Otros temas

Autores

Archivo de entradas

Temas

Fechas

Calendario

7295 Artículos. - 111302 Comentarios.

Bienvenido, Francisco

FRANCISCO BERGOGLIOAcabamos de vivir un momento extraordinario.

Como cuando en 1958 eligieron a Juan XXIII.

La brevedad del cónclave hacía presagiar lo peor.

Todos los comentaristas esperaban a Scola, el clon de Ratzinger.

Y ha salido la sorpresa que ya augurábamos anteayer.

¡Una sorpresa y con rapidez! Muy indicativo de que hasta esos viejos quieren cambio.

¡Y un nombre que es todo un programa. ¡FRANCISCO! El poverello de Asís.

La sencillez del nuevo obispo de Roma, que reza un Padrenuestro por el obispo emérito, que sigue con una viejas gafas de pasta, que dirige su bendición a todos los hombres de buena voluntad, recordaban a Roncalli.

No dudo que se producirá un gran cambio, beneficioso para los católicos y para too el mundo.

Al tiempo… Nosotros seguiremos yendo.

Estoy contento. Pero sin fanatismo ni mitización. Ya se oye a la gente hablar por radio de otra forma.

Os abrazo. ¡Paz y Bien!

Antonio

50 comentarios

  • Óscar Verela:
     
    Aunque seas argentino, o acaso uruguayo o así, insistes en plantear soluciones y apreciaciones que son falsas. Porque sobre la homosexualidad, la postura del cardenal Bergoglio es la del actual papa Francisco. Y ambas, las de la doctrina de la Iglesia católica.
     
    No hace falta ser argentino, uruguayo o lo que sea, para percatarse de que es así.

  • oscar varela

    Mira luisito, en Argentina decimos “al pan, pan; y al vino, vino” que es la traducción castellana del “sí sí: no no” de Jesús.

    Así que no me vengas con tus remilgos de que “ya lo verás” y que hay mentiritas y todos los escabullimientos a que te entregás.

    No das la más puta idea de que Bergoglio diga sobre la homosexsualidad lo que vos decís que dice la doctrina católica.

    En Argentina también les decimos a tipos que hablan sin fundamento y muy al cuete:

    – “¡Andá. chapá lo libros, que no muerden!”-

    Luz, pibe, no tus sombríos rasguidos ¿ok?

    Gracias luisito! – Oscar.

  • Óscar Varela:
     
    Lo que dices es falso, me parece. No tanto porque en modo alguno me pretendo intérprete del pontificado del papa Francisco -me conformo con tratar de serle fiel, desde mi propia autonomía y creatividad, sea la que sea-, sino porque el pensamiento sobre la homosexualidad del papa Francisco es exactamente el mismo que el de la Iglesia católica. Ya verás: tiempo al tiempo.

  • oscar varela

    Hola!

    Es extraño que luis se haga intérprete del pensamiento de Bergoglio acerca de la homosexualidad y del Matrimonio igualitario.

    A lo que Bergoglio se opone “opinando” no “dogmatizando” es al término legal de llamar “matrimonio” al Contrato de parejas homosexuales.

    Pero ¿qué le vamos a hacer, si hablar como un pavo afloja el stress, debe ser algo bueno?

    ¡Voy todavía! – Oscar.

    PS. Me extraña también que un tipo puntilloso y delicado de comprensiones como pepe blanco caiga en estas trampitas del espíritu apresurado y atolondrado.

  • pepe blanco

    Lo que me temía:
    Mucho hermano lobo, mucha hermana Luna, pero los homosexuales, ¡a la hoguera!

  • Si Francisco de Asís volviera a nacer, casi un milenio más tarde transcurrido del tiempo de su paso histórico por este mundo, en todo manifestaría voluntad de fidelidad al vicario de Cristo, que en la actualidad desde hace un par de días escasos es el papa Francisco, jesuita y argentino.
     
    Esto es, si el papa Francisco, fiel a la enseñanza de la Iglesia universal, condena la legalización del llamado matrimonio homosexual, y la práctica misma de la homosexualidad, antes como cardenal de la Iglesia y ahora como pastor supremo de la misma, Francisco de Asís el poverello viviría en plenitud la comunión doctrinal con la fe de la Iglesia.

  • pepe blanco

    Me pregunto si Francisco de Asís, de vivir hoy, iría con la tele detrás de sí a todas partes.
     
    Imagen insólita del papa Francisco antes de salir al balcón de San Pedro a saludar (cosa nunca vista, creo), el papa Francisco visitando S. María la Mayor, el papa Francisco desprecintando los apartamentos papales, el papa Francisco en autobús con los demás cardenales, el papa Francisco pagando su cuenta en no sé dónde, igual que los demás cardenales, el Papa Francisco visitando no sé qué cardenal, el papa Francisco hablando con no sé quién…
     
    En fin, que como no se relajen un poco, más que a San Francisco de Asís, Bergoglio acabará pareciéndose a Forrest Gump.

  • Javier Renobales Scheifler

    No idealicemos, que es engañar, mentir: Begoglio se´rá un jodido jefe de Estado mientras siga siendo el Jefe del Estadop Vaticano.

    Jesús nunca se pareció en nada a semejante despròpósito de manera de ser cristiano: un jodido jefe de Estado, y además el Vaticano.

    NO se puede mantener eso, que es un jefazo de Estado, e intentar hacer ver a nadie que va haciendo el bien por el mundo.

    Si admitimos ese chalaneo, al carajo el papa de roma.

  • Javier Renobales Scheifler

    http://www.elplural.com/2013/03/14/las-madres-de-la-plaza-de-mayo-la-iglesia-de-bergoglio-es-la-de-la-derecha-la-que-apana-a-los-curas-violadores/
     
    Las Madres de la Plaza de Mayo: “La Iglesia de Bergoglio es la de la derecha, la que apaña a los curas violadores”
    Las víctimas de la dictadura argentina “ni olvidan ni perdonan” al nuevo Papa.
    “Hubo una Iglesia que optó por el silencio y por estar cerca de Videla: ahí estaba Bergoglio. La Iglesia del pueblo fue masacrada y desaparecida”,
     
    Esto es lo que titula/dice el link.
     
    Jesus hubiera estado antes con las víctimas que con Bergoglio, que no es víctima, y sí lo son la madres de la plaza de mayo, y sobre todo lo son sus familiares desaparecidos a manos de los cristianos dictadores y amigos de éstos.
     
    Jon Sobrino, en su libro ‘fuera de los pobres no hay salvación’ indicaba que él, el jesuita Jon Sobrino, no es víctima.

  • Javier Renobales Scheifler

    Si no te das cuenta de que es insultante tu agresiva frase “El que no le reza al Señor le reza al diablo. Cuando no proclamamos a Jesucristo, proclamamos el estilo mundano del diablo, el estilo mundano del demonio”, es que ves muy poco, amigo Bene, no más allá de tus narices.

