Temas

Tablón de ATRIO

Anterior Siguiente
Último: 9-9-19, 17:49

Floren (2019-09-09 17:49:55) : Papa Francisco, ¿pastor o gobernante? http://cartujoconlicencia.blogspot.com/2019/09/el-papa-francisco-pastor-o-gobernante.html

José María Rosell (2019-09-01 21:51:18) : Pequeño video que explica de forma sencilla las inmatriculaciones de la iglesia: https://youtu.be/Dl8Jcu8zWe8

Equipo Atrio (2019-07-26 22:56:17) : Un excelente programa colombiano de TV: MARIA MAGDALENA, UNA LEYENDA HECHA MUJER... por Carmiña Navia.

Floren (2019-04-24 11:45:39) : LA VERDAD DE LA PASCUA. http://cartujoconlicencia.blogspot.com/2019/04/la-verdad-de-la-pascua.html

Equipo Atrio (2019-03-08 21:55:38) : Delcy Rodriguez, vicepresidenta de Venezuela, denuncia al criminal apagón en Venezuela criminal apagón en Venezuela [vídeo de 6 min.]

Equipo Atrio (2019-02-18 09:39:18) : Amplio y clarificador programa sobre Venezuela: La hojilla/a> ¡Magnífico analista argentino Marco Teruggi! ¡Larga charla pero imperdible!

Equipo Atrio (2019-01-09 12:31:08) : Entrevista a Tamayo en la Sexta: La Iglesia española sigue siendo franquista

Floren (2018-11-19 19:50:09) : Floren de Estepa escribe en su blog: CARTA A UN JOVEN QUE NO QUIERE VOTAR

Equipo Atrio (2018-11-16 10:06:45) : La verdadera despedida de Steve Jobbs Disgurfso de graduación https://www.youtube.com/watch?time_continue=12&v=vXJYrrLGNAo

» Pon una nota




Autores

Archivo de entradas

4991 Artículos. - 80143 Comentarios.

El Papa Francisco y la teología de la liberación

BoffMuchos se han preguntado si el actual Papa Francisco, como proviene de América Latina, es un seguidor de la teología de la liberación. Esta pregunta es irrelevante. Lo importante no es ser de la teología de la liberación sino de la liberación de los oprimidos, de los pobres y de los que sufren injusticia. Y eso lo es con claridad indudable.

Este ha sido siempre, en realidad, el propósito de la teología de la liberación. Primero viene la liberación concreta del hambre, de la miseria y la degradación moral y de la ruptura con Dios. Esta realidad pertenece a los bienes del Reino de Dios y estaba en los propósitos de Jesús. Después, viene en segundo lugar la reflexión sobre el hecho real: en qué medida se realiza ahí anticipadamente el Reino de Dios y en qué medida el cristianismo, con el capital espiritual heredado de Jesús, puede colaborar, junto con otros grupos humanitarios, en esta liberación necesaria.

Esta reflexión posterior, llamada teología, puede existir o no existir. Lo decisivo es que ocurra de verdad la liberación. Siempre habrá espíritus atentos al grito de los oprimidos y de la Tierra devastada que se preguntarán: con lo que hemos aprendido de Jesús, de los Apóstoles y de la doctrina cristiana de tantos siglos, ¿cómo podemos aportar nuestra contribución al proceso de liberación? Fue lo que realizó toda una generación de teólogos y teólogas, de laicas y laicos comprometidos, de religiosos y religiosas, de obispos y sacerdotes de los años 60 del siglo pasado, y que continúa hasta nuestros días, porque los pobres no cesan de aumentar y su grito es ya un clamor.

Pues bien, el Papa Francisco hizo esta opción por los pobres, vivió y vive pobremente en solidaridad con ellos y dijo claramente en una de sus primeras intervenciones: “Cómo me gustaría una Iglesia pobre y para los pobres”. En este sentido, el Papa Francisco está llevando a cabo la intuición primordial de la Teología de la Liberación y secundando su marca registrada: la opción preferencial por los pobres, contra la pobreza y a favor de la vida y la justicia.

Esta opción no es para él solamente un discurso, sino una opción de vida y de espiritualidad. A causa de los pobres ha caído en desgracia ante la presidenta Cristina Kirchner, pues pidió a su gobierno un mayor compromiso político para superar los problemas sociales  -analíticamente se llaman desigualdades-, que éticamente representan injusticias y teológicamente son un pecado social que afecta directamente al Dios vivo, que bíblicamente ha mostrado estar siempre del lado de los que tienen menos vida y son los pobres y los que sufren injusticia.

En 1990 Argentina tenía un 4% de personas pobres. Hoy en día, debido a la voracidad del capital nacional e internacional, ascienden a un 30%. Estos no son sólo números. Para una persona sensible y espiritual como el Papa Francisco representa un viacrucis de sufrimiento, lágrimas de niños hambrientos y desesperación de padres sin trabajo. Esto me recuerda una frase que Dostoievski escribió una vez: «Todo el progreso del mundo no vale el llanto de un niño hambriento».

Esta pobreza, ha insistido con firmeza Papa Francisco, no se supera mediante el asistencialismo, sino a través de políticas públicas de los gobiernos que devuelvan dignidad a los oprimidos y los hagan ciudadanos autónomos y participativos.

No es importante que el Papa Francisco no use el término «teología de la liberación». Lo importante es que hable y actúe de manera liberadora.

Es hasta bueno que el Papa no se afilie a un cierto tipo de teología, como la de la liberación o cualquier otra. Lo mismo hicieron sus dos predecesores con las teologías que estaban en sus cabezas y se presentaban como expresiones del magisterio papal.

