Temas

Tablón de ATRIO

Anterior Siguiente
Último: 24-4-19, 11:45

Floren (2019-04-24 11:45:39) : LA VERDAD DE LA PASCUA. http://cartujoconlicencia.blogspot.com/2019/04/la-verdad-de-la-pascua.html

Equipo Atrio (2019-03-08 21:55:38) : Delcy Rodriguez, vicepresidenta de Venezuela, denuncia al criminal apagón en Venezuela criminal apagón en Venezuela [vídeo de 6 min.]

Equipo Atrio (2019-02-18 09:39:18) : Amplio y clarificador programa sobre Venezuela: La hojilla/a> ¡Magnífico analista argentino Marco Teruggi! ¡Larga charla pero imperdible!

Equipo Atrio (2019-01-09 12:31:08) : Entrevista a Tamayo en la Sexta: La Iglesia española sigue siendo franquista

Floren (2018-11-19 19:50:09) : Floren de Estepa escribe en su blog: CARTA A UN JOVEN QUE NO QUIERE VOTAR

Equipo Atrio (2018-11-16 10:06:45) : La verdadera despedida de Steve Jobbs Disgurfso de graduación https://www.youtube.com/watch?time_continue=12&v=vXJYrrLGNAo

» Pon una nota




Autores

Archivo de entradas

4876 Artículos. - 78290 Comentarios.

¿Hacia el cisma de los laicos?

Nada sabía de los “lolardos”, hasta que comencé el libro que me he regalado para mi 34 cumpleaños. “La comerciante de libros” de Brenda Vantrease. Según revela la novela y da fe la historia, los “lolardos” fueron considerados herejes en el siglo XIV por la iglesia católica, por aspirar a la traducción de la Palabra de Dios y su llegada a todas las manos; así como su aspiración a la reforma. Fueron condenados, porque su iniciativa se consideró cismática, y por ello condenatoria.

El cisma, como concepto es creado por la iglesia desde que esta, siente la necesidad de defender el uso de su única verdad, a costa de lo que sea. Cismático es el que desobedece a la autoridad eclesiástica, pero mantiene la unidad de la fe. Como ejemplo cito la carta “Adeone te” al obispo Juan, a comienzos del año 559, por manifestar su disparidad de pensamiento con el papa Pelagio I; “¿Hasta que punto te falló la verdad de la madre católica, que no te consideraste inmediatamente cismático, al apartarte de las sedes apostólicas?” No abriré aquí un insulso debate sobre la autoridad y la posesión de la verdad aderezada con el tema de las llaves de Pedro, no se trata se eso. Pero se tratan estas letras de la cercanía o lejanía, que los fieles o bautizados mantenemos con la iglesia.

Yo no aliento un cisma, aunque en mi juventud me sorprendo de que no estallara en los tiempos que corren. Lo que advierto es que el cisma esta presente, aunque aun este larvado en la sociedad cristiana. Mi tienda es lugar de paso y de conversación para amigos y ajenos. La semana pasada, la conversación con una mujer y madre de familia nos llevó a hablar de la fe. ¡Figuraos, en el mostrador de una tienda! La señora manifestó con claridad su hartazgo, “sobre aquellos que solo condenan posturas llamadas antinaturales, cuando luego disuelven un matrimonio canónico previo pago de su importe. Aquellos que un domingo te hablan de Dios y de la justicia y la paz del evangelio, y al siguiente Domingo te aconsejan educadamente a quien votar. Aquellos que piden por Dios pero no dan ni por la virgen”, -dijo la mujer ante mí-. Palabras duras, de acuerdo; como dura es la realidad de la vida.

Sinceramente me adolecí, pues este testimonio no es de una encuesta demoscópica, pero es reflejo del sentimiento generalizado que sienten muchas personas.

Que conste que me adolecí, no por “aquellos” que nombraba la señora y que todos sabemos quiénes son; sino por la mujer y su herida sensibilidad. Porque en este tiempo más que nunca, puede ser la fe, la salvaguarda para mantener el ánimo esperanzador y el empuje necesario para continuar hacia delante. Pero la gente esta cansada de que se les diga que vayan a misa los domingos, pues eso y las obras de misericordia, agradan a Dios. No justifico estas palabras, pues la vivencia de la fe puede ser una cosa y la practica de la religión otra distinta aunque conexas.