  • Javier Renobales Scheifler

    Eso es mentira podrida, Benedictino (quien seas, que no creo que seas benedictino)
     
    Dices: “El que no le reza al Señor le reza al diablo. Cuando no proclamamos a Jesucristo, proclamamos el estilo mundano del Diablo.
     
    Mentira podrida. Yo no rezo a dios ni al diablo, ni creo que existe el diablo que dices, ni ninguno. Existimos las personas, que hacemos bien o mal, según los casos.

    La realidad es que la inmensa mayor parte de la Humanidad no proclama a Jesús. Y no pasa nada, no es necesario proclamar a Jesús, ni rezar a ningún dios.

    Ya está bien de propaganda falsa y ultracatólica, Bene

  • pepe blanco

    Dios jamás necesitó imprimir sus mandamientos en piedra, ni publicar un Evangelio para enseñarnos a vivir.[…]
    La humanidad está integrada por seres inteligentes y libres. Después de varios milenios de existencia, no ha llegado a consumar su destino sobre la tierra. Sus líderes deben esforzarse para hacerlo realidad. No necesitamos muchos dogmas; y nos bastan unos cuantos valores negociados y respetados por todos: respeto, paz, amor, hermandad, prosperidad compartida, felicidad…
    (José de Jesús Molina Perales)
     
    Gracias, José de Jesús. Yo te doy la bienvenida a ti a Atrio, una vez más. Es una pena que no tengas tiempo o no te apetezca participar más frecuentemente en Atrio, pues tus comentarios siempre me parecen maravillosos.

  • oscar varela

    Nuevo papa, economía y pobreza
    Por: Julio C. Gambina (especial ARGENPRESS.info)
    http://www.argenpress.info/2013/03/nuevo-papa-economia-y-pobreza.html

    Nadie duda sobre la importancia y el impacto generado en el mundo y en la propia Argentina por la designación de Jorge Bergoglio, desde ahora el papa Francisco.

    La elección del nombre evoca a la pobreza, sin duda el principal efecto de la explotación capitalista, una cuestión exacerbada con la crisis mundial en curso. Parte del fenómeno es el desempleo, la precariedad y flexibilidad laboral, algo por lo cual las calles se llenan de protestas, ayer nomás en Argentina con la CTA y la CGT.

    El tema de la pobreza viene de larga data, y es preocupación en variadas instituciones y discursos.
     
    La ONU tiene entre sus principales objetivos del milenio el combate a la pobreza, y entre sus principales indicadores se mide el desarrollo humano, precisamente para señalar cuanto se alejan las personas y los países del flagelo de la pobreza.
     
    El Banco Mundial ha dedicado programas durante años a la preocupación sobre la pobreza, la desigualdad y la cohesión social. Es cierto que desde muchos ángulos se acusa al Banco y a otros organismos financieros internacionales de corresponsables en la gestación y extensión del fenómeno relativo a la pobreza. La FAO, organización sobre alimentos de la ONU acusa la existencia de 1.000 millones de hambrientos en nuestro tiempo, un 15% de la población mundial, pese a la gran expansión de la producción agrícola, ahora compartida en su uso como alimento y para la energía.

    La pobreza convive con la opulencia, por lo que los gestos de austeridad de la jerarquía eclesial impactan.
     
    El interrogante es si la Iglesia, como institución milenaria asume el desafío más allá de lo gestual.
    …………………….

    Asuntos económicos en la Iglesia

    Mucho se habla de la riqueza de la Iglesia, de sus cuantiosos ingresos y gastos para sostener un gigantesco patrimonio inmobiliario construido en largo trayecto.

    La Revista The Economist, en agosto del 2010 señaló que la Iglesia católica de Estados Unidos empleaba a 1 millón de trabajadores en entidades de salud, educación y en las propias diócesis eclesiales. El artículo destaca una capacidad de empleo equivalente al gigante Walt Mart y superior a la cadena Mc Donalds, la empresa General Electric, o la automotriz General Motors. Puede inferirse así una cifra millonaria de trabajadores en todo el mundo. La iglesia como un gran empleador global.

    Las sospechas de corrupción y negociados se asocian a la actividad financiera del Instituto para la Obra Religiosa, el IOR, conocido como el Banco del Vaticano, donde se administran los bienes que la Iglesia tiene en todo el mundo. Muy difícil es separar esa actividad del fraude asociado a la quiebra del Banco Ambrosiano de Milán en 1982. Del IOR surgen las inversiones de la Iglesia en títulos públicos, especialmente del tesoro de los Estados Unidos, igual que hacen otros Estados nacionales, y no solo el Vaticano. Las inversiones en empresas solo tienen límites en aquellas que son productoras de bienes que afectan convicciones morales y religiosas, por ejemplo, la producción de anticonceptivos. En el Banco del Vaticano se administran, entre otras, las donaciones y las rentas financieras o productivas generadas por las actividades de la Iglesia global. Para el caso argentino pueden citarse el negocio inmobiliario e incluso la producción agraria en propiedades de las congregaciones religiosas.

    Un interrogante será si las primeras señales de austeridad del papa, relativas a su nombre, su vestimenta y modo de transporte se generalizan respecto de la institución, y especialmente en el debate sobre el orden mundial capitalista en crisis.
     
    Remito a la discusión relativa al modelo productivo hegemónico de sobre explotación de la fuerza de trabajo y la depredación de los recursos naturales.
     
    Es que el hambre y la pobreza se explican por la riqueza surgida de la explotación de los seres humanos, con lo cual, la prédica contra la pobreza requiere de acciones terrenales que modifiquen la forma de producir, distribuir, intercambiar y consumir en la sociedad contemporánea.
     
    Es probable que sea mucho pedir al papado de Francisco, ya que ese cambio de paradigma productivo, o de orden socioeconómico, es más producto de cuestiones terrenales, de acciones sociales colectivas, muchas de las cuales se discuten y practican en este tiempo en Nuestramérica.

    Iglesia y cambio político

    Algunas hipótesis apuntan a una posible intervención de la Iglesia sobre el “espíritu de cambio” en la región, y por ello un papa extranjero, “americano”, como reclamó con énfasis y expectativa Barack Obama, “latinoamericano” destacan y festejan muchos, argentino dicen por acá, memorando aquello de la territorialidad argentina de Dios.

    ¿Con qué orientación intervendrá la Iglesia sobre estos temas?
     ¿Apoyar o frenar el cambio político asumido en el comienzo de este siglo?

    Alguien puede mencionar que lo político cae afuera del accionar pastoral de la Iglesia, lo que puede entenderse, aún cuando cuesta no asociar el papel institucional asociado a las políticas de Estado en la contemporaneidad.

