Temas

Tablón de ATRIO

Anterior Siguiente
Último: 26-7-19, 22:56

Equipo Atrio (2019-07-26 22:56:17) : Un excelente programa colombiano de TV: MARIA MAGDALENA, UNA LEYENDA HECHA MUJER... por Carmiña Navia.

Floren (2019-04-24 11:45:39) : LA VERDAD DE LA PASCUA. http://cartujoconlicencia.blogspot.com/2019/04/la-verdad-de-la-pascua.html

Equipo Atrio (2019-03-08 21:55:38) : Delcy Rodriguez, vicepresidenta de Venezuela, denuncia al criminal apagón en Venezuela criminal apagón en Venezuela [vídeo de 6 min.]

Equipo Atrio (2019-02-18 09:39:18) : Amplio y clarificador programa sobre Venezuela: La hojilla/a> ¡Magnífico analista argentino Marco Teruggi! ¡Larga charla pero imperdible!

Equipo Atrio (2019-01-09 12:31:08) : Entrevista a Tamayo en la Sexta: La Iglesia española sigue siendo franquista

Floren (2018-11-19 19:50:09) : Floren de Estepa escribe en su blog: CARTA A UN JOVEN QUE NO QUIERE VOTAR

Equipo Atrio (2018-11-16 10:06:45) : La verdadera despedida de Steve Jobbs Disgurfso de graduación https://www.youtube.com/watch?time_continue=12&v=vXJYrrLGNAo

» Pon una nota




Autores

Archivo de entradas

4910 Artículos. - 78982 Comentarios.

Una fecha para Marcos / III

16. Pablo recoge una tradición

En I Corintios 15,1.3-8 se lee:

“Os recuerdo ahora, hermanos, el evangelio que os prediqué…
… Lo que os transmití fue, ante todo, lo que yo había recibido: que el Mesías murió por nuestros pecados, como lo anunciaban las Escrituras, que fue sepultado y que resucitó al tercer día, como lo anunciaban las Escrituras; que se apareció a Pedro y más tarde a los Doce. Después se apareció a más de quinientos hermanos a la vez: la mayor parte viven todavía, aunque algunos han muerto. Después se le apareció a Santiago, luego a los apóstoles todos.
Por último se me apareció también a mí, como al nacido a destiempo”.

Pablo recoge aquí una tradición anterior (“lo que yo había recibido”) a la fecha en que escribió esta carta y al momento en el que transmitió de palabra estas ideas a la comunidad de Corinto (“os prediqué”).

17. La nueva tradición: El Galileo se aparece y las mujeres desaparecen

Al hablar de ‘evangelio’, resulta evidente que no se refiere al texto de Marcos. No solo porque Pablo haga mención de apariciones, sino porque, al hacerlo, calla respecto a las únicas personas a las que Marcos hace referencia, ¡las mujeres!: María Magdalena, María la de Santiago y Salomé.

La declaración de Pablo rezuma oficialidad. Las mujeres han desaparecido, a pesar de haber sido ellas el motor de arranque de la actividad de los discípulos. Se trata de una tradición moldeada a medio camino entre el relato de Marcos y el de Mateo y Lucas. Quizá coincidente con la etapa en que comenzó a desaparecer la generación de los testigos directos de la actividad del Galileo (“La mayor parte viven todavía, aunque algunos han muerto”).

Estas palabras de I Corintios se escribieron alrededor del año 56. Pablo había viajado antes a la ciudad de Corinto, entre el 50 y el 52. Así pues, resulta lógico pensar que el evangelio de Marcos se escribió con anterioridad a estas dos fechas.

18. Marcos y seguidores anónimos, pioneros, con las mujeres, en transmitir un mensaje universal.

Marcos había acompañado a Bernabé y a Pablo en su primer viaje (45-49). Pero a la primera oportunidad que tuvo los dejó plantados sin miramientos:

Juan (Marcos) se separó de ellos y regresó a la ciudad de Jerusalén” (Hech 13,13).

En Chipre, punto de destino de aquel viaje, existían ya en esos años colectivos de adheridos al Proyecto. Algunos de sus integrantes decidieron por propia iniciativa romper la barrera del exclusivismo judío y se lanzaron a proponer el Proyecto a los griegos. Su movimiento significó un cambio decisivo en la comprensión del mensaje. La Buena Noticia rebasaba fronteras, religiones e ideologías y trazaba su horizonte siguiendo lindes universales.

“Entre tanto, los dispersos con motivo de la persecución provocada por lo de Esteban, llegaron en su recorrido hasta Fenicia, Chipre y Antioquía, sin exponer el mensaje a nadie más que a los judíos. Pero hubo algunos de ellos, naturales de Chipre y de Cirene, quienes, al llegar a Antioquía, se pusieron a hablarles también a los griegos dándoles la Buena Noticia del Señor Jesús” (Hech 11,19-20).

Se trataba de un hecho de capital importancia para la vida del Proyecto. Fue obra de personas anónimas y no de representantes oficiales del colectivo de seguidores, aún encorsetados con categorías propias del AT. El Proyecto había comenzado a dirigirse a quienes los judíos menospreciaban por ser gente ajena al pueblo elegido, ignorante de la ley divina y alejada del auténtico Dios.

Esta forma de actuar por parte de miembros desconocidos de comunidades de Chipre y Cirene coincidía al cien por cien con el pensamiento del Galileo y con el criterio y la pedagogía de Marcos.

19. El garante Marcos no acredita el mensaje de Bernabé y Pablo

Pablo, en cambio, sin haberse atrevido todavía a salir de foros judíos, se dedicó a presentar el proyecto en las sinagogas a pesar de llevar a Marcos como garante del mensaje:

“Llegados a Salamina, se pusieron a anunciar el mensaje de Dios en las sinagogas judías, aunque tenían a Juan (Marcos) como garante” (Hech 13,5).

Marcos viajaba como garante de un proyecto que grupos de seguidores de Chipre y Cirene ya conocían y habían puesto en marcha por su cuenta y riesgo. Acompañaba a Bernabé y a Pablo en calidad de garante por su reconocida capacidad de certificar la autenticidad del mensaje que proponían sus compañeros de viaje. Como resultó que Bernabé y Pablo limitaron su actividad a la sinagoga, Marcos, fiel al mensaje del Galileo, decidió no acreditar tal actuación y se marchó hacia Jerusalén dejándolos en la estacada.

Nadie como el mismo autor, Marcos, podía garantizar también la exactitud de las copias de su texto, posiblemente llevadas a aquellas poblaciones desde Jerusalén por quienes habían atravesado los límites de la nación escapando de la persecución de los judíos.

Estos hechos se presentan como claros indicios de que el evangelio de Marcos circulaba por diferentes localidades del arco mediterráneo oriental con anterioridad al año 45.

20. Lo que le pasó a Pedro

En el libro de los Hechos encontramos un importante apunte temporal e información sobre unos sucesos muy concretos:

“En aquella ocasión el rey Herodes echó mano a algunos miembros de la comunidad para ensañarse con ellos. Hizo pasar a cuchillo a Santiago, el hermano de Juan. Viendo que esto agradaba a los judíos, procedió a detener también a Pedro” (Hech 12,1).

Nos situamos a finales del reinado de Herodes Agripa I (años 41 al 44. Santiago fue decapitado en el 44). En esas fechas se produce el cambio definitivo en Pedro. Ha salido libre de las garras del rey Agripa I y de sus propias ataduras a la ideología judía:

“Ahora sé realmente que el Señor ha enviado a su ángel para librarme de las manos de Herodes y de toda la expectación del pueblo judío” (Hech 12,11).

21. Haciendo Sede donde la comunidad de María y Marcos

Por esa razón, una vez libre, decide no regresar a la comunidad oficial, la presidida por otro Santiago, un pariente del Galileo, de marcada tendencia judaizante. Acude, en cambio, a la que representa el auténtico mensaje.

La sorpresa que causa en dicha comunidad la llegada de Pedro es mayúscula (Hech 12,13-17). Sus integrantes se asombran al verlo. Ha llegado liberado a esa comunidad en vez de presentarse a la que era tenida como la suya y principal. Pedro se explayó allí, desde donde se limitó a enviar la información a Santiago. En la comunidad oficial no se personará. Su lugar es otro:

“Informad de esto a Santiago y a los hermanos.
A continuación salió y se marchó a otro lugar” (Hech 12,17).

