INFORMACIÓN Y FORMULARIOS INGRESOS YA: -Trasferencia a ES26 2100 7344 7313 0021 2801 -Bizum a 34-609 51 08 62
  • A  A  A  

Otros temas

Autores

Archivo de entradas

6542 Artículos. - 101814 Comentarios.

El escándalo de una beatificación sectaria

Redes

Un editorial de Redes Cristianas que hace suya ATRIO

Nos defraudará Francisco si no habla de las otras víctimas, las de las cunetas.

Hoy día 9 de octubre, en la Catedral de la Almudena, la Conferencia Episcopal Española va a presentar públicamente los Himnos y Misa de los mártires del siglo XX, como acto previo a la ceremonia de beatificación de 522 personas que, según la Iglesia, sufrieron martirio en 1936 a causa de su fe, y que se celebrará solemnemente en Tarragona el próximo 13 de Octubre.  A dicha ceremonia ha sido invitada la Casa Real y estará presente mediante videoconferencia el Papa Francisco.

Desde la óptica de cristianos que asumen la laicidad como principio articulador de la vida social en democracia, es decir, desde el respeto más estricto a las libres creencias de cada ciudadano, constatamos que esta celebración suscita escándalo en muchos ciudadanos y rechazo en todos los que vemos en el Cristianismo un mensaje de libertad, integración y concordia. Nuestros obispos beatifican ahora a 522 personas (en 2007 ya lo hicieron con otros 498), probablemente de manera merecida (son mártires porque fueron asesinados por defender sus creencias políticas o religiosas), pero ignoran a los miles y miles de republicanos asesinados por los franquistas y cuyos restos siguen en las cunetas de nuestros caminos o en fosas comunes nunca abiertas.  Más aún, acusan de “reabrir las heridas” a las asociaciones por la Memoria Histórica o a los familiares de esas víctimas, cuando tratan de recuperar sus restos y honrar su memoria. ¿Acaso a los ojos de Dios son más justos unos que otros? ¿Es este, como dicen los obispos, un acto de’ humanidad y reconciliación’?

De entrada, esta beatificación masiva atenta contra la dignidad de todos  aquellas que lucharon contra el fascismo y cayeron asesinados por la feroz persecución política e ideológica de la dictadura franquista, en torno a la cual el Estado español ha construido un muro de impunidad que pretende obligarnos a olvidar sus crímenes. Una dictadura a la que la Iglesia dió soporte explícito y con la que colaboró de forma decisiva desde los primeros momentos del Golpe de Estado.

Con actos como este, y en el contexto del actual debate sobre la recuperación de la Memoria Histórica, la Iglesia institucional se coloca en un espacio no sólo de fácil crítica como institución, sino también de instrumentalización partidista de los muertos. Los ahora beatificados nunca habrían podido imaginar que, casi ochenta años después, el sector más retrógrado de la sociedad española pretendería sacar provecho político de su sacrificio.

La jerarquía católica aduce que ninguna persona puede ser llevada a los altares si en la causa de su asesinato se mezclan motivaciones no estrictamente de fe. Pero olvidar los miles de obreros, maestros, maestras, intelectuales, e incluso sacerdotes, asesinados por el franquismo por motivos de fidelidad al pueblo -y a menudo también a su fe- no sólo es una injusticia sino que hace imposible una verdadera reconciliación.

Denunciamos el indigno papel de una Iglesia que, en esos momentos de crisis del capitalismo en el que las clases dominantes descargan ferozmente sus ataques contra millones de personas, permanece silenciosa y, en ocasiones, contribuye a silenciar las miles de manifestaciones populares de protesta ante tanta injusticia. Esa posición sectaria y clasista se hace evidente en el acto mismo de beatificación que excluye escandalosamente a los clérigos asesinados por el ejército golpista de Franco.

Por otro lado, la fecha y el lugar elegidos para la beatificación tienen curiosas resonancias de Nacionalcatolicismo, contrarios a la construcción de una sociedad y un Estado laicos. La ceremonia principal se ha ubicado el 13 de octubre, con la clara intención de hacerlo coincidir con las celebraciones del “Día de la Hispanidad”, una fecha en la que poco tenemos que celebrar y mucho que resarcir. Y el lugar, el Complejo Educativo de Tarragona, Antigua Universidad Laboral, es un espacio estrictamente público, con instalaciones civiles pertenecientes al Departamento de Educación de la Generalitat de Cataluña, lo que pone de manifiesto una vez más cómo la Iglesia se aprovecha de recursos públicos, violando la Constitución que establece la aconfesionalidad del Estado.

Todo ello da pié a reclamar, una vez más, el final de todos los privilegios que la Iglesia mantiene en España, especialmente los económicos y educativos, así como la denuncia del Concordato de 1953 y los Acuerdos de 1979 con la Santa Sede, como paso previo para hacer real la separación de Iglesia y Estado.

Finalmente, como creyentes en Jesús de Nazaret y miembros de una iglesia con la que nos sentimos en comunión crítica, pedimos a la Conferencia Episcopal que aproveche esta celebración para pedir perdón a la ciudadanía actual por su participación, como impulsora de la guerra civil de 1936-39 y, consecuentemente, como agresora; que se arrepienta por su colaboración en la muerte o asesinato de miles de inocentes acusando, denunciando, ofreciendo incluso listas de feligreses “sospechosos” a los pelotones de la muerte; que pida perdón por su responsabilidad en la ocultación del sacrificio de tantos que entregaron su vida por causa de la justicia y la verdad, y finalmente que pida también perdón por los beneficios de todo tipo que obtuvo a lo largo de tantos años del ilegítimo régimen de la dictadura.

CRISTIANAS Y CRISTIANOS DE BASE DE MADRID. Comisión de Laicidad.

Octubre de 2013.

28 comentarios

  • Javier Renobales Scheifler

    http://www.eldiariomontanes.es/20071120/sociedad/ricardo-blazquez-pide-perdon-20071120.html
     
    Así ‘pidió perdón’ Blázquez en 2007, cuando hicieron la anterior beatificación: ahora ha sido más de lo mismo.
     
    El presidente de la Conferencia Episcopal Española y obispo de Bilbao, Ricardo Blázquez, aludió ayer durante el discurso inaugural de la 90 Asamblea Plenaria al «periodo agitado y doloroso de nuestra historia» que supuso la Guerra Civil y la década de los años treinta del siglo pasado, y admitió que, aunque «en muchas ocasiones tendremos motivos para dar gracias a Dios por lo que se hizo y por las personas que actuaron, probablemente en otros momentos, ante actuaciones concretas, sin erigirnos orgullosamente en jueces de los demás, debemos pedir perdón y reorientarnos».
     
    Más claro agua, esto es no tener pelos en la lengua, iluminado por el espírit… Vaya tipo.
     
