Temas

Tablón de ATRIO

Anterior Siguiente
Último: 26-7-19, 22:56

Equipo Atrio (2019-07-26 22:56:17) : Un excelente programa colombiano de TV: MARIA MAGDALENA, UNA LEYENDA HECHA MUJER... por Carmiña Navia.

Floren (2019-04-24 11:45:39) : LA VERDAD DE LA PASCUA. http://cartujoconlicencia.blogspot.com/2019/04/la-verdad-de-la-pascua.html

Equipo Atrio (2019-03-08 21:55:38) : Delcy Rodriguez, vicepresidenta de Venezuela, denuncia al criminal apagón en Venezuela criminal apagón en Venezuela [vídeo de 6 min.]

Equipo Atrio (2019-02-18 09:39:18) : Amplio y clarificador programa sobre Venezuela: La hojilla/a> ¡Magnífico analista argentino Marco Teruggi! ¡Larga charla pero imperdible!

Equipo Atrio (2019-01-09 12:31:08) : Entrevista a Tamayo en la Sexta: La Iglesia española sigue siendo franquista

Floren (2018-11-19 19:50:09) : Floren de Estepa escribe en su blog: CARTA A UN JOVEN QUE NO QUIERE VOTAR

Equipo Atrio (2018-11-16 10:06:45) : La verdadera despedida de Steve Jobbs Disgurfso de graduación https://www.youtube.com/watch?time_continue=12&v=vXJYrrLGNAo

» Pon una nota




Autores

Archivo de entradas

4913 Artículos. - 79049 Comentarios.

Sobre el aborto como sacerdote y profesor

Como Juan Masiá escribe siempre con rigor y libertad como sacerdote a quien acuden personas con problemas y como profesor de teología moral a quien toca dilucidar sobre la aplicación de los valores evangélicos a las circunstancias de hoy, sus artículos son acogidos siempre por ATRIO en su texto íntegro, aunque a veces el ruido mediático se base solo en titulares y afirmaciones parciales.

Aborto y vida naciente con malformaciones

Hay que respetar que sea ella quien tome la decisión, sin imposición prohibitiva, ni complicidad permisiva

No soy ginecólogo, ni jurista, ni casado. Mi relación con el aborto se produce en dos campos: el consultorio espiritual y la clase de ética. Desde esas perspectivas comento sobre las decisiones conflictivas de interrupción o prosecución de un embarazo amenazado por patologías que hacen dudar de la conveniencia de protegerlo.

Respetando la privacidad de las personas que acuden a consulta, se puede dar desde esa experiencia el testimonio siguiente: ni en el caso de la mujer embarazada que, con pesar e incertidumbre, optó por interrumpir el camino hacia el nacimiento de una vida seria e irremisiblemente afectada por malformaciones graves, ni en el caso de la que, en circunstancias semejantes, optó por llevar a término la gestación en medio de la angustia por la inseguridad acerca del futuro de esa vida; en ninguno de ambos casos, reitero, descubrimos indicios de que hayan tomado la decisión a la ligera, sin sufrir ni dudar. Claro es que, en el caso contrario, no habrían venido a esta consulta. Pero también es cierto que, tanto quienes analizan la sociología del comportamiento abortivo, como las mismas personas que mantienen una postura en pro de la mayor permisividad legal, coinciden en reconocer que el aborto conlleva aspectos traumáticos que impiden decidirlo sin más, frívolamente.

El acompañamiento de las personas en la toma de decisión requiere las condiciones siguientes en quien las atiende en el consultorio:

  • 1) dolerse con la persona doliente;
  • 2) ayudarla en su toma de decisión, con la información debida y el apoyo personal;
  • 3) respetar que sea ella quien tome la decisión (sin imposición prohibitiva, ni complicidad permisiva);
  • 4) no condenarla, aunque la decisión que haya tomado no sea la más deseable desde determinada perspectiva moral;
  • 5) no abandonar a la persona después de la toma de decisión, cuando necesite apoyo postraumático.

Desde esta experiencia, no veo incompatibilidad entre asentir razonablemente al criterio de un moralista que califica determinada decisión de abortar como objetivamente no deseable y, al mismo tiempo, respetar la decisión responsable y en conciencia de esa persona que, tras sopesar las alternativas, optó por el mal menor, no sin sufrimiento. Si moralmente no lo condenamos, tampoco aceptaremos que legalmente la penalicen.

