Temas

Tablón de ATRIO

Anterior Siguiente
Último: 24-4-19, 11:45

Floren (2019-04-24 11:45:39) : LA VERDAD DE LA PASCUA. http://cartujoconlicencia.blogspot.com/2019/04/la-verdad-de-la-pascua.html

Equipo Atrio (2019-03-08 21:55:38) : Delcy Rodriguez, vicepresidenta de Venezuela, denuncia al criminal apagón en Venezuela criminal apagón en Venezuela [vídeo de 6 min.]

Equipo Atrio (2019-02-18 09:39:18) : Amplio y clarificador programa sobre Venezuela: La hojilla/a> ¡Magnífico analista argentino Marco Teruggi! ¡Larga charla pero imperdible!

Equipo Atrio (2019-01-09 12:31:08) : Entrevista a Tamayo en la Sexta: La Iglesia española sigue siendo franquista

Floren (2018-11-19 19:50:09) : Floren de Estepa escribe en su blog: CARTA A UN JOVEN QUE NO QUIERE VOTAR

Equipo Atrio (2018-11-16 10:06:45) : La verdadera despedida de Steve Jobbs Disgurfso de graduación https://www.youtube.com/watch?time_continue=12&v=vXJYrrLGNAo

» Pon una nota




Autores

Archivo de entradas

4872 Artículos. - 78253 Comentarios.

La difamación integrista

Damos la bienvenida en ATRIO a María Victoria, una cristiana que nunca en su larga vida dejó de buscar al Jesús  del Evangelio. Nos dice en la carta que acompaña su artículo que para ella la fiesta de hoy –la Epifanía del Señor en el Bautismo– la confirman en su intuición ESENCIAL: Jesús, Hijo del Padre, su COMPLACENCIA, nos revela en Él nuestra propia condición de HIJOS AMADOS DEL PADRE. Desde la alegría y la paz de esta fe, se solidariza con el sufrimiento de teólogos que quieren abrir la mente de los cristianos a este mensaje esencial y son por ello difamados por personas que se sienten ultracatólicas. Reaccionó con contundencia y eficacia cuando se persiguió a Juan Masiá y ahora ha reaccionado contra una burda difamación personal a Benjamín Forcano por expresarse con libertad en un artículo sobre Colón, pensamiento integrista sobre la familia.

Carta a Carmen Bellver

No conozco a Carmen Bellver. He leído esta vez y por indicación externa, lo escrito por ella sobre El legado de Benjamín Forcano en Religión Digital.

No identifico para nada al Benjamín al que ella enjuicia con el Benjamín que yo conozco y en este caso teólogo profundamente formado y con experiencia –no sólo habla con palabras, sino desde su propia vida– y que ha gastado su vida en servicio a la Iglesia, tanto en su Teología Moral, como en sus múltiples publicaciones y Profesor en distintos centros de la Iglesia.

Aunque haya sido mal interpretado y en ocasiones relegado o excluido, ha hecho una gran labor apostólica, ha viajado a numerosos países y ha sido profesor de Teología Moral en Roma, Salamanca, Madrid, Bogotá, ha impartido conferencias y cursillos en muchas partes, tiene numerosas publicaciones, ha impulsado Foros Religiosos y es uno de los cofundadores de la Asociación de Teólogos/as Juan XXIII y ha editado los 31 Congresos de Teología hasta hoy celebrados.

No dudo de la buena formación de Carmen Bellver y de que seguramente tiene puestos de relevancia ya que su comentario a lo que Benjamín Forcano ha comunicado en Redes Cristianas y Religión Digital, ha encontrado eco en otros comentarios publicados en la misma página Web. Pero me pregunto: todo lo que ha escrito Benjamín Forcano, ¿no iba apoyado o documentado en escritos oficiales de la Iglesia? Tendré que volver a leerlo, pero creo que sí.

Tal vez Carmen, con la mejor buena voluntad, se ha quedado en los escritos del Magisterio más conocidos, pero otros, tal vez hayan escapado a su conocimiento. Por ejemplo, todo lo que comenta sobre el Nihil obstat, ¿sabe Carmen Bellver que Pablo VI lo suprimió como innecesario y sólo lo dejó para los libros Litúrgicos o traducciones de la Biblia? Esto por poner un pequeño ejemplo de lo que ella comenta con tanta seguridad de principio y enjuicia y condena de manera muy poco evangélica todo el Comunicado.

Me parece muy dura e injusta la manera con que habla de los teólogos actuales, habiendo entre ellos tantos que han destacado, aunque hayan sufrido contradicción, en su amor a la Iglesia pero desde puntos de vista nuevos, más evolucionados, más en consonancia con nuestra cultura de hoy y siempre en referencia y fidelidad al Evangelio.

Me dirijo ahora directamente y con sincero deseo de diálogo, no de condena. ¿Recuerda, Carmen, los teólogos eminentes del siglo XX? Tal vez sea Vd. demasiado joven para haber tenido conocimiento de tantos que fueron excluidos y que tanto bien hicieron a la gente que buscaba un horizonte más amplio, menos rígido, no tocado por el jansenismo que en España también ha tenido su fuerte influencia. Le nombro algunos: P. Lagrange, Teilhard de Chardin, Henri de Lubac, Chenu, Yves Congar, Gustavo Gutiérrez, Giulio Girardi, Eduardo Schillebeeckx, Leonardo Boff, Hans Küng, José Mª Díez Alegría, José Mª González Ruiz, Fernando Urbina, Xavier Pikaza, Julio Lois, Jon Sobrino, Ignacio Ellacuría, Bernhard Häring, el gran moralista, consejero de Papas, como lo mostró el que fuera elegido para darles los Ejercicios espirituales, discutido y perseguido no obstante por la Curia hasta la hora de su muerte, (y por cierto profesor durante dos años de Benjamín Forcano y, en los momentos de conflicto, gran amigo y defensor suyo) y tantos otros que no nombro por no alargar un comentario que no debe exceder el espacio que propone R.D.

Casi todos éstos, fueron luego nuevamente reconocidos por la Iglesia, pues invitados por sus episcopados, fueron peritos y artífices del Vaticano II, magisterio el más importante para los católicos de nuestro tiempo, pero que sabemos muchos no quieren reconocer o no aceptan sus “ventanas abiertas”.

Siento que yo también me he podido equivocar en mis intervenciones públicas y lo acepto y me quedo en paz porque vi que era para mí un verdadero motivo fuerte de conciencia. Pero sigo reconociendo que las condenaciones realmente hirientes, las descalificaciones públicas (y muchas veces calumniosas y despreciativas) para muchas personas de nuestra Iglesia española, no benefician a nadie, ni consiguen otra cosa sino dividir más los ánimos, aumentar la confusión que reina en tantos fieles (todos hijos de la Iglesia pero con muy escasa formación),y que desconocemos muchos documentos de la Iglesia en los que se alienta a los teólogos y biblistas y a la misma ciencia, a seguir investigando para hacer más lúcida la Verdad Revelada.

