Temas

Tablón de ATRIO

Anterior Siguiente
Último: 24-4-19, 11:45

Floren (2019-04-24 11:45:39) : LA VERDAD DE LA PASCUA. http://cartujoconlicencia.blogspot.com/2019/04/la-verdad-de-la-pascua.html

Equipo Atrio (2019-03-08 21:55:38) : Delcy Rodriguez, vicepresidenta de Venezuela, denuncia al criminal apagón en Venezuela criminal apagón en Venezuela [vídeo de 6 min.]

Equipo Atrio (2019-02-18 09:39:18) : Amplio y clarificador programa sobre Venezuela: La hojilla/a> ¡Magnífico analista argentino Marco Teruggi! ¡Larga charla pero imperdible!

Equipo Atrio (2019-01-09 12:31:08) : Entrevista a Tamayo en la Sexta: La Iglesia española sigue siendo franquista

Floren (2018-11-19 19:50:09) : Floren de Estepa escribe en su blog: CARTA A UN JOVEN QUE NO QUIERE VOTAR

Equipo Atrio (2018-11-16 10:06:45) : La verdadera despedida de Steve Jobbs Disgurfso de graduación https://www.youtube.com/watch?time_continue=12&v=vXJYrrLGNAo

» Pon una nota




Autores

Archivo de entradas

4870 Artículos. - 78215 Comentarios.

La mutación civilizatoria en curso

OSCARpDesde Somos Iglesia de Chile recibimos un amplísimo documento sobre la realidad de Latinoamérica y de todo el mundo que podría estar iniciando un proceso de mayos justicia social. Nuestro querido Oscar ha “espumado” todo ese documento, que no era sino una la presentación de varios escritos, y ofrecemos hoy una primera entrega del estructurado resumen por él hecho, a la que seguirán otras dos.

Veamos lo que dice Raúl Zaffaroni en el Prólogo al libro “Inseguridades” – Editorial Educo de la Universidad del Comahue  (tomado de Semanario “Miradas al Sur” – 10 de Mayo de 2015)

En la etapa de poder planetario que vivimos –que suele llamarse globalización–

nada es aislado

y juzgaríamos muy mal nuestros problemas si los considerásemos como un puro producto nacional o latinoamericano, como también si no contextualizamos nuestros problemas desde la perspectiva del poder.

Lo que se disputa en el planeta es el poder, entendiendo como tal la determinación y eventual dominación de las conductas ajenas.

Con el ocaso de la onda económica expansiva de la posguerra en los años ’70 del siglo pasado, se cerró la etapa del neocolonialismo. Se archivó el New Deal de Roosevelt en los Estados Unidos, la socialdemocracia europea y la lucha contra los movimientos de ampliación de ciudadanía latinoamericanos mediante dictaduras genocidas.

La revolución tecnológica abrió el camino de la globalización, con las pulsiones hegemónicas de las grandes corporaciones en detrimento de las instituciones políticas. Se olvidó a Keynes y se celebró el festival de las corporaciones con Hayek, Friedman y sus acólitos.

Lo que se debate hoy es el modelo de Estado y sociedad que se procura formatear

y no sólo una cuestión de penalistas y criminólogos.

Al modelo redistributivo de la posguerra se opone otro, que considera toda tentativa de distribución de renta como una expropiación.
Se intenta marchar hacia una sociedad soñada por los ideólogos del fundamentalismo de mercado en que habrá un 30% de incluidos y un 70% de excluidos. Por supuesto que este modelo de sociedad requiere un control social fortísimo para contener a los excluidos y a los disidentes.
Nada se entiende si se piensa que el poder punitivo de los modelos de Estado adecuados a esas sociedades es el que se ejerce sobre los prisionizados y criminalizados, ignorando que el poder controlador punitivo políticamente importante es el que se ejerce en forma de vigilancia sobre todos los que estamos sueltos.

Nunca antes se dispuso de una capacidad tecnológica de control

tan potente como la actual.