  • Si moralmente no lo condenamos, tampoco aceptaremos que legalmente se penalice

A quien trata estas cuestiones en el marco académico del estudio de la ética, le duele el tratamiento simplista del tema. Por ejemplo, hablar de malformaciones en general; meter en un solo paquete todos los casos, desde un simple estrechamiento del conducto esofágico en un síndrome de Down hasta una anencefalia; no caer en la cuenta de la incoherencia que supone penalizar la interrupción del embarazo en supuestos seriamente graves a la vez que se recorta el apoyo con la ley de dependencia a la crianza, sanidad y educación de esa vida discapacitada; y un largo etcétera de acusaciones de antivida a quienes optaron dolorosamente por un mal menor en situación de conflicto o presunciones de provida para quienes impusieron por motivaciones ideológicas la opción contraria.

Admito que no podemos tratar los problemas en la prensa como en la clase. Pero también es papel de los medios ayudar a la opinión pública a clarificar los problemas, tanto en ciencia como en ética. No voy a tocar aquí el tema del comienzo de la vida humana individual, que sitúa la cuestión de su interrupción, en el sentido estricto, no antes de la fase fetal, pasado el segundo mes tras la concepción. Me limitaré a unos ejemplos sobre la complejidad de las malformaciones de la vida naciente.

Un feto anencéfalo, carece de las mínimas estructuras neurológicas como soporte para la formación de una persona, desde respirar autónomamente hasta capacitarse para cualquier acto estrictamente humano de sentir, pensar o querer. Aunque hubiera razones para no interrumpir su alumbramiento, no sería por considerarlo una realidad humana personal. El aborto de un anencéfalo no es el aborto de un ser humano.

Un feto con una malformación incompatible con la vida extrauterina (supongamos el caso de una agenesia renal irremediable), no podrá llegar a realizar acción humana, porque no sobrevivirá. Es asemejable al ejemplo anterior.

Ejemplos más delicados: fetos con patología grave, sin solución curativa, solo paliativa. “Ante un diagnóstico prenatal de estas características, la mayoría de padres solicita una interrupción de la gestación acogiéndose al tercer supuesto de la ley del aborto”. Aunque objetivamente cueste asentir a este planteamiento “debemos”, dice el doctor F. Abel, ginecólogo y teólogo moral, “respetar a las personas que se encuentran en esta situación y las decisiones que toman” (Diagnóstico prenatal, Instituto Borja de Bioética, 2001, pp. 3-26). Al mismo tiempo habrá que seguir trabajando para que en nuestra sociedad no se discrimine a causa de la discapacidad y se responsabilice la sociedad entera del apoyo a la dependencia en todas las fases de la vida. Sin hacer esto último, no tendrá credibilidad el legislador que intente suprimir el citado tercer supuesto.

Estos ejemplos pretenden evitar precipitaciones en la manipulación de la opinión pública. Que motivaciones menos confesadas —política, ideológica o religiosamente— no nos impidan debatir con seriedad científica y responsabilidad ética.

Juan Masiá Clavel es jesuita y profesor de Bioética en la Universidad católica Sophia, de Tokio.

20 comentarios

  • JESÚS OLLORA OLARTE

    Amigo Pepe:
    Cada uno nace con un temperamento  determinado, pero la educación, la familia, el ambiente, etc.  Creo que lo modifica y así nos da el carácter.
    Por otro lado el carácter se puede ir modificando a todo lo largo y ancho de nuestra vida.
    No voy a hablar de “caracteriología” pero si te puedo decir que, por lo que te voy leyendo, creo que te implicas con el  corazón y hasta con las entrañas en todo lo que te rodea. Si me dejas puedo decirte que tú dices que eres  muy explosivo y yo  te considero “en el buen sentido de la palabra bueno”  y uno de los mejores colaboradores de ATRIO y desde la distancia te doy un abrazo sincero, ampliable a tu esposa y tu hijo.
    Yo soy seguramente más parecido a tu esposa, me gusta no ser espontáneo y madurar mis respuestas para no tener que arrepentirme de ellas. Pero no es mejor ni peor, es otra forma de ser. Grito muy pocas veces pero procuro que no se me quede nada en el tintero y no comerme lo que quiero decir cuando la situación no me gusta, no deseo tener úlcera.
    Habrá que seguir protestando de lo irracional.
    Un abrazo
    JESÚS

  • ana rodrigo

    Tendremos que gritar hasta rompernos las “cuerdas vocales”, hasta que se nos parta el alma, hasta dejar sordos los oídos de quienes deberían gobernar para las personas, especialmente para las más necesitas, y no para los mercados, para Merkel o para el déficit.