Me permito copiarle un texto de San Vicente de Lerins que para mí fue una fuente de paz y apertura en momentos en que mi inteligencia y lo que me enseñaban en una Teología tradicional, no concordaba y ponía confusión en mi espíritu. Le cito: “¿Es posible que se dé en la Iglesia un progreso en los conocimientos religiosos? Ciertamente que es posible, y la realidad es que este progreso se da. En efecto, ¿quién envidiaría tanto a los hombres y sería tan enemigo de Dios como para impedir este progreso?…. “Es conveniente, por tanto, que a través de todos los tiempos y de todas las edades, crezca y progrese la inteligencia, la ciencia y la sabiduría de cada una de las personas y del conjunto de los hombres, tanto por parte de la Iglesia entera, como por parte de cada uno de sus miembros”(PL.50, 667-668).

La cita entera es mucho más hermosa pero es larga. También le citaría la Encíclica del Papa Pío XII “Humanae generis..” pero no la tengo a mano. Y, por supuesto, numerosos textos del Vaticano II, con los Papas Juan XXIII y Pablo VI a la cabeza, que reconocen el desfase en muchos puntos de la Iglesia, impulsan un decido cambio y adaptación, escrutando los signos de lo tiempos y recuperando la original fuerza del evangelio.

Perdone si me he atrevido a intervenir por el prestigio de un amigo, para mí ejemplar, sobre todo en su vivencia evangélica y en su entrega, y que no ha habido en mí el menor deseo de ofenderla ni de rechazar de plano lo que Vd. dice, sino de dialogar y decirle desde mi punto de vista, que más que descalificaciones que no hacen bien ni a uno mismo, ni a quien las lee, argumente seriamente con documentos oficiales en mano, para corregir al teólogo de turno que parece equivocado, pero del que se ignora su extensa formación y estudio, cosa que ocurre en diversos grupos -por prejuicios y falta de conocimiento- respecto a muchos teólogos que ejercen su tarea con rigor y competencia y no son aceptados por creer apriori que no aceptan la doctrina de la Iglesia. Para disentir hay que conocer bien el pensamiento del que se está en desacuerdo y mostrarlo con argumentos. La obediencia ciega no es norma para ningún cristiano. Y Jesús nos quiere libres en nuestra conciencia: “La Verdad os hará libres…” (Jn 8, 32).

Me hubiera gustado hacer este diálogo de palabra. La mirada, el gesto, la acogida dicen más que mil sermones y nos hubiéramos entendido muy bien. Siento que haya personas que conocen a fondo a Benjamín Forcano, saben su buen hacer, su entrega, su trabajo constante, y que se callen y no opinen en un foro común. Pero comprendo también que esto se presta a intervenciones inacabables y que como nos excedemos en palabras, podría resultar un volumen ESPASA.

Por mi parte he intentado, muy torpemente, contestar a lo que me pareció el núcleo de las disconformidades con Benjamín, que creo era su Comunicado.

Tiene Vd. cara de bondad y de paz. Busquemos la Paz en la Verdad, pero también y sobre todo, en el AMOR ILIMITADO.

María Victoria Gómez Morales

35 comentarios

  • X. Gundín

    Jonás. 13.I, 19:18
    Habeis entendido mal: mi comentario (18:50) es general sobre los difamadores, a quienes no identifico con integristas. Precisamente distingo diciendo que difaman -quienes lo hagan-por ser difamadores, no por ser integristas.
    Dicho esto quiero también aclarar que no me resulta agradable la polémica con vosotros.

  • jonás díaz ramos V

    Llamarnos integristas, X. Gundín, es insultarnos. Pero es gue además es mentira. Incluso etimológicamente hablando es mentira. Y no digamos teológica, eclesialmente hablando, también es mentira. Y un insulto. O sea, tú insultas. Nos has insultado. Nos insultas y mientes porgue tratar de ser fieles al Magisterio, con temor y temblor, “como a través de espejos”, no es ser inegristas.

    Ahora gue si tú lo guieres seguir creyendo,ese es tu problema, no el nuestro.

  • Antonio Vicedo

    Como se repiten complicaciones sobre la libertad, también yo repito aquí este comentario.
    Unas palabras de máxima y clara vinculación están proclamadas por Jesús, según el Evangelio de Ju. XIII, 35 y parece ser que en la Iglesia se las tiene como ¡Palabra de Dios!:
    “-En esto conocerán que sois discípulos míos, en que os amáis un*s a otr*s”.
    Y, si en esto, no se encuentra bastante claridad, en cómo vive y dice el BUEN PASTOR, podemos recurrir a Mt. XXV y ver, si tampoco se desprenden vínculos claros de cómo el JUEZ proclama y sienta UNIVERSAL JURISPRUDENCIA (¿Sólo humana?)

  • X. Gundín

    No creo que difamen por ser integristas.  Me parece que difaman por ser difamadores.
    Los difamadores son fáciles de distinguir. Se desaconseja debatir (?) con ellos. Ninguna razón les vale.

  • jonás díaz ramos V

    Lo gue se echa en falta, como sugieren algunos blogueros y nosotros mismos desde diferentes portales de información religiosa en Internet, es una palabra autorizada y “vinculante” venida de parte de la jerarguía católica. Ya; no mañana o pasado mañana, ya.
    Veamos. Algunos defensores de las “heterodoxias” de Forcano y compañía argumentan, pretextan gue las heterodoxias y disidencias de Forcano y resto de disidentes no afectan el núcleo fundacional o esencial de la fe, de modo gue no chocarían con el Magisterio extraordinario de la Iglesia, sino a lo más, con el ordinario. Esa argucia no es más gue eso, una argucia carente de base para ser legitimada, pues es el Concilio Vaticano II, por ejemplo, tan citado y amado por la progresía católica, el gue precisamente exhorta constantemente -en varios documentos aparece citado así- a ser fieles a los pastores en comunión con el Papa, sin entrar a valorar, digo el Vaticano II -ni “en su espíritu ni en su letra”-, si el contenido de la verdad propuesta para ser creída, como depósito de fe gue es, pertenece al Magisterio ordinario o al extraordinario. Sin gue lo gue proponemos, por supuestísimo, sea negar el diálgo dentro de la Iglesia universal y no digamos fuera.
     
