Temas

Tablón de ATRIO

Anterior Siguiente
Último: 24-4-19, 11:45

Floren (2019-04-24 11:45:39) : LA VERDAD DE LA PASCUA. http://cartujoconlicencia.blogspot.com/2019/04/la-verdad-de-la-pascua.html

Equipo Atrio (2019-03-08 21:55:38) : Delcy Rodriguez, vicepresidenta de Venezuela, denuncia al criminal apagón en Venezuela criminal apagón en Venezuela [vídeo de 6 min.]

Equipo Atrio (2019-02-18 09:39:18) : Amplio y clarificador programa sobre Venezuela: La hojilla/a> ¡Magnífico analista argentino Marco Teruggi! ¡Larga charla pero imperdible!

Equipo Atrio (2019-01-09 12:31:08) : Entrevista a Tamayo en la Sexta: La Iglesia española sigue siendo franquista

Floren (2018-11-19 19:50:09) : Floren de Estepa escribe en su blog: CARTA A UN JOVEN QUE NO QUIERE VOTAR

Equipo Atrio (2018-11-16 10:06:45) : La verdadera despedida de Steve Jobbs Disgurfso de graduación https://www.youtube.com/watch?time_continue=12&v=vXJYrrLGNAo

» Pon una nota




Autores

Archivo de entradas

4870 Artículos. - 78215 Comentarios.

El Evangelio llegó tarde

Ocurre con frecuencia que, entre cristianos, se le da más importancia a los ritos, a las normas, a la organización, a la gestión de la autoridad o a los asuntos económicos (a todo eso), que a la fidelidad al Evangelio. Por eso, muchas veces me pregunto: ¿qué nos pasa a quienes nos consideramos creyentes en Jesús, que el principio rector de nuestras vidas no es justamente el mismo principio que rige nuestra forma de vivir?

Este problema –por lo que yo he podido informarme– viene de lejos. No es cosa de ahora. Se trata de un asunto que tiene sus orígenes en los orígenes mismos del cristianismo. La cosa se comprende en cuanto se tiene en cuenta cómo y cuándo se organizaron las primeras “iglesias”. Y también cuando se sabe cómo y cuándo, en aquellas primeras “iglesias”, se conocieron los evangelios, es decir, lo que fue la vida de Jesús y lo que aquella vida representa para nuestra vida.

Quiero decir lo siguiente: Jesús murió en los años 30 del s. I. San Pablo escribió sus cartas, a “iglesias” que él mismo había fundado, y de las que se sentía responsable, entre los años 49 al 56. Los evangelios, en la redacción que ha llegado hasta nosotros, se empezaron a difundir después del año 70 y no se terminaron de conocer hasta finales del s. I o quizá algo después. Los Hechos de los Apóstoles se redactaron entre los años 80 y 90.

Todo esto quiere decir que las primeras “iglesias” (de las que tenemos noticia) se organizaron de acuerdo con las ideas y creencias que les trasmitió el apóstol Pablo. Pero sabemos que Pablo no conoció a Jesús. Ni mostró interés por informarse de la vida terrena de Jesús. A Pablo “se le apareció” el Cristo resucitado y glorioso (Gal 1, 11-16; 1 Cor 9, 1; 15, 8; 2 Cor 4, 6). Es más, Pablo llegó a decir que el conocimiento de Cristo “según la carne” no le interesó (2 Cor 5, 16). Por tanto, hay indicadores suficientes para pensar que las primeras “iglesias” cristianas, de las que tenemos noticia, tuvieron su vida, sus esperanzas y sus motivaciones más determinantes en la gloria, en el cielo, en la eternidad, allí donde ellos pensaban encontrar al Señor de Gloria. La vida, el ejemplo, la bondad, la profunda humanidad de Jesús, todo eso, fue conocido por muchas comunidades, y por las más importantes “iglesias” de la primera hora, bastantes años más tarde, quizá veinte o treinta años después. Se puede decir que el “Señor glorioso” se adelantó al “Jesús terreno”.

Por esto he dicho que “el Evangelio llegó tarde”. Tan tarde, que, a no pocos bautizados, no nos ha llegado todavía. Esto es lo que explica, en definitiva, por qué nos preocupa más “someternos” al Señor glorioso que “seguir” al Jesús terreno. Y por eso ha pasado lo que tenía que pasar, estando así las cosas: tenemos un Cristianismo con mucha autoridad, pero llevamos una vida con muy escasa ejemplaridad.

