Temas

Tablón de ATRIO

Anterior Siguiente
Último: 24-4-19, 11:45

Floren (2019-04-24 11:45:39) : LA VERDAD DE LA PASCUA. http://cartujoconlicencia.blogspot.com/2019/04/la-verdad-de-la-pascua.html

Equipo Atrio (2019-03-08 21:55:38) : Delcy Rodriguez, vicepresidenta de Venezuela, denuncia al criminal apagón en Venezuela criminal apagón en Venezuela [vídeo de 6 min.]

Equipo Atrio (2019-02-18 09:39:18) : Amplio y clarificador programa sobre Venezuela: La hojilla/a> ¡Magnífico analista argentino Marco Teruggi! ¡Larga charla pero imperdible!

Equipo Atrio (2019-01-09 12:31:08) : Entrevista a Tamayo en la Sexta: La Iglesia española sigue siendo franquista

Floren (2018-11-19 19:50:09) : Floren de Estepa escribe en su blog: CARTA A UN JOVEN QUE NO QUIERE VOTAR

Equipo Atrio (2018-11-16 10:06:45) : La verdadera despedida de Steve Jobbs Disgurfso de graduación https://www.youtube.com/watch?time_continue=12&v=vXJYrrLGNAo

» Pon una nota




Autores

Archivo de entradas

4789 Artículos. - 76779 Comentarios.

Espiritualidad y Religión / 0

Empieza hoy en ATRIO un Curso-Taller sobre un tema muy nuestro

Gracias a la generosa y desinteresada colaboración de Gonzalo Haya.

Al final de esta presentación se explican las modalidades para seguirlo

¿Qué os parece el plan y esta presentación?

Espiritualidad y Religión

Presentación del curso-taller

amamanta mono

Esta imagen de una madre amamantando a un bebé de chimpancés es para mí una imagen de la espiritualidad sin otros aditamentos; pura espiritualidad. Espiritualidad independiente de la religión, de la civilización, y de los discursos racionales.

La cumbre de la espiritualidad no son las visiones místicas extraordinarias, la transverberación de santa Teresa, las poesías de san Juan de la cruz. La cumbre de la espiritualidad es el amor, el darse a los demás, la compasión.

Esta madre es pobre, tiene sus cacharros a la puerta de la payota. Tiene un hijo por el que preocuparse, tiene que amantarlo. Encuentra abandonado un bebé de chimpancé. Siente compasión, va a morir de hambre. Esta madre no piensa si es razonable dar al chimpancé la leche que necesita su hijo. No piensa cuántos otros bebés de chimpancé mueren cada día en la selva. Siente compasión por el chimpancé que está a punto de morir y comparte con él el alimento de su propio bebé.

No parece que haya desarrollado su inteligencia matemática ni su inteligencia discursiva, pero sí demuestra tener una fina inteligencia espiritual.

No sabemos si es hindú, musulmana, cristiana, o animista. No importa, ninguna religión le dice que amamante a ese chimpancé. Siente compasión y da lo que tiene, se da a sí misma, da incluso lo que corresponde a su propio hijo. Es puro amor independiente de cualquier religión.

Esta escena me hace recordar dos enseñanzas de Jesús de Nazaret. “En aquel preciso momento, exultante con el gozo del Espíritu Santo, exclamó: ¡Bendito seas, Padre, Señor de cielo y tierra, porque si has ocultado estas cosas a los sabios y entendidos, se las has revelado a la gente sencilla!” (Lc 10,21)

Lo que ha sido revelado a esta madre queda  muy confuso para mí porque ni siquiera sé si es razonable y ético lo que ella está haciendo. Yo puedo saber por los libros lo que es la mística, pero ella sin libros sabe lo que es darse sin medida. De ella, como de los niños, diría Jesús que “de ellos es el reino de Dios” (Mc 9,36 y 10,14).

Por eso considero que esta imagen es una representación muy depurada de la verdadera espiritualidad.

Espiritualidad no significa religión. Puede darse un alto grado de espiritualidad en una persona que ni practique ni crea en ninguna religión. Espiritualidad tampoco significa desentenderse de los problemas materiales de cada día.