    El vivir bien, recientemente incorporado a la constitución boliviana, o el buen vivir incluido en la magna carta ecuatoriana, constituye una concepción de los pueblos indígenas originarios previa a la llegada de los misioneros evangelizadores que acompañaron la conquista y colonización de Nuestramérica. Esas concepciones fueron modificadas por el “vivir mejor” que alude al consumismo y al tener, máximas de la sociedad capitalista construida desde la acumulación originaria del capitalismo desde hace cinco siglos.

    ¿La prédica por la pobreza se asociará al vivir bien o al vivir mejor? La primera supone un cambio de modelo productivo. La segunda puede resolverse con acercar ingresos a los más pobres para mejorar su consumo bajo las reglas de la producción capitalista, o sea, la explotación de millones de trabajadores y la depredación de la naturaleza. El asistencialismo, aún generalizado y “universal” mejora el acceso a cierto consumo, sin modificar sustancialmente el orden social.

    Son todos interrogantes a develar en la práctica que genere un nuevo papado que abre expectativas en millones de personas, más allá de sus creencias religiosas o incluso de no tenerlas.

    Julio C. Gambina es Presidente de la Fundación de Investigaciones Sociales y Políticas, FISYP.
     

  • pepe blanco

    Hola Ana,
     
    Seguiré deshojando la margarita. Pero, de entrada, la primera impresión que me producen su lenguaje y sus formas, es de retorno a la Edad Media. A lo bueno y a lo malo de la Edad Media (Francisco de Asís también fue medieval).

  • ana rodrigo

    Pepe Blanco, las palabras del Papa de rezar a Cristo se las dice a los católicos, no a toda persona que quiera rezar o dejar de rezar.

    La moral sexual de la Iglesia, el primero que tiene que mantenerla o reformarla es el Papa, pero seria ingenuo pensar que el mismo día que llega al papado ya proclamara el matrimonio homosexual. Pienso que tampoco lo hará a lo largo de su papado, pero esto a mi no me extraña, aunque me encantaría y se lo pediría. A lo máximo que aspiro es al respeto y a la tolerancia, y ya sería un paso. Si a la sociedad, – una parte de la sociedad!!-, le ha costado toda la historia de la Humanidad, tampoco vamos a pedirle imposibles a una institución tan mastodóntica en su rigidez moral.

    Respecto a lo que se le ha de pedir a un Papa en cuestión de justicia social, pienso que la Iglesia tiene la obligación de exigirla y practicarla, pero el peso de la justicia social recae en los gobiernos, legisladores presidentes de sus gobiernos respectivos.

    Tampoco las cosas se arreglan con caridad, la caridad alivia un sufrimiento personal y concreto, la justicia social busca dar soluciones permanentes conforme al derecho de la persona.

    Yo a la Iglesia le pido coherencia, austeridad, entrega, generosidad, etc. etc., pero hay cosas que corresponden a los dirigentes políticos y económicos y no a la Iglesia. Me ha gustado eso de que la Iglesia no debe ser una ONG, es una organización religiosa cuyos miembros son los responsables de sus conductas en coherencia con su fe religiosa. Y, por supuesto que el Vaticano y demás jerarquías dejen sus oropeles y su exhibicionismo espantoso desde la riqueza que tiene y así la expone urbi et orbe. Como dice Pepe Sala, no va a vender el Vaticano, pero, por favor, un poco de pudor…, por lo menos.

  • Santiago

    Javier,   celebro que tengas aunque sea “un poquito de fe”….Fe significa confiar…Y yo creo que Bergoglio ya ha traído esa confianza necesaria para el cambio…Para que brille la verdadera faz de la Iglesia oculta -muchas veces- por prejuicios injustos, por falta de comprension de uno y otro lado, por la maldad de unos y por la inercia de otros…por no entender la maravillosa dinámica del Evangelio…y por el verdadero sentido del mensaje.
    Lo que nos hace falta a todos es vivir la fe…Y es por eso que este Papa jesuíta ha causado tan buena impresión porque el trata de vivir la radicalidad del Evangelio…tal y como le sucedió a Francisco de Asis…que entendió que era este ejemplo la mejor manera de “reconstruir” la Iglesia…puesto que es el amor de Cristo lo único que lo puede hacer…

  • José de Jesús Molina Perales

    ¿Misión despojarse?

    Recuerdo que cuando, siendo niño, leí por vez primera su vida, me impresionó profundamente el hecho de que el joven que después fue San Francisco, se despojara de las ricas vestiduras propias del hijo de un acaudalado mercader y se vistiera de sayal para salir de la casa paterna y dedicar la vida a imitar la de Jesús pobre.

    Hoy revivió en mi alma algo de aquella lejana emoción, cuando oí en la televisión que el sucesor del papa Benedicto XVI había elegido como suyo el nombre de Francisco I.

    Me gustaría que el nuevo Papa hubiera escogido el nombre con el que ha entrado a la Historia, con la deliberada intención de anunciar que abraza, desde ya, una misión imposible.

    “Despojarse”, en el contexto de la problemática historia global, suena hoy como algo fuera del alcance de un solo hombre, así fuera el más poderoso de los héroes.

    Como obispo, sólo consiguió rechazo y ruptura cuando exigió a los Kirchner despojarse de la pompa y mirar más hacia los pobres. ¿Qué esperanzas podemos tener de que despoje al papado y a los jerarcas de la Iglesia de la pompa del oro, de la púrpura, de los palacios y de tantas banalidades con las cuales creen fortalecer su posición?

    Además, ya se hizo tarde para despojar a la Iglesia del poder abusivo que, desde sus orígenes, ha detentado, imponiendo dogmas y normas “divinas”.

    Dios, no es el viejo barbón -ni solo ni en Trinidad- que cuando niños a muchos nos enseñaron; sino Amor indescriptible, eterno, inmenso y providente.

    Con el primer hombre aparecido sobre la Tierra, Dios se encarnó. Y, en derechos, hombre y mujer han sido iguales a sus ojos.

    Dios jamás necesitó imprimir sus mandamientos en piedra, ni publicar un Evangelio para enseñarnos a vivir.

    Despojarse, entonces, se antoja una tarea más allá de las sucesivas vidas de muchos papas.

    La humanidad está integrada por seres inteligentes y libres. Después de varios milenios de existencia, no ha llegado a consumar su destino sobre la tierra. Sus líderes deben esforzarse para hacerlo realidad. No necesitamos muchos dogmas; y nos bastan unos cuantos valores negociados y respetados por todos: respeto, paz, amor, hermandad, prosperidad compartida, felicidad…

    ¡Bienvenido Francisco I!

  • José de Jesús Molina Perales

    ¿Misión despojarse?

