INFORMACIÓN Y FORMULARIOS INGRESOS YA: -Trasferencia a ES26 2100 7344 7313 0021 2801 -Bizum a 34-609 51 08 62
  • A  A  A  

Otros temas

Autores

Archivo de entradas

6396 Artículos. - 100286 Comentarios.

La confesión de François Houtart

Sobre los hechos relacionados con abusos sexuales a menores por parte de sacerdotes, ATRIO ha informado siempre con objetividad y ha condenado siempre sin paliativos estos hechos, vinieran de donde vinieran, aunque resaltando siempre que, junto a la responsabilidad personal, existía una responsabilidad institucional en la configuración del sacerdocio y en la manera de ocultar este tipo de hechos. Dimos especial relieve al caso de Bélgica y al Informe Adriaenssens. Sobre el caso del belga François Houtart habíamos anunciado que buscaríamos la información más objetiva para ofrecerla los lectores. Hemos traducido para ATRIO este dossier de Le Soir del 31 de Diciembre de 2010. Como ATRIO no opinamos. Cada cual puede formarse su opinión y manifestarla aquí

 

ABUSOS SEXUALES: LA CONFESIÓN DEL CANÓNIGO

Por Colette BRAECKMAN y Ricardo GUTIERREZ.

  

Del escándalo de abusos sexuales no se libra ningún estamento de la Iglesia. Después del obispo de Brujas, Roger Vangheluwe, el 24 de abril, un sacerdote “rebelde”, François Houtart, confiesa haber abusado de un menor, hace cuarenta años. El “papa de la alterglobalización” es ese canónigo anónimo al que se refiere uno de los 475 testimonios de abusos sexuales recogidos por la comisión Adriaenssens, entre el 19 de abril y el 14 de junio pasados (Cf. el “Texto” más abajo). François Houtart lo ha confirmado a Le Soir el martes -28 de Diciembre-  desde Quito, Ecuador.

 François Houtart es el mayor de una familia de 14 hijos, nieto del conde Henry Carton de Wart, uno de los pioneros del Partido católico y primer ministro de 1920 a 1921.

A los 85 años, después de muchos años de compromiso con los oprimidos, este hombre encarna la conciencia del Tercer mundo y la conciencia solidaria de la Iglesia católica. Formado en los principios de la juventud obrera cristiana (JOC), sociólogo marxista, se comprometió desde mediados de los setenta en favor de los pueblos del Sur, mediante la fundación de una ONG, el Centro Tricontinental (Cetri), en Lovaina la Nueva.

Tras ser denunciado por el testimonio indirecto de una prima ante la comisión Adriaenssens, el “canónigo rojo” nos ha confesado, desde Quito, haber abusado de un menor –uno sólo, afirma–, miembro de su familia, hace cuarenta años. La denunciante habla de “violación”. François Houtart reconoce tocamientos. De todas formas, los hechos han prescrito, penal y civilmente. Lo que está en entredicho es la autoridad moral del sacerdote, propuesto al premio Nobel de la paz 2011 por sus seguidores.

Este hombre continúa muy activo en la lucha por los más débiles, lo que posiblemente guarde relación con el abuso cometido…, como una forma de reparación social indirecta. El canónigo está en todos los frentes: como delegado en Ecuador, desde el 25 de diciembre, o debatiendo sobre el futuro del cristianismo con el presidente del Consejo europeo, Herman Van Rompuy, el 24 de noviembre último, en las Facultades universitarias de Namur.

Hace casi un año, en el marco de una encuesta de Le Soir sobre los católicos, François Houtart figuraba en duodécimo lugar en nuestra clasificación de los católicos más influyentes del Reino, justo delante del copresidente de Ecolo, Jean-Michel Javaux, décimotercero.

 Para los suyos, es difícil imaginar que una persona de su talla pueda estar salpicada por el escándalo de los sacerdotes pedófilos… Las primeras sospechas arrancan de la publicación del informe Adriaenssens, el 10 de noviembre pasado. Un testimonio indirecto menciona ahí el abuso sexual cometido por un canónigo de Lovaina, en 1970. Una prima de François Houtart rompió el silencio. Otra prima, hermana de la primera, exigirá la retirada de la campaña lanzada el 12 de octubre a favor de la candidatura del canónigo al Nobel de la paz…

Es una iniciativa que proviene del ámbito del Foro Social Mundial, según nos dijo entonces François Houtart: “Me pilló de improviso. Acepté, en nombre de las ideas de la antiglobalización,

luchar por respuestas alternativas a las crisis”.

Pero desde mediados de noviembre, el Comité de apoyo interrumpió la recogida de firmas. Oficialmente, “François Houtart solicitó al Comité no continuar la campaña: su edad y sus proyectos (…) no le permitirían asumir plenamente el papel exigido en estas circunstancias”.

En Cetri, que fundó en 1976 y dirigió de 1990 a 2004, “la confirmación de una parte de los hechos esgrimidos en su contra, ha llevado a sus responsables a no transigir, dados los valores de emancipación y de justicia defendidos por la asociación”. A François Houtart, que era todavía administrador de la ASBL, se le pidió dimitir, cosa que hizo inmediatamente con fecha de 1 de noviembre.

 

  • LA CONFESIÓN DE FRANÇOIS HOUTART: “Un acto desconsiderado e irresponsable

 En la respuesta que nos envía desde Quito, Ecuador, François Houtart comienza explicando las razones de la reciente retirada de la campaña en favor de su candidatura al premio Nobel de la paz 2011…

Confirma que una de sus primas ha exigido la interrupción de la campaña, “lo que el Comité no podía aceptar sin una decisión por mi parte”, señala.

 “El mensaje que recibí en América latina (donde he ido siete veces este año) fue sin duda el desencadenante de la decisión de parar la campaña, pero no resta importancia a las razones emitidas. Lo único que me había llevado a aceptar esa candidatura fue la insistencia del movimiento alterglobalización, con el fin de resaltar la idea del cambio posible. Nunca imaginé la posibilidad de un resultado positivo. A medida que se iba desarrollando la campaña iba tomando conciencia de lo que conllevaba asumir semejante contexto cuando yo en realidad estaría rondando los 87 años a principios de 2012. Desde el verano recibía en promedio una solicitud de entrevista diaria, sobre todo en mis viajes por América latina, Asia y Africa. Personalizar la campaña me parecía ocultar el verdadero esfuerzo colectivo en juego. Desde el final del verano lo había comentado con dos importantes miembros del Comité, preguntándome si no era mejor presentar a un organismo, por ejemplo el Foro Social Mundial.”

“El mensaje de mi prima era un recuerdo que solo yo podía comprender. Hace unos 40 años, al volver de una conferencia en el sur del país, sus padres, hoy fallecidos, me invitaron a alojarme en su casa, en la región de Lieja. Al pasar por la habitación de uno de los chicos de la familia, ciertamente le toqué sus genitales en dos ocasiones, lo que le despertó y asustó. Fue un acto evidentemente desconsiderado e irresponsable.”

“Los siguientes días tuve algún contacto con mis primos, sus padres, en Lovaina y Lieja. Por una parte, yo estaba preocupado por las consecuencias en su hijo. Me dijeron que le habían llevado a un psicólogo. Por otro lado, este acontecimiento me había conmocionado personalmente, pues era consciente de la contradicción que significaba con mi fe cristiana y mi función de sacerdote, con las que yo estaba profundamente vinculado. Les dije que estaba dispuesto a renunciar al ejercicio del sacerdocio y a asumir todas las consecuencias. Por consiguiente, nunca he pensado, ni afirmado, que eso fuera una situación normal ni común.”

