Temas

Tablón de ATRIO

Anterior Siguiente
Último: 9-9-19, 17:49

Floren (2019-09-09 17:49:55) : Papa Francisco, ¿pastor o gobernante? http://cartujoconlicencia.blogspot.com/2019/09/el-papa-francisco-pastor-o-gobernante.html

José María Rosell (2019-09-01 21:51:18) : Pequeño video que explica de forma sencilla las inmatriculaciones de la iglesia: https://youtu.be/Dl8Jcu8zWe8

Equipo Atrio (2019-07-26 22:56:17) : Un excelente programa colombiano de TV: MARIA MAGDALENA, UNA LEYENDA HECHA MUJER... por Carmiña Navia.

Floren (2019-04-24 11:45:39) : LA VERDAD DE LA PASCUA. http://cartujoconlicencia.blogspot.com/2019/04/la-verdad-de-la-pascua.html

Equipo Atrio (2019-03-08 21:55:38) : Delcy Rodriguez, vicepresidenta de Venezuela, denuncia al criminal apagón en Venezuela criminal apagón en Venezuela [vídeo de 6 min.]

Equipo Atrio (2019-02-18 09:39:18) : Amplio y clarificador programa sobre Venezuela: La hojilla/a> ¡Magnífico analista argentino Marco Teruggi! ¡Larga charla pero imperdible!

Equipo Atrio (2019-01-09 12:31:08) : Entrevista a Tamayo en la Sexta: La Iglesia española sigue siendo franquista

Floren (2018-11-19 19:50:09) : Floren de Estepa escribe en su blog: CARTA A UN JOVEN QUE NO QUIERE VOTAR

Equipo Atrio (2018-11-16 10:06:45) : La verdadera despedida de Steve Jobbs Disgurfso de graduación https://www.youtube.com/watch?time_continue=12&v=vXJYrrLGNAo

» Pon una nota




Autores

Archivo de entradas

5037 Artículos. - 80780 Comentarios.

Dinero que no es de César, tampoco de Dios, sino de sus intermediarios

GEORGEEl libro Hechos de los Apóstoles ya señala controversias y los documentos paulinos, los posiblemente auténticos de su pluma y los demás, testifican las divisiones y las competiciones desde los comienzos del Cristianismo por apropiarse de territorios y fuentes económicas. Las subsiguientes reparticiones patriarcales y cismas añaden evidencia de esta tendencia cristiana.

En la Alta Edad Media y el renacimiento la sobreabundancia de riquezas  incompatibles con el Jesús que conocemos, solo aceleró la escandalosa historia financiera del Cristianismo y, en el mismo sentido, modernamente, la financiación del gobierno central de la Iglesia Católica ha devenido una realidad  cada vez más compleja y oscura.

En efecto, las finanzas católicas están ligadas en su origen y ulterior desarrollo a la expansión imperial de la Europa Católica que ofreció su patronazgo a la misión católica para su propio beneficio promoviéndola insólitamente más allá del Mediterráneo europeo, en dirección Occidente y Sur.

Al beneficiarse de dicho patronazgo la Iglesia Católica solo corrompió más sus manejos políticos y financieros con propósito expansivo (Cf. los siguientes documentos “geopolítico-religiosos” de  Alejandro VI: Breve Inter cætera (3 de mayo de 1493): “donando” a los Reyes Católicos las tierras situadas al occidente que no pertenecieran a otros príncipes cristianos; Bula Eximiae devotionis (3 de mayo de 1493)  ratificando y clarificando las concesiones hechas a los Reyes de Castilla por la bula anterior; Bula Inter cætera (4 de mayo de 1493), la más mencionada, fijando una línea demarcatoria entre los territorios pertenecientes a España y Portugal, situada a cien leguas al oeste de las islas Azores y Cabo Verde―dado que la latitud de ambos archipiélagos es diferente era imposible utilizar un meridiano para precisar la demarcación―que causó el “Tratado de Tordesillas” de 1494; Bula Piis fidelium (25 de junio de 1493) concediendo a fray Bernardo Boil, a quien los reyes luego enviaron a encabezar la evangelización en el Nuevo Mundo, amplias facultades espirituales; Bula Dudum siquidem (26 de septiembre de 1493): precisando el dominio castellano sobre las tierras que se descubriesen más allá de las encontradas por Colón).

