Otros temas

Autores

Archivo de entradas

5332 Artículos. - 85198 Comentarios.

Francisco: ‘Los divorciados no están excomulgados’

¡Menuda se ha armado de nuevo! Por decir lo de siempre. Pero en vísperas de un Sínodo con debate teológico sobre la indisolubilidad del matrimonio se examinan con lupa las palabras e intenciones ocultas del Papa. Creemos que las palabras papales de ayer las ha entendido bien Juan G. Bedoya. Y para quien quiera más… www.iviva.org

Un camino sobre aguas turbulentas

JUAN G. BEDOYA, EL PAÍS 5 AGO 2015

En una catequesis de agosto, en 1999, Juan Pablo II proclamó que el Cielo o el Infierno no eran lugares físicos, arriba o abajo, sino estados de ánimo, de ausencia de Dios el Infierno, de presencia de Dios el Cielo. Y se armó la de Dios es Cristo, o casi, porque, aunque tales teorías las venían argumentando los teólogos más sabios desde hacía medio siglo, ningún Papa se había atrevido a tanto. Ahora, llega Francisco, argentino (Juan Pablo era polaco: a la Iglesia romana le viene bien elegir pontífices fuera de casa), y abre un boquete (o lo parece) en la inamovible teoría vaticana de que el matrimonio es para siempre (“hasta que la muerte os separe”), y que, en consecuencia, separados o divorciados, hombres o mujeres, no pueden acercarse a recibir la comunión, el gran sacramento cristiano.

¿Ha dicho algo distinto Francisco en esta primera catequesis de los miércoles tras su breve descanso veraniego? No, ni se espera que lo haga sin antes escuchar el próximo octubre la opinión general del sínodo de las familias iniciado el curso pasado con una encuesta general en todo el orbe católico y con una primera reunión exploratoria de prelados y expertos en el Vaticano. De momento, ninguna novedad, aunque nada más escucharle se alzaron voces muy críticas, en la idea de que este Papa está relajando la doctrina de la indisolubilidad del matrimonio, que sectores conservadores creen inatacable. “Los adúlteros pertenecen a la Iglesia, como el resto de personas en pecado mortal que sin arrepentimiento se van de cabeza al infierno. En el infierno hay sacerdotes pecadores, pero para los que cambian la doctrina traicionando a Cristo hay un sitio especial. Las puertas abiertas… y la Palabra de Dios arrinconada”, saludó las palabras del Papa a media tarde un periódico muy eclesiástico a la antigua.

No dejaba de ser una opinión precipitada, ganas de atacar de nuevo a un Papa que tiene descolocados a esos sectores, varios cardenales y obispos incluidos. En realidad, Francisco se atuvo ayer a la doctrina, aunque advirtiendo que, además de doctrinarios, los prelados deben ser también (o sobre todo) misericordiosos. En resumen, el Papa ratifica lo sabido:

  • Primero: quienes han fracasado en su primer matrimonio y se casan de nuevo no están excomulgados, y no deben ser tratados como tales.
  • Segundo: tales situaciones “contradicen el sacramento cristiano”, la Iglesia lo “sabe bien”, pero además de ser maestra, la Iglesia tiene un corazón de madre, que busca la salvación de todos, sin excluir a nadie.
  • Tercero: el Papa pide a sus sacerdotes que diferencien entre quien ha sufrido la separación y quien la ha provocado, en línea con lo sugerido en el pasado sínodo por los prelados aperturistas, en su cabeza el cardenal Kasper, sugiriendo salidas personalizadas para cada situación.

Diga lo que diga en octubre el sínodo, esto ya lo hacen miles de sacerdotes en sus parroquias, que ofrecen la hostia consagrada a feligreses divorciados sin remedio, es decir, de buena fe.