    Hay otra manera de hacer política, la que se hace ahora es inhumana, y, por tanto, no sirve nada más que para machacar al pueblo, empezando, eso sí, por los más necesitados: dependientes, pensionistas, inmigrantes, funcionarios, sanidad (enfermos), educación (niños, niñas y futuro),…., Ellos, los gobernantes, ¡intocables! Que se vayan, que se vayan, que busquemos entre todos a otra clase política.

  • pepe sala

    Saludos, Jesús:
     
    No ” grites sólo”, hombre, que aquí estamos unos cuantos para acompañarte en tus ” gritos”.
     
    Y si lo que quieres decir es que quieres ” gritar sólo un poquito”, te animo a que grites mucho más fuerte. Las circunstancias animan a gritar, por más que no nos sirva de nada hacerlo, al menos nos desahogamos.
     
    Bien está que hayamos coincidido en que las leyes al respecto ( hay bastantes más leyes del mismo tipo) son sólo PROPAGANDA para quedar bien ante la opinión pública. Los inventores de leyes saben de sobra que la inmensa payoría de la sociedad se tragará  ” lo que dice la tele”. Y muy pocos se atreverán a informar respecto a las MENTIRAS que sueltan por la tele para acallar la conciencia ciudadana. Yo mismo he tenido algunos problemas con familiares y conocidos que piensan ( porque lo dice la tele) que tener una persona dependiente en casa es un chollo económico.
     
    La REALIDAD, que conocemos quienes la tenemos en casa, es que a las familias se nos acosa y se nos deniegan sistemáticamente las ayudas que dicen contemplar la famosa Ley. De esa forma, muchos padres se ven en la imperiosa necesidad de dejar a sus hijos ( también personas mayores dependientes) a una residencia.
     
    Casi la totalidad de las residencias que existen en España son privadas-concertadas.  Pero lo más jodido del asunto es que, quienes conocemos el funcionamiento de las residencias, talleres ocupacionales para disminuidos, cursos formativos , etc no tenemos confianza en tales residencias. Además de que será quien lo necesite quien decida si quiere ir a una residencia, o no.
     
    Mi esposa trabajó unos años como cocinera en algunas residencias. Durante tres años lo hizo en una de disminiudos. ( en Cantabria.) Mi esposa también es muy moderada de carácter. ( yo soy mucho más explosivo)
    Cuando fue expulsada de su trabajo ( por motivos que no vienen al caso ahora) les espetó al director del centro:
     
    “” En los tres años que llevo trabajando aquí he aprendido una cosa importantísima para mi vida. Si tuviese que dejar a mi hijo a cargo de ustedes, antes le cortaría la cabeza y me tiraría con él a la ría”.
     
    Y, curiosamente, en el momento que el dependiente pasa a pertenecer a una residencia-asociación ( recuerda: privada-concertada) se solucionan todos los problemas de subvenciones y ayudas personales que requiere de forma ” milagrosa”
    Todo lo que sistemáticamente se nos deniega a los padres ( hijos en caso de personas mayores), se resuelva como por arte de mágia si lo solicita un Organismo privado-concertado. ( La Iglesia no anda lejos de tales Organismos.).
     
    En honor a la verdad, debo decir que en los últimos dos años, las cosas han mejorado bastante para nosotros y Marco tiene una situación con la que nunca hubiérmoa soñado y. gracias a los Organimos PUBLICOS de Vizcaia, tenemos la esperanza de que sea independiente POR FIN, antes de que muramos los padres. Puedo asegurar que es la mayor ilusión de nuestra vida y, si se consigue, será  la causa de nuestro mayor agradecimiento.
     
    Os invito a conocer el proyecto que ha puesto en marcha la Diputación de Vizcaia y el Ayuntamiento de Bilbo.
     
    Buscad en Google: ETXEGOKI.

  • X. Gundín

    Masiá trata el asunto desde dos experiencias cualificadas que se unen en su persona: las de consejero espiritual y profesor de bioética.

    A partir de la primera establece cinco actitudes que me parecen irreprochables en persona de confianza como un consejero: condolencia, ayuda, respeto y ni condena ni abandono de la persona atribulada ante la grave decisión de abortar. Ninguna de esas cinco es la penalización o condena; pq no es eso lo que busca ni aceptaría la atribulada que busca el consejo ajeno.

