Temas

Tablón de ATRIO

Anterior Siguiente
Último: 9-9-19, 17:49

Floren (2019-09-09 17:49:55) : Papa Francisco, ¿pastor o gobernante? http://cartujoconlicencia.blogspot.com/2019/09/el-papa-francisco-pastor-o-gobernante.html

José María Rosell (2019-09-01 21:51:18) : Pequeño video que explica de forma sencilla las inmatriculaciones de la iglesia: https://youtu.be/Dl8Jcu8zWe8

Equipo Atrio (2019-07-26 22:56:17) : Un excelente programa colombiano de TV: MARIA MAGDALENA, UNA LEYENDA HECHA MUJER... por Carmiña Navia.

Floren (2019-04-24 11:45:39) : LA VERDAD DE LA PASCUA. http://cartujoconlicencia.blogspot.com/2019/04/la-verdad-de-la-pascua.html

Equipo Atrio (2019-03-08 21:55:38) : Delcy Rodriguez, vicepresidenta de Venezuela, denuncia al criminal apagón en Venezuela criminal apagón en Venezuela [vídeo de 6 min.]

Equipo Atrio (2019-02-18 09:39:18) : Amplio y clarificador programa sobre Venezuela: La hojilla/a> ¡Magnífico analista argentino Marco Teruggi! ¡Larga charla pero imperdible!

Equipo Atrio (2019-01-09 12:31:08) : Entrevista a Tamayo en la Sexta: La Iglesia española sigue siendo franquista

Floren (2018-11-19 19:50:09) : Floren de Estepa escribe en su blog: CARTA A UN JOVEN QUE NO QUIERE VOTAR

Equipo Atrio (2018-11-16 10:06:45) : La verdadera despedida de Steve Jobbs Disgurfso de graduación https://www.youtube.com/watch?time_continue=12&v=vXJYrrLGNAo

» Pon una nota




Autores

Archivo de entradas

5028 Artículos. - 80706 Comentarios.

La educación pública a desguace

Llevamos cuatro años escuchando, sufriendo o siendo espectadores impotentes de un fenómeno global, llamada crisis financiera y que está afectando más gravemente a quienes nunca habíamos especulado con dinero ni propio ni ajeno. Yo, personalmente, por más interés que pongo en enterarme de qué va la cosa, menos me entero. No me entero del porqué, de repente, vino este tsunami y se llevó a tanta velocidad todo lo que pensábamos que tenía una cierta consistencia, como es el estado de bienestar. No acabo de enterarme a dónde han ido las millonadas de euros o dólares que decían existir en los bancos o en los mercados inversionistas y especuladores.

En cambio sí me he enterado de sus consecuencias: se han enviado al desguace a millones de puestos de trabajo, se han enviado al desguace, si es que no estaban ya, a muchos países que no contaban entre los elegidos por capital y por tanto, serán un poco más pobres, si cabe. Sí me he enterado que se ha enviado al desguace el estado del bienestar y aspectos sociales tan concretos como la sanidad y la educación.

Me voy a detener un poco en la situación educativa en España en estos momentos de crisis. Siempre he estado convencida de que de las crisis se sale fortalecido, porque, al tocar fondo, el ser humano saca sus mejores recursos para hacer posible una mejor realidad, es decir solemos aprender de los fracasos. También estoy convencida de que hay crisis de las que se renace con cierta prontitud, pero una crisis en la educación lleva a un pueblo a tiempos de los que ya casi nos habíamos olvidado, al oscurantismo de la ignorancia y de la manipulación por parte de las clases dominantes, ya sean la clase política, ya sea la clase religiosa, ya sean los listillos de turno.

El levantamiento de parte del profesorado en estos días últimos en algunas autonomías evidencia que algo grave está pasando o puede pasar en educación con el pretexto de la crisis. El colectivo de los y las profesionales de la enseñanza, es de los que menos se ha movilizado desde siempre, entre otras razones porque, como en la calle se dice que “ganan mucho dinero”, (cosa muy discutible y depende en relación a qué otras profesiones) pues nunca se han quejado. Pero ahora es distinto, no se quejan por las dos horas que en la comunidad de Madrid les han añadido al trabajo de aula, ya que muchas profesoras y profesores ya las hemos dado sin aspaviento alguno. Aquí lo que nos jugamos es el deterioro o bien la dignificación de la escuela pública.

La escuela pública, gratuita y digna, es la que iguala a la población de un país en lo más valioso de un individuo y de un pueblo: la cultura, el conocimiento, la educación, la ciencia. Un pueblo culto será un pueblo pensante, con capacidad para discernir lo más conveniente ante las adversidades en un mundo cada vez más complejo.

En cambio, si a la cultura de calidad solamente pueden acceder las clases sociales adineradas, la escuela privada, volveremos a la lucha de clases, tendremos una parte de población sometida y otra parte de la población dominante.

Cuando escucho a determinadas responsables de la Educación en Madrid, tengo la impresión de que no han pasado por la escuela pública, de que no les importa la escuela pública, en definitiva, de que lo que quieren es que persista la desigualdad social en la que ellas vivieron, disfrutando de recursos de los que gran parte de la población de su época no disfrutaron.

Santos Juliá, en el País del domingo 25, da el dato de que en 1999, en Madrid, había 1235 centros de enseñanza pública y 809 privados. Diez años después, hay 1611 públicos y 1574 privados.

Peor aún, según Santos Juliá, la Consejera de Educación de Madrid se lamentaba en una reunión en Italia de Comunión y Liberación (organización católica integrista) de “la intromisión excesiva del Estado en la Educación”. Como la mayor parte de las congregaciones religiosas clásicas se están extinguiendo por falta de vocaciones y sólo les queda el nombre, mientras que los nuevos movimientos católicos de corte ultramontano (Kikos, Comunión y liberación y lo que queda de los Legionarios) están en pleno auge, podemos deducir que en España, la cuestión se agrava aún más. ¿¡¡En qué manos dejamos la educación de nuestros hijos e hijas!!? El Papa y sus continuas visitas a España, afianza este sistema en la clase política que nos va a gobernar en todos los rincones de nuestro suelo. ¡Aviso a navegantes: este es el aperitivo de lo que se nos viene encima ya mismo!

24 comentarios

  • ana rodrigo

    Querido Rodrigo, dada tu capacidad de escudriñar y ver más allá de lo que el común de los mortales vemos, es un honor para mí que estés  de acuerdo con mi comentario. Me alegro.

    Aunque no hubieses estado de acuerdo en alguna cosa, mi verdad seguiría siendo válida puesto que hablo de mi experiencia.

  • Rodrigo Olvera

    Completamente de acuerdo con tu más reciente comentario, querida Ana

  • ana rodrigo

    Respecto a las dos horas más, tan utilizadas para denostar la profesión, voy a insistir un poco más lo que supone una o dos horas más de clase. Y voy a hablaros desde mi entrega vocacional y entusiasta a este trabajo que tanto disfruté y tanto añoro. Por tanto nadie debe interpretarlo como queja o mal recuerdo. Pude jubilarme a los 60 años y lo hice a los 67 porque me resultaba casi imposible dejar algo tan gratificante, hasta que ya no pude más.
     