    Beatificación y perdón

    En este contexto situó la reciente beatificación de los 498 mártires españoles, que, dijo, «no va contra nadie, a nadie se echa en cara su muerte, a nadie se acusa ni se pide cuentas». Los mártires «ofrecen también el perdón, no denuncian ni señalan a nadie y no guardan rencor en su corazón».
     
    Fantástico el espíritu, que autoriza a Blazquez a hablar en nombre de los mártires.
     
    Para estas peticiones de perdón, mejor que se haya callado Bergoglio

  • Javier Renobales Scheifler


    st1\:*{behavior:url(#ieooui) }

    /* Style Definitions */
    table.MsoNormalTable
    {mso-style-name:”Tabla normal”;
    mso-tstyle-rowband-size:0;
    mso-tstyle-colband-size:0;
    mso-style-noshow:yes;
    mso-style-parent:””;
    mso-padding-alt:0cm 5.4pt 0cm 5.4pt;
    mso-para-margin:0cm;
    mso-para-margin-bottom:.0001pt;
    mso-pagination:widow-orphan;
    font-size:10.0pt;
    font-family:”Times New Roman”;
    mso-ansi-language:#0400;
    mso-fareast-language:#0400;
    mso-bidi-language:#0400;}

    A ver:
    para conseguir recuperar y aumentar los privilegios que tiene y seguirá teniendo la ICR en España –y los mantendrá durante muchísimo tiempo-, la ICR quiso hacer e hizo una criminal guerra civil de 1936 a 1939 con centenares de miles de muertos, montones de easesiandos a sangre fría, para conseguir con dicha guerra una dictadura, ambas católicas (cruzada por dios y por España con Franco bajo palio como el llamado santísimo sacramento –ahí es ná-).
     
    Ya desde mucho antes de la II República la ICR estaba para todo ello con los ricos, con la derecha, en el bando de los ricos como de costumbre, como es Tradición en la ICR. No se ha arrepentido ni un segundo de ello, pues con ello el negocio de la ICR en España se ha puesto a tope, viento en popa a toda vela, más del 70% de los españoles aún se declara católico en las encuestas del CIS.
     
    España es un feudo de la ICR, eso es sabido internacionalmente: la Reserva Espiritual de Occidente (como para dar cursos de espiritualidad …)
     
    Por lo tanto es bastante evidente que no puede ahora venir Bergoglio y pedir perdón por los innumerables crímenes que hicieron por la gracia de dios. Y menos hacerlo en un festejo montado para santificar a los del bando de la derecha, a los vencedores en la curzada y la dictadura por dios y por España.
     
    Porque Bergoglio quiere mantener lo que tiene la ICR, no tirarlo por la ventana: quiere mantener su negocio: pues le han puesto donde está para que lo mejore, para que mejore la apariencia externa (algo muy importante en todo negocio) de la ICR, y para que consiga más y mejor clientela; porque la ICR estaba perdiendo cota de mercado en algunos puntos del planeta, y la imagen de la ICR estaba quedando trasnochada, medieval y obsoleta.
     
    Si nunca han pedido perdón por la conquista y evangelización (plagadas de crímenes) de América Latina, y la ICR no pierde católicos por no pedir perdón por ello ¿por qué iba Bergoglio a pedir perdón por la Cruzada y Dictadura españolas? (además Bergoglio sabe que la que se considera izquierda católica se mantiene esperanzada con unos cuantos gestos y pequeños cambios en lo aparente: y va a seguir esperanzada, esperando en Bergoglio)
     
    Sabíamos todos desde hace bastantes meses que Bergoglio iba a condecorar a esos 522 asesinados (o los que hayan sido, tanto da unos más o menos –a los asesinados no les va a importar un pito, es asunto está exclusivamente entre los vivos, no en los muertos-).
     
    Así que no viene ahora muy a cuento rasgarse las vestiduras porque Bergoglio no haya dicho ni pío sobre el perdón de tanto crimen como fundamentó la guerra y la dictadura católicas de Franco y los suyos, los del bando católico, los del bando de la derecha victoriosa gracias a las armas fascistas de Hitler y Musolini y al apoyo de la ICR.
     
    Bergoglio sabe perfectamente lo que hace, lo tiene todo bien calculado para tener contentas a derechas e izquierdas católicas. Nadie se va a dar de baja de la ICR por lo que ha hecho Bergoglio, antes al contrario, se renuevan las esperanzas también entre los de izquierdas, aunque ahora haya algunas protestas pasajeras, que no durarán mucho, porque quien más quien menos se creen que el espíritusanto soplará, intervendrá y hará que Bergoglio acierte … (lo asegura el catecismo: dios gobierna la ICR): la película acabará bien, el director del film es dios …
     
    Supongamos que Bergoglio hubiera dicho algo de perdón por lo que hicieron: ¿qué habría cambiado? Pues nada de nada, meras apariencias nada más.
     
    Ya el entonces obispo de Bilbao Blázquez, presidente de la CEE, balbució hace unos años un intento de pedir perdón por no se supo muy bien qué relativo a la cruzada y dictadura católicas, intento que se le quedó atragantado en el gaznate, sin llegar a salir inteligiblemente por su boca –siendo inmediatamente desmentido, por si acaso, por el vocero de la CEE Martínez Camino, quién aseguró al mundo que Blázquez no había pedido perdón, y Blázquez no volvió a abrir el pico, el valeroso obispo del papa-.
     
    Y todos tan contentos, tanto después como antes del intento de Blázquez. Así que ahora no pasa nada.
     
    Llevamos toda la vida sin que pidan perdón, y nadie se ha rasgado las vestiduras. Están muy bien algunos aspavientos de protesta y así, pero no pasa nada más, en pocos días habrán pasado página, y se renovarán las esperanzas cuando se pongan a pensar que también canonizará a Romero … y gestos por el estilo (como canonizar a Wojtyla …) Y todos tan contentos.

  • Javier Pelaez

    Gracias,Teresa.

