Temas

Tablón de ATRIO

Anterior Siguiente
Último: 24-4-19, 11:45

Floren (2019-04-24 11:45:39) : LA VERDAD DE LA PASCUA. http://cartujoconlicencia.blogspot.com/2019/04/la-verdad-de-la-pascua.html

Equipo Atrio (2019-03-08 21:55:38) : Delcy Rodriguez, vicepresidenta de Venezuela, denuncia al criminal apagón en Venezuela criminal apagón en Venezuela [vídeo de 6 min.]

Equipo Atrio (2019-02-18 09:39:18) : Amplio y clarificador programa sobre Venezuela: La hojilla/a> ¡Magnífico analista argentino Marco Teruggi! ¡Larga charla pero imperdible!

Equipo Atrio (2019-01-09 12:31:08) : Entrevista a Tamayo en la Sexta: La Iglesia española sigue siendo franquista

Floren (2018-11-19 19:50:09) : Floren de Estepa escribe en su blog: CARTA A UN JOVEN QUE NO QUIERE VOTAR

Equipo Atrio (2018-11-16 10:06:45) : La verdadera despedida de Steve Jobbs Disgurfso de graduación https://www.youtube.com/watch?time_continue=12&v=vXJYrrLGNAo

» Pon una nota




Autores

Archivo de entradas

4869 Artículos. - 78204 Comentarios.

La guerra y las personas del futuro

antonioLos avances en cienciotécnica modifican cada vez más rápidamente los artilugios bélicos e inventan nuevas máquinas que hagan el trabajo sucio de las guerras. El espía y el piloto son sustituidos por robots infiltrados en la red y por aviones sin piloto o drones.

Los últimos avances en esto se cuentan por meses, no por décadas. Algunos están empezando a salir a la luz ahora. Aunque se mantiene aún un velo de secreto para que la población no sea consciente de la que se está armando para reprimirla.

Se intenta alejar a las personas como agentes del espionaje y de la muerte de personas que deben ser controladas o eliminadas porque, simplemente, molestan. Pero a veces surge donde menos se espera la fuerza de la conciencia: un operador a distancia se rebela y revela lo que se hace en secreto. Entonces hasta la Merkel se rasga las vestiduras. Y el asombroso ministro español de la guerra (¿por qué no seguir con el nombre tradicional?) sentencia: “No preocupa el que haya servicios secretos. Lo que preocupa es que se dejen de ser secretos”.

Solo el hecho de que cada vez haya más personas tan desarrolladas en su conciencia ética como en sus conocimientos técnicos, más persona como el exagente de la CIA Edward Snowden, puede poner freno a esta loca escalada de nuevas técnicas de guerra. Porque los gobiernos son convenientemente presionados por los lobbies industriales para que impongan estos avances y engañen a la población diciendo que son necesarios para combatir el terrorismo, tener más seguridad y dinamizar la economía.

Esta breve reflexión me la han provocado estas tres lecturas que he hecho hoy mismo:

Me hubiera gustado publicar los tres en ATRIO. Dadlos comopublicados y considerad mis texto como una simple entradilla, hoy algo más extensa.

Con ellos os dejo, esperando vuestros comentarios y mayor información.

7 comentarios

  • Rodrigo Olvera

    Bueno, pues leyendo esta entrada lo que viene a la mente y al corazón es esta canción.
    ME PARO A PIE FIRME PARA PREGONAR

  • oscar varela

    “Resulta difícil definir como propias las cosas comunes” – Quinto Horacio Flaco (65 a.C. – 8 a.C.)
    …………………………
    (un Capítulo de “BIENES COMUNES: genes, bytes y emisiones” (libro de 2007) 
    …………………………..

    LOS NUEVOS CONFINAMIENTOS DE LA MENTE
    PAT MOONEY Y SILVIA RIBEIRO
     
    Se puede engañar a algunos todo el tiempo y a todos parte del tiempo, pero no se puede engañar a todos todo el tiempo… Sin embargo, se puede convencer a un número suficiente de gente para monitorearnos a todos, todo el tiempo.
     
    En el contexto de los nuevos asaltos a los bienes comunes, las tecnologías de punta (como la nanotecnología, la genómica, la biología sintética, robótica e informática) ocupan un papel importante, ya que proveen herramientas instrumentales para nuevas formas de despojo. Separadas, esas tecnologías tienen particularidades y problemas propios, pero los aspectos más peligrosos están en su sinergia y convergencia y el aprovechamiento de éstas por parte de las élites. Tenemos que analizar esto con sumo cuidado, no sólo considerando los probables impactos al ambiente, a la salud y a las economías, (que ciertamente son significativos), sino estimando que estas nuevas y poderosas tecnologías, especialmente por ser desarrolladas en el contexto de sociedades injustas, habilitan nuevas formas de control, vigilancia y dominio, así como los intentos por eliminar la disidencia social.
     
    En ese sentido, constituyen un ataque al más común de todos los bienes comunes humanos: la capacidad de decidir sobre la propia vida… en comunidad con otros y en una relación respetuosa con nuestros entornos naturales y culturales. Paradójicamente, aun cuando las nuevas tecnologías tienen un papel fundamental en los modernos asaltos a los bienes comunes, y las corporaciones –como siempre– son quienes más provecho sacan, también es verdad que la participación voluntaria de los individuos, en estos procesos nuevos de confinamiento, es un factor determinante. En este artículo, pretendemos dar una idea del alcance -más allá de lo que imaginamos- que tienen las tecnologías nuevas en nuestras vidas sociales y personales.
    ……………………….
     
