Temas

Tablón de ATRIO

Anterior Siguiente
Último: 24-4-19, 11:45

Floren (2019-04-24 11:45:39) : LA VERDAD DE LA PASCUA. http://cartujoconlicencia.blogspot.com/2019/04/la-verdad-de-la-pascua.html

Equipo Atrio (2019-03-08 21:55:38) : Delcy Rodriguez, vicepresidenta de Venezuela, denuncia al criminal apagón en Venezuela criminal apagón en Venezuela [vídeo de 6 min.]

Equipo Atrio (2019-02-18 09:39:18) : Amplio y clarificador programa sobre Venezuela: La hojilla/a> ¡Magnífico analista argentino Marco Teruggi! ¡Larga charla pero imperdible!

Equipo Atrio (2019-01-09 12:31:08) : Entrevista a Tamayo en la Sexta: La Iglesia española sigue siendo franquista

Floren (2018-11-19 19:50:09) : Floren de Estepa escribe en su blog: CARTA A UN JOVEN QUE NO QUIERE VOTAR

Equipo Atrio (2018-11-16 10:06:45) : La verdadera despedida de Steve Jobbs Disgurfso de graduación https://www.youtube.com/watch?time_continue=12&v=vXJYrrLGNAo

» Pon una nota




Autores

Archivo de entradas

4876 Artículos. - 78332 Comentarios.

Evangelii gaudium: el programa de Francisco

Ha sido publicado hoy. Pocos lo habrán leído. Tampoco nosotros. Pero vaya por delante esta invitación a leerlo y comentarlo.

En ATRIO se puede hacer al documento extenso (no hemos hecho un resumen, pero hay un detallado índice al principio) de dos maneras:

  • En texto seguido, que se puede imprimir. Son 224 páginas. PDF ORIGINAL.
  • En una página de ATRIO, que se puede leer por apartados, pinchando en el índice que aparece al principio. Para volver al sumario inicial a página de ATRIO, utilizar la flecha de “atrás”También se pueden consultar las notas. . O pinchar después en en el número de la nota se vuelve al texto wue se estaba leyendo. Por un tiempo este documento aparecerá en el menú horizontal superior de cada página: PÁGINA DE ATRIO.
  • AVISO DEL 1 DE DICIEMBRE: Esta estructura de publicación dinámica de un texto en la web, que gavorece mucho la lectura, ha desaparecido de la página oficial vaticana, de donde la copiamos. Solo aparece el texto un PDF de 224 páginas, muy difícil de consultar. Recomendamos pues este enlace:
  • Texto completo  de EVANGELII GAUDIUM, con esquema y fácil consulta.

    UNOS CUENTOS PÁRRAFOS DE LA EXHORTACIÓN PASTORAL SELECCIONADOS CASI AL AZAR.

    Fijarse en el contenido y en la forma de expresarse en un documento solemne y oficial, que conserva sin embargo algo del nuevo estilo de Francisco. Hay expresas refrencias a primar la ortopraxis sobre la ortodoxia y referencias muy explícitas a las estructuras de muerte que nacen del capitalismo. Llegado un momento, él mismo es consciente de que son expresiones desacostumbradas que va a extrañar y doler a más de uno. Pero hay que predicar el evangelio de Jesús y no disminuir la fuerza de sus palabras. Me está gustando, aunque no lo he acabado. AD.

    Amamos este magnífico planeta donde Dios nos ha puesto, y amamos a la humanidad que lo habita, con todos sus dramas y cansancios, con sus anhelos y esperanzas, con sus valores y fragilidades. La tierra es nuestra casa común y todos somos hermanos. Si bien «el orden justo de la sociedad y del Estado es una tarea principal de la política», la Iglesia «no puede ni debe quedarse al margen en la lucha por la justicia».[150] Todos los cristianos, también los Pastores, están llamados a preocuparse por la construcción de un mundo mejor.

    Además, ni el Papa ni la Iglesia tienen el monopolio en la interpretación de la realidad social o en la propuesta de soluciones para los problemas contemporáneos. Puedo repetir aquí lo que lúcidamente indicaba Pablo VI: «Frente a situaciones tan diversas, nos es difícil pronunciar una palabra única, como también proponer una solución con valor universal. No es éste nuestro propósito ni tampoco nuestra misión. Incumbe a las comunidades cristianas analizar con objetividad la situación propia de su país».[152]

    La palabra «solidaridad» está un poco desgastada y a veces se la interpreta mal, pero es mucho más que algunos actos esporádicos de generosidad. Supone crear una nueva mentalidad que piense en términos de comunidad, de prioridad de la vida de todos sobre la apropiación de los bienes por parte de algunos.

    189. La solidaridad es una reacción espontánea de quien reconoce la función social de la propiedad y el destino universal de los bienes como realidades anteriores a la propiedad privada. La posesión privada de los bienes se justifica para cuidarlos y acrecentarlos de manera que sirvan mejor al bien común, por lo cual la solidaridad debe vivirse como la decisión de devolverle al pobre lo que le corresponde. Estas convicciones y hábitos de solidaridad, cuando se hacen carne, abren camino a otras transformaciones estructurales y las vuelven posibles. Un cambio en las estructuras sin generar nuevas convicciones y actitudes dará lugar a que esas mismas estructuras tarde o temprano se vuelvan corruptas, pesadas e ineficaces.

    190. A veces se trata de escuchar el clamor de pueblos enteros, de los pueblos más pobres de la tierra, porque «la paz se funda no sólo en el respeto de los derechos del hombre, sino también en el de los derechos de los pueblos».[154] Lamentablemente, aun los derechos humanos pueden ser utilizados como justificación de una defensa exacerbada de los derechos individuales o de los derechos de los pueblos más ricos. Respetando la independencia y la cultura de cada nación, hay que recordar siempre que el planeta es de toda la humanidad y para toda la humanidad, y que el solo hecho de haber nacido en un lugar con menores recursos o menor desarrollo no justifica que algunas personas vivan con menor dignidad. Hay que repetir que «los más favorecidos deben renunciar a algunos de sus derechos para poner con mayor liberalidad sus bienes al servicio de los demás».[155] Para hablar adecuadamente de nuestros derechos necesitamos ampliar más la mirada y abrir los oídos al clamor de otros pueblos o de otras regiones del propio país. Necesitamos crecer en una solidaridad que «debe permitir a todos los pueblos llegar a ser por sí mismos artífices de su destino»,[156] así como «cada hombre está llamado a desarrollarse».[157]

    194. Es un mensaje tan claro, tan directo, tan simple y elocuente, que ninguna hermenéutica eclesial tiene derecho a relativizarlo. La reflexión de la Iglesia sobre estos textos no debería oscurecer o debilitar su sentido exhortativo, sino más bien ayudar a asumirlos con valentía y fervor. ¿Para qué complicar lo que es tan simple? Los aparatos conceptuales están para favorecer el contacto con la realidad que pretenden explicar, y no para alejarnos de ella. Esto vale sobre todo para las exhortaciones bíblicas que invitan con tanta contundencia al amor fraterno, al servicio humilde y generoso, a la justicia, a la misericordia con el pobre. Jesús nos enseñó este camino de reconocimiento del otro con sus palabras y con sus gestos. ¿Para qué oscurecer lo que es tan claro? No nos preocupemos sólo por no caer en errores doctrinales, sino también por ser fieles a este camino luminoso de vida y de sabiduría. Porque «a los defensores de «la ortodoxia» se dirige a veces el reproche de pasividad, de indulgencia o de complicidad culpables respecto a situaciones de injusticia intolerables y a los regímenes políticos que las mantienen».[161]

    Por eso quiero una Iglesia pobre para los pobres. Ellos tienen mucho que enseñarnos. Además de participar del sensus fidei, en sus propios dolores conocen al Cristo sufriente. Es necesario que todos nos dejemos evangelizar por ellos. La nueva evangelización es una invitación a reconocer la fuerza salvífica de sus vidas y a ponerlos en el centro del camino de la Iglesia. Estamos llamados a descubrir a Cristo en ellos, a prestarles nuestra voz en sus causas, pero también a ser sus amigos, a escucharlos, a interpretarlos y a recoger la misteriosa sabiduría que Dios quiere comunicarnos a través de ellos.

    Temo que también estas palabras sólo sean objeto de algunos comentarios sin una verdadera incidencia práctica. No obstante, confío en la apertura y las buenas disposiciones de los cristianos, y os pido que busquéis comunitariamente nuevos caminos para acoger esta renovada propuesta.

    Los planes asistenciales, que atienden ciertas urgencias, sólo deberían pensarse como respuestas pasajeras. Mientras no se resuelvan radicalmente los problemas de los pobres, renunciando a la autonomía absoluta de los mercados y de la especulación financiera y atacando las causas estructurales de la inequidad,[173] no se resolverán los problemas del mundo y en definitiva ningún problema. La inequidad es raíz de los males sociales.

    203. La dignidad de cada persona humana y el bien común son cuestiones que deberían estructurar toda política económica, pero a veces parecen sólo apéndices agregados desde fuera para completar un discurso político sin perspectivas ni programas de verdadero desarrollo integral. ¡Cuántas palabras se han vuelto molestas para este sistema! Molesta que se hable de ética, molesta que se hable de solidaridad mundial, molesta que se hable de distribución de los bienes, molesta que se hable de preservar las fuentes de trabajo, molesta que se hable de la dignidad de los débiles, molesta que se hable de un Dios que exige un compromiso por la justicia. Otras veces sucede que estas palabras se vuelven objeto de un manoseo oportunista que las deshonra. La cómoda indiferencia ante estas cuestiones vacía nuestra vida y nuestras palabras de todo significado. La vocación de un empresario es una noble tarea, siempre que se deje interpelar por un sentido más amplio de la vida; esto le permite servir verdaderamente al bien común, con su esfuerzo por multiplicar y volver más accesibles para todos los bienes de este mundo.

    204. Ya no podemos confiar en las fuerzas ciegas y en la mano invisible del mercado. El crecimiento en equidad exige algo más que el crecimiento económico, aunque lo supone, requiere decisiones, programas, mecanismos y procesos específicamente orientados a una mejor distribución del ingreso, a una creación de fuentes de trabajo, a una promoción integral de los pobres que supere el mero asistencialismo. Estoy lejos de proponer un populismo irresponsable, pero la economía ya no puede recurrir a remedios que son un nuevo veneno, como cuando se pretende aumentar la rentabilidad reduciendo el mercado laboral y creando así nuevos excluidos.

