Otros temas

Autores

Archivo de entradas

5537 Artículos. - 88149 Comentarios.

La memoria de Suárez

Elogios y magnificación de la figura de Adolfo Suárez y de lo modélico que fue la transición que él protagonizó, tenemos de sobra en los medios de hoy. Esta visión del poeta y escritor  granadino, Luis García Montero, en Público, nos ha parecido oportuna para comentar en ATRIO la definitiva desaparición del presidente que legalizó al partido comunista antes de convocar las elecciones a unas Cortes que crearon la Constitución del 78, que legalizó el aborto en España y que fue destruido después políticamente por su mismo partido.

La pérdida de memoria es uno de los remedios mejor utilizados en la construcción de la España oficial. El alzheimer de Adolfo Suárez ha cumplido también su papel. Cuando Adolfo Suárez hijo convocó a la prensa para anunciar el fallecimiento inminente de su padre, sentí tristeza, y no por Suárez, que llevaba 11 años desaparecido, inexistente, sino por nuestro país, por el impudor del circo levantado sobre nuestra realidad.

Yo no voy a olvidar todas las manifestaciones en la que participé contra su política, contra los suyos, contra la España que representaba.

Pero Adolfo Suárez, ahora, tenía derecho a dejar de sufrir. La familia podía haberse limitado a emitir un comunicado anunciando su fallecimiento después de tantos años de enfermedad. No esperó a la muerte, convocó a la prensa para anunciar que se iba a morir y luego lloró delante de los periodistas. Las lágrimas falsas no conmueven, dan pena y vergüenza.

Siento respeto por la figura de Suárez. No me creo la mitología oficial de la Transición española, su colaboración con el Rey, sus labores en favor de la democracia. Cuando él era gobernador franquista y jefe del Movimiento, muchos miles de españoles pasaban por la cárcel como luchadores en favor de la democracia. Ejecuciones, torturas y represión fueron las realidades y las palabras que persiguieron a todos los verdaderos demócratas por encima de sus disputas y sus diferencias. Me siento heredero de todos ellos. Mi respeto va dirigido a todos ellos.

La importancia de Suárez como demócrata tiene poco que ver con su colaboración con el Rey. Más valor, sin duda, tienen sus diferencias. Al colaborar con el Rey, Suárez no fue más que uno de los franquistas que quiso perpetuarse en la España oficial. Su labor como demócrata empezó de verdad no al ser designado presidente de Gobierno por Juan Carlos I, heredero de Franco, sino al ganar unas elecciones.

Hoy quizás se nos olvida el verdadero lugar ocupado por el Rey en los años de la llamada Transición. Una prensa sumisa no tenía permiso para comentar su historia, sus historietas, sus amoríos, sus negocios. Juan Carlos ejerció durante años como heredero de un dictador. La prensa soportaba problemas incluso para publicar una foto de primer plano en la que el monarca no estuviese agraciado. Un Rey con una nariz grande podía convertirse en un conflicto de Estado.

En esa situación, Adolfo Suarez llegó a creerse la democracia. Se atrevió a recordarle al Rey que un presidente de Gobierno era alguien elegido por los ciudadanos, alguien que no dependía del poder borbónico. Eso le complicó la vida. Los lectores de Anatomía de un instante, el libro de Javier Cercas sobre el golpe del teniente coronel Tejero, han podido enterarse en muy buena prosa de los desprecios del Rey y de su actitud hostil contra Suárez. El heredero de Franco no resistía que un presidente democrático se sintiera independiente ante sus interferencias. La coyuntura que propició el golpe de Estado del 23 de febrero tiene que ver con el deseo de cambiar a Suárez por el general Armada, un militar de devociones monárquicas.

Suárez merece respeto por haber defendido la independencia de la política frente a las intervenciones de la monarquía. Y sufrió por ello. Y fue expulsado de la presidencia por ello. Por eso resulta tan patético el esfuerzo de la prensa oficial para extender la mitología de la amistad de Suárez y el Rey. Cuando ya no existía su padre, hundido en la nada del alzheimer, Adolfo Suárez hijo recibió un premio periodístico importante por una foto en la que colocó al expresidente Suárez con el monarca en actitud de complicidad. ¡Qué desprecio al valor del verdadero fotoperiodismo! Fue una manipulación escandalosa. El anuncio por anticipado del fallecimiento inminente ha supuesto otra manipulación para facilitar el circo mediático y para volver a los cánticos en favor de la Transición cuando el prestigio del Rey anda por los suelos.