    Asiente él al criterio del moralista que califica la decisión de abortar como “objetivamente no deseable” y al mismo tiempo, y sin ver incompatibilidad, respeta la decisión responsable y en conciencia –nótense las dos condiciones- que opta por el mal menor –nótese la tercera condición- de abortar. Hasta aquí es consecuente con su función de consejero (axiológico parece: le piden consejo para hacer un juicio de valor que ayude a decidir entre mejor y peor).

    Pero se abstiene de penalizar (legalmente) pq no condena (moralmente), pese a haber asentido al criterio del moralista. Esto me abre preguntas sobre la congruencia de Masiá.

    En calidad de profesor de bioética se queja –creo que con razón- de que se trate de forma simplista el tema: generalizando y considerando todas las malformaciones como si fuesen una y acusando de socialmente irresponsable –el dice incoherente- por recortar ayudas oficiales para la crianza de esas vidas dependientes. En ambas quejas yo estoy tan de acuerdo que sólo me queda decir que si. Tal como yo lo veo el aborto es en primer lugar un problema social; si se nos presenta como individual es por insuficiencia social. Cuando socialmente se diga: “Si no los queréis dejádmelos a mi” –que atribuyen a Teresa de Calcuta- el problema estará en vías de solución. Creo que Masiá dice bien: “seguir trabajando para que en nuestra sociedad no se discrimine a causa de la discapacidad y se responsabilice la sociedad entera…..”

    Pone como ejemplos
    n el caso extremo del feto anencéfalo. ¿Se puede considerar humano –o que pueda llegar a serlo- un feto anencéfalo?. Me veo incapaz de dictaminar y me someteré a docto parecer. Por las definiciones que leo supongo provisionalmente que debería pensarse que un feto anencéfalo es un intento fallido de ser humano, que no llega ni llegará a serlo. De ser ese el caso su aborto no representaría un problema moral ni legal y el ejemplo no valdría.
    n y lo contrapone a un síndrome de Down simple donde, creo yo, no hay duda del carácter humano del individuo algo malformado, razón por la que no se debe permitir su aborto.

    No se el alcance que tiene la “agenesia renal irremediable”, el tercer ejemplo que él pone y dice que es incompatible con la vida extrauterina Los diccionarios y enciclopedias que tengo no llegan para hacerme una idea. No puedo opinar.

    En cualquier caso: en tanto que problema social actual, y probablemente más en el futuro, el del aborto habrá de ser abordado por el conjunto social, creyentes y no creyentes. Para eso hacen falta criterios y lenguaje común.

    Es lo que se me ocurre después de leer a Masiá.

  • JESÚS OLLORA OLARTE

    Hola Pepe:
    No quería fastidiar a nadie ni hacer propaganda de nada.
    La ley de Dependencia fue aprobada en el Congreso de los Diputados el 30 de noviembre de 2006 bajo el Gobierno de Zapatero  con efectos de 1 de enero de 2007.
    Se suponía que había cerca de dos millones de dependientes en mayor o menor grado.
    Lo cierto es que era una ley con muy poco presupuesto 400 millones el 2008.
    Si hacemos una simple división 400.000.000 € / 2.000.000 personas resultaban 200 € de media al año por dependiente. (las Autonomías tenían que aportar otro tanto pero sin presupuesto) por lo que podemos multiplicar por 2`y nos quedarían aproximadamente un euro al día de media)..
    Esta ley se suponía que iba a aumentar su dotación año tras año, pero… llegó la crisis.
    Puedo decir que por mi parte pedí para mis padres y después de mucho tiempo me la negaron en la Comunidad de La Rioja, mis padres eran unos  pensionistas con muchos problemas de dependencia .
    Me consta que algunos han cobrado y cobran, aunque unos pocos y a esos es a los que se les reduce.
    Ya sé que todo es propaganda, se aprobó sin presupuesto y así ha salido.
    Ya sé que lo lógica es que si es cierto que tenemos el doble de diputados que Alemania con la mitad de población y etc. etc. etc. lo lógico es que arreglaran ese desaguisado y cambiaran la estructura del estado  y no redujeran el sueldo a los funcionarios, pensionistas… y que por supuesto  AUMENTARAN DE FORMA CONSIDERABLE el número de dependientes y sus familias que tienen necesidad de ayuda y de tiempo libre además de la cantidad que tienen que pagar (mucho menos que si les ingresaran en residencias).
    Volviendo a la ley si aumentan el número de personas con malformaciones que no dejarían abortar y además reducen las pocas ayudas que dan, eso es de locos.
    De todos modos te mando un abrazo muy fuerte.
    JESÚS
    P.D. Soy una persona muy moderada y no me gusta gritar pero dejadme hacerlo un poquito sólo.