    205. ¡Pido a Dios que crezca el número de políticos capaces de entrar en un auténtico diálogo que se oriente eficazmente a sanar las raíces profundas y no la apariencia de los males de nuestro mundo! La política, tan denigrada, es una altísima vocación, es una de las formas más preciosas de la caridad, porque busca el bien común.[174] Tenemos que convencernos de que la caridad «no es sólo el principio de las micro-relaciones, como en las amistades, la familia, el pequeño grupo, sino también de las macro-relaciones, como las relaciones sociales, económicas y políticas».[175] ¡Ruego al Señor que nos regale más políticos a quienes les duela de verdad la sociedad, el pueblo, la vida de los pobres! Es imperioso que los gobernantes y los poderes financieros levanten la mirada y amplíen sus perspectivas, que procuren que haya trabajo digno, educación y cuidado de la salud para todos los ciudadanos. ¿Y por qué no acudir a Dios para que inspire sus planes? Estoy convencido de que a partir de una apertura a la trascendencia podría formarse una nueva mentalidad política y económica que ayudaría a superar la dicotomía absoluta entre la economía y el bien común social.

    206. La economía, como la misma palabra indica, debería ser el arte de alcanzar una adecuada administración de la casa común, que es el mundo entero. Todo acto económico de envergadura realizado en una parte del planeta repercute en el todo; por ello ningún gobierno puede actuar al margen de una responsabilidad común. De hecho, cada vez se vuelve más difícil encontrar soluciones locales para las enormes contradicciones globales, por lo cual la política local se satura de problemas a resolver. Si realmente queremos alcanzar una sana economía mundial, hace falta en estos momentos de la historia un modo más eficiente de interacción que, dejando a salvo la soberanía de las naciones, asegure el bienestar económico de todos los países y no sólo de unos pocos.

    207. Cualquier comunidad de la Iglesia, en la medida en que pretenda subsistir tranquila sin ocuparse creativamente y cooperar con eficiencia para que los pobres vivan con dignidad y para incluir a todos, también correrá el riesgo de la disolución, aunque hable de temas sociales o critique a los gobiernos. Fácilmente terminará sumida en la mundanidad espiritual, disimulada con prácticas religiosas, con reuniones infecundas o con discursos vacíos.

    208. Si alguien se siente ofendido por mis palabras, le digo que las expreso con afecto y con la mejor de las intenciones, lejos de cualquier interés personal o ideología política. Mi palabra no es la de un enemigo ni la de un opositor. Sólo me interesa procurar que aquellos que están esclavizados por una mentalidad individualista, indiferente y egoísta, puedan liberarse de esas cadenas indignas y alcancen un estilo de vida y de pensamiento más humano, más noble, más fecundo, que dignifique su paso por esta tierra.

    ——–

    224. A veces me pregunto quiénes son los que en el mundo actual se preocupan realmente por generar procesos que construyan pueblo, más que por obtener resultados inmediatos que producen un rédito político fácil, rápido y efímero, pero que no construyen la plenitud humana. La historia los juzgará quizás con aquel criterio que enunciaba Romano Guardini: «El único patrón para valorar con acierto una época es preguntar hasta qué punto se desarrolla en ella y alcanza una auténtica razón de ser la plenitud de la existencia humana, de acuerdo con el carácter peculiar y las posibilidades de dicha época».[182]

    45 comentarios

    • pepe blanco

      No a la inequidad que genera violencia [59-60]
       
      El análisis de la situación que hace en estos dos puntos es un poco tópico y simple. Discutible, pues no parece que siempre la inequidad haya degenerado en violencia. Si la inequidad siempre degenera en violencia, entonces, que se preparen los curas -papa F incluido- para ser aguillotinados todos por las mujeres  😉
       
      En lo que sí estoy muy de acuerdo con F es en la falsedad de la cacareada idea del “fin de la historia”.

    • pepe blanco

      No a un dinero que gobierna en lugar de servir [57-58]
       
      A nadie le puede sorprender ni parecer mal que el papa raclame ética en las finanzas y en los mercados internacionales. Lo sorprendente sería que los invitara a ser malos.
       
      Pero me parece un discurso ingenuo, en el mejor de los casos. Tramposo, en el peor.
       
      Simultáneamente al reclamo de la ética, debería reclamar -insisto- los derechos de las personas: el derecho al trabajo, a la educación,  la sanidad, al acceso fácil a otros servicios públicos indispensables (agua, energía, información)
       
      En realidad, la especulación internacional ha llegado a tal punto de sofisticación que lo que el papa debería reclamar es un software ético para los ordenadores. Esto que acabo de decir puede parecer una boutade, pero lamentablemente no lo es.
       
      Muchas de las grandes operaciones financieras especuladoras hace tiempo que no las deciden personalmente las personas (valga la redundancia). Ni siquiera los señores vestidos de negro que se reúnen en Davos. Unos inmensos ordenadores situados en las afueras de Londres, programados con algoritmos basados, por cierto, en las técnicas de la Física Estadística, analizan en segundos miles de órdenes de compra y venta de acciones en las bolsas internacionales, tienen en cuenta muchísimos parámetros y, al final, toman ellos la decisión de comprar o vender, una acción o un millón de acciones. Una computadora puede hundir la bolsa de un país en un plazo muy corto de tiempo.
       
      Ya sé que puede parecer ciencia ficción, pero no lo es, por desgracia. Cuando uno tienen en cuenta esas cosas, la verdad es que el discurso del papa F suena un poco ingenuo…

    • pepe blanco

      No a la nueva idolatría del dinero [55-56]
       
      En estos dos puntos se puede apreciar una diferencia de criterios que raya la contradicción:
       
      – En el 55, afirma que “La crisis financiera que atravesamos nos hace olvidar que en su origen hay una profunda crisis antropológica: ¡la negación de la primacía del ser humano!”.
       
      Es decir, la crisis económica es una crisis de valores éticos.
       
      – En el 56: “Este desequilibrio [entre los pocos que cada vez tienen más y los muchos que cada vez tienen menos] proviene de ideologías que defienden la autonomía absoluta de los mercados y la especulación financiera. De ahí que nieguen el derecho de control de los Estados, encargados de velar por el bien común. Se instaura una nueva tiranía invisible, a veces virtual, que impone, de forma unilateral e implacable, sus leyes y sus reglas.
       
      Es decir, la crisis económica es una crisis política, consecuencia de unas leyes comerciales y financieras nacionales e internacionales que pocos conocen y nadie ha votado.
       
      Algunos pensarán que son dos aspectos de la misma realidad. Puede ser, pero yo no lo creo. Creo que lo que dice -y lo que sugiere- en el punto 56 es mucho más atinado que lo que afirma en el 55.
       
      En el fondo de esta crisis hay muchas cosas bastante concretas que no parece que tengan que ver con una crisis de valores, antropológica, de toda la sociedad, sino con la avaricia de unos pocos, es decir, con una crisis de valores, sí, pero solo de esos pocos:
       
      – La estafa de las hipotecas basura en USA y de la irresponsabilidad hipotecaria de los bancos españoles, entre otros.
      – Los intereses de las grandes corporaciones financieras que controlan los fondos de pensiones (ese insólito invento por el que se obliga a la gente a prestarles dinero a los bancos para que luego vengan a jodernos con él, por ejejmplo, aumentando la prima de riesgo de las deudas públicas)
      – Las decisiones de la OMC que, al suprimir los aranceles, abrió la puerta para que todos los empresarios del mundo fueran a producir donde las condiciones laborales son más baratas; es decir, a los países donde aún es posible la explotación de la clase trabajadora
      – El latrocinio de los fondos públicos robados con apariencia de legalidad en la interminable lista de privatizaciones, concesiones y contratas públicas.
       
      Yo en todo eso, simplificado mucho tal y como lo he citado, no veo una crisis de valores generalizada; veo una crisis política, un déficit democrático. Veo responsabilidades políticas y tal vez delitos de muchas personas, vale; pero que son muy pocas si se las compara con el total de la población. Y, sobre todo, veo el verdadero rostro del neoliberalismo: una mafia de amiguetes de los políticos que se dedican al robo generalizado del dinero de todos.
       
       

    • pepe blanco

      I. Algunos desafíos del mundo actual [52-75] (I)
      52. “…Estamos en la era del conocimiento y la información, fuente de nuevas formas de un poder muchas veces anónimo.”
       
      Bien, me parece loable que haga tal reconocimiento expreso, aunque me temo que no va a sacar todas las consecuencias pertinentes.
       
      Recuerdo que, hace muchos años, alguien me comentó que cierto jesuita estaba investigando acerca de cómo tendría que ser la religión en una sociedad centrada en la información y el conocimiento. Pienso que ese es un camino que las religiones deberán transitar si quieren sobrevivir a la modernidad. (Lamentablemente, no recuerdo el nombre de dicho jesuita y, quien me lo comentó, ya ha fallecido, por lo que no puedo preguntarle. Si alguien tiene alguna información al respecto, le agradecería que lo comentara)
       
      No a una economía de la exclusión [53-54]
      Estos puntos parecen una crítica dura del sistema económico actual. Pero, de momento, un tanto difusa. No se aprecia bien si lo que critica es el neoliberalismo o, más generalmente, la economía de mercado. F habla de dignidad pero, de momento, no habla explícitamente de derechos. Ese, el de los derechos, es el otro camino que, en mi opinión, deben recorrer las religiones, si quieren sosbrevivir.
       
      Me ha parecido como mínimo desafortunada, y quizás muy peligrosa, la expresión “ La cultura del bienestar nos anestesia…” Más de una persona pensará inmediatamente en la sociedad del bienestar.
       
      …………………………….
       
      Antonio Vicedo y Ana Rodrigo, os agradezco vuestras alusiones a mis impresiones sobre la exhortación. Os responderé en otro momento.
       

    • ana rodrigo

      Continuación.
      El gran error del cristianismo durante siglos ha sido, según mi criterio, el descarnar el mensaje de su fundador, cuando en realidad lo que hizo el Galileo fue encarnarse en la realidad tangible de sus coetáneos y dar mensajes claros más para este mundo que para el otro, sin bien aceptase la trascendencia como realidad intrínseca a su persona.
       
