Otros temas

Autores

Archivo de entradas

5589 Artículos. - 89227 Comentarios.

Respondiendo al cuestionario sobre la familia

Honorio2

Definitivamente se ha publicado oficialmente el cuestionario preparatorio al próximo sínodo sobre la familia. Lo que se hacía siempre y quedaba en el secreto de los obispos, hoy está siendo un estimulador para que todo tipo de personas y grupos piensen y expresen su opinión sobre estos temas. En Religión Digital han abierto un formulario para recoger esas opiniones. Mientras no se consiga un formulario con respuestas cerradas o semicerradas no será fácil tabular esas consultas. Nosotros preferimos hacerlo publicando las que nos envíen y comentándolas después. Arranca Honorio.

Primera pregunta. Las enseñanzas de los documentos de la iglesia sobre la familia.

¿Es que hay una teología sobre la familia coherente y más o menos aceptada universalmente por los fieles? ¿Y más o menos expresada por los teólogos católicos de forma coherente y unitaria?

Los fieles perciben la falta de coherencia de la Humanae Vitae al consagrar la paternidad-maternidad responsable pero limitar su aplicación al seguimiento del método Ogino o a la abstención. No hay un desarrollo de ese principio de responsabilidad en las enseñanzas de la iglesia.

Tampoco se ha desarrollado suficientemente la teología del matrimonio tal como se desprende de los textos evangélicos. El cual evangelio es tremendamente parco en sus principios éticos aplicables a la familia, proclama enérgica y solemnemente la igualdad de derechos del hombre y de la mujer, se inhibe en la definición de las formas de convivencia hombre-mujer y en las formas de la familia,  etc. etc.

Proclama asimismo el carácter sagrado y la libertad sagrada de la mujer en el uso y disfrute de su sexual idad, condena cualquier tipo de trata de blancas…

No se puede asegurar que la pastoral de la iglesia católica se ajuste y defienda todos los principios evangélicos y de derecho natural contenidos en estas consideraciones. Difícilmente se puede dar crédito a la iglesia cuando se constata el trato que ella da a la mujer dentro de sus estructuras. La gente puede reprocharle que un ciego no puede guiar a otros ciegos…

Por su parte, la Iglesia dogmatiza y pontifica sobre los principios de moral natural que considera intocables en relación a la familia, principios que son enormemente relativos y relativizables en función de las circunstancias históricas, las culturas de cada etnia y las estructuras sociales de cada país y sociedad, y sobre todo de los condicionamientos económicos a los que está sometida la convivencia de la pareja y su fecundidad.

Sin un respeto sagrado a la capacidad de juicio de la persona humana, a su conciencia personal, a su cultura y sus circunstancias de vida, es imposible pontificar sobre los principios morales que deben regir esa vida familiar.

Capítulo aparte se merece el tema de la natalidad y de las relaciones familia-estado. El control de los nacimientos y de la fecundidad se impone como un acuerdo a nivel mundial para equilibrar y asegurar la sostenibilidad del planeta y de los medios de subsistencia de la especie humana, así como el bienestar mínimo del hombre y de la mujer que aceptan engendrar hijos.

Por otra parte, el estado debe velar por el bienestar de las familias, proporcionándoles los medios necesarios para crear a sus hijos y educarlos; en este sentido, los países escandinavos y otros países son mucho más cristianos que el resto de países, por cuanto garantizan a las parejas unos medios y una tarea llevadera para sacar adelante a su familia. El aborto, como solución a la desesperada para regular los nacimientos, apenas tendría sentido en una sociedad en la que el estado tutelase y protegiese el derecho de las personas a la paternidad y la maternidad sin menoscabo de su desarrollo personal.

Entra aquí también un capítulo importante en la educación de los niños y jóvenes para disfrutar y ejercer su vida sexual de la manera más humana y razonable posible.