9 comentarios

  • Seguramente saltaran los guardianes de la ortodoxia, el fariseismo… En ataques frontales al papa francisco. Es que nos separamos tanto de la misericordia divina, que pensamos solo en seudo- perfecciones y nos olvidamos de mirarnos nuestro interior, presumimos que la ley su cumplimiento estricto es camino de salvación y pasamos por alto la caridad…
     

  • George R Porta

    Hola Olga, Un saludo cordial. Leo tu interesante comentario de las 22.53 PM. Ya sabes que soy verborreico y parlanchín y quedando advertida solo te molestará si sigues leyendo.
     
    Estoy de acuerdo en que la culpa debiera tener algún mejor remedio instituido si es que no pudiera ser eliminada aunque le costara la vida a la religión organizada. El texto de los jubileos hebreos, de la remisión de deudas cada siete años (Deuteronomio 15, 1-10) da la impresión de ser un medio de reducir la culpa y de socializar a los hebreos a practicar la solidaridad pero no lo es.
     
    Leído en contexto y con detenimiento, se trata de una norma instituida para fortalecer la identidad nacional, adoptar la dominación imperial de la que eran víctimas como posible aspiración propia, y estimular el sentido de “elegidos” de derecho divino diferenciando la menor dignidad humana del extranjero. .
     
    La idea de “Historia de la Salvación” responde a la necesidad de memorizar para sentir continuidad y reducir la ansiedad acerca de la muerte, algo que es característicamente humano y que depende de la propia experiencia de principio y final de la que el ser humano es cautivo. La religión se nutre de esto.
     
    Lo gravemente erróneo que tiene esta idea de “historia de la salvación” es que presume un momento de origen (que implica inevitablemente otro de término), pero que posiblemente sea solo una proyección de nuestra experiencia del tiempo o de nuestra locomoción paso a paso, “verso a verso”.
     
    Los seres humanos tenemos memoria (hasta que la demencia la borre) y por lo tanto aprendemos a recordar con embarazo los fallos y los errores. De ahí la trascendencia de la noción de libertad de Sartre, que sea ésta aceptable o no, la reduce a la ausencia de libertad y hace preceder el ser de la existencia.   
     
    La humildad saberse inevitablemente falibles y defectuosos sin angustia debiera eliminar la aspiración a la perfección o la completitud.
     
    Hannah Arendt en Eichmann en Jerusalén se ocupa de la banalidad del mal y precisamente denuncia el impacto que la culpa atribuida o instilada puede tener engendrando una forma de chivo expiatorio, una forma de retribución excesiva o desproporcionada. De ahí lo horrible del chip electrónico para marcar a las personas con los propósitos que sea.  
     
    Las personas que hayamos experimentado trauma de maltrato excesivo, de causa política o social o en lo relacional-individual, no podemos dejar detrás, sin más, la memoria de nuestros errores o fallos y ese es nuestro principal impedimento para ser humildes: aceptar los errores y los fallos como la verdad de la andadura vivencial, del aprendizaje socializante e individuante.

  • olga larrazabal

    A mi tierna edad, no voy a decir cuantos, comienzo a sospechar acerca de la solidez de la naturaleza de muchas cosas.   De la solidez de los seres vivos y sus cuerpos, de la solidez de las construcciones, de la solidez de los estados, de la solidez de los principios  y de las creencias, de la solidez de las buenas intenciones, de la solidez de los conceptos, de las palabras y de las idea políticas.  Los físicos actuales ya no dicen que algo ES, dicen que tiene la tendencia a SER en el momento en que el observador fija su atención en la cosa.
    Resumiendo, todo lo que vemos en cada instante está sujeto a cambiar permanentemente, siendo su existencia más bien un PROCESO que una cosa estática.
    Poco realista es por lo tanto, crear organizaciones, ideologías o religiones que no consideren este hecho e impongan a sus miembros obligaciones eternas, condenaciones eternas, carismas eternos, juramentos eternos, incluso estados físicos eternos e inamovibles,  porque se van a llenar de disidentes, apóstatas y  pecadores cuyo gran pecado es pertenecer al proceso de la vida humana.
    Y así como a Benedicto le quedó incómodo el Papado por la razón que fuere y Eduardo VII dejó el trono en Inglaterra, a otros les puede quedar incómodo el matrimonio, o la vida de celibato del sacerdocio.  Y si lo resuelven entre los que corresponde en forma compasiva y responsable, nadie tiene por qué irse al infierno por la eternidad ni jorobarse la existencia con remordimientos.  E incluso puede reinventarse en otro orden llevando una buena vida.
    Así las cosas, debería estar prohibido hacer promesas por más de 7 años, que es un número cabalístico que describe bastante bien los ciclos humanos.