      Concluyo: Hay temas que se pueden y se deben rechazar, hay otros que se pueden y se deben debatir y cuestionar, los hay que solamente se pueden observar como espectador; me refiero a que, por ejemplo, un ateo/a, difícilmente puede entrar a debatir con un creyente sobre cuestiones intangibles, como son las creencias, que son entendibles solamente desde la experiencia, subjetiva por supuesto, pero con razones suficientes como para seguir en ese posicionamiento vital.
       
      Hace unos días a un amigo mío se le erizaba el vello sólo de pensar que pudiese ser abuelo y esperaba no serlo nunca jamás. Cuando yo le hablaba de la experiencia de serlo, él se partía de la risa. Pues eso, la experiencia es de cada cual, y nadie va a convencer a nadie en este terreno. Pues con la religión o el ateísmo pasa lo mismo. Por eso odio el proselitismo en un sentido u otro. Hay cosas en la vida que hay que aceptarlas como ofertas o rechazarlas como tales, sin mayores problemas añadidos.
       

    • ana rodrigo

      Pepe Blanco, es encomiable el estudio que pacientemente vas haciendo del texto papal, cual si de un clásico comentario de texto se tratase. Especialmente interesante es que lo analices desde aquello que no te convence o que rechazas, o bien desde una actitud sanamente “iconoclasta”. Tu trabajo se contrapone a quienes sólo quieren ver aquello que afianza sus convicciones o cumple sus expectativas. Y es muy interesante que alguien ponga el contrapunto de rutinas, frases hechas, creencias aceptadas sin más cuestionamiento, y un sin fin de cuestiones con las que estoy más de acuerdo contigo que con el Papa.
       
      Lo que pasa es que como durante siglos, una vez que se producía un afianzamiento doctrinal por parte de la jerarquía, ya se convertía en intocable e incuestionable y hasta dogmatizable, pues quienes queremos que esto dejase de ser así, agradecemos y valoramos aquella otra parte del texto de Francisco como una esperanza. Así lo están haciendo entendidos en estos temas como Ximo García Roca, Arregui, Castillo o Tamayo, y creo que muchos más.
       
       
      De cualquier forma, este análisis pormenorizado del texto, casi se torna imposible cuando se quieren buscar similitudes con la ciencia o cualquier otro aspecto ajeno a ese mundo espiritual-religioso, propio y único de las religiones en cuanto a la sustancia de “verdades” que las sustentan. Y aquí nos topamos con dos mundos, el religioso y el no religioso, que sólo tienen en común la aplicación a la vida común a todas las personas por igual, es decir a los valores admitidos socialmente como beneficiosos en sí mismos independientemente de que provengan de una vivencia religiosa o no.

    • pepe blanco

      IV. La misión que se encarna en los límites humanos [40-45]
       
      40. “La Iglesia, que es discípula misionera, necesita crecer en su interpretación de la Palabra revelada y en su comprensión de la verdad. La tarea de los exégetas y de los teólogos ayuda a «madurar el juicio de la Iglesia». De otro modo también lo hacen las demás ciencias. Refiriéndose a las ciencias sociales, por ejemplo, Juan Pablo II ha dicho que la Iglesia presta atención a sus aportes «para sacar indicaciones concretas que le ayuden a desempeñar su misión de Magisterio
       
      – Es algo llamativo de ciertas religiones que, mucho o poco, son misioneras. Es decir, propagandísticas. Como las empresas que producen algo y quieren venderlo a cuantas más personas, mejor. En particular, los cristianos parecen sentir una extraña necesidad de que las demás personas piensan, sienten y crean como ellos.
       
      Con la ciencia, no suele pasar eso, no hay ese proselitismo esencial (aunque algunos científicos sean proselitistas, pero creo que son una minoría). Ejemplo reciente y paradigmático, el de Higgs. Hace 30 ó 40 años formuló su teoría, la publicó para que la conociera quien quisiera, y se quedó tranquilamente en su casa, esperando sin algarabías a que alguien confirmara la existencia  del bosón que había descubierto con sus elucubraciones teóricas.
       
      Una actitud así parece imposible en los cristianos, que tienen que estar continuamente dando la tabarra: “es así, es así, es así, es así, es así…” Qué pesados.
       
      – Por otra parte hay que matizar que la teología no es, en absoluto, una ciencia, como subrepticiamente parece querer expresar el texto (“las demás ciencias…”; o sea, la teología también lo es. Pues no, no lo es).
       
      – Respecto a que la iglesia tiene en cuenta los conocimientos de las ciencias sociales, sencillamente me parece falso. Rotundamente falso.
       
      – El que “la iglesia necesite crecer en la interpretación de la palabra revelada“, dicho así, no me parece de recibo. Una cosa es que sea deseable que el lenguaje de las literaturas místicas deba ser comprensible a los demás, y otra muy diferente es confundir el lenguaje místico con la interpretación de una verdad supuestamente revelada por Dios.
       
      41. “Al mismo tiempo, los enormes y veloces cambios culturales requieren que prestemos una constante atención para intentar expresar las verdades de siempre en un lenguaje que permita advertir su permanente novedad. Pues en el depósito de la doctrina cristiana «una cosa es la substancia […] y otra la manera de formular su expresión»
       
      – “Las verdades de siempre …“. Las únicas verdades de siempre que yo, personalmente, aceptaría, son las que nunca acaban de descubrir los físicos. Si algún día definitivamente las descubren, esas sí serán “verdades de siempre”. Hasta entonces, no existen tales verdades. Bueno, no es que no existan, es que las desconocemos.
       
      – Si a lo que se refiere F es al contenido de los textos que hablan sobre Jesús, pues vale. Entonces, primero se tendrán que aclarar sobre cuál es ese contenido (como indicaba en otro comentario previo) y después, expresarlo de manera inteligible a las personas de hoy.
       
      – ” Con la santa intención de comunicarles la verdad sobre Dios y sobre el ser humano…”  ¡Baja Modesto, que sube F! No parece que sea humildad lo que les sobra a F y a los suyos. Pero claro, eso es lo que pasa cuando se cree que lo que uno cree fue revelado por Dios.
       
      43. ” En su constante discernimiento, la Iglesia también puede llegar a reconocer costumbres propias no directamente ligadas al núcleo del Evangelio, algunas muy arraigadas a lo largo de la historia, que hoy ya no son interpretadas de la misma manera y cuyo mensaje no suele ser percibido adecuadamente.[…] Del mismo modo, hay normas o preceptos eclesiales que pueden haber sido muy eficaces en otras épocas pero que ya no tienen la misma fuerza educativa como cauces de vida. […] Debería ser uno de los criterios a considerar a la hora de pensar una reforma de la Iglesia y de su predicación que permita realmente llegar a todos.”
      – Bueno, eso no parece estar mal.

    • pepe blanco

      III. Desde el corazón del Evangelio [34-39]
       
      En una ocasión le preguntaron a Borges que por qué nunca escribía novelas largas. Respondió que para qué iba a escribir cien páginas para decir lo que podía escribir en diez.
       
      Recuerdo esta anécdota porque los 6 puntos de este apartado se podrían sintetizar en tres líneas: Tanto en lo doctrinal como en lo moral hay que insistir más en lo más importante y menos en lo que no lo es. El núcleo fundamental del dogma cristiano y, consecuentemente, de su predicación propagandística, es el amor salvífico de Dios manifestado en Jesucristo muerto y resucitado. El núcleo de la moral cristiana es la caridad.
       
      1º.- En lo dogmático, es heteronomía pura y dura de la más tradicional. En lo moral, lo de siempre, también: la iglesia no se fija en los derechos, sino en la caridad.
       
      2º.- No obstante, si uno quiere leer entre líneas que F les está pidiendo a los obispos que no sean pesados con ciertos temas, pues eso me parece apreciable. Pero hay que echarle buena voluntad para interpretar esto.
       
       
       

    • Javier Pelaez

      El problema de este Papa es que no baja a lo concreto.Por ejemplo habla mucho de los ancianos,pero no comenta cosas pràcticas.Yo,mucho màs pràctico que el Papa, visto que la funeraria de Madrid ha dicho que no tiene negocio porque nos morimos demasiado tarde-algo parecido dijo el FMI sobre las pensiones-,abordo a todos los ancianos en Madrid y les espetó:”No se da cuenta usted que vive por encima de nuestras posibilidades.Esta usted abusando.¿No ha oído usted lo de la funeraria?”.A lo que me contestan:”Muérete tú”.Yo reconvengo que parece de lógica que esto ha de seguir un orden cronológico y que aún no he cotizado lo suficiente para pasar…Y encima fíjaros en público.es en esos “abuelos cañeros”,¿a quién le vamos a cobrar los 600.000 euros de la Ley de Seguridad Ciudadana?.¿A los hijos?.

    • Antonio Vicedo

      pepe blanco, te leo con interés y comparto muchas de tus inquietudes ante lo que ha sucedido y viene sucediendo en el Vaticano, desde la renuncia de Benito XVI, hasta la publicación de la Exhortación LA ALEGRIA DEL EVANGELIO,del hermano Francisco, incluida su tradicional portada,  a la que ya me he referido en otros comentarios.
       
      Pero después de este último comentario tuyo, quiero aportar de nuevo el recordatorio de lo que para mí, en estos momentos significa de atrapamiento lógico y compromiso intencional del Hermano Francisco, significaran sus gestos cualquier modo de pura publicidad continuista como tu señales, en esta más alargada cita suya que añado:
      “-Los planes asistenciales, que atienden ciertas urgencias, sólo deberían pensarse como respuestas pasajeras. Mientras no se resuelvan radicalmente los problemas de los pobres, renunciando a la autonomía absoluta de los mercados y de la especulación financiera y atacando las causas estructurales de la inequidad, [173] no se resolverán los problemas del mundo y en definitiva ningún problema. La inequidad es raíz de los males sociales.
      203. La dignidad de cada persona humana y el bien común son cuestiones que deberían estructurar toda política económica, pero a veces parecen sólo apéndices agregados desde fuera para completar un discurso político sin perspectivas ni programas de verdadero desarrollo integral. ¡Cuántas palabras se han vuelto molestas para este sistema! Molesta que se hable de ética, molesta que se hable de solidaridad mundial, molesta que se hable de distribución de los bienes, molesta que se hable de preservar las fuentes de trabajo, molesta que se hable de la dignidad de los débiles, molesta que se hable de un Dios que exige un compromiso por la justicia.”
       
