Otros temas

Autores

Archivo de entradas

Temas

Fechas

Calendario

agosto 2011
L M X J V S D
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031  
7249 Artículos. - 110597 Comentarios.

Un aliento para los decepcionados con la Iglesia

Actualmente hay mucha decepción con la Iglesia Católica institucional. Se está dando una doble emigración: una exterior, personas que abandonan sencillamente la Iglesia, y otra interior, las que permanecen en ella pero no la sienten como un hogar espiritual. Continúan creyendo a pesar de la Iglesia.

No es para menos. El papa actual ha tomado algunas iniciativas radicales que han dividido el cuerpo eclesial. Asumió un camino de confrontación con dos importantes episcopados, el alemán y el francés, al introducir la misa en latín; elaboró una reconciliación rebuscada con la Iglesia de los seguidores de Lefebvre; vació las principales intuiciones renovadoras del Concilio Vaticano II, especialmente el ecumenismo, negando absurdamente el título de «Iglesia» a las demás Iglesias que no sean la Católica y la Ortodoxa; siendo cardenal se mostró gravemente permisivo con los pedófilos; su relación con el sida roza los límites de lo inhumano.

La Iglesia Católica actual se ha sumergido en un invierno riguroso. La base social de apoyo al modelo anticuado del actual papa está formada por grupos conservadores, más interesados en las realizaciones mediáticas, en la lógica del mercado, que en proponer un mensaje adecuado a los graves problemas actuales. Ofrecen un «cristianismo-lexotán» apto para calmar conciencias angustiadas, pero alienado frente a la humanidad sufriente.

Urge animar a estos cristianos en vías de emigración con lo que es esencial en el cristianismo. No lo es seguramente la Iglesia, que no fue objeto de la predicación de Jesús. Él anunció un sueño, el Reino de Dios, en contraposición al Reino de César; Reino de Dios que representa una revolución absoluta de las relaciones, desde las individuales hasta las divinas y cósmicas.

El cristianismo apareció primeramente en la historia como movimiento y como el camino de Cristo. Es anterior a su sedimentación en los cuatro evangelios y en las doctrinas. El carácter de camino espiritual significa un tipo de cristianismo que posee su propio curso. Generalmente vive al margen y, a veces, a distancia crítica de la institución oficial. Pero nace y se alimenta de la fascinación permanente de la figura y el mensaje libertario y espiritual de Jesús de Nazaret. Inicialmente considerado como «herejía de los Nazarenos» (Hechos 24,5) o simplemente «herejía» (Hechos 28,22) en el sentido de «grupillo», el cristianismo fue adquiriendo autonomía hasta que sus seguidores, según los Hechos de los Apóstoles (11,36), fueron llamados «cristianos».

El movimiento de Jesús es ciertamente la fuerza más vigorosa del cristianismo, más que las Iglesias, por no estar encuadrado en instituciones ni aprisionado en doctrinas y dogmas. Está compuesto por todo tipo de gente, de las más variadas culturas y tradiciones, hasta por agnósticos y ateos que se dejan tocar por la figura valiente de Jesús, por el sueño que anunció, un Reino de amor y de libertad, por su ética de amor incondicional, especialmente a los pobres y a los oprimidos, y por la forma como asumió el drama humano, en medio de humillaciones, torturas, y su ejecución en la cruz. Presentó una imagen de Dios tan íntima y amiga de la vida que es difícil prescindir de ella hasta por quien no cree en Dios. Mucha gente dice: «si existe Dios, tiene que ser como el Dios de Jesús».

Este cristianismo como camino espiritual es lo que realmente cuenta. Sin embargo, de ser un movimiento pasó muy pronto a ser una institución religiosa con varios modos de organización. En su seno se elaboraron las distintas interpretaciones de la figura de Jesús que se transformaron en doctrinas y fueron recogidas por los evangelios oficiales. Las Iglesias, al asumir carácter institucional, establecieron criterios de pertenencia y de exclusión, doctrinas como referencia identitaria y ritos de celebración propios. Quien explica tal fenómeno es la sociología, no la teología. La institución vive siempre en tensión con el camino espiritual. Es óptimo cuando caminan juntos, pero eso es raro. Lo decisivo es, sin embargo, el camino espiritual. Éste tiene futuro y anima el sentido de la vida.

El problema de la Iglesia romano-católica es su pretensión de ser la única verdadera. Lo correcto es que todas se reconozcan mutuamente, pues todas ellas revelan dimensiones diferentes y complementarias del mensaje del Nazareno. Lo importante es que el cristianismo mantenga su carácter de camino espiritual. Él puede sustentar a tantos cristianos y cristianas frente a la mediocridad e irrelevancia en la que ha caído la Iglesia actual.