  • olga Larrazabal

    Al llegar la República a España, la situación de injusticia social era extrema.  Situación de la cual la Iglesia Católica Apostólica y Española era parte activa en cuanto a poseer tierras en arrendamiento junto con los caciques locales y una estructura y mentalidad medieval que tenía a la sociedad acogotada.   Los confesionarios servían de lugar de espionaje para tomarle el pulso a los levantiscos, y la ideología predicada era de resignación y sumisión a la realidad injusta.  Un gran apoyo a la injusticia reinante, que los poseedores de la riqueza han pagado desde 1936 hasta nuestros días. 
    A la Iglesia ingresaban muchos cuya vocación era no morirse de hambre, y una vez comiendo y engordando defendían el sistema.
    No es de extrañar el odio parido que el pueblo le tenía a muchísimos curas que como sanguijuelas vivían a costillas del pobre.  No es de extrañar que hayan fusilado curas a granel, no por ser cristianos, sino por ser cabrones, y que en ese tumulto hayan caído también algunos que eran decentes.  Pero de ahí a andar subiendo a los altares mártires a granel, hay un buen trecho.  Es más, es una estupidez y un insulto a todos los muertos civiles inocentes caídos en la guerra y en la post guerra y que siguen siendo ignorados como si no hubieran existido nunca .Como si la culpa de la guerra la hubiera tenido la República y sus “excesos” solamente, y no los golpistas militares y la jerarquía católica que fustigó  y apoyó el golpe dándole un tinte religioso a lo que era una defensa de la propiedad y del poder.  Es un insulto a los seiscientos y tantos curas vascos perseguidos por los fascistas y tratados como la mierda por el Vaticano, junto con los republicanos comunes y corrientes asesinados solamente por no plegarse a la maldita cruzada y para las personas corrientes que murieron víctimas de una guerra económica en la cual  ni siquiera mejoraron su situación.
    Como hija de exiliados católicos, me da mucha bronca ver los festivales de estupideces que se montan en la “madre patria” a nombre de la religión, y que representan el fascismo puro y duro que sigue rampante mareando  a las masas mientras siguen  siendo despojados por la versión neoliberal del tema que es la que reina actualmente. 
    Si Don Francisco en su afán de unificar  moros y cristianos no se da cuenta que hay ciertos límites, es que no aprendió nada de lo sucedido en Argentina, lo cual es una lástima, o quizás más bien es un aviso de que” aunque la mona se vista de seda y hable bonito…….”

  • Teresa Tumini

    Javier Pelaez: no he encontrado aún la trascripción del discurso del Papa, pero si entras en Redes Cristianas y buscas este título, aparece el video con la conferencia. No sé si eso responde a tu pregunta.  Cordiales saludos
    El Papa saluda a la mayor beatificación de la historia

  • Javier Pelaez

    En la homilía del cardenal Amato de esta ceremonia se habla de que estos màrtires son el producto de un “exterminio programado de la iglesia” en los años 30.Esta afirmación no hace justicia a las diversas fases por las que pasó  la situación del clero en la república durante la guerra civil-de las que sí da cuenta por ejemplo Raguer en sus estudios-,ni en los diversos territorios de la zona republicana-por ejemplo,el País Vasco-.Tampoco hace justicia al apoyo de la jerarquía al “exterminio programado” por el general Franco de los republicanos.En fin,la homilía revela que no se celebra,como dicen,a esos 522 personas por su entrega como cristianos,sino que es un acto netamente político porque el martirologio se presenta como un hecho colectivo y netamente político.De hecho,Rouco ya lo ha comparado con la persecución soviética.Ya sólo falta que hablen de “hordas marxistas”…

  • Javier Pelaez

    A ver ,Pepe,si alguien nos transcribe el texto íntegro de la conferencia del Papa…

  • pepe sala

    Se hace muy costoso nobrar a los 25.ooo asistentes, Javier.
     
    Mi repugnancia hacia todos y cada uno de ellos es la misma; pero mi MALDICION no sería efectiva si se extendiese a tantísimo fascista que hay en España y no me gusta desperdiciar la fuerza de las maldiciones de brujería.
     
    Si consigo que sea efectiva en el CULPABLE principal, los demás se verán afectados ” por añadidura”.
     
    Tampoco tengo tanto dinero como para celebrar  el triunfo de mi maldición con tantísmos millones d personas fascistas. El champagne se ha puesto por las nubes.
     
    “La vela ( negra) está encendida… mi corazón arde.”

  • Javier Pelaez

    Hombre Pepe te has olvidado a Arturito Mas que también estaba en la ceremonia….

  • pepe sala

    Bueno, Marisa, para que el tal papa no se vaya de rositas y sepa que no todos le rien las gracietas:
    —-

    /* Style Definitions */
    table.MsoNormalTable
    {mso-style-name:”Tabla normal”;
    mso-tstyle-rowband-size:0;
    mso-tstyle-colband-size:0;
    mso-style-noshow:yes;
    mso-style-priority:99;
    mso-style-qformat:yes;
    mso-style-parent:””;
    mso-padding-alt:0cm 5.4pt 0cm 5.4pt;
    mso-para-margin-top:0cm;
    mso-para-margin-right:0cm;
    mso-para-margin-bottom:10.0pt;
    mso-para-margin-left:0cm;
    line-height:115%;
    mso-pagination:widow-orphan;
    font-size:11.0pt;
    font-family:”Calibri”,”sans-serif”;
    mso-ascii-font-family:Calibri;
    mso-ascii-theme-font:minor-latin;
    mso-fareast-font-family:”Times New Roman”;
    mso-fareast-theme-font:minor-fareast;
    mso-hansi-font-family:Calibri;
    mso-hansi-theme-font:minor-latin;
    mso-bidi-font-family:”Times New Roman”;
    mso-bidi-theme-font:minor-bidi;}


    “CONSUMATUM EST”
     
    Bien, “papa Francisco”, usted y los suyos ya han consumado su fiesta fascista. Ahora me toca a mí decirle lo que pienso al respecto.
     
    Lo hago como humilde voz de las cientos de miles de víctimas INOCENTES que usted no ha tenido en cuenta. Jesucristo jamás demostró semejante desfachatez e injusticia. Usted tiene de cristiano lo que yo tengo de cardenal católico. Y su iglesia católica nunca ha demostrado con tanta desfachatez lo que muchos sospechábamos desde hace tiempo: no se puede encontrar mayor similitud con LA GRAN RAMERA que describe el Apocalipsis de Juan.
     
    También lo hago en nombre de mi propio padre, destrozado en vida, masacrado por el régimen que usted ha bendecido hoy, durante 30 años. A mi padre, “ señor” Bergóglio no lo fusilaron los fascistas. Simplemente le asesinaron A PELLIZCOS durante los 30 años de condena que recibió por ser fiel a la LEGALIDAD VIGENTE. Quienes le asesinaron a pellizcos fueron el resultado de quienes usted ha canonizado como “ mártires” y cuando su Golpe de Estado TERRORISTA triunfó continuaron con un genocidio brutal. Les llamaban “ las fuerzas vivas” y estaban constituidos por curas, monjas, seglares MEAPILAS, ejército, guardias civiles, jueces… y toda la basura social que usted ha bendecido hoy nuevamente.
     
    También lo hago en nombre de mis tres hermanos que nunca pudieron superar la inmensa REPRESION que los mismos ejercieron sobre mi familia por el gran “delito” de haber nacido en casa de un republicano español. Y sumaré a ello el robo de mi propia niñez y juventud por el mismo “ delito” por el que murieron mi padre y mis tres hermanos.
     
