Temas

Tablón de ATRIO

Anterior Siguiente
Último: 9-9-19, 17:49

Floren (2019-09-09 17:49:55) : Papa Francisco, ¿pastor o gobernante? http://cartujoconlicencia.blogspot.com/2019/09/el-papa-francisco-pastor-o-gobernante.html

José María Rosell (2019-09-01 21:51:18) : Pequeño video que explica de forma sencilla las inmatriculaciones de la iglesia: https://youtu.be/Dl8Jcu8zWe8

Equipo Atrio (2019-07-26 22:56:17) : Un excelente programa colombiano de TV: MARIA MAGDALENA, UNA LEYENDA HECHA MUJER... por Carmiña Navia.

Floren (2019-04-24 11:45:39) : LA VERDAD DE LA PASCUA. http://cartujoconlicencia.blogspot.com/2019/04/la-verdad-de-la-pascua.html

Equipo Atrio (2019-03-08 21:55:38) : Delcy Rodriguez, vicepresidenta de Venezuela, denuncia al criminal apagón en Venezuela criminal apagón en Venezuela [vídeo de 6 min.]

Equipo Atrio (2019-02-18 09:39:18) : Amplio y clarificador programa sobre Venezuela: La hojilla/a> ¡Magnífico analista argentino Marco Teruggi! ¡Larga charla pero imperdible!

Equipo Atrio (2019-01-09 12:31:08) : Entrevista a Tamayo en la Sexta: La Iglesia española sigue siendo franquista

Floren (2018-11-19 19:50:09) : Floren de Estepa escribe en su blog: CARTA A UN JOVEN QUE NO QUIERE VOTAR

Equipo Atrio (2018-11-16 10:06:45) : La verdadera despedida de Steve Jobbs Disgurfso de graduación https://www.youtube.com/watch?time_continue=12&v=vXJYrrLGNAo

» Pon una nota




Autores

Archivo de entradas

4992 Artículos. - 80161 Comentarios.

Lo utópico y lo pragmático

Eldiario

Por Rosa María Artal

    Cuando la congregación de notables afirma que una política diseñada para el bien común es utópica ¿en qué razones se basan?
    Lo auténticamente quimérico hubiera parecido un sistema en el que se paga con dinero de todos el rescate a los bancos por sus malas prácticas. Y que, como sucedió este mismo lunes, se regale prácticamente Catalunya Banc al BBVA perdiendo casi 12.000 millones de euros procedentes de nuestros impuestos.

La congregación lo tiene claro: las propuestas de Podemos y la izquierda en general son irrealizables. Id y comunicad la sentencia de la alta magistratura por los cauces habituales. Y la consigna vuela en todos los tonos, desde la condescendencia a la amenaza e incluso la desesperación. Alguna mosca entre los votantes se pegará al reclamo impregnado de miel. O de hiel.

Lo auténticamente quimérico hubiera parecido un sistema en el que se paga con dinero de todos el rescate a los bancos por sus malas prácticas. Y que, como sucedió este mismo lunes, se regale prácticamente Catalunya Banc al BBVA perdiendo casi 12.000 millones de euros procedentes de nuestros impuestos, a los que prevén añadir no menos de 300 millones más para cubrir distintos pufos como las preferentes o las cláusulas suelo. Que se prime –y se logre- en general el enriquecimiento desmesurado de unos pocos a costa de la mayoría. Y ahí lo tenemos. Lo irreal era imaginar que ciudadanos adultos aceptaran una merma radical de sus condiciones de vida sin rechistar, como así han hecho. Que permitieran la rebaja de sus sueldos, el restringir la comida de sus hijos o cercenarles el futuro. Devaluar su educación, repagar en sanidad llegando a prever que si cae una enfermedad cara te puedes dar por muerto si no tienes dinero para curarte. Ilusorio resultaba que personas poseedoras de unos derechos, unos servicios y una vida perdieran tanto y no montaran un auténtico escándalo. Que bajaran la cerviz ante el brutal aumento de las desigualdades que han traído políticas deliberadas para llegar a ese fin. Pero ha sucedido.

