• A  A  A  

Otros temas

Autores

Archivo de entradas

6006 Artículos. - 95644 Comentarios.

En Chile se viven dos paradigmáticos casos: Costaodat y Barros

Es como si la iglesia chilena, la primera en sufrir el sangriento experimento de la terapia neoliberal del shock en 1973, no se hubiera desprendido de los ticks de antaño y estuviera poniendo a prueba la misma coherencia del programa de Francisco, ya que el cardenal presidente de esa Iglesia, Ezzati, forma parte del restringido grupo de consejeros especiales del papa. ¿Es esta en definitiva la línea hacia la que va la reforma de Francisco?

Por eso es conveniente seguir el desarrollo de los dos casos conflictivos que allí se están viviendo y no es reiterativo aportar estas opiniones cualificadas que nos llegan a través de Somos Iglesia Chile:

…La libertad de cátedra es un derecho que asiste a los miembros de la universidad, sea pública o privada, estatal o no, grande o pequeña, docente o compleja, católica o laica, para reflexionar críticamente, investigar y enseñar, sin que el contenido de su reflexión, investigación o enseñanza, sea motivo de sanción alguna. En otras palabras, la libertad de cátedra es una inmunidad de que gozan los universitarios para ejercitar públicamente la razón. Por eso las conclusiones que los académicos alcanzan en su quehacer, las opiniones que emiten o que enseñan, nunca pueden ser un motivo para excluirlos de la universidad.

Ricardo Ezzati, al no fundar su decisión en razones admisibles para la comunidad universitaria, se puso en contradicción con la índole misma de la universidad y dio la razón a todos quienes piensan que una universidad católica es (como a propósito de un asunto cercano alguna vez dijo Heidegger) “hierro de madera”, un oxímoron, una contradicción en sí misma que no merece el financiamiento público.

El caso Costadoat no es entonces un problema de los católicos, sino de los universitarios.

… Desde hace más de 40 años conozco al Padre Costadoat. He seguido su maravilloso sacerdocio fundado en el amor a Cristo, su abnegado apostolado, su esfuerzo por acercar la doctrina de Jesucristo y de su Iglesia a nuestras vidas, su pasión por la Teología, no he visto en todo lo que le he leído ‘doctrina insana’ o ‘distancia del magisterio’, más aún he sido testigo de lo contrario y de su ejemplar coherencia de vida. Aún no logro comprender la decisión del Gran Canciller. Creo sinceramente que esto lo daña profundamente a él como autoridad  y a la Universidad en su misión, y deja al Padre Jorge Costadoat injustamente fuera de su alma máter.

… Esta vez el Gran Canciller se ha metido en un gran problema, ya que tendrá que dar explicaciones a la totalidad de la comunidad de la Universidad y en particular a su cuerpo docente por esta ‘no renovación’, y en esta ocasión no podrá esgrimir el argumento de que ‘otro’ es el responsable o que lo obligó a tomar tal determinación, sino que deberá poner la cara y demostrar la transparencia que lo debiera caracterizar. Esperamos que tenga la altura moral e intelectual para realizarlo. Por el bien y la tranquilidad de la Iglesia católica y de la Universidad, aspiro a que lo haga pronto, ya que se acerca Semana Santa.

Tras la conflictiva  toma de posesión de mons. Barros como obispo de Osorno, el sábado 20 de marzo, estas dos noticias:

Chomali sostuvo que el Santo Padre estaba “muy al tanto de la situación” del nuevo obispo de Osorno y que incluso hace algunos días había conversado con él. El Papa Francisco “con firmeza y mucha convicción, me dijo que había analizado todos los antecedentes y que no había motivo objetivo alguno para que no asumiera la diócesis”, agregó el arzobispo de Concepción.

La primera celebración con el nuevo obispo fue boicoteada por muchos asistentes habituales quedando la catedral medio vacía aun siendo el principio de Semana Santa. ¿Podrá así el nuevo obispo congregar a su diócesis?

Sólo 150 personas llegaron a la catedral de Osorno, que puede albergar a más de 800, para participar de la liturgia de Domingo de Ramos que realizó el sacerdote acusado de encubrir a Fernando Karadima. Poca gente llegó a la misa de Domingo de Ramos realizada por el obispo Barros.

La primera misa de monseñor Juan Barros, desde que se convirtió en la máxima autoridad de la diócesis de Osorno, estuvo marcada por la baja asistencia de feligreses. Según informa el portal SoyOsorno, sólo 150 personas llegaron a la catedral de la ciudad -que puede albergar a más de 800- a eso de las 11 de la mañana, para participar de la liturgia de Domingo de Ramos.