    Entiendo que a usted le importe un carajo los asuntos de una familia que no era católica y seguramente, en su enorme HIPOCRESIA ( de usted) entenderá que nos estuvo bien merecido por no ser dóciles a las consignas de la Iglesia Católica. Le supongo a usted lo suficientemente informado en teología CRISTIANA como para poner tal supuesto en entredicho. Y si usted llega a la conclusión de que tal idea no es cristiana ( ni siquiera es humana) le EXIJO una reparación pública por su falta de respeto a las verdaderas VICTIMAS . Usted es peor que sus dos antecesores, “ señor” Bergóglio. Ellos , al menos, no simulaban sus preferencias ( el uno anticomunista beligerante, el otro nazi) Usted es un peligroso JUDAS ISCARIOTE, que dice unas cosas y HACE las contrarias por unas monedas de plata ( o unos cuantos miles de millones de euros, que para mí es lo mismo.)
     
    Llegados a este punto, y suponiendo que usted ni siquiera leerá mi “ pataleo”, utilizaré las “ fuerzas del mal” que usted dice saber exortizar. Pónganse en oración, “ señor” Bargóglio porque voy a utilizar las enseñanzas de mi abuela a quien todos los fascistas consideraban una bruja. Obviamente también era “ roja”. Y le maldigo con la siguiente CONDENA:
     
    “” Así permita “ dios” que muera usted del mismo modo que Juan Pablo II. Que las ánimas INOCENTES le persigan a usted en sus sueños, se le aparezcan a la salida del sol y no le permitan descansar hasta que su conciencia se le haga tan insoportable que prefiera perder la noción de la realidad. “”
     
    Estaré esperando tan dulce momento y abriré una botella de champagne cuando me entere de que mi MALDICION ha tenido éxito.
     
    Por si no lo ha notado aún, siento un ODIO desmesurado hacia usted y hacia todo lo que usted representa. Es de tal calibre que, si se pudiese medir por la escala de Ritcher, el terremoto que provocaría se llevaría por delante al Vaticano, a la Conferencia Episcopal y a medio gobierno fascista español…o más
    Y no me culpe usted a mí, Bergóglio, mi ODIO es el resultado exacto que usted y su mierda de iglesia pretendían conseguir.
    Ahí lo tiene, pues.

  • MARISA-EL-TALLER

    Pues SI, señor no ha defrudado, el  Papa, ha querido pasa como el aceite, por encima y ha quedado, como ha quedado y a dicho lo que no nos gusta oir y ya no nos engaña mas.

  • Antonio Vicedo

    Y también se posicionó respecto a estas situaciones el Jesús que nos presenta y mantiene el Evangelio donde proclama: -Si camino del altar con tus ofrendas, te acuerdas de que tu hermano TIENE ALGO CONTRA TI, dejá allí tus ofrendas y vete a arreglarte con tu hermano; después vuelve y acercaté con las ofrendas-.
    ¿ Esto para quien está dicho de parte de Jesús?
    ¿Y, si no vale, por qué no se quita de los evangelios?

  • Javier Pelaez

    Obsérvese que la iglesia puede hablar por videoconferencia cuando quiere;pero hacer unas videoconferencias en el consulado argentino con las víctimas del franquismo no se puede….Ya se sabe la ICAR es una institución extraterritorial,extraterrenal,extraterráquea,extraterrestre….y los muertos de la ICAR son mártires,santos y celestiales….forman todos parte del cuerpo místico de Cristo.Como diría un argentino,no la hostia,la rehostia…Sin embargo,el problema este de las cunetas es un problema terrenal,vamos de los terrenos,concretamente de las cunetas,es decir,un terreno situado en el lateral de la vía celestial…

  • Javier Pelaez

    Obsérvese que  a la ceremonia de estas víctimas se asoma por videoconferencia un Papa argentino.A las otras víctimas cuando quisieron hablar desde Madrid por videoconferencia con la jueza,también casualmente argentina,el Gobierno español montó un cirio ….Este gobierno le encantan los cirios,es un  gobierno “católico como Dios manda”.

  • pepe sala

    Déjalo, Alfonso, no tienes ni la menor idea de historia yn tus fuentes son las peores posibles que te podrían sacar de tu supina IGNORANCIA.
     
    ( Conocí, traté y me hice gran amigo de alguien que tuvo a Pio Moa en su lista de eliminables, en la época en que Pio Moa se creyó que se habían infiltrado en el Partido Comunista en el exilio. Escapó por pelos, por un chivatazo de otro infiltrado.)
     
    Venga ya !!!!…

  • Alfonso

    Pepe Sala, merece la pena leer a Pio Moa para desterrar algunos mitos: http://www.1936-1939.com/?p=3293

  • pepe sala

    “”Cuando no consigas vencer al enemigo, únete a él “”
     
    Bueno, sin que sirva de precedente me uniré al enemigo en los asuntos de canonizaciones. Supongo que, en su búsqyeda de méritos para subiir a los altares, mis ínclitos religiosos no habrán reparado en la mina de santas que tienen aquí:
     
    http://www.quequieres.es/consejos/3131/cuerpo-de-pajilleras-del-hospicio-de-san-juan-de-dios-malaga.html
     
    Y yo estaría más calladito que un soldado si se canonizasen a tales abnegadas señoras que , por una vez, no hacen acepción de personas como manda el Evangelio.
     
    ” Recen también por mí”, señoras abnegadas, que soy un gran pecador y me condenaré sin sus abnegadas “oraciones”.
     
    ” todo por la pátria”…

  • Román Díaz Ayala

    La Guerra Civil española interesó tanto y durante tanto tiempo,
    para los estudiosos desde historiadores hasta literatos, pasando por el ciner, porque fué una guerrra  ” transparente de intereses·,
    una confrontación absurdamente basada en la ideología
    Fue una guerra de conciencia ( Hilare Raguer Suller)
    ¿Quién ignora hoy, que en la lealtad republicaa existían muchísimos católicos/as, que se encontraron  abandonadas. y hasta perseguidos, por sus pastores?
    Si se pretende hacer comparaciones tenemos que poner en el mismo nivel de rechazo las persecusionesde un principio ( que no pueden ser achacables a las autoridades, como se demuestra históricamente,)  y la represión de la zona nacional.Sistemática, generalizada, estratégica y buscadora de un fin, de crear un nuevo orden eliminando toda infección ideológica.
    Y una Jerarquía militantemente sumisa y colaboradora, que se preocupabade de que los “asesinados” fuesen al cielo mediante la asistencia religiosa. En fin , eran culpable del pecado de no pensar como Dios manda.
    Las causas canónicas son una forma de perpetuación del nacional catolicismo. Ahora quieren implicar al Vaticano en la causa de Dios y de la Religión
    Francisco tiene  en sus manos la prueba de fuego. Se juega el futuro de la Igesia Catolica en España.
    ¿Tan difícil es verlo?
     