    En verdad, actos solemnes de Magisterio extraordinario ha habido muy pocos en la bimilenaria historia de la Iglesia. De modo gue siguiendo la “recomendación” progresista, si solo fuese “obligatorio” para un creyente católico aceptar los contenidos de fe de ese Magisterio extraordinario y fuese de opción libre creer en todo lo demás -con el resultado archiconocido de acabar creando una especie de Magisterio* alternativo o paralelo-, perteneciente al Magisterio ordianario, pues eso: pobre san Agustín (de Hipona, por aguello de “unidad en lo esencial, respeto en lo opinable, caridad en todo”…), y sobre todo pobre Iglesia: saltaría por los aires hecha una piltrafa, hecha añicos.
    Por lo tanto, ¿dónde está la voz autorizada de los pastores de la Iglesia universal, precisamente en esta hora tremenda en gue ya se han puesto las cartas muy boca arriba en la Iglesia católica: las de guienes pese a todos los pesares, dudas, perplejidades, pecado personal y noches oscuras del alma perseveran en creer “cum Petro et sub Petro” y las de guienes libremente se empeñan en creer “más allá de Pedro y aun contra Pedro”. Porgue el gue está contra Benedicto XVI no puede estar a favor de Juan XXIII; el gue está contra Juan Pablo II no puede estar con Pablo VI… Gue más allá de lógicas diferencias de talante, espiritualidad, formación teológica y acción pastoral, en lo tocante a la misión apostólica confiada en pro del respeto al legado o depósito de la fe, no hay diferencias sustanciales entre los papas.
    En fin.

  • olga Larrazabal (Chile)

    Un agrado leer a Forcano, debe ser porque coincido exactamente con lo que dice, pensamientos por lo demás, que sostienen la mayoría de las personas a las que frecuento en mi vida , con ligeras variaciones.  El respeto al sano laicismo, la libre determinación de cada uno con su conciencia dentro de las leyes de la república, la sexualidad y la reproducción como tema íntimo y privado, la tolerancia hacia las creencias de los demás y sus religiones en la medida que no me den la lata.  Tengo en mi familia budistas, evangélicos, luteranos, Opus, Legionarios, agnósticos y come frailes, masones alemanes, masones chilenos, cultores de la Pacha Mama y del hinduismo, tuve un marido judío, ateo y de izquierdas que ahora está milllonario y de derechas, recibo bendiciones de todas las religiones y ojalá no reciba maldiciones de nadie.  He asistido a todas las ceremonias con mucho agrado,  y respeto a los homosexuales como una variación de la madre natura y no me interesa su vida íntima. Y si hay otra vida, que no lo se, espero encontrarme con esta variedad de personas porque lo que conozco de Dios, al ver la naturaleza, es su diversidad y plasticidad que siempre escapa de los cánones que le queremos poner.

  • Antonio Vicedo

    – jonás díaz ramos V  11-Enero-2012 – 12:00 p

    Con este aporte (“ por cierto, el magisterio (ordinario o extraordinario, habrá de todo) emanado del Concilio Vaticano II exhorta a ser fiel.”) no respondes/eis a mi aclaración sobre el doble modo en que esa fidelidad  siempre ha sido considerada en la Iglesia; una total, en lo definido, y otra relativa, en lo que no ha sido cerrado con ese carácter.
    ¿Por qué ahora tiene que ser diferente?
    La obediencia siempre goza de la calidad del mandato, dado que el mandato provenga de quien goce de garantías o poder para mandar razonable o no tan razonablemente.  Pero saltarse la racionalidad, solo puede exigirse por imperativos de Fe.
    Por lo tanto, insisto, si no estás/ais de acuerdo con los planteamientos de algunos teólogos, o no teólogos que no coinciden con vuestras opiniones ni con las del magisterio ordinario de la Iglesia, lo que corresponde es estrujar la mente, investigar, dialogar y presentar una defensa razonable que supere en contenido de verdad a la que exponen otr*s.
    Es recurrir un poco a aquello que se dice de que: Los ojos ven más y mejor, si ven por los pies.

  • jonás díaz ramos V

    Antonio Vicedo (por alusiones):

    Llámalo Magisterio ordinario, si guieres, puede gue esa sea la expresión más correcta o precisa; con todo, el pensamiento teológico de Benjamín Forcano sí se opone al Magisterio ordianario de la Iglesia católica, al cual pensamiento, por cierto, el magisterio (ordinario o extraordinario, habrá de todo) emanado del Concilio Vaticano II exhorta a ser fiel.

    Por lo demás, ya hemos reconocido gue la calidad humana y crsitiana de Forcano la desconocemos; no lo juzgamos. Su pensamiento teológico, sí, y es el gue es, y a menudo además lo parece. Es decir, puede gue su calidad humana y cristiana sea exguisita, solo gue al menos a nosotros tres nos parece en exceso mundano su pensamiento teológico. Libremente lo decimos. Con respeto. Con ese “temor y temblor” característico de la fe cristiana. 

  • Anónimo adrede

    La ignoraancia es atrevida, como bien ha demostrado “la Bellver”, que hasta pretende insultar a los demás “acusandolos” de la erudición de la que se carece.
    d

  • Javier Renobales Scheifler

    ¿Se trata de reivindicar a Forcano? ¿Acaso alguien reivindicó a Jesús, tras el juicio-pantomima de Pilato?

    Forcano no necesita, lo mismo que no necesitó Jesús, que lo reivindiquemos; al menos más de lo que ya lo habéis hecho.

     Conocemos suficiente a Forcano, conocemos suficiente su pensamiento: y eso nos trae paz y felicidad. Yo no necesito nada más.

    A quien no le traiga Forcano paz y felicidad, que busque pues en otro lugar.

    ‘Para cada hombre guarda
    un rayo de luz el sol
    y un camino virgen Dios’
    (León Felipe)
    citado por mi tío jesuita mexicano Xabier Scheifler, en uno de sus libros.

  • Javier Renobales Scheifler

    ¡Ay mi buen Pepe Blanco, que dices que baje Dios y los vea, a Juan y a Pablo: qué enorme falta, la tuya, de perspectiva espacial y de capacidad para captar ubicaciones espaciales en diversos planos, alturas, cotas … etc. etc. , mi lineal buen amigo!
     
    Tienes que aprender a distinguir y diferenciar los espacios (ahora lo llaman 3D, y cosas así por el estilo). Te lo dice uno ‘de letras’, de algunas letras, no de todas, tampoco vamos a ser extremistas.
     
    Dios no puede bajar a verlos, por mucho que, ingenuo, le convoques a Dios a que lo haga: por una sencilla razón, de elemental arquitectura magisterial católica, que ubica eternamente, con toda certeza, a los que citas (Juan y Pablo) en las alturas de las esbeltas bóvedas celestiales divinas.
     
    Esa infalible razón es que algún papa católico los declaró infaliblemente Santos, a San Juan y a San Pablo.
     
    ¡Oh, sí! y cuando un papa declara Santo a una persona, es de FE que Dios obligatoriamente lo tiene que tener con él en el Cielo eternamente, que es donde habitualmente está Dios con los todos los Santos que le envían los papas desde el Vaticano, y con todos los salvados a los cuales papaSanPedro haya querido dejarles entrar en el Cielo (manejando hábilmente sus famosas llaves del Cielo, que le dan el control del Cielo, protector y residencia final de los Santos y demás salvados por estos papas).
     
