Otros temas

Autores

Archivo de entradas

Temas

Fechas

Calendario

febrero 2013
L M X J V S D
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728  
7241 Artículos. - 110500 Comentarios.

La derecha política y la religión

CastilloLos sucesivos escándalos relacionados con la economía, que desde hace unos años se vienen atribuyendo a la derecha política española como presunta responsable de tales escándalos, plantean a muchos ciudadanos una pregunta inevitable y desagradable. Si tradicionalmente la gente de derechas ha sido la gente más religiosa, ¿cómo se explica que personas vinculadas a las creencias católicas más tradicionales, sean precisamente la gente que más está dando que hablar en asuntos de extrema gravedad, asuntos relacionados con la moral, la ejemplaridad de vida, la responsabilidad en la gestión de cargos públicos, la toma de decisiones que están causando enormes sufrimientos a los más pobres y desamparados, etc, etc?

Por supuesto, yo sé que a esta pregunta hay ponerle los debidos y necesarios matices. Porque, ni el partido que actualmente gobierna en España es un partido confesional, ni la gente de los demás partidos, que hay en el arco político español, son precisamente angelitos ejemplares. De sobra sabemos que, actualmente en España, se puede ser de derechas y al mismo tiempo ateo. Como se puede ser de izquierdas y afirmar sinceramente que se tienen creencias católicas. Todo esto es cierto. Pero, aun así y todo, no cabe duda que, en el imaginario popular de este país, a la derecha se le asocia religiosamente con la religión y con la Iglesia. En tanto que la gente de izquierdas se le suele situar en los grupos y ámbitos de lo anticlerical y anti-religioso.

Pues bien, en la medida en que todo esto es así – y creo que aquí hay bastante de verdad -, cualquiera que se haya enterado del caso Gürtel o de los recientes papeles de Bárcenas, lo más seguro es que alguna vez pensará: “Pero, bueno, ¿qué dicen de todo esto los obispos? ¿qué piensa la Iglesia sobre estas cosas y estas personas? Y, sobre todo, ¿en qué creen realmente estas gentes de la derecha, que asisten con la misma fruición a una misa que a un reparto de sobre clandestinos?

Sinceramente, si planteo estas preguntas, no es para revolver más la porquería que nos apesta a todos. Me pregunto estas cosas porque, detrás de ellas, se oculta una cuestión de mucho peso y de enorme trascendencia. La cuestión es ésta: ¿qué relación tiene, en la conciencia de mucha gente religiosa, la religión con la rectitud ética? Dicho de otra manera, ¿tiene que ver algo, en la mentalidad de mucha gente, la religión con la conducta? ¿se puede ser muy religioso y al mismo tiempo un embustero, un tramposo, un ambicioso, etc, etc.?

Para muchas personas, la religión es tener “creencias” y asistir a “funciones religiosas”. Por eso pregunto, la religiosidad ¿es nada más que eso? ¿y la Iglesia sigue callada ante semejante disparate? Realmente, aquí hay algo muy serio que no funciona. Si es verdad que se nos ha ido de las manos la economía y andamos desquiciados en asuntos de política, no es menos cierto que lo de la religión anda manga por hombre, o sea más dislocado de lo que imaginamos. ¿No ha llegado la hora de decir, también en esto, ¡Basta Ya!?

21 comentarios

  • “Los dirigentes del Partido Popular siguen porfiando que ellos (y ellas) son honrados”

    Una dirigente del Partido Popular canario, la señora Cristina Tavío, negándolo todo en una emisora local canaria. Ahorita mismo, mientras redacto esta nota. Son falsas las acusaciones vertidas contra nuestro partido, no ha habido sobres de dinero negro (con sumas astronómicas), Mariano Rajoy es un hombre honesto que se desvela por sacar de la crisis este país (en crisis por culpa de Zapatero, nada que ver en ello la burbuja inmobiliaria creada por Aznar), creo en la honestidad de Ana Mato (ni ella ni su marido participaron de la trama Gürtel)…

    Yo hace tiempo que al menos en el juego democrático me he liberado de tales y cuales desalmados o sinvergüenzas de la partitocracia española. Como sé perfectamente que ninguno moverá un dedo por sacarme las castañas del fuego, yo les pago pasando de sus movidas y no creyendo ni media palabra de lo que dicen. Esto es: ellos y ellas políticos del sistema de desorden e injusticia y corrupción establecido harán de las suyas, mentirán por sistema, se encubrirán unos a otros, negarán la más elemental de las evidencias, pero al menos no lo harán con mi conciencia ni con mi voto.