Saben los teólogos e historiadores que la categoría “magisterio” atribuida a los Papas es una creación reciente. Comenzó a ser empleada por los Papas Gregorio XVI (1765-1846) y Pío X (1835-1914) y se volvió común con Pío XII (1876-1958). Antes el “magisterio” estaba formado por doctores en teología y no por los obispos y el Papa. Estos son maestros de la fe. Los teólogos son maestros de la comprensión de la fe. Por lo tanto, a los obispos y los papas no les toca hacer teología sino testimoniar oficialmente y cuidar la fe cristiana con celo. A los teólogos y teólogas cabe profundizar este testimonio con las herramientas intelectuales que ofrece la cultura presente. Cuando un Papa empieza a hacer teología, como ha sucedido recientemente, se crea una gran confusión en la Iglesia, se pierde la libertad de investigación y se corta el diálogo con otros saberes del mundo.

Gracias a Dios que el Papa Francisco se presenta explícitamente como Pastor y no como doctor y teólogo, aunque fuera de la liberación. Así es más libre para hablar a partir del evangelio, de su inteligencia emocional y espiritual, con el corazón abierto y sensible, en sintonía con el mundo de hoy globalizado. Papa Francisco, ponga la teología en tono menor para que en tono mayor resuene la liberación: consuelo para los oprimidos y llamamiento a la conciencia de los poderosos. Por tanto, menos teología y más libertad.

Leonardo Boff es autor de Teología del cautiverio y de la liberación, Paulinas 1978.

Traducción de Mª José Gavito Milano

16 comentarios

  • Sergio Dalbessio

    ¿Cuál es su opinión acerca de la llamada Teología de la Liberación?
    Fue una consecuencia interpretativa del Concilio Vaticano II. Y, como toda consecuencia de un giro que da la Iglesia, tuvo su más y sus menos, sus mesuras y sus excesos. Como se recordará, en su momento, Juan Pablo II le encargó al entonces cardenal Ratzinger que estudiara la Teología de la Liberación, lo que desembocó en dos isntrucciones, dos sucesivos libritos donde se la describe, se señalan sus límites (uno de los cuales es la apelación a la hermenéutica marxista de la realidad), pero teambién se meustran sus aspectos positivos. En otras palabras, la posición de la Igelsia en esta materia es amplia. (Libro El Jesuita -actual best-seller en Argentina, página 81 de la primera edición).

  • h.cadarso

      El debate, cordial y bien llevado por todos, sobre las posibilidades que abre la elección del Papa Francisco (no el Papa Francisco, entendámonos), me parece muy importante y fundamental. Estoy cien por cien de acuerdo con el posicionamiento de Rodrigo Olvera, que además creo que en lo esencial coincide con el de Sergio Zalba. Hilando muy delgado y muy fino, amigo Rodrigo, señalas una vía intermedia entre la de los que creen que estamos hablando de una iglesia imposible y la de los que alimentan una esperanza sustentada sobre cimientos de arena…Estoy contigo en que otra iglesia es posible, pero el avance y cambios que podemos propiciar en este momento son mucho más limitados de los que algunos podrían pensar. Me mantengo en la parábola del grano de mostaza, en que no nos toca vaticinar las etapas, las secuencias de la llegada del Reino que esperamos. Siempre nos tocará trab ajar con esperanza contra toda desesperanza.
      Ahora yo invitaría a todos los que estáis en este debate a concretar las tareas y los objetivos que podríamos perseguir en este momento.
      En todo caso, una persona, por muy grande que sea y muchos poderes que tenga, no realiza los cambios; es el colectivo de los creyentes el que tiene en todo momento el protagonismo de todo cambio y todo avance. No tenemos derecho a esperar milagros del Papa Francisco, ni ningún otro tipo de realizaciones extraordinarias.

  • Javier Renobales Scheifler

    Agradezco a Juan Pablo Melto que nos haya recordado, en su comentario más abajo, al excura argentino Rubén Dri, que en su día fuera cura sancionado por el papa (si no recuerdo mal, ahora no recuerdo a santo de qué le sancionaron)

    http://www.laretaguardia.com.ar/2013/03/reflexiones-de-ruben-dri-sobre-el-papa.html
    domingo, 24 de marzo de 2013

    Reflexiones de Rubén Dri sobre el Papa Francisco

    El teólogo y filósofo Ruben Dri no piensa lo mismo: “de ninguna manera se trata de un cambio de iglesia, ni de una transformación, cambio revolucionario o algo que se le parezca; todo lo contrario, es lavarle la cara directamente a esta Iglesia del poder, de la dominación, y para eso necesitaban un hombre como Bergoglio que es un hombre inteligente, un hábil político. Él preparó su camino para llegar donde llegó, o sea para llegar al Vaticano”.
     
    El teólogo y filósofo especificó que ahora Francisco se presenta como un Papa humilde, que paga su cuenta de hotel, un Papa manso, “cuando nosotros sabemos que es un dirigente político de primer nivel, es un hombre de poder, nada que ver con la humildad, y que ha llegado para incidir en contra de los procesos populares que se han venido gestando en América Latina, y para mí esta debe ser nuestra preocupación fundamental”.
     
    En el mismo sentido, Rafael Villegas, psicólogo social … afirmó durante el mismo programa, que la designación de Francisco “obedece a una coyuntura política internacional donde el imperio se siente realmente amenazado por el proceso que se ha ido gestando en América Latina”: “necesitan un Papa latinoamericano para retornar a un sistema de dominación en donde la política cristiana por parte del catolicismo va a estar orientada a las formas carismáticas propias que fueron de Juan Pablo II”.
     