    Yo no analizo otro tipo de trabajos porque no los he vivido y mi ignorancia podría herir la sensibilidad de quienes hayan trabajado. Pero el trabajo de aula, lo conozco y puedo afirmar que toda tu persona tiene que estar allí al cien por cien. El alumnado tienen unos sensores específicos para detectar si te duele la cabeza, si estás preocupada por tu hijo/a que las has dejado con fiebre, si estás decaída, si te faltan fuerzas, etc. etc. Yo utilizaba el truco cuando yo podía controlar mi situación, de decírselo directamente a ellos/as.
     
    Pero hay algo más importante, tú tienes que estar metido en la piel de cada personita que tienes delante: quien está siempre distraído (por qué), el que nunca tiene interés ni motivación, aquel o aquella que no estudia, no se acuerda de lo estudiado, aquella personita que les da igual aprobar que suspender, a los que hay que añadir los folloneros que intentan entorpecer la tarea de clase haciendo trastadas, molestando continuamente y de mil maneras, etc. etc. Y no vale con imponer tu autoridad, el/la buena profesional va más allá de las conductas para ver como se les puede ayudar a cada cual según su identidad y sus necesidades.
    Y esto, si no se ha vivido, es muy difícil comprender lo que suponen dos horas más de aula a la semana, especialmente a cierta edad en la que la adrenalina adolescente es capaz de llevar a una persona a la depresión por impotencia. De hecho en Francia hace años que la depresión en el profesorado se consideró enfermedad profesional.
     
    No incluyo a los y las mediocres que haberlos haylos.

  • ana rodrigo

    Carmen, no sé a qué te refieres con eso de que much*s ha entrado sin oposiciones. Hace muchos años en Andalucía el profesorado de las antiguas universidades laborales los pasaron directamente a catedráticos, pero no conozco a nadie que haya accedido al funcionariado sin oposiciones. Ni siquiera han accedido como interin*s pues los mismos componentes de las listas están ojo avizor por si se cuela alguien.
     
    Asun, creo que las protestas de Madrid son por los recortes ya hechos y, sobre todo, por los que puedan venir. Hay que parar el deterioro que se avecina. Hay maneras muy descaradas y maneras muy sutiles de ir desguazando las distintas piezas que componen el conjunto de la institución de la enseñanza. Desconozco si has estado metida dentro del sistema o si sólo lo conoces desde fuera, pero es cierto lo que dices, la cosa es muy compleja, y muy importante
     
    La enseñanza privada no hace falta que nadie la defienda porque, por la cuenta que le tiene, ellos mismos luchan por sus intereses, puesto que si no funciona, se les acaba el negocio. Por otra parte, si las familias pagan exigen que se les dé aquello por lo que pagan.
     
    En cambio la pública es cosa de toda la sociedad, puesto que si no funciona bien, quienes pierden son los niños y las niñas con menos capacidad de defenderse. Y esto se traduce después en una sociedad desigual. Es justicia social pura y dura. Y, encima, se nos insiste en que es gratuita, ¿pero no se costea con los impuestos que todos pagamos? Casi como que nos sentimos avergonzados de que el Estado nos regale algo, esto es intolerable. Y aunque se nos regalase, se trata de un derecho básico y los derechos ni se compran ni se venden. ¿O queremos volver a tiempos pasados cuando solamente las familias adineradas podían mandar a sus hijos a “estudiar” y si no éramos pudientes teníamos que hacer heroicidades para conseguir lo mismo? ¡No podemos bajar la guardia en asunto tan importante!

    Estoy esperando a ver cuándo un consejero o consejera de Educación antes de un recorte de la enseñanza anuncian un recorte en su sueldo, como ejemplo de solidaridad.

  • Asun

    Escribí días atrás algo que perdí. En resumen, venía a decir que me parecía exagerado el título, porque no creo que haya todavía un  sistema educativo  bien cimentado y con cuerpo para desguazar.
     
     Convenía con David que las protestas son más bien de tipo laboral, aunque eso implique que  pueda haber pérdida de la calidad de enseñanza,  si la vocación no es lo que  primordialmente mueve a los docentes. Tampoco creo que se pueda ni deba generalizar al hablar de centros públicos y privados. Es cosa de todos en interrelación, docentes, padres y los hijos-alumnos o alumnos-hijos.
     
    Sin dudarlo, la  mejor inversión, con diferencia,  de un país es la educación, como nos dice Ana. Poner todos los medios que sean necesarios para ello, desde el Estado que somos todos.
     
     Sobre todo intentaba resaltar que la educación-formación  que no se centra primeramente en la familia y en el hogar, delegándola a la escuela es disparatado. Ya a corto plazo en la educación infantil hay porcentajes cada vez más altos de niños y niñas con graves dificultades de integración por motivos varios, cuyo origen está fuera del centro educativo. Ahora bien, descuidar esto, por ambas partes, también  por toda la sociedad, va en perjuicio del educando, de su dignidad y respeto como persona aún no adulta.
     
    Gracias, Ana y a todos por los comentarios.  

  • Carmen (Almendralejo)

    En la pública ¡No olvidemos! tambien hay much*s que han entrado sin opositar… es decir por la puerta grandes y con orejas y rabos, pero sin torear.
    En en la privada, hay personas muy cualificadas que trabajan mucho y en favor del alumnad*, y sobre todo hay más disciplina no tanto para el alumnad*s sino para el profesorad*, que en la pública muchas veces tambien sería necesaría una mano u ojo que viese hasta que punto importa tanto estos, o simplemente por haber aprobado una oposición ya son l*s reyes del mambo.
    Como sé de lo que hablo, tambien me costó lo mio opositar, puedo decir que hay de todo en todo, y la enseñanza ha perdido mucho de vocacional, y ha recogido mucho de funcionaridad.
    Las personas más culta y relevantes de España, han estudiado en las privadas com Jesuitas, Carmelitas, o maristas, etc… se podría hacer un mapa de est*s personajes

  • ana rodrigo

    Querido David, en líneas generales estoy de acuerdo con lo que dices.
    Los datos que dí sobre incremento de centros privados, los tomé del periódico que cito, y me fío del autor que los proporcionaba. El que sean falsos o ciertos, yo no lo sé y por tanto no los discuto por una razón u otra.

    Por otra, parte, a mí no me preocupa tanto el que existan estos centros privados y que cobren lo que crean pertinente, lo que me preocupa es que la enseñanza pública no tenga la misma calidad por falta de medios, llámese mejor control, llámese sanciones para aquellos profesionales que no sean eficaces, llámese atención a quienes tienen más necesidades, etc. etc. Porque si no fuese así, estaríamos engañando a las familias creyendo que a sus hijos e hijas se les está dando lo que, en derecho, necesitan y se merecen.