  • pepe sala

    Veamos si consigo poner cada cosa en su sitio. ( difícil me lo fías…)
     
    Hablando de ” pajas mentales”. Jesús escribe ésto:
     
    “”· Por otro lado el hecho de aplicar drásticas medidas de reducción de ayudas a las familias que cuidan a personas dependientes va en contra de exigir el no abortar a madres gestantes cualesquiera que sean sus malformaciones de sus fetos.””
     
    ¿  A qué ayudas te refieres, Jesús?. Es que, por si aún no lo he explicado , yo llevo 35 años cuidando de una persona dependiente y aún no me he enterado de semejantes ” ayudas”.  ( es obvio que ni yo, ni mi esposa, nunca la hemos solicitado a través de Organismos del estilo de CARITAS, y siempre que hemos acudido a las normativas sociales que regulan el tema ( tan televisado como MENTIROSO), se nos han denegado. Seguiremos sin acudir a Cáritas, mientras el cuerpo aguante.
     
    Lo que sí puedo afirmar, sin lugar a dudas, es  que nuestro propio hijo ( Marco Antonio) con una calificación del 78% de minusvalia como consecuancia de una nefasta interviención en el parto, ha sido perjudicado nuevamente por el INSALUS con la eliminación de su derecho a la asistencia médica como pensionista. Encima lo hicieron sin aviso previo y, cuando le acompañé al médico por un motivo de poca importancia, nos encontramos conque le habían quitado el derecho a médico.
     
    Sobrevive con bocatas de chorizo y jamón y, por si las moscas, le hemos tenido que poner a cargo de su madre… para conseguir la famosa  ” independencia de los disminuidos”. ( también sale mucho en la tele eso de la ” independencia” de los hijos-as dependientes.)  Pues si nosotros le dejamos independiente, no tenemos ninguna duda de que , con 480 euros mensuales de la pensión no contributiva,y sus enormes necesidads espaciales, nos solucionará nuestra vejez con chalet en Marbella y yate en Negurigane.
     
    Por si no ha quedado claro:
    1: Las familias de los dependientes NO RECIBIMOS ninguna ayuda.
    2: La ayuda del gobierno a los dependientes es tan ridicula que, de ningún modo les permite vivir con independencia.( con la paga que les conceden no les permitiría vivir aunque no tuviesen necesidades especiales.)
    3: Del mismo modo que cribamos la información televisiva ( radiofónica, etc), sería deseable que se cribe la información al respecto de las personas dependientes. Es muy jodido tener que pasarse la vida sacando adelante a una persona que lo necesite , hacerlo sin la ayuda de nadie  y encima tener que soportar comentarios, informaciones falaces y supuestas solidaridades que ni en el entorno más cercano se consigue.  No es lo mismo pasar un fin de semana con un dependiente que pasar un año, diez años, treinta años… lo que haga falta.
     
    4: En definitiva: OTRA HIPOCRESIA MAS. En este caso hipocresía social, no menor a la religiosa que hemos comentado antes.

  • francisco javier peláez

    Saludos,Jesús.

  • JESÚS OLLORA OLARTE

    Buenos días F.J. Peláez:
    Siento si no me he sabido expresar bien.
    Todo el tiempo hablaba de Gallardón,
    Considero que los votantes del PP van desde la extrema derecha hasta el centro, luego entiendo que  hay un sector de votantes del PP a favor de lo que “sugiere” Gallardón, e incluso más radicales, y quieren que se penalice cualquier clase de aborto.
    Hay algo que no me gusta de los políticos que no ejercen para todos los que representan que es el conjunto del pueblo los que le han votado y los que no.
    A mí me cae muy bien Gallardón, y me parece uno de los políticos más importantes de España, pero no se llama Alberto, ni está vivo, era José María, su padre.
    Alberto tiene el apellido de su padre y hereda su fama, pero tengo un poco peor opinión y no me parece tonto, estoy de acuerdo con tu afirmación “Gallardón no da puntada sin hilo,sobre todo hilo que le beneficie…”
    De Masiá sólo he hablado al final. De los artículos que he leído, no he entendido todo lo que decía, pero si puedo decir y muy alto que me ha encantado su respeto hacia los demás y su deseo de intentar comprender la opinión del prójimo, intentando ponerse en su pellejo.
    Un cordial saludo
    JESÚS

  • francisco javier peláez

    Mira Olvera:me he equivicado y me voy a confesar por haber metido con uno de vuestros popes o mejor dicho “ídolos” porque esto va  de club de fans…Veo que te aburres bastante.En cuanto a Ollora no sé si sus afirmaciones se refieren a Gallardón o a Massia.Por ejemplo,cuando dice que lo hace para el  “público en general”.Si se refiere a Gallardón le diría que hay encuestas que  revelan que ni los votantes del PP están de acuerdo con la reforma.Si se refiere a Massia el asunto de la despenalización está ampliamente asumido por la opinión pública española exceptuando unas minorías ultracatólicas a las que se dirigía Gallardón para postuilatrse…Gallardón no da puntada sin hilo,sobre todo hilo que le beneficie….