    DEL GEN EGOÍSTA…
    Hace más de 30 años, el Dr. Richard Dawkins, etólogo de Oxford, se tomó un año sabático para escribir el libro The Selfish Gene (El gen egoísta), una de las obras más inquietantes de esa época. Dawkins adoptó la teoría de que el gen, o el ácido desoxirribonucleico (ADN), es sólo una de las muchas fuerzas que nutre la evolución humana. Dawkins especuló que los seres humanos podrían también desarrollar memes culturales, que seguían una dinámica de réplica darwiniana. El concepto es tan extravagante, que ese capítulo del libro no atrajo muchos seguidores.
    ………….
    El Grupo ETC hubiera pasado de largo, sin mayor consideración, el concepto de la memética cultural [Memética: es un enfoque neodarwiniano de modelos de evolución que contempla la transferencia de información cultural por medio de memes (Dawkins usó la palabra “meme” para describir una unidad de trasmisión de cultura humana análoga al gen, planteando que la replicación también ocurre en la cultura.) La memética se ha convertido en un enfoque de estudio de unidades que se autoreplican, e incluso se ha sugerido que la memética es análoga a la genética así como son análogos los memes a los genes], de no haber sido por una reunión que se celebró tres meses después del 11 de septiembre, entre niveles altos de funcionarios del gobierno estadounidense, científicos e industria. Allí se colocó la investigación en memética cultural como una de las prioridades. Dos años más tarde, un libro escrito por un respetado Astrónomo Real Británico, nos llamó la atención nuevamente sobre la memética, con la inquietante noción de la posibilidad de medicamentar las actitudes sociales, para manipular la naturaleza humana.
    ………….
     
    Lo que nos motivó a dar seguimiento al tema, es que éste se teje sin problemas dentro de la lógica de las élites dominantes. Consideremos por ejemplo las sugerencias del Informe del Estado del Futuro de la Universidad de la ONU: que estamos entrando a una época de “Individuos de Destrucción Masiva”, en donde cualquiera, y donde sea, podría volverse devastadoramente violento usando cualquier cosa. Frente a esa supuesta amenaza, la vigilancia masiva sería apenas una primera respuesta. Pero una vigilancia agresiva despertaría seguramente una reacción social masiva. Por ello, conseguir la capitulación voluntaria (ciudadana) sería más efectiva que la vigilancia. Si a la sociedad se le puede encajonar para que entregue su información sin tener que obtenerla con violencia, aumentan notablemente las posibilidades de éxito en la defensa de los privilegios de los poderosos. Mejor aún, si se le puede convencer de que ceda voluntariamente el control sobre sus propias acciones, los consorcios dominantes corporativos gubernamentales pueden dormir tranquilos.
    ………………………….
     
    …A LOS INDIVIDUOS DE DESTRUCCIÓN MASIVA:
    En 2003, el Dr. Martin Rees, entonces Astrónomo Real de Gran Bretaña, actualmente Presidente de la Sociedad Real británica, apostó que para el año 2020, el bioterrorismo o un “bioerror” mataría a un millón de personas. Rees recalcó la importancia de entender que los individuos son una nueva amenaza a la seguridad. “Estamos entrando a una era”, dijo el astrónomo, “en donde una sola persona podrá, en un acto clandestino, provocar la muerte de millones y causar que una ciudad sea inhabitable por años…” Por ejemplo, los hombres bomba -suicidas que son el instrumento ‘convencional’ individual de destrucción masiva- eran virtualmente desconocidos en 1975, pero en 2000 ya se contabilizaron 43, y en 2005, era uno al día. En la actualidad son más.
     
    Martin Rees, y la Universidad de las Naciones Unidas, nos dicen que hay que temer a nuestros vecinos. “…la amenaza nuclear se verá pequeña frente a otro tipo de amenazas que pueden ser igualmente destructivas pero son mucho menos controlables”, dice el Presidente de la Sociedad Real. Y las intimidaciones no vendrán necesariamente de gobiernos nacionales, ni siquiera de “estados delincuentes”, sino de grupos pequeños o de individuos con acceso a la tecnología en constante avance. Las personas pueden detonar catástrofes de muchas formas.
     
    Rees puede estar en lo correcto en ciertos casos, pero el plan de acción político gubernamental para “enfrentar” a los Individuos de Destrucción Masiva, se basa en que la sociedad abdique sus derechos a favor del gobierno y acepte la vigilancia universal. Si aceptamos que cualquier individuo es capaz de hacer cualquier cosa, entonces el gobierno exigirá detentar la autoridad de hacerle lo que fuere a quien sea. La capacidad de convertir casi cualquier cosa en un arma ha crecido enormemente gracias al reciente desarrollo de tecnologías a nanoescala. Son tecnologías que se construyen desde el nivel de átomos y moléculas para crear materiales con propiedades nuevas, aumentando de paso, la credibilidad de la amenaza de individuos de destrucción masiva.
     
    En una exposición de nanotecnología en St. Galan, Suiza, en 2005, una empresa que vende nanotubos de carbono a granel -el emblema de esta nueva tecnología- le dijo a Hope Shand del Grupo de
    ETC que la compañía únicamente mandaba nanotubos en pequeñas cantidades, porque si hacían envíos grandes, la tendencia de los nanotubos era explotar. ¿Y luego? Según uno de los videos más visto en Internet, si uno coloca unas pastillitas de Mentos en una botella de 2 litros de Coca light, explotará. Pero las nanopartículas son mucho más que una broma de comedor escolar. El óxido de aluminio (compuesto químico que los dentistas usaron muchos años para tapar las caries) es bastante inocuo a macro escala, pero a nano escala, explota. La Fuerza Aérea de Estados Unidos lo usa para detonar bombas. El oro, que se usa en anillos y ornamentos, es inocuo. Pero cuando está estructurado en moléculas de entre 8 y 24 átomos, se vuelve altamente reactivo.
     