A cualquiera que le hubieran dicho hace 5 años que tragaría lo que ha tragado, no lo hubiera creído. Sería digno de ver cómo se expresan los ejecutores en sus reuniones, deben estar asombrados de que cuele tanto atropello, tanta mentira, tan burdas consignas. A alguno de ellos –como Santamaría o Montoro- hasta se le escapa a veces una risa burlona.

Las aberraciones que pasan por ser de lo más coherente y ortodoxo tienen un amplio recorrido.  Por ejemplo que un gobierno pague a una empresa que produce terremotos (de Florentino Pérez por más señas) dinero público para que cese esa actividad. O que hayan quedado impunes las muertes de seres humanos a quienes se disparó pelotas de goma en Ceuta mientras nadaban indefensos. O que se maltrate de forma alucinante a los enfermos. Como al que han reducido su pensión de invalidez absoluta, entendiendo que “ayudar a los enfermos es como un trabajo” y que igual no está tan malo. O que sancione la presunta bondad de la Reforma Laboral su inspirador, devenido en presidente del Tribunal Constitucional por el cupo de jueces que pertenece al PP. El propio hecho de que los tribunales de Justicia se formen por cuotas de partidos da idea de la calidad de nuestra democracia que, por definición, establece la separación de poderes.

Pura ficción hubiera parecido que se fuera convenciendo sucesivamente a la opinión pública de que “alquilar es tirar el dinero”, “comprar es una inversión que siempre se recupera”, “te dimos la hipoteca por un valor, pero ahora que no puedes pagar las cuotas, se ha depreciado que no veas”,“vete a la calle que este piso es del banco y encima le debes dinero” y “ni se te ocurra acercarte a parar el desahucio que te clavo una multa de 30.001 euros”. ¿A qué eso hubiera parecido por completo absurdo?

Lo delirante era suponer que un partido con caja B –según confirma la policía judicial, el juez y Hacienda- siga tan campante al frente del gobierno. Que continúen cobrando sobresueldos –al menos los que según Rajoy “cobra todo el mundo” por no hablar de que para algo estará ahí esa caja de dinero negro- y que se atrevan a hablar de regeneración. Habrá que oír sus carcajadas sin micrófonos.

Lo fantástico es comprobar que todo esto y mucho más es obviado o aligerado por unos medios de comunicación entregados al poder o al dinero que palia su ruina (por una temporada al menos). Porque algunos políticos ya habían avisado –siquiera en conversaciones grabadas- que entraban en esto “para forrarse” o que pretendían joder a los perdedores en las urnas, como dijo en sede parlamentario la diputada popular Andrea Fabra en aquellos inicios prometedores. Pero, como periodista, me cuesta entender, me parece irreal, que existan personas amparando, desde la manipulación de la verdad, los atropellos a una sociedad a la que deberían prestar un servicio público. Lo asombroso es que pase por información la propaganda, por debate el espectáculo, por periodismo los intereses de partido y de empresa.

Cuando la congregación de notables afirma que una política diseñada para el bien común es utópica ¿en qué razones se basa? Dado que económica y socialmente es viable otra fiscalidad, la persecución del fraude, exigir la devolución de lo robado de las arcas públicas, o –entre otras muchas medidas- recuperar sectores estratégicos que muchos países incluso con mayoría de derechas conservan ¿Por qué dicen verlo irrealizable? El ataque de terror a que otra forma de organizarse les levante de la poltrona, es de una evidencia diáfana. Alguna desequilibrada anda como una peonza pasándose de vueltas. Entonces, ¿a qué se refieren?  probablemente a que los poderes fácticos –buena parte de ellos mismos, para concretar- no permitirán que se alteren sus beneficios y prebendas. Y a que ellos, no solo no pondrán el mínimo reparo, sino que contribuirán a que todo siga como está. Sea cual sea la forma que se elija para detener el avance de la sociedad. Entonces ya estaríamos hablando de otra cosa, no de política realista. Ni siquiera de política.

