Otros temas

Autores

Archivo de entradas

5430 Artículos. - 86371 Comentarios.

Estrategias para defenderse de la ofensiva conservadora

Oscar Varela nos ha enviado este documento desde Argentina. Está elaborado por un grupo de cristianos que desde Quito se plantean cómo resistir el tsunami conservador que arrasa en la Iglesia Católica todos los movimientos de base y la Iglesia de los Pobres. Y esto no sólo en Ecuador (recordar Sucumbíos) sino en toda América Latina y en otros países como España. Hay que ser sencillos como palomas pero astutos y realistas para combatir el aplastamiento y la marginación que vienen del Vaticano.

La iglesia de los pobres y la ofensiva conservadora: lecciones y dilemas de nuestra estrategia

Comisión de Vivencia, Fe y Política, junio de 2011

América Latina ha sido vista recientemente como el único continente que pasó de la resistencia a la construcción de alternativas al neoliberalismo. Sin embargo, la política económica de los gobiernos “progresistas” deja ver que si bien las políticas implementadas se alejan del neoliberalismo en su versión ortodoxa, al mismo tiempo distan de ser una alternativa al capitalismo mundial. En Ecuador, el verdadero horizonte del Gobierno es una economía extractivista con explotación minera a gran escala. El gran desafío de los movimientos populares y de izquierda es convertirse en factores decisivos que presionen por un cambio radical y profundo que siente las bases de una sociedad pos-capitalista. Semejante desafío resulta más complejo y difícil cuando estos movimientos tienen que enfrentar no solo a la acción de la derecha sino a la represión y persecución de estos mismos gobiernos “progresistas”.

En el plano eclesial asistimos a uno de los momentos más altos de la ofensiva conservadora liderada por el Vaticano. El vertiginoso ascenso a los altares de Juan Pablo II, principal gestor de la contrarreforma eclesial, simboliza esta ofensiva. El Vaticano posiciona a los movimientos eclesiales más conservadores como el OPUS DEI o Heraldos del Evangelio (Tradición Familia y Propiedad) en antiguas diócesis progresistas con la finalidad expresa de liquidar todo lo que quede de la teología de la liberación. A pesar de las resoluciones en cierta medida progresistas de la V Conferencia del Episcopado Latinoamericano realizada en Aparecida en mayo del 2007, las estrategias de resistencia de los grupos populares eclesiales han sido extremadamente débiles.

El conflicto en la Iglesia de Sucumbíos muestra la fragilidad y potencialidad de los procesos liberadores ante la ofensiva conservadora. La importancia de la expulsión de los Heraldos del Evangelio no puede ser minimizada. Es un gran logro de la resistencia de la Iglesia de los Pobres. No era fácil conseguirlo y todos debemos felicitarnos y felicitar a los hermanos de ISAMIS. Pero en el fondo persiste un problema de estrategia. Hacia fines de los años 1960 e inicios de los años 1970 la iglesia latinoamericana pretendía hacer de la Iglesia católica una “comunidad de comunidades”. Esa pretensión ha fracasado. Como bien lo planteó José Comblin cuando nos acompañó en el Primer Encuentro de Iglesia de los Pobres en el año 2006, “era ingenuo pensar que toda la iglesia iba a transformarse en una comunidad de comunidades pobres. Esto era ignorar la historia”.

Debemos revisar esa estrategia urgentemente. Una mirada a los procesos eclesiales populares que hemos vivido nos permitirá identificar los principales dilemas estratégicos que enfrentamos y nos servirá para rectificar con miras a crear las condiciones básicas para resistir en mejores condiciones la ofensiva vaticana. Presentamos a la discusión nuestra lectura de cuáles son esos dilemas centrales y cuáles los desafíos para una estrategia renovada.
•    Trabajar en silencio vs opción profética

Hasta ahora amplios sectores de la Iglesia de los Pobres han caminado subordinados a la institucionalidad eclesial, buscando “no hacer olas”, evitando los enfrentamientos abiertos, las confrontaciones públicas y mediáticas. El costo de esta estrategia ha sido renunciar a un testimonio profético público y abierto. Esta estrategia sin duda contribuye a construir estructuras locales de base, se gana tiempo y se evita la intervención de las jerarquías conservadoras mientras se desarrolla un trabajo de base que requiere del rol activo y un liderazgo del clero. Pero a la larga se renuncia a la acción profética pública y se sacrifica la posibilidad de contribuir a crear un imaginario social de una iglesia distante del poder hegemónico, cercana a los intereses populares y a los procesos de lucha social. Una Iglesia que, como ocurrió durante los tiempos de Monseñor Leonidas Proaño, en momentos de conflicto puede activar una red estructurada de apoyos políticos, una importante movilización social y ganar la opinión pública de amplios sectores.