    Ergo: Dios no puede bajar a verlos como tú le has invocado (quod erat demostrandum), porque por decisión papal esta pareja ya fueron ubicados para siempre arriba en el divino Cielo, el San Juan y el San Pablo.
     
    En esta indiscutible perspectiva espacial, la salvación celestial depende de los papas, con estas y otras facultades divinas que ‘les ha delegado Dios’ según el infalible Magisterio (esto es de Fe en el Magisterio, posiblemente porque Dios está ya prácticamente jubilado, en algún plan de prejubilaciones o así, y así los papas hacen el trabajo de Dios, en el que se han especializado, con estos resultados.
     
    Así unos papas santifican a otros … y todo queda en casa, en su casa –concepto espacial de la domus de los papas y sus secuaces-.

    Que no decaiga.

  • Antonio Vicedo

    La evidencia de gue bastantes de las afirmaciones de Benjamín Forcano, expuestas en su extenso artículo “Colón, pensamiento integrista sobre la familia”, son contrarias al Magisterio de la Iglesia es algo tan obvio gue no podemos sino remitir, a guienes estén interesados en encontrar luz en esta controversia, a gue repasen el artículo de Forcano, con pausa, detenidamente, y lo comparen, su contendio doctrinal, con el Catecismo de la Iglesia Católica. Simplemente.
    La lectura del párrafo anterior de tu comentario, jonás díaz ramos V, me lleva a preguntarme con seriedad y, si lo aceptas, con fraternidad, si has (o habéis) considerado alguna vez que el Catecismo de la Iglesia Católica, cuanto más, tiene la consideración de magisterio ordinario de la Iglesia, de ningún modo comparable al magisterio extraordinario,  que es el que desde la fe, compromete por decirlo de algún modo  al Espíritu Santo encargado de mantener la Misión de Jesús y que obliga a la aceptación plena por fe de lo declarado depósito de la Revelación.
    Afirmar que alguien que razonablemente discrepa de lo no declarado infalible está contra la doctrina de la Iglesia es, no sólo arriesgado, sino un pésimo juicio sobre quien, desde su razón lo que intenta es aportar ángulos de visión desde los que enriquecer la verdad.
    Hay que tener claro que, cuando quien puede y se le considera con  carisma para hacerlo, no cierra con su autoridad magisterial máxima una cuestión, es porque no puede, desde la comunión de fe con la Iglesia arriesgarse a ello. Esto significa que quien razonablemente discrepa, con posible carisma de teólogo desde esa Iglesia, no puede ser refutado con penalidad, sino con argumentos que tengan mayor valor razonable.
    Así que de “contrarias al Magisterio de la Iglesia”, ni obvio, ni siquiera claro; todo lo más , razonablemente discordante y propicio para el estímulo de una mejor argumentación por parte de ese magisterio ordinario que se apoya en lo razonable y no solamente en la fe.
    ¿Por qué tanto miedo, desde siempre, a la libertad de conciencia personal de parte de los acaparadores de todo magisterio?¿No hay escarmiento de haberse pasado de la verdad al error más sonado por suponerse emisarios del Altísimo que aún sopla donde , cuando y como quiere?

  • pepe blanco

    “Convertís la fe en pose erudita” (Carmen Bellver)
     
    ¡Caray! Yo pensaba, y sigo pensando, que precisamente eso es lo que llevan haciendo los teósofos cristianos desde hace casi dos mil años. Desde el mismo comienzo. Porque si algunos textos de Juan o de Pablo (los autores neotestamentarios) no son pose finísima y  eruditísima (para su época, claro, e incluso aún hoy), que baje Dios y los vea…

  • jonás díaz ramos V

    Párrafo 2, línea 2, dice “no nos permitió”; debe decir “no nos guiso permitir”. Gracias.

  • jonás díaz ramos V

    La evidencia de gue bastantes de las afirmaciones de Benjamín Forcano, expuestas en su extenso artículo “Colón, pensamiento integrista sobre la familia”, son contrarias al Magisterio de la Iglesia es algo tan obvio gue no podemos sino remitir, a guienes estén interesados en encontrar luz en esta controversia, a gue repasen el artículo de Forcano, con pausa, detenidamente, y lo comparen, su contendio doctrinal, con el Catecismo de la Iglesia Católica. Simplemente.

    No tenemos el gusto de conocer en persona a Benjamín Forcano, salvo en una ocasión, en plena militancia nuestra en el Movimiento Cultural Cristiano, en gue muy de malos modos no nos permitió, él en persona,  poner varios puestos de publicaciones militantes del citado movimiento apostólico, con ocasión de uno de los congresos de Teología de la Asociación de Teólogos y Teólogas Juan XXlll, pretextando gue los militantes del MCC al no ser progres sino papistas, no merecían estar allí. Creo gue los hermanos de Acción Cultural Cristiana sí se fueron, asimismo “expulsados” por Forcano; los del MCC, no.

    Mucho ha llovido desde entonces; de hecho, ninguno de los tres gue firmamos bajo Jonás Díaz Ramos V seguimos como militantes de una organización como el Movimiento Cultural Cristiano.

    Por lo demás, Forcano puede gue sea una persona maravillosa, no importa gue no estuviera especialmente maravilloso con los militantes del MCC gue allí estábamos, hace más del l5 años de ello,con ocasión de uno de los congresos. Sin embargo, bastantes de sus opiniones son las propias de un heterodoxo gue rompe la comunión con la doctrina del Magisterio. Allá él, pero es así. Puede gue Forcano sea y sobre todo desee ser un discípulo apasionado por Cristo y por su Iglesia, pero es un secreto a voces gue no es fiel al Papa, almenos por lo gue dice, no juzgamos intenciones ni su conciencia. Allá él, ahí ni entramos ni salimos, pero es así porgue él libremente ha optado porgue sea así, o bien porgue las circunstancias, experiencias y múltiples reflexiones llevadas a mejor o peor puerto en su vida, lo han traído adonde lo han traído. Desde luego, el gue ello sea así nos parece algo en principio trascendente, muy digno de tenerse en cuenta, muy respetable; nos apoyamos en algo gue poéticamente dijera León Felipe: “Nadie va hoy ni irá mañana a Dios por este mismo camino por el gue yo voy (…)”. 

    Sin duda, dentro y fuera de la Iglesia universal, la historia de la humanidad demostraría, hablemos así, gue millones de personas de vida e ideología heterodoxas fueron excelentes personas, y gue por contra millones de personas ortodoxas, muy conservadoras, fueron personas espantosamente hipócritas. El juicio sobre cada una de ellas, como es lógico reconocer, sólo pertenece a DIOS.

    Pero lo cortés no guita lo valiente: el sacerdote católico Benjamín Forcano, cualguiera gue sea su calidad humana y su fe cristiana -gue desconocemos completamente-, expresa unas ideas a menudo contrarias a la doctrina oficial católica. Es bueno gue los fieles católicos conozcan esto, y así se atengan a lo gue deseen atenerse.