    Recuerdo los años de BUP en que los centros públicos tuvieron un gran prestigio, puesto que a los Institutos solamente iban aquella aparte del alumnado que tenían motivación por ese nivel de estudios. Mientras otra parte del alumnado, se iban a Formación profesional donde se les facilitaba sus habilidades para otro tipo de formación.

    Fue a partir de la LOGSE cuando la diversidad de alumnado en el aula ha obligado a bajar el nivel para ponerlo en un nivel medio en el que a los más capacitados no se les atiende debidamente, y a los más deficientes tampoco se le atiende conforme a sus capacidades y necesidades. La conclusión es que los mejores se van a la privada, y en la pública quedan, no sólo aquel alumnado que tiene dificultades de aprendizaje, sino un aluvión de inmigrantes con deficiencias varias, como es, por ejemplo el handicap del idioma.

  • David

    Querida Ana

    Para finalizar con la cuestión del profesorado, y estando de acuerdo contigo en líneas generales, sí que quiero indicar que, en parte, hay que agradecer a algunas instituciones religiosas por su labor en la enseñanza privada, y lo digo desde mi desafortunada experiencia de niño, es decir que hay que procurar objetivar y ser lo más justos posible. En nuestro reciente y nefasto pasado hubo en la gran mayoría de las instituciones, incluyendo las educativas, de la Iglesia una clara identificación con el régimen, pero también los hubo que, a pesar de los inconvenientes que les supusieron, hicieron una labor realmente meritoria. Mi experiencia, a mi con la secularización, me entregaron la rescisión del contrato que me vinculaba a una concreta universidad pontificia, era una época muy difícil y, yo Ana, encontré trabajo en un colegio de frailes de nuestra tierra, que en años anteriores había dado trabajo y apoyo a muchos de los profesores represaliados y expulsados de la Universidad de Salamanca después de producirse y triunfar el movimiento franquista, y como este tengo referencia de más de una docena de colegios en España. Mi experiencia en ese centro de enseñanza privada  como profesor no pudo ser más positiva y el grado de preparación del profesorado inmejorable. A los pocos años yo aprobé la oposición a enseñanzas medias y, como tu, he trabajado en un IEM madrileño alejado, en mi caso, a 38 kilómetros de mi domicilio, una ciudad dormitorio de la periferia de Madrid, bien es cierto que si he seguido allí, como una gran mayoría, es porque he querido pues los concursos de traslados no han sido tan escasos y las posibilidades en tantos años han sido muchas, con lo cual no estoy de acuerdo contigo. Tampoco estoy de acuerdo en que no se nos halla dotado materialmente y humanamente en nuestros centros públicos, el problema es de criterio por parte de las autoridades educativas a la hora de realizar las compras de material, excesivo en unos aspectos y raquítico en otros, a la hora de contratar personal interino y contratado, por mi experiencia muy deficiente, que me ha obligado a formarlos, como jefe de departamento,  a costa de sacrificar mi tiempo libre. Y lo peor la inoperancia y la utilización que hacen de la educación los partidos políticos y los sindicatos con sus seis leyes orgánicas. El dato del incremento de los centros privados en detrimento de los públicos es totalmente falso,  imagino que te referirás a los concertados, no obstante el estado está obligado a garantizar la libre elección de los padres a la enseñanza que, bajo su criterio, más convenga a sus hijos, los totalmente privados están en su derecho, a costa de sus fondos, y también los concertados, otra cosa es como se debe acceder a este último grado.

    Yo también defiendo una educación igualitaria y gratuita para todos los ciudadanos, es más cuestionable la forma de gestionarla, a quién corresponde y de qué manera, y no me vale el argumento que desde los organismos públicos se garantice independencia, porque de hecho no es así.

  • ana rodrigo

    Mi estimado paisano David, es cierto que la gota que ha colmado el vaso haya sido las dos horas más de aula y la expulsión de tantos interinos e interinas de centros escolares. Pero en el fondo de estas dos “anécdotas” (con perdón) está el trasfondo real de que no se puedan atender debidamente a tantísimos alumnos y alumnas con graves deficiencias de diversa índole que sólo existen en la enseñanza pública y nunca en la privada.
     
    Ya sé que a los profesionales de la privada os hacen trabajar muchas más horas de aula, pero la diversidad del alumnado, como acabo de decir, son diferentes. Además, y en eso le doy la razón a Pepe Blanco, nadie trabaja en plan masoca, y, por tanto, quienes trabajan en la privada es, quizá en su mayor parte (siempre hay excepciones) porque no se han enfrentado a unas oposiciones o no han podido aprobarlas. Eso no tiene porqué desmerecer para nada la calidad de su trabajo, un trabajo que debería ser vocacional, de lo contrario sería un nefasto profesional. Las oposiciones no garantizan un buen profesional.
     
    Ya sabes que la confrontación de las ventajas e inconvenientes entre el profesorado de la privada y de la pública, son irresolubles, porque cada cual ve la parte buena de la otra parte y no quiere ver lo negativo. Pero el peregrinaje del profesorado hasta llegar al lugar deseado, puede suponer casi toda su vida laboral, mientras que los de la privada no tienen éste inconveniente. Yo, por ejemplo, que me jubilé a los 67 años, lo hice desde un centro que estaba a 60 Kms. de mi casa y la mayor parte del camino por carretera rural.
     
    Perdón por este inciso (dedicado a David), no se trata de hablar del profesorado, sino del perjuicio para una gran parte de la sociedad en el caso de que la enseñanza pública se deteriore más aún.

  • David

    Coincido en muchas de las afirmaciones de mi paisana y compañera Ana, entre ellas en la contestación que hace a Pepe Blanco sobre el nivel del profesorado de la Enseñanza Privada.  Yo voy a cumplir, este curso, los sesenta años, y espero prejubilarme de la enseñanza este año, aunque lo veo difícil. He impartido clase en la enseñanza privada y en la pública, en la que estoy ahora, y ante todo tengo que ser ecuánime y justo con ambas. Generalizar es cuanto menos cuestionable, todos tenemos experiencias diversas y que pueden enriquecer el debate, pero debemos de ser justos a la hora de defender nuestras postura sin la descalificación contraria.

    Yo tengo ya mucho cayo y he visto muchas cosas, no nos equivoquemos las protestas no tienen como fin la defensa de la escuela pública, la campaña está dirigida a luchar contra dos medidas laborales concretas: el aumento de horas lectivas y la no renovación de los contratos de los profesores interinos, que no tienen por qué estar relacionadas con una pérdida de la calidad de la enseñanza. Los problemas de nuestra enseñanza pública Ana son muchos, y no van sólo en una sola dirección Ana, y tu lo sabes muy bien. El sistema educativo público español es deficiente, y sin descartar la culpa que, sin duda tenemos los profesores, nosotros junto a los alumnos y las familias somos las víctimas del mismo, de soportar que en 25 años se hayan promulgado seis leyes orgánicas de educación, quizá vaya siendo hora de hacer un profundo y definitivo análisis sobre el estado de la educación y de lo que queremos para los próximos años, y si se nos pide un esfuerzo tendremos obviamente que hacerlo.