•    Trabajo local vs trabajo nacional

Hasta ahora la mayoría de la Iglesia de los Pobres ha privilegiado el trabajo parroquial, la organización local, y, en el mejor de los casos, una estrategia confinada al ámbito diocesano. Carecemos de espacios de articulación nacional con estructuras propias. El trabajo de la Iglesia Popular es prioritariamente localista y parroquial. Pocos han estado dispuestos a avanzar en procesos nacionales reales, en redes de comunicación, en estructuras que puedan activar la solidaridad entre los grupos locales. Los pocos vínculos continentales desarrollados muchas veces son solo formales sin que existan estructuras nacionales funcionales y efectivas. El resultado ha sido, entonces, un proceso organizativamente débil, disperso y políticamente vulnerable, sin liderazgos públicos aceptados y reconocidos.

•    Estructuras autónomas vs pertenencia a la iglesia institucional

En muchas ocasiones se ha visto con desconfianza la demanda de crear estructuras autónomas, independientes de la institución eclesial. Se lo ha considerado una amenaza a la unidad eclesial o una falta de identidad de Iglesia. Sin embargo, la verdad es que los únicos procesos que han sobrevivido luego de las ofensivas conservadoras han sido las estructuras construidas con autonomía frente a la institución eclesial. Su autonomía incluye lo económico, lo político y lo ideológico, y su dinámica no responde a las necesidades e intereses institucionales. Prácticamente todas las estructuras construidas sobre la base de la dependencia eclesial, si han sobrevivido, lo han hecho renunciando al compromiso liberador.

Esto es evidente en Ecuador. Dos obispos distintos, progresistas ambos, con dos estilos diferentes y con resultados similares. Monseñor Leonidas Proaño, con fuerte acción profética pública, que tuvo alcances nacionales y mundiales. Su acción pública le costó no pocos enfrentamientos abiertos con sus compañeros de episcopado y persecuciones por parte del poder político y económico. Por otro lado, Monseñor Gonzalo López Marañón, con una acción pastoral silenciosa, sin hacer olas, sin más denuncias públicas que las estrictamente necesarias y casi únicamente desarrolladas dentro del ámbito diocesano, con una acción pastoral casi desconocida, o conocida únicamente dentro de los ámbitos progresistas de la iglesia. Los resultados en ambas experiencias están a la vista: en Chimborazo lo que pudo escapar a los cambios institucionales fueron las organizaciones indígenas y populares que crearon sus propias estructuras independientes de la institución como el Movimiento Indígena de Chimborazo. Las que se llamaron “Iglesias vivas” (comunidades indígenas que incluyeron en sus dinámicas sociales la lectura del evangelio) sobrevivieron con dificultad debido en muchos casos a las dependencias que tenían frente a los sacerdotes que hacían las veces de dinamizadores y brindaban legitimidad y confianza a la organización. Las Comunidades Eclesiales de Base virtualmente desaparecieron, aunque algunas sobrevivieron en condiciones totalmente marginales, resistieron y existieron a la espera de que algún sacerdote llegara en su auxilio. Pero la dinámica de la iglesia de Riobamba sufrió un retroceso radical: más sacramentos, menos organización popular, más iglesia menos sociedad nueva.