La información sobre nuestras vidas hace que la Gestapo o la KGB sean juegos de niños. Nos filman, escuchan, miran y siguen como nunca antes se lo había hecho.

La técnica de información actual hubiera sido el sueño máximo de los dictadores de entreguerras. El espacio social de nuestros abuelos parece perdido para siempre. Marchamos hacia un nuevo y diferente modelo de Estado totalitario, donde no tendremos ni el más mínimo resquicio de privacidad.
Y no sólo se nos controla externamente, sino también internamente: los medios de comunicación oligopolizados nos crean la realidad, nos inventan el mundo, nos manipulan los miedos, nos aterran con males inexistentes o magnificados y nos ocultan otros peligros a veces inminentes.

El juego de creación de realidad en América latina es patético:

donde existe violencia, si las corporaciones logran hegemonía, la muestran como contenida merced a la represión y al control.

Donde no existe violencia, la crean mediáticamente, cuando esto conviene para desacreditar al poder político que resiste a las corporaciones.

Vivimos una realidad mediática que por momentos es cine de terror y en otros filmes de Lassie, sin importar si en el primer caso la realidad desmiente lo que se inventa o en el segundo la violencia toca límites casi bélicos.

Cuando es necesario crear un chivo expiatorio, a falta de otro mejor, se lo inventa conforme al estereotipo del adolescente de nuestros barrios precarios.

Si alguna vez los medios de comunicación disimularon su clara función política, ahora han perdido todo pudor y, descaradamente fomentan las contradicciones, los odios, la venganza, la destrucción del tejido social. Impunemente ensucian a quienes molestan los bastardos intereses corporativos.

El narcotráfico es tan funcional a esto en nuestra región, que cabe preguntarse si se trata de crimen organizado o de una organización del crimen.

Esta inmensa capacidad de control –externo e interno– está cada día más al servicio de corporaciones que concentran capital, pero no conforme lo había previsto Marx. Esa previsión no se ha cumplido: el capitalismo no se extendió a todo el mundo como lo soñaba y como paso previo al socialismo, sino que hoy, por lo menos formalmente, unas sesenta personas son titulares de bienes equivalentes a los de miles de millones de habitantes más pobres del planeta.

La ilusión del capitalismo expansivo

fue lo que le impidió al propio Marx comprender el fenómeno del colonialismo.
Nada hace prever que el capitalismo se extienda a otras regiones, sin contar con que la ilusión de planetarizar el bienestar de las clases medias centrales (aun con el empobrecimiento actual) agotaría los recursos y acabaría con las condiciones de vida humana sobre la tierra, lo que tampoco parece interesarles, a juzgar por la creciente e irresponsable contaminación atmosférica.
Tampoco es previsible que se les derrame nada, pues cada día aumentan su consumo absurdamente suntuario. La distribución de riqueza en el planeta a veces parece una radiografía de las sociedades que quieren formatear en los propios países centrales.

Las clases medias europeas empobrecidas se vuelven xenófobas y construyen sus chivos expiatorios con los extracomunitarios, a los que repelen en el Mediterráneo del modo más inhumano. Las viejas potencias colonialistas rechazan a los productos humanos de los genocidios que cometieron hace poco más de un siglo.

En los Estados Unidos se polariza la riqueza y se postulan las políticas neonazis del Tea Party. Construyeron un aparato punitivo descomunal a partir de los años ’70 (antes eran un país normal) y en sus millones de presos predominan desde hace más de dos décadas los afroamericanos. Tan enorme es la demanda de servicios de este aparato colosal que tiene incidencia sobre el índice de empleo.
Con el giro punitivista norteamericano de finales de los ’70 (tan detalladamente descripto en el libro de Jonathan Simón) se cerró el momento del neocolonialismo y se abrió la globalización como etapa de poder mundial.