  • ana rodrigo

    Ja,ja, Pepe Blanco. Lo que pasa es que con un alumnado selecto y seleccionado es fácil ser profesor o profesora. A los alumnos/as que no son capaces de llegar al nivel del centro, los aburren y los echan de forma directa o indirecta, es decir, aburriéndolos.
     
    Sobre la calidad del profesorado no opino, supongo que habrá de todo, con la ventaja de que están siendo vigilados constantemente, y si no son eficaces, los echan ya que el puesto no lo tienen en propiedad.
     
    Las oposiciones son un trago, no es fácil, pero tampoco garantizan la profesionalidad de una persona. Examinan de conocimientos, pero después están las aptitudes y actitudes personales, eso que llamamos vocación y responsabilidad. En la enseñanza pública falta una buena inspección real, porque la seguridad del puesto de trabajo produce algunos irresponsables. Esta cuestión suelen controlarla el mismo alumnado que se da cuenta perfectamente porqué aquella persona está allí, y si son adolescentes, le suelen hacer la vida imposible. En general yo pongo las manos en el fuego por la mayoría del profesorado.
     
    Pero el problema no está tanto en el profesorado sino en los medios, en la ratio por aula, en las necesidades de alumn*s con dificultades y que necesitan atención personalizada, es decir, esos problemas específicos de la enseñanza pública y de la que carece la privada y gran parte de la concertada.
     
    Un abrazo.
     

  • pepe blanco

    Hola Ana Rodrigo,
     
    A mí este tema sí que me interesa. Lo que pasa es que me gustaría decir bastantes cosas (desde mi propia experiencia académica en centros públicos y privados) y no tengo mucho tiempo.
     
    Pero no puedo dejar de decir lo mínimo: si muchas familias entendieran que la mayor parte de los profesores y profesoras de la educación primaria y secundaria privada están ahí por ser los peores, es decir, por no haber sido capaces de aprobar una oposición para un centro público, tal vez empezarían a plantearse la educación de sus hijos de forma diferente.
     
    (Lo digo por lo que pasaba en mi época juvenil. A lo mejor, la situación ahora ha cambiado).
     
    Un abrazo, Ana.

  • ana rodrigo

    Querido Gabriel, no te puedes imaginar lo que por tierras europeas y españolas en concreto, tenemos que aguantar diariamente, minuto a minuto, con el bombardeo de la crisis, de la prima de riesgo, de las pérdidas de las bolsas, de la incapacidad de los dirigentes europeos, etc. etc.
     
    Todo en clave capitalista y especuladora, claro, porque quienes realmente son las víctimas no son los especuladores, sino la gente sencilla que vivía de un trabajo que ahora ha perdido, que se ven sin ingresos económicos mínimos para poder sobrevivir.  A esto no se le buscan soluciones porque eso no cotiza en bolsa. Pero bueno, este tema se ha tratado en otros posts y, supongo, que se seguirá tratando porque no parece que la crisis se acabe a corto plazo.
     
    Yo intenté ser la voz de los sin voz y fijarme en un grupo social concreto que se puede ver afectado gravemente por la crisis. Si se deteriora la enseñanza pública por falta de recursos económicos, los sectores sociales menos afortunados, seguirán aumentando su infortunio, ya que competirán en una sociedad en desigualdad de oportunidades. No todas las familias pueden pagar a sus hijos/as un colegio selecto, donde se les atiende según sus capacidades y se les promueve a desarrollarlas al máximo. La voracidad del capitalismo estaría hundiendo un pilar básico de la justicia social.
     
    No sé si valoramos suficientemente la gravedad de esta situación. Muchas familias con recursos económicos limitados, no van a poder quejarse pues, desgraciadamente, algunas no saben lo que se juegan  o creen que no tienen derecho a otra cosa.
     
    No parece que en atrio este problema despierte mucho interés. No sé porqué. Sencillamente me entristece, como tantos otros aspectos de injusticia en donde se ven involucrados los más débiles.

  • ana rodrigo

    Efectivamente, Mila? (supongo que es tu nombre), siempre las crisis económicas se ceban con los más débiles. Y si en este primer mundo está siendo atacado el derecho de los niños y las niñas a la educación de calidad, poco le importa al capital el presente y el futuro de la infancia en otros países con menos o nulos recursos.

  • Gabriel Sánchez

    PD. Una noticia, el querido Joxema con su entrañable compañera y esposa Teresa, viene a Uruguay…llegan el sabado.- Gabriel

  • Gabriel Sánchez

     Ana eres una entrañable persona que nos ayuda a tener la visión que desde los pueblos Europeos se tiene de esta crisis…Quienes estamos todo el día el maquina y manejando información sobre ella, perdemos la perspectiva…de que la gente sufre las consecuencias…(que todos sufrimos de una manera u otra), pero a veces sus causas aparecen como borrosas…y es cierto todo un mundo comienza a desmoronarse, muchos norteamericanos que tenían un trabajo que le posiblito comprar una casa, con el metodo de hipotecas, tenian un auto y una familia, de pronto se encontraron sin trabajo, en la calle (sin casa) y obviamente tuvieron que vender el auto y no entienden como su mundo se desmorono…

      Es que como tu sabes, nos pasa muchas veces, las causas se nos escapan…Sin embargo, a pesar de una fuerte campaña  que se lleva a cabo, hablando del alza de las bolsas, lo que en realidad singifica mayor ganancia para los especuladores, pero es mentira que la economia real crezca, los resultados los siente la gente en su vida diaria…para mantener la rentabilización el gran capital, viene no sólo por la educación la que privatizarán como en Chile, con lucro, sino por la salud y por la jubilaciones y pensiones – En fin este proceso termina con todo esa masa de dinero que en el norte geopolitico se gastaba en en el llamado Estado de bienestar (en EE.UU. sera el medicare, etc)…se volcara a cubrir la rentabilización…La diferencia entre Europa y EE.UU. que estados Unidos emite para pagar la deuda…freneticamente y Europa no puede emitir…El problema básico aqui…es que el precio del desaguizado que es el sistema capitalista neoliberal, que desde los centros de poder el capital, Usando como Erramientas al FMI- BM y BCE y la RESERVA FEDERAL…junto a las multinacionales…se ha profundizado…no halla de donde sacar para cubrir la renta de un capital que es acumulativo…por supuesto que antes…destrozaran el poder aquisitivo de los asalariados…Por esto es necesario organizar, coordinar, intensificar (siendo imaginativos para no pagar altos costos en vidas) la movilización y el desalojo de los partidos y politicos que apoyan esta politica, de lo contrario, el desmoronamiento Ana, para quienes vivimos de nuestro trabajo, sera total y mucho más profundo.- Gabriel

  • ¡Hola a todos y todas!
     
    estamos atentas a todo lo que está ocurriendo con motivo de los recortes, que también afectan a las ongs y, en consecuencia, a las organziaciones de otros países con las que colaboramos, y a las que acompañamos en la lucha por la justicia. Queremos compartiros una campaña que acabamos de lanzar “La vuelta al cole”: http://www.alboan.org/vueltaalcole donde denunciamos la situación que padecen 72 millones de niños y niñas en el mundo.
     