    (Entrevistada ahora otra dirigente del PP, esta de Gran Canaria, la primera, Tavío, es de Tenerife. Lo mismo: supondrá que los que escuchamos ahora la radio y su entrevista somos personas bobas, tontas del capirote.)

    Buen día.

    Postdata o guinda: hace por lo menos 10 años conocí de la existencia del político italiano Giorgio La Pira, una de las grandes figuras de la política italiana en el pasado siglo XX. En la Iglesia católica, está muy avanzado su proceso de beatificación. Entonces, gracias a los amigos de Acción Cultural Cristiana, que la editaron, a “precios militantes, en nuestro país, leí la biografía que sobre el excelente político italiano escribió el escolapio también italiano Ernesto Balducci.

    Impresionante. ¿Cómo pudo haber políticos así? Pues pese a que no parezca posible, según el clima de corrupción y de impunidad politiqueras que parece imperar en España, sin ir más lejos en España, lo es: ha habido políticos de esa catadura moral.

    Sin embargo, los jerifaltes de la Diócesis de Canarias que hipócrita y miserablemente han pasado de mí, humillándome, y empero prefieren colocar a miembros del Partido Popùlar como docentes de Religión católica en la escuela pública, y aun en otros puestos profesionales diocesanos, ¿sabrán algo de Giorgio La Pira?, ¿sabrán algo de espiritualidad de conversión o militante?, ¿tendrán alguna experiencia obrera?, ¿sabrán una palabra sensata sobre personalismo comunitario…?

    Me temo que no, que naranjas de la China.

  • X. Gundín

    Pregunta A. Poudereux: ¿podemos seguir siendo…tan pasivos consentidores del sinsentido?.
     
    Mi respuesta es que si, si que podemos. Y hasta nos gustaría…. si siguiese dando resultado; e. d: si nos permitiese seguir en el paraiso del consumo, aunque fuese de baja calidad. La esperanza está, si acaso, en que se acabó el paraiso. Vino el angel en forma de Gorda Merkel y dijo: todos fuera.
     
    (No se si sabes el chiste, te lo cuento: estaban los invitados todos revueltos en la iglesia, cuando llego el padrino y escandalizado dijo: ¡qué desorden!, p.f, los invitados de la novia póngase en este lado, los del novio en aquel otro. Una vez la gente ordenada les dijo el padrino: y ahora todos fuera, que esto es un bautizo.)
     
    Y ahora que estamos fuera, ¿qué hacemos?. ¡Pq algo habrá que hacer!.
    En un primer momento esperar y quejarse, para ver si vuelven los buenos tiempos. Al ver que no vuelven….Tendremos que decidir: o coger el destino en nuestras manos….. o perecer.
    ¿Estamos preparados para lo primero.?. Parece que no. Pues ale, ¡al tajo!.

  • X. Gundín

    Virginia, 04 Feb. 8:10 am.
     
    Encantadora tu forma de dar cal y arena. Cojamos una muestra: los conceptos mutan o evoluciona -no lo discuto- por lo que (???) derecha e izquierda no son más que nociones totalmente obsoletas. Pues vale.

  • Asun Poudereux

    El poder proceda de donde proceda y venga de donde venga, se llame como se llame,  ha producido y originado más y más corruptela, ha permitido y consentido la corrupción y la codicia hasta en las más altas esferas y en todo tipo de uso: local, autonómico, estatal,  administrativo, deportivo, bancario, de partidos,  y un largo etc ….  Y todos sabemos de lo que hablo.
     
    Y he aquí que ahora se nos quiere de nuevo “engatusar”  pretendiendo la urgencia de la transparencia y de hacer cambios, precisamente,  tarde muy tarde, demasiadas décadas,  cuando ya no se ha podido encubrir la complicidad, la dependencia jurídico-judicial, la buscada y enrarecida mala gestión por todos consentida,   y otro largo etc…. por los mismos que directa o indirectamente han sido actores y cómplices en su origen.  
     