    Por eso Dri considera un retroceso la aceptación de este papado por parte de algunos políticos y sobre todo de parte de teólogos de la liberación
     

    El filósofo, y además profesor universitario, asegura que Francisco tiene la concepción de que Estado e Iglesia son dos poderes, pero que el primero debe estar subordinado al segundo, y que es en este punto donde residió su enfrentamiento, por ejemplo, con el kirchnerismo: “Berglogio combina teología de la represión con doctrina social de la Iglesia, una combinación muy hábil.

    Está con la teología de la represión porque él hábilmente estuvo apartando a los jesuitas que estaban conectados con la teología de la liberación; él se encargó de limpiar ese espacio muy importante.
     
    Por otra parte, se encargó a su vez de que aquellos que para él no eran rescatables como era el caso de Yorio y Jalics terminasen en la ESMA. Esa es la parte oscura que él oculta, al mismo tiempo que presenta la otra faceta, la de la preocupación por el problema social, por el problema de los pobres, de hecho él ha expresado esa faceta y es la que saca a relucir, porque él tiene la concepción de que los pobres son de la Iglesia, o sea la Iglesia debe solucionar ese problema, pero lo puede solucionar en la medida en que siga habiendo pobres, de manera que la solución es apolítica.

    Vamos, que no tiene desperdicio, el resumen del pensamiento de Rubén Dri sobre el nuevo héroe 007 del Estado Vaticano.

    Y por aquí todavía algunos deseando que les dé el pego, necesitados de creer.

  • Javier Renobales Scheifler

    http://lamingaenmovimiento.wordpress.com/2013/03/15/ruben-dri-bergoglio-papa-una-mala-noticia/
     
    la elección de Bergoglio es más de lo mismo. Es la misma Iglesia de poder que se construyó en contra de la Iglesia de servicio que se había construido con el Concilio Vaticano II.
     
    la elección de Bergoglio no significa otra cosa que la legitimación de la Iglesia sacerdotal del poder que conocemos, realizada desde el tercer mundo. Es como la legitimación de la dominación que realiza el mismo dominado, fenómeno de sobra conocido.
     
    Está todavía fresco el enfrentamiento a raíz de la lucha por la Ley del Matrimonio Igualitario que el actual Papa presentó como una guerra de Dios, retrotrayendo el problema a las etapas más oscuras de la Inquisición y no mucho más lejos su actuación durante la dictadura cívico-militar genocida.
    La Iglesia sacerdotal del poder hace mucho que ha dado la espalda al proyecto de liberador de Jesús de Nazaret. Todas las proclamas de humildad que se hacen desde el poder y la riqueza que muestra el Vaticano no hacen más que sonar a falso.
     
     
    http://prensaislamica.com/?p=33072
    -La Iglesia quiere recuperar poder. Bergoglio es un enamorado del poder, disfruta del poder, ha programado su vida en función de un ascenso continuo y ha llegado a la cima ahora. Y ese poder es el poder que él quiere para la Iglesia, por lo tanto él va a intervenir tratando de que la Iglesia tenga ese poder. Por eso va a ser muy importante observar cómo se disputan a los pobres.

  • Rodrigo Olvera

    Gracias Oscar por este artículo de Eduardo. Preciso y muy bien escrito.
     
    Lo suscribo todo, quizá con un pequeño matiz. Me parece que Leonardo no fue sancionado por insistir en los pobres. Otros teólogos y otras teólogas de la liberación han insistido igual o más que Leonardo en los pobres, y no sufrieron represalias similares a Leonardo.
     
    Me parece que Leonardo fue sancionado por desacralizar los mecanismos institucionales de la iglesia, en Iglesia, carisma y poder.
     
    Si vemos la historia de las declaraciones de herejías desde la reforma gregoriana, se deduce que para el magisterio católico la mayor herejía (la que es perseguida más duramente) es cuestionar el poder en la Iglesia católica. Esa fue la gran diferencia entre Francisco de Asís y los cátaros, por ejemplo.
     
     

  • oscar varela

    Hola!