    Si hubiera que escoger entre oro y óxido de aluminio, pastillas de Mentos y Coca, lo único que prohíben las nuevas normas de seguridad de los aeropuertos es la Coca. El punto es que con la nanotecnología no se puede descartar el potencial peligroso de cualquier compuesto químico convencional. Y este hecho modifica casi todo en la planeación estratégica de defensa. El corolario a esta realidad de explosivos omnipresentes es que con las nuevas tecnologías de comunicación, se aumentan las posibilidades de que prácticamente cualquiera puede ser un Individuo de Destrucción Masiva. Si esto teóricamente resulta insalubre para las personas y peligroso para la sociedad, lo cierto es que a los gobiernos les está dando la excusa ideal para el monitoreo intrusivo generalizado.
    ……………………
     
    LAS SOCIEDADES MONITOREADAS MASIVAMENTE
    El mismo año en que Richard Dawkins terminó de escribir su libro El gen egoísta, los Estados Unidos, Gran Bretaña, Canadá y Australia se unieron para establecer Echelon, un sistema global de vigilancia telefónica. Ya desde entonces, la mayoría de nosotros, desde la sociedad civil, sabíamos que hay una gran diferencia entre grabar todo y poder escuchar y entender todo. El tiempo ha pasado y Echelon ya tiene la capacidad de escuchar y entender; y esto es sólo el comienzo…
     
    Hay satélites en movimiento casi perpetuos por arriba nuestro, y ahora hasta los aviones, vienen equipados con dispositivos de sensibilidad remota para monitorear, desde la soberanía nacional, toxinas de vuelo elevado, trajineras errantes, narcotraficantes y refugiados económicos. Las cámaras infrarrojas de hoy pueden registrar huellas de una persona que usó un abrigo o una cama unas horas antes. Los micrófonos parabólicos captan conversaciones a distancia de un campo de fútbol. Un paraboloide tridimensional puede rastrear las ondas sonoras desde el punto de origen. Hay tecnología capaz de aislar una conversación de las vibraciones longitudinales trasmitidas a través de cristal doble. Si dice algo, alguien más lo puede escuchar. Y también lo pueden seguir.
     
    En Japón, DARPA (US Defence Advanced Research Project Agency) investiga un “insecto digital”, un fisgón móvil autónomo que combina pilas foto recargables con nanosensores para el sonido y luz infrarroja y visible, más detectores moleculares. La minúscula plataforma trasmitirá digitalmente lo que encuentre, por onda corta, a un receptor remoto. El propósito militar es evidente, pero tales tecnologías también ofrecen enormes lucros en la calle. La tecnología comercial usada para grabar imágenes y sonido ya es nanoescalar. La disminución del costo significó la producción masiva de artefactos sofisticados de vigilancia a precios accesibles.
     
    ·         Efectos colaterales y espionaje: Uno de los grandes cambios después de la Guerra Fría, fue la mayor fluidez de las relaciones entre militares e industria. Las altas tecnologías castrenses, a la larga siempre encuentran el camino de los productos hacia el consumidor. Esto es lo que sucede también con la tecnología militar de vigilancia. Los sensores que se desarrollaron para detectar emisiones tenues de estrellas distantes, usados posteriormente por el ejército estadounidense en la detección de guerrilleros, ahora aparecen en las cámaras digitales comerciales. Tal enfoque “multipropósito” recibe el nombre de COTS (commercial off the shelf technology), tecnología comercial lista para usarse. Los satélites espías usan tecnología COTS para aumentar la resolución de imágenes de hasta de 10 centímetros, potencia necesaria para leer una placa vehicular o ver el gesto burlón en la cara de un almirante.
     
    ·         Nano soldados: Desde que se formó en el 2001, más de un tercio del presupuesto de la Iniciativa Nacional de Nanotecnología en los Estados Unidos, se ha gastado en defensa y usos militares. Las fuerzas armadas también financian este tipo de investigación en Europa Occidental (por ejemplo, en Bretaña y Suecia y en Israel, China, Malasia e India. Los principales objetivos militares son, entre otros, la detección rápida de guerra biológica, armamento más fuerte y ligero, explosivos más poderosos —incluyendo detonadores de mini-ojivas nucleares, soldados mejorados nanotecnológicamente, y “dominio pleno de la información” por medio de la nanotecnología. “Se espera que este tipo de tecnología”, en palabras del Presidente de India (él mismo un científico de misiles) “revolucione los conceptos totales de la guerra”.
     
    ·         Mini espías: El factor 9/11 derribó cualquier barrera que quedara entre la vigilancia militar y comercial. Los identificadores por radio frecuencia -RFID, por sus siglas en inglés- son pequeñísimos chips de silicio que transmiten bits simples de datos digitales cuando reciben una frecuencia de radio desde distancias de hasta 10 metros. Los identificadores RFID más chicos, miden lo mismo que un grano de arena. Grandes cadenas de supermercados como Wal-Mart y Tesco exigen que sus proveedores identifiquen tarimas y cajas de productos con estos chips, para rastrear el inventario y prevenir el robo. En unos cuantos años seguramente cada producto estará marcado de esta forma. Los chips de RFID se incluyen ya en vehículos, llantas, tarjetas de crédito, medicinas, mascotas, prisioneros y hasta en pasaportes. Los pasaportes estadounidenses incorporaron los identificadores RFID en 2006. La empresa con sede en Estados Unidos, Verichip, fabrica un identificador aprobado por la FDA que se implanta en la piel para poder tener acceso a registros médicos, acceso VIP a ciertos lugares, o se colocan para rastrear a personas de tercera edad, a niños y a obreros. La empresa Nanoplex empieza a desarrollar identificadores más pequeños que los RFID. Sus identificadores de nanobarras (nanopartículas en rayas) pueden mezclarse con un material o rociarse sobre el objetivo, aplicando un código invisible, que se puede leer desde varios metros de distancia.
     
    Mientras que los identificadores RFID son flujos pasivos de información, los grandes inversores apuestan a los mini sensores inalámbricos que recogen la información de su entorno activamente y la transmiten a terceros. Se llaman “polvo inteligente” (smart dust). Los laboratorios de robótica de Berkeley están marcando nuevos rumbos con el Smart Dust favorecido por el financiamiento del Departamento de Defensa de Estados Unidos. Los diminutos sensores inalámbricos y autónomos del laboratorio (se les conoce como ‘motas’) se dispersan en el campo de batalla para monitorear el movimiento de tropas, toxinas químicas y temperatura, transmitiendo continuamente datos al centro de comando. Las motas originales eran del tamaño de un centavo americano, pero contenían nanopartículas. Ahora que Intel, Motorola, Honeywell y otros están aumentando la producción, los precios empiezan a caer. El objetivo es reducir el tamaño de las motas a la escala casi invisible de una partícula de polvo para que las fuerzas armadas, el ministro de justicia, o hasta su mamá puedan comprarse un juego.
     