    Y me  pregunto y a vosotros amigos atrieros:  ¿Cómo puede ser todo esto posible? Podemos seguir siendo, y así lo creen desde el poder,  ser tan pasivos consentidores del sinsentido ¿?
     
    Porque no nos engañemos,  a ninguno le parece interesar ponerse manos  a la obra para hacer un cambio estructural del sistema democrático ya, para darnos por fin  a los ciudadanos el poder y el control sobre los políticos, personas que conozcamos y que directamente podamos elegir.
     
    Poner adjetivos y nombres a la política, que se ha venido haciendo en España me resulta cansino y sobre todo inútil, cuando lo que más se necesita en nuestro país latino y mediterráneo como los otros países corruptos de Europa, es una democracia con total confianza depositada en los ciudadanos, como controladores del poder a través de los políticos.  Porque todo se irá depurando así, empezando y terminando con los oligopolios, por ejemplo, las malas memorias históricas, los malos usos y prácticas en todos los órdenes de cosas  y otro etc….
     
    Gracias a todos.  

  • Virginia Fernández

    Sólo una observación: no he entrado en este foro. El comentario de Virginia (sin apellido) no es mío.

  • Virginia W

    En España aún existe, en algunas personas más longevas y en algunos lobbis, la idea de vincular ideas conservadoras con franquísmo, alimentar este prejuicio les viene bien a estos últimos para sus fines políticos y económicos. Se podría hablar hace más de treinta años de políticos vinculados al régimen anterior, pero el tiempo es inexorable. El mismo prejuicio interesado existe en los países del Este de Europa al vincular las ideas socialdemócratas con el régimen soviético, afortunadamente esto es como en el primer caso residual o dirigido. El régimen franquista no tenía ideología, utilizaba para su beneficio lo que más le convenía, tenía un modelo económico y en cierto modo social mixto en donde se combinaba los beneficios para los grandes empresarios y las concesiones públicas en forma de seguridad social, seguros sociales y sanitarios, viviendas, un sistema de becas y nacionalización de la producción y de muchas empresas, construcción de bienes  públicos pantanos, carreteras…….. Es decir tenía contentos al capital y pacificada de alguna manera a la población trabajadora, y al disidente ya sabía lo que les esperaba….. En un anterior comentario mencioné la utilización que se hizo de la Iglesia para legitimar un régimen ilegal como el que se impuso después de la Guerra Civil, y cómo muchos miembros de la misma consintieron y participaron activamente en el régimen durante gran parte de su existencia. De ahí, también, la nexo que se quiere hacer entre dos realidades que nada tienen en común, y que ha perjudicado muy notablemente a la Iglesia y a los católicos. La cuestión e un cristiano no es ser de derechas o de izquierdas, la cuestión es ser un buen cristiano, la Fe no puede estar supeditada a ninguna ideología, ni servir de herramienta para imponer una ideología política.

  • Jose_M

    Eso de que derecha significa obligatoriamente religión pertenece al pasado y al franquismo. Es una acepción que damos por sentado, incluyendo a los políticos de derechas que son ateos o no religiosos, pero que están convencidos que al ser de derechas por ende son religiosos o defensores de la religión. Nada más alejado de la realidad. Como nada más alejado de la realidad las diferencias de esta derecha con su predecesora, diferencias con las que se puede comprobar que, aun siendo sus herederos ideológicos, han cambido hasta el punto de tener agendas contradictorias. No se pudo construir al principio de la democracia el estado que ahora tenemos sin esa derecha menos mercantil y más responsable con la sociedad, aportación que hoy choca viendo con qué afán sus herederos ideológicos se dedican a  destruir el estado y el bienestar que sus padres ideológicos apoyaran; privatización a cambio de comisiones, vender empresas públicas, privatización de la sanidad, la educación, la seguridad; todo ello conlleva la destrucción del estado hasta reducir su estatus a un papel sin importancia, en la que pesa más la decisión de la empresa que la de la ciudadanía que vota. La conclusión a la que llego es que existen variantes de la derecha dentro de la derecha, como con la izquierda, y que esta que tenemos ahora es especialmente egoista, insensible, mediocre, dañina y hasta vendida: la clase de derecha que cuando se la deja actuar te arrasan la economía, te venden el estado o te lo desmontan en cómodas empresas en forma de regiones con tal de llevarse unas comisiones. Y no estoy defendiendo la derecha religiosa del franquismo, pero hemos pasado de matones prepotentes a ladrones prepotentes.