    Recibo de un amigo argentino estas consideraciones de quien ya estuvo en Atrio.
    Una nota sobre Francisco y Leonardo
    Eduardo de la Serna
    Hoy encontramos en varios diarios de Buenos Aires sendas notas a Leonardo Boff, de visita en Argentina a raíz de la presentación de un libro. A raíz de esto quisiera señalar algunos aspectos, pero como es justo dejar claro quién soy, debo confesar que nunca fui demasiado “leonardoboffista”. En lo personal siempre me pareció el menos creativo de los teólogos de la liberación, y me cuesta descubrir el “ver”, la mirada de la realidad como punto de partida de su pensamiento teológico. Ciertamente esto no quita en nada el reconocimiento de sus aportes, pero también en esto soy habitualmente crítico. Pero no es este el espacio para presentar mis comentarios y objeciones, sino simplemente hacer saber “desde dónde” escribo.
    Me resulta evidente que Leonardo está fascinado con el papa Francisco. La insistencia del papa en los pobres es un buen punto de partida para comprender la fascinación, especialmente por parte de quien fue sancionado por la misma insistencia. Particularmente por la intervención concreta de los dos papas anteriores. Si a eso le sumamos la elección del nombre (“Francisco más que nombre es proyecto”, afirma Leonardo), y la insistencia en los primeros momentos en el “cuidado de la Creación”, tema al que particularmente se ha dedicado Leonardo en los últimos lustros, el “encantamiento” resulta comprensible.  En lo personal, no tengo ese encantamiento. Sin dudas creo que el actual papa ha dado una serie de gestos muy significativos e interesantes (aunque uno debe preguntarse qué nos había pasado que habíamos naturalizado y hoy llame la atención que el papa diga “buenas tardes” o que use zapatos normales).  Si nos referimos a un elemento importante, como es la reforma de la curia romana, la elección de 8 cardenales para pensar en dicha reforma puede ser un buen signo, aunque recién del 1 al 3 de octubre se reunirán, y por ahora sólo cabe el deseo. En lo personal tengo buenas referencias de los cardenales del Norte de América y de África, no sé nada de los de Oceanía y Asia y no tengo la mejor de las opiniones de los dos cardenales latinoamericanos. Que no haya gente de la curia romana no deja de ser un buen síntoma. Pero por ahora, sólo eso.
    Qué el papa sea cercano, misericordioso, humano es muy importante, pero eso no es indicio necesario de qué Iglesia propone, hacia dónde cree que debemos dirigirnos. El Concilio Vaticano II fue secuestrado, o puesto en un freezer por los papados anteriores, pero todavía no tenemos elementos para afirmar que ha comenzado el deshielo. Mucho menos hablar de primavera. Aclaro: no lo niego (y ¡vaya si lo deseo!), simplemente afirmo que todavía no tenemos elementos suficientes para afirmarlo.  Si nos guiamos por signos, también hay que agregar el tema de las religiosas de los EEUU donde no ha habido cambios, antes bien confirmación, por ahora al menos; o de la recepción a las Abuelas de Plaza de Mayo en unos segundos y paradas, en contraste con la recepción extensa y privada (y sentados) brindada al Puppi Zanetti.
    Pero lo que me llama particularmente la atención en los dichos de Leonardo (en su página, no en el reportaje) es su referencia al entonces cardenal Bergoglio y el actual gobierno. No sé dónde se informa Leonardo (sea de él mismo, o sea del/los/a/as informante/s), pero me llama la atención la referencia que sigue:
    «Esta opción no es para él solamente un discurso, sino una opción de vida y de espiritualidad. A causa de los pobres ha caído en desgracia ante la presidenta Cristina Kirchner, pues pidió a su gobierno un mayor compromiso político para superar los problemas sociales -analíticamente se llaman desigualdades-, que éticamente representan injusticias y teológicamente son un pecado social que afecta directamente al Dios vivo, que bíblicamente ha mostrado estar siempre del lado de los que tienen menos vida y son los pobres y los que sufren injusticia.
     «En 1990 Argentina tenía un 4% de personas pobres. Hoy en día, debido a la voracidad del capital nacional e internacional, ascienden a un 30%. Estos no son sólo números. Para una persona sensible y espiritual como el Papa Francisco representa un viacrucis de sufrimiento, lágrimas de niños hambrientos y desesperación de padres sin trabajo.» [http://servicioskoinonia.org/boff/articulo.php?num=559].
     En lo personal, me llama la atención el comentario. Los contactos políticos del cardenal Bergoglio no fueron –precisamente- con los políticos que promovieran compromiso político para superar los problemas sociales (a menos que creamos que Gabriela Michetti, Elisa Carrió, Mauricio Macri, por ejemplo lo son… o que tener como abogado a Roberto Dromi (¡el arquitecto de la política económica-empresarial y las privatizaciones del menemismo!) sea algo que contribuya a superar los problemas. Que haya mostrado estar del lado de los pobres no significa que haya mostrado estar del lado de las políticas que buscan que los pobres dejen de serlo. Que está con los pobres no significa que esté contra la pobreza.
     Por otra parte, la estadística del 4% de pobres en 1990 (justo cuando empezó el menemismo, la gran generadora de pobres de la Argentina, y las políticas que –Dromi mediante- provocaron la mayor desocupación imaginable y su consiguiente  pobreza), no resulta una buena elección. Para hablar de los pobres de hoy (¡que los hay, sin dudas!) debería mirar cuántos eran los pobres, los indigentes, los desocupados en el 2003 cuando asume el actual proyecto político, contra el que –precisamente- se opuso el entonces Cardenal. 
     Leonardo tiene todo el derecho del mundo de estar encantado por gestos, nombres y palabras del actual papa. Algunos creemos que exagera, quizás fruto de su pasado de sufrimiento causado precisamente por los papas anteriores, y tiene derecho a soñar. Cuando analiza lo que el papa está diciendo / haciendo algunos pensamos que no se concluye lo que él afirma de lo que el papa está diciendo o haciendo. Sin duda que deseamos que así sea, pero nos parece que –por ahora- nada indica que esté ocurriendo. Y si su fascinación lo lleva a ver en el pasado de Jorge Mario Bergoglio lo que otros no hemos visto a lo mejor debamos pedirle a Leonardo que se informe mejor, no sea cosa que los deseos y sueños que ambicionamos terminen distorsionando la realidad o –peor todavía- que en nombre de los pobres terminemos levantando monumentos a los profetas que nuestros padres mataron.
    30/4/2013
     
     

  • Juan Pablo Melto

    Boff debería investigar más profundamente las causas por las cuales el gobierno de Cristina y de Néstor ( como el de Alfonsín en otros momentos) fue confrontado por la Iglesia inclusive por Bergoglio, el actual Papa. No fue por el compromiso con los pobres por parte de la iglesia…Relea la historia y si no, lea los libros de Rubén Drí sobre autoritarismo y democracia en la biblia y en la Iglesia…Allí está documentado el por qué, por no nombrar los tomos de Verbitsky sobre la historia política de la Iglesia argentina.