“Me propusieron que consultara a un profesor del seminario de Lieja, sacerdote y psicólogo. Este me aconsejó seguir en el sacerdocio y concentrarme en las tareas universitarias en sociología de las religiones. Tenía que elegir entre el trabajo puramente académico en ese ámbito o una tarea relacionada con el compromiso social. Por la gravedad de los problemas existentes sobre todo en el tercer mundo y que conocía, elegí la segunda opción. Me he afanado en ella con todas mis fuerzas a lo largo de estos cuarenta años, y creo poder decirlo, sin búsqueda de protagonismo personal, sino sobre la base de una convicción profunda, a la vez social y religiosa.”

“Siempre he valorado enormemente la actitud de perdón de mis primos, lo que me permitió mantener este compromiso. En una reciente conversación con una de sus hijas, la que se había puesto en contacto, me recordó que para sus padres y su familia, el perdón no significaba ausencia de sufrimiento, lo cual reconocí y le pedí que su generación aceptara también mi petición de perdón.”

“Por eso, este recuerdo, sumado a las razones señaladas, me llevó a tomar la decisión de detener la campaña, lo que el Comité llevó a cabo días más tarde, en espera de mi vuelta de América latina.”

  

  • TEXTO íntegro de la denuncia presentada a la comisión Adriaenssens por una de las primas de François Houtart. Este testimonio se encuentra en las páginas 17 y 18 del informe de la comisión, hecho público el 10 de septiembre de 2010.

 Quisiera exponer el testimonio de dos hechos de abusos.

Uno perpetrado sobre mi hermano por el canónigo A sobre quien he podido leer hace algunos meses un artículo lleno una vez más de grandes elogios,

Pero este hombre cometió hace 40 años un delito de violación sobre la persona de mi hermano.

Mi padre, que falleció este mismo año, tenía la misma edad que A y era su amigo.

Lo veneraba como un gran hombre, hasta esa noche en que, habiendo sido hospedado por mis padres, se introdujo por dos veces en la habitación de mi hermano para violarlo.

Antes de la tercera vez, mi hermano fue a decirlo a sus padres quienes lo protegieron en su habitación.

Pero el día siguiente por la mañana, recibieron a A para almorzar, como si nada hubiera pasada para que éste pudiera dar su conferencia en Lieja.

A mi hermano le habían alojado en casa de un vecino.

Y algunos días más tarde mi padre fue a Lovaina para hablar con él y pedirle que se disculpase.

¡Pero A no hizo eso sino algo peor: le dijo a mi padre que era una cosa de lo más normal!!!

Mi padre, después de esto, borró a A definitivamente de la lista de de sus amigos.

¡Y nadie nunca tuvo conciencia del sufrimiento de mi hermano como niño abusado!

No es difícil imaginar que A ha cometerido otras violaciones sobre otros niños. Crímenes no fueron nunca reconocidos y que permanecieron siempre ocultos.

Querría añadir que yo, a la misma edad (8 años), fui también violada (con eyaculación) al salir de una misa, crimen que no fue perpetrado por un eclesiástico sino por un feligrés de nombre B.

Eso sucedió en la calle, ante mi hermano gemelo, el mismo que fue abusado por A.

En aquella ocasión también jo pude hablar con mis padres que propusieron expulsar de la parroquia, con toda razón, a B.

Yo continúo desde entonces con terapia para intentar aceptar este gran sufrimiento que desde entonces permanece como una marca indeleble en nuestros cuerpos.

Hay que ser conscientes de que recuperar confianza en sí y en el otro después de “eso” es algo muy muy difícil.

[Traducción de Maite Lesmes y Radacción de ATRIO]

111 comentarios

  • pepe sala

    Buena pregunta, Oscar, te agradezco que me la hagas:
     
    “”Sala: ¡buen y sensible relato!
    ¿Qué ilustra extrapolar Houtart a D. Evencio?””
     
    La respuesta es muy fácil:
    Yo no conocí a Houtart y sí conocí a D Evencio. Por lo tanto procuro hablar de lo que conozco en vez de hacer congeturas dudosas sobre quien no conozco ni me asombro de su ” pecado” tan común entre los sacerdotes de izquierdas, de derechas y de centro.
     
    También conocí a otros muchos curas y, salvo excepciones que también he comentado en ocasiones, el mejor de ellos serviría como tea para darle fuego a todos los demás.
     
    No creo que se trate del tema Houtart como exclusiva de las tendencias sacerdotales. Más bien creo que el tema da para mucho más y yo trato de ” expandir la mierda” para ver si conseguimos entre todos-as que la mierda deje de ensuciar nuestra sociedad, sobre todo para proteger a nuestros niños-as de semajntes indivíduos.
     
    Seguramente no encajará muy bien en el tema del hilo; pero hay tan pocas posibilidades de destapar a un Organismo tan poderoso que no puedo, ni debo, dejar pasar la oportunidad de expresar MI VERDAD.
     
    ¿ Has pillado la idea, Oscar?…
    Pues deseo no tener que contar cosas mucho más fuertes respecto al comportamiento de los curas que conocí durante años. Hoy en día estoy absolutamente liberado de sus influencias y no me apetece rememorar malos royos. Lo que no significa que, en defensa de los derechos de los niños actuales, me jugaría mi propia libertad y mi propia vida si fuese necesario.
     
    Bueno, pues, que los ” reyes magos” os sean generosos.

  • oscar varela

    Hola Olvera y Sala!
     
    1º) En las Ciencias Exactas el Camino provechoso ha sido la Extrapolación o Tendencia al Infinito.
     
    (así fue el gran salto de Descartes y Leibniz, p.e., en la configuración del Álgebra frente a la sola Aritmética; o la posibilidad del Cálculo Infenitesimal).
     
    Esa tendencia presionó la Materia llenándola de agujeros;
    y como los agujeros son livianitos, las Ciencias Exactas fueron logrando des-esclavizarnos de la pesadez.
     
    2º) Pero como las Cosas seguían empecinadas en pesar,
    se las empezó a tantear con la Razón para lograr su justo peso
    (el cada vez más conveniente a nuestras pre-tensiones de vida)
     
    Ese fue el momento glorioso de la constitución de una extraña “Ciencia”:
     
    * que no es Exacta (Ciencia)
    * pero tampoco Experiencia (Sabiduría)
     
    es algo más cercano al Ser humano,
    – que nunca ES,
    – sino que VIVE probo-inventándo-se;
    (una especie de “más o menos” o de “casi”)
     
    Esa Ciencia fue la Física.
     
    3º) Otro “pero”.
    Pero el Ser humano no come “proteínas animales”;
    sino un jugoso “Bife de chorizo” con algún o alguna Cumpa;
    -junto a un buen vinito tinto y manso-;
    es decir: Vive.
     
    ¿Cuál será el “modo de decir” propio a la Vida humana?
    ¿Cómo re-latar la circunstancial Vida sin ponerle los infelices corsés de “la flaca” Ciencia?
    ··············
    Olvera: por acá somos “primitivos”, pero los retretes tienen puertas.
    Conocerás el término “franquía” como espacio acotado al ámbito social.
     
    Sala: ¡buen y sensible relato!
    ¿Qué ilustra extrapolar Houtart a D. Evencio?
    ··········
    Ambos están bien … quizás puedan regar otra maceta.
     
    ¡Voy todavía! – Oscar.

  • pepe sala


     
    D. Evencio González Bedoya recorría las escuelas de Potes y de los pueblos lebaniegos en busca de candidatos idóneos. Eran indispensables las buenas notas y tener unas dotes físicas aceptables. (El sistema era elitisca, y quien no superase los contenidos, simplemente quedaba expulsado.) Mis llantos no sirvieron de nada… mi expediente era tan bueno que no debería de seguir “perdiendo el tiempo” en la escuela Nacional, (La pública). Las perspectivas eran tan prometedoras y halagüeñas que mis padres no podían hacer otra cosa que obligarme a comenzar las clases en la Preceptoría de D. Evencio. Yo no tengo opción, tenga 9 años.

