados, la Redención pierde toda su necesidad y sentido. ¡Pero qué forma es ésta de entender la Redención! Es que es puramente egoísta, ocupando los demás un lugar muy secundario, sólo como efecto colateral a consecuencia de portarme bien, quizás haciendo apología de la fe para ganarme unos cuantos y atender a la caridad entendida de la forma más grosera y ramplona. Por el contrario, la Redención ocupa un lugar central en la comunidad humana llevada a su Plenitud. Sin reconciliación y por tanto sin la redención que la hace posible, jamás alcanzaríamos la plenitud del amor y de vida.

  • Santiago

    Jorge,  claro está que no podemos comprender mucho de lo que es escatólogico..Va mas allá de nuestra limitada perspectiva…..Tus preguntas son normales desde nuestra visión meramente  humana…pero la relación nuestra va mas allá…y es trascendente cuando se relaciona con la vida eterna…Por supuesto que Dios sabía lo que hacía…pero quiso darnos libertad de elegir…no quiso que fuéramos irracionales…nos dio los medios suficientes para llegar hasta El…nos dio la gracia…cualquier persona puede encaminarse por la senda del bien, si quiere prescindiendo de su condición social, étnica, geética. etc….No es necesario escoger el mal por el mal…No es necesario mentir, codiciar, vengarse, odiar, matar……y cuando asesinamos a mansalva a un inocente y le propinamos 100 puñaladas por venganza sabemos perfectamente lo que hacemos…y cuando a pesar de la culpa y del remordimiento, si soy racional y no me arrepiento estoy persistiendo y perseverando en el mal…a pesar de que existe la posibilidad de un juicio trascendente…porque nuestra naturaleza humana es temporal en cuanto a la corrupción de la materia física de nuestro cuerpo mortal…pero no en cuanto a la identidad  de nuestro espíritu que es lo trascendente…y es esa identidad, como conciencia personal, lo que permanece despues de la muerte…es todo mi “yo” lo que permanece…no es mi “yo” el que se disuelve en una superconciencia universal..y entonces dejo de exitir personalmente…pero mi identidad permanecerá cuando entre en comunión interpersonal con Dios…El es el que sostendrá esa persona mía con su identidad, por su promesa, y al habernos hecho partícipes de su misma vida y de su misma naturaleza divina…

    De acuerdo contigo que la misericordia de Dios forma parte de su omnipotencia…pero nuestra libertad de decisión al escoger el mal puede efectivamente anular totalmente los efectos de esa misma misericordia…de otra manera el don de la libertad sería inútil y estaría demás, entonces seríamos impecables y confirmados en gracia..no hubiera habido ninguna necesidad de dárnosla..no habría necesidad alguna de redención ni rescate  ¿para qué? ya que de todas maneras, a pesar de nuestro rechazo al bien, íbamos con seguridad a salvarnos…¿dónde estaría el mérito de hacer o tratar de hacer el bién?…Entonces la libertad del albedrío sería una farsa…algo inútil…una mentira, una imposibilidad en Dios…Pero Dios escogió ese camino de asemejarnos a El en la libertad porque sabía que podíamos nosotros superar el mal con su ayuda y con su misericordia….con su obediencia al Padre…con su sacrificio al morir por nosotros en la Cruz….por el ejemplo de su amor…Eso, el amor, que aunque no hubiera cielo “yo te amara y aunque no hubiera infierno, te temiera” es el canto al amor de Dios…y es el triunfo del amor de Cristo ya que millones de seres creados se iban a salvar LIBREMENTE escogiendo también libremente y sin coacción, por amor, el camino del bien…imitando el sacrificio de Jesús…Dios no es injusto….Somos nosotros los que no practicamos la justicia en esta vida…al no darle a El, ni a nuestros hermanos, lo que le corresponde…que es la obediencia a Sus designios de amor hacia nosotros…Y nuestra decisión final va a ser trascendente y va durar toda la eternidad…No solamente depende de la gracia…sino de nuestra cooperación activa a ella..