No creo que tengamos más dictaduras de seguridad nacional. No es probable que nos ocupen militarmente con nuestros propios ejércitos, como no nos ocuparon políticamente en el neocolonialismo. Prefieren corromper a nuestros ejércitos ensuciándolos en el narcotráfico y desmantelándolos por vía de perversión.

Manipularán los miedos, nos construirán realidades temibles conforme a sus intereses trasnacionales. Crearán más contradicciones entre nuestros propios excluidos para incentivar la violencia en el interior de las capas más carenciadas de la población.

En tiempos de globalización, el control social punitivo

es mucho más perverso e insidioso.

Es bueno que nadie se adentre en las contribuciones de este libro perdiendo de vista el panorama del poder planetario y los intereses que están en juego, pues de hacerlo, creerá que estamos defendiendo criterios penales o criminológicos, cuestiones de tal o cual escuela o corriente, meras disputas académicas, cuando en realidad lo que está en discusión es el modelo mismo de Estado y la sociedad que ese Estado quiere modelar.

Al defender las garantías penales, al pretender prudencia en el ejercicio del poder punitivo, al desnudar la construcción de realidad de la televisión, al denunciar la autonomización policial y la demagogia vindicativa, estamos previniendo la amenaza de un Estado totalitario de control omnividente, adecuando a una sociedad polarizada, cuya única función sea la de garantizar los intereses de las corporaciones transnacionales mediante la vigilancia de los excluidos y de los disidentes.
No nos amenaza un Estado totalitario nazista, fascista o estalinista, sino un nuevo modelo, vigilantista, con creciente poder de control electrónico, químico y mediático, que no dudará en aniquilar a los chivos expiatorios que inventa cuando lo crea necesario o simplemente conveniente.

No se basa en mitos de raza, de Estado popular ni de dictadura del proletariado, sino en un impresionante aparato de marketing, que nos venderá miedos, tranquilidad o inquietud, según convenga en cada caso, y que nos construirá políticos a su medida en las mismas coyunturas.

Todo esto no es inexorable,

por cierto, sino sólo una síntesis de la dirección en que se mueve el poder en el mundo, pero esto ni significa que no encuentre resistencia ni que logre sus objetivos. En buena medida, de cada uno de nosotros depende que no los logre y que podamos salvar y perfeccionar las democracias, marchar hacia sociedades algo redistributivas y solidarias y neutralizar las pulsiones del poder descontrolado. Pero, en todo caso, tengamos en cuenta de qué se trata y cuál es el material que manejamos.

La lectura de este libro, en que la mayoría de las contribuciones provienen de jóvenes académicos de nuestro sur, es prueba de que la consciencia del momento y la resistencia al poder inhumano impedirán el triunfo del nuevo totalitarismo….”

7 comentarios

  • mª pilar

    Pues…. estoy… en ese “caminar” entre la desilusión, por el poder de los que todo lo poseen; y la esperanza de la fuerza que tiene la multitud sufriente, si lucha, se une, se manifiesta.
     
    La mayoría de los grandes cambios de la historia, se han realizado así; aunque ahora damos la impresión de  estar como narcotizados, atados a los miedos que (al menos en nuestro país) estan alzando  la voz, recordando anteriores sufrimientos.
     
    Sé, que esto no es real, porque en esta España de nuestros dolores y… alegrías, todavía hoy, los que dicen que perdieron… no pueden ser reconocidos, ni pueden contar la historia desde sus vivencia, sufrimientos, masacres, e historias; y así, no se puede cambiar nada en la vida.
     
    O se tiene amplia y veraz información por ambas partes o reseguirán atados a sus “verdades” sin que nadie con autoridad se las cante bien clarito.
     
    Así, que quiero agarrarme fuertemente a la esperanza de Oscar… y aunque ya no tengo edad para luchar como de joven lo hacía, hay miles de maneras de participar en la nueva posibilidad de crear un mundo mejor, más justo, más equilibrado.
     
    ¡Gracias Atrio por presentarnos este trabajo, y gracias a Oscar!
     