    Ya estamos en el 2ª curso de la Preceptoría, al año siguiente me pasarán al Seminario. La mayoría iban a Corbán; a mí y a otros dos alumnos nos mandaron a Valladolid, no sé por qué. Estuve 4 años en los Misioneros Oblatos de María Inmaculada, de donde me expulsaron por “falta de vocación”. (me negué a ir a misa estando estudiando para cura.)

    Pero me estoy desviando de lo que quiero contar. Como decía, estamos en el 2ª curso. Dn. Evencio estaba este curso más violento que el anterior. Sus arranques eran más continuos y los alumnos le vigilábamos para escapar a tiempo de sus tremendas iras. Los pupitres pegados a la pared eran más valorados que los que estaban en la parte de fuera. Una de las costumbres que tenía D. Evencio era levantarse de improvisto, y arrancar como un huracán por el pasillo repartiendo mamporros a diestro y siniestro, nunca mejor empleados los términos… Los muchachos lo esquivábamos como podíamos; había que tener unos reflejos… bueno, todo es cuestión de práctica.

    Los jueves por la tarde teníamos paseo. Solíamos ir a caminar a algún pueblo cercano o a Sto. Toribio. Este jueves se le ha cruzado la vena y nos ha quitado el paseo. Hay protestas… hay algarabía en las protestas. D. Evencio se queda de pronto pensativo, como transpuesto.

    – Os propongo un trato – nos dice.

    Bueno, al final parece que tenemos paseo.

    – Que salga un voluntario. Yo intentaré hacerle llorar. Si no llora iremos de paseo; pero si llora no lo habrá. ¿aceptáis?.

    Adiós paseo… conociendo a D. Evencio a ver quien es el guapo que sale voluntario. Yo tenía 10 años, y el mayor de la clase, no creo que superase los 13 años. Todos nos quedamos acojonaditos arrugados en nuestros pupitres. Ni siquiera lo mirábamos, por si acaso se le ocurría llamarnos.

    – Sala.
    – No. Padre, yo no quiero ir de paseo…
    – Pero tus compañeros sí. Vamos, sal al pasillo.

    De perdidos al río; ya que me voy a llevar las tortas, por lo menos intentaré conseguir el paseo. No lloraré, lo prometo.

    Dn. Evencio tenía muchas técnicas para el ataque, pero los muchachos conocíamos prácticamente todos. Una que le gustaba mucho era mandar ponerse firme, y se hacia el disimulado… de pronto barría con su enorme pie el suelo y pegaba en el pie del que estaba en posición de firme. El incauto caía estrepitosamente ante el jolgorio de Don Evencio y algunos de sus alumnos “enchufados”. Ni las tretas ni los mamporros hacían mella en mi decisión de no llorar. Se empleó a fondo; pero el paseo estaba ganado…

    De pronto se queda muy serio. Parece que no le ha gustado eso de que le aguanten toda la violencia sin siquiera rechistar, sin un quejido, sin un solo ¡Ay! Cambia de táctica…

    – Ponte de rodillas, Sala.

    ¿Qué vendrá ahora? pensé yo.

    Alli, de rodillas delante de los compañeros, delante de un crucifijo y delante de aquella figura extremadamente delgada vestida con sotana negra, un niño de 10 años obligado a asistir a aquel tipo de “enseñanza”, comenzó a llorar de rabia oyendo las barbaridades que salían por la boca del “representante de Dios en la tierra”:

    – Tu padre se condenará… todos sabemos que es un rojo comunista que nunca va a misa…. ( “rojo comunista” de entonces es el equivalente al “etarra terrorista” de ahora) Y a ver si le dices que pague las mensualidades de la preceptoría… ( era de pago)

    La humillación me duró meses; no me atrevía ni a mirar a mis compañeros. Recuerdo que muchos de ellos me daban ánimos, y yo sentía mucho agradecimiento hacia ellos.

    Por fin, Dn Evencio tuvo un rasgo de humanidad, y a pesar de haber ganado su reto por haberme hecho llorar, nos concedió ir de paseo aquel jueves. Fuimos a Sto Toribio, y como siempre , cuando pasábamos a la altura de Mieses, nos formó en fila de a dos y cantamos aquella canción tan repetida en la época :

    “La mirada clara y lejos ….. y la frente levantada …… voy por rutas imperiales …. Caminando hacia Dios.
    Montañas nevadas, banderas al viento”…..( los muchachos no teníamos ni idea de lo que estabamos cantando)

    Los altos de Fuente De estaban nevados; hay nieves perpetuas. Yo no tenía frío exterior, casi nunca tenía frío por fuera…..
     
    Jomis.

  • pepe sala

    Así lo creo yo también, Rodrigo:
     
    “”¿No es ya tiempo de ir hacia una manera diferente, que permita pre-venir?””
     
    Y mala pre-vención tendremos si se continúa dejando en manos de cierto sector social a los niños-as que no tienen posibilidad de defenderse ante sus violadores. ( sexuales y de los otros)
     
    Cuando un niño está bajo la tutela de un sacerdote ( hablo por propia experiencia) el sacerdote pasa a ser su ” padre-madre-hermano-consejero”… El niño tomará como inapelable todo cuanto le indique su tutor, puesto que carece, aún, de suficiente discernimiento para oponerse a cualquier cosa que el sacerdote le muestre como necesario para su formación. Y se dieron verdaderas aberraciones dentro de los seminarios, preceptorías, catequesis parroquiales, etc. Posiblemente las cosas no hayan cambiado demasiado.
     
    Vaya una pequeña muestra que, aunque repetida, puede ilustrar muy bien el tipo de violación al que me refiero: LOS DERECHOS DE UN NIÑO.
     
    ( Vaya en mensaje aparte para no hacer demasiado largo éste.)
     
    Saludos, pues.

  • M. Luisa

    En torno a la lectura que ayer Asun  nos facilitó sobre Fe y Afectividad  me han asaltado de  madrugada un sin fin de cuestiones  relacionadas sobre la sublimación como salida posible de realización sexual que el poder jerárquico ha venido  asignando  a la casta sacerdotal.
    En primer lugar es aberrante  esa idea de la sublimación  cuando en la actualidad y fuera del escolasticismo  ha desaparecido  la representación sustancial de la persona. La persona  no consiste en ser sustancia a la que se le pueda inducir,  si no es mentalmente, a un cambio de estado, sino que la persona consiste en ser sistema, es decir, en poseer suficiencia constitucional o lo que es lo mismo en ser autosuficiente. De ahí que no tenga sentido efectuar ningún cambio en su interior sino más bien llevar a plenitud lo que nos ha sido dado.
    Entrar ahora en detalles sobre  lo que pienso en estas cuestiones me sería muy largo de exponer, simplemente para ilustrar  la sinrazón histórica de la sublimación pego un fragmento hallado en la red de Los hermanos Karamazov, de Dostoiewski, testimonio bien elocuente del  problema.