       
      Creo que nadie niega la evidencia de la tremenda ” tela de araña” urdida por estructuras eclesiásticas y laicas como solapadas maromas de poder dificultando la libertad evangélica, o si quieres de celemín tratando de ocultar o desviar el resplandor de la LUZ testimonial y como mensaje de Jesús; ya algunos elocuentes síntomas están manifestando tanto la solapada acción disimulada en tanto arañas para hacerse con la presa como la de celemín ensombreciendo la LUZ.
       
       
      Pero, lo publicado por Francisco como mensaje fraternal al mudo ahí queda y con ello el compromiso personal de su intención que a todos nos compromete como llamada de enganche de nueva CRUZADA, en está ocasión, no para reconquistar ni asegurar dominios de sepulcros, ni ruinas de Templo, ni Santas Tierras, sino  el reconocimiento de la IGUALDAD EN VALOR Y DIGNIDAD de TODO SER HUMANO, sin excepción alguna para los más pequeños y necesitados.
       
       
      Y esto como CONDICIÓN, SIN LA CUAL, no podrá solucionarse ningún aspecto “victimal” de los que está soportando la HUMANIDAD.
       
      Por ello, he escrito en otra aportación que ha llegado la hora de  ayudar a que este atrapamiento de Francisco en su propio universal mensaje, nos implique a  tod*s cuant*s  venimos insistiendo desde nuestras distintas barricadas teóricas y prácticas en ofrecer resistencia y provocar ataques contra la incoherencia evangélica, no se traduzca en un dejar a descubierto y a tiro enemigo al hermano que ha acariciado el coraje de saltar la trinchera  de su seguridad.
       
       
      Esos párrafos que cito, son una llamada general para todos los que se dignen de humanidad y, sobre todo, de fe cristiana, a saltar de nuestras seguras o cómodas trincheras o campamentos de invierno, para la liberación de esta agónica humanidad, tanto por efectos de la abundancia de poder capital y técnico, acumulados por una genocida minoría, como por las carencias  de posible supervivencia para miles de millones de herma*s a lo largo y ancho del planeta tierra casa de la COMÚN y ÚNICA FAMILIA  HUMANA.
       
      Actualizado queda aquel grito que condujo a tan gran desastre por desorientado de ¡DIOS LO QUIERE! si lo entendemos ahora como empresa de LIBERACIÓN  de la HUMANIdad en el AMOR SOLIDARIO de verdadera HERMANDAD  GLOBAL como LO QUIERE EL DIOS PADRE de TOD*S.

    • pepe blanco

      Hola Antonio,
       
      Me alegra que leas mis reflexiones sobre la supuesta “Alegría del Evangelio” y lo que le ha dado de sí a F. Seguiré escribiendo esas reflexiones rápidas, como decía ayer, mientras tenga algo de tiempo o hasta que me canse.
       
      Acabo de leer tu artículo en Iglesia Viva. Me ha gustado mucho. Vale, retiro lo escrito sobre el poco caso que le hicisteis a aquella declaración de JPII (la verdad es es que entonces aún no había nacido Atrio y yo me mantenía bastante al margen de las discusiones intestinas eclesiales).
       
      Pero sí, sí pienso que F es el protagonista de una extraordinaria campaña publicitaria. Sé que hace poco dije que escribiría un comentario explicando por qué lo pienso, y aún no lo he escrito. Es que será muy largo y me da un poco de pereza. Ahora solo comento esto: ¿de verdad pensáis que las tres o cuatro fotografías que salieron a la luz pública los cuatro primeros días de papado fueron ingenuos filtraciones de cardenales despistados? (F pagando la residencia; F en autobús con los otros cardenales; F con zapatos usados) Yo no lo creo. Las enormes expectativas que pareció desatar F se basaron en esas tres o cuatro fotografías y poco más. La retransmisión televisiva de su primera aparición en público me pareció un extraordinario ejercicio cinematográfico. Me cuesta creer que no estuviera previa y perfectamente calculado.
       
      Y cuando leo los titulares de Religión digital ya no me quedan dudas sobre la manipulación en las informaciones acerca de F, como cuando habla de F y el G8 (¡¡¡!!!) o que F va a cambiar la Constitución del Vaticano (así, con mayúscula la palabra “constitución”) o cuando nos asegura que en toda Europa la asistencia a las iglesias ha aumentado desde que F es papa o cuando….
       
      ¿Que quién puede estar detrás del montaje? Pues no tengo ni idea. Pero si alguien me dijera que el Opus Dei, no me extrañaría nada. No creo que nadie en la iglesia tenga tanto poder como ellos para controlar así los medios de comunicación. Si tienen ese poder para cuestiones políticas -y eso me consta- ¿cómo no lo van a tener para cuestiones religiosas? Son listos y maquiavélicos. Desde el punto de vista del Opus Dei, este es un papa estupendo para motivar a las clases bajas. Que también hacen falta, porque aportan muchos ingresos a la iglesia, aunque ellos no quieran tener tratos con ellas. Pero, insisto, no tengo ni idea.
       

    • Antonio Duato

      Hola, Pepe Blanco!

      Ya me gustaría tener tiempo para seguir todos tus comentarios. Los leo con interés. A ver si llegas hasta el final. Me alegra de que te sirva el texto que hemos dejado en ATRIO. El haberlo quitado en este formato de la página oficial es verdad que tenga otro propósito más perverspo. En considerarlo un libro que tiene el copyrigth del Vaticano. Pero, en el fondo, es acallar la voz del papa que molesta, no te equivoques.

      No voy a señalarte todos los puntos en los que no coincido en tus apreciaciones. Solo uno a lo dicho hoy por ti:

      32. “… El Papa Juan Pablo II pidió que se le ayudara a encontrar «una forma del ejercicio del primado que, sin renunciar de ningún modo a lo esencial de su misión, se abra a una situación nueva»

      Cuando eso mismo lo dice F, es una idea genial de un papa súperguay. Pero cuando lo decía JPII, que un papa malo, ni puto caso. Y luego me diréis que estoy muy equivocado cuando os sospecho víctimas de una campaña publicitaria.

      —— Hasta aquí lo que dices. Y sigo yo:

      Pero no es verdad. Esa afirmación de JPII nos provocó a los de Iglesia Viva a escribir todo un número, el 214, en 2003. Lo puedes consultar en la página web de Iglesia Viva . Busca, yendo hacia abajo, el 214, con el sumartio que enlaza a los artículos. Lee referencia a esa frase en las primeras líneas de la Presentación y en el estudio más teológico de Joaquín Perea. ¿Acaso no hicimos ni puto caso a esas palabras del Unum sint? Y, sin embargo éramos críticos. Lee si quieres mi artículo sobre Iglesia y mundo en el pontificado de Juan Pablo II. Puedes ahorrarte las primeras páginas y empezar desde la 55. Me parece que la crítica que hago está documentada y no es panfletaria. Y estoy dispuesto a hacerla al pontificado de Francisco algún día si da motivos y tengo vida. Pero, entretanto, me parece que se desmarca mucho  de Juan Pablo aunque él recoja esta frase sincera por esos meses estaba traduciendo un libro excelente de Zizola: La otra cara de Wojtyla, que insiste en sus contradiccionescomo también los de Iglesia Viva la recogíamos en nuestro número monográfico.

      ¿Sabes, Pepe? Lo que más me extraña es que sigas pensando que lo de Francisco es una gran campaña publicitaria -¿planificada por quién?- en la que estamos cayendo muchos como bobos. Muchos -pienso también en Küng y Castillo, por ejemplo- hemos llegado a ver novedad en Francisco, tras largos decenios de desencantos y ejercicio critico.

    • oscar varela

      Hola!

      Pareciera muy difícil poder hablar más alto:
      se habla de ESTE SISTEMA.

      203. …¡Cuántas palabras se han vuelto molestas para este sistema!

      * Molesta que se hable de ética,

      * molesta que se hable de solidaridad mundial,

      * molesta que se hable de distribución de los bienes,

      * molesta que se hable de preservar las fuentes de trabajo,

      * molesta que se hable de la dignidad de los débiles,

      * molesta que se hable de un Dios que exige un compromiso por la justicia.

      ………………………….

      Relaciono con UN PASO, UN MUNDO – Salvador Santos – Fascículo 14. EL HOMBRE ESCLAVO (Mc.5,2 / 6,10)
      …………….

      – “Tras el inciso aclaratorio del extraño comportamiento del hombre, la conversación discurre dando Marcos entrada a nuestro principal protagonista: “Entonces le preguntó: ¿Cómo te llamas?”.

      La traducción más cercana sería: “Cuál (es) tu nombre”. Pero vista así, la pregunta conlleva el riesgo de ser entendida superficialmente.

      El interrogante del Galileo persigue que el hombre indague en su propia identidad y averigüe el origen de su estrategia con el fin de que reconozca la característica esencial que define su personalidad.

      Obligándole a reflexionar sobre sí mismo tendrá la oportunidad de convencerse de que los fundamentos de sus ideas agresivas son extraños a la condición humana. Forman parte de los principios que le han conducido al cautiverio. El método adoptado por el hombre para hallar la libertad… le destruye.

      Con el verbo de nuevo en presente, “Y le dice”, Marcos solicita máxima observación al lector. No es para menos. La respuesta del hombre abre uno de los momentos más sugestivos de la narración.

      El hombre responde con concisión: “mi nombre (es) Legión”, aunque se deduce de su respuesta que ha reflexionado profundamente.

      Como unidad característica de las fuerzas armadas, la legión representa la violencia ejercida por el imperio contra personas y pueblos para subyugarlos y someterlos a sus leyes. Como es obvio, el interés del dominio perseguía un fin económico-financiero.

      La estabilidad conseguida se convertía, entonces, en el principal objetivo político que las legiones conservaban a toda costa, incluso pasando a cuchillo a quien se atrevía a alterarla. A la situación de quietud social, controlada a base de leyes, amenazas y miedo, le denominaban: paz.

      La estabilidad era pieza clave para los fines del imperio, consistentes en obtener un importante crecimiento de la actividad económica en la zona, de manera que les permitiera detraer a base de impuestos la parte gruesa del pastel, a la que tenían derecho por su benéfica acción y gestión invasora.

      En definitiva, la Legión representaba la Violencia Global Sistematizada y Legalizada.
      ………………….

    • pepe blanco

      Muchas gracias, Antonio. Así es, efectivamente, mucho más cómodo para consultar.
       