    Recuerdo que cuando, siendo niño, leí por vez primera su vida, me impresionó profundamente el hecho de que el joven que después fue San Francisco, se despojara de las ricas vestiduras propias del hijo de un acaudalado mercader y se vistiera de sayal para salir de la casa paterna y dedicar la vida a imitar la de Jesús pobre.

    Hoy revivió en mi alma algo de aquella lejana emoción, cuando oí en la televisión que el sucesor del papa Benedicto XVI había elegido como suyo el nombre de Francisco I.

    Me gustaría que el nuevo Papa hubiera escogido el nombre con el que ha entrado a la Historia, con la deliberada intención de anunciar que abraza, desde ya, una misión imposible.

    “Despojarse”, en el contexto de la problemática historia global, suena hoy como algo fuera del alcance de un solo hombre, así fuera el más poderoso de los héroes.

    Como obispo, sólo consiguió rechazo y ruptura cuando exigió a los Kirchner despojarse de la pompa y mirar más hacia los pobres. ¿Qué esperanzas podemos tener de que despoje al papado y a los jerarcas de la Iglesia de la pompa del oro, de la púrpura, de los palacios y de tantas banalidades con las cuales creen fortalecer su posición?

    Además, ya se hizo tarde para despojar a la Iglesia del poder abusivo que, desde sus orígenes, ha detentado, imponiendo dogmas y normas “divinas”.

    Dios, no es el viejo barbón -ni solo ni en Trinidad- que cuando niños a muchos nos enseñaron; sino Amor indescriptible, eterno, inmenso y providente.

    Con el primer hombre aparecido sobre la Tierra, Dios se encarnó. Y, en derechos, hombre y mujer han sido iguales a sus ojos.

    Dios jamás necesitó imprimir sus mandamientos en piedra, ni publicar un Evangelio para enseñarnos a vivir.

    Despojarse, entonces, se antoja una tarea más allá de las sucesivas vidas de muchos papas.

    La humanidad está integrada por seres inteligentes y libres. Después de varios milenios de existencia, no ha llegado a consumar su destino sobre la tierra. Sus líderes deben esforzarse para hacerlo realidad. No necesitamos muchos dogmas; y nos bastan unos cuantos valores negociados y respetados por todos: respeto, paz, amor, hermandad, prosperidad compartida, felicidad…

    ¡Bienvenido Francisco I!

  • pepe blanco

    Efectivamente, el Papa Francisco ha dicho “”Quien no confiesa a Cristo no le está rezando a Dios sino al diablo“. Si llega a decir eso Ratzinger, vuestros gritos se estarían oyendo en Cafarnaún.
     
    Creía -y por supuesto sigo creyendo- que fuera de la Iglesia SÍ hay salvación. Francisco I parece que no lo piensa. No pasa nada. Si lo pensara Ratzinger sería horrible, pero como lo piensa Francisco, no pasa nada.
     
    Hace un par de años, con motivo de la famosa carta sobre el matrimonio homosexual, escribí entonces:
     
    Recuerdo haber leído, después del último cónclave, que Bergoglio habría sido el candidato “progresista” perdedor frente a Ratzinger. ¿No se habría equivocado el periodista que relataba aquello? ¿No sería al revés? En estos momentos, Benedicto XVI está a punto de liquidar a los legionarios y mientras, Bergoglio convoca a la Guerra Santa contra el matrimonio homosexual…
     
     
    Sí, No, No, No, No, Sí, No, No, No, Sí, No, No, No
     
     

  • Benedictino

    Tenemos un gran Papa, un padre espiritual y el pastor que necesita la Iglesia. Es una grandísima alegría.
     
    En su homilía de hoy durante la misa con los cardenales nos orienta a todos hacia donde caminara su pontificado:
     
    “Podemos caminar todo lo que queramos, podemos construir muchas cosas, pero si no proclamamos a Jesucristo, algo está mal. Nos volveríamos como una ONG compasiva y no una Iglesia, que es la familia de Cristo“.
     
    “El que no le reza al Señor le reza al diablo. Cuando no proclamamos a Jesucristo, proclamamos el estilo mundano del diablo, el estilo mundano del demonio”.

  • Benedictino

    Tenemos un gran Papa, un padre espiritual y el pastor que necesita la Iglesia. Es una grandísima alegría.

    En su homilía no orienta hacia donde caminara su pontificado:

    “Podemos caminar todo lo que queramos, podemos construir muchas cosas, pero si no proclamamos a Jesucristo, algo está mal. Nos volveríamos como una ONG compasiva y no una Iglesia, que es la familia de Cristo“.

    “El que no le reza al Señor le reza al diablo. Cuando no proclamamos a Jesucristo, proclamamos el estilo mundano del diablo, el estilo mundano del demonio”.

  • José Miguel

    Ojalá este nuevo pontifice católico colme las espectativas que han puesto en él los atrieros,  a casi todos los sectores del catolicismo les cae bien, unos por unos motivos otros por otros. Los comentarios que se leen en Atrio obedecen más a un deseo que a un razonamiento sereno, todos los argumentos y lasa reivindicaciones que he leído en atrio durante el mes que lo conozco no parece que se resuelvan con esta elección . Y creo que un institución tan cerrada y tan controlada no actúa a la ligera, y si han elegido a este cardenal es por algo, hoy por hoy la imagen es importante y  el vaticano no la tienen demasiado buena. Dudo mucho, a las pruebas me remito con el anterior pontifice, que el monarca vaticano tenga mucho poder de decisión, más bien lo que le dejen, es decir muy poco. Pero bueno es soñar.

  • Javier Renobales Scheifler

    ¡Qué jugada, Luis GM, la de dios espiritusanto! Ya, ya.
     
    Cuando le vino en gana a ese dios que dices, nos puso de papas a los Borgia y un largo etc. de papas esperpento, impresentables, y a Wojtyla, a Ratzinger encubridores de pederastas eclesiales que han hecho la involución en la ICR …
     
    Es la prueba, para tí, de que estamos en buenas manos, con ese dios espiritusanto tuyo, que nos pone los papas que mejor nos convienen … ya, ya, menuda farsa, manipular a dios para ponerlo a nombrar papas y a gobernar la ICR.
     
    Y ahora ese dios nos pone a Bergoglio, dices tú Luis: para tí esa es la voluntad de dios; ja, ja, ja.
     
    Deberíais dejar de seguir manteniendo estos cuentos, Luis, pues dañan a la gente tantos engaños, tanto pensamiento mágico.
     
    Podemos tener fe (con un cierto candor buenista) en que Bergoglio cambiará algo para bien de todos, como dice/augura Antonio Duato: pero admitiendo la duda, Luis, admitiendo que podría ser que no cambiara nada o cambiara a peor …ç

    Porque el que cambiará algo, si lo cambia, será Bergoglio y sus circunstancias, no dios. 