    “¡Comprenderán muy bien, demasiado bien lo que significa subordinarse de una vez para siempre! Mientras no lo comprendan, los hombres no serán felices […] Oh, les convenceremos, finalmente, de que no se enorgullezcan, pues tú los has elevado, y les has enseñado a enorgullecerse; les demostraremos que son débiles, que no son más que unos lamentables niños, que la más dulce de las felicidades es la felicidad infantil. Se volverán tímidos, empezarán a mirarnos y a apretarse contra nosotros, medrosamente, como los polluelos contra la clueca. Se sorprenderán, se estremecerán de horror ante nosotros, y se sentirán orgullosos de nuestro poder y de nuestra inteligencia, de que hayamos sido capaces de someter un rebaño tan turbulento de miles de millones de hombres. Temblarán, sin fuerza, ante nuestra cólera […] Oh, sí, les daremos permiso para que pequen, pues son criaturas débiles e impotentes, y nos amarán como niños porque les permitimos pecar. Les diremos
    que todo pecado puede ser redimido, si se ha cometido con nuestro consentimiento; les permitiremos pecar porque los amamos; en cambio, los castigos correspondientes, los cargaremos sobre nosotros, ¡qué le vamos a hacer! Cargaremos con sus pecados, pero ellos nos adorarán como a sus
    bienhechores que cargan con sus pecados ante Dios. No tendrán secreto alguno para nosotros. Les permitiremos o les prohibiremos vivir con sus mujeres y amantes, tener o no tener hijos, según sea su obediencia, y ellos se nos someterán con satisfacción y alegría. Nos comunicarán los secretos más
    atormentadores de sus conciencias, todo, todo lo pondrán en nuestro conocimiento, y todo se lo resolveremos nosotros; ellos aceptarán con alegría nuestras resoluciones porque así les liberaremos de la gran preocupación y de los terribles sufrimientos que sienten ahora al tener que tomar una resolución
    personal y libre […] y para su propia felicidad los cautivaremos con el premio del cielo y de la vida eterna”.

  • Rodrigo Olvera

    Oscar
    Son demasiados siglos de considerar la violencia intrafamiliar como algo que no se debe ventilar en la plaza pública.
    ¿No es ya tiempo de ir hacia una manera diferente, que permita pre-venir?

  • oscar varela

    Hola!
     
    ¡Qué macana! ¿no?
     
    Con suma delicadeza y verdad (las dos cosas)
    Atrio.org nos deja al umbral de n/puerta de casa
    “eso” tan doloroso.
    ···········
    No pienso en Houtart, primeramente.
     
    Pienso en esta sobrina, que sigue trastornada.
     
    Pienso, sobre todo, en el estado actual del “abusado”.
     
    Entonces, quedo un poco en el aire preguntándome:
     
    1º) ¿Aprovecha a los dañados la “socialización” de “eso” tan “familiar”?
     
    2º) ¿De qué protege –personal y colectivamente- su difusión?;
    si el “viejito” ni hizo ni hace “teoría” positiva de “eso”.
     
    3º) ¿Por qué en una “denuncia oficial” se alega el “supuesto”:
    No es difícil imaginar que A ha cometido otras violaciones sobre otros niños.
    ··········
    Una última pregunta que me queda sin clara respuesta;
    pues la hago desde un Continente un poco todavía “primitivo”:
     
    4º) ¿Podrán pesar títulos nobiliarios y religiosos e “historias de Familia” en conductas generacionales?
    ··················· 
    NOTA: dije “primitivo”, no “salvaje”.
    Entiendo que “esas” cosas entre nosotros tampoco
    * las “solucionamos”;
    pero sí
    * las “arreglamos”
     
    ¿Cómo?
     
    La más de las veces a las trompadas en el gallinero del fondo de casa.
    Un poco “salvaje” es cierto.
    ·············
    ¡Qué macana! ¿no?
     
    Pero hay que seguir ¡Yendo todavía! – Oscar.

  • Asun

    Gracias, Carmen. Me alegra que así lo sientas.  Un abrazo.

  • Carmen (Almendralejo)

    Asun, muy bueno ese enlace…
    Totalmente de acuerdo, no tiene una educación en afectividad normal, no se les ha educado en una sexualidad sana.
    Pero
    ¿solo ellos han sido educado afectivamente ydeficientemente, las religiosas no lo han sido igual que ellos?
    ¿Hay tantos caso de abusos a menores en estas?

    Creo que en definitiva, la jerarquía es la mayor y quien más culpa tiene de estos abusos, porque muchos de ellos se han repetido en lugares distintos, a personas distintas por los cambios de esos pedófilos para que la mierda se aireara, en vez de limpiarla de raiz.

    Y sobre este tema creo que ya está todo dicho de la talla de esta persona, porque me da igual que sea pepito o juanito…

    Y si es mi hijo le hago santo de una vez…

  • Asun

    Me alegro un montón,  Mª Luisa. Lo mismo te deseo. Muchas gracias.

  • M. Luisa

    Esplendido articulo Asun! Esa doble dimensión de lo humano en unidad integradora ha sido siempre mi  línea de pensamiento  tantas veces   expresada  aquí  y que vale tanto  para  laicos como para sacerdotes.

    Un abrazo y Feliz Año Nuevo!

  • Asun

    Estoy con Mª Luisa en que la formación deficiente, que recibe un sacerdote, por no integradora de toda lo que conforma al ser humano es crucial en la relación interpersonal afectiva. También creo que a lo largo de la vida es posible aprender de esos huecos y lagunas desde la humildad.

    Lo que no me cuadra es que no rechazara con insistencia hacer campaña a su candidatura desde el principio. Aquí parece que en este olvido se ha colado el ego, que en  todos sin excepción astutamente acciona y reacciona. De todos modos hacer morbo de todo este asunto, no nos lleva a ninguna parte. La naturaleza humana es difícil de prever, nadie mejor que uno mismo lo sabe, pero si a eso se añade una educación rigorista y puritana lo natural se puede convertir en perverso. Por lo que un no rotundo a lo antinatural.
     
    Para cómo reeducarse en introspección los clérigos y religiosos en lo afectivo está muy bien un artículo en la web de enriquemartínezlozano.com  titulado: Fe y afectividad.
    .

    http://enriquemartinezlozano.com/feyafectividad.htm
     
    Os gustará. Gracias.
     

  • jacob

    Hy máss casos de esos, que seguramente no recibirian la misma comprensión

  • ana rodrigo

    Jacob, no es cuestión ideológica, sino una vida entregada totalmente a defender al más débil, no sólo de palabra sino de obra, con todo el alma.

  • jacob

    Y al poeta, recordar lo que decía en uno de sus cantos de amor/desamor esa gloria de la musica argentina, Piminela:

    Olvidaaaaa mi noombreeee.

    Nota desdramatizadora:
    Tengo un buen amigo argentino que dice que una de las pocas cosas que le hacen avergonzarse de su pais, precisamente es Pimpinela

  • jacob

    A mi me pasa como  a Rodrigo Olvera, que me sorprende como se está mirando este caso. Yo creo en el arrepentimiento de las personas, pero me pregunto si esta simpatía latente aquí en Atrio hacia François Houtart, sería la misma en otro caso, con otra persona arrepentida por su delito/pecado, pero ideologicamente menos afín.

    Como siempre la respuesta está en el viento

  • olga larrazabal

    Maite y M Luisa apuntan con razón  a la responsabilidad que le cabe a una institución que exige celibato y castidad, totalmente contra natura, y los problemas derivados de esta exigencia los mete bajo la alfombra, no dando a sus “pupilos” una formación afectiva adecuada lo que los conduce, en muchos casos, a ser personas deficientes y confundidas en ese aspecto, que perpetúan el sistema confundiendo a otros.  Lo importante es que Houtart, no convirtió sus tendencias en el centro de su vida, sino que fue un episodio cuya vergüenza lo conmocionó lo suficiente como para tomar conciencia de su gravedad, aparentemente.  Diferente al caso como ser de Maciel y otros que  tenemos en Chile, que construyeron una pastoral alrededor del abuso de adolescentes desorientados.