  • Javier Renobales Scheifler

    No hay que esperar que los cambios nazcan de un papa, aunque se llame Bergoglio o Roncalli, sino que tal vez el que está en la cumbre se atreva por fe a acoger lo que viene de abajo y le supera incluso a su forma de pensar.”
     
    ¿Eso es lo que hay que esperar, que acoja lo que viene de los que están más abajo (por ejemplo Castillo, Duato, Boff, Masiá, Sobrino, y los neocons, que al parecer son muchísimos más que los de la Teología de la Liberación, de la cual nunca ha sido partidario Bergoglio …)?
     
    Romero cambió porque contactó con los pobres. Pero Bergoglio no hace eso, sigue aposentado en el vaticano, aunque sea en la residencia Santa Marta, en pleno centro rico de Roma, en su Estado Vaticano independiente del que él es el Gran Jefazo, en el sistema de la ICR. Todo sigue igual, también el banco vaticano.
     
    Y ahora Bergoglio va a terminar la santificación de Wojtyla (encubridor de pederastas e involucionista) iniciada por otro papa de la involución, Ratzinger. Wojtyla que santificó a Escrivá, el que inventó el opus de Escrivá (que no de dios, por favor). Para regocijo de los católicos neocons, que tienen puestas más esperanzas en Bergoglio –son los que lo han puesto de papa- que los católicos de la Teología de la Liberación.
     
    La sabiduría popular dijo hace mucho que mientras hay vida hay esperanza. Pero no esperanza en cualquier cosa. Esperanza en la vida sí, pero esperanza en la ICR, en que el catolicismo va a liberar a los oprimidos del mundo …, no.
     
    Hace falta estar muy seducido por la ICR y su catolicismo, y desde muy joven o desde recién nacidos, para seguir teniendo que hacer pasar por la ICR la esperanza en la vida. Para regocijo de la ICR, que para eso los bautizó desde pequeñitos y los educó durante decenas de años …
     
    Mientras los católicos seducidos por la ICR desojan esperanzados las margaritas Bergoglio sí, Bergoglio no … y a esperar otros diez años al siguiente papa de turno, los enemigos siguen avanzando
    – el capitalismo,
    – la exclusión de la mujer en la ICR y en otras religiones del mundo, como el islam
    – y el todo por la imaginaria gracia de dios –sacramental, santificante o como se la quiera llamar, pero puro pensamiento mágico-, la famosa gracia de dios o voluntad o ley de dios, que justifica lo que sea que se quiera justificar, guerras, excomuniones, condenas, grandes riquezas, grandes fortunas, grandes patrimonios … etc etc, menos el aborto y a los homosexuales y similares).
     
    el conservadurismo mundial cuenta con el apoyo servil de la ICR” dice Antonio Duato.
     
    Sí, cierto, pero este desvío fundamental de la ICR no es desde ayer, desde Wojtyla o desde Pío XII o desde Inocencio III o el papa que se quiera poner, sino desde al menos el siglo IV (las bases venían ya sembradas para ese apoyo servil desde la biblia, desde los escritos de Pablo y los evangelios).
     
    La traición a Jesús impregna la ICR desde el principio, sobre todo desde Constantino, pero la traición fue posible porque las bases ya estaban falseadas desde el principio, desde el siglo I.
     
    La ICR, con su espectacular organización mundial, la primera multinacional de la Historia, no es enemigo para el capitalismo, sino su apoyo servil. Como se le trate de enfrentar al capitalismo, se va a enterar, la ICR.
     
    La solución no parece que vaya a venir pues a través de la ICR. Habría que cambiarla entera, pero su instinto de supervivencia lo impedirá siempre.
     
    Con la iglesia hemos topado, dice la sabiduría popular.
     
    Las religiones son una rémora, leía en este foro hace unos meses.
     
    Esperar (en la ICR) no cuesta dinero, e incluso puede resultar entretenido,  mientras la vida continúa.

     

     

     

  • Rodrigo Olvera

    Querido Antonio
     
    Quiero suponer que yo soy el mexicano. Algunas aclaraciones
     
    a) En ninguna de mis intervenciones desde que se eligió a Francisco como Obispo de Roma me he referido a Castillo. Respecto de tí y la que creo que es tu actitud en el tema, he hecho una sóla intervención; y fue para reconocer tu pluralidad a dar voz a las distintas voces, y tu forma de razonar tu esperanza. Jamás te he reprochado que te estés volviendo un fanático de Francisco.
     
    b) De Boff sí que considero que se está dejando llevar por lo que quiere que pase más que por lo que dan de sí los hechos.  Boff ya está canonizando en vida a Francisco (un proceso intelectual paralelo a lo que hubo en el ambiente secular detrás de la entrega del Premio Nobel de la Paz a Obama, no por lo que hubiera hecho que no había hecho nada, sino por lo que se esperaba que pudiera hacer). Boff no sólo apunta a que pueda haber cambios, sino que afirma que el tiempo de la iglesia autoritaria YA ACABÓ, y que Francisco YA INAUGURÓ la iglesia del siglo XXI democrática, etc.   A esta afirmación de Boff (no de Castillo ni tuya) hace contrapunto mi comentario de “Y mientras tanto en el mundo real… por que la iglesia autoritaria y machista sigue bien viva y hegemónica). En este hilo  Boff dice que Francisco vivió y vive pobremente en solidaridad con los pobres. Es ciero que Bergoglio ha vivido y vive de manera más austera que otros, pero Bergoglio  vivió y sigue viviendo en condiciones por arriba del umbral de la pobreza (que es una medición cuantitativa y cualitativa verificable).  Boff afirma que Francisco ha encarnado la intuición de la teología de la liberación; pero lo que me parece refleja su administración en Buenos Aires es una praxis asistencialista y caritativa, más no liberadora (especialmente en el tema del margen de autogestión y empoderamiento de los propios pobres).
     
