INFORMACIÓN Y FORMULARIOS INGRESOS YA: -Trasferencia a ES26 2100 7344 7313 0021 2801 -Bizum a 34-609 51 08 62
  • A  A  A  

Otros temas

Autores

Archivo de entradas

6400 Artículos. - 100334 Comentarios.

Francisco y la iglesia de los pobres

JJ TamayoLa elección del cardenal Bergoglio como nuevo Papa, su procedencia argentina y el nombre elegido, Francisco, constituyen tres claves importantes que nos permiten ofrecer unas primeras reflexiones sobre las expectativas que puede generar no solo en el seno del catolicismo, sino en el mundo entero.

Con esta elección América Latina, el continente con cerca de 500 millones de católicos y católicas, adquiere el protagonismo que le corresponde en la Iglesia. Por primera vez en la historia del cristianismo el Tercer Mundo adquiere la justificada y merecida visibilidad, se coloca en el centro de la escena eclesial y se hace presente en el Vaticano, que en épocas anteriores apenas le prestó atención y en algunas ocasiones se mostró beligerante con él.

América Latina es la cuna de la teología de la liberación, de las comunidades eclesiales de base, una de las manifestaciones más vivas del cristianismo de todos los tiempos, de las Conferencias Episcopales de Medellín y Puebla, donde toda la Iglesia latinoamericana pasó del cristianismo, primero conquistador, después colonial y luego desarrollista, al cristianismo liberador que hizo de la opción por los pobres el imperativo ético y recuperó la fuerza profética de Jesús de Nazaret y de los misioneros que, como Bartolomé de Las Casas, Antonio Montesinos y Antonio Valdivieso, defendieron la dignidad y los derechos de los indígenas y el diálogo intercultural e interreligioso.

En América Latina se hizo realidad de manera ejemplar la Iglesia de los pobres, siguiendo la orientación de Juan XXIII: “La Iglesia de Cristo es la Iglesia de todos, pero para los países subdesarrollados es la Iglesia de los pobres”. El nuevo Papa es buen conocedor de dicha Iglesia y, a través de sus responsabilidades pastorales, ha participado activamente en su desarrollo. Esto permite albergar la esperanza de que desde el Vaticano aliente el compromiso por la liberación de las personas, de los grupos humanos, de los pueblos latinoamericanos y de los países del Tercer Mundo sometidos a la explotación del Primer Mundo.

El nombre elegido, Francisco, el primero que utiliza un Papa en la larga historia del cristianismo, muestra su intención de seguir el espíritu de Francisco de Asís renunciando a todo tipo de ostentación y caminando por la senda de la pobreza y, así, hacer más creíble el mensaje de las Bienaventuranzas, que constituye la mejor herencia de Jesús de Nazaret y es la Carta Magna del cristianismo, con frecuencia olvidada y apenas puesta en práctica, salvo en los movimientos proféticos.

Para llevar a cabo tales intenciones y propósitos, el nuevo Papa no puede apoyarse en los movimientos neoconservadores, que miran al pasado y reproducen un cristianismo preconciliar, como han hecho los papas anteriores, sino que ha contar con las fuerzas eclesiales vivas que miran al futuro y trabajan por “otra Iglesia posible” en el horizonte de los movimientos sociales comprometidos en la construcción de “Otro mundo posible”. Ello requiere un cambio estructural, que ya diseñara el teólogo Karl Rahner en el libro Cambio estructural en la Iglesia publicado hace cuarenta años y que conserva hoy la misma actualidad, o mayor si cabe, que cuando fue escrito.

[Artículo publicado en EL PAÍS, 14 de marzo, 2013 y enviado directamente a ATRIO]

4 comentarios

  • Manuel V.

    ¡Qué fácil es hablar de las poltronas, las riquezas y los poderes del prójimo!
    En ocasiones dan ganas de rebuscar en la historia de bufetes nacidos en la España franquista del 47; de políticos con escaño, casa  y sueldo asegurados. De panzas llenas y bocas rebosantes de “pobreza, tolerancia y solidaridad” y otras minucias. pero no serviría para nada. Cuando se habla desde las vísceras, el diálogo es imposible, el otro siempre está equivocado y hay que apalearlo sí o sí.
     Esperamos de este nuevo Papa que enseñe, forme y apaciente como lo hará… sí, sí, apaciente a las ovejas para ver si alguna cabra encuentra el camino.
    Paz y Bien

  • Javier Renobales Scheifler

    Bien Gabriel, esperemos pues que Bergoglio no viva en el Estado Vaticano, del cual es Jefe absoluto.

    Yo lo dudo, es decir, no me lo creo hasta que lo vea, que Bergoglio se va a vivir fuera de su Estado Vaticano y sus palacios.