  • Carmen (Almendralejo)

    Es verdad que al conocer a una persona, o estar en sintonía con sus palabras de búsqueda de ese camino reencuentro con la Palabra y el SMS de Jesús, la persona queda con menos libertad.
    Menos libertad, porque los sentimientos muchas veces nos hace sentir aquella misericordia de la que Jesús habla.
    En el Evangelio de Mt 18, 1-5. 10.12-14, se nos dice que l*s niñ*s son las personas más importante para D*s (su reino)
    Se nos insta al cambio, para disfrutar del gozo de saber y gustar de D*s
    A ser humildes, como ellos que no presumen de la inteligencia ni de los estudios eruditos, que junto a enferm*s y mujeres eran los olvidados de aquella sociedad elitista que le tocó vivir a Jesús.
     
    No habla de recibir al niñ* como si recibiéramos a Jesús, a la vez que en est*s niñ*s vemos el rostro limpio de D*s
     
    Dejad que se pierda un*s niñ*s, es igual a dejar por entero a toda la grupalidad porque importa más aquella personita.
     
    Mc en 9,38.43.45-48 habla de dar agua para no quedarnos sin recompensa, quitar la sed es igual a mostrar ese parte de luz o camino que la persona ha descifrado, es decir no mentirnos para dejarnos en la red o la trampa de algo ya orquestado y con otros fines que no sea la libertad de ese persona infantil o inmadura para la fe, niñ*s.
     
    Hacer milagros en su nombre, no puede hablar mal de Jesús, pero ¿Podemos hablar y decir que somos hombres de dios, y hacer aquel mal del diablo?
     
    ¿Podemos silenciar y dejar que nos entronicen hasta lo más alto, habiendo dejado a personas para toda su vida inutilizadas no ya para tener una sexualidad normal, sino incluso para tener un encuentro con D*s
     
    ¿Pero que decir de quienes no hacen milagro sino que en su nombre hacen daño incalculable a ese niñ*?
    Reconocer algo, tan solo cuando alguien ya no publica, no es pedir perdón públicamente sino que no has tenido más remedio que hacer aquello que ya va a ser difundido, eso no es valentía ni honestidad sino simplemente dejarse llevar por los acontecimientos.
     
    ¿Cómo pudo ni siquiera pensar en estar nominado para ser un premio Nóbel?
    Por qué cuando salió todo esto, él públicamente no dio la cara antes que nadie lo hiciese, y así hubiese sido más honesto con él, con la gente que en definitiva creían en él y con esos niñ*s

    ¿Por qué debemos creer que solo fue aquel episodio?

    ¿Dónde están quienes el dijeron silencia, olvida y sigue para adelante?

    Creo que quienes tienen a su lado a una persona que de niñ*s han sido violados, o sufrido abusos, no llegan jamás a ser personas libres de aquel abuso…
    Y sé que incluso siguen de por vida sintiéndose suci*s, por muchos que digan que no fueron culpables, porque en definitiva la sociedad siempre miran para otro lado, cuando no dicen ¡Bueno, ese o esa!
    Sin contar que pierden a ese familiar, y todo lo que conlleva cuando es un tío, primo, padre o abuelo, y cuando para colmo es un familiar y sacerdote ¿…?
     
     “…El que escandalice a uno de estos pequeños que creen, más le valdría que le encajasen en el cuello una piedra de molino y lo echasen al mar. Si tu mano te hace caer, córtatela: más te vale entrar manco en la vida, que ir con las dos manos al infierno, al fuego que no se apaga…”

  • M. Luisa

    Es importante destacar en todo este asunto lo que en la introducción del artículo ATRIO hace constar, refiriéndose al reparto de las  responsabilidades.  Porque  claro que la responsabilidad  naturalmente  concierne a la persona,  pero también y sobre todo a la institución. Y yo me atrevería  incluso a invertir el orden,   ya que  tal como se ha visto, la institución  en los casos de pederastia y antes de verse acosada,     lo hacía    inconfundiblemente mostrándose   carente de toda responsabilidad. Sus acciones huidizas,  en lugar de  enfocar  el núcleo mismo  del problema estaban  intencionalmente orientadas  al encubrimiento. Esto nos ha de hacer pensar  y reparar  en que así como a nivel personal, refiriéndome ahora a François Houtart,  su trayectoria, por lo que se ve,   refleja  un íntimo arrepentimiento e indica  considerablemente  que  en  aquel triste y  desdichado acto no quedó agotada  su realidad toda, sí en cambio la institución la agota en su cerrazón  al no afrontar de cara el problema   que ha supuesto mantener intacta hasta el día de hoy la  nefasta   ley del ce libato.

  • Maite Lesmes

    He querido decir formación deficiente.

  • Maite Lesmes

    Fco. J. Peláez:  Si te fijas, en las dos intervenciones he hablado de lo que parece un “hecho puntual, aunque grave, injustificable, irreparable”.  Pero, por sentido humano y cristiano, necesito encajar mis juicios con mis sentimientos, por lo que no me resulta difícil en este caso echar mano de la compasión y sobre todo del contexto.
    ¿Qué sé yo de cómo se vive la afectividad en una familia de 14 hermanos, de la que además se es el mayor? ¿qué formación afectivo sexual tuvo en el Seminario? ¿qué pasaba por su mente formada académicamente pero no equilibrada en lo afectivo – a los hechos nos remitimos- cuando tenía cuerpo de 40 y formación o deformación en lo afectivosexual?  De sobra sabemos que el celibato impuesto por la jerarquía es una perversión, contra natura.  Y sin excepción, sabemos cuán frágil y contradictoria es nuestra condición humana, capz de lo mejor y de lo peor.

  • pepe sala

    Corrección indispensable:
    Donde pone ” perte” debe poner PUERTA

  • pepe sala

    Siéntate y espera…
    siéntate a tu perte sin llorar siquiera.
    Mira que eres joven;
    mírate al espejo.
    Para tu amargura te daré un consejo:
    siéntate y espera,
    siéntate y espera,
    siéntate…y espera.
     

  • jacob

    Sigo esperando las disculpas de alguien por su comentario justificando a Hitler por la Soah

  • pepe sala

    Disculpas, era en atención a Alfonso…. que ” tanto monta, monta tanto Alfonso como Jacob”.

  • pepe sala

    ¡ Por Tutatis!!, Jacob, no traigas por aquí pájaros de mal agüero.
    Los falangistas deberían estar prohibidos en cualquier DEMOCRACIA que se tenga un mínimo de respeto. Lo mismo que los NAZIS están ilegalizados en Alemania.
     
    ¿ Cómo te atreves a tomar en serio lo que escriba o coemnte semejnte pajarraco?: ( Ver el contenido de éste enlace.)
     
    http://desdemicampanario.blogspot.com/
     
    “Vade retro”…

  • Alfonso

    La vuelta de las cigüeñas anuncia una nueva primavera para la iglesia, este luminoso artículo sobre Francois Houtart es de obligada lectura:
    Un angelito el sacerdote marxista, santón del progresismo, François Houtart
    http://www.intereconomia.com/blog/cigueena-torre/angelito-sacerdote-marxista-santon-del-progresismo-francois-houtart

  • francisco javier peláez

    No Ana la ley humana.La belga que ni penaliza el adulterio ni permite la pederastia.Como el delito ha prescrito,creo que el Sr.Houtart como otros muchos sacerdotes que les ha prescrito el delito deben buscar otra solución.A mí lo que han hecho hasta ahora no me convence,ni lo más importante,no repara a las víctimas.

  • ana rodrigo

    Fco. Javier, ¿qué hacemos con un hombre arrepentido, le colgamos una rueda de molino y lo tiramos al mar? Pues, hala, adelante!