Descanse en paz Adolfo Suárez, un personaje que debe pasar a la historia. Pero no por representar a sus compañeros, que se portaron con él como lobos descarnados, sino por haber asumido una dignidad muy extraña entre los suyos

18 comentarios

  • Javier Pelaez

    Decía Aznar que él era suarista de toda la vida y se discutía sobre el PP y el legado de Suàrez.Creo ,telegràficamente hablando,que hemos pasado del “puedo prometer y prometo” al “puedo cometer y cometo”.Este último es el lema del PP…

  • m. pilar

    Comprendido Pepe:
    No molestaré más, ya sé dónde está mi lugar.
    ¡Gracias!
    mª pilar

  • pepe sala

    Pues parece, Mª Pilar, que en este caso te han colado una rueda de molino descomunal sin haberte enterado.
     
    Yo no juzgo a las personas  por lo que me digan o me dejen de decir. ( sobre tí, ni te conozco personalmente ni nadie me ha contado tus andanzas) Yo leo, constato información, experimento lo que me toca en la vida y actuo en consecuencia.
     
    Lo que conozco de Suarez, siento decirte, Mª Pilar, que a mí no me gusta nada. El que a tí te guste y estés agradecida a su labor será de tu propia responsabilidad y a mí ni me importa ni entro a juzgarlo. Es tu problema, no el mio.
     
    Pero, por si te sigue faltando información, te paso otro enlace donde descubrirás la REALIDAD de tu admirado  ex-Presidente:
    http://rafaelnarbona.es/?p=7145
     
    Entenderás que si ” los amigos de mis amigos son mis amigos”… las cosas son menos asumibles en caso de cambiar la frase a negativo:
     
    “” los amigos de mis enemigos, no pueden ser mis amigos”.
     
    Y Suárez está considerado por mí y por mi familia ( alguno enterrado durante su nefasta gestión) como un enemigo . Su amigo- de Suárez- Martín Villa también está en la lista negra de mi familia, por más que cuando la casque también nos tratarán de asegurar que fue otro gran ” demócrata de toda la vida”. ( Y Fraga Iribarne y….)
     
    Al pan, pan, y al vino… ardua.

  • m. pilar

    Estimado Pepe:

    Yo tampoco tengo abuela, ni he comulgado jamás ruedas de molino.

    No tienes ni idea de por donde camino e mis asuntos religiosos como tú dices, porque no sabes por dónde van; mientas no puedas contrastarlos conmigo; lo que puedas intuir en cuanto escribo, no da ninguna base de por donde camino.

    No creas que no me encantaría dialogar contigo de cuanto quisieras para descubrirte por donde camino; ni siquiera por lo que pueda comentar aquí, donde puedes sacar consecuencias ciertas.

    Ni siquiera, por lo que otras personas puedan decirte de mí; solo yo puedo responderte, entonces podrás colegir lo que creas más conveniente.

    No solo tú has sufrido en la vida, los demás llevamos lo nuestro a la espalda; dada mi manera de ser, no puedo sentir odio hacia nadie, quizá desazón, pasar a otra acera, quizá tristeza.

    Pero para hacerme un juicio todo lo justo que se pueda conseguir (porque nunca estaremos seguros de lo que otras personas nos dicen ni en directo) siempre pueden engañar o manipular  y eso es muy difícil de contrastar.

    Como casi todo el mundo, he cometido y cometo errores, quizá, no tenga toda la información necesaria; lo que sí puedo asegurarte, que me guía el deseo de la justicia, la paz, la vida lo más serena posible entre diferentes maneras de pensar.

    No suelo condenar totalmente a nadie, aunque me repela su forma de actuar y en algunos casos desee un buen escarmiento en la propia piel de los que dañan sin piedad siempre a los más débiles, porque siempre he estado de su lado y muy cerca… en todos los sentidos.

    Me gusta escuchar, comprender, aprender, preguntar… y de ahí, sacar lo más aproximado posible al ser de quien tenga delante; una mirada, un gesto, te puede decir mucho más que mil palabras.