[Traducción de MJG]

13 comentarios

  • Gabriel Sánchez

    Donde digo vincularnos con el, debo decir vincularnos con El.- Gabriel

  • Gabriel Sánchez

    Es interesante el tema planteado por Leonardo,  y tiene muchas vertientes, la primera es que quiso hacer Jesús…o mejor como quiso o con quien quiso que el Reino se fuera extendiendo, la primera cuestión, es que los conceptos que hoy manejamos, como religiòn, institucionalidad, no eran los manejados por Jesús, tal como el evangelio nos lo trasmite, el enseño a sus discipulos, un camino, que tiene que ver con la vinculaciòn con Dios (Papito), con los hombres y con la creaciòn…Sus disicipulos, especialmente lo enviados…(apóstoles), eran bastante cabeza dura y les costo entender…Salvador, nos socializo unos excelentes trabajo sobre el tema…El dejo a un pequeño grupo…lo entregado y rebelado…no le llamo de ninguna manera, pero es obvio que auspicio lo que llamariamos hoy una vinculaciòn comunitaria…Ya en las primeras comunidades, hubo luchas por el poder, injusticias, distintas forma de interpretar lo que Jesús dijo…ya en lo primero tiempos, unos se sentia con màs autoridad que los otros y dueños de la verdad absoluta…igualito que la humanidad…sin embargo su amor, nos acompaña a ambos…Como dicen dos queridos amigos…R…… y F……. hay que diferenciar la Fe…que necesariamente es en comunidad, con la religiòn…La Fe dice F es una invitación de Dios a nosotros y exige una respuesta que abarca toda la vida…la religiòn, es una construcciòn culutural (dice R), que es la forma que tenemos de tratar de vincularnos con el…

        Confundir una cosa con la otra…es una de la claves del problema…

        Bueno lo cierto que habemos muchos católicos silvestres, muy respectuosos de las manifestaciones culturales de otros, pero muy identificados con las nuestras…Pero lo digo con convicciòn y sentimiento, más que como razòn, creo que algo nuevo, esta comenzando a nacer…Gabriel

  • Gracias, tocaya. Un fuerte abrazo.

  • Creo que este articulo del Leonardo, puede ser apropiado para esta oración, aunque el Sr.Duato puede ponerla donde quiera. Saludos desde la calurosa Andalucía.

    Oración de las JMJ – Jornadas Mundiales de la Juventud
    Dios y Padre bueno,
    que nos amas y nos buscas.
    A una porción de tu comunidad eclesial,
    has convocado junto a la clase sacerdotal en Madrid
    para que juntos bendigan tu nombre y al hacerlo,
    se sientan aun más comunidad.
     
    Otros miembros de la comunidad,
    Padre de amor, nos negamos a celebrarte
    de esta manera fastuosa, ritualista y programática,
    pues nos da la sensación de que somos siervos de la ley,
    y no siervos de tu Reino.
     
    Queremos bendecirte Señor,
    con la alegría que brota de nuestros corazones,
    al saber que al morir en la cruz,
    borraste de nuestro camino
    los rígidos cañones de las leyes;
    y nos llamaste a vivir en la libertad. ¡Bendito seas!
     
    De los jóvenes cristianos y no tan jóvenes,
    quieres que seamos unas personas sin jaula,
    un grupo sin más constitución que la del amor,
    el respeto y la solidaridad.
    Quieres que seamos una especie cuya única norma
    sea vivir con intensidad la vida.
    En Ti y de Ti, Dios sin fronteras,
    amor sin límites, vida oceánica,
    aprendemos a caminar sin senda prefijada,
    a vivir sin más ley que el amor libremente querido.
     
    Unidos al rumor de los que nos narran su liberación
    y esperando llegar al mundo prometido,
    te aclamamos como Dios de nuestros corazones,
    y solicitamos la asistencia de tu Espíritu
    que es nuestro Espíritu,
    pues nos alienta y anima a vivir una rebeldía espiritual
    basada en la negación de lo preestablecido
    y que subyuga las conciencias.
     
    Somos muchos jóvenes, Dios y Padre;
    los que estamos hastiados
    de ser el objetivo de las reprimendas magisteriales
    de los hombres vestidos de negro.
    Demasiados siglos lleva nuestra iglesia católica,
    haciendo del negro su bandera,
    aun cuando en tu resurrección,
    nos entregaste un sin fin de colores
    fantásticos y llenos de energía,
    para que cada cual eligiera el suyo
    y así pudiera sentirse
    efectivamente miembro de la comunidad cristiana.
     