Las señas de aquella comunidad tenían nombre de una mujer llamada María. Su referencia era Marcos. Una comunidad, una mujer y el evangelio. Pedro, con su presencia, dejó suficientes huellas señalando que el texto del primer evangelio escrito daba sustento a la comunidad con anterioridad al año 44.

30 comentarios

  • George R Porta

    Salvador: Gracias, como siempre. Un abrazo.

  • salvador santos

    A George

    En tu entrada del 28/12, planteas las siguientes cuestiones:

    “Pedro se sintió “político” hasta su excarcelación (refiero a Salvador Santos). Permítame preguntarle: ¿Era el sentir de Pedro heterodoxo o herético con respecto al de Jesús hasta ese momento? ¿Impidió eso que Jesús le escogiera como líder de su colectivo?”

    Pedro mantuvo su ambición de conquistar el poder y lograr la hegemonía política de Israel durante toda su etapa de convivencia con su amigo, el albañil de Nazaret. Pensó que él era el líder ideal para conseguirlo. Tras su ejecución, y después de ser animado por las mujeres a continuar el proyecto, sostuvo sus ideas nacionalistas hasta el momento citado en este artículo en que descubre su desatino y se siente liberado.

    El proyecto de Jesús no tenía carácter doctrinal, era práctico. Consistía en generar una alternativa al sistema global de injusticia para vencer el sometimiento y obtener la liberación. Pedro no era, pues, heterodoxo, sino contrario (adversario: Satanás) a esa propuesta.

    Desconozco en qué lugar se dice que Jesús escogiera a Pedro como líder de su proyecto.

    Un abrazo, George

  • salvador santos

    A Oscar (entrada del 28/12 a las 0:05

    De esta frase, entresacada del artículo: ¿Quién era Marcos?:

    ¿Será éste, Marcos?
    – Cabe pensar que no fue este Marcos quien escribió el evangelio más antiguo, pero en ese caso habría que buscar a otro con ese mismo nombre y con un perfil similar.

    Planteas dos cuestiones:
    ………………..

    Pregunto:
    1.- ¿En qué medida y proporción le cabría una tal “duda” a Salvador?
    2.- ¿En qué medida afectaría la investigación deUna fecha para Marcos” si “en ese caso habría que buscar a otro con ese mismo nombre y con un perfil similar.”

    1.- No tengo dudas respecto a que el autor del evangelio más antiguo coincide con el Marcos nombrado en Hechos. Ahora bien, aunque la exégesis se mueve sobre la misma base que las matemáticas: la lógica, sus conclusiones no tienen el valor de los resultados aritméticos. De ahí mi respeto por otras opiniones y el margen a nuevos datos, otros argumentos, tal vez futuros descubrimientos. Eso sí, datos, argumentos, descubrimientos, y no, afirmaciones generales sin fundamentar.

    2. De tratarse de otro Marcos, habría que descartar los datos relacionados con el sujeto mencionado en el libro de Hechos y seguirían teniendo el mismo valor los datos externos y los que aparecen en el texto de Marcos, tanto los incluidos en este artículo como los aportados por otros autores y no recogidos aquí. En cualquiera de los casos, habríamos llegado a igual conclusión.

     
    Aprovecho para mandarte un abrazo

  • Román Díaz Ayala

    Para mi el gran valor y aprecio que le atribuyo y le ofresco a quienes como Salvador Santos buscan manifestar al Jesús histórico,
    consiste en  que cn el gran y valioso aporte de las ciencias modernas, que no cito porque son varias las que confluyen, podemos liberar nuestra fe de contaminaciones histórica.
    Si Eramos de Roterdam, en su incesante búsqueda de Jesús, una vez redecubiertos en el Renacimiento los textos griegos del Nuevo Tetamento, hubiera tenido el avance de estas mismas ciencias que tenemos ahora, hubiera habido otro despertar de la Iglesia de Roma, y el protestantismo que siguió a Lutero, habría sido una corriente muy fecunda dentro del seno eclesial, quizás con otras connotaciones, pero concordante con el sentir general
    Por eso yo, ni minosvalor, ni rechazo todos los esfuerzos que se hacen en este sentido, pero un poco de sentido crítico es lo que están pidiendo
    quienes se conducen por estos nuevos caminos.
    Feliz Año Nuevo
     
    roman

  • Antonio Vicedo

    Con mente y corazón abiertos y atando corta la carga de infantilismo científico  de la exégesis recibida y más o menos valorada, agradezco en esta tarde de la vida este regalo de Salvador que, junto a las vivencias  intencionales de conocer y seguir a Jesús y las que de otras muchas gentes he percibido, me sitúo con cierto regusto y gozo entre las actitudes expresadas en sus comentarios a Salvador de Oscar, George y Mª Pilar, sin desdeñar ninguno de los demás.

    Importante, pues se trata del realismo en las motivaciones testimoniales que asisten a nuestra libre racionalidad para el acto de fe en Jesús el Galileo, Hijo del Hombre y EMANU-EL como vivo recordatorio del proyecto: “Hágamos al ser humano a nuestra imagen y semejanza”, recargado con la epifanía de PATERNIDAD DIVINA, única y exclusiva para la global HUMANIDAD.

    Siendo acto libre la fe y su concreción práctica una necesaria coherencia reclamada por su realidad y verdad, cuanto mayor claridad y seguridad en las motivaciones testimoniales de las mismas, mayor posibilidad de acomodarnos a la realidad de Jesús y menos riesgo de desfigurar esa realidad  con falsedades idolátricas o simplemente históricas.
     
    Es por ello que suenan las alertas ante cualquier complicidad de los poderes, y el científico llega también a serlo, para que no desvíe, sino que acompañe, la LUZ orientadora  y el caminar. tras las huellas dejadas al hacerlo, de Quien dijo ser también CAMINO.
     
    Creo que eso es lo que prima  aquí en Atrio, pero nunca está de más,  venga por el testimonio de Marco o sus coetáneos como del actual Hermano Francisco , ahora en Roma,el tener presente aquella corazonada que se le atribuye a Jesús: Mt. XIV, 25-26: “….porque, si has escondido estas cosas a los sabios y entendidos, se las has revelado a las gentes sencillas;…”
     
     
    Se me hace presente continuamente, al considerar el mensaje evangélico (o NT), aquella muletilla tan profunda y probada del amigo Tomás Malagón: -La única y mayor dificultad que encontramos en el Evangelio, es que está muy claro lo principal de su contenido.
    Un certero y valioso avance en el caminar humano  durante este AÑO NUEVO para tod*s.

  • Santiago

    Román,     de acuerdo contigo en que el Jesus histórico NO es incompatible con el Jesus de la FE…En primer lugar, ¿quien va a creer y, por tanto, tener confianza en un Jesus mítico? El mito no inspira a creer….Por tanto, los que intentan destruir el “mito” del cristianismo, forzosamente tienen que destruir las bases históricas de Jesus….Tienen que empezar por trivializar la Escritura de manera que las fuentes de la historia se oscurezcan cada vez mas….Por eso es el empeño de desacreditarlas….como falsas, confusas y ambiguas…de manera que pierdan relevancia y autenticidad, y se dude de su autoridad…

    De ahí el empeño en negar la veracidad de los autores de los evangelios tetraformes….Pero como tu dices, Marcos es un personaje histórico que aparece en documentos antiguos como una persona real, discipulo de los apóstoles Pedro y Pablo..Lo mismo Lucas es otro personaje “que vive” en el Nuevo Testamento y asi en un “antiquísimo prólogo” se escribe: “Lucas, de nacion sirio, antioqueno, de profesion médico, discipulo de los apóstoles, despues siguió a Pablo”…Y en el libro de los Hechos de los Apostoles, habla Lucas varias veces de si mismo usando el plural “nosotros”: “Por aquellos días bajaron a Jerusalén unos profestas de Antioquía y había gran alegría.Estando NOSOTROS reunidos, levántandose uno de ellos por nombre Agabo”….. (Act. 11,2728
    Y asi Lucas pertenecía a la primera generación de fieles de la Iglesia de Antioquía amaestrados y conquistados a la fe por Bernabé. En otras 3 ocasiones habla  de si mismo el autor de los Hechos: en el viaje de Troades a Filipos (Act. 16,10-17), en el viaje de Filipos a Jerusalen (Act. 20,5-15) y en el viaje de Cesarea a Roma (Act. 27,1-44; 28,1-16)..Y San Pablo menciona a Lucas, llamándole su colaborador y médico querido (Col. 4,14;Flm 24). Y en su última prisión, en vísperas de su martirio, recuerda el Apóstol de los gentiles, agradecido, que “solo Lucas está con el” (2 Tim 4,11)