    Nada más.      

  • Carmen (Almendralejo)

    La verdad es que entrar en lugares donde la primera vez, ya repele y seguir entrando o es cosa de masocas, o de tont*s de capirotes.
    Ni por prescripción médica entro en ciertos lugares, ni siquiera para ver si respiran o como lo hacen porque me la traen al fresco.
    Y haber puesto esta carta aquí es dar aire al fuego ¿Del infierno celestial? ¡POSIBLEMENTE, SEA CELESTIAL PERO INFIERNO PARA MUCHAS PERSONAS!
    Así que paso de este, que tendré tiempo de arder cuando vaya al real, y no al celestial de los carcas-las carcas

  • Maite Lesmes

    He olvidado mencionar una grave contradicción de Bellver: dice que no tiene nada contra la persona de Benjamín,  sino contra su trayectoria cada vez más escorada y radical.
    ¿Qué significa, pues, esta frase: “Benjamín Forcano y su opósculo publicado en Religión Digital son de vergüenza“.
    Sin comentario.

  • Maite Lesmes

    No voy a transcribir  difamaciones que BELLVER hace sobre B. FORCANO en su escrito “El legado de Benjamín F.” porque me resulta intragable su prosa barata y además ocuparía mucho espacio.
    Me refiero sólo a unas cuantas afirmaciones que hace y que requerirían una explicación:

    Dice que Benjamín ha hecho un daño irreparable en la Iglesia, ayudando a deformar numerosas conciencias católicas…
    “Cada una de sus afirmaciones es una puñalada en el Cuerpo de Cristo”. Dice que es un iluminado de la Nueva Era, que su estilo es zafio, que reconoce en su escrito un tono de amargura que le tiene envenenado…¡¡¡
    “Su tesis (?) forma parte de la historia larga de infiltraciones laicistas dentro de la Iglesia” (¡¡¡).
    Se percibe un tono despectivo al señalarle como “exclaretiano”, al referirse a su escrito como “opúsculo” (¿desconocerá Bellver que significa también artículo, ensayo?), al decir “Vds son respetables caballeros que viven en la ancianidad”, califica de heterodoxas, chulescas… sus ideas…
    ¿No son estos ej. difamaciones? ¿No debería esta mujer argumentar sus afirmaciones gratuitas?

    Encuentro además otras afirmaciones que
    no sólo serían difíciles de probar, sino que soin directamente sandeces:
    “Hay numerosas muestras de que la Iglesia nunca ha sido integrista. Ha sabido evolucionar y adaptarse a todas las épocas” (¡¡¡)
    “La iglesia continuará evolucionando” (querrá decir involucionando). Hay una frase que la define y que probablemente sea la única que ha escrito inconscientemente:
    “Sobrevivirá únicamente lo que aporte algo ala fe, DENTRO DE LA MAS ESTRICTA ORTODOXIA”.
    Tampoco  analiza ni argumenta estas brillantes pedorretas mentales.

    En qué estadio se encontrará para hablar a estas alturas del Cuerpo de Cristo, de la santidad, de la asistencia efectiva del E.S en la doctrina eclesiástica…

    Concuerdo totalmente con Juan Cejudo, quien afirmó que no lleva a ningun lado leer a esta bloguera, lo he hecho esta vez y doy por terminada mi atención a alguien que no la merece.

  • Maite Lesmes

    La intervención de Carmen Bellver hoy aquí es una prueba de la pésima calidad de sus escritos, tanto en la forma cono en el fondo.

    Su primera frase ya es incorrecta: “Hace muchos años yo estaba suscrita a Atrio” tendría que dar lugar a “Hace (muchos) años (yo)
    estuve …”.
    Se salta la concordancia de tiempos; abusa de los sufijos y términos despectivos: intelectualoide, izquierdista, opúsculo, pose…, que repite, como ocurre en el “artículo” de referencia y habitualmente, pues la repetición de términos es uno de sus recursos estilísticos.

    Sin embargo, no es la pobreza sintáctica y léxica lo más importante.
    Ni tampoco el desconocimiento de los signos de puntuación. Falta sobre todo una coherencia, una relación, un progreso, entre las afirmaciones que hace. Reconoce en Benjamín una serie de pensamientos propios hilvanados. Justamente Carmen tendría que aprender a hilvanar unas opiniones con otras para ofrecer un escrito
    consistente.
    Continúa acusando sin argumentar, atacando como defensa. No es necesario que concrete el resultado de su profundización en la fe, y podemos decir que mientras a ella el paso por ATRIO le ha hecho daño, otras muchas personas tenemos la experiencia opuesta. Ahora bien, afirmar que su escrito sobre Benjamín no contiene difamaciones
    y que el de Forcano “es de vergüenza”, sí requiere argumentación.

  • Carmen Bellver

    Estimado Antonio:
    Hace muchos años yo estaba suscrita a Atrio. Lo puedes comprobar si mantienes actualizado tu PC. Es decir que conozco bien el paño. He leido y profundizado en la fe. Pero no hacia la vertiente por donde van vuestros meandros. Tras largos años he comprendido que hay en vosotros una pose intelectualoide e izquierdista inmadura. El mundo ha cambiado. El muro cayó hace más de veinte años aunque parezca ayer. Y amí sólo me importa crecer en la fe.
    Pues bien, con vosotros no crecía sino que menguaba poco a poco. Ese es vuestro peligro. Convertís la fe en pose erudita. Y por último descalificáis mucho antes de que otros os descalifiquen.
    ¿Difamación integrista?. Buen título para el juego que lleváis entre manos. Pero no se corresponde con la realidad.
    No hay ninguna difamación en mi escrito. Benjamín Forcano y su opósculo publicado en Religión Digital son de vergüenza. Una pose intelectualoide sin un gramo de caridad. A ese escrito respondo con el mío. Ahora vostros os lanzáis al pin pam pum. Pues vale.
    Paz y bien.