      A mí también me sorprendió el cambio en la página vaticana, cambio que ya comentabas el otro día. La primera vez que entré, estaba todo el texto colgado y se podía consultar muy fácilmente (como ahora lo has dejado en la página de Atrio que tiene el texto). La segunda vez que entré, ya solamente se podía acceder al pdf. Pensé que quizás lo habían quitado para que no se colapsara o se raletyizara la página, si tenía muchas visitas. Pero a lo mejor lo quitaron por otro motivo más perverso.

    • Equipo Atrio

      Veo con satisfacción que hay quien va leyendo el largo escrito y comentándolo por párrrafos.

      Respeto la libertad de interpretaciones que cada cual quiera dar.

      A mí me ha preocupado que extrañamente la página oficial del Vaticano ponga trabas a que este escrito sea fácilmente leído por los muchísimos usuarios de Internet. Han retirado una página web para dejar sólo un incómodo documento PDF. Comparar lo que ahora hay en http://www.vatican.va y como se presenta en http://www.atrio.org/, formato sacado y adaptado de la página vaticana en la forma que estuvo el primer día y ahora ha desaparecido.

      En este texto que recomiendo arriba en un cuadrado, si ahora Pepe Blanco u Oscar Varela citan un número concreto se puede acudir a él con facilidad. Probad a hacerlo en el PDF y veréis la diferencia.

    • pepe blanco

      Hola Honorio,
       
      Bueno, como F os ha mandado a los católicos a montar lío, pues he pensado que yo no voy a ser menos, y también voy a montar lío. 😉

    • pepe blanco

      II. Pastoral en conversión [25-33]
       
      25. ” No ignoro que hoy los documentos no despiertan el mismo interés que en otras épocas, y son rápidamente olvidados.”
       
      Bueno, al menos, una chispa de lucidez.
       
      Los puntos 26 y 27 plantan una semilla de confusión. En este momento, ya no tengo claro si F se dirige a los de fuera de la iglesia o a los de dentro. ¿No sería mejor que os aclararais las ideas los católicos entre vosotros antes de lanzaros a aclararnos a los demás las cosas que creéis ver claras pero que luego resulta que no las tenéis tan claras? (No hace falta más que darse una vuelta por algunos debates de Atrio para comprobarlo)
       
      28. “La parroquia es presencia eclesial en el territorio, ámbito de la escucha de la Palabra, del crecimiento de la vida cristiana, del diálogo, del anuncio, de la caridad generosa, de la adoración y la celebración“.
       
      ¡Vaya, qué pena! Lo que más me hubiera gustado leer en ese punto, no lo dice: que la parroquia debería ser, en una sociedad sanamente laica, el espacio propio para la transmisión de la doctrina de la fe, y no las escuelas a cargo de fondos públicos.
       
      29. “Las demás instituciones eclesiales, comunidades de base y pequeñas comunidades, movimientos y otras formas de asociación, son una riqueza de la Iglesia… Pero es muy sano que no pierdan el contacto con esa realidad tan rica de la parroquia del lugar, y que se integren gustosamente en la pastoral orgánica de la Iglesia particular. Esta integración evitará que se queden sólo con una parte del Evangelio y de la Iglesia, o que se conviertan en nómadas sin raíces.”
       
      Ya sabéis lo que piensa F: comunidades de base, sí. Pero con permiso de la autoridad. Es decir, no tenéis autorización plena para pensar ni para actuar.
       
      32. “… El Papa Juan Pablo II pidió que se le ayudara a encontrar «una forma del ejercicio del primado que, sin renunciar de ningún modo a lo esencial de su misión, se abra a una situación nueva»
       
      Cuando eso mismo lo dice F, es una idea genial de un papa súperguay. Pero cuando lo decía JPII, que un papa malo, ni puto caso. Y luego me diréis que estoy muy equivocado cuando os sospecho víctimas de una campaña publicitaria.
       
      Una excesiva centralización, más que ayudar, complica la vida de la Iglesia y su dinámica misionera.” Bueno, el supuesto deseo descentralizador no parece estar mal. Ahora se entiende bien la contratación del experto alemán en gestión de empresas que, hablando de la iglesia, dijo que, si una empresa multinacional pretendiera ofrecer el mismo producto en todo el mundo, fracasaría sin remedio.”
       
      Triste destino el de la iglesia católica: si no se descentraliza, muy malo. Si se descentraliza, probablemente mucho poer.
       
      33. “ Invito a todos a ser audaces y creativos en esta tarea de repensar los objetivos, las estructuras, el estilo y los métodos evangelizadores de las propias comunidades“.
       
      Majo, ¿y por qué no los invitas a que se aclaren primero con el producto que nos van a intentar vender antes de ofrecérnoslo? Es decir, que repiensen el catolicismo antes de volver a ofrecerlo a los demás.

    • h.cadarso

        Yo me hago un lío contigo a veces, Pepe Blanco. Desde luego, no conseguirás que me ría a mandíbula batiente cuando pienso en las tragedias de Lampedusa, las hambrunas del Africa subsahariana o las cuchillas de la valla de Melilla. Y no creo que tú disfrutes y te carcajees con eso mismo.
        De ahí a decir que el cristianismo nos trae un mensaje de tristeza hay un abismo; en la vida hay tiempo de llorar y tiempo de sonreír y de reír, y dice el evangelio que a Jesús se le acusó de andar en banquetazos y francachelas con gentes de mal vivir. El cristianismo si algo tiene en su entraña es una firme esperanza, y esa esperanza es la fuente de toda nuestra alegría. Y el que no sienta ni esa esperanza ni esa alegría consecuencia de esa esperanza, tiene muy poco de cristiano.
        Pero, claro, ocurre lo que tantas veces uno intenta recordar, y tantas veces se olvida: en la iglesia que Jesús pensó y proyectó, “ni están todos los que son, ni son todos los que están”. Esa iglesia de corte medieval y fundamentalista, de cristianos apuntados en el registro a los pocos días de nacer, consumesacramentos de forma automática y socialmente imperativa, no es la iglesia que piensa el Papa Pancho, no es la que pensamos nosotros en Atrio. Lejos de nosotros el intentar restaurarla y recomponerla, efectivamente está llamada a desaparecer, felizmente.
        Ahí va una frasecita de Julius Nyerere, líder legendario del Tercer Mundo, Jefe del Gobierno de Tanzania desde que ganó para ese país la independencia hasta 1990, candidato a los altares por su fe cristiana, socialista convencido: “somos contra todos los capitalistas. No luchamos contra el cristianismo, aunque la mayoría de los capitalistas son cristianos. Pero si los cristianos quieren desplegar el capitalismo junto con el cristianismo, somos firmemente contra ellos”. 
        Esa esperanza, esa lucha, te aseguro que llena mi vida y la de muchos de mala l. y de una inmensa alegría. Por lo demás, que cada uno cargue con sus tristezas y alegrías, las que libre y responsablemente haya elegido.

    • oscar varela

      Hola!
       
      Algunos numeritos (porque la cosa es largona) sobre asuntos “mundanos”.
       
      Estimo que van más allá de la habitual “Doctrina social de la Iglesia”.
      ……………..

      53. Así como el mandamiento de «no matar» pone un límite claro para asegurar el valor de la
      vida humana, hoy tenemos que decir «no a una economía de la exclusión y la inequidad».
       
      Esa economía mata.
      …………………..
       
      56. Mientras las ganancias de unos pocos crecen exponencialmente, las de la mayoría se quedan cada vez más lejos del bienestar de esa minoría feliz.
       
      Este desequilibrio proviene de ideologías que defienden:
       
      * la autonomía absoluta de los mercados y
      * la especulación financiera.
      …………………………
       
      58. Una reforma financiera que no ignore la ética requeriría un cambio de actitud enérgico por parte de los dirigentes políticos, a quienes exhorto a afrontar este reto con determinación y visión de futuro, sin ignorar, por supuesto, la especificidad de cada contexto.
       
      ¡El dinero debe servir y no gobernar!
      ………………………..
       
      202. Los planes asistenciales, que atienden ciertas urgencias, sólo deberían pensarse como respuestas pasajera.
       
      Mientras no se resuelvan radicalmente los problemas de los pobres, renunciando a la autonomía absoluta de los mercados y de la especulación financiera y atacando las causas estructurales de la inequidad, no se resolverán los problemas del mundo y en definitiva ningún problema.
       
      La inequidad es raíz de los males sociales.
      ……………………….

      NOTA: es de recordar que acá en Atrio se hizo un Taller “SEMILLAS DE IGUALDAD” con Salvador Santos.

    • pepe blanco

      I. Una Iglesia en salida [20-24]
       
      Por fin, una idea sugerente. No es original, pero sí sugerente. Erich Fromm la desarrolla ampliamente en uno de sus libros, también con citas bíblicas. La idea de salir, de marcharse, de largarse, de irse con la música a otra parte. Con o sin mandato divino previo. En este caso, yo cambiaría algo y, en vez de hablar de una iglesia en salida, hablaría de salirse de la iglesia, expresión que me parece mucho más adecuado a la presente realidad histórica.
       
      Otra idea sugerente, en el punto 21 sobre la palabra. Claro que, para que resulte de verdad sugerente, hay que cambiar la “P” mayúscula por una “p” minúscula. Lo dejo así, apenas insinuado…
       
      Del punto 24, una obra maestra (y larguíiiiiiiisima…) de palabrería hueca -que digo yo que va a ser verdad que a los argentinos les encanta enrollarse como persianas- destacaré lo siguiente:
       
      …ella [la iglesia] sabe adelantarse, tomar la iniciativa sin miedo, salir al encuentro, buscar a los lejanos y llegar a los cruces de los caminos para invitar a los excluidos. Vive un deseo inagotable de brindar misericordia, fruto de haber experimentado la infinita misericordia del Padre y su fuerza difusiva
       
      ¿Estará pensando F en los excluídos de la iglesia, es decir, en las mujeres, en los homosexuales, en los casados en segundes nupcias, en los sacerdotes casados…? Si es así, antes de invitarnos a nada, casi mejor que empiece invitando a los suyos -que tan contentos y tan instalados están en su alegría evangélica- a cambiar un poquito sus esquemas mentales, muy evangélicos y muy altomedievales.

    • pepe blanco

      III. La nueva evangelización para la transmisión de la fe [14-18]
       
      En estos puntos iniciales se encuentra, quizás, la clave de toda la exhortación: la iglesia católica se está quedando sin clientes y urge que os pongáis todos los católicos a hacer propaganda rápidamente y captar nueva clientela. J. M. Vidal desde su periódico y R. Días Ayala desde su casa.
       