La ausencia de feligreses llama la atención, considerando que la catedral de Osorno estuvo repleta en la misa de Domingo de Ramos de 2014, celebrada por el párroco Bernardo Werth. A raíz de la molestia que generó el nombramiento del obispo Barros, que originó fuertes protestas, un contingente policial uniformado y de civil se presentó en el recinto como medida preventiva. Cabe recordar que el sacerdote es acusado por los denunciantes del sacerdote Fernando Karadima de haber presenciado y encubierto sus abusos.

8 comentarios

  • George R Porta

    Gracias, Rodrigo. Un abrazo cordial

  • Rodrigo Olvera

    Hola George
     
    De acuerdo contigo. Lo de “antiguo análisis marxista” no lo refería a algún análisis concreto sobre el Vaticano (o sobre Obama), sino a los conceptos de metodología analítica marxista, que para muchas personas “ya es antiguo”. Era una ironía sobre esa descalificación al análisis marxista.
     
    Si me parece que vale la pena hacer el ejercicio de análisis sobre la iglesia católica.  Hace algunos 15 años (todavía en tiempos de Wojtila), leí un libro muy interesante de Joao Bastista Libanio en que justamente hacía un “análisis de correlación de fuerzas” de las distintas corrientes al interior del catolicismo. Muy bueno y muy atinado, en mi opinión. El libro lo leí de pie en una librería jesuita, en una hora y media, porque no tenía dinero para comprarlo. El personal de la librería me miraba con ojos de pistola jajaja. Nunca más encontré ese libro.
     
    abrazos y esperanzas

  • George R Porta

    Hola Rodrigo: Quizás por no ser reiterativo, ya no repito lo que he estado diciendo desde la elección de Bergoglio, e.d., que el Colegio de Cardenales no eligirá nunca a alguien que le quite el poder a los más poderosos entre ellos.

    Estoy de acuerdo con lo que apuntas. Dicho sea de paso, aclaras que hubiera un antiguo análisis marxista. Ojalá que aplicaras el análisis actual al mismo caso. Comprendo que quizás no puedas por razones de tiempo etcétera. Gracias anticipadas.

  • Rodrigo Olvera

    Hola George y Sísifo
     
    Hay una diferencia enorme entre Allende y Bergoglio: Bergoglio siempre ha sido integrante de esos grupos.
     
    En el antiguo análisis marxista, había dos categorías analíticas muy útiles: contradicción principal y contradicción secundaria.  Obama es parte del mismo sistema imperialista de EEUU, sus diferencias con el partido republicano son meras contradicciones secundarias, pero no existe entre ellos ninguna contradicción principal. Lo mismo ocurre entre Bergoglio y sus diferencias con los sectores más conservadores de la curia: son contradicciones secundarias, pero no (como creen y esperan contra toda esperanza algunos sectores renovadores del catolicismo) un contradicción principal.
     
    Al tiempo.
     
    Abrazos y esperanzas

  • sisifo

    Excelente comentario de George Porta, lo hago mio:  Francisco debe desarmar los grupos enquistados en las diferentes instancias, como la Curia y otras que se oponen al cambio que intenta de vuelta al espíritu del Evangelio, y debe hacerlo inmediatamente como hicieron con sentido político como  líderes políticos como Fidel Castro, Franco, Stalin y Hitler, etc., cuando ascendieron al poder, sin ingenuidades idealistas.
    La autonomía de la curia a la que Bergoglio quiere proteger terminará por destruirlo y cada día que pase, si no actúa fuerte y pragmáticamente, será un día más al fracaso.
    “Quien pone su mano en el arado y vuelve su vista atrás no es digno de mi”.

  • George R Porta

    Parece que el dilema de Bergoglio sea consecuencia de su inconsistencia o su “religiosidad” o de su falta de pragmatismo. Quizás sea susceptible del reproche de complicidad al menos por asociación. Se trata de un dilema similar al que comparativamente, hay que reconocerlo, en su momento Ratzinger enfrentó y no vaciló en resolver enviando a Marcial Masiel al ostracismo, desarticulando a los Legionarios y sacando a la luz sus dineros, exiliando en Cracovia al ex-secretario de Juan Pablo II , etc . También fue fuerte rechazando públicamente en Asís, el saludo de Sodano y, el mismo Francisco no se quedó lejos rechazando en Santa María Maggiore, el saludo de Bernard Law.
     