    El polvo inteligente también es demasiado pasivo ya que no se desplaza mucho sin la ayuda de un buen viento. Por esto, el Instituto de Robótica de la Universidad de Berkeley está diseñando robots voladores del tamaño de un insecto, capaces de transportar sensores inalámbricos. Cuando quede listo, ‘Robofly’ medirá un centímetro y podrá volar y aterrizar con la precisión de una mosca. Aunque robofly todavía no vuela, hay aviones no pilotados, un poco más grandes, que ya lo hacen. Actualmente, el Micro Vehículo Aéreo (MVA) más chico mide 4.3 pulgadas. En esta línea, quizá el enfoque más adecuado para la vigilancia móvil diminuta podría ser descartar los robots y montarle sensores de vigilancia a insectos reales.
     
    En septiembre de 2007, el Departamento de Bio-Robots de la Universidad de Tokio construyó una robot-cucaracha, una cucaracha común con sensores implantados en su coraza que los investigadores podían controlar remotamente. En unos cuantos años, dicen los investigadores japoneses, los insectos controlados electrónicamente portando mini cámaras u otro tipo de sensores podrán usarse en una variedad de misiones delicadas, desde trabajos de rescate en escombros por terremotos, hasta entrar por debajo de la puerta y espiar a la industria. Como las fuerzas armadas de Estados Unidos y muchos otros países, tienen la capacidad jurídica de desaparecer las solicitudes de patentes y la información sobre ellas, no sorprende que la investigación de sistemas biológicos para el monitoreo haya desaparecido del horizonte, al aumentar el interés público.
    ……………………………
     
    LA CAPITULACIÓN TRIUNFA SOBRE LA VIGILANCIA
    Aunque no se trata solamente de lo que el gobierno nos hará, sino de lo que nosotros mismos nos estamos haciendo o permitiendo que se haga. En un mundo donde los Individuos de Destrucción Masiva son plausibles, ni siquiera la vigilancia intensa nos garantiza seguridad. Tenemos que ayudar. La gente ya está entregando voluntariamente su información vital, más rápido que si el gobierno se la solicitara.
     
    En Gran Bretaña y otras partes, los celulares/cámaras con sistemas GPS mandan fotografías comentadas de los vecinos y los barrios con un nivel sorprendente de detalle. Esto no es el futuro –es el presente. Las organizaciones de la sociedad civil se han centrado principalmente en la vigilancia externa, ignorando la entrega social voluntaria. Hace poco, un periodista estadounidense condujo su camioneta por una vecindad cara de los suburbios. Con tecnología barata disponible comercialmente captó señales de las cámaras de vigilancia hogareñas (nanny cams), recogiendo la información audiovisual de las casas por las que pasaba. Cuadra tras cuadra, los suburbios y condominios están proyectando películas en tiempo real de las rutinas diarias de sus dueños. Si estos videos los conectamos con los millones que se suben a YouTube, con las confesiones que a diario aparecen en torrentes en FaceBook y MySpace, y con los 100 millones de redes sociales interconectadas explícitamente a través de la telefonía por Internet como Skype, entonces no hay gran cosa que usted o sus amigos no hayan revelado. Sumen esto a las cámaras omnipresentes de seguridad y entenderán cómo es que todos los urbanistas estamos a unos cuantos pasos de ser actores en el video de Reality Show de otra persona.
     
    Además de espiarnos a nosotros mismos, ¡estamos pagando la cuenta! En 2005, más de 150 mil personas, principalmente en Estados Unidos, desembolsaron, cada una, 100 dólares para comprar un equipo y mandar una muestra de su ADN a IBM. IBM, junto con la National Geographic Society, puso en marcha el Proyecto Genográfico para mapear la diversidad genética humana del planeta. La gente que pagó los cien dólares, quería saber si estaba relacionada, aunque sea de lejos, con
    Bill Gates o Atila, rey de los hunos. La industria, a su vez, quiere conocer todo lo posible sobre las características genéticas humanas. Esta absurda inversión social ya ocurre en muchos sistemas de salud. El Dr. J. Craig Venter (el famoso y controvertido genetista que dirigió la iniciativa privada para mapear el genoma humano) ofrece el premio Grand Challenge al primer científico que pueda mapear el genoma de una persona con menos de mil dólares. Dentro de poco, las personas podrán andar por ahí usando microchips con su propio mapa genómico. Una vez que se tenga el microchip en la mano, ¿quién supervisará su uso?
     
    Hay quienes entregan sus genomas porque creen que esto facilitará que los médicos receten medicamentos que según su composición genética, no les causará daño. En las últimas décadas, miles de medicamentos han sido descartados en el proceso de investigación, o se han retirado del mercado, porque un pequeño porcentaje de la población mostró reacciones peligrosas y adversas al ingerirlos. Los mapas individuales genómicos abrirán las puertas a las empresas farmacéuticas para que desempolven y mercadeen esas medicinas. La desventaja, claro, es que la gente tendrá que entregar su privacidad a la industria farmacéutica. Esto podría describirse como evitar enfermedades al paciente, o más bien, eludir riesgos a la industria aseguradora y a los patrones. Hoy, ya pueden las personas obtener su propio mapa genómico por 20 millones de dólares.
     
    Pero si estamos a favor de crear una “sociedad transparente”, ¿cuál es el problema? De todos modos la mayoría no tenemos nada qué esconder, y los que sí tienen, la generalidad de la población querríamos descubrirlo. De hecho, sería un mero debate de opiniones, si ignoramos la historia. El abuso de poder no fue característico solamente de los fascistas y dictadores del siglo XX. Existen motivos valederos por los cuales toda una generación peleó en pro del voto secreto, al tiempo que los ricos y poderosos de su época se opusieron.
     
    Ahora, demos un paso más: ni siquiera hay necesidad de monitorear, si existe una vía aún más eficiente de control. Si se puede manipular las mentes de los supuestos terroristas o de disidentes sociales –o incluso de competidores comerciales.
    …………………………..
     