      La reacción de F ante el cisma silencioso no parece ser “¿Qué hemos hecho mal?, ¿qué hemos pensado mal?, ¿qué hemos creído mal?” sino que más bien parece ser esta otra: “El producto que vendemos es cojonudo (Evangelii gaudium); así que, ¡hala, a la calle todos nuestros agentes comerciales (los fieles) a venderlo por las casas”.
       
      Como F asegura que uno de los ámbitos de la nueva evangelización es el “ámbito de «las personas bautizadas que no viven las exigencias del Bautismo»,[12] no tienen una pertenencia cordial a la Iglesia y ya no experimentan el consuelo de la fe….” pues resulta que me doy por aludido y por eso encuentro muy justificado al responderle (mientras tenga tiempo o hasta que me canse…)

    • pepe blanco

      Sigo un poco más.
       
      II. La dulce y confortadora alegría de evangelizar [9-13]
       
      Habla de “aquellos que han recibido la alegría de Cristo”. ¿Pero qué alegría, ¡por Dios!? Si, como comentaba ayer, Jesús era un señor grave, adusto, con tendencia al aislamiento y al radicalismo. Un insatisfecho y un inadaptado social que acabó muriendo lamentándose por haber sido abandonado. ¿Dónde cojones veis vosotros la alegría de Jesús?
       
      En toda la vida de la Iglesia debe manifestarse siempre que la iniciativa es de Dios“. Esa afirmación de F, sencillamente, creo que raya la blasfemia y sería suficiente para no querer saber nada más de él.
       
      Según tamaño desatino, por poner tan solo algunos ejemplos conocidos y cercanos, el apoyo de la iglesia católica al golpe de estado de Franco y la guerra civil -cruzada para los católicos- fue iniciativa de Dios. El montaje del legionario pederasta fue iniciativa de Dios, y el Opus Dei y su deriva sectaria, también es iniciativa de Dios, claro. Sobran comentarios.
       
      Para ir terminando, hablar de Jesús – Cristo como la “eterna novedad” puede ser muchas cosas pero no parece que sea una expresión que entienda, ya no una persona cualquiera no católica, es que ni siquiera la mayor parte de los católicos entenderían esa expresión. Un lenguaje muy actual, no parece, así de entrada.

    • pepe blanco

      Me alegra saber, Ana, que las comunidades cristianas de base adoptan otra actitud ante la vida. Pero me temo que, al menos en España,  sois una minoría no representativa del catolicismo actual español.
       
      La religiosidad de la que yo he sido testigo era una religiosidad triste y deprimente, una apariencia de esperanza de futuro para personas con un presente bastante o muy negro. Un opiáceo para quienes la vida es un destierro, un valle de lágrimas. Y desde los púlpitos y los confesionarios se promovía esa visión de lo religioso.
      …………………….
      Me parece encomiable el esfuerzo por encontrar citas evangélicas que hablen de la alegría. Pero todas esas citas no consiguen ocultar la realidad que vemos y aquella de la que somos testigos. Sospecho que a la señora que va todas las tardes a misa de ocho, la alegría de San Pablo le importa un pimiento.

    • Román Díaz Ayala

      ¡Alegria, regocijo, gozo!
      Existe una religiosidad popular, muy en las entrañas de algunos pueblos, y que también tiene sus manifestaciones en nuestra piel de toro, donde las manifestaciones de penitencia y de dolor, dan la imagen de un  pueblo atormentado por el pecado, o por su destino final.
      Y ha veces se da la paradoja de que el pueblo más alegre de la tierra, el andaluz, es el que más repite manifestaciones de este tipo,
      como si tuvieran mala conciencia, el sentimiento de culpa, por ser tan vitalistas.
      Errores de una mala enseñanza religiosa, de lo cual no son los responsables, sino ciertas corrientes de “espiritualidad” instaladas en el oficio pastoral del clero.
      “Doy gracias a Dios, cada vez que me acuerdo de vosotros, rogando siempre y en todas mis oraciones con alegría.” (Filipenses) 1,4
      “¿Y qué? Al fin y al cabo, con hipocrecía o con sinceridad, Cristo es anunciado, y esto me alegra y seguirá alegrándome” 1,18
      “Y persuadido de esto, sé que me quedaré y permaneceré con todos vosotros para progreso y gozo de vuestra fe”. 1,25
      “Colmad mi alegría, teniendo un mismo sentir, un mismo amor, un mismo ánimo, y buscando todos lo mismo” 2,2
      “Y aunque mi sangre se derrame como libación sobre el sacrificio y la ofrenda de vuestra fe, me laegroy congratulo con vosotros. De igual manera también vosotros alegraos y congratulaos conmigo”2,17-18
      “Así  pues, lo envío inmediatamente para que viéndole de nuevo os llenéis de alegría y yo me quede aliviado en mi trsteza”. 2,28 Recibidle, pues en el Señor con alegría…” 2,29
      “Por lo demás, hermanos míos, alegraos en el Señor” 3,1
      “Así,pues, hermanos míos queridos y añorados, mi gozo y mi corona, manteneos firmes en el Señor, queridos” 4,1
      “Estad siempre alegres en el Señor; os lo repito, estád alegres” 4,4
      Y eso lo decía escribiendo una carta, la más conmovedoramente personal, a su comunidad de Filipos, uno, Pablo, que permanecía preso en Roma  acusado de muerte y esperando la sentencia.
      En  los creyentes existe una alegría  interior tan profunda, un gozo tan íntimo, que no nos permite considerar que es un mal, cualquiere de los muchos avatares y quebrantos de la vida. Nos hace amable en los juicios, con toda la vulnerabilidad propiciada  por el amor.
      Es la alegría del Evangelio, de la que sólo puedan hablar de ella quienes la viven, la hayan experimentado  alguna vez. Y yo creo sinceramente que Francisco no miente en estos aspectos.
       
      roman
       
       

    • ana rodrigo

      Esto es otra cosa, Pepe Blanco. Una cosa es que “los católicos sois” “excepto Luis GM” (al que le mando un fuerte abrazo y le deseo que esté bien), y otra cosa es cierta teología de pacotilla y la desviación que se ha hecho de los ritos litúrgicos, semanasantas, lamentos, voceros de calamidades, etc., en lo que tienes toda la razón.
       
      Tenemos una herencia, (ahora que están de moda las herencias) medieval en la que la gente vivía tan mal, que se adaptó una catequesis (lavado de cerebro) para igualar su vida a la del crucificado que, además, con ese sacrificio, les abría las puertas de un cielo después de esta perra vida. Y esto había que escenificarlo en un rito semanal o diario como era la Misa, donde en vez de recordar la memoria del Galileo, sólo se recordaba su sacrifico final, un rito misterioso, en manos exclusivo de un hombre, el sacerdote. Los sermones iban por libre a gusto del predicador.
       
      Esto no quita que tuviese su fundamento en el significado sacrificial de Jesús como la ofrenda hecha a Dios para un cambio de alianza. Todo ello dentro de una mentalidad, cultura, religión judía, cuyo pueblo había sido elegido y sellado con una alianza, según ellos creían. (Grave error de base el que Dios sólo eligiese a un pueblo y, además, enfrentados sanguinariamente, cuerpo a cuerpo con otros pueblos para arrebatarles sus territorios. Igualito que lo hace Israel actualmente contra los palestinos. Uffff, y aún hay quien dice que la Biblia es palabra de Dios, ¡qué disparate…!)
       
      Jesús quiso marcar los límites a ese pasado de su pueblo y crear un nuevo paradigma para la gente de aquella época, y que así lo interpretaron sus seguidores y seguidoras.
       
       
       
      Por eso yo insisto tanto que ya no se puede vivir el cristianismo con paradigmas de hace dos mil años o, incluso, tres mil años, sino con paradigmas actuales. Y, afortunadamente, en grupos cristianos de base, toda esa “filosofía” del sacrificio cruento y calamitoso de la vida se vive de otra manera, haciendo que la vida sea lo más humana posible, con sus penas (¿quién no las tiene?) y sus alegrías que son más de las que percibimos conscientemente.
       
      Quizá el documento del Papa vaya en esta dirección.

    • pepe blanco

      Hola Ana,
       
      Seguro que, si nos vemos algún día en tu maravillosa Granada, lo pasaremos muy bien. De momento, aquí en Atrio, pareces una persona muy seria.
       
      No me negarás que el sufrimiento y el sacrificio están en el núcleo mismo del cristianismo. La liturgia católica pivota alrededor de un sacrificio. Y la piedad popular…, reza la salve, la oración más popular tras el padrenuestro y solo te  ncontrarás con gemidos, lamentos, destierros y valles de lágrimas. Vamos, lo que se dice la alegría de la huerta…

    • ana rodrigo

      Pepe Blanco, dices “No sé si como consecuencia del prototipo, la verdad es que los católicos si algo no sois es, en general, gente alegre. Parecéis siempre preocupados, insatisfechos, tristes.” Leyendo este párrafo tuyo una se pone la mar de alegre, de la risa que me provoca. Qué cosas más raras dices, no sabía que la tristeza fuese patrimonio del catolicismo. Más bien pienso que preocupados, insatisfechos y tristes, haberlos haylos allí donde haya un ser humano con aspiraciones y preocupaciones varias. Sólo hay que abrir los ojos y ver lo que nos rodea.
       
      Y, si tienes ganas de alegría hasta que te duelan las mandíbulas, aquí tienes una católica que te lo puede conseguir.

    • pepe blanco

      Alegría que se renueva y se comunica [2-8]”
       
      Lo dicho: el cristiano es, por definición hipotética, la alegría de la huerta.
       
      Además, en estos parágrafos iniciales, F manifiesta ya claramente su mentalidad heterónoma: “Llegamos a ser plenamente humanos cuando somos más que humanos, cuando le permitimos a Dios que nos lleve más allá de nosotros mismos para alcanzar nuestro ser más verdadero“. Magia potagia.
       
      Además, comienza su exortación disparando contra la sociedad actual, transcribiendo esta cita de PVI: “la sociedad tecnológica ha logrado multiplicar las ocasiones de placer, pero encuentra muy difícil engendrar la alegría“. Al leer esto, parece que los campesinos del Antiguo Régimen estaban encantados y eran muy felices. Pues, sinceramente, no lo creo. Los campesinos pre-tecnológicos de la Francia del XVIII se dedicaron a aguillotinar cabezas. No parece que vivieran muy alegres. Ni parece que la gente medieval, inmersa en una sociedad pre-tecnológica, fueran más felices que los obreros actuales.
       