    No soy dura de corazón, pero sí, luchadora por causa de  la justicia y me he jugado lo que fuera por esa causa.

    Creo con sinceridad, que pocos mandatarios son justos en su totalidad, pero hay formas y formas, por eso, en este caso, seguiré sintiéndome agradecida, porque:
    ¡¡¡toda la verdad!!! de lo que sucedió y sucede entre bambalinas:
    ¡¡¡No la sabremos jamás!!!

    No quiero causarte ninguna contrariedad, ni que de este mi pensamiento, hagas un juicio (bueno eres libre de hacer lo que creas conveniente) pero sentiré mucho, que eso me cierre las puertas, a que algún día pueda sentarme contigo y decirte cuanto quieras saber de mi pensar, creer, caminar.

    Quizá, no tengas ningún interés en ello, lo comprendo y asumo, solo quiero decirte, que yo si os quiero, respeto y me alegro de poder compartir este hilo contigo.
    Un abrazo.

    mª pilar

  • pepe sala

    Te contestaré en este hilo, Mª pilar, respecto a lo que me comentas en otro ( que no puedes estar de acuerdo conmigo respecto a Suárez)
     
    Parto de la base de que eres consecuente con la inmensa mayoría de opiniones españolas al respecto; pero permíteme ayudarme de la HISTORIA ( y de la memoria) para apuntalar mis argumentos:
     

    Ni a Suárez ni al Rey les debemos la democracia


     
    Entiendo que será muy difícil introducir un cambio de mentalidad en las personas que se han tragado ruedas de molinos durante años. Pero algunos hemos vivido, sufrido y constatado la CRUDA REALIDAD y no estamos dispuestos a tragarnos ” gatos por liebres”.
     
    No tengo ningún problema por el hecho de que no coincidas conmigo en esta ocasión. Yo tampoco coincido con tu forma de interpretar los asuntos  religiosos y no pasa nada por ello. Son simples discrepancias ( necesarias) para que cada cual se haga un autoexamen, muy conveniente, tanto en asuntos religiosos como en asuntos socio-políticos.
     
    Yo sigo en mis trece en amboas materias y creo estar mucho más acertado que la inmensa mayoría de quienes compartimos en ATRIO. ( efectivamente, no tengo abuela)
     
    Bueno, pues…
     

  • m. pilar

    Una sencilla pregunta:
    ¿Existe de verdad la auténtica democracia en algún país?
    mª pilar

  • Eva

    En un anterior comentario, que por un error mío está localizado  en otro hilo de debate, comentaba positivamente desde un punto de vista humano: honradez y dialogo, la figura del Presidente Adolfo Suarez. Estoy en desacuerdo en las opiniones que ofrecen los medios informativos y la mayoría de las personalidades políticas sobre su trayectoria política, evidentemente  no era un demócrata  y en absoluto instauró un régimen democrático, España nunca ha tenido un sistema democrático, tan sólo regímenes parlamentarios dominados por las oligarquias económicas o políticas  de turno, esto es extensible a la Segunda República y a la actual Monarquía. En estos sistemas electoral el elector no eligen a nadie, sólo votan para ratificar las listas que otros hacen, los elegidos  representa a su partido, no al votante que no tiene poder ninguno, la prueba es que no los puede revocar. En democracia el poder está en el individuo que es el elemento esencial aunque puede y debe de haber una asociación mediadora pero partiendo del individuo. La democracia nace del liberalismo, que no tiene el significado que se le quiere dar para denigrarlo, y que no se ha desarrollado salvo mínimas  excepciones a lo largo de la historia. El Sistema Parlamentario se convierte es un régimen de Poder Privado, de una clase o de un grupo concreto, aún pudiendo ser considerado representativo. En muchas ocasiones sistema de Partidos no difiere del sistema de partido único, de hecho es posible la transición desde un pluralismo parlamentario a un sistema de bipartidismo o de partido único y viceversa.

  • pepe sala

    Disculpen ustedes que haga uso de mi memoria.
     
    Faltan algunos nombres ( entre ellos un hermano mío) pero yo no diría que tengo qur agradecer algo a este ” demócrata”:
     

    Las Víctimas de la Transición durante el mandato de Adolfo Suárez


     
    Pues éso…

  • Antonio Vicedo

    “¿Y ahora qué?”
    -Mas de lo mismo, avanzando en zigzag por dirección opuesta intentando creer que nos acercamos a meta, pero introduciéndonos cada vez más en la aberrante situación global  inhumana de la Humanidad.
     