Aunque Lutero y sus sucesores resistieron cualquier intento misionero y Calvino y los suyos perseveraron por mucho tiempo en enseñar que la misión evangelizadora fuera obligación de las autoridades civiles, el llamado impropia pero comúnmente protestantismo, no ha venido a diferenciarse demasiado de la católica.

La expansión de la industria naviera holandesa y el desarrollo del poderío imperial británico junto con la decadencia del imperio español, marca el inicio de la decadencia misionera católica y el nacimiento del interés misionero protestante y evangélico comprometido con los intereses expansivos políticos y financieros de las potencias imperiales desde hace siglos. Es justo decir que quizás en ambos casos, el español y el protestante o evangélico hubiera muchos agentes animados de auténtico y sincero deseo evangelizador.

En los últimos 55 años, sea a golpe de escándalo y rumores, sea urgidas por el miedo a escaladas mediáticas escandalosas las los manejos financieros del Vaticano han ido saliendo forzada y progresivamente a la luz, aunque todavía no completamente.

“Aperturas” de los fondos documentales secretos, sobre todo diplomáticos, relacionados con la II Guerra Mundial, como la que Pablo VI deseaba  demoran tanto porque en las instancias más altas del gobierno eclesiástico no abundan los suicidad. Seguramente Pablo VI, él mismo diplomático vaticano por muchos años, lo sabía y por eso se atrevió a desear una tal apertura para propósitos de investigación histórica, política.

Mantener el secreto de los documentos financieros es aún más importante y su publicidad más dañina por tanto si salen a la luz porque no quede más remedio, ello no debe causar sorpresa. Es la naturaleza de la Mundanidad que la substancia de la historia humana representando la ecuación del miedo y el instinto de preservación.

A aquel escándalo del Banco Ambrosiano (Roberto Calvi, Milán, Ca. 1981) durante el pontificado de Pablo vi, que a menudo parece lejano, aún reverbera, en parte porque fue seguido por el desarrollo exponencial de la corrupción durante Juan Pablo II.

Bajo la mirada cansada y tan centrada en sí mismo de Benedicto xvi, ocurrieron los Vatileaks, añadiendo leña al fuego de los escándalos de 2001 y la jerarquía eclesiástica solo ha perdido credibilidad progresivamente. Bajo Francisco, los escándalos y los malos manejos no cesan como demuestran los últimos incidentes episcopales y el retorno a la propaganda mediática en favor de crear imágenes papales. Las malas mañas son difíciles de erradicar.

Metafóricamente hablando, las finanzas eclesiásticas, incluso al interior de los monasterios, fueron un aguijón en la carne y el espíritu de Benito de Nursia, lo fueron casi tres siglos y medio más tarde en la de Francisco Bernardone (el de Asís), y lo fueron tres o cuatro siglos después para Lutero―por citar algunos jalones históricos. No han cesado de serlo en la carne y el espíritu del Cristianismo en general.

El comienzo de una progresiva transparencia financiera debe ser situada, al menos modernamente, en el pontificado de León xiii, quien el 9 agosto de 1878 y, literalmente, de un plumazo (quirógrafo) creó la Prefectura de los Sagrados Palacios y Administración del Patrimonio de la Santa Sede (aunque hacía 8 años que su Secretario de Estado, fungía como administrador financiero ad experimentum. No obstante la última palabra sigue siendo la del Papa, al menos en teoría y por eso, el Papa sigue siendo el responsable mayor del estado de las finanzas eclesiásticas a pesar de todas las comisiones consultoras, etc.

De otro plumazo, esta vez un poco más formal (motu proprio), y en el transcurso de los siguientes cinco años León xiii modificó aquella estructura administrativa creando una Comisión de Cardenales con carácter solo consultivo la Administración del Óbolo de San Pedro y del Patrimonio de la Santa Sede y al hacerlo dejó establecido el método corporativo que aún rige, el de las comisiones cardenalicias de 3, 8 o 9 miembros, etc.