    La fe sin acompañarla de la duda no es virtud, Luis, en mi modesta opinión; la fe sin la duda no es sino vicio, es fanatismo o algo muy parecido. Y sobre todo, es falsa.
     
    Me gustaría mucho que la fe de Antonio Duato en lo que vaya a traer de bueno Bergoglio se haga realidad, e incluso se quede corta.  

    Yo no tengo esa fe, aunque sí un poquito de fe en que cambie a bien: pero me alimento de la fe de Antonio. Que además la trabaja duro.
     
    No me puedo alimentar de la tuya, Luis, porque atribuyes a intervención/acción de dios lo que no es más que acción/intervención de las personas y sus circunstancias.

  • Luis Gonzalez Moran

     
    Con motivo del Consistorio del año 2012, el periodista Andrea Tornielli le hizo una entrevista al entonces arzobispo de Buenos Aires y actualmente Papa Francisco. Puede ser interesante conocer su opinión sobre la el mundo y sobre la Iglesia.
    «Arribismo y vanidad… esos pecados en la Iglesia»
    Jorge Mario Bergoglio, arzobispo de Buenos Aires, comenta para Vatican Insider el Consistorio y las palabras del Pontífice
    ANDREA TORNIELLI

    roma
    En el reciente Consistorio, que se desarrolló en medio de las polémicas por la fuga de documentos de la Secretaría de Estado vaticana, Benedicto XVI quiso que los cardenales hablaran sobre la Nueva Evangelización. Y el Papa volvió a insistir sobre el espíritu de servicio que deben tener los cardenales, invitándoles a la humildad. El arzobispo de Buenos Aires, el jesuita Jorge Mario Bergoglio, cuya familia es de origen turinés, es una de las figuras más destacadas del episcopado latinoamericano. En su diócesis, Buenos Aires, desde hace tiempo la Iglesia sale a las calles, a las plazas, a las estaciones para evangelizar y administrar los sacramentos. Vatican Insider le entrevistó sobre los trabajos del Consistorio y las palabras del Pontífice.

    ¿Qué le parece la decisión del Papa de instaurar un Año de la fe y su insistencia en la nueva evangelización?

     Benedicto XVI insiste en indicar como una de las prioridades la renovación de la fe, y presenta la fe como un regalo que hay que transmitir, un don que hay que ofrecer, un acto gratuito que hay que compartir. No un proceso, sino una misión. Esta prioridad indicada por el Papa tiene una dimensión de memoria: con el Año de la fe recordamos el don recibido. Y esto se apoya en tres pilares: la memoria de haber sido elegidos, la memoria de la promesa que nos han hecho y de la alianza que Dios ha establecido con nosotros. Debemos renovar la alianza, nuestra pertenencia al pueblo fiel a Dios
    .
     ¿Qué quiere decir evangelizar, en un contexto como el de América Latina?
     El contexto es el que surgió de la quinta conferencia de los obispos de América Latina, que se llevó a cabo en Aparecida en 2007. Nos convocó a una misión continental, todo el continente se encuentra en estado de misión. Se hicieron y se hacen programas, pero, sobre todo, hay un aspecto paradigmático: toda la actividad ordinaria de la Iglesia se orientó teniendo en cuenta la misión. Esto implica una tensión muy fuerte entre centro y periferia, entre la parroquia y el barrio. Se debe salir de uno mismo, ir hacia la periferia. Hay que evitar la enfermedad espiritual de la Iglesia auto-referencial: cuando lo es, la Iglesia se enferma. Es cierto que al salir a la calle, como nos pasa a todos los hombres y mujeres, puede haber accidentes. Pero si la Iglesia permanece encerrada en sí misma, auto-referencial, envejece. Entre una Iglesia accidentada que sale a la calle y una Iglesia enferma de autoreferencialidad, no tengo ninguna duda: prefiero la primera.

    ¿Cuál es su experiencia al respecto en Argentina y, en particular, en Buenos Aires?
    Buscamos el contacto con las familias que no frecuentan la parroquia. En lugar de ser solo una Iglesia que acoge y que recibe, tratamos de ser una Iglesia que sale de sí misma y que va hacia los hombres y las mujeres que no la frecuentan, que no la conocen, que se han ido, indiferentes. Organizamos misiones en las plazas públicas, en las que se reúne mucha gente: rezamos, celebramos la misa, proponemos el bautismo que administramos tras una breve preparación. Es el estilo de las parroquias y de la misma diócesis. Además de esto, tratamos de llegar a las personas que se encuentran lejos mediante los medios digitales, la red y los mensajes cortos.

     En el discurso del Consistorio y después en la homilía de la misa del domingo 19 de febrero, el Papa insistió en el hecho de que el cardenalato es un servicio y también en el hecho de que la Iglesia no se construye sola. ¿Qué piensa de las palabras de Benedicto XVI?

    Me llamó la atención la imagen que evocó el Papa, al hablar de Santiago y Juan y de las tensiones que tenían los primeros seguidores de Jesús, sobre quién tenía que ser el primero. Esto nos indica que ciertas actitudes, ciertas discusiones, han estado presentes en la Iglesia, desde su inicio. Y esto no debería escandalizarnos. El cardenalato es un servicio, no es un honor para enorgullecerse. La vanidad, el alardeo, son una actitud espiritualidad mundana, que es el peor pecado de la Iglesia. Es una afirmación que se encuentra en las páginas finales del libro “Méditation sur l’Église” de Henri De Lubac. Lo espiritualidad mundana es un antropocentrismo religioso que tiene algunos aspectos gnósticos. El arribismo, la búsqueda del éxito, pertenecen plenamente a esta espiritualidad mundana. Lo digo a menudo, para ejemplificar la realidad de la vanidad: como el pavo real, ¡qué hermoso es cuando se ve desde enfrente!, pero si se da algún paso y se ve por detrás, se aferra la realidad… Los que ceden a esta vanidad autoreferencial esconden, en el fondo, una miseria muy grande

     ¿En qué consiste, pues el auténtico servicio del cardenal?
    Los cardenales no son los agentes de una ONG, sino los siervos del Señor, bajo la inspiración del Espíritu Santo, que es Aquel que hace la verdadera diferencia entre los carismas, y que al mismo tiempo en la Iglesia les conduce a la unidad. El cardenal debe entrar en la dinámica de la diferencia de los carismas y, al mismo tiempo, ver hacia la unidad. Con la consciencia de que el autor, tanto de la diferencia como de la unidad, es el mismo Espíritu Santo. Creo que un cardenal que no entre en esta dinámica no es cardenal, según lo que pide Benedicto XVI.