  • ana rodrigo

    Aclaración. Cuando hablo de los representantes en mi comentario anterior, me refiero a los obispos y a los/las políticas que públicamente ejercen como cristianas y administran nuestra Hacienda.

    Estoy de acuerdo, los samaritanos de nuestra época no pueden esperar nada de nuestras “filosofías”, sino de nuestra mano y de nuestro corazón. Pero muchos de estos sufrientes son consecuencia de un mal gobierno y una pésima administarción política, y eso tenemos que denunciarlo y luchar porque cambie.

  • ana rodrigo

    Querido Honorio, en este caso voy a discrepar de lo que dices. Pienso que hablar, reflexionar, exigir, denunciar, etc. y viven de ello y de nosotros, a quienes dicen representar a colectivos, no excluye el actuar y la coherencia de quienes denunciamos. Pienso que el silencio puede ser cómplice, y creo que su actuación debe corresponderse con la ética exigida por sus representados, si no, que sean individuos anónimos y allá ellos con lo que quieran hacer con su vida.
     
    Yo, como me represento a mí misma, me exijo ser coherente con mis principios éticos y/o religiosos, y quienes me conocen pueden sacarme los colores si no lo hago.

  • X. Gundín

    El señor que escribe lo siguiente, Barreiro  Rivas es de derechas de toda la vida. Algo rebelde, pero de derechas. Y católico confeso.
    Que yo sepa actualmente no está en el PP. Pero estuvo.
    http://www.lavozdegalicia.es/noticia/opinion/2013/02/04/vez-presidente-acepto-creo/0003_201302G4P12993.htm
     

  • h.cadarso

      Amigo Castillo, amigos de Atrio: al Buen Samaritano de la parábola no le preocupó en absoluto comprender por qué el levita y el escriba que habían pasado antes no habían hecho nada, inmediatamente se puso a curar y ayudar al herido abandonado en el camino.
      Pero a nosotros, los atrieros, parece que nos preocupa sobre todo  razonar y discursear sobre los que dejan al pueblo tirado y se van a sus sobres bajo cuerda y sus cuentas secretas en Suiza.
      Creo que este es el típico discurso de mi amigo Renobales, y que me perdone Renobales: la religión tiene la culpa de todo, o la religión no tiene la culpa de lo que pasa…En el fondo, parece que hacemos igual, dejar al herido tirado y ponernos a discutir…
      Déjense de discursos y razonamientos filosóficos, de Schopenhaueres y periquitos de los palotes, y pongámonos todos a sacar del atolladero al pueblo.
      A este respecto les contaré que en la catedral de Logroño alguien ha escrito estos días un letrero: “Menos Crucifijos, más Empleos fijos”.
    Y un canónigo ha escrito una carta en el periódico de la Rioja, diciendo que es peor ser tonto, como el que escribió ese letrero, que malo…Porque los malos se pueden arrepentir, pero los tontos no tienen solución.
      Por ahí va la iglesia, amigo Castillo. Olvídese de la iglesia, como el Buen Samaritano, y a lo que hay que hacer. Yo creo que lo de la Iglesia puede esperar, es lo mismop que pensó el Buen Samaritano, y Jesús que inventó su parábola.

  • Virginia W

    Los conceptos mutan o evolucionan, por lo que izquierda o derecha no son más que nociones totalmente obsoletas. Ni siquiera en su origen los miembros de la Asamblea revolucionaria francesa de 1789 que se sentaban a la derecha diferían mucho en cuanto a sus ideas, tan sólo eran menos extremistas y menos proclives al uso indiscriminado de la guillotina que los que se sentaban en la izquierda.  En un régimen democrático no existen diferencias sustanciales entre conservadores y socialdemócratas, y las ideologías son de aplicación teórica pero no se plasman en la práctica. No me parece que haya exclusividad para diferenciar entre buenas y malas prácticas entre unos y otros, y por supuesto tan válidas son una opción como la otra. Tampoco hay exclusividad en cuanto a la defensa de valores cristianos que hoy por hoy quedan dentro del interés social de la mayoría. Otra cosa es que ideológicamente unos y otras pretendan dar una imagen más o menos cercana a lo católico sobre todo en época electoral de cara a un electorado que tiene más o menos empatía con los valores que representa la religión.