13 comentarios

  • olga Larrazabal (Chile)

    Es más fácil creer en un Dios en el cielo, pedirle cosas, salud, que resuelva los berenjenales del mundo, hacer mandas a santos, dejar de comer carne los viernes, levantarle templos para adorarlo, incluso sacrificar humanos para adorarlo, siempre mirando hacia el Cielo, que bajar los ojos a la tierra, mirar al vecino que me molesta y saludarlo, compartir mis ganancias con otros que seguramente son flojos, como el hijo pródigo, organizar una sociedad que no excluya, recibir inmigrantes pobres y sucios en mi país, tratar bien a mi esposa o esposo o a mis hijos, no tirarle el coche encima a nadie ni participar en negocios sucios por muy rentables que sean. Toda esa discusión de como es Dios y de la moralina convertida en trascendencia, es para escamotear la simpleza del Evangelio y la dificultad que tenemos en practicarlo.

  • olga Larrazabal (Chile)

    Es más fácil creer en un Dios en el cielo, pedirle cosas, salud, que resuelva los berenjenales del mundo, hacer mandas a santos, dejar de comer carne los viernes, levantarle templos para adorarlo, incluso sacrificar humanos para adorarlo, siempre mirando hacia el Cielo, que bajar los ojos a la tierra, mirar al vecino que me molesta y saludarlo, compartir mis ganancias con otros que seguramente son flojos, como el hijo pródigo, organizar una sociedad que no excluya, recibir inmigrantes pobres y sucios en mi país, tratar bien a mi esposa o esposo o a mis hijos, no tirarle el coche encima a nadie ni participar en negocios sucios por muy rentables que sean. Toda esa discusión de como es Dios y de la moralina convertida en trascendencia, es para escamotear la simpleza del Evangelio y la dificultad que tenemos en practicarlo.

  • M.Luisa

    Para mi reflexión,  sobre el presente artículo, esta mañana me pregunto,   al unísono con J.M. Castillo  ¿Qué nos está pasando? ¿Qué nos pasa a quienes nos consideramos creyentes en Jesús, que el principio rector de nuestras vidas no es justamente el mismo principio que rige nuestra forma de vivir?

     
    En mi opinión  pienso que  toda la problemática  que presenta esta  cuestión se centra en el hecho de  que  nos hemos quedado tan satisfechos con nuestro mero o modo de  entender.   En él,  se produce ser, sí,  pero sin sentido, es decir, entes. Uno de los cuales nos  lo   ha facilitado como nos dice   Castillo,  la autoridad religiosa,  lo cual  nos facilita una forma de vivir pero que a la postre siendo fieles a Jesús se nos hace del todo insuficiente. Lo que necesitamos, pues no es entender sino comprender que es muy distinto. El comprender nos abarca por entero en cambio el ente  limita nuestro sentir y lo reduce  a un mero producir ser como forma de vida.
     
    Contrariamente  pienso que lo que ha de regir  en la vida del cristiano  es ese principio rector constitutivo y no productivo  al que apuntaba Jesús. Lo que  necesitamos  no es entender sino  comprender. Y en el comprender  lo que rige  no es la producción de ser en la cual   se pudiera   vivir   de una forma o de otra,   sino  que lo que rige  en la comprensión es el carácter constitutivo (no productivo) de la realidad misma.     En el ser entendemos en la realidad comprendemos.
     
    Pienso que es desde este horizonte  de la comprensión  en el que podemos todavía seguir yendo.

  • sarrionandia

    La metanoia es mensaje más certero que la resurrección paulina que tira más a la teoría. Y el Padre del hijo pródigo configura una estampa de Dios mecho más arrebatadora que las del Dios vengador de Pablo. Sin olvidarnos que quien le salió al camino de Damasco fue Jesús.