    Y con respecto a Juan, el discipulo amado, el gran exégeta Martin Hengel destruye el mito gnóstico del cuarto evangelio  en su obra Die johanneuscge Frage (1993) y Peter Stuhlmacher afirma que los contenidos del Evangelio de Juan se remontan al discípulo a quien Jesus (de modo especial) amaba. Al presbítero hay que verlo como su transmisor y su portavoz” (II p.206)Y tambien Eugen Ruckstuhl y Peter DSchulnigg: “El autor del Evangelio de Juan es, por asi decirlo, el administrador de la herencia del discípulo predilecto” (p. 207)
    Por eso, en la actualidad, con los estudios de estos autores no hay posibilidad de negar a Juan la paternidad de su evangelio máxime cuando EL mismo afirma que fue testigo presencial, no solo de la lanzada del soldado en el costado de Jesus, sino cuando afirma: “Lo que existía desde el principio, lo que nosotros hemos oído, lo que hemos visto con nuestros propios ojos, lo que contemplamos y palparon nuestras manos: la Palabra de la Vida (pues la Vida se hizo visible); nosotros la hemos visto, os damos TESTIMONIO y os anunciamos la vida eterna que estaba con el Padre y se nos manifestó (1 Juan 1, 1s)
    Y estos TESTIGOS sellaron con su vida y con su sangre este testimonio….Por eso los evangelistas son genuinamente auténticos: porque lo dieron todo por la FE. Porque estaban diciendo la verdad   
    un saludo cordial     y feliz año 2014     abrazos    Santiago Hernández  

  • Santiago

    No necesito “desasnizarte” mucho, hermano Oscar…tus preguntas y respuestas son bien oportunas y sincréticas…pero desafortunadamente en el siglo I obviamente no había manera de grabar en un CD la catequesis oral primitiva apostólica…Sin embargo, no estamos totalmente en tinieblas…fue la predicación viva “kerygmática” y “carismática” de los testigos oculares lo que constituyeron el “magisterio vivo” de la Iglesia…que nos ha llegado hasta hoy…son esas “huellas coherentes” las que recogen los evangelistas y los apostoles de la palabra……por lo que llegaron hasta el martirio…

    Por eso, “la Sagrada Escritura es palabra de Dios en cuanto que….se consigna (ésta) por escrito; y la sagrada Tradicion transmite tambien íntegramente a los sucesores de los Apóstoles la palabra de Dios..a fin que por la iluminacion del Espíritu de la verdad, fielmente la guarden, la expongan y la difundan por su predicación: de donde resulta que la Iglesia no toma de la sola Sagrada Escritura  su certeza acerca de todas las cosas reveladas. Por lo cual, ambas han de ser recibidas y veneradas….Por eso “es evidente que la sagrada tradicion, la Sagrada Escritura y el magisterio de la Iglesia….se traban y asocian entre si, de forma que uno no subsiste sin los otros, y todos juntos, cada uno a su modo,….contribuyen eficazmente a la salud de las almas (Concilio Vaticano II, DEI VERBUM, Cap 1, 9-11)

    Entre las multiples fuentes de que hablábamos los exegetas modernos pueden dilucidar la version de Mateo aramea…en la traducción griega del mismo Mateo….Como los contactos de Lucas, personaje que como Marcos aparece en el Nuevo Testamento, en relacion con Pablo y Bernabé, que le inducen a “investigar la verdad…hablando con los mas cercanos a los que conocieron al Señor….
    Por eso las interferencias verbales que existen en el evangelio de Lucas como en el de Marcos se pueden explicar por el común influjo de Bernabé, cuyo  pariente y auxiliar fue Marcos y cuyo oyente fue, en Antioquía, San Lucas. Porque Bernabe fue quien trasladó a Antioquía la forma “helénica” de la predicacion jerosolimitana. Al reproducir Marcos la forma de “Jerusalen” trasladada a Roma, no podía menos de encontrarse muchas veces con Lucas, que entonces reproducía la misma forma trasladada a Antioquía. Y estas coincidencias verbales de la version griega de Mateo con Marcos y Lucas, son muy naturales si se admite, como es lo mas probable, que el autor de esta version es el mismo Bernabé, o Silas, que sucesivamente compañero y auxiliar de Pablo y Pedro, al traducir a Mateo empleaba espontáneamente las expresiones mismas de la catequesis evangélica de los grandes apóstoles, segun las recordaba en su memoria….
    Por eso, a pesar de la “pluralidad” de la expresión del “kerygma” de que habla George, lo que “resuena” es el eco procedente de los mismo Apóstoles que fielmente nos transmitieron lo que ellos presenciaron e interpretaron…la verdadera identidad de Jesus.
    un saludo cordial de Santiago Hernández

  • George R Porta

    ¿Es tan cuestionable la precedencia de algunos apócrifos o de la/las colecciones llamadas “Q” que Mateo y Lucas canonizaron por defecto? La necesidad pastoral jugó su rol en las repeticiones de textos marcanos y de otro origen, los cambios de contexto y adiciones, etc.
     
    Si Hechos no es un documento de propósito historiográfico y si se le tomase como la continuación del evangelio lucano, diera fe de la temprana aparición del líder “político” a la manera  predominante en la época.

    Pedro se sintió “político” hasta su excarcelación (refiero a Salvador Santos). Permítame preguntarle: ¿Era el sentir de Pedro heterodoxo o herético con respecto al de Jesús hasta ese momento? ¿Impidió eso que Jesús le escogiera como líder de su colectivo? 
     
    Juzgar la historia desde el presente es válido (Moreno Fraginals). Auschwitz es hoy mucho más horrible que en 1945 aunque ya entonces lo fuera. Hoy día se le puede añadir al horror de la “banalización del mal” (Arendt) en la forma de diseño intencional, el de la complicidad posterior traficando a sus culpables. Por eso la Shoah sigue descubriendo genocidios ocultados a lo largo de los siglos y ha plagado el horizonte ético occidental al menos, de relativismo y pragmatismo (ex. gr. la Doctrina de la Guerra Preventiva de Bush-Cheney).
     
    Los evangelios pueden ser cuestionados (usted ya lo propone en su último párrafo) con todos los medios al alcance de la mano. La imaginación teológica es uno de ellos. Es parte de la fe. Los animales no parecen tenerla. Fe es capacidad de intuir anticipando y discerniendo lo posible/probable. Por eso engendra la creencia (Credere Deum, Credere Deo, Credere in Deum) y comunica la esperanza. 
     
    Mi fe en Jesús no depende ni de la  incertidumbre causada por las insuficiencias de los textos ni de su complementariedad, sino que sale de ellos conjuntamente con el testimonio multitudinario de los buenos: Católicos, protestantes, creyentes anónimos, no cristianos y no creyentes.

    La fundación de la Iglesia fue multidireccional y pluralista, y heterodoxa por naturaleza. Jesús se escogió a tip*s que no le entendieron siquiera después de aparecérseles. Confiando más en quienes les recibirían, les envió (Marcos 3 y 6). ¿Fuera imposible imaginar que Jesús confiara en que el Evangelio  emergiera providencialmente de esta mezcla de aproximaciones más o menos imaginativas en la forma de una cascada de al menos 4 iconos interdependientes?