    Un abrazo   de Santiago Hernández

  • Jorge

    Una cosa más Santiago. Dices con razón que si se escoge el mal y se rechaza el amor o el bien, y se persiste hasta el final y para siempre, no se puede entrar en la Gloria, pues ésta es incompatible con el mal. Cierto. Pero ¿cómo puede darse en nosotros la persistencia en el mal y para siempre? ¿acaso somos eternos? ¿o crees que el punto final es la muerte? ¿No se está negando aquí nuestra naturaleza temporal por lo de para siempre? Y con respecto al punto final en la muerte ¿no se está negando nuestra fe en la resurrección? ¿No hay redención tras la muerte? ¿qué es si no el Purgatorio, (en mi opinión idea brillante de la Iglesia aunque de nombre horrendo)? ¿el Purgatorio es inútil para todos? ¿Acaso Dios hace las cosas chapuceramente? ¿su Purgatorio es impotente ante los recalcitrantes empecinados en el mal? ¿dónde queda el poder de Dios ante el mal? ¿no puede contra él ni en esta vida ni en la otra?

  • Jorge

    El infierno eterno Santiago es un contrasentido incomprensible e injusto. En mi idea de Dios no caben las sombras. Es imposible que el mal persista para siempre en competencia contra Dios, lo único eterno. No es asumible un lugar eterno apartado o separado de Dios. La idea de Dios que subyace aquí, si esto se diese, es terrible, vengativo, injusto y malvado o un Dios impotente contra el mal. No hay salida. Aunque solo fuese uno el hombre condenado a las penas infernales por toda la eternidad, yo lo siento, pero me opongo y contradigo seriamente a ese Dios terrible, pues sentiría como humano un dolor inmenso por ese hombre condenado, rematadamente culpable, y mi plena felicidad no sería posible. Le exigiría a Dios que terminase con los sufrimientos de ese hombre culpable.
     
    No puede haber paraíso junto a un infierno. Yo no puedo sentirme feliz en un palacio de placer y abundancia, si junto al él se encuentra una chabola en la que malvive un hombre, cargado de necesidad y sufrimientos por muy malvado que sea, incluso si él ha elegido vivir así por masoquista. Mi abundancia y felicidad me darían vergüenza. Me sentaría a hablar con él para encontrar las razones o motivos que tiene para querer hacerse tanto daño a sí mismo y trataría por todos los medios (con una terapia eficaz) para que superase esa situación. ¿Acaso tu Dios y el de mucha parte de la Iglesia no se le rompería el corazón y haría todo lo que está en sus manos para hacerlo? ¿Acaso tu Dios no es todo amor, sino que guarda un odio infinito contra los que le rechazan? Si fuese así, ese Dios terrible no es mi Dios, de ninguna manera. Si mi Iglesia persistiese en el tiempo en esta interpretación malvada de las Escrituras, afirmo con rotundidad que está en un error grave, que se equivoca en la interpretación de Jesús y también de Dios, de la Plenitud de Vida que Jesús manifiesta.
     
    Pues claro que el mal es incompatible con Dios, con el Reino de los Cielos. Para entrar en él es necesario rechazar el mal y vencerlo. El Juicio de Dios, la condena a los culpables, el castigo que les corresponde por justicia y su rehabilitación, la recompensa a los dañados por el mal hecho,…… Todo ello es anterior a la entrada en el Reino. Pero, ¿cómo es posible pensar que Dios hace las cosas a medias? ¿Acaso la Redención sólo es válida para unos cuántos? ¿Y los demás? ¿cómo pensar que el amor de Dios es más débil que el amor humano? ¿El Perdón y la Misericordia no es universal sino limitado? El sentimiento de venganza con los culpables, a veces tan humano pero tan lejos del amor, ¡¿es también una cualidad de tu Dios?!
     
     
    ¡Ah! y si Orígenes lo vio, y la Iglesia de su tiempo condenó sus ideas sobre el infierno, se equivocó y tarde o temprano tendrá que pedir perdón, no solo rehabilitando esa idea de Orígenes sino a toda la multitud que amenazó y les produjo el miedo tremendo a las penas eternas del infierno. Hoy al menos en las homilías es menos frecuente y menos aterradora esas amenazas que hace tan solo unos años, ¡por algo será! Los predicadores se han dado cuenta que es incompatible con la dulzura del amor de Dios, y ante las amenazas pues se quedan solos, como ocurre, nadie les cree porque se les ve voluntad de poder.