    ¿DEMOCRACIAS DIGITALES?
    ¿Será cierto que las nuevas tecnologías de comunicación se pueden usar para promover la democracia? A principio de los ochenta, muchos ambientalistas criticaron el surgimiento de las computadoras personales, pero otros activistas usaron las nuevas herramientas para el análisis y desorganización tanto de los gobiernos como de la industria. El uso de cintas de radiocasete en Irán, en 1979, favoreció la consolidación del movimiento político iraní, al derrocar al Sah Mohammad Reza, lidereado por el ayatolá Khomeini (Jomeini). Los radioaficionados desempeñaron un papel vital en el derrocamiento del dictador Fernando Marcos en Filipinas, en 1986. En 1989, la máquina de fax fue fundamental al lograr el apoyo global a las protestas motivadas en la Plaza de Tian’anmen, en China. El destierro popular del presidente filipino, José Estrada, en 2001, se acredita a los mensajes de texto transmitidos por celular. Se atribuye al monitoreo de las “encuestas de boca de urna” a través de teléfonos celulares, durante las elecciones senegaleses de 2001, haber conseguido la honestidad de la votación. Los celulares también se emplearon para proteger las urnas durante las elecciones de Ghana, en 2000 y 2004. En 2004, las fotos tomadas con teléfonos celulares, enviadas por los guardias de los reclusorios militares estadounidenses a sus amigos en Estados Unidos, fueron publicadas en el Washington Post, hecho que causó un fuerte golpe a la credibilidad del gobierno estadounidense, en torno a la guerra en Iraq.
     
    En cada situación, el uso habilidoso de las nuevas tecnologías de comunicación por parte de la sociedad civil logró sortear el control del Estado. Para lograr el destierro de Estrada, los filipinos enviaron 45 millones de mensajes de texto diarios, más del doble del volumen combinado mundial de la época. Filipinas apenas contaba con 3 millones de líneas telefónicas, pero sus 76 millones de ciudadanos controlaban más de 4 millones de teléfonos móviles. Alrededor del 80 por ciento de la gente en el mundo tiene cerca una señal de telefonía celular, y 15 por ciento está conectada al Internet. La relación de usuarios de este método de interconexión entre países industrializados y en desarrollo, se está cerrando, y las tasas de penetración han pasado de ser de 41 a 1 en 1992, a 10 a 1 en 2004, hoy quizá sea 5 a 1 hoy. ¿No estará la revolución a la vuelta de la esquina?
     
    Eso pensábamos. Hubo una época, con la llegada del telégrafo, en que éste fue anunciado como el gran promotor de la democracia, como hoy sucede con Internet. Los románticos nos dijeron que la verdad saldría a la luz y que el poder político y económico se volvería transparente. A fin de cuentas, el telégrafo sirvió para reforzar el poder político de los países que controlaban la tecnología y el poder económico de las corporaciones que la dominaban. En unas cuantas décadas, los reyes del cable eran Eastern Telegraph de Gran Bretaña y la Western Union de Estados Unidos.
     
    Lo mismo con la radio: las ondas radiofónicas se abrieron para cualquiera con competencia técnica. Muchos pensaron que la revolución estaba en la puerta. Después de todo, ¿cómo podían los gobiernos controlar el aire? Muchos pronosticaron tiempos de libertad irrestricta del discurso y la información, con la idea de que finalmente esto ayudaría a la gente a ejercer la verdadera democracia. Pero, desde su inicio en Europa, los gobiernos se apoderaron de la tecnología y sólo permitieron el acceso a las ondas radiofónicas a unos cuantos. La misma esperanza se vivió con la televisión por cable, y el surgimiento de canales locales, controlados por organizaciones comunitarias. Algunos siguen todavía. Pero la tendencia general demuestra que las empresas de cable se fusionaron con los sistemas originales de televisión, para luego híper-fusionarse y convertirse en monopolios de cine, radio, periódicos, revistas e Internet. Si consideramos al espectro un common, al que todas y todos tenemos derecho a acceder y hacer uso de igual manera, lo que evidencian estos monopolios, es una excesiva concentración del control sobre este common.
     
    Honestamente, ¿qué pueden esperar los ciudadanos de las nuevas tecnologías de comunicación cuando la estructura básica, el Internet, está en manos de las fuerzas armadas de Estados Unidos? Hay más 7 millones de personas hablando por Skype en cualquier momento. Pero a Skype lo controla la Internet, que está en manos de los militares de los EUA. Y en 2005, eBay compró a Skype y Rupert Murdoch compró a MySpace. Un año más tarde, Google tomó el control de YouTube. Por supuesto que, FaceBook, la última moda en Internet, pronto se convertirá en la subsidiaria de alguien más.
    ……………………………
     
    ÁTOMOS PARA LA PAZ: ¿INGENIERÍA SOCIAL PARA LA PACIFICACIÓN?
    El Prof. Jacob Hamblin de la Universidad de Clemson, Estados Unidos, deja claro que la ingeniería social no es un invento moderno. Desde 1930, se plantea la necesidad de manipular la conciencia social para mantener el progreso, la ley y el orden. Cuando el entonces Presidente de Estados Unidos, Dwight Eisenhower, en un discurso ante la Asamblea General de la ONU en 1953, lanzó su iniciativa “Átomos para la Paz”, catalizó una batalla entre las agencias de la ONU que aspiraban al liderazgo de la iniciativa. En este contexto surgieron voces de científicos sociales que hablaban de la “modificación de conducta” de sociedades enteras, y de “terapia psiquiátrica” para el mundo. Esto ayudaría a la humanidad a ajustarse a las nuevas tecnologías. La idea de que los científicos pudieran trabajar con el sistema educativo y los medios de comunicación para moldear a la sociedad y sus actitudes continuó hasta los sesenta, cuando el movimiento social contra el racismo, las críticas a la guerra de Vietnam y la preocupación por el deterioro ambiental la hizo a un lado.
    …………………………
     
    LOS MEMES Y EL DISENSO DEMOCRÁTICO:
    ¿Realmente es posible dirigir la evolución de la cultura humana desde fuera? Esperemos que no. ¿Es posible que los gobiernos intenten este tipo de manipulación? Sí. Y tenga éxito o no, el mero intento resultaría destructivo. Aunque la iniciativa misma es increíble, es altamente creíble que se intente y por tanto la sociedad civil debe estar alerta. Recordemos la memética cultural. Si hubiese algo cierto tras la idea de los Individuos de Destrucción Masiva -o si las élites regentes creen que puede ser posible o sencillamente les interesa convencer a la sociedad de que los individuos de destrucción masiva son una amenaza real-, entonces la “primera respuesta” en esa lógica es establecer un sistema de vigilancia omnipresente para monitorear a todos en todas partes. O mejor aún, crear una sociedad “transparente” que voluntariamente
    entregue la información.
     