    roman
     

  • Román Díaz Ayala

    Pepe,
    Suerte que respecto a la guerra incivil y la dictadura todavía hay mucha “memoria hstórica” ( ¿Quién podrá rebatirte tus amargas experiencias?)
    Casi todos los aspectos de la guerra han sido y van siendo tratado de forma muy aclaratoria, en lo político, lo militar etc…. salvo en su aspecto religioso. Permanece una losa.
    Por eso, desde el campo de una sensibilidad católica, que no comulga con ruedas de molino, resulta tan insultante, que se esten activando todos los resortes de la política, para que prevalezca una única opinión, que coincide con la propaganda de los vencedores.
    La Jerarquía Española vuelve a ser un complice histórico, y no entro a juzgar si conscientemente, o por falta de visión (Hay mucho necio suelto por aquí)
    Incluso aceptando una tesis, que al parecer es bastante amplia en un acuerdo historiográfico de que
    a) La rebelión militar no incluía motivaciones religiosas
    b) que la Iglesia sufríó un brutal  castigo ( cuatro mil miembros del clero, y dos mil quinientos religiosos y religiosas – 7.ooo)
    c) que podríamos llamarlo persecusión religiosa.
    d) que la Jerarquía desde los inicios apoyó el Levantamiento.
    Se obvian otros asuntos:
    a) el caso del Gobierno Vasco y la Iglesia vasca, con la represión que sufrió después ( fusilamientos y destierro de sacerdotes vascos, y la petición insistente ante el Vaticano de excomunión)
    b) la personalidad del cardenal Vidal i Barraquer, obispo de Tarragona.
    Interrumpo,
    luego sigo
    roman

  • pepe sala

    No  parece este el hilo donde podríamos confrontar los conocimientos históricos de cada cual. Así pues dejaré el asunto histórico ” para prao” y comentaré respecto a lo que dice  Román sobre ” verter sangre en nombre de Cristo”.
     
    Y vaya si se han vertido rios de sangre a lo largo de la historia y, sobre todo, en todas y cada una de las ” santas cruzadas”. La últma que conozco me ha tocado a mí de lleno y ningún “historiador” me convencerá de lo contrario que yo mismo he experimentado.
     
    A Jesucristo , amigo Román, le hubieran crucificado de nuevo en caso de que hubiese vivido la guerra civil española. ( o la posguerra, que fue peor.) Y le hubieran martirizado hasta la extenuación LOS MISMOS ( muy similares) que le crucificaron en su día. Yo no tengo la menor duda de que Jesucristo estaría en ” mi trinchera” y tampoco albergo dudas de que Jesucristo no sería canonizado por estos canallas fanáticos.
     
    Hay muchas evidencias de lo que afirmo y yo conozco montones de evidencias que reafirmarían lo que digo.
    Una evidencia de que es MENTIRA que la República persiguiese a muerte a los curas, monjas, etc por el mero hecho de su FE, es lo que pasó con la Iglesia Vasca. La Iglesia vasca permaneció fiel a la LEGALIDAD VIGENTE y no abandonó a su pueblo. Los sacerdotes acompañaron a los GUDARIS en el frente para proporcionarles la comida espiritual que el caso requería. ( podían morir en cualquier momento.) Y no fueron los republicanos quienes ASESINARON a unos cuantos curas vascos. ¿ Es necesario informar de quienes fueron los ASESINOS?
    Pue éso.
     
    ( Hay una frase en el enlace que he mandado que abunda sobre mi argumento: “”Hay Muchos Cristos. Aquella frase se la oí a mi madre cuando salí de la cárcel por segunda vez. Me dijo que yo había sufrido mucho, como Cristo, y que solo me había faltado morir como murió él.””
    Yo conozco, conocí y conviví con ” muchos Cristos” durante montones de años. Y ninguno de ésos ” Cristos” será canonizado por estos canallas fanáticos… ” gracias a dios”.)

  • Román Díaz Ayala

    Alfonso,
    ¿Qué diferencia podríamos establecer entre
    persecusión religiosa,
    o persecusión ideológica?
    – En que en nombre de Cristo no podemos hacer derramaiento de sangre.
    ¿Como podríamos calificar, los ajusticiamientos masivos y sistemático en las zonas dominadas por los nacionales y lo que ñuego se formó como limpieza, durante el nuevo régimen?
    ¿Cómo podríamos llevar la comunión, por ejemplo al “Carnicerito de Málaga”
    Ningún muerto goza de buena salud. Todo recuerdo es una profunda herida. ¿Cómo podemos glorificar a los “nuestros” sobre los cadáveres de los vencidos?
     
    roman

  • pepe sala

    Desgraciadamente, soy muy ignorante en muchos aspectos; pero en este tema dudo mucho que alguien de ATRIO pueda conocer mejor que yo la historia. ( Aseguro, por ejemplo, que Gernika no fue bombardeada por ” los rojos”, por más que durante décadas la ICAR y sus ” historiadores” se empeñasen en asegurarlo.)
     
    Yo conozco y hablo con los protagonistas ( ya me quedan muy pocos) y llevo mñas de 20 años interesado en el tema.
     
    Obviamente, en España, es muy difícil conocer aún la realidad de lo que pasó. Si alguien escribe un libro al respecto, con no permitir editarlo, todo solucionado y todo el mundo a informarse con ” historiadores de la santa casa”.
     
    HAY MUCHOS CRISTOS es un libro que alguien intentó publicar en España y no lo consiguió. Fue Cuba quien lo publicó.
     
    Si en vez de informarse con Puio Moa, De la Cierva y compañía se informasen con personajes de este estilo:
     
    http://www.memoriahistoricacartagena.com/2011/08/felipe-matarranz-era-soldado-de-la.html
     
    seguro que nadie se atrevería a llamarme a mi ” ignorante”. Pero cada cual se informa con los suyos y a quienes se canoniza siguen siendo los TERRORISTAS.
     
    Pues éso

  • Antonio Vicedo

    Alfonso, dices: “Pepe Sala, con todo respeto, vives en la ignorancia. Querido Antonio Vicedo, veo que también  estas mal informado sobre la persecucion religiosa, me limitaré a darte unas citas de prestigiosísimos historiadores sobre este tema:”

    No se el por qué de ru calificación de ignorante al amigo pepe, pero esa no es mi percepción, ni mi aceptación de esa calificación tuya que puede no consigas probar. Dejo pra él, la oportuna respuesta, si es que considera que la mereces por lo del respeto.
    En cuanto a lo que de mí opinas, sobre mala información, recurriendo a sesudos historiadores, supongo que por tí seleccionados y preferidos, sin querer entrar en motivaciones tuyas, pongo en conocimiento tuyo que, aparte de haberme enterado, digamos que adecuadamente y desde hace mucho, de lo que, con pruebas testimoniales, han dejado publicado otros historiadores para mi muy respetables y enterados, yo vivi todo aquel suceso, desde un clima familiar profundamente religioso,y de derechas, muy influenciado por el clericalismo coetáneo, en un pueblo alicantino de unos 400 habitantes, en el que estuvieron encubiertos y defendidos todo el período de guerra: 4 sacerdotes, 2 religiosos y 2 religiosas, aunque me enteré de persecuciones y crímenes cometidos en pueblos vecinos y vi con mis propios ojos sangre humana fresca derramada en ensanches de carretera.
     