  • Gabriel Sánchez

     He leido con suma atención a Benjamin y a la Señora Carmen Bellver…La primera cosa que me voy a permitir opinar, es una cuestión previa digmos el hecho concreto…El mismo Benedicto XVI, dijo algo así, como que hace falta teologos que nos plantean preguntas y obviamente el planteo de un teólogo, que nunca pude ser afirmación absoluta, es la exploración de camino nuevos, distintos que nos plantean preguntas valientes, creo que esa fue la palabra que uso el El Papa…segunda cuestión previa…en mi modestisima formación…tengo entendido…que esa concepción que la familia esta solo para la reprodución ha sido superada por la iglesia… otras cuestión previa y finalizo con lo previo, es que uno puede disentir con lo que plantea un teólogo, pero para hacer un intercambio constructivo, los argumentos teólogicos deben estar presente, lo que se confronta entonces, son argumentos teologicos…extrictos y criteriosamente planteados…ni la descalificaciòn personal…ni la de la  trayectoria del teologo digamos contrincante, son argumentos que construyan teólogicamente…por lo que no son para nada positivos, ni constructivos, todo estas cuestiones vuelvo a decirlo, son previas al caso concreto…

    Con respecto a la cuestion en concreto un a priori, desde el que me situo, por lo que no puedo decir que soy objetivo…tengo aprecio personal, a pesar de no haberlo conocido personalmente por Benjamin Forcano, a traves de la comunicaciòn por internet, he descubierto un hombre preocupado por las personas humanas concretas, sus angustias sus luchas, sus realidad, su sufrimiento y sus alegrias y comparto con Benjamin, su forma de hacer teólogia, es desde allí, desde la vida…desde la realidad, desde la historia concreta de hoy…(valga la contradición semantica), EL LUGAR DESDE DONDE HACER TEOLOGIA… dicho esto me voy a evitar analizar detalladamente ambos escritos y confrontar excesivamente ambos…Dire que en lineas generales coincido con muchos aspectos de los planteados por Benjamin, puede matizar en alguno e incluso discrepar en otro, pero no me parece que en general no plantee nada, que muchos no estemos planteando sobre un sector ultraconservador dentro de la Iglesia (no confudir un sector, con toda la Iglesia), que propone interpretaciones y praxis ultramontanas…

       Sin embargo, si uno recorre las practicas pastorales de la Iglesia católica en algunos aspectos se pueden ver busquedas, matizaciones, por ejemplo la pastoral de los separados…impulsada por obispos incluso, tratando de incluir pesonas que habiendose casado  se separaron…por diversas razones y volvieron a rehacer su vida con otra pareja, existe una pastoral inclusiva de estas personas en diversos lugares, incluso auspiciada por los obipos o en algún caso arzobispos en su diocesis, como practica pastoral…Esto nos habla de una busqueda…y eso es bueno, el Espíritu Santo Guia a la Iglesia ya veces se vale de sus fallas y de su humanidad, para hacer historia de salvación…eso no quiere decir que debamos por esto renunciar a develar la revelación, o a buscar con denuedo, lo que para cada situación concreta Dios nos esta diciendo…porque su AMOR…ES COMO EL VIENTO NADIE SABE DE DONDE VIENE…

    En otro orden de cosas, tal vez mi ignorancia sudaca no haya captado, pero en el escrito de la Señora Carmen Bellver…que tuve que leer fuera de atrio, porque tiene problemillas tecnicos, no me parecio percivir, ningún argumento contra las propuestas de Benjamin, sólo una apacionada descalificación…(a pesar de que dice que no es a la persona sino a la trayectoria), yo creo que es más personal…No sería honesto con gente que me conoce y que aprecio, todos saben mi posición acerca del aborto, lo que me ha valido que entre otros, una persona que estimo y respeto como JLHP…me haya tratado de conservador, yo creo que conservar la vida en todas sus formas…incluso la vida de los seres de la naturleza…cuanto más la vida humana, es impresindible y eso hace que este en contra del aborto…sin embargo…pero para nada la posición distinta de Benjamin u otros, me lleva a descalificar “su trayectoria”, ni su capacidad teologica, simplemente, reconozco que en ese tema pensamos y posiblemente sentimos distinto… Con cariño para todos… Gabriel

  • Antonio Vicedo

    Con esta frase de Oscar: “-¿Qué podemos esperar, sino hacer honestamente y con cuidado lo que tenemos que hacer?”; y estas otras dos atribuidas a Jesús en los evangelios: “No es el siervo más que su amo, ni en discípulo más que su maestro, si a Mí me han perseguido, lo mismo harán con vosotros.” ; y “- En esto conocerán que sois discípulos míos, en que os amáis UN*S A OTR*S., quiero condensar mi comentario a este hilo que agradezco, pues también yo, al asomarme por R.D. y leer el envite a la actitud de Benjamín por parte de Carmen, sentí vergüenza ajena de hasta donde se puede llegar sin coherencia entre las palabras y los hechos considerándolos ¿? ambos cristianos, eclesiales, católicos , o lo que sea, por parte de Carmen.
    Benjamín hace ya tiempo que que quedó tocado por la prueba que Jesús promete compartir  a sus siervos y discípulos.
    Yo percibí que recibiría este regalo, si seguía en su orientación incipiente, en un encuentro con él en la Misión Católica Española de Zúrich.- años 70- (Claretianos), estando yo por allí con tareas de la HOAC de emigrantes.
    Después no hemos tenido la suerte de compartir encuentros personales, pero he estado al tanto de su trayectoria comprometida, como la de tantos otros, y me alegré (valoro mi experiencia, desde nivel distinto al suyo teológico, de lo que comporta acercarse,o intentarlo honradamente, en el caminar en pos, al Jesús Maestro) cuando empezó a recibir mandobles de quienes actualizan la representación de aquellos otros que hicieron con Jesús, lo de oponerse y perseguir.
    No creo, que yo sepa, e intenté ofrecer ya hace tiempo algún comentario a lo que Carmen exponía en R.D. , que ella pueda ostentar esta señal con la que el Sistema de Poderes (sin excluir ¡! el religioso) marca, con celeridad y precisión asombrosa, a aquellos de quienes, con la astucia prevalente a la de los hijos de la luz, percibe de ellos seria y eficaz oposición y amenaza, por su solidaridad con la tarea de buscar y airear la verdad.
    Y aquí dejo la cosa, agradeciendo a ATRIO y a cuantos nos comprometemos a dialogar fraternalmente con la libertad de los hijos de Dios, este hilo de Mª. Victoria, sobre todo aquello que nuestra razón y experiencia nos permite, gozando de esa íntima convicción de que el ABBÁ de Jesús comparte su paternal goce, contemplándonos crecer con l*s suy*s, o intentarlo de verdad, al menos.

  • Les tengo que decir a las personas que han utilizado mi cara para pronosticar mi forma de ser que tal forma de proceder no es nada nueva porque los nazis tenían la llamada “Teoría del tipo” según la cual una persona era lo que su forma física decía que era.
    Por lo tanto, no andan ustedes muy alejados de lo que eran los nazis.
    Para que luego digan de uno.
    Y en cuanto a lo de los tipos delictivos de lo que escribo, me parece muy bien que se me diga eso a mí que soy Licenciado en Derecho. El problema es que a lo mejor y encuentro más en ciertas páginas religiosas (presuntamente) que atentan continuamente contra la religión católica y contra personas concretas. Aunque, a lo mejor, eso es demasiado arroz para tan poco pollo.
    Bueno… pueden ustedes seguir jaleándose unos a otros porque, con franqueza, será lo único que saquen en claro de páginas como ésta. Y, por favor, dejen de utilizar a personas de bastante edad para hacer lo que muchos no saben ni entienden.
    Agur.
     