Espiritualidad significa afirmar que existe algo más que la materia y que ese algo es un valor. No vamos a demostrarlo; sólo vamos a mostrarlo para que “el que tiene ojos para ver lo vea”. Lo que importa no es lo que se dice aquí sino el eco que despierta en la inteligencia espiritual de cada uno.

El objetivo de este curso es tomar conciencia de nuestra espiritualidad, ejercitarla y desarrollarla. Más que un curso, es un seminario de búsqueda con un método abierto: unas informaciones para conocer la realidad; unas orientaciones para estimular la reflexión individual, la lectura, y la puesta en común; y una invitación a aplicarlas a situaciones concretas mediante la toma de decisiones responsables.

El curso está organizado en siete Unidades Didácticas.

U. D. 1 Introducción: Inteligencia espiritual

U. D. 2 Espiritualidad y Religión

U. D. 3 Jesús, una espiritualidad laica

U. D. 4 De la espiritualidad a la religión

U. D. 5 Fundamentalismo, Pluralismo, Liberación

U. D. 6 Religión, Laicidad, Ciencia, Ecología

U. D. 7 Caminos de espiritualidad

1. La síntesis de cada tema y diálogo, todos los martes en la columna central.

ATRIO publicará los martes, en su columna central, una síntesis de cada UD, elaborada por su autor, con los conceptos básicos y el planteamiento general del tema. Esta síntesis puede servir para que cada uno reflexiones y se pueda dialogar a través de los acostumbrados comentarios.

2. El curso amplio completo podrá seguirse por uno de estas modalidades:
Pero quien quiera un desarrollo mayor del tema, hay una versión extensa de cada unidad didáctica, con textos seleccionados de autores, bibliografía recomendada y un test para autoevaluación sobre la comprensión del tema o evaluación hecha por el tutor, que será el mismo autor de los temas, Gonzalo Haya.

  • Cada martes en la sección CURSOS Y TALLERES de ATRIO, se podrá bajar la UD correspondiente, si previamente se ha inscrito al curso con los datos que se solicitarán y ha obtenido después la clave de acceso. La matrícula será gratuita, pudiendo siempre colaborar con atrio con una aportación totalmente libre a lo que están invitados todos los que usan sus servicios. Pero en esta modalidad no habrá hilo de comentarios. Estos podrán hacerse en la columna central o por correo directo al moderador de ATRIO: gonzalohayaprats@gmail.com.
  • En vez de ritmo semanal anterior, puede una persona preferir seguir su ritmo personal. Estudiar un tema, rellenar la hoja de evaluación, enviarla al tutor y recibir de él el tema siguiente. Para ello hay solicitar la inscripción directamente al tutor: gonzalohayaprats@gmail.com, que se ofrece a realizar gratis este servicio mientras por el número pueda atender a todos.

24 comentarios

  • Agustin Gil

    Me parece sugerente el título y capítulos del curso y desearía participar en él;  espero conocer el contenido para poder valorarlo y aportar mi reflexión

  • José Luis Porcar

    Me apunto al curso. Desde el impulso de sensaciones. La propuesta me parece honesta. Gracias. Sí.

  • leticiazuazo

    quiero seguir el curso y ayudar , con lo que puedo, que no es mucho

  • Javier Renobales Scheifler

    Distinguir entre religión y espiritualidad, qué bien.
     
    http://www.huffingtonpost.es/2013/09/28/gonzalo-orquin_n_4004238.html?utm_hp_ref=spain
     

    Que dos homosexuales se besen –expresión de alta espiritualidad– por amor en un templo católico (religión), va contra lo que les gusta a los dirigentes eclesiales católicos, cuya cabeza es el suprestrella Bergoglio, el que dice que no es quien para juzgar a los homosexuales. Son palabras, como todo en Bergoglio, por ahora.

    Y los agentes de Bergoglio amenazan. Esto son HECHOS.

    ¡Cuánta hipocresía!
     
    ¿No irá el curso de espiritualidad dirigido a defender la existencia de dios (religión), y más aún, del dios de los católicos (religión católica)

    Gonzalo Haya es católico ¿no?

