Otros temas

Autores

Archivo de entradas

Temas

Fechas

Calendario

septiembre 2012
L M X J V S D
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
7150 Artículos. - 109054 Comentarios.

Belloc, un monasterio

¡Feliz regreso a ATRIO, Jose!

Belloc, derivado del vasco “Beloke” (= lugar de hierba), es un monasterio benedictino del País Vasco en el Estado francés. Entre lomas cubiertas de bosques y prados verdes, en la ladera de una colina, el edificio –de encantadora sencillez y armonía– se funde en el paisaje y se recoge sigilosamente detrás de un bosquecillo de castaños y olmos y majestuosos robles de variadas especies. Todo es simple y bello. Todo está en calma. Todo vive y respira en silencio. Quien necesita respiro –¡lo necesitamos tanto! – allí lo encuentra.

Cuando llegué allí recientemente para pasar siete días, nadie me preguntó: “¿Y tú quién eres? ¿Eres creyente o ateo? ¿Eres ortodoxo o hereje? ¿Cumples las normas morales de la Iglesia? ¿Te confiesas cuando no las cumples?”. No. Simplemente me dijeron: “Sé bienvenido. Estás en tu casa”. Me sentí confortado, y entendí mejor aquello de San Benito en su Regla: “Todos los huéspedes que llegan a un monasterio deben ser recibidos como Cristo” y han de ser tratados “con toda la humanidad posible”. Y me dije: “Es bueno que haya monasterios así, que ofrezcan acogida y respiro a todos los cansados y heridos de la vida”.

La palabra “monasterio”, al igual que “monje/monja”, viene del griego monos, que significa “solo”, y se dice que los monjes viven “solos con el Solo”. Pero no se ha de malentender esa soledad. Hay soledad en un monasterio, como hay soledad en la vida. Pero un monasterio no es un lugar de aislamiento, sino de acompañamiento. Y el “habitar consigo mismo” del que habla San Benito es justamente necesario para acompañar, al igual que los “doce grados de humildad” de su Regla, o el desapego radical de sí, son la mejor condición para convivir. Un monasterio es un lugar para poder dejar al descubierto la soledad y dejarla acompañar, para abrir las heridas y dejarlas curar. Un lugar para sentir que el Fondo último de la Realidad, el Misterio que llamamos “Dios”, es dulce y eterna acogida, y también “Dulce huésped del alma”.

¿Y por qué entonces los monjes hablan tan poco entre sí, comen en silencio, y se cruzan en silencio en el claustro? No es porque el silencio sea mejor y más necesario que la palabra. No. Pero también el silencio puede ser bueno y sanador, e incluso toda una vida en silencio puede ser sana y sanadora, cuando en el silencio se escucha y acoge el Misterio de la Vida, que es pura acogida. ¡Tantas veces sucede que las palabras ahogan el Misterio que nos salva, y se convierten en fronteras que nos dividen y alejan! El silencio ayuda entonces a “abrir los ojos a la luz que nos hace dioses” (Regla de San Benito), e invita a la palabra a hacerse celebración y canto de la Vida.

Sí, el canto de la Vida. Me impresionó profundamente el canto de Beloke, tan natural y armonioso, tan suave y firme, y tan variado! La salmodia monocorde se convierte de repente y de la nada en sublime polifonía, el canto gregoriano da paso a una melodía ortodoxa rusa de armónicos sobrecogedores. Y así tres horas de liturgia común cada día, y dos horas más de oración o meditación personal silenciosa…

La objeción salta a la vista: “¿Tiene sentido una vida así en un mundo como el nuestro tan necesitado de profetas en la calle y de buenos samaritanos sobre el terreno?”. No tengo respuesta concluyente. Pero pienso en un jacinto silvestre, o en una campanula de roca, o en un nomeolvides de agua: ¿tienen sentido? No florecen para nada, para nadie. ¿Para nada, para nadie? Florecen para el universo y su armonía. En ellos florece el Universo y su Misterio. También en Belloc, con todas sus deficiencias.

Para orar

QUIENQUIERA QUE SEAS

Quienquiera que seas,
has entrado en esta casa donde habita el Dios que lo habita todo.
Quienquiera que seas, Él te acoge,
con tus alegrías y tus penas,
tus éxitos y tus fracasos,
tus esperanzas y tus decepciones.
¡Sé bienvenido!
Otras generaciones antes que tú han amado este lugar,
han contribuido a construirlo, a embellecerlo;
han orado en él.
Respétalo. Haz silencio.
Si eres creyente, ora.
Si buscas, reflexiona.
Si dudas, pide luz.
Si sufres, pide fuerza.
Si estás alegre, da gracias,
y ¡ojalá puedas seguir estando alegre!
En esta casa, también podrás encontrar hermanas y hermanos,
y elevar a Dios tu plegaria juntamente con ellos.
¡Que el paso por este lugar caliente tu corazón y alegre tus ojos!
Quienquiera que seas, Dios te acoge.
Acógele también tú.

(Oración Iglesia Sainte Catherine, Bruselas)

3 comentarios

  • Antonio Vicedo

    Pero, aparte de que en el Evangelio, sobre todo el llamado de Juan, queda patente la categoría que se le da al VERBO o PALABRA que se hace CARNE  y habita entre nosotros en esta Tierra, lo que me choca mucho desde hace ya años, es que  permanecen los edificios de los Monasterios como testimonio de una forma de existencia religiosa, no muy acorde con la oración de Jesús al Padre :”Te pido que no los saques del mundo, sino que los preserves del mal
     
    ¿Se entendía esto en esos ambientes tan leidos y sabidos, aunque estuviera escrito en arameo, griego o latín?
    Además ¿Cómo es que perduran esas construcciones de sillares, sin la compañía de las chozas de las míseras gentes con las que debieron compartir tiempos, lugares y bellezas encantadoras?
    ¿Tampoco se entendía: (Mt.. XXV) “CONMIGO hacéis, o no , lo que con un* cualquiera de mis más PEQUEÑ*S HERMAN*S?
     
    ¿Muchos lodos de hoy no serán consecuencia de los polvos de entonces, y no precisamente de las piedras encajadas en tanta fortaleza y “belleza”?

  • SOL

    Para mí sería impensable con lo que hablo. Hace poco veía un documental en el que varios “desencantados” con el mundo ya mayores  vivían en la India y hacían ejercicios de silencio que duraban DOCE DÍAS. Menudo sufrimiento.

  • sarrionandia

    Asumir la elocuencia del silencio.
    Hablar poco y bien es mejor que mucho y mal. pero callar es mejor que hablar
    Los santos en la oresencia de Dios adoran, es decir, callan.

Deja un comentario