     
    Ya en la posguerra y hasta hoy, he tenido ocasión de empaparme, lo mejor que he sabido y podido, incluso por participantes y testigos, verdugos y víctimas, de la realidad de lo acaecido en aquella España por la acción bien controlada por el poder militar y político de los golpistas desde la tarde noche del 17 de julio 1936 en los cuarteles de Ceuta, Melilla y el Protectorado; y el mismo 18, en los lugares en los que se implantó el bando militar con la orden de Retaguardia Limpia: por Andalucía; Castilla-León; Galicia, Navarra y parte de Aragón, y de las detenciones personales y de asaltos a conventos y templos desde los días incluso anteriores al 18 del alzamiento y sobre todo a partir de ese día, por grupos incontrolados de izquierdas, como también el haber empezado los crímenes personales de estos grupos desde mediados o finales de agosto, hasta que el gobierno republicano pudo rehacer su poder de control, quedando entonces lo que podía llamarse para ambos lados justicia enconada de emergencia con juicios con pocas garantías procesales sobre legislación de guerra.
     
     
    Toda esta realidad, de convivencia poco equilibrada por unas clases sociales históricamente enfrentadas incluso hasta el odio, hay que situarla sobre unas causas y actitudes en las que los poderes fácticos condicionaban a las clases sin poder hasta expoliarlas de derechos de supervivencia por condiciones de subordinación laboral y cultural a quienes poseían los medios del capital y sus cómplices, entre los que destacaba la jerarquía, el clero y las órdenes y congregaciones religiosas, incluidos los sindicatos llamados católicos tan propensos y bien utilizados para el ejercicio del esquirolismo frente a las luchas revolucionarias por una verdadera Justicia Distributiva.
     
     
    Un factor muy importante para explicar la explosión de rabia acumulada en algunas personas y grupos contra las clases poderosas, incluidas las religiosas, a pesar de votos de pobreza y castidad, fueron los abusos sexuales a trabajadoras, acólitos, discípul*s, seminaristas, novici*s, etc. sobre los que en aquel entonces no cabía reivindicación posible, ni condena de culpables, pero sí permanecía memoria dolida, en muchísimos casos convertida en traumas desequilibradores psicológicos de por vida.
     
     
    Claro que sería injusta una no matizada generalización, pero tampoco serían justos un olvido silencioso y negación de que esto pudo estar alimentando el rabioso anticlericalismo, incluso sobre miembros inocentes de instituciones, en las que no ha habido, hasta el presente, depuración de culpabilidades y reparaciones de escándalos.
     
    Y a todo esto puede hacer referencia la advertencia evangélica de parte de Jesús: Si la SAL se torna insípida y ni condimenta, ni conserva ¿para qué sirve ya, sino para ser esparcida en las calles y que la pisen las gentes?
    Esta probable justificación condicional de parte de Jesús ¿ilumina algo la relación entre causa martirial y pisar de las gentes sobre quienes debiendo ser y permanecer SAL del mundo, activa o pasivamente adoptan la condición de cómplices de abuso de poder y corrupción?

  • José Ignacio Calleja

    No entiendo esta “celebración”. Es de esos días en que uno está en la iglesia (con minúscula) como quien se ha subido a una patera y ya no queda más que océano alrededor, (desesperado). Yo espero que Francisco no intervenga o que lo haga para negar la mayor. ¡Nunca más así! Yo espero, pero “poco”.