  • Iñaki S:S,

    A veces me cuesta un poco entrar en el debate dado el nivel de los comentarios.  Sin minusvalorar a nadie, el de Antonio Vicedo ma ha parecido ejemplar. Mi humilde impresión personal es que la teología paulina es en gran parte una construcción humana que, en manos de la ortodoxia romana actual, se ha convertido en la mejor técnica de vaciar iglesias. Retengo lo que decía, hace cuatro décadas nada menos, Louis Evely, un cura francés muy avanzado para su tiempo:
    “Cristo hizo todo lo posible para no pertenecer a la casta sacerdotal de su tiempo, para ser un láico que viviera la vida de las gentes sencillas, de los pescadores y de los pecadores. Para ser un hombre como todo el mundo, el Hijo de Hombre. ¿Qué hemos llegado a reconstruir nosotros?. Un clero tan compacto, tan autoritario, tan opresivo, como aquel otro clero que lo ejecuto”.
    De Pablo me he quedado con el…”ama y haz lo que quieras”. Es decir que..”lo que cuenta es el amor con el que se hacen las cosas”. Para seguir al Jesús histórico, no parece necesario salir de nuestra situación, de nuestra forma de ser, de nuestro propio nivel. Basta con que amemos un poco mas, con que sirvamos un poco mas.  ¿Será verdad que las mujeres públicas y los publicanos nos precederan, si nos descuidamos un poco ?.

  • mª pilar garcía

    Oscar amigo:
    Te anoto otro obispo ejemplar.
     
    Expulsado de Lago agrio- Ecuador:
    Gonzalo López Marañón.
     
    Vida ejenplar y lucha por mejorar la vida de los más ninguneados de su entorno.
     
    Lo hizo con gran fuerza… y eso, siempre molesta a Roma.
     
    mª pilar

  • juanito

    Por eso le persiguen al bueno de Pagola,por escudriñar en la humanidad de Jesús.

  • ana rodrigo

    Yo pienso que Pablo no se inventó su teología, más bien era buen conocedor de la tradición oral y/o escrita sobre Jesús, si bien él lo enfocó como cumplimiento de las promesas, y quizá no puso demasiado empeño en la vida terrenal de Jesús. Por tanto, claro que son complementarias. De hecho la Iglesia siempre ha tenido como prioritario el evangelio como fundamento, pero la teología la ha basado más en Pablo. No creo que haya que ver contradicciones, sino el dar más importancia a unas cosas que a otras.

  • oscar varela

    Hola!

    Ineresante la perspectiva.
    No es fácil decir lo que el señor Castillo dice.

    Al final afirma:
    – “tenemos un Cristianismo con mucha autoridad,
    pero llevamos una vida con muy escasa ejemplaridad.”

    También esto es interesante.

    La filosofía escolástica ha priorizado las 4 causas aristotélicas,
    con las que se constituye todo ser:
    Formal – Material – Final – Eficiente.

    La causa Ejemplar no se la hubo atendido suficientemente.
    No le había llegado el tiempo oportuno,
    pues no se había accedido al “método” adecuado
    para tratar “las cosas de la vida humana”: los QUEHACERES.

    Ese método es la Fenomenolgía y, en última instancia,
    la Interpretación (Hermenéutica).
    …………….
    Sin embargo, la Iglesia cristiana le dio desde un principio
    suma importancia a la “ejemplaridad” de las vidas humanas.

    Basta atender que el Ciclo litúrgico es doble:
    * uno el “Temporal“: de secuencia cuasi histórica
    * otro el “Santoral“: de secuencia memorial de vidas humanas

    El ciclo santoral no es otra cosa que el de las ejemplaridades.

    Castillo puede estar insinuando que la “Autoridad de Poder”
    se ha inclinado por un “manipuleo” de las ejemplaridades
    propuestas a los creyentes.

    Y en esto, tal vez, no le faltarían razones.
    ……………..
    En la Federación latinoamericana y caribeña de familias de curas casados , precisamente,
    estoy proponiendo “hacer memoria” de “pastores ejemplares ” de nuestro continente
    (Casaldáliga – Podestá – Proaño – Silva Enriquez – H. Cámara – Romero, etc).

    El apurado motivo de tal iniciativa se debe a que hay en vistas
    un Sínodo de obispos -Roma, octubre 2012-
    y ya se está procurando desde la Sede romana  “marcar la cancha”
    a esta iglesia latino-caribeña-americana.

    ¡Voy todavía! – Oscar.

  • ¿Hasta que punto esta dicusión se basa en “textos” más que en la transmisión  de “la noticia” por parte de una comunidad de personas, de las que los textos no son sino reflejo?. 

    Es decir, la “vivencia” de la comunidad ha de suponerse más rica que los propios textos que por razones puntules o generales se refieren a ella.

