Otros temas

Autores

Archivo de entradas

Temas

Fechas

Calendario

7155 Artículos. - 109121 Comentarios.

¿Fin de una era, una nueva civilización o fin del mundo?

BoffHay voces de personalidades muy respetadas que advierten que estamos ya dentro de una Tercera Guerra Mundial. La más autorizada es la del Papa Francisco.  El 13 de septiembre de este año, al visitar un cementerio de soldados italianos muertos en Radipuglia cerca de Eslovenia, dijo: “La Tercera Guerra Mundial puede haber comenzado, combatida por partes, con crímenes, masacres y destrucciones”. El ex-canciller alemán Helmut Schmidt, de 93 años, advertía el 12 de diciembre de este año sobre una posible Tercera Guerra Mundial (Boletim Carta Maior del 22/12/2014). Y otras voces autorizadas se hacen oír aquí y allí.


A mí me convence más el análisis, diría profético pues se está realizando como lo previó, de Jacques Attali en su conocido libro Breve historia del futuro (Paidós 1999). Fue asesor de François Mitterand y actualmente preside la Comisión de los «frenos al crecimiento». Trabaja con un equipo multidisciplinar altamente cualificado. Él prevé tres escenarios:

  • (1) el superimperio compuesto por Estados Unidos y sus aliados. Su fuerza reside en poder destruir toda la humanidad. Pero está en decadencia debido a la crisis sistémica del orden capitalista. Se rige por la ideología del Pentágono del «full spectrum dominance» (dominación de espectro completo) en todos los campos, militar, ideológico, político, económico y cultural. Pero ha sido superado económicamente por China y tiene dificultades para someter a todos a la lógica imperial.
  • (2) El superconflicto: con la decadencia lenta del imperio se da una balcanización del mundo, como  constatan actualmente los conflictos regionales en el norte de África, en Oriente Medio, en África y en Ucrania. Esos conflictos pueden conocer un crescendo con la utilización de armas de destrucción masiva (veáse Síria, Iraq), después de pequeñas armas nucleares (existen hoy miles con el formato de un maletín de ejecutivo) que destruyen poco pero dejan regiones enteras inhabitables durante muchos años debido a la alta radioactividad. Con el uso generalizado de armas nucleares, químicas y biológicas se puede llegar a un punto en el que la humanidad se da cuenta de que puede autodestruirse. Y entonces surge
  • (3) el escenario final: la superdemocracia. Para no destruirse a sí misma y a gran parte de la biosfera, la humanidad elabora un contrato social mundial, con instancias plurales de gobernabilidad planetaria. Con los bienes y servicios naturales escasos debemos garantizar la supervivencia de la especie humana y de toda la comunidad de vida que también está creada y mantenida por la Tierra-Gaia.

Si esa fase no llegara a surgir, podría ocurrir el fin de la especie humana y de gran parte de la biosfera. Por culpa de nuestro paradigma civilizatorio racionalista. Lo expresó bien el economista y humanista Luiz Gonzaga Belluzzo, recientemente: «El sueño occidental de construir el hábitat humano solamente a base de la razón, repudiando la tradición y rechazando toda trascendencia, ha llegado a un callejón sin salida. La razón occidental no consigue realizar concomitantemente los valores de los derechos humanos universales, las ambiciones del progreso de la técnica y las promesas de bienestar para todos y para cada uno» (Carta Capital 21/12/2014). En su irracionalidad, este tipo de razón, construye los medios de darse fin a sí misma.

El proceso de evolución deberá posiblemente esperar algunos miles o millones de años hasta que surja un ser suficientemente complejo, capaz de soportar el espíritu que, primero, está en el universo y solamente después en nosotros.

Pero puede también irrumpir una nueva era que conjugue la razón sensible (del amor y del cuidado) con la razón instrumental-analítica (la tecnociencia).  Emergerá, finalmente, lo que Teilhard de Chardin llamaba ya en 1933 en China la noosfera: las mentes y los corazones unidos en la solidaridad, en el amor y en el cuidado con la Casa Común, la Tierra. Attali escribió: «quiero creer, en fin, que el horror del futuro predicho arriba contribuirá a hacerlo imposible. Entonces se diseñará la promesa de una Tierra hospitalaria para todos los viajantes de la vida (op.cit. p. 219).

Y al final nos deja a nosotros los brasileros este desafío: «Si hay un país que se parece a lo que podría convertirse el mundo, en lo bueno y en lo malo, ese país es Brasil» (p. 231).