    Siempre nos lo brinda más fácil de “digerir” las tareas propuestas, para compartir entre cuantas personas formamos Atrio y debatir nuestros puntos de vista, luchas, ilusiones, esperanzas.
    mª pilar
     
     

  • oscar varela

    Hola!
     
    Tomo un poquito antes la cita que comenta George y leo:
    – “Todo esto no es inexorable, por cierto, sino sólo una síntesis de la dirección en que se mueve el poder en el mundo, pero esto ni significa que no encuentre resistencia ni que logre sus objetivos. En buena medida, (acá comienza lo tomado por George) de cada uno de nosotros depende que … etc.”-
    ………………..
     
    Cito a George porque mi percepción va en sentido diferente a la suya, que él mismo la auto-califica “pesimista”; corrigiéndose de inmediato con una “espera” que lo “optimiza” sin decir en qué ancla la tal esperanza.
    ………………………..
     
    Yo también “espero”. El Genocidio argentino regó de sangre luchadora nuestra tierra. Rindo honor a ellos y ellas, que podríamos hacer pivote en “LAS MADRES DE PLAZA DE MAYO”.
     
    Mucho, muchísimo hemos andado y tendremos que andar todavía. Pero como ayer, 7 de junio, fue EL DÍA DEL PEROIODISTA traigo a colación una Conquista, que no es de las menores: LA LEY DE MEDIOS AUDIOVISUALES-
     
    Por ejemplo:
     
    EDUARDO NAJERA, DIRECTOR DE LA RADIO COMUNITARIA (BAJO FLORES – Buenos Aires)
    http://www.pagina12.com.ar/diario/dialogos/21-274435-2015-06-08.html
     
    -“La ley de medios no es una victoria definitiva. La batalla por la comunicación tiene que ver con quién construye el mensaje y quién es el dueño del relato.
     
    Los sectores populares hemos construido nuestro relato, para que no vengan a contar otros lo que nos pasa”, señala Eduardo Nájera, director de la radio.
     
    Las radios comunitarias son un fenómeno mundial.
     
    En Latinoamérica nacen a finales de la década del 40. La primera radio comunitaria fue Radio Sutatenza, fundada por un sacerdote de católico, el padre Salcedo, como radio educativa, campesina.
     
    La segunda radio, Radio Pío XXI, fue creada en 1949 por los mineros bolivianos. Es una radio netamente obrera y sindical.
     
    Las radios comunitarias estamos cumpliendo más de 70 años en el continente.
     
    Todas las radios comunitarias del mundo tienen una propiedad social.
     
    En nuestro caso somos una asociación civil, legalmente constituida hace 15 años, que se llama Asociación Civil Rodolfo Walsh de cultura y comunicación popular.
     
    Después están las que pertenecen a cooperativas, a centros de estudiantes, a universidades, a pueblos originarios, a trabajadores.
     
    PREGUNTA –La FM Bajo Flores fue el primer medio argentino que consiguió una entrevista exclusiva con el papa Francisco.
     
    –A Francisco lo conocemos desde que era arzobispo, porque desde su labor pastoral tuvo y tiene mucha relación con los curas villeros.
     
    La FM Bajo Flores tiene raíces fundacionales en la parroquia Santa María Madre del Pueblo de nuestro barrio, con curas muy conocidos que hoy ya no están entre nosotros, como el padre Vernazza y el padre Ricciardelli, que fueron parte del Movimiento de Sacerdotes por el Tercer Mundo en la década del ‘70.
     
    Jorge Bergoglio no sólo acompañó a estos curas villeros desde el año 2002 o 2003, sino que fortaleció mucho el trabajo que ellos realizan. En ese ir y venir lo conocimos. Tuvimos una relación de acercamiento con él cuando fue todo el proceso por la sanción de la ley de medios. Siempre se interesaba por eso.
     
    Cuando fue el conocido habemus papa todos quedamos sorprendidos. Nadie se la esperaba.
     