Cuando un político, por muy bien intencionado que sea, afirma que es utópico atenuar las desigualdades y acabar con los recortes y abusos, que una vez que llegas al poder las cosas cambian, debe reconocer su impotencia y marcharse. Dejar sitio a otra persona que obre para lo que fue elegido: representante de la sociedad, uno más que trabaja por ella. No para sí mismo o para su grupo.

Y aquí estamos, con un sistema en el que la corrupción a todos los niveles y por múltiples flancos nos enfanga. Con una deuda pública disparada a un insólito 97% cuando “venden” recuperación. Saqueados, empobrecidos, engañados, insultados, apaleados, amordazados por leyes hechas para mantener los privilegios de unos pocos. ¿Esto es lo pragmático, lo realista?

¿Cuándo van a entender que hay amplios sectores de la sociedad que están hartos de ellos? ¿De qué se sorprenden? Llega un momento en el que, lejos de ser utópico, resulta de los más práctico asegurarse de que uno va a poder vivir con lo que gana, curarse si enferma, llegar a la vejez con una pensión digna, poseer derechos, no sufrir humillaciones en su dignidad, defenderse de las agresiones con una recuperada y regenerada justicia, ser libre y hasta feliz. Que como varias de mis amigas, jóvenes periodistas, podrán ejercer su profesión honestamente, en lugar de trabajar de dependientas en Primack, cajeras en Ikea o realizar innumerables masters para luego, preparadísimas, no encontrar trabajo. En la línea de muchos otros profesionales de cualquier actividad.

Lo práctico, lo posible, lo conveniente, es acabar por la vía de las urnas con este sistema que hizo posible el sueño de pisotear a toda una ciudadanía haciéndole engullir que eso es lo normal y lo realista.

2 comentarios

  • ana rodrigo

    Hay un dicho popular por aquí que dice. “que dios no nos mande todo lo que podemos soportar”, porque realmente la capacidad que tenemos de aguante ante las calamidades es casi infinita.
     
    Lo que me llama la atención es que en las encuestas de intención de voto sea el PP el partido que más votos saca.
     
    He leído por ahí que la utopía debe ser algo bueno porque la realidad no puede ser peor.

  • oscar varela

    Hola!
    El Artículo finaliza con una Consigna-Propuesta:
    – “acabar con este sistema que hizo posible el sueño de pisotear a toda una ciudadanía”-
    …………………

    Con Olguita fuimos al Cine a ver una Peli española.

    A la noche fue escribiendo esto que habla de un español.
    ……………….

    ¿Cuál es la Chispa de la Vida?
     
    Me gusta el cine.  Ir al cine una tarde de Invierno, con buena compañía para comentar la película, es uno de los grandes placeres de la vida. Lástima que las cadenas de Cinematógrafos están practicamente tomadas por Hollywood, y Hollywood está obsesionado por las guerras, los ataques nucleares y los extraterrestres que se pasean por los tíneles del tiempo, y también por los mundos mágicos con duendes, elfos y trolls inspirados en los Caballeros de la Mesa Redonda.
     
    Pero la Universidad Católica tiene una sala como para 100 personas, cómoda, con calefacción y barata, donde periódicamente hacen temporadas de cine europeo, cine premiado en Cannes, cine de directores famosos o por países donde se pueden ver cosas muy buenas.
     
    Este domingo me invitaron a ver al director español  Alex de la Iglesia, un gordo exuberante que hace unos retratos surrealistas de la España actual y que cultiva el humor negro.
     
    Esta vez se trataba de  La Chispa de la Vida, una película sobre un publicista que está en el paro ya por dos años, que busca trabajo con sus viejos amigos  que no le dan ni la hora, pero que tiene una esposa bella que lo ama con ternura y le plancha las camisas para que salga compuestito a buscar trabajo, y que ella también trabaja.
     