    Pensando y denunciando aquí, pero con la mirada también puesta en otros países donde llevan años sufriendo la vulneración de los derechos más fundamentales, como es el derecho de acceso a una educación.
     
    Os animamos a difundir entre vuestros contactos esta campaña y a sumaros de la manera que queráis. Estamos en http://www.facebook.com/alboan y en http://www.twitter.com/ALBOANongd para vuestros comentarios, propuestas… abiertos y abiertas a crear camino juntos y juntas!
     
    Gracias!
    Mila esker!
     
    ALBOAN
    http://www.alboan.org

  • Antonio Vicedo

    Gracias ana, por tus concreciones positivas que quiero compartir con todo cariño y esperanza. Apuntamos alto cuando el hambre de Justicia nos retuerce la conciencia, al hacer puente entre la realidad humana y su necesaria llegada a que la utopía (aún no lugar) se concrete en HUMANA realidad temporal de META (SI ES LUGAR).
    Esto es lo que hemos podido percibir de la poca efectividad liberadora desde la Historia: La valoración de los pasos del bien posible o de los del mal menor, cuando es eso lo que se nos permite. Las luchas en las que se ha logrado algún avance efectivo de LIBERACIÓN las libraron quienes tomaron esta actitud ante la realidad social:
    Cuando estaba refiriéndome a la Enseñanza Pública y destacaba esa complicidad de cultivo más que de educación, prolongando lo que sucede en las familias lo he hecho mordido por el recuerdo de mi maestro y de familiares salidos de aquella Institución Libre de la Enseñanza, en la que se puso el listón del orden de valores personales muy alto ¡Claro!Que así tuvieron que pagar el duro precio de la factura que les pasaron LOS FÁCTICOS-
    Un fraternal abrazo a rebosar de ánimo. Antonio.
     

  • ana rodrigo

    Querido Antonio, tienes razón que en las sociedades en las que vivimos, respiramos competitividad en el tener más que en el SER. Si todo lo que inculcamos los y las educadoras en los centros escolares, impregnase a nuestro alumnado de forma indeleble, hace siglos que viviríamos en el paraíso.  La realidad es más compleja, y nuestros alumnos*s viven temporalmente (y casi artificialmente)  sentados en un pupitre, el resto del tiempo y de su vida respiran otros aires con más fuerza y más poder de seducción que las “lecciones” de cómo SER que escuchan de forma teórica en el aula.
     
    De todas formas, siempre queda algo, somos meros artesanos que ponemos nuestro granito de arena en el andamiaje de la construcción de la personalidad de nuestros niños y niñas. Perdón por la inmodestia, pero te copio un párrafo de lo que antiguos alumnos y alumnas mías me escribieron con ocasión de mi jubilación y me gratificó enormemente, pues yo siempre sembré si esperar a la cosecha. Me decían: “Nos ha enseñado a valorar la vida, cada momento, cada ilusión, cada forma de ser, hasta cada problema y ante todo cada persona sin importar su raza, religión o cultura. Nos enseñó que en la vida hay cosas que merecen la pena o otras por las que no hay que preocuparse…”. Mi filosofía siempre fue, siembra, que algo queda. Y como yo, miles y miles de educador*es, muchísimos los conozco yo personalmente y doy fe de ello.
     
    Dices: “Admitir y mantener ESTO es cometido real de LO PÚBLICO; no hacerlo, es quedarse y preferir LO PRIVADO, INHUMANO, a todos los niveles de HUMANIDAD.” Una vez más te doy la razón. Por eso en la Enseñanza pública es más fácil transmitir estos valores, porque allí está la representación de la sociedad menos pudiente y menos fuerte. En la Enseñanza Pública está el alumnado que, pudiendo estar en la privada, no lo está por convencimiento de la familia, lo cual ya es indicativo de la concienciación familiar, o bien aquel alumnado que no puede pagarse un colegio privado, a lo que hay que añadir los niñ*s que, por sus dificultades personales se ven marginados en un colegio privado, porque no se les hace ni caso, y tienen que ir a la Pública, más la cantidad de niños y niñas inmigrantes, desconocedores del idioma, peldaño imprescindible para poder acceder al conocimiento en un país con una lengua oficial concreta. Si a estos niños y niñas no se les puede atender según sus necesidades, ¿en qué se convierte la enseñanza Pública? ¿En una guardería?
     
    Por eso es tan grave, y lo repito mil veces más, el que la Enseñanza Pública no entre en el lote de los recortes económicos, mientras se favorece, como ha dicho Carmen L., a la Privada. Es un crimen lo que se está haciendo en este ámbito tan trascendental para el futuro de un país.

  • ana rodrigo

    Querida Carmen L., gracias por tu comentario-comunicado-desahogo, que de todo hay en tu escrito.
     
    No sé porqué el profesorado estamos tan temerosos de manifestarnos tal como somos, desde nuestras convicciones, y solemos camuflarnos bajo caretas estereotipadas  que ocultan nuestra labor diaria de entrega personal, no sólo a una profesión que es por lo que nos pagan, sino a ese plus de educadores y de educadoras que nos sale del alma. Yo siempre les decía a mi alumnado que yo era funcionaria del ministerio, primero de Educación, y después de Ciencia.
     
    Quienes hemos vivido (yo hablo en pasado porque es mi caso) la profesión con absoluta vocación, tendríamos materia para no acabar de contar tantos matices, experiencias, anécdotas, ilusiones, batallas, en ocasiones frustraciones, que haberlas haylas.
     
    Desde el año 1968 que terminé mi carrera podría escribir una enciclopedia sobre mis experiencias, hablando de lo que, humildemente, sé, no sólo de lo que me han contado. Por si alguien piensa que hablo de oídas o de lo que escucho en la televisión.
     
    En un colectivo tan amplio como el del profesorado y a lo largo de más de 40 años, he visto de todo, como en todos los colectivos, pero no nos merecemos el desprestigio generalizado que soportamos este colectivo, ni tampoco unos cuantos casos nefastos pueden generalizarse al resto del colectivo.
     
    Tanto Esperanza Aguirre como Ana Botella han intentado tirar tanto trabajo bien hecho cacareando las 20 horas de aula que tenemos. ¡Es una desvergüenza!. Cuando yo he tenido cuatro horas de clase en una mañana, con una media de 30 adolescentes (en otra época he tenido hasta 42), es decir he tratado en una mañana a 120 personas, cada una con su historia personal de dificultad, de desinterés, de desmotivación, de deficiencias varias, de falta de atención, de añadidos familiares negativos, etc. etc. etc., más la dosis de adrenalina adolescente, nadie que tenga dos dedos de luces, puede decir que en el ayuntamiento hay empleados que trabajan más de 20 horas.
     