  • pepe sala

    Parece como si todo lo relacionado con los curas se derivase de los asuntos sexuales. Pues yo no lo creo así. Grave, gravísimo es que un cura ( de izquierdas o de derechas) abuse sexualmente de un niño-a; pero no menos grave encuentro que se abuse de los derechos  que cualquier niño tiene por el mero hecho de serlo y se pierda el RESPETO que su indefensión no le permite exigir a los curas y a cualquier persona.
     
    Mi rebeldía infantil-juvenil fue una buena coraza anti “salidos sexuales”. ( no diré lo mismo de algunos de mis compañeros de seminario) Fuera de alguna sentadita en las rodillas del padre espiritual cuando visitaba su cuarto privado, no recuerdo ningún toqueteo indecente, salvo en las normales visitas al pater médico, quien siempre estuvo acompañado de un médico del pueblo en nuestras revistas anuales. ( Como en la mili, más o menos.)
     
    Pero jamás se me ha borrado de la mente la falta de RESPETO que el mismo cura médico ( Padre Baquera) tuvo conmigo delante de todos mis compañeros de curso:
     
    Se trataba de las matemáticas ( trigonometría) las cuales tenía un tanto atragantadas. Para mantener mi beca  estaba obligado a mantener una nota media superior al 7´5 .  En todas las demás materias me sobraba capacidad, pero en matemáticas me costaba pasar de la nota 7 y el tal cura no me lo perdonaba.
     
    Escribió a mi casa acusándome de vago y de poner poco esfuerzo en matemáticas. Mi padre me recriminó el supuesto ” pasotismo” a través de una carta bastante dura. Hasta aquí todo asumible y normal, considerando la época en que estábamos.
     
    Visto que mis notas no se mejoraban y la jodida trigonometría no entraba en mi neurona, en una de las clases me sacó a la pizarra a resolver un problema. Imposible.
     
    Delante de todos mis compañeros, el cura cabrón, me humilló durante un buen rato por mi supuesta falta de inteligencia. ( mis notas eran las mejores del curso y eran de sobresaliente en la mayoría de las materias) Y para rematar la jugada, delante de todos mis compañeros me soltó lo que jamás he podido olvidar:
     
    — Sala, su permanencia en éste seminario depende de una beca que, como sabe, debe usted mantener.  Como siga así se le acabará la beca muy pronto.
     
    Estoy seguro de que, si mi situación económica ( la de mi familia) no hubiera sido tan dramáticamente precaria, no me hubiera tomado las cosas tan a pecho. Pero el cura cabrón también las conocía y no le supuso ningún freno en la humillación pública.
     
    Una vez expulsado del seminario, el padre Baquera visitó mi pueblo. Por supuesto que no pasó por mi casa; pero cuando me enteré de que estaba por allí, lo busqué para apedrearle. Si lo hubiera encontrado, seguramente  se hubiese marchado del pueblo con algún chinchón. Hubo suerte para ambos y, años después, cuando lo volví a ver ya se me había pasado el cabreo y, aunque ni le saludé, ya no tuve la tentación de partirle la crisma.
     
    Saludos, pues.

  • francisco javier peláez

    Mire Ana no compares la penalización del adulterio con la de pederastia.En Holanda hay unos mendas que quieren despenalizarla.Cita también lo que dice Jesús de la pederastia.Lo dejo que estoy con mi hija.Saludos.

  • ana rodrigo

    No sé de dónde sacas lo de “suave”, Fco. Javier, si yo digo que condeno sin resquicios los abusos de un adulto a un menor, en este caso Houtart, es que es sin resquicios, ¿Queda claro?
     
    Cuestión aparte es la valoración que yo haga de su persona, de su trabajo social por la justicia y de los años de entrega generosa al bien de los demás sin regatear sacrifico personal alguno. Que debió actuar de otra manera, de acuerdo, que hace cuarenta años en ámbitos eclesiásticos estos hechos se quedaban en mero pecado que, una vez perdonado por Dios y su familia, para aquella época, quedaba saldado, también cierto, que esto no le quita gravedad, pues claro. Quizá debió abandonar el sacerdocio, también, etc. etc.
     
    Pero yo personalmente no quiero ser cruel con un anciano de 85 años a quien no le ha servido de nada toda una vida ejemplar para resarcir tanto mal hecho a una criatura indefensa. Si se supiese que ha sido un pedófilo reincidente, hablaría de otra manera, pero con lo que yo sé hasta ahora, en mi corazón desecho la crueldad y la venganza contra una persona que, repito, con lo que sabemos hasta ahora, fue un hecho puntual, grave, sí, no hace falta repetirlo tantas veces, pero arrepentido.
     
     Yo creo que deberíamos poner en la balanza de su vida, no sólo el mal que ha hecho, sino el bien que también ha hecho. Jesús le dijo a la adúltera “vete y no peques más” , Jesús puso entre las obras a considerar en el juicio final, “fui preso y me visitasteis” Jesús compartía mesa con los pecadores. Yo no voy a tirar a la escombrera a un ser humano, anciano, arrepentido, y que ha hecho tanto bien. Es mi actitud personal que no tiene porqué ser compartida, pero sí me gustaría que no se tomasen frases aisladas de mi comentario, sino que se tomasen, no sólo las de mi apoyo a su persona, sino las de mi condena de los hechos.

  • francisco javier peláez

    Lo de suave no iba por tí sino por los que dicen que le conocen-Ana Rodrigo,Lesmes…-.Te repito:no he leido trua anteriores posts ni me dirigía exclusivamente a tí,ni te estoy acusando de nada.Adiós. 

  • francisco javier peláez

    Mira Rodrigo ten en cuenta que en este debate lo que tú digas no es el centro del universo.Simplemente  contesto a lo que preguntaste y te digo que este señor  cree que es suficiente lo que hizo en el pasado,yo no.Y se acabó.Yo que sepa ni he dicho,ni he dejado de decir nada sobre lo que tú dices o dejas de decir porque entre otras cosas no he leido todos tus comentarios.Yo doy por concluido este intercambio.

  • Rodrigo Olvera

    Francisco
    Puedes decir en donde contradigo yo que debió ir a la cárcel?
    Puedes decir donde digo que se debe ser más suave con él?
     
    Aquí está lo que yo dije:
    “Si no acepto que se minimice el sufrimiento producido por a los hijos de Maciel, tampoco acepto que se minimice el sufrimiento del sobrino de Houtart. No deja de sorprenderme la capacidad para la doble vara de medir.
    Si desprecio las acusaciones de exageración que algunos jerarcas hicieron en contra de las víctimas, igualmente desprecio que se recurra a la misma estrategia para salvar la cara a un hombre al que he admirado por tantos años. La admiración, y todo el bien que ha hecho y estoy seguro seguirá haciendo, no justifica que se agreda a las víctimas.”
    Así que deja de tratar de convencerme de lo que yo fui el primer convencido en este hilo:  que no se le debe tratar de manera ms benigna, por el sólo hecho de su trayectoria social.
    No por ello necesito yo meterme en la conciencia de él afirmando qué piensa, qué tan real o falso es su arrepentimiento, qué tan imprescindible se cree, o que considera que lo que ocurrió es pecata minuta o que considera que lo que hizo estuvo bien. Todo eso son SUPOSICIONES o INTERPRETACIONES SUBJETIVAS tuyas. Y justo ese es mi punto contigo,  y el que te niegas a ver: falta de objetividad.
     