Algo parecido sucede en Sucumbíos. Ante la llegada brutal y despiadada de los Heraldos del Evangelio, la resistencia más estructurada se organizó desde la Federación de Mujeres de Lago Agrio: la principal trinchera para enfrentar la ofensiva conservadora son las organizaciones populares y las organizaciones de la sociedad civil, apoyadas y sostenidas, sin duda, por las comunidades eclesiales de base. Aunque en este caso todavía está por verse el desenlace final y la manera en que quedarán las CEB, es claro que cualquiera que sea, las organizaciones eclesiales existirán mientras permanezcan sacerdotes, monjas u organizaciones religiosas afines a sus principios pastorales. Luego de la importante victoria de la resistencia al expulsar a los Heraldos del Evangelio ¿es razonable suponer que el Vaticano nombrará un obispo progresista afín a la Teología de la Liberación? Por supuesto, la respuesta es no. Aunque no puede descartarse que ocurra algún milagro, lo más probable es que el sucesor definitivo provenga de sectores moderados o conservadores que realice los cambios más pausadamente pero de manera igualmente implacable. Esto es lo que ha ocurrido en todas partes, de Riobamba a Los Ríos, de Guaranda a Cuenca. El resultado será seguramente el mismo: las estructuras construidas al amparo eclesial no resisten un cambio jerárquico. El caso de la Radio Sucumbíos es el mejor ejemplo de un reiterado error estratégico: dejar las estructuras liberadoras en manos de la Iglesia cuando pudo haberse trasladado su propiedad a manos de los laicos, de alguna comunidad con personería jurídica propia o de alguna organización social. Ninguna lucha social tiene garantías, pero es claro que hay mejores oportunidades para resistir los cambios impulsados por la jerarquía conservadora cuando hay autonomía laical.

Los dilemas estratégicos que hemos mencionado son verdaderos y nadie tiene la fórmula mágica para hacerlos desaparecer. Las estrategias silenciosas, parroquiales e internas de la iglesia, pueden exhibir logros importantes. Pero han tocado sus límites ante la presión conservadora de la Iglesia. Es hora de revisar estos aspectos estratégicos para que en cada sector la iglesia liberadora y las organizaciones populares estemos en mejores condiciones para resistir y para construir alternativas. ¿Necesitamos estructuras nacionales? ¿Cómo deben ser? ¿Necesitamos una voz pública? ¿Quién o quiénes deben lanzarse a ganar la opinión pública? ¿Necesitamos estructuras autónomas frente a la Iglesia? ¿Cuáles y cómo sostenerlas? Sobre todo, para modificar nuestras estrategias debemos poner nuevamente en su sitio lo esencial: el carácter “Reino-céntrico” de la iglesia de los pobres. Lo central es construir el Reino, “lo demás vendrá por añadidura”. Por tanto, hay que relativizar la institucionalidad eclesial, su estructura, sus prácticas, su distorsionado mensaje que traiciona el del evangelio. Hay que combatir decididamente la dinámica hegemónica de la iglesia. Y todo esto debería ser pensado a la luz de las luchas históricas de las víctimas del sistema, no desde el interés eclesial sino desde la necesidad urgente de combatir el sistema capitalista en crisis que genera todo tipo de desigualdades. La Iglesia de los pobres debe ser un instrumento más, junto a muchos otros, de este proceso de construcción histórica del Reino de Dios.

59 comentarios

  • pepe blanco

    Hace unos días escribía aquí mismo que la iglesia católica es de plastilina.
     
    Hoy, podemos aportar un nuevo ejemplo de ello: el mismo papa que hace un par de años aprobaba la celebración de la misa en latín, por el ritual antiguo, aprueba ahora las celebraciones “no estrictamente litúrgicas” de los kikos.

  • pepe blanco

    Pues a mí, el último comentario de los tres en uno me suena un poco a cachondeo.
     
    Y, si detecto a alguien malo en la iglesia católica es a Ratzinger. Pienso que es malo, muy malo, malísimo, porque, por ejemplo, tiene que saber que si hay una institución históricamente relativista es, precisamente, la iglesia católica. Y aún sabiéndolo (y si no lo sabe, entonces no es malo, es tonto o un iletrado) tiene el descaro de hacer como que critica el relativismo, sin que nadie sepa muy bien a qué dictadura se refiere.
     
    (Porque la iglesia es de plastilina. Lo que es asombroso de verdad es que haya conseguido dar la imagen de lo contrario. Dos mil años perfeccionando las diversas estrategias de control mental, dan sus frutos, sin duda.)

  • Javier Renobales Scheifler

    Las posesiones demoníacas o ‘del maligno’ son inventos supersticiosos interesados, supersticiones propias de creencias religiosas arcaicas, inventos como el diablo, satán, belcebú, el inicuo o el demonio, creados para desviar la atención respecto de los humanos, quienes somos en realidad los que hacemos/deshacemos el mal o el bien en cada caso.
     