Uno de sus sucesores, Pío XI, el 16 diciembre 1926, dispuso la fusión de las Oficinas Administrativas de la Prefectura de los Sagrados Palacios Apostólicos y la Sección de los Dicasterios Eclesiásticos con  las de la Administración de los Bienes de la Santa Sede. Por algunos años (33 más o menos) dicha estructura administrativa aseguró la privacidad de la administración financiera vaticana.

Juan xxiii, por causa de un escandaloso pleito salarial al interior del Vaticano, autorizó, contra el tabú del secreto financiero vaticano sostenido por siglos, que su Secretario de Estado, Domenico Tardini, convocara el 9 octubre de 1959, a una rueda de prensa con los corresponsales acreditados ante la Santa Sede para anunciar que el pleito había sido resuelto y, de paso, rindió  explicaciones para aplacar el escándalo que solo aumentaba recibiendo cobertura mediática en todo sentido (Cf., solo a título de ejemplo, vale la pena de leer el artículo de Salvador Martínez Dasi, en la edición de 19 de noviembre de 1959 del periódico El Socialista, pp. 4 y 2, titulado “Signo del tiempo: No habrá huelga en el Vaticano”, al cual se accede por medio de este enlace: http://archivo.fpabloiglesias.es/files/Hemeroteca/ElSocialista/1959/11-1959/6006.pdf).

El 15 de agosto de 1967, en el contexto de su reforma de la curia, Pablo vi creó la Prefectura de Asuntos Económicos de la Santa Sede, compuesta de tres cardenales y sus ayudantes (Cf. Constitución Apostólica Regimini Ecclesiae Universae de 15 agosto de 1967, VII, 117-121).

El 5 de marzo del 2000, Juan Pablo II, elevó el número de cardenales de la dicha Prefectura a 8.

Benedicto y Francisco solo han hecho más complejo y por lo tanto menos clara la administración financiera vaticana aunque quizás para asegurar una mayor pulcritud.

Para tener una idea más completa y mejor documentada del entramado financiero vaticano consúltense, por ejemplo, P. Lernoux, In Banks We Trust, New York, 1984; People of God, the struggle for world Catholicism, Ontario, 1989, y el ensayo histórico de J. F. Pollard, Money and the rise of the Modern Papacy, financing de Vatican, 1850-1950, Cambridge, 2005). La de J. F. Pollard revisa las finanzas vaticanas hasta bien entrado el pontificado de Pío XII y el período pre-conciliar. De las de Penny Lernoux, una (la de1984) dedica amplia atención al impacto del escándalo del Banco Ambrosiano sobre América Latina y la complicidad de las finanzas de dictadores y cárteles de droga. La segunda (1989) enfoca la internacionalidad y la corrupción de las finanzas vaticanas bajo Juan Pablo II. (Seguramente existe información similar o mejor en español pero no la he encontrado).

Ya en 1929 quien sería 30 años después Secretario de Estado de Juan XXIII, Doménico Tardini, escribiendo en su diario personal acerca de los Pactos de Letrán que  garantizaron la soberanía del Estado de la Ciudad del Vaticano, expresó duda de: “si es tan buena cosa la organización de un estado tan minúsculo pero tan pretensioso, tan pobre pero tan botarate, tan liliputense pero tan saturado de empleados y gravado con salarios” (Cf. Pollard, Op. Cit., 154-155, traducción mía del inglés).

14 comentarios

  • Jose Ramos

    El Vaticano es el resto que queda de los Estados Pontificios,casi un tercio de Italia.Dichos estados pasaron a formar parte  de lo que hoy es Italia porque el ejercito del Papa fue derrotado a finales del siglo XIX por el ejercito de los partidarios de la unidad de Italia,entre los 
    que destaco Garibaldi.La soberania temporal de los estados Pontificios se consolido mediante la falsa donacion de Costantino en la
    que supuiestamente se donaba por el Cesar todas sus posesiones al Papa.El emperador Constantino ya estaba muerto  hacia varios
    siglos cuando se presento el documento de donación.La relacion de la Iglesia con el dinero y las posesiones materiales siempre ha
    sido tortuosa y contraria al mensaje evangelico desde los origenes.¡ Que hace un Papa con un ejercito y siendo señor feudal de los Estados  Pontikficios!