    Objetivo es que abusó de un menor (aunque exista diferencia entre la narración de la sobrina y de él, de manera que no sabemos objetivamente en qué consistió el abuso… es objetivo afirmar que hubo un abuso)
    Objetivo es que reconoció públicamente que abusó de un menor
    Objetivo es que sólo lo reconoció públicamente cuando se enteró que había una denuncia sobre el asunto (que no le nombraba explícitamente). Queda la pregunta de si lo habría reconocido de no existir la denuncia.
    Objetivo es que acompañó ese reconocimiento con la renuncia a la dirección de la organización que dirigió
    Lo demás es interpretación subjetiva tuya
    Saludos

  • francisco javier peláez

    Mira Rodrigo en el escrito que manda el habla del pasado no de las consecuencias actuales de su conducta pasada por lo que deduzco que da por bueno lo que hizo en el pasado-hablar con los padres…-.Yo no lo doy por bueno,tenía que haber ido a la policía.Que eso que hizo fue lo que hicieron todos los curas.Esto me suena a lo de Gaillot que le mandaron un cura condenado por pederastia de Cánada y lo metió a trabajar con niños.Luego en el juicio tuvo que reconocer que fue un error.Pero dijo eso era lo que hacían todos los obispos en lo 80-acoger pederastas de otras diócesis-.Acabóse.En cuanto a lo del convento me refiero al aspecto de reclusión y de cumplimiento de la pena que no cumplió.Demostrarnos a todos que no todos los curas belgas se van a ir de rositas.Por cierto,que la denuncia es anónima en cuanto al cura;pero él ya se ha adelantado a reconocerlo,cosa que le honra.En definitiva,no porque conozcas a una persona tu juicio tiene que ser más suave.Más conocida que su prima no creo que haya.

  • olga larrazabal

    Lo que me llama la atención ya que como mujer no entiendo completamente al mundo masculino, es que pasa en la cabeza de un hombre de 45 años, educado, cuerdo, como para levantarse en la noche en una casa donde es huesped a toquetear a un menor varias veces y según su prima, a violarlo.  Por qué la Iglesia, que debe ser experta en pulsiones masculinas normales y desviadas ya que es una institución misógina con 2000 años de experiencia, en vez de echar anatemas no ha dedicado más tiempo  a investigar sobre las condiciones que producen este tipo de “pulsiones” en forma honesta, en vez de enseñarles a vivir dobles vidas o reducir la falta a una multa.  O será que la Iglesia jamás ha estado a la altura de lo que predica con tanto vigor en materia de “pureza” ni de decencia, ni de caridad ni de amor al prójimo, ni de coherencia ni de cambio de conciencia. Hablo de la institución, no de sus miembros en forma individual. ¿Entonces para que sirve si estadísticamente la media de sus personajes se comporta peor que los que no están ahí?  Lo siento por Houtard, lo siento por su familia y por sus seguidores. 

  • Maite Lesmes

    Me ocurre como a ANA RODRIGO: me resulta difícil ser aséptica ante F. Houtart. Porque, junto a otras personas que participan en ATRIO, compartimos mesa y sobremesa con François en Madrid, durante el Congreso de la Juan XXIII,
    cuando él contaba 83 años. Si su conferencia había sido sensacional, aquella sobremesa pudo darnos una medida aun más ajustada de la humanidad de Houtart, allí presente a pesar de que no se encontraba bien físicamente. Luego
    le seguí por sus libros, por las conferencias y vídeos que se encuentran en internet, a través de las webs de ATTAC y de otras que trabajan por otro mundo posible, por la defensa de la vida humana y la naturaleza, etc. Sin duda se trata de un referente internacional y quiero seguir teniéndolo como referente personal.

    Sin duda, siempre estaré de parte de toda víctima y jamás de parte del verdugo, abusador o tirano… Me pregunto cómo estará el primo, que además de tener que revivir con esta movida lo que sufrió, no se le ha hecho justicia. Me pregunto por qué la prima denunciante lo hace anónimamente,  lo que se presta a muchas conjeturas sobre los reales motivos de su denuncia y sobre la veracidad de su testimonio. Me  pregunto si Houtart no es también ahora víctima, víctima de una campaña orquestada contra él, no sólo por competencia con otras candidaturas al Nobel de la Paz, sino sobre todo por sus posicionamientos contra el neoliberalismo, por ser incómodo para todo tipo de poder, por pertenecer a la TL y al movimiento de base eclesial, por su lucidez, por dejar huella allí donde va…

    Porque estoy convencida de que también es víctima, yo le apoyo.  Quiero fijarme más en lo que ha hecho con su vida, su larga y fructífera vida de entrega a los sin voz, que en unos hechos puntuales injustificables e irreparables. Sólo
    intentando imaginar lo que F. Houtart está sufriendo en la actualidad, me lleva a acogerlo con la mayor bondad de que soy capaz. 

    Y, antes de que Rodrigo OLVERA saque punta a lo que digo, me adelanto: No voy a solidarizarme con ningún abusador, eclesiástico o no, cuya trayectoria de vida no responda a la talla de F. Houtart.

  • Rodrigo Olvera

    Dice Francisco:
    “Yo de la nota que manda de Ecuador no deduzco que le de importancia al asunto” (antes Francisco había afirmado que para Hourtart lo ocurrido “es pecata minuta”.
     
    Aquí lo que dice la nota que manda de Ecuador
    -Por una parte, yo estaba preocupado por las consecuencias en su hijo.
    Por otro lado, este acontecimiento me había conmocionado personalmente
    Les dije que estaba dispuesto a renunciar al ejercicio del sacerdocio y a asumir todas las consecuencias.
    Por consiguiente, nunca he pensado, ni afirmado, que eso fuera una situación normal ni común.
    -… me recordó que para sus padres y su familia, el perdón no significaba ausencia de sufrimiento, lo cual reconocí y le pedí que su generación aceptara también mi petición de perdón.

  • Maite Lesmes

    Empiezo por lo más sencillo:
    Fco. Javier PELÁEZ: parece que sublimas los monasterios. Si conocieras lo que se da en ellos -de todo hay, como en cualquier lugar- no se te ocurriría enviar allí a nadie con problemas afectivos y no digamos sexuales.
    ¿Monasterio para arrepentirse? para aislarlo? ¿acaso el monasterio cura problemas afectivosexuales? ¿no crees que, de haberlos, los magnificaría? Además, si tuvo un problema hace décadas, no hay indicios de reincidencia ni mucho menos “es” un pedófilo.
    Ni F. Houtart ha negado los hechos ni nadie pone en duda la calidad de su vida y actividad durante unos 60 años que no pueden quedar obscurecidas por lo que parece ser un hecho puntual, aunque grave e injustificable, de hace cuatro décadas. Su dedicación a los más desfavorecidos por múltiples vías,  su labor docente, sus libros, sus fundaciones… son también ‘ hechos’ , en los que, si hubiera un “juicio final”, no dudo Jesús se fijaría.

    Más difícil me parece aceptar el contenido del comentario de SARRI. Porque te quiero y porque me ha irritado, no te voy a decir lo que pienso. Lo voy a dejar remitiéndote a la respuesta que te ha dado “UNA CHICA”, a la que por segunda vez pediría que interviniera con más asiduidad, porque intervenciones como las suyas son las que sintonizan con la idiosincrasia de ATRIO y, a ser posible, nos dejara su nombre de pila.  Yo añadiría que no sólo a los 8, sino mucho antes,
    una niña o un niño pueden quedar traumatizados de por vida, por un abuso que, más allá de tocamientos, significa vejación, decepción, desconfianza de quien esperabas adultez, respeto o protección…

  • francisco javier peláez

    Entendido Rodrigo;pero yo nunca estoy bien cuando me cuentan estas historias habiendo niños por medio.Obviamente al Sr.Houtart que yo no he seguido le deso que encuentre una buena solución a sus problemas.Yo de la nota que manda de Ecuador no deduzco que le de importancia al asunto.Ahora yo no estoy en la conciencia del Sr.Houtart.No estoy ni bien,ni mal,simplemente pensando en que sería bueno que hiciera el Sr.Houtart como ejemplo para otros casos similares en que la ley no puede actuar por haber prescrito el delito-bastante comunes por cierto-.¿El Sr.Houtart como cabeza de turco?¿El Sr.Houtart como santo?.Llámalo como quieras.