    Una comunidad con la cual soñamos,
    y en la que jamás se vuelva a señalar al pecador con el dedo.
    Ni se defienda al potentado,
    ni se calle voces en pro de la buena diplomacia,
    ni se pese al amor de unos en detrimento del de otros.
     
    Una comunidad en la cual toda familia pueda integrarse,
    teniendo el amor por bandera.
    Una comunidad eclesial en la cual junto al evangelio,
    podamos ser tolerantes y democráticos
    en la libre elección de nuestros pastores o representantes.
    Una comunidad donde cada mujer
    pueda llegar donde puede llegar un hombre;
    y aun mas alto.
    Una comunidad sin magisterios obsoletos,
    ni “monituns” recriminatorios hacia teólogos de libre pensamiento.
    Una comunidad en la que se abrace
    al que te adora –Dios de amor-,
    con otro nombre u otra forma,
    sin hacer acopio de absurdas verdades.
    Una comunidad en la cual se tenga más en cuenta
    el latido de nuestros corazones,
    que la letra de la ley.
     
    Esta es la comunidad que queremos,
    Padre bueno y santo.
    Y junto a nuestra admiración por Ti,
    queremos manifestarte nuestra determinación
    por seguir gritando a favor del reconocimiento
    de la autentica persona de tu hijo,
    Jesús de Nazaret.
     
    Pues entregado hasta la muerte,
    dio cumplimiento a la ley y los profetas
    y acabó con la esclavitud de los mandamientos.
    No antepuso norma alguna, por muy sagrada que fuera,
    a los dictados de su fe.
    Por lo cual, muchos se escandalizaron de El,
    porque no era esclavo de preceptos,
    ni se sujetó a la letra de la ley,
    sino que se embarcó en la aventura de ser fiel al Espíritu.
     
    Que este mismo Espíritu
    que insufla valor al hombre y a la mujer
    desde el comienzo de los tiempos,
    nos ayuden a todos a ser
    verdaderamente comunidad cristiana,
    de los que se reúnen en tu nombre y aman sin reservas.
    Así sea.

  • Carmen (Almendralejo)

    Carmen L… aunque no nos conozcamo en persona, creo que esto que dices, lo he sufrido en mis propias carnes, copio y digo “tu camino es el mio…” y algún día nos encontraremos en cualquier cruce de este CAMINO.

    “Yo tengo dos certezas ancladas en la experiencia: una, que seguir a Jesús de Nazareth llena mi vida de sentido, configura todas mis utopías , mantiene viva mi esperanza , alienta mi crecimiento y me abre al encuentro con el otro.
    Otra, que para crecer en ese seguimiento es imprescindible crecer acompañada.
    En eso estoy. Buscando compañeros y compañeras de camino, compartiendo con los que ya tengo mucho más allá de misas rutinarias de Domingo. No necesito ritos, ni dogmas, ni creencias que excluyan a much@s de quienes viven mi cotidianeidad en el trabajo, en el barrio, en la lucha por un mundo más justo. No me siento fuera de los discípulos y discípulas de Jesús aunque haya quienes afirmen que lo estoy por haber luchado por mi felicidad y la de mis hijos rompiendo una relación de pareja que no me permitía ser!
    BENDITA ERES ENTRE LAS MUJERES…

  • fulgencio ros

     
    En el fondo de toda persona descubrir e intentar se solidario con los demás y más equitativo con todos los que sufren, es muy loable y digno del ser humano.
    Pero creo incluso que sin decir que soy cristiano en esta sociedad donde la palabra
    Esta devaluada tengo que ser mas imitador de Jesús, más valiente mas coherente con
    Lo que predico, la iglesia jerárquica no es obstáculo, para un cristiano que busca a
    Jesús, hijo de Dios Padre, que esta en todos y en todo, descubrir que Jesús fue despreciado, por todos los poderes, político, económico, religioso, es un don incluso
    Que el Papa y cualquier otro dirigente cristiano no han descubierto, si lo hubieran
    Descubierto lo vivirían radicalmente como lo hizo Jesús, siendo fiel a la obra de
    Su Padre Dios.
     
    ¿Quién es el más importante?
     