    Y un día se comunica con nosotros para saludarnos y fue entonces cuando le planteamos la posibilidad de una entrevista radial.
     
    Él dice que sí, que le gustaría mucho y en otra de las comunicaciones redobla la apuesta y nos plantea que le gustaría dar un mensaje audiovisual a un año de haber sido elegido y que no quiere hacerlo con ningún medio comercial.
     
    Entonces elaboramos 14 preguntas y nos encontramos con que respondió todas y profundizó en algunas de ellas.
     
    PREGUNTA–¿Qué le preguntaron?
     
    –Le preguntamos sobre los curas villeros y sobre el padre Mugica. Todos sabemos que Mugica tuvo que ver con el movimiento de sacerdotes por el tercer mundo, acusado por la derecha e incluso por sectores de la iglesia católica de estar vinculado con otras cuestiones ajenas a la iglesia.
     
    Francisco reivindicó la figura de Mugica y a los curas villeros, muchos de ellos asesinados por la Triple A.
     
    También le preguntamos por los presos sociales.
     
     Nos transmitió que quería colaborar y nos preguntó qué necesitábamos. Así que nos donó un transmisor de radio de mucha potencia que ya está funcionando y que nos permitió dar un salto cualitativo y cuantitativo importante.”-
    ——————–
     
    ¡Voy todavía! – Oscar

  • George R Porta

    Esto otro párrafo que leo hacia el final del hilo: “En buena medida, de cada uno de nosotros depende que no los logre y que podamos salvar y perfeccionar las democracias, marchar hacia sociedades algo redistributivas y solidarias y neutralizar las pulsiones del poder descontrolado. Pero, en todo caso, tengamos en cuenta de qué se trata y cuál es el material que manejamos.”
     
    Parece ingenuo que de la pudrición descrita en los párrafos anteriores, que es precisamente el resultado del individualismo capitalista y darwiniano, se vaya a  generar espontáneamente un nuevo individualismo no darwiniano y solidario en el que cada uno pueda hacerse de una parcela y plantar su propio vergel y cuando cada uno lo haya plantado resultará un vergel total o global.
     
    Si se trata de rescatar la democracia que obviamente no ha existido nunca sin ser representativa lo que el libro imagina es como una especie de redacción correctiva de la Historia. Ni siquiera como metáfora le veo validez como propuesta. La protesta y la crítica son válidas y necesarias como acciones políticas. El obstáculo fundamental es que no se pueda remediar el daño ya histórico producido por la gestión política que ha precedido y merecido la tal protesta crítica.
     
    La injusticia es irreparable por eso solo puede repararla la víctima misma en sí misma liberándose del recuerdo injurioso por el perdón. El injusto nunca puede reparar su crimen.
     
    Lo gregario es un mecanismo que funciona en múltiples dimensiones y tiene una dialéctica  propia. Lo que da forma a un cristal es la vecindad de los otros y no solo su cohesión interna. Si la humedad le llegara por perder la protección de los otros al menos los solubles estarán perdidos.
     
    La apariencia de las rocas es fea pero eso oculta la belleza cristalina que encierran y eso redime su fealdad exterior.
     
    El ser humano no logra aceptar humildemente (por amor a la verdad) su propia fealdad y no solo se enfurruña consigo mismo por su disgusto sino que se sirve miméticamente de su enfurruñamiento para producir chivos expiatorios (René Girard), la Revolución Francesa, Hitler, Stalin, Harry Truman, Reagan, y, más recientemente, el capitalismo neoliberal que se auto regula en las reuniones de Davos (Zúrich) o donde se reúna el grupo Bilderberg, etc.
     
    El poder funciona como el aire que lo gregario humano requiere respirar. Lo humano es la única parte de la llamada “Creación” que siente culpabilidad y vergüenza si no siente envidia de poder y cuando se hace de él repite lo que hicieron aquellos que antes le victimizaron si no los supera en refinamiento sádico.
     