    La LIBERACIÓN es cosecha exclusiva de la VERDAD y  el Sistema que estructura las relaciones humanas ha quedado y permanece secuestrado por la FALSEDAD.
     
    El Poder Globalizado en la Humanidad necesita tenerla esclavizada y aligerada de cargas no rentables.
     
    Los proyectos de los Bilderberg y sus inmediatos cómplices activos o pasivos- una ínfima minoría humana, se está gestionando casi a la perfección por la que están consiguiendo sus objetivos sin casi resistencia de parte de los miles de millones de sus víctimas.
     
    O la Humanidad cambia de rumbo , o cada vez, con menos avituallamiento de capacidad, se irá viendo más envuelta en la invencible  y mortal galerna que ya los claros y alarmantes signos señalan.

  • Román Díaz Ayala

    Los pueblos de España dicen Adión al quien fuera el primer presidente,
    de la segunda etapa democrática, tras el paréntesis de la Dictadura.
    Su gesto de gobierno hacia Catalunya, rehabilitando la Generalitat a su legítimo representante en el exilio político Josep Tarradellas demostraba a las claras que sus actos obedecían a que se doblegaba a las aspiraciones más profundas de la ciudadanía.
    El Rey supo elegir bien porque si quería reconocer la soberanía del pueblo, que debía recuperarla, desprendiéndose de todos los poderes heredados del Régimen de Franco puestos en su persona, no podía encontrar un mejor gestor. Su gesto de generosidad hacia el pueblo no podía encontrar otra persona más honesta.
    Esa clase intermedia que hoy se ha instalado entre  el pueblo/los pueblos y su soberanía, debe tomar buena nota. Todo ordenamiento jurídico hace una función instrumental entre el pueblo y sus aspiraciones. Suárez así lo entendió.
    ¿Y ahora qué?
     

  • Javier Pelaez

    Me equivoqué antes la Ley del divorcio es de julio de 1981 posterior a Suárez….

  • ana rodrigo

    Adolfo Suárez, como cualquier tramo de la historia, tuvo un contexto, y es dentro de ese contexto donde hay que valorar su labor.

    Ni se le puede pedir que terminase lo que en realidad fue el inicio de un proceso, ni se le puede pedir responsabilidades por lo que se ha hecho en este país posteriormente.

    La naturaleza le hizo el favor de librarle de ver un futuro que él seguro nunca imaginó tan decepcionante. Ese futuro, nuestro presente,  está en nuestras manos, en parte. Las marchas por la dignidad  son una forma de hacer política en medio de tanta obscenidad del poder.

    A much@s nos hubiese gustado otra realidad desde el principio, pero mirando los lobos franquistas con sus tanques y sus presiones y amenazas, hay que reconocer que quizá no pudo hacer más.

  • Javier Pelaez

    Legalizó el divorcio,no el aborto,que eso fue González…Tiene razón Isaac Rosa que la vida de Suárez simboliza muy bien los estadios del régimen del 78.No obstante,siendo màs realista,el Marrano que nos gobierna podría aprender del “consenso” y resolver por esa via algunos problemas:el aborto,lo de Cataluña,lo de la sanidad,lo de la educación,lo de la vivienda…Pero el PP es un partido de “bronca”,como dice EL PAIS,y no de “consensos”.Esa es la lógica de Aznar y del tea party,vamos del PP…

  • Jesús

    Lo recuerdo con la chaqueta blanca de Jefe Nacional del Movimiento. Con lo que significaba.
    Después, a pesar de los suyos, como conseguidor de una Ley de Amnistía que veda, aún a día de hoy, cualquier revisión de la suspensión de derechos humanos que imperó en España desde 1936.
    Lo puso al frente del Gobierno el heredero del Caudillo. Lo quitó, bajo amenazas de sus conmilitones, el mismo.
    Instauró un régimen de libertades. No trajo ninguna democracia a estas tierras. Aquí no  hay división de poderes (judicial, legislativo y ejecutivo). ¿Alguien piensa que, por unas escuchas y por mentir públicamente, se puede echar en España del Gobierno a un presidente, como se hizo con Nixon?
    Instauró un régimen de partidos que, dada su endogamia, ha terminado en unos grupos políticos deformados, corruptos, alejados de los intereses de la nación.
    El deseo de escuchar cuentos de la gente hace el resto.
    Nosotros sabemos que para que haya perdón, hay que pedirlo. Para que haya reconciliación, hay que reconocer los errores.
    Que les pregunten a los que han recurrido a la justicia argentina lo que aquí está vedado juzgar, qué piensan de la justicia en España. Ésa es la obra que hoy ensalzan los medios de incomunicación.