  • JESÚS OLLORA OLARTE

    Juan Masiá escribe en “El país”, y si lo hace es porque el ministro Gallardón ha sacado a la palestra el tema del aborto. Yo me pregunto: ¿Por qué y para quién ha sacado el tema ahora?
    Se me ocurre pensar diferentes motivaciones:
    · Para que no se hable sólo de la crisis, prima de riesgo, lo mal que lo hacen los políticos en general, etc.
    · No creo que lo hace sólo para la iglesia y los grupos anti-abortistas, aunque también para ellos.
    · Creo que lo hace sobre manera para los grupos que no son radicales, o sea para el público en general ¿para intentar cambiar tendencias?.
    · Desde luego creo que no lo hace para los juristas, creo que para poder debatir  o legislar algo, y desde luego estudiar si es anticonstitucional o no, todavía hay pendiente una sentencia del tribunal constitucional sobre aspectos de la ley en vigor y además estas reflexiones son simples esbozos, luego mal se puede criticar jurídicamente lo que no está escrito todavía.  (al menos esa es la opinión de una persona como yo profana en leyes).
    · ¿Por qué no ha sacado el tema de las menores de 16 años que quizá podría tener más consenso?. Creo que son muy malos comunicadores.
    · Por otro lado el hecho de aplicar drásticas medidas de reducción de ayudas a las familias que cuidan a personas dependientes va en contra de exigir el no abortar a madres gestantes cualesquiera que sean sus malformaciones de sus fetos.
    · Luego viene el hecho de que éticamente nos pueda parecer bien o mal a los creyentes o no, pero nunca pueden obligar a…
    Volviendo a Masiá, me encantó un escrito anterior suyo sobre las estuatillas-ofrenda por las criaturas no nacidas, los “mizuko” (infantes de las aguas) navegando para un nuevo renacer.
    Pero os aconsejo que leáis a Juan Masiá en
    http://lacomunidad.elpais.com/apoyoajmc/2009/7/29/rito-japones-tras-aborto
    Creo que es otra forma de ver las cosas muy interesante.
    Un saludo

  • Rodrigo Olvera

    Franciso
     
    Dices que no te gustan las pajas mentales (con eso evades la distinción entre axología y fenomenología, y otros errores que te he señalado). Me parece bien. No entiendo entonces qué paja mental te lleva a cuestionar un artículo que lleva tu mismo opinión
     
    Dices “YO PIENSO ETICAMENTE QUE ES INMORAL PENAR A ALGUIEN POR ABORTAR.”
    Ye he dicho en el otro enlace que mi posición personal es por la no criminalización de las personas que abortan en todos los supuestos. Y la misma posición la establece explicitamente Masiá:  “Si moralmente no lo condenamos, tampoco aceptaremos que legalmente la penalicen”.
     
    Me parece que te has equivocado, que te niegas a reconocer que te has equivocado, y que para no reconocerlo recurres a varias pajas mentales: que si es equidistante respecto a la propuesta de eliminar la causal (falso, pues dice que en todos los casos no condena moralmente y mucho menos acepta la penalización), que si la ultima vez que opinó lo mandaron a Japón (falso, porque ha seguido opinando desde Japón), que si no responde a la pregunta  ¿hay que meter en la cárcel a alguien por abortar un síndrome de Down leve,suponiendo que la ciencia médica permita precisar esto en el feto? (falso, porque dice explícitamente que no acepta la penalización de lo que no condena eticamente), que si hubiera publicado en una revista religiosa sería instrascendente para el debate social (falso porque es una realidad que las expresiones religiosas forman parte del debate social en España).
     
    Masiá está tomando postura clara en contra de la penalización del aborto. Su argumento se deriva de que éticamente hay que respetar siempre la decisión de la persona. Aún si se aceptara que objetivamente fuera un mal ético, aún en ese caso no se puede condenar éticamente ni penalizar legalmente a quien decidió en conciencia responsablemente optar por un mal menor.
     