  • Santiago

    Jorge,   el hecho que en el mundo de hoy se piense que ciertas penas legales son excesivas para el humano no indica que esta presente sociedad tenga la última palabra y esté en lo cierto, puesto que también se quiere legalizar las drogas, especialmente, las alúcinógenas, que ciertamente producen graves desórdenes psíquico- sociales, prescindiendo totalmente de las enormes consecuencias, especialmente para los jóvenes y para las mujeres embarazadas…No siempre estamos en lo cierto..y cometemos graves errores al confundirnos..

    Pero en el caso que tratamos no se trata de relaciones “humanas” sino de nuestra relación con Dios…ya que nuestro destino verdadero y único es la “vida eterna”..Jesus habla de esta “vida” constantemente en el Evangelio…y la gracia, como medio salvífico, es la que salta hasta la vida eterna,  como en el diálogo con la samaritana…por tanto, nuestro sentido último y vital, no es temporal y pasajero, sino eterno y permanente…No se trata pues de merecer el infierno, sino el problema reside si escogemos el mal y rechazamos el amor, y por ende el bien, y si persistimos en el hasta el final,.y..para siempre…El mal tiene su verdadero sentido en cuanto es incompatible con nuestra entrada a la gloria…

    Si, la misericordia de Jesús en el Evangelio es ilimitada en cuanto a su ofrecimiento …pero  “quien se niega deliberadamente a acoger la misericordia de Dios mediante el arrepentimiento, rechaza el perdón de sus pecados y la salvación ofrecida por el Espíritu Santo (DV 46). Semejante endurecimiento puede conducir a la condenación final y a la perdición eterna” (Catecism. Igl. Catol. No. 1864) La Iglesia no desea, ni tiene, poder alguno con esta afirmación, ni la doctrina de la eternidad del infierno es invención para someter a los fieles,   sino que se basa en el Evangelio…Porque no es incompatible con el espíritu de Jesus, que ciertamente venía a salvar a los pecadores precisamente del mal, del mal que produce el pecado…Jesus ofrece el perdón a la pecadora pero le dice que NO vuelva a pecar…Condena la avaricia, la impenitencia, dice que la puerta para entrar en el Reino es estrecha,  presenta el ejemplo de la parábola del rico epulón que fue castigado por sus pecados contra la justicia y la caridad, fustiga directamente el pecado de escándalo, le dice a sus discípulos en la última cena que “no todos” están limpios de pecado refiriéndose a Judas, en la parábola de la cizaña distingue la maldad de la bondad, y en el juicio final afirma que los ángeles separarán a los buenos que persistieron en el bien y en el amor hasta el final, de los que lo rechazaron y, por tanto, fueron apartados para siempre…Jesus habla de la gehena escatológica que es eterna…Por tanto,  la misericordia de Jesus era compatible con la justicia divina…pues el mal nunca puede tener la última palabra…y ninguna criatura puede burlarse de los designios de Dios…que se basan, esencialmente, en el amor…que El nos ordena a practicar…Tenemos tiempo, y suficientes gracias en este mundo para esa “conversión” que yo también deseo que suceda UNIVERSALMENTE…Sin embargo, eso no pasa de un buen deseo, un “wishful thinking” como dicen los americanos, puesto que por la experiencia sabemos que existen junto la mayoría de gente buena,…. quienes viven y mueren impenitentes…a pesar de toda la misericordia de Dios y que aun en la última hora rechazan y rechazarán todo arrepentimiento y todo amor y toda esperanza porque ya han hecho un pacto con el mal…Y así entrarán en la eternidad…que es otra realidad, la realidad total…Por lo demás, Jesus no habla metafóricamente de esta impenitencia final sino que dice categóricamente que este pecado de la impenitencia final no será perdonado ¨”ni en este mundo ni en el venidero”..(.Mt. 12, 32) no porque Jesus no tenga misericordia y la Iglesia no tenga la potestad en nombre de Cristo, sino que es la persona misma, nosotros los seres humanos, los que han rechazado y rechazan el perdón y la misericordia…Puesto que no solamente es la acción de Dios, sino en la libertad de nuestra naturaleza entran nuestro intelecto y nuestra voluntad la que debe disponerse a la gracia de la misericordia divina..que se hos ofrece gratuitamente…Que hablen los directores de las cárceles, los médicos forenses, los detectives de crímenes, los psiquiatras legistas, los exorcistas, los jueces especiales de  genocidios, los testigos de los campos de concentración, las familias perseguidas y masacradas por criminales, los abusados inocentemente por años…..y entonces podremos tener una ligera idea  hasta que profundidad puede llegar el mal en el mundo…y sus terribles consecuencias..y hasta donde puede llegar la perseverancia, la adicción y el endurecimiento en el mal por el mal..y hasta donde pueden llegar sus consecuencias…aun hasta una autodestrucción mundial….