    c) Personalmente, me parece injusto sacar el giro a la derecha de Clodovis e insinuar que lo mismo pasa con Leonardo. Antes que nada, siempre es injusto meterse a adivinar motivaciones internas de las personas. Habría otras muchas explicaciones. Por ejemplo, una reacción muy natural de efecto “resorte”: cuando se ha sufrido opresión tan dura y tan prolongada, es explicable que a la menor relajación se dispare una energía igualmente desproporcionada de expansión. El punto es que pretender saber las motivaciones internas es injusto, sea las motivaciones internas de Boff para esta (en mi opinión) idealización de Francisco; como las motivaciones internas de quienes desconfiamos de Francisco. [Aquí si un comentario sobre Castillo: en su hilo, afirma que las motivaciones internas de quienes desconfían de Francisco es que quizá quieran que fracase. Sin duda esa es un posibilidad. Pero hay otras posibilidades. Quizá se sea crítico, buscando que realmente se concrete un cambio y éste no se pierda en cantos de sirena].
     
    d) Repetiré lo que te he escrito en privado y escribí una vez en público acá sobre mi posición respecto de Bergoglio. Yo sí creo que la elección de Bergoglio implica una coyuntura [definí aquí en público que para mí coyuntura es una situación concreta y determinada que posibilita una modificación estructural]. Con ésto, es claro que yo no suscribo la idea de Javier R o de Pepe S  o de Oscar V de que otra iglesia es imposible. Si creo que estamos en una coyuntura, creo que hay posibilidad deun cambio estructural en la iglesia católica. En ésto, mi postura incluso es más “esperanzada” que la de Tamayo que en principio no ve motivo alguno de esperanza aunque deja abierta la puerta a que los hechos cambien su postura. Por éso es que me “caló” tanto y me he defendido tanto de la imagen que se ha pretendido dar de mí de que quiero robar la esperanza, de que pretendo provocar parálisis, de que he decidido vivir como aguafiestas … o de  sostener la desesperanza como principio.  Ninguna de estas expresiones refleja lo que he escrito y mucho menos mi vivencia interior.
     
    e) Lo que también he escrito (tanto en público como a tí en privado) es que es necesario caracterizar adecuadamente la coyuntura, identificar correctamente cuales son las oportunidades de avance estratégico para la corriente liberadora o progresista o como se le quiera llamar, detallar cuales son las condiciones, requisitos y obstáculos para aprovechar tal oportunidad de avance estratégico, y definir un plan de acción. En mi caso, este análisis me ha abaracdo más de 80 páginas. Y he dicho (aquí sí creo que sólo te lo he dicho en privado), que mi posición es que sí hay motivos de esperanza, pero éstos no son ti tan grandes ni por las razones que aparecen en la mayoría de hilos y comentarios a favor de la esperanza en/por Bergoglio que se hna publicado).
     
    f) Me parece que los tres temas básicos que mencionas son indispensables en el objetivo estratégico dque deberían asumir las corrientes renovadoras de la iglesia. Pero me parece en mi análisis que están fuera del alcance de esta coyuntura. Por definición, la coyuntura es limitada y delimitable, en tiempo, espacio y relaciones. Conservando esos tres temas como objetivo estratégico, a mí me parece que la oportunidad de avance estratégico que se abre con la elección de Bergoglio es que los grupos renovadores puedan pasar de una fase de represión a una fase de tolerancia selectiva (es decir, que en general serán tolerados, aunque aún habrá algunos casos selecctivos en que sí habrá represión). Esto implica, tácticamente, pasar de una fase de sobrevivencia a una fase de acumulación de fuerzas. El cambio es pequeño, frente al objetivo estratégico… pues aun  no habrá posibilidad de cambios significativos en los aspectos estructurales. Sin embargo, en términos de correlación de fuerza, el paso de una fase de sobrevivencia a una fase d acumulación de fuerza es un verdadero punto de inflexión. Es el equivalente del aseguramiento de las columnas en Sierra Maestra.
     
    g) Si mi análisis es correcto (no reclamo tener infalibilidad); entonces la discusión entre las personas, comunidades y corrientes renovadoras no debería estar centrado en lo que hace o deja de hacer Bergoglio, sino en lo que se necesita hacer para aprovechar esta oportunidad. Porque el que exista una coyuntura, y una oportunidad de avance estratégico, no garantiza que será aprovehcada. Y porque si no se aprovecha, el sufrimiento que vendrá tardará al menos una genración más en ser superado.
     
    h) En todo ésto, lo que me preocupa no es la iglesia; sino las personas que siguen sufriendo por el hecho de que la hegemonía de la iglesia esté en manos fundamentalistas. Lo que me interesa no es que “ganen” las corrientes renovadoras, sino que un cambio de correlacción de fuerzas tenga como efecto una reducción del dolor que causa la institución en personas, tanto dentro como ajenas a la misma. Esa es mi única motivación en hace análisis de la coyuntura eclesial católica: aportar mi grano de maíz a que se reduzca el sufrimiento de miles de personas.
     