  • Antonio Vicedo

    ¿No tendrá esto  profundas raices que nutren al viejo tronco religiosos  para que no deje de rebrotar?
    ¿Nos hemos parado a considerar seria y concienzudamente aquello de: ¡La religión de las gentes tiene que ser la del rey!?
     
    Y quien dice la del rey, dice la del poderoso de turno en cada ámbito social: sea Papa o  señor feudal, laico o clerical.
     
    ¿Y cuando a los poderosos, mientras lo son, no les interesa cubrir sus espaldas con la representatividad del TODOPODEROSO,  en cuya relación parece que se  entiende la esencia de la religión?
     
    ¿Y no es lógico que poder y acumulación de bienes actúan como vasos comunicantes?
    ¿Y aún  más lógico, en la dinámica del acaparar, que no se puede tener lo que tiene otro, sin previamente arrebatárselo?
     
    ¿Y cómo se le va a arrebatar o impedir con buena conciencia una posesión a alguien , si previamente no se le rebaja, o niega, su condición de propietario de bienes?
     
    Y esto ¿tiene cabida en una mentalidad religiosa que considere IGUALES a todos los seres humanos como hijos de un mismo y único Padre Celestial?
     
    ¿Quienes sentenciaron a muerte a Jesús y le aplicaron y aplican la sentencia?
     
    ¿Por qué no tomar como referencia de derecha e izquierda entre ellas, a l*s que Jesús señala como de tales, teniéndoles en frente, Mt. XXV:?
    Y que valgan todas y cualesquiera sean las excepciones que, desde una estructura de poder insuperable, alguien se considera débil y, como tal, se comporta con sus semejantes sin hacerse cómplice de injusticias.

  • X. Gundín

    Creo que no Virginia, que no es  error vincular a la derecha española con la corrupción. Si acaso error sería vincular a la derecha unicamente.
     
    Tampoco me parece error vincular mayormente a la derecha con los que profesan el catolicismo. Me parece que entre la gente que se confiesa católica hay bastante más tendencia a la derecha que a la izquierda. Esa tendencia actualmente no es exclusiva, como en tiempos fue; pero todavía parece muy mayoritaria.
     
    Y como dos cosas iguales a una tercera son iguales entre si….resulta bastante verdadera, luego no errónea, la afirmación de Castillo.
     
    Otra cosa será que resulte molesta, inoportuna, de mal gusto…..

  • X. Gundín

    Saliendome un poco deste hilo, que es estrecho, me pregunto si no será hora de ir pensando, solo pensando, en un tiempo constituyente.

  • X. Gundín

    ¿Qué pasará?. Véase el adjunto gráfico: http://politica.elpais.com/politica/2013/02/02/actualidad/1359841274_284955.html
    Del gráfico se pueden sacar conclusiones varias. La que ahora interesa:
    El gráfico nos da cuatro partidos; dos de ellos correspondientes al campo “derecha”-PP y UPyD-, los otros dos al campo “izquierda” -PSOE y IU-. Obsérvese en el último mes:
     
    a) la suma de los dos de la “izquierda” se mantiene practicamente igual (38,9%/38,8%), como los sumandos,=no hay transferencia de la derecha a la izquierda ni entre los dos de la izquierda.
     
    b) la suma de los dos de “derecha” baja un poco, pues pasan de39,8% (en Enero 2013) a 37,5% (en Feb.). La dif.=2,4% irá a abstención, pues a la izquierda no fue.
     
    Dicen que la encuesta está hecha despues de la publicación de la cuenta de 22 mills. € que Bárcenas tenía en Suiza, pero antes de la id. de su libreta contable con los sobresueldos a los jefes.
     