  • oscar varela

    Hola!
    Cuando Tita Merello salía a barrer la vereda:

    http://www.todotango.com/Spanish/las_obras/Tema.aspx?id=Q36Pa7QeOA4

     
    Pipistrela

    Tango 1933

    Música: Juan Canaro

    Letra: Fernando Ochoa

    El botón de la esquina de casa,
    cuando salgo a barrera la vedera,
    se me acerca el canalla y me dice:
    “¡Pts! ¡Pipistrela! ¡Pts! ¡Pipistrela!”
    Tengo un coso ar mercao que me mira,
    que es un tano engrupido’e crioyo;
    yo le pongo lo’ ojo’ p’arriba
    y endemientra le pianto un repoyo.

    Me llaman la Pipistrela
    y yo me dejo llamar;
    es mejor pasar por gila
    si una es viva de verdá.
    Soy una piba con clase,
    manyen qué linda mujer…
    ¡La pinta que Dios me ha dado,
    la tengo que hacer valer!

    Ya estoy seca de tantos mucamos,
    cocineros, botones y guardas;
    yo me paso la vida esperando
    y no llega… el otario…
    Yo quisiera tener mucho vento
    pa’comprarme o sombrero y zapato,
    añaparme algún coso del centro
    pa’ dejar esta manga de patos…

     

  • juanito

    Eleuterio,la señora Bellver dice que Juan PabloII dice que la vida hay que respetarla desde la concepción hasta el final de la vida.Pregunto,¿que hacia entonces con Pinochet bendiciendole,sabiendo todo el mundo que era un asesino genocida?.
    No me contestes,yo te doy la respuesta,o era tonto(lo cuál no lo creo),entonces sencillo,pensaba como el,por eso algunos están en los altares,son como los politicos que se reparten las condecoraciones,la iglesia santidades.
    Sois como el perro del hortelano( ni jo….. ni dejaís jo….)Soy creyente,espero que por lo aquí escrito no me excomulgueís,aunque lo que vosotros digaís me la……..

  • pepe sala

    El Eleuterio es de ” armas tomar” y, como en su blog no permite las discrepancias, aprovecho su aparición para decirle, entre otras cosas que se me quedan en el teclado ( por razones de higiene dialéctica) que la mayoría de las opiniones que vierte ( más bien vómitos apestosos)  serían causa de DELITO  en cualquier sociedad verdaderamente democrática.
     
    Por ejemplo:
     
    Este artículo, si hubiese sido publicado en Alemania ( en relación a los NAZIS), el cara de extreñido ( Eleuterio) sería detenido y condenado por APOLOGÍA DE TERRORISMO.
     
    http://infocatolica.com/blog/meradefensa.php/1107181231-hoy-es-18-de-julio-75-anos-de
     
    En España , los ULTRAcatólicos tienen bula para seguir vitoreando y celebrando el mayor TERRORISMO que se llevó a cabo en el siglo XX. Y el tipo extreñido tiene la cara dura de venir por ATRIO vomitando sus fanatismos.
     
    Mire usted, Eleuterio. Me temo que por aquí hay muy pocos curas que visten con sotana, para disgusto de usted. Y, además, a veces, escribimos personas que hemos sufrido en nuestras familias las salvajadas de quienes usted tiene la desfachatez de vitorear.
     
    Váyase usted a mear las pilas bautismales y deje de mear ( ni ensuciar) los pocos lugares donde aún ( cada vez menos) se pueden expresar las personas medianamente LIBRES, aunque no vistan las sotana que tanto le inquieta a usted no nos pasemos el dia sacando brillo a las calvas de los santos católicos.
     
    Y si ésta propuesta no le convence, busque usted ayuda para su seguro problema. Si la cara es el espejo del alma, viendo su foto, le pronostico ( sin lugar a dudas) UNA RETENCION DE SEMEN de caracter gravísimo.
     
    Ale, majo… que te la pique un escarabajo…( Barragán dixit)
     
     

  • sarrionandia

    También entró Eleuterio y éste con su despectiva y deslabada literatura demuestra pertenecer a la caverna en la que no se busca la verdad sino la uniformidad  con el jefe

  • Juan Cejudo

    Muy de acuerdo con Mª Victoria en el contenido de su artículo. Ya leí el comentario de Carmen  en Religión Digital. Es una persona de corte muy tradicional, cuyos artículos no me merece la pena leer.

    Ella tiene especial fobia a todos cuantos en la Iglesia no piensan como ella y ataca ferozmente contra ellos. Contra Tamayo ha escrito varias veces con especial enquina.  Quiere rebatir a teólogos que tienen muchísima más preparación que ella y no puede…

    Creo que no merece la pena seguir ni leyéndola ni intentar debatir con ella. Es de ese tipo de católicos ultra que creen que la Iglesia es como un batallón militar donde uno manda y todos los demás deben obedecer ciegamente…

    Así hay varios artículistas en la Red cuyos nombres todos conocemos.

    Mejor no leerlos y pasar de ellos. Hay autores mucho mejores para leer…

  • Maite Lesmes

    Hombre, Eleuterio, no le había “visto” nunca por ATRIO. .. A ver si van a desfilar ahora por aquí todos los blogueros de Infocatólica, obispos que escriben en esta infecta publicación digital incluidos¡
    La que has armado, Mª Victoria¡  Tampoco te voy a decir lo que me sugiere la cara de este colaborador de infocatólica. Que también podría decir quién le ha soplado tu intervención. Como tampoco lo conocerás, amiga, te aconsejo no pierdas el tiempo en averiguarlo, es otro integrista intercambiable por cualquiera de ellos de estas webs que nos odian.
    Hay una diferencia enorme entre ellos y ATRIO: ellos pueden escribir aquí, sin embargo no permiten el acceso de los comentarios críticos a sus … producciones.
     

  • Maite Lesmes

    Mª Victoria, entre  las cualidades humanas y cristianas en que destacas, están tu finura de espíritu, tu amplitud de miras, tu positividad y benevolencia, tu auténtica espiritualidad, tu transparencia…
    Eres demasiado ingenua para captar las costras de que se pueden cubrir ciertas personas para intentar camuflar sus patologías personales y de su dimensión religiosa.
    Pienso, como Mª Pilar, que es inútil pretender que esta Belén Esteban de Religión Digital sea, no sólo capaz de dar razones de su fe, sino de aportar un solo argumento que justifique las contínuas descalificaciones ad hominem de los teólogos y teólogas progresistas
    que tiene habitualmente  en su punto de mira faltón y despiadado.

