Temas

Tablón de ATRIO

Anterior Siguiente
Último: 24-4-19, 11:45

Floren (2019-04-24 11:45:39) : LA VERDAD DE LA PASCUA. http://cartujoconlicencia.blogspot.com/2019/04/la-verdad-de-la-pascua.html

Equipo Atrio (2019-03-08 21:55:38) : Delcy Rodriguez, vicepresidenta de Venezuela, denuncia al criminal apagón en Venezuela criminal apagón en Venezuela [vídeo de 6 min.]

Equipo Atrio (2019-02-18 09:39:18) : Amplio y clarificador programa sobre Venezuela: La hojilla/a> ¡Magnífico analista argentino Marco Teruggi! ¡Larga charla pero imperdible!

Equipo Atrio (2019-01-09 12:31:08) : Entrevista a Tamayo en la Sexta: La Iglesia española sigue siendo franquista

Floren (2018-11-19 19:50:09) : Floren de Estepa escribe en su blog: CARTA A UN JOVEN QUE NO QUIERE VOTAR

Equipo Atrio (2018-11-16 10:06:45) : La verdadera despedida de Steve Jobbs Disgurfso de graduación https://www.youtube.com/watch?time_continue=12&v=vXJYrrLGNAo

» Pon una nota




Autores

Archivo de entradas

4785 Artículos. - 76704 Comentarios.

Iglesia Viva contra el fascismo social

Desde que empezó la crisis económica global Iglesia Viva ha dedicado varios números a tratar los aspectos éticos y políticos de la misma y las posibles salidas. Pero hoy ha publicado en su web el sumario y algunos artículos del número 249 (enero-marzo 2012) que se titula Fascismo social y criminalización de la pobreza.

Ya vimos en Atrio cómo el neoliberalismo y los Chicago boys de Friedman desembarcaron primero en muchos países latinoamericanos tras el trauma de los golpes de estado (Chile 1973). Pero después vieron, en la época dorada de Reagan y Tatcher, que podían imponer sus doctrinas acudiendo a otra terapia de shock que no implicara romper con la democracia parlamentaria. Se podían aprovechar catástrofes naturales y crisis económicas como la presente. Ésta es ocasión propicia para hacer contrarreformas y empobrecer a la gente, creando miedo con mensajes como éstos: “Las cosas van a ir aún a peor… Estábamos acostumbrados a gastar más de lo que teníamos… Es mejor un trabajo precario que ningún trabajo… Sólo con dolorosos ajustes y trabajando ‘como los chinos’ podremos salir de ésta… España probará al mundo que es un país serio que paga sus deudas…”.

Dada la gravedad de la situación Iglesia Viva, en este número se ha atrevido a poner nombre a las políticas que están conduciendo a esta situación, llamándola fascismo social y criminalización de la pobreza. Es duro, pero invitamos al lector a leer y reflexionar. Creemos que Iglesia Viva, al publicar este número está poniendo el dedo en la llaga, desvelando los procesos más profundos y llamando a la responsabilidad de denuncia profética que tienen los responsables de las iglesias y de las instancias éticas. Más que complacerse con la esforzada entrega de quienes desde Cáritas intentan remediar las heridas más graves, mejor sería tener el valor de denunciar el pecado estructural que va a producir tantas víctimas dentro y fuera de España y de Europa.

El número que presentamos incluye una Página Abierta que es como el colofón de todos los artículos, cuya lectura recomendamos.

* * *

Poema y sermón del silencio cómplice ante el nazismo

Martin Niemöller. Pastor luterano alemán (1892-1984)

Cuando los nazis vinieron a buscar a los comunistas, guardé silencio, porque yo no era comunista,

Cuando encarcelaron a los socialdemócratas, guardé silencio, porque yo no era socialdemócrata,

Cuando vinieron a buscar a los sindicalistas, no protesté, porque yo no era sindicalista,

Cuando vinieron a buscar a los judíos, no protesté, porque yo no era judío,

Cuando vinieron a buscarme, no había nadie más que pudiera protestar.