  • Antonio Vicedo

    Cuando las cosas seguín, sin duda a su pesar, no como  seguramente las había planeado y encauzado con la llamada Transición, tuvo Adolfo un traspié físico que le obligó a apoyarse en muletas para poder moverse,
     
    El equipo de redacción de la Revista BUHO de la Emigración Española en Suiza decidimos dedicarle la portada con una foto apoyado en sus muletas indicando que ellas representaban al Pueblo Español  quien, en su debilidad y previo abandono de los poderes en que había confiado, eran las únicas con que podía seguir caminando.
     
    Puede que esas muletas unas veces visibles y otras sin serlo, representaban también el futuro de su sueño e intento Y el no haberles dado su debido reconocimiento y valor simbólico, han llevado a la Ciudadanía Esperanzada a esta ya larga situación de desequilibrio social  al que con estos actos protocolarios y de tardío reconocimiento  se sigue ocultando otras muchas penas y lágrimas de una mayoría del pueblo español que , como él , ha compartido pérdida de capacidad y bondad de vida hasta llegar al fin de su posible vital aguante.
     
    Que este boato de los poderes, justificado solamente por lo que intento hacer por la DEMO – CRACIA, no nos hagan olvidar el que poniendo remiendos viejos y falseando la VERDAD CEL VALOR IGUAL DE TOD*S L*S CIODADAN*S, ni hay verdadera TRANSICIÓN, ni imperará la VERDAD, ni podremos recoger la cosecha de la PAZ.
     
    Desde la FIESTA del PADRE, hermano Adolfo, sigue amando a TODA LA HUMANIDAD, SIN OLVIDAR A L*S MAS PEQUEÑ*S DE NUESTRO PUEBLO.

  • m. pilar

    Adolfo Suarez:

    Hombre íntegro, valiente, honrado, trabajador incansable, fiel a los suyos y demócrata con los distintos.

    La política actual, está necesitada de hombres y mujeres de su calidad humana,  su capacidad para la escucha, la disposición en la búsqueda de lo mejor para todas las personas.

    Hoy de manera especial, se necesitan políticos con esa fuerza, honestidad, empuje, capacidad de trabajo, simpatía y dignidad.

    ¡¡¡Gracias Sr. Suarez por lo que nos dejó, empezando una libertad sin ira y en paz; gracias por mí, por mi familia y por todas las personas que quieran aprender una manera de caminar por la vida haciendo lo que hay que hacer en favor de todos y cada uno sin excepción!!!

    ¡Gracias!

    mª pilar

  • pepe blanco

    Suarez fue uno de los grandes artífices de la historia contemporánea de España. El trabajo que hizo para arrastrar la sociedad tardofranquista a la democracia, creo que fue titánico. A ese proceso, algunos, como Pepe Sala, le llaman “transfusión”, en vez de “transición”. Bueno, algo de razón tienen. Pero no le resta mérito a la labor de Adolfo Suarez. Las mentalidades y las actitudes de las sociedades, de muchos millones de personas, no se cambian radicalmente en tres años, que fue el tiempo que necesitó Suarez para reconocer las principales libertades civiles, legalizar los partidos políticos, convocar una asamblea constituyente y aprobar una constitución democrática.

  • Asun Poudereux

    Ciertamente desde el ángulo que se toma, o mejor dicho nos hacen tomar, se hace memoria para la historia concreta de Adolfo Suárez.
     
    ¿Pero realmente podemos dar por únicamente válida la visión que tenemos sobre su acción en el gobierno? Porque a decir verdad hay tantas memorias como personas le fueron contemporáneas. Pocas excepciones habrá a que su paso hizo bien más que mal para la incipiente democracia española. Otra cosa es lo que después se ha hecho con ella y en ella.
     
    Gracias a todos

Deja un comentario