    Por otra parte ¿No parece excesivamente “dicotómica”  la contradición que se establece entre lo escrito por Pablo y los Evangelios?. ¿No habrá que pensar en complementariedad de textos – aunque fuese contradictoria –  reflejo de una realidad vivencial más rica que los propios textos?.

  • ana rodrigo

    Se podrá estar o no de acuerdo con esta tesis  que planeta Castillo, es decir que las comunidades de Antioquía, de Grecia o de Europa, se configuraron a partir de la teología de Pablo, y que Pablo desarrolló su teología desde el Dios de Abraham, Isaac y Jacob, el Mesías prometido por Dios, el que vino a redimirnos del pecado Adán,  resucitado y glorificado por Dios. etc. etc., y que lo más importante de la fe según él, es creer en la resurrección, ( “si Cristo no resucitó, vana es nuestra fe”) quizá comprendamos de otra manera la lectura del NT.
     
    Y si a Jesús se le conoció desde esta teología tan parcial, entenderemos mejor la teología que a través de los tiempos ha mantenido la Iglesia Católica. De hecho, yo observo que la teología actual es más paulina que jesuánica.
     
    El domingo pasado estuvimos compartiendo con Castillo acerca de este tema, y él hacía hincapié en que los evangelios son, ante todo, vida, no biografía (aunque algunos evangelistas den algunos datos biográficos), en los que no hay normas, ni rituales ni teofanías, sino una forma de vivir de Jesús, cuyo centro son los problemas de los demás, no los propios.
     
    Supongo que todo esto será muy rebatido por la teología oficial, supongo que no todos los teólogos estarán de acuerdo con esta tesis, supongo que las cosas no son blanco o negro, sino que hay muchos matices. Pero me parece muy interesante ir abriendo otros caminos a otras interpretaciones que no tienen porqué ser contradictorias entre sí. Si bien hay cuestiones bastante objetivas como, por ejemplo, comparar la teología cristiana con la paulina y darse cuenta que el peso de aquella tiene su base fundamental en Pablo, mientras que habrá que ir poniendo el acento con mayor empeño en los evangelios.
     
    Yo no digo que esto sea malo, ni bueno, ni mejor una cosa o la otra, lo que digo que es necesario saber por dónde nos movemos, si por un Dios lejano que resucitó u glorificó a Jesús, o por un Jesús de carne y hueso, que fue el que encarnó Jesús.
     
    A Pablo, judío fervoroso,”se le abrieron los cielos” (Damasco),el día que comprendió que el Jesús de los cristianos, encajaba con el Mesías esperado por su pueblo y su religión. Enseguida se marchó al desierto y, yo supongo, que allí tuvo tiempo de elaborar su teología a partir del buen conocimiento que debía tener de AT. También debía tener conocimiento de lo que hacían y decían aquellos cristianos a los que perseguía. Debía ser un hombre muy inteligente y preparado.

  • Carmen (Almendralejo)

    Esa sensación es la que he tenido desde que empecé a leer y conocer un poco a esta religión, es decir, que soy pertenezco a la religión paulina más que a aquella Comunidad con la cual Jesús nos hablaba de rehabilitar a las personas, y hacer una Comunidad sin élite y sin varitas mágicas vía organización religiosa.
    Tampoco de los Evagelios sabemos más de lo que quisieron, supieron  decir intencionadamente o por olvidos, aquellas personas que los escribieron.
    Aunque todo esto sería innecesario decir, si se hubiese tenido una real necesidad de recoger las Formas de Actuaciones que sí están redactadas en ellos, porque con esto solo toda la Religiones Cristianas hubiesen sido diferente desde esa raiz de la cual Jesús partió, y que no fue otra que la concepción de que la persona es libre y tiene postestad para entablara individualmente una relación con D*s.
    Que D*s no es ese D*s, todo poderoso del A.T, que se muestra como Rey absoluto para empoderar a naciones o pueblos, sino todo lo contrario, D*s, es ese ABBA, y esa MAMAITA que se aposta en el Camino de cada persona en cada encrucijada y en cada prueba para ser su apoyo y su hombro, su regazo y su seno…
    Todo lo demás son historias de hombres con ansias de poder y ganas de enriquecerse a costa de las penalidades de quienes necesitan ese bastón para las pruebas de esta vida.
    Gracias J. Mª Castillo
     