Este poema, que se han reproducido en diversas versiones, ha sido atribuido normalmente en lengua española al drama­turgo Bertold Brecht. Pero su autor es el pastor protestante Martin Niemöller quien tras un pasado de heroísmo en la primera guerra (su libro Del submarino al púlpito fue un éxito en 1933) y tras una pri­mera acogida entusiasta del nazismo, se dio cuenta pronto de lo que le pedía su fe cristiana.

En mayo de 1934 estuvo entre los fundadores de la Iglesia Confesante Beken­nende Kirchejunto con Dietrich Bonhöffer y Karl Barth.

Pero, párroco de una importante feligresía en el centro de Berlin, Niemöller se mantuvo titubeante. Cuando Bonhoeffer exhortó a los cristianos a ayudar a los ju­díos, Niemöller le contestó que la iglesia tenía que preocuparse de su propia segu­ridad antes de alzar la voz por otros.

Pero su oposición al régimen fue haciéndose cada vez más decidida y el mismo Hítler, furioso por la actitud de abierta rebeldía del otrora elogiado héroe de guerra, ordenó su arresto el 1º de julio de 1937.

A partir de entonces, pasó ocho años en cárceles y campos de concentración na­zis, con cuatro años de aislamiento, hasta que las tropas aliadas lo liberaron en 1945. Unas semanas antes habían ahorcado con cuerdas de piano a Dietrich Bonhöeffer.

En enero de 1946, los representantes de la Iglesia Confesante se reunieron en Frankfort para debatir su actitud en los tiempos de la dictadura y Niemöller subió al púlpito para pronunciar un sermón que después repietiría muchas veces. En la Semana Santa celebrada ese año en en Kaiserslautern dijo entre otras cosas en su sermón titulado ¿Qué hubiera dicho Jesucristo?:

Sí, Hitler atacó a los comunistas, pero ¿no eran ateos y revolucionarios?

Y sí, aniquiló a los incapacitados y los enfermos, pero ¿no eran una carga para la sociedad?

Y. claro, exterminar a los judíos era deplorable, pero los judíos no son cristianos, ¿verdad?

Y lo de los países ocupados era una lástima, pero por lo menos eso no ocurrió en Alemania ¿no es cierto?

Ninguna excusa justificaba todo eso.

No podemos negar la necesidad de expiación con la excusa de que “me habrían matado si hubiera hecho algo”.

Preferíamos mantener silencio. Está absolutamente claro que no somos inocentes y me pregunto una y otra vez: ¿qué habría pasado si en el año 1933 ó 1934, 14.000 pastores protestantes y todas las comunidades protestantes de Alemania hubieran defendido la verdad hasta la muerte? Si hubiéramos dicho: “No es correcto que Hermann Göring simplemente meta en campos de concentración a 100.000 comunistas para que mueran”. Puedo imaginar que tal vez 30.000 ó 40.000 cristianos protestantes habrían muerto, pero también puedo imaginar que habríamos salvado a 30 ó 40 millones de personas, porque eso es lo que el silencio nos costó.

Irónicamente, Martin Niemöller jamás escribió las palabras exactas del poema por el cual es famoso y que expresa sin embargo lo esencial de su predicación tras la guerra. La versión que citamos al principio es la versión aprobada por su viuda.

2 comentarios

  • SOL

    No os podéis imaginar ¡o sí! (porque entiendo que debe ser algo más común de lo que imaginamos) la cantidad de gente que votó al PP convencidos de que a los quince días iban a tener un empleo. Me comentan que las consultas médicas se llenan de gente con problemas de ansiedad y depresión. Un camarero ayer, se dolía porque la huelga era más que justificada pero que si faltaba a su puesto de trabajo le podían echar. La pescadilla que se muerde la cola o ésto no ha hecho más que empezar.

  • Gabriel Sánchez

    Nosotros estamos aún a tiempo, que no tengamos que decir los millones de vidas humanas que el silencio y la pasividad nos costo…Gabriel PD. son las 19horas y 42 minutos del día 28 de marzo, como voy hacer huelga de consumo, adhiriendome desde el otro lado del charco a las huelga, hasta el 30 queridos amigos…Un abrazo grandote…Gabriel

Deja un comentario