  • Asun Poudereux

    Hola, gracias a todas y a todos:

    Estoy sin el ordenador habitual, por lo que no puedo seguiros con regularidad.

    Efectivamente, el amor no necesita de calificativos, si es que lo es. Tampoco de excusas ni de justificaciones, porque su comprensión compasiva, desde la consciencia de donde surge, no deja nada fuera, ni lo excluye, ni lo impone.

    Por eso el amor se manifiesta en todo,  en el silencio, en el acto  y en la manifestación, aunque la mente lo filtre y  lo rechace como no agradable, no propio,  al sentirse amenazada. 

    El amor no se ubica en un espacio concreto que lo abandere y lo proclame, pues al quedar cosificado y delimitado,  le hacemos perder su esencia en nuestros actos, silencios y manifestaciones, aún permaneciendo su presencia a todo penetrando y sosteniendo. 

  • Santiago

    NO se trata de que Cristo quisiera que existiera el pecado…Cristo no hubiera querido una Iglesia “pecadora”….Seguramente hubiera podido evitar el pecado de Judas si hubiera encontrado el medio adecuado de hacerlo….Pero Jesus partía de una condición humana desvastada por el mismo mal, del que el ser humano fue voluntariamente responsable desde el principio de la Creación..Fuimos muchos de nosotros mismos los que escogimos “algo” que iba contra nuestra propia conciencia. Fuimos nosotros los que odiamos a nuestros padres, matamos a nuestros hermanos, despojamos de sus bienes a sus legítimos poseedores, los que codiciamos lujuriosamente a la mujer “del prójimo”, fuimos los que adulteramos, los que robamos, los que defraudamos el salario de nuestro empleado, los que torturamos a los inocentes, los que nos vengamos desproporcionadamente….etc.etc.

    PRECISAMENTE es para salvarnos del mal, del mal que a veces no queremos, pero realizamos, por lo que el Hijo vino a nuestro entorno….Todo el Evangelio es una apología de la lucha entre el mal y el bien…La moral evangélica NO es relativa….Jesus habla claramente- temporal y atemporalmente -sobre el desastre que constituyen nuestras malas acciones ,que Mateo resalta en esta frase de Jesus: “¡Ay del mundo por causa de los escáandalos” No es posible evitarlos todos, pero ¡Ay de aquel por quien venga el escándalo! Y si tu mano o tu pie te escandaliza, (o sea son instrumentos del mal) córtalo y arrójalo lejos de ti: mejor te será entrar en la vida  manco o  cojo, que ser arrojado con tus dos manos y tus dos pies en el fuego eterno” (Mt. 18, 7-9) POR ESO, “el Hijo del Hombre ha venido a salvar lo que estaba perdido” (Mt. 18,11) (los paréntesis intercalados son míos)

    POR ESO Jesus mismo se proclama como la luz: “YO soy la luz del mundo: el que me sigue no anda en tinieblas, sino que tendrá la luz de la vida” (Io. 8, 12)…Es realizando las obras del bien por la que llegamos a la luz de Cristo….y no lo contrario….
    Es de esa manera como Cristo se relaciona con su “pecadora” Iglesia….No es aceptando el pecado “porque si”…sino rescatándonos de EL, ya que EL fue el verdadero y único rescate….asumiendo no solo nuestra naturaleza humana….sino tambien “volviéndose pecado” al cargar sobre EL todas nuestras culpas para que nosotros pudiéramos tener la gracia del arrepentimiento y la conversion, al trasnformarnos sacramentalmente en EL…..
    Siempre pues, habrá la lucha entre el bien y el mal, entre la luz y las tinieblas….Esto no quiere decir que aceptemos el pecado y el mal, sin luchar para salir de su esclavitud, primeramente, nosotros mismos….y despues ayudando nuestro entorno en la depuración del mal…….Esta es la lucha actual de la Iglesia…encabezada por Francisco….para poder reformar lo que ha sido deformado…..señalando las “causas” de este mal infiltrado voluntariamento dentro de las filas del mundo y de la Iglesia que compuesta de seres humanos tampoco esta exenta de esta inmensa batalla…..Sin embargo, sabemos por la experiencia de los SIGLOS que siempre ha habido los que escogieron el camino de Cristo…..y los que decidieron en su contra…..Como es posible decidir, podemos decir verdaderamente que nuestro destino eterno esta en nuestras manos….Y asi tenemos los santos, no importa si fueron canonizados o si son meramente santos vagabundos y callejeros….pero estos siguieron la senda correcta….encontraron la luz…salieron de la esclavitud de la adicción al mal..y por contraste, dentro y fuera de la Iglesia, vemos que hay muchos que se han empeñado en hacer de sus vidas un verdadero desastre….Solamente al final, sabremos de quien fue el verdadero triunfo en esta nuestra vida en la tierra