    Las complejidades del tema de malformación las está describiendo no para justificar que se penalice (ya dijo que siempre se debe respetar ética y legalmente la decisión de la persona), sino para evidenciar el simplismo con que se trata el tema. Pregúntante, ¿quiénes tratan con simplismo el tema de la malformación? verás que en su mayoría son quienes apoyan a Gallardón. Su argumento, de quienes apoyan a Gallardón, se basa en casos de mujeres que aceptaron seguir con el embarazo ante malfomaciones menos graves a las que señala Masiá.
     
    Repito. Me queda claro que Masiá está en la misma posición que tu y yo en contra de la propuesta de Gallardón.  No entiendo por que le acusas de lo contrario.  Dicho lo cual, lo dejo aquí.
     
    Saludos

  • francisco javier peláez

    Mira Rodrigo,no me interesan las “pajas mentales”,ni es mi intención ofender a Massiá.Me parece evidente que si Gallardón no hubiera propuesto lo que ha propuesto,Massiá no habría escrito ese artículo,ni se lo hubieran publicado en un diario de información general.A mí el artículo me parece equidistante en el sentido de que,si lo que quiere decir es que se de “libertad” para abortar de forma que el “consejero espiritual” “equidistante” debe ser un modelo para el legislador “equidistante” o mejor despenalizador que lo diga.Luego hace una comparación entre un síndrome de Down ligero y otras malformaciones más graves que me revela que la perspectiva ética no resuelve nada como uno no se plantee la pregunta ética fundamental:”¿hay que meter en la cárcel a alguien por abortar un síndrome de Down leve,suponiendo que la ciencia médica permita precisar esto en el feto?”.El artículo no responde a esto porque para tí se mueve en el plano de la ética.Pero es que las diversas opciones legislativas deben poder ser juzgadas desde la ética.YO PIENSO ETICAMENTE QUE ES INMORAL PENAR A ALGUIEN POR ABORTAR.

  • luis a. henríquez

    Cualquier parecido entre lo que afirma el jesuita Juan Masiá y la doctrina sobre el aborto del Magisterio de la Iglesia, pura coincidencia. Cosa que no es en absoluto baladí, gratuita, fortuita o casual, sino que forma parte de una disensión ya sistemática y permanente.
    Lo increíble de todo este asunto es el plantearse cómo siendo así Juan Masiá continúa siendo jesuita y sacerdote católico. Cada vez se parece más su caso al de las seudocatólicas de “Católicas por el Derecho a Decidir”, que tendrán de católicas realmente lo que yo mismo de chinoparlante.
    En fin.

  • Rodrigo Olvera

    perdón, la orden que le dió su superior es de NO opinar sobre lo que ocurre en España

  • Rodrigo Olvera

    Francisco
     
    Completamente de acuerdo en que no sólo habla como consultor espiritual (y no lo digo yo, lo dice él; yo ya he dicho que de este tema no me interesa debatir sus ángulos morales ni religiosos) sino desde la clase de ética.  No sólo habla como religioso, sino y especialmente como profesor de ética.
     
    Y por ello insisto (a lo que evades responder) que su afirmación era una afirmación axiológica y no fenomenológica.   No necesitas convencerme de que en España la práctica más común es el prejuicio religioso. Esa afirmación no es axiológica sino fenomenológica; y ya te he dicho (parece que no lo viste) que en eso estamos de acuerdo, y que el mismo artículo de Masiá parece reconocerlo.  Pero las afirmaciones fenomenológicas no son útiles para debatir (a favor o en contra) las afirmaciones axiológicas. Como abogado, sabes que es distinto el ámbito del SER (fenomenología) al ámbito del DEBER SER (axiología). El jurista debe analizar ambos ámbitos, pero eso no significa confundirlos.
     
    Ahora, si a tí tal afirmación axiológica (siempre se debe respetar que sea la persona quien decida, sea que decida abortar o que decida no abortar) te parece “tibia”; ¿cuál sería la afirmación axiológica que no te parecería “tibia”? ¿qué sólo es éticamente respetable que la persona sea la que decida cuando lo que decide es abortar, pero no cuando lo que decide es no abortar? Estoy casi seguro que en el plano axiológico, no dirías semejante cosa.
     