      ¿Por qué esa manía de desviar la responsabilidad de la infelicidad a los demás y a lo demás? A lo mejor, una buena parte de la infelicidad nace, precisamente, de la mentalidad y de la actitud religiosa judeo-cristiano-católica.
       
       

    • pepe blanco

      Lo primero que llama la atención es el titulo, ejemplo de esa obsesión recurrente de cierto catolicismo por poner en relación estas tres palabras: Jesús, evangelio y alegría. Tanta insistencia no puede dejar de ser sospechosa.
       
      Lo cierto es que, al leer el evangelio, nada hace pensar que Jesús fuera un tipo alegre. Más bien parece un señor adusto, cabreado, insatisfecho y con una incorregible tendencia a convencer al prójimo de su verdad, y a condenar a los infiernos a quien no piense ni sienta como él.
       
      No sé si como consecuencia del prototipo, la verdad es que los católicos si algo no sois es, en general, gente alegre. Parecéis siempre preocupados, insatisfechos, tristes, sufriendo una ausencia notable de sentido del humor (por eso me cae bien LGM, por ser una notable excepción).
       
      En fin, que el programa de gobierno de F comienza con una mentira.
       
       
       

    • ana rodrigo

      Pepe Blanco,  puedes ser todo lo duro que te parezca oportuno, pero no pierdas de vista que Francisco es el jefe religioso de una religión, que se dirige a los componentes de la misma, que ante todo propondrá una hoja de ruta religiosa, etc. etc. Si, por añadidura hace críticas y propuestas sociales, pues es la prensa no religiosa la que más resalta esas aportaciones, incluso en mayor medida que su entorno eclesiástico. Esto sí que me llama la atención, la resonancia social que tiene fuera de la Iglesia. Y yo me pregunto ¿por qué lo que dice este Papa está teniendo tanto eco social y valoración positiva?

    • ana rodrigo

      George, creo que no me has leído bien puesto que llegas a la misma conclusión que yo misma defendía. Nunca jamás aceptaría el sacerdocio femenino por razones pragmáticas. No entiendo qué te ha pasado al leerme. No voy a repetir mi comentario, sólo una frase: ” El acceso debe ser una cuestión de derecho,”

    • pepe blanco

      De momento, solamente he leído los títulos de los apartados y poco más. Los resumiría así:
      Predicar, evangelizar, homilías, predicar, homilías, evangelizar, predicar, homilías, evangelizar, predicar, predicar, predicar, evangelizar, homilías.
      Y, aparentemente, poco más. Lo que le leído sobre razón y fe, nada nuevo. Es más, incluso algo preocupante.
      La extraordinaria campaña publicitaria sigue adelante. Me estáis empezando a dar miedo. Así que, si tengo tiempo, cuando tenga tiempo, voy a intentar ser muy duro.

    • Rodrigo Olvera

      George
      El documento de Bergoglio es claro… no sólo no le parece que el tema de la ordenación exclusiva de varones requiera revisión, sino que en total sintonía con Wojtila declara cerrada incluso la posibilidad de discusión.
       
      Ahora, quiero ver que los mismos adjetivos calificativos que se adjudicaron a Wojtila por cerrar la discusión en este tema, se le adjudiquen al “revolucionario” Bergoglio por hacer lo mismo.  Dudo que lo vea.  Quizá me sorprenda.
       
      Y como dice Ana, si tu ves el tema de la equidad de género como una cuestión de pragmatismo, habemos quienes lo vemos como una cuestión de justicia y derechos humanos. Cuestión de perspectiva.

    • ana rodrigo

      George, lo último que desearía para las mujeres es que las admitiesen al sacerdocio porque ya no hay hombres suficientes. Tampoco me gusta que se le conceda el acceso para que puedan predicar o mejorar la celebración de la Eucaristía. El acceso debe ser una cuestión de derecho, y lo demás vendrá por añadidura.

      Las mujeres no pedimos favores, pedimos derechos.

    • George R Porta

      Mirando a la escasez de vocaciones y la falta de seminaristas tal parece que el ordenamiento de los hombres requiera una revisión y por eso me refiero a que para mi sea más importante que las mujeres puedan tener capacidad decisoria en la Iglesia jerarquica porque me bastara que como parte de su acceso a la docencia pudieran predicar y desde luego no me molestaría sino que me gustaria que pudieran consagrar en la celebración de la Eucaristia. 

      La liturgia y la asistencia a los servicios religiosos está en decadencia en muchos países y quizás si la mujer pudiera tomar decisiones o participar de las decisiones en la Iglesia hasta la liturgia pudiera variar bajo su influjo como variaría la predicación y desde ahí muchas cosas variarían con toda seguridad

    • ana rodrigo

      Es evidente lo novedoso en la forma y en el fondo de este documento.  Yo no voy a hacer un examen exhaustivo de cada cuestión, pues los mensajes son tan variados como los receptores de los mismos, los hay para los más creyentes hasta para los más agnósticos, los hay de ética universal hasta de acción política. Cada cual hará hincapié en lo que más le interese. De cualquier forma, pienso que es bastante revolucionario como programa.
       
      Yo pondría bastante énfasis en lo que señala Rodrigo, el tema de la mujer. Dejar las cosas como están, es una gran mutilación al Magisterio de la Iglesia así como a su estructura. Aquí no caben metáforas de Cristo esposo “El sacerdocio reservado a los varones, como signo de Cristo Esposo que se entrega en la Eucaristía, es una cuestión que no se pone en discusión”. Me alarma el que afirme que no cabe discusión. La Iglesia como institución formada por humanos, todos sus componentes deben estar en igualdad y equidad de funciones, de simbología o de lo que haga falta.

    • Rodrigo Olvera

      Querido Antonio V
       
      Te entiendo perfectamente, y comparto tu idea. Lo que no tengo claro es que Bergoglio tenga claro que ese atribuir actitudes y características a las mujeres como si les correspondieran naturalmente por ser mujeres es una de las causas estructurales de la falte de equidad social. Mientras no lo tenga claro, podrá mantener estructuras discriminatorias sin siquiera pensar que está siendo incongruente.
       
      Y el tema es fundamental. Mira por ejemplo el comentario de George, donde no sólo le enmienda la plana a Jesús (Jesús dijo que no se debe echar vino nuevo en odres viejos, porque se rompen; y George le corrige diciendo no sólo que es posible, sino que es necesario echar vino nuevo en odres viejos), sino que establece que el tema de la inequidad de género no es prioritario, como si lo es la pobreza. Cuando la realidad es que no se puede comprender ni mucho menos atender las causas estructurales de la pobreza sin comprender ni atender las inequidad de género: cualquier estudio sobre pobreza apunta a la vinculación entre pobreza y patriarcalismo, que se hacen notar con el concepto de “feminización de la pobreza”.
       
      Sólo un botón de muestra de lo mucho que falta construir en el tema
       
      Un abrazo desde México
       

    • h.cadarso

        No está nada mal el enfoque que da el Papa a los problemas y el diagnóstico de los problemas que verdaderamente “son problemas” en esta sociedad y en esta civilización incivilizada en que estamos metidos. El Papa Francisco creo que da en el clavo y va al grano.
        Pero francamente, acabo de leer lo del Papa y luego lo de Ester Vivas y Teresa Forcades, y creo que nuestras dos contertulias están mucho más acertadas e incisivas en el diagnóstico y en las recetas. Vamos, como si el Papa Pancho dorase demasiado la píldora, limase las asperezas del lenguaje para no herir susceptibilidades. Los de Lehman Broders y compañía prefieren descaradamente este lenguaje “light”, amable, pideperdón y ustedes disculpen si les molesto, del documento del Evangelii Gaudium. Que desde luego, vaya título más edulcorado! A cualquier cosa le llaman las alegrías del evangelio; para alegrías del evangelio están los de Lampedusa y los de la valla de Melilla y esa inmensa cárcel de muertos de hambre que llaman Africa subsahariana…
        ¿Qué queremos, Papa Pancho: que nos aplaudan, o que nos condenen a la hoguera, o por lo menos que nos respeten? Yo creo que Jesús, el que nos retrata Salvador Santos, no se andaba tanto por las ramas.

    • George R Porta

      La Alegría del Evangelio  llega  oportunamente aunque haya que seguir esperando por los hechos. Al menos ahora se puede mirar el plano del proyecto.
       
      La cuestión de ordenar mujeres al sacerdocio en realidad es cuestión de abrir su puerta al poder decisorio porque a la docencia ya la tienen en gran medida aunque todavía sea insuficiente. Como todo en la vida, los cambios incrementales son preferibles a las revoluciones y hay cambios ostensibles al menos en el hablar de Francisco con respecto a sus predecesores.
       
      Los odres son demasiado viejos y quizás sea necesario echar el vino nuevo tanto en odres nuevos cuanto en los viejos para que se reparta y alcance a llegar a todos. Esa tarea quizás  requiera de un poco de proporción en la cantidad que se escancie en cada odre. Son muchas las áreas de la vida en las que la alegría evangélica sea necesaria, pero algunas áreas son prioritarias y la pobreza material es una de ellas.
       
      La colegialidad incluyendo la participación de los laicos tendrán que confrontar y resolver los problemas de los criterios empleados para seleccionar obispos y además los filtros que cada obispo quede libre de imponer para demorar o tamizar la comunicación para pasar de un nivel estructural de la Iglesia a otro.
       
      Sobre todo la apertura a las otras Iglesias con Tradición Apostólica es un imperativo urgente en cuanto a la colegialidad y que aquella pregunta improvisada por Juan Pablo II en su visita a El Cairo acabe de materializarse aunque aún no se sepa qué respuesta recibiera o si recibió alguna: ¿En qué tiene que cambiar o cómo tiene que hacer su papel el Primado de Roma para que servir a toda la Iglesia?
       
      Los jóvenes necesitan acercarse al Evangelio desde su experiencia, en su lenguaje y volver a buscar la continuidad con la historia que la cultura moderna tan desesperadamente ha tratado de romper poniendo énfasis en la impulsividad del avance, el predominio de los réditos, la valuación de la individualidad sobre la comunidad como si una pudiera existir sin la otra o como si las contradicciones contextuales fueran imposibles de resolver.
       