    Esta mujer no da argumentos, su retórica  populista consiste en atacar y descalificar en lenguaje vulgar, desprovista como está de una adecuada formación académica y no sólo teológica, con el facil recurso a las frases hechas, latiguillos, abuso de la adjetivación y de los dichos populares, muestra de la pobreza de su léxico y de su  discurso.  Enormemente subjetiva en sus apreciaciones, como muestra su abuso de la primera persona, contrasta sin embargo con su
    invencible servilismo a la autoridad eclesiástica y al catecismo, únicas guías de su ortodoxia acrítica.

    No voy a decirte, Mª Victoria, lo que me sugiere su cara ni te voy a contradecir en la benevolente edad que le atribuyes. Te equivocas al menos al atribuirle buena formación. No tienes más que asomarte a la forma y contenido de su prosa y a los lugares donde “publica” y se siente arropada, Infocatólica e Intereconomía, por citar algunos.

    Benjamín Forcano viene a ser hoy el blanco de sus exabruptos y fobias
    como lo son habitualmente JJ Tamayo, Juan Masiá,  JM Castillo, Margarita Pintos, Forcades, J Arregi, webs como Redes, Atrio, Fe adulta… que aporten racionalidad y libertad en las cuestiones de fe y humanidad.

    El recuerdo que Oscar trae a colación me lleva a la asociación de esta señora con el personaje de “la vieja (el) visillo” que escenifica José Mota:  http://www.youtube.com/watch?v=L3aSd7h2Ut0

  • sarrionandia

    Tres mujeres al habla y un varón.
    Carmen, agarrada y encadenada al catecismo.
    MªVictoria, buscando sin encontrar el diálogo.
    MªPilar, conocedora de mentalidades impermeables.
    Oscar. el  viandante. que termina poniendo un poco de sentido común.
    Seguimos? Vamos todavía

  • Con toda franqueza le tengo que decir a la señora que ha escrito esta especie de contestación al artículo de Carmen Bellver sobre el teólogo Benjamín Forcano que es de verdadera traca. Si de verdad quiere defender a Forcano haciendo uso de le teología que trae a mal traer a la Iglesia católica pues va dada y bien dada.
    Sería importante quién le ha dicho que comente el artículo de Bellver pues dice que lo ha leído “por indicación externa”. Seguramente no habrá sido nadie que valga la pena defender pues el resultado de la cogitación no es nada encomiable y más bien da cierta risa. Resulta tal fácil escribir algo  en contra de lo que ha escrito María Victoria Gómez por indicación de “alguien” que no pienso dejarlo pasar de largo.
    Con la ayuda de Dios el próximo martes, 10 de enero, le dedicaré mi artículo de InfoCatólica porque,  de verdad, oportunidades tan fáciles como la que ahora se ha brindado al escribir este artículo no se pueden dejar pasar.
    Espero que no se moleste Carmen Bellver pero me parece que ella misma podrá contestarle, si merece la pena, por su propia cuenta.
    Y, por favor, deje el lenguaje del “integrismo” porque está muy mal querer atacar a otros de tan infantil (y falsa) manera.
    Un saludo.
     
     

  • mª pilar garcía

    Siento decirle  Mª Victoria, que sería del todo inútil, intentar dialogar con Carmen Bellver.
     

    “Ella posee toda la verdad de la verdad…”

    Y cuanto no se ajuste a sus “convicciones” es falso, errático, denunciable, descalificador… por obra y gracia de su “saber y creer”…

    No puede comprender que cada ser humano responderá por si mismo con sus obras, y nada ni nadie (por ser seres libres, creados así por puro don) puede pensar, ni obrar, ni querer; con la mente de otro ser creado.

    Leyendo las duras críticas de Carmen, a cuantas personas piensan diferente a ella:

    “Son temibles, durísimas, insultantes”

    Claro que sus seguidores, están encantados, le dan alas, y todas esas personas a una, se convierten en un nuevo jurado “inquisidor”.

    Es muy triste pero cierto; por salud mental y hasta física, opté hace ya mucho tiempo, no perder ni un minuto en leer tanta… (Cada cual le ponga el nombre que le parezca más indicado a su labor).

    ¿Como se puede leer el proyecto de Jesús de Nazaret, y arremeter con tanta inquina, ante las personas que pensamos diferente a ella… y a sus admiradores?

    ¿Que pensamiento bueno, positivo, enriquecedor, se puede extraer de sus críticas?

    Jesús dijo unas cuantas frases, que no tienen desperdicio:
     

    “No juzguéis y no seréis juzgados, no condenéis y no seréis condenados, perdonar y seréis perdonados, quien a yerro mata a yerro muere… etc.”

    De Benjamín Forcano ¡que decir! su vida y obra le acompañan como a todos los que ha citado; donde también hay muchas mujeres, luchando por una ventilación y limpieza de tanto “derramado” encima del hermoso Proyecto de Jesús de Nazaret.

    Nos consuela saberle acogido por quienes como el, claman, caminan, trabajan, sufren, por una iglesia de hoy, para hoy; tomando todo lo bueno que en ella existe y guardando en los baúles del recuerdo, todos los pensamientos humanos impuestos sin razón alguna evangélica.

    No hay que asustarse, si hacen callar a los seguidores del Maestro:

    ¡¡¡Hasta las piedras hablarán!!!

    Porque este proyecto de Jesús es: ¡Vida!

     
    Para cuantas personas de buena voluntad ansíen seguirlo e intentar vivirlo con toda sus mentes, sus fuerzas  sus corazones; y ahí sin dudarlo, siempre estará la fuerza del Espíritu de Jesús, que enciende nuestros corazones.

    mª pilar

  • oscar varela

    Hola!

    Dice la Autora:

    – “Pero comprendo también que esto se presta a intervenciones inacabables y que como nos excedemos en palabras, podría resultar un volumen ESPASA.”-

    ¿Y entonces?
    ………………..
    Era agradable, cuando niño,
    ver a las viejas del Barrio
    en la vereda, pañuelo en la cabeza y escoba en mano,
    opinar sobre el vecino de la esquina.

    Los chicos nos sentíamos acompañados
    aunque también, vigilados.
    …………….
    Otra cosita que a veces se descuida:

    – “aumentar la confusión que reina en tantos fieles (todos hijos de la Iglesia pero con muy escasa formación)”-

    La experiencia que tengo es que no solo ni principalmente “los fieles”
    sino el curerío, jerarcas incluídos, tienen
    -junto a la escasa formación-
    algo mucho peor, grave e insanable:

    “la decencia alerta de preguntarse y ponerse a averiguar
    qué esta pasando, eso que pasa delante de sus narices”

    Es cada vez más ¡Urgente! un Criterio de poda
    al frondoso chiquitaje del rumor.

    ¡Vamos todavía! – Oscar.

    PS.: Las barbaridades dogmáticas y pastorales más grandes las he escuchado de Obispos y Arzobispos argentinos después y durante el Concilio VatII.
    Poc a poco hemos entrado en una época de “superchería” anti-racional.
    ¿Qué podemos esperar, sino hacer honestamente y con cuidado lo que tenemos que hacer?

Deja un comentario