    La Iglesia desde el principio rechazó la idea de la apokatástasis sostenida por Orígenes que hablaba de un infierno temporal…El Concilio Vaticano II no ha roto con la tradición apostólica sino que en Lumen Gentium c. 7 N.48 nos enseña  “una constante vigilancia para  ..que NO como a los siervos malos y perezosos, se nos aparte al fuego eterno (Mt. 25,41), a las tinieblas exteriores, donde habrá llanto y rechinar de dientes (Mt. 22,13 y 25,30) por eso el Concilio no hace sino seguir la doctrina de la Iglesia desde el siglo I hasta hoy, pues los seres humanos tienen las misma naturaleza y la misma inclinación al mal…recogiendo las definiciones del símbulo Quicumque, la definición del IV  Concilio de Letrán, del II de Lyón, del Concilio de Florencia, y la Constitución Benedictus Deus..

    Es por eso que Juan el Apóstol, a final del siglo I, habla de una “segunda muerte” para los “cobardes e infieles, y execrables, y homicidas y fornicarios y hechiceros e idólatras y para todos los embusteros” (Apocl. 20,8) y Jesus le dice: “Yo soy el Alfa y Omega, el primero y el último, el principio y el fin. Dichosos son los que lavan sus vestiduras ….para que puedan entrar por las puertas en la ciudad. ¡Afuera los perros, y los hechiceros y los fornicarios y los homicidas y los idólatras y todo el que ama y obra la mentira! (Apoc. 22, 14’16)

    Un saludo cordial de Santiago Hernández

     

     

     

    Pero

  • Jorge

    Gracias Oscar. Es cierto que las circunstancias en las que estoy viviendo no son las mejores para una reflexión pausada y serena. Mi compromiso personal con el taller requiere esfuerzo, pero ese esfuerzo me recompensa y disfruto haciéndolo. Además el tiempo que dedico a pensarme las cosas que van surgiendo en Atrio, pues me hace desconectar un tiempo de pensar en la situación de mi mujer. Tiene 65 años, con cardiopatías varias, diabetes y demás, pero sobre todo un  EPOC (enfermedad pulmonar obstructiva crónica) cada vez más grave. Asistida por oxígeno continuo entre 4 y 6 litros y en aumento, dificulta cualquier movimiento que hace con fatiga, lo cual ha restringido las salidas de casa a lo exclusivamente obligado por razones médicas. Y aún no hay diagnóstico, no se saben las causas del EPOC y por tanto sin tratamiento adecuado se va agravando progresivamente. Esto no pinta bien y los dos lo sabemos. Algunos me han apuntado que podría recurrir a otros centros por ejemplo en Barcelona o donde sea para obtener un diagnóstico. Pero mi mujer no puede viajar, tendría que hacerlo con las bombonas enormes de oxígeno, tendría que hacerse como traslado hospitalario y esto sería traumático para ambos. Además me he informado que la medicina de cardio y tórax en Tenerife está a la altura de las mejores. La dedicación y el trato que recibimos aquí es inmejorable. No sólo es un médico sino un equipo el que la está tratando con especial interés. Así que nos quedamos y sea lo que Dios quiera.
     