    ¿Te lo imaginas, de inquilino en un piso del Trastévere, al Jefe del Estado Vaticano? Mientras tanto Ratzinger estaría, a unos pocos kilómetros, en el palacio de Castelgrangolfo con las cuatro monjas sirvientas y demás … y ¿sin pagar renta, el expapa?

    ¿Cuánto no pagarían insignes inquilinos por arrendar los palacios vaticanescos y vivir en ellos? Dando esas sustanciosas rentas de dinero a los pobres, ya solo con eso algo simbólico habría cambiado.

    ¿Estarían libres de impuestos esas rentas?

    ¿Estaría todo esto en los famosos planes esos que atribuyen tantas veces a dios? Por el momento parece que es el Estado Vaticano lo que está en los planes de dios … ya que sus sedicentes representantes de dios en la Tierra viven desde hace siglos en palacios vaticanescos.

    ¿Nos dirá Bergoglio que todo lo que hacen el Estado Vaticano, y la ICR, y lo que escribieron sus santosevangelistas,o los demás autores de la biblia, no son planes de dios sino planes de los hombres -que no mujeres- que hicieron esos planes?

    La renovación de la ICR que muchos están pidiendo a Bergoglio, es la misma, la que piden todos los que la piden, o cada uno está pidiendo una renovación diferente, la que cada uno imagina?

    Pasito a pasito ¿hacia adónde? Me temo que cada uno daría una respuesta diferente. Yo propondría hacia un mundo sin religión, dejando en paz a dios; dejando de manipularlo.

    Desde luego dios no está pidiendo ninguna renovación de la ICR: todo es cosa de las personas.

    Ya veremos, por ahora todo sigue igual

  • Gabriel López

    Dice el hermano-Papa Francisco “Cómo me gustaría una Iglesia pobre y para los pobres”, hombre eso también lo han dicho algunos predecesores suyos pero, claro, viviendo en un Palacio rodeado de obras artísticas y administrando  un inmenso patrimonio de billones de euros es complicado. Quizá después de un buen banquete se acuerdan, como lo hacen los ricos, de los más necesitados mientras hacen la digestión y entonces rezan por ellos.

  • Antonio Vicedo

    El cambio estructural en la Iglesia depende  de que necesite o renuncie al sistema piramidal que tiene o carece de sentido según el sucesor de Pedro ocupe su vértice en  incoherencia evangélica , o escape de él y se situé, quien tiene misión de primacía en la caridad en el último plano,  en actitud de servicio, como de ello nos dió ejemplo imitable Jesús.

    Para ello no tiene que apoyarse en los distintos movimientos eclesiales, sino en Jesús como testimonio y mensaje y en su Espíritu como apoyo y fuerza para  citarlos  a todos desde donde nos cita   Jesús. al considerarse Él mismo tratado según sean tratad*s l*s más pequeñ*s de sus herman*s.
     
    La Iglesia, en tanto Sacramento de Cristo tiene que ser ( en lenguaje teológico) materia y forma de una Real y efectiva Hermandad Humana, pues: A nadie hay que considerar o llamar padre sobre la tierra, pues uno solo es PADRE, el Celestial.
    Y el verdadero AMOR que tenemos como Mandamiento Único y Nuevo l*s discípul*s de Jesús solo puede perder su carácter abstracto e idealista en esa HERMANDAD GLOBAL humana en la que nadie se considere dueñ* y señor* de cualquier prójimo.
     
    Muy esperanzadora la mirada hacia abajo, concretada en los primeros gestos de Francisco, pero los peldaños de la pirámide los tiene delante para descender por ellos con la prudencia y lentitud indispensable para no hacerse responsable de ninguna caída por su parte, aunque  sí estar dispuesto, como Jesús, Pedro y otros muchos lo estuvieron, a sufrir empujones incluso mortales.
     
    A tod*s nos llama Jesús en su seguimiento, pero impone especialmente esta tarea al negador arrepentido y enamorado Pedro, al decirnos a tod*s, según nuestra particular condición: “COMO el Padre me envió, ASÍ os envío yo a vosotros.”
     
    La HERMANDAD como estructura COMUNITARIA o ASAMBLEARIA (=ECCLESIA) podrá ser real en el cristianismo cuando no haya ningún Poder Paterno visible.
    De aquí la importancia y urgencia del testimonio fraternal efectivo de Francisco en el Vaticano, en la iglesia de Roma y en la Catolicidad Humana.
     
    Muy importante y esperanzador sería el que en la Celebración del Memorial de Jesús el próximo día de S. José, ante el Pueblo de Dios, o Universal Hermandad, presente y ante muchos representantes  políticos de Pueblos y Estados, el hermano Francisco dejara claro que,ni en la Iglesia, ni en la Humanidad tienen ningún valor, sentido, ni finalidad humana buena las estructuras piramidales de poder, pues Dios, para bien de sus hij*s, sólo RESPALDA representatividades filiales y de SERVICIOS.

Deja un comentario