    Incluso en los setenta, el Dr. Richard Dawkins hubiese dicho que la manipulación gubernamental que provoca tal entrega societal ya era un “meme”. Los memes culturales empiezan a desarrollarse en los medios de comunicación y en la educación pública. Las novelas de televisión y los planes de estudio han sido sumamente exitosos en crear nuevas normas sociales. Algunos, como la aversión a fumar, la aceptación de preferencias sexuales o la antipatía hacia los conductores ebrios, evidentemente han sido benéficos. Otros, como el desprecio al conocimiento indígena, la negación del calentamiento global o el abandono de estrategias sustentables de subsistencia a favor del consumismo, han sido destructivos. Todas representan memes “suaves”.
     
    ·         Memes por receta. Existen, en teoría, otros memes fabricados que podrían ser mucho más duros. Se puede decir que el científico más respetado del Reino Unido, Martin Rees, nos pone en alerta al decir que,
     
    … el carácter del ser humano se puede modificar a través de técnicas nuevas, que son mucho más precisas y eficientes que las panaceas y medicamentos que nos son tan conocidos hoy… Para mediados de siglo…la gente quizá ya tenga actitudes diferentes a las de hoy [probablemente modificadas por fármacos, implantes de chips, etcétera]. Los cambios no genéticos pueden llegar a ser más repentinos y transformarían, en menos de una generación, el carácter mental de la humanidad tan rápidamente como se pueden desarrollar y comercializar nuevos fármacos. La esencia de la humanidad, prácticamente sin alteraciones desde que se empezó a escribir la historia, podría empezar a transformarse en este siglo.
     
    No nos debe sorprender el hecho de que la coalición mundial corporaciones-gobiernos contemple el uso de fármacos o de implantes cogulares, para fomentar el control social. De por sí, toda forma de infelicidad o descontento se interpreta como un problema médico individual. El problema no es el desempleo o subempleo de los ciudadanos, sino que ellos se sienten deprimidos por la situación. Para esto hay una pastilla. El problema no es que hay exceso de estrés, exceso de inequidad social, exceso de contaminación, sino que estas cosas nos molestan. Para esto hay una pastilla. No es que nuestros jefes nos exijan mucho, sino que dormimos demasiado, o somos incapaces de satisfacer las crecientes expectativas patronales. Hay pastillas que ayudan a bajar las necesidades de sueño, que mejoran la memoria, y que nos ayudan a pensar más rápido. No se trata de que la industria o el gobierno se ajusten; la gente es quien debe ajustarse.
     
    ·         ¿E-cerebros? La posibilidad de que los neurocientíficos entiendan, y adecuen la memoria, va de la mano con el concepto de memes culturales. El Dr. Eric Kandel recibió el Premio Nobel en medicina en el año 2000, justamente por ese trabajo. Kandel rastreó la memoria en el simple caracol Aplysia marine. Siguió la trayectoria neurológica desde la sensación inicial hasta el almacenamiento de la memoria de la sensación, en un patrón de conexiones eléctricas y químicas localizables con precisión y, en teoría, manipulables. Hay científicos que ya creen que pueden hacer lo mismo con el ser humano, por ejemplo, para ayudar a pacientes a sobreponerse de traumas psíquicos, al embotar o eliminar el recuerdo de eventos terribles. Claro que también existe la posibilidad de usos menos benignos.
     
    Dos investigadores del Instituto de Neurociencias en San Diego, Estados Unidos, aumentaron 30 veces la agresividad de la mosca de la fruta, simplemente al amplificar la presencia de la enzima CYP6a20, codificada por un solo gen. Es poco común que una característica como la agresividad pueda rastrearse a un solo gen, aunque es más interesante saber que este insecto tiene una cuarta parte de su ADN equivalente al del ser humano.
     
    ·         ¿Herencias bélicas? Si el cerebro puede recablearse para que los memes culturales se hereden, entonces estamos ante algo mucho más alarmante. Si fuese posible manipular cómo o qué pensamos, ¿podrían heredarse estos patrones neurales alterados? Los investigadores de la Universidad de Umeå en Suecia, creen que sí. Con colegas en el Reino Unido, han descubierto que los cambios epigénicos –cambios químicos en el ADN como por ejemplo, la adición de grupos de metilodesarrollados en jóvenes prepúberes por medio de la nicotina o alcohol, se pueden heredar a los hijos y nietos. Un estudio de largo plazo en hombres británicos reveló que los fumadores que empezaron a edades tempranas, les heredaron cambios epigénicos a sus hijos y nietos, traduciéndose más adelante en problemas de obesidad, entre otros.
     
    ·         Memes parasíticos: Hace 30 años, Richard Dawkins especuló, pero ni prometió ni profetizó, el desarrollo de memes virales o parasíticos que pudieran literalmente controlar algunas facetas de la evolución cultural humana. A principios de diciembre de 2001, el Departamento de Comercio de Estados Unidos (DOC) y la Fundación Nacional para la Ciencia (FNC) convocaron a una reunión de expertos del ámbito científico, industrial y altos funcionarios del gobierno estadounidense, bajo el patrocinio de la Casa Blanca, cuyo tema fue: “Tecnologías Convergentes para el Mejoramiento del Desempeño Humano”. El Dr. William Baimbridge de la FNC habló de la “memética cultural” (la vieja teoría de Richard Dawkins), diciendo que es posible mapear y pronosticar el comportamiento neurológico de una cultura o comunidad (o individuos), para luego adaptar las respuestas a estímulos, o al menos, conocerlas con anticipación.
     