     
    Esta vacilación de Bergoglio, para llamarla de alguna forma leve, parece  similar a aquella que, poniendo a un lado el mandato que le había concedido el voto popular, costó la vida a Salvador Allende. No se puede gobernar sin ser pragmático aunque ello acarree consigo la suciedad de lo político (después de todo se trata de gobernar).  
     
     
    Allende, a diferencia de Franco, dejó vivo al enemigo en la retaguardia y el enemigo le acuchilló por la espalda y malamente con la ayuda de Kissinger.
     
     
    Quizás  el caso de Bergoglio no llegue a la sangre (pero pudiera llegar, aunque la bala no le venga de los franceses sino de la misma Pamplona, en circuntancias incovenientes porque diferente que en el caso de Juan Pablo II, carece del sentido mediático e histriónico grandioso que tenía el difunto polaco, y ya no quedan profecías misteriosas de aquellas de Fátima por esclarecer después de la Perestroika). Quizás no ocurra un bombardeo de la Casa Santa Marta como ocurrió en La Moneda.
     
     
    Además, Bergoglio no fue electo democráticamente, aunque ha sido muy “político” (quizás con buena intención pero a veces cercano a lo demagógico como cuando llamó a Ratzinger “el abuelo”) actuando como si representara un voto popular expresivo del deseo o la esperanza de muchos y hasta muchísimos católicos que desean ser liderados por otro tipo de Papa diferente al menos de los últimos, sobre todo de Juan Pablo II.
     
     
    Allende dejó organizado el ejército fascistoide de Chile y debió desarmarlo inmediatamente (como hicieron por su sentido político que no entretuvieron con ingenuidades idealistas recientes y variopintos líderes políticos como Fidel Castro, Franco, Stalin y Hitler, etc., cuando ascendieron al poder con algún respaldo popular de cualquier clase). La comparación de Bergoglio como la de Juan Pablo II y Reagan o con otros gobernantes efectivos es válida porque se trata de lque tienen en común el hecho de ser gobernantes, cada uno en su caso, según un estatuto legal como el del estado de la Ciudad del Vaticano, una ley, canónica o civil.
     
     
    La autonomía de la curia será el lugar de lamplona a la que Bergoglio quiere proteger pero que terminará por destruirlo y cada día que pase, si no actúa fuerte y pragmáticamente aunque sea por respeto a la gente que ha puesto su esperanza en él, es un día más corriendo un riesgo de fracaso que no tiene derecho a correr. 

  • Rodrigo Olvera

    p.d. La voz del pueblo oponiéndose al nombramiento episcopal no es una “razón objetiva” que deba tomarse en cuenta por el obispo de Roma. Hasta ahí llegó la esperanza del “ningún obispo impuesto” en este papado.

  • Rodrigo Olvera

    Preguntas Antonio
     
    Ezzati, forma parte del restringido grupo de consejeros especiales del papa. ¿Es esta en definitiva la línea hacia la que va la reforma de Francisco?
     
    Por supuesto. ¿Por qué dudarlo todavía?
     
    Desde el inicio de su pontificado, Bergoglio ha promovido a encubridores de pederastas, a encubridores de golpes de Estado, y a promotores de quiebras financieras fraudulentas. Por hacerlo notar en esos primeros nombramientos, aquí en ATRIO tu mismo me calificaste de “obsesivo” . Y más de una persona me insultó (y peor, cuestionó la credibilidad de las víctimas de pederastia que denunciaban a los encubridores promovidos) en mi correo electrónico personal.
     
    Y mientras, dos años después, Bergoglio llama “superficiales” e “infantiles” a quienes responsabilizamos al gobierno mexicano por la desaparición forzada de los 43 estudiantes de Ayotzinapa;  Oscar Rodríguez Madariaga llama ahora “malos hondueños” a quienes denuncian los nuevos escuadrones de la muerte de los gobiernos herederos del golpe de Estado (que él apoyó); y Norberto Rivera sigue permitiendo celebrar misas en su arquidiócesis a un cura al que  el Vaticano ya condenó por pederastia (y a cuya víctima Bergoglio mandó una carta personal pidiendo perdón).
     
    Una cosa son los discursos, otra cosa las decisiones de gobierno. El hijo del artesano entendía bien esa diferencia, y en dónde se ha de poner la atención al valorar.
     
    Un abrazo desde México

Responder a Rodrigo Olvera Cancelar comentario