Evidentemente, aquí la iglesia tiene mucha tela que cortar. No es lo mismo despotricar contra el aborto y la contracepción que presionar a la sociedad civil para que proteja y fomente el acceso de los ciudadanos a una vida sexual, una paternidad y una maternidad propias de seres humanos. Esta es una pastoral en la que la iglesia deja mucho que desear…

Segunda pregunta. La ley natural

Creo que va contestada en la respuesta anterior. Dada la enorme diferencia de criterios que sostienen los diferentes pastores de la iglesia sobre el matrimonio y la familia, y la desacertada conducta de las estructuras eclesiales ante la sexualidad, tanto en el tema del celibato del clero como en la defensa o conculcación de los derechos de la mujer, la iglesia ha perdido cualquier presrtigio deseable para erigirse como maestra y guía de las conciencias de las parejas y las familias.

Lo de los no creyentes que solicitan el matrimonio religioso, ¿no será una broma? ¿Qué matrimonio religioso pueden solicitar unos no creyentes? Hay contradicción en estos dos términos…Y todos sabemos que lo que desean es sin ninguna duda el brillo y lustre social de un matrimonio celebrado en una iglesia de moda y con un celebrante orador de prestigio. O simplemente cubrir el expediente de cara a conservar un prestigio y un status social que de otra manera perderían.

Tercera pregunta. Pastoral familiar, la familia como comunidad de fe.

Tal como se ve en las parroquias de Euskadi, los párrocos y pastores intentan mantener una catequesis de niños y procuran que los padres se encuentren con sus hijos en una misa dominical cada mes, una misa con algún elemento de participación de los niños sobreañadido al rito de las misas de adultos.

De vez en cuando convocan a los padres para interesarles en la marcha de la catequesis.

Escasamente se oye en la predicación que los predicadores sugieran a los fieles o les animen a orar en común con sus familias, o los esposos por su cuenta. Ya no se bendice la mesa, los mismos sacerdotes han dejado un poco de lado esa oración.

En general, creo que existe una enorme laguna en el aspecto de la formación de los miembros de la familia en su moral socio-económico-política. Las familias católicas nunca han cuidado la formación de sus miembros en sus deberes cívicos. En estas condiciones, con este vacío educacional, ¿qué formación cristiana puede darse a los miembros de una familia? ¿A quién le puede extrañar que los más fervientes católicos a juzgar por sus prácticas rituales, sean los más corruptos y deshonestos en el cumplimiento de sus deberes cívicos, económicos, políticos?

Evidentemente, estos aspectos de humanidad, de honestidad del ser humano en el uso, disfrute y distribución de los bienes materiales deben ser completados con una proyección de la vida de los miembros de la familia en sentido trascendente, en su mirada y diálogo con Jesús y con Dios. Pero Zaqueo, para encontrarse con Jesús, primero tuvo que aliviarse el bolsillo y reparar todas sus injusticias. Y si no, no hay tu tía…

Cuarta y quinta preguntas. Uniones irregulares.

Creo que está contestada en la primera. ¿Qué unión es “regular” y qué unión es “irregular”? Acaso Jesús definió con una precisión más o menos detallada los requisitos de unió unión regular, o condenó forma alguna de unión irregular? Acaso de lo que dijo sobre la moral familiar definida en el Antiguo Testamento y en las doctrinas de los doctores de la Ley de su tiempo lo dijo para que fuese aplicado a los miembros de la iglesia, a sus seguidores?

En este terreno, ante todo y sobre todo en este terreno, se impone respetar y asumir religiosamente la conciencia de cada individuo, intentar que su conducta sexual y familiar se ajuste lo más posible a lo que Jesús espera de él en su circunstancia, acompañarle en ese camino hacia la superación. “El corazón tiene sus razonamientos, que la razón no sería capaz de conocer y comprender” decía más o menos Pascal.

Imponer un modelo de vida sexual y de unión dee pareja y familia que el individuo no comprenda, no sea capaz de asumir, es condenar a la persona humana a un infierno en esta vida. Y Jesús misericordioso no haría eso, creo yo.