     Este Consistorio se desarrolló en un momento difícil, de tensión, por la fuga de documentos del Vaticano. ¿Cómo ayudan las palabras del Papa a ver esta realidad?
     
    Las palabras de Benedicto XVI ayudan a vivir esta realidad desde el punto de vista de la conversión. Me gustó que el último Consistorio se haya desarrollado en el umbral de la Cuaresma. Es una invitación para ver a la Iglesia santa y pecadora, a ver ciertas faltas y ciertos pecados sin perder de vista la santidad de tantos hombres y de tantas mujeres que actúan en la Iglesia de hoy. No debo escandalizarme porque la Iglesia es mi madre: debo ver los pecados y las faltas como si viera los pecados y las faltas de mi mamá. Y cuando me acuerdo de ella, recuerdo sobre todo muchas cosas bellas y buenas que hizo, no tanto de las faltas o de sus defectos. Una madre se defiende con el corazón lleno de amor, antes de usar la palabra. Me pregunto si en el corazón de muchos de los que entran en esta dinámica de los escándalos habrá amor por la Iglesia.

     
     
    ¿Puede decir cómo se ve la Curia romana desde el exterior?

    Yo la veo y la vivo como un organismo de servicio, un organismo que me ayuda y me sirve. A veces llegan noticias no tan buenas, a menudo ampliadas y a veces manipuladas con amarillismo. Los periodistas a veces corren el riesgo de enfermarse de coprofilia y fomentar de esta manera la coprofagia: que es el pecado que marca a todos los hombres y mujeres, es decir el de ver siempre las cosas malas y no las cosas buenas. La Curia romana tiene defectos, pero me parece que se subraya demasiado el mal y demasiado poco la santidad de tantísimas personas consagradas y laicas que trabajan allí.

     
     
     

  • Mª Eugenia

    Estoy muy contenta, el Espiritu Santo se ha esmerado esta vez, se presenta la primavera florecida y hernosa, felicidades a todos, y saludos.

  • Luis Gonzalez Moran

    Claro que sí, bienvenido Francisco…
    Puede que no sepas, pero te estábamos esperando, aunque no sabíamos bien qué nombre tenías y de dónde venías…
    Vaya jugada de esa realidad, tan extraña, distante, ausente, presente y cercana que llamamos Espíritu Santo: estábamos todos mirando, intentando adivinar por dónde andaba revoloteando la “paloma” de Dios, y resulta que estaba agazapada donde tiene que estar, y donde ha estado siempre, que es en el corazón y en “el espíritu” de los hombres.
    Los denostados cardenales tienen una biografía humana y creyente y, ayer, al conjugarla con la realidad doliente de la Iglesia y del mundo, apuntaron enseguida hacia un casi miope cardenal, al que la falta un pulmón y le sobra… aliento.
    Qué jugada, Morgan, qué jugada la del Espíritu.
    Yo estoy contento: puede que sea un ingenuo, pero la ingenuidad es una forma excelsa de vivir: eso de comenzar el pontificado rezando un Padre nuestro con la comunidad y pedir al pueblo su bendición, antes de dar Francisco la suya, me ha parecido revolucionario.
    Y una despedida sencilla como la que da un padre a sus hijos o un abuelo a sus nietos:
    Buona notte, bon riposo…
    Yo doy mi saludo: buon giorno, Francesco…e benvenutto a casa.

  • Javier Peláez

    Hay que alegrarse que sea argentino.Al fin y al cabo,igual que los musulmanes tienen el deber religioso de ir a La Meca,si pueden;los españoles tenemos el deber quasireligioso de ir a besar el suelo de Buenos Aires,si se puede.A mí es cosa que aún me queda pendiente.

  • José Ignacio Ardid

    ¡Paz a todos!

    Me llegan informaciones contradictorias del nuevo Papa, sólo el tiempo puede indicarnos por dónde va a ir esta nueva etapa que, espero, sea un aire fresco donde respirar.

    Creo que no se podía estar más tiempo con las ventanas tan cerradas y el aire tan enrarecido, espero que podamos ver, como decía Hans Küng, una nueva primavera, ahora que la estacional está a punto de comenzar.

    Saludos,

  • mª pilar

    Oscar… ¡Cuidado con las caídas..! jejeje
     

    Veo que el viaje va muy bien… al sentir tu buen humor.
     

    Cuando puedas, coméntanos algo sin “manipular” de este papa ¡porfa!
     

    Que tanga sombras no me asusta, Oscar Romero llegó a su cargo de una “manera” y al poco…:
     

    ¡¡¡Se “convirtió”…!!!
     
    A raíz de su cambio, no fue la misma persona que llegó.
     

    ¡Por eso lo mataron!
     

    Buen viaje ¡OlgAscar!
    Un abrazo.

    pili

  • José Miguel

    Parece interesante, en vistas a una renovación en la Iglesia Católica, su crítica a la pobreza y a la desigualdad económica, su ejemplo de vida sencillo renunciando a los privilegios de su anterior cargo como cardenal y obispo de Buenos Aires. Por el contrario es contundente en su oposición al aborto, la eutanasia y la anticoncepción, es conocida su cruzada contra los matrimonios homosexuales a la que considera“movida del Diablo”. También es conocida la crítica entre otros de las madres de plaza de mayo a su posicionamiento durante la dictadura argentina a la que dijo que era necesaria para evitar el marxismo. Es contrario a la teología de la liberación. Lo dicho cambio en las formas pero suoer ortodoxia en lo esencial. Nada nuevo.

  • Antonio Vicedo

    Yo había escrito deseando algo así para la presentación del nuevo sucesor de Pedro:
    “-En y para la Iglesia y la Humanidad, lo que hace falta es redescubrir y afianzar la HERMANDAD en y por el AMOR, no la elección de un nuevo papa = padre, pues PADRE ya tenemos al CELESTIAL, único e insustituible.
    “Cómo no salgan diciendo en su nombre y por su encargo, del que haya dependido su aceptación:
    ¡AMADISIMA HUMANIDAD! TENEMOS UN VERDADERO Y PEQUEÑO HERMANO DISPUESTO A VIVIR COMO TAL ENTRE NOSOTROS, PARA RECORDARNOS QUE JESÚS LO SIGUE SIENDO Y NOS QUIERE HERMANADOS PARA HUMANIZAR LA HUMANIDAD”

    Y ahora sigo preocupado a pesar de la aproximación a ello y el nombre escogido del fratello Francisco de Asís y por la actitud fraternal mostrada en sus gestos y palabras desde la balconada vaticana.
     
    -Deseo que tenga presente lo que esperamos con Jesús:-”COMO el Padre me envió ASÍ os envío Yo a vosotros; os he dado ejemplo para que hagáis vosotros lo mismo que yo he hecho; un criado no es más que su amo, ni un enviado más que el que le envía.”
     