    Un saludo cordial   de Santiago Hernández 

  • olga larrazabal

    “La Iglesia está integrada por hombres, que son pecadores” eso es casi una redundancia y nadie lo duda, pero por otro lado, si a esos pecadores que están en contacto permanente con rituales de arrepentimiento, de oración, de ejercicios espirituales, de fe intensa, de especulación sobre la naturaleza de la divinidad y sus deseos que ya es bastante decir,  se les viera  tener un poco de humildad corporativa, adherirse y practicar  las interpretaciones teológicas   de apertura , de compasión,  de respeto y de hermandad para con todos los humanos, tendrían por lo menos la comprensión del resto de la humanidad en sus caídas.  Porque  se puede amar a un pecador, lo difícil es amar a un bicho de alma retorcida y encima soberbio aunque pase la vida de rodillas y azotándose.
    ¿Por qué la Iglesia no ha adherido a la firma de los Derechos Humanos? ¿Por que casi siempre la encontramos censurando y reprimiendo?  Y los curas que se salen del libreto lo pasan malísimo.  Algo huele mal en Dinamarca, decía Shakespeare.
    Además osa llamarse Madre y  no le da a sus hijas el espacio que merecen en su escalafón,  ni los espacios de libertad  que naturalmente se merecen por ser parte de la humanidad esa que compartimos todos con Jesús.
    Amar incondicionalmente suena muy bonito, pero en algunos casos suena a complicidad.

  • George R Porta

    De nuevo pido perdón por haber borrado la palabra “incondicionalmente” en la quinta línea de mi último comentario que debe leerse: “No se puede amar incondicionalmente”. Gracias.

  • George R Porta

    Amiga Asun: Un abrazo agradecido.
     
    Estoy seguro de que no necesites personalmente esta explicación, pero permíteme ofrecértela.
     
    Una vez que creciendo en el amor quien ame supera su narcisimo primario, su infatuación idolátrica del o la amada (o cae en lo opuesto la decepción y el desengaño) solo quedan las opciones de continuar acogiendo o distanciarse de la persona amada. No se puede amar aunque se diga, poéticamente al menos, porque el amor es real, aunque el discernimiento que lleva a la acogida necesite artificialmente analizar para comprender.
     
    Para ser miembro de la Iglesia basta estar bautizado y el bautismo concede carácter indeleble, al menos así lo siguen repitiendo machaconamente la mayoría de los teólogos de cualquier tendencia.  
     
    Reconociendo las propias carencias y limitaciones sin temor y amablemente, es que uno/a podrá amar la totalidad del ser amado. No se ama solamente porque se admira lo amado, sino porque se le acoja en su totalidad.
     
    No en balde la formulación del Credo de Calcedonia constituye un paradigma antropológico (dirigido a comprender la humanidad de Jesús porque a muchos se les hacía imposible confesar su divinidad al mismo tiempo): “uno solo y el mismo Hijo…perfecto en la divinidad y el mismo perfecto en la humanidad, Dios verdaderamente, y el mismo verdaderamente hombre de alma racional y de cuerpo, consustancial con el Padre en cuanto a la divinidad, y el mismo consustancial con nosotros en cuanto a la humanidad, semejante en todo a nosotros, menos en el pecado…que se ha de reconocer…en sus dos naturalezas, sin confusión, sin cambio, sin división, sin separación…” (redacción mía para este propósito) aunque su lenguaje lo haga parecer desfasado como paradigma de la naturaleza humana en lo moral o psicológico.
     