  • francisco asensi

    ¿LA CANONIZACION DE UNA CRUZADA?
    El 13 de octubre de 2013 tendrá lugar en Tarragona la ceremonia de beatificación de mártires del s. XX a España.
    Los mártires merecen toda nuestra consideración y respeto. No puedo decir lo mismo de los organizadores del magno evento y la finalidad que se proponen. Aquellos sacerdotes, religiosos y seglares murieron por su fe. No cabe la menor duda. “¿Por qué tenemos que huir y escondernos, si no hemos hecho mal a nadie?”, se preguntaron. Esa pregunta, precisamente, es la que Rouco, con la Conferencia Episcopal bajo sus órdenes, no ha explicado ni dado cumplida respuesta.
    ¿Por qué tanto odio contra los curas y la religión?
    He aquí una de las explicaciones simplistas que se ha dado: “Tanto odio se debió a la ignorancia y poca educación de esa gente. Si a eso se une su falta de conformidad con la voluntad de Dios… Sin la Ley de Dios y los buenos principios de la religión, frenos que reprimen los malos instintos, no es de extrañar que aflorase el resentimiento y la envidia. El odio acabó arrasándolo todo: vidas y bienes”.
    El papa Wojtyla llegó a la conclusión de que la Iglesia debía pedir perdón sin exigir nada a cambio. Sus viajes, demasiado teatrales, también estuvieron acompañados de los mea culpa que entonó públicamente. Recuerdo sus palabras en Moravia, en mayo de 1995: Hoy el papa de la Iglesia de Roma, en nombre de todos los católicos, pide perdón por los males que hemos causado a los no católicos. Y este mea culpa, en términos más o menos parecidos, lo repitió un centenar de veces. Esta actitud de Wojtyla ni fue sugerida por su Curia ni secundada. Por el contrario, hubo cardenales que la criticaron duramente, inquietos y desorientados ante la perspectiva de que la Historia de la Iglesia fuese interpretada como una serie ininterrumpida de culpas y pecados.
    Hasta ese momento, ni un solo episcopado había hecho una relectura crítica de la historia de la Iglesia en su país, ni se había atrevido a hacer declaraciones equivalentes. Al día de hoy, el episcopado español, con Rouco a la cabeza, ni siquiera se lo plantea, sigue mirando hacia otra parte.
    En la Jornada Jubilar del Perdón que tuvo lugar en la plaza de san Pedro el año 2000, Juan Pablo II, en nombre de toda la Iglesia, imploró la misericordia de Dios por las omisiones y los pecados con los que los católicos se habían manchado las manos.
    El episcopado español del 36 actuó de manera ejemplar durante aquella “santa cruzada”. Hizo todo lo que estuvo de su mano para evitar el desastre que al final sucedió. Su actitud fue la correcta. No hay más que leer las cartas pastorales de aquellos años, y sobre todo la colectiva de 1937. Erre que erre, se empeña en defenderlo el episcopado español de ahora.
    No quiero entrar en disquisiciones sobre la cruzada, como el cardenal Gomá calificó la sublevación de Franco y la guerra civil subsiguiente. Apoyándome, sin embargo, en la campaña del perdón de Juan Pablo II, quiero hacer una breve reflexión sobre el caso particular de España.
    Si estudiásemos, al pie de la letra, la famosa carta colectiva de los obispos españoles, sin tener en cuenta otras fuentes y otros hechos, llegaríamos a la errónea conclusión de que nuestros obispos nunca habían roto un plato. Yo propondría, ahora mismo, incoar el proceso de canonización de todos aquellos venerables obispos. Según ellos, la Iglesia no tuvo nada que ver con el odio y la ferocidad que se desató contra ella. No obstante, tengo para mí, que aquella Iglesia no fue tan inocente como se la retrata. Si la Iglesia jerárquica hubiese predicado y vivido el Evangelio, si hubiese hecho su opción preferencial por los pobres, ¿los desheredados, los marginados, los pobres, se hubiesen revuelto contra ella? Los obispos españoles no hicieron esa opción sino la contraria. Lamentablemente. Se aliaron, sin escrúpulos, con los ricos y los poderosos de este mundo; como después hemos visto que han hecho los obispos de otras partes (con honrosas excepciones): en Chile y en Argentina, por ejemplo.
    Si los obispos hubiesen aplicado la teología de la liberación (que antes de que los teólogos diesen con ella, bien clara y manifiesta aparece en el mensaje de Jesús)… Si se hubiesen puesto de parte de los pobres, otros hubiesen sido los verdugos de esos sacerdotes mártires (Me viene a la memoria el caso del arzobispo Oscar Romero). La Iglesia española, desde siglos atrás, siempre estuvo de parte de los ricos y de los poderosos.
    Con ocasión de la magna beatificación de mártires que tendrá lugar en Tarragona, habrá que recordar lo derechona que siempre ha sido la Jerarquía eclesiástica (y no digamos la española). Pío VI se opuso a la “Declaración de los derechos del hombre” por considerarlos un ataque a la religión. Aquella postura papal, que hoy sería insostenible, se mantuvo durante el siglo XIX y fue la doctrina oficial que aplicaron todos los episcopados, incluido el español. Las clases altas y adineradas de la sociedad (desde siempre unidas a la Iglesia), tampoco aceptaron la Declaración de los derechos del hombre. León XIII, en su encíclica Quod Apostolici, se lamentaba de que los socialistas afirmasen que todos los hombres son por naturaleza iguales. ¡Qué monstruosidad, todos los hombres son iguales! Pío X, asustado, enseñaba en su encíclica Vehementer que el derecho y la autoridad residen en solo la jerarquía. ¡No en el pueblo sino en la jerarquía!  En cuanto a la multitud (¿masa?, ¿populacho?), ese santo pontífice enseñaba que no tenía otro derecho que dejarse conducir y seguir dócilmente a sus pastores. ¡El pueblo sin derecho a opinar y decidir; rebajado a la condición de rebaño! Estas doctrinas pontificias, y otras peores, alimentaron a obispos y clérigos hasta el final de la segunda guerra mundial. ¿Es de extrañar que en ese contexto histórico, en semejante ambiente, apareciese gente desarrapada, impíos e iconoclastas, que cuestionase esas reglas sagradas que les perjudicaban, y las hiciesen saltar por los aires? ¿Cómo iban a admitir que la pobreza y la miseria había que soportarlas con resignación porque esa era la voluntad de Dios? ¿Cómo iban a aceptar que las desigualdades e injusticias formasen parte del orden natural de las cosas? No nos extrañemos, pues, que la Iglesia que sembró aquellos vientos recogiese esas tempestades. Así lo advertía ya la Sagrada Escritura: el sembrador de vientos recogerá torbellinos para su ruina.
    El odio y la barbarie de esas masas lo sembraron los obispos con su adoctrinamiento asfixiante y su comportamiento antievangélico. ¿No se ha preguntado, alguna vez, el cardenal Rouco o su fiel escudero, monseñor Martínez Camino, el tinte político y reaccionario que podía tener aquel ¡Viva Cristo Rey! que gritaban los mártires ante el pelotón que los ejecutaba? ¿Insinúo que los obispos fueron los verdaderos verdugos de esos mártires? Verdugos suena demasiado fuerte, pero algo de culpa sí que tuvieron.
    Reconozcan los obispos de hoy (siguiendo el ejemplo del papa Juan Pablo II) la culpa, error, desidia, o como se quiera llamar, que tuvieron los obispos de ayer. La sangre de esos mártires que tan fastuosamente se van a beatificar también les salpica a ellos. Echo de menos que los obispos españoles no hayan aprovechado este magno acontecimiento para entonar públicamente su mea culpa, siguiendo el ejemplo de Juan Pablo II. Sólo en ese contexto, la beatificación de estos mártires cobraría algún sentido y sería provechosa para todos. Sin embargo, han utilizado a los mártires para sus intereses políticos, para reforzar su poder y apuntalar una Iglesia que se tambalea.

  • Alfonso

    Pepe Sala, con todo respeto, vives en la ignorancia. Querido Antonio Vicedo, veo que también  estas mal informado sobre la persecucion religiosa, me limitaré a darte unas citas de prestigiosísimos historiadores sobre este tema: Las cifras son difíciles de dar, pero se calcula que pudieron ser 10.000 los mártires de la persecución religiosa durante la guerra civil, incluyendo tres mil seglares, en su mayoría pertenecientes a la Acción Católica. Hay registrados cerca de 7.000 con nombres y apellidos (11). Estos datos hacen que la persecución religiosa se haya llegado a considerar la peor persecución religiosa en toda la historia. En este sentido, Antonio Montero Moreno:
    En toda la historia de la universal Iglesia no hay un solo precedente, ni siquiera en las persecuciones romanas, del sacrificio sangriento, en poco más de un semestre, de doce obispos, cuatro mil sacerdotes y más de dos mil religiosos.
    También el historiador británico Hugh Thomas:
    “En ninguna época de la historia de Europa, y posiblemente del mundo, se ha manifestado un odio tan apasionado contra la religión y cuanto con ella se encuentra relacionado.”
    Y Stanley G. Payne:
    “La persecución de la Iglesia católica fue la mayor jamás vista en Europa occidental, incluso en los momentos más duros de la Revolución francesa.”
    Se dieron episodios de gran crueldad y de verdadero sadismo; así, hubo casos en que las víctimas fueron quemada vivas, terriblemente mutiladas antes de morir o sometidos a verdaderas torturas psicológicas . También hubo quienes fueron arrastrados por coches. Hubo casos en que se entregó el cuerpo de una persona asesinada a los animales para que lo comieran. Incluso hubo una auténtica cacería de presos.
    También es preciso señalar lo que algunos llaman ”el martirio de las cosas”. Desde el primer momento se asaltaron iglesias y conventos quemando imágenes y expoliando los bienes artísticos. Se destruyeron unas 20.000 iglesias -entre ellas varias catedrales- incluyendo su ornamentación (retablos e imágenes) y archivos .Se ha afirmado que estas matanzas se debieron a una explosión de ira popular, tras el levantamiento de parte del ejército el 18 de julio. El investigador catalán Jordi Albertí, que se define catalanista y creyente, afirma que la persecución fue planificada: las planificaron los comunistas libertarios, es decir el partido anarquista (la FAI) y su sindicato, la CNT. Otros grupos de la izquierda fueron cómplices en distinta medida -especialmente entusiastas los comunistas-, o bien se inhibieron con omisiones culpables. Según este investigador: “¿pueden unos descontrolados matar 70 curas al día, que era la media de agosto de 1936?”
    Se dieron episodios de gran crueldad y de verdadero sadismo; así, hubo casos en que las víctimas fueron quemada vivas, terriblemente mutiladas antes de morir o sometidos a verdaderas torturas psicológicas . También hubo quienes fueron arrastrados por coches. Hubo casos en que se entregó el cuerpo de una persona  a los animales para que lo comieran. Incluso hubo una auténtica cacería de presos .Carmen García Moyón fue quemada viva en Torrent (Valencia) el 30 de enero de 1937 etc etc
    Citas tomadas de : http://www.historia.humanet.com.co/persecusion_religiosa.htm