Traducción de MJ Gavito Milano

5 comentarios

  • Javier Pelaez

    Existe una tendencia de  ciertos científicos de trasladar la “belleza” que se desprende de ciertas explicaciones o teorías científicas a la evolución de la humanidad.Un científico como Teilhard entusiasmado por la evolución habla de noosfera.Hace poco oía una explicación sobre el hecho ciertamente sorprendente de que exista un planeta llamado tierra con condiciones de habitabilidad para los humanos.Es la llamada inflación eterna-la llamó yo así- que mantiene como plausible la hipótesis de que estemos ante un bigbang permanente,es decir,que se estén fabricando continuamente universos por bigbangs sucesivos que se producen ahora mismo lo que convierte en más probable la hipótesis de que apareciera un universo humano.Esta bella teoría científica no es trasladable a la evolución social que no tiene porque seguir una pauta tan racional y lógica.La humanidad lo mismo camina hacia la noosfera que se destruye o,como en la película Interestelar,tiene que buscar otros planetas habitables por cargarse este.¿Quién sabe?.

  • Javier Pelaez

    Leonardo Bluf  plantea una interesante prospectiva.Creo que la última fase no la constituye la superdemocracia,sino la “teledemocracia” o “telepolítica”,es decir,la política desde lejos o como espectador a través de las redes sociales o la televisión…En nuestro caso,España,esta fase la inició Pablete como reacción al “plasmatismo” de Rajoy…La “telepolítica” está dando productos muy acabados.Hay tenemos Pedrito Sánchez,que con más cuento que Calleja,emprende una política de altura trepando el peñón de Ifach y próximamente Rajoy hará lo propio con Gibraltar.La “telepolítica” que ha llevado a una tesis doctoral de Juego de Tronos a cargo de Pablete es mucho màs significativa de lo que cree Isaac Rosa.Hay tenemos a los estadounidenses con un presidente negro como el tizón y cuya serie televisiva de éxito es Scandal que trata de un presidente blanco que tiene y ama apasionadamente a una negra de la alta administración de la Casa Blanca.¿Harían  los yanquis una serie de un presidente negro que tuviera una amante blanca de buena familia?.Creo que es imposible en un país en que los negros ocupan el papel que ocupan en el imaginario colectivo.En fin,la “telepolítica” ha iniciado con fuerza està nueva etapa….

  • oscar varela

    Hola!
     
    Gracias Gonzalo por las frases elegidas.
     
    Y, precisamente, a eso que Boff declara, será muy “lindo” pero a mí no me hace sentido.
     
    Y mis razones son de “razón histórica”:
     
    Por un lado: Boff no ha podido superar del todo el “idealismo” que -sin darse cuenta pues lo llamaban “existencialismo”- bebió de M. Heidegger.
     
    Por otro lado: Boff, al no poder salir de Heidegger, ha quedado atrapado en ese otro “idealismo” anacrónico llamado “Progresismo” propio del siglo 19 del que vivieron Teilhard y Marx. De sus “errores” hemos aprendido y les estamos agradecidos, pero la vida humana sigue siendo un RIESGO del LÍRICO ANIMAL.
     
    La PLENITUD y ETERNIDAD del humano vivir está “aquí y ahora” en el “acontecer” de uno mismo (Yo y Circunstancia, no del abstracto “yo” sobre el cual gustan los “idealistas beatos pegar palos y más palos)
     
    Tal vez ¿no?
     
    ¡Voy todavía! – Oscar.

  • Gonzalo Haya

    “El proceso de evolución deberá posiblemente esperar algunos miles o millones de años hasta que surja un ser suficientemente complejo, capaz de soportar el espíritu que, primero, está en el universo y solamente después en nosotros” Nos sentimos muy orgullosos de nuestra autonomía, queremos asentarnos sobre nuestro “yo”, pero nuestro centro de gravedad está en el Espíritu, que es la energía transformadora de todo el universo.
    “Emergerá, finalmente, lo que Teilhard de Chardin llamaba ya en 1933 en China la noosfera: las mentes y los corazones unidos en la solidaridad, en el amor y en el cuidado con la Casa Común, la Tierra” ¿Será lo que Jesús llamó el Reinado de Dios?

  • oscar varela

    Hola!

    Aunque no manejo “datos” de ese nivel en el que nos sitúa Boff,
    considero que la percepción de Leonardo es verosimil.

    Boff sigue siendo una “alertador” para un inmenso grupo de gentes de todo pelaje, en los que me incluyo, agradecido.

    ¡Voy todavía! – Oscar.

Deja un comentario