    Es decir, lo que ahora interesa: la primera parte del huracán sólo provocaría un pequeño movimiento interno en el campo de la derecha (transferencia del PP a UPyD del 3,5% e id a abstención del 2,4%). Ninguna transferencia entre derecha e izquierda. Ninguna transferencia interna en la izquierda.
    Esa es toda la catársis que los números permiten ver.
     
    Que todo lo que pasa es que los han pillao metiendo la mano y por eso los castigan un poquito, pq los han pillao…
     
    Que lo que pasa es que ellos no s’habian enterao de que les daban unos sobresueldos y por eso encargan las auditorias, p’a enterarse….
     
    No os lamenteis tanto, que es una catarsis de risa.
     

  • Virginia W

    Buenas noches,

    A pesar de las puntualizaciones que J.M. Castillo introduce al primer párrafo de su artículo, creo que es un gran error vincular la corrupción con lo que el  llama derecha española y a esta con los que profesan el catolicismo. En cuanto a los sucesivos escándalos que han aparecido y aparecen en la sociedad política española habría que mencionar muchos tanto o más graves cometidos por lo que se denomina izquierda española, sobra aquí enumerar cada uno de ellos por ser suficientemente conocidos y documentados, por lo que hubiera sido mejor hacer mención al escándalo que supone las practicas corruptas ejercidas durante los más de treinta años de ¿democracia? por un sistema que ha propiciado la dictadura partitocrática que sufrimos. En segundo lugar el sanbenito de vincular a los católicos con la derecha es algo que viene del franquísmo, (del uso y abuso que una parte importante del clero hizo de sus privilegios y del silencio cómplice de muchos fieles), que se utiliza “hábilmente” para desprestigiar cualquier opinión que se derive del pensamiento católico. Desgraciadamente el franquísmo utilizó a la Iglesia para legitimar un régimen y una gran parte de esta accedió, pero ni mucho menos toda y en esto incluyo a muchos religiosos, sacerdotes y obispos.

    ¿Que se hace necesario una mayor implicación en denunciar estos escándalos por parte de la jerarquía eclesiástica? totalmente de acuerdo, aunque no es cierto que no se hallan pronunciado numerosamente en contra de estas práctica y no sólo a nivel parroquial y episcopal.

    La cuestión es que tenemos un problema serio a nivel general y en España en particular. La sociedad española es una sociedad sin información, ni formación “no nos engañemos”, y esto atañe a todos los temas que nos atañen, desde el económico, al político, al religioso. Somos una sociedad tutelada, mal guiada por quienes quieren que sigamos en la ignorancia y en la desinformación. ¿Soluciones?, muy complejo, quizá empezar de cero, reeducar a una sociedad que aún no está muy por la labor, pues no es consciente del problema. Gran culpa la tienen los que mal gobiernan este bendito país, pero también tenemos gran culpa los gobernados, que nos guiamos por los grupos de opinión y de poder: prensa y medios de comunicación, al servicio de los partidos políticos. No confundamos libertades individuales con soberanía popular, no equivoquemos soberanía con poder, la soberanía en este caso es papel mojado pues el poder lo ejercen los partidos políticos, no equivoquemos votar con el sufragio directo. Los partidos nombran sus candidatos y al partido deben su lealtad, los partidos ejercen los poderes del Estado y dominan los instrumentos de control del Estado.

    Los valores que nos aporta el cristianismo son necesarios, en mi opinión, para regenerar esta sociedad, una moral económica, política……

  • ana rodrigo

    Como siempre, Castillo está cargado de razón. Los que dicen representar a la Iglesia y a la comunidad de creyentes ( a mí no me representan en absoluto), les preocupa más la entrepierna que la ética social y la justicia. Movilizan a miles de personas para que salgan a la calle contra los homosexuales, contra el aborto, pidiendo la asignatura de religión en la escuela pública, a favor de la familia como ellos la entienden, pero se callan como zorros ante tanta inmoralidad, tanta usura, tanta injusticia, tanta corrupción.
     
    ¿Por qué será? Esta es la pregunta clave y nada inocente. Son socios del poder de derecha, son igual de avariciosos de bienes y riquezas que los corruptos políticos, quizá hasta tengan muertos en el armario (ummm!!, si se investigaran las finanzas de la Iglesia).
     