Y esta señora y su planteamiento no son exclusivos. Tras ella, esta el esposo, y los hijos y familiares, dispuestos a la influencia de sus vivencias y pensamientos. Ella es portadora de este nuevo sentir hacia la practica de la fe, y probablemente sean de los que solo vemos en las iglesias para acontecimientos culturales.

¿Quiénes llenan las iglesias en este momento? ¿Quiénes son hoy la esperanza de la Iglesia? Salvo Comunión y Liberación, Opus Dey, los Kikos y catorce mil ramas católicas de pensamiento ultra conservador en este continente y aquel; una gran mayoría de las personas bautizadas pasan olímpicamente de la iglesia, -permítaseme la expresión-. ¿Dónde dejamos el capitulo de la libertad de pensamiento en nuestra comunidad cristiana? Porque, si eres laico y no estas comprometido, quizás ni se dignen mirarte los obispos; pero como estés consagrado u ordenado, prepárate para hacer uso de tu libertad pues te freirán como a san Lorenzo.

¿Quién se adolece de la exclaustración del apreciado franciscano Arregui, salvo los libre pensadores? Aquellos que no ven solo una isla en el horizonte, sino una miríada de ellas para ponerse a su resguardo y desde tal o cual isla, contemplar a Dios y el mundo. ¡Porque, no solo existe la isla vaticana! El teólogo Castillo, es otro que en la madurez de su vida manifiesta su salida de lo clerical, para poder tener autentica libertad de expresión y de pensamiento.

De los curas casados ya no hablamos, pues tienen la boca seca de hablar de estos asuntos. Y los laicos progresistas y críticos, que algún día estaremos aunque sea en la clase baja de la teología, ¿qué será de nosotros? ¿Nos enviarán un “monitum” a casa con un rollo de precinto del gordo, para que nos lo pongamos en la boca? Lejos quedaron aquellas palabras del cardenal Tarancón citadas por Miret Magdalena, cuando decía sobre la critica que: “es improcedente para la mayoría de obispos, sacerdotes y cristianos piadosos, y sin embargo, la critica no sólo es conveniente, sino necesaria en la Iglesia; […] para despertar a los dormidos y para estimular a losa cobardes”.

Pienso que el cambio está presente, es inevitable. Será doloroso, pasará por la cruz; pero será efectivo. Lo que ocurre es que a excepción de los grandes cismas, las grandes separaciones; la separación actual es mas desgarradora pues hace que muchas personas cuya fe se cimienta –en parte- en la estructura clerical, le fallen los cimientos de la misma y vean poco a poco caer el edificio mental que tienen como Iglesia católica.

Los matrimonios cristianos no canónicos –heterosexuales u homosexuales-, celebrados en comunidad con ausencia del sacerdote, son ya una realidad. Hay personas a las que no les importa que en un libro de la parroquia digan que están casados. Unión civil a efectos legales, unión cristiana ante los ojos de Dios y la comunidad, pues ya sabemos que el sacerdote es testigo de la iglesia, ya que son los esposos los que se administran mutuamente el sacramento. No entro en discusión sobre la procedencia o improcedencia de estos acontecimientos dados en comunidades, pero lo que seguro no haré es condenarlos.

Lo seguro es que para estos y otros muchos, el sacerdote hoy en día no es ni representación ni garantía de la presencia de Jesús. Es uno más entre los presentes, admiten estos.

Desde luego, lo que tengo claro es que me niego a marcharme de la Iglesia de Jesús. Y quien me invite a ello, tendrá frente a él la determinación de una persona que antepone el amor, la fraternidad y el respeto ante cualquier ley o disposición concreta.

El pueblo es sabio, en el reside el germen de lo laico en el cual se introdujo Jesús, al bajar al lodazar de la rivera del Jordán.

Vivamos expectantes este proceso continuo de cambios, desde la serenidad y desde la contemplación. Confirmemos continuamente nuestra fe, abrazados a los hermanos y dispongamos los corazones, para ayudar a quien nos precise. Los formulismos y protocolos vienen solos, pero el evangelio es vida y la vida nos corresponde vivirla a nosotros, con la ayuda de Dios y la asistencia de su Espíritu.

Atentos pues.