    El que acoge a este chiquillo por causa mía, me acoge a mí; y el que me acoge a mí,
    Acoge al que ha enviado; es decir el que es de hecho más pequeño de todos vosotros,
    Ése es grande. Lc, 9,48
     

  • Baruj

    Un saludo a todos.
    Creo que todo se solucionaría si la iglesia como está, desapareciera y se transformara en una gran ONG, con personas que ayuden a personas – sean religiosas, o laicas – pero sin rendir pleitesía a nadie. Hoy la Iglesia esta demasiado corrupta, demasiado alejada de la gente, vive en un mundo que no es el suyo, se ha quedado anclada en la época en la que era la reina del baile, pero ahora ya se le ha visto el plumero. Ni es cristiana, ni es nada, solo vive del cuento. Parece mentira que con la cantidad de gente valida que tiene, que aun no hubiere tenido un Papa que metiese un puñetazo en medio de la mesa, y los echara todos a trabajar…
    La Iglesia ha tenido un Papa bueno – Juan XXIII – pero los secuaces que pululan por sus pasillos han tenido la precaución de hacerlo Papa, cuando el pobre estaba enfermo. Y aunque en ese tiempo hizo mas que todos los demás juntos  hemos tenido la mala suerte de que solo duro cuatro o cinco años. Si por lo menos hubiera vivido diez años  mas, pues,  posiblemente hubiéramos evitado a Pablo VI y Juan Pablo I hubiera tenido tiempo de ver lo que le esperaba y hubiera dado puerta a algún aprovechado mas. Aunque viendo el que vino después, pues…
    Bueno nada mas. Saludos a todos y feliz fin de semana

  • Yo tengo dos certezas ancladas en la experiencia: una, que seguir a Jesús de Nazareth llena mi vida de sentido, configura todas mis utopías , mantiene viva mi esperanza , alienta mi crecimiento  y me abre al encuentro con el otro.
    Otra, que para crecer en ese seguimiento es imprescindible crecer acompañada. 
    En eso estoy. Buscando compañeros y compañeras de camino, compartiendo con los que ya tengo mucho más allá de misas rutinarias de Domingo. No necesito ritos, ni dogmas, ni creencias que excluyan a much@s de quienes viven mi cotidianeidad en el trabajo, en el barrio, en la lucha por un mundo más justo. No me siento fuera de los discípulos y discípulas de Jesús aunque haya quienes afirmen que lo estoy por haber luchado por mi felicidad y la de mis hijos rompiendo una relación de pareja que no me permitía ser.

  • Luís Troyano

    Las religiones llamadas traslativas, como son las religiones del Libro, en su parte exotérica, sirven como dijera Marx, de “opio del pueblo”. Sirven, si, para apuntalar el ego, y darle consuelo en este mundo en el que sufrimos por nuestra ignorancia.
    Son sucedáneos espirituales. No es la autentica espiritualidad que nos transforma a mejor. (La parte esotérica de estas religiones si es transformativa, pero el catolicismo desde que ahogó el gnosticismo cristiano, apenas si tiene esa vía transformativa.)
    Si además, como en el caso del catolicismo, el quimérico consuelo, se hace pagar con una carga de moral que hoy sobre todo resulta inmoral. Pues “apaga y vamonos”. Si además las “celebraciones” son patéticas, y el clero, sobre todo la curia romana, implícitamente desprecia al pueblo creyente, y lo intenta tratar como “rebaño”. Se entiende la desbandada.
    Tienen miedo de perder sus seguidores, para ello, creen que lo mejor es el inmovilismo, que aquello funcionó ayer, ha de funcionar hoy. Pero hoy no es ayer, la vida es dinámica. Se quedarán “siendo los mas auténticos cristianos” pero solos…
    Y por cierto, porque no tengan sacerdotes, no justifica que muchos pobres párrocos, no puedan jubilarse. Que les proporcionen el descanso que se merecen, ellos no pueden decirlo, porque están “dentro”, desde “fuera” debemos denunciar un atropello laboral, pues eso es lo que es, en definitiva.
     
    La mayoría de párrocos hoy, se jubilan cuando se mueren…

  • Iñaki S:S,

    Como estamos hablando de aliento para decepcionados, me permito otro comentario. Guarda relación con mi distanciamiento paulatino de la Iglesia Católica de los ritos. ¿Cómo encajar en el ritual de una especie de secta que, a estas alturas, parece seguir condenando a mis incumplidores descendientes directos, a un hipotético infierno?. Y sin embargo, la figura del Jesús de Nazaret histórico, dentro de mi limitada preparación, es Alguien al que trato de seguir a mi manera porque, de un modo u otro, se me hace presente en cada instante de mi vida. 
     
    ¿En qué van quedando todas mis elucubraciones?. No sabría como explicártelo, pero voy a confesaros mis dos “jaculatorias-escudo”, para aguantar las acometidas del día a día:
     
    1,- “Siempre que la tristeza me invade es porque he vuelto a mirarme, a pensar en mi, a replegarme en mi propio yo. Cada vez que mi corazón estalla de alegría es porque me he perdido de vista”. Creo que es de Saint Exupèry.
     