    Si a esto le añadimos las horas interminables de corrección de tareas y exámenes, metiéndote en la piel del autor o autora de tales tareas, con sus circunstancias personales de cada personita que está detrás de cada escrito, intentando comprender qué hay detrás de lo que allí lees, tomar nota para ayudarles, buscando continuamente estrategias de ayuda, porque los y las niñas no están hechas a molde, sino que dentro de la diversidad, tienes que estar ahí, a su lado, ya sea poniéndote firme y seria, ya sea apoyando cualquier atisbo de superación que constantes, ya sea valorando su esfuerzo a pesar de los resultados, y no acabaría de poner etcéteras porque es una tarea tan variada como diversas somos las personas.
     
    Las colas de madres y padres que yo he tenido a la hora de tutoría, a la hora de entregar las notas, a cualquier hora que me lo pidieran, siempre dispuesta a echar una mano en lo que fuese. Unos padres y unas madres, en ocasiones, desesperadas e impotentes ante hijos/as conflictivos, agresivos, con dificultades para el aprendizaje, sin ganas de estudiar, y otro sin fin de etcéteras, eso no se suele valorar socialmente.
     
    Y, claro, si las señoras del PP de Madrid, que tuvieron a su disposición profesionales de la sicología, de la pedagogía,  y de todos los recursos que necesitaron ellas y sus hijos/as, no pueden gobernar de otra manera que no sea desde su experiencia familiar de gente pudiente, de falta de solidaridad y de injusticia para con el alumnado y con el profesorado. Y a esto están llevando la enseñanza pública allí donde gobiernan, a la época de mi infancia y juventud.
     
    Perdón, y termino, yo estudiaba sola (menos en latín, que me daba clase un cura), me examinaba por libre y, ya en Preuniversitario daba clases particulares. Por si alguien piensa que lo tuve fácil. Y así y todo me considero una privilegiada.

  • Antonio Vicedo

    Ana, en este párrafo que copio y cuyo contenido valoro, pues me afecta de lleno, como a otros muchos, veo la mayor causa de frustración y desviación de cuanto yo valoraba al referirme a la EDUCACIÓN casi instintiva de la priera infancia en la familia.
    A mí me da mucha alegría cuando veo a los descendientes de familias muy pobres que conocí cuando era pequeña, y que han podido acceder a estudios superiores porque sencillamente no han dependido de su poder adquisitivo, sino que se lo ha posibilitado la Enseñanza Pública.”
    He compartido y comparto esa alegría tuya y también sus motivos y causas, PERO, salvo rarísimas excepciones de pequeño porcentaje a nivel de Humanidad, en las que me cuesta incluirme, a pasar de intentarlo desde hace mucho y de muchas maneras y afrontando riesgos, eso que debería habernos facilitado la Enseñanza Pública y no lo ha hecho, al estar contaminada con la desorientación del sistema sobre valorando EL TENER y EL PODER sobre EL SER, nos lanza CON TODA NORMALIDAD A LOS PROMOCIONADOS POR CONOCIMIENTOS, a SERVIR-SE /-NOS de ellos como bagaje y plataforma para sacar ventaja en el sistema de COMPETENCIA.
    Así, los que quedan debilitados por debajo, o por atrás, MERECEDORES Y NECESITADOS DE MAYOR SOLIDARIDAD, nunca contarán con ella. Y esto a pesar de que esa debilidad en que se quedan, en parte muy sustanciosa, es resultado del aporte de su rentabilidad, no participada por ellos, e invertida en la PROMOCIÓN FORMATIVA que a otros les permite y empuja a situarse encima y a vivir mejor a costa de quienes quedan  en peor situación
    No es ENSEÑANZA PERSONALISTA y orientada a la SOLIDARIDAD con quienes se quedan más débiles y pequeños por deficiencias varias, ni siquiera la considerada ENSEÑANZA PUBLICA.
    La llamada JUSTICIA DISTRIBUTIVA tiene poco de Justicia y menos de HUMANA y, por ello, su falsedad, es uno de los principales resortes culturales y prácticos utilizado por EL PODER para disponer de amplísima y renovada COMPLICIDAD SOCIAL.
    ¿Y ante esto qué hace el PODER POLÍTICO, compartido por quienes de él participamos como capacidad, desde la posibilidad de poner un VOTO en las urnas, hasta Ejecutar el PRIVILEGIADO VETO en la ONU, o planificar con global y libérrima eficacia las FINANZAS y su CRIMINAL Y TERRORÍFICA DEFENSA?
    Para un proceso de CURACIÓN con garantía de eficacia, es indispensable un DIAGNÓSTICO certero de la enfermedad; para él, imprescindible el ANÁLISIS en el que se aíslen y conozcan las causas y localización de la enfermedad.
    La HUMANIDAD,enferma de INHUMANIDAD, necesita REALISMO VERDADERO en el ANÁLISIS; REALISMO CERTERO en el DIAGNÓSTICO; y REALISMO EFICAZ en el TRATAMENTO. Lo segundo y lo tercero es impensable que se pueda dar, si falta lo primero.
    El componente de falsedad en la materia prima, falsea todo el proceso de piezas y engranajes. En la HUMANIDAD no hay SERES HUMANOS (PERSONAS, SUJETOS) GRANDES, FUERTES y UNOS, y PEQUEÑOS y DÉBILES los OTROS.
    Admitir y mantener ESTO es cometido real de LO PÚBLICO; no hacerlo, es quedarse y preferir LO PRIVADO, INHUMANO, a todos los niveles de HUMANIDAD.

  • Trabajo como maestra en un colegio público de Vallecas, Madrid. Así que mi comentario de hoy va a ser muy largo, y espero que me perdonéis por ello.

    Empiezo compartiendo con vosotros lo que escibí en mi blog antes de las ultimas elecciones municipales. Lo titulé “Reflexiones de una maestra de la escuela pública de cara al 22 de Mayo”:

    En otros posts he comentado que a veces me resulta incómodo ser quien soy. Esté donde esté me da la impresión de tener que contener algo de lo que me define. No casa bien esto de ser creyente y de izquiedas, hace que ciertos temas tengan que ser tratados (o directamente evitados) con cuidado según quien me escuche. Incluso se me niega el derecho a ser ambas cosas  en alguna que otra discusión acalorada.

    Por eso empecé este blog con prudencia e invitando a muy pocas personas. Es más fácil  escribir cara al público si se tiene un perfil más…”estándar”. Pero al final decidí que este iba a ser mi espacio. Y esto es lo que soy, esto es lo que me define, así que mientras tenga ganas, tiempo y energía aquí seguirán conviviendo en armonía Dios, la plataforma por la escuela pública, mis críticas a cierto catolicismo del que no quiero acordarme y como en esta entrada ciertas reflexiones desesperadas e incrédulas acerca de la posibilidad  (casi certeza) de tener que sufrir otros 4 años a Esperanza Aguirre.