    Me aconsejas que se interrumpa el taller. Bueno, queda solo un capítulo de la primera parte. Me gustaría que se publicase y siguiera como hasta ahora, comentando largamente los temas que vayan surgiendo en él, y atendiendo también a los que siguen como éste tema 5. Es que por ahora quiero mantener esta válvula de escape a mis problemas personales y seguir contestando y disfrutando con ello. Eso sí, ya le he pedido a Antonio Duato que retenga la publicación de la segunda parte, durante largo tiempo (meses), pues necesito un largo descanso, desconectar y recuperarme.
     
    Gracias MªPilar. A mí me gusta dialogar en problemas de fuerte contraste de opiniones. No se trata en mi opinión de hacer bajar del burro a alguien, sino que se trata de justificar con argumentos razonables las diversas posiciones y una vez quedan bien fijadas, que cada cual  decida, según sus propias circunstancias, cual le parece mejor o más adaptada a sus conveniencias o intereses. Lo más probable es que no vea razones para cambiar su posición, pero seguramente la suya propia quedará mejor sostenida y argumentada por el simple hecho de haber razonado sobre ella, al defenderse de las criticas que se le hacen. Y sí, en esa fijación es necesario dar vueltas y vueltas a lo mismo, porque en cada vuelta hay matices diferentes.
     
    En estas circunstancias MªPilar he tenido que ampliar mi tiempo de oración en exclusiva, pues entre los nervios y el agobio no conseguía con facilidad la calma. A veces ni alargando el tiempo lo consigo. Empleo técnicas de relajación sacadas del yoga, que retomo de cuando en cuando. Normalmente no las necesito, pero cuando la cosa se resiste no hay otra que recurrir a la técnica.
    ¡Ah! comentar mis experiencias personales y saber las de los demás que quieran expresarlas, en el campo espiritual o religioso, es una gozada para mí.
     
     
    Gracias MªLuisa. Por ahora hasta terminar esta primera parte no te contengas de comentar lo que quieras. Ya tendré tiempo de descansar después, cuando los diálogos de esta parte terminen.

  • Jorge

    Santiago, las Escrituras tienen de hecho múltiples interpretaciones. Las Iglesias Evangélicas o Protestantes en general han optado por la libre interpretación de las Escrituras, la Iglesia Católica a la que pertenezco y quiero pertenecer no. La IC se reserva para sí el derecho en exclusiva de la interpretación de las Escrituras y como católico pues asumo que la correcta interpretación de las Escrituras la tiene la Iglesia. Pero, siempre hay un pero, no toda interpretación o todo cuanto dice la IC es de obligado cumplimiento y aceptación por parte de sus fieles. La gran mayoría es una oferta de sentido teórico y práctico en un seguimiento concreto de Jesús, que tiene necesariamente que acomodarse al contexto cultural y circunstancias personales de cada uno.
     
    Es que si repasamos encíclicas y documentos conciliares en la historia de la IC, nos veríamos en un galimatías de contradicciones. ¿Por qué razón de fondo seguimos al Concilio V. II, y dejamos de guiarnos por Trento y V.I? ¿No nos está indicando que la guía que ofrece la IC hay que irla cambiando para actualizarla con los tiempos, manteniendo el legado de la Iglesia primitiva sin alteraciones fundamentales? ¿El proceso de actualización ha terminado con el V.II? Yo lo que trato de hacer es acomodar lo que dice la IC a mis circunstancias personales para que pueda ser capaz de asumirlo. En absoluto reivindico para mí la libre interpretación de las Escrituras, al contrario  me dejo guiar por la IC. Y si mis propuestas contradicen lo que la IC dice intento suavizarlas, adaptarlas,…., y si no lo logro pues dejo el conflicto pendiente. Si fuese un teólogo profesor de una Universidad pontificia y mis ideas chocaran contra la IC, obligándome a corregir o al silencio siempre acataría la orden de la IC. Pues aunque no viese el error pensaría que por ahora no es para la IC el momento adecuado para expresarlas públicamente, ya llegará. Mi decisión de seguir a la IC es firme.
     