    Espero que con ésto quede más clara mi postura, y la motivaciones internas que la fundamentan

  • olga larrazabal

    La CEPAL es un organismo de las Naciones Unidas, cuyas estadísticas son las más confiables de la región, porque son las que usa la OCDE y todos los organismos mundiales.  Y hasta ahora no se han comprobado que estén erradas, porque si no tendrían que cerrar la institución.  Los gobiernos les suelen tener miedo, y cuando difieren muchos de las gubernamentales, se juntan a revisar la metodología, la muestra, la pregunta etc etc  todos aquellos parámetros que se usan en Estadística y que están bastante normalizados. Ahora que falle el método estadístico, o más bien que tenga limitaciones? Puede ser, pero esos porcentajes de error están calculados. ¿Cual es el concepto de “pobreza” usado cuando se hacen comparaciones? También pueden haber cambios metodológicos.  Pero habría que aclararlos.  De modo que  la observación de Oscar es seria, no es por molestar.

  • Antonio Duato

    Tres muy queridos amigos, dos argentinos y un mexicano, intervienen en este foro y me interpelan en una cuestión fundamental, que está presente en otros foros.

    Dejo a los argentinos y argentinas la cuestión sobre las encuestas de pobreza en su país y la valoración del actual gobierno. Como me dice Sergio Dalbesio, que interviene en otros hilos, “Como dijo alguien, si hay tres argentinos, seguramente hay 6 líneas de pensamientos distintas”.

    Pero no puedo eludir la cuestión sobre si Leonardo Boff, Castillo y yo mismo estamos renunciando a nuestra capacidad crítica y nos hacemos fanáticos del papa Francisco. La posición de Leonardo la asocia Sergio Z. con el giro derechista que dio  en su día su hermano Clodovis. La cuestión es fuerte, sobre todo viniendo de quien viene. Pero no necesita Leonardo que le defienda.

    Con Castillo he hablado varias veces por teléfono y estamos de acuedo en que, aun manteniendo las antenas bien desplegadas para recibir toda información y la capacidad crítica bien engrasada, hay que seguir dando un voto de confianza al nuevo papa que está significando una verdadera ruptura de estilo en la cúspide católica. Hay que hilar fino parea no comulgar con ruedas de molino ni permnitir que nos den gato por liebre. Pero no sostener la desconfianza como principio, como si todo cambio en el ICR acogido desde arriba fuera impiosible. No hay que esperar que los cambios nazcan de un papa, aunque se llame Bergoglio o Roncalli, sino que tal vez el que está en la cumbre se atreva por fe a acoger lo que viene de abajo y le supera incluso a su forma de pensar.

    Lo que pasó con Roncalli es un buen ejemplo. Él era muy conservador en cosas que después cambiaron más allá de lo que pensaba. Pero tuvo la fe suficiente (extraña en quien llega a papa) para dejar espacio al espíritu fuera de lo que él o su corte cardenalicia tienen en el cerebro. Aceptar el pluralismo de pensamiento e iniciativas hoy, aún sin concilio, sería la verdadera revolución posible. Y algunos de  los signos (no solo signitos zapateriles) dados por Francisco hasta hoy permiten esperar estos cambios de estilo, previos a los cambios de fondo.

    Los tres temas básicos en que creo que puede abrirse brecha en la muralla que aisla a la actual ICR son: patriarcalismo, clericalismo y capitalismo. Si, a pesar del caso de la LCRW o a causa de la firme actitud de esa monjas, se abre una brecha en la aceptación de la mujer, si se dan pasos en desmontar el clericalismo sacramental (sistema inventado para mantener el poder contra el pueblo) ya denunciado teóricamente por Francisco y, sobre todo, si se llega a pronunciar denuncias concretas (al menos, como se intentó, por docuemtnos de organismos como Justicia y Paz o episcopados, no desautorizados sino apoyados) contra la maldad esencial (no solo accidental) del sitema capitalista, se habrán dado pasos importantes no sólo para la iglesia sino para el mundo. Pues el conservadurismo mundial cuenta con el apoyo servil de la ICR.

    Seguiremos en ello. Atrio está abierto a toda opinión sensata y fundada. Y yo sigo alerta a todos los hechos y a toda crítica. Tal vez acabe perdiendo toda razonable esperanza. Pero aún no veo motivos para acoger el mensaje de Lasciate ogni esperanza que Dante pone en la Divina Comedia a las puertas del infierno.

     

  • eugenia díaz pons

    Los veo a todos convulsioandos por muchas cosas, no quieren entender que las personas con el tiempo, si somos razonables, limpiamos nuestros pensamientos si nos asentamos en el amor hacia el otro, es lo que le pasa a Boff.
    Esa encuesta de la pobreza  hecha por el INDEC argentino quién la cree? según la UCA estamos por encima del 20%. Pero les quiero decir otra cosa, sobre la Teología de la Liberación, es una doctrina que he seguido por 30 años, y ahora confirmo que se equivoca al solo abarcar a los más pobres, que deberían ser los más abiertos a recibir el amor de Dios pero no es así. En todas las franjas sociales y económicas hay arrogantes, superfluos que nos creemos con razones para fustigar al otro sin darnos cuenta que Dios que es AMOR se nos da a todos, y todos debemos amarnos y servirnos los unos a los otros, en las teologías, doctrinas o como se les denomine siempre tenemos que abarcar a todos. Dios no deja a nadie afuera. Hasta que no entendamos eso estamos orinando fuera del tiesto.
    Entonces a aplicar las palabras de Jesús, ámense entre usedes como YO los amo, no hay otra salida.
    El resto es pura cháchara como decimos aquí en Argentina.
    Pásenlo bien, y a amarnos ricos y pobres que todos estamos en la viña del Señor.
    Una copiosa Bendición.