    Son desesperadas e incrédulas porque todavía no puedo creer que en algunas localidades de Madrid se haya prohibo celebrar cualquier tipo de asamblea en los centros públicos. (Eso no quita que tengamos la obligación de ceder nuestros espacios a la JMJ, por ejemplo). No digo a que época me recuerdan esos “edictos”, pero me he quedado totalmente perpleja al enterarme.

    También porque sigo oyendo en el supermercado el orgullo con que se anuncia que “mi niño va a un colegio bilingüe” al que además se va a dotar con unas cuantas pizarras digitales sin que se dé ninguna importancia a que se haya reducido en miles el número de maestros, se hayan aumentado las ratios (número de chavales por profe) y se sigan permitiendo las cuotas “voluntarias” en centros concertados y por tanto sostenidos por fondos públicos.

    O porque estoy asustada de que de pronto los únicos cursos formativos reconocidos por la CAM sean los de informática e Inglés y los controlados directamente por la administración, habiéndose retirado la “legalidad” a efectos de sexenios y demás no sólo a todos los que venían de los movimientos de renovación pedagógica u otras asociaciones, sino incluso a los del  MEC.

    Y porque de repente se nos dice que da igual que el cole tenga un proyecto definido y defendido por profes y padres durante 40 años, ya que a la mínima se nos puede imponer un director a dedo que lo mande todo a la mierda. Y a callar.

    O porque cada año nos llegan niños con dificultades de colegios concertados (la mayoría religiosos) que sugieren a las familias que los cambien de centro porque en el suyo no encajan. Y esos niños se van concentrando en los coles públicos junto con los de minorías étnicas, inmigrantes y otros colectivos que nunca podrían pagar un uniforme  para empezar, las citadas cuotas voluntarias para continuar y asumir el ideario religioso obligado, (que no opcional como supuestamente manda la ley) para terminar. Y son esos centros los que reciben las subvenciones del gobierno y los terrenos necesarios para su edificación.

    Y porque de pronto me encuentro con que a mis niños de tres a seis años les tengo que enseñar obligatoriamente a leer, escribir e incluso acentuar en una etapa que no es obligatoria y de la que cualquier psicólogo infantil o pedagogo de los de toda la vida (léase Piaget, Vigostky, Freinet, Decroly, Sensat, Montessori, Steiner…) afirma que carece de pensamiento abstracto, por lo que el aprendizaje significativo depende exclusivamente de la experimentación, el juego, la socialización y la relación directa con la vida cotidiana.

    Todo esto tiene un nombre: retroceso. Volvemos a una escuela de pensamiento único, cerrada, donde la formación del profesorado se limita a una ideología concreta y se vuelve al modelo de aprendizaje dirigido en el que el niño se traga los contenidos y los vomita en unos exámenes que culminan en la famosa prueba de sexto. Donde se me prohibe reunirme no ya como profe sino también como miembro del AMPA (acabaremos en el salón de una casa particular, y si no al tiempo) y se me obliga a formarme con los cursos que ellos diseñen y no con los que necesite, donde al aumentar el número de niños de mi aula, reducir personal e incluir cada vez más niños con dificultades se me obliga también (aunque no pienso hacerlo) a renunciar a la metodología activa y respetuosa con los ritmos del niño y sustituirla por la que utilizaron conmigo cuando era pequeña: sentarse a las 9 mirando a la pizarra y levantarse a las 4 para ir a merendar. 

     

     
    Por eso tiemblo sólo de pensar en otros cuatro años con la Esperancita. Pero caerán. Porque parece que todas estas cosas no le importan a la mayoría. O sí, pero siendo parte en ese caso de la masa desencantada que no irá a votar porque total, pá qué…

     

    Pocas cosas quedan por hacer. Segur manifestándonos, aunque seamos cuatro gatos. Seguir denunciando, seguir luchando, seguir alimentando la coherencia…y desde esa coherencia, ir a votar el 22 de Mayo. Que ya lo dice el refrán: la esperanza es lo último que se pierde. Ops!! mejor dicho la “ilusión”.

    Ha comenzado un curso y la carga de estrés, desesperación e impotencia que se está viviendo en mi centro es dificil de describir. Tenemos dos maestros menos. Eso para empezar.
    Menos profesorado de apoyo para alumn@s con necesidades educativas específicas.
    Niñ@s con dislexia, hiperactividad y trastornos de aprendizaje fuera del programa de integración.
    Como decía, 80 millones de Euros menos para la enseñanza pública, 90 millones de desgravación fiscal para la enseñanza privada.
    Ninguna beca de libros para Ed. Infantil.
    Disminución progresiva de becas de libros y becas de comedor en ED. Primaria.
    111 millones de Euros invertidos en la campaña publicitaria del metro de Madrid, “La suma de todos”.  Y aunque me repita, insisto:  80 millones menos para la Escuela Pública.
    Supresión continua de centros de formación del profesorado.
    Incumplimiento reiterado por parte de la CAM de la cantidad establecida por ley de alumn@s por docente (25-1), a pesar de existir una sentencia firme que obliga al cumplimiento de esa ley.
    Los maestros de Infantil y Primaria de la Escuela pública trabajamos 40 horas semanales, 30 en el centro y 10 elaborando material, programaciones, evaluaciones y demás.
    Los maestros de Infantil y Primaria cobramos menos de 1500 euros al empezar a trabajar, cantidad que puede aumentar con trienios y sexenios. Aunque según dice Lucía Figar cobramos 154.000 euros anuales. Y yo sin saberlo.
    Los profesores de Ed. Secundaria trabajan 37,5 horas semanales, de las que 18 son lectivas y el resto se dedican a tutorías, atención a padres y madres, programaciones, apoyos, claustros, cuidado de recreos, sustituciones, etc. Con el aumento de 18 a 20h se eliminan entre otras cosas las tutorías y el apoyo a chavales con dificultades.

    Yo lo que siento es que mi sueño, mi utopía concreta, empieza a ser imperseguible además de inalcanzable.

    Aún así, ahí estamos. Con tres días de huelga que no sé cómo afrontar económicamente. Con asambleas, manifestaciones, concentraciones…y cada uno de mis niños y niñas, a los que les están quitando el espacio suficiente para crecer.

    Perdonad el ladrillo, y gracias de corazón a Atrio por hacerse eco de lo que (de verdad) pasa en la Escuela pública, la de tod@s.
     
     

  • ana rodrigo

    Querido Antonio Vicedo, dices “COMPETENCIA Y SOLIDARIDAD, se excluyen” y dices bien. Sólo pueden competir los más fuertes, los débiles siempre se quedarán atrás y/o excluidos y, con ello, la solidaridad brilla por su ausencia.
     