    En el tema en el que estamos del castigo eterno, es que contradice el conjunto del mensaje de Jesús. Hasta a nosotros nos ha parecido injusto afortunadamente la cadena perpetua y la pena de muerte. ¿Cómo le va a parecer justo a Dios? ¿Acaso Jesús rechazó a los pecadores o los castigó de algún modo, o más bien estaba y festejaba con ellos “pues los sanos no necesitan médico sino los enfermos”? ¿No les preocupa a la IC los posibles rechazados en el juicio de Dios por muy malvados que sean? La justicia se torna venganza cuando la condena no tiene ninguna relación con la rehabilitación del condenado. No existe pecado alguno al que corresponda la cruel venganza de un infierno eterno y terrible. ¿Acaso el amor de Dios es tan débil que no es capaz de vencer cualquier resistencia o pataleo humano? Pienso que el amor de Dios es tan fuerte que acabará hasta con la oposición del mismo Satanás si este existe. Reconocerá la dulzura del amor de Dios, no por imposición sino que llegará a aceptarlo libremente pues al final se quedará solo. ¿Acaso el mal no será vencido? o por el contrario ¿puede alguien como Satán hacer que permanezca? ¿Satanás es más fuerte que Dios?
     
     
    Si existe una resistencia por parte de la IC a estas ideas que para mí resultan tan evidentes en coherencia con el mensaje de Jesús, sólo pienso que se debe al hábito y apego de siglos que tiene la IC, a la amenaza lo más tremenda posible para tener sometidos a sus fieles por el miedo. Y esto no es nada bueno sino voluntad de poder. Ya es hora que termine. 

  • Santiago

    No se trata en realidad lo que  “yo vea” ni lo que “yo interprete”, Jorge…. porque si del libre examen de la Escritura se trata,  entonces puede haber millones de interpretaciones diferentes y diversas construcciones personales…de manera que se ajusten a mi particular manera de pensar y a mi conveniencia…Nuestra realidad aquí en el mundo, se encuentra evidentemente incompleta…Nuestras respuestas humanas a los problemas existenciales son siempre inconclusas…siempre nos falta algo…siempre escapan los acontecimientos a nuestra lógica ¿por qué la muerte de los inocentes? ¿por qué tenemos que sufrir? ¿por qué tenemos que morir si ansiamos vivir para siempre? ¿por que tenemos deseos que no pueden ser satisfechos totalmente aquí abajo? ¿por qué no son proporcionados los males físicos y morales? ¿por qué no existe la verdadera justicia? etc. etc. etc. No existen, muchas veces, respuestas humanas a las preguntas de nosotros los humanos..Solo en Dios existe la respuesta…Pero Dios existe en la eternidad…y su realidad es distinta de la nuestra…No podemos comprender como esta realidad eterna…se pueda relacionar con nuestra realidad temporal…no podemos entender como esa realidad divina en su totalidad…puede relacionarse con los pedazos incompletos de nuestra humana existencia en el tiempo…Eternidad y tiempo, de alguna manera, tienen que interaccionar y tanto la claridad de la gloria perpetua…como la oscuridad del mal eterno forman parte de nuestra  libertad esencial….porque a pesar de la gracia puedo salvarme o perderme, puedo decidirme no solo por un camino bueno o intermedio, pero enviciarme en el mal y por el mal……Pero si el mal, en algún momento, pudiera vencer totalmente al bien, entonces nuestra vida podía llamarse un absurdo..un contrasentido…ya que todo se ha hecho y se va a realizar por amor…

    Es pues, principalmente, por la Revelación del Evangelio y por la fe de la Iglesia primitiva, y sostenida por el constante magisterio del Pueblo de Dios, que podemos aceptar la interpretación de que puede existir junto con la gloria y la felicidad eterna, junto con la posibilidad de la purificación del amor ultraterreno,…. también la posibilidad del endurecimiento en el mal eternamente…Dios, pues, durante nuestra vida nos ofrece su amistad de muchas formas y con muchos matices, y situaciones, donde siempre esta presente el amor…Este don de su amistad es gratuito…pero tampoco Dios está obligado a ofrecer este don eternamente, incluso si es rechazado una y otra vez…con plena conciencia…