  • Rodrigo Olvera

    Y mientras tanto, en el mundo real
     
    Primeras declaraciones del nuevo arzobispo de Tuxltla Guitérrez, Chiapas, México: ES MAS GREAVE QUE UNA MUJER ABORTE A QUE UN SACERDOTE ABUSE SEXUALMENTE DE UN MENOR
    http://www.proceso.com.mx/?p=340504
     
    Claro, claro, se me dirá con toda razón que Francisco no es responsable de las declaraciones de Fabio. Claro… cuando papa era Benedicto o Juan Pablo II los adjetivos calificativos eran a toda la jerarquía en conjunto; ahora que está el esperanzador Francisco, la cabeza ya no es responsable de  lo que ocurra abajo.  Por que si Pablo dijo que había que creer contra toda esperanza.. ahora el lema parece ser que hay que crees contra toda razón y evidencia.
     
    Uy… ya me gané otra ronda de descalificaciones personales (ladrón de esperanzas, provocador de parálisis, aguafiestas,  excedido  con creces en el más mínimo ajuste a la cortesía y a la verdad)
     
    [Por cierto, he revisado tres veces y no detecto ningún comentario mío que haya sido eliminado por Antonio, como afirmó Ana. Antonio si me contactó en privado pidiendome una retractación de un comentario, le respondí mis razones y con ellas me sostuve en mi opinión; y acabo de checar y esa unico comentario por el que se me ha solicitado una retractación sigue publicado.  Uno esperaría que Antonio hubiera aclarado esa información errónea, de que se ha eliminado un comentario mío por exceder con creces el más minimo ajuste a la cortesía y a la verdad; pero en vez de éso salió a elogiar a quien la difundió como ejemplo de buen diálogo… así andan las cosas por acá].
     
    Ya  ya.. me vuelvo a callar para no ofender sensibilidades

  • oscar varela

    Hola Sergio Z.! (porque está el “otro” Sergio quilmeño, el D.)

    Ok! Pienso que hay que hacerle llegar algún “despertador” a Leonardo ¿no?

    Yo ya lo pedí a quienes conozco que están cerca de él (y lo pueden llamar por teléfono).

    Si sigue así le van a des-prestigiar el que tiene ganado ¿no te parece?

    Algo así como un aviso de amigo.

    Si se te ocurre algo ¡chiflá!

    ¡Vamos todavía! – Oscar.

  • Sergio Zalba

    No lo entiendo a Leonardo… ¿Qué le pasa? Parece que en algo no está funcionando bien. Se puede pensar distinto, claro. Pero lo que no entiendo es a qué se debe esta tendencia, tan fuerte en estos días, de construir pensamiento sobre datos falsos o inexistentes. Lo digo, en este caso, por estas dos cosas:
     
    1) Parece que supiesa más de Bergoglio/Francisco que lo que el mismo Bergoglio/Francisco puede saber de sí mismo. Sí, Leonardo parece, a esta altura, más “papista que el papa”.  Está construyendo un edificio de esperanza y de optimismo con dos o tres datos sueltos y un par de gestos, o de zapatos gastados. No lo veo serio.
     
    2) Se equivoca cuando dice que la tensión Kirchner-Bergoglio se debe a un supuesto pedido de mayor o mejor  política social y se equivoca también, pero mucho, en sus referencias a la evolución de la pobreza en Argentina. Debería saber, Leonardo, que su reconocimiento internacional lo obliga a la máxima certeza/veracidad de los datos que expone.  No puede tirar al boleo cualquier número ni cualquier información.
     
    Lo que acaba de decir es un verdadero despropósito. ¿Es sólo desconocimiento o hay algo más? No quiero resultar agresivo, pero si no me equivoco, ya su hermano Clodovis supo dar un brusco giro en el aire… será cuestión de familia?
     
     

  • oscar varela

    Hola!
     
    Dos cositas:
    1.- En 2008 pregunté en “conferencia de Prensa” (en Bs. As.) a Leonardo:
    – “¿Cuándo cree usted que la “Teología de la Liberación” estará en condiciones de “liberarse de la Teología”?-
    Su brevísima contestación fue un “irse por las ramas”.
    No quiso o no supo lo que ahora, luego de 5 años, proclama enfáticamente. ¡Me alegro por él!
    2.- ¿Qué estás diciendo Boff?

    Informe de la CEPAL
    Argentina, entre los países que más redujeron la tasa de pobreza
    http://www.ambito.com/noticia.asp?id=664871

    En el país, la población que no alcanza la canasta básica disminuyó 2,9 puntos porcentuales a 5,7% en 2011 contra el año previo, de acuerdo a la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL). Esta se posiciona como la quinta mayor baja en América Latina.
    Para la región, la cantidad de pobres equivale al 29,4% de los habitantes, la menor tasa en tres décadas.

    El informe “Panorama Social de América Latina”, que utiliza los datos de la Encuesta Permanente de Hogares del Indec, muestra que de una selección de doce países con datos disponibles para 2011, siete exhibieron caídas en sus tasas de pobreza: Paraguay (-5,2 puntos), Ecuador (-3,7 puntos), Perú (-3,5 puntos), Colombia (-3,1 puntos), Argentina (-2,9 puntos) y Brasil (-2,0 puntos) y Uruguay (-1,9 puntos).

Deja un comentario