    La Redaccción de Atrio ha reconocido la alta calidad de las entradas o comentarios del sitio y yo no me cuento entre ellos, no por estrategia qunque me ha sido sugerido, sino porque realmente así lo siento. No obstante, a mi parecer, diciendo lo que me parece defectuoso o escandaloso, contribuyo a echar luz, más o menos adecuadamente, sobre la conducta de la Iglesia (no divido jerarquía y laicidad sino artificialmente para este escrito) que me parece hoy día obstaculizan el seguimiento de las huellas de Jesús. Lo bueno no hay necesidad de remarcarlo a la luz de Mateo 6, 6. Es real y permanece en las obras. Se trata de luchar para erradicar el mal institucional como critico el capitalismo neolibera porque constituye la forma del mal generalmente propia del seglar o laico.

  • Román Díaz Ayala.

    Querida Asun,
    estoy fuertemente de acuerdo con tus palabras que suscribo,
    aunque me gustaría hacer alguna matización con tu venia;
    la Iglesia, de Jesús ( que pertenece a Jesús, porque es “su esposa” y él es su Cabeza) nada tiene que ver con quienes, hombre o mujer, no importa, llamándose cristianos, no reflejan una auténtica pertenencia a Jesús el Cristo. No me importa el lugar que ocupen , o el reconocimiento que se haga de tales personas, ni su lugar en la mal llamada “Jerarquía” ( un término tan antievangélico, nacido de una teología que nos ha gobernado en el orden de nuestro pensamiento)
    Te agradezco tu comprensión.

  • Asun Poudereux

    Gracias, George, por toda esta información.
    No sé cómo explicarme, pero creo que en el fondo no sirve de mucho desenmascarar el círculo vicioso del poder del Vaticano. Nos han inoculado tanto lo de que la Iglesia está integrada por hombres, y como tales, son pecadores, que ya excluye de por sí toda crítica constructiva, pues no deja salir de la cosmovisión  auto impuesta por ella misma: Jesús, el Cristo,  así lo quiso. 

    Siento por ello no solo tristeza, sino vergüenza del engaño y de la ignorancia institucionalizada del amor gratuito y compasivo, en la incoherencia  vivida entre lo que se dice y se hace.  

    Un fuerte abrazo.

  • George R Porta

    Rodrigo, gracias por tu generosidad, pero la realidad es que paso horas editando y reeditando y, al final, cuando ya no veo los errores, solo tuviera que esperar al día siguiente y veo como mer faltan conjunciones y aparecen los errores tipográficos porque la vista no me acompaña. Un abrazo.

  • Santiago

    Coincido contigo amigo Román, en “que existe otra verdad palpable”, supra-ecclesia- institución, que no es siempre percibida por los sentidos materiales…El que quiera ver a la Iglesia simplemente como una organización “de lucro” ha equivocado su verdadera perspectiva y no puede ni siquiera ocurrírsele la peregrina idea de  pertenecer a Ella….Sin embargo, Jesucristo, que era en si mismo una encarnación de nuestra humanidad, confió plenamente en esa misma humanidad…..Confió en nosotros plenamente…Por eso, el movimiento que Jesus inició “llamando a los Doce” (Mc. 3, 13-16) estaba compuesto de hombres muy imperfectos, empezando por el primer apóstol Pedro, que era impulsvo, violento e imprudente….y terminando por Judas Iscariote, que le iba a traicionar….
    Nada de estos graves defectos humanos hizo a Jesus abandoner su “proyecto” de la evangelización salvífica del mundo a través de SU PALABRA…..