    Y porque no solo hemos de rezar l*s un*s por l*s otr*s,como ha pedido el hermano Francisco I, sino principalmente, amarnos l*s unos a l*s otr*s, ya que si el amor no pone verdad en la oración, Jesús nos seguirá diciendo: “No quien diga ¡Señor! ¡Señor! o falseando lo de ¡Padre NUESTRO!,sino quien cumple la voluntad del Padre Celestial”, es quien reza de verdad.
     
    ¿Podrá el hermano Francisco, sucesor de Pedro, cargar en el Vaticano de verdad  ese NUESTRO que va unido a la invocación ¡PADRE!?
     
    ¿Cuanto tiempo va necesitar el hermano Francisco I para actuar en coherencia con aquello que Jesús advierte: “Si camino del altar te acuerdas que tu herman*  TIENE ALGO CONTRA TI, deja alli tu ofrenda, vete a reconciliarte con tu herman* y, sólo entonces, acercate al altar?

  • Santiago

    LA BONDAD y la humildad son las virtudes que mas atraen a los seres humano..y las que arrastran con el ejemplo…Se necesitaba un Papa que expresara con su vida la pura esencia de Cristo…Francisco I parece tener estas cualidades para restaurar la imagen de Cristo en la Iglesia..dañada por la presencia del mal….Podría suceder que este Papa consiguiera juntar en el, el ideal “antiguo” del jesuíta clásico, aquellos que todos conocimos de jóvenes, el  de “santo y sabio”…Ojalá que su ejemplo consiguiera reparar y dar un rayo de esperanza y de fe, a un mundo que parece zozobrar, desilusionado y maltrecho…Esta ansia y anhelo es lo que se ha demostrado en el enorme interés que se despertó en el mundo ante esta histórica elección papal…Por lo pronto, es la oración ferviente del pueblo cristiano y es una renovación patente de la esperanza que salva      un saludo de Santiago Hernández 

  • Mirta

    Monseñor Bergoglio ha sido excelente como cura, como cardenal primado, sencillo, atento, siempre junto a los pobres. Sería bueno que lo conocieran, lo escucharan y lo vieran vivir. No creo que cambie a esta altura de su vida. Por favor, no sean gente de poca fe, no duden, digo a los que creen. A los que no, venid y veréis. Gracias.

  • Diego

    Sereno pero confiado. Hay muchos signos de vida en medio de la podredumbre vaticana. Creamos compañeros, compañeras. Siendo argentino digo: con memoria, su pasado no esta claro y con honestidad, su presente habla de un pastor cercano, sencillo. Basta que ayude a volver al Evangelio. Eso ya seria mucho. Tengo esperanza. TENGAMOS ESPERANZA!!!

  • José Miguel

    La puesta en escena, sus formas son diferentes, me recuerda a Juan Pablo I. Me temo que es un papado de transición, del que se puede esperar más bien poco. Por lo que he leído dicen que es sencillo, quizá pueda cambiar algo la prepotencia de la curia vaticana, en lo doctrinal tanto o más ortodoxo que Benedicto XVI.

  • ROSA ARAUZO

    Con temor y temblor acojo en mi corazón lo que mis ojos han visto en el balcón de San Pedro. Un hombre sereno, de aspecto agradable, profundamente emocionado, pero con dominio de sus emociones.
    Agradecido. Convocante a la cooperación y la marcha en común. Respetuoso y caritativo con el Emérito. De tono sencillo y firme. Un servidor enamorado de su servicio a Dios y a su Iglesia.
    Gracias al Espíritu Santo, que una vez más…. tiene sus tiempos. Ojala sea su trayectoria lo que se recoge en la Oración de San Francisco: “Señor, hazme instrumento de tu Paz, que donde haya odio, siembre amor. Donde haya injuria, perdón. Donde haya duda, Fé………………….

  • ana rodrigo

    Como ya escribí en otro post, el hecho de que sea jesuita y no del Opus y semejantes, ya es algo importante.
    El que sea un Papa hispanoamericano, es otro síntoma de que algo pasa en ese mundo cardenalicio.

    Pepe Blanco, después de escuchar a Gallardón el otro día hablando del amor en y entre  los homosexuales, casi creo en los milagros. Quizá este Papa también cambie de opinión y no diga esas cosas que has copiado.

    Yo no creo que cambien las cosas como a mi me gustarían, pero sospecho que la Iglesia no va a ir a peor como lo estaba haciendo últimamente. Un jesuita no es una cosa cualquiera en el Vaticano, aunque también hay jesuitas como Martínez Camino que ¡tela! Esperemos que esta mole institucional se mueva algo hacia el mundo actual.

  • Pulika

    A mi humilde juicio, lo más importante en ese pontificado seria empreender una buena reforma de la curia romana y del primado papal. Me parece que para eso no es imprescindible haber un papa progressista desde el punto de vista teológico, pero si un cardenal descompromissado con las estructuras de poder vaticano. Seria posible esperarse tal cosa de Bergoglio? Seria peor certamente un papa como Scola o Scherer…

  • SOL

    Un poquito de esperanza por favor. Después de los dos últimos Papas éste parece una bocanada de aire fresco. Ha sido muy humilde en su primera salida pública. A ver si tenemos suerte, se suma a los pobres y no se pega a los ricos. No creo que sea del agrado de Rouco. Además, Martini  le cedió sus votos en el anterior Cónclave. Veamos cómo se desenvuelve. Una oportunidad.

  • Pulika

    Es simbólica la presencia del cardenal Claudio Humes a su lado, por ocasión de la benedición “urbi et orbi”, el único cardenal ali presente… Dos cardenales de distintas posiciones en frente a las dictaduras militares latinoamericanas! Son oscuras las relaciones del nuevo papa con la dictadura militar argentina, pero D. Claudio Humes ha aberto las puertas de su catedral de Santo André a las asembleias sindicales, por ocasión de las huelgas de los metalurgicos en el ABC paulista. Yo he visto un aval de los sectores representados por D. Humes al nuevo pontificado.