  • Román Díaz Ayala

    Que el Evangelista Marcos sea el mismo personaje histórico que asoma en las páginas del Nuevo Testamento no frece dudas. En los Hechos de los Apóstoles se dice de un tal Juan por sobrenombre Marcos (12,12.25;15,37), o Juan (15,39) y el Marcos de las epístolas (Col. 4,10; Flm 24; 1 Ped. 5,13) Está el testimonio de Papías (año 69-150) que señala a Marcos como autor del Evangelio que lleva su nombre y ofrece datos muy sabrosos para los estudiosos, y leugo el testimonio de la tradición. Con muchísimos menos datos que estos hemos reconstruído la historia general.
    Salvador Santos se hace preguntas para averiguar quién era el personaje, porque preguntar constantemente y como método de trabajo se hace imprescindible para construir sbre una conjetura en el análisis de los datos.
    Su gran acierto, que le alabo, ha sido que el estudio de Jesús comenzase por Marcos, pues es un sistema más comúnmente seguido en el estudio de los textos cristianos. Ahí está la Escuela Bíblica de Jerusalén con su estupenda labor investigadora.
    Estoy muy de acuerdo con quien expresa que le tiene sin cuidado (lo califica de rollo) la sucesión apostólica, porque yo considero también que no es la sucesión apostólica lo importante si lo que se está buscando sea la legitimación de hechos posteriores, en una muy discutible noción de la Tradición.
    Pero no carece tampoco de importanciadesde el punto de vista de la transmisión de la fe, entendida como una experiencia salvadora que acontece en el interior de las personas receptoras de la misma.
    Y aquí es donde divergen todos los estudios historicistas y la concepción de Iglesia en su aspecto de comunidad de creyentes, donde Jesús permanece vivo, real y operante por su Espíritu
    En esencia ese es el nudo de la cuestión: el Jesús histórico, no tiene que ser incompatible con el Jesús de la fe.
     
    roman

  • George R Porta

    Entresaco este párrafo de Santiago para nirarlo de cerca porque me parece muy importante aunque yo con todo respeto lo encuentro difícil: “Porque  para esta correcta interpretación del conjunto de la Tradicion existen diversas “fuentes”.  Si Marcos fue una fuente para Mateo y Lucas..tambien existe otra fuente para ellos..que es el Mateo en arameo..con la que se explican los textos paralelos de Mateo y Lucas independientemente de Marcos…Estas 2 fuentes Marcos y Mateo arameo son independientes unas de otras…PERO ambas se fundan en la CATEQUESIS PRIMITIVA. De aquí su convergencia de contenido, de plano general, de estilo y de lengua. Y asi la tercera parte de Mateo y la cuarta parte de Lucas contienen las mismas palabras del Señor, que faltan en Marcos.” (Sic)

    Me parece que no preste atención a la secuencia histórica de los acontecimientos. Las diversas catequesis no compiten para imponerse unas a otras, sino que son resultado de la expansion rápida del cristianismo y de las divergencias por la deficiente formaci;on o por discrepancias iniciales cuando aún los propios Doce podían haber discrepado y discrepaban entre sí.

    Santiago parece que utilica el nombre de catequesis indiferenciadamente o en sentido amplio. Este término no aparece en el Nuevo Testamento, que conoce sin embargo el verbo katechein, literalmente «resonar, hacer eco ». Este primer significado etimológico hace comprender que la catequesis es como la resonancia de una palabra ya dicha. Aquí es posible distinguir un primer momento de anuncio, expresado por verbos como krazein (gritar), kervssein (anunciar pregonar), euallgelizein (evangelizar): martirein (atestiguar), y un segundo momento de explicitación y de profundización en el que es posible captar la función propia de la catequesis.
     
    Es difícil si no imposible que la catequesis primitiva originara a los evangelios de Mateo y Lucas o Juan. Ellos mismo dependen de la predicación kerygmática, inicial, según que ésta tiene que adaptarse a las diferentes audiencias.

    Por lo tanto debió mantener su naturaleza de “primera predicación”, rompedura del terrero, por cierto tiempo antes que comenzara a estructurarse cualquier formación sistemática en la comunidad con el propósito de avanzar, elaborar, clarificar o profundizar el kerygma recién anunciado,
     
    Hay una diferencia notable de estilos y de contenidos entre el discurso de Jesús en la sinagoga de Nazaret acerca de las profecías que se cumplen en él que son noticia nunca escuchada antes, el de Pablo sobre el dios desconocido en el areópago de Atenas, o los de apóstoles enviados por Jesús de dos en dos, que son todos rompeduras del terreno virgen, comparados con cualquier otra explicación elaborada subsiguientemente sobre eso ya dicho para romper el terreno.
     
    También la estratificación de la comunidad, por ejemplo en neófitos y bautizados y cristianos capaces de instruir sin ser presbíteros o diáconos, complejidades éstas que surgieron con el tiempo y forzados por la heterogeneidad y el número creciente de los interesados en Jesús; o las discrepancias que surgían simplemente por la deficiente y diversa formación que recibían en distintos lugares los formadores.

    Estos factores fueron más o menos determinante de la aparición de narraciones escritas para mantener una cierta uniformidad o consistencia en el anuncio de la Buena Noticia de Jesús. Esto fué más necesario a distancia, en la diáspora.

    Algunas comunidades lejanas estarían fundadas y sostenidas por paganos convertidos, de formación desigual o insuficiente, que debían esperar las visitas de predicadores más experimentados como Pablo o Pedro o Bernabé o Timoteo o Tito, mejor formados para aclararse y afianzarse en sus creencias, esperanzas, práctica de vida y que estos muchas veces con sus peculiaridades interpretativas (judaizantes no judaizantes, complicaban o confundían más.

  • oscar varela

    Hola!
     
    En el Comentario de Santiago, leo:
     
    1.- Estas 2 fuentes Marcos y Mateo arameo
    2.- son independientes unas de otras…
    3.- PERO ambas se fundan en la CATEQUESIS PRIMITIVA.
    ………………….

    Ad 1.- No sé cuál es el estado de la cuestión referida al “Mateo arameo”.
    Agradecería a Santiago que me desasnara. Gracias!

    Ad 2.- ¿son “independientes” una de otra …

    Ad 3.- … teniendo, sin embargo “el mismo fundamento: la CATEQUESIS PRIMITIVA”?

    Esa CATEQUESIS PRIMITIVA ¿dónde está? ¿no será un constructo sintético y “a posteriori” de esas “dos fuentes”?
     
    Pero entonces en tal planteamiento ¿no habría un cierto círculo vicioso de “las fuentes” mordiéndose la cola por pretender ser la primera?
     
    Se trataría de una legítima y normal “LUCHA” de interpretaciones humanas en torno a la vida del Galileo, cuya constatación –hartamente narrada en los Hechos y Cartas paulinas traídas a colación en el Artículo que comentamos- daría al traste con esa “supuesta” ÚNICA CATEQUESIS.
     
    NOTA actualizadora: ¿No estamos HOY metidos hasta el  cogote en una LUCHA interpretativa de qué sean esas cosas como “Jesús”, “Iglesia”, “Dios”, “Teologías como para tirar manteca al techo” … y “la justa cantidad de sal que debe tener el pollo al horno”? Porque esa es la libertad que caracteriza a toda vida humana. Y parece que desde el principio hubo bronca y graves “olvidos” entre los apóstoles-secuaces del Galileo ¿o no?
     
     
    ¡Voy un poco mezclado todavía! – Oscar.

  • Santiago

    Gracias George y Román…y por supuesto a todos los que están interesados y han colaborado en este interesante tema, quizas clave para entender a todos los Sinópticos…

    Yo creo Román que lo que dices tiene sentido: “”tendríamos primero que establecer unos criterios de cómo fue realmente la redacción de los 3 Sinópticos y con que elementos o bases estamos justificando su valor histórico” Por otro lado es importante “la esencia histórica” y como “deben los 3 ser interpretados”…
    Porque  para esta correcta interpretación del conjunto de la Tradicion existen diversas “fuentes”..Si Marcos fue una fuente para Mateo y Lucas..tambien existe otra fuente para ellos..que es el Mateo en arameo..con la que se explican los textos paralelos de Mateo y Lucas independientemente de Marcos…Estas 2 fuentes Marcos y Mateo arameo son independientes unas de otras…PERO ambas se fundan en la CATEQUESIS PRIMITIVA. De aquí su convergencia de contenido, de plano general, de estilo y de lengua. Y asi la tercera parte de Mateo y la cuarta parte de Lucas contienen las mismas palabras del Señor, que faltan en Marcos. Esta concordancia no se puede explicar por una mutua dependencia. La única explicacion estaría en la forma en la que el Evangelio  primitivo arameo de Mateo llegó a Lucas….. Lejos de “cuantificar” los hechos, o “amplificarlos” las 2 fuentes han tratado de “explicarlos” mejor, de acuerdo con lo que el mismo Lucas dice al principio de su Evangelio….o sea, llegar a la “verdad” de los hechos, segun los testigos “oculares” (Lc, 1,1 y sig).
    Si nos remontamos a la historia auténtica, vemos que la “catequesis apostólica” se conservó en forma fija, estable, estereotipada..aunque existiesen variantes en relación al lugar y a los individuos catequizados..DE ESTA ÚNICA CATEQUESIS se derivó una triple forma: la jerosolimitana (Mateo), la antioqueña (Lucas) y la romana (Marcos). De este modo la fuente comun y la triple adaptacion explican las convergencias y divergencias de los 3 Sinópticos…
    Por eso, la exégesis moderna piensa que la base de los Sinópticos no puede estar fundada en un SOLO documento, sino en un aglomerado de documentos, entre los cuales se verificaron los contactos literarios, visibles todavía hoy en los Evangelios.