    El poderoso no puede ser autónomo porque solo puede ser autócrata. La Historia prueba que ser humano es ser injusto y opresor, o justo y solidario, como todo en la naturaleza.
     
    El poder divino absoluto, omnímodo, fue la maquinaria ingenua que antiguamente inventó al Dios Creador (por el que preguntaba Arregui) que creó un Mundo con cualidades que él mismo no parecía necesitar: Libertad y competitividad ambas malignas.
     
    Nada puede producir un estado de armonía idónea. Sé que me cabe la acusación de que desde mi pesimismo radical (una especie de fondo de barril para los alcohólicos que se recuperan) solo se puede soñar arriesgándose a esperar  (es mi optimismo) sin certezas. Desde cualquier otra posición en “el barril” no hay más remedio que incluir como Brueghel el resto de lo real posible. Y de lo real maravilloso (Carpentier).

  • George R Porta

    Gracias a Óscar por el trabajo de espumización. Un abrazo cordial. Todavía me hace pensar que Duato me considere incansable cuando ya resumo cansancio por todas partes, pero al menos esta tontera la he podido escribir.
     
    No comprendo qué parte de la siguiente afirmación del hilo no se corresponde con la predicción de Marx. Esto que describe precisamente es el capitalismo que Marx predijo: “Esta inmensa capacidad de control –externo e interno– está cada día más al servicio de corporaciones que concentran capital, pero no conforme lo había previsto Marx. Esa previsión no se ha cumplido: el capitalismo no se extendió a todo el mundo como lo soñaba y como paso previo al socialismo, sino que hoy, por lo menos formalmente, unas sesenta personas son titulares de bienes equivalentes a los de miles de millones de habitantes más pobres del planeta.”

    De hecho el capitalismo expansivo y expandido que Marx preveía no era el paso previo al socialismo, sino uno de los factores en contradicción con lo que debía ser el estadio final de la sociedad, i.e., el comunismo sin Estado y de cuya contradicción emergía la alternativa socialista solo para desinstalar al capitalismo.
     
    Marx no previó que el socialismo pudiese fallar pero ha fallado. Tampoco imaginó la propensión vertiginosa, en unos pocos años, al capitalismo que, reactivamente, han demostrado tener los antiguos países socialistas incluyendo a China y últimamente a Cuba.
     
    Cabe preguntarse si el socialismo no fuera en realidad y en retrospectiva otra cosa que una patología social cuya masa crítica eran las revoluciones e, histórica y dialécticamente hablando de una patología, un catalizador positivo regresivo a la injusticia más voraz y deshumanizante de la masa obrera y del patrono mismo que el capitalismo burgués que se intentaba erradicar.
     
    Marx no tuvo tiempo de ver para incluir en su “visión del Mundo” al estilo de Pieter Brueghel que nada dejaba de incluir, lo que Thomas Mann representa en “Los Buddenbrock”. En efecto, Marx no pudo prever la tarjeta de crédito ni el confort iatrogénico que la psicofarmacología como cártel legal dispensador de drogadicciones iba a administrarle a las masas una vez que la propia religión perdiera su efectividad narcótica. Ni conoció el fenómeno publicitario que Edward Bernays hizo estallar terrorismo viral. Tampoco pudo tomarse en serio el efecto de inercia social que hace tan difícil que el poder pase de manos y en cambio hace tan fácil que permanezca cada vez en menos manos, aunque sí imaginó cuán ingenuas y manipulables son las masas en proporción directa a su masa..
     
    El estado de degeneración que genera este capitalismo de mercados (y de auto-degeneración en quien lo propicia) son es el efecto autodestructivo de la destructividad misma, que Marx sí pudo imaginar. La contradicción de la contradicción misma.  
     