    Por eso, es la fe de esta Iglesia pecadora la que conduce a los apóstoles y discipulos hasta el martirio,  a pesar de sus graves defectos ya que los pecados “apostólicos”  no impidieron nunca a la Iglesia  proclamar la verdad sobre la identidad de Jesus….Una cosa  son           los graves defectos humanos y otra cosa es mantener y proclamar el mensaje de salvación….Por eso Cristo hablaba de una fe salvadora….porque yo puedo ser un pecador y un corrupto…..pero todavía existe la esperanza a traves del arrepentimiento y la transformacion en Cristo.Todavía es posible la fe, el creer en el bien….ES posible el perdón….todo el mundo es susceptible de aceptar el bien…y abandonar el camino del mal…el camino del abismo….
    Y asi, a traves de los siglos habrá muchos de los santos canonizados y anónimos que creyeron en el bien…y escogieron -consciente 0 incoscientemente el camino que trazaba Jesus…y otros se decidieron contra esta vía salvadora…Y la historia de repite….
    Los tesoros de la Iglesia nunca han valido nada…ni los del siglo I…ni los escándalos del Banco Ambrosiano en el siglo XX….La fe de la Iglesia no está conectada a los pecados de sus miembros….sino al carisma de Cristo….que se encuentra por encima de todas la miserias las falibilidales de los seres humanos, miembros de la Iglesia…Y es por eso por la que lo sacramental de la Iglesia no está ligado a la dignidad del ministro…Yo recibo los mismos sacramentos y la misma gracia, sea el ministro un santo o un corrupto pertinaz…El ministro es solo un instrumento de la gracia y del carisma que Jesus imprimió a su movimiento que ya ha durado 21 siglos.

    Creer que el Papa puede ser responsable de todas las transacciones financieras de la Iglesia en todos los siglos es ilusonio,como NO podemos suponer que el Presidente de una república moderna puede abarcarlo todo y con todo detalle en este siglo XXI      …Se puede criticar a la Iglesia como institución de muchas maneras,como se ha venido haciendo,unas veces con justicia y otras faltando a ella…Hace falta madurez a un cristiano para reconocer los verdaderos valores en la fe donde nació que en nuestro caso es la fe católica. Nuestra crítica por supuesto para ser sincera ha de ser constructiva….puesto que es saludable que para mejorar defectos los saquemos a la luz publica…..DE otra manera, nuestra crítica no es mas que resentida y tendenciosa….En la crítica que no es constructiva, pues, solo deseamos la destrucción de esta institución en la que hemos nacido…Pero eso no es posible…El movimiento de Jesucristo va a persistir hasta el final….Muchos de los que hemos estudiado nuestra Iglesia encontramos mas razones para quedarnos que para salirnos….Siempre existe la posibilidad de cambiar nuestra vision hacia una mas positiva…En la Iglesia todo eso existe….como tambien todo el mundo puede buscar en otra fe…lo que no encontramos en la que a nosotros se nos ha propuesto como válida y coherente

    Un saludo cordial    de Santiago Hernández  

  • Rodrigo Olvera

    Hola George
     
    Cuando empezaste a participar acá, repetías que tu español no era bueno; lo que siempre me hizo ruido, porque creo que no sólo tienes un buen manejo del español, sino incluso superior a la media. Lo mismo cuando dices que no te expresas con claridad. Me parece muy bueno este artículo, y muy documentado, como acostumbras.
     
    Totalmente de acuerdo contigo, Pili. Siempre han existido esas personas. Y siempre la institución y quienes le son fieles las usan para salvar la cara a la institución. Incurriendo justo en la actitud que criticaba Jesús de levantar estatuas a los profetas asesinados.
     
    Abrazos y esperanzas.

  • Román Díaz Ayala.