    Con respecto a Marcos, hay que demostrar realmente cuan grande y como fue “su olvido” porque Marcos se lee practicamente en Mateo y en Lucas con casi las mismas palabras o palabras semejantes…Si esto fue realmente así, el “olvido marcano” no es ex-profeso, para “exaltar” a los otros 2 Sinópticos, sino mas bien de origen  práctico…sin querer disminuir de ninguna manera la tradición “romana” de Marcos….y sin querer “deformar” la verdadera Tradición que nos viene de los Apóstoles….
    Necesitamos, pues, un conocimiento mucho mas profundo de la exegesis neotestamentaria y de la hermenéutica apostólica verdadera que esté en manos de autores que quieran juzgar la historia de la Tradicion sin ningun prejuicio, sino con la seriedad y honestidad que se merece este importante tema, que es la base de nuestra FE, con argumentos en pro y en contra….puesto que no cabe duda que este diálogo con las “ciencias modernas” como dice Román, “no perjudica la fe; sino que la fortalece”…pero con tal que se realice con la sinceridad del que desea encontrar la verdad de las “cosas verificadas entre nosotros, segun nos las transmitieron los que desde el principio fueron testigos oculares y despues ministros de la palabra” (Lc1-4)

    Me uno a George para desear a todos PAZ Y ALEGRÍA sobre todo en el 2014
    Con mi cordial saludo     Santiago Hernández

  • George R Porta

    Aunque todo solamente fuese simbólico (“Marcos”, la “casa”, “la María”) me alegraría saber que Pedro hubiera tenido que “moverse” de su “sede” (actitud) para rectificar su “rumbo”  (regresar como después de las negaciones). La humildad (Teresa: andar en la verdad) le honraría.

  • oscar varela

    Hola!

    En anterior Artículo aparecido en ATRIO “¿Quién era Marcos?”, 03-Diciembre-2013, Salvador Santos luego de recorrer variados Textos (Hechos y Cartas de Pablo) donde se hace mención de alguien con el nombre de “Marcos”, se pregunta:

    10. ¿Será éste, Marcos?
    Cabe pensar que no fue este Marcos quien escribió el evangelio más antiguo, pero en ese caso habría que buscar a otro con ese mismo nombre y con un perfil similar.
    ………………..

    Pregunto:

    1.- ¿En qué medida y proporción le cabría una tal “duda” a Salvador?

    2.- ¿En qué medida afectaría la investigación de “Una fecha para Marcos” si “en ese caso habría que buscar a otro con ese mismo nombre y con un perfil similar.”
    ………………….

     
    ¡Voy todavía! – Oscar.
    Nota: por equivocación puse este Comentario en el de “¿Quién era Marcos? Tal vez convenga borrarlo.
    Perdón y gracias!

  • George R Porta

    ¿Qué importancia tiene para mí el rollo de la “sucesión apostólica”?
     
    Si comprendo bien Marcos 3, 13-15; 6, 7-13 y el uso que hace Salvador de Hechos con respecto al “ir y venir” de Pedro, la garantía de la continuidad de la auténtica visión jesuana residiera en Marcos el personaje a cuya casa acude Pedro, que se supone fuera escogido por Jesús para confirmar en la fe a los hermanos, pero acude a Marcos a confirmar la suya propia.
     
    Si algo de esto tuviera sentido la sucesión apostólica requiriera de la confirmación recíproca de las Iglesias, el enunciado de la “Verdad” tuviera que quedar sometido al testimonio de la vida, a la “praxis”, no desligada de ésta  y esa fuera la garantía de la “sucesión apostólica”, la fidelidad en la vida y no en la palabra.
     
    Juan Pablo II en Cairo (2000) dijo: “Por lo que se refiere al ministerio del obispo de Roma, pido al Espíritu Santo que nos dé su luz, iluminando a todos los pastores y teólogos de nuestras Iglesias, para que podamos buscar juntos las formas con las que este ministerio pueda realizar un servicio de amor reconocido entre unos y otros (…) Queridos hermanos, no hay tiempo que perder” (el énfasis es nuestro).  Sus palabras centraron la mundanidad de la Iglesia no en las diferencias ideológicas sino en la animosidad hegemónica como en tiempos de los judaizantes que nunca ha desaparecido.  
     
    Es extraordinario que Pedro envíe un emisario a notificar a Santiago y a los hermanos de su cambio de perspectiva (Cf. Hechos 12, 17) y que ni espere la respuesta sino que se marche presumiblemente a dar su testimonio como corresponde.

  • Asun Poudereux

    No puedo dejar de felicitar a Salvador por su empeño claro y conciso en quitar envolturas y constructos sacros al Galileo.  La verdad es siempre más sencilla que las palabras e interpretaciones posteriores. Pero se comprende que intereses varios puedan emborronarla, aún sin quererlo, pues somos limitados,  ahora y entonces, en dar voz al simbolismo catequético judaizante de la época,  filtro e  inercia fuerte en sus seguidores.

    Existe un problema difícil de erradicar, de superar por tanto. Y es la falta de confianza en lo que supone la libertad que vive y que nos muestra  Jesús. Él mismo siendo nada más y nada menos  el reflejo, el espejo  de lo que somos todos.

     Se condena esta visión por salirse literalmente de la fe ciega, sumisa  y de interpretación doctrinal, que va tapando y seduciendo  todos los miedos colectivos del ser humano,  apelando como su fundamento al buen hacer de los primeros discípulos, y especialmente de Pablo,  en poner las bases de la Iglesia que nos ha llegado. 

    Una interpretación ajustada del  Galileo de Marcos, choca con todo lo anterior. Las interpretaciones posteriores que se han ido realizando, sobre todo en Pablo, se han ido impregnando de simbolismos acordes con la época y con la religión, al no concebirse por los seguidores una alternativa de vida al hecho religioso en sí ya conocido. Por lo que no nos reflejan  el nivel de conciencia de Jesús como espíritu libre- humano-compasivo, en el que no se ven visos de querer  fundar y crear una religión,  sino el de hacer despertar y  vivir de modo coherente, responsable y gozoso,  eso que somos en unión compartida.

    Llegados a lo nuclear, las disquisiciones legítimas sobre esto
    o aquello es anecdótico, si me permitís ser sincera con lo que siento. Y, sin duda,  en esto me aproximo a Pilar y me inquieto con Oscar en quedarme sólo con la forma. Aunque también sé que no se pueden dar saltos en el vacío, hay que ir andando  tocando  tierra. Por eso está ahí Marcos.
    Gracias a todos por ser y estar  en  Atrio.
     Y feliz encuentro en el pasar de cada día.
    Asun

  • George R Porta

    Negar toda hipótesis de “fuentes”, ¿no requiere crear otra hipótesis para ese fin? ¿Cómo negar un cierto primado a la “fuente” considerada más antigua y más cercana a los hechos mismos y a la posibilidad de desacreditarla si mentía aunque fuese por omitir la resurrección?
     
    ¿Fue el descrédito, la causa o el propósito de la postergación por siglos a pesar de haber sido recibido tan temprano? No debió ser igual de fácil hablar en la cercanía a Jerusalén de los Magos o de utilizar las Escrituras como hizo Mateo o de crear historia con el Censo como parece haberlo hecho Lucas cuando aún vivían los que conocieron y trataron a Jesús personalmente. Lo mismo si “Marcos” fue compuesto en Antioquía, su narración pudo o debió ser conocida en Jerusalén y pudo haber sido descreditada.
     
    La recepción posterior tiende a negar que fuese desmentido o desacreditado y que la causa de la aparición posterior de Mateo y de Lucas fuese poner los hechos en claro para otras audiencias o destinatarios, que fue posiblemente el propósito de Juan al complicar las cosas teológica y filosóficamente.
     
    La complejidad teológica de Mateo y Lucas con respecto a Marcos les endeuda con éste no a la inversa. Ese parece ser un consenso aceptable.

  • oscar varela

    Hola!

    Reitero mi ya comentado Re-Paso” de  UNA FECHA PARA MARCOS

    Parte (I): A la descubierta de un “Olvidado”.

    Parte (II):Más “olvidos”: Mujeres y la dinámica natural de la vida
    …………..

    y así llego a esta Parte (III): Las “pistas” de Pablo y de Pedro:

    19. El garante Marcos no acredita el mensaje de Bernabé y Pablo

    Acá Salvador concluye:
    Estos hechos se presentan como claros indicios de que el evangelio de Marcos circulaba por diferentes localidades del arco mediterráneo oriental con anterioridad al año 45.