  • pepe sala

    Es justo reconocer que el artículo está escrito ” si pelos en la lengua” ( ya va siendo hora) y utiliza términos contundentes en un tema que no admite medias tintas, según creo.
     
    También será justo reconocer que hay conceptos INADECUADOS que permiten seguir mareando la perdiz inútilmente. Tales conceptos son demasiado rebuscados y demasiado utilizados para que las cosas no queden claras de una vez por todas.
     
    Me refiero, por ejemplo, al término ” ilegitimidad” que se utiliza al final del artículo, en detrimento del término que se ajusta perfectamente al caso que tratamos. El térmno que se debe utilizar es ILEGAL.
     
    Lo ILEGAL se puede JUZGAR. Lo ” ilegítimo” no se ajusta a derecho, si no a ” moral” y, forzando un poco a la ” ética”. Ambos conceptos ( moral y ética) no son subceptibles de sentarlos en el banquillo de los acusados, como sí se puede hacer con lo ILEGAL.
     
    LLegados aquí, tendremos que considerar si un Golpe de Estado ( término que sí utiliza el artículo) es ilegal o es ilegítimo y, llegados a la conclusión que cada cual obtenga, sabremos si el régimen derivado de un Golpe de Estado es aceptable por un Estado de Derecho o, al contrario, se debe JUZGAR en los Organismos correspondientes.
     
    Para mí, obviamente, el Golpe de Estado es el acto TERRORISTA por excelencia. Y quienes apoyaron semejante acto terrorista son CULPABLES ( recuerdos a los ” tentáculos” de ETA) de actos terroristas y deberían ser condenados por ello, no canonizados ni subvencionados con miles de millones  de euros de las arcas públicas.
     
    Es obvio también que España ( heredera directa de un régimen TERRORISTA) no admita la propuesta de la ONU referente a lo que se debe considerar TERRORISMO.
    —–
    (d) La siguiente descripción del terrorismo: «Cualquier acto, además de los actos ya especificados en los convenios y convenciones vigentes sobre determinados aspectos del terrorismo, los Convenios de Ginebra y la resolución 1566 (2004) del Consejo de Seguridad, destinado a causar la muerte o lesiones corporales graves a un civil o a un no combatiente, cuando el propósito de dicho acto, por su naturaleza o contexto, sea intimidar a una población u obligar a un gobierno o a una organización internacional a realizar un acto o a abstenerse de hacerlo».””
    ———
     
    Por cierto, el Rey de España, además de ilegítimo es ILEGAL. Ilegítimo porque la legitimidad de la corona le correspodía a su padre. ILEGAL, porque está impuesto por un régimen terrorista y sólo cuando el PUEBLO le de su legalidad a través de las urnas, será legal. ( para mí sería legal, pero no sería legítimo; porque yo no entiendo una DEMOS-cracia manejada por una MONAR-quía. Los estudiosos del griego, seguro que nos traducen el significado de ” DEMOS” y de “MONO”)
     
    Dejemos pues de cogérnosla con papel de fumar y comencemos a llamar las cosas por su nombre. La perdiz ya lleva casi ochenta años dando vueltas y está suficientemente mareada.
     
    Bueno, pues.

  • Antonio Vicedo

    -Si este acontecimiento de la beatificación la consideran quienes se preparan en caminar hacia el altar de Dios  llevándolo como OFRENDA, lo menos que les podemos pedir es que hagan MEMORIA VIVA: MEMORIAL AUTENTICO DE JESÚS, y conscientes de que MUCH*S DE SUS HERMAN*S tienen al go muy importante y grave CONTRA ELLOS , dejen la OFRENDA y traten de arreglar antes lo de SUS HERMAN*S, como pidió Jesús que se hiciera.
     
     
    Sólo después de una clara y definitiva RECONCILIACIÓN, por reconocimiento y arrepentimiento práctico  de LA COMPLICIDAD CRIMINAL causa de tanta sangre de herman*s derramada en aquellas violentas circunstancias , y la sincera súplica y concesión de perdón a, y de, los familiares de las victimas inocentes ninguneadas, silenciadas y deshonradas hasta el presente, podrían continuar hacia el altar con su ofrenda de BEATIFICACIONES, sin duda merecidas, pero cargadas de la acepción de personas tan repudiada por Jesús .
     
     
    No tener en cuenta esta condición impuesta por Jesús y atreverse a llegar hasta el altar implicados en esta grave incoherencia evangélica, los mantendrá en aquella consideración tan clara y arriesgadamente denunciada por Jesús y tan provocadora de escándalo para los más pequeños, concretada en aquel repudio de la hipocresía práctica de los escribas y fariseos sentados sobre la cátedra de Moisés y los profetas,  merecedores ¿? solo de que se les escuche lo que con verdad digan, pero de ningún modo se les  imite en LO QUE HACEN O HAGAN.
     
     
    ¡Ojala! Francisco tomara conciencia tempestiva y decisiva de la recomendación de Jesús sobre la presentación de ofrendas y diera a España y al mundo el testimonio de su coherencia práctica con QUIEN la ha confiado SU MISMA MISIÓN y la prueba de que quiere y pretende UNA IGLESIA DE VERDAD HUMANAMENTE HERMANADA,  intentando y logrando el arreglo previo con lo que de contra tenemos much*s herman*s, respecto al jerarquismo y clericalismo cómplice, activo o pasivo, del poder criminal golpista y fascista.
    Desde esta consideración y deseo me solidarizo con el artículo de REDES desde la oportunidad que nos ofrece ATRIO.

Deja un comentario