Séptima y octava preguntas. Engendrar y educar hijos

El buen pastor deberá afanarse ante todo en ayudar a las parejas a vivir en plenitud su amor, a superar las crisis de ese amor y elevarlo a su máximo potencia. En la medida en que los cónyuges, parejas hetero o no hetero, vean el interés que el buen pastor se toma en que sean felices y encuentren un amor en plenitud, en esa medida estará ese pastor en condiciones de transmitirles el mensaje de Jesús, cuyo primer y único mandamiento es el del amor. No cabe distinciones o apreciaciones subjetivas del buen pastor, solo cabe intentar identificarse y sintonizar con las sensibilidades y la cultura de las parejas.

Ocurre lo mismo con el excesivo empeño en que las personas se acerquen a la práctica de los sacramentos, que no vaya acompañado de una superación simultánea en su vida de pareja, y en su moral cívica, en su ser de personas humanas. Lo contrario sería caer en el defecto de los fariseos de poner el sábado antes que la persona…

6 comentarios

  • Pascual

    A Honorio gracias por sus aciertos. Estoy con él y le digo que aquí “hay muchísima tela que cortar! ¡La tira! A mi ya descubierta Ana y al sabio de Óscar  comunico que les gano en pesimismo por lo que fue y por lo que será. ¡Tiempo!

  • ana rodrigo

    Querido Oscar, tú siempre tan agudo, sólo faltaba verte tu cara en el perfil, tu presencia y tu prestancia, además de tu curriculum laboral, vital y amoroso, para poder leerte con mayor atención, si cabe. ¡Qué suerte ha tenido Olguita!
     
    Bueno, vamos al tema. Tú sabes mejor que yo, que en ocasiones el orden de los factores no altera el resultado, aunque en este caso, es posible que sí. Si bien, yo no estaba ordenando dichos factores, sino que ponía fin a mi exposición. De cualquier forma, las cartas que hay que barajar deben estar todas a la vez sobre la mesa, de lo contrario, tendremos otra chapuza más.
     
    No se trata de HACER-EL LÍO, como dices tú, y, si el Vati-Pancho, quiere conducir por la izquierda y por la derecha a la vez, le va a salir el tiro por la culata, pues la aparente “democracia” se va a quedar en mero aire, es decir en gatopardismo puro y duro.
     
    De cualquier forma, el que Pancho, como le llamáis, mantuviera la amistad hasta el final con una pareja, exobispo él y divorciada ella, es indicativo de que necesita tener un poco de mago para manejar las cartas en este tema.

  • oscar varela

    Hola ana!

    Una cosita entre otras cositas:

    Te leo:

    -” Y, finamente, mientras …“-

    ¿no podría ser ese “finalmente” el “primeramente“?
    ………………………

    Pienso que hay que priorizar la “TEORÍA“, e.d. el “VER“.

    La vida (eso que indudablemente “hace y le pasa a cada uno”) es lo único que vemos,
    porque, perogrullescamente, nada hay fuera de “lo que c/u hace y le pasa”.

    Las tonterías del tonto “se ven“; las ven todos; no son secreto para nadie, salvo para él mismo, por eso es, y decimos, que es tonto.

    La “fe” de los que agujerearon el techo y pusieron al paralítico delante del Galileo-Jesús: “se ve“.

    Toda TEORÍA lo es de un COMPORTAMIENTO, de una PRAXIS.

    Esto es de perogrullo, lo único que requiere es “darnos cuenta y razón de ello”.
    ……………………..

    Opino que el Vati-Pancho tiene su estrategia pedagógica:

    1.- Por un lado: Invita a “HACER LÍO“. (va por izquierda)

    2.- Por otro lado: Intenta acotarle la extensión desde un “estudio de mercado” dirigido por “Im-Praxicos“. (va por derecha)
    ………………

    Mientas tanto los “Praxicos” auténticos quedan mezclados y en la penumbra.

    Creo que a esto se lo puede llamar “gatopardismo de las Periferias existenciales“.