    20. Lo que le pasó a Pedro


    Acá Salvador concluye:
    Las señas de aquella comunidad tenían nombre de una mujer llamada María. Su referencia era Marcos. Una comunidad, una mujer y el evangelio. Pedro, con su presencia, dejó suficientes huellas señalando que el texto del primer evangelio escrito daba sustento a la comunidad con anterioridad al año 44.


    Entiendo que de eso se trata: de UNA FECHA PARA MARCOS
    ……………………

    En cuanto a Asuntos de Tradición, Sucesión apostólica y otros etcéteras pienso que tienen su importancia pero poca en este Asunto, y pésima en cuanto “distractores”.
    ……………………

    Pero agrego que mi forma de pensar las cosas de la vida humana comprende que la “exégesis” que se haga –sea la que sea- no me exime de ser yo mismo el “observador” que está involucrado en “lo observado”.

    Las tales exégesis no andan sueltas en los aires o en los libros o en las mentes de “otros”, sino que van aconteciendo en “mi vida”, que es la de AHORA. Todo camino que emprendo tiene ese sub-puesto inexorable e in-evitable de tener que “contar con ese mí mismo”; a riesgo contrario de andar “echando agua  fuera de la maceta” en la convivencia humana.

     
    ¡Voy todavía! – Oscar.

  • Román Díaz Ayala

    Algunos de los supuestos a los que George da un mayor énfasis en sus comentarios a este texto de Marcos son que su redacción (final, o de conjunto) es más antigua que los otros dos sinópticos, y que su estudio y consideración se ha supeditado anteriormente a la más compleja elaboración teológica de Mateo y Lucas, y en tercer lugar, que Marcos siempre fue tradicionalmente el gran olvidado.
    Para dar más firmeza a tales aseveraciones  tendríamos primero que establecer unos criterios de cómo  fue realmente la redacción de los tres sinópticos y con qué elementos o bases estamos justificando su valor histórico. Y aquí entran las conjeturas. Para ello hay que aceptar con una mayor probabilidad las fechas del  año 42 al 44, con preferencia con las otras propuestas por los estudiosos que siguen otras tendencias, y salvar entonces todas las objeciones interpuestas a una redacción tan temprana.
    Es muy posible que Santiago, en su forma de exponer su pensamiento, haciendo uso de lugares comunes más tradicionales, nos resulte un poco espeso, tal como está ahora el estado de la cuestión.
    Pero Santiago no es tonto, y se da perfecta cuenta de que si negamos por tesis el origen apostólico directo o indirecto, como el valor testimonial de los tres evangelistas, ycómo se generaron literariamente sus textos, siguiendo una interpretación muy cercana a los hechos, no sólo nos estamos apartando de su esencia histórica, sino que tampoco coincidimos en cómo deben ser los tres correctamente interpretados. (entendidos)
    El siglo XVIII. El siglo de la Ilustración fue decisivo para que a la más amplia erudición, recogida y sistematizada, se le uniera el espíritu  investigador e inquisidor de verdades, de las ciencias modernas. Pero eso fue beneficioso para Marcos, para el resto de los escritos apostólicos y para el conjunto de la Biblia,tal que ahora nos resulte imprescindible
    No perjudica la fe; la fortalece.
     
    roman

  • George R Porta

    Estimado Santiago: Paz y Alegría en estos días y siempre.

    Pero los cuatro juntos son un desarrollo histórico y dos de entre los cuatro decidieron que uno de ellos Marcos era el más de fiar y le Deben su propia credibilidad en una medida más que considerable. Eso contrasta con el abandono por 18 siglos a que alude Salvador y no parece lógico que haya que atribuirles a los cuatro el mismo significado o valor o relevancia en cuanto a credibilidad.

     El que más y major sobrevivió el test inicial de coexistir con los testigos originales y presenciales fue Marcos, Lucas se dio gusto añadiendo cuando en realidad no existía aun una preocupación por la integridad de la tradición apostólica originaria y la dispersion era inevitable e incontenible y con ella la preocupación por la cantidad más que por la calidad de los textos  o Marcos hubiera al menos sugerido más puntos de contacto o coincidencia, sobre todo en cuanto  ala infancia de Jesús.

    Comprendo que desee mantener esa unidad pero la desafía la realidad histórica. No la niego, lo único que me parece importante es que los Sinópticos no sean iguales en el peso de la Tradición, Marcos tiene como un cierto Primado y queda por dilucidar el prolongado empeño en preferir los otros y postergar a Marcos sobre todo en las comunidades más occidentales al norte del Mediterráneo. Un abrazo.

  • Santiago

    EXTREMADAMENTE interesante todos los comentarios….No cabe duda que Marcos tiene gran importancia en la exégesis moderna….pero estoy de acuerdo con Román que la exégesis no puede centrarse en una sola persona…en una sola versión del mensaje de Cristo…y que Mateo, Lucas y Juan, junto con Pablo, forman parte de la primitiva tradición apostólica..porque esta labor de los evangelistas son de un “dato histórico incontrovertible”…
    La fe de la Iglesia, que se basa en la figura de Jesus, es apostólica…Quiere decir que los testigos “acreditados” y “auténticos” fueron los 12..a quien Jesus “llamó” especificamente, uno por uno, para la predicacion y el ministerio…Por tanto, la Iglesia RECIBIÓ LA FE por el TESTIMONIO VIVO de los Apóstoles…Por eso suscribo que la Iglesia primitiva no solo era UNA en la fe recibida, sino tambien “comunicante” del misterio salvífico de Cristo…Por eso las “comunidades” cristianas primitivas, como la Iglesia de Antioquía, la Iglesia de Efeso, la Iglesia de Esmirna, la Iglesia de Filadelfia, la Iglesia de Laodicea etc. etc. no pudieron “inventar” a su arbitrio, y añadir o suprimir, el mensaje auténtico de Jesus…ni siquiera para poder “catequizar” mejor o adaptarse a la “mentalidad” de la comunidad…Jamás la fe de la Iglesia podía haber resistido semejante montaje, chantaje o invención..porque la FE no estaba en manos de un grupo mas o menos numeroso de los miembros de la “comunidad”…no fue formulada la “regla de fe” POR un grupo de fieles numerosos…sino por los 12…Los Apóstoles fueron los testigos presenciales…Ellos hablan colegialmente…Pablo dice que lo que “yo predico es lo que predican los demas”…Pedro, Santiago y Juan. En los Evangelios “pulsa” el corazon de toda la Iglesia..Se oye el Credo de los Apostoles…que la “comunidad” profesa..que se estrecha en torno a los Doce…Este Colegio Episcopal se mantiene siempre unido y compacto..Los primeros fieles, pues, se agrupan en torno a los Doce..Pablo sube a Jerusalen para conferenciar con los Apostoles y confrontar con ellos lo que el predicaba….Todos aprueban su doctrina y le dan la mano en señal de que estaba en la “comunión” de la Iglesia..Mucho antes de que Pablo escribiera sus cartas, la Comunidad, o sea el Colegio de los Doce, fija lo esencial que es el NUCLEO del mensaje de Cristo, en formulas doctrinales, en una especie de “fe bautismal”..Se reacciona contra toda desviación de la tradicion, de la “vía de Cristo”, de la “sana doctrina” (1 Cor 4,17; 1 Tim 6,3)

    Por tanto, esta fe que viene de los apostoles no es dependiente del arbitrio de la “comunidad”…Todo lo contrario, las comunidades fueron convertidas a la fe apostolica…por medio de la fuente misma de la verdad cristiana que provenía directamente de los Doce….Esa fe fue proclamada por Pedro el dia de Pentecostes…y despues por los Doce frente a la sinagoga judía..y en el Concilio de Jerusalen…Por eso, lo fundamentel en la Iglesia primitiva está en la COMUNION  con los Apostoles….como se ve en los Hechos, en la Didaje, en los primeros Padres Apostólicos….Es por eso, que Marcos no puede abarcar toda la predicacion oral de Cristo…EL, junto con otros, RECIBIO la catequesis oral de Pedro y de Pablo….y de los otros Apostoles…No solamente fue martir de la FE Marcos, sino tambien los otros evangelistas….incluyendo  Juan…que murio confesando la FE…hacia el final del siglo I (dato histórico incontrovertible)…
    Por otro lado, si queremos poner a Marcos meramente como narrador de cosas “naturales” vemos que en su Evangelio el habla de bastantes acontencimientos extraordinarios como los milagros en vida de Jesus, que los angeles servian a Cristo en el desierto, narra con detalle la TRANSFIGURACION de Jesus, pone en boca de Jesus su segunda venida espectacular entre “las nubes del cielo” y narra el hecho de la Resureccion como cosa ya sabida y que “un joven sentado a la derecha, vestido de blanco les dijo a las mujeres: ” PERO ID, decid a sus discipulos, y a Pedro, que EL va antes que vosotros a Galilea; alli le vereis, conforme os lo dijo”….La FE de la Iglesia no estaba perpleja…a pesar de la sorpresa de la Resurreccion….Jesucristo había ya predicho que el iba a resucitar…Lo demas forma parte del verdedero KERYGMA primitiva de la Iglesia de Jesucristo…
    Un saludo cordial   de Santiago Hernández   y FELIZ AÑO 2014 

  • George R Porta

    María Pilar: Gracias por su delicadeza, pero me cuesta no sentirme aludido—quizás por la inmediatez de los comentarios en el hilo.
     