    En uno de esos días infernales de portazos en las narices, y puñetes de los mendigos que pululan por las calles y pensando en el deseo de su mujer de visitar el Hotel donde estuvieron de luna de miel, va a Cartagena, la de España, a reservar una habitación para ellos dos por un par de días.
     
    Llegado al lugar, encuentra que el Hotel no existe, porque cuando lo fueron a refaccionar encontraron en sus cimientos un Circo Romano, lo cual hizo que el Municipio comprara los terrenos e hiciera un Museo.  Así, Roberto Gómez, el publicista, llega en plena inauguración del Museo y ruinas, con Alcalde, Directora del Museo y periodistas de todos los Medios.
     
    Desconcertado de encontrarse en medio de un circo romano, entra a curiosear en la parte prohibida de las ruinas; es sorprendido por un cuidador; intentando escapar tropieza con una estatua a la que sin querer se abraza, y esta estatua -que está siendo transportada por una grua- comienza su viaje, que termina con la caída de Gómez sobre un entramado de aceros, uno de cuyos hierros salientes se le clava en el cráneo.
     
    El grueso de la película gira sobre  el uso que cada uno, incluyendo a Gómez ,quiere hacer del accidente.
     
    El alcalde quiere tapar el accidente por su carrera política; la Directora del Museo solo está interesada en sus piedras y monedas romanas; los Medios quieren una entrevista del tipo que yace con la cabeza ensartada; el tipo quiere ser dueño de su accidente  y sacar dinero de los Medios para pagar sus deudas; y la esposa, que se da cuenta de la gravedad del accidente y ama a su marido, solo quiere que los hijos puedan verlo y que él muera con alguna ilusión, pero está horrorizada del espectáculo de intereses que incluso apuestan al mayor valor que tendría la noticia si él se muriera.
     
    Las apuestas y negociaciones de las Agencias de Publicidad se multiplican y curiosamente se menciona muchas veces el accidente de los mineros de Chile y su aprovechamiento mediático.
     
    Ellos suponen que los mineros “se forraron” o que se deberían haber forrado, si hubieran tenido un representante experto en publicidad que hubiera manejado el caso y por eso que todos quieren estar metidos en el negocio, incluso el accidentado.
     
    Entre medio se ve el afán de todos por salir en la Tele; la falta de respeto de los guardias que le sacaban fotos con el celular; la ansiedad de los medios que se tiraban como buitres sobre el pobre tipo; y, en las calles, los que protestaban contra el paro y la situación española de desempleo.
     
    La película es una crítica violenta a la comercialización de la tragedia humana, para que los morbosos televidentes y los opinólogos suban el rating de los programas y, de paso, evitar hablar sobre las cosas importantes que pasan en este mundo, y que tienen sumida a España en el paro y en el recorte de beneficios como la salud.
     
    Y es una crítica a que la gran ilusión de un moribundo sea estar en un programa de la farándula, para obtener el dinero que le hará resarcirse del paro y permitirá pagar el Hospital donde le tienen que sacar el hierro de la cabeza.
     
    De la Iglesia muestra al hijo de la pareja, que se presenta como ; “ Gótico y aterrador” ,  que usa capa negra, unos bototos con los que sin querer pisotea al herido a cada rato, lleno de aros y anillos, labios y  uñas morados y que parece el retoño del Conde Dracula. Pero es solamente un buen chico cultivando una imagen inquietante, y seguramente bastante más decente que aquellos que de todo quieren hacer un buen negocio.
     
    ¿Y La Chispa de la vida?  Un slogan para la Coca Cola  inventado por el publicista de marras y que él reconoce como su único logro en el mundo, imbuido en la idea de que los logros son solo monetarios, ignorando el logro de tener como esposa a toda una mujer que lo ama tiernamente con o sin dinero, y que junto con sus hijos manda al carajo a los Medios y a sus negociados.
     
    Una excelente película que nos deja la inquietud de averiguar cuál es realmente la “chispa” de nuestra vida.
     
    Olga Larrazabal S. – Julio 2014

Deja un comentario