    La Inquisición, terrorista como todo poder dictatorial (y el de la ICR lo es hoy como antaño), creaba por todas partes visiones de brujas, herejes y ‘poseídos por el malingo’: para a continuación asesinar en la hoguera a los que le interesaba asesinar.
     
    El afán de la Inquisición era someter a todos al Magisterio de los jerarcas, o echar a la puta calle (a la muerte) a los que no nos sometamos.
     
    Todos sus asesinatos eran en beneficio de los que se habían apoderado ya de la ICR desde hacía siglos.
     
    Esa mentalidad, que se inventa posesiones del maligno, llena de pensamiento mágico y oscurantismo, y que ‘ve’ poseídos donde le interesa, es consustancial a la ICR, a su ofensiva conservadora: en los defensores /conservadores de la ortodoxia fiel se mantiene necesariamente esta mentalidad arcaica, pues es imprescindible para mantener el poder de la ICR.
     
    En ‘El nombre de la rosa’, en plena Edad Media bajo el papado de Juan XXII, el inquisidor dominico Bernardo Gui, mientras ordena prender el fuego en la hoguera asesina, pregunta al reo que va a ser irremisiblemente abrasado:
     
    ¿Renuncias al Diablo?
     
    Y el reo fray Remigio da Varagine, benedictino que está a punto de ser quemado vivo en la hoguera acusado de herejía de pobreza apostólica y dulcinista en su juventud y asesinato, le responde con todo acierto: ‘el Diablo al que renuncio eres tú, Bernardo Gui’
     
    Y muere abrasado en las llamas del que actúa por mandato papal falsamente asistido por el Espíritu, magisterio que es responsable de los numerosísimos asesinatos de la ‘Santa’ Inquisición, hoy llamada congregación para la defensa de la fe (igual de ‘santa’ que su antecesora).
     
    Nuestras acciones no las inspira ni asiste ni dicta ningún Espíritu, ni Maligno ni Santo, sino exclusivamente nosotros mismos. Nos influimos unas personas a otras, eso sí, pero ningún Espíritu nos influye de ninguna forma.
     
    Ni a Hitler, ni al trío de las Azores cuando hicieron la guerra de Irak, les inspiró ni influyó ni asistió ni les dictó nada ningún Espíritu, ni maligno ni santo. Ni al papa Roncalli tampoco cuando hizo el concilio vaticano II, ni nunca.
     
    Esas pretendidas intervenciones de Espíritus (posesiones las acaban de llamar en el foro) son puro mito, puro invento, puro pensamiento mágico, pura superstición.
     
    Habría que tenerlo en cuenta, para defenderse de la ofensiva conservadora, a la que le son imprescindibles estas imaginarias intervenciones de Espíritus.
     
    Lo mismo sucede con las bendiciones de Dios: es pensamiento mágico creer que Dios nos bendice cuando alguno dice ‘que Dios te bendiga’. Ese reparto imaginario de imaginarias bendiciones divinas no es más que una proyección de un deseo infantil humano.

  • jonás díaz ramos V

    Cada vez nos parece más claro gue no pocos de los foristas de Atrio están, simplemente, poseídos. Poseídos por el Maligno, el Inicuo. Lo de solidaridad con los pobres no es más gue una coartada -salvo honrosas excepciones, los progres no son pobres; al contrario, suelen guerer vivir muy bien, regalonamente-;tal vez nos lo creeríamos si viniera de gente como Hélder Cámara, Edith Stein, Óscar Romero, y un largo etcétera, pero nos tememos gue procediendo de personas gue muestran un grande odio contra la Iglesia católica… De tan mundanizados  gue están -ganados en verdad por el Maligno, gue ha entrado a saco, a lo bestia en la Iglesia católica-, sus bocas hablan de lo gue su corazón rebosa. Ni más ni menos. Es como muy obvio todo esto.

    En fin. Bendiciones de DIOS, gue siempre han de ser bienvenidas.

  • olga Larrazabal (Chile)

    Hombre, Pepe, una cosa es nominar a personas que se consideran “protestantes” por ejemplo, y están orgullosos de serlo, y otra es usar adjetivos calificativos que sirven generalmente para descalificar.  En cuanto a la academia, también vale la reflexión personal.  Y no soy yo más calificada que tu, ni considero que seas ni tu ni yo mejor o peor por no creer en ninguna religión, siempre que no me etiquetes como una lata de tomates, ni me llames progre o retro, que no se que quiere decir. Y por último ¿Por qué estamos discutiendo que se  me olvidó?