    Sobre tu descalficación ad hominem a Masiá (es tibio porque la última vez que opinó lo mandaron a Japón) no soporta el mínimo análisis, porque después de que lo mandaron a Japón ha opinado muchas veces más (de manera que es falsa tu afirmación) e incluso ha desobedecido en conciencia la orden que le ha dado su superior de opinar sobre lo que ocurre en España
     
    Entiendo que a tí te parezca irrelevante lo que diga un cura o una revista religiosa; pero tú no decides lo que es relevante en el debate social en España. Haces lo mismo que Gundín que decía que el debate no era jurídico; ahora para tí el debate no es religioso. El debate social sobre el aborto en España incluye muchas facetas, entre ellas la jurídica, la religiosa, la ética.
     
    Me parece que -quizá por que es un cura y tú parece que pones en el mismo saco a todos los curas en materia del debate sobre el aborto- no te das cuenta que este artículo al plantear el respeto siempre a la decisión de la persona (axiológicamente equidistante), interviene prácticamente en el debate social sobre el aborto en contra de las posiciones de los grupos motivados por prejuicios religiosos pro-vida.  La afirmación axiológica equidistante (malo se impones abortar pero también malo si impones no abortar) tiene un efecto discursivo diferenciado (perjudica más a los pro-vida que a quienes defienden la no penalización) precísamente por la diferencia fenomenológica que estamos de acuerdo existe (son más los prejuicios religiosos que tratan de imponer el no abortar que quienes intentan imponer el abortar).
     
    Tal discurso y tal efecto discursivo, sí me parece relevante aunque quien lo diga sea un cura
     
    Saludos

  • francisco javier peláez

    Perdón no me entran los comentarios…

  • francisco javier peláez

    La explicación de porqué en la “práctica médica española” es más común el prejuicio religioso al informar lo he puesto en el otro post ,el de  Aborto,hipocreisia…A veces me ocurre que informáticamente no me entran los comentarios y aquí no me entraba y decidí ponerlo en el otro post.Rodrigo no sólo lo dice como “consultor espiritual” lo dice posicionándose ante un debate que hay en España sobre la reforma de la ley.Dudo yo que en España hoy en dia los curas asesoren muchos sobre el aborto visto la línea general de los curas.Además lo ha publicado en EL PAIS,no en una revista religiosa.intransecendente para el debate que hay en España.

  • francisco javier peláez

    La explicación de porqué en la “práctica médica española” es más común el prejuicio religioso al informar lo he puesto en el otro post ,el de  Aborto,hipocreisia…A veces me ocurre que informáticamente no me entran los comentarios y aquí no me entraba y decidí ponerlo en el otro post.Rodrigo no sólo lo dice como “consultor espiritual” lo dice posicionándose ante un debate que hay en España sobre la reforma de la ley.Dudo yo que en España hoy en dia los curas asesoren muchos sobre el aborto visto la línea general de los curas.Además lo ha publicado en EL PAIS,no en una revista religiosa.Es su posición tibia porque la última vez que opinó le mandaron a Japón.En cuanto a la “consulta espiritual” que tú llamas no creo que se dé muchos por estos pasgos en esos temas.No obstante,como todos somos posibles “consultados” yo a una persona que fuera a abortar le diría que respeto su decisión.Si Massiá situa su artículo en el terreno de la “consultoría espiritual” es intransecendente para el debate que hay en España.

  • Rodrigo Olvera

    Hola Francisco
     
    Masiá deja claro el ámbito en que ubica su comentario. No es el de la sociología, sino el del consultorio espiritual y el de la clase de ética.
     
    La frase que cuestionas no dice que en la realidad social o en la práctica médica se de tal equidistancia. Lo que dice es que, desde la clase de ética  el acompañamiento espiritual REQUIERE  respetar siempre que sea la persona quien tome la decisión, evitando tanto lo uno como lo otro.
     
    Es pues una afirmación axiológica, no fenomenológica. Si en vez del ámbito de la clase de ética nos trasladamos al de la sociología médica, tienes toda la razón. Y Masiá también estaría de acuerdo contigo en ese ámbito, como apunta esta frase:  “y un largo etcétera de acusaciones de antivida a quienes optaron dolorosamente por un mal menor en situación de conflicto o presunciones de provida para quienes impusieron por motivaciones ideológicas la opción contraria”.
     
    saludos

  • francisco javier peláez

    Cuando leí la afirmación de sin “imposición ni complicidad” me pareció “equidistante” poque me parece que en la realidad social y en la práctica médica española hay más de lo primero que de lo segundo.En la realidad social conozco cantidad de personas que nunca tedrían un hijo con síndrome de Down que ante parejas que lo tienen muestran respeto,cariño y admiración.No creo que los integristas católicos respeten a las que abortan.

Deja un comentario