Otros temas

Autores

Archivo de entradas

5494 Artículos. - 87181 Comentarios.

Subir los cuadros como memorial

Jorge Gerbaldo, nuestro amigo y colaborador de Córdoba (Argentina), ha publicado en su blog personal Cuestión de cuestiones un interesante artículo sobre el silencio de los obispos respecto a las víctimas de la dictadura y la creciente tenencia de muchos a negar hechos y difuminar la memoria histórica. En esta cuestión estamos muy cerca españoles y argentinos. Deudas pendientes y tendencia a confundir reconciliación o perdón con traición a la verdad y la justicia.


En las últimas semanas, dos sucesos vinculados a la historia argentina reciente, han conmovido a distintos sectores de la Iglesia, por distintos motivos. La relación de algunos sectores del episcopado nacional con la última dictadura (1976-1983) ha sido largamente estudiada y discutida. En esa discusión aparecían posiciones encontradas entre los que sostienen, con conocimiento de causa, que un sector de la Iglesia participó activamente en el plan sistemático de desaparición forzada de personas desarrollado por aquellos años, y otro sector que responde que quienes cuestionan la actuación de la cúpula eclesial, en definitiva son los mismos que por desvaríos teológicos y pastorales llevaron a toda una generación de jóvenes a la violencia y al socialismo apátrida.

Los hechos conocidos en estos días fueron:

Ambos sucesos se encuentran emparentados entre sí, ya que ambos sucedieron en la misma jurisdicción militar, la del Gral. Menéndez, quien hacía gala de su carácter de buen cristiano y relación personal profunda con el entonces arzobispo, Cardenal Primatesta.

Las declaraciones de los entonces seminaristas de La Salette que por aquella época estudiaban en Córdoba relatan por sí solas las peripecias y humillaciones que debieron vivir, aunque tuvieron la suerte de salir de lo que fue uno de los máximos centro de exterminio de la dictadura con vida.

Lo novedoso es la carta de Angelelli, ya que expone la nombrada reunión, que había sido negada terminantemente por el General y motivado el silencio de hermanos en el episcopado que decían no conocer nada.

En una entrevista en el programa “Ida y vuelta nacional” de Radio Nacional de Córdoba, la sobrina del Obispo asesinado y promotora histórica de una causa judicial que era sistemáticamente bombardeada por el episcopado, María Elena Coseano, cuenta que después de la reunión pasa a visitarlo y le pregunta ¿Cómo te fue? a lo que Angelelli le responde: “bien, pero me parece que me tengo que cuidar”. Sin dudas sería así ya que cinco meses después sería asesinado en una ruta riojana.

Dicen quienes escucharon las declaraciones de los detenidos en la comunidad de La Salatte que la deducción de sus dichos es que sin apoyo de la jerarquía eclesial, el golpe de Estado y la permanencia de la dictadura no hubiera sido posible. No sé si eso será tan exacto, pero sin dudas los militares tuvieron en un sector de la Iglesia un aliado privilegiado. Esto sobre todo, porque compartían un mismo enemigo: aquellos cristianos que habían descubierto la profundidad del Evangelio y el sentido profundo del mensaje liberador de Cristo. Estos enemigos eran los estudiantes de clase media que vieron en la política un mensaje de amor y por ello se sumaron masivamente a la Juventud Peronista; los que a partir de la experiencia de tantos curas obreros, militaban en los gremios combativos; los que lucharon por la dignidad de un campesinado proletarizado a través de las Ligas Agrarias y tantas otras experiencias de liberación.

Pero el episcopado sigue callado. Sus líderes no han sabido enfrentar la situación con la dureza que deberían haberlo hecho. Al igual que lo sucedido con los sacerdotes pederastas, no hay definiciones contundentes y sin posibilidad de dobles interpretaciones.

En la Argentina, cada sector debió asumir sus responsabilidades por la masacre que llevaron adelante los esbirros de la dictadura. El ejército lo hizo en la persona del Gral. Balza, allá por 1995. La Iglesia realizó un lavado examen de conciencia en las celebraciones del Año Santo del 2000, aquí en Córdoba y tuvo que reiterarla en un comunicado en 2012, luego de que el dictador Jorge Videla dijera en una nota a una revista española que había consultado con la jerarquía los planes a seguir desde el gobierno para el llamado “combate a la subversión”.

El gran gesto de memorial, lo tuvo por parte del Estado, el Presidente Néstor Kirchner, cuando el 24 de marzo de 2004 ordenó descolgar de la galería de fotos del Colegio Militar de la Nación las imágenes de Videla y Bignone, dos de los dictadores que se desempeñaron como presidentes en esos años.

El episcopado Argentino se encuentra en deuda, no sólo con la sociedad en su conjunto, sino con la misma Iglesia, como pueblo de Dios que camina estos rumbos en esta época y esa mora debería ser saldada. Lo simbólico del gesto de Kirchner debería servir de iluminación. Las fotos, en cuanto puesta en presencia de personas significativas para cada uno, es memorial y actualización de lo que significa su testimonio (martyria) para quienes seguimos aquí.

Por eso sería magnífica idea que a diferencia de las fotos de los dictadores que fueron quitadas, las fotos de los ejemplos de pleno compromiso cristiano fueran elevadas. Que pudiéramos ver presidiendo la sala de reunión de nuestra conferencia episcopal las fotos de los Obispos Angelelli, Ponce de León y Devoto. Que las iglesias catedrales tengan como figura insigne en sus puertas las fotos de los mártires Palotinos, de los curas y laicos riojanos asesinados por su acción pastoral y de Carlos Mujica (tan recordado en estos días) que fue muerto por ser un cura que quiso una Iglesia pobre para los pobres.

Si de algo podemos estar orgulloso los cristianos es de la esperanza. Es ella la que nos ilumina y nos permite seguir soñando la utopía de una Iglesia que no olvide sino que haciendo pie en sus mártires, como lo hizo la Iglesia romana del siglo III, surja en testimonio y comprensión. Jorge Gerbaldo 15/3/2014


2 comentarios

  • Jorge Gerbaldo

    Oscar, te respondo.
    La propuesta es mía, no la vi en ningún lado, ni la converse con nadie.
    En realidad siempre me impresionó lo iconico de la decisión de Kirchner en el Colegio Militar. Si eso era así, seguramente también lo sería una “inversa” de los mártires.
    Pero en definitiva, Oscar, y vos vas a saber comprenderme, en dónde tengan la foto de Angelelli o de Devoto me tiene sin cuidado, si como contrapartida de eso, sean la voz profética de la denuncia de las injusticias y las violaciones sistemáticas a los derechos humanos. Nuestros obispos son muy rápidos para salir a defender el derecho a la vida del niño por nacer, pero no se preocuparon (ni se preocupan) por los niños nacidos que fueron sustraídos de sus madres y aún hoy desconocen su propia identidad.
    Pero todo esto, amigo, bien podría ser tema de otra entrada.
    Un abrazo.
    Jorge

  • oscar varela

    Hola!
     
    Lo que yo le preguntaría a Jorge es si esta “propuesta”
    * es suya?
    * la encontró en o con otros?
    * la percibió en el “ambiente” social?
    * si ya ha tenido “respuestas” a la tal Propuesta?
    * y ese otro montón de etcéteras que, si le pareciera bien, nos podría anoticiar ¿no?
     
    Gracias Jorge! – Oscar.

Responder a Jorge Gerbaldo Cancelar comentario