    Posiblemente, el avance científico más importante de las últimas décadas no ha sido en el campo de las nano partículas o en el mapeo de genomas, sino en las neurociencias. Los investigadores están aprendiendo a seguir los trayectos neurológicos desde los sentidos hasta una (o varias) zonas del cerebro en donde se da la respuesta. También están aprendiendo a hacer crecer las conexiones neurológicas y a redirigir los impulsos. Públicamente, el propósito de tal investigación es manejar el dolor crónico, suprimir la ansiedad, o eliminar las adicciones. Pero esta misma investigación podría borrar el miedo a un soldado o inducir apatía entre manifestantes críticos de la globalización.
     
    Las presentaciones y documentos de ese diciembre en Washington lo dicen todo… “…el problema clásico de las ciencias sociales ha sido entender cómo y por qué algunas personas o grupos se desvían de los estándares de la sociedad, a veces recurriendo al crimen y al terrorismo”, dijeron William Bainbridge y Gary Strong de la FNC, “… entender a fondo los procesos meméticos que generan los movimientos radicales de oposición pueden ayudar a los legisladores a combatirlos eficientemente”. No todos los planteamientos fueron para suprimir la violencia. Siendo reciente la debacle de la OMC en Seattle, el tema económico también fue de interés para los organizadores: “Una ciencia de la memética, creada por la convergencia de muchas disciplinas existentes, sentaría las bases para entender la relación entre los grupos sociales y la globalización, actualmente un tema de enorme interés. Los grupos de fundamentalistas ya no son algunos ‘marginados’”, dijeron los dos investigadores de la FNC, “emplean tácticas para lidiar con la variedad y el cambio, pasando a ser tema no sólo para los antropólogos culturales, sino también para la aplicación de la ley y para los gobiernos en general. Ciertas ‘ideas’ pueden tener la fuerza de un virus social…”. “Además”, advirtieron que, “algunas ‘ideas’ pueden diseminarse con la
    misma velocidad y tener los mismos efectos nefastos en la población que un virus biológico”.
     
    Según los científicos y burócratas de la reunión en Washington, “Si tuviéramos un mapa más adecuado de la cultura, análogo al sistema de Linneo que clasifica a los organismos biológicos en especies y géneros, podríamos ayudar a la gente a
    encontrar la cultura que quieren, y podríamos localizar los nichos culturales “deshabitados”, que podrían ser colonizados rentablemente por industrias en crecimiento”. La “ciencia memética”, opinaron los asesores políticos, “nos ayudaría a manejar los desafíos de la supremacía de la cultura americana…” Aunque Bainbridge y Strong no dijeron estar expresando los puntos de vista del gobierno de Estados Unidos, el resumen ejecutivo del informe de la Fundación Nacional para la Ciencia y el Departamento de Comercio, enfatizó que los funcionarios gubernamentales y de la industria le daban la “mayor prioridad” a la propuesta del Proyecto del Cognoma Humano, un plan para mapear las neuronas y memes del cerebro humano similar al Proyecto del Genoma Humano que mapeó nuestro ADN.
     
    ·         Gondii, no Gandhi: ¿Es realmente posible que los neurocientíficos modifiquen la forma de pensar o actuar de la gente? ¿Puede cambiarse una cultura? La idea de crear parásitos o virus neuronales, las contrapartes de los virus de computación actuales, es lo que captó la atención de Richard Dawkins sobre la viabilidad de la memética cultural. En el mundo natural existen muchas pruebas que revelan cómo los cerebros de lo que sea –desde insectos hasta mamíferos- pueden ser rutinariamente “manipulados” para que las criaturas afectadas cumplan con los designios de otra especie, incluso aunque a veces signifique el suicidio. Investigadores de Oxford descubrieron un parásito diminuto, el Toxoplasma Gondii, que provoca que los ratones se sientan fatalmente atraídos a los gatos. El parásito manipula a las ratas para llevarlas hacia los huéspedes predilectos del parásito: los gatos. El virus está latente en roedores, pero se activa cuando el gato se lo traga.
     
    Investigadores en Montpelier reportaron que el gusano Phylum aschelminthes que parasita los saltamontes, se apodera de sus cerebros para que secrete proteínas que los inducen a ahogarse en el agua, cuando el gusano necesita aparearse. Por supuesto, la capacidad de manipulación del cerebro de saltamontes y roedores por parte de los parásitos no puede tomarse como “prueba” de que las actitudes culturales o políticas de los humanos pueden reeducarse de la misma manera. Sin embargo, se han encontrado humanos infectados con Toxoplasma gondii, y algunos investigadores dicen que es la razón de ciertos patrones anormales de conducta, como la promiscuidad en mujeres y aumento de violencia en hombres.
     
    No estamos sugiriendo que los gobiernos están a punto de manipular alguna bacteria o virus nuevos para inyectarlo en el sistema de agua corriente o en los graneros para que todos votemos “correctamente” en las siguientes elecciones. Solo planteamos que la aspiración sempiterna de las élites dominantes de modular la voluntad del pueblo para satisfacer sus propios intereses no sólo sigue presente, sino que podría contar con poderosas herramientas nuevas para perseguir tal meta. Aunque la vigilancia es muy preocupante, la claudicación de la sociedad y las distintas formas de manipulación de la memética cultural requieren la atención y el análisis de la sociedad civil. A menos que los pueblos busquen una solución social y política a los problemas de injusticia social, la supuesta amenaza de los individuos de destrucción masiva podría coaccionar “a toda la gente” a ponerse bajo el control de otros “todo el tiempo”.
    ………………….