    Los que mataron a Sócrates (fundador de la TEORÍA venida de las Periferias coloniales) fueron los centralistas de Atenas.

    ¡Voy todavía! – Oscar.

  • ana rodrigo

    Escuché en algún medio de comunicación hace poco que el Papa recibe diariamente dos mil cartas. Independientemente de alguien las lea (¡!) en el Vaticano, ésta de Honorio podría ser una de las más importantes que el Papa podría recibir y leer.
     
    Lo primero que debe hacer los adoctrinadores de familia, debería ser aclararse ellos mismos, como dice Honorio, acerca de si tienen alguna doctrina. Tanto si la tienen como si no, a continuación deben informarse sobre las necesidades de las personas que deciden formar una familia en la sociedad actual.
     
    Las preguntas a la feligresía, no deberían estar enfocadas en clave de doctrina de la Iglesia, sino en clave de la vida real y la ética común en esta sociedad actual, no en la de otras épocas y otras sociedades. ¿Cómo se va a enjuiciar éticamente el tema de los anticonceptivos y otros con mentalidad de la sociedad judía de la época de Jesús? Para esto, la Iglesia debería partir de que está tratando con gente adulta y responsable, y, para quien no lo sea, habrá leyes civiles que encaucen determinadas conductas.
     
    En segundo lugar, la Iglesia debería quitarse de su cabeza el concebir el sexo como algo negativo y/o peligroso, per se.
     
    Y, finamente, mientras la doctrina sexual no sea elaborada más por laicos no célibes que por clérigos célibes, no se avanzará nada.
     

    PD. Tal como están elaboradas las preguntas, es imposible poder tabular cualquier conclusión. Y si se las dejan en manos de las parroquias, el resto de cristianos y cristianas que han dejado la parroquia, muchos, por este tema concreto y la culpabilidad de estar empecatados siempre, la encuesta servirá para poco o para nada.

  • mª pilar

    ¡Gracias Honorio!

    Es tan enrevesada la formulación de las preguntas, que no se pueden responder de forma corta y clara.

    Habrá que intentarlo… para que no lleguen solo las respuestas que esperan… y que algunos “movimientos”… van a responder como un:
    ¡Sí, “buhana”!

    mª pilar

  • Antonio Vicedo

    Gracias, Honorio, por este avance de concreción clarificador de asuntos a calibrar, sobre lo que reflexionar en profundidad después de una visión realista del proceder de los humanos de buena y responsable voluntad y de las propias experiencias personales vivenciadas en el marco de la racionalidad, libertad y responsabilidad propias de nuestro inalienable carácter de sujetos personales.
     
     
    Algo a tener muy en cuenta a la hora de enjuiciar coherencias e incoherencias de los comportamientos humanos  con la fe en Jesús ,Hijo del Hombre y de Dios,  es el aceptar que de Él proviene tanto el Orden Natural, como el Sobrenatural, pero con la particularidad de que para adentrarnos en las coherencias del Sobrenatural, el único camino seguro que tenemos es el Natural del que Jesús, identificándose como camino existencial humano, por su Encarnación=Humanización, en su testimonio y mensaje temporal “se anonadó” como Dios.
     
     
    No va a sernos fácil concretar preguntas y respuestas, pero la tarea debe estar presidida y orientada en que la búsqueda de la verdad y su contenido de realidad sean irrenunciables en la búsqueda.
     
     
    Porque, si algún virus de la universal pandemia que sufre la Humanidad desde el principio, aparece detectado y controlado, es el de la FALSEDAD con el que el poder humano quiere sobreponerse al BONDADOSO y AMOROSO PODER DIVINO.
     
     
    ¿No andar por ahí lo que hemos dado en llamar “Pecado Original esclavizador” que solo puede ser superado por el bautismo de fe, buscando la máxima coherencia entre la propia conciencia y actitud práctica con LA VERDAD de la REALIDAD HUMANA, única causa  y proceso de LIBERACIÓN?

Deja un comentario