    Y es cierto, habrá personas que aun naciendo en un ambiente completamente corrupto, habrán optado por el bien, como opción fundamental, otros necesitarán tiempo para esa conversión al bien, aun despues de la muerte..y otros, naciendo y viviendo, quizás, en un ambiente lleno amor y recibiendo los privilegios de una educación llena de valores espirituales,  han destruído voluntariamente y a conciencia totalmente sus deseos por la verdad y su disposición a amar, donde sus vidas son totalmente una gran mentira, que viven para el odio y la venganza, y ejecutan los crímenes mas horrendos, y que han suprimido completamente su capacidad de amar..Existen ejemplos notables en la historia..En tales personas parece que todo es inútil y que no hubo remedio alguno para tamaña maldad y que la destrucción de lo bueno en ellos será por tanto, irrevocable…Pero como decimos, solo Dios puede juzgar, en último término, las conciencias..No sabemos exactamente como será…y como se compaginan la justicia, que es una realidad en Dios y en nosotros,….CON el mas atractivo de sus atributos, como es la misericordia divina…

    Pero, yo como tu, y como la mayoría de los cristianos, soy optimista…y pienso con el Papa Francisco que Dios nos puede salvar en la misericordia con nuestra cooperación a la gracia..que es extensible a TODOS los seres humanos que la acepten…ya que la gracia es suficiente para seguir medianamente al bien, y tambien nos sirve,si nos decidimos por el camino total del amor durante esta vida..

    un abrazo de Santiago Hernández

     

     

  • mª pilar

    Creo que es justo y….

    ¡¡¡Necesario!!!

    Dejar de dar vueltas de tuerca al mismo tema.

    Y por encima de todo, dada la responsabilidad que Jorge está volcando en este taller; sería de conciencia… dejar de darle vueltas a conceptos, que por mucho que los repitamos (disculpen mi atrevimiento)—

    ¡Nadie se bajará de su borrico! 

    Jorge ha explicado por activa y pasiva, que es su opción personal, que respeta lo que otros piensen.

    Parece que estamos ante un tribunal…

    Dejemos, que pueda hacer aquello que si es de verdad importante:

    ¡Atender su vida!

    Y cada cual siga su camino… es hermoso compartir su experiencia personal, es hermoso, que cada cual pueda hacer lo mismo, mirando o no en la misma dirección.

    Pero querer demostrar citando la Escritura si está en lo cierto o no…

    Para mi corto comprender es… una osadía; porque aquello que llamamos Dios… no se puede comprender por igual y de la misma manera, dado que la experiencia es… personal e intransferible.

    ¿Acaso Jesús no hizo lo mismo con la ley? 

    “Hasta ahora os han dicho… Yo os digo…”

    Por eso fue asesinado.

    ¡Por favor! Sean humildes, y dejen que Jorge viva su experiencia como él la siente.

    mª pilar

  • oscar varela

    Hola!

    1.- Leemos el dolor en el Comentario de Jorge:

    – “el agobio,

    * falta de tiempo,

    * la casa,

    * el cuidado de mi mujer,

    * médicos, pruebas, hospitales,…

    * Estoy nervioso y me agoto,

    * no encuentro la calma para relajarme y pensar.”-

    …………………

    2.- Proposición:

    a)      LIBERAR DE OBLIGACIÓN a Jorge (su Autor-Monitor)

    b)      SUSPENDER eL curso-taller HASTA que Jorge diga estar en condiciones de monitorear.

    c)        AGRADECER a Jorge y desearle recuperación (a su esposa y a él mismo).

    ……………………..

    3.- “DECISIÓN”: en manos de ATRIO y Jorge.
    ………………..
    4.- ¿Alguna otra Propuesta a cómo seguir?