  • George R Porta

    Desde el ángulo de un laico o seglar (2)
     
    ¿Cuánto tiempo ha de pasar para instituir canónicamente el respeto al fuero interno del católico y atenerse a la doctrina sostenida por el Magisterio de que todos estemos sujetos a un Juicio Final?
     
    Si no hay evidencia de que Jesús haya realmente enseñado que haya un Juicio Final (quizás pudo referirse a que “en el pecado esté la penitencia”) para qué se sigue enseñando. Si Juan Pablo II aseguró que no haya lugar de premio o castigos ¿por qué seguir asegurando que haya  premio o castigo? La Esperanza debe fundarse en la Fides (confianza voluntaria) no en la retribución “ganada” Si la justicia del “dios” revelado en Jesucristo es misericordia ¿cómo pudiera castigar?
     
    ¿Qué derecho tiene la Iglesia a seguir hablando y legislando en esos términos? La respuesta es el derecho que perdió dejando de ser misericordiosa para colocar la institución por encima de todo.
     
    Y sobre todo ¿Para qué prefirió perder ese derecho? Para mantenerse en la línea política en la que la colocó el Edicto de Milán y la maniobra política de Constantino de politizar al clero romano.
     
    Si Francisco pudiera confirmar este praxis como ortodoxa o válida nada debe impedírselo pero no de palabra sino utilizando su autoridad para liberar a los clérigos y seglares que la practiquen de cualquier sentido de culpa o de tener que esconderse para hacerlo, como sugiere la idea de irse a una parroquia donde se sea desconocido para solicitar la comunión eucarística.
     
    Si no lo hace pospone la prevalencia de la verdad y se hace cómplice de la falsedad y de la humillación innecesaria de gentes que actúan de buena fe.

  • George R Porta

    Desde el ángulo de un laico o seglar (1)

    Leo lo siguiente en el artículo:
     
    “No dejaba de ser una opinión precipitada, ganas de atacar de nuevo a un Papa que tiene descolocados a esos sectores, varios cardenales y obispos incluidos.”
     
    Si a Francisco dice verdad y los “descolocados” predican y practican lo contrario Francisco no debe solo amonestarlos sino que debe exigirles el cambio de actitud o “recolocamiento” o que simplemente renuncien a sr “quinta columna” y hacer mal uso del poder clerical que tengan. No hacerlo significa tolerar que la duda siga siendo sembrada y lo que es peor, el error y que haya fieles maltratados espiritualmente al serles instilada un sentido de culpabilidad que no merecen si viven su catolicismo bajo la autoridad de estos “descolocados” renuentes a recolocarse.  
     
    Otra Cosa fuera que a Francisco no le asistiera la verdad en lo que dice porque entonces tiene que agradecerles y unírseles adoptando lo que los descolocados digan o crean.
     
    Leo: “En realidad, Francisco se atuvo ayer a la doctrina, aunque advirtiendo que, además de doctrinarios, los prelados deben ser también (o sobre todo) misericordiosos.
     
    ¿Qué detiene a Francisco de mandar a estos que requieren recolocamiento a que se reformen? Se trata de daño pastoral que o se impide o se consiente. Esa era la “tolerancia” que ocultaba los escándalos. Nadie es clérigo a la fuerza y si fue ordenado con error o a la fuerza tiene que decidir si por sí mismo desea continuar siéndolo y en ese caso vendrá obligado a ser misericordioso por causas pastorales que hace mucho que son consideradas legítimas.
     