    No tienen pudor, por no decir vergüenza, dar la comunión a estos políticos corruptos en público, mientras se la niegan, por ejemplo a divorciados, no les importa, más bien se enorgullecen el fotografiarse junto a gentuza solamente por ser gente con dinero y poder. No hay nada más que recordar la foto de Rouco con las empresas y empresarios que costearon en gran medida la JMJ de Madrid y que son los causantes de este desastre.
     
    Pero la corrupción, la crisis, la gente que está pasándolo horriblemente mal, las injusticias de los desahucios, de las preferentes, la mierda que pulula en el ambiente…. y los representantes de la Iglesia, mudos, callados, no se les ve, no se les oye…¿Dónde están? Ah, sí en el templo, para no ver la realidad de la calle, subiéndose al séptimo cielo, allá lejos, donde no llegue el quejido del sufriente, donde sí les llegue el incienso de los ricos y poderosos. Una pena!! Y una vergüenza…Nada que ver con el ejemplo y el proyecto de Jesús.

  • Carlos Parraguez Decker (Chile)

    Querido Pepe ha s dado en el clavo una vez más. Este fenómeno del que hablas es de carácter mundial, en Chile ocurre lo mismo. Sería muy largo contar el último escándalo espantoso que se generó en una parroquia de claro corte derechista donde quedó clarísimo que los ritos y celebraciones religiosas iban por un lado y por otro una corrupción moral, que si no estuviese irrefutablemente demostrada, sería muy difícil de creer. Y todo esto capitaneado por el mismísimo párroco.
    Creo que aquí la jerarquía eclesial tiene una buena cuota de responsabilidad. La formación y catequización que se ha impartido es insuficiente, mediocre y poco aterrizada. Más que propiciar un seguimiento de Jesús y del evangelio se ha puesto el énfasis en la participación de ritos, que muchas veces poco se entienden.
    Un fuerte abrazo desde Chilito querido Pepe

    Carlos Parraguez Decker  

  • Muy lúcido el análisis del teólogo José María Castillo. Gracias además por traerlo a Atrio.
     
    En efecto, la corrupción de la llamada clase o casta política no parece conocer apenas límites, en España; con todas las excepciones que se quieran aducir, ciertamente. De modo que no voy a discutir las verdades que plantea José María Castillo en su breve y atinado artículo, sino que me interesa, a la luz que arroja el citado escrito, plantear una pregunta por el sentido de la existencia humana, por lo que tradicionalmente llamamos el sentido de la vida, teniendo para tal empresa muy en cuenta el altísimo nivel de injusticia que impera en este mundo, el altísimo nivel de absurdos existenciales que existen en la relación con los demás, en las instituciones creadas por las personas…
     
    Dicho de otra manera, considero que más directa: el mundo es tan injusto y tan aparentemente absurdo (verbigracia: “triunfan” en lo económico los tramposos, los políticos corruptos, los banqueros con cuentas en paraísos fiscales, en tanto sufren la crisis los pobres, los desempleados, los desahuciados, los inmigrantes…) que estoy muy tentado de darle la razón a un filósofo como Arthur Schopenhauer: más allá del idealismo kantiano, está uno tentado a afirmar con el viejo filósofo pesimista y misántropo que, en efecto, la vida terrenal (la única que conocemos) es mero fenómeno y mera manifestación de la cosa en sí, entendiendo por este último concepto el hecho de percibir el mundo como voluntad, esto es, como fuerza ciega, irracional, absurda e insondable que lo gobierna todo y que a su vez es el origen de todo.


    Por la luz bendita que me alumbra en esta mañana de domingo en que asistí a misa muy temprano (a eso de las 8 de la mañana, luego de comprar pan de leña… y antes de pegarme un buen pateo deportivo de por lo menos una hora por las calles deshabitadas en domingo de la pequeñita ciudad en que resido…), que lo pienso a menudo: este mundo es insoportablemente absurdo, como intuía Schopenhauer.