  • pepe blanco

    Carta del cardenal Bergoglio a las carmelitas de Buenos Aires ante la aprobación de la ley de matrimonio homosexual (Buenos Aires, julio 2010)


    “Les escribo estas líneas a cada una de ustedes que están en los cuatro monasterios de Buenos Aires. El pueblo argentino deberá afrontar, en las próximas semanas, una situación cuyo resultado puede herir gravemente a la familia. Se trata del proyecto de ley sobre matrimonio de personas del mismo sexo”

    “está en juego la identidad, y la supervivencia de la familia: papá, mamá e hijos. Está en juego la vida de tantos niños que serán discriminados de antemano privándolos de la maduración humana que Dios quiso se diera con un padre y una madre. Está en juego un rechazo frontal a la ley de Dios, grabada además en nuestros corazones”

    “No seamos ingenuos: no se trata de una simple lucha política; es la pretensión destructiva al plan de Dios. No se trata de un mero proyecto legislativo (éste es sólo el instrumento) sino de una movida del Padre de la Mentira que pretende confundir y engañar a los hijos de Dios”

    “El proyecto de ley se tratará en el Senado después del 13 de julio. Miremos a San José, a María, al Niño y pidamos con fervor que ellos defiendan a la familia argentina en este momento. Recordémosle lo que Dios mismo dijo a su pueblo en un momento de mucha angustia: ‘esta guerra no es vuestra sino de Dios’. Que ellos nos socorran, defiendan y acompañen en esta guerra de Dios”
     
    Respeto tu optimismo, Antonio Duato. Pero no lo comparto. Me temo cuál va a ser el último pétalo que arranque.
     

  • oscar varela

    Hola!

    Acabo de llegar al Hotel en Tigre.
    El Encargado me ayuda a ubicar las valijas.
    Este Hotel está frente a la viejita y pequeña Iglesia del tiempo de la reconquista argentina contra la Invasión Inglesa (1808-9).
    Me dice que hace un ratito dejaron de sinar las campanitas
    – “Por qué”-
    – “Porque esta tarde eligieron al Papa, y es argentino”-
    – “Ah, ¿sí?”-
    – “Se llama Bergoglio”-
    Casi me caigo de culo.
    Ya estoy con todo en la habitación.
    La llamo a Clelia. Está con el teléfono en la otra oreja. Me llamará.

    Esta noche tenemos asadito con el cura de la parroquia.

    Veremos qué pasa con el ¡pobre hombre! Pero es un tipo fuerte y lo que a mí me importa: honesto; “a lo jesuita”, pero honesto.

    De su concepción teológica no me importa hablar; tan solo que no desentona con la doctrina de la Iglesia.
    No creo tener más ni mejor criterio para saber lo que tiene que hacer don Pancho.

    Es un hombre honesto y le deseo lo mejor.

    Por ahora un fuerte abrazo a los Compas de Atrio y a su Papa y esposa.

    OlgOscar.

  • pepe blanco

    Sí, No, Sí, No, Sí, No, Sí, No…
     
    Estoy deshojando la margarita, para ver si me gusta o no me gusta el nuevo papa. Ya veremos qué pasa.

  • Javier Pelaez

    No Silvestre yo no soy pesimista,yo no soy católico y no tengo porque emocionarme porque nombren a este señor.Me emocionaría,aúno no siendo católico,si viéramos algo “peliculero”,por ejemplo,si vendiera el Vaticano…Entiendo,porque yo en otro tiempo,fui católico que os podáis emocionar con este Papa-vistos los anteriores-,pero yo no comparto ese sentimiento…

  • Sergio Zalba

    Lamentablemente, querido Antonio, no puedo acompañar en absoluto tu optimismo. No dudo de que se trata de un “cambio” para que “nada cambie”.  Y en términos políticos, se constituye en una especie de guardián/protector de la derecha en una América Latina que se haya en pleno proceso de reconstrucción.

  • María

    Los italianos daban casi por seguro a  Scola, el delfín de Benedicto,  y en el primer momento quedaron un poco despistados con este Bergoglio que ellos no contemplaban. A mi me gustó su presentación sencilla, sin discursos grandilocuentes,  sin hablar en tercera persona, centrado en su función de obispo de Roma, sin oros deslumbrando la vista, solo el anillo, bastante discreto por cierto en comparación con lo que estamos acostumbrados a ver.
    El nombre de Francisco I  parece indicar el proyecto de renovar la Iglesia, como  quiso hacerlo Francisco de Asís.
    Vamos a ver…
     

  • Javier Renobales Scheifler

    http://www.publico.es/internacional/452119/las-oscuras-relaciones-del-nuevo-papa-con-la-dictadura-militar-argentina
     
    Aunque no es oro todo lo que reluce, Antonio. No se ha visto a ningún pobre junto al papa en todo el ceremonial y felicitaciones y demás del festejo de nombrado papa.
     
    Por ahora no se ha visto a ningún pobre darle la mano por Tv, y sí a altos personajes. NO se ha visto ningún pobre ni en el balcón en el que el papa se ha mostrado a los que estaban en la plaza de san Pedro, ni en ninguna parte.
     
    Dicen algunos que es muy humilde y muy cercano, también con los pobres. Algunos ya dicen incluso que es un santo.
     
    La cruz que lleva es de madera, lo cual es lógico. Y va en metro, y en bus, y se hace llamar Padre Bergoglio.
     
    Esperemos que no se deje llamar Susantidad ni Santopadre. Pero eso es una pequeña parte de la fachada.
     
    Para los homosexuales no es buena noticia, pues este Bergoglio es muy ultra en eso. No creo que permita ser curas a las mujeres, ni nada parecido. NI que les deje casarse a los curas.
     
    Pero bueno, unas y otros ya están muy acostumbrados a que les traten así en la ICR
     
    76 tacos, es muy para un cargo que ha puesto fuera de juego a Ratzinger, casi tan viejo como Ratzinger cuando le hicieron papa.
     
    La esperanza de vida en el planeta anda por los 68 años.
     
    Me temo que cambiará lo necesario para que nada cambie. Pero nada me gustaría más que equivocarme en todo esto.
     
    Iceta, el obispo del papa que éste nos puso en Bilbao, dice que la vida de la ICR es imprevisible. Yá, yá.
     
    Ya veremos cómo hace la pobreza en el Estado Vaticano y en la ICR. Ojalá se meta a tope en eso y se vaya del Estado Vaticano, lo que parece que quería hacer Luciani, y por eso lo mataron.

  • Silvestre

    Histórico, emocionante naturalidad, como son las cosas sencillas. ¡Suerte, Francisco! Mientras tantro se oye la polifonía de los pesimistas que no sé lo que esperan, sabiendo como saben que la vida es la vida y que esto es lo que hay.

  • Javier Renobales Scheifler

    Ánimo pues, que sea como dices, Antonio, ojalá no te equivoques. Será que el espiritusanto se ha esforzado, dadas las oraciones y plegarias. Al tiempo.

    Mientras, a seguir yendo.

  • Javier Pelaez

    Es lógico que un católico como Antonio se alegré de este Papa,después de los anteriores.Pero dudo yo que haga honor al poverello…Es lógico que los católicos seáis así de sentimentales.Pero ya os advierto,si se pasa,las “hermanas serpientes” del Vaticano lo envenenan…De todas maneras,como yo en algún momento tuvo esos sentimientos católicos y los puedo entender,os felicito.Ahora aún os queda vender el Vaticano…

Deja un comentario