  • pepe blanco

    Me pregunto qué sutiles matices semánticos habrá querido expresar Antonio Duato al escribir “cienciotécnica” en vez de -supongo- “tecnociencia” que es palabro conocido. Es decir, me pregunto qué significa para él la expresión “cienciotécnica” (espero que la duda no lo incomode tanto como aquella sobre el significado de la palabra “católico” 😉 )

  • Gonzalo Haya

    Yo también me tomo enserio lo del club BILDERBERG y me siento impotente ante la espiral de dominio que va absorbiendo a los países más capacitados. Hay alimentos para el doble de la población mundial, pero es preferible mantener el tremendo desequilibrio para asegurarse una población servil o esclavizada. Por nuestra parte podemos estimular una conciencia ética de rebeldía, y solidarizarnos con los más explotados. Ojalá pudiéramos llevar esta conciencia a quienes todavía podrían tener algo de poder.

  • mª pilar

    Uffff…:
    ¿Cómo podemos soñar con cambiar este mundo, si nuestras conciencias y corazones están muertos y enterrados…?

    Está todo controlado, y quienes ejercen este control, ya no tienen los ojos limpios,  solo saben mirar para ver crecer sus intereses.

    ¿Y el precio a pagar?

    ¡¡¡A quién le importa!!!

    Cada día estoy más convencida de, que a pesar de las capacidades extraordinarias de esas mentes que  seguen creando, descubriendo, avanzando… para que nuestras vidas mejoren su calidad.
     

    Lo cierto es, que cada vez hay: más hambre en el mundo, más pobres, más incultura y por tanto ignorancia, atraso, odios encendidos, separaciones…
     

    Vemos con gran tristeza, que el pensamiento que está volviendo a resurgir en este mundo, son los más extremistas de todos los colores.
     

    ¿Que nos han enseñado la guerras horribles… las pequeñas y las grandes, el terrible genocidio naci, y otros menores pero igual de crueles, para “limpiar” (nos predican) la raza humana aunque para ello, se siga matando de las mil maneras que cada día van descubriendo?
     

    ¡¡¡Pero qué lentos y obtusos somos!!!

    ¡¡¡Todas las personas pagarán su precio ante tanta injusticia y barbarie!!!

     

    Gracias Antonio por ayudarnos a remover la conciencia personal, e intentar seguir ¡yendo todavía! deseosos de encontrar un camino más humano, democrático, justo, para esta mal herida humanidad.
     

    La peor enfermedad que se puede padecer, es, la de tener la mente obtusa y cerrada hacia el compartir, tolerar, respetar… siempre dentro de un estado justo y cabal.
    mª pila

  • ana rodrigo

    Es evidente que el cambio de época lleva un ritmo excesivamente acelerado en todos los ámbitos, político, militar y económico. Mientras que la sociedad nos vemos indefensos ante tanto poder de control, tanto poder de destrucción, tanto poder de desestabilizar gobiernos y países, tanto poder de control financiero y tanto control de las economías de regiones, países y continentes. Nunca como en este momento somos auténticos títeres en manos de esas manos ocultas que nos manejan a su antojo.
     
    El dinero, ¡que lo hay y mucho!, se emplea fundamentalmente para controlar y quedarse con la mejor parte. El bienestar de los seres humanos lo tienen en cuenta en tanto en cuanto servimos a sus intereses, desde el poder local, hasta el imperialista. Estamos en manos de delincuentes que nos amordazan con una dosis de opio, la justa para poder dominarnos.

  • Antonio Vicedo

    Recibí una colleja reflexiva hace poco de alguien al hacer referencia a lo que en LA VERDADERA HISTORIA DEL CLUB BILDERBERG, su autor pone de manifiesto en la trama urdida por las cúspides de los poderes fácticos, en proceso de lograr el dominio del Gobierno Global.
     
     
    Contesté que, aparte de la información aportada en esa obra por Daniel ESTULIN, yo había podido comprobar algo de ese modo de proceder y de su permanente preocupación por los secretos y clandestinidad de proyectos, propuestas y práxis genocidas ya logradas,en vías de ejecución actual y del próximo futuro.
     
     
    Me alegra el que Antonio aporte a información y debate esto que le cito:
    -Se intenta alejar a las personas como agentes del espionaje y de la muerte de personas que deben ser controladas o eliminadas porque, simplemente, molestan. Pero a veces surge donde menos se espera la fuerza de la conciencia: un operador a distancia se rebela y revela lo que se hace en secreto. Entonces hasta la Merkel se rasga las vestiduras. Y el asombroso ministro español de la guerra (¿por qué no seguir con el nombre tradicional?) sentencia: “No preocupa el que haya servicios secretos. Lo que preocupa es que se dejen de ser secretos”.
    Solo el hecho de que cada vez haya más personas tan desarrolladas en su conciencia ética como en sus conocimientos técnicos, más persona como el exagente de la CIA Edward Snowden, puede poner freno a esta loca escalada de nuevas técnicas de guerra.”
     
     
    Con él y con muchísimos otros, comparto la importancia que puede tener el que, la actitud de primar la fidelidad a la concienciación humanista, apoyada en los conocimientos técnicos de quienes no se plegan a las complicidades buscadas, retribuidas, o forzadas por esos poderes cuasi absolutos y predominantes en cultura, educación, economía, política, evasiones y religiones en los tiempos presentes de esta tan desequilibrada Humanidad.
     
     
    Debemos llegar al convencimiento rápido de que, como en el proceso inhumano de la Historia, pero agudizado por el extraordinario avance técnico, es necesario levantar el muro efectivo que defienda a la Humanidad de la avalancha de abusos de poder y dominio en la manipulación efectiva y secreta de ese caudal técnico,
     
     
    Y si para todo el conjunto de la Humanidad victimada´, es este proceder de eficaz reacción, oportuno, necesario y urgente, para el discipulado de Jesús que por tal se precie, no lo puede ser menos avisados como estamos por Jesús de que los hijos de las tinieblas son y actúan con mayor lucidez y eficacia que los hijos de la luz.
     
     
    Usando esta advertencia como patrón de medida de la eficacia antisistema de predominio y abusos de poderes en el concluido Año de la Fe, podemos constatar, por la reacción del mismo sistema, cual ha sido el grado de eficacia logrado en la contención de los abusos sobre los débiles y pequeños de la Humanidad.
    Y la Fe, sin obras, es fe muerta y falsa.

Deja un comentario