  • Rodrigo Olvera

    Francisco
    1.- Lo que señalé como no objetivo fue tu frase de que nadie es indispensable en el movimiento antiglobalización, como imputación contra Hourtart. Esa implicación no es objetiva, puesto que ya se ha hecho a un lado. Hourtart NO SE CONSIDERA a sí mismo indispensable. Insinuar lo contrario no es objetivo
    2.- Toda la primera parte del comentario, pareciera estar basada en que yo minimizo la responsabilidad de Hourtart por que lo he admirado. Si miras mi primer comentario de manera objetiva (y no afectado porque disentí de tu comentario) verás que fui el primero en el hilo de rechazar la doble vara y el minimizar su responsabilidad por el sólo hecho de su trauyectoria. Insinuar que minimizo lo que hizo, NO ES OBJETIVO
    No te incomodo más… tú estas bien, yo estoy mal (contento?)

  • francisco javier peláez

    Sí ,superogatorio;más allá de lo que impone la obligación,en este caso la ley.

  • francisco javier peláez

    Mira Rodrigo lo que yo propongo es totalmente objetivo.Si hace 40 años se hubiera personado en la policía o se hubiera podido denunciar en Bélgica a los curas pederastas y parientes todo esto sobraría.Pero tú sabes que este hombre se amparó en la impunidad que hace 40 años vivían los curas belgas..El que no tienes objetividad eres tú que debe ser que les has seguido en su obra y vida.Este hombre no parece consciente de la gravedad de lo que hizo,para él es pecata minuta.Obviamente la ley está de su lado la cosa ha prescrito y no entran en prisión los ancianos.Pero yo creo que ante cosas tan graves sólo cabe la moral “supererogatoria”-creo-,la de los héroes y santos:a un monasterio.Que a tí no te parece objetivo.!Porque tú lo digas,no te jode!.

  • Rodrigo Olvera

    Francisco
    Hourtart acompañó su reconocimiento del hecho con la renuncia a la dirección de la organización que fundó. No sé si se recluirá en un monasterio, como exiges; pero sí es claro que no se considera imprescindible.
    Vamos, pareciera que cada vez hay menos espacio para la objetividad.

  • francisco javier peláez

    Aquí llegamos al disparate porque Mauriño de Cristianos por el Socialismo llega a decir:”¿Quien no tiene algo como esto o similar que ocultar de sus años mozos?”-o algo así,casi literal-.Yo sinceramente no tengo que ocultar nada similar.Además la confesión de este señor al que yo confieso no he seguido no coincide con lo que dice su prima que dice que a su hermano lo violaron.Obviamente el delito ha prescrito,pero si este hombre estuviera verdaderamente arrepentido acudiría a un juez belga y le preguntaría la pena que le correspondería y se recluiría en un monasterio para cumplirla dado que la justicia civilo no se la va imponer porque ha prescrito.Nadie es imprescindible ni en el altermundismo ni en ningún sitio.Si lo hiciera nos daría un buen ejemplo.Opinión dura:no;acorde con lo que ha hecho.

  • Una chica

    ¿Nos estamos volviendo locos?

    “Creo que los tocamientos del tio en los genitales no son motivo para considerarlos trauma vital……normalmente un niño de 8 años lo olvida muy pronto a no ser que el ambiente familiar se lo recuerde y lo fortalezca” (Sarrionaindia)

    Soy madre de un niño de 8 años y no lo puedo tolerar. Porque cualquier acto forzado y no consentido, realizado desde la superioridad/autoridad y que afecte a nuestra intimidad, nuestra dignidad, puede acabar en trauma vital y nadie tenemos derecho a banalizarlo sólo porque el victimario nos caiga bien. Yo también le he admirado, pero el tipo penal no es subjetivo, no podemos hacerlo depender de la vivencia que del mismo haga la víctima, de su fortaleza o su debilidad, de lo que sea capaz de sufrir o de aguantar y menos aun, partir de la “debilidad” de la víctima para justificar el mal causado. El hecho es vergonzante e indigno en sí y punto.
    Igual es mejor aceptar con modestia el caracter dual que tenemos los humanos, capaces al mismo tiempo de hacer las cosas más grandes y de comportamientos que pueden llegar a ser perversos. Pero justificación a estos no, aunque duela.  

  • Rodrigo Olvera

    Si no acepto que se minimice el sufrimiento producido por a los hijos de Maciel, tampoco acepto que se minimice el sufrimiento del sobrino de Houtart. No deja de sorprenderme la capacidad para la doble vara de medir.
    Si desprecio las acusaciones de exageración que algunos jerarcas hicieron en contra de las víctimas, igualmente desprecio que se recurra a la misma estrategia para salvar la cara a un hombre al que he admirado por tantos años. La admiración, y todo el bien que ha hecho y estoy seguro seguirá haciendo, no justifica que se agreda a las víctimas.
     
     

  • ana rodrigo

    Tengo que confesar que no sé si podré ser imparcial dado el afecto personal que tengo por Francois Houtart.
     
    Sin justificar ni aprobar los actos en cuestión, primero decir que quien esté libre de pecado tire la primera piedra, segundo que él mismo se ha reprobado a si mismo por lo hecho, y tercero que, si su entregada vida a la justicia por los más débiles no ha limpiado su “pecado”, es que nunca podríamos tener reconocimiento a nadie.
     
    Noto en las declaraciones de la prima, además de dolor, alguna patología de resentimiento al dejar entrever que su hermano no debió ser el único, meras conjeturas sin pruebas para echar más leña al mono. Estoy de acuerdo con Sarri que si sólo fue lo que Houtart dice, no debería haber tanto trauma de por vida. En mi pueblo los chicos, los más mayores entre ellos y con los más chicos, siempre hacían lo que llamábamos “cochinadas”, y creo que ninguno ha tenido necesidad de asistencia sicológica de por vida.
     
    Repito lo que dije al principio, condeno sin resquicios este tipo de hechos de adultos hacia niños, tengo un afecto especial por Francois, no puedo ser objetiva, e intento perdonarle yo también la decepción que tuve cuando supe la noticia, aunque me resulta difícil. Sus otros 45 años de entrega generosa a objetivos nobles debería pesar más que un hecho puntual por muy grave que sea. (Sigo en un mar de contradicciones).

  • Sarrionandia

    Un caso bien diferente de pederastia. De acuerdo al autor se trató de tocamientos, entendidos en la denuncia como violación. Si no puritana, la familia afectada aparenta un extremo rigorismo sexual. Lo que el autor considera normal el hermano considera motivo de romper su admiración y amistad. Parece haber bastante desentendimiento entre los perdones solicitados y la comprensión respectiva. La familia guarda la sensación exagerada de trauma imborrable.
    Creo que unos tocamientos del tío en los genitales no son motivo para considerarlos trauma vital. No será una experiencia agradable, pero normalmente un niño de 8 años lo olvida muy pronto a no ser que el ambiente familiar se lo recuerde y lo fortalezca.
    La publicidad dada al caso saca de contexto su gravedad y no creo que pueda dañar la buena fama que Houtart goza entre personas de criterio maduro.

Deja un comentario