  • M.Luisa

    Te comprendo muy bien, querido Jorge, sé también por experiencia propia, tal vez en distinto  sentido de la tuya, el estado de ansiedad en que se vive en estas situaciones y por eso  por mí no tienes que preocuparte…te iré leyendo con mucho gusto y lo reflexionaré sólo para mis adentros, empezando ahora con tu ultimo comentario el cual te agradezco.

    Mis mejores deseos de   salud para  tu esposa

  • Jorge

    ¿De verdad Santiago, ves coherencia en el conjunto del mensaje de Jesús que pueda ser compatible con castigos eternos? ¿La cruz de Cristo no te resulta lo suficientemente explícita en este sentido?
     
     
    La interpretación de la imagen del fuego eterno puede ser muy diferente a lo dicho sobre él, como el infierno terrible del castigo de Dios. Lo eterno me remite a Dios, pues el mal o un lugar tenebroso no puede ser eterno junto a Dios. Y el fuego me remite al Espíritu, pues es el fuego la imagen del bautizo por el Espíritu. Por tanto fuego eterno hace referencia al Espíritu Santo. En consecuencia el llanto y el crujir de dientes de los arrojados a fuego eterno, no significa otra cosa que aquellos que persistan en el mal, hasta las puertas de la Plenitud, serán abrazados por el fuego del Amor del Espíritu Santo irresistible.

  • Jorge

    MªLuisa, es verdad que si no te he contestado no es porque esté de acuerdo con lo que dices, sino por el agobio y falta de tiempo, la casa, el cuidado de mi mujer cada vez con mayores dificultades, médicos, pruebas, hospitales,…, y lo primero es lo primero. Estoy nervioso y me agoto, no encuentro la calma para relajarme y pensar.
     
    Me atribuyes arbitrariamente una metafísica, sin concretar ningún argumento que justifique esa atribución. ¿Qué he dicho, qué idea o planteamiento o propuesta, o …, tiene un fundamento o presupone una metafísica? La Plenitud Humana no es una construcción metafísica, sino una utopía humana de nuestro futuro histórico, sin ningún cambio en cuanto a los seres biológicos que somos. Y la Plenitud Humana es el centro de mi fe, o lo que es lo mismo la fe en el triunfo del bien en la historia. La proyección que hago hacia lo Eterno de la Plenitud Humana no tiene fundamentación argumental alguna. No busca ningún sistema ni en lo real ni en lo metafísico para apoyarla. Mi esperanza se detiene en la Plenitud Humana de nuestra vida común futura, aquí en la Tierra o en los planetas habitables que hayamos podido colonizar. Si se diese la transformación de lo humano para entrar en lo Eterno, es decir si lo Eterno existe como algo distinto y externo a la realidad física, pues magnífico; pero si no, en nada cambia mi fe y esperanza puesta y dirigida hacia la Plenitud Humana. Es lo humano lo que me interesa, lo demás es marginal, quizás se trate de una posibilidad sobre la cual no puedo decir nada de nada, precisamente porque nada sé.
     
    Del sentido último no se deduce ningún saber, ninguno. El sentido último que le doy a mis propuestas no entran en conflicto ni de ninguna manera en la realidad física y humana. No tengo ninguna razón que se pueda deducir del sentido último que incida en nuestra constitución como individuos de nuestra especie biológica, ni tampoco en la realidad física en la que vivimos y somos. Para dar un sentido último no necesito arreglar o acomodar la realidad a ese sentido, pues no guarda ninguna relación con ella.
     
    Repito, nada hay metafísico en mis planteamientos ni extra ni intramundana y menos aún ultra-metafísico como llamas a lo sobrenatural. Nada hay en la Realidad Física que sea sobrenatural y en nosotros tampoco. Esta es mi posición y la he repetido hasta la saciedad desde el primer capítulo. Nada de cuanto digo presupone algo sobrenatural. Si sigues insistiendo ¿podrías decirme en dónde? Si no lo haces, pues esta discusión ha terminado. No se puede atribuir pensamientos o presupuestos previos a los demás sin ninguna base que lo justifique.
     

Deja un comentario