  • Miriam Marx

    Muy interesante. Que bueno que nos ofrezcan este curso tan aterrizado y trascendente, con un oído puesto en el corazón de Dios y otro en el corazón del pueblo. Desde ya que estoy interesada y me inscribo

  • Sergio Dalbessio

    Bienvenido un curso de nivel y temática intersante para seguir caminando hacia otro mundo posible….el próximo martes darán las pautas para anotarse en el mismo estimo,
    lo recomendaré….saludos!!! Sergio.

  • Gonzalo Haya

    Amigos Javier y Juanel, las mismas palabras pueden tener diversos matices, y aun significados, según las experiencias de cada uno. Yo creo que son los hechos los que dicen lo que realmente creemos. Sin embargo somos seres racionales y necesariamente tratamos de comprender; pero toda nuestra comprensión sólo alcanza a ser una interpretación de la realidad. Esta interpretación es tanto más ambigua cuando se trata de algo inmaterial como amor, justicia, o espíritu; pero también es tanto más importante porque se trata de responsabilidad, incluso penal, o de afectos familiares.
          No quiero enrollarme ahora, tiempo tendremos si me aguantáis durante unos días. Tengo muy buenos amigos agnósticos, posición que me parece muy razonable. Creo que coincidimos en que hay valores objetivos por encima de nuestros intereses personales. Uno le llama justicia, otro le llama la realidad suprema, dios, el todo… Ya irá apareciendo cómo entiendo yo estas palabras, aunque el tema central de este taller es distinguir entre religión y espiritualidad. Gracias por vuestro tiempo y atención.
    Gonzalo

  • Juanel

     
    Un curso sobre espiritualidad me interesa y mi intención es apuntarme si se me permite y participar en los comentarios. Tratar la espiritualidad de modo independiente de la religión, de la cultura, de la razón, … como un campo propio del quehacer humano como propone Gonzalo Haya, me parece adecuado así como el desglose de su programa.
     
     
    De entrada ya me sitúo en una posición crítica pues las diferencias comienzan cuando el autor concreta el significado de espiritualidad que tiene para él diciendo: “espiritualidad significa que existe algo más que la materia y que ese algo es un valor” Espero que a lo largo del curso explique el sentido de esta frase pues lo veo dirigido a caer de lleno en el problema de la sustancialidad. Una cosa es que podamos valorar la espiritualidad, considerarla como algo que tiene valor, incluso que sea en sí misma un valor y otra cosa bien distinta es que la espiritualidad exista como algo más que materia (¿una sustancia o energía espiritual?). Temo que el curso tome esta dirección sobre todo cuando pone el ejemplo de la electricidad al replicar a Javier Renobales. Parece insinuar que la espiritualidad nos viene del exterior. La casa se cierra, se apaga la luz pero la electricidad no se extingue. No comparto este sentido de espiritualidad sino más bien el de Javier, de que la espiritualidad depende de las estructuras anatómico-funcionales del nuestro cerebro, que una vez extinguido tras la muerte la espiritualidad desaparece.
     
     
    Sin embargo, el concepto de Inteligencia Espiritual me parece que es algo importante que debe potenciarse su estudio y que debemos aprender a gestionarla lo antes posible, tal como se está haciendo con respecto a la Inteligencia Emocional. Si con respecto a ésta, la última década ha encontrado las regiones límbicas cerebrales implicadas (amígdala, núcleo accumbens, corteza prefrontal….) otro tanto debe hacerse con la Inteligencia Espiritual puesto que ya existen claros indicios de que las experiencias llamadas espirituales activan regiones precisas del tálamo y corteza.
     
     
    Si el objetivo del curso como dice Gonzalo H. es tomar conciencia de nuestra espiritualidad, ejercitarla y desarrollarla, pues me parece excelente sobre todo cuando se ha ofrecido como tutor, cosa que le agradezco y le animo a que lo lleve adelante contando con las posiciones críticas que reciba. Procuraré hacer una crítica todo lo positiva que pueda tratando de abrir posibilidades para que sin exigir creencias previas pueda seguirse el curso aprendiendo a gestionar mejor nuestra Inteligencia Espiritual, pues hasta ahora se ha encontrado tan enmarañada con la religión que no lo favorece.

  • Javier Renobales Scheifler

    Gonzalo, creo que el ejemplo de la electricidad habría que revisarlo: cuando apagas la luz, sigue habiendo electricidad –si pagas el recibo a alíbabá iberdrola, je je- pero si suprimes no sólo la luz, sino también la electricidad, no hay luz eléctrica, no hay electricidad.
     