    Comparto parcialmente su afirmación: “Solo una mirada profunda, amorosa, fiel a cómo Él lo vivió, nos dará una fidedigna experiencia del mismo.” (Sic).  De acuerdo. Solo la contemplación y la praxis inseparablemente, pueden causar la transformación del Mundo. “Sentir con Jesús” conduce a mirar y a pensar con/desde el ángulo de Jesús.
     
    Le ruego su acompañamiento para explorar la otra: “Me reafirmo en que el mucho discutir, estudiar, comparar…etc. No hará que comprendamos mejor el Mensaje de Jesús; hay que leerlo con ojos ¡nuevos! Y sobre todo… ¡¡¡Escucharlo-Experimentarlo!!! No es el intelecto o seguimiento ciego de unas directrices las que nos llevarán a un conocimiento interno del mismo, ni nos empujará a vivirlo profundamente y hasta sus últimas consecuencias… ¡La sola letra (por encima de todas las cosa) mata…la esencia de la vida que se nos ha entregado!” (Sic)
     
    Lo que me confunde es que parezca que en su comprensión del “cómo” seguir a Jesús (conocimiento interno que dijera Ignacio) usted no vea que haya lugar a “discutir, estudiar, comparar…etc.” Los textos evangélicos originan la Tradición (paradójicamente al recontarla en su fundación) pero ésta llevada sola del sentimiento interior se ha perdido muchas veces y la incuria involuntaria o voluntaria ha maltratado los textos durante siglos. No creo decirla cosas que usted no sepa.
     
    Usted precisamente denuncia al seguimiento ciego. La autoridad ha perdido su credibilidad. Es un hecho. ¿No cree usted que la propia piedad sea insuficiente como criterio único para discernir la propia fidelidad  al mensaje de la vida de Jesús? ¿Cree usted que la “crítica” (estudio, análisis, comparación) de los textos no sea imprescindible, aunque solamente fuera para autenticar la fidelidad al mensaje de Jesús en la vivencia práctica o espiritual de cada uno?
     
    Ruego su opinión, desde luego con todo respeto de que usted rehúse ofrecerla. Le aseguro mi mayor estima de cualquier manera.

  • m. pilar

    !Por favor George! No se sienta aludido por otros comentarios, especialmente por mi causa.
     
    No es mi intención, solo comparto mi experiencia personal dada mi edad… mi personilla ahora, solo me llama !!!escuchar lo que el Mensaje me dice en mi interior y en mi vida cotidiana.
     
    Cada cual lo vive como se siente atraído-llamado, para mí, la época del estudio ya pasó… Él, se metió de lleno en mi vivir, ahora lo acojo con  sencillo corazón y me abandono a su abrazo.
     
    La lectura se ha convertido en !!!Escucha!!! Eso es vida para mí, otras personas lo vivirán por otros derroteros, lo contemplamos también en los relatos evangélicos.
     
    Solo intentaba animar, al gozo que proporciona el Mensaje… Nada más.
     
    No se sienta aludido por distintas maneras de buscarlo o vivirlo y experimentarlo.
     
    Dios todo lo envuelve, como se manifieste en cada ser… solo Él lo sabe.
     
    Un abrazo entrañable.
    m. pilar

  • George R Porta

    Deseo aprender la historia de los evangelios. No busco coincidir con tod*s pero no veo la causa para renunciar a opinar desde mi ignorancia pero de buena fe. Quizás yerre al servirme de Atrio para compartir mis inquietudes y preguntas y al expresarlos abuse del espacio sin la intención de hacerlo.
     
    ¿Podemos conversar discrepando sin romper la comunicación? Lamento que algún*s prefieran cerrar la puerta. Quizás mis modos no sean adecuados para poder participar en Atrio. Quizás falle aceptando la cerrazón de otr@s como un ejercicio legítimo de su libertad. El problema me viene de la incompatibilidad de esa cerrazón con la praxis de Jesús, generalmente abierto a la conversación civil e incluso la controversia, versus la imposición del silencio o la condena por divergencia o  discrepancia. ¿Era la rigidez algo típico de Jesús? Atrio me ha parecido un espacio al estilo de él.
     
    Realmente me apena fallar reduciendo mi verbosidad. Si no lo logro pronto dejaré de comentar porque no quiero molestar. Tampoco busco la controversia por ella misma, ni dividir por crear bloque. Deseo conocer el desarrollo histórico de la trasmisión del mensaje de Jesús. El trabajo crítico de Salvador Santos me parece que no se ofende en su valor extraordinario por mi preocupación histórica. (¡Al fin logré un comentario de 215 palabras!)

  • m. pilar

    Revisando de nuevo el libro de Salvador:
    “Un paso un mundo”
     
    Me reafirmo en que el mucho discutir, estudiar, comparar…etc.
     
    No hará que comprendamos mejor el Mensaje de Jesús; hay que leerlo con ojos !nuevos! Y sobre todo… !!!Escucharlo-Experimentarlo!!!
     
    No es el intelecto o seguimiento ciego de unas directrices las que nos llevarán a un conocimiento interno del mismo, ni nos empujara a vivirlo profundamente y hasta sus últimas consecuencias.
     
    Solo una mirada profunda, amorosa, fiel a como Él lo vivió, nos dará una fidedigna experiencia del mismo.
     
    La sola letra (por encima de todas las cosa) !Mata…la esencia de la vida que se nos ha entregado!
     
    m. pilar
     

  • George R Porta

    Gracias por esta fabulosa tercera parte.
     
    Si interpreto bien a Marcos 3, 13.15,  Jesús se escogió a un grupo para su Proyecto (los 12) y tras de un período digamos de trato cercano o de entrenamiento (aunque este término es moderno y por tanto anacrónico) envió a estos doce a predicar en parejas (Marcos 6,7-9). Es necesario imaginar que esa experiencia, en vida de Jesús, constituyese la fundación de su “Proyecto”.
     
    Así pues, también puede decirse que la invitación a formar aquel “colectivo” y el subsiguiente “envío” funda la actual “sucesión apostólica” porque quizás a partir de ahí muchos seguidores anónimos vinieron a Jesús atraídos por los doce en su primera misión aunque ninguno de los cuatro evangelios mencione ningún resultado concreto, en término de números, de aquella primera aventura misionaria. Una excepción es Marcos 6, 14ss en la que se menciona a continuación del envío y del éxito de las curaciones y los exorcismos, que la fama de Jesús se extendió al punto de despertar sentimientos preocupantes en Herodes.
     
    Pudo ocurrir que de las fundaciones de aquellos doce con  el tiempo se originarán las diversas versiones del mensaje de Jesús—los cuatro evangelios canónicos y otros a través del proceso oral, etc. (Ya hasta me parezco a Gúmer).
     
    Esta Iglesia “Una, Santa, Católica, Apostólica”—como soy un tipo sin importancia me puedo dar el lujo de añadir una quinta “nota”: ”Una, Santa, Católica, Apostólica y Comunicante”, de manera que un pecado de aquella Iglesia que aún perdura es el de haber roto su “pluralidad” en la unidad, comprimiéndola bajo una corona imperial por las razones más romanas y menos apostólicas, y, consecuentemente, haber violentado la comunicabilidad pluralista al interior de la Católica Iglesia (la que mantuvieron adecuadamente, por ejemplo, las Cartas de Comunión que menciona Eusebio aún en el siglo II).  
     