  • Javier Renobales Scheifler

    Pues Jesús de nazaret, el judío marginal que no tenía dónde reposar la cabeza, no tuvo ningún amor, ni apasionado ni sin apasionar, por su Iglesia, que digamos.

    Lo que amó apasionadamente Jesús fue a los pobres, no a ninguna Iglesia, a los cuales quería traer el reino del Amor (bienaventurados los pobres porque de ellos es el reino), no ninguna Iglesia.

    Hasta el punto que fueron sacerdotes de su Iglesia (Caifás y su Sanedrín, el sumo pontífice, el jefe de su Iglesia) los que decidieron asesinar al judío Jesús de Nazaret, y lo hicieron en connivencia con los más poderosos, con el poder invasor militar del Imperio romano, el cual asesinó a Jesús por ser éste un sedicioso político (INRI).
     
    Jesús quiso traer el reino (y por eso lo mataron), y los sacerdotes han impuesto la poderosa ICR, que es en España la religión oficial de la derecha española y de los poderosos, cuya dictadura mató a tantos de la oposición bajo el mando del Caudillo de España por la Gracia del Dios de esa ICR dictatorial, en la que tan a gusto están los tres del nick Jonás.

  • jonás díaz ramos V

    No deja de ser lógico gue nos respondan como nos responden no pocos de Atrio. Es consecuente con la ideología progre -ojo, decimos progre, gue no de izguierda, gue no siempre es lo mismo-, empeñada en hacer daño a la Iglesia, siempre santa y meretriz, bajo múltiples mantos o coartadas, incluso la de pretender purificarla, amarla.

    Lo gue decía Guillermo Rovirosa, alma máter de la HOAC: “No se puede ser un verdadero apóstol de Cristo sin un amor apasionado a su Iglesia”. Pero cuando resulta gue hasta en la HOAC, JOC, JEC actuales y resto, la espiritualidad de encanranción de Rovirosa ni si cita, ni se cita, sustituida por movidas progres, ultrafeministas…

    Lo raro es gue no ya nosotros, gue apenas tenemos voz en la Iglesia católica, sino los obispos no los desautoricen a ustedes. Bueno, en realidad sí están desautorizados realmente, esto es obvio. Lo están. La mayoría de las movidas de la progresía católica están ya desautorizadas por los pastores de la Iglesia en comunión con el Papa.

  • pepe sala

    Pues habrá que pensarme mucho, Olga Larrazábal, con quien y donde se puede debatir.
     
    Porque, sin ir más lejos, el asunto que tanto te molesta a tí respecto a las comparaciones entre diferentes ( en el caso que nos ocupa entre protestantes o católicos) VIENE DE LA PROPIA REDACCIÓN DE  ATRIO, surgida del comentario del católico Juan González Bedoya. ( hermano, éste Juan, de un sacerdote católico que fue profesor de un servidor.)
    Demostración: ( en el hilo sobre los manirrotos católicos)
    “”¿Por qué la crisis se ha cebado más en los Estados del sur que en los del norte, de tradición protestante?””

    Según tu interpretación, es inútil entrar a valorar el comentario que divide a las personas entre protestantes o católicos.

    Pues a mí no me parece buena conclusión, por más que a tí te lo parezca, Olga Larrazábal. Siguiendo tu argumento, no sé qué coño pintan ( mos) aquí quienes no nos consideramos creyentes de ninguna religión.
    Puede que sea porque consideramos que se puede dialogar con cualquier PERSONA en igualdad de condiciones.

    Venga, pues. ( Seguro que tú, Olga, tienes una preparación académica muy superior a la mía y la de otros participantes de ATRIO. Lo cual no quiere decir que tengas más derechos y más razón en lo que dices.)

  • olga Larrazabal (Chile)

    Cuando alguien comienza una exposición  simplificando la realidad en “buenos” y “malos” o “retros” y “progres”  o en “blancos, anglosajones y protestantes” vs “latinos” o “morenitos” no vale la pena ponerle energía al debate, ya que es un problema de mentalidad que está asociado a falta de escolaridad y/o reflexión  y que esconde una tremenda intolerancia.    Y estos materiales no son aptos para el debate respetuoso y confiado.

Deja un comentario