    Leo: “En resumen, el Papa ratifica lo sabido: Primero: quienes han fracasado en su primer matrimonio… Segundo: tales situaciones “contradicen el sacramento cristiano”… Tercero: el Papa pide a sus sacerdotes que diferencien…”
     
    Si esa es la doctrina solo hay que imponerla y Francisco tiene la autoridad para hacerlo, o eliminarla que es la propuesta de los descolocados si lo que ellos piensan en contrario fuese llevado a la práctica.  
     
    Finalmente leo: “Diga lo que diga en octubre el sínodo, esto ya lo hacen miles de sacerdotes en sus parroquias, que ofrecen la hostia consagrada a feligreses divorciados sin remedio, es decir, de buena fe.”
     
    Si el Sínodo pudiera ser irrelevante ¿qué sentido tiene haberlo convocado y movilizar tantos gastos para una discusión que no pudiera ser efectiva? Crear un proceso que mejore la práctica de la colegialidad no puede ser legítimo cuando causa a su vez demora en producir un bien y además causa daño. La doctrina moral del doble efecto ya se sabe que en esencia es inmoral porque en materia de legislación no son los afectados por el efecto perjudicial los que deciden que se implemente y fueran los que debieran tener el derecho exclusivo de aceptar un tal juicio moral.
     

  • M.Luisa

    Las DECISIONES  que el papa va tomando explica de alguna manera el estado de infantilismo en el que  todavía está instalada  la iglesia. Los actos vitales a los que me refiero en otro hilo, no sólo se refieren a aquellos comparables con los que compartimos con los animales  sino que pueden ser vistos o traducidos también como aquellos actos que por el propio ego nos dejan en la propia  satisfación  e instalados a un nivel inferior  al que nos correspondería como humanos.

  • oscar varela

    Hola!

    Ok, ok!

    – “Diga lo que diga en octubre el sínodo,
    esto ya lo hacen miles de sacerdotes en sus parroquias
    ,”

    Pregunto:

    Esta “praxis” carnal ¿no tendrá un “nous-logos” (“palabra con sentido”) que los “carniceros-religiosos” acuchiyean porque no saben depostar?

    Por otra parte, hay que darse cuenta que según los Países y Regiones los “cortes” de la Res varían ¡ni que decir de los nombres que le ponen!

    Yo en Chile, por suerte, llaman igual que en Argentina al “Bife de chorizo” ?Un manjar”.

    Pero, ahora que lo nombro, acá al “Dulce de leche” lo llaman, precisamente “Manjar”.

    ¡Otra vez más, en las cosas cotidianas vive y reina la DIVERSIDAD!

    ¡Voy todavía! – Óscar.

  • mª pilar

    ¿Y Siii…?
     
    ¡Hasta que la muerte os separe!
     
    La importancia del lenguaje…
     
    ¿Y si la muerte… la tomáramos como… la causante que mata toda posibilidad de convivencia, amor, entrega, compañía, compartir…?
     
    ¿No sería esta la auténtica base a defender?
     
    Una pareja rota (por las circunstancias personales que sean) todos sabemos, que es un terrible error seguir en una convivencia que se convierte en indiferencia mortal, ataque constante cada día, poner a los hijos como moneda de cambio etc….
     
    De todas maneras, es una muerte de la base necesaria para una vida gratificante, en medio de todas las contrariedades que la vida lleva consigo... ¡cualquier vida! y de manera especial la familiar.
     
    Mirado así, la idea del sacramento, la salvación… y tantas otras “obligaciones” que la iglesia pone en su cumplimiento.
     