    Así la “sucesión apostólica” se aclara según que los pocos documentos de su fundación puedan ser históricamente situados con la mayor certidumbre y la mayor proximidad en el tiempo a aquel momento fundacional del mismo Jesús. De esos documentos, el evangelio “Marcos” fuera el más antiguo, siguiéndole las Cartas Paulinas llamadas Auténticas y entre estas las escritas a los Corintios alrededor del A.D. 52. Además el individuo “Marcos” que acompañó a Pablo y a Bernabé fuera, de los testigos más próximos a Jesús aunque no le conociera personalmente, el más documentado fehacientemente.
     
    La llamada Primera Carta a los Corintios, a la cual dedicas atención específica, puede muy bien ser una composición de al menos dos textos diferentes, de uno de los cuales no quedan más trazas que las que aparecen en la carta que se conocemos como “Primera”.
     
    Aunque la diferencia de tiempo entre las correspondientes fechas de composición fuese de un año el evangelio de Marcos pudo haber sido utilizado por Pablo en la redacción de aquella realmente “primera” ahora perdida, citándolo o nombrándolo mejor y más abundantemente que en cualquiera de las siguientes. Esa hipótesis no se puede afirmar o negar por razones obvias, el documento no se conservó pero tampoco es ilusa o imposible.
     
    Si Marcos el personaje se separó de Pablo después de que fuese escrita aquella primera carta ahora perdida, pudiera estimarse lo siguiente en referencia a la ausencia de referencias explícitas al evangelio “Marcos”—y por lo tanto a las apariciones y a las mujeres en las cartas que quedaron:
     
    ·       Una causa o razón de dicha omisión fuera que lógicamente ya hubiera hecho mención de todo ello en la primera carta extraviada, escrita mientras Marcos aún le acompañaba, cuando posiblemente el evangelio conocido como “Marcos” ya debió haber estado en proceso de redacción si no estaba ya redactado y circulando.
     
    ·       Después de haber podido “sentar cátedra” contando con la compañía y presencia de Marcos durante aquellos primeros contactos, se comprende que no pudiendo contar más la misma, Pablo tratase de establecer su propia autoridad sin hacer referencia explícita a Marcos y sus escritos-testimonios. En efecto No sabemos si inicialmente Marcos (la persona) validaba con su presencia la autenticidad de Pablo y por lo tanto en esos tiempos la comunión entre Pablo y Marcos fuera plena: Aunque hubiera cuestiones en disputa no había ruptura.
     
    ·       En la carta ahora conocida como “Primera a los Corintios” las circunstancias eran diferente porque ya Marcos no solo no acompañaba personalmente a Pablo en su viaje, sino que además parece haberse separado de o roto con su tendencia estrictamente judaizante. (Dicha tendencia híper-oficialista de Pablo fuera consistente con la actitud conservadora o híper-ortodoxa de los nuevos conversos).
     
    ¿Es posible asumir hipotéticamente que Pablo conociera del texto Marcos, por lo menos  cuando éste estaba en proceso de redacción?
     
    También, si el Marcos que compuso dicho Evangelio fue la misma persona que inicialmente y temporalmente acompañó a Pablo y a Bernabé ¿no es posible imaginar que no hubiera razón suficiente para que dicho Marcos ocultara a Pablo y a Bernabé su intención de escribir o los borradores que preparaba? Sobre todo sabiendo que, con el tiempo Pablo mismo se separaría de la tendencia estrictamente judaizante, como lo había hecho Marcos cuando se separó de él e incluso lo haría Pedro separadamente. A pesar de las discrepancias debieron haber apuntes de coincidencia en contra de lo judaizante desde antes de la separación del individuo Marcos.
     
    De lo contrario el evangelio “Marcos” ¿no tuviera que ser posterior a todas las Cartas conocidas de Pablo a los Corintios? ¿No dificultara eso aún más explicar el corte abrupto que trataron de suavizar los epílogos añadidos al evangelio “Marcos”?
     
    Atribuyes gran importancia al marco histórico que ofrece el libro “Hechos” pero la datación conservadora del mismo es de por lo menos 20 o 25 años posteriores a la datación de las primeras cartas paulinas consideradas auténticas Ca. 50-52 Tesalonicenses, Romanos, etc.).
     
    Esto me causa curiosidad porque dada la carencia de documentación sobre la legítima pero extraviada “Primera” Carta de Pablo a los Corintios, “Hechos” en efecto tiene por defecto más peso probatorio que el que hubiera podido merecer si la primera carta a los Corintios (ahora perdida) existiera, como evidencia documental del valor fundacional del Evangelio “Marcos”. Desde luego comprendo que este sea un callejón sin salida mientras no aparezca más información válida con respecto a la “Primera” Carta a los Corintios, si en efecto ésta existió como parecen sugerir los estudios textuales.

  • oscar varela

    Hola!
     
    En estas investigaciones de Salvador, yo voy atento a su “didáctica” y perspectiva.
     
    Haciendo un repaso me voy, al mismo tiempo, preparando para la Entrega que tal vez sea de Fin de Año.
    …………….
     
    El “Re-Paso”de  UNA FECHA PARA MARCOS me va dando lo siguiente:
     
     
    Parte (I): A la descubierta de un “Olvidado”.
     
    *La Data avizorada nos muestra el “evangelio” de un “tapado”
     
    *dieciocho siglos (mil ochocientos años) “olvidado”.
     
     
    Parte (II):Más “olvidos”: Mujeres y la dinámica natural de la vida
     
    * El gran olvido: Tres MUJERES entendidas-expertas de la vida; fieles a pesar del Miedo.
     
    * Los tres “evangelios” siguientes copian recargando la experiencia irrefutable de naturalidad vital que se respira en Marcos.
     
     
    Parte (III): Las “pistas” de Pablo y de Pedro
     
    * A Pablo y a Bernabé: porque todavía no habían comprendido la universal validez de la vida natural del Galileo, Marcos no acepta ser “garante” de un tal reduccionismo.
     
    * Pedro se liberta de la estrechez de mira racial. Se reinserta en Asambleas abiertas en lo de la madre de Marcos, depositaria del “evangelio” de su hijo (año 44).
    ……………………
     
    Por este camino ¡Sigo yendo! – Oscar.

  • Román Díaz Ayala

    Me gustaría poder ahondar en la versión que da Salvador Santos sobre el tema, pero por desgracia me plantea más dudas que descubrimientos.
    Puede ser que la naturaleza del artículado, demasiado resumido y escueto, aunque haya sido generoso para hacer  varias entregas, lleve al autor a prescindir de datos que seguramente tuvo en cuenta, pero que debió prescindir de ellos.
    Cito algunos a modo de ejemplo.
    Se prescinde ( quizás por razón de método) de la composición social de judaísmo de la primera mitad del siglo I, que podría explicar muchas cosas que aquí se dan por seguras.
    No se tiene en cuenta la situación de crisis política agravada en Palestina a mitad de ese siglo y que  llevó al pais a las guerras judías con su destrucción.
    Tenemos que aceptar a priori hasta tres tradiciones distintas y además sucesivas en el tiempo en un plazo breve de aproximadamente veinte años escasos.
    Estamo haciendo en nuestro estudio un uso de los evangelios confrontándolos entre sí como las obras completas y acabadas de un único autor/comunidad con criterios de composición que son más propios de una mentalidad moderna. No dejamos espacio para la tradición oral, ni la labor de “los evangelistas”, propios de cada comunidad, dato histórico incontrovertible.
    Hemos estado elaborando la historia sobre una base intelectual (criterio teológico de mensaje original devaluado por la trasmisión) al margen de otras posible contextualización de los textos.
    Se me ocurren más, pero ya tendríamos  que explicarnos y no deseo que se menosvaloren los indudables méritos de este estudio.
    roman

  • mª pilar

    Algun día… esta iglesia de nuestros dolores… quizá:
     
    ¡¡¡Pueda ver la verdadera luz!!!
     
    Sin apaños ni componendas.
     
    ¡Gracias Salvador!
    mª pilar

  • oscar varela

    Hola!
     
    Leo:
     
    17. La nueva tradición: El Galileo se aparece y las mujeres desaparecen


    Con el índice levantado, mi mamá me estaría recriminando por la fechoría:
    – “¡¿Qué bonito, eh?!
    ¡¿Así que esa es la “nueva Tradición”?!
     
    ¿Qué replicar, no es cierto?
     
    ¡Vamos todavía! – Oscar.

Deja un comentario