  • Antonio Vicedo

    Esto que nos presenta aquí Castillo explica, sin justificarlo, el que el cristianismo sufriera el matrizaje tradicional de las religiones intentando priorizar la relación de la Humanidad con el Dios invisible de “Las Alturas” por fe desencarnada, desdeñando o dejando muy en última preocupación la relación vivencial con el DIOS VERDADERO que se hace EMANUEL en y por Jesús, compartiendo ENCARNACIÓN, VIDA, TESTIMONIO, MENSAJE  y MUERTE con la HUMANIDAD desde las circunstancialidades por Él escogidas en coherencia a la MISIÓN QUE EL PADRE LE CONFIÓ.
    El meollo de su MESIANIDAD y TEOFANÍA está en su HUMANIZACIÓN que, al fin y al cabo es lo que concreta las posibilidades de ser MODELO VITAL para quienes no disponemos de otro inicio y desarrollo de vida humana que la que se va concretando en el proceso de nuestra existencia terrenal, sin que la tierra y su tiempo marquen el fin sin más proyección hacia la plenitud eterna y definitiva con la inmersión en la DIVINIDAD.
    La DONACIÓN AMOROSA DE DIOS a quienes había creado a SU IMAGEN y SEMEJANZA, la realizó con SU HUMANIZACIÓN, porque el AMOR UNE e IDENTIFICA  a AMANTE Y AMADOS, dentro de las posibilidades reales en que ello se puede concretar.
    Por eso en su HUMANIZACIÓN, perceptible  por los humanos como PRÁCTICA REVELACIÓN DIVINA,  “anonado LA DIVINIDAD en cuanto podía ser anonadada, y se nos presentó como HIJO DEL HOMBRE en TODO SEMEJANTE A NOSOTROS, menos en lo que hubiera sido incompatible con SU DIVINIDAD  solo ANONADADA, pero  NO reducida a LA NADA, de lo que según Él constituye SU ANTÍTESIS llamada PECADO.
    JESUS dice de SI MISMO ser LA VERDAD, LA LUZ, EL QUE SALVA  aquienes de salvación necesitan y no solo para la eternidad trascendente, sino para realizarse como les es propio a su condición de SUJETOS RACIONALES LIBRES Y RESPONSABLES en HERMANDAD UNIVERSAL por universal FILIACIÓN  de UN SOLO PADRE CELESTIAL.
    Jesús viene al mundo ENVIADO para que los HUMANOS lleguemos a SER HUMANOS, por no serlo empeñados en realizarnos individual y socialmente bajo la matriz de la desigualdad, la competencia, el poder de unos sobre los otros al socaire de LA RAZÓN DE LA FUERZA en lo que se concreta la caída en tentación de ser como DIOS para los demás.
    Jesús pone en la HUMANIDAD, en cada SER HUMANO, la concreción de la VOLUNTAD DIVINA y SU PROYECTO A SER REALIZADO.
    Por lo que la RELIGIÓN para ÉL y para los que LE QUIERAN ACEPTAR COMO DIOS (por la FE en SU RESURECCIÓN) se concreta en esa fidelidad confidencial  al ABBA (MAMI=PAPI) y en LA UNIVERSAL HERMANDAD HUMANA en la que nadie es realmente más pequeño que los demás, pues si a ALGUIEN asi se le quiere condicionar, el escogerlo ÉL como VIVA PRESENCIA SUYA, prueba y avisa de la radical FALSEDAD y DESEQUILIBRIO.
    No hay, según ÉL, otro CAMINO o MODO de RELACIONARNOS (RELIGION) con DIOS que el que pasa por SUS HIJ*S, NUESTR*S HERMAN*S.
    LA PIEDRA ANGULAR ya estaba preparada y puesta en su DISCIPULADO; intentar desecharla, convoca a ponerla de CLAVE mantenedora del edificio.
    Si el JESÚS HISTÓRICO del ENVIO, quedó, o sigue quedando retrasado en conocimiento, reconocimiento y valoración, no es por fallo total del DISCIPULADO COMUNITARIO ECLESIAL, sino porque nos cuesta vencer la tentación paradisíaca del deseo desordenado de recurrir a la falsedad  del modo para ser “como” el DIOS que pensamos y,como bien a nuestra medida nos atrae y seduce.
    Es de este pecado de origen, revestido de religiosidad, del que nos LIBERA la aceptación de la VERDAD DEL HUMANO JESÚS DE NAZARET, a quien podemos aceptar o rechazar, pero no, imaginariamente, recrear.

Deja un comentario