    Recordemos, que las leyes y normas sobre los sacramentos, han sido impuestas por seres humanos; la mayoría de las veces alejados por completo de la realidad cotidiana.
    Y “casualidad” todos ellos hombres… Nunca digo la coletilla que le sigue… sin experiencia en el tema.
    Es cierto, no tienen experiencia de la lucha, el esfuerzo, el dolor o la alegría de una familia bien avenida.
    Otra cosa es… en relaciones sexuales, (en algunos casos)  más de los que nos gustaría; porque de ahí nace la mirada “pecadora” como les encanta decir a los eclesiásticos.
     
    ¿Por qué pecadora?
     
    Porque su mirada está enferma; cierto, hay relaciones enfermas  “no pecadoras” sí… irrespetuosas de unos a otras o viceversa.
    No hay pecado en un conocimiento y experiencia sexual hecha desde el respeto a uno/a mismo y a quienes libremente la realizan en común.
    Si tuviéramos ese conocimiento sano de nuestro organismo…cuerpo; la palabra pecado, quedaría erradicada en estos temas, y entonces podríamos mirar todo lo concerniente a nuestras vidas de manera muy diferente.
     
    ¡¡¡Formación, información, miradas limpias sin culpabilidades baldías, que llevan a los seres humanos a realizar de cualquier manera sus deseos y despertares a la madurez!!!
    Y después a lo largo de su vivir.
     
    Otro tema muy importante que tiene que ser revisado desde su base:
     
    ¡Marcados…consagrados… para siempre con sello indeleble!
     
    ¿Por qué un aceite, ungiendo en un rito a una persona en un compromiso de vida ante la comunidad, tiene que ser… ¡Indeleble para siempre, y que imprime carácter!
     
    Lo único que va… poco a poco imprimiendo carácter a nuestras vidas es, la lucha cotidiana y constante, con caídas y remontes hasta el final de nuestras vidas.
     
    Si una persona, toma un camino y se compromete con todo su ser para llevarlo adelante; es hermoso celebrarlo ante la comunidad sea esta cual sea, pues en todas las religiones o movimientos tienden a celebrar en común acontecimientos que las enriquecen.
    ¿Y si esa persona en el devenir de su andadura, encuentra que no está de acuerdo, o no puede seguir, o ha encontrado otra manera de servir y seguir su camino… no puede ponerlo en común ante los responsables, pidiendo una renuncia, y el deseo de emprender otro camino,  quedando así liberado, sin trabas, castigos, denuncias, persecuciones, dificultades?
     
    Pienso que… ningún óleo humano, marca de manera indeleble a ninguna persona.
     
    Entonces estaríamos hablando de una iglesia, grupo, entidad, comunidad… auténticamente humana, madre, comprensiva, cercana ., y sobre todo… ¡¡¡Justa!!!
     
    Sabemos por experiencia lo frágil que es el ser humano, y Jesús (en nuestro caso… o no)  nunca se cansaba de repetir,  y la mayoría de sus parábolas eran de “disculpa” (no pecado) acogida, comprensión, abrazo final, mirando siempre hacia adelante.
     
    Como podemos comprobar… el sencillo lenguaje no es baladí, a la hora de hacer leyes, normas, compromisos.
     
    La carta me ha parecido estupenda, sincera; porque cada ser humano tiene unas llamadas diferentes en su caminar, y si lo hace con respeto a si mismo y a los demás ¿quienes somos  para juzgar su vivir?
     
    También conozco personas, que ante una relación insatisfactoria… deciden libremente seguir adelante sin que nadie de la familia sufra las consecuencias de esa decisión, porque la vive como si todo fuera maravilloso.
    y... ¡Las hay!
    mª pilar
     

  • Equipo Atrio

    Luis Ángel Aguilar, colaborador de ATRIO, escribe al papa sobre el asunto. Un poco en serio y un poco en broma expone su biografía amatoria, sin presunción pero con realismo. ¿Hasta dónde puede llegar la Iglesia? Ver en La terca Utopía.

Deja un comentario