    La electricidad es demostrable empíricamente (basta con meter los dedos en el enchufe).
     
    Todo lo que la poesía produce al que la percibe, existe porque existe el cuerpo vivo de quien la percibe. Muerto quien la percibe, la poesía en sí, escrita en un papel, no hace nada.
     
    Lo mismo sucede con el amor: muertos los amantes y los amados, el amor deja de existir. Lo mismo sucede con la justicia y la solidaridad.
     
    Sería precioso que un día en la otra vida (en esta no lo vamos a hacer nosotros) un imaginario dios hiciera justicia a todos los que han padecido injusticias; pero no es bueno confundir los deseos con la realidad. En la realidad que conocemos esa justicia no existe. Ni siquiera vamos a suprimir muchísimas injusticias que podríamos los humanos suprimir …
     
    Los únicos espíritus que existen son los nuestros, los de los vivos mientras estamos vivos. Mis personas queridas que murieron, se llevaron a su tumba sus respectivos espíritus, que murieron con ellas.

  • Javier Renobales Scheifler

    Gracias Gonzalo,
     
    Creo que entiendo lo que dices (intentaré también aprender a ser más amistoso, siguiendo tu ejemplo; pero a veces me distrae del razonamiento, y faltando la comunicación no verbal en este medio, me quedan a veces muy duros mis comentarios -no oculto que estoy harto de la religión, y más de la católica-).
     
    No sabemos, nadie lo sabe, si hay algo (espiritualidad o vida –el famoso almainmortal dogma católico de fe- por ejemplo, o dios, por poner otro ejemplo) después de la muerte, o sea después de la vida en este mundo real, que podemos llamar natural.
     
    Todo lo que decimos sobre lo que haya o no después de la muerte son meras elucubraciones, meras ideas imaginadas en nuestra mente, intramentales, no extramentales. El llamado mundo sobrenatural sólo sabemos que existe en las mentes humanas, no hay ninguna evidencia ni verificación de que exista fuera de ellas.
     
    Me parece entonces de mínima honestidad que los que creen en dios admitan –y lo digan expresamente cuando mencionan expresamente a dios-:
    –         que no saben si existe o no;
    –         que por lo tanto no saben si dios creó el universo o no.
    –         ni si es Padre/Madre o no,
    –         ni si nos ama o no,
    –         ni si quiere que le demos cultodivino, misas, o no,
    –         ni si quiere que le recemos o no, para pedirle mercedes o para lo que sea ….
    –         ni si envía o no gracias santificantes a los que pasan por los famosos sacramentos
    –         ni si perdona cuando el cura perdona en la confesión
    –         ni si para dios el matrimonio es indisoluble … etc. etc. etc.
     
    Ni saben lo que es o deja de ser dios, si fuera que existe. Ni saben si hay vida después de la muerte (resurrección) o no. Lo mismo que no sabemos si hay vida fuera del universo … ni si hay o no moscas verdes en los anillos de Saturno.
     
    Por el contrario los creyentes católicos se creen obligados a evangelizar –ese es el plan primordial de la ICR-, y hablan de dios como si supieran a ciencia cierta, no sólo que dios existe y es eterno y creó el universo y todo lo que haya además del universo …, sino que además afirman rotundamente que dios nos ama, y nos protege (providencia, angel de la guarda), y diosespiritusanto nos sopla y nos inspira e ilumina – y más a los obispos reunidos, y al papa- y nos espera después de la muerte (resurrección) …
     
    Y afirman confiar plenamente en dios … cuando ni siquiera saben si existe o no. Lo cual no parece siquiera razonable: pues si no sabe si hay puente salvador o no, nadie daría un paso a ciegas, confiando plenamente en que no caerá al precipicio porque sus pies van a pisar en el puente salvador.
     