    La educación es un derecho básico, recogido en la Declaración Universal de los DDHH y, por tanto, que hay que proporcionar a todos los niños y a todas las niñas Eso sólo lo pueden hacer los poderes públicos desde la solidaridad de compartir los impuestos de toda la ciudadanía para que a ningún niño ni ninguna niña se le prive de este derecho. Cuando la Presidenta de la Comunidad de Madrid habla de gratuidad, no tiene en cuenta que esta prestación se costea con los impuestos de todos, es una prestación solidaria.
     
    Cierto que quienes tienen dinero no necesitan de la Enseñanza Pública, y, por tanto,  quienes no pueden acceder a la enseñanza pública, no podrán competir con aquellos que reciben una enseñanza selecta con todo tipo de medios en la privada.
     
    Conclusión: los recortes atribuidos a la crisis económica y aplicados a la educación pública, (mientras se desgrava a los que se educan en la privada), repercutirá gravemente en los más débiles, y un pueblo compuesto por fuertes y débiles, debido a sus posibilidades económicas, mal futuro le espera. Y ésta es la gran tragedia de aplicar la crisis a quienes ya viven en la crisis, a título individual, y esta es la tragedia a título colectivo, la de un pueblo clasista e insolidario.
     
    A mí me da mucha alegría cuando veo a los descendientes de familias muy pobres que conocí cuando era pequeña, y que han podido acceder a estudios superiores porque sencillamente no han dependido de su poder adquisitivo, sino que se lo ha posibilitado la Enseñanza Pública.

  • Antonio Vicedo

    Al hablar de privado y público, general o universal, lo que trasciende el yo individual y nos situá en el NOSOTROS ESPECÍFICO HUMANO, podemos meternos en una  tormenta  de mar embravecido en la que todo se mueve envuelto en la mayor oscuridad sin el menor atisbo de chispa orientadora. ¿Que hacer entonces mental y razonablemente, sino soportar todas las consecuencias que la ignorancia, el error, el terror a lo desconocido, van nutriendo falsas esperanzas que se apoyan en la cresta de una ola, que pronto se convierte en profunda y aterradora hondonada?
    Público específico y por ello INDIVIDUAL y UNIVERSAL al mismo tiempo,  es EL SER PERSONAL  que a TOD*S L*S HUMAN*S  nos clasifica ,en IGUALDAD, respecto a los demás seres de la Naturaleza.
    Privado genérico o de cualquier otra particularidad circunstancial, es lo que corresponde ya al HACER, TENER y POSEER añadidos al SER y, por lo tanto  sin categoría finalista propia para alterar, ESENCIALMENTE, la condición de SUJETO del SER.
    Pero EL SER HUMANO, destinado a ser un YO  que con los otros de su misma especie humana constituyan el NOSOTROS HUMANO, aparece en la vida, con la  dimensión PUBLICA de su SER ESPECÍFICO  completamente en ciernes, o como germen a desarrollarse, en proceso de crecimiento animal y racional, dependiendo necesariamente de las ATENCIONES PRIVADAS de unos padres  determinados o instituciones particulares supletorias.
    Se da la circunstancia real y casi universal  de que tanto la acción parental sobre los hijos en la fase o etapa de la infancia, como el de las instituciones pro infancia, se plantean el servicio EDUCACIONAL  (Ayuda a que el/la infante/a saque de sí mism* todo lo que tiene que ser) como una tarea CON FINALIDAD PÚBLICA, GENERAL y UNIVERSAL respecto a TODOS sus HIJOS;de modo que, el cariño, trato y preocupación por las necesidades de cada uno, las consideran  SÓLO desde una finalidad de IGUALAR la PLURALIDAD individual; todo va ordenado y dirigido a la consecución de que  EL SER HIJ* resulte una REALIDAD GENERALIZADA EN TOD*S.
    Pero esto tan efectivo para el bien particular y general de cada HIJ*  en la infancia básica, llega un momento en que,  por el falseamiento de la VALORACIÓN prioritaria del SER por la circunstancialidad de la posesión y propiedad, en tanto que son hij*s MIOS=nuestros, se cambia  la EDUC-ACIÓN PÚBLICA, GENERAL y UNIVERSAL por la CULTURIZACIÓN (Cultivo) PRIVADA y PARTICULAR de los padres/madres o de las Instituciones Sociales.
    Ya el objeto de la ayuda no es fundamental y principalmente dirigida al SER, LA PERSONA SUJETO PÚBLICO UNIVERSAL, integrado en el NOSOTROS ESPECÍFICO HOMANO, sino a la clasificación del mismo correspondiente a los PARTICULARES y PRIVADOS INTERESES.
    La finalidad que dirige el cambio de lo que sigue llamándose EDUC-ACIÓN, familiar o social, al ser particular y privada, en verdad auténtico CULTIVO en los campos del TENER Y PODER, establece la prioridad de la “EDUCACIÓN PRIVADA sobre la PÚBLICA., no del todo bien considerada como tal, aunque así la sigamos llamando.
    ¿Por qué cual es la orientación que preside y mantiene toda su estructuración y finalidad fundamentales?
    ¿Acaso es el VALOR PRIORITARIO DE TODOS Y CADA UNO DE LOS INDIVIDUOS COMO PERSONAS, SUJETOS INALIENABLES, IGUALES A PLANO DE HUMANIDAD, como sucedía en la más tierna infancia?
    ¿O es la valoración de lo más fuerte, de más tener y poder, POR SER DE LOS MÍOS =Nuestros, como estímulo de COMPETENCIAS, incluso violentas y mortales, respecto a los OTROS, que, si llegan a ser objeto de alguna consideración, lo serán por camuflada rentabilidad y servicio a los que a veces se les llega a considerar falsamente SOLIDARIDAD?
    Entonces ¿qué es lo público y lo privado en este endiablado sistema inhumano de anulación del VALOR PÚBLICO y UNIVERSAL de TODO SER HUMANO? ¿Acaso el virus de la general pandemia que sufre la Humanidad no Humana, no empieza desde la misma traición que las familias hacen, por engaño o interés, de confundir su tarea PÚBLICA por la PRIVADA y PARTICULAR, pasando falsamente de cuidar el SER a cultivar la APROPIACIÓN en sus HIJ*S?
    Y, si esto, engañados o conscientes es lo que queremos para L*S MI*S=nuestr*s ¿cómo vamos a conseguir el predominio de LO PUBLICO, sobre LO PRIVADO en todo rl entramado institucional inhumano?
    COMPETENCIA Y SOLIDARIDAD, se excluyen; no les es propio el paralelismo, ni siquiera la convergencia.
    Optar por la primera, puede la Humanidad contemplar el culo de las más lejanas galaxias, pero jamás podrá aventajar a la selva, ni encontrar en el  SER de otr* human*  EL PRECIADO ROSTRO DE SUS HERMAN*-

Deja un comentario