    Tratar de ayudar un poquito a alguien, sea quien sea, alivia mis penas y calma mis remordimientos de privilegiado con un buen vivir.
     
    2.- “Padre mío, yo me abandono a ti, haz de mi lo que quieras…..”
     
    Es el comienzo de la oración del abandono que aprendí en los tres años(1966-1969),  que mantuve contacto con las fraternidades de Charles de Foucault.: Petits Frères de Jésus, de René Voillaume. Me sale espontáneamente cada vez que me llevo un susto o se me tuerce alguna cosa.
     
    ¿Creeis que “ayudar al prójimo y abandonarse al Padre” puede servir para atravesar el umbral de esa otra Iglesia, hoy por hoy oculta en las “catacumbas”?.

  • Iñaki S:S,


    Entre un día a día inmisericorde y una Iglesia que no facilita las cosas, cada uno nos enrocamos en nuestro “sota, caballo y rey”, navegando entre dos aguas. El Jesús Histórico más inteligible plantea exigencias muy concretas que, demasiadas veces, nos ponen en evidencia. La disculpa más fácil es mirar a la jerarquía de nuestra Iglesia Católica y escandalizarnos por su alejamiento del personaje. Si los estudiosos del Evangelio rehuyen el “sígueme” del Nazareno, ¿qué podemos hacer pobres de nosotros?. Retengo unos textos de Loisy:
     

    “Mi primera impresión, que no se ha borrado todavía, fue la de un alivio infinito. Me llené de gozo por no pertenecer a la Iglesia, y por pertenecerme a mi mismo un poco”. “Mi paz interior era completa….Para encontrar en mis recuerdos una parecida seguridad de alma, tendría que remontarme al tiempo de mi adolescencia, cuando sin ninguna preocupación por el porvenir, sin ninguna turbación de espíritu ni de conciencia, en las horas libres que me dejaban mis estudios….ayudaba a mi madre en el cuidado de sus gallinas, sus abejas y su jardín”.

     
    Personalmente yo encuentro una parecida seguridad de alma los pocos ratos que paso cuidando a mis nietas y nieto. Y eso a pesar de algo impensable hace unos años: ¡Ninguno de estas inocentes y encantadoras criaturas ha sido bautizada!. Sus padres, muy buenas personas, pasan totalmente de cuanto huela a ritos de Iglesia. Lo curioso es que, en lugar de arrastrarles yo a ellos son ellos los que me van arrastrando a mi. Los sermones no les conmueven, solo son sensibles ante ejemplos de compasión y solidaridad. ¡Ni tan mal!. Quizá por ahí puedan enganchar algún día con el Jesús histórico del Sermón de la Montaña.

  • Margarita Aguirre

    Yo, me siento perteneciente a la “iglesia”, considerada como la multitud, a quien fascina Jesús de Nazaret, conocido, nosólo por los “evangelios”, escritos unos cien años después, pero que se apoyan en el famoso documento “Q”,en donde se refieren acontecimientos vividos y convividos con los que conocieron en vida a Cristo.
    Tengo mis dudas fundamentadas sobre la “fundación” por Jesús de la “Iglesia”, tal como es y la conocida por la historia, que pienso que ha sido a lo largo de los siglos  mucho más criticable que la actual 

  •  Nací en una familia católica. Estudié en un colegio religioso hasta los 16 años. Estuve de catequista durante unos 15 años. Cumplindo con mi obligación y con la promesa hecha a mi mejor amigo: un misionero capuchino fallecido prematuramente, estoy en contínua búsqueda de la verdad. Llevo más de 20 años estudiando teología, filosofía, otras religiones, etc. Mis conclusiones: QUE NO SE CASI NADA. Aprendí a saber lo que no es verdad. Sigo creyendo en Jesús de Nazaret. Enseñó el Reino y luego vino la Iglesia. No creo que quisiera fundar ninguna iglesia ni instaurar ninguna religión. Creyó en el Padre que es sólo Amor y Perdón SIN CONDICIONES. No se si existe Dios. Si existe será el Dios de Jesús y el de todo lo creado. Si no existe sería una gran injusticia para los pobres y desheredados de este mundo que no verían cumplidos sus deseos de dignidad y justicia. ¿ La Iglesia ?( institucional, por supuesto). No guardo rencor. Simplemente me dan pena.(Lean, por favor, a Eugen Drewermann, entre otros.)

Deja un comentario