[Del blog Cartujo con licencia propia]

3 comentarios


  • Antonio, agradezco tu bello comentario. Lo bajé a mi “biblioteca de pepitas” pare seguir reflexionándolo con frecuencia y compartiéndolo cuando encontrara otros buscadores.
    Un gran abrazo,
    Justiniano de Managua

  • Antonio Vicedo

    ¡Ya ves, Floren de E., tener que recurrir a los “loardos” para encontrar referencia a lo que ha sucedido permanentemente en la Iglesia Cristiana!  Y creo que con fundamento evangélico, si algún contenido tiene aquello de Jesús, cuando se atribuye la condición de BUEN PASTOR y la diferencia de la de LOS ASALARIADOS, ambas provocando distintas actitudes en los componentes alegóricos del REBAÑO.
    ¿Para conceptuar el palabro CISMA se tuvo y se tiene en cuenta lo que Jesús afirmó como señal de reconocimiento a su DISCIPULADO: (Ju. XIII,35) “En esto conocerán que sois DISCÍPULOS MÍOS, si OS AMAIS UNOS A OTROS? ¿O en otras subordinaciones como las referidas a pastor y asalariado en las que la obediencia o rebeldía  más bien dependen de la conducta , por ellos adoptada, respecto a los confiados?
    Pero claro, cualquier PODER tiene que asegurarse férreamente la obediencia de los sin poder, si quiere mantener su concreción real. De aquí el aforismo tantas veces aducido de que: Quien obedece, nunca se equivoca; y el otro que la Obediencia es una virtud, pues el SUPERIOR ostenta la REPRESENTACIÓN de Dios, aunque esté en vigor el “NO CONSIDERÉIS, NI LLAMEIS A NADIE PADRE SOBRE LA TIERRA, PUES SOLO EL CELESTIAL ES PADRE.”
    Tal vez aquel “punto suelto” de los loardos fue lo que alertó básicamente al PODER y se precipitaron a recogerlo como hacen las artesanas de la calceta; porque dejar suelto que todos pudieran, en su propia lengua y cultura, conocer, entender y comprender al JESÚS EVANGÉLICO, era el riesgo de que se deshilachara toda la urdimbre estructural de poderes y subordinaciones eclesiales, que es lo que progresivamente ha ido aconteciendo y, al presente, se acelera sin posible contención.
    Porque se va ya entendiendo teórica, pero también de modo especial  prácticamente, que IGLESIA no son los TEMPLOS, ni lo que en ellos sucede o se realiza, sobre todo cuando falta lo fundamental: LA COMUNIDAD=ASAMBLEA DE HERMAN*S , de lo que procede el concepto y palabra IGLESIA.
    Porque, si a la presencia viva y permanente de Jesús quieren referirse, ciertamente que se encuentra en cualquier COMUNIDAD=ASAMBLEA=IGLESIA REUNIDA EN NOMBRE DE JESÚS,sea cual fuere el lugar de reunión, ¡PERO! de jesús es la promesa: “-DONDE DOS, o MÁS, SE REUNAN EN MI NOMBRE, ALLI CON ELLOS Y ENTRE ELLOS ESTOY TAMBIÉN YO”
    Con lo que la garantía de SER IGLESIA (DISCIPULADO o   CUERPO del que Él es CABEZA,  se atribuye de modo consciente a la FE en JESÚS, concretada en EL AMOR UNIVERSAL PRÁCTICO, y la inconsciente, en la PERTENENCIA MISMA A LA HUMANIDAD que ÉL se INCORPORÓ por MISIÓN CONFIADA POR EL PADRE.(Parábolas del Hijo Aventurero; de Los trabajadores de la viña TODOS igualados en SALARIO; de La Oveja Descarriada y Plenitud en el Aprisco, etc.)
    Por ello lo que toca ahora es afianzar nuestra convicción de conciencia, y acreditarlo con nuestro testimonio,aquello de Pedro: -“HAY QUE OBEDECER A DIOS (=EL CONOCIDO ES JESÚS) ANTES QUE A LOS HOMBRES”; como también el que no es lo mismo SER IGLESIA, que ir a los TEMPLOS, ni lo mismo ser FIELES que SUBORDINADOS OBEDIENTES de ningún PATRIARCADO HUMANO.
    La ÚNICA CREDENCIAL de cualquiera que se precie de representar a JESÚS es la práctica de LA MISIÓN por ÉL CONFIADA: “-COMO EL PADRE ME ENVIÓ, ASÍ OS ENVIO YO A VOSOTROS”.

Deja un comentario