    Cada día me parece más dañina la religión, Gonzalo, porque actuar así es engañar a la gente, y llevan actuando así siglos y siglos, los católicos en general, pues así les han enseñado/obligado a ser/actuar, bajo amenaza del famoso infierno o purgatorio …
     
    Sólo conozco la religión católica, pero además la he vivido/padecido en España, y me parece que lo mejor para la Humanidad, a estas alturas, es liberarse de ya de una vez por todas de la religión,
     
    liberarse en consecuencia de la teología, y vivir y actuar como si dios no existiera (la frase o parecida, creo que la dijo Dietrich Bonhöeffer)

    Espiritualidad sin religión pues; bien, intentaré ver y aprender en el curso (que te agradezco, y a Atrio que existe esencialmente por Antonio) en la medida de mis pequeñas posibilidades.

  • Gonzalo Haya

    Javier, estamos de acuerdo en que la compasión es espiritualidad, pero parece que no estamos de acuerdo en qué consiste la espiritualidad. Dices que la compasión está anclada en las neuronas, y tienes razón; dices que en consecuencia al morir se extingue la espiritualidad. Ciertamente se extingue la manifestación corporal de la espiritualidad. ¿Se extingue la espiritualidad? Creo que ni tú ni yo podemos demostrar si se extingue o no se extingue la espiritualidad. Cuando desconecto el interruptor, se apaga la luz, pero no se extingue la electricidad. El espíritu o la espiritualidad no son demostrables empíricamente, aunque como expongo en la Unidad Didáctica 6 sí se pueden mostrar por un procedimiento científico. Un amigo científico me dijo una vez que la poesía es mucho más que la tinta con la que está escrita. Considero que es muy razonable creer que la poesía, la justicia, la solidaridad y el amor, no son meras reacciones fisicoquímicas. Y creo, como Pepe, que el acto sexual, realizado con amor, es una de las manifestaciones más plenas de la espiritualidad. Bueno, en la Introducción digo, que no pretendo demostrar nada, sino mostrar lo que muchos entendemos y sentimos por espiritualidad. Finalmente, te agradezco este amistoso diálogo en la disparidad de interpretaciones.
    Gonzalo

  • Izide Vecchi

    Me registrarei. Obrigada por este sito e tudo o que ele expressa.

  • ana rodrigo

    El tema me parece interesantísimo. Será el momento de aclararnos un poco, primero de la diferencia  y la semejanzas que hay entre religión y espiritualidad, y en segundo lugar, por lo importante que es para el ser humano desarrollarse en todas sus potencialidades y capacidades como especie única en el planeta por el desarrollo de su consciencia y de su conciencia.
    Me apuntaré.

  • pepe sala

    Una pequeña observación, sin ánimo de quitarle espiritualidad al asunto.
    ( Ya he defendido en otras ocasiones el argumento de que los ateos, al menos yo, tenemos tanta espiritualidad, o más, que los creyentes.)
     
    La foto es verdaderamente tierna y anima a la ternura del COMPARTIR. Bien, pero cada cosa en su sitio.
     
    Veo al bebé humano y me recuerda a mi nietuca recien destetada. Si yo hubiese visto el gesto de esta madre ( de la foto) en mi hija, le hubiera recriminado su gesto. No por el hecho de compartir su leche con el bebé orangután. Mi hija es ” buen lechera” y le sobra materia prima.
     
    Pero hay una cosa que se llama SANIDAD ( gérmenes que no actuan igual en un animal que en un ser humano) y le hubiera invitado a que se sacase la leche de su pecho y se lo diese al bebé orangután con un biberón. De ninguna manera le permitiría que diese a mi nietuca el mismo pecho que ha succionado un animal.
     
    Supongo que algún médico, más pragmático y menos espiritual, estaría de acuerdo con mi apreciación.
     
    Si tengo ánimos y considero interesante el taller, cuando haya comenzado, me engancharé en marcha. ( si ello se permite.) De momento me quedo en la barrera disfrutando la feria.
     
    De cualquier forma, mi agradecimiento a los organizadores por el esfuerzo y buen hacer.
     
    ( el mes pasado escribí algo ” espiritual” dedicado a los duendes. No es apto para menores y podría ser calificado de ” pornográfico”. La única persona que lo ha leido me ha dicho que es mejor que  El Decamerón.
    ¿ Han considerado ustedes  la enorme espiritualidad que contiene el acto sexual??
    Lo dejo caer, por si les sirve como idea a desarrollar en el taller espiritual.)
     
    Bueno, pues, que no quisiera malinfluenciar el desarrollo de la actividad con mis comentarios de muchas XXX.