    Hacer un recuento histórico de las vicisitudes humanas en sus tránsito por la tierra nos resulta decepcionante cuando lo referimos a grupos, colectivos o sociedades con los que estamos de alguna forma conectados y hacemos referencias morales.
    La pasión humana en sus formas más violentas y destructivas sobresale sobre la caducidad de toda obra humana, y por tanto sujeta a descomposición que es la forma más generalizada de la muerte, del fin de todo lo orgánico. Los sabios bíblicos nos advertían sobre  esta caducidad de toda vida humana (Vánitas…)
    El autor, nuestro querido George, podría haber tirado de otro hilo conductor diferente a la codicia y el amor por las riquezas en servicio del dios sobre el que nos advirtió Jesús. Pudo haber construido su discurso entretejiendo, por ejemplo, la soberbia de la vida o el monopolio exclusivo de la verdad dándole un aire muy intelectual a su discurso, como hacen hoy algunos teólogos y teólogas.
    Pero el resultado viene a ser el mismo: se consigue el objetivo de que toda obra humana es perecedera, “no inyecta ni proyecta vida”, porque sus partícipes están sujetos a unas mismas pasiones y encerrados por la omnipresencia de la muerte que pone fin a todo.
    ¿Pudo Jesús ser el causante de todo esto?
    Quienes vinculan fundacionalmente a su Iglesia-Institución con la autoría planificadora del Nazareno dan pie, para que luego vengan otras personas, también pensadoras e inquisidoras de la historicidad de los hechos y concluyan  que “deberá existir algún error histórico” que entonces sitúen en esa primera generación de seguidores/as de Jesús que le vieron morir en el Gólgota.
    Gracias a Dios, que existe otra verdad palpable, que no se está midiendo con los datos y que permanece oculta para quien se empeñe en no percibir “la autoría de Dios” en el negocio de nuestra salvación.Es la fe, difícil y rara, de la que hacía elogios Jesús y que iba a florecer por la veracidad y el testimonio de vida de sus seguidores/as, tras quiens no sólo vieron una tumba vacía, y no sólo “sintieron”, que Jesús había sido levantado de la muerte por Su Padre, sino que testimoniaron haber estado y comido con él, como aquellos discípulos que huían miedosos hacia Emaús.
    El Pueblo de Dios se levanta espiritual dentro de tanta miseria, como el trigo entre las cizañas.
    Y Dios va llamando a los que son suyos….

  • m* pilar

    Es muy triste esta realidad… y así van las cosas.
     
    Algo se salva de esta catástrofe eclesial.
    Siempre, desde el principio, han existido personas que se han ceñido al Mensaje de Jesús, y lo hecho vida en si y en cuantas personas querían vivirlo.
     
    Como siempre digo, esas personas son, las que han llevado la semilla por todo el mundo, y muchas personas hemos visto con nuestros propios ojos y experimentado en nuestro corazón, como la vida surge, como crece otra manera de hacer y vivir que ensancha el espíritu.
     
    Pero… no podemos negar, la capacidad que tenemos de hacer !todo lo contrario! y eso…brilla y atrae mucho más. Es una lucha constante entre la luz y la oscuridad… y solo depende de cada cual el camino a seguir.
     
    Nunca debemos perder la esperanza, a pesar de saber y reconocer los vericuetos por donde se mueven  el poder y la riqueza y el gran daño que hacen a la humanidad, no solo las religiones, tamblen los poderes políticos cuyos miembros suelen pertenecer a distintas confesiones.
     
    !Esperanza y lucha… por llevar adelante un Proyecto que da Vida y levanta al oprimido!
     
    m* pilar

  • olga larrazabal

    Desde el día en que algún Papa por allá por los años 600 se sintió dueño del Imperio Romano de Occidente e hizo un negocio redondo coronando a un jefecito Franco como Emperador del Imperio, esta vez Romano-Germánico, intercambiando la protección  y la legitimidad garantida por  Dios a cambio de la defensa del papado y su buena salud, el cristianismo tuvo que legitimar las conquistas de los pueblos de la estepa que se asentaron en Europa, sus ambiciones, su estructura piramidal guerrera, sus saqueos, sus esclavos, su modo de resolver conflictos a palo limpio, incluso sus pretensiones de superioridad étnica.  Ahí comenzó claramente el conflicto entre el ideal del guerrero al que le basta un latinazo para ser perdonado por las mentiras, saqueos, robos y asesinatos y el ideal del santo, el que quiere que el mundo se rija por la ley de la misericordia y de la hermandad.
    Y el conflicto dura hasta nuestros días.  Evidentemente la institución que nació de una semilla de un ser puro e idealista, producto del Medio Oriente se convirtió en una institución cobijadora de medios y objetivos que no estuvieron jamás en la mente de su inspirador, sino que se ajustan mejor a la evolución de la cultura económica y social de los europeos, de sus grandezas y sus miserias, que de santas no tienen nada.
     
     

Deja un comentario