    Un ejemplo ilustrativo (de entre miles y miles que se podrían citar): la cúpula del Partido Popular está pringada o cagada hasta la médula, hasta los huesos, de corruptelas: Gúrtel, Bárcenas… Un político como el canario José Manuel Soria, flamante ministro en el actual gabinete de Rajoy, fue en Canarias uno de los principales enemigos de la solidaridad y de los movimientos sociales, aparte de ser, obviamente, uno de los políticos más secuaces por maquiavélicos servidores de los intereses de la burguesía y de los intereses del gran capital. Empero ahí está, tan flamante él. Al servicio de los intereses de su partido, es decir, al servicio de los intereses de una mayoría de corruptos, burócratas y desalmados cuyos tentáculos llegan a la propia Iglesia católica: conozco varios casos de docentes de Religión católica en la escuela pública que son a la vez miembros del PP. Con lo cual, la conciencia militante de esos tales y cuales está garantizada, parece ser, a la hora de enseñar esa asignatura confesional al alumnado de la escuela pública que opta por elegirla…
     
    Mientras en España crecen como hongos los parados, los desahuciados, los tristes y deprimidos por causa de la crisis, en definitiva, los empobrecidos, no pocos dirigentes del Partido Popular se van de rositas cagándose las manos, los bolsillos y las conciencias a base de corruptelas -porque la pela es la pela, la ambición…-, y, llegado el caso, se defienden unos a otros, se ocultan unos a otros, se protegen unos a otros, incluso recurriendo a declaraciones estúpidas como las últimas del presidente Rajoy: “Estoy dispuesto a facilitar toda clase de documentos de mis ingresos, de mis declaraciones a la renta”… como si no fuese cierto que el dinero negro no se declara: Fulano o Mengana pueden ganar “legalmente” 20.000 euros al año, que es lo que han de declarar al fisco, pero ilegalmente pueden ganar el doble, el triple, sin que nadie se entere. Y aquí paz y en el cielo gloria.
     
    De modo que por todo ello y por miles de ejemplos más, una de mis grandes tentaciones es darle la razón al viejo pesimista y solitario Schopenhauer… si no fuera porque, pese a todo, creo en la promesa del Dios de Jesucristo: frente al cúmulo da absurdos y de injusticias de este mundo, el mal no tendrá la última palabra sino el bien.
     
    Feliz domingo a todos y todas, pese a los absurdos e injusticias de este mundo. Desde la esperanza de que el mal no sea la última palabra en este mundo.

  • Iñaki S:S,

    Interesante y muy de actualidad esta comentario de J.J.Castillo. La pena es que sea tan difícil contestar a tanta pregunta y acabar con la insuperable desconfianza del Pueblo llano.
     
    Imposible no creer en los milagros. El último, en el mundillo de la política, me está dejando atónito: Rajoy está haciendo bueno a Zapatero. ¡Vivir para ver!. Después de treinta y cinco años de transición y de progreso aparente, parece seguir vigente eso de… África empieza en los Pirineos. ¿Estaremos en los prolegómenos de una primavera española, que facilite un auténtico nuevo amanecer de la ciudadanía y pueblos del Estado?. Ojalá sea así y se disipen, cuanto antes, los malos augurios de quienes tiemblan pensando en un nuevo tejerazo.

    Ciertamente la situación política es caótica y la desconfianza de la buena gente podemos decir que ha llegado a la categoría de insuperable. Casi no cabe imaginar una monarquía mas calamitosa, ni un bipartidismo mas sumiso al poder corruptor del dinero, ni una jerarquía eclesiástica que, mientras se sigue llevando su parte, mira hacia otro lado, ni una situación económica en caída tan libre en la Europa opulenta, ni….. . ¿Cómo reconvertir esta desconfianza en algo constructivo que nos permita salir de tan siniestro túnel?. Además de ejercitar nuestro derecho al pataleo, ¿qué mas podemos hacer como Pueblo Soberano?. ¿Debemos de seguir sometidos a una Constitución que ha permitido semejantes desatinos?. ¿Habrá que esperar tres años para echar a los corruptos del poder?. ¿Cómo externalizar eficazmente el basta ya que la ciudadanía lleva en su interior?. Demasiadas preguntas de difícl respuesta,….. pero aferrémonos al vamos todavía de nuestro amigo Oscar.

Deja un comentario