      La competitividad es esencialmente antievangélica porque excluye y por lo tanto también lo es la autoridad ejercida como dominio y no como servicio. El Evangelio es persuasivo no es imperativo. Habrá que recuperar esa variación flexible al menos en la estrategia de la presentación del mensaje de Jesús. La obsesión por imponer una visión exclusiva o excluyente es antievangélica y opresora ella misma. La prioridad de penetrar las estructuras de poder político a fin de ganar terreno o expandir las fronteras del catolicismo, tan prevaleciente en los Estados Unidos de América  no es evangélica y es esencialmente anticatólica. Ya lo fue la herejía del americanismo en su momento.
       
      La pureza de la doctrina es compatible con la variedad de la gradualidad en su formulación y es compatible con las diferentes escuelas filosóficas que van apareciendo con tal de que no se rompa la conversación entre todos o se enquiste el mensaje en algún extremo aislado. Callar al otro, afirmar sin más que se tenga la razón para imponerla es opresión da lo mismo quién la ejerza o de dónde venga. Si el Espíritu guía la humanidad es necesario abrirse y creer en ello y nadie sabe, como con el viento ni de dónde viene ni hacia dónde va,
       
      Frente al “Secreto” de Dios la humanidad solamente tiene a Jesús y el silencio para escucharle pero unos le han visto más de cerca—paradójicamente ésos le traicionaron o le asesinaron—y otros todavía solamente pueden avizorarle en la línea del horizonte, y desde luego, algunos le vuelven la espalda ex profeso y nadie puede encerrarse en Jesús sin faltar a la esencia de su mensaje: Salir a encontrar a los demás.  Nada en esa gama de receptividad es nuevo. La conversación sobre Jesús y su mensaje solamente tiene que adquirir un modo más efectivo, mejorar al interior de ella de manera que no se deje de hablar de Jesús de un modo u otro.
       
      La voluminosa encíclica de Francisco quizás represente un paso efectivo en esa dirección y debe ser recibida con más esperanza que impaciencia porque quizás fructifique mucho aunque, como todo, no logre todo lo que cada uno/una desea o espera, porque todo lo humano ni es aún definitivo ni es final, y es incompleto.

    • Román Díaz Ayala

      Empece anoche s una primera lectura, y  esta mañana lo acabe,
      Agradezco que no haya empleado el estilo solemne, ” uncial” que suelen revertir estos documentos. Me facilitó una rápida lectura,
      Por otro lado hace observaciones y alude a cosas que adivino que son intraelcesiales y que obedecen a situaciones que no he vivido ni conozco, por lo que en ello me tendré que guiar por los comentarios que vayan sucediéndose.
      Pero subrayo lo  que considero de mayor interés para mí.
      Se adelanta, para que no haya malos entendidos a expresar que una postura personal respecto a todas las cuestiones que aborda. Por eso, cuando un asunto es oficial lo señala.
      Eso le permite usar un lenguaje muy  cercano y directo, como de charla a un grupo de estudiantes cuando el sol deja penetrar su luz por las ventanas del aula.
      El Magisterio Oficial y su Primacía Papal, lo deja como en un segundo plano, no es la prioridad referente.
      Se hace creíble asi cuando aboga por la colegialidad y pone por ejemplo a las Iglesias de Oriente. PIde a todos los obispos del mundo que tomen iniciativas, se pone él uno entre iguales, para resolver las cuestiones en un diálogo permanente.
      Pone la teología en manos del pueblo de Dios, cuando solicita de los teólogos ( se entiende también teólogas) que no tengan dificultades e abordar todos los asuntos, tales como el papel de la mujer y su función dentro de la comunidad. Señala que el sacerdocio es “funcional”.
      Donde su postura se muestra más de acuerdo con las directrices actuales de Roma es con el asunto del aborto, pero invita a una profunda reflexión sobre las fundamentaciones de los Derechos Humanos y la vida. Es decir, que no veo que  haya dejadoel asunto por zanjado, como seguramente comentarán algunos medios.
      Pero lo que yo más aprecio de todo, es  que me haya retrotraído a la atmósfera que respirábamos en el período conciliar, aunque ahora tengamos que trabajar con contenidos nuevos y con una madurez que antes no teníamos.
       
      roman

    • Antonio Vicedo

      Rodrigo, se dice que por la boca muere el pez y parece que en el asunto de pesca con anzuelo, esto goza de evidencia, pues si el pez no pica, el anzuelo no hace su tarea.
       
      Pero con esta afirmación: “y atacando las causas estructurales de la inequidad,[173] no se resolverán los problemas del mundo y en definitiva ningún problema. La inequidad es raíz de los males sociales.” el hermano Francisco, obispo de Roma y sucesor de Pedro, ha habierto su boca y se ha tragado el anzuelo de una ineludible verdad en coherencia plena con el testimonio y mensaje evangélicos de Jesús.
       
      Ahora sólo resta que el sedal se vaya enrollando con brevedad en el tiempo para que la pesca del proyecto de Francisco y de la urgencia del cambio en la situación de la Iglesia y de la Humanidad , queden atrapados cuanto antes en la realidad práctica real, incluida, claro está,  la clasificación negativa de las mujeres en la comunidad cristiana y en la global Humanidad.

    • Rodrigo Olvera

      El documento me parece que muestra trasparentemente no sólo el programa sino a la persona de Bergoglio. Nos muestra sus puntos más luminosos, y al mismo tiempo sus limitaciones. Así, hay muchas cosas que en mi opinión son muy positivas; pero también hay puntos que en mi opinión son muy cuestionables. Como estoy seguro que abundarán los comentarios respecto de los puntos luminosos, menciono un sólo aspecto en que muestra limitaciones muy problemáticas: la perspectiva de género.
       
      Bergoglio mantiene la perspectiva de que hay CUALIDADES y ACTITUDES que corresponden naturalmente a las mujeres por ser mujeres, como el cuidado.  Si bien apunta una salida creativa al tema de la mujer en la Iglesia (no cambiemos la ordenación, pero sí dejemos de vincular ordenación con toma de decisiones, y abramos espacios de toma de decisiones a las mujeres), la raíz sigue viciada.  Y por muchos espacios de toma de decisión que abra a las mujeres (como  la participación de la comunicóloga italiana en un consejo para la transparencia financiera), seguirá habiendo un espacio/función eclesial vetado a las mujeres por el sólo hecho de ser mujeres.
       
      No es el único punto problemático. Y claro, tampoco se trata de que sólo veo puntos problemáticos. Si lo menciono es por poner un poco de balance.

    • Antonio Vicedo

      Con esta ráfaga de potente y orientadora luz como proyectada por  potente faro sobre revuelto y tenebroso ma, indicando certera orientación para navegar hacia puerto, me voy satisfecho a acariciar el sueño para despertar a tope de renovado entusiasmo.
      Los planes asistenciales, que atienden ciertas urgencias, sólo deberían pensarse como respuestas pasajeras. Mientras no se resuelvan radicalmente los problemas de los pobres, renunciando a la autonomía absoluta de los mercados y de la especulación financiera y atacando las causas estructurales de la inequidad,[173] no se resolverán los problemas del mundo y en definitiva ningún problema. La inequidad es raíz de los males sociales.

      203”

      Lástima que desde el fanal vaticano, aún aparezcan sombras de titulación  y poder como la:
      DEL SANTO PADRE FRANCISCO ,
      En vez de DE VUESTRO HERMANO FRANCISCO.
      Pero quedémonos con  la recta y potente ráfaga de LUZ ORIENTADORA.

    • Antonio Vicedo

      A vuela pluma y en un artículo noticia salido en un periódico local, despues de leerlo he colgado este comentario con el que quiero hacer boca aquí antes de leer la Exhortación pausada y tranquilamente.
       
      Parece que la Exhortación de Francisco, La Alegría del Evangelio, suena a golpe de timón certero para que la Barca de Pedro enfile su proa hacia una definitiva coherencia evangélica en convergencia total de las aspiraciones de la Humanidad por ser real y totalmente humana y las de Jesús al ofrecernos su testimonio de humanización y su mensaje de Hermandad universal humano como Reino del Padre Celestial y exigencia de su Justicia como VERDAD que Libera y nos solidariza en el AMOR.
       
      Nos toca a las personas , en tanto sujetos libres y responsables, unas por su intento de fidelidad a Jesús desde el cristianismo, otras desde su fidelidad a la Divinidad por ellas concebida y otras desde su opción agnóstica o atea, buscar el mayor acercamiento a la verdad de la realidad igual de todos los seres humanos y desde esa verdad, comprometernos a su verdadera y real liberación individual y globalmente considerada.
       
      Ni nos faltan bienes naturales, ni capacidades para conseguir la Humanización global de esta desquiciada humanidad, victima de haber puesto rumbo hacia el poder mediante la razón de la fuerza, renunciando a la fuerza de la razón y en los creyentes a la coherencia con la fe.

    • oscar varela

      Hola!
       
      Pancho aprendió el lenguaje llanero entre tanguitos y milongas,
      Y se le nota en el estilo de esta ¡Vamos p’alante gente linda y buena! (Exhortación.
       
      http://www.youtube.com/watch?v=k4vgqsBQCSA
      http://www.todotango.com/Spanish/las_obras/Tema.aspx?id=ki0/u6e7HCQ=

      Milonga sentimental

      Milonga 1931

      Música: Sebastián Piana

      Letra: Homero Manzi

      Milonga pa’ recordarte,
      milonga sentimental.
      Otros se quejan llorando,
      yo canto por no llorar.
      Tu amor se secó de golpe,
      nunca dijiste por qué.
      Yo me consuelo pensando
      que fue traición de mujer.

      Varón, pa’ quererte mucho,
      varón, pa’ desearte el bien,
      varón, pa’ olvidar agravios
      porque ya te perdoné.
      Tal vez no lo sepas nunca,
      tal vez no lo puedas creer,
      ¡tal vez te provoque risa
      verme tirao a tus pies!

      Es fácil pegar un tajo
      pa’ cobrar una traición,
      o jugar en una daga
      la suerte de una pasión.
      Pero no es fácil cortarse
      los tientos de un metejón,
      cuando están bien amarrados
      al palo del corazón.

      Milonga que hizo tu ausencia.
      Milonga de evocación.
      Milonga para que nunca
      la canten en tu balcón.
      Pa’ que vuelvas con la noche
      y te vayas con el sol.
      Pa’ decirte que sí a veces
      o pa’ gritarte que no.

       
       

    Deja un comentario