  • Pascual

    Dice Óscar: ¡Voy todavia! Y yo le digo: y por muchos años, hijo, y por muchísimos años. Es que, después de leer su primera entrega me he preguntado. ¿es que han llegado ya los famosos “dias de la desolación”?
    Y lo interesante y trágico es que necesitamos que nos pongan ante los ojos precisamente lo que vemos y lo que padecemos. Es necesario. Ahora viene la segunda parte: ¿y qué hacemos los que siempre hemos sido la patata de la tortilla, por más vueltas que le den?

  • oscar varela

    Hola!
     
    Es cierto lo que cada tanto nos dice Vicedo para alertarnos.
     
    Y sin embargo no quedamos lo “¡ALERTA!” que fuera consecuente ante tamaña monstruosidad ¿no?
     
    Habría que preguntarse: -¿Por qué?
     
    Es que ¡de golpe! nos encontramos  viviendo en “otro mundo” que no nos es “habitual”.
     
    Lo “habitual” es propio de la creencia en la que estamos, y por eso nos causa “estupor” ver “las cosas que pasan!; y los de a pie decimos -“¡Si es de no creer!” o respondemos a quien nos lo cuenta “¡No te lo puedo creer!”.
     
    Porque lo que viene pasando es de-ciencia-ficción..
     
    Pero como todavía no hemos abdicado totalmente de la logicidad, a lo más que nos atrevems es a decir ¿Qué o Quiénes están detrás de estas cosas que pasan?
     
    Uno, nos alerta Vicedo, es el CLUB BILDERBERG .
    ……………..
     
    En esta primera entrega Zaffaroni señala que a la Justicia los poderes mediáticos le van cooptando  su función. Desde los Medios se juzgan las conductas humanas. Lo que pueda sentenciar un Juez con pruebas y análisis “llega tarde” y mal; porque la cosa “ya está juzgada”.    
     
    Y esto se ha de aplicar al “mundo entero-global”.
    ………………..
     
    Decía yo “ciencia-ficción” ¿Qué fue, acaso, la Novela de G. Orwell “1984” (EL GRAN HERMANO”)
     
    Pues de eso, me parece que se habla en esta entrega 1.- La mutación civilizatoria en curso
    ………………..
     
    La dos siguientes:
     
    2.- El Concepto de Genocidio atacando al ciudadano
    Trata de mostrar cómo el Genocidio originariamente nacido en el ámbito “MILITAR” fue y va modelando una praxis aplicada a la ciudadanía (naufragios de migrantes, el Estado Islámico, etc.)
     
    Y si no ando muy errado, creo que la tercera entrega
    3.- El Caos “real” se desengancha del “planificado”
    Trata de mostrar que todo este desbarajuste del mundo “habitual” está “planificado” en la teoría del “CAOS” favorable a la OTAN (un pretedido GRAN HERMANO).
     
    Lo alucinante sería (y pareciera ser) que a esta Teoría y a su Gestor se le ha ido de las manos y están más cerca de ¡Sálvese quien pueda! (el Art. da razones de esta interpretación)
    ………………….
     
    Bueno, veremos si le hacemos un poquito más de caso a Vicedo: ¡¡¡ALERTA CUMPAS!!!
     
    ¡Voy todavía! – Oscar.

  • Antonio Vicedo

    Hace ya tiempo que vengo llamando la atención sobre lo que se coció y sirvió desde la cocina de la Humanidad por el CLUB BILDERBERG, que, si bien ahora conocemos nombre y tarea generalizada, se mantiene en sus proyectos, planificaciones y empeño práctico, en el máximo secreto y la bien lograda y cómplice “tranquilidad” y discreción, logrando, cultural, política y sobre todo económicamente, adueñarse de cuanto de globalización se intente en la Humanidad.
     
    Tenéis a disposición en PDF. lo que os puede ayudar a entender muchas de las cosas que absúrdamente nos llaman la atención por el macabro devenir con que suceden en la Humanidad, sin verdadera y eficaz oposición desde el mas elemental de los humanismos.
    Aquí teneis el Kid ¿? http://www.enxarxa.com/biblioteca/ESTULIN%20El%20Club%20Bilderberg.pdf .

Deja un comentario