  • Antonio Duato

    María José y otras personas que han preguntado lo mismo:

    Antes del martes próximo o el mismo martes, encontraréis la instrucciones para esta inscripción al curso completo, con el acceso a todos los materiales de cada unidad didáctica. Será sencillo y gratis. Enviar a la dirección que se indique, junto al correo electrónico, el nombre completo, dirección y alguna indicación sobre las circunstancias familiares, profesionales y afiliación religiosa. Desde luego estos datos no aparecerán en público y tendrán carácter plenamente confidencial para el tutor del curso.

  • Javier Renobales Scheifler

    Compasión por los seres vivos = espiritualidad. Eso lo entiendo.

    Eso es viejo, muy viejo ¿no?

    También algunos animales amamantan crías que no son suyas (el mismo cuento del patito feo lo muestra)

    La cita de Jesús que hace el post habla de dios, como si Jesús hablara con dios y éste interviniera en nuestro mundo revelando cosas … etc.: eso es religión, no espiritualidad.

    Espiritualidad no es imaginar un ‘diálogo’ con dios imaginando respuestas de dios (en realidad eso es un monólogo)

    A ver si espiritualidad va a ser imaginar unos espíritus que habitan un mundo sobrenatural construido con la imaginación humana y existente sólo en la mente humana (inverificable), e imaginar que esos espíritus (dios, el llamado espíritusanto, la virgen y los difuntos declarados santos o no, los ángeles de todos los tipos … fantasmas etc.) intervienen en nuestros mundo real, se pasean a nuestro lado, se comunican con nosotros los vivos, y les contestamos ‘si queremos responder a su llamada’ … etc.
     
    Define el autor del post: “Espiritualidad significa afirmar que existe algo más que la materia y que ese algo es un valor

    La compasión de la madre de la foto del post está/existe anclada/producida por su cuerpo material, por su cerebro. De forma que si quitamos su cuerpo material, esa compasión deja de tener soporte ni existencia

    Imaginar un alma estrictamente espiritual e inmortal separada del cuerpo humano al morir éste (o sea, la dualización de la naturaleza del cosmos y de la persona humana) es un error, a mi modesto modo de ver.

    La mente es material, corpórea, y un día muere con el cuerpo humano, pues es una función del cerebro, con la centralidad tálamo-cortical trabajando en el seno del sistema nervioso central.

    La confusión terminológica de alma y mente es lo que alimentan las religiones, interesadamente pues es la base de su negocio.

  • maria josé

    Me gustaría inscribirme pero no se  como. Gracias .

  • oscar varela

    Hola Gonzalo-Atrio-Gonzalo!
     
    Debo estar requeteviejo, ya que me mareo al leer las posibilidades ofrecidas.
     
    Como pienso que Uds. ya me tienen “calado” (saben por dónde ando)
    quedo abierto a v/criterio para que me pongan en el tipo de Curso-Taller que estimen conveniente.
     
    ¡Bravo Gonzalo! – Abrazo – Gracias y Suerte! – Oscar.

  • Sergio Zalba

    ¡Qué pena que me toma esto en un tiempo “sin nada de tiempo”! Intentaré, al menos,  seguir la síntesis semanal. Gracias por tu trabajo Gonzalo!

  • Ricardo

    Esta mujer está dando cátedra. Graduada
    en la universidad de la calle…

  • pepe blanco

    Algunos de los artículos que ha colgado Gonzalo Haya son, para mi gusto, discretas perlas, de lo más sugerente que se ha ofrecido. De los autores presentes en Atrio, me parece de los pocos con una expresa inquietud mística.
     
    Aunque no podré seguir el curso de manera intensiva y exhaustiva, estoy deseando, al menos, aproximarme a él en esta página central, ver qué nos ofrece Gonzalo Haya. Seguro que será interesante.

  • sisifo

    Salvando distancias, pero mucho de lo que tiene la madre que amamanta al niño y al chimpance, lo tienen ustedes los que laboran en Atrio para hacer posible que los que nos acercamos a Atrio tengamos vida. Gracias, gracias.

  • George

    Muchas gracias. Me registraré. Vuelvo a expresaros mi gratitude por este sitio.

  • Gracias